Amas de Casa Cristianas

amas-de-casaLA PAZ DE CRISTO VS LA PAZ INTERIOR 

¡Hemos llegado al final de un mes más! En nuestro propósito para el año 2017, de seguir el Plan de Vivir en el Fruto del Espíritu, hemos meditado hasta aquí en la gran misión que una esposa, mamá y ama de casa tiene de reflejar y transmitir a su familia las virtudes que la presencia de Cristo produce en ella.

En el Amor: “Vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad” Colosenses 3:1. El amor de Cristo en nuestras vidas extiende perdón a todos los que nos han ofendido dentro de nuestra familia, amistades y conocidos. No guardando resentimientos para no estorbar el trabajo del Espíritu Santo en nosotras. Asimismo, este amor no juzga a las personas y piensa lo mejor de los demás.

En el Gozo: “Como entristecidos, mas siempre gozosos” 2 Corintios 6:10. Cristo, a través de la obra del Espíritu Santo, produce en nosotras un gozo que es celestial y que no cambia a pesar de nuestras tribulaciones aquí en la tierra. Cuando este gozo es producido en el corazón de la mujer y madre del hogar, sus hijos y esposo desean estar cerca de ella. Es importante mantener la visión de nuestra esperanza eterna y que no nos dejemos dominar por el estrés de las actividades diarias. Si perdemos nuestro gozo, Dios nos recibe, nos perdona y nos devuelve el gozo de nuestra Salvación.

Y ahora, amigas y hermanas en Cristo, reflexionaremos en la Paz que Cristo nos da. Mi enfoque son las palabras de Jesús cuando dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” Juan 14:27.

Cuando vemos las noticias nacionales e internacionales en la televisión o en las redes sociales, la devastación, las guerras, el hambre, el sufrir del ser humano y las injusticias sociales y políticas, nos llenamos de desánimo y desesperanza, y nos preguntamos si en este mundo aun existe suficiente bondad para el futuro de nuestros hijos. A muchas personas esto les causa depresión. A veces no hace falta prender la televisión para ver el dolor en tu alrededor, ahí mismo en el lugar en donde te desenvuelves, en tu misma iglesia, en la escuela de tus hijos o en el trabajo de tu esposo te das cuenta que hay personas que pasan por grandes tribulaciones y problemas sin poder experimentar la paz de Cristo. Tal vez tú estás pasando por una gran prueba de fe y necesitas tranquilidad en tu alma.

Mientras que todo este sufrimiento en nuestra sociedad ocurre, el mundo y Satanás ofrecen a todas las almas en busca de paz, una paz ficticia. Esta es una paz que no satisface el corazón porque es una paz superficial. Ellos le llaman “paz interior”. Los parapsicólogos del mundo y los espiritistas (quienes pertenecen a Satanás) ofrecen instrucciones y pasos a seguir para conseguir esa paz interior. El mundo mismo reconoce que todos los seres humanos tienen una gran necesidad de tener paz en el interior, es decir, en el alma. Muchos, incluyendo algunos ‘cristianos’, están en una búsqueda constante de esta “paz” y creen encontrarla en la astrología o los signos del Zodiaco, leyendo los horóscopos de manera diaria. En el siguiente párrafo se encuentra una explicación sencilla sobre el error de acudir a la astrología para buscar la paz para nuestra alma.

“La astrología es la “interpretación” de una supuesta influencia que las estrellas y los planetas ejercen sobre el destino de la humanidad. Esto es una creencia falsa. Los astrólogos reales de la corte babilónica fueron puestos en vergüenza por el profeta de Dios, Daniel, “En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.” (Daniel 1:20). “Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios…”(Daniel 2:27). “Los muchos consejos te han fatigado! Que se presenten tus astrólogos, los que observan las estrellas, los que hacen predicciones mes a mes ¡que te salven de lo que viene sobre ti!” (Isaías 47:13-14). La astrología como una forma de adivinación está expresamente prohibida en las Escrituras (Deuteronomio 18:10-14).”

Asimismo, en la actualidad existe la tendencia de buscar la paz interior en la práctica del yoga. Platicando con mamás inconversas sobre la espiritualidad del ser humano, me han comentado que para ellas el yoga es la manera de cómo explorar su espiritualidad y tener esa “paz interior”. Desafortunadamente, cada vez más personas están recurriendo al yoga para meditar y encontrar la paz para sus almas. Es importante saber que el yoga está relacionado directamente con el hinduismo. A continuación comparto una pequeña descripción de lo que el yoga verdaderamente es:

“Muchas personas incluyendo creyentes evangélicos practican el Yoga con propósitos de salud física solamente, pero no saben que están practicando una forma de idolatría al mismo tiempo. El problema es que todos los aspectos del Yoga están enfocados hacia la autorrealización y hacia la adoración de deidades paganas y algunas personas intentan eliminar la parte espiritual del yoga. La palabra Yoga viene del sánscrito (idioma hindú) que se traduce como: unión del alma o unirse con Paramatma, una deidad suprema del hinduismo. Según la enciclopedia Wikipedia, el yoga está definido como una familia de prácticas espirituales antiguas originadas en la India. En el Hinduismo todas las formas de Yoga son descritas como la forma de alcanzar la autorrealización (convertirse en un dios) algo que combina muy bien con las enseñanzas de la Nueva Era. En esta práctica se combinan meditación, “chanting” (invocaciones llamadas mantras como el famoso OM) y se combinan con posturas, ejercicios calisténicos y estiramientos con efectos terapéuticos.”

Mis hermanas y amigas en Cristo, nosotras debemos ser muy cautelosas de las prácticas del mundo. Aun de aquellas a las que el mundo llama “buenas, inocentes y saludables”. Teniendo presente la Palabra de Dios que dice: “No tendrás dioses ajenos delante de mí.” (El primero de los 10 mandamientos) Éxodo 20:3, y “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” Éxodo 34:14. Existen otros peligros espirituales en la práctica del yoga para los cristianos evangélicos y aun para todos aquellos que no lo son. Podrás encontrar más información al respecto en el internet y en libros referentes a este tema.

Aquí en Canadá, en este año escolar algunas escuelas implementaron la práctica del yoga como parte de la Educación Física. Cuando nuestro hijo mayor nos comentó sobre esta introducción le explicamos la verdad acerca del yoga. Nuestro hijo, a la edad de 8 años, tiene un corazón apasionado por Dios y busca hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial. De su propia voluntad dijo que él no iba a practicar el yoga en la escuela y se le dijo a su maestra de Educación Física, añadiendo que el yoga iba en contra de su fe y creencias. Gracias a Dios que aquí en Canadá a nadie se le obliga a hacer algo que vaya en contra de sus creencias o de su fe. ¡Y a Dios toda la gloria por el celo que ha puesto en la fe de mi hijo!

Jesús te dice, amiga, que él tiene una paz que quiere darte, la cual es duradera y constante. Su paz no es como el mundo la da, porque el mundo no la conoce. Esta paz que Cristo te ofrece la obtienes a través de su Espíritu. No llamamos a esta paz como el mundo la llama, “paz interior”. Los hijos de Dios la llamamos “la paz de Cristo Jesús”, pues viene directamente de él. A diferencia de la “paz interior” que el mundo y el enemigo ofrecen, la paz de Cristo no requiere de instrucciones o de una serie de pasos para obtenerla. ¡Es gratis y está disponible para ti las 24 horas del día! Habla con tu Creador y dile que necesitas de su paz. Si estás atravesando por una situación muy difícil en tu hogar, Dios desea darte la paz de Cristo porque solo en esta ella tu corazón hallará reposo absoluto. “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”, te dice Jesús.

De la misma manera, Dios desea que en oración le lleves a él todas tus preocupaciones, ansiedades, cargas, y peticiones. Y a cambio de esto él promete darte el gran e inigualable regalo de Su paz, la cual sobrepasa todo entendimiento. Su paz no solo te hará sentir calma y tranquilidad espiritual, pero protegerá tus pensamientos del temor y te hará sentir a salvo con él. Tu vida no desmayará porque sabrás que Él sostiene tus circunstancias. Y esta profunda e indescriptible paz nadie te la puede arrebatar porque Cristo es el dador y el autor de ella. (Filipenses 4:6-7). Continúa leyendo y meditando en las Santas Escrituras todos los días porque ellas son fuente de paz para ti. “Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo” Salmos 119:165.

Comparte la paz que el Señor te da a los que te rodean. ¡El mundo necesita la paz de Cristo!

Palabras de Jesús para tu alma:

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” Juan 16:33.

En el amor, gozo y paz de Cristo,

C.P. Sarai Trnjik

sarai-trnjik

 

2 comentarios sobre “Amas de Casa Cristianas

  1. Muy cierto el comentario sobre el yoga y la astrología, Sarai. Sobre el tiempo devocional con Dios, la Biblia está llena de pasajes que nos demuestran lo que dijo Juan Wesley: “todo con oración, nada sin ella”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.