Núm. 14, 29 de Abril, 2011

Editorial

La Última Semana

El propósito de Jesucristo al venir por primera vez al mundo, como el Mesías, fue para derramar su sangre, morir, y resucitar, para pagar por nuestros pecados y por los de todo el mundo, y para darnos vida eterna (1ª Jn 2:2; Jn 3:16).

Jesucristo profetizó su pasión, muerte y resurrección así: “He aquí subimos a Jerusalén y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, y le escarnecerán, le azotarán, le escupirán, y le crucificarán; mas al tercer día resucitará (Mt 16: 21; Mr 8:31 y 10:32 al 34; Lc 9:22 y 51).

Todo esto sucedió durante la última semana de su ministerio terrenal, cuando dice el evangelio que cuando se cumplía el tiempo en que había de ser recibido arriba, Él valientemente, afirmó su rostro para ir a Jerusalén para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre, conquistando así una libertad y salvación completa, eterna y perfecta para todo aquel que quisiera creer, aceptar, recibir y confesarle como Salvador, no sólo de entre los judíos, sino también para los gentiles, que reinarán con El a su debido tiempo, como herederos del Reino de los Cielos, que será eterno. Por eso dice la Biblia que sabiendo el Salvador el futuro glorioso de su reino, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del trono de Dios (Lc 9:51; Jn 1:12; He 2:14,15, y 12:2).

Hasta entonces, Él no se había manifestado abiertamente como el heredero del trono de David, el Mesías, el Rey de los Judíos, y el Príncipe de Paz; pero cuidadosamente planeó que para manifestarse como tal, su última entrada en Jerusalén coincidiera con la fiesta de la pascua, cuando miles de Israelitas la visitaban (Mt 21:1-11; Mr 11:1-10; Lc 19:29-38).

Fue así, que en el llamado Domingo de Palmas, dice el evangelio que permitió que lo aclamaran y reconocieran como Rey, y la multitud, que era muy numerosa, gozándose, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles y las tendían en el camino, y alababan a Dios a grandes voces por todas las maravillas que le habían visto hacer, y lo aclamaban, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!

Pero no todo fue alegría ese día, pues quizás en un momento de soledad, dice el evangelio que cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.”

El siguiente acto simbólico y profético que llevó a cabo esta semana, fue cuando dice el evangelio que entrando en el templo, comenzó a echar fuera a todos los que vendían y compraban en él, diciéndoles: “Escrito está: Mi casa es casa de oración; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Lc 19: 45, 46; Is 56:7 y Je 7:11). Aquí se cumplía lo dicho por el profeta Malaquías: “He aquí, vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el Ángel del pacto, a quien deseáis vosotros; y ¿quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿O quién podrá estar en pie cuando Él se manifieste? Porque Él es como fuego purificador y como jabón de lavadores; y se sentará para afinar y limpiar a los hijos de Leví” (Mal 3: 1-3).

En ese mismo tiempo, es que pronuncia la alegoría y parábola sobre la viña que arrendó a unos labradores (Israel), quienes mataron a sus enviados (los profetas), y a su hijo (Jesucristo), por lo que Jesús da otro de sus juicios proféticos diciendo: “Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (Lc 19: 41-44; 20: 9-18; 21:5; Mt 23:36). Esto que se cumplió literalmente, menos de 40 años después, con la destrucción de Jerusalén (70 d.C.):

También en esta ocasión, tienen lugar sus últimos diálogos y controversias, en el templo, con los principales sacerdotes, los escribas, los ancianos, los fariseos, los herodianos, y los saduceos, quienes no pudieron sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo, sino que maravillados de su respuesta, callaron.

También, en su discurso final en el templo, y en la parábola de la higuera, Jesús toma tiempo para hablar de los últimos tiempos y anunciar su segunda venida en gloria; pero en vez de dar fechas exactas, da señales que al suceder, nos estarán avisado que el fin esta cercano. Dice el evangelio: “Y el que persevere hasta el fin, será salvo. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Y cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

 “Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya brotan, sabéis que el verano está ya cerca. Así también, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

Que todo esto nos ayude a apreciar cada vez más la persona, ministerio, enseñanzas, y sacrificio de nuestro Gran Rey, Dios y Salvador, para que atendamos diligentemente a su recomendación: ” Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuando es el tiempo, si a la tarde, o a la media noche, o al canto del gallo, o al amanecer. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor, pues de aquel día, y de aquella hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre; y no sea que viniendo de repente, os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo. Velad” (Mr 13:32-37;  Mt 24:42). AMEN. VEN SEÑOR JESÚS.

Ernesto Contreras

Artículos de Reflexión

Sesión plenaria sobre “Unidad de la iglesia – Reivindicar un futuro común”

Nuevas posibilidades para la búsqueda de la unidad visible un aporte desde las iglesias evangélicas de América Latina

Dr J. Norberto SARACCO

“De la misma iglesia tú eres, si detrás del calvario tú estás, si tu corazón es como el mío, dame la mano y mi hermano eres ya”

Durante décadas la letra de este coro ha sido cantada por millones de evangélicos en toda América Latina. Fue algo así como un himno lema en encuentros y actividades en las que se encontraban hermanos y hermanas de diferentes denominaciones. Su teología ecuménica es sencilla: si estas detrás del calvario, eres de mi misma iglesia; si tu corazón palpita con el mío, eres mi hermano.

La simplicidad de esta afirmación reduce al mínimo siglos de discusiones ecuménicas, pero también ocultó la realidad de nuestras divisiones.

La diversidad y pluralidad, valores que rescatamos de nuestra herencia protestante, derivaron en fragmentación y polarizaciones. Estas han sido características de las iglesias evangélicas y para las pentecostales, casi un signo de espiritualidad.

Sin embargo, el presente es diferente. En los últimos años han sido las iglesias evangélicas, y en especial las pentecostales, las que más han trabajado en la búsqueda de la unidad visible de la iglesia. El fortalecimiento de las Alianzas o Federaciones Nacionales de iglesias, la formación de Consejos Pastorales en miles de ciudades, o los proyectos conjuntos de misión y evangelización, son solo algunos ejemplos de esto. Sabemos que no en todos los contextos es igual y que queda mucho por hacer, pero no sería justo dejar de reconocer esta verdad.

Para las iglesias evangélicas la unidad se da en la fidelidad a la Palabra de Dios y en la misión. Esto está expresado en el Pacto de Lausana: “Afirmamos que la unidad visible de la iglesia en la verdad es el propósito de Dios. La evangelización también nos invita a la unidad, puesto que la unidad fortalece nuestro testimonio, así como nuestra falta de unidad menoscaba nuestro evangelio de reconciliación”.

La unidad para las iglesias evangélicas no está basada en el reconocimiento de una autoridad jerárquica, ni en dogmas, ni en acuerdos teológicos, ni en pactos institucionales. Debemos reconocer que este camino de ecumenismo ha llegado a su límite. Nos conocemos más que nunca, nos hemos dicho todo lo que teníamos que decirnos y entendemos a cabalidad las raíces de nuestras divisiones. ¿Cuál es el próximo paso? La agenda ecuménica deberá dejar de estar atada al pasado y abrirse a un ecumenismo del futuro. En una iglesia viva y dinámica, como la de América Latina, hay un ecumenismo del Pueblo de Dios que dice, como la canción del principio: si tú y yo estamos detrás de la cruz, pertenecemos a la misma iglesia, dame, entonces, la mano, caminemos juntos, tu eres mi hermano. Reconozco que esta simplicidad ecuménica puede resultar perturbadora, pero no tiene otro fin más que el de romper la inercia de un ecumenismo estancado.

¿Por qué no abrirnos a la realidad de millones de cristianos que no entienden de nuestras divisiones? De hecho, en las últimas décadas hemos asistido al debilitamiento de las estructuras confesionales. Ha habido una globalización de la experiencia religiosa. Las líneas de autoridad, fidelidad y espiritualidad cruzan transversalmente las diferentes confesiones. No ignoramos lo s peligros de esta nueva situación, pero también nos preguntamos: ¿No será, quizás, un soplo del Espíritu? ¿No estará creando Dios algo nuevo y no nos dimos cuenta?

Se nos pregunta: ¿Cómo pueden relacionarse las iglesias evangélicas con la comunidad de iglesias que integran el Consejo Mundial de Iglesias?

Planteada así la pregunta, la diversidad de iglesias evangélicas y la diversidad de las iglesias del Consejo, hace imposible su respuesta.

Sin embargo, podemos avanzar en algunas líneas que harán posible esta relación.

1. Necesitamos actitudes honestas de mutuo respeto y valoración. En el pasado las iglesias evangélicas en América Latina hemos “evangelizado” exponiendo las debilidades de la Iglesia Católica. Hoy ya no es así. Tampoco supimos comprender, en su tiempo, la lucha de nuestros hermanos y hermanas que en los años setenta arriesgaron sus vidas por ser testigos de Jesucristo, su justicia y verdad. Desde entonces más de una vez nos hemos arrepentido en privado y en público. Sin embargo, se hace difícil la unidad cuando nuestros hermanos nos tratan como sectas, ven a los pentecostales como un peligro, e interpretan el crecimiento de las iglesias evangélicas como el avance de la derecha belicista. No es con caricaturas y prejuicios que se construye la unidad.

2. Es necesario comprender que el mapa religioso del mundo ha cambiado y que el mapa del cristianismo ha cambiado. El potencial de la iglesia ha pasado del Norte al Sur. El hecho de que esta asamblea se realice en esta ciudad no es casual. Tenemos, entonces, los cristianos de esta parte del mundo, la impostergable oportunidad de hacer visible nuestra unidad en Cristo en el compromiso cotidiano de la misión. Nuestros pueblos empobrecidos, nuestras tierras saqueadas y nuestras sociedades atadas por el pecado, nos desafían. Es posible un ecumenismo de la misión, en la medida en que Jesucristo sea proclamado como Salvador y Señor y el evangelio se presente en una perspectiva integral. Creemos que la centralidad de Jesucristo marca la diferencia entre la misión de la iglesia y la compasión religiosa. Seamos claros, América Latina necesita a Jesucristo y en la misión de anunciar esta verdad deberíamos encontrarnos.

3. Aceptar nuestra diversidad como expresión de la multiforme gracia de Dios. Hay distintas maneras de ser iglesia y en los últimos tiempos tal diversidad se ha multiplicado. Un buen ejercicio ecuménico será saber cuál es el límite de la diversidad que estamos dispuestos a aceptar. Pero, aceptación sin trampas, sin iglesias de primera y segunda categoría. Aceptación sin juego de palabras eclesiológico (comunidades de fe, comunidades eclesiales, iglesias, etc.) que pretenden ocultar nuestra incapacidad para reconocer al otro como parte de la única iglesia.

4. Permítanme concluir con una pregunta: ¿Y si probamos con el Espíritu? Hemos consumido mares de tinta y toneladas de papel escribiendo sobre la unidad. No han sido tiempo, fuerzas ni recursos perdidos. Pero, hasta aquí hemos llegado. ¿No será el tiempo de un nuevo Pentecostés? Solo una iglesia llena del Espíritu verá caer las barreras raciales, sexuales, económicas y eclesiales. Sólo vidas llenas del Espíritu dejarán de llamar “impuro” e “inmundo”, lo que Dios ha santificado, y dejarán de considerar “santo” lo que es inmundo.

La unidad de la iglesia será obra del Espíritu o no será.

La Resurrección de Jesucristo.

drernestocontreras@hotmail.com

Los Evangelios relatan así la resurrección de Jesucristo: Después del sábado, al amanecer del primer día de la semana, muy de madrugada, siendo aún oscuro, María Magdalena y la otra María, fueron al sepulcro llevando las especias aromáticas que habían preparado. Y he aquí, hubo un gran terremoto; porque el ángel del Señor descendió del cielo, y al llegar, removió la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestidura era blanca como la nieve. Los guardias temblaron por miedo de él y quedaron como muertos. Y respondiendo el ángel dijo a las mujeres: “No temáis vosotras, porque sé que buscáis a Jesús, quien fue crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, así como dijo. Venid, ved el lugar donde estaba puesto. E id de prisa y decid a sus discípulos que ha resucitado de entre los muertos. He aquí va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis. He aquí os lo he dicho.”

Así pues, al entrar al sepulcro, no hallaron el cuerpo de Jesús, y aconteció que estando perplejas por esto, se pusieron de pie junto a ellas dos hombres con vestiduras resplandecientes, y como ellas les tuvieron temor y bajaron la cara a tierra, ellos les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí; más bien, ha resucitado. Acordaos de lo que os habló cuando estaba aún en Galilea, como dijo: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado y resucite al tercer día.”

Entonces ellas se acordaron de sus palabras, salieron a toda prisa del sepulcro con temor y gran gozo, y corrieron a dar las buenas nuevas a sus discípulos, anunciándoles estas cosas a los once y a todos los demás. Así, María fue a Simón Pedro y al otro discípulo a quien amaba Jesús, y les dijo: “Han sacado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto. Las que dijeron estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana, María madre de Jacobo, y las demás mujeres que estaban con ellas. Pero sus palabras les parecían a ellos locura, y no las creyeron. Sin embargo, Pedro se levantó y corrió junto con Juan, hacia el sepulcro, y cuando miró dentro, Pedro vio los lienzos solos y el sudario que había estado sobre su cabeza, doblado en un lugar aparte. Y se fue a casa, asombrado de lo que había sucedido. Pues aún no entendían la Escritura, que le era necesario resucitar de entre los muertos.

Y he aquí, Jesús les salió al encuentro a las mujeres, diciendo: “¡Os saludo!” Y acercándose ellas, abrazaron sus pies y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: “No teman. Id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán (Mt 28:1-10; Lc 24:1-12; Jn 20:1-10).

Pablo, bajo inspiración del Espíritu Santo, resume las evidencias del hecho histórico de la resurrección de Cristo así: Además, hermanos, les declaro el evangelio que les prediqué y que recibieron, y en el cual también están firmes; por el cual también son salvos, si lo retienen como yo se los he predicado. De otro modo, habrán creído en vano. Porque en primer lugar les he enseñado lo que también recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que apareció a Pedro y después a los doce. Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven todavía; y otros ya duermen. Luego apareció a Jacobo, y después a todos los apóstoles. Y al último de todos, como a uno nacido fuera de tiempo, me apareció también a mí. Pues yo soy el más insignificante de los apóstoles, y no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.

¡Gloria a Dios! porque Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron es hecho; y por lo tanto, también en Cristo todos los salvos serán resucitados. Pero cada uno en su orden: Cristo, las primicias; y luego los que son de Cristo, en su venida. He aquí, les digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!

Gloria a Dios por la bendita esperanza de la resurrección, que nos sostiene como firme columna durante nuestra peregrinar terrenal y pasajero. Porque sabemos que si nuestra casa terrenal, esta tienda temporal, se deshace, tenemos un edificio de parte de Dios, una casa no hecha de manos, eterna en los cielos. Pues el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado la garantía (o las arras) del Espíritu.

Así vivimos, confiando siempre y consideramos que presentes o ausentes, nuestro anhelo es serle agradables. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? Pues el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano (1ª Co 15:1-58). ¡Gloria a Dios! (2ª Co 5:1-10). AMEN.

Conoce tu Biblia

ABRAHAM Y ELIEZER

GENESIS 24.1-21   Gamaliel Hernández Loera   Rebeca

Al leer la porción de esta clase no vamos a encontrar el nombre de Eliezer, que por alguna razón muy poderosa el Espíritu Santo no lo menciona. Pero los comentadores de la Biblia nos dicen que todo indica que este siervo, que no tiene nombre, es el mismo que Abraham menciona en Génesis 15.2. El nombre de Eliezer significaDios es mi ayuda; y en la Biblia se mencionan al menos otros 10 personajes que llevan ese nombre, siendo uno de los diez el segundo hijo de Moisés (Éxodo 18:1-4); y otro un profeta que reprendió al rey Josafat (II Crónicas 20:37).

Este Eliezer, siervo de Abraham era de la ciudad de Damasco, y lo más posible es que Abraham lo haya comprado recién llegó a esa región. Y si Abraham tenia como 140 años para cuando quiere buscar esposa para su hijo, y compró a Eliezer cuando llegó a Damasco, que Abraham tendría 75 años, quiere decir que Eliezer habría estado al servicio de Abraham por lo menos por unos 60 años, y era el mayordomo, el hombre de confianza, el hombre respetado por todos los demás siervos, quien era el administrador de todo, y conforme a las costumbres de esos pueblos, Eliezer pudiera llegar a ser el heredero de todo, si no hubiera hijo del patrón.

Pero Abraham, muy prudente en todo, y deseando asegurar a su hijo en las promesas de Dios para él y para sus descendientes, se preocupa porque su hijo tenga una esposa. Así que hace un pacto, bastante raro para muchos de nosotros, pero muy popular en el mundo oriental. El siervo tendría que poner su mano debajo del muslo de Abraham y hacerle una promesa. La promesa era que iría a la tierra donde vivían sus familiares, y de allá traería a una mujer para que fuera la esposa de su hijo. Tremenda responsabilidad, pero Abraham confiaba en Eliezer.

Esto suena muy raro para muchos de nosotros, pero no olvidemos que Abraham ya había crecido en su fe, y ya había conocido que obedecer a Dios en todo, era el secreto del éxito aquí en la tierra, así que no quería que su hijo se fuera a casar con alguna mujer de las hijas de los cananeos, en donde él habitaba, por orden de Dios. El criado aceptó hacer la promesa, y  hace una pregunta muy sencilla a Abraham: ¿Si la joven que encuentre no quiere venir con él, podría el criado llevar a Isaac a la tierra de sus parientes para que se casar allá? Y la respuesta de Abraham fue inmediata: No. Abraham no quería poner en tentación a su hijo Isaac.

Eliezer se prepara diez camellos, y algunos siervos, y se encamina hacia Mesopotamia, en especial a la ciudad de Harán en donde vivían los parientes de Abraham. El habitaba en  Beerseba, y de Beerseba a Damasco habría como 250 kilómetros. Y sería por lo menos lo doble hasta Ha-rán. Esto es que el viaje que haría Eliezer con los diez camellos cargados de regalos, y los siervos, sería un viaje de unos 500 kms., y si pensamos que los camellos pudieran caminar, sin presión, unos 50 kms., por día, el viaje bien pudo  durar como 10 días. 10 días por caminos de tierra y polvosos, pero con un firme propósito encontrar esposa para el hijo de su amo, Abraham.

Eliezer llega a la ciudad de Harán, y no sabe en dónde pedir información acerca de la familia de su amo Abraham, así que lo que él consideró como la mejor opción,  fue el ir al pozo de agua, o a uno de los pozos de agua que tuviera aquella ciudad, y ver si consiguiera alguna información allí. Pero no preguntó a la gente, sino que hizo algo raro, pero muy sorprendente. Eliezer se puso a orar al Dios de su amo Abraham,  y le pidió una señal para saber si tendría éxito en su viaje. Es muy posible que él no supiera, o no entendiera, que todo lo estaba arreglando Dios desde su trono en los cielos, y que el viaje El lo había dirigido y bendecido.

Así que aquel siervo hace arrodillar a los camellos, y aunque no dice la Biblia, pero es posible, que tanto él como los criados también se hayan arrodillado, y Eliezer hace una oración muy especial, pues le pide a Dios una señal muy específica: el criado pidió a Dios que a la primera muchacha casadera que  viera, y a quien él le pidiera de beber, que ella respondiera: bebe, y también daré de beber a tus camellos, que esa fuera la indicada por El, para que hablara con su familia. Esta oración de Eliezer fue muy importante, y más porque él no conocía a Dios, sino que halaba al Dios de su amo, en bien del hijo de su amo.

Pero Dios que tenía su corazón en este asunto, antes de que el siervo terminara de orar, aparece Rebeca, quien venía, como acostumbraba, a llevar agua en su cántaro, para lo necesario de su familia. Eliezer rápidamente  corrió hacia ella y le dice: Te ruego que me des a beber un poco de agua de tu cántaro.  La muchacha contestó, sin saber quién era ese extraño: Bebe señor mío.  Y cuando Eliezer terminó de beber ella le dijo: También para tus camellos sacaré agua, hasta que terminen de beber. Esto, me imagino, que tuvo un poderoso impacto en la vida, y razonamiento de Eliezer, quien supo que Dios había contestado totalmente su oración.

 

Ella se identifica, y viene a ser nieta de Nacor, el hermano de su amo. Eliezer es recibido en casa y le preparan de comer, pero él dice algo muy significativo: No comeré, hasta que haya dicho mi mensaje. Para Eliezer era mucho más importante dar su mensaje, que comer los ricos alimentos que sin duda habían puesto delante de él. Y Eliezer se pone a relatar todo lo sucedido, y también  la razón de este viaje, y él mismo dice que él cree que Dios ha escogido a Rebeca para ser la esposa del hijo de su amo. Una vez que han dado el sí, la familia quiere retener  a Eliezer, pero él insiste en que es necesario que vuelva pronto a su amo para dar la noticia de que su viaje tuvo éxito, ya que Rebeca ha acepado ir con él, para ser la esposa del hijo de su amo.

La familia pide la opinión de Rebeca, la cual dice que ella está de acuerdo en irse con este des-conocido, confiando de que todo había salido de parte de Dios. Y dice la Biblia que ella  montó en los camellos junto con sus doncellas, al menos dos, para que la atendieran en todo lo que sería necesario en su nueva vida. Eliezer regresa contento a Beerseba, después de un viaje por lo menos de unos 25 días, pero lleva consigo a la que Dios ha escogido para ser la madre del hombre que sería el fundador de las doce tribus de Israel, esto es Jacob. Algunos teólogos dicen que en este pasaje Abraham simboliza al Padre, Isaac al Hijo y Eliezer al Espíritu Santo, pues Este siempre habla en nombre del Padre para beneficio del Hijo, y trae a la esposa (la iglesia) para ser unida al Hijo por la eternidad.

 

CUESTIONARIO:

 1.-El nombre de Eliezer significa

___________________________________, y hay por

lo menos otros _____ personajes en la Biblia que se llaman así

siendo uno el hijo de _________

2.-. Si Abraham compró a Eliezer en __________________

cuando Abraham tenía ______ años, y en esa ocasión Abraham

tiene ______ años, entonces tenía sirviendo _______________

3..- ¿Cuál fue el juramento que Abraham le pidió a Eliezer, respecto a la mujer para su hijo? ______________________________ 4.- Eliezer, obediente en todo, sólo le pregunta si la mujer no quiere venir ¿habría la opción de  _____________________________

5.- Eliezer toma _____ camellos de su amo, los carga de regalos, y

se va con algunos siervos a la ciudad de __________, allí en el pozo

de agua hace _________________a los camellos.

6.- Eliezer hace una oración muy sencilla pero muy específica, él pidió: ______________________________________________________________

7.-. Eliezer aun no terminaba de hacer su oración cuando aparece

______________________  y le contesta exactamente

__________________________________________________________.

8.- Esta muchacha era nieta de __________________, el

hermano de _____________ y ella sacó agua para los

________  camellos que llevaba

___________________________

9.- Una vez que se identificaron en la casa de Rebeca y le querían servir comida a Eliezer, él

dijo:____________________________________________

10.- Eliezer regresa a Beerseba contento porque lleva consigo a la que sería la madre de ____________________________________________________________

11.- Algunos creen que Abraham simboliza al ___________ Isaac

al Hijo, y Eliezer al _________

                                     

Estudios bíblicos

LIBRO DE LOS JUECES

CAPITULOS. 17 Y 18.

Gabriel Morales Perea

 Rey Saúl

A partir de estos dos capítulos encontramos la vida de un habitante de los montes de Efraín y en los siguientes tres capítulos con los que termina el libro de jueces, los acontecimientos que dieron origen a una guerra santa entre las tribus de Israel contra una de las tribus del sur, hermana de ellos. Por lo que a continuación haremos una explicación breve de los acontecimientos que llevaron a la corrupción de un levita y la idolatría adoptada por una familia y después por toda una tribu.

En el capítulo 17 se nos habla de la anarquía existente en el pueblo judío como la cual prevaleció hasta la aparición de la monarquía encabezada por el rey Saúl, solo encontramos acontecimientos como el de Micaía (heb. ¿Quién como Jehová?) Nombre que fue trasladado en tiempos posteriores al nombre de Micá y luego al de Miqueas.

El relato Bíblico nos dice que la madre de Micaía había perdido por robo la cantidad de 1100 ciclos de plata, algo como 1.250 kg. De plata y después de saber la maldición pronunciada por la madre, su hijo le dice que él tomó el dinero;  por lo que al retirar el castigo de la maldición la madre dice “He dedicado el dinero a Jehová” y con ese dinero tomó 200 siclos de plata y los dio a un fundidor, quien le hizo dos imágenes, una tallada en piedra o madera y la otra en fundición.

Miqueas apartó en su casa un lugar para adorar y puso las imágenes con otros accesorios (Efod, parte del adorno de la vestimenta de los sacerdotes) y Terafines o ídolos pequeños de diferentes figuras e imágenes. Parece coincidencia que cuando Micaía o Miqueas ya tenía su adoratorio, llegó de la ciudad de Belén de Judá un joven sacerdote el cual fue contratado por Micaía para que fuera su sacerdote y a cambió este Levita recibiría por pago 10 siclos de plata al año (110 g. de plata), vestidos y comida, hecha la concertación se quedó como sacerdote en la casa de Micaía.

CAPITULO 18. En el tiempo en que Micaìa con su familia vivía en paz y el joven Levita ejercía el sacerdocio en su casa, la idolatría es manifiesta en esta familia y en las tribus de Israel, al mezclar la adoración a Dios y rendir culto a dioses paganos hechos de talla o fundición y a pequeños ídolos a los que les atribuían poderes milagrosos. En ese tiempo la tribu de Dan decidió buscar otro territorio al norte de lo repartido por Josué, por lo que enviaron cinco hombres de las ciudades de Zora y Estaol para que reconocieran alguna parte que pudiesen habitar cerca de los Sidoneos,  Hititas y Sirios, los cuales caminaron hacia los montes de Efraín y llegaron a la casa de Micaìa, pasando la noche en ese lugar y en su estancia reconocieron la voz del joven Levita a quien le hicieron varias preguntas y después le pidieron: “pregunta, ahora a Dios, para que sepamos si ha de irnos bien en este viaje que haremos”, el Levita responde “id en paz: delante de Jehová esta el camino en que andéis y con esta seguridad estos cinco hombres continuaron su camino y llegaron hasta la ciudad de Lais.

Cumpliendo con su misión observaron a los habitantes de esta ciudad y encontraron que era gente confiada, una ciudad segura, disfrutaban de esparcimiento, estaban lejos de los Sidoneos y no tenían negocios con ellos ni tenían enemistad con otros pueblos y así informaron a su regreso a sus coterráneos de la tribu de Dan incitándoles a conquistar esa región considerada muy buena por ser una tierra amplia y de gran fertilidad agrícola.

Los habitantes de la tribu de Dan enviaron de las ciudades de Zora y Estaol a 600 hombres equipados con armas de guerra y fueron hacia los montes de Efrain, llegando a la casa de Micaìa donde los cinco exploradores les dieron a conocer que esa casa contaba con un efod, una imagen de talla y otra de fundición además de terafines o pequeños ídolos, encontrándose al Levita, sitiaron la casa y los cinco hombres guías después de saludar al sacerdote tomaron las imágenes, el atuendo sacerdotal o efod y los pequeños ídolos o terafines y le ordenaron al Levita que fuera con ellos “para que seas nuestro padre y sacerdote” (el decir nuestro padre equivale a un titulo de honor, a personas consideradas dignas ya fueran profetas, reyes o dignatarios).

Efod

En el versículo 20 de este capítulo se dice: “se alegrò el corazón del sacerdote” y el Levita se lleva consigo el efod. Los terafines y las imágenes, acto que denota el fomento a la idolatría, primero con los 605 hombres que iban a la conquista y posteriormente con toda la tribu de Dan.

Estos guerreros continúan su marcha llevando delante a los niños, el ganado y el equipaje necesario para el ejercito que estaba en tránsito y cuando se alejaron de la casa de Micaìa, los vecinos de éste se juntaron y siguieron a los hijos de Dan para recuperar lo que a la casa de Micaìa le habían quitado.

Continúan los acontecimientos y al verse Micaìa o Miqueas que le habían robado, hace el reclamo a estos guerreros quienes le dijeron: “ no grites tras nosotros, no sea que los coléricos nos agredan y nosotros al responder vas a perder tu vida y la de tus vecinos”, al ver que los guerreros eran un grupo mayor a Miqueas, y sus vecinos regresaron a su casa.

Los 600 guerreros de la tribu de Dan los cinco guías de la misma tribu y el Levita llegaron a la ciudad de Lais cuyos habitantes eran tranquilos y confiados; pues eran agricultores y comerciantes independientes y acometieron contra los habitantes a filo de espada y quemaron la ciudad, no encontrando resistencia para defenderla. Pasada esta conquista los invasores remozaron esta ciudad de Lais y una vez en condiciones, la habitaron y le cambiaron el nombre, llamándola ciudad de Dan, en honor a su padre.

Levantaron en esa nueva ciudad un lugar para tener las imágenes de talla el efod y los terafines quitados  Micaìa y en el versículo 30 de este capítulo se nos menciona que el nombre de ese sacerdote o Levita era Jonatán y los descendientes de este Levita fueron sacerdotes por mucho tiempo, hasta  que las tribus de Israel fueron llevadas en cautiverio; pero en la casa de Dios estuvieron las imágenes de Micaìa que fomentaron la idolatría.

En estos dos capítulos, vimos la adquisición de las imágenes, el efod y los terafines en la casa de Micaìa, al joven Levita que llegò a esta casa y sirvió de sacerdote; pero no encontramos ninguna palabra de reprensión contra los de la casa y después la deslealtad del sacerdote al irse a la ciudad de Lais, para ser el sacerdote de la tribu de Dan, heredando a sus hijos además del culto a Dios, el culto a los ídolos, siendo un servicio tan natural sin distinguir que lo segundo es idolatría abominable a Dios.

Historia

Discurso pronunciado por el Maestro Daniel Escorza Rodríguez en contestación al trabajo del Pbro. Raúl Ruiz Ávila, titulado: “Ministerio Juvenil de la IMMAR 1971-1977”, que presentó el sábado 19 de marzo (publicado en el número anterior de EEM) para ingresar como miembro de número a la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México.

  Pbro. Rubén Pedro Rivera, Presidente de la SEHIMM                               Dra. Lilia Palos, Secretaria Ejecutiva de la SEHIMM, y Directora de Archivo e Historia de la Iglesia Metodista de México. Estimados académicos y hermanos. Distinguidas personalidades que nos acompañan:

Es un privilegio dirigirme a esta honorable asamblea, con el propósito de hacer los comentarios pertinentes a la disertación del Pbro. Raúl Ruiz Ávila, y con la cual opta para ingresar como miembro de número a la Sociedad de Estudios Históricos de la Iglesia Metodista de México.

El escritor Eduardo Galeano decía que recordar es pasar las cosas por el corazón. En efecto, el texto del pastor Ruíz tiene la cualidad de pasar por el corazón la experiencia de seis o siete años del trabajo con la juventud en la iglesia metodista, y en donde se combina la memoria con la historia.

Se me ha conferido comentar este trabajo que se refiere a un tema interesante en nuestra iglesia, pero poco estudiado: los jóvenes. Me parece que esta es una gran oportunidad para abordar y poner en perspectiva a la más idealista de las edades: la juventud. El historiador Giovanni Levi y otros seguidores de la Escuela de los Annales han incorporado el tema en los estudios históricos recientes de manera muy general, pero el acercamiento que hace el pastor Ruiz puede ser fermento para futuras investigaciones dentro del metodismo mexicano.

Las virtudes del trabajo hablan por sí solas, pero hoy quisiera llamar la atención solamente acerca de dos tópicos del mismo. El primero de ellos se refiere al aspecto metodológico. Me parece novedoso y encomiable el enfoque del liderazgo, pero poco se nos dice de los líderes en tanto personas. Si bien el pastor Ruiz escribe desde su experiencia, esta condición le otorga la doble vertiente de ser actor de la historia y al mismo tiempo constructor de la historiografía. Sin duda, el acercamiento más cabal a los actores sociales de la época beneficiaría la explicación histórica. No hay que descartar las entrevistas de historia oral que pueden revelar muchos aspectos desconocidos de los líderes; su formación, su influencia social, su origen cultural y social, etcétera.

            El segundo aspecto tiene que ver con el fenómeno del contexto histórico de la juventud metodista. No podemos soslayar que la historia específica en torno al metodismo en México se inserta en un contexto social y cultural más global. Es decir, es posible acercarse a la constatación crítica de que nuestro siglo, nuestro tiempo se vive en medio del devenir de la nación. En ese sentido, algo que me ha llamado la atención es que la disertación se articula en el recuerdo, en el recuerdo personal sobre el liderazgo juvenil de la iglesia, a nivel nacional. Aunque se afirma que en este periodo: “hubo cambios que afectaron a la iglesia positivamente”, no se explica en qué consistieron esos cambios y el por qué de ellos.

Es notable y muy valiosa la actividad que se describe en las denominadas “Operación La Paz”, en 1971, así como la Operación Puerto Vallarta, y finalmente la “Operación sureste”. Se deja ver el entusiasmo, organización y camaradería  de estos años. Asimismo los frutos de toda esta movilización. Me parece que a todo ello lo envolvería un contexto histórico que lo enriquecería y sobre todo coadyuvaría a una explicación más completa.

Finalmente, me ha llamado la atención la pregunta muy pertinente de, ¿por qué razón “la visión y el apoyo a la juventud en estos programas, se perdieron con el tiempo”? Precisamente el propósito de la historia es encontrar causas, y explicar los fenómenos actuales. Ojalá y se abunde más en explicarnos nuestro presente a través del conocimiento del pasado. Creo que el sustentante finaliza con una invitación abierta y sugerente cuando afirma: “Hay mucho que decir de este periodo de trabajo con la juventud. Por ejemplo: congresos y convenciones a nivel nacional, conferencial, distrital, institutos de capacitación de dirigentes, campamentos, juegos deportivos y culturales, escultismo, programa doctrinal, concursos de música para formar un nuevo himnario juvenil, formación de un patronato de apoyo, etc. […]

En efecto, ese es el reto, y ya se comenzó a elaborar esta historia. Sólo hay que continuar el camino andado. Por lo anterior, y si se me permite, con la sugerencia de ahondar más en este tema tan apasionante, sobre todo en la metodología y en la crítica de las fuentes, me permito recomendar ampliamente el ingreso del Presbítero Raúl Ruíz Ávila, a la Sociedad de Estudios Históricos de la Iglesia Metodista de México, con la convicción de que sabrá honrar la disciplina de Clío, y ponerla al servicio de la Iglesia Metodista. Enhorabuena, estimado hermano pastor Ruiz y bienvenido a este claustro. Que Dios lo bendiga.

Atte.  Daniel Escorza Rodríguez.

Ciudad de México D.F., sábado 19 de marzo de 2011.

Intolerancia religiosa

Saña contra evangélicos

From: exclusivas@proceso.com.mxRodrigo Vera

MÉXICO, DF., 22 de abril (Proceso).- “Los secuestradores pueden venir por mí hasta acá, a la Ciudad de México. Mi vida corre peligro… me pueden matar en cualquier momento”, dice preocupado el pastor Arturo Farela, dirigente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice).

Explica a Proceso que el grupo que secuestró al pastor Josué Ramírez Santiago el domingo 10 en Lázaro Cárdenas, Michoacán, está molesto porque Farela gestiona el rescate. “Los secuestradores están enojadísimos. No les gusta que intervenga con mis gestiones.

Le han dicho a la familia del pastor Josué que ya no van a negociar su rescate. Puede ocurrir lo peor en cualquier momento… lo peor”, agrega Farela, mientras deambula inquieto por su amplio despacho, con el rostro demudado y las manos metidas en los bolsillos del saco.

–¿A quién está recurriendo para lograr el rescate? –se le pregunta.

Farela se desploma en el sillón. Descansa los codos sobre el escritorio. Angustiado se alisa el cabello con la palma de la mano. Contesta con ánimo decaído:

“Acabo de estar con la señora Margarita Zavala, la esposa del presidente Calderón. Hablé personalmente con ella, le pedí que interviniera, le dejé una carta con la petición y le comenté que nosotros no tenemos los 20 millones de pesos que piden por el rescate. Es una suma estratosférica”.

–¿Qué le contestó? –Me prometió que el gobierno federal actuará de inmediato. La mañana del domingo 10, Josué Ramírez oficiaba ante unos 500 feligreses en su templo –la iglesia del Shaddai– cuando, a bordo de unas siete camionetas, llegó un grupo de hombres encapuchados y armados con metralletas entró al recinto y empezó a disparar para atemorizar a los fieles. Los maleantes sacaron del templo al pastor y se lo llevaron en uno de los vehículos. Después se comunicaron con su esposa, Abigaíl Herrera, para pedirle un rescate de 20 millones de pesos.

Farela tuvo que intervenir, pues la Shaddai (“nombre de Dios”, en hebreo) está afiliada a la Confraternice, que aglutina a 10 mil iglesias locales y a 300 asociaciones evangélicas en todo México.

Cuenta: “Mi obligación también es velar por la seguridad de los pastores de la Confraternice. El secuestro del pastor Josué es sólo un caso más, pues el crimen organizado les está pegando muy fuerte a los pastores del país, tanto de la Confraternice como de otras organizaciones evangélicas”.

–¿Cuántos pastores evangélicos hay en México? –Aproximadamente unos 50 mil. Dan servicios religiosos a alrededor de 25 % de la población que es cristiana evangélica.

–¿El crimen organizado ya ha matado a algún pastor? –No que yo sepa. Pero sí ha matado a hijos y familiares de pastores. Por otro lado, en lo que va del sexenio ya van más de 100 pastores secuestrados y extorsionados.

Farela cita el caso de Eduardo García, de Ciudad Juárez: mataron a su hijo Abraham y apenas el mes pasado secuestraron a su hija Griselda, por la que se tuvo que pagar rescate.

También en Ciudad Juárez y otras zonas del norte del país –dice– muchos pastores son obligados a pagar “derecho de piso” al crimen organizado.

“Le pongo el ejemplo del pastor Mario Rivas, de Ciudad Juárez. Un grupo de sicarios llegó a su templo, contó las sillas que hay en el recinto y le dijo: ‘Tienes 500 sillas, vas a tener que pagarnos una mensualidad por cada una, para darte protección’. Muchos pastores caen en ese tipo de extorsiones”, dice Farela.

–¿Qué medidas de seguridad está tomando la Confraternice? –Estamos recomendando a los pastores que, por su seguridad y la de sus fieles, ya no realicen servicios por la noche. Los oficios religiosos también se han tenido que recortar; si antes duraban dos horas, ahora son de una. En muchos templos ya sólo hay culto al mediodía.

Señala que, sin embargo, el problema más grave al que se están enfrentando las iglesias evangélicas es el asesinato masivo de jóvenes que tienen albergados en sus casas de rehabilitación.

“Hacemos mucho trabajo social con jóvenes alcohólicos y drogadictos, con niños huérfanos, madres solteras o ancianos. Los sicarios están llegando a nuestros centros de rehabilitación para matar a los jóvenes”, dice.

Farela recuerda que el 2 de septiembre de 2009 un comando llegó al centro de rehabilitación El Aliviane, de Ciudad Juárez, donde ejecutó a 18 internos.

El 10 de junio de 2010, otro comando entró al centro de rehabilitación Fe y Vida, de la ciudad de Chihuahua, donde acribilló a 19 jóvenes y dejó heridos a cuatro.

El 27 de octubre de ese año, 18 jóvenes del centro Alcance Victoria, de Tepic, estaban trabajando en una empresa de lavado de autos aledaña al centro, como parte de su labor de reinserción social, cuando un grupo de sicarios los ametralló y mató a todos.

Farela se mesa el cabello mientras murmura: “Estoy desesperado… La población evangélica ha resultado muy afectada en esta guerra que el gobierno federal emprendió contra el narcotráfico. El presidente Calderón no dimensionó sus consecuencias. Más bien debió promover un trabajo preventivo en la sociedad. No lo hizo. Todos estamos pagando ese error tan grave”.

–¿Ahora usted teme por su vida?

–Sí. Mi vida está en peligro. Pero ni modo, yo tengo que dar la cara y defender a los pastores que están siendo secuestrados y extorsionados, o a la población evangélica que es acribillada.

Noticias internacionales

Washington, 20 abr (EFE).-

El telescopio espacial Hubble, que desde que fue lanzado en 1990 ha proporcionado las vistas más increíbles del cosmos, cumple 21 años por estos días y la NASA ha querido celebrarlo con la publicación de unas imágenes de dos galaxias que forman una figura que se asemeja a una rosa.

Los astrónomos del Space Telescope Science Institute en Baltimore (Maryland) han orientado el ojo del Hubble hacia un par de galaxias especialmente fotogénicas denominadas Arp 273 que interactúan entre sí formando coloridas imágenes.

La más grande de las galaxias, que tiene forma de espiral y es conocida como UGC 1810, tiene un disco que se distorsiona en forma de rosa, por la atracción del puente de marea gravitatoria de su compañera, conocida como UGC 1813.

Para lograr ese resultado se hizo una composición de imágenes tomadas por la cámara de gran angular 3, el 17 de diciembre de 2010, con tres filtros diferentes que permiten un amplio rango de longitudes de onda que cubren el ultravioleta, azul y rojo del espectro.

El Hubble fue lanzado 24 de abril 1990 a bordo del Discovery en la misión STS-31.

ARGENTINA

ISEDET eligió nuevo Rector

Buenos Aires, martes, 19 de abril de 2011 (ALC) – La Asamblea del ISEDET eligió el pasado sábado 16 al Dr. José D. Rodríguez para ejercer la función de Rector por un nuevo período de cuatro años. Rodríguez sucede en el cargo al pastor metodista Pablo Andiñach.

“No dudo que su presencia en nuestra casa será de beneficio para todos los que trabajamos aquí y hacemos el esfuerzo de -aún en condiciones adversas- buscar la forma de llevar adelante nuestra tarea”, dice Andiñach en una carta enviada via mail.

El Dr. Rodríguez hasta el momento se ha desempeñado como Profesor de Teología Sistemática en los EEUU y pertenece a la Iglesia Evangélica Luterana de ese país; el vínculo con el ISEDET es la Iglesia Evangélica Luterana Unida.

De más está decir que he vivido estos cuatro años de Rectorado como un gran desafío; quiero agradecerles sinceramente a aquellos que mostraron su mejor voluntad para resolver los problemas y encontrar las salidas a situaciones a veces muy complicadas y difíciles, afirma.

José David Rodríguez es oriundo de Puerto Rico, pero reside actualmente en  Chicago, EE.UU. Ordenado en 1975 sirvió en diversas iglesias de su país natal y de EE.UU.  En el  nivel de la enseñanza teológica ha estado relacionado, entre otras instituciones de enseñanza teológica,  con el Seminario Evangélico de Puerto Rico y la Comunidad Teológica de México.

Está casado con Kathryn Baker, y tienen una hija Taína, un hijo, David, y tres nietos Víctor Joel,  Felipe José y Jonathan.

Andiñach informa que el Dr. Rodríguez asumirá sus funciones en una fecha a acordar.

Fuentes: Propias y PE

 

 

SUECIA

Conferencia de Paz evaluará las consecuencias de Chernóbil y Fukushima

ALC/CMI

Ginebra, jueves, 28 de abril de 2011 (ALC) – El desastre de Chernobyl, ocurrido hace 25 años, significó una grave tragedia humana y ambiental y sus consecuencias continuarán por siglos. El pueblo japonés sigue sufriendo los efectos del terremoto en la planta nuclear de Fukushima.

Traducción de ALC

Las lecciones de estas dos tragedias estarán presente en la agenda de la conferencia que tendrá lugar el mes próximo en Kingston, Jamaica, cuando los representantes de las iglesias y las organizaciones asociadas discutan una amplia visión de la paz.

El tema de la conferencia es “una paz justa” y, a través de temas como “la paz con la tierra: así es como la vida se sostiene”, los participantes afirmarán verdades que Chernobyl y Fukushima niegan.

Reflexionando sobre los preparativos de la conferencia en Kingston, el teólogo alemán Jürgen Moltmann invitó a los cristianos a cuidar de la creación como un don de Dios.

“Mi sueño es que algún día las religiones del mundo fluyan como el agua dulce (…) trayendo el agua de la vida desde la eternidad del tiempo”, escribió Moltmann en la edición de marzo de Revista Ecuménica, el más conocido periódico del Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

El desastre nuclear convirtió al agua y el viento en fuerzas destructivas. La contaminación de la fusión nuclear en Chernobyl en 1986 llegó a un área del tamaño de Suiza, la posibilidad de cualquier tipo de vida normal en la región no se dará por lo menos durante 300 años, según los estudios científicos y las leyes de Ucrania. ¿Cuáles son las lecciones esenciales detrás de un pronóstico tan grave?

Al ser una comunión de iglesias, con miembros en más de 100 países, el CMI se ve afectada por los desastres en diferentes lugares, como en sus iglesias miembros en la región de Chernobyl y ahora en Japón tras el terremoto y el tsunami que causó desastre nuclear.

Noticias nacionales

Correo electrónico recibido por parte del Pbro. Juan Milton Velasco Legorreta, comunicando finiquito legal personal por parte de las autoridades del Estado de Chihuahua, el cual nos gozamos también en participar a la comunidad metodista de la República, dando gracias a Dios por este evento.De: Milton Velasco <milton57mx@yahoo.com.mx> Asunto: Notificando CONFIRMACION sobre Sentencia Absolutoria A: “JM VELASCO L” <pastor.jmvl@gmail.com> Fecha: miércoles, 27 de abril de 2011, 23:34

Amados/as hermanos/as en Cristo, familiares y amig@s, todos:Les comunico con gozoindecible que GRACIAS A DIOS HOY recibí oficio que:RESUELVE:UNICO.   “Se CONFIRMA la sentencia dictada el treinta de noviembre de dos mil diez, por el Juez Decimo de Distrito en ese Estado, en la que absolvió a JUAN MILTON VELASCO LEGORRETA, de la acusación formulada en su contra, al no haberse acreditado su plena responsabilidad penal en la comisión del delito de defraudación fiscal equiparable calificado…”De inmediato por este medio se los comparto y agradeciéndoles todo el apoyo que me brindaron de muchas maneras, al igual que a mi familia.Pronto estaré en condiciones de resumir por escrito algunas consideraciones pertinentes a las enseñanzas que este proceso judicial trajo para la vida de la Iglesia y sus ministerios de servicio social, así como el seguimiento que ha de tener la vida que Dios me concede, una vez terminado mi proceso de depuración emocional y espiritual, por lo cual, solicito sus oraciones a favor de que al igual que el proceso penal, también se concluya felizmente.Sinceramente agradecido con todos y alabando al Altísimo.

Fraternalmente

Pbro. J. Milton Velasco L.

CONCIERTO.- ESTE DOMINGO 22 DE MAYO, 4PM VEN A DISFRUTAR ESTE HERMOSO CONCIERTO DE CUERDAS CON MUSICA MEXICANA QUE TE GUSTA. LEE EL ADJUNTO Y ACOMPAÑANOS.

Concierto An%E1huac

5ª Jornada matutina de Oración

Sábado 7 de mayo de 2011

not nal5a_Jornada de Oraci%F3n 7 Mayo 2011

La Conferencia Anual de México invita a su Congreso de Doctrina Metodista.

Dar click en la siguiente página:

not nacionales CONVOCATORIA cam

CAMBIO DE ESTAFETA.- La CASE anuncia el nombramiento de su nueva Coordinadora de Voluntarios en Misión, la Lic. en Comercio Exterior,  Verónica Hernández de Caltenco, de la iglesia Alfa y Omega (Col. Tepeyac, Puebla), quien entra en funciones a partir del pasado 27 de abril, y se estrena coordinando la Caravana Médica en Tochimizolco, Puebla, que se lleva a cabo los días 28 de abril al 1 de mayo, con la asistencia destacada de hermanos y hermanas, algunos de ellos que nos han visitado con anterioridad, provenientes de los Estados de Arizona y Kansas, EUA. V CONGRESO DE DOCTRINA METODISTA.- Los días viernes 13 y sábado 14 de Mayo la CASE celebra su congreso anual de doctrina con el tema “El Espíritu Santo en la tradición Wesleyana”, obligatorio para todos sus pastores  e interesante y abierto para todos sus laicos, de esta u otras conferencias. Las actividades se desarrollarán tanto en el templo Emmanuel como en las oficinas episcopales, comenzando el viernes a las 10 de la mañana y terminando el sábado con la comida del medio día.

XII ENCUENTROS DISTRITALES BÍBLICOS, CULTURALES Y DEPORTIVOS

LIGAS METODISTAS DE JÓVENES E INTERMEDIOS IGLESIA METODISTA DE MEXICO A.R. CONFERENCIA ANUAL NORCENTRAL DISTRITO CHIHUAHUA

Lema: “Porque En Cristo Somos Más Que Vencedores”

Base Bíblica: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:14

SE CONVOCA A todos los jóvenes e intermedios pertenecientes a la Iglesia Metodista de México A.R., Distrito Chihuahua, de la Conferencia Anual Norcentral, para participar en los XII Encuentros Distritales Bíblicos, Culturales y Deportivos bajo los siguientes lineamentos: Se llevarán a cabo del 19 al 24 de julio de 2011 en las instalaciones del Tecnológico de Monterrey Campus Chihuahua, ubicado en Av. Heroico Colegio Militar 4700, Colonia Nombre de Dios, C.P. 31300. Los eventos no deportivos, incluído el registro se llevará a cabo en la granja “El acueducto” Av. Del ángel 4907, a espaldas del Tec. Las competencias se realizarán conforme al Programa General de los Encuentros Distritales Bíblicos, Culturales y Deportivos en los espacios y horarios definidos en el mismo. La participación en todos los eventos bíblicos es obligatoria para todos los participantes. Las categorías y ramas son las que se especifican en las bases para cada disciplina.

REQUISITOS DE INSCRIPCIÓN Cada liga deberá presentar carta aprobada por el Pastor de su Iglesia, enlistando el nombre completo, edad y relación con la iglesia (miembro en plena comunión, probando o simpatizante) de cada uno de quienes participarán. Podrá participar todo joven e intermedio que reúna los siguientes requisitos: a. Ser miembro a prueba, simpatizante o activo en la Iglesia local. b. Tener entre 12 y 28 años c. Ser soltero(a) d. Cubrir el costo total de inscripción. e. Presentar comprobante de pago a la cuenta 0674337129 del Banco Banorte a nombre de Reyna Yumira Rojero González. En el caso de efectuar el pago antes del día 18 de julio del 2011, dicho documento debe ser enviado a través del correo electrónico distritales_2011@hotmail.com al comité a cargo de la organización de los Juegos Distritales. El original del depósito deberá ser presentado al momento de su inscripción. f. Llenar certificado médico que especifique tipo de sangre, padecimientos actuales y Servicio Médico al cual se encuentra afiliado. Especificar si se encuentra en algún tratamiento médico, y antecedentes de enfermedades. g. Completar el formato de preinscripción, el cual será enviado a través de correo electrónico, una vez que se presente el comprobante de pago. Disciplinas en las que se concursará:

BÍBLICOS Se deberán registrar equipos de cinco personas como máximo, con un límite de dos equipos por iglesia por categoría. Los miembros de los equipos participantes deberán ser diferentes para cada disciplina. En caso de que la liga no cuente con miembros suficientes podrán participar los mismos miembros en diferentes disciplinas o integrar a miembros de otras ligas en el equipo. Disciplinas: 1. Esgrima bíblico. 2. Localización de pasajes bíblicos. 3. Conocimiento del libro de Jueces. 4. Conocimientos bíblicos generales. Disciplina especial. 1. Conocimiento General para consejeros. Los concursos se harán tomando como base la versión Reina-Valera revisión 1960. Para esgrima bíblico no se aceptarán índices en el costado de la Biblia u otro tipo de separadores o indicadores.

DEPORTIVOS Se organizarán categorías separadas para jóvenes e intermedios, varonil y femenil a menos que se indique lo contrario. Se podrán integrar miembros de otras ligas. En caso de que una liga integre un equipo con integrantes jóvenes e intermedios se colocará en una sola categoría de acuerdo al criterio inapelable del comité organizador. Disciplinas 1. Fútbol soccer varonil 2. Futbol rápido femenil 3. Básquetbol 4. Voleibol 5. Atletismo a. 100 m planos b. 200 m planos. c. 400 m con relevos d. Resistencia 3,200 m (8 vueltas a la pista) e. Salto de longitud. Para la práctica de cada disciplina se requiere vestimenta adecuada, en lo posible con un color distintivo de su liga o uniforme. Sin excepción se requiere el uso de zapato tenis normal (sin tacos o tachones) para entrada a la cancha de soccer y la pista de atletismo.

CULTURALES Todas las ligas deberán registrar al menos un participante en las disciplinas culturales. Disciplinas:

● Interpretación musical 1. Individual 2. Grupal

● Instrumental 1. Individual 2. Grupal La interpretación se limitará a un máximo de cinco minutos. La letra de las canciones se deberá enviar a más tardar el 12 de julio al correo electrónico de los juegos distritales. Después de esa fecha no se podrán hacer cambios. Es necesario que se informe además de las necesidades de equipo y sonido para su interpretación.

● Fotografía El tema se basará en el lema de los juegos “En Cristo somos más que vencedores”. Se deberá enviar la fotografía en formato digital en la menor compresión posible, en formatos JPG, TIFF, o PNG a la dirección de correo electrónico de los juegos a más tardar el 12 de julio. Deberá ser original, inédita; sin foto-manipulación, filtros o efectos especiales. En las fotografías presentadas se deberán indicar claramente los siguientes datos: título de la obra, lugar dónde se ha realizado la fotografía, nombre y apellidos del autor, tipo de cámara y lente, apertura, velocidad, automática o DSLR y especificaciones técnicas pertinentes. Para el concurso deberán presentar en sobre cerrado con sus datos una impresión a 300 PDI en tamaño 8 x 10 pulgadas colocada sobre papel cascara de huevo de 14 x 12 pulgadas.

● Fotografía al momento. Deberá ser una fotografía original, inédita, no editada por medios electrónicos tomada dentro del desarrollo de los juegos. El formato es libre y deberá entregarse a los coordinadores del concurso a más tardar el viernes 22 a las 21:00 hrs. Se deberán indicar claramente los siguientes datos: título de la obra, lugar dónde se ha realizado la fotografía, nombre y apellidos del autor, tipo de cámara y especificaciones técnicas pertinentes. Además de una breve explicación de la razón de la esa fotografía.

● Pintura El tema, formato y técnica serán libres. Deberá ser una obra original, inédita y que no haya sido premiada en algún otro concurso anterior. Se deberá indicar claramente los siguientes datos: título de la obra, nombre y apellidos del autor, técnica usada. Deberá presentarse al momento de la inscripción. ● Pintura al momento La técnica será acuarela. Los organizadores proveerán acuarelas, pinceles y papel gvarro. Los concursantes pueden llevar sus propias acuarelas y pinceles si lo desean. La obra se realizará al momento del concurso de acuerdo al programa. Los participantes deberán inscribirse al momento de su inscripción.

● Escultura Se realizará al momento del concurso, sobre plastilina. El comité organizador proveerá los materiales necesarios. El tema se dará a conocer en el momento. Los participantes deberán inscribirse al momento de su inscripción.

● Declamación Individual. La obra debe pertenecer a la literatura universal, apegada a los valores cristianos. Podrá ser en prosa o en verso, Podrá ser unitario o un fragmento de un texto mayor. Extensión: mínimo 3 minutos, máximo 10 minutos. El concursante deberá enviar la versión digital de la poesía a la dirección de correo electrónico de los juegos a más tardar el 12 de julio. Los textos elegidos se presentarán en un sobre el día de la inscripción por triplicado, escritos a máquina o en computadora (formato Arial 12), en hojas tamaño carta, a doble espacio, con el copyright correspondiente.

● Pantomima: Se llevará a cabo en equipos de máximo 5 integrantes con un límite de 7 minutos por participación. Los concursantes deben llevar su vestuario y pintura para su interpretación. Se deberá enviar el nombre de la pantomima a representar, así como la melodía con la que se acompañará la actuación de ser necesaria.

OBSERVACIONES GENERALES Cada delegación deberá ser acompañada al menos por un consejero, pastor o adulto como responsable del grupo, con una carta de presentación de su pastor. Los árbitros, jurados, jueces y crono metristas serán designados por el Comité Organizador y sus decisiones serán inapelables. Las actitudes antideportivas de los participantes y los dirigentes, como insultos al árbitro y/o juez, a los organizadores, a los adversarios; o un intento de riña o pleito ameritará llamada de atención, posteriormente se amonestará pudiendo llegar a la expulsión del evento en el que se suscite la indisciplina, de proseguir y/o presentar nuevamente una actitud violenta e irrespetuosa será acreedor a la expulsión de los Encuentros. Durante la ceremonia de inauguración se llevará a cabo la presentación de las delegaciones portando su estandarte correspondiente por lo que es necesario que cada liga se prepare para este evento. Las características del estandarte se encuentran en la constitución de las LMJI. La asistencia a los cultos es obligatoria para todos los inscritos. La vestimenta, el comportamiento y el lenguaje usado deberán reflejar un testimonio coherente con la fe cristiana. La limpieza y cuidado del lugar es responsabilidad de los participantes por lo que cualquier daño imputable a un participante será cobrado a su delegación. En caso necesario se proveerá transporte y horario de este, no se deberá usar transporte no autorizado. No se podrá salir de los lugares en los que se realice el evento ni del lugar de hospedaje fuera de los horarios especificados por el comité organizador. Se realizará una noche de gala en la cual la vestimenta deberá ser formal. Se integrará un comité de honor y justicia con pastores y consejeros presentes, cuyas decisiones serán inapelables. Lo no previsto por esta convocatoria será resuelto por el comité organizador.

CONVENCION DISTRITAL Dentro del marco de los Encuentros se realizará una reunión representativa de las Ligas Metodistas del Distrito Chihuahua, cuyo propósito es elegir a los miembros que integrarán el próximo gabinete distrital. La Convención estará constituida por dos delegados oficiales y un suplente de cada liga. Los Delegados Oficiales tienen derecho a voz y voto en las sesiones de la Convención y serán responsables de presentar ante su liga un informe por escrito de los resultados y acuerdos de dicha Convención, a más tardar dos semanas después de haber terminado la misma. Los Delegados Suplentes substituirán a los Delegados Oficiales adquiriendo el carácter de éstos en caso de ausencia temporal o definitiva de las sesiones de la Convención. Cuando no estén substituyendo a un Delegado Propietario en el momento de la sesión, sólo tienen derecho a voz. Tanto los delegados oficiales como el suplente serán certificados por una carta aprobada por el pastor de su iglesia. Atentamente Por el comité organizador Paloma A. Nájera Sigala Presidente del comité

Nuestras instituciones

Excelente reseña académica

a las escuelas evangélicas españolas

(CEM).- El libro “Educación integral y de vanguardia: Los Colegios Evangélicos en España”, del pastor evangélico Juan Manuel Quero, acaba de aparecer con una amplia reseña en el prestigioso “Índice Histórico Español” fundado en 1953 por J. Vicens Vives.

Madrid, viernes, 15 de abril de 2011

Este índice se actualiza de forma semestral, y es redactado por el Centro de Estudios Históricos Internacionales (Universidad de Barcelona), y es una publicación académica reconocida no sólo en España sino a nivel internacional.

En las páginas 318 a 319 de su número 124 se encuentra incluida la reseña al libro “Educación integral y de vanguardia: Los Colegios Evangélicos en España”, editado por la FEREDE, la Fundación Federico Fliedner, y el Consejo Evangélico de Madrid (con subvención de la Comunidad de Madrid).

Con prólogo de Pedro Zamora y Juan B. Vilar, la reseña menciona que se trata de la primera aproximación global “al magno esfuerzo desplegado por los colegios evangélicos en España a favor de una educación integral y de vanguardia, modelo y ejemplo de otras similares del más variado signo ideológico, y que tanto ha contribuido al proceso modernizador español en los dos últimos siglos”.

Una aportación evangélica que, dice la reseña, “no reconocida suficientemente hasta el momento, cuando no silenciada y ocultada”.

Hace un recorrido histórico que hace el libro desde el siglo XIX hasta la primera España democrática (1868-1874), donde la libertad religiosa favorece la aparición de escuelas evangélicas en España, que reaparece al amparo de la segunda República. Menciona los colegios protestantes madrileños de “El Porvenir” y “Juan de Valdés”; y otros potenciados por entidades protestantes como el “Instituto Internacional de Señoritas” de San Sebastián-Madrid, el “Pere Gales” de Barcelona, la “Escuela Modelo” y el “Colegio Bethel” de Alicante, el “Colegio Alfa y Omega” de Denia, la “Escuela Infantil Betania” de Xátiva y el “Colegio Pisga” de Albacete.

“Centros todos ellos evangélicos pero aconfesionales, que desde su fundación abrieron generosamente sus puertas a las clases populares más desasistidas, brindándoles una oportunidad impagable de educación y promoción”, sigue explicando el Índice Histórico Español.

El comentario reconoce por otro lado la aportación de fuentes inéditas y rigurosas de la investigación de Juan Manuel Quero para realizar el libro, así como lo completo de las imágenes, tablas y gráficos que contiene.

Poética

La Resurrección de Jesucristo

drernestocontreras@hotmail.com

¡Gloria cantemos al Buen Salvador!

¡Y la alabanza, el poder y el honor

Demos con gozo al Cordero de Dios

Que fue inmolado y resucitó!

Como está escrito: la muerte venció.

Su cuerpo con poder se levantó.

Victorioso del sepulcro, salió

Y de acuerdo a lo escrito, revivió.

Por cuarenta días evidencias dio,

Tomás, su costado y manos palpó,

A más de quinientos se apareció.

Y Pablo en Damasco, vivo, le vio.

Su misión, su muerte y resurrección,

No son cuento, mito o ciencia  ficción,

son un hecho real que sí sucedió

Y la historia en detalle, registró.

Ningún otro líder, profeta o dios,

Pudo al fin cumplir lo que prometió,

La muerte siempre los burló y venció.

Y en vil mentira, su obra convirtió.

Sólo Jesús su palabra cumplió

En el domingo de resurrección,

Y por que Él vive, les aseguró,

Resucitar a los que Él redimió.

Sólo los cristianos hasta el día de hoy,

Pueden presentar vivo a su Señor

Y sólo el salvo espera sin temor,

Irse algún día a su celestial mansión.

Donde ante el trono del Gran Redentor,

De todo pueblo, y lengua, y nación

Gran multitud, cantando a una voz,

Con ropas blancas, darán gloria a Dios.

¡Gloria cantemos al Buen Salvador!

¡Y la alabanza, el poder y el honor

Demos con gozo, al Cordero de Dios

Que fue inmolado y resucitó!

Programa

Conforme a nuestro Programa Conferencial, nos encontramos en este tiempo; entre la Resurrección de Jesucristo y el Día del Pentecostés, en los 50 Días de Oración y Ayuno antes del Pentecostés.

Para ver cada archivo

de un click en las siguientes páginas:

progr. Llamado Mundial Metodista a la Oración y Ayuno y a Compartir la Fe

progr. Camino al Pentecostés

progr. 50 Días de Oración y Ayuno 2011

LECTURAS PARA LOS 50 DÍAS

DE AYUNO Y ORACIÓN.

Lunes 25 de Abril de 2011

Hechos 2,14.22-23: Dios resucitó a este Jesús, y todos nosotros somos testigos

Salmo 16: Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

Mateo 28,8-15: Comunicad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán

Martes 26 de Abril de 2011

Hechos 2,36-41: Convertíos y bautizaos todos en nombre de Jesucristo

Salmo 33: La misericordia del Señor llena la tierra.

Juan 20,11-18: He visto al Señor

Miércoles 27 de Abril de 2011

Hechos 3,1-10: Te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo, echa a andar

Salmo 105: Que se alegren los que buscan al Señor.

Lucas 24,13-35: Lo reconocieron al partir el pan

Jueves 28 de Abril de 2011

Hechos 3,11-26: Matasteis al autor de la vida; pero Dios lo resucitó de entre los muertos

Salmo 8: Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

Lucas 24,35-48: Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día

Viernes 29 de Abril de 2011

Hechos 4,1-12: Ningún otro puede salvar

Salmo 118: La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.

Juan 21,1-14: Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado

Sábado 30 de Abril de 2011

Hechos 4,13-21: No podemos menos de contar lo que hemos visto y oído

Salmo 118: Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste.

Marcos 16,9-15: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Mayo

Domingo 01 de Mayo de 2011

2º Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 2,42-47: Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común

Salmo 118: Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

1Pedro 1,3-9: Por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva

Juan 20,19-31: A los ocho días, llegó Jesús

Lunes 02 de Mayo de 2011

Hechos 4,23-31: Al terminar la oración, los llenó a todos el Espíritu Santo, y anunciaban con valentía la palabra de Dios

Salmo 2: Dichosos los que se refugian en ti, Señor.

Juan 3,1-8: El que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios

Martes 03 de Mayo de 2011

1Corintios 15,1-8: El Señor se le apareció a Santiago, después a todos los apóstoles

Salmo 19: A toda la tierra alcanza su pregón

Juan 14,6-14: Hace tanto tiempo que estoy con vosotros, ¿y no me conoces?

Miércoles 04 de Mayo de 2011

Miércoles 2ª semana de Pascua

Hechos 5,17-26: Los hombres que metisteis en la cárcel están en el templo enseñando al pueblo

Salmo 34: Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.

Juan 3,16-21: Dios mandó su Hijo para que el mundo se salve por él

Jueves 05 de Mayo de 2011

Hechos 5,27-33: Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo

Salmo 34: Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.

Juan 3,31-36: El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano

Viernes 06 de Mayo de 2011

Hechos 5,34-42: Salieron contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús

Salmo 27: Una cosa pido al Señor: habitar en su casa.

Juan 6,1-15: Repartió a los que estaban sentados todo lo que quisieron

Sábado 07 de Mayo de 2011

Hechos 6,1-7: Eligieron a siete hombres llenos de espíritu

Salmo 33: Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Juan 6,16-21: Vieron a Jesús caminando sobre el lago

Domingo 08 de Mayo de 2011

3º Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 2,14.22-33: No era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio

Salmo 16: Señor, me enseñarás el sendero de la vida.

1Pedro 1,17-21: Os rescataron a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto

Lucas 24,13-35: Lo reconocieron al partir el pan

Lunes 09 de Mayo de 2011

Hechos 6,8-15: No lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba

Salmo 119:1-8 Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.

Juan 6,22-29: Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna

Martes 10 de Mayo de 2011

Hechos 7,51-8,1a: Señor Jesús, recibe mi espíritu

Salmo 31: A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

Juan 6,30-35: No fue Moisés, sino que es mi Padre el que da el verdadero pan del cielo

Miércoles 11 de Mayo de 2011

Hechos 8,1b-8: Al ir de un lugar para otro, iban difundiendo el Evangelio

Salmo 66: Aclamad al Señor, tierra entera.

Juan 6,35-40: Ésta es la voluntad del Padre: que todo el que ve al Hijo tenga vida eterna

Jueves 12 de Mayo de 2011

Hechos 8,26-40: Siguió su viaje lleno de alegría

Salmo 66: Aclamad al Señor, tierra entera.

Juan 6,44-51: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo

Viernes 13 de Mayo de 2011

Hechos 9,1-20: Es un instrumento elegido por mí para dar a conocer mi nombre a los pueblos

Salmo 117: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

Juan 6,52-59: Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida

Sábado 14 de Mayo de 2011

Hechos 1,15-17.20-26: Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apóstoles

Salmo 113: El Señor lo sentó con los príncipes de su pueblo.

Juan 15,9-17: No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido

Domingo 15 de Mayo de 2011

4º Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 2,14a.36-41: Dios lo ha constituido Señor y Mesías

Salmo 23: El Señor es mi pastor, nada me falta.

1Pedro 2,20b-25: Habéis vuelto al pastor de vuestras vidas

Juan 10,1-10: Yo soy la puerta de las ovejas

Lunes 16 de Mayo de 2011

Hechos 11,1-18: También a los gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida

Salmo 42: Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo.

Juan 10,11-18: El buen pastor da la vida por las ovejas

Martes 17 de Mayo de 2011

Hechos 11,19-26: Se pusieron a hablar también a los griegos, anunciándoles el Señor Jesús

Salmo 87: Alabad al Señor, todas las naciones.

Juan 10,22-30: Yo y el Padre somos uno

Miércoles 18 de Mayo de 2011

Hechos 12,24-13,5: Apartadme a Bernabé y a Saulo

Salmo 67: Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.

Juan 12,44-50: Yo he venido al mundo como luz

Jueves 19 de Mayo de 2011

Hechos 13,13-25: Dios sacó de la descendencia de David un salvador: Jesús

Salmo 89: Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.

Juan 13,16-20: El que recibe a mi enviado me recibe a mí

Viernes 20 de Mayo de 2011

Hechos 13,26-33: Dios ha cumplido la promesa resucitando a Jesús

Salmo 2: Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.

Juan 14,1-6: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida

Sábado 21 de Mayo de 2011

Hechos 13,44-52: Sabed que nos dedicamos a los gentiles

Salmo 98: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.

Juan 14,7-14: Quien me ha visto a mí ha visto al Padre

Domingo 22 de Mayo de 2011

5º Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 6,1-7: Eligieron a siete hombres llenos de espíritu

Salmo 33: Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

1Pedro 2,4-9: Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real

Juan 14,1-12: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida

Lunes 23 de Mayo de 2011

Hechos 14,5-18: Os predicamos el Evangelio, para que dejéis los dioses falsos y os convirtáis al Dios vivo

Salmo 115: No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria.

Juan 14,21-26: El Defensor que enviará el Padre os lo enseñará todo

Martes 24 de Mayo de 2011

Hechos 14,19-28: Contaron a la Iglesia lo que Dios había hecho por medio de ellos

Salmo 144: Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado.

Juan 14,27-31a: Mi paz os doy

Miércoles 25 de Mayo de 2011

Hechos 15,1-6: Se decidió que subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre la controversia

Salmo 122: Vamos alegres a la casa del Señor.

Juan 15,1-8: El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante

Jueves 26 de Mayo de 2011

Hechos 15,7-21: A mi parecer, no hay que molestar a los gentiles que se convierten a Dios

Salmo 96: Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Juan 15,9-11: Permaneced en mi amor, para que vuestra alegría llegue a plenitud

Viernes 27 de Mayo de 2011

Hechos 15,22-31: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables

Salmo 57: Te daré gracias ante los pueblos, Señor.

Juan 15,12-17: Esto os mando: que os améis unos a otros

Sábado 28 de Mayo de 2011

Hechos 16,1-10: Ven a Macedonia y ayúdanos

Salmo 100: Aclama al Señor, tierra entera.

Juan 15,18-21: No sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo

Domingo 29 de Mayo de 2011

6º Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 8,5-8.14-17: Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo

Salmo 66: Aclamad al Señor, tierra entera.

1Pedro 3,15-18: Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida

Juan 14,15-21: Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor

Lunes 30 de Mayo de 2011

Hechos 16,11-15: El Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo

Salmo 149: El Señor ama a su pueblo.

Juan 15,26-16,4a: El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí

Martes 31 de Mayo de 2011

Sofonías 3,14-18: El Señor será el rey de Israel, en medio de ti

Isaías 12,2-6: Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel.

Lucas 1,39-56: ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

Junio

Miércoles 01 de Junio de 2011

Hechos 17, 15.22-18,1: Eso que veneráis sin conocerlo, os lo anuncio yo

Salmo 148: Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Juan 16,12-15: El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena

Jueves 02 de Junio de 2011

Hechos 18,1-8: Se quedó a trabajar en su casa. Todos los sábados discutía en la sinagoga

Salmo 98: El Señor revela a las naciones su victoria.

Juan 16,16-20: Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría

Viernes 03 de Junio de 2011

Hechos 18,9-18: Muchos de esta ciudad son pueblo mío

Salmo 47: Dios es el rey del mundo.

Juan 16,20-23a: Nadie os quitará vuestra alegría

Sábado 04 de Junio de 2011

Hechos 18,23-28: Apolo demostraba con la Escritura que Jesús es el Mesías

Salmo 47: Dios es el rey del mundo.

Juan 16,23b-28: El Padre os quiere, porque vosotros me queréis y creéis

Domingo 05 de Junio de 2011

Ascensión del Señor

Hechos de los apóstoles 1,1-11: Lo vieron levantarse

Salmo 47: Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.

Efesios 1,17-23: Lo sentó a su derecha en el cielo

Mateo 28,16-20: Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra

Lunes 06 de Junio de 2011

Hechos 19,1-8: ¿Recibisteis el Espíritu Santo al aceptar la fe?

Salmo 68: Reyes de la tierra, cantad a Dios.

Juan 16,29-33: Tened valor: yo he vencido al mundo

Martes 07 de Junio de 2011

Hechos 20,17-27: Completo mi carrera, y cumplo el encargo que me dio el Señor Jesús

Salmo 68: Reyes de la tierra, cantad a Dios.

Juan 17,1-11a: Padre, glorifica a tu Hijo

Miércoles 08 de Junio de 2011

Hechos 20,28-38: Os dejo en manos de Dios, que tiene poder para construiros y daros parte en la herencia

Salmo 68: Reyes de la tierra, cantad a Dios.

Juan 17,11b-19: Que sean uno, como nosotros

Jueves 09 de Junio de 2011

Hechos 22,30;23,6-11: Tienes que dar testimonio en Roma

Salmo 16: Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti

Juan 17,20-26: Que sean completamente uno

Viernes 10 de Junio de 2011

Hechos 25,13-21: Un difunto llamado Jesús, que Pablo sostiene que está vivo

Salmo 103: El Señor puso en el cielo su trono.

Juan 21,15-19: Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas

Sábado 11 de Junio de 2011

Hechos 11,21b-26;13,1-3: Era hombre de bien, lleno de Espíritu Santo y de fe

Salmo 98: El Señor revela a las naciones su justicia.

Mateo 10, 7-13: Id y proclamad que el reino de de los cielos está cerca

Domingo 12 de Junio de 2011

Pentecostés

Génesis 11, 1-9: Se llama Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de toda la tierra

Salmo 104: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra

Romanos 8,22-27: El Espíritu intercede con gemidos inefables

Juan 7, 37-39: Manarán torrentes de agua viva


Vanguardia Juvenil

Ciudad del Cabo, Lausana.

1. Amamos porque Dios nos amó primero

La misión de Dios fluye del amor de Dios. La misión del pueblo de Dios fluye de nuestro amor por Dios y por todo lo que Dios ama. La evangelización mundial es el fluir del amor de Dios hacia nosotros y a través de nosotros. Afirmamos la primacía de la gracia de Dios y en consecuencia respondemos luego a esa gracia por fe, demostrada a través de la obediencia del amor. Amamos porque Dios nos amó primero y envió a su Hijo para ser la propiciación por nuestros pecados.[1]

El amor por Dios y el amor por el prójimo constituyen los primeros y mayores mandamientos de los cuales dependen toda la ley y los profetas. El amor es cumplir la ley, y es el primer fruto del Espíritu que se nombra. El amor es la evidencia de que hemos nacido de nuevo, la seguridad de que conocemos a Dios y la comprobación de que Dios mora en nosotros. El amor es el nuevo mandamiento de Cristo, quien dijo a sus discípulos que sólo en tanto y en cuanto obedecieran este mandamiento, la misión de ellos sería visible y creíble. El amor mutuo entre cristianos es la forma en que el Dios invisible, que se hizo visible a través de su Hijo encarnado, sigue haciéndose visible al mundo. El amor era una de las primeras cosas que Pablo observaba y elogiaba entre los nuevos creyentes, junto con la fe y la esperanza. Pero el amor es el mayor, porque el amor nunca deja de ser.[2]

Este amor no es débil ni sentimental. El amor de Dios es fiel, comprometido, abnegado, sacrificado, fuerte y santo, porque está fundamentado en su pacto. Dado que Dios es amor, el amor permea todo el ser y las acciones de Dios, tanto su justicia como su compasión. El amor de Dios se extiende por sobre toda su creación. Se nos ordena amar de formas que reflejen el amor de Dios en todas esas mismas dimensiones. Esto es lo que significa andar en el camino del Señor. [3]

Así que, al enmarcar nuestras convicciones y nuestros compromisos en términos del amor, estamos asumiendo el desafío bíblico más básico y exigente de todos:

(1)           amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, nuestra alma, nuestra mente y nuestras fuerzas;

(2)           amar a nuestro prójimo (incluyendo el extranjero y el enemigo) como a nosotros mismos;

(3)           amarnos unos a otros como Dios nos ha amado en Cristo, y

(4)           amar al mundo con el amor de Aquel que entregó a su único Hijo para que el mundo pudiera ser salvo a través de él.[4]

Este amor es el don de Dios derramado en nuestros corazones, pero es también el mandato de Dios que requiere la obediencia de nuestras voluntades. Este amor significa ser como Cristo mismo: robusto en la resistencia, pero amable en humildad; duro para resistir el mal, pero tierno en compasión por los que sufren; valiente en el sufrimiento y fiel hasta la muerte. Este amor fue ejemplificado por Cristo en la tierra y es medido por el Cristo resucitado en la gloria.[5]

Afirmamos que este amor bíblico integral debe ser la identidad determinante y la marca distintiva de los discípulos de Jesús. En respuesta a la oración y el mandato de Jesús, anhelamos que se cumpla en nosotros. Confesamos con tristeza que, demasiado a menudo, esto no ocurre; así que nos comprometemos nuevamente a realizar todos los esfuerzos posibles por vivir, pensar, hablar y comportarnos de formas que expresen lo que significa andar en amor; amor por Dios, amor unos por otros y amor por el mundo.


[1]           Gálatas 5:6; Juan 14:21; 1 Juan 4:9,19

[2]           Mateo 22:37-40; Romanos 13:8-10; Gálatas 5:22; 1 Pedro 1:22; 1 Juan 3:14; 4:7-21; Juan 13:34-35; Juan 1:18+ 1 Juan 4:12; 1 Tesalonicenses 1:3; 1 Corintios 13:8,13

[3]           Deuteronomio 7:7-9; Oseas 2:19-20; 11:1; Salmos 103; 145:9,13,17; Gálatas 2:20; Deuteronomio 10:12-19

[4]           Deuteronomio 6:4-5; Mateo 22:37; Levítico 19:18,34; Mateo 5:43-45; Juan 15:12; Efesios 4:32; Juan 3:16-17

[5]           Romanos 5:5; 2 Corintios 5:14; Apocalipsis 2:4

Vida y obra de Wesley

Casa de Juan Wesley

Sermón 14

El arrepentimiento del creyente

 

Marcos 1:15

Arrepentíos, y creed en el evangelio.

1. Generalmente se cree que el arrepentimiento y la fe son, como quien dice, las puertas de la religión; que sólo son necesarios al principio de nuestra carrera cristiana, cuando emprendemos el camino hacia el reino. Esto parece ser confirmado por el gran Apóstol cuando, al exhortar a los cristianos hebreos a ir adelante a la perfección, les enseña que dejen los rudimentos de la doctrina de Cristo…no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios;1 Lo que debe significar, cuando menos, que deben, comparativamente, abandonar estas cosas que al principio ocuparon sus mentes y proseguir a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.2

2. No cabe la menor duda de que esto es cierto; que existen cierta fe y arrepentimiento, muy necesarios especialmente al principio; arrepentimiento que es convicción de nuestro completo estado de pecado, nuestra culpabilidad y desamparo y que precede a nuestro recibir el reino de Dios que nuestro Señor dice, está entre nosotros;3 y una fe por medio de la cual recibimos el reino: justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

3. Pero, a pesar de esto, existen cierto arrepentimiento y cierta fe (tomando estas palabras en otro sentido que no es el mismo ni tampoco por completo diferente al anterior), que son un requisito aun después de haber creído al evangelio;4 más aun, en todas las sucesivas etapas de nuestra carrera cristiana, pues de otra manera no podemos correr la carrera que tenemos por delante.5 Este arrepentimiento y fe se necesitan para poder continuar creciendo en la gracia, así como la fe y el arrepentimiento anteriores fueron esenciales para entrar en el reino de Dios. Pero, ¿en qué sentido nos debemos arrepentir y creer después de haber sido justificados? Esta es una pregunta muy importante, digna de ser considerada con la mayor atención.

I. En primer lugar, ¿en qué sentido debemos arrepentirnos?

1. Frecuentemente, el arrepentimiento significa un cambio interior, un cambio de mente del pecado a la santidad. Pero ahora hablamos de él en un sentido muy diferente: es el conocimiento de uno mismo-—el conocimiento de que somos pecadores; sí, culpables, pecadores sin esperanza, aunque sabemos que somos hijos de Dios.

2. Ciertamente, cuando nos damos cuenta de esto por primera vez, cuando por primera vez encontramos redención en la sangre de Cristo, cuando el amor de Dios se derrama por primera vez en nuestros corazones6 y su reino se establece en ellos, es natural suponer que ya no somos pecadores, que todos nuestros pecados están no solamente cubiertos7 sino destruidos. Como entonces no sentimos ningún pecado en nuestros corazones, nos imaginamos fácilmente que no existe ninguno en ellos. Algunas personas bien intencionadas se han imaginado esto, no únicamente en aquel tiempo, sino desde entonces, habiéndose persuadido de que cuando fueron justificados fueron completamente santificados. Incluso lo han establecido como una regla general, a pesar de lo que nos dicenla Escritura, la razón y la experiencia. Estas personas creen sinceramente y sostienen firmemente que todo el pecado es destruido cuando somos justificados y que no hay pecado en el corazón del creyente, sino que es limpio completamente a partir de ese momento. Pero, aunque reconocemos que todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios,8 y que aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado,9 sin embargo no podemos admitir que no lo sienta en su interior; el pecado no reina, pero permanece.10 Y una convicción de pecado que permanece en nuestro corazones un aspecto importante del arrepentimiento del que estamos hablando ahora.

3. Porque muy pronto la persona que imaginaba que todo el pecado había desaparecido, siente que todavía hay orgullo11 en su corazón. Se persuade después de que, tanto en éste como en otros muchos respectos, ha pensado de sí mismo más altamente de lo que debiera pensar y que ha recibido la alabanza que no debería haber recibido, gloriándose como si no la hubiera aceptado. Y, sin embargo, sabe que goza del favor de Dios. Tal persona no puede y no debe perder su confianza, 12 pues el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.13

4. Tampoco tarda mucho en sentirse voluntarioso en su corazón, aun contra la voluntad de Dios. Todo ser humano debe tener voluntad propia, mientras goce de entendimiento. Esta es una parte esencial de la naturaleza humana; es más, de la naturaleza de todo ser inteligente.14 Nuestro bendito Señor mismo, como ser humano, tenía voluntad, de otra manera no hubiera sido hombre.15 Pero su voluntad humana estaba siempre sujeta a la voluntad de su padre. Todo el tiempo y en todas las ocasiones, aun en la aflicción más profunda, él podía decir: pero no sea como yo quiero, sino como tú.16 Pero no sucede así todo el tiempo, aun con un verdadero creyente en Cristo. Frecuentemente tal creyente exalta su propia voluntad contra la de Dios. Desea algo porque le resulta placentero a su naturaleza, aunque no sea agradable a Dios. Rehusa hacer algo porque le causa dolor, aunque sea la voluntad de Dios para él. Ciertamente (suponiendo que continúe en la fe) lucha en contra de ello con todo su poder. Pero este mismo hecho implica que la voluntad personal existe y que él está consciente de ella.

5. La obstinación y el orgullo son una especie de idolatría, y ambos van contra el amor de Dios. La misma observación puede hacerse respecto al amor del mundo. Pero éste, igualmente, aun los verdaderos creyentes están propensos a sentir en sí mismos; y todos lo sienten, tarde o temprano, de una o de otra manera. Es cierto, cuando primero se pasa de muerte a vida no se desea ninguna otra cosa sino Dios. Se puede decir: delante de ti están todos mis deseos,17 y tu memoria es el deseo de mi alma.18 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.19 Pero no es así siempre. Con el transcurso del tiempo se volverán a sentir (aunque probablemente por un corto lapso) los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida.20 Si no se vela y ora constantemente, se encontrará que la concupiscencia revive y lucha por hacer caer,21 hasta que ya casi no se tienen fuerzas para resistir. Se puede sentir el asalto de las pasiones desordenadas,22 una fuerte inclinación a dar culto a las criaturas antes que al creador23—-ya sea un hijo, un padre, un esposo o una esposa, o su amigo íntimo. Se puede sentir de mil maneras diferentes el deseo por las cosas y los placeres terrenales. En la misma proporción se uno olvidará de Dios, sin buscar su felicidad en él y, consecuentemente, llegando a ser amador de los deleites más que de Dios.24

6. Si no se tiene cuidado cada momento se volverá a sentir «el deseo de los ojos» el deseo de gratificar su imaginación con algo grande, hermoso o fuera de lo común ¡De cuántas maneras este deseo asalta al alma! Tal vez en relación con bagatelas, como vestidos o muebles—-cosas que nunca fueron designadas para satisfacer el apetito o un espíritu inmortal. Sin embargo, ¡que naturales para nosotros, aun después de haber gustado de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,25 hundirnos de nuevo en estos torpes y bajos deseos que perecen con su uso! ¡Qué difíciles, aun para aquéllos que saben en quién han creído,26 dominar aunque sea una parte del deseo del ojo: la curiosidad; pisotearla constantemente bajo sus pies, y no desear nada simplemente porque es nuevo!

7. ¡Y qué difícil es, aun para los hijos de Dios, conquistar completamente la soberbia de la vida! San Juan parece que quiere decir con esto casi lo mismo que el mundo llama sentido del honor. Este no es otra cosa que el deseo y el deleite del honor que viene de los humanos27-—un deseo y amor por la alabanza, que siempre va acompañado del temor de ser criticado. Muy cerca a ésta se encuentra la falsa vergüenza, el avergonzarnos de aquello en que deberíamos gloriarnos. Y esto raramente se encuentra separado del temor del hombre,28 que presenta mil trampas para el alma. Ahora bien, ¿en dónde se encuentra aquél, aun entre aquellos que parecen estar fuertes en la fe, que no encuentra en sí mismo un cierto grado de todas estas malas disposiciones? Estos están crucificados al mundo29 sólo parcialmente, porque la raíz del mal permanece en sus corazones.

8. Y ¿no es cierto que sentimos también otras inclinaciones tan antagónicas al amor de nuestros prójimos como ésas lo son al amor de Dios? El amor a nuestro prójimo no guarda rencor.30 ¿No encontramos nada malo en nuestro corazón? ¿No encontramos en él celos, malas suposiciones31 y sospechas sin base? El que esté libre de cualquiera de estas cosas que lance la primera piedra a su prójimo.32 ¿Quién no siente algunas veces otras inclinaciones o emociones internas que sabe son contrarias al amor fraternal? Si no existen el odio, la malicia y el rencor, ¿no hay un poco de envidia?33 ¿Especialmente hacia aquellos que gozan de algún bien (real o imaginario) que nosotros deseamos, pero que no podemos tener? ¿No nos llena un cierto resentimiento cuando somos injuriados o ultrajados? ¿Especialmente por aquellos a quienes amamos y a quienes nos hemos esforzado en ayudar o complacer? ¿La injusticia o la ingratitud nunca provoca en nosotros ningún deseo de venganza; ningún deseo de pagar mal por mal, en lugar de vencer con el bien el mal?34 Esto muestra cuánto hay todavía en nuestro corazón que es contrario al amor del prójimo.

9. La codicia de toda clase y grado ciertamente es contraria a este amor semejante al de Dios. Ya sea philarguría, el amor al dinero, que es muy frecuentemente la raíz de todos los males,35 o pleonexía,36 literalmente, el deseo de tener más, o aumentar la riqueza. ¡Cuán pocos, aun de los verdaderos hijos de Dios, son libres de ambas! Un gran hombre, Martín Lutero, acostumbraba decir que él «nunca había tenido codicia, no únicamente desde su conversión, sino nunca, desde su nacimiento». Pero si tal cosa es cierta, yo no tengo escrúpulos en decir que él fue el único hombre nacido de mujer (excepto aquél que fue Dios y hombre) que no tuvo codicia, que no nació con ella. Yo creo que no ha existido ninguno nacido de Dios, que haya vivido por algún tiempo, que no la haya sentido, más o menos, muchas veces, especialmente en el segundo sentido. Podemos, entonces, afirmar como una verdad indudable que la codicia, junto con el orgullo, la obstinación y el enojo, permanecen en el corazón aun de aquellos que han sido justificados.

10. Habiendo experimentado esta verdad, muchas personas serias se han inclinado a creer que la última parte del capítulo siete de Romanos no se refiere a los que están «bajo la ley»-—los que están convencidos de pecado, que es indudablemente lo que el Apóstol quiere decir-—sino a los que están «bajo la gracia,»37 quienes han sido justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.38 Y no cabe duda de que, hasta cierto punto, tienen razón, porque, aun en aquellos que están justificados, permanece una mente que es, hasta cierto grado, carnal. Así les dice el Apóstol a los creyentes de Corinto: «aún sois carnales».39 Todavía hay un corazón adherido a la rebelión contra mí,40 siempre dispuesto a apartarse del Dios vivo,41 inclinado al orgullo, la obstinación, el enojo, la revancha, el amor al dinero, a tal profundidad de corrupción que, sin la clara luz de Dios, no la podemos concebir. Y una convicción de este pecado que permanece en sus corazones es el arrepentimiento que incumbe a aquellos que han sido justificados.

11. Deberíamos convencernos, igualmente, de que así como el pecado permanece en nuestros corazones, se adhiere a nuestras palabras y acciones. Ciertamente, debiéramos temer que muchas de nuestras palabras estén más que mezcladas con el pecado; que sean pecado simplemente. Tal cosa es, indudablemente toda conversación falta de amor,42 todo lo que no procede del amor fraternal, todo lo que no va de acuerdo con la regla de oro: «todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos.»43 A esta clase pertenecen la difamación, la chismografía, la murmuración, el hablar mal, es decir, repetir las faltas de personas ausentes-—porque nadie desearía que otros repitieran sus faltas mientras él se encuentra ausente. ¡Cuán pocos son, aun entre los creyentes, los que no son culpables de esto en mayor o menor grado¡ Muy fielmente manda la antigua regla: «De los muertos y los ausentes, nada más lo bueno».44 Y suponiendo que lo hacen, ¿se abstienen también de la conversación ociosa? Sin embargo, todo esto es pecado, sin lugar a dudas, y contrista al Espíritu Santo de Dios.45 Ciertamente, por toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.46

12. Pero supongamos que ellos velan y oran, por lo que no entran en tentación;47 que constantemente vigilan su boca y guardanlapuertadesuslabios;48 supongamos que se ejercitan constantemente, para que su palabra sea siempre con gracia, sazonada con sal,49 adecuada para dar gracia a los oyentes;50 sin embargo, ¿no resbalan diariamente usando palabras sin importancia a pesar de todo su cuidado? Aun cuando se esfuerzan en hablar por Dios, ¿son puras sus palabras, libres de toda contaminación? ¿No encuentran nada erróneo en su misma intención? ¿Hablan simplemente para agradar a Dios y no, en parte, para agradarse a sí mismos?¿Es completamente para hacer la voluntad de Dios y no, en parte, para hacer la suya también? O, si principian con sinceridad de corazón, ¿continúan puestos los ojos en Jesús,51 hablando con él todo el tiempo que permanecen con su prójimo? ¿Cuando están condenando el pecado no sienten disgusto o mala voluntad contra el pecador? Cuando están instruyendo al ignorante, ¿no sienten orgullo o complacencia de sí mismos? Cuando están consolando al afligido, o cuando se están estimulando unos a otros a amar y hacer buenas obras,52 ¿no sienten cierta aprobación interior que les dice: «has hablado muy bien»? ¿O cierta vanidad, el deseo de que los demás piensen lo mismo y que, con tal motivo, los tengan en mayor estima? En algunos o en todos estos casos, ¡cómo se adhiere el pecado a la mejor conversación de los creyentes! La convicción de lo cual es otra parte del arrepentimiento que incumbe a los que han sido justificados.

13. ¡Cuánto pecado, si su conciencia está bien despierta, pueden encontrar adherido a sus hechos también! ¿No existen muchos de esta clase que, si bien el mundo no los condena, no tienen disculpa ni merecen alabanzas si se les juzga segúnla Palabrade Dios? ¿No saben ellos mismos que muchas de sus acciones no son para la gloria de Dios?53 Muchas de ellas ni siquiera tenían esta intención y no fueron hechas teniendo a Dios en sus mentes. Y de aquéllas que lo fueron, ¿no hay muchas que fueron hechas sin tener la vista fija en Dios?¿En las que hacen su propia voluntad, al menos tanto como la voluntad de Dios, y en las que tratan de agradarse a sí mismos, si no más, al menos tanto como a Dios? Mientras se esfuerzan en hacer el bien a sus prójimos, ¿no sienten malas inclinaciones de varias clases? Por lo tanto, sus buenas acciones, así llamadas, están muy lejos de ser tales, estando contaminadas con tal mezcla de pecados. ¡Tales son sus obras de misericordia! ¿Y no se encuentra la misma mezcla en sus obras de piedad?54 Mientras escuchan la palabra que es capaz de salvar sus almas, ¿no sienten temor de que tal vez sirva para condenarlos, más bien que para salvarlos? ¿No acontece lo mismo con frecuencia, cuando tratan de ofrecer sus oraciones a Dios ya sea en público o en privado? Aun hay más. Al tomar parte en el culto solemne, al acercarse a la mesa del Señor, ¡qué pensamientos tienen! ¿No vagan sus mentes a veces por toda la tierra, imaginando cosas que les hacen temer el que su sacrificio sea una abominación delante del Señor?55 Así, se avergüenzan más de sus mejores obras de lo que antes se avergonzaban de sus peores pecados.

14. Además, ¡de cuántos pecados de omisión son responsables! Nosotros sabemos las palabras del Apóstol: al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.56 Pero, ¿no se acuerdan de miles de ocasiones en que pudieron haber hecho el bien a sus amigos, a los extraños, a los hermanos, ya en sus cuerpos, ya en sus almas, y no lo hicieron? ¡De cuántas omisiones en el cumplimiento de sus deberes para con Dios son culpables! ¿Cuántas oportunidades de comulgar, de oír su palabra, de orar en público o en privado han sido evadidas? Con razón aquel santo varón, el arzobispo Usher, después de todo su trabajo en favor de Dios, exclamó, casi al exhalar su último aliento:«Señor, perdona mis pecados de omisión».

15. Además de estas omisiones exteriores, ¿no encuentran dentro de sí mismos un sin número de defectos interiores? Defectos de toda clase: No tienen el amor, el temor, la confianza que debieran tener hacia Dios. No tienen el amor que deben tener para su prójimo, para cada ser humano; ni aun aquel que es debido al hermano, a cada hijo de Dios, ya sea que esté lejos o cerca. No tienen la santa disposición en el grado que deberían tenerla, están llenos de defectos. Muy conscientes de ello están listos a exclamar con el Sr. De Renty:«Soy un campo lleno de espinas»;o con Job: Yo soy vil, por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza.57

16. Una convicción de su culpabilidad es otro aspecto del arrepentimiento que deben tener los hijos de Dios. Pero esto debe entenderse con cautela y en un sentido particular. Porque es cierto: ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.58 Sin embargo no pueden soportar mejor ahora la estricta justicia de Dios que antes de haber creído. Esta justicia todavía los declara dignos de muerte en todos los casos mencionados anteriormente. Y en verdad serían condenados si no fuera por la sangre expiatoria. Por esta razón están perfectamente convencidos de que todavía merecen castigo, aunque ahora quede olvidado merced a la sangre de Cristo. Pero hay extremos en una y otra mano y pocos escapan de ellos. La mayoría cae en uno o en el otro, pensando que están condenados, cuando no lo están, o pensando que merecen ser perdonados. La verdad está en el medio: ellos todavía merecen, estrictamente hablando, solamente la condenación del infierno. Pero lo que merecen no les es dado porque tienen un abogado para con el Padre.59 Su vida, muerte e intercesión se interponen entre ellos y la condenación.

17. Una convicción de su completo desamparo es otro aspecto de este arrepentimiento. Con lo que quiero dar a entender dos cosas:(1).Que por sí mismos no les es más fácil ahora que antes de ser justificados tener un buen pensamiento, un buen deseo, pronunciar una buena palabra o hacer una buena obra. Que no tienen fortaleza propia en ningún grado o de ninguna clase. Carecen de poder para hacer el bien o para resistir al mal. No pueden conquistar o aun resistir al mundo, el diablo o su propia naturaleza pecaminosa. Ellos pueden, es cierto, hacer todo esto,60 pero no con sus propias fuerzas. Tienen poder para vencer a todos estos enemigos, porque el pecado no se enseñoreará de ellos.61 Pero esto no es debido a su naturaleza. En todo o en parte, es un don de Dios.62 Pero éste no se recibe todo de una vez, como efectos que se almacenan para muchos años, sino momento a momento.

18. Al hablar de este desamparo, me refiero, en segundo lugar, a la incapacidad de librarnos de esa culpabilidad o merecimiento del castigo de que tenemos conciencia. A esa incapacidad que sentimos de remover-—no digo ya por nuestras facultades naturales, sino con toda la gracia que poseemos-—el orgullo, la obstinación, el amor al mundo, la ira y esa disposición natural a separarnos de Dios que, sabemos por experiencia, permanece en el corazón aun de aquéllos que han sido regenerados; o el mal que se adhiere a nuestras palabras y acciones, a pesar de todos nuestros esfuerzos. Añádase a esto la completa incapacidad de evitar toda clase de conversación inútil y poco caritativa; el no poder evitar los pecados de omisión o remediar los innumerables defectos de que somos culpables, especialmente la falta de amor y de buena disposición para con Dios y nuestros semejantes.

19.Si alguna persona no se convence con esto, si cree que todo aquél que está justificado puede purificar su corazón y su vida de todos estos pecados, que haga la prueba. A ver si con la gracia que ya ha recibido puede destruir el orgullo, la obstinación o el pecado innato en general; si puede excluir toda clase de mezcla de mal en sus palabras y acciones; si puede evitar toda conversación inútil o poco caritativa, todos los pecados de omisión y, por último, si puede remediar los innumerables defectos que aún encuentra en sí misma. Que no se desanime si fracasa una o dos veces, sino que siga haciendo la prueba y mientras más lo haga, más profunda será la persuasión de su completa impotencia.

20. Tan evidente es esta verdad, que casi todos los hijos de Dios esparcidos por el mundo,63 por grandes que sean las diferencias de opinión sobre otros asuntos, están de acuerdo en este particular: que si bien podemos por el Espíritu mortificar las obras de la carne,64 resistir y triunfar del pecado interior y exterior, debilitar a nuestros enemigos más y más cada día, no podemos expulsarlos. Ni con toda la gracia que recibimos al ser justificados podemos extirparlos. Aun cuando velemos y oremos mucho, no podremos limpiar nuestros corazones y manos por completo. No podremos mientras no plazca al Señor decir otra vez al corazón: «Sé limpio». Sólo entonces quedará limpio de la lepra.65 Únicamente entonces la raíz del mal, la mente carnal, será destruida y el pecado innato desaparecerá. Pero si no se efectúa un segundo cambio, si no hay una liberación instantánea después de la justificación, sino la obra gradual de Dios (nadie niega que hay una obra gradual) entonces debemos contentarnos, lo mejor que podamos, con permanecer llenos de pecado hasta nuestra muerte. Si esto es así, debemos permanecer culpables hasta la muerte, mereciendo el castigo continuamente. Porque es imposible librarnos de la culpa o del castigo del pecado mientras el pecado permanezca en nuestros corazones y se adhiera a nuestras palabras y acciones. Hablando rigurosamente, todo lo que pensamos, hablamos y hacemos, aumenta constantemente la culpabilidad y merecimiento del castigo.

II.1. En este sentido, tenemos que arrepentirnos después de haber sido justificados. Y hasta que lo hagamos no podremos ir más adelante. Porque mientras no seamos sensibles de nuestra enfermedad no podremos ser curados. Pero supongamos que nos arrepentimos. Entonces somos llamados a creer en el evangelio.66

2. Esto debe entenderse en un sentido peculiar, diferente de lo que hasta ahora hemos creído en relación con la justificación. Crean las buenas nuevas de la gran salvación67 que Dios ha preparado para su pueblo. Crean que aquél que es el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia68 puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios.69 El puede salvarte de todo el pecado que se adhiere a todas tus palabras y acciones. El puede salvarte de los pecados de omisión y suplir todo lo que te falta. Es verdad, para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.70 Porque, ¿qué puede ser demasiado difícil para aquél que tiene todo el poder en el cielo y en la tierra?71 Ciertamente, su poder de hacer esto no sería base sólida de nuestra fe en que lo hará, en que ejercerá su poder, si no lo hubiera prometido. Pero él lo ha hecho: lo ha prometido una y otra vez, en los términos más fuertes. El nos ha dado preciosas y grandísimas promesas,72 tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Así, leemos en la ley, en la parte más antigua de los oráculos de Dios: Circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.73 Y en los Salmos: El redimirá a Israel [el Israel de Dios] de todos sus pecados.74 También en el profeta: Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré… Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu … y guardaréis mis preceptos … y os guardaré de todas vuestras inmundicias.75 De la misma manera en el Nuevo Testamento: Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo, y nos levantó un poderoso Salvador … para … acordarse de su santo pacto; del juramento que hizo a Abraham nuestro padre, que nos había de conceder que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días.76

3. Ustedes tienen buena razón para creer que él no sólo es capaz, sino que está dispuesto a hacer esto: limpiarnos de toda contaminación de carne y espíritu,77 y guardarnos de toda inmundicia. Esto es lo que ustedes anhelan ahora; esta es la fe que necesitan: que el gran médico, el que ama mi alma, está dispuesto a limpiarme.78 Pero, ¿está dispuesto a hacer esto mañana o ahora? Dejemos que conteste por sí mismo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón.79 Si lo dejan para mañana, endurecen sus corazones, rehúsan oír su voz. Crean, entonces, que él está dispuesto a salvarles hoy. Está dispuesto a salvarles ahora. He aquí ahora el tiempo aceptable.80 El ahora dice: «¡Sé limpio!»81 Solamente cree e inmediatamente también tú encontrarás que al que cree todo le es posible.82

4. Continúa creyendo en aquél que te amó y se entregó a sí mismo por ti,83 que llevó tus pecados en su cuerpo sobre el madero84 y te salvó de toda condenación por la aplicación continua de su sangre. Por esta razón podemos continuar en un estado de justificación. Y cuando vamos de fe en fe,85 cuando tenemos fe que nos puede limpiar de nuestros pecados interiores, para ser salvados de toda nuestra inmundicia,86 de la misma manera somos salvados de toda nuestra culpa, y el merecimiento de castigo que sentimos anteriormente. Entonces podemos decir, no solamente:

Cada momento, Señor, deseo

el mérito de tu muerte;

si no  también, en la completa seguridad de la fe:

Cada momento, Señor, yo tengo

El mérito de tu muerte.87

Porque por esa fe en su vida, muerte e intercesión por nosotros, renovada momento a momento, somos completamente limpios y no solamente no hay ahora condenación para nosotros sino tampoco el castigo merecido que existía anteriormente, ya que el Señor limpia tanto nuestros corazones como nuestras vidas.

5. Por la misma fe sentimos el poder de Cristo cada momento descansando sobre nosotros,88 y podemos continuar en la vida espiritual. Sin esta fe nos convertiríamos, en un momento, a pesar de nuestra santidad actual, en demonios. Por otra parte, mientras conservemos nuestra fe en él, sacaremos agua de los pozos de salvación.89 Descansando en nuestro Amado, Cristo, nuestra esperanza de gloria,90 que mora en nuestros corazones por fe,91 quien también está intercediendo por nosotros a la diestra de Dios,92 recibimos su ayuda para pensar y actuar en forma aceptable a su vista.93 De esta manera dirige a los que creen en todos sus hechos y los asiste con su continuo socorro, de modo que sus propósitos, conversaciones y obras son comenzados, continuados y finalizados en él.94 Así purifica los pensamientos de sus corazones con la inspiración de su Santo Espíritu, para que lo puedan amar perfectamente y celebrar dignamente su santo nombre.95

6. Así, en los hijos de Dios, el arrepentimiento y la fe se complementan mutuamente. Por medio del arrepentimiento sentimos el pecado que permanece en nuestros corazones, adhiriéndose a nuestras palabras y acciones. Por fe recibimos el poder de Dios en Cristo, que purifica nuestros corazones y limpia nuestras manos. Por el arrepentimiento permanecemos conscientes de que merecemos el castigo por nuestras inclinaciones, palabras y acciones. Por la fe somos conscientes de que nuestro abogado con el Padre96 está continuamente intercediendo a nuestro favor y, por tanto, quitando continuamente toda condenación y castigo de nosotros. Por el arrepentimiento tenemos una firme convicción de que no hay poder en nosotros. Por la fe recibimos, no únicamente misericordia, sino gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.97 El arrepentimiento niega la posibilidad de que pueda existir otra ayuda. Por la fe aceptamos toda la ayuda que necesitamos de aquél que tiene todo el poder en el cielo y en la tierra.98 El arrepentimiento dice: «Sin él yo no puedo hacer nada»; la fe dice: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.99 Por medio de él puedo, no sólo vencer, sino expulsar a todos los enemigos de mi alma. Por medio de él puedo amar al Señor mi Dios con todo mi corazón, mente, alma y fuerza;100 y andar en santidad y justicia delante de él todos los días de mi vida.101

III.1. De lo expuesto fácilmente se puede deducir lo peligrosa que es esa opinión, a saber: que al ser justificados somos enteramente santificados; que nuestros corazones quedan limpios de todo pecado. Como ya se ha hecho observar, desde ese momento quedamos libres del pecado exterior y, al mismo tiempo, el pecado interior es quebrantado, de manera que ya no necesitamos seguirlo o ser dominados por él. Pero es absolutamente falso que el pecado interior quede completamente destruido; que se haya arrancado del corazón la raíz del orgullo, de la obstinación, de la ira, del amor del mundo; o que se haya extirpado completamente la mente carnal102 o la inclinación del corazón a volver al pecado.103 Suponer lo contrario no es, como algunos pudieran pensar, un error inocente y sin malos resultados. No, sino que hace un daño inmenso. Enteramente cierra el camino para cualquier cambio posterior. Porque está dicho: «Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos».104 Si creemos, por consiguiente, que ya estamos completamente sanos, no hay necesidad de más curación y, suponiendo tal cosa, es un absurdo esperar que se nos libre más del pecado, ya sea de una manera gradual o instantánea.

2. Por el contrario, una convicción profunda de que no estamos sanos completamente, de que nuestros corazones no están completamente purificados, que todavía habita en nosotros una mente carnal, lo que es por naturaleza enemistad contra Dios,105 de que un gran número de pecados permanece en nuestro corazón, debilitados ciertamente, pero no destruidos, muestra más allá de toda posibilidad de duda la absoluta necesidad de un mayor cambio. Admitimos que al mismo momento de la justificación nacemos de nuevo;106 en ese instante experimentamos el cambio interior de las tinieblas a su luz admirable;107 de la imagen bestial y diabólica, a la imagen de Dios, de la mente terrenal, sensual y diabólica, a la mente que hubo en Cristo Jesús.108 Pero en ese caso, ¿cambiamos completamente? ¿Somos transformados completamente en la imagen de aquél que nos creó? Muy lejos de ello, todavía permanece en nosotros una profundidad de pecado; y es nuestra conciencia de esto la que nos constriñe a gemir por una completa liberación a aquel que es poderoso para salvar.109 De esto se desprende que los creyentes que no conocen la profunda corrupción de sus corazones, o que si tienen alguna convicción ésta es muy superficial o teórica, se ocupan poco de la entera santificación. Tal vez abriguen la idea de que esto tendrá lugar a la hora de la muerte o antes-—no saben cuando-—pero la falta de esa santidad no les causa la menor inquietud, ni sienten gran deseo de tenerla. No pueden sentirla hasta que se conozcan a sí mismos, hasta que se arrepientan de la manera que hemos descrito, hasta que el Señor les descubra el monstruo que tienen en el interior y les deje ver el verdadero estado de sus almas. Sólo entonces, cuando sientan la carga, gemirán pidiendo liberación. Entonces, y sólo entonces, exclamarán, en la agonía de su alma:

¡Destruye el yugo del pecado

Y haz mi espíritu completamente libre!

¡No puedo descansar hasta que sea puro en mi interior,

Hasta que me pierda completamente en ti!110

3. Podemos deducir de esto, en segundo lugar, que una profunda convicción de nuestra falta de méritos, después de haber sido aceptados (lo que, en cierto sentido, puede llamarse culpabilidad), es absolutamente necesaria, a fin de apreciar en su verdadero valor la sangre redentora, para que podamos sentir lo que necesitamos, tanto después como antes de ser justificados. Sin esta convicción no podemos considerar la sangre del Pacto111 sino como una cosa común, algo que ya no necesitamos mucho, puesto que todos nuestros pecados pasados han sido borrados.112 Más todavía, si tanto nuestros corazones como nuestras vidas están manchadas, hay un cierto sentido de culpa que viene a nosotros cada momento y que consecuentemente nos expone cada momento a una nueva condenación, pero:

Para siempre vive en el cielo

Quien por nosotros intercede;

Su amor, que todo lo redime,

Y su preciosa sangre ofrece.113

Es este arrepentimiento, y la fe íntimamente conectada con él, lo que se expresa poderosamente en estas líneas:

Yo peco en cada respiración,

Ni hago tu voluntad, ni guardo tu ley

En la tierra como los ángeles en el cielo;

Perola Fuentetodavía está abierta,

Lava mis pies, mi corazón, mis manos,

Hasta que sea perfecto en amor.114

4. Podemos observar, en tercer lugar, que la profunda convicción de nuestro completo desamparo, de nuestra completa incapacidad de conservar cualquier cosa que hayamos recibido, o de librarnos por nosotros mismos del mundo de iniquidad115 que permanece en nosotros, tanto en nuestros corazones como en nuestras vidas, nos enseña a vivir verdaderamente en Cristo por medio de la fe, no sólo como nuestro Sacerdote que es, sino también nuestro Rey. Esto nos impulsa a magnificarlo, a darle en verdad toda la gloria de su gracia,116 a hacerle en realidad nuestro Cristo y único Salvador; a poner verdaderamente la corona sobre su cabeza. Estas excelentes palabras, como han sido usadas frecuentemente,117 tienen poco o ningún sentido. Pero se cumplen con un significado profundo y sublime cuando brotan de nuestros corazones, como quien dice, y él las recibe; cuando nos sumergimos en la nada para que él sea el todo. Entonces, su infinita gracia, habiendo abolido toda potencia que se levantaba contra él, toda inclinación, pensamiento, palabra y obra, es llevada cautiva a la obediencia de Cristo.118

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s