Noticias Internacionales

NOTICIAS INTERNACIONALES

José Donato Rodríguez Romero (compilador)

“Toda gira en torno a la teología y el Dios de vida”, afirma Martin Robra después de 25 años en el Consejo Mundial de Iglesias

FUENTE: CMI. AUTOR. Rhoda Mphande. Ginebra, Suiza. Noviembre 26, 2019. Rev. Dr. Martin Robra ha realizado una contribución fundamental al movimiento ecuménico durante los últimos 25 años, a través de su trabajo para el Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

El Rev. Robra es un teólogo y pastor ordenado que se ha desempeñado como responsable del programa del CMI de Formación ecuménica continua, de relaciones con la Iglesia Católica Romana, y del proyecto interreligioso conjunto con la Organización Internacional del Trabajo Promover la paz a través de la justicia social, y ha llevado a cabo una labor de apoyo a la peregrinación de justicia y paz.

El departamento de Comunicación del CMI ha pedido al Rev. Robra que reflexione sobre sus años de servicio a la comunidad del CMI.

Pregunta: Usted ha contribuido mucho a la peregrinación de justicia y paz del CMI. ¿Podría escribir su propia peregrinación durante estos 25 años de trabajo para el CMI?

Martin Robra: Antes de venir a Ginebra, trabajé en un estudio sobre diaconía y koinonía para el CMI, reflexionando sobre la dimensión diaconal de la comunidad de iglesias en el CMI. El proceso fue acompañado por un grupo de estudio internacional cuyos miembros contribuyeron a las reflexiones. Así es como aprendí a apreciar y proteger el valor de la diversidad de contextos y tradiciones teológicas que avanzan juntos con un enfoque común en la buena nueva del Evangelio de Cristo. Me preparó para mi participación en el estudio de eclesiología y ética, un proyecto conjunto de Fe y Constitución y del equipo de Justicia, Paz y Creación.

Mi ciclo de aprendizaje estuvo marcado por otro proceso de estudio sobre las diez afirmaciones de la Convocatoria mundial sobre justicia, paz e integridad de la creación en Seúl en 1990: la teología de la vida. El proceso de estudio incluyó 23 estudios de casos en todo el mundo. Esta ha sido mi principal inspiración para los años siguientes de trabajo en el cambio climático, pasando a la red del agua, explorando una visión del movimiento ecuménico en el siglo XXI, y contribuyendo a la peregrinación de justicia y paz después de la Asamblea de Busan de 2013.

Pregunta: Durante su estancia en el CMI, ¿cuáles han sido los momentos más destacados y notables?

Martin Robra: Estos años están entre los años más fructíferos de mi vida. He conocido a mucha gente inspiradora y motivadora, verdaderos testigos del Evangelio en sus contextos y en todo el mundo. Me alegró especialmente conocer a personas jóvenes, muchas de ellas trabajando en proyectos de estudio sobre el movimiento ecuménico, y luego ver cómo se desarrollaban y adquirían nuevas responsabilidades en sus iglesias, en el mundo académico y en el movimiento ecuménico. Esta es la razón por la que también me gustaba enseñar en el Instituto Ecuménico de Bossey. También ha habido momentos de encuentro con víctimas de la injusticia y la guerra que me han conmovido profundamente y han influido en mi fe y en mi manera de orar y rendir culto.

Pregunta: ¿Puede hacer algún comentario sobre cómo ha cambiado el movimiento ecuménico a lo largo de los años y hacia dónde cree que se dirige?

Martin Robra: El movimiento ecuménico ha pasado de ser un movimiento centrado en los consejos nacionales y regionales de iglesias y el CMI a convertirse en una red policéntrica de muchos actores diferentes. Siempre ha existido el peligro de fragmentación o competencia entre los diferentes actores. Desde la asamblea de Busan, cada vez está más claro que la unidad visible de las iglesias como objetivo debe traducirse en un proceso de crecimiento conjunto y de intercambio mutuo de dones. La profundización de la comunidad va acompañada de un testimonio común de justicia y paz en el mundo. Las iglesias miembros del CMI deben caminar junto con la Iglesia Católica Romana en todo el mundo, que representa la mitad del cristianismo mundial, por una parte, y las numerosas iglesias pentecostales, neopentecostales y carismáticas, por otra, no centrándose en sí mismas o en su propio beneficio, sino en el futuro de la vida para la humanidad y todos los seres vivos.

Pregunta: ¿Qué piensa hacer ahora?

Martin Robra: Estoy tratando de llegar a los jóvenes en un diálogo intergeneracional. Confío en que es muy prometedor crear juntos energía y dinamismo en el camino de la justicia y la paz como embajadores de Cristo cuyo amor, como creemos, mueve, reconcilia y une al mundo. Podemos aprender mucho de los jóvenes y de sus iniciativas, como Viernes para el futuro. Los jóvenes de hoy son la primera generación que experimenta el cambio climático y la última en tomar medidas decisivas para limitarlo. La generación de mayor edad puede animarles a no rendirse cuando encuentren las primeras dificultades y a seguir adelante con el compromiso por las personas y la tierra, con la alegría y el amor por la vida.

En una celebración de despedida de Martin Robra, el secretario general del CMI, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, expresó: “Pensé que este día nunca llegaría, porque Martin siempre ha formado parte del CMI”. El Rev. Tveit continuó afirmando: “Martin ha sido un modelo de buen compañero, ya que siempre está dispuesto a apoyar a los demás y a relacionarse bien con ellos, además de ser capaz de contribuir sabiamente a las actividades de los demás”.

En su discurso de clausura, lleno de emoción, Martin Robra expresó su gratitud reflexiva a Dios, a su iglesia, al Consejo y a su esposa Barbara Siebel-Robra, por su trayectoria ecuménica transformadora y plagada de acontecimientos, al tiempo que abrió la puerta de su casa para que la gran familia ecuménica continúe la peregrinación de justicia y paz en la unidad, incluso después de su jubilación.

Martin Robra confesó: “en el fondo de mi corazón, todo gira en torno a la teología y el Dios de vida. Tenemos que atrevernos a hablar de este Dios presente en nuestras vidas. ¡Sean osados en cuestión de teología!” , y añadió: “Simplemente, les devuelvo lo que he recibido dentro de esta maravillosa familia ecuménica y mundial”.


El Comité Ejecutivo del CMI expresa su profunda preocupación por la agitación que se vive en América Latina

Un policía hace guardia en la Candelaria, en el centro de Bogotá. Foto: Albin Hillert/CMI

FUENTE: CMI. Ginebra, Suiza. Noviembre 25, 2019. En una declaración, el Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias ha expresado su profunda preocupación por las excepcionales crisis concurrentes en América Latina. “Brasil es uno de los países cuya situación nos preocupa, pues enfrenta una compleja crisis de polarización política y social, que está afectando al estado de derecho, los derechos humanos y la protección del medio ambiente, y está reduciendo el espacio de la sociedad civil; mientras que en Chile, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Paraguay, Perú y Argentina están viviéndose protestas masivas y crisis políticas que están afectando a sus gobiernos, economías y sociedades”, dice el comunicado. “En algunos casos, como en Chile, Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Colombia, las protestas populares han resultado en enfrentamientos violentos y muertes”.
La declaración del CMI hace un llamado a los gobiernos de América Latina para que “apoyen y refuercen las instituciones de la democracia y del estado de derecho, y protejan el espacio político para la sociedad civil” y que “escuchen las voces del pueblo”.


Comité Ejecutivo del CMI: La crisis climática no es una perspectiva lejana, sino una emergencia

Las iglesias defienden la justicia climática en Nueva York, septiembre de 2019. Fotografía: Marcelo Schneider/CMI

FUENTE: CMI. Ginebra, Suiza. Noviembre 25, 2019. En una declaración, el Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias ha afirmado que la crisis climática no es una perspectiva lejana, sino que ya se cierne sobre nosotros.
“Niños, jóvenes y ciudadanos en general han manifestado públicamente su indignación por la falta de una respuesta adecuada de los gobiernos a la gravedad de esta crisis mundial, y por el retroceso de algunos gobiernos”, afirma la declaración. “El tiempo para el debate sobre los hechos científicos establecidos se acabó hace tiempo”.

“El tiempo para la acción está pasando rápidamente”, continúa la declaración. “Todos tendremos que rendir cuentas por nuestra inacción y nuestra desastrosa administración de este precioso y único planeta”.

La declaración refleja que la emergencia climática es el resultado de pecados ecológicos, e insta además a las naciones ricas a aumentar sus compromisos para proporcionar suficiente financiamiento climático a las naciones de bajos ingresos para la adaptación.


El 2020 se celebrará como ‘año jubilar’ por la paz en la península de Corea

FUENTE: CMI. Seúl, Corea. Noviembre 22, 2019. Las iglesias de toda la península de Corea celebrarán el año 2020 como un “año de jubileo” y, al conmemorar los setenta años desde la Guerra de Corea, los líderes religiosos se comprometen a seguir desplegando esfuerzos para alcanzar la paz y la reunificación.

El Consejo Nacional de Iglesias de Corea (NCCK, por sus siglas en inglés) celebró su 68º asamblea general en la primera Iglesia Metodista de Jeongdong, en Seúl, el 18 de noviembre. La asamblea decidió proclamar 2020 como un “año de jubileo”, que marca los setenta años desde la Guerra de Corea, y el NCCK también prometió continuar sus esfuerzos por un régimen de paz y reunificación permanente y firme, que declare un final formal a la Guerra de Corea y que reemplace el acuerdo de armisticio por un tratado de paz. En 2020 también se celebrará la península de Corea como un lugar de paz, prosperidad y reunificación.

El Rev. Bo-hwan Yoon, de la Iglesia Metodista Coreana, quien fue elegido como nuevo presidente del NCCK y cumplirá un mandato de un año, declaró que es consciente de las características y tradiciones históricas del NCCK, y se comprometió a honrar y consolidar el trabajo misional de la organización.

“Creo que, más que nunca, necesitamos un consejo de iglesias para la paz”, dijo. “Estaré junto a ustedes en su camino de obediencia a la voluntad de Dios, quien nos llamó los Apóstoles de la Paz, con el tema de la 68ª asamblea general. Y para el próximo año, nos hemos comprometido a emprender varias acciones dentro y fuera de la iglesia para lograr la paz y la reunificación”.

El Rev. Dr. Hong-Jung Lee, secretario general del NCCK, declaró: “Es posible dejar atrás la conciencia dividida de la Guerra Fría, que está profundamente arraigada en las iglesias y en la sociedad coreanas, apaciguando nuestras mentes, creando relaciones pacíficas en nuestra vida diaria y creando solidaridad social. Como miembros del Consejo Nacional de Iglesias de Corea, les pido a todos que trabajen juntos para lograr la paz participando en una gran campaña de oración en 2020″.

El Rev. Lee agregó que la reforma de la iglesia coreana supondría un impulso para la reconciliación y la unidad, mediante la regeneración con la sal y la luz del mundo. Instó a los líderes de las iglesias a apoyar la justicia de género en sus iglesias e insistió en la necesidad de que la sociedad logre la reforma de la política, de las instituciones de poder y de los medios para lograr una democracia madura.

La asamblea del NCCK entregó al Rev. Dr. Olav Fykse Tveit y al director de asuntos internacionales del CMI, Peter Prove un premio en reconocimiento a los históricos esfuerzos del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) por la paz en la península de Corea.

La entidad, que incluye a las principales denominaciones protestantes y no católicas del país, ha denunciado la presidencia de Duterte por la violencia y su carácter hostil contra los cristianos.


El gobierno filipino incluye al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas

Imagen de la rueda de prensa que ofreció el Consejo Nacional de Iglesias junto con otras entidades para denunciar la decisión del gobierno. / Facebook NCCP

FUENTE: Protestante Digital. Manila, Filipinas. Noviembre 26, 2019. El Departamento de Defensa Nacional de Filipinas ha incluido al Consejo Nacional de Iglesias del país (NCCP, por sus siglas en inglés) en la lista de “organizaciones de grupos comunistas terroristas locales”. Además, otras entidades dedicadas al servicios y organizaciones humanitarias también han sido añadidas al documento que presentó el pasado 5 de noviembre el general y subjefe de personal de inteligencia de las Fuerzas Armadas Filipinas, Reuben Basiao.

El NCCP, que desde 1963 incluye a las principales denominaciones protestantes y no católicas del país, ha lamentado en un comunicado “la inclusión infundada de su nombre en la lista” y ha hecho “un llamado al gobierno para que revise las acusaciones y participe en la construcción de la paz”. “Reconocemos la clara amenaza que ahora se plantea al personas del NCCP, las iglesias miembros, los asociados y otros colaboradores ecuménicos”, han remarcado en una carta difundida entre sus socios.

La entidad ha remarcado que su señalamiento “retrasará o imposibilitará el desarrollo de servicios muy necesarios en las comunidades marginales en medio de desastres”. “A mayor escala, esto reducirá todavía más el espacio civil ya limitado”, han añadido.

UNA VOZ INCÓMODA
En junio de este año, el gobierno del presidente Rodrigo Duterte rechazó la petición de las Naciones Unidas para realizar una investigación sobre la violación de los derechos humanos en las políticas contra el tráfico de droga por considerarla una “injerencia”. Según los datos oficiales, la policía filipina ha matado a 5.300 personas desde 2016, bajo la sospecha de posesión de droga. Una cifra que se multiplica por tres si se observa desde las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

El NCCP explica en su carta a sus socios que “en los últimos días hemos sido testigos de ataques contra organizaciones de la sociedad civil que son críticas respecto a las políticas y programas del gobierno”. “Han habido redadas, arrestos ilegales y vilipendios. Antes, asesinatos de activistas y defensores de los derechos humanos”, remarcan.

“El NCCP considera estos movimientos como intentos desesperados por parte de las autoridades de criminalizar a la disidencia y de la ley contra la gente”, dicen desde la entidad, que en los últimos años también ha denunciado la violencia generada por el polémico programa contra la droga del gobierno y ha llamado al presidente Duterte a “respetar las declaraciones de fe”.

EL LIDERAZGO CRISTIANO MUNDIAL CONDENA LA DECISIÓN

La decisión del gobierno filipino ha sido condenada por diferentes líderes cristianos a nivel internacional. Una de ellas, la del reverendo Olav Fyse Tveit, secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, que ha dicho que el señalamiento “en efecto da luz verde al acoso y a los ataques mortales por parte de las fuerzas de seguridad y milicias contra quienes están en la lista”.

En la misma línea se han manifestado entidades como la Conferencia Cristiana de Asia, la Alianza Acción de la Iglesias Juntas, Christian Aid, la Iglesia Unidad Metodista de Filipinas, la Iglesia Unidad de Australia y la Iglesia Evangélica Luterana en el Norte de Alemania.


Iglesia metodista en Sudáfrica ofrece refugio a migrantes

Jean-Pierre Balous (arriba del centro) se dirige a los refugiados que se refugian en la iglesia metodista en Ciudad del Cabo. (David Harrison / M y G)

FUENTE: Mail & Guardian. AUTOR: Lester Kiewit. Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Noviembre 21, 2019. La iglesia metodista central en Greenmarket Square, Ciudad del Cabo, está llena. Cada centímetro cuadrado del piso está cubierto de personas que yacen sobre mantas o colchones. Solo el camino que conduce al altar, que también está ocupado, está abierto para caminar. El aire es espeso con el olor de las personas que han estado viviendo en lugares cerrados. Han estado viviendo así durante semanas.

Antes de buscar refugio en la iglesia, aproximadamente 1 000 refugiados y solicitantes de asilo habían organizado una sentada en las oficinas de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a menos de 500 metros de distancia.

Querían ser trasladados a otro país. Pero fueron desalojados por una orden judicial y, ante la fuerza policial y las granadas de aturdimiento, fueron recibidos por la iglesia.

Jean-Pierre Balous, el líder del grupo de refugiados, y una de las pocas personas a las que se les permite hablar libremente con los periodistas, se arrastra hacia el altar. Conocido como JP, está rodeado de hombres que aparentemente forman un muro protector a su alrededor. Balous está allí para brindarles a las personas una actualización sobre la última reunión entre los refugiados y las autoridades gubernamentales. Pero primero, quiere que los niños canten. No hay melodía real. Se trata principalmente de cantar. Solo cuatro palabras. “¡No más Sudáfrica!”

“No estoy aquí para ser corrompido. Estoy aquí para defender a mi generación ”, le dice a la multitud en un tono medido pero autoritario. “Necesito una generación para mañana. Porque el gobierno de Sudáfrica ya destruyó la generación de nuestros hijos “. Balous da una conmovedora dirección. Hay más acusaciones contra el gobierno, la ONU y otros organismos de derechos de los refugiados que información sobre cuándo la gente se mudará de la iglesia. Acusa al ACNUR de ser corrupto, diciendo que se les hará responder.

Noviembre 15, 2019. Los refugiados que han estado viviendo en la iglesia metodista en Ciudad del Cabo ahora tienen dos días para irse. Hace dos semanas, varios cientos de refugiados que habían estado durmiendo fuera de la oficina del ACNUR en Ciudad del Cabo CBD fueron desalojados después de una violenta acción policial tras una orden judicial para los propietarios del edificio y desde entonces los refugiados han estado buscando refugio en la iglesia metodista en la esquina de Greenmarket Square en Ciudad del Cabo. Foto de David Harrison.

Balous también le dice a la gente que el gobierno quiere matar refugiados. “¿Qué quiere hacer el gobierno de Sudáfrica? ¿Quieren exterminar a los refugiados? ¿Terminalos? No quieren buscar nada bueno para los refugiados ”. Hay murmullos de acuerdo.

Y aunque parece tener influencia frente a esta audiencia cautiva, algunos en la comunidad de refugiados acusan a Balous, quien ha solicitado ser reubicado, de aprovechar las tensiones xenófobas intensas para su propio beneficio.

The Mail & Guardian habló con varias personas que han abandonado la iglesia o que todavía están adentro porque no tienen otro lugar a donde ir. Compartieron historias de miedo e intimidación; también tienen demasiado miedo de compartir sus identidades.

Balous, originario de la República Democrática del Congo, es visto como una figura problemática en la comunidad de refugiados. Ha trabajado como traductor judicial y se dice que sabe bien cómo funcionan los sistemas judiciales y los procesos burocráticos. Pero también tiene varias órdenes de protección contra él por amenazas e intimidación. También ha sido expulsado del Foro de Refugiados y Migrantes del Cabo Occidental.
Gahlia Brogneri, fundadora del Proyecto Adonis Musati para los derechos de los refugiados, dijo que se vio obligada a ir a la policía después de que se hicieron amenazas contra ella y su personal.

“Estaba acosando a nuestro personal. Envío de mensajes falsos a través de las redes sociales con fotos de los miembros de mi personal. Nos acusó de todo tipo de actos horrendos … Tiene el potencial de ser violento. Apuñaló a otro líder de la comunidad en la cara durante una de las reuniones del foro”. Brogneri ha acusado a Balous de hacer más daño que bien al fomentar la cohesión social entre sudafricanos y migrantes.


El Consejo Mundial Metodista entregó su Premio Mundial Metodista de la Paz al Dr. James T. Laney

El Rev. James T. Laney recibe el Premio Metodista Mundial de la Paz. Foto: Cindy Brown / WMC

FUENTE: CMM. Atlanta, GA, EUA. Noviembre 21, 2019. Fue entregado el Premio Mundial Meotdista de la Paz 2019 al Rev. Dr. James T. Laney. En la ceremonia especial, encabezada por el Dr. Jong Chun Park, Presidente del Consejo Mundial Metodista, el Obispo Ivan Abrahams, Secretario General del organismo y Thomas Kemper, Secretario General de Ministerios Globales de la Iglesia Metodista Unida de EUA, el Dr. Laney recordó que “la construcción de la paz no es posible si satanizamos al otro” y que “tenemos que transitar hacia la paz, construyéndola paso por paso”.

Laney nació en 1927 Laney en los Estados Unidos de América, se convirtió en ministro metodista y sirvió como capellán en la Escuela Choate. Después de graduarse, fue ministro de la iglesia en Cincinnati, Ohio, durante cinco años. Pero en 1959, atraído por lo que había visto en Corea, Laney fue a servir como maestro misionero metodista en la Universidad Yonsei en Seúl. En 1964, ingresó a la Escuela de Graduados de Yale, donde completó su doctorado en ética cristiana. Sirvió como presidente de la Universidad de Emory desde 1977 a 1993.

Laney fue nombrado embajador en Corea del Sur por el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton en 1993. Participó en la desactivación de la crisis nuclear de 1994 durante su mandato. Dejó el cargo en 1996.
Actualmente reside en la ciudad de Atlanta, GA, EUA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s