Num. 43, 29 de Junio, 2012

Núm. 43     Puebla, Pue., 29 de Junio de 2012

A un votante (1)

 ¿Qué piensas hacer en las elecciones parlamentarias?

¿Votarás por alguno de los candidatos?

Si es así, espero que no hayas recibido dinero a cambio. Estoy seguro de que conoces las exigencias del juramento que harás declarando que no has recibido «regalo o recompensa alguna, directa o indirectamente, ni promesa de ello, a cuenta de tu voto» en las presentes elecciones. Seguramente te asusta la idea de cometer perjurio –un perjurio deliberado e intencional, hecho con toda calma y premeditación. Si ya eres culpable, detente ahora mismo; no sigas adelante. Está en peligro tu alma. ¿Venderías tu país? ¿Venderías tu propia alma? ¿Venderías a Dios, tu Salvador? ¡Dios no lo permita! Sería mejor que rechazaras las treinta piezas de plata o de oro, y le dijeras a quien te lo ofrece: «Señor, no venderé el cielo. Ni usted ni todo el dinero del mundo pueden pagar su precio».

 Espero que no hayas recibido, ni recibas, alguna otra cosa: invitaciones, comida o bebida. Si aceptas alguna de estas cosas a cambio de tu voto, estás cometiendo perjurio. ¿Cómo podrás prestar juramento de que no has recibido regalos? Si no pagaste por ello, pues entonces fue un regalo. ¿Qué harás? ¿Venderás tu alma al diablo por un trago o por un mendrugo de pan? ¡Piensa en lo que estás haciendo!

 Actúa como si toda la elección dependiera sólo de tu voto, y como si todo el Parlamento (y, por ende, la nación toda) dependiera de esa sola persona por quien tú votarás para que ocupe una banca.

 Pero si de nadie aceptas regalos, ¿por quién votarás? Por quien ame a Dios. También debe amar a su país y tener principios férreos, inconmovibles. Por sus frutos le conocerás: se abstiene de toda apariencia de mal, es celoso de buenas obras, y hace el bien a todos cada vez que tiene oportunidad. Se preocupa por poner en práctica constantemente los mandamientos de Dios. Y no lo hace simplemente como un deber o como algo de lo cual preferiría ser excusado, sino que se goza en estas oportunidades de servir, considerándolas un privilegio y bendición de los hijos de Dios.

 Pero ¿qué harás si ninguno de los candidatos presenta estos frutos? Pues, entonces, vota por aquel que ama al Rey, al rey Jorge, quien Dios en su sabiduría y providencia ha dispuesto que reinara sobre nosotros. Debemos amar al Rey y tenerle en alta estima, aunque sea sólo en virtud del lugar que ocupa. «Rey» es un nombre sagrado, adorable. El Rey es un ministro enviado por Dios para nuestro bien. ¡Cuánto más tratándose de nuestro Rey, que ha sido en muchos sentidos una bendición para sus súbditos! Te resultará muy fácil reconocer a quienes no le aman, porque tales personas se vanaglorian en avergonzarlo. No temen hablar mal de los dignatarios, ni siquiera de quien gobierna su pueblo.

 Quizás me digas «Pero yo amo a mi país, así que lo hago en defensa de sus intereses». Pues temo que no sabes lo que dices. ¿Porque amas a tu país estás en contra del Rey? ¿Quién te enseñó que se puede separar al rey del país, enfrentando a uno y otro? Puedes estar seguro de que quien lo hizo no ama a ninguno de los dos. Quienes verdaderamente aman su país no dicen esta clase de tonterías.

 ¿Acaso no comparten un mismo y único interés, el país Inglaterra y el Rey de Inglaterra? Si el país fuese destruido, ¿crees que esto beneficiaría al Rey? Si algo malo le ocurriera al Rey, ¿acaso esto beneficiaría al país? No es posible separar sus intereses. El bienestar de uno implica el bienestar de ambos.

 O tal vez tengas otra clase de objeción. Probablemente digas: «Yo defiendo la Iglesia, defenderé la Iglesia de Inglaterra por siempre. Por eso votaré por ___, él es un verdadero hombre de iglesia, un amante de la iglesia.» ¿Estás seguro? Amigo, piensa un poco. ¿Qué clase de «hombre de iglesia» es él? ¿Un hombre de iglesia que frecuenta prostitutas, que juega por dinero, que se embriaga? ¿O es un hombre de iglesia que miente, que jura y maldice? ¿No es un fanático que persigue disidentes y está pronto a mandarlos al infierno a la menor señal?

¡Vergonzoso! ¡Vergonzoso! Llamas «hombre de iglesia» a alguien con menos conocimiento de Dios que un turco pagano; llamas «hombre de iglesia» a alguien que ni siquiera simula tener el interés que un pagano sincero tendría en la religión. Sólo ama a la iglesia quien ama a Dios y, en consecuencia, ama también a toda la humanidad. Cualquier otro que hable de amor hacia la iglesia, miente. Desconfía de una persona así.

 Por sobre todas las cosas, desconfía de quien dice amar la iglesia pero no ama al Rey. Si no ama al Rey, no puede amar a Dios. Y si no ama a Dios, no puede amar la iglesia. Esto significa que alberga el mismo sentimiento por la iglesia y por el Rey: no a ama a ninguno de los dos.

 Ten cuidado, tú que sinceramente amas a la iglesia y, por lo tanto, no puedes menos que amar al Rey: guárdate de no separar el Rey y la iglesia, así como tampoco debes separar al Rey de la nación. Deja que los demás hagan como les parezca; lo que ellos hagan no tiene nada que ver contigo.

 Tú actúa como una persona honrada, un súbdito leal, un auténtico inglés que ama su país y la iglesia, en una palabra, ¡actúa como cristiano! Una persona que no teme a nada excepto al pecado y que no busca otra cosa que el cielo. Su único deseo es dar gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.

Juan Wesley

1 N. del Ed.: El título en inglés dirige este tratado a un «freeholder». Esto se refiere al requisito de tener cierta propiedad para votar. Puesto que el tema del tratado no es la propiedad, sino el uso del voto, hemos preferido la traducción «A un votante». El propio Wesley no tenía el derecho al voto, pues siempre limitó sus posesiones a lo necesario. En su respuesta a los reclamos de los rebeldes norteamericanos, insiste en que la libertad no requiere el derecho al voto, pues él mismo se considera libre y sin embargo no puede votar.

2  Lucas 2:14

Artículos

Día del Pastor, es el tema de este artículo enviado por el Pbro. Cruz Hernández Vargas, Superintendente del Distrito de Tlaxcala en la Conferencia Anual del Sureste.  Lo publicamos en el formato en que fue enviado. Agradecemos el envío e invitamos a  todos nuestros pastores a mandar colaboraciones.

Cinco razones por las que los pastores debemos tener:

UNA ACTITUD con un “lo siento”

 Colaboración del Pbro. Cruz Hernández Vargas

1) El respeto sin  construcciones

Con frecuencia se piensa que tiene que hacer valer su autoridad, para que todos sepan en esta iglesia que él es el jefe y que es “el que manda allí.” Esto, según él, le da más respeto y autoridad. Además de ser anti-bíblico (Mateo 20:25-26) (Tito 3:2, 1 Timoteo 3:3), lo que  un pastor no se da cuenta es que debe admitir cuando se equivoca.

2) El Endiosamiento del pastor.

Los pastores se colocan en un pedestal, o lo admiten de algunos congregantes. Y se escuchará como el lenguaje  sin temor de Dios. “guardianes del dinero” o de sus almas. Hemos de recordar que estamos encargados por Dios para hablar de Su Palabra. Somos los pastores sin espada y sin usar leguaje popular, sino lenguaje bíblico/pastoral. Somos los líderes espirituales en todo, actitud, lenguaje, trato, servicio.

3) Somos como el modelo para la congregación.

Ninguna relación puede crecer sin el ciclo de lavado de arrepentimiento y perdón. Es esencial para nosotros, como pecadores, para perdonar y pedir perdón constantemente. Al pedir disculpas a la gente donde se haya hecho daño. Así estamos mostrando a la mujer cómo pedir disculpas a su marido. Estamos mostrando al padre cómo pedir perdón a su hija. Estamos mostrando el patrón de cómo buscar el perdón de su empleado. Si los pastores son lo  suficientemente grandes como para admitir cuando se equivocan, entonces tiene facultad ante los demás a vivir con autenticidad.

4) Como desarmar a los adversarios potenciales.

Es cierto que a menudo un pastor tiene que estar firmemente en contra ataques de otra persona en su iglesia. De hecho, hay agitadores en cada iglesia. Sin embargo, cuántos conflictos de la iglesia que dividen, podrían evitarse si alguien guía como líder espiritual?,  Simplemente demostrando la madurez bíblica y admitir sus errores. O simplemente escuchar las preocupaciones. Cuando un pastor dice, “Lo siento mucho. No sabía que le dañe”. Yo debería haber considerado lo que estaba diciendo,” esta sujetado a la Escritura. Romanos 12:18 RV 1909 dice: ” Si se puede hacer, cuanto está en vosotros, tened paz con todos los hombres.” A veces no hay una manera de encontrar la paz. A veces hay temas que no pueden ser resueltos. A veces hay gente desagradable que no puede ser aliviada y cuya presencia perjudica a la iglesia. Muy a menudo, sin embargo, es simplemente una cuestión de madurez espiritual. Los pastores deben liderar el camino en este sentido.

5) No siempre tiene la razón.

Simplemente porque usted tiene el oficio de pastor no significa que siempre tiene la razón. A veces te equivocas. Y un pastor se esconde detrás de la inseguridad de autoridad  con todo tipo de actitud defensiva. Sin embargo, un pastor piadoso, maduro tiene la humildad de admitir cuando se equivoca.

 Lo peor para una organización es un líder con poder total, sin control. Los hombres, especialmente hombres jóvenes, deben admitir que están equivocados. No debemos estar a la defensiva. No debemos ser luchadores. Cuando hacemos esto, dividimos el cuerpo de Cristo, causando un daño peor que  el del mundo.  Que nuestra oración de pastores sea como de la mamá de Juan Wesley cuando instruía a sus hijos y oraba ; “Alabado sea Dios por todo el día que nos comportamos bien. Pero todavía no estoy satisfecha, porque no disfruto mucho de Dios.

Colaboración enviada por el Pbro. Cruz Hernández Vargas,

Superintendente del Distrito Tlaxcala de la CASE.

Leopoldo Cervantes Ortíz

 Juan Amador, precursor del protestantismo mexicano (I)

 

Portada del discurso de Juan Amador en ocasión de la promulgación de la Constitución de 1857. Fuente: Sección de Panfletos Latinoamericanos, Biblioteca de la Universidad de Harvard, EEUU

 

Juan Amador fue uno de los precursores del protestantismo, y más específicamente del presbiterianismo, en México.

 

03 DE JUNIO DE 2012.- Declararnos enemigos del papado no es perseguir la religión de Cristo, ya sea que se considere esta última institución como divina o bien como puramente humana. […]

 Evidentemente el Evangelio es el manantial de donde se derivan nuestras creencias religiosas; así que, todo lo que de él se separe ó se le oponga, es con la misma evidencia una falsedad y una mentira…

Juan Amador,  El despertador de los fanáticos. Estracto  [ sic ] de los retratos de varios papas  (1867)

 DOS PUNTUALIZACIONES

 PRIMERA. Comienza esta serie de artículos sobre Juan Amador, uno de los precursores del protestantismo, y más específicamente del presbiterianismo, en México, a raíz de las conmemoraciones de los supuestos 140 años de los inicios de esta vertiente denominacional en el país.

 E inicia así, polémicamente, porque  en realidad el año que se considera como del inicio de las labores de la Iglesia Presbiteriana en México, 1872, fue precedido por otras que no se han incorporado ni a la historia, ni a la historiografía (que casi no existe) de esta iglesia, a pesar de que hay varios antecedentes. Deben considerarse como las fechas más aproximadas del inicio de la presencia evangélica (y, más tarde, presbiteriana) en México aquéllas en las que varios personajes de ideología liberal y anti-católica poco a poco se fueron agrupando en diversas regiones del país.

 Las recientemente inauguradas Jornadas Presbiterianas (1857-2012) toman como punto de partida cronológico el año tan simbólico de la promulgación de la segunda Constitución Política porque también marcó la aparición del discurso pronunciado por Juan Amador en el poblado de Villa de Cos, Zacatecas (región centro-norte) en esa ocasión. Llama la atención que esta fecha no fuera relevante para los diversos encargados de los libros de historia de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México (inpm) en sus diversas oportunidades (1947, 1951, 1972 y 1993).

 SEGUNDA.  Los años de organización de los primeros presbiterios (Zacatecas, 1883; Tamaulipas, 1884; y Ciudad de México, 1885) muestran muy bien el irrefutable hecho de que el origen de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México (inpm) fue plural y simultáneo , pues los grupos liberales y anti-católicos que derivaron después en la formación de iglesias protestantes siguieron rumbos un tanto azarosos en medio de los conflictos sociales y políticos de la época,  como dan fe, por un lado, Jean-Pierre Bastian y Carlos Martínez García .

 El primero, mediante un sólido esbozo de lo que denomina la relación entre liberalismo y disidencia religiosa; [1]  el segundo, con un rastreo personalizado de nombres como los de Manuel Aguas, Sóstenes Juárez y Arcadio Morales, precursores del protestantismo en la capital del país. [2]

 Otro notable historiador del protestantismo latinoamericano, Hans-Jürgen Prien, ha resumido como sigue esos años iniciales y en su ubicación geográfica original:

 Hacia 1856 regresó de Philadelphia a México el excombatiente Julio [Grayson] M. Prevost, casándose en Villa de Cos (Zacatecas) con la hija de un liberal culto y dando comienzo a la evangelización, cuyo éxito ya se hizo visible en 1868 con un bautizo en masa de 40 mexicanos. Hasta 1870 su comunidad ya contaba con 170 miembros, de manera que levantaron un templo y pudieron publicar la primera hoja evangélica de México: La Antorcha Evangélica. Su suegro, Severo Cosío, por supuesto no creía —como muchos liberales de su tiempo— en la divinidad de Cristo; pero prestó su ayuda a la edición de la hoja y en la lucha por la libertad religiosa. La congregación de Prevost tenía perfiles presbiterianos y se opuso tenazmente a los intentos de los bautistas de [Nuevo] León de alinearla en el frente bautista. [3]

 Por todo ello, insistir en que 1872 es el año del inicio formal del presbiterianismo es colocar la herencia misionera como el único fundamento histórico de algo que tuvo antecedentes firmes en diversas iniciativas endógenas , es decir, que surgieron de la propia insatisfacción de sectores sociales que anhelaban experimentar su fe cristiana y que presagiaron lo que vendría más tarde.

 JUAN AMADOR (1817-1876) Y VILLA DE COS

 De la pluma de alguien tan insigne como el poeta y patriota cubano José Martí brotó, inopinadamente, la celebración de la vida y obra de Juan Amador. Luego de cotejar y comparar diversas fuentes (incluso cubanas), [4]  es posible afirmar con certeza que es el autor del obituario publicado el 8 de junio de 1876 en la  Revista Universal,  el cual se transcribe completo a continuación:

 Hay vidas humildes y modestas, cuya historia tiene derecho al respeto de la generación en que han hecho sentir su influencia saludable, y en cuyo sepulcro deben verterse —no lágrimas, que un hombre muerto, si ha sido honrado, no debe llorarse como perdido—, sino bendiciones y siemprevivas, muestra cariñosa del afecto que han merecido sus virtudes de sus contemporáneos.

 Estas líneas nos inspira la muerte del señor Juan Amador, últimamente acaecida en la villa de Cos, en Zacatecas. Él peleó durante la Guerra de Reforma, él fue soldado en la guerra, y hombre trabajador y útil en la paz. No hubo idea generosa que no acogiera, ni pensamiento liberal que no pusiera en práctica. Se le revelaba lo justo, y sentía, mejor aún que entendía, las necesidades y los impulsos del progreso. Noble corazón, fue ayudado y bien servido en todas sus obras por un cerebro enérgico y activo. Hombre modesto, fiel, sincero, honrado, hizo mucho bien, propagó mucho la idea de libertad, ayudó mucho a la consolidación de la democracia en los lugares que habitaba comúnmente; y, como coronamiento de su obra, cúpole en suerte la propagación del protestantismo en aquellos lugares en que este hombre notable acaba de morir, como si Amador hubiese entendido que el protestantismo no es ahora entre nosotros una secta, sino una época, un adelanto, un progreso estimable y valioso, la ruptura de serviles cadenas, y el comienzo de una era de positiva y pensadora libertad.

 Ese fue el hombre y él mismo es su elogio. Imitemos su vida, y merezcamos el día de nuestra muerte celebraciones semejantes. No es hombre digno de serlo, el que no merece al morir elogios del pueblo en que nació (Revista Universal, México, 8 de junio de 1876, p. 2, Hemeroteca Nacional Digital de México,  http://www.hndm.unam.mx ).

 Más allá de la innegable importancia de una referencia como ésta, debido sobre todo a quien escribe la nota (que, no obstante, aparece sin firma), máxime si se toma en cuenta que Martí tenía muy poco de tiempo en México, es de llamar la atención la estima y el conocimiento que el poeta cubano tiene por el zacatecano, aunque Bastian consigna que Amador nació en Encarnación, Jalisco.

 Por lo demás, no existen referencias precisas en los materiales presbiterianos consultados, pues en todos los casos se consignan sólo datos aislados acerca de él, llegando al extremo de que en un caso (en el  Libro Conmemorativo de las Bodas de Diamante,  de 1947) se incluye la semblanza de un homónimo, pero que nada tiene que ver con él. Bastian es más prolijo al respecto:

 A principios de 1856, Juan Amador, un escribano de hacienda radicado en Fresnillo, Zacatecas, escribió un violento panfleto anticlerical intitulado “El apocalipsis o la revelación de un sans culotte [sin calzones]”. Amador, allegado del general Jesús González Ortega, defendía los principios revolucionarios franceses de la igualdad, la soberanía del pueblo y la tolerancia religiosa, “sin la cual no podía haber verdadera democracia ni garantías para la inmigración extranjera”. El autor del panfleto denunciaba virulentamente los abusos del clero, así como “su inmoralidad y su riqueza”, exigía la derogación del fuero eclesiástico, la exclaustración de las órdenes religiosas y la separación de la Iglesia y el Estado. El folleto se agotó en pocos días, a pesar de que su precio subió cuando el obispo de San Luis Potosí compró cuantos ejemplares pudo para quemarlos. […]

 Con la caída del imperio y la ejecución de Maximiliano, el anticatolicismo tuvo mayor libertad de movimiento. En Zacatecas, Juan Amador publicó un nuevo panfleto intitulado Despertador de los fanáticos [1867, también disponible en la biblioteca de la Universidad de Harvard:  http://pds.lib.harvard.edu/pds/view/2836678 ], extracto de los retratos de varios papas, en el que atacaba a todos los pontífices romanos hasta Pío IX . [5]

 De modo que, como un acto de justicia histórica, y justamente en el inicio de estas celebraciones, debería incluirse el nombre de Juan Amador como el de uno de los principales iniciadores del presbiterianismo mexicano.

 A su discurso sobre la Constitución de 1857 estará consagrada la siguiente entrega.

                        [1] Cf. J.-P. Bastian,  Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911.  México, Fondo de Cultura Económica-El Colegio de México, 1989, pp. 25-48.

    [2] Cf. C. Martínez García, serie sobre Manual Aguas en la revista virtual  Protestante Digital . Véase, por ejemplo, “ Precursores evangélicos en México: Manuel Aguas ”, 12 de mayo de 2012

             [3] H.-J. Prien, “La Iglesia Nacional Presbiteriana”, en  La historia del cristianismo en América Latina.  Salamanca-São Leopoldo, Sígueme-Sinodal, 1985, p. 771. Este texto, junto con varios más está incluido en la antología… Con regocijo segarán. Lecturas de historia presbiteriana en México (1857-2012),  de próxima aparición, ed. de L. Cervantes-O.

               [4] Carlos E. Bojórquez Urzaiz, “1876: ¿José Martí en La Habana y Yucatán?”, en  Archipiélago,  vol. 14, núm. 54, 2006, p. 25; Bojórquez ofrece la referencia cubana exacta: José Martí, “D. José Amador”, en  Obras Completas Edición Crítica (OCEC) , tomo 2, p. 281. También  puede consultarse aquí.

              [5] J.-P. Bastian,  op. cit.,  pp. 29-30, 37.

Autores: Leopoldo Cervantes-Ortiz          ©Protestante Digital 2012

Carlos Martínez García 

Dos días intensos

  

A Samuel Escobar le conocí hace décadas mediante sus escritos.

 

09 DE JUNIO DE 2012.- Cuando supe que estaría en España, para más precisión en Madrid, acomodé todo para darme tiempo e ir a visitarle a otra ciudad. Hice el viaje Madrid-Valencia para estar con Samuel Escobar. La intención original fue hospedarme cerca de su casa, para estar con él todo el tiempo que fuese posible. Pero su generosidad hizo que todo resultara mejor a lo planificado: en un mail recibido algunos días antes de realizar el viaje desde México, me invitó a hospedarme en su casa.

 Hice el trayecto desde la capital española a Valencia en autobús. Fueron un poco más de cuatro horas, con una vista panorámica muy agradable. Samuel Escobar me solicitó la hora de llegada del bus, para ir por mí a la estación. Preferí no abusar de su amabilidad, y me fui en taxi a su domicilio, situado a pocas calles de mi lugar de llegada.

 La última vez que había visto a Samuel, y su esposa Lily, fue en octubre de 2004. En esa ocasión le invité para dar exposiciones diarias en el Segundo Simposio Internacional sobre el Protestantismo Evangélico en América Latina y el Caribe. El escenario fue el Centro de Convenciones El Carmen, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, del 19 al 22 de octubre del 2004. La conferencia inaugural del evento la tuvo a su cargo Carlos Monsiváis, quien tituló su participación “Aunque me llamen un aleluya: las ventajas y las desventajas de las minorías religiosas”.

 En el ascensor llegué al séptimo piso, timbré su número y un sorprendido Samuel Escobar me saludó efusivamente, porque estaba esperando mi llamada telefónica en la que le dejaría saber el horario de llegada de mi bus. Le dije que al fin y al cabo originario y habitante de la caótica ciudad de México, que él conoce bien, decidí llegar a su apartamento directamente para no hacerlo desplazarse a la terminal.

 A Samuel le conocí hace décadas mediante sus escritos,  los que comentábamos en un grupo conformado por adolescentes cristianos, muy activos en nuestras respectivos colegios y en un ministerio juvenil con perfil semejante al conocido en Estados Unidos como  Jesus People . Ese grupo tuvo como uno de sus nombres el de Frente Independiente Cristiano, con fuertes inquietudes políticas e involucramiento en experimentos de teatro.  Cuando algunos de sus integrantes conversamos con Samuel Escobar, en una de sus visitas a México, nos quedamos gratamente impresionados, porque nos escuchó atentamente y también porque en sus exposiciones conectaba muy bien la Palabra con el agitado contexto latinoamericano de entonces.

 Después de aquel primer contacto personal, fueron muchas las ocasiones de encuentro con Samuel. La mayor parte de las veces en México, pero también en distintos países. Si no recuerdo mal, tres veces estuve en Filadelfia, en Estados Unidos, y dos de ellas me quedé en su casa y la otra él consiguió que fuese hospedado en las instalaciones del Eastern Baptist Seminary, dónde él desarrollaba actividades de profesor de misionología.

 En distintas visitas a la capital mexicana recibimos a Samuel en nuestra casa. Mi esposa y yo tenemos fotografías de esas ocasiones, en varias imágenes aparece un Samuel sonriente con alguno de nuestros hijos en sus brazos. Prácticamente siempre íbamos a dos inevitables librerías: La Parroquial y Gandhi. Si era a ésta última, enfrente de la misma estaba La Tacoteca, restaurante de tacos que sabían mas sabrosos aderezados por las charlas con Samuel.

 De todo esto, y más, iba pensando (con el intelecto y el corazón), cuando llegué al piso en el que habita Samuel Escobar.  Abrazarle nuevamente fue una emoción muy intensa. Era mi manera de agradecerle su atención para responder, muchos años atrás, las insistentes preguntas y atropelladas observaciones de un adolescente en ocasiones inoportuno. Porque a Samuel le quiero por sus estimulantes escritos, pero le quiero aún más por su paciencia como pastor y maestro al siempre estimularme para que esas ideas que le exponía las pusiera por escrito.

 Son tantas y tantas cosas por agradecerle a Samuel, una muy importante de ellas es habernos descubierto al grupo al que me he referido antes a un gran personaje del protestantismo latinoamericano: Gonzalo Báez-Camargo. Por Samuel Escobar supimos pormenores de la vida del erudito y sabio mexicano, de su obra escrita e importancia en la consolidación de un pensamiento protestante contextualizado. En México nadie nos había referido la existencia de Báez-Camargo. Nos dimos a su búsqueda y al encontrarle nos volvimos asiduos asistentes a su círculo de estudios bíblicos. Don Gonzalo nos abrió sus brazos, su casa y su corazón. Durmió en el Señor el 31 de agosto de 1983. En el velatorio me correspondió leer una misiva que le escribimos inseparables hermanos y amigos.

 Sólo llegar al apartamento de Samuel y Lily, él me condujo a la recamara en que pernoctaría dos noches. Me dio pormenores para instalarme y hacer uso de las instalaciones. De inmediato pasamos a la mesa para cenar, e iniciamos una charla que se prolongó dos días, claro, con sus respectivas interrupciones para dormir y otros menesteres. Intercambiamos lecturas y él me mostró los libros recientes que estaba leyendo.

 La tertulia continuó en el desayuno del día siguiente. Al medio día nos fuimos al centro de Valencia. Samuel fue un guía excelente, lo mismo me compartió sobre la historia de la fundación de la ciudad que acerca de su punto de vista acerca de las implicaciones de la migración de latinoamericanos a España. Comentó acerca de los retos para la misión cristiana del proceso de diversificación cultural, y la necesidad de comprender las características y oportunidades del mismo.

 La conversación siguió en la mesa de un agradable restaurante valenciano. Le puse al tanto de las investigaciones en curso en que estoy inmerso. Me preguntó sobre amigos y hermanos mexicanos que ambos conocemos desde hace muchos años. Confirmó que asistirá al Quinto Congreso Latinoamericano de Evangelización, a tener lugar en San José, Costa Rica, del 9 al 13 de julio.

 La segunda noche de mi estancia en su hogar, Samuel me facilitó el compuescrito de su nuevo libro, a ser editado por Ediciones Kairós, y que está programado para ser presentado en el CLADE V, la obra lleva por título  En busca de Cristo en Iberoamérica. Dormí poco, ya que leí lo más que pude del escrito.

 De nuevo desayunamos y la sobremesa se alargó hasta que pasamos a los sillones para grabarle una entrevista. De ésta regresamos a la mesa, para comer y después irnos a la terminal de autobuses. Ya en el lugar me despedí de él, me instalé en el autobús de amplias ventanas y le vi de pie en el andén, esperando hasta que el vehículo inició el viaje de regreso a Madrid.  Gracias, maestro, gracias pastor, gracias hermano. Besos y sentidos abrazos.

 ©Protestante Digital 2012

Seguimos orando por nuestros políticos

  

La presencia de nuestros políticos en el Desayuno Nacional de Oración en Madrid ha sido cero patatero.

 

10 DE JUNIO DE 2012.- Tenemos una clase política indignante y que continuamente nos indigna. ¿Por qué digo esto?

 Porque está mañana, día 9 de Junio, he acudido, junto con otras setenta personas que representaban a diferentes iglesias, grupos denominacionales, entidades evangélicas etc., es decir el liderazgo evangélico en nuestro país, al Primer Desayuno Nacional de Oración, cuyo propósito, según los organizadores del mismo era “reunir en torno a una mesa, a los líderes evangélicos y representantes políticos de España para tener un tiempo de confraternidad y oración; y poder así, estrechar lazos en torno a la figura de Jesucristo por el bien del presente y futro de nuestro país”.

 Pues bien,  salvo la asistencia honrosa de D. José María Contreras, Subdirector General de Asuntos Religiosos (ya cesado), la presencia de nuestros políticos ha sido cero patatero. Nadie ha acudido a la invitación hecha por los organizadores, ni los que gobiernan, ni los que están en la oposición en ninguna de sus estructuras, ya sea nacional, autonómica o local.

 Me he sentido menospreciado. He sentido su indiferencia hacía nuestro pueblo. He sentido su falta de consideración, una vez más, hacía el pueblo cristiano evangélico. Prácticamente la mayoría no se ha tomado la molestia ni de excusar su asistencia y mucho menos de enviar algún representante, aunque fuera un político de cuarta o de quinta fila ¿para qué? Al fin y al cabo somos una simple minoría con poco peso en el debate político. No somos más que un puñado de votos sin apenas peso social, económico o político ¿para que entonces tomarnos en consideración?

 Qué lejos están estos políticos actuales del pueblo al que dicen gobernar, de sus sensibilidades reales. Es difícil encontrar alguien que no esté indignado contra ellos. Dicen que nos representan, pero no es verdad sólo se representan a sí mismos, a sus intereses personales o a los de su partido como máximo. Como me recuerdan a los políticos de la Ilustración que hablaban de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

 Me reafirmo en lo dicho al principio nuestra clase política es indignante, ya que cuando esperas algo de ella, no está a la altura de las circunstancias y por ello cada vez hay más indignados.

 Escarbes donde escarbes el descontento está ahí y ellos, los políticos, siguen también estando ahí ajenos a la realidad social a la cual dicen gobernar y mirándose a sus ombligos y no entendiendo porque cada vez hay más gente que les da la espalda. Creo que se lo vamos a tener que seguir explicando, creo que vamos a tener que seguir levantando cada vez un poco más nuestra voz y todo ello desde nuestra unidad, como un solo pueblo “para que el mundo crea”, para que nuestros políticos crean, que en verdad Jesucristo ha sido enviado por el Padre y que todo le pertenece a Él y ellos son simplemente Sus administradores, es decir Sus servidores.

 A pesar de todo en esta mañana oramos por nuestros políticos y a pesar de todo seguimos orando por ellos.

Autores: Jesús Manzano           ©Protestante Digital 2012

 

La nota de la Redacción es que los mexicanos oremos muy especialmente en estos días que faltan para las elecciones de gobernantes en nuestra Patria, y vayamos a votar el primero de Julio.

Las Acusaciones y sus Respuestas

 “Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían..”

drernestocontreras@hotmail.com

Una parte importante del ministerio terrenal de Jesús fue enfrentar y responder a los judíos que no le reconocieron como el Mesías, y que lo rechazaron, acusaron y crucificaron.

 El Evangelio dice: A lo suyo vino y los suyos no le recibieron. Entonces enojado el Padre dijo a su siervo: Vé pronto por las plazas, las calles, los caminos y por los vallados de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos, y los ciegos, y fuérzalos a entrar para que se llene mi casa, porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena. (Jn 1:11; Lc 14:21 al 23).

 Las acusaciones y respuestas.

 1.    Los principales sacerdotes y escribas, viendo las maravillas y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí ¿Nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza? Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían. En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.  (Mt 21:15,16; Lc 19:37al 40 y 10:21).

 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Guías insensatos y ciegos, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando, y recorréis mar y tierra para hacer un prosélito y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.

 Sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía, iniquidad, robo, e injusticia, porque diezmáis la menta, el eneldo, el comino y toda hortaliza, y dejáis lo más importante de la ley: el amor de Dios, la justicia, la misericordia y la fe (esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello); porque devoráis las casas de las viudas y como pretexto hacéis largas oraciones, por esto recibiréis mayor condenación.

 ¡Serpientes, generación de víboras, llenos de rapacidad y de maldad! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno? De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros y será dado a gente que produzca los frutos de él, para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo, (Mt 23: 1al 36; 21:31y 43; Lc 11:40al 54).

 ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis, y porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis y a los que entraban se lo impedisteis (Lc 11:46,52).

 2.    Los escribas cavilaban entre sí: Este blasfema ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Porque ¿qué es más fácil, decir: “Los pecados te son perdonados,” o decir: “Levántate y anda?” Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): “Levántate, toma tu cama y vete a tu casa.”

 3.    Se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén diciendo: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? ¿Por qué no se lavan las manos cuando comen pan? Respondiendo Él les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí, pues en vano me honran enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Oíd y entended: No lo que entra en la boca y al vientre, y sale a la letrina, contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, contamina al hombre.

 Porque de dentro del corazón salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, etc. ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca (Mt 15:1 al 11; Mr 2: 24 al 28 y 7:1 al 23; Lc 6:45).

 4.    Los fariseos dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos; id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento (Mt 9:1 al 13; Mr 2:1 al 17 y Lc 5:21 al 32).

 5.    Los fariseos le dijeron: He aquí tú y tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo, a lo que Cristo respondió: Si supieseis qué significa: “Misericordia quiero y no sacrificio,” no condenaríais a los inocentes. También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre y no el hombre por causa del día de reposo, porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo, por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo (Lc6: 1 al 10).

 6.    Los fariseos al oírlo decían: Este no echa fuera los demonios sino por Belcebú, príncipe de los demonios. Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado y si satanás echa fuera a satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Yo por el Espíritu de Dios, echo fuera los demonios (Mt 12: 1 al 14; 24 al 37; Lc 11: 14 al 23).

 7.    A Los fariseos, Jesús preguntó: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. Él dijo: Pues sepan que David en el Espíritu, le reconoce como su Señor (Dios). Otro fariseo, intérprete de la ley, preguntó por tentarle: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento; y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos, depende toda la ley y los profetas.

 8.    Los fariseos y herodianos le dijeron: Maestro, sabemos que dices y enseñas rectamente: ¿Nos es lícito dar tributo a César, o no? Mas Él, comprendiendo su astucia, les dijo: ¿Por qué me tentáis, hipócritas?   Mostradme la moneda del tributo. ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Le dijeron: De César. Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y no pudieron sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo, sino que maravillados de su respuesta, callaron. (Mt 22:15 al 46; Mr 12:13 al 17; Lc 20:19 al 26).

 9.    Los saduceos le preguntaron: Maestro: Hubo siete hermanos y los siete tomaron por esposa a la misma mujer. En la resurrección, ¿de cuál de ellos será mujer, ya que los siete la tuvieron por esposa? Entonces respondiendo Jesús, les dijo: “Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios, porque los hijos de este siglo se casan, y se dan en casamiento; pero en la resurrección, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.” Y respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. (Mt 22: 23 al 30; Mr 12:18 al 25; Lc 20: 27 al 38).

 10.Los que cobraban los impuestos (Publicanos) le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? Jesús entonces, dijo: para no ofenderles, vé al mar y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, al abrirle la boca, hallarás un Estatero; tómalo y dáselo por mí y por ti (Mt 17: 24 al 27).

 11.Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales había hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido, diciendo: ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! y tú, Capernaum que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida, porque en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro, Sidón y Sodoma, que para ti.

 12.¡Jerusalén! ¡Jerusalén! Que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados: ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa es dejada desierta, porque tus enemigos te rodearán y te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti y no dejarán en ti piedra sobre piedra. ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. (Mt 11: 20 al 24 y 23: 37,38; Lc 13: 34, 35 y 19: 41 al 44).

¿Qué es ser misionero

en el mundo de hoy?

 

  

«Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor». Hechos 11:21 

 

10 DE JUNIO DE 2012.- ¿Es la misión sólo para algunos o para todos?, ¿Qué significa ser iglesia misionera en el mundo de hoy?, ¿Puede acaso una iglesia  no  ser misionera? ¿De quién es la misión? 

 Al hablar de misión, primeramente estamos hablando de la misión de Dios (missio Dei).  Dios es un Dios misionero. La misión existe simplemente porque Dios ama a las personas. Dios quiere rescatar a la humanidad de su deshumanización en lo moral, espiritual, físico, intelectual, social, económico, político y cultural. La misión divina es el establecimiento del reino de Dios.

 Podemos concebir la misión como un mover divino hacia el mundo, donde el instrumento es la iglesia. Esta tiene el privilegio de participar, pero la misión no es suya y no le pertenece a ningún proyecto privado. La misión no es la misión de tal o cual iglesia, agencia ni institución. La misión es de Dios, y Su Espíritu está obrando en el mundo e invita a su iglesia a participar.

 Por otra parte, la naturaleza de la iglesia es misionera. Hablamos de que la iglesia es la iglesia  en  el mundo y  para  el mundo. No se concentra sólo en el cielo. Se involucra en el mundo y por lo tanto es misionera. Debe estar en el mundo siendo distinta del mundo. La iglesia es enviada a compartir el gozo y la esperanza, en medio de la tristeza y la angustia de la gente de nuestro tiempo, de los que son pobres o afligidos en cualquier forma.

 Ser misioneros no es una opción; es un mandato. A través de la Biblia vemos el mandamiento para la evangelización mundial. Esto implica escuchar el grito de los pobres, afligidos y perdidos. Hay cuatro mil millones de personas que no conocen a Cristo porque la iglesia no ha asumido un compromiso más intencional en la evangelización mundial.

 Muchas veces surgen malos entendidos en cuanto a que algunos son misioneros y otros no lo son. David Bosch, que fue profesor y presidente del departamento de misiones de la Universidad de Sudáfrica y luchó incansablemente por la reconciliación de ese país, fue cuestionado cuando afirmó que en nuestro mundo todo es misión. Algunos argumentaban que cuando todo es misión, entonces nada es misión. David Bosch respondió que esta tensión la debemos resolver de manera creativa. Una forma de avanzar hacia esta creatividad es cuando asumimos que  toda la iglesia es misionera y todo es misión.

 Todos somos misioneros porque cada cristiano es llamado a participar y a ejercer el sacerdocio universal de los creyentes.Jesucristo ha dotado a su iglesia de dones y del poder del Espíritu Santo para el cumplimiento de la misión. Esto significa que somos llamados a ser agentes de transformación hasta lo último de la tierra, y la misión de ninguna manera se limita solo a la acción local ni solo a la acción global. La verdadera misión radica en unir la acción local y la acción global de la iglesia en el cruce intencional de barreras, de iglesia a no iglesia, en ser, hacer y decir, palabra y obra a favor de la extensión del reino de Dios.

 Dado que Dios es un Dios misionero, Su pueblo debe ser un pueblo misionero. El Espíritu ha sido derramado sobre todos los cristianos, no sólo sobre personas seleccionadas. La comunidad de fe es la portadora primaria de la misión.

 La misión es universal e integral. Ser misionero hoy es darnos cuenta de que hemos sido enviados al mundo para amar, servir, predicar, enseñar, sanar y liberar. Es servir a todos y especialmente a la gente más olvidada de la ciudad, la nación y el mundo.

 Estamos hablando de un  mensaje integral de salvación  que está dirigido a todo ser humano,  considerando la totalidad de la persona. Dios «no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 Ped. 3:9).  Cada persona tiene derecho a oír las buenas nuevas. En este servicio misionero debemos resaltar la labor de los “misioneros transculturales” trabajando en el mundo animista, hinduista, budista, islámico, ateo y postmoderno.

 Las estructuras eclesiásticas no deben obstaculizar el servicio relevante al mundo separando al creyente de la sociedad. Debemos encontrar un equilibrio entre el “pueblo de la iglesia” y la “iglesia del pueblo”. El servicio no debe ser ofrecido solo en la iglesia sino también en la vida común y corriente, ya sea en hogares, escuelas, oficinas, fábricas, tiendas, consultorios, en política, gobierno y toda actividad sociocultural. El trabajo en la iglesia como la acción a favor de la justicia, la misericordia y la verdad debe ser conjunto.

 En el Nuevo Testamento encontramos que muchos dones fueron otorgados a individuos para beneficio de todos. Sin embargo, el don del sacerdocio nunca se menciona; en su lugar nos encontramos con las palabras de 1 Ped. 2:9 que dice que somos «linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable».

 Dios confió el don del sacerdocio a todo el pueblo de Dios; por lo cual podemos decir que «por medio de él, y en honor a su nombre, recibimos el don apostólico para persuadir a todas las naciones que obedezcan a la fe» (Rom. 1:5). En este marco la iglesia es  para todos y con todos. Cada cristiano sea ministro, laico o misionero es proyectado al trabajo de solidaridad con todo el Cuerpo de Cristo y el Mundo. La clave es reconocer que la tarea le pertenece a la iglesia toda, y actuar en consecuencia.

 La vida en misión es un privilegio.

Autores: Carlos Scott            ©Protestante Digital 2012

Estados Unidos

Ya construyen el primer edificio subterráneo para sobrevivir al apocalipsis  

 

Entre uno y dos millones de dólares cuestan los departamentos en el “Survival Condo”, en Kansas, EEUU.

 

13 DE JUNIO DE 2012, KANSAS.- En Kansas, Estados Unidos, se está construyendo el primer condominio subterráneo, creado con propósito de salvar a sus habitantes para cuando llegue el apocalipsis. 

 “Survival Condo ” es el nombre del lujoso complejo de departamentos bajo tierra que va tomando forma en lo que era un antiguo depósito de misiles.

 Hasta ahora este particular condominio ya tiene cuatro futuros habitantes asegurados, cuya identidad se desconoce, aunque ya se ha revelado que pagaron cerca de US$ 700 mil por sus residencias, aunque  quienes quieran adquirir ahora una vivienda deberán pagar un mínimo de US$ 1 millón  por un departamento de 1 o 2 dormitorios, con capacidad entre 3 y 5 personas; mientras que para un departamento de tres dormitorios y dos baños (6 a 10 personas), deberá pagar desde US$ 2 millones.

 COMODIDADES

 Todos los departamentos cuentan con TV de pantalla LED con conexión satelital, Internet, cocina completamente equipada, luces de emergencia, jacuzzi, sistema automatizado de acceso, cámaras de seguridad, intercomunicadores, estación de monitoreo de clima, detectores de humo, ventanas que simulan exteriores, cerraduras biométricas, ascensores y escaleras.

 Los creadores de este proyecto afirman que además de contar con todas las comodidades y condiciones para vivir cinco años sin necesidad de salir a la superficie, el condominio es capaz de resistir ataques terroristas, ataques nucleares y pandemias, e incluso un desastre ecológico total.

 Si está pensando en adquirir una de estas viviendas búnker, deberá decidirse pronto. Según sus dueños, son pocos los departamentos que quedan disponibles para el público, puesto que la mayoría ya están en proceso de compra o con preacuerdos.

 Fuentes: La Tercera              © Protestante Digital 2012

Carlos Martínez García        

En el lugar de la ejecución de Félix Manz

  

Manz iba cantando In manus tuas, Domine, commendo spiritum meum

(En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu).

 

02 DE JUNIO DE 2012.- Fue un momento estremecedor. Tuve el enorme privilegio y la bendición de participar en una reunión internacional de educadores anabautistas. Al finalizar el evento, realizado en Bienenberg, a las afueras de Basilea, Suiza, un grupo nos fuimos a Zúrich. El recorrido incluyó visitar el lugar donde fue ejecutado Félix Manz, que hoy está marcado con una sencilla placa que recuerda el atroz acontecimiento. Compartimos una pequeña semblanza del personaje, para que se pueda dimensionar mejor lo que para este cronista significó estar ahí.

 Félix Manz nace en Zurich en 1498. Hijo de un sacerdote católico, que llegó a ser canónigo del Grossmünster en Zúrich, Félix tuvo una buena educación escolar que le capacitó en el manejo del latín, griego y hebreo.  En 1522 se une al grupo dirigido por Zwinglio que estudiaba el Nuevo Testamento en griego , en la edición realizada por Erasmo en 1516. Por la renuencia de Zwinglio a poner en práctica las conclusiones a que habían llegado en el grupo de estudio bíblico,  Manz, junto con Conrado Grebel y otros, deciden comenzar a tomar distancia del reformador de Zurich

 Conrado Grebel, Andrés Castelberger, Félix Manz, y otros, tienen noticias de lo que está sucediendo en Alemania con el movimiento encabezado por Thomas Müntzer, consistente en tomar el cielo por asalto, es decir instaurar un régimen político y religioso igualitario mediante la fuerza, por lo que le envían una carta (otoño de 1524) para informarle sobre los descubrimientos a que han llegado en su lectura del Nuevo Testamento en relación al uso de la violencia, el bautismo, la Cena del Señor, y el seguimiento ético de Jesús.

 En lo concerniente a al uso de la violencia para defender al Evangelio, le externan a Müntzer: “Tampoco hay que proteger con la espada al Evangelio y a sus adherentes, y éstos tampoco deben hacerlo por sí mismos –según sabemos por nuestro hermano- tú opinas y sostienes. Los verdaderos fieles cristianos son ovejas entre los lobos, ovejas para el sacrificio. Deben ser bautizados en la angustia y en el peligro, en la aflicción, la persecución, el dolor y la muerte. Deben pasar la prueba de fuego y alcanzar la patria del eterno descanso no destruyendo a los enemigos físicos, sino inmolando a los enemigos espirituales”. Esto último, lo de inmolar a los enemigos espirituales, por supuesto debe ser tomado en un sentido figurado, en el contexto de la misiva que, como afirma John Howard Yoder, “constituye el primer testimonio del pacifismo de la Reforma radical” (escrito completo de la carta en Textos escogidos de la Reforma radical , Editorial La Aurora, Buenos Aires, 1976).

 En diciembre de 1524 Manz envía un escrito tanto al Pequeño Concejo como al Gran Concejo de Zúrich, donde da respuesta a las acusaciones en su contra  de ser “revolucionario y bestia”. Pero sobre todo se ocupa de explicar sus ideas acerca del bautismo de creyentes, el cual, de practicarse, no tendría por qué ser un factor desestabilizador del gobierno. Claro, siempre y cuando, se estableciera la separación Iglesia-Estado, pero mientras existiese la simbiosis necesariamente el disidente en cuestiones teológicas era, inevitablemente, también adversario político.

 En su exposición escrita, Manz cita varios pasajes neotestamentarios sobre el bautismo. De manera especial se ocupa de Mateo 28:18-2, y del caso en que Ananías bautiza a Pablo comenta: “A partir de estas palabras vemos claramente qué es el bautismo y cuándo debe practicarse. Debe bautizarse a la persona que se haya convertido por medio de la Palabra de Dios, que haya cambiado su corazón y que, desde ese momento en adelante, desee vivir en vida nueva”. Para Manz la naturaleza del bautismo de creyentes excluía el bautismo de infantes.

 De manera organizada y bajo terribles amenazas de persecución y muerte, algunos discípulos del reformador Ulrico Zwinglio deciden romper con él y practicar el bautismo de creyentes, ya no de infantes. Es así que en la fría noche del 21 de enero de 1525, en casa de Félix Manz, Jorge Cajakob le pide a Conrado Grebel que, en obediencia a la enseñanza de Jesucristo, le bautice. Acto seguido Cajakob bautiza al resto del grupo, diez personas. Manz, Grebel Cajakob y los demás presentes en el sencillo acto entendían que el mismo era contrario a lo normado por la Iglesia oficial, que encabezaba Ulrico Zwinglio, y que por lo tanto podrían sufrir graves represalias. No obstante decidieron actuar en consecuencia con sus creencias y comprensión del Evangelio. Buscaban restituir el cristianismo, no reformarlo.

 Al día siguiente de los bautizos en casa de Félix Manz el 21 de enero de 1525, él y los otros se dan febrilmente a la tarea de evangelizar persona a persona  y de bautizar a quienes se convierten y manifiestan su deseo de unirse a la iglesia de creyentes. Él, Grebel y Cajakob se encontraban en dichas actividades cuando los dos últimos son apresados en Hinwil, Groningen, el 8 de octubre de 1525. Manz evade a los captores, pero el treinta y uno se une los ya encarcelados en la Torre de Bruja en Zurich.

 El trío es llevado a juicio el 18 de noviembre de 1525, y condenado por “su anabautismo y su conducta impropia, a permanecer en la torre con una dieta de pan y agua, y a nadie, excepto a los guardias, se le permitía visitarlos”.

 Pronto les harían compañía otros anabautistas. A lo largo del gélido invierno los carceleros podían escuchar las oraciones, cánticos y predicaciones de los anabautistas presos, A pesar de las inclementes condiciones de la prisión, Grebel se dio a la tarea de escribir un trabajo prometido a los hermanos de Groningen acerca del bautismo. Conrado había afirmado antes de ser encarcelado que “si ellos [sus perseguidores] permitían que su escrito fuera impreso, él estaría dispuesto a discutir con el maestro Ulrico Zwinglio, y si el maestro Ulrico Zwinglio resultara vencedor, él, Conrado, estaría dispuesto a ser quemado; mientras que si él resultara vencedor no exigiría que Zwinglio fuera quemado”.

 Tras cinco meses de encarcelamiento el osado Conrado Grebel solicita autorización para que su escrito sobre el bautismo fuera impreso. La petición, por supuesto, es rechazada después de haberse verificado un segundo juicio contra Grebel, Manz y Cajakob los días 5 y 6 de marzo de 1526. Todos reciben condena de cadena perpetua.  Un nuevo mandato ordenaba castigar el acto de bautizar adultos con la pena de muerte.  El 21 de marzo, con ayuda de simpatizantes y seguidores, los anabautistas presos escapan de la cárcel.

 Bajo persecución Grebel y Manz se dirigen a otros cantones (Appenzell y Graubünden) para continuar con su ministerio itinerante. Cajakob toma otra dirección, pero igualmente insiste en predicar el Evangelio, bautizar creyentes, rechazar la unión Iglesia-Estado y en mantener una vida que reflejara la no violencia de Jesús. Más tarde Manz y Grebel se separan, éste se encamina a Maeienfield, en el Oberland, donde muere en agosto de 1526.

 De los tres, Grebel es el único que tiene una muerte natural . Por su frágil salud es presa fácil de la peste.  Félix Manz es sentenciado por las autoridades protestantes de Zurich a morir ahogado  (5 de enero de 1527). Jorge Cajakob es llevado por las autoridades católicas austriacas a la hoguera (6 de septiembre de 1529).

 A dos semanas de haberse evadido del encarcelamiento, de nueva cuenta es aprehendido el 12 de octubre, en San Gallen, y liberado poco después con la advertencia de que abandone sus enseñanzas o se atenga a las consecuencias. En diciembre es arrestado, junto con Jorge Cajakob, en un bosque de Groningen.

 La Enciclopedia Menonita  consigna que el 5 de enero de 1527 Manz fue sentenciado a muerte “porque contrario a la ley y las costumbres cristianas se había involucrado en el anabautismo,  porque confesó haber dicho que quería reunir a los que querían aceptar y seguir a Cristo, y unirse a ellos por medio del bautismo, de manera que sus seguidores se separaron de la Iglesia Cristiana y estaban a punto de levantar y preparar una secta propia […] porque él había condenado la pena capital […] ya que tal doctrina es perjudicial para el uso unificado de toda la cristiandad, y conduce al delito, a la insurrección y a la sedición contra el gobierno, […] Manz debe ser entregado al verdugo quien amarrará sus manos, lo pondrá en un bote y lo llevará a la cabaña más abajo; allí el verdugo meterá sus rodillas entre las manos atadas, pasará un palo entre sus rodillas y brazos y en esta posición lo lanzará al agua para que perezca en el agua. Con eso se habrá apaciguado la ley y la justicia […] Sus propiedades también deberán ser confiscadas por sus señorías”.

 El mismo día que se dictó sentencia contra Manz y se cumplimentó la ejecución. Fue llevado desde la prisión Wellenberg, en el trayecto hacia el lugar donde sería cruelmente ahogado,  el río Limmat , iba testificando de su fe a quienes le conducían y a una audiencia enmudecida. Una voz se hizo escuchar, era la de su madre, que le animaba a permanecer fiel a Cristo y su Evangelio. En el bote, mientras sus verdugos le ataban manos y piernas,  Manz, así dejó constancia el cronista de Zurich, Bernhard Wyss, iba cantando In manus tuas, Domine, commendo spiritum meum (En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu).

 Sobre Manz había leído los pormenores de su martirio, conocía sobre su decisión de no retractarse de sus creencias. Estar en el sitio de su inmisericorde ejecución fue un momento intenso y tiempo de fortalecer la memoria.

©Protestante Digital 2012

EL QUE NO ESTE DE ACUERDO, QUE LEVANTE LA MANO….

La muerte de la conversación

Acabo de leer en internet que a la entrada de algunos restaurantes europeos, les decomisan a los clientes sus teléfonos celulares. Según la nota, se trata de una corriente de personas que busca recobrar el placer de comer, beber y conversar sin que los “ring tones” interrumpan o los comensales den vueltas como gatos, entre las mesas, mientras hablan a gritos con sus celulares.

La noticia me produjo envidia de la buena. Personalmente, ya no recuerdo lo que es sostener una conversación de corrido, larga y profunda, bebiendo café o chocolate, sin que mi interlocutor me deje con la palabra en la boca, porque suena su celular. En ocasiones es peor. Hace poco estaba en una reunión de trabajo, que simplemente se disolvió porque tres de las cinco personas que estábamos en la mesa empezaron a atender sus llamadas urgentes por celular. Era un caos espantoso de conversaciones al mismo tiempo.

Es como si los que están cerca no importaran; sólo importan los que llaman.     Gracias al celular, la conversación se está convirtiendo en un esbozo telegráfico que no llega a ningún lado. El teléfono se ha convertido en un verdadero intruso. Cada vez es peor. Antes, la gente solía buscar un rincón para hablar. Ahora se ha perdido el pudor. Todo el mundo grita por su móvil, desde el lugar mismo en que se encuentra.

La batalla, por ejemplo, contra los conductores que manejan con una mano, mientras la otra, además de sus ojos y su cerebro se concentran en contestar el celular, parece perdida. Aunque la gente piensa que puede hablar o escribir al tiempo que se conduce, hay que estar en un accidente causado por un adicto al teléfono para darse cuenta de que no es así.

No niego las ventajas enormes con la comunicación por celular. La velocidad, el don de la ubicuidad que produce y por supuesto, la integración que ha propiciado para muchos sectores antes al margen de la telefonía. Pero me preocupa que mientras más nos comunicamos en la distancia, menos nos hablamos cuando estamos cerca.

Me impresiona la dependencia que tenemos del teléfono. Preferimos perder la cédula profesional que el móvil, pues con frecuencia, la tarjeta si funciona más que nuestra propia memoria. El celular más que un instrumento, parece una extensión del cuerpo, y casi nadie puede resistir la sensación de abandono y soledad cuando pasan las horas y éste no suena. Por eso quizá algunos nunca lo apagan.

En el cine he visto a montones contestar en voz baja para decir: -estoy en el cine, después te llamo. Es algo que por más que intento, no puedo entender. También puedo percibir la sensación de desamparo que se produce en muchas personas cuando las azafatas dicen en el avión que está a punto de despegar que es hora de apagar los celulares. También he sido testigo de la inquietud que se desata cuando suena uno de tos timbres más populares y todos en acto reflejo nos llevamos la mano al bolsillo o la cartera, buscando el propio aparato.

Pero de todos, los Blackberry y IPhone merecen capítulo aparte. Enajenados y autistas. Así he visto a muchos de mis colegas, absortos en el chat de este invento. La escena suele repetirse. El Blackberry o IPhone en el escritorio. Un pitido que anuncia la llegada de un mensaje, y el personaje que tengo en frente se lanza sobre el teléfono. Casi nunca pueden abstenerse de contestar de inmediato. Lo veo teclear un rato, masajear la bolita, y sonreír; luego mirarme y decir: “¿En qué íbamos?”. Pero ya la conversación se ha ido al traste. No conozco a nadie que tenga Blackberry o IPhone y no sea adicto a éste.

Alguien me decía que antes, en las mañanas al levantarse, su primer instinto era tomarse un buen café. Ahora su primer acto cotidiano es tomar su aparato y responder al instante todos sus mensajes. Es la tiranía de lo instantáneo, de lo simultáneo, de lo disperso, de la sobredosis de información y de la conexión con un mundo virtual que terminará acabando con el otrora delicioso placer de conversar con el otro, frente a frente.

Y lo que podemos decir del celular en las iglesias… lugar Santo que debe ser.

ESTADOS UNIDOS

Pastores adventistas presentan dilema ante jubilación en los próximos diez años

 

Martes, 15 de mayo de 2012 (ALC) – El 50 por ciento de los pastores adventistas alcanzarán la edad de jubilación en los próximos diez años, según una reciente revisión de las variables demográficas de ministros evangélicos en los Estados Unidos, lo cual ha encendido una alerta ante el dilema, según se dio a conocer aquí esta semana que concluye.

 Para la Administración de Seguridad Social de los Estados Unidos, se espera que en 2022 la edad de jubilación esté en los 66,5 años, de manera que la denominación deberá estudiar y decidir si, para entonces, contratará nuevos pastores que puedan sustituir a los que se jubilan o pedirle a estos que trabajen por más tiempo del establecido.

 La página Adventist News Network ha reflejado como posibles soluciones el retener a los pastores hasta cerca de los 70 años o más, lo cual favorecería la experiencia de la denominación, pero a su vez impediría una mejor comunicación entre sus líderes y las nuevas generaciones de jóvenes con visiones diferentes, aunque afirman que no constituiría un gran conflicto, cuando la edad promedio de un adventista en Estados Unidos es de 56 años.

 Se dice, además, que el modo en que sea enfrentado este fenómeno podrá afectar desde las políticas de remuneración de los ministros hasta el costo de los estudios en los seminarios, de manera que, a partir de ahora, deberá hacerse un riguroso estudio que permita tomar medidas adecuadas en el momento que se produzca el conflicto.

 El reverendo Dave Gemmell, director asociado del Departamento Ministerial de la División Norteamericana de la Iglesia Adventista, expresó, quizás restándole algo de importancia al conflicto, que “ante esta oportunidad que se nos presenta, analizaremos de qué manera tener pastores de primer nivel”.  Pero se afirma en el despacho que lo más seguro es que los líderes exploren las maneras de renovar sus esfuerzos para conseguir más ministros, el patrocinio de más estudiantes de posgrado para su capacitación y darle más desarrollo a la recién creada Junta de Educación Ministerial, cuando hasta hace poco la División Norteamericana era la única, de las 13 divisiones mundiales, que carecía de esta entidad, destinada a la superación y la capacitación adicional en el caso de los pastores en ejercicio.

 Vale decir que la División Norteamericana tiene un total de 3 mil 460 ministros ordenados y 230 comisionados, además de 290 licenciados que, generalmente, suelen ser estudiantes del seminario o graduados que todavía no han sido ordenados al santo ministerio. Hay más de un millón de adventistas que viven en Norteamérica, Canadá, Bermuda e Islas del Pacífico Norte que abarca la Misión de Guam-Micronesia.

 ————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

SUIZA

El futuro de la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas será tema focal

en su reunión de Comité Ejecutivo

 

Jueves, 26 de abril de 2012 (ALC) – Los planes para el futuro de la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR) serán el foco de atención de la reunión del comité ejecutivo de la organización a celebrarse en Indonesia en mayo. Treinta miembros del comité y asesores se reunirán en Sumatra Norte del 10 al 17 de mayo para analizar las prioridades del programa, la locación de la oficina, y cómo asegurar un apoyo financiero estable para los costos operacionales fundamentales de la CMIR.

 Se le pedirá al Comité Ejecutivo que considere si las oficinas de la organización deben permanecer en Ginebra o trasladarse a la zona Euro como medida de ahorro en los costos. El grupo de mayor categoría en la toma de decisiones también considerará planes para lograr una mayor campaña de recaudación de fondos, la que será puesta en marcha más adelante este año.

 Muchas de las entradas por donativos a la CMIR provienen de países europeos donde la inestabilidad del Euro está afectando las tasas de conversión de las monedas. “Es hora de ambas cosas: el reto y la oportunidad,” plantea el Secretario General Setri Nyomi. “Como muchas organizaciones dentro del movimiento ecuménico, estamos sintiendo el impacto de la crisis financiera.”

 Sin embargo, Nyomi resalta que, a pesar de los retos presupuestarios, la CMIR se está beneficiando de la planificación que llevó a la aprobación, en el 2011, de un plan estratégico de siete años para la organización.

 “Las perspectivas para el año 2013 y los subsiguientes son promisorias,” expresa el teólogo de Ghana. “Tenemos iglesias miembros y socios programáticos que están comprometidos con la misión de la CMIR de crear vínculos más sólidos entre las iglesias y de abogar por la justicia.”

 El mandato de Nyomi como secretario general termina en abril del 2014. Durante la reunión del Comité Ejecutivo, un comité será nombrado para buscar su sucesor.

 Los informes del personal a cargo de los programas subrayan iniciativas para la etapa 2012-2013 que incluye la preparación de líderes ecuménicos jóvenes, el desarrollo de una identidad más clara para el movimiento de iglesias Reformadas a nivel regional y un compromiso continuo con la justicia económica.

 El encuentro en Berastagi, Sumatra Norte, es auspiciado por la Iglesia Protestante Batak Karo (GBKP), una de las 28 iglesias indonesias miembros de la CMIR. La agenda para la reunión de seis días incluye cultos con congregaciones locales y una noche de orientación sobre el contexto histórico y cultural local.

 Una conferencia de iglesias indonesias tendrá lugar en Jakarta, capital de Indonesia, con antelación a la reunión del Comité Ejecutivo; en este encuentro abordarán las oportunidades de misión en el país. A los delegados también se les pedirá que consideren la formación de una asociación regional de las iglesias miembros de la CMIR.

 En junio, el Instituto Global de Teología se reunirá en la Universidad Cristiana Duta Wacana en la histórica ciudad indonesia de Yogyakarta. Allí se reunirán, durante tres días, cincuenta y tres jóvenes teólogos y clérigos recién ordenados, para participar en un programa de estudios ecuménicos y de inter-fe diseñado para prepararlos para el liderazgo en las iglesias en un mundo globalizado.

 Fuente: Comunicaciones CMIR

 

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Conoce tu Biblia

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

Balaam, el Profeta de camino perverso

                         NUMEROS 22:20-38

Balaam, hijo de Beor

Balaam ha sido un personaje muy controversial en los círculos educativos de los seminarios bíblicos. Algunos maestros de Biblia le hacen ver como un profeta solamente desobediente, mientras que otros lo consideran como un profeta falso; como uno que tenía conocimiento de Dios, y a quien Dios hablaba, pero que su mente estaba puesta en las cosas materiales.

 Según los comentarios, el nombre de Balaam significa: devorador, peregrino o señor de la gente. Aunque el significado del nombre es lo que menos importa, ya que lo que importa es su aportación en bien o en mal de la causa del pueblo de Dios. Pero  por los pasajes que tenemos en la Biblia, todo nos hace pensar que fue un profeta negativo, quien no estuvo firme al conocer la palabra de Dios.

 Dice la narración que encontramos en los capítulos 22 al 24 de Números, que Balac, rey de Moab, cuando vio al pueblo de Israel que estaba en su territorio, tuvo un gran temor y mandó por Balaam a quien se le conocía como un adivino; y la intención del rey Balac, era que viniera Balaam a su reino, y que echara algunas maldiciones en contra del pueblo de Israel. Los ancianos que fueron a buscar a Balaam eran tanto de Moab, como de Madián, y llevaban con ellos regalos valiosos para Balaam.

 Balaam sabía que Dios no aceptaba que él fuera, pero aun así esperó para ver si Dios le daba permiso de ir a hacer ese trabajito que le dejaría algo de ganancia. Balaam no pudo decir como dijera más tarde el profeta Daniel al rey Belsasar: tus dones sean para ti, y da tus recompensas a otros, Daniel 5:17. El, Balaam hospedó a estos hombres en su casa, y se puso a consultar a Jehová, pero Jehová  le prohibió ir. Sin embargo fue tanta la tentación  que ensilló su asna y se fue para entrevistarse con Balac, rey de Moab.

 El hecho de que Balaam principió su camino hacia Moab, para hacer el trabajo para el cual había sido contratado,  encendió la ira de Dios contra de él, que hizo que una asna, o burra, hablara con él. El asna vio al ángel de Jehová, mientras que el profeta estaba ciego de avaricia que no pudo ver nada. Sin embargo sí habló Balaam con el asna, y la amenazó de matarla. Pero  Dios, que ama también a los animales, salvo a la vida de esta asna, y abrió los ojos del profeta Balaam, quien se dio cuenta de que estaba haciendo exactamente lo contrario a lo que Dios le había mandado. Es en ese entonces cuando Balaam se da cuenta que anda mal, y el ángel de Jehová le dice al profeta: He aquí yo he salido para resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí, (vers. 32). Y el profeta expresa: He pecado, porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino; mas ahora, si te parece mal, me volveré. Ahora el ángel de Jehová le da la oportunidad de seguir su camino, pero con una condición específica.

Una vez que el ángel de Jehová  lo reprende y Balaam dice, que él se puede regresar, entonces el Señor le dice que vaya a ver a Balac, el rey de Moab, pero tiene que decir lo que Él le va a indicar, porque va a hacer Su voluntad. Balaam llega con Balac, y Balac está muy contento, porque al fin tiene a un personaje que él cree que va a echar embrujos en contra de Israel, pero a pesar de toda la pompa y todas las ceremonias y sacrificios que hicieron, al abrir la boca Balaam solamente decía bendiciones a favor del pueblo de Israel. Esto le causó mucho coraje a Balac que dijo a Balaam: ¿Qué me has hecho? Te he traído para que maldigas a mis enemigos, y he aquí has proferido bendiciones. (Números 23:11).

 Por todos lados se ve que el corazón de Balaam no era recto delante de Dios, aun cuando Dios usó su boca para dar bendiciones a Israel. Sin embargo cuando todo terminó, y no pudo haber ningún encantamiento en contra de Israel, él dio uno de los más sucios consejos al pueblo de Moab, consejo que hizo mucho mal al pueblo de Israel. Según leemos en Números 31:16 que Balaam aconsejó a las mujeres de Moab que invitaran a los varones de Israel a las fiestas paganas, y así lo hicieron, y los varones de Israel fornicaron con las mujeres de Moab y adoraron a sus ídolos. Leemos en Números 25:1-2 Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab, las cuales invitaban al pueblo a  los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses, pero según Números 31:16 ese fue el consejo de Balaam. Este varón conocía el poder de las mujeres, cuando se les usaba para el pecado.

 Moisés mandó a 12.000 hombres de guerra para castigar al pueblo de Madián, y al dar muerte a algunos de sus gobernantes, también dieron muerte a Balaam, y por lo que podemos ver, Balaam murió en sus pecados. Su corazón no era recto delante de Dios, y tuvo un final muy triste y muy lamentable, pues fue una persona que escuchó la voz de Dios, pero no obedeció.

 Tanto el apóstol Pedro, como el apóstol Juan y Judas hablan de Balaam como una persona que dio consejos males, y que por su causa no sólo pecó el pueblo de Israel, sino que también murieron muchos de ese pueblo, porque se encendió la ira de Dios contra ellos, porque no podían ser fieles a los mandamientos que Él les había puesto desde años atrás. Dios castigó al pueblo de Israel, y murieron 24,000 personas. Pero es notable el castigo que Dios ordenó a Moisés para los príncipes desobedientes. Leamos lo que dice Números 25:4 y Jehová dijo a Moisés: toma a todos los príncipes del pueblo y ahórcalos, ante Jehová delante del sol, y el ardor de la ira de Jehová se apartará de Israel.

 En esta ocasión aparece un nieto del sacerdote Aarón, llamados Fines, quien con su acción muy valerosa mata a un varón importante llamado Zimri, quien había traído a su tienda a una mujer madianita llamada Cozbi; los pasó por el vientre con una lanza, y eso le dio a Fines la victoria, pues con esa acción estaba demostrado que tenía celo porque el pueblo obedeciera a Jehová, y no se juntara con las mujeres extranjeras, Números 25:6-18. Pero todas estas desgracias vinieron al pueblo de Israel, por un mal consejo que dio uno que se hacía pasar por profeta de Dios, pero que tenía su corazón lleno de avaricia y de maldad. Por eso Pedro dice de él: siguiendo el Camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad. II Pedro 2:15.

 CUESTIONARIO

1.- Algunos maestros de Biblia creen que Balaam fue ______________________ mientras que otros creen que fue ______________________________________

2.- El nombre de Balaam quiere decir ____________________, o____________

3.- ___________________ rey de __________________ mandó  traer a Balaam para que _________________________________________________________

4.- Cuando los mensajeros del rey de Moab llegaron a la casa de Balaam, y le dijeron a qué venían, él sabía que Dios _________________________________

5.- El hecho de que Balaam se encaminó para entrevistarse con el rey de Moab, hizo que la _______________________________________________________

6..- Cuando Balaam habla con el ángel, ofrece ___________________________

7.- ¿De qué se quejó Balac en contra de Balaam, después de ofrecer sacrificios? ___________________________________________________

8.-  Balaam no pudo maldecir al pueblo de Israel, pero ¿Qué aconsejó que hiciera Moab? ___________________________________________________________

9.-  Moisés mandó  12,000 guerreros para castigar el pueblo de Madian. Mataron a varios de los gobernantes, y también ___________________________________

10.- Por causa del mal consejo de Balaam, Dios castigó al pueblo, y murieron por esa desobediencia por lo menos ______________________________________

11.- Los apóstoles Pedro y Juan, y Judas hacen referencia a Balaam. Pero Pedro dice : __________________________________________________________

Doctrina

Artículos de Religión de la Iglesia Metodista

Art. XII

Del pecado después de la justificación

“No todo pecado cometido voluntariamente después de la justificación es el pecado contra el Espíritu Santo, y por ende imperdonable. De ahí que, a los que después de la justificación han caído en el pecado, no se les debe negar el privilegio del arrepentimiento. Después de que hemos recibido el Espíritu Santo, es posible que nos apartemos de la gracia concedida y que caigamos en pecado; y ello no obstante, también es posible que por la gracia de Dios nos levantemos otra vez y que enmendemos nuestra vida. Y por tanto, son de condenar aquellos que dicen que ya no pueden pecar más, mientras vivan aquí, o que niegan la oportunidad del perdón a aquellos que verdaderamente se arrepienten”.

Pruebas bíblicas:

Son hijos de Dios pero rebeldes –Jeremías 3:22, Gálatas 3:1, I Juan 1:9 y 2:1, Apocalipsis 2:5; el pecado contra el Espíritu Santo –Marcos 3.29.

Comentario:

Este artículo condena el dogma que algunos enseñaban antiguamente, que todo pecado cometido después de la justificación es contra el Espíritu Santo. El pecado contra el Espíritu Santo consiste en atribuir a una agencia diabólica las obras milagrosas de Cristo. Los escribas decían: “Éste (Cristo) tiene a Belzebu, y por el príncipe de los demonios hecha fuera demonios”. “Más la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada… porque decían: “Tiene espíritu inmundo”. El pecado imperdonable viene a ser aquel grado de perversidad y arraigada malignidad que endurecen el corazón sin ser resultado de ignorancia, sino de una oposición perseverante, deliberada y sistemática a verdades claramente demostradas e inequívocas. La señal de esta condición es una completa inestabilidad moral.

Ha nacido de nuevo, “no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, más de Dios”; miembro de Cristo Jesús y heredero del Reino de los cielos; “la paz de Dios que sobrepuja a todo entendimiento, guarda su corazón y mente en Cristo Jesús; su cuerpo mismo es un templo del Espíritu Santo, una habitación de Dios por el Espíritu, creado de nuevo en Cristo.

“El amor de Dios se ha derramado en su corazón por medio del Espíritu Santo que le es dado, y camina en el amor, y poder par dominar el pecado exterior e interior”

Al hablar de ciertas personas como regeneradas, justificadas o creyentes, se quiere decir que han experimentado un cambio actual, un cambio radical, o se hace referencia al hombre sublime y glorioso, puesto que significa estar regenerado, tener la conciencia de ser hijo que santifica y da poder sobre el pecado.

1, De la Sagrada Escritura (Gálatas 5:17, I Corintios 1:2; compárese el Cap. 3:1-3;

            Apocalipsis 2:2, 3:4, 16 y 3; 2 Corintios 7:1)

2. De la experiencia del cristiano.

3. Del testimonio universal de la Iglesia.

Entrevistas

Presbítero Rebeca Chávez Domínguez

 

40 años de ministerio fructífero

 

Agradecemos el envío de la entrevista que realizó nuestra colaboradora Priscila Laguna de Vergara a la Presbítero Chávez Domínguez.

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”.     -Hechos 20:24-

El sábado 23 de junio en el templo El Camino, La Verdad y La Vida, de la Col. San Baltasar de la Ciudad de Puebla, se tuvo un culto de acción de gracias por la vida de la Presbítero Rebeca Chávez Domínguez, quien celebró 40 años de ministerio cristiano al servicio de la Iglesia Metodista de México. Numerosos invitados de iglesias donde ha colaborado estuvieron presentes dando gracias a Dios por su vida.

 Estos son algunos pequeños datos biográficos:

 Rebe, como cariñosamente le llamamos, nació en San Juan Acozac, Pue., el 28 de enero de 1951, en la familia de Don Ulises Chávez Báez y Doña Emilia Domínguez T. El papá originario de San Juan Acozac y la mamá de Ahualulco, Jalisco. Ella es la más pequeña de sus hermanos y hermanas: Nohemí, Elizabeth, Elvia, Javier, Saúl, y Santiago. Rebe pasó su infancia en San Juan Acozac. Asistió a la escuela tanto en San Juan Acozac como en Tepeaca, Pue. A pesar de problemas de salud importantes en su niñez y adolescencia, salió adelante con el apoyo de su familia, su carácter férreo y por supuesto con la fortaleza de nuestro Dios.

 La pastora Rebeca Chávez, gracias a una preciosa experiencia espiritual con nuestro Señor Jesucristo en su temprana juventud, se dedicó a la obra del Señor. Dios usó a su amigo de la infancia, Ariel Pérez. Él la puso en contacto con el Pbro. Manuel V. Flores, quien en aquel entonces era Director del Centro Evangélico Unido. Él le hizo la invitación para estudiar en la Comunidad Teológica, localizada en México, D.F., la cual ella aceptó. En 1972 se convirtió en la primera estudiante mujer metodista que salió del Seminario, terminando el Bachillerato en Educación Cristiana.

 En ese entonces las mujeres eran consagradas al servicio en la iglesia más no recibían órdenes ministeriales. Esta situación llevó a la Pastora Rebeca Chávez a presentar a la Comisión de Programa y Estructura el 15 de mayo de 1972, un memorial que proponía “la admisión de las damas que lo deseen en plena conexión en las Conferencias Anuales de nuestra iglesia, actuando éstas como ministros itinerantes con órdenes de presbíteros y diaconisas, cumpliendo con los requisitos de pastor”. Dicho documento contó con las firmas de apoyo de los Pbros. I. Manuel V. Flores, Elías Herrera, Fidel Ramírez, etc. El fallo a favor de la Conferencia General ocurrió en 1973. Es hasta 1980 que Rebe, junto con las Diaconisas Graciela Álvarez y Sofía Ponce son ordenadas Presbíteros Itinerantes.

A este grupo se anticipó la ordenación de la Hna. Aida Lea Barrera (*).

La predicación ha sido la parte fundamental de su ministerio. Ha dando las buenas nuevas de salvación, ha enseñando, ha discipulado y también ha edificando la vida espiritual de los miembros de las iglesias. De la misma manera, su consejería familiar ha sido de mucha bendición en las congregaciones. La Pastora Chávez ha demostrado ser muy cuidadosa con los documentos oficiales de los templos, poniéndoles en regla poder tenerlos debidamente legalizados. Asimismo, ha estado en la construcción de algunos templos y también ha animado a los hermanos a realizar la compra de terrenos para sus templos.

 En el periodo del Presidente Vicente Fox, tuvo el privilegio de asistir, junto con el entonces Obispo Pedro Moreno Cano, a la Casa Presidencial de Los Pinos, a una reunión de Asociaciones Religiosas. Fue miembros del Consejo Administrativo de las Instituciones Metodistas de la ciudad de Puebla por varios años.

 Damos gracias a Dios por la vida de nuestra pastora, Pbro. Rebeca Chávez

Domínguez y por el ministerio tan fructífero que el Señor le ha dado a través de su

Espíritu Santo en estos 40 años de servicio ininterrumpido. ¡A Dios sea la gloria hoy y siempre!

 Curriculum vitae:

 1972-1975  Su primer cargo en la Iglesia Metodista de México fue en San Vicente Chicoloapan, Estado de México.

 1975-1976  Aztecas, México, D.F.

 1976-1979  Coordinadora General de las Sociedades Misioneras Femenil del Área del Centro, habiendo visitado todos los grupos femeniles.

 1979-1980  Gante, México, D.F., como pastora asociada, siendo ordenada en ese año como Presbítero Itinerante.

 1980-1982 Ozumba, Edo. de México.

 1982-1986  Directora del Internado de la Casa Hogar para Señoritas en Puebla, Pue., en donde fue de mucho apoyo y bendición para las niñas y jovencitas internas.

 1986-1988  Azcarate, Puebla, Pue.

 1988-1990  Veracruz, Ver.

 1990-1994  Xalapa, Ver.

 1992-1996  Superintendente del Distrito Oriente. (Supervisando 32 cargos

pastorales).

 1994-1995 Cuapiaxtla de Madero, Pue.

 1994, del 7 al 12 de junio  Nombrada Administradora Episcopal de la Conferencia Anual del Sureste, siendo la primera mujer en ejercer un Obispado Administrativo en la Iglesia Metodista de México, A.R. (*)

 1996-1998  Papalotla y San Cosme Mazatecoxco, Tlax.

 1998-2000  San Juan Acozac, Pue.

 2000-2004  Belisario Domínguez, Puebla, Pue.

 2004-2008  Superintendente del Distrito Oriente. (Supervisando 33 cargos pastorales).

 2008-2010  La Magdalena Tlaltelulco, Tlax.

 2010-2012  Col. San Baltazar Campeche, Puebla, Pue.

 

 (*) Datos tomados del artículo del Hno. Aarón Flores Rosas, Licenciado en Sociología por la Universidad Veracruzana, del 25 de junio de 1996, del periódico Presencia, órgano oficial de la CASE.

Himnología

 Firmes y adelante

  

Este himno forjó nuestra identidad y nos dio cantos de ánimo y de llamado a la fe, el discipulado, la santidad y nuestra misión.

 

09 DE JUNIO DE 2012.- Uno de los himnos favoritos de la iglesia de mi niñez fue  Firmes y adelante.

 Las pequeñas congregaciones latinas de mi niñez en Texas y California se encontraban en medio de mayorías latinas católicas que se burlaban de nosotros por ser “aleluyas”.

 Pero aunque éramos pocos y marginados, himnos como éste nos recordaban que Dios nos había llamado a la tarea y que podíamos seguir hacia adelante.

 Firmes y adelante, huestes de la fe

 sin temor alguno, que Jesús nos ve.

 Jefe soberano, Cristo al frente va

 y la regia enseña, tremolando está.

 Nos gustaba el reto del canto y su música marcial. Nos animaba saber que Cristo es nuestro jefe y que nos somos parte de su ejército espiritual. Esta imagen era clave para nuestras pequeñas congregaciones y nos daba una claridad de visión y misión.

 Sin embargo, siendo que éramos México-americanos no entendíamos todas las palabras. El léxico de un pueblo que sólo utilizaba un español oral, y a quien no se le permitía estudiar en español, no incluía palabras como adalid, lid, averno y pavor.

 Así que no muy bien entendíamos la segunda estrofa y poco la cantábamos.  Pero terminábamos cantando la última estrofa con mucho fervor.  Podíamos seguir hacia delante porque Jesús ya había ganado la victoria y nadie podría prevalecer contra nuestra congregación.

 Tronos y coronas pueden parecer

 de Jesús la iglesia fiel habrá de ser

 nada en contra suya prevalecerá

 porque la promesa nunca faltará.

 El compilador de  Himnos de Gloria, H.C. Ball, escogió cantos claves para las pequeñas comunidades evangélicas que los cantaron a través del siglo veinte. Siendo misionero pentecostal, escogió muchos himnos con ese enfoque teológico. Pero también escogió muchos himnos que llegaron a ser himnos lema o cantos claves de nuestra pequeña sub-cultura evangélica.  Este himnario forjó nuestra identidad y nos dio cantos de ánimo y de llamado a la fe, el discipulado, la santidad y nuestra misión.

 Aunque me crie cantando himnos que no siempre entendía dichos cantos formaron mi fe y mi compromiso con Cristo Jesús.

 Nuestra pequeña congregación campesina sabía que Dios nos había llamado y que tenía una misión clara para nosotros. Por causa de eso seguimos compartiendo la buenas nuevas del evangelio y vimos a muchas personas encontrar nueva vida en Cristo Jesús.

 Pero también fue una parte clave en que yo siga firme y adelante hasta el día de hoy.

 Y por eso lo sigo cantando.

Autores: Juan Francisco Martínez          ©Protestante Digital 2012

Historia

Las Diaconisas en México

1904 – 1979

9ª parte

Comenzamos en el número 35 y seguiremos hasta el No. 51, del 29 de octubre, con la publicación en esta Sección, en 17 partes, de la tesis que para obtener el grado de Licenciado en Historia presentó nuestro hermano Xeitl Ulises Alvarado López, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en marzo de 2009, con el interesante y poco estudiado tema “Las Diaconisas en México (1904 – 1979)”.

hist.diac.124 a 135

Intolerancia religiosa

Ariane Díaz

¡Un tercio de mexicanos intolerantes!

 

Periódico La Jornada

 

Sábado 9 de junio de 2012, p. 38.- En México hay “un núcleo de población intolerante ante las minorías religiosas que correspondería a un tercio de la población” –señaló Elio Masferrer, especialista en asuntos religiosos–, de acuerdo con la información de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 –realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred)–, en materia de diversidad religiosa, lo cual es “alarmante”.

 También planteó que los resultados dan cuenta de una “fricción interreligiosa” muy clara en estados como Chiapas, donde se justifica en mayor medida, “mucho, poco o algo”, la expulsión de una persona por su religión.

 Durante la Jornada por la Diversidad Religiosa, Diálogo y No Discriminación, Ricardo Bucio, presidente del Conapred, catalogó como preocupante el hecho de que si bien la sociedad mexicana reconoce que hay una diversidad religiosa también asume que ésta es un riesgo, en tanto que se considera motivo de división.

 De los resultados de la encuesta se desprende, coincidieron, que las minorías religiosas en el país son, en términos generales, más abiertas que el resto de la población ya que un mayor porcentaje se pronunció en contra del racismo y la violencia contra la mujer, y a favor de una mayor participación de los jóvenes y el respeto a las uniones entre personas del mismo sexo, por ejemplo.

 La idea central del encuentro, organizado por el Conapred, el Centro de Estudios Ecuménicos, el Observatorio Eclesial y la organización Iglesias por la Paz con Justicia y Dignidad, fue que en México se ha colocado a las minorías religiosas en una situación de discriminación respecto de la mayoría religiosa.

 Ahí, Gustavo Mohar, subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos, consideró que “de manera general” la sociedad es respetuosa de otras religiones, “a pesar de las tensiones locales”, como sucede en Chiapas.

 Agregó que “no podemos dejar de destacar la conectividad entre México como un país de migrantes y como un país religioso, donde 11 millones de connacionales que viven en EU se han llevado en su mayoría la religión católica”, pero una parte se han abierto a otras expresiones, lo que se refleja en quienes permanecen acá.

 Miembros de diversas congregaciones religiosas (evangélicas, judía, musulmana y budista) expusieron la situación que enfrentan como grupos minoritarios y se pronunciaron por un mayor conocimiento de las diversas religiones, “por el bien general y la paz”.

 A su vez, Alberto Hernández Hernández, académico del Colegio de la Frontera Norte, indicó que en tan sólo cuatro décadas, pero subrayadamente en las últimas tres, la religión, junto con los procesos sociales que genera, y particularmente los actores que la constituyen, han desempeñado un activo papel en la estructuración de la práctica social.

 En el país hay 7 mil 653 asociaciones religiosas registradas ante la Secretaría de Gobernación, de las cuales 40 por ciento son católicas.

La Biblia

La Iluminación

 

La iluminación quiere decir que desde que usted y yo tenemos un libro, un libro divino y humano, escrito por hombres que expresaban sus pensamientos, sólo el Espíritu Santo puede enseñárnoslo. Mientras que hacían esto, estaban escribiendo realmente la Palabra de Dios. Aunque podemos adquirir los hechos de la Biblia por nuestra propia cuenta, el Espíritu de Dios tendrá que abrir nuestro entendimiento y corazón si es que pensamos entender la verdad espiritual que se encuentra en ella.

 Pablo, escribiendo a los Corintios, dijo:

 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. (I Corintios 2:7-9).

 Ahora, usted y yo hoy adquirimos casi todo lo que sabemos por la vía visual, o por la sónica, o por la de razonar. Actualmente, Pablo dice aquí que hay ciertas cosas que el ojo no vio ni oído oyó. Hay ciertas cosas que ni logran entrar en la mente. Pues, ¿cómo es que las van a adquirir

 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios. (I Corintios 2:10).

 Muchos llevan este versículo a un funeral, y yo lo oí citar en un funeral hace años. El pastor quiere decir que el buen hermano Fulano de tal era gran hombre, pero que en verdad no sabía mucho estando acá en la tierra. Pero ahora que está en el Cielo, y reflexiona con madurez, sabe cosas que nunca antes podía saber. Aunque eso es la verdad (recibiremos una educación única en el Cielo), el versículo no está hablando de esto. Mucho antes de que nos llegue la muerte, hay muchas cosas que no nos es posible entender por las vías ordinarias estando acá en la tierra. El Espíritu Santo ha de ser nuestro Maestro.

 Ustedes recuerdan que en Mateo 16 cuando nuestro Señor preguntó a los discípulos acerca de lo que se decía de El, le respondieron que se decía de todo. Y, todavía se está diciendo lo todo acerca de El. Bien pueden conseguir hoy tantas respuestas como el número de personas a quienes preguntan. Hay muchos puntos de vista acerca de El. Mas luego les preguntó:

 Y, vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (Mateo 16:16, 17).

 Él es El que reveló la verdad a Simón Pedro. Y hoy en día, sólo Dios puede abrirnos la Palabra para que la entendamos verdaderamente.

 En el día de la resurrección del Señor Jesús, El caminaba en el camino a Emaús y acompañó a dos hombres en el camino. Hablando con ellos, les preguntó:

 ¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes Respondiendo uno de ellos, que se lla­maba Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días Entonces él les dijo: ¿Qué cosas Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y le crucificaron. (Lu­cas 24:17-20).

 Ustedes recordarán que Jesús había predicho aquello. Lo interesante es que hace años los profetas lo decían. Entonces estos hombres expresaban una esperanza débil, la cual una vez tenían mas ahora no existe.

 Pero nosotros esperábamos que Él era el que había de redimir a Israel; Y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido. (Lucas 24:21).

 Seguían contando lo que sabían ellos y lo que las mujeres habían di­cho. “Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro… pero a él no le vieron.” Sus esperanzas se habían ensombrecido y oscuridad llenó sus corazones. Ahora escuchen al Señor Jesús:

 ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas co­sas, y que entrara en su gloria Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en toda las Escrituras lo que de él decían. (Lucas 24:25 – 27).

Mis amigos, ¿no les gustaría haber estado allí aquel día para escuchar la voz del Señor cuando citó del Antiguo Testamento sacando a luz las Escrituras tocante a El mismo. Por fin se les dio a conocer al sentarse juntos en la cena. Este es el comentario de ellos:

 ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras

 No ven, que estamos estudiando un libro que es diferente que cual­quier otro libro. No es sólo que creo en la inspiración de la Biblia. Yo creo que este es un libro cerrado a menos que el Espíritu de Dios abra el corazón suyo y el mío para que sea significante. Luego, cuando Jesús regresó a Jerusalén en aquella vez, seguía enseñándoles a sus discípulos.

 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. (Lucas 24:44).

 Fíjense en que Jesús creyó que Moisés escribió el Pentateuco. Creyó que los profetas hablaron de él y que los Salmos le señalaron.

 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras. (Lucas 24:45).

 Mis amigos, si El no abre el entendimiento suyo, no entenderán las Escrituras. Por eso mismo, debemos acercarnos a este libro con una gran humildad de mente, no importa lo inteligente que seamos.

 Volviendo la página a I Corintios, Pablo sigue diciendo:

 Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. (I Corintios 2:18, 14).

 Nunca me perturbo cuando un inconverso, aunque sea predicador, viene diciendo que no cree más que la Biblia sea la Palabra de Dios. Para decir la verdad, nunca la había creído él. Pero esa es la manera correcta en que debe hablar porque después de todo, si no es creyente, no puede entenderla. Marcos Twain, que era inconverso, dijo que no le perturbaba lo que no entendía de la Biblia. Lo que le inquietaba era lo que sí podía entender. Hay cosas en la Biblia, las cuales un inconverso puede entender y son esas las que causan que muchos rehúsen la Palabra de Dios. Fue Pascal que dijo: “Hay que entender el conocimiento humano para poder amarlo, mas hay que amar el conocimiento divino para poder entenderlo”.

 Al dejar el tema de la iluminación, permítanme decir lo siguiente: Sólo el Espíritu de Dios puede abrir los entendimientos y corazones suyos para que vean y acepten a Cristo, y que confíen en El como su Salvador. ¡Que maravilloso! Me he sentido siempre desvalido al entrar en el púlpito porque, créanme, el hermano McGee no puede convertir a ninguno. Pero no me siento tan sólo débil, sino también fuerte no por mí mismo sino por el Espíritu de Dios. El Espíritu sí puede tornar estas palabras muertas y hacer que signifiquen algo vivo.

Noticias internacionales

ARGENTINA

Metodismo británico y argentino buscan el diálogo en la ONU por Malvinas

 Buenos Aires, viernes, 15 de junio de 2012 (ALC) – Al cumplirse 30 años de la finalización de la guerra de Malvinas, las iglesias metodistas de Gran Bretaña y Argentina coincidieron en que es el diálogo a través de las Naciones Unidas el camino para el entendimiento por el conflicto de las islas. Lo hicieron a través de sendas misivas este 14 de junio.

 Con motivo de conmemorarse este 14 de junio la finalización de la guerra que enfrentó a Argentina y Gran Bretaña por las Islas Malvinas, el Rev. Joaquín Thomas Quenet, responsable de la relación con las Iglesias de América Latina de la Iglesia Metodista en Gran Bretaña, envió una misiva al Obispo Frank De Nully Brown, renovando el compromiso de aquella comunidad a mantenerse unidos en oración en la búsqueda de una resolución pacífica del diferendo por la soberanía de las islas.

 “Nos acordamos, con arrepentimiento, de todos aquellos y aquellas que mueren en la guerra, que como seres humanos nos cuesta encontrar una forma de resolver algunos conflictos sin recurrir a la guerra armada”, señala la misiva de Quenet enfatizando a su vez que “Oramos que nuestros países busquen a trabajar con las Naciones Unidas con el fin de encontrar una solución permanente a las diferencias entre nuestros países en cuanto a estas islas. Oramos para el pueblo de las Islas Malvinas/ Falkland Islands para que puedan seguir viviendo en paz”.

 Finalmente, el mensaje señala que “Le damos gracias a Dios por nuestras Iglesias y la forma en que nuestra fe y patrimonio han podido mantener una relación de apoyo, de mutua edificación y dialogo en el transcurso de los años”.

 Por su parte, el Obispo de la Iglesia Metodista Argentina, Frank De Nully Brown, respondió el envío manifestando que “la aventura militar que ocasionó muertes y dolor en muchas familias, demanda hoy una decisiva acción no violenta para establecer relaciones justas y fraternas entre todos/ todas”.

 Coincidiendo que el diálogo entre las naciones es el camino que asegura la resolución del conflicto, De Nully Brown enfatizó: “Para nosotros es muy significativo que juntos comprendamos que este conflicto puede y debe ser solucionado por el diálogo y la comprensión mutua en el marco de las Naciones Unidas. Esto nos compromete a desechar todo intento bélico que ponga en riesgo la vida

 Fuente: Noticias Metodistas

 VENEZUELA

 Un cristiano evangélico aspira a la presidencia de Venezuela

 15 DE JUNIO DE 2012, VENEZUELA.- Han sido un total de ocho personas, seis hombres y dos mujeres, los que fueron avalados para disputarse la presidencia del país con el reto de ganarse la confianza de los venezolanos y capitanear Venezuela durante el periodo 2013-2019.

 Dos de ellas eran los ya esperados Hugo Chávez y el candidato único de la oposición, Henrique Capriles. Pero para sorpresa de muchos, Chávez y Capriles no serán los únicos a enfrentarse en las urnas el próximo 7 de octubre, donde rostros desconocidos como el de la panadera María Bolívar o el evangélico Luis Reyes también tendrán su espacio.

 En un comunicado, el Consejo Nacional Electoral (CNE) detalló que las ocho candidaturas son fruto de la postulación de 40 de los 56 partidos inscritos en el ente.

 En primer lugar, el CNE cita la candidatura del presidente Hugo Chávez, de 57 años y en el poder desde 1999, quien aspira a una tercera relección consecutiva y fue postulado para la ocasión por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). A su candidatura, indica el ente estatal, también se adhirieron otras diez organizaciones políticas, entre las cuales está el Partido Comunista o el movimiento revolucionario Tupamaro.

 “LOS OTROS”

 Hasta aquí, el guion era conocido. Entre las nuevas candidaturas más curiosas está la de Luis Reyes, quien confiesa ser un cristiano evangélico y participa a nombre del partido ORA (Organización Renovadora Auténtica).  También la de Reina Sequera, líder del partido Poder Laboral o la de María Bolívar.

 Otro de los candidatos sorpresa es Yoel Acosta Chirinos, ex aliado de Chávez, fundador de su extinto partido Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200) y participante del fallido golpe de Estado que el mandatario lideró en 1992.

 También lo son la candidatura del sindicalista Orlando Chirinos, postulado por el Partido Socialismo y Libertad (PSL), o del dirigente del partido Patria Para Todos (PPT), Rafael Uzcátegui, quien se opone al apoyo de su partido a Capriles.

 Postulada por el Partido Democrático Unidos por la Paz y la Libertad (PDUPL), Bolívar tiene 37 años y regenta la panadería “Mayami” en Maracaibo (oeste).

 Fuentes: Efe           © Protestante Digital 2012

 

 HONDURAS

Sondeo de CID-Gallup

 El 92% de la población de Honduras cree en Dios  

Los católicos representan el 45% de la población y los evangélicos el 40%; aunque un 63% nació en un hogar católico.

 14 DE JUNIO DE 2012, HONDURAS.- A fin de conocer aspectos de las afinidades religiosas de los hondureños, el sondeo semanal tipo tracking diario de CID-Gallup encontró datos interesantes. En cuanto a la creencia en Dios, un 92% aseguró que cree en su existencia y sólo un 8% dijo que no.

 Un dato interesante es que 42% de las personas entrevistadas afirman no pertenecer a ninguna religión, pero aun así aseguran creer en Dios.

 En cuanto a  edades, los ciudadanos pertenecientes a la fe evangélica tienden a ser más jóvenes que los seguidores del catolicismo, dice el estudio.

 CATÓLICOS Y EVANGÉLICOS

 Los porcentajes entre católicos y evangélicos son similares entre la población (45 y 40% respectivamente); aunque un 63% de los adultos nació en un hogar católico.  Uno de cada cinco hondureños que nacieron en un hogar católico, hoy en día pertenece a la Iglesia Evangélica.

 ORACIÓN

 El rezar u orar todos los días es común entre los evangélicos, mientras que entre católicos esta costumbre es menos frecuente. Las personas que rezan todos los días son en mayor proporción mujeres y ciudadanos de 40 años o más de edad.

 Al preguntarles  con qué frecuencia oran o rezan a católicos y evangélicos, la mayoría señaló que varios días a la semana, aunque son los que profesan la religión evangélica los que más lo hacen. Entre los católicos es menos frecuente esta práctica, y algunos incluso señalan que solo rezan cuando están pasando situaciones que les generan tristeza o felicidad.

 © Protestante Digital 2012

 

 Córdoba

La Carlota, fiel a sus raíces protestantes dos siglos después  

Fue fundada por luteranos; y tras doscientos años una Facultad de Teología protestante florece en la ciudad.

13 DE JUNIO DE 2012, CÓRDOBA.- Este pasado sábado día 9 ha tenido lugar el acto de Graduación del curso 2011/2012 en La Carlota, cuyo fundador, el Ilustrado Pablo de Olavide, sufrió por su compromiso con la verdad evangélica. 

 Sin duda un momento histórico, pues  después de una trayectoria de 44 años, el Seminario de las Asambleas de Dios celebró el acto de graduación de lo que sería la primera promoción de estudiantes de la -ya reconocida-   Facultad de Teología Asambleas de Dios.

 El acto académico se celebró en uno de los salones del Hotel el Pilar, próximo al edificio de la Facultad. Rodeados por diferentes miembros de la Junta de la Facultad, del Consejo Ejecutivo de  FADE  (federación de Asambleas de Dios),  FEREDE  (Federación Evangélica), del Consejo de Dirección de la  Sociedad Bíblica , de la  Fraternidad de Ministros de Culto de Córdoba  y de un nutrido grupo de miembros del  claustro de la Facultad y pastores ; el ambiente fue el de una verdadera celebración en el que se oró de forma especial por aquellos que concluyendo esta etapa de preparación, inician junto a la formación de toda su vida, otros proyectos de servicio desde la Iglesia.

 Todos los participantes de este emotivo acto destacaron el momento histórico de este acontecimiento y la proyección del mismo hacia la iglesia y la sociedad, razón de ser de este proyecto, en el que los representantes de los graduandos (diplomados y grado) dieron fe de su compromiso con el servicio cristiano, y con el impulso de la experiencia transformadora de Jesucristo en sus vidas.

 PARTICIPANTES

 Juan Carlos Escobar , presidente del Consejo Ejecutivo de FADE, realizó una breve  singladura histórica del seminario , recordando también, su etapa de estudiante en Azuqueca, hasta llegar a la actualidad, enfatizando la Gracia del Señor para la iglesia del s. XXI y la necesidad de capacitación de obreros, objetivo primordial de la institución.

 

  Noticias nacionales

Página Web oficial de la IMMAR

Recibimos la nota enviada para su publicación, por el Pbro. Rafael Murillo con el saludo y envío del Manual de procedimientos, que incluimos:

Muy queridos hermanos todos: Me gozo en enviarles el Manual de procedimientos para el uso de la Página Web Oficial.  Después de salvar una gran cantidad y peso de obstáculos en el camino, sólo la convicción de que este es un instrumento de bendición para el Reino de Dios, y la absoluta seguridad de que Dios nos fortalece y va delante de nosotros, nos ha hecho perseverar, animados por los ángeles que Él ha ido colocando en el camino, quienes con preparación profesional, disposición a servir y disponibilidad en medio y sobre de sus responsabilidades cotidianas, han ofrendado voluntariamente sus talentos y dones al Rey de reyes y Señor de señores, a Él sea la gloria.

Nuestro reconocimiento a Erika Nolasco, quien aceptó gustosa asumir la Administración y como arranque ha elaborado profesionalmente este Manual, que da orientación y orden a nuestra comunicación cibernética, dentro y fuera de nuestra amada Iglesia.

Exhortamos a que cada conferencia anual tenga sus corresponsales y estos nos ayuden enviando artículos que se generen en su área geográfica, se use para difundir información y publicidad, animen a las páginas conferenciales, distritales y locales, así como las de las organizaciones para que se haga el “link”, y vivamos satisfactoriamente nuestra conexionalidad.

¡A Dios sea la Gloria!    Pbro. Rafael Murillo Paniagua

manualIMMARFinal

MÉXICO

Discípulos de Cristo llaman a la paz y el diálogo en tiempo de elecciones

Ciudad de México, viernes, 8 de junio de 2012 (ALC) – El fanatismo y la intolerancia en tiempos electorales, han dañado las relaciones entre familias, comunidades y pueblos. Y no solo eso ha dañado la relación de hermanos en la Iglesia, dice el pastor Josué Martínez Cisneros, Presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas Discípulos de Cristo de México (CICE).

“En cada época de elecciones la pasión por los colores de algún partido llega a tal punto en que satanizamos o condenamos a quienes no se interesen o estén de acuerdo con nuestros ideales o elección. Como si la nuestra fuera la más correcta. Alguna vez he pensado, si esa pasión y ese interés que nos quema por alguna persona o partido político la tuviéramos por el Evangelio, nuestra vida, la de la Iglesia y la Sociedad serian diferentes”, reflexiona el pastor.

A pocos días de las elecciones en ese país, hace un llamado para que como Iglesia no se dejen llevar por la intolerancia y el fanatismo.

“La Iglesia hoy está llamada a ser solidaria, a ser prudente y consiente. Debe dejar a un lado los odios, rencores y la intolerancia que desemboca en vidas fracturadas y familias desechas que enfrentan la violencia por esta causa”, dice el comunicado.

Como Pastor y Presidente de la CICE, dice, invito a eliminar  todo aquello que pueda provocar odio y rencor.  “Nuestro país no se puede seguir hundiendo en rencores, violencia e intolerancia. Ya la gente está cansada de todo ello.”

La Iglesia evangélica Discípulos de Cristo en México es desafiada  a sembrar la paz, a buscar siempre los medios para entrar en diálogo y conversación. Y nunca pisotear o pasar por encima de los derechos de los demás, enfatiza.

Que quien gane sea la sociedad, que gane México; y que la Iglesia en este tiempo lleno de inseguridad y violencia sea la portadora de la paz de Dios  en cada lugar donde esté representada, finaliza.

Conferencia Anual de México

Revista electrónica PubliCAM

Con gratitud a nuestro Dios primeramente, y cada uno de los hermanos que colaboran para hacer posible la edición electrónica mensual de la Revista Electrónica Reformando la Nación les saludamos deseando toda bendición espiritual para sus vidas.

 En este número correspondiente al mes de Julio, y siguiendo la temática que nos rige en razón de los principios de nuestro Credo Social, corresponde al principio que nos habla acerca del Derecho a la Información: “Defenderemos el derecho a la información de todos los habitantes del país.

 Dado que los medios masivos de comunicación son un instrumento que influye en la educación, cultura y formas de entretenimiento de la población, se hace necesario que éstos sean democráticos para asegurar que la información sea veraz, esté al alcance de todos y tenga una influencia positiva en la población.”

 Algunas actividades destacadas de este mes son las Asambleas Anuales correspondientes a las Organizaciones y el XXVII Periodo de Sesiones de la Conferencia Anual de México. Dios se agrade de la obra de nuestras manos y nos dé Sabiduría para andar en Sus caminos.

 Nuestras oraciones y trabajo para estas publicaciones son para que esta herramienta les sea de utilidad en los trabajos de la Iglesia y bendición para cada uno de ustedes.

 Le pedimos nos ayude a compartir esta publicación entre sus congregantes, hermanos y amigos.

 http://www.youblisher.com/p/369326-Publi-CAM-Julio-12/

En el Nombre de nuestro Señor Jesucristo,

 Hna. Beatriz Flores Garza

Presidente de Programa Conferencial

Vanguardia Juvenil

Daniel Oval

¿Entretener jóvenes hasta que sean adultos?  

 

Hoy más que nunca los jóvenes buscan modelos adultos que sean sus referentes

 

28 DE MAYO DE 2012.- Estamos con Daniel Oval Espinosa, tinerfeño afincado desde muy joven en Madrid, casado con Sonia Gómez, con tres hijas. Ha sido nombrado el pasado mes de marzo como nuevo Consejero de Juventud del Consejo Evangélico de Madrid.

 P.- Daniel, sabemos que tienes una trayectoria larga en tu interés por los jóvenes en la iglesia ¿nos podrías resumir tu “currículo”?

 R.-  Esto es algo de lo que no me gusta hablar mucho, no por falsa modestia, sino porque lo del currículo en sí es irrelevante, por mucha experiencia que puedas tener no dejas de aprender. Siempre vives situaciones nuevas que te devuelven a la realidad, NO LO SABES TODO, y gracias a Dios por ello. Pero bueno, algo te puedo contar, llevo muchos años trabajando como responsable de jóvenes en mi iglesia local y esta es la parte de mi currículo que más me gusta.

Además, llevo más de 2 años como presidente de la comisión de Juventud de la AEE y como presidente de la plataforma Alianza Joven, que es una plataforma que reúne a la mayoría de las denominaciones evangélicas a nivel nacional y a la mayoría de ministerios y agencias que trabajan con jóvenes en nuestro país.

Desde estas plataformas he participado en la organización de varios eventos, el próximo  Implícate 2012  en Lugo.

 P.- ¿Por qué y cómo nace este interés por los jóvenes?

 R.-  La verdad es porque es un tema que me apasiona. Creo que a los jóvenes se les presta poca atención y en muchos casos se busca a alguien que los tenga entretenidos cada sábado por la tarde hasta que sean adultos y pasen a formar parte del resto de la comunidad. No nos damos cuenta de la importancia y del potencial que tienen, no son el futuro de nuestras iglesias, son el presente.

La mayoría de la gente que llega la iglesia es gente joven y por otro lado, la mayoría de la gente que se va de nuestras iglesias es gente joven, es evidente que algo falla. Debemos tomarnos en serio el trabajo con nuestros jóvenes, ayudarles en ese proceso difícil de la adolescencia, acompañarlos, guiarlos, ayudarles a descubrir su potencial, sus dones y talentos y llevarles a descubrir su lugar en la iglesia, donde pueden ser tan validos como el que más.

 P.- ¿En qué se diferencia la atención pastoral a los jóvenes de las que tienen o necesitan otros grupos de la iglesia?

 R.-  Tampoco difiere mucho. Lo que pasa es que muchas veces no nos damos cuenta de ello. Los tratamos como a niños y apenas les prestamos atención. Es un trabajo netamente pastoral, de acompañamiento, de cuidado, de prestarles toda la atención que necesitan y reclaman, además es una etapa delicada, uno no se acuesta una noche como niño y amanece siendo ya adulto. Es un proceso difícil y duro, pero apasionante que puede marcar el resto de tu vida. En esa etapa de tu vida estas forjando que tipo de padre o de madre vas hacer, que tipo de esposo, que profesión desempañarás… etc. Debemos estar ahí para ayudar, orientar, para ayudarles a descubrir todo lo que pueden llegar a ser. Esto tenemos que tenerlo en cuenta a la hora de trabajar con ellos.

 P.- Dinos, si no te es problema, los líderes que en España consideras pioneros o ejemplos para ti en su visión y conexión con la juventud…

 R.-  Gracias a Dios hay muy buenos líderes que son conscientes de su responsabilidad con los jóvenes y están haciendo un trabajo extraordinario. Saben conectar con la generación que quieren impactar y lo hacen de manera que esa generación, en este caso de jóvenes, les puedes entender, en otras palabras, hablan su idioma. Podría nombrar a muchos, pero creo que ahora mismo Félix Ortiz, Alex Sampedro, Itiel Arroyo, etc.

 P.- Siempre se dice que los jóvenes no son el futuro sino el presente, de hecho Jesús eligió como discípulo a Juan que debía tener alrededor de 18 años. Pero la realidad es que a veces sólo se queda en palabras ¿qué puede y debe hacer una iglesia para aplicar esta idea?

 R.-  Sí, y hay otros ejemplos además de Juan, como fue el caso de Timoteo, de jóvenes que desempeñaron su responsabilidad con eficacia y que demostraron que la juventud no era un impedimento para trabaja y ser útiles en la iglesia. Como antes decía, el problema es que no les tomamos en serio, son parte de la iglesia y el mismo Espíritu Santo que nos llena a nosotros y nos capacita para el trabajo los llena a ellos y los capacita de igual manera. Debemos dar oportunidades de servicio a nuestros jóvenes, ayudarles a descubrir sus dones, sus talentos y ayudarles a ponerlos en práctica, debemos valorarlos en su justa medida.

 P.- ¿Cómo aplicas esta visión a la actividad del Consejo Evangélico de Madrid (CEM)?

 R.-  Desde el CEM se puede hacer un gran trabajo, no de entretenimiento para los jóvenes, sino por ejemplo de formación para líderes de jóvenes que sienten carga por lo que hacen y por los jóvenes con los que trabajan pero que a lo mejor no tienen ni los recursos ni la formación básica para trabajar con ellos. Creo que es ahí donde el CEM puede hacer un buen trabajo. Promoviendo de recursos directamente como pueden ser talleres de formación o indirectamente, apoyando o auspiciando plataformas que generan recursos y los ponen a disposición de los líderes de jóvenes para que estos los puedan usar.

Además, se deberían crear foros donde esos líderes pudieran compartir experiencias, problemáticas, dudas, etc. y recibir el apoyo de otros líderes que están viviendo o han vivido las mismas experiencias, etc.

 P.- Ya fuera del CEM, has mencionado antes el encuentro en Lugo,  “Implícate 2012”  ¿en qué consiste?

 R.-  Implícate es todo un desafío, es algo que pude marcar un antes y un después entre los jóvenes en nuestro país y en la evangelización de España, ya que es la primera vez que se unen tantas agencias misioneras, tantas denominaciones y ministerios para hacer algo juntos, impactar una ciudad con cientos de jóvenes a la vez. Queremos convocar a muchos jóvenes en una misma ciudad, en este caso Lugo, con una sola misión, revelar a Jesús. Inspirar a esos jóvenes a través de plenarias que enciendan sus corazones con la pasión de conocer a Dios y darlo a conocer a otros. Capacitar a esos jóvenes de manera sencilla para que puedan compartir el mensaje de Dios a través de su propio testimonio, del arte, del deporte, de la misericordia, etc.

 P.- También diriges la revista digital  Xtremojoven  ¿qué tal la experiencia?

 R.-  Muy interesante, la verdad es que es necesario algo como xtremojoven. Me encanta, bueno es más que eso, es una necesidad para mí oír a nuestros jóvenes, leer sus artículos, saber lo que les preocupa, lo que les interesa, conocer su opinión sobre lo que está pasando a nuestro alrededor. Gracias a Dios tenemos un muy buen equipo de articulistas y de diferentes edades, pero todos jóvenes o muy relacionados con el trabajo entre los jóvenes, es muy enriquecedor y un placer aprender de ellos.

 P.- Algo más que quieras añadir…

 R.-  Tal vez una pequeña reflexión, y es que hoy más que nunca os jóvenes están buscando modelos adultos que actúen como modelos adultos. Seamos buenos referentes para nuestros jóvenes, y sepamos ganarnos su confianza y su respeto con amor, paciencia, comprensión y empatía.

Autores: P+D Redacción             ©Protestante Digital 2012

Vida y obra de Lutero

Introducción Teológica

II

¿En torno de que gira en realidad la controversia entre Lutero y Erasmo? Si analizamos los diversos estudios que especialmente en los últimos tiempos se han publicado respecto del Albedrío esclavo, podremos constatar una diferencia fundamental entre ellos y la obra misma: hoy día hablamos de esta tesis de Lutero mayormente en términos apologéticos. Buscamos algún medio, algún razonamiento para aclarar al cristiano de la era actual que con su doctrina de la “esclavitud” del albedrio, Lutero exteriorizo un pensamiento positivamente cristiano; salimos en defensa de la posición de Lutero, y creemos que así logramos justificarla de algún modo. Se dice, por ejemplo, que la doctrina de Lutero tiene un enfoque “religioso”. Se conecta su tesis con lo que Schleiermacher llamo el “sentimiento de dependencia absoluta”, y se trata de obtener así una yuxtaposición de reflexión “religiosa” y “ética”.

 O se intenta hacer comprender que la doctrina de la carencia de libertad del albedrio y la comunicación de la gracia divina no son factores contradictorios; la carencia de libertad, así se opina, se refiere solo al estado del hombre caído en pecados, pero no al estado del hombre regenerado; muy al contrario, mediante la gracia el hombre se ve trasladado al estado de libertad. Fr. Gogarten busco un camino nuevo: en el epilogo del Albedrío esclavo que el edito, puso de manifiesto los contrastes entre este escrito y el protestantismo moderno. En opinión de Fr. Gogarten, Lutero discute esencialmente el enfrentamiento del YO con el TU: el albedrio libre es el impulso ilimitado, y de tendencia extra limitante, del Yo autónomo; el albedrio esclavo en cambio es la voluntad nacida del encuentro con un Tu que se le enfrenta con autoridad y amor.

 Lo correcto en esta ultima interpretación es el hecho de que la carencia de libertad se entiende como una realidad positiva, nueva; pero quizás no se explica suficientemente que esta carencia de libertad del albedrio significa un estado de incapacidad y perdición total. Por esto considero mas indicado renunciar a toda tentativa de interpretación o modernización del tema tratado, y ceñirse estrictamente a lo que en aquel entonces se discutió entre Lutero y Erasmo en forma teológica y bíblicamente exacta. Pues ante todo ha de llamar nuestra atención el hecho de que Lutero mismo no presenta su doctrina en tono apologético, sino como polémica pura, como arma invencible con que desvirtúa y aniquila las fantasías de Erasmo.

 Un examen atento nos mostrara que Lutero parte de la definición hecha por Erasmo. Este había definido el libre albedrio como “fuerza con que el hombre puede aferrarse a lo que conduce a la salvación eterna, o apartarse de ello”. El “liberum arbitrium” es la decisión libre y responsable en virtud de la cual el hombre puede inclinarse hacia el bien o hacia el mal, hacia la salvación o la condenación. Lutero analiza esta definición y descubre de inmediato que según ella, “libre albedrio” es lo mismo que “albedrio inconstante”iv, de modo que libre albedrio y albedrio inconstante o mutable son una y la misma cosa. Pero esto a su vez significa que un mismo hombre, en virtud de su decisión, puede decir si o no a la palabra y obra de Dios, puede aceptar a Dios o rechazarlo, puede “amarlo y odiarlo”, como se expresa Lutero.v Y creo que para entender mejor que estaba en juego en esta controversia entre Lutero y Erasmo, conviene no remplazar ni encubrir esta definición clara y transparente con otras palabras e interpretaciones acerca de lo que Lutero supuestamente quería decir. Quedémonos, pues, con que aquí se ventila la cuestión: hasta que punto puede el hombre “decidirse” por si mismo en lo que atañe a su relación con Dios.

 En cierto párrafo de su escrito,vi Lutero observa muy acertadamente: “No piensas cuanto le atribuyes al libre albedrio con ese pronombre SE o A Si MISMO; no piensas que al decir que SE puede aplicar, excluyes por entero al Espíritu Santo con todo su poder, como si fuera superfluo y no necesario”. Al leer esto, nos viene a la mente la explicación de Lutero al tercer articulo del Credo Apostólico: “Creo que ni por mi propia razón, ni por mis propias fuerzas soy capaz de creer en Jesucristo, mi Señor, ni venir (applicare) a él; sino que el Espíritu Santo me ha llamado mediante el evangelio, me ha iluminado con sus dones, etc.”.

 A esto apunta Lutero cuando combate la tesis de que el hombre tiene la posibilidad de decidirse libremente en lo que atañe a la salvación: al confesar el “servum arbitrium”, Lutero confiesa su fe en el tercer artículo del Credo Apostólico. Expresa su convicción de que no pueden coexistir aquella fe en la posibilidad de libre decisión del hombre, y la confesión de que nadie puede llamar a Jesucristo Salvador y Redentor sino por el Espíritu Santo que lo glorifica, es decir, que nos lo muestra a Cristo en la gloria divina. En la teología de Erasmo, el lugar del Espíritu de Dios lo toma el propio espíritu del hombre; el hombre es presentado como un ser que dispone soberanamente de su propio destino, o lo que es lo mismo, como un ser que constantemente considera la salvación y la condenación como posibilidades dependientes de su propia elección, y no como realidades dependientes de la elección de Dios.

 Con esto llegamos a otro punto que debe tenerse en cuenta. Lutero observa que quien en materia de salvación y condenación habla de un libre albedrio, hace como si el hombre tuviera aun la capacidad de decidirse libremente. “La Disquisición siempre nos pinta a un hombre que es capaz de hacer lo que se le ordena, o que al menos reconoce que no puede hacerlo. Pero un hombre tal no existe en ninguna parte”.vii Con esto, Lutero afirma lo siguiente: El bien y el mal no son posibilidades que todavía estuvieran abiertas para el hombre. Si la apologética cristiana presenta al hombre en la imagen de un Hércules ante la encrucijada, comete un craso error. Esto es filosofía pagana, pero no teología cristiana. No es cristiano trazar al hombre tal cuadro de su situación, y luego tratar de atraerlo con descripciones de lo bello y bueno que lo espera si se inclina hacia la salvación, y de intimidarlo amenazándolo con los males y horrores que caerán sobre el si rechaza la salvación. Esto conduce precisamente a aquella predica de precio y castigo que puede adquirir sin duda una forma altamente refinada y sublimada y que abundo y abunda también en iglesias evangélicas por la sencilla razón de que es tan cómoda. Pero es falsa. Habla al hombre de posibilidades que ya hace mucho están fuera de su alcance.

El hombre ya no se halla en una encrucijada; antes bien, su ubicación esta claramente determinada por el hecho de que el escogió un camino y perdió el otro.

Podríamos decir por lo tanto: Erasmo se hace el vocero de la teología, mas exactamente, de la “teología moral” que ve al hombre en el ámbito de sus posibilidades ficticias; su tesis del “liberum arbitrium” es un verdadero compendio de esta “antropología idealista”. Lutero en cambio toma el otro camino: encara al hombre dentro de la realidad en que este se halla cautivo y que llego a ser su realidad. Y lo que Lutero afirma en este sentido, no lo dice porque fueran verdades a cuya comprensión el hombre hubiese arribado por si mismo; antes bien, lo dice porque la palabra del Cristo se lo hizo ver. El hecho de que Cristo haya venido a este mundo y haya sufrido la muerte, significa que sin Cristo el hombre esta perdido; significa que Cristo ha llegado a ser la única, la ultima posibilidad de salvación para el hombre. Uno de los pasajes mas fascinantes del Albedrío esclavo es aquel donde Lutero arrastra el idealismo de Erasmo ante la cruz de Cristo, y donde en presencia del Crucificado le hace a sus antagonistas la pregunta: “.Estimaremos que el precio de su sangre es tan bajo que solo alcanzo para redimir lo de menos valor en el hombre, y que en cambio, lo mas excelente en el hombre tiene de por si el valor suficiente para poder prescindir de Cristo?”viii. Es que Lutero descubre en Erasmo la opinión, muy corriente hoy en día, de que la libertad de la volición se halla paralizada por bajos instintos, y que basta liberar al hombre de estas ligaduras para que aflore su naturaleza verdadera y noble. Esta visión idealista comprende al hombre como un ser que en efecto anhela la salvación, solo que no puede convertir este anhelo en realidad; por esto se ve en la necesidad de aceptar la gracia divina que le hace posible “realizarse” plenamente. Los conocedores de la materia sabrán que esta opinión aparece siempre de nuevo en el camino de salvación católico, pero que es característica también del idealismo filosófico en sus delineamientos básicos. Tanto mas significativo es para nosotros como refuta Lutero esta doctrina. Ella es la glorificación del hombre, sea en forma de terminología teológica o antropológica; la función de Cristo se reduce en tal contexto a la de un colaborador en esta apoteosis del hombre.

 Lo que impulsa a Lutero a levantar la voz de protesta es, pues, el hecho de que aprendió de Cristo a enfocar la realidad del hombre frente a los sueños acerca de sus posibilidades. La encarnación de Dios le da a Lutero la pauta para determinar la situación del hombre. No define al hombre sobre la base de lo que este en su “ratio” piensa de si mismo, sino sobre la base del juicio que Dios expreso acerca de la humanidad. Y nuevamente podemos reducir este pensamiento a una formula muy sencilla, conocida por todos. Esta en la explicación del segundo articulo del Credo, donde dice “que me ha redimido a mi, hombre perdido y condenado”. Aquí, el juicio acerca de Cristo se combina con el juicio acerca de mi como ser humano. La realidad de la situación del hombre su efectiva carencia de libertad le esta oculta a este mientras no conozca a Aquel en quien llega a entender y captar simultáneamente su propia realidad y la de Dios, su perdida condición y la misericordia divina, esas dos realidades que el hombre solo puede comprender en uno y el mismo momento o nunca.

 Pero hay algo mas que debemos tomar muy en cuenta si queremos seguir en toda su extensión y profundidad el ataque de Lutero contra la posición de Erasmo: hemos indicado ya que Lutero ve en la doctrina del “liberum arbitrium” la apoteosis del hombre.

  Esto lo expresa en forma muy clara al decir que el concepto del “liberum arbitrium” es un predicado de Dios. Dios solo “puede y hace todo lo que quiere, en el cielo y en la tierra”ix.

 Si se le atribuye al hombre, aunque sea como una mera posibilidad, esta libertad que es la expresión máxima y exclusiva de la Majestad divina, se le atribuye según Lutero “la divinidad misma, lo que seria un sacrilegio como no puede haber otro mayor”x. Con previsión profética, Lutero se dio cuenta de que de esta filosofía de la libertad habría de surgir un día el ateísmo moderno con todos sus matices; pues la usurpación de este titulo es el sacrílego manotón que el género humano, cual nuevo Prometeo, lanza hacia la esfera donde reina la Majestad divina. Es muy posible que Lutero haya sentido la “fuerza y naturaleza del termino libre albedrio”, y el estimulo y la diabólica tentación que encierra, de una manera mas profunda y viva que el “filosofo” Erasmo que lo usa meramente en el campo óptico de su cosmovisión moral y filantrópica.

 De ahí que si Lutero reclama “el termino libre albedrio” para aquel a quien corresponde sola y exclusivamente, lo impulsa algo mas que una simple gana de pelearse por conceptos. La aplicación del concepto del “liberum arbitrium” a la voluntad y la virtud humanas es para el una usurpación de titulo, un crimen de lesa majestad. Y por esto mismo, su obra acerca del albedrio esclavo se convirtió al mismo tiempo en un cantico de alabanza a la libre majestad de Dios y su elección de gracia, por cuanto ambos, Dios y el hombre, recobran ahora el titulo correcto que les corresponde. Dios es señalado como el Creador y Mantenedor de todo lo viviente y actuante, al hombre empero se lo comprende sobre el fondo del “haber sido creado juntamente con todas las creaturas”.

 Antes de pasar a dilucidar la afirmación de Lutero de que la carencia de la libertad del hombre es característica de su condición de creatura, acotemos brevemente cual es el estado actual de la investigación en este punto: el hecho de que Lutero atribuya a Dios el “absolutum Velle”, el Querer en si, incondicionalmente libre, condujo a la pregunta de si este pensamiento esta realmente dentro del pensar de la Reforma, si es compatible aun con lo que la Reforma ensenaba respecto de la gracia y misericordia de Dios, respecto de la certeza de salvación y la fe en Cristo – o si no es mas bien un residuo del concepto que de Dios se formulara en las postrimerías del escolasticismo, una distinción entre la “potentia absoluta” y la “potentia ordinata” en Dios. Ha sido ante todo el merito de F. Rattenbusch el haber investigado este problema incansable y minuciosamente. Se comprende muy bien que este punto en la exposición de Lutero haya resultado particularmente chocante para una generación de teólogos que veía el centro de gravedad de la enseñanza evangélica en el orden moral y en la formación de la personalidad ético-religiosa. Es verdad que Lutero se toca aquí con el occamísmo en el cual el mismo se había formado; pero tales alusiones a afinidades o dependencias ideológicas poco tienen que ver con el asunto mismo. .No tenia razón el occamismo al subrayar frente al sistema racional de la teología escolástica, que “si Dios es Dios, tiene que ser ex lex (fuera de la ley)”, y que “la voluntad de Dios, precisamente por ser Su voluntad, ya no esta sujeta a ley alguna”? No es verdad que lo bueno es bueno por el hecho de que Dios lo quiere, y que la idea del bien no debe considerarse en abstracción de la voluntad de Dios ni mucho menos colocada en un plano superior a ella como el Bien en sí? En este punto Lutero es, en efecto, un “occamista”. Pero hay un hecho que no debemos pasar por alto: Lutero no simplemente calcó este pensamiento de la libertad de Dios, sino que dicho pensamiento, precisamente en conexión con la doctrina de la gracia sustentada por Lutero, se convierte en algo del todo nuevo: en la doctrina de la gracia libre, no condicionada. Por cuanto la voluntad salvadora de Dios es libre, esta salvación le sobreviene al hombre como una gracia; y viceversa: al que la gracia de Dios no le sobreviene de esta manera, como la inderogable, inexplicable determinación de Aquel que “tiene misericordia del que quiere” a este sencillamente no le sobreviene; un hombre tal conoce la gracia solo como vocablo, pero no como realidad. Así se completa en la doctrina de la justificación predicada por Lutero la ruptura a través del sistema escolástico, ruptura que el nominalismo ya había iniciado, pero que no pudo elevar a un termino positivo por cuanto sus reflexiones acerca de pecado, gracia y merito permanecieron dentro del esquema eclesiástico tradicional.

 La voluntad humana, por su parte, Lutero la entiende no en analogía a la voluntad de Dios, sino al contrario, a base de la diferencia cualitativa entre la voluntad del Creador y la voluntad creada, finita: y en esto se revela un conocimiento que es ajeno tanto al escolasticismo como también al pensar idealista del protestantismo moderno. La voluntad del hombre no es un “querer en si”, sino ineludiblemente un “querer lo bueno” o “querer lo malo”. Para la voluntad del hombre no existe un más allá del bien y del mal, puesto que para el hombre mismo no existe un mas allá del bien y del mal. Mas aun: por cuanto Dios actúa en y mediante el hombre, este no puede permanecer estático, sino que tiene que llevar a efecto aquello hacia lo cual esta orientada su voluntad y aspiración. La voluntad del hombre es, por lo tanto, un órgano de Dios también la voluntad mala, enemiga de Dios. Dios es la fuerza impulsora en sus creaturas. Dios mismo no descansa por tanto tampoco puede descansar el hombre malo que apostato de Dios; por tanto también la voluntad anti divina del hombre es una fuerza invencible y un vivo afán que lo domina. Y aunque Dios no crea lo malo, sin embargo coopera en el mal que acontece, dado que Dios actúa en toda creatura. Y a la inversa: donde un hombre quiere lo que Dios quiere, donde esta “poseído” de fe, amor y esperanza, allí no es el mismo el que actúa, sino que allí el actúa como colaborador de Dios en su obra. En todo lo malo que los hombres hacen hay una cooperatio Dei, un “estar obrando junto” de Dios; por otra parte, también en lo bueno que Dios hace, hay una cooperatio hominis, un dichoso “poder obrar junto” del hombre.

 Por consiguiente, la voluntad del hombre no es una fuerza absoluta y autónoma, sino que en lo que nosotros queremos, toma cuerpo el reino de aquel a quien pertenecemos: el reino de Dios en los creyentes, el reino de Satanás en los impíos.

 Fijémonos en lo que el hombre quiere, en lo que ama u odia, en lo que anhela o aborrece y sabremos para que ha sido destinado. Pues en nuestro querer somos seres en formación y en nuestro proceso formativo somos creaturas de Dios.

De esta manera se cierra el círculo. Lutero considera esclavo al albedrio humano, tanto al que se opone a Dios como al que, redimido, es capaz de amar a Dios; pues solo considerándolo esclavo, lo puede considerar creatura de Dios. La carencia de libertad del albedrio es señal de su condición de creatura y de ninguna manera expresión de su debilidad, ni mucho menos de su sojuzgamiento. Desde tres frentes distintos, pues, ataca Lutero el fuerte de Erasmo: Dios el Creador, Dios el Redentor y Dios el Espíritu Santo le asisten en este combate y le proveen las armas para exponer a la vista publica toda la insustancialidad del libre albedrio. Naturalmente, estas tres líneas que acabamos de evidenciar en mirada retrospectiva; con frecuencia se entremezclan en el escrito de Lutero como que a la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tampoco la podemos separar, ni en pensamientos siquiera. Pero no será arriesgado afirmar que con su confesión del Dios Trino, Lutero reduce a nada la posición de su antagonista, y que el Albedrío esclavo constituye la mas resonante victoria que esta confesión obtuvo jamás en la lucha de la iglesia contra el espíritu “moderno”. El hombre a la luz de la revelación divina esto podría figurar con justa razón como subtitulo de este tratado del albedrio esclavo. Y también aquí cabe aplicar una sentencia que Lutero acuñó diez años antes: “Así Dios, al exteriorizarse a si mismo, hace que nosotros nos interioricemos en nosotros mismos, y haciendo que lo conozcamos a él, nos lleva al autoconocimiento nuestro”.xi

Vida y obra de Wesley

Sermón 42

 

Las maquinaciones de Satanás

 

2 Corintios 2.11

 

No ignoramos sus maquinaciones

1. Las maquinaciones mediante las cuales el sutil dios de este siglo trabaja para destruir a los hijos de Dios, o por lo menos para atormentar a los que no puede destruir, para confundirlos e impedirles que corran la carrera que tienen por delante,2 son numerosas como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar.3 Pero me propongo hablar acerca de solamente una de ellas (aunque es ejercitada mediante diversos métodos), con la cual intenta dividir el evangelio contra sí mismo y que una parte del mismo derribe a la otra.

 2. El reino interior de los cielos, que es establecido en el corazón de todos los que se arrepienten y creen en el evangelio,4 no es otra cosa que justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.5 Todo niño pequeño en Cristo sabe que somos hechos partícipes de estos dones en el mismo momento en que creemos en Jesús. Pero estos son solamente las primicias del Espíritu;6 la cosecha aún no ha llegado. Aunque estas bendiciones son grandes en modo inconcebible, aun así hemos de confiar en que veremos cosas más grandes que estas. Confiamos en que hemos de amar al Señor nuestro Dios, no sólo como lo hacemos ahora, con un afecto sincero pero débil, sino con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con toda nuestra alma, y con todas nuestras fuerzas.7 Buscamos poder para regocijarnos siempre, orar sin cesar, y en todo dar gracias, sabiendo que esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesús.8

 3. Esperamos ser perfeccionados en el amor, ese amor que echa fuera todo temor, el cual lleva en sí castigo,9 y a todo deseo, excepto el de glorificar a aquel a quien amamos, y el de amarle y servirle más y más. Buscamos tal crecimiento en el conocimiento personal y en el amor de Dios nuestro Salvador que nos capacite para siempre caminar en la luz, como él está en la luz.10 Creemos que habrá en nosotros la plenitud de ese sentir que hubo también en Cristo Jesús,11 que amaremos a todo ser humano de tal manera que estaremos listos a poner nuestra vida por él,12 de modo que mediante ese amor seamos liberados de toda ira y orgullo, y de todo afecto maligno. Esperamos ser limpiados de todos nuestros ídolos, de toda contaminación, ya sea de carne o de espíritu;13 ser salvados de todas nuestras inmundicias,14 internas o externas; y ser purificados, así como él es puro.15

 4. Confiamos en la promesa del que no miente,16 en que seguramente vendrá el tiempo cuando haremos su bendita voluntad, así en la tierra como en el cielo;17 cuando nuestra conversación será sazonada con sal,18 con el fin de dar gracia a los oyentes;19 cuando sea que comamos, o bebamos, o hagamos otra cosa, todo será hecho para la gloria de Dios;20 cuando todas nuestras palabras y hechos sean en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.21

 5. Ahora bien, he aquí la gran artimaña de Satanás: destruir la primera obra de Dios en el alma, o por lo menos impedir su crecimiento mediante nuestra expectativa de una obra aún mayor. Por lo tanto, es mi propósito presente, primero, señalar las maneras varias mediante las cuales se esfuerza en lograrlo; y, en segundo lugar, indagar cómo podemos apagar esos dardos de fuego del maligno,22 y cómo elevarnos aún más alto mediante aquello que él intenta como ocasión de nuestra caída.

 I.1. En primer lugar, voy a indicar algunas de las diversas maneras mediante las cuales Satanás se esfuerza por destruir la primera obra de Dios en el alma, o al menos de impedir su crecimiento por causa de nuestra expectativa de una obra mayor. El trata de desalentar nuestro gozo en el Señor mediante la consideración de nuestra propia maldad, pecaminosidad e indignidad, agregando a esto que debe haber un cambio todavía mucho mayor que el que ya hay en nosotros, o no podremos ver al Señor. Si supiésemos que debemos permanecer hasta el día de nuestra muerte tal como somos, quizás podríamos obtener cierto consuelo, aunque fuese pobre, de tal necesidad. Como sabemos, no es necesario permanecer en este estado, dado que se nos asegura que ha de venir un cambio aún mayor (y a menos que el pecado sea totalmente eliminado en esta vida no podremos ver a Dios en su gloria); pero ese sutil adversario a menudo desalienta el gozo que de otro modo deberíamos sentir por lo que ya hemos logrado, mediante la representación perversa de lo que aún no hemos alcanzado y de la necesidad absoluta de obtenerlo. De modo que no podemos regocijarnos en lo que tenemos, porque es mucho más lo que no tenemos. No podemos gustar rectamente la bondad de Dios, quien ha hecho tan grandes cosas por nosotros, porque hay cosas mucho mayores que todavía no ha hecho. Asimismo, cuanto más profunda es la convicción de nuestra carencia de la santidad que Dios obra en nosotros, y cuanto más vehementemente sentimos en nuestro corazón el deseo de la plena santidad que él ha prometido, más inclinados nos sentimos a pensar livianamente acerca de los dones presentes de Dios y a desvalorizar lo que hemos recibido por causa de lo que aún no hemos recibido.

 2. Si logra prevalecer, si puede desalentar nuestro gozo, pronto atacará también nuestra paz. Ha de sugerir: «¿Eres apto para ver a Dios? Él es muy limpio de ojos para ver el mal.23 ¿Cómo puedes entonces adularte hasta imaginar que él te contempla a ti con aprobación? Dios es santo; tú eres impuro. ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas?24 ¿Cómo es posible que tú, impuro como eres, debas ser aceptado por Dios? Por cierto, divisas el blanco, el premio del supremo llamamiento.25 ¿Pero no ves acaso que está sumamente lejano? ¿Cómo puedes entonces presumir que todos tus pecados han sido borrados? ¿Cómo podría ser así antes de que te acerques más a Dios, antes de que seas más semejante a él?» De este modo él se esforzará, no solamente por sacudir tu paz, sino hasta por derribar sus fundamentos, y hasta hacerte retroceder insensible y gradualmente al punto del cual primero partiste: hasta buscar la justificación mediante las obras, o mediante tu propia justicia; a hacer que algo en ti sea la base de tu aceptación, o por lo menos que sea necesariamente previo a ella.

 3. O si nos afirmamos en que nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo;26 y en que yo soy justificado gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,27, aun así él no cesará de apurarnos: «Pero por el fruto se conoce al árbol,28 ¿y tienes tú los frutos de la justificación? ¿Está en ti ese sentir que hubo en Cristo Jesús?29 ¿Estás muerto al pecado pero vivo30 para la justicia? ¿Has sido hecho conforme a la muerte de Cristo y conoces el poder de su resurrección?» Y entonces, comparando los pequeños frutos que percibimos en nuestras almas con la plenitud de las promesas, estaremos preparados para llegar a la siguiente conclusión: «¡Ciertamente, Dios no ha dicho que mis pecados son perdonados! Seguramente que yo no he recibido el perdón de mis pecados, porque ¿qué lugar tengo entre aquellos que son santificados?»

 4. Más particularmente, en tiempo de enfermedad y de sufrimiento presionará con todo su poder: «¿No es la palabra de aquel que no puede mentir: Sin la santidad nadie verá al Señor?31 Pero tú no eres santo. Lo sabes muy bien; sabes que la santidad es la imagen plena de Dios. ¿Y cuán lejos está esto, allá arriba, fuera del alcance de tu vista? No lo puedes comprender.32 Por lo tanto, todo tu trabajo ha sido inútil. Todo esto lo has padecido en vano. Sin provecho has consumido tus fuerzas.33 Aún estás en tus pecados y, por lo tanto, a fin de cuentas debes perecer.» Y así, si tu vista no ha estado fija en aquel que llevó tus pecados, Satanás te traerá nuevamente bajo ese temor de la muerte por el cual estuviste tanto tiempo sujeto a servidumbre;34 y de esta manera impedirá tanto tu paz como tu gozo en el Señor, si es que no los destruye totalmente.

 5. Pero todavía se reserva su obra maestra de sutileza. No del todo contento con vapulear tu paz y tu gozo, llevará sus intentos más lejos todavía: dirigirá su asalto también contra tu justicia. Ciertamente se esforzará por sacudir y por destruir, si le es posible, la santidad ya recibida, utilizando para ello la expectativa de recibir más y de lograr alcanzar toda la imagen de Dios.

 6. El modo mediante el cual lo intenta puede surgir en parte de lo que ya ha sido observado. Porque primeramente, atacando nuestro gozo en el Señor ataca asimismo nuestra santidad: ya que el gozo en el Espíritu Santo35 es un medio precioso para promover todo rasgo de santidad, un instrumento escogido de Dios mediante el cual él lleva a cabo gran parte de su obra en el alma creyente. Y es una ayuda considerable no sólo para la santidad interior sino también para la santidad externa. Fortalece nuestras manos para proseguir en la obra de fe y en el trabajo de amor36 y para pelear valientemente la buena batalla de la fe y echar mano de la vida eterna.37 Es peculiarmente designado por Dios para ser el contrapeso de los sufrimientos tanto interiores como exteriores, para levantar las manos caídas y afirmar las rodillas paralizadas.38 Por consiguiente, cualquier cosa que desalienta nuestro gozo en el Señor obstruye proporcionalmente nuestra santidad. Y, por lo tanto, en la medida en que Satanás perturba nuestro gozo impide también nuestra santidad.

 7. El mismo efecto ha de proseguir si por cualquier medio puede destruir o perturbar nuestra paz. Porque la paz de Dios es otro medio precioso para hacer progresar la imagen de Dios en nosotros. Difícilmente haya una ayuda mayor a la santidad que ésta: una tranquilidad de espíritu continua, la serenidad de una mente que permanece en Dios, el calmo reposo en la sangre de Jesús. Y sin ello es escasamente posible crecer en la gracia y en el conocimiento vital de nuestro Señor Jesucristo.39 Porque todo temor (excepto el temor tierno y filial) congela e insensibiliza el alma. Sujeta todas las fuentes de la vida espiritual, y detiene todo impulso del corazón hacia Dios. Y la duda, por consiguiente, empantana al corazón, de modo que éste se queda rápidamente adherido a un barro profundo. Por tanto, en la misma proporción en que cualquiera de estos prevalece, es impedido nuestro crecimiento en santidad.

 8. Al mismo tiempo que nuestro sabio adversario se esfuerza por hacer de nuestra convicción acerca de la necesidad de un amor perfecto una ocasión para conmover nuestra paz mediante dudas y temores, se esfuerza por debilitar, y aun por destruir, nuestra fe. Estas están, por cierto, inseparablemente conectadas, de modo que deben subsistir o caer juntas. Mientras la fe subsiste, permaneceremos en paz, ya que nuestro corazón se mantiene firme mientras cree en el Señor. Pero si perdemos nuestra fe y nuestra confianza filial en un Dios amante y que perdona, nuestra paz se acabará, al haber sido derrumbado el fundamento mismo sobre el cual se erguía. Y este es el único fundamento de la santidad así como de la paz. Por consiguiente, cualquier cosa que ataca esto, ataca a la misma raíz de toda santidad. Porque sin esta fe, sin el sentimiento perdurable de que Cristo me amó y se entregó a sí mismo por mí,40 sin esa convicción continua de que, por el amor de Cristo, Dios tiene misericordia de mí, pecador, es imposible que yo pueda amar a Dios. Nosotros le amamos porque él nos amó primero;41 y ello en proporción a la fuerza y a la claridad de nuestra convicción de que él nos ha amado y aceptado en su Hijo. Y a menos que amemos a Dios no es posible que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, ni, por consiguiente, que podamos tener sentimientos correctos hacia Dios o hacia las personas. Se deduce, evidentemente, que cualquier cosa que debilita nuestra fe en el mismo grado obstruye nuestra santidad. Y esta es no solamente la manera más efectiva sino también la más completa para destruir toda santidad, siendo que afecta no solamente un sentimiento cristiano cualquiera, una única gracia o fruto del Espíritu, sino que, en cuanto tiene éxito, arranca de raíz toda la obra de Dios.

 9. No nos maravillemos, pues, de que el gobernador de las tinieblas de este mundo42 invierta aquí todas sus fuerzas. Y así lo sabemos por experiencia. Porque es mucho más fácil concebir que expresar la indescriptible violencia mediante la cual esta tentación es frecuentemente incitada sobre aquellos que tienen hambre y sed de justicia.43 Cuando al resplandor de una luz fuerte y clara ven por un lado la desesperante maldad de sus propios corazones y por otro la santidad inmaculada a la cual son llamados en Cristo Jesús, por un lado la profundidad de su propia corrupción, de su alienación total de Dios, y por otro la altura de la gloria de Dios, esa imagen del Santo a la cual han de ser renovados, muchas veces ya no les queda ánimo alguno, de modo que casi gritarían: «Para Dios esto es imposible».44 Están dispuestos a abandonar juntamente la fe y la esperanza, y a desechar aun la confianza mediante la cual han de vencer en todo y hacer todas las cosas mediante Cristo que les fortalece,45 y por la cual, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtendrían la promesa.46

 10. Y si retienen firmes hasta el fin su confianza del principio,47 recibirán indudablemente la promesa de Dios, que abarca tanto el tiempo como la eternidad. Pero he aquí otro lazo dispuesto para nuestros pies. Mientras clamamos sinceramente por esa parte de la promesa que ha de ser cumplida aquí, la libertad gloriosa de los hijos de Dios,48 podemos ser apartados inadvertidamente de la consideración de la gloria que en el futuro será revelada. Nuestra mirada puede ser desviada insensiblemente de aquella corona que el Juez justo ha prometido dar a todos los que aman su venida,49 y podemos ser llevados lejos de la visión de esa herencia incorruptible reservada en los cielos para nosotros.50 Pero esto también sería una pérdida para nuestras almas y un obstáculo para nuestra santidad. Porque caminar con la visión continua de nuestra meta es una ayuda necesaria para que corramos la carrera que tenemos por delante.51 Esto es tener puesta la mirada en el galardón, lo cual en los tiempos antiguos alentó a Moisés a escoger antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios.52 Ciertamente, de uno más grande que él se dice expresamente que «por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del trono de Dios».53 De lo cual podemos fácilmente deducir cuánto más necesaria es la visión del gozo que nos es puesto por delante, de modo que podamos soportar cualquier cruz que la sabiduría de Dios coloque sobre nosotros y avancemos mediante la santidad a la gloria.

 11. Pero mientras vamos alcanzando esto, como también la gloriosa libertad que le es preparatoria, podemos estar en peligro de caer en otra trampa del Diablo, mediante la cual intenta hacer caer en un lazo a los hijos de Dios. Podemos afanarnos tanto por el día de mañana,54 que descuidemos el progreso de hoy. Podemos esperar de tal manera el «amor perfecto» que no usemos aquel que ya ha sido derramado en nuestros corazones.55 Y no han faltado ejemplos de quienes han sufrido enormemente por esta causa. Estaban tan poseídos por lo que esperaban recibir más allá que descuidaron totalmente lo que ya habían recibido. Con la expectativa de tener cinco talentos más, enterraron bajo tierra su único talento.56

 12. De esta manera el sutil adversario de Dios y del humano se esfuerza por anular el consejo de Dios dividiendo al evangelio contra sí mismo, haciendo que una parte de él derribe a la otra, mientras que la primera obra de Dios en el alma es destruida por la expectativa de su obra perfecta. Hemos visto varios de los medios con los cuales intenta esto, suprimiendo y secando, si puede, las fuentes de la santidad; pero asimismo hace esto haciendo de tal bendita esperanza la ocasión de un humor impío.

 13. Así, cuando nuestro corazón está anhelante y sediento por todas las grandes y preciosas promesas, cuando suspiramos hondamente por la plenitud de Dios, como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,57 cuando nuestra alma prorrumpe en ferviente deseo: «¿Por qué las ruedas de sus carros se detienen?»,58 él no pasará por alto la oportunidad de tentarnos a que murmuremos contra Dios. Usará toda su fuerza y toda su sabiduría para que, si por acaso en un momento hemos bajado la guardia, seamos incitados a reprocharle al Señor que demore tanto su venida. Al menos obrará para excitar cierto grado de inquietud e impaciencia, y quizás de envidia, hacia aquellos que creemos que ya han alcanzado el premio de nuestro supremo llamamiento.59 El bien sabe que, dando lugar a cualquiera de estos sentimientos, estaremos demoliendo lo mismo que quisiéramos construir. Y prosiguiendo de esta manera tras la santidad perfecta llegamos a ser más impíos que nunca antes. Por cierto, existe el gran peligro de que nuestro postrer estado venga a ser peor que el primero;60 como aquellos de los cuales el apóstol habla con las terribles palabras: «Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado».61

 l4. Y de esto espera cosechar otra ventaja, aunque sea dando mala fama a un buen camino. Sabe cuán pocos son capaces de distinguir (y muchos no tienen ganas de hacerlo) entre el abuso accidental y la tendencia natural de una doctrina. Por lo tanto, habrá de mezclar ambas cosas en lo que se refiere a la doctrina de la perfección cristiana, para así poder llenar las mentes de las personas incautas con prejuicios en contra de las gloriosas promesas de Dios. ¡Y cuán frecuente y generalmente (yo casi diría cuán universalmente) ha prevalecido en este aspecto! ¿Por qué quién es el que observa cualquiera de los malos efectos accidentales de esta doctrina y no concluye inmediatamente: «Esta es su tendencia natural»? ¿Y no exclama prestamente: «¡Vean: estos son los frutos (en el sentido de frutos naturales y necesarios) de tal doctrina!»? Pero no es así. Son frutos que pueden proceder del abuso de una preciosa y gran verdad. Pero el abuso de ésta o de cualquier otra doctrina con base en las Escrituras de ninguna manera destruye su uso. Ni tampoco puede la infidelidad del ser humano, pervirtiendo su recto camino, invalidar la promesa de Dios.62 No; sea Dios veraz y todo hombre mentiroso.63 La palabra del Señor ha de permanecer. Fiel es el que prometió;64 el cual también lo hará.65 No nos movamos, pues, de la esperanza del Evangelio.66 Más bien observemos (lo cual era la segunda cosa propuesta) cómo podemos replicar a esos dardos de fuego del maligno,67 y cómo podemos elevarnos aún más mediante lo que él intenta como ocasión de nuestra caída.

 II.1. Y, primeramente, ¿se esfuerza Satanás por mortificar tu gozo en el Señor mediante la consideración de tu pecaminosidad, agregando a esto que sin una plena y universal santidad nadie verá al Señor?68 Tú puedes devolver este dardo, arrojándoselo a su propia cabeza, mediante la gracia de Dios, ya que cuanto más percibes tu propia vileza, tanto más te regocijas en la esperanza de que será totalmente eliminada. Mientras te aferras a esta esperanza, cualquier estado de ánimo maligno que sientas, aunque lo aborrezcas con perfecto odio, puede ser un medio, no para que disminuya tu humilde gozo, sino más bien para que aumente. «Esto y esto», podrás decir, «perecerán del mismo modo ante la presencia del Señor. Como se derrite la cera delante del fuego,69 así se derretirá esto ante su rostro.» De esta manera, cuanto más grande es el cambio que aún queda por ser realizado en tu alma, mucho más podrás triunfar en el Señor y gozarte en el Dios de tu salvación,70 quien ya ha hecho grandes cosas71 contigo y hará cosas mucho más grandes que estas.

 2. En segundo lugar, cuanto más vehementemente él asalta tu paz con la sugerencia: «Dios es santo; tú eres pecador; estás enormemente distante de aquella santidad sin la cual no puedes ver a Dios;72 entonces, ¿cómo puedes hallarte en el favor de Dios?; ¿cómo te puedes imaginar que eres justificado?», tanto más apresúrate honestamente a aferrarte a que no por obras de justicia que he hecho,73 soy hallado en él.74 Soy acepto en el Amado,75 no teniendo mi propia justicia (como causa ya sea total o parcial de mi justificación ante Dios) sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.76 Atalo a tu cuello, escríbelo en la tabla de tu corazón;77 llévalo como un brazalete en tu brazo,78 como frontales entre tus ojos.79 Soy justificado gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.80 Valora y estima más y más esta preciosa verdad: «Por gracia somos salvos por medio de la fe».81 Admira más y más la libre gracia de Dios que amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.82 De este modo, la sensación de pecaminosidad que sientes por un lado, y la santidad que esperas, por el otro, contribuirán ambos a afirmar tu paz, y a hacerla fluir como un río.83 Así, dicha paz fluirá como un sereno arroyo, a pesar de todas esas montañas de impiedad, que se convertirán en llanura el día que el Señor venga a tomar posesión plena de tu corazón.84 Ni la enfermedad ni el dolor, ni la proximidad de la muerte, serán ocasión de alguna duda o temor. Sabes que para Dios, un día, una hora, un momento son como mil años.85 El no puede ser limitado por el tiempo para obrar lo que todavía habrá de ser consumado en tu corazón. Y el tiempo de Dios es siempre el mejor tiempo. Por lo tanto, por nada estés afanoso, sino sean conocidas tus peticiones delante de Dios; y esto, no con duda o temor, sino con acción de gracias;86 pues como ha sido antes asegurado, él no ha de retener nada que sea bueno para ti.

 3. En tercer lugar, cuanto más seas tentado a abandonar tu escudo, a desechar tu fe y tu confianza en su amor, tanto más apresúrate a asirte a aquello para lo cual fuiste también asido.87 Y trabaja aún mucho más para avivar el fuego del don de Dios que está en ti.88 Nunca lo dejes deslizar: tengo un abogado para con el Padre, a Jesucristo el justo;89 y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.90 Sea esta tu gloria y corona de gozo. y mira que nadie te quite tu corona. Reten firmemente esto: «Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo.»91 Y ahora tengo redención por su sangre, el perdón de pecados.92 Y así, siendo lleno de todo gozo y paz en el creer,93 avanza en el gozo y la paz de la fe para la renovación de toda tu alma conforme a la imagen del que te creó.94 Mientras tanto, clama continuamente a Dios para que puedas ver el premio de tu alto llamado, no como Satanás lo representa, con aspecto horriblemente espantoso, sino en su belleza innata y genuina; no como algo que debe ser y si no te irás al infierno, sino como algo que puede ser para guiarte al cielo. Mira hacia él como el don más deseable entre los que están en los depósitos de las ricas misericordias de Dios. Contemplándolo en este verdadero centro de luz, tendrás hambre de él más y más: toda tu alma estará sedienta de Dios y de esta gloriosa conformidad a su semejanza. Y al haber recibido de ello una buena esperanza, y un fuerte consuelo mediante la gracia, ya no estarás más abatido ni desmayará tu mente, sino que seguirás adelante hasta que lo alcances.

 4. En el mismo poder de la fe avanza hacia la gloria. Esta es, por cierto, la misma perspectiva. Dios ha unido desde el principio el perdón, la santidad, el cielo. ¿Y por qué ha de separarlos el humano? Ten cuidado de ello. Que ningún eslabón de la cadena de oro se rompa. Por causa de Cristo, Dios me ha perdonado. Me está ahora renovando conforme a su imagen.95 Muy pronto me hará apto para estar con él, y me llevará para estar ante su rostro. Yo, a quien él ha justificado mediante la sangre de su Hijo,96 siendo plenamente santificado por su Espíritu, he de ascender rápidamente a la nueva Jerusalén, la ciudad del Dios viviente. Todavía un poco más y me allegaré a la congregación de los primogénitos, a Dios el Juez de todos y a Jesús el Mediador del nuevo pacto.97 ¡Cuán pronto huirán estas sombras y el día de la eternidad amanecerá sobre mí! ¡Cuán pronto he de beber del río de agua de vida, que sale del trono de Dios y del Cordero! Allí todos sus siervos le alabarán, y verán su rostro, y su nombre estará sobre sus frentes. No habrá allí más noche, y no tienen necesidad de luz de lámpara ni de luz de sol, porque Dios el Señor los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.98

 5. Y si de esta manera gustas de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,99 no habrás de murmurar contra Dios porque todavía no eres apto para participar de la herencia de los santos en luz.100 En vez de quejarte porque no estás plenamente liberado, alabarás a Dios por cuanto te ha liberado hasta ahora. Magnificarás a Dios por lo que ha hecho, y lo tomarás como prenda de lo que hará. No te irritarás contra él porque todavía no has sido renovado, sino que le bendecirás porque has de serlo, y porque ahora tu salvación del pecado está más cerca que cuando primeramente creíste.101 En lugar de atormentarte inútilmente porque el tiempo no ha llegado en plenitud, lo esperarás en calma y quietud, sabiendo que vendrá y no tardará.102 Por lo tanto, podrás sobrellevar más alegremente todavía la carga del pecado que aún permanece sobre ti, porque no siempre habrá de permanecer. Aún un breve rato más y habrá de disiparse. Solamente aguarda a Jehová; esfuérzate y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová.103

 6. Y si ves a algunos que parecen (hasta donde puede juzgar una persona) ser ya partícipes de esta esperanza, que ya han sido perfeccionados en amor,104 lejos de envidiar la gracia de Dios en ellos, permite que por eso mismo se regocije y conforte tu corazón. Glorifica a Dios por causa de ellos. Si un miembro recibe honra, ¿acaso no se gozan todos los miembros con él?105 En vez de tener celos o hacer malas conjeturas acerca de los tales, alaba a Dios por esa consolación. Regocíjate por tener una prueba fresca de la fidelidad de Dios en el cumplimiento de sus promesas. Y muévete a ti mismo aún más a asir aquello para lo cual fuiste también asido por Cristo Jesús.106

 7. Para lograr esto, aprovecha bien el tiempo.107 Mejora el momento presente. Usa de toda oportunidad de crecer en la gracia o de hacer el bien. No permitas que la idea de recibir mayor gracia mañana te haga desatender el día de hoy. Ahora tienes un talento. Si esperas otros cinco, mucho más has de mejorar el que tienes. Cuanto más esperes recibir en el más allá, más trabaja por Dios ahora. Basta a cada día su propia gracia.108 Dios está derramando ahora sus beneficios sobre ti. Ahora apruébate a ti mismo como fiel mayordomo de la gracia presente de Dios. Sea lo que sea el día de mañana, pon toda diligencia hoy en añadir a tu fe valor, templanza, paciencia, bondad fraternal y el temor de Dios, hasta que alcances ese amor puro y perfecto. Que ahora estas cosas estén en ti y abunden. No seas ocioso ni sin fruto. De esta manera te será otorgada entrada en el reino eterno de nuestro Señor Jesucristo.109

 8. Finalmente, si en el tiempo pasado has abusado de esta bendita esperanza de ser santo como él es santo, por tanto no la deseches todavía. Que cese el abuso y permanezca el uso. Úsala ahora, para la mayor gloria de Dios y para provecho de tu propia alma. Con fe firme, en calma y tranquilidad de espíritu, en plena seguridad y esperanza, regocijándote siempre más por lo que Dios ha hecho, ve adelante a la perfección.110 Creciendo diariamente en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo,111 avanzando de fortaleza en fortaleza, en resignación, en paciencia, en humilde acción de gracias por lo que has alcanzado y por lo que habrás de alcanzar, corre la carrera que tienes por delante, puestos los ojos en Jesús,112 hasta que mediante el amor perfecto entres en su gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s