Noticias Internacionales

NOTICIAS INTERNACIONALES

José Donato Rodríguez Romero
Compilador

El Rev. Dr. Ioan Sauca, nombrado secretario general interino del Consejo Mundial de Iglesias

FUENTE: CMI. Ginebra, Suiza. Marzo 3, 2020. El Rev. Dr. Ioan Sauca ha sido nombrado secretario general interino del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) a partir del 1 de abril. Sauca, que actualmente desempeña el cargo de secretario general adjunto del CMI y es también responsable del programa de Formación Ecuménica y del Instituto Ecuménico de Bossey, asumirá el puesto de secretario general hasta la próxima reunión del Comité Ejecutivo del CMI en junio.

Los dirigentes del Comité Central del CMI decidieron aplazar la reunión del Comité Central del CMI, prevista para los días 18 a 24 de marzo, en su totalidad, así como la reunión del Comité Ejecutivo que debía precederla, en vista de las preocupaciones y las consecuencias de la actual propagación internacional del COVID 19 (coronavirus).

Los dirigentes del Comité Central han decidido nombrar al secretario general adjunto del CMI, Rev. Dr. Ioan Sauca, como secretario general interino para el período comprendido entre el 1 de abril y la reunión del Comité Ejecutivo en junio.

El Rev. Dr. Ioan Sauca, secretario general adjunto del Consejo Mundial de Iglesias y director del Instituto Ecuménico de Bossey. Foto: Albin Hillert/CMI

El Rev. Dr. Olav Fykse Tveit dejará el CMI el 31 de marzo y el 26 de abril tendrá lugar su consagración como obispo en la Catedral de Nidaros en Trondheim, y su instalación como obispo presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia de Noruega.

Tveit regresará a Ginebra para asistir a la reunión del Comité Central en agosto y presentar su informe final.

Sauca, miembro de la Iglesia Ortodoxa Rumana, es profesor de Misiología y Teología Ecuménica en el Instituto Ecuménico de Bossey desde 1998, del cual es director desde 2001. Ha sido secretario general adjunto del CMI desde 2014.

Sauca empezó a trabajar en el CMI en 1994 como encargado de Estudios Ortodoxos y Relaciones en la Misión. Anteriormente, había enseñado Misión y Ecumenismo en la Facultad de Teología de Sibiu (Rumania) y luego había trabajado para su Patriarcado como responsable del recién establecido Departamento de Prensa y Comunicación, encargándose asimismo del Departamento de Relaciones Eclesiales y Ecuménicas y de la educación religiosa en las escuelas públicas. Sauca estudió en las facultades teológicas de Sibiu y Bucarest en Rumania y obtuvo su doctorado en Teología (Misiología) por la Universidad de Birmingham (Reino Unido). También es alumno del curso de posgrado del Instituto Ecuménico de Bossey.


“Los migrantes no son misiles, son personas”, dice el secretario general del CMI en respuesta a la crisis en la frontera grecoturca

Foto: Magnus Aronson/CMI

FUENTE: CMI. Ankara, Turquía. Marzo 5, 2020. Tras el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016, Turquía ha estado tomando medidas para evitar que los migrantes –muchos de los cuales huyen del conflicto en Siria– lleguen a la Unión Europea, a cambio de ayudas europeas para los migrantes y los refugiados, y una relajación de los requisitos para la obtención de visados de la Unión Europea para los ciudadanos turcos. El viernes 28 de febrero, después de bajas militares en el noroeste de Siria, donde Turquía ha estado intentando crear una zona segura para reasentar a millones de refugiados sirios y servir a los intereses turcos contra los kurdos, esas medidas fueron suspendidas, lo que resultó en que un gran número de personas intentaran cruzar a Grecia y se produjeran los consiguientes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad griegas.

El martes 3 de marzo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, junto con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, visitaron la zona fronteriza acompañados por el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y describieron a Grecia como el ‘escudo’ europeo.

Y hoy, 5 de marzo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reunieron en Moscú con el objetivo de detener los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales de Turquía y Siria en la provincia de Idlib, al noroeste de Siria.

“En esta trágica situación”, observó el secretario general del CMI, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, “se pierde la perspectiva de que los refugiados y los migrantes no son misiles para lanzar contra los adversarios, o para desviar como si fueran proyectiles que se aproximan. Son personas –niños, mujeres y hombres–, y muchos de ellos han huido de los horrores de la guerra en Siria para salvar la vida.

Tveit afirmó que “Grecia necesita mucho más apoyo y solidaridad de otros países miembros de la Unión Europea para compartir la responsabilidad de recibir y acoger a quienes necesitan compasión, atención y refugio. Pero, aunque todos los países tienen el derecho y la responsabilidad soberanos de controlar sus fronteras, no deben hacerlo a costa de socavar principios fundamentales y el derecho internacional humanitario concebidos exactamente con el objetivo de aliviar el sufrimiento de las víctimas de tales conflictos y crisis. Se debe encontrar una solución más compasiva y basada en principios, que reconozca las preocupaciones legítimas de las autoridades estatales a la vez que respeta el derecho internacional humanitario aplicable y refleja la corresponsabilidad regional”.


“Fue profético para el CMI centrarse en el cambio climático ya en 1990”

Photo: WCC

FUENTE: CMI. Autor: Martín Robra*. Seúl, Corea del Sur. Marzo 9, 2020. Culto de clausura en el anochecer del 13 de marzo de 1990: Los participantes de todos los continentes y sus anfitriones de las iglesias de la República de Corea celebran los resultados de la Convocación Mundial sobre Justicia, Paz e Integridad de la Creación que tuvo lugar en Seúl durante una semana. En ese culto se congregaron en torno a una cruz y un gran globo que representaba el planeta Tierra, hogar vulnerable de la humanidad. Luego, pusieron las manos en el globo como señal de reconciliación, sanación y bendición, sosteniéndolo juntos en un equilibrio frágil.

Días antes, habían trabajado duro en la redacción del mensaje final que contenía cuatro pactos y diez afirmaciones, fruto de un proceso plenamente participativo. A pesar de todas las diferencias y tensiones que reflejan la injusticia, la violencia y el quebrantamiento del mundo, lograron llegar a un texto común y en el culto de clausura se comprometieron juntos con esos pactos y afirmaciones.

La convocación mundial fue el evento culminante del “proceso conciliar de compromiso mutuo (pacto) sobre justicia, paz e integridad de la creación” (JPIC) iniciado por la Sexta Asamblea del CMI que tuvo lugar en Vancouver, Canadá, en 1983. Al abordar el tema de justicia, paz y creación como preocupaciones interrelacionadas, en dicho proceso se empezaron a explorar los efectos de la violencia estructural y de la concentración de poder económico, político y militar sobre las personas y la tierra. Las iglesias respondieron a los mayores peligros para la vida que son inherentes al mundo moderno y que se ven aún más agravados por el proceso de la globalización económica que empezó a cobrar forma en el último cuarto del siglo 20.

Así pues, el éxito de Basilea apoyó las expectativas de que los representantes de las iglesias en Seúl propondrían un llamado a la paz claro e inequívoco. La visión de un consejo ecuménico de la paz remonta al famoso discurso que el teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer pronunciara en 1934 en Fano, Dinamarca. Ahora bien, entonces, el contexto mundial era muy distinto en comparación con aquel del encuentro de Basilea. En Seúl, muchos insistieron en el testimonio común de las iglesias en pro de la justicia. La convocación mundial tuvo que abrazar esa situación y responder a ella. De ahí que los pactos de Seúl tuvieran por objetivo cuatro preocupaciones vitales para la vida y la supervivencia de la humanidad y de la tierra en formas muy concretas:

  • un orden económico justo y la cuestión de la deuda,
  • cambio climático,
  • racismo y
  • paz y seguridad.

Fue profético para el CMI centrarse en el cambio climático ya en 1990, a pesar de las cuestiones críticas que se planteaban: el foco en el cambio climático no tendría que debilitar el compromiso de combatir la pobreza y la injusticia. La convocación mundial funcionó como una plataforma de diferentes movimientos y luchas sociales por la vida. El Foro Mundial Social –que se reunió por primera vez en 2001, en Porto Alegre, Brasil– representa un enfoque similar a mayor escala. Las diez afirmaciones aunaron las preocupaciones en materia de: I) poder en la política y la sociedad; II) justicia social para los pobres; III) justicia racial para todos; IV) justicia de género; V) verdad y libertad; VI) paz; VII) eco justicia; VIII) pueblos indígenas, IX) la generación más joven IX) y, por último pero no menos importante, X) derechos humanos. Algunos las consideraron un catecismo social para el nuevo milenio.

Rev. Dr. Martin Robra, exasesor superior del secretario general del CMI


ACT Alianza cumple una década siendo un actor clave del ámbito humanitario

Rudelmar Bueno de Faria, secretario general de ACT Alianza. Fotografía: Peter Kenny/CMI

FUENTE: CMI. Ginebra, Suiza. Marzo 9, 2020. El secretario general de Acción Conjunta de las Iglesias (ACT) Alianza, Rudelmar Bueno de Faria, prevé que de aquí a diez años ACT sea una de las mayores redes de socorro humanitario del mundo.

ACT Alianza celebra una década en 2020, década en la que ha crecido hasta convertirse en la mayor red protestante y ortodoxa de socorro humanitario, desarrollo sostenible y defensa de causas a nivel mundial, dijo De Faria en la celebración del 27 de febrero.

“En diez años, esperamos ser una de las redes humanitarias y de desarrollo más grandes del mundo”, dijo cuando se le preguntó dónde estará ACT Alianza en 2030.

ACT Alianza se puso en marcha oficialmente el 1 de enero de 2010 como la agencia de la familia ecuménica dedicada al socorro humanitario, el desarrollo sostenible y la defensa de causas.

ACT trabaja donde el mundo tiene problemas. De Faria dijo que visitaría Mozambique este mes en el aniversario de Idai, uno de los peores ciclones tropicales, que causó estragos en Mozambique, Malawi y Zimbabwe.

Cerca de las comunidades cuando estalla una crisis

“Desde su creación, ACT siempre ha estado trabajando con comunidades del mundo entero. Esto es especialmente importante cuando estalla una crisis, porque ya estamos allí. Nuestros miembros están presentes donde están todas las grandes crisis”, dice el responsable de ACT, que está entusiasmado –igual que los miembros– con los progresos realizados en los últimos años.

ACT Alianza cuenta con más de 135 miembros en la actualidad y opera parte de su secretaría desde oficinas modestas del Centro Ecuménico del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en Ginebra.

“Los miembros son iglesias y sobre todo organizaciones religiosas por los criterios para convertirse en miembro de ACT Alianza, y tenemos presencia como alianza en más de 120 países”, dijo.

Por medio de sus miembros, ACT es capaz de movilizar más de 3000 millones USD anualmente.

Desde que se descentralizó como una nueva entidad hace cinco años, la secretaría de ACT está ahora en ocho lugares con la sede central en Ginebra, desde donde opera el secretario general.


Evangélicos italianos suspenden cultos, pero afrontan el coronavirus con “confianza, no temor”

El virus ya ha causado la muerte de más de 360 personas. Las iglesias siguen las indicaciones del gobierno, y oran por “un avivamiento espiritual y social que tenga un impacto a largo plazo”.

Un barrio de Vicenza, en el norte de Italia. / Vero Rossato

FUENTE: Evangelical Focus. AUTOR: Joel Forster. Roma, Italia. Marzo 9, 2020. Italia se ha convertido en la última semana en el epicentro de la crisis del Covid-19 en Europa. El número de fallecidos a fecha de 9 de marzo alcazaba ya los 366, y 7.300 personas siguen infectadas.

En la región de Lombardía, en el norte del país, más de 10 millones de personas se encuentran bajo nuevas medidas de cuarentena impuestas por el gobierno, que también ha cerrado escuelas, universidades, y otros lugares públicos. No se revisará su apertura hasta principios de abril.

El pasado domingo, “en la ‘zona roja’ las Iglesias suspendieron los cultos, obediencia las normativas”, ha explicado a Evangelical Focus el presidente de la Alianza Evangélica Italiana, Giacomo Ciccone. En el resto del país, se estima que casi la mitad de iglesias decidieron no reunirse, optando en muchos casos por “retransmitir por internet o compartir grabaciones de predicaciones”.

En estos momentos, cuenta Ciccone, “hay en Italia una mezcla de miedo y resignación. En el norte, muchos están seriamente preocupados”, y solo el “humor” ayuda a romper el hielo de vez en cuando.

Más allá de la preocupación estrictamente sanitaria, muchos se preguntan también por la magnitud de las consecuencias económicas. Ciccone cree que la economía se verá “muy afectada”, porque “Italia está ya en clara recesión, y la crisis se podría extender a todo el territorio. El lunes, muchos trabajadores se han tenido que quedar en casa”.

Ser iglesia en tiempos de miedo
¿Cómo deberían de actuar las Iglesias ante esta crisis? La Alianza Evangélica Italiana ha tratado de contrarrestar el alarmismo con la publicación de una guía de buenas prácticas, que da recomendaciones de “aspectos a tener en cuenta durante la celebración de cultos, y cuándo suspenderlos”.

El gobierno ahora se plantea incluir las celebraciones religiosas en la lista de actividades prohibidas. Sin embargo, explica Ciccone, esto puede crear confusión porque “los lugares de culto sí pueden permanecer abiertos si cumplen con una serie de prescripciones”. Sea como sea, “hay una gran necesidad de la presencia de la iglesia en estos días de incertidumbre”, cree el líder evangélico.

Silvana Chacoma, una misionera que forma parte de una iglesia en la ciudad de Brescia, explica que han optado por usar los grupos de Whatsapp para mantenerse en contacto y animarse mutuamente en la fe. El domingo grabaron la predicación en vídeo, la subieron a Youtube y pasaron el enlace para que se pudiera ver desde casa.

Sin embargo, los intentos de encontrar formas alternativas de comunión, como reunirse en grupos pequeños por casas, no ha funcionado bien. “La gente está muy cerrada”, explica, muchos “no quieren que nos veamos en persona por miedo a que alguien sea portador del coronavirus”.