Cápsulas de Discipulado

Cápsulas de Discipulado

Cuauhtémoc Meneses Stama

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico

LA GRACIA DE DAR
“EL COMO DEL DISCIPULADO BÍBLICO”

Mi oración es que nuestra querida iglesia tenga un despertar espiritual y verdadero avivamiento en todo el país. Estamos compartiendo «el como del discipulado bíblico», como fruto de mi experiencia personal con mi Dios y Señor en el ministerio de formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de mi Dios y Señor.

Testimonio del hermano Cuau

Mi Dios y Señor, hace 36 años transformó mi vida para su honra y gloria, y mi Maestro Jesús me discipuló con el material del “Plan Maestro de Discipulado Cristiano”. Comento que he leído libros sobre discipulado y conozco diversos materiales cristianos para discipular, pero mi convicción es que mi Dios y Señor planeó mi vida para capacitarme con el mejor material de discipulado cristiano que ahora encuentran en las librerías cristianas, con el nombre de: “Vida Discipular” editado por LifeWay y es el que recomiendo para enseñar y capacitar el verdadero discipulado bíblico.

Con esto en mente, compartiré cápsulas de este material para despertar en el pueblo metodista una urgencia de establecer en sus vidas cristianas los principios bíblicos del discipulado cristiano y en la vida de nuestra querida Iglesia, como un instrumento para honra de nuestro Señor y Dios en la formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de Dios, para la edificación y transformación de vidas y empezar el proceso de ser como Cristo (Entera Santificación). La Palabra de Dios nos define la meta del discipulado bíblico en 2 Timoteo 2:21: “Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra”.

Dios ha puesto en mi corazón compartir con ustedes varios temas bíblicos que les ayuden en la formación de discípulos, usando la gráfica del maestro constructor. El tema de esta cápsula es “LA GRACIA DE DAR”.

Llegar a ser un creyente maduro, involucra aprender del papel de la dádiva en su vida. He conocido diezmadores con fidelidad y compromiso y cómo un discípulo espiritualmente maduro debe diezmar a Dios el diez por ciento de sus ingresos. PALABRAS DEL MAESTRO JESÚS: “Más bienaventurado es dar que recibir”.

Convicción del hno. Cuau

El dar a Dios nuestros diezmos y ofrendas no empobrece. Al contrario, enriquece nuestras vidas cristianas.

Así que, Dios lo esta desafiando a comprometerse a dar el diezmo y sus ofrendas, para la obra de Dios.

¿Por qué DEBEMOS OFRENDAR? Usted se preguntará: ¿Por qué debo dar a otros, cuando usted y su familia tienen muchas necesidades? Lea 2 Corintios 4:4-7. 

La  primera razón por la cual debe dar es que Satanás, el dios de este mundo, ha cegado la mente de los inconversos. Millones de personas nunca han oído hablar de Jesús, como resultado no creen en Cristo. Lo que usted ofrenda proporciona los medios para alcanzar a estas personas con el evangelio. 

La segunda razón por la cual debe ofrendar, es que usted ha experimentado la gracia salvadora de Dios. El Creador hizo resplandecer la luz de la salvación en su corazón, enviando a Jesús. Usted puede ver ahora la gloria de Dios. Usted ofrenda en gratitud por el mejor regalo que Dios le dio: a su Hijo Unigénito.

Lea 2 Corintios 5:11, 14, 19 y 20. Estos versículos amplían el concepto de la obediencia a dar nuestros diezmos y ofrendas: 

  1. Usted diezma y ofrenda, porque tiene la responsabilidad de compartir la gracia de Dios con los perdidos. Cuando usted ofrenda se une a otros creyentes en la tarea de llevar el evangelio a los perdidos de todo el mundo.
  2. Usted diezma y ofrenda porque el juicio de Dios es inminente. Millones de personas en el mundo no conocen a Cristo y usted sabe que irán al infierno sin Cristo.
  3. Usted diezma y ofrenda porque el amor de Dios, debe darlo a conocer al mundo. Su motivación para diezmar y ofrendar no proviene de lo que hacen los demás, sino de lo que usted ve en Dios. Usted testifica de Cristo porque Él le ha dado el ministerio de la reconciliación y lo ha hecho su embajador. ¿Cómo puede ser un embajador y un instrumento para honra de Dios? 
    • Háblele a los demás de Jesús.
    • Ministre a las personas necesitadas.
    • Ore por los inconversos.
    • De sus diezmos y ofrendas sacrificialmente de sus ingresos.

¿Cuáles SON LOS BENEFICIOS DE DIEZMAR Y OFRENDAR? Uno de los beneficios de diezmar y ofrendar se menciona en 2 Corintios 9:6-7. Este pasaje habla de diezmar y ofrendar, según lo indique su corazón. Usted sentirá gran satisfacción de ofrendar a las misiones. Como discípulo espiritual, aprendí que nunca podría dar más de lo que Dios me da; misericordiosamente, Dios le da a su hijos mucho más de la cantidad que yo ofrendaba.

Lea 2 Corintios 9:8-15. Ofrendar y diezmar no evitarán que le pasen cosas malas. Vivimos en un mundo que ha caído y ofrendar generosamente no lo protege de heridas, dolores de cabeza o daños físicos. Dios derrama sus bendiciones sobre los que son buenos mayordomos. Su gracia abunda en todo tiempo. Dios provee lo necesario para enfrentar los desafíos de la vida. Dios es un cumplidor de promesas.

OFRENDE CON GRATITUD: Pablo termina diciendo “¡Gracias a Dios por su don inefable!” (2 Corintios 9:15). El inefable regalo de Dios fue su Hijo, quien a su vez dio el mayor regalo (salvación y vida eterna). Dios es el Dador más grande que jamás hayamos conocido. Él es el responsable de todo lo que tenemos, como sus discípulos, especialmente la salvación en Cristo. 

Fe en acción

Querido/a hermano/a, ¿ha pensado en probar a Dios? Lea Malaquías 3:10 y medite en cómo agradar a Dios por medio de sus diezmos y ofrendas, siendo un mayordomo fiel y con compromiso a la voluntad del Padre. Recuerde: el dar no empobrece, sino enriquece nuestras vidas y Dios abrirá las ventanas de los cielos para bendecirlo de una manera sobreabundante.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Discipulado Bíblico y de compartir mi experiencia con Dios, como discípulo de Jesús. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s