Núm. 44, 14 de Julio, 2012

Editorial

Puebla, Pue., 14 de Julio de 2012.        Número 44

Nuestra oración

Señor, tú conoces bien nuestras necesidades y todas las aflicciones de nuestra vida moderna. Tú conoces el corazón de quienes nos han de gobernar. Por ello, te pedimos, con gran humildad y con todo nuestro corazón, que nos des un Gobernante según tu corazón.

  Señor, danos un Gobernante que te obedezca y que te sea fiel en todo momento, como Moisés. Que genere leyes que permitan que se establezca tu Reino, un Reino de justicia y de paz. Que tenga una fe tan grande como para hacer que se abran no sólo los mares, sino los corazones; que pueda hacer brotar de la roca de la injusticia el agua viva del amor, de manera que no falte nada a nadie, así los que poco tienen no les faltará y los que mucho tienen no les sobrará.

  Señor, danos un Gobernante que nos gobierne como Samuel que no dejó caer tu Palabra al suelo. Un Gobernante que tenga intimidad contigo, que te conozca y respete. Que pueda conducir al pueblo en esta etapa tan importante por la que pasa la humanidad, una etapa de transición hacia un mundo cibernético y tecnologizado, que corre el peligro del individualismo y la alienación. De un mundo que se encierra en sí mismo y no ve más allá de lo material. Danos un Gobernante que nos ayude a volver a centrar nuestros ojos en lo espiritual, en lo trascendente, en lo eterno.

  Danos, Señor, un Gobernante que te ame por sobre todas las cosas y que sea valiente para pelear tus batallas como lo hizo David. Que tenga tu fuerza y tu Espíritu para guiar al pueblo y establecer la paz. Que tenga un corazón humilde para que confíe sólo en ti. Un Gobernante como David, que ame profundamente a tu pueblo y que, aun en situaciones difíciles, sepa conservar la fe.

  Danos, Señor, un Gobernante como Salomón, que te pida sabiduría y juicio para conducir a tu pueblo. Que con su sabiduría lleve a nuestro pueblo a gozar, como en tiempos de Salomón, de bienestar económico y de progreso, de tal suerte que hasta las naciones lejanas se admiren de lo que Tú has hecho a través de un Gobernante tan sabio.

  Danos, Señor, un Gobernante como Nehemías, que nos ayude a reconstruir nuestro país, hoy devastado por la inseguridad y el egoísmo de muchos de nosotros.

  Finalmente, danos un Gobernante como Judas Macabeo, que nos impulse a combatir a los enemigos del pueblo: La injusticia, la apatía, la pasividad, la corrupción, la ignorancia, el abuso. Que nos conduzca en esta guerra contra nuestras pasiones y restablezca la soberanía de tu amor entre nosotros. Que podamos desterrar de nosotros el materialismo que nos destruye para poder volver a ponerte al centro de nuestras vidas.

  Señor, hoy más que nunca necesitamos de tu ayuda.

 Guía por medio de tu Espíritu Santo nuestro corazón y ayúdanos a vivir conforme a tu voluntad. Nos abrimos a tu amor para que seas tú quien elija, a través de nosotros, a la persona que nos guiará y nos ayudará a construir tu Reino aquí en nuestro amado país.

  Escucha a tu pueblo, Señor, te lo pedimos en el glorioso Nombre que es sobre todo nombre, Jesucristo nuestro único y suficiente Salvador, quien dio su vida por amor a la humanidad, Amén.

 

Artículos

Leopoldo Cervantes Ortíz

J. Amador promueve la libertad laica en México

 

Juan Amador, precursor del protestantismo mexicano (II)

 

Primera página del panfleto de Juan Amador. 

 

Amador fue un promotor de las libertades laicas y, al mismo tiempo, un fervoroso anunciador de las verdades evangélicas, sin ser protestante aún.

 

09 DE JUNIO DE 2012.- Abrid los ojos, pueblo inocente. Se os ha fascinado en los púlpitos y en los confesionarios por ministros falaces que aman las riquezas terrenas y el poder temporal, y por esto os dicen que la Constitución es herética; pero respondedles cuando os instiguen á la rebelión con las mismas escrituras divinas, con la voz infalible del Espíritu Santo que dice por boca del profeta Miqueas: “Los que seducen á mi pueblo le despedazan con sus dientes y predican la paz, y al que no les pone alguna cosa en su boca le mueven guerra a pretexto de santidad […]”. [1]  Juan Amador (1857)

 No cabe duda de que los elementos endógenos en el origen de los diversos grupos protestantes en México ha sido menospreciado en la mayoría de los recuentos históricos denominacionales, aunque, como bien ha insistido el profesor Jean-Pierre Bastian, deberían ser considerados como determinantes en el proceso de pluralización religiosa del país.

 Incluso caracterizar a algunos de ellos/as únicamente como pioneros (o pre-reformadores, como en el caso de los movimientos del siglo XVI en Europa) es ciertamente erróneo, pues esa percepción limita la comprensión de los alcances de su labor, dado que ellos nunca sintieron o creyeron que estuvieran adelantando la existencia de las iglesias que únicamente hasta la llegada de los misioneros estadunidenses, hicieron su aparición, trastocando en algún sentido la dinámica original de los grupos liberales y anticlericales.

 Y qué decir de los celos denominacionales posteriores, que no han dejado de influir en la deformación de los sucesos o en la interpretación de las diferentes figuras a fin destacar su importancia.

 Al referirse a los debates del Congreso Constituyente de 1856, afirma que en ellos “si bien […] predominaba la posición liberal moderada, en el país persistía una corriente liberal radical minoritaria que se había propuesto combatir a la Iglesia hasta destruirla”. [2]

 Como parte de los avances liberales, el artículo 123 de la Constitución de 1857 le reconoció al gobierno la autoridad (en la figura de  patronato) sobre la Iglesia y obtuvo el derecho de intervenir en los asuntos religiosos, lo que ya representó un golpe para ella, aunque conservó buena parte de sus privilegios históricos. Al reconstruir estos acontecimientos, Bastian los ubica en el contexto de las luchas liberales contra el catolicismo. De ahí que el apoyo recibido por la nueva Constitución de 1857 en los círculos liberales regionales fue una muestra de cómo se agrupaban paulatinamente sus esfuerzos, no tanto para pensar en formar alguna nueva iglesia (como sucedería más tarde desde los gobiernos) sino con el propósito de transformar la situación socio-política en ese aspecto tan relevante.

 En el prólogo de un libro de su hijo Elías, aparece una semblanza muy breve en la que afirma que Juan Amador fue “un liberal rojo” que tomaría parte “activísima en la guerra de Reforma y en contra del segundo imperio”, pues “militó en las filas del general González Ortega y obtuvo el grado de coronel por sus buenos servicios”. Y agrega: “Era de ideas enteramente radicales, [pues] se cuenta que en una entrada de las fuerzas juaristas a Zacatecas, fue él quien derribó, a balazos o a lazo, las estatuas de piedra que ornaban la fachada del templo de San Francisco”. [3]  Como se aprecia, el celo liberal de Amador fue el caldo de cultivo en el que se incubaría su fe evangélica, y obedeció a una opción política muy clara.

 Bastian señala que  Amador ya había publicado un panfleto a principios de 1856 con un lenguaje muy virulento contra el catolicismo, el cual fue impugnado por un cura de Zapopan, en Jalisco, empujado por el obispo de Guadalajara. El profesor suizo destaca también que la Iglesia católica no se limitó únicamente a responder documentos puesto que también atacó violentamente la nueva Constitución mediante cartas pastorales y decretos en los que excomulgaba a quienes le prestaran juramento.

 El siguiente paso sería la lucha armada que se fraguaría a fines del mismo 1857 con el Plan de Tacubaya, que derribó al régimen y ocasionó una mayor radicalización de los liberales. Eso desembocaría en la promulgación de las llamadas Leyes de Reforma, de 1859, aunque González Ortega se adelantaría en Zacatecas con la expedición de leyes en defensa de la Constitución. [4]

 El discurso de Amador de 1857 abre con un epígrafe tomado de la carta del apóstol Pablo a Tito (3.1): “Recuérdales que estén sujetos á los Príncipes y a las potestades, que obedezcan a los magistrados y que estén preparados para toda obra buena”, lo que manifiesta también que era un lector agudo de las Escrituras en clave política. El documento, aderezado con otras citas bíblicas (del profeta Miqueas y los Evangelios), no duda en calificar a la Constitución, en sus párrafos introductorios, como “código santo” en “donde habéis visto consignados nuestros legítimos derechos, nuestras garantías individuales y los vínculos sagrados con que nuestra libertad se ha emancipado de la infame tutela de los déspotas y opresores”. [5]

 Semejante lenguaje, tan exaltado, impensable en creyentes evangélicos posteriores, es utilizado por Amador para trazar sólidos puentes entre el contenido de la Constitución y la visión de una fe cristiana alejada de los dogmas y controles católicos .

 Al saludar al documento como un instrumento de liberación en las manos de Dios, Amador interpreta la lucha política que le dio lugar como un episodio similar a los que narra la Biblia e integra los asuntos políticos a una práctica religiosa consecuente con las enseñanzas de Jesucristo.

 Los pasos dados por esta Constitución en el sentido de la tolerancia religiosa son vistos desde una óptica muy adelantada para su época , pues se aprecia aquélla como resultado de la dinámica social, al mismo tiempo que como designio divino. El tono polémico no se abandona nunca:

 La Constitución no manda ni prohíbe que los individuos que componen la gran familia mejicana sean cristianos, judíos ó mahometanos, por que sus autores; esto es, la mayoría de nuestros fieles representantes en el congreso constituyente han querido desarmar al fanatismo para contener el torrente de sangre que una exclusión religiosa ha hecho siempre verter como nos la demostrado una triste y dolorosa experiencia; han querido volcar las pesadas rémoras que impiden el desarrollo de nuestra escasa y necesaria población; han querido, en fin, que todos sepamos que la religión es un lazo directo que une al hombre á su Criador, no pudiendo en consecuencia ningún gobierno dominar legítimamente sobre las conciencias, cuyo poder es privativo de la persuasión; pero esto no es herético, no es impío, y si la Constitución fuese realmente mala, si ella atacase como se le imputa calumniosamente la adorable religión cristiana que por la gracia de Dios profesamos, el mismo evangelio de donde ésta emana, aconseja a nuestros pastores que gobiernen su grey con dulzura, haciéndole entrar al redil del señor con suaves amonestaciones,, mas nunca con amenazas, ni mucho menos por la fuerza, derramando profusamente la sangre de sus ovejas, no ya para defenderla, sino al contrario, para perpetuar el funesto imperio de los abusos sacerdotales . [6]

 Crítica religiosa, teología bíblica, teología política y análisis social, todo en un mismo momento para plantear un nuevo estado de cosas en un país que estaba por vivir una serie de guerras civiles y contra enemigos extranjeros, con la religión como elemento primordial de las mismas.

 De ahí que sus últimas palabras, una exhortación incluso a la defensa armada de los nuevos derechos consagrados por la Constitución, resuenan hoy como un mensaje antiguo, pero siempre actual.  Amador fue un promotor de las libertades laicas y, al mismo tiempo, un fervoroso anunciador de las verdades evangélicas, sin ser protestante aún.

 ——————————————————————————–

 

   [1] Discurso dirigido al pueblo de la Villa de Cos en la solemnidad del juramento de la Constitución del presente año de 1857 por Juan Amador, comisionado por el I. Ayuntamiento de la misma Villa.  Zacatecas, Tip. de Juan T. Cantabrana, 1857, p. 5, en Panfletos Latinoamericanos, Biblioteca de la Universidad de Harvrad,  http://pds.lib.harvard.edu/pds/view/2904857?n=5&s=4&printThumbnails=no

   [2] J.-P. Bastian,  Los disidentes,  p. 29.

 

   [3] Alfonso Toro, “Elías Amador (1848-1917)”, en Elías Amador,  Los insurgentes apodados.  México, Secretaría de Educación Pública-Benito Álvarez Serrano, 2010 (Libros del Rincón), p. 9. Este texto de Toro apareció primero en la edición del mismo libro de 1946, también publicada por la SEP. 

   [4] J.-P. Bastian,  op. cit.,  p. 31.

 

   [5] Discurso dirigido al pueblo de la Villa de Cos…, p. 2,  http://pds.lib.harvard.edu/pds/view/2904857?n=4&s=4&printThumbnails=no

   [6] Ibid.,  p. 3.

 

Autores: Leopoldo Cervantes-Ortiz          ©Protestante Digital 2012

Leopoldo Cervantes Ortiz

Iglesia Presbiteriana de México:

mentiras de su aniversario

 

Juan Amador, precursor del protestantismo mexicano (V)

 

Olvido de Elías Amador (1848-1917), hijo de Juan Amador, seguidor de las creencias evangélicas e historiador notable.

 

30 DE JUNIO DE 2012.- No somos comunistas, y aceptamos el socialismo como el sublime pensamiento de la transformación de la sociedad por la paz, la justicia y la fraternidad universal. [1]  Juan Amador.

 Luego de leer el documento oficial que se ha leído en las diversas celebraciones por los supuestos 140 años de presencia presbiteriana en el país, [2]  no queda la menor duda sobre la escasez de criterios historiográficos con que algunas instituciones transmiten su versión de los inicios de éstas, aun cuando al hacerlo sacrifiquen la verdad (o al menos la intención de preservarla con un grado mínimo de credibilidad) y se manifieste, una vez más, la falta de rigor y seriedad para entregar a la feligresía no solamente datos confiables sino, más importante aún, una visión panorámica del pasado y del presente.

 Se dirá que no hay nada extraño en ello, pero lo cierto es que al revisar con atención dicho documento llama poderosamente la atención (aunque tampoco sorprende) la reducida variedad de fuentes que aparecen al final del mismo (“apuntes históricos” le llama), pues resulta que quien lo firma consigna únicamente tres: el libro conmemorativo del centenario de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México (INPM), publicado en 1973 y unos dudosos “resumen histórico” y “reseña histórica” de la autoría de los presbíteros Rubén Hernández y Díaz [ sic ] y Bernabé Valentín Bautista Reyes, respectivamente, ambos de 2012. Al hacer eso, el redactor de la reseña histórica de la INPM da por sentado todo lo asentado por tales “investigadores” (que nunca han publicado un texto serio al respecto [3]) y en el pecado lleva la penitencia. Pero vayamos por partes.

 Para lo que nos concierne, que es el seguimiento de la vida y obra de Juan Amador, la visión oficial de la historia de la INPM, que a fin de cuentas no resulta ser lo más relevante para los estudios de la disidencia religiosa en México, pues este personaje rebasa con mucho los estrechos límites denominacionales, sigue privilegiando a determinados actores, de preferencia extranjeros, pues en el apartado de un solo párrafo, dedicado a los “precursores del Presbiterianismo [sic] en México”, el único mexicano que se menciona es Arcadio Morales , hacia quien existe una suerte de fijación o predilección, acaso porque su labor la desarrolló principalmente en la capital del país. Éste es el texto en cuestión (transcrito en su redacción original):

 Algunos de los precursores del presbiterianismo en México, que registra la historia son: el Dr. Julio Mallet Prevost quien empezó a predicar en 1867en el norte de nuestro País, para lo cual adquirió el templo que había sido católico romano denominado San Agustín, en Zacatecas, Zacatecas. Este hombre de Dios, ha sido reconocido como el iniciador de la obra Presbiteriana en México; otros precursores son: el Sr. W. G. Allen, la Srita. Melinda Rankin, misionera que estableció una escuela en Brownsville, Tex, que luego la traslado a Matamoros, Tamps; el Rev. A. J. Park el cual fundó la primera Escuela Presbiteriana en Cadereyta, N.L., y el Sr. Arcadio Morales, que cuando llegaron los primeros misioneros presbiterianos, él ya era un creyente consumado. [4]

 Es notorio que no hay ninguna mención de Amador, cuyo esfuerzo eclesiástico, político y social ha quedado evidenciado aquí suficientemente, de modo que aventurar la afirmación de que el médico Mallet Prevost es “el iniciador de la obra presbiteriana” en el país manifiesta un enorme desconocimiento de la dinámica de las heterodoxias religiosas durante el siglo XIX y hace a un lado el factor endógeno en el surgimiento y consolidación de las comunidades cristianas no católicas o protestantes.

 Como bien señala Joel Martínez López (aunque también pone el énfasis en la labor de Prevost), Amador y la iglesia fundada por él en Villa de Cos, no tenían raíces confesionales o denominacionales por la sencilla razón de que éstas no existían, aunque las razones burocráticas que esgrime hoy ya no se sostienen. [5]  Y comete un grave error, además de decir que Elías fue padre de Juan Amador, y no a la inversa, al decir que el segundo, quien se constituiría en “el predicador laico de la congregación”, “fue convertido” por el bautista Tomás F. Westrup en 1868. [6]  Este mismo autor consigna que cuando dicha congregación tomó conciencia del asunto denominacional se hizo llamar “Iglesia Evangélica de México”. [7]

De ahí que tratar de demostrar que tales raíces arribaron con la llegada de los misioneros únicamente trae a la luz los conflictos y divisiones que las misiones estadunidenses trajeron a México, pues, como sucedió con Arcadio Morales, su opción por el presbiterianismo obedeció a razones más bien circunstanciales y hasta de gusto personal.  Por ello, es menester subrayar la riqueza del trabajo de Amador, pues como hemos visto ya, el aspecto religioso de su labor fue una parte de todo su esfuerzo transformador.

 Bastian se ha referido a otra de las facetas de la actuación de Amador, esto es, su relación con algunos movimientos obreros o círculos mutualistas más radicales, con las que apunta, posteriormente las comunidades protestantes entraron en cierta rivalidad, porque con la llegada de los misioneros extranjeros la trayectoria liberal de los militantes de las nuevas iglesias se canalizaría más bien hacia labores meramente religiosas, con lo que se producía una ruptura hacia tareas más bien políticas.

 Así describe esta situación el historiador suizo: “En el medio obrero naciente de México, conmovido por la competencia de varias ideología obreras, las sociedades religiosas disidentes fueron más bien portadoras de un socialismo cristiano de carácter utópico, como lo deja entender el lema ‘Venid a mí todos los que gemís y estéis agobiados bajo el yugo de los opresores, que yo os libertaré’, parafraseado de la biblia y usado por Amador”. [8]  Radicalizar posturas ideológicas no fue algo que conviniera a los intereses misioneros, por lo que las comunidades optaron por orientarse hacia las actividades “espirituales”, algo que Amador también hizo, pero sin olvidar sus demás preocupaciones, al grado de que, en los años posteriores, su hijo Elías y su nieto Juan Neftalí llegarían a ser diputados. [9]

           

 

 

              [1] Juan Amador, editorial en  La Antorcha Evangélica,  30 de enero de 1873, p. 2, cit. por Jean-Pierre Bastian,  Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911.  México, El Colegio de México-Fondo de Cultura Económica, 1989, p. 65. 

              [2] “Sinópsis [ sic ] histórica de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México”,  http://issuu.com/jornadaspresbiterianas2/docs/resena_historica_de_la_inpm-2012 .

 

              [3] No puede tomarse como una publicación seria la reseña citada de R. Hernández Díaz en la Biblia conmemorativa, pues adolece de los mismos errores señalados aquí. 

              [4] “Sinópsis [ sic ] histórica de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México”, p. 2.

 

              [5] J. Martínez López,  Orígenes del presbiterianismo en México.  Matamoros, edición de autor, 1972, p. 58. 

              [6] Ibid.,  p. 59.

 

              [7] Idem. 

              [8] J.-P. Bastian,  op. cit.,  p. 65.

 

              [9] Ibid.,  p. 293. 

Autores: Leopoldo Cervantes-Ortiz            ©Protestante Digital 2012

Editorial Portavoz

¿Salud, riquezas y felicidad? Errores del evangelio de la prosperidad

 

Un libro de David W. Jones y Russell S. Woodbridge

 

28 DE JUNIO DE 2012.- La verdad acerca del evangelio de la prosperidad es lo que pretende sacar a la luz el libro publicado por Portavoz,  “¿Salud, riquezas y felicidad? Los errores del evangelio de la prosperidad” , que añade leña bíblica al fuego de la discusión teológica sobre la prosperidad.

 Todos los días se proclama de una u otra forma en muchas de las radios o televisiones llamadas “cristianas” un nuevo evangelio: el evangelio de la prosperidad.  Este evangelio enseña que Dios desea cumplir todos nuestros deseos de salud, riquezas y felicidad; solo hay que tener la fe suficiente . Los predicadores de la prosperidad promocionan sus opulentos estilos de vida como prueba de su mensaje: Dios quiere que sus hijos lo tengan todo.

 Y el mensaje va calando, ya que hay sondeos que dicen que  el 46% de aquellos que dicen ser cristianos evangélicos en América creen que Dios los haría ricos si tuvieran suficiente fe.

 Y es que las iglesias evangélicas (especialmente en América) están llenas de personas que, a veces sin saberlo, ven, leen o escuchan con frecuencia a los maestros del evangelio de la prosperidad. Este es el escenario común:  el predicador, muy refinado, amigable y motivador, pide dinero para apoyar a su ministerio; a cambio, él promete la oración a favor de los donantes, así como una bendición financiera de parte de Dios . A continuación, los espectadores envían dinero porque aprecian la enseñanza positiva y porque les vendría bien un poco más de dinero para pagar sus cuentas.

 Sin embargo, cuando no se produce un aumento de ingresos en el donante, los consumidores del mensaje de la prosperidad, a menudo, se critican a sí mismos, porque piensan que la falla está en su propia falta de fe o, se decepcionan y se enojan con Dios. Sin duda este escenario se repite con frecuencia, puesto que como hemos dicho un número significativo de cristianos se ven influidos por el evangelio de la prosperidad.

 La Biblia tiene mucho que decir acerca de la riqueza y las posesiones, pero esas enseñanzas son habitualmente sacadas de su contexto y mal interpretadas bien por negligencia, bien por intereses personales.

 EL LIBRO

 Ante esta situación, los escritores  David W. Jones y Russell S. Woodbridge  vuelven a las Escrituras para exponer un entendimiento verdaderamente bíblico sobre la riqueza, la pobreza, el sufrimiento y el acto de dar.

 En el libro que ahora publican, resultado de su estudio,  identifican cinco áreas cruciales de error relacionadas con el movimiento del evangelio de la prosperidad. “¿Salud, riquezas y prosperidad?”, desafía a los lectores a redescubrir el verdadero evangelio de Jesús.

 De forma justa, pero firme, los autores hablan de la historia y la teología del movimiento del evangelio de la prosperidad, y revelan sus enseñanzas centrales erróneas bíblicamente que han sido histórica y popularmente mal interpretadas, incluso por reconocidos pastores de hoy como T. D. Jakes, Joel Osteen, y Kenneth Copeland.

 

 Más información: Editorial Portavoz,  http://www.portavoz.com

 

Fuentes: Notiprensa© Protestante Digital 2012

Samuel Escobar

Míguez Bonino: se fue el gran teólogo latinoamericano

 

El campo en el cual trabajó de manera más consistente fue el de la ética del Reino de Dios

 

(En la sección de Obituario ofrecemos más información sobre la vida y obra de este hermano, ahora en la presencia del Señor)

 

04 DE JULIO DE 2012.- El País del lunes 2 de julio traía la noticia del fallecimiento de José Míguez Bonino, ocurrido en Buenos Aires el sábado 30 de junio. Para quienes conocen la teología protestante en América Latina, Míguez Bonino ha sido el teólogo más destacado.

 Respetado y reconocido en todos los sectores del protestantismo latinoamericano, Míguez Bonino fue también el único observador protestante de América Latina en el Concilio Vaticano II. Había nacido en la ciudad de Rosario en Argentina, en 1924. Pastor metodista y profesor desde muy joven en la Facultad de Teología (hoy ISEDET), de la cual fue luego Rector (1960-1970), y más adelante Decano del Departamento de Posgrado (1976-1985). Activo en el movimiento ecuménico, llegó a ser Vice-Presidente del Consejo Mundial de Iglesias y destacó también como activista en pro de los Derechos Humanos en los años más difíciles de la dictadura militar nacionalista y católica que dirigió la llamada “guerra sucia” en Argentina.

 Me ha entristecido la noticia dado el gran respeto que le tenía, y porque personas como él no abundan precisamente. No me puedo olvidar de mi encuentro con él en la Argentina de los años 70 del siglo pasado. Lo que más me impresionó fue que este teólogo ecuménico no utilizaba estereotipos socio-teológicos para referirse a los teólogos evangélicos que no compartían todas sus perspectivas. Escuchaba las opiniones de otros y las consideraba con delicadeza y caballerosidad. Como era un pensador agudo, que se expresaba con gran claridad, del diálogo con él siempre uno salía enriquecido. En aquellos años de crispaciones y rivalidades, de generalizaciones sin fundamento y de pasiones mal disimuladas, Míguez Bonino brillaba con luz propia, con esa luz que Jesús espera de sus discípulos, en las actitudes y en las acciones.

 He sentido mucho la partida de Míguez porque yo tenía mucho interés en que llegara a sus manos mi libro más reciente, en el cual exploro el pensar cristológico en América Latina, y, por supuesto, hago muchas referencias al curso de su obra a lo largo de varias décadas. Me hubiera gustado conocer su propia opinión para comprobar si, como me propuse, he sido fiel y respetuoso con su pensamiento.

 Desde la consulta sobre Ética Social que nuestra Fraternidad Teológica Latinoamericana celebró en Lima en 1972, tuvimos el privilegio de tenerlo como participante en numerosos eventos. Su capítulo sobre “El Reino de Dios y la historia” engalana el libro  El reino de Dios y América Latina  que la FTL publicó en 1975. Sus comentarios a las cuatro ponencias centrales de la consulta “Teología y Vida” con la que celebramos los primeros veinte años de la FTL (Quito, 1990), son un modelo de diálogo alturado, respetuoso y agudo. Recuerdo que algunos de nosotros nos emocionamos hasta las lágrimas cuando compartió su itinerario teológico. Sus contribuciones al CLADE III (Quito 1992) y al CLADE IV (Quito 2000) fueron muy apreciadas y difundidas.

 Míguez escribió la mejor introducción a las teologías de la liberación desde perspectiva protestante,  La fe en busca de eficacia (Ed. Sígueme, Salamanca, 1977), en la cual manifiesta su adhesión a esa perspectiva teológica pero de manera crítica, especialmente cuando pone en guardia contra una hermenéutica que se hace prisionera del esquema ideológico.

 El campo en el cual trabajó de manera más consistente fue el de la ética del Reino de Dios. En 1972 publicó su libro  Ama y haz lo que quieras,  subtitulado “una ética para el hombre nuevo”, libro concebido como una introducción a la materia que el autor había enseñado por años en ISEDET.  [1]  Su ética es abiertamente cristocéntrica y está nutrida de las figuras y los temas de la historia de la salvación.  Míguez estaba convencido de que “el aporte ético del Evangelio a la crisis moral – la del primer siglo y la nuestra – no consiste tanto, ni fundamentalmente en principios, instituciones o leyes nuevas, como en  un hombre nuevo . Lo que Jesucristo pone en este mundo es una nueva humanidad, una nueva forma de ser hombre.” [2]  Lo que encontramos en el Nuevo Testamento son algunos paradigmas, por medio de los cuales se nos dice: “Esto es el amor – vé y vívelo en tu vida.”

 El primero y fundamental paradigma es Jesucristo mismo. En él el propio amor – el amor creador y redentor de Dios – se hizo realidad concreta y visible. Andar en amor y seguir a Jesucristo es, pues, la misma cosa. El Evangelio y las Epístolas de Juan lo destacan con particular énfasis. Jesús lava los pies de sus discípulos y luego explica: “Les he dado ejemplo para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes” El Señor se ha hecho servidor a fin de limpiar y purificar la vida de los hombres. [3]

 La misma visión cristocéntrica caracteriza otro libro en el cual Míguez trata de explicar, para creyentes y no creyentes, el significado de la fe cristiana: Espacio para ser hombres. Es un esfuerzo por articular una antropología que explica lo que la revelación bíblica dice acerca del ser humano, particularmente en relación con Jesucristo. Para Míguez los seres humanos llegan a Jesucristo por dos caminos, el del desafío y el del consuelo:

 Quien acepte el desafío de Jesús, sin embargo, muy pronto descubrirá que el mismo cala mucho más hondo de lo que pudo suponer inicialmente. La invitación a cambiar el mundo se vuelve de inmediato sobre quien la acepta para interrogarlo: “Tú que deseas transformar el mundo ¿estás ya transformado?… ¿Estás realmente persiguiendo el Reino de Dios, el servicio del prójimo, o estás buscando solamente una nueva forma de satisfacción y promoción propia? [4]

 La ética política de Míguez está resumida magistralmente en un libro que lamentablemente no tenemos en castellano y que ofrece el texto de presentaciones que hizo en varios Seminarios Teológicos de los Estados Unidos,  Toward a Christian Political Ethics . [5]  Es una obra de madurez por medio de la cual introduce de manera sistemática algunas de las respuestas surgidas en el ámbito teológico latinoamericano frente a los desafíos de un contexto de conflictos y tensiones, dentro del cual las iglesias han tenido que tomar posiciones. [6]

 Para mí fue una gran alegría que René Padilla publicase en la Editorial Nueva Creación ese libro que resume como ningún otro las cualidades del estilo y el método teológico de Míguez,  Rostros del protestantismo latinoamericano (1995). Es un libro seminal en el cual aprovecha todo el trabajo histórico-social sobre el protestantismo latinoamericano, acumulado en las tres últimas décadas, y a partir de sus propias y ricas claves teológicas emprende un esfuerzo interpretativo de la mejor calidad. Leí, subraye y anoté este libro con tremenda gratitud. De él he citado más de una vez este párrafo que retrata a su autor de cuerpo entero:

 He sido catalogado diversamente como conservador, revolucionario, barthiano, liberal, catolizante, moderado, liberacionista. Probablemente todo eso sea cierto. No soy yo quien tiene que pronunciarse al respecto. Pero si trato de definirme en mi fuero íntimo, lo que “me sale de adentro” es que soy evangélico. En ese suelo parecen haberse ido hundiendo a lo largo de más de setenta años las raíces de mi vida religiosa y de mi militancia eclesiástica. De esa fuente parecen haber brotado las alegrías y los conflictos, las satisfacciones y las frustraciones que se han ido tejiendo a lo largo del tiempo. Allí brotaron las amistades más profundas y allí se gestaron distanciamientos dolorosos; allí descansan las memorias de los muertos queridos y la esperanza de las generaciones que he visto nacer y crecer. [7]

 Gracias a Dios por la vida y el testimonio de José Míguez Bonino, quien ya está con su Señor. Y que surjan teólogas y teólogos como él de las nuevas generaciones, para las cuales sus escritos deben llegar a ser un recurso formativo, valioso y enriquecedor.

 

 

 

              [1]  José Míguez Bonino,  Ama y haz lo que quieras. Una ética para el hombre nuevo , Buenos Aires: América 2000, 1970.

              [2]  Míguez Bonino, op.cit., p.26

              [3]  Ibid., p. 63.

              [4]  José Míguez Bonino,  Espacio para ser hombres , Buenos Aires: Tierra Nueva, 1975; pp. 77-78.

              [5]  José Míguez Bonino,  Toward a Christian Political Ethics , Philadelphia: Fortress Presss, 1983.

              [6]  Entre las muchas obras que estudian el pensamiento de Míguez la más reciente y completa es Paul J. Davies,  Faith Seeking Effectiveness: The Missionary Theology of José Míguez Bonino , tesis doctoral defendida en 2006 en la Universidad de Utrecht en Holanda Boekencentrum.

              [7]  José Míguez Bonino,  Rostros del protestantismo latinoamericano , Nueva Creación, Buenos Aires, 1995; pp. 5-6.

 

 Autores: Samuel Escobar©Protestante Digital 2012

 

 

Ministerios especiales de Jesús

 

drernestocontreras@hotmail.com

Una de las principales actividades de Jesús durante los tres años de su obra terrenal y su ministerio público, fue el trato especial que demostró en favor de sus apóstoles, discípulos, y otros grupos de personas escogidas.

El Evangelio dice: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga (Mt 11:28 al 30).

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin (Jn 13:1).

A LOS APÓSTOLES.

Apóstol quiere decir mensajero (alguien enviado por otro). A Cristo se le llama el apóstol de nuestra profesión (He 3:1), enviado de parte de Dios para salvar al mundo. La palabra apóstol aparece 78 veces en el N.T. (68 en los escritos paulinos y de Lucas).

¿Cómo ministró Jesús en forma especial, a sus apóstoles?

1.        Los seleccionó y llamó en forma personal (Mr 3:13; Jn 15:16).

2.        Fueron originalmente 12; luego Judas fue sustituido por Matías, y al final,

se agregó Pablo (Mt 10:2 al 4; Mr 3:16 al 19; Lc 6:13 al 16; 1ª Co 15:8,9; Ap

21.14).

3.        Con excepción de Pablo, los demás eran hombres ‘sin letras’ (Hch 4:13).

4.        Tenían oficios que eran comunes en esos tiempos (Mt 4:18 y 9:9; Mr 1:16 al

20).

5.        Jesús a todos, incluyendo a Pablo, los instruyó personalmente por tres

años (Mr 3:14; Ga 1:15-20).

6.        Y les declaró su divinidad, misión y sufrimientos (Jn 14:1-11; Mt 6:21 y

20:18,19; Mr 8:31 y 10:32-34; Lc 9:22 y 18:31-33).

7.        A unos, los hizo testigos de la transfiguración, y a todos, de su pasión,

muerte y resurrección (Mt 17: 1al 8; Mr 9:2 al 8; Jn 20: 19,20; Hch 1: 21,22).

8.        Los envió a cumplir la ‘Gran Comisión’, de parte y a nombre de Jesucristo

(Jn 17:18 y 20:21).

9.        Los once apóstoles, después de que Judas se ahorcó, fueron enviados

primeramente, a predicar el reino de Dios a la casa de Israel; y aunque

Pedro fue el primero en ‘abrir las llaves del reino’ y predicar el Evangelio a

los gentiles en la casa de Cornelio, fue Pablo, el apóstol enviado

específicamente, a los gentiles (Mt 10:5 al 7 y 19:28; Lc 22:30; Hch 10 y 11;

13:46).

10.    Para ser las columnas de la iglesia primitiva (Efe 4:11; Ga 2:9).

11.    Para exponer los fundamentos de la fe (Hch 2:42; Efe 2:19al 22; Ap 21:14).

12.    Para juzgar a las 12 tribus de Israel, en el juicio final en el Gran Trono Blanco

(Mt 19:28).

13.    Jesucristo capacitó a los apóstoles con el Espíritu Santo para:

A.     Conocer y recordar la verdad (Jn 20:22; 14:26; 15:26; 16:13).

B.      Contestar a los adversarios (Mt 10:19,20; Lc 12:11,12).

C.      Tener poder de obrar milagros (Mt 10:1, 8 y 16:20; Mr 3:15 y 6:7,13; Lc 9:1).

D.     Ser siervos fieles en medio de la adversidad (Mt 10:24,25).

E.      Soportar persecuciones y el martirio (Mt 10:16 al 39 y 20:22,23; Lc 11:49).

F.       Testificar (evangelizar) con poder (Mt 10:32,33; Lc 24:49; Hch 1:8).

¿A qué otro grupo de personas ministró Jesucristo en forma especial?

A los niños. Jesús enseñó que:

1.        De los tales es el reino de los cielos. (Mt 19:13 al 15; Mr 10:13 al 16).

2.        Para ser salvos necesitamos ser como niños (Mt 11:25; 18:1 al 6, 14; Lc

18:15 al 17).

3.        El que recibe a un niño, sirve a Cristo. (Mr 9:36,37 y 42).

4.        Dios castiga al que hace tropezar un niño (Mt 18:5 al 7; Mr 9:42).

5.        Tienen ángeles asignados para su protección. (Lc 18:10)

6.        En los niños se perfecciona la alabanza (Mt 21:15,16; Lc 10:21).

7.        Jesucristo sanó a los niños (Mt 15: 22 al 28).

8.        A otros, los liberó de demonios (Mr 7:25 al 30).

9.        Y a otros, los resucitó (Mr 5:22 al 24 y 35 al 42; Lc 8:41, 42 y 49 al 56).

A las Mujeres.

Contrario a la costumbre y enseñanzas de los rabinos de su época y de otras culturas vecinas, Jesús ministró en forma especial a las mujeres.

1. Dio un privilegio singular, y cuidado especial a María, su madre (Lc 1:28,48 y Jn 19:26).

2. A Marta y María las consideró sus amigas (Lc 10:38 al 42; Jn 11:1 al 45 y 12:1 al 3).

3. Dejó que las mujeres, como unas que vinieron desde Galilea con ese

propósito, le sirvieran (Lc 7: 37-50 y 8:1-3).

4.        Sanó a la suegra de Pedro (Mt 8:14,15; Mr 1:29 al 31; Lc 4:38, 39).

5. Sanó a la mujer con flujo de Sangre (Mr 5:25 al 35; Lc 8: 43 al 48; Mt

9:20 al 22).

6.        Sanó a la mujer encorvada por 18 años (Lc 13:11 al 13).

7.        Apreció la grande fe de la mujer siro fenicia, una mujer gentil (Mt 15: 22 al

28; Mr 7:25 al 30).

8.        Fueron objeto especial de su perdón (Jn 8:3 al 11; Lc 7: 36 al 48).

9.        Las incluyó en sus enseñanzas (Lc 21: 1 al 4).

10.    Les dio iguales derechos y responsabilidades en el matrimonio (Mr 10: 2 al

12).

11.    Evangelizó a la Samaritana, que fue la primera misionera en su tierra (Jn 4:6

al 30 y 39 al 42).

12.    Presenciaron su crucifixión (Mt 27: 55,56; Mr 15:40,41; Jn 19:25).

13.    Fueron las primeras en verlo resucitado y en proclamar su resurrección (Mt

28:1 al 10; Mr 16:1 al 11; Lc 24:1 al 11; Jn 20:1 y 11 al 18).

A los pobres, enfermos y necesitados o menesterosos.

El Evangelio dice: Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro y se sentó y les dijo: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos y predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo; y se difundió su fama por toda Siria y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos y los sanó; y cuando llegó la noche, trajeron a Él muchos endemoniados y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos, para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias (Lc 4:17 al 21; Mt 4:23, 24 y 8:16, 17).

Jesucristo enseñó que son bienaventurados los pobres en Espíritu (humildes) porque de ellos es el reino de los cielos; los que lloran, porque recibirán consolación; los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad; los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados; los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia; los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios; los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios; los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos; los que por su causa son vituperados (insultados), perseguidos y calumniados, porque su galardón, como el de los profetas perseguidos antes que ellos, es grande en los cielos (Mt 5:1 al 12).

La Biblia dice: A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar; y será bienaventurado porque los pobres no le pueden recompensar, pero le será recompensado en la resurrección de los justos, por tanto, a cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa (Pr 19:17; Lc 14:13,14; Mt 10:42).

Cristo promete, cuando establezca su reino milenial, galardones, reconocimientos y premios, para los que se ocupen ahora, en suplir las necesidades temporales, pasajeras y terrenales de los pobres, enfermos, encarcelados, extranjeros, y menesterosos, sean salvos o no, y a pesar de que nada de eso, les beneficie en algo para alcanzar la salvación y la vida eterna (Mt 25:34 al 40).

 

 

Aprender a aprender.

 

Hola… A propósito del pasado Día del Maestro (15 de Mayo) les compartimos un escrito que recibimos, realizado por una profesora de un instituto público argentino. Vale la pena tomarse el tiempo y leerlo! Que tengan buen inicio de semana! Un abrazo!

Contra la tontura lingüística, un poco de gramática bien explicada

Tengo 50 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.

En jardín (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia” la O de “ojo” y la U de “uña”. Luego, cuando eras un poco más mayor, llegaba “El Gordito de Petete”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en el Gordito, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Música y Educación Física. En 6º de Primaria, si en un examen tenías faltas de ortografía del tipo de “b en vez de v” o cinco faltas de acentos, eras candidato a repetir el grado.

En Bachiller, estudié Historia Mundial, Química, Literatura y Mecanografía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las “Coplas a la Muerte de su Padre” de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

En castellano existen los Participios Activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”. ¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene entidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad o ejerce la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “-nte”.

Así, al que preside, se le llama “presidente”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción, pero nunca “presidenta”.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta:

¿Nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son “periodistos”), hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española ?

Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

No me gustan las cadenas de correos electrónicos (suelo eliminarlas) pero, por una vez, les propongo que pasen el mensaje a los amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto.

Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío y, sobre todo, ¡el machisto!

SI ESTE ASUNTO “NO TE DA IGUAL”, PASALO,  POR AHÍ LE TERMINA  LLEGANDO A LA MINISTRA DE “IGUAL-DA”.

Porque no es lo mismo ser UN CARGO PÚBLICO que UNA CARGA PÚBLICA.

Informe de Estados Unidos

27 millones de personas viven en esclavitud en el mundo  

 

“El trabajo para erradicar la esclavitud no ha terminado”,

señaló Hillary Clinton

 

25 DE JUNIO DE 2012, WASHINGTON.- El informe anual estadounidense sobre el tráfico de personas deja en evidencia que la esclavitud no ha desaparecido en el mundo, a pesar de las declaraciones de abolición firmadas por los diferentes países.

Cerca de 27 millones de personas viven en la esclavitud en todo el mundo, aseguró la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, al presentar el informe el pasado martes.

De los 185 países estudiados en el informe, tan sólo 33 cumplen con las leyes vigentes a nivel internacional para poner en marcha medidas para acabar con el tráfico de personas, tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Entre los 17 países con menor calificación se encuentran Argelia, Congo, Libia, Corea del Norte y Arabia Saudí. Siria ha pasado recientemente a integrar la lista de países acusados de tráfico de seres humanos. “El gobierno sirio no hace cumplir las medidas para eliminar el tráfico y no hace ningún esfuerzo en esta dirección”, concluye Estados Unidos en su informe.

LA LUCHA CONTINÚA

 “El fin de la esclavitud en Estados Unidos y en otros lugares no ha significado el fin de la esclavitud en todas partes”, destacó Clinton, mientras Estados Unidos se prepara para conmemorar el 150 aniversario de la proclamación de la emancipación de los esclavos en ese país.

“Estas víctimas de la esclavitud moderna, mujeres y hombres, niñas y niños (…) nos recuerdan el tipo de trato inhumano de que somos capaces como seres humanos”, agregó la secretaria de Estado, al tiempo que subrayó que “el trabajo para erradicar la esclavitud no ha terminado”.

“Los traficantes se aprovechan de las esperanzas y los sueños de quienes buscan una vida mejor», aseguró Clinton, añadiendo que el objetivo debe ser poner las esperanzas y los sueños nuevamente a su alcance.

“Un siglo y medio después de la victoria de la libertad en Estados Unidos, esta libertad sigue siendo difícil de alcanzar para millones de personas”, escribió Clinton en el prefacio del documento.

ALGUNOS AVANCES

 El informe anual del Departamento de Estado sobre el tráfico de personas señala, sin embargo, que hay avances en la toma de medidas enérgicas contra este “flagelo”, con más gobiernos que inician procesamientos judiciales, algunos por primera vez, y que instauran sistemas para ayudar a las víctimas.

Los avances en la lucha se han conseguido gracias a los juicios a los que han sido sometidos los traficantes por un número cada vez más creciente de gobiernos.

MÁS DATOS

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) anunció el 1 de junio que cerca de 20,9 millones de personas, de los cuales casi una cuarta parte menores de 18 años, se encuentran en una situación de trabajo forzoso como esclavos sexuales o en condiciones laborales inhumanas en todo el mundo, realizando tareas impuestas por la coacción o el engaño.

Sin embargo, según el responsable de la lucha contra la trata de personas en el Departamento de Estado, “otras estimaciones se acercan a los 27 millones de personas”.

Fuentes: AFP                © Protestante Digital 2012

Église protestante unie

 Nace la Iglesia Protestante Unida de Francia  

 

Surge de la fusión de las Iglesias Luterana y Reformada francesas

 

25 DE JUNIO DE 2012, FRANCIA.- La Iglesia Evangélica Luterana de Francia y la Iglesia Reformada de Francia, en el pasado Sínodo conjunto celebrado en Belfort (Francia) durante el pasado mes de mayo, decidieron su unión mediante la creación de la Iglesia Protestante Unida de Francia.

Este hecho lo rubrican  Joel Dautheville,  presidente de la junta ejecutiva de la Iglesia Evangélica Luterana de Francia y  Lawrence de Schlumberger, el presidente del Consejo Nacional de la Iglesia Reformada de Francia.

Aunque la decisión ya está tomada y es un hecho,  está unión será real a todos los efectos a partir del próximo año 2013.

La Iglesia Protestante Unida de Francia quiere ser una iglesia que demuestra su fe, una Iglesia de testigos, una Iglesia confesante.

La Iglesia Evangélica Española (IEE, metodista-presbiteriana) ha felicitado “a nuestras iglesias hermanas por este decisivo paso originado en la gracia de Dios, y que encarna de una forma visible el deseo de Jesús, nuestro Señor, de que todos sus discípulos y discípulas seamos uno”.

Para más información pueden visitar la  web oficial de la Iglesia Protestante Unida de Francia.

Fuentes: IEE           © Protestante Digital 2012

 

 

Conoce tu Biblia 

Hno. Gamaliel Hernández Loera

Rahab, una ramera transformada

 

Josué2:1-24

Pocas mujeres en la historia del mundo se han arriesgado tanto, como lo hizo esta mujer llamada Rahab, que su nombre quiere decir amplia. Tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo, se especifica que ella había sido una ramera, o prostituta. Muchos cristianos fundamentales fruncen el seño cuando se menciona a esta mujer, pero pocos se dan cuenta que esta mujer era pagana, y que toda su vida se había desarrollado entre gente pagana.

 Dice uno de los comentarios que la gente de Jericó pertenecía  al pueblo llamado Amorreo, y que ese pueblo tenía varias ciudades; y que Jericó era una de las más perdidas, de las que tenían vida social de muy baja categoría. Y en esa sociedad el ser una ramera no era tan degradante como lo es en nuestra sociedad. Creen algunos otros que ella tenía un negocio de hospedaje y comida; que los viajeros pasaban por allí, se hospedaban, comían, y si tenían deseos, les conseguían una mujer para pasar la noche.

 Josué, antes de cruzar el Río Jordán, envía a dos hombres para que vayan a espiar la ciudad de Jericó, así como la tierra de su alrededor. Algunas personas creen que Salmón era uno de esos dos espías, quien después se casó con Rahab, como dice la Escritura. Los espías cumplieron fielmente su encargo. Dice Josefo que estos dos hombres entraron en Jericó y que anduvieron todo el día explorando cada punto de la ciudad. Incluso se dieron cuenta de qué tipos de armas tenían, y cuál era  su ejército de resistencia de que dependían.

 Cuando los espías terminaron su recorrido, se fueron a hospedar al negocio de  Rahab. Era natural que fuera un lugar en donde menos se sospecharía de ellos, ya que era a donde llegaban los viajeros. Pero algunos de la ciudad los vieron algo sospechosos, así que van y le dan aviso a su rey. El rey de Jericó estaba consciente de que el pueblo de Israel estaba acampado enfrente del Río Jordán, y de seguro que el rey había oído hablar de la forma cómo este pueblo salió de Egipto, y cómo cruzó el Mar Rojo, y cómo fue sustentado por cuarenta años con comida que caía del cielo, y cómo pelearon contra los reyes Sehón y Og, y que los habían derrotado. Todo esto era sabido por el rey de Jericó, pues él también tenía sus espías.

 Pero de seguro que Rahab había oído también todo eso por la gente que caminaba de un lugar a otro, y que descansaba allí en su negocio. Pero no sólo se había enterado, sino que ella había creído que esto iba a suceder a su ciudad, y ella estaba preocupada. Cuando se da cuenta que eso dos varones son de los de Israel, ella les dice: Sé que Jehová os ha dado esta tierra, porque el temor de todos vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han  desmayado por causa de vosotros.  Ella procede a esconder a esos hombres, pues sospecha que los van a buscar para encarcelarlos, y dicho y hecho,  a los pocos minutos vinieron los policías para arrestar a estos que parecían sospechosos, pero ella ya los tenia bien escondidos, y dijo a los policías que los hombres si habían estado allí, pero que ya se habían marchado.

Una vez que se va la policía, Rahab saca a los espías israelitas, y los descuelga con una soga por una ventana de su casa, porque ella vivía en el muro de la ciudad; pero antes ellos le dan esta promesa: Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denunciares este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad.

Los dos espías le  dijeron a Rahab que cuando ellos llegaran a destruir la ciudad de Jericó, que ella debería poner un cordón rojo en su ventana; un cordón que fuera bien visible, y que ellos sabrían que ella estaría allí con toda su familia. Pero que si alguno de su familia salía de su casa que ellos no se hacían responsables de lo que sucediera.

Los espías se despidieron, y aunque fueron perseguidos por los oficiales del rey, no los pudieron localizar, y regresaron sanos y salvos a Josué, quien se encontraba en Sitim, al oriente del Río Jordán. Josué los felicitó por su buen trabajo, y ellos le contaron a Josué del trato que habían hecho con Rahab. Josué lo aceptó e hizo planes para que todos supieran que una mujer, con toda su familia iba a ser liberada al momento preciso.

Llegó el tiempo en que los seiscientos mil hombres de guerra de Israel dieron trece vueltas a la ciudad de Jericó, y luego que gritando ellos, los muros de la ciudad se cayeron, quedando la ciudad al descubierto, para ser tomada. Los guerreros entraron y mataron a todos los habitantes de la ciudad, pero vieron el cordón rojo que estaba en una ventana, y allá fueron los dos espías, y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que era suyo. Y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera del campamento de Israel, (Josué 6:23). Fue muy grande la recompensa que esta mujer tuvo por arriesgarse a hospedar y a esconder a los espías que había enviado Josué, para reconocer la tierra y ciudad de Jericó.

Salmón, un descendiente de Judá, se casó con Rahab. De seguro que ella pasó por los ritos religiosos que tenía Israel, y fue aceptada como miembro del pueblo. Salmón, con  Rahab, tuvo un hijo, al cual llamaron Booz, quien fue padre de Obed, y éste de Isaí, y éste de  David. Así que esta mujer, junto con Tamar, Rut y Betsabé son las cuatro mujeres que sin ser israelitas, vinieron a formar parte de la familia física de Jesucristo. Una pregunta que muchos teólogos no han podido responder es ¿por qué en Mateo 1, que es el evangelio para los judíos, cuando se habla de la genealogía de Jesús, se hace mención de las cuatro mujeres no israelitas, y no se menciona a ninguna de las santas mujeres de Israel? Ojalá y alguien la pueda contestar a satisfacción.

El escritor de la carta a los Hebreos da una nota de esta mujer, y dice textualmente: Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz, Hebreos 11:31. Luego el hermano  Santiago dice en su carta, 2:25: Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? La gracia de Dios es inmensamente grande, pues en Rahab se cumple uno de los principios fundamentales de la salvación, pues Dios dice que: Él no quiere la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y viva. Ezequiel 33:11.

CUESTIONARIO:

1.- El nombre de  Rahab significa ________________________ y tanto en  el Antiguo Testamento como en el Nuevo, al referirse a ella, dice que era una _________________

2.- Creen algunos que Rahab tenía un negocio de _______________________ y que también podía proveer de ___________________________________

3. Jericó, donde vivía Rahab, era una de las ciudades ____________________ y en esa sociedad ____________________________________________

4.- De seguro que Rahab, con lo que platicaban los viajeros, sabía del pueblo de Israel, ella les dijo a los dos espías que envió Josué ______________________

5.- Ella, sabiendo que peligraban los espías israelitas, ____________________

6.- Una vez que se fue la policía, quien buscaba a los espías, ella los ________

7.- Rahab, antes de dejar ir a los espías, les saca una promesa, que es ______

8.- Los espías le dijeron a  Rahab que cuando el ejército israelí llegara, ella debería identificarse poniendo _______________________________________

9.- Según  Josué 6:23 los israelitas cumplieron su promesa sacando _______________________

10.- Algunos creen que ____________________ fue uno de los espías que estuvieron en la casa de Rahab, quien más tarde ________________________

11..- Dice Hebreos 11:31: Por la fe Rahab la ramera  _____________________

 

 

Doctrina

 Artículos de Religión

Artículo XIII

De la Iglesia

La Iglesia visible de Cristo es una congregación de personas fieles donde se predica la Palabra pura de Dios, y se administran debidamente los sacramentos de acuerdo a la ordenanza de Cristo en todo lo que necesariamente se requiere para ello.

Pruebas bíblicas

La Iglesia es de Dios – I Corintios 1.2, la Iglesia es de Cristo, Mateo 16.18; el cuerpo de Cristo –I Corintios 12.27, Efesios 1.22,23, ver Hechos 2.47. Muy de acuerdo con la ley natural de integración social, y descansando en aquel compañerismo mesiánico que Jesús organizó, inspirada y comisionada antes de su ascensión a los cielos, se levanta, por la venida de su Espíritu Santo otra comunión escogida, una comunión diferente en clase de cualquier otra organización, ya sea social, civil o religiosa, una constitución espiritual, de la que el Hijo encarnado, el Dios-Hombre glorificado, es la cabeza y de que los individuos nacidos por su Espíritu vienen a ser miembros (Dr. Emmanuel V. Gerthart).

 

Comentario

Iglesia.- Significado de la palabra. La palabra “Iglesia” se deriva del sustantivo Gr. Ekklesia (de Ek-kaleo = llamar fuera) que tiene una doble herencia de significado:

(1)  En círculos griegos seculares significaba una asamblea pública, generalmente de orden político, de aquellos ciudadanos que respondían al llamado del mensajero oficial o heraldo. Así se emplea en Hechos 19.32-39

(2)  En la LXX se emplea a menudo para traducir la palabra HEB, Qajal que designa la congregación de Israel.

(V. G. I Reyes 8.14, I Crónicas 13.2, Salmo 22.22. CP Hechos 7.38 donde EKKLESIA se traduce correctamente por congregación y no Iglesia. Así Ekklesia en el Nuevo Testamento llega a combinar la dos ideas, y da al concepto de Iglesia el significado de una democracia teocrática de los llamados, o sea el pueblo o congregación de los llamados de Dios. (Diccionario Iglesia de la Biblia)

 

 

Estudios bíblicos 

Escudriñando

Dr. Ernesto Contreras

Instituto Virtual Cristiano

El Evangelio de Dios

La epístola a los Romanos, fue escrita entre el año 56 y 58 d.C., desde Corinto, durante el tercer viaje misionero de Pablo; y por ser la de mayor extensión, es puesta como la primera en el orden bíblico.

Cronológicamente, fue escrita quizás antes de los evangelios y después de las cartas a los Tesalonicenses,  a los Corintios, y a los Gálatas.

En cuanto al escribano utilizado por Pablo, y que seguramente en largas sesiones, registró con fidelidad y cuidado extremos, las palabras de esta epístola inspirada por el Espíritu Santo, el texto dice: “Yo Tercio, que escribí esta epístola, les saludo en el Señor.” Y sobre la persona que llevó esta carta paulina desde Corinto hasta la congregación de cristianos en Roma,  Pablo escribe: “Les recomiendo a nuestra hermana Febe, la cual es sierva de la iglesia que está en Cencrea, para que la reciban en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayuden en cualquier cosa que necesite de ustedes, porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo también” (Ro 16:1,2 y 22).

La epístola a los romanos, es considerada la más destacada, la más sistemática y la más profunda de las epístolas doctrinales, y muchos la consideran el libro más importante de la Biblia: William Tyndale dijo que la epístola a los Romanos es “una luz y un camino que conduce al resto de las Escrituras”. Si consideramos que la Biblia es un tesoro, la corona de la Biblia es sin duda esta epístola cuyo autor es Dios, y cuyo escritor, bajo inspiración del Espíritu Santo, fue el apóstol San Pablo.

Pablo escribe: “Rogando que de alguna manera por la voluntad de Dios, por fin yo sea bien encaminado para ir a vosotros, porque deseo veros.” Con este pasaje, se entiende que fue la única epístola que escribió a una iglesia que nunca había visitado.

En el tiempo en que la carta fue escrita, aún vivían muchos contemporáneos de Jesucristo. Roma era la capital del imperio romano y el centro cultural, religioso y político de su tiempo, y ahí se concentraban las más diversas creencias religiosas paganas. Por ello se cree que Pablo escribió esta epístola que define la doctrina cristiana, más con fines preventivos, que correctivos, a una iglesia que se había organizado unos 25 años antes, y probablemente por el ministerio de los que iban por todas partes anunciando el evangelio, después de que fueron esparcidos desde Jerusalén, por las persecucio-nes como las de Saulo, que asolaba la iglesia, y quien entrando casa por casa, arrastraba a hombres y mujeres, castigándolos por todas las sinagogas, y después de forzarlos a blasfemar, los entregaba en la cárcel (Hch 8:3,4 y 26:11).

Pablo menciona en esta epístola a muchos miembros de la iglesia en Roma con nombres judíos y gentiles, latinos y griegos. Algunos originarios de áreas rurales o grandes ciudades de Palestina, y otros de Siria, los Balcanes, o Asia Menor. En especial menciona a Aquila, un judío convertido, originario del Ponto, y que tenía el mismo oficio de Pablo, de hacer tiendas; y a Priscila su esposa, sus colaboradores en Cristo Jesús, que expusieron sus vidas por él, y que reunían a la iglesia en sus casas en Roma y Éfeso (Ro 16:1-23; Hch 18:1-3, 18 y 19; 1ª Co 16:19).

En la epístola a los romanos, se exaltan dos de las virtudes singulares del cristianismo:

1. Que es la única religión que puede presentar a su Líder, Jesucristo, aún vivo, después de haber vencido la muerte, y al tercer día, haber resucitado.

2. Que es la única religión que ofrece salvación exclusivamente por gracia (gratuita para el pecador).

Esta epístola es un resumen claro de la fe cristiana y del evangelio como:

1. Poder de Dios para salvación a todo aquel que cree.

2. Al judío primeramente, y también al griego o gentil (Ro 1:16).

Aquí se proclama que:

1. Todos necesitan salvación.

2. Que para todos hay salvación.

3. Que todos pueden alcanzarla con sólo tener fe en Jesús, el único Salvador.

También expone el maravilloso plan integral de salvación provisto por Dios en Jesucristo, pues enseña que:

1. Fuimos salvos de la culpa y la pena del pecado cuando nuestro espíritu fue justificado en el día en que creímos y aceptamos a Jesús como nuestro Salvador personal.

 2. Estamos siendo salvos del hábito y dominio del pecado, mientras nuestra alma es regenerada, santificada, y lavada por la Palabra de Dios, y revestida del “Nuevo Hombre.”

3. Seremos salvos cuando nuestro cuerpo resucite incorruptible, glorioso y celestial en la segunda venida de Cristo, y todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea presentado perfecto delante de Él.

La epístola presenta el evangelio como el cumplimiento de las promesas y profecías bíblicas del Antiguo Testamento, y enfatiza su carácter universal. Dice: “para todas las naciones, entre las cuales están también todos los que están en Roma.”

Como en muchas de sus epístolas, desde el inicio, Pablo sostiene la doctrina de la Trinidad al mencionar las tres personas en las que se manifiesta el único Dios verdadero, al presentarse como “un siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios (Padre), que Él había prometido antes por medio de sus profetas en las Sagradas Escrituras, acerca de su Hijo quien, según la carne, era de la descendencia de David y quien fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo nuestro Señor.”

La introducción dice: “Por Él recibimos la gracia y el apostolado para la obediencia de la fe a favor de su nombre en todas las naciones, entre las cuales están también ustedes, los llamados de Jesucristo. A todos los que están en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia a ustedes y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”

“Primeramente, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo con respecto a todos ustedes, porque su fe es proclamada en todo el mundo. Porque Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, me es testigo de que sin cesar me acuerdo de ustedes siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera por la voluntad de Dios, por fin yo sea bien encaminado para ir a ustedes, porque deseo verlos para compartir con ustedes, algún don espiritual a fin de que sean afirmados. Esto es, para ser animado juntamente con ustedes por la fe que nos es común a ustedes y a mí.”

Pero no quiero, hermanos, que ignoren que muchas veces me he propuesto ir a ustedes (y hasta ahora he sido impedido) para tener algún fruto también entre ustedes, así como entre las demás naciones. Tanto a griegos como a no griegos, tanto a sabios como a ignorantes soy deudor. Así que, en cuanto a mí, pronto estoy para anunciarles el evangelio también a ustedes que están en Roma” (Ro 1:1-13).

Pablo expone aquí algunas características de un buen ministro de Jesucristo:

1. Da gracias a Dios por los salvos.

2. Los felicita por compartir su fe.

3. Intercede por ellos.

4. Procura verlos

5. Procura comunicarles algún don celestial, confirmarlos en la fe, ser mutuamente confortado y tener fruto entre ellos.

6. Menciona que su principal motivación para predicar el evangelio es que se considera deudor, siempre listo y no avergonzado de lo que predica.

7. Que predica sin hacer discriminación en cuanto a raza, religión, nivel académico, o nacionalidad del auditorio.

También, aquí se declara que el evangelio es:

1. Para todos los llamados a ser de Jesucristo.

2. Con el propósito de que puedan vivir en obediencia a la fe.

3. Para ser santos (separados para su servicio y puros).

4. Para que se dé gloria a Dios al ser divulgada esta fe por todo el mundo, mientras cumplen los salvos la “Gran Comisión”.

Así resume Pablo lo que es el evangelio de Dios, el fundamento de la fe cristiana y el mensaje clave de la epístola: “Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primeramente, y también al griego. Porque en Él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe” (Ro 1:14,15).

Los puntos principales de esta declaración de fe, son:

1. Que el Evangelio es poder de Dios.

2. Para salvación.

3. Disponible para todo aquel que cree.

4. Está al alcance de todas las naciones, aunque al judío primeramente; pero también al resto de los gentiles.

5. Su fundamento es la justicia de Dios (Jesucristo).

6. Es infalible y confiable porque es revelación de Dios.

7. Es singular porque se obtiene por fe y no por obras

A diferencia de las demás religiones que son el esfuerzo del hombre por restaurar su relación y religarse con su Dios, practicando ciertos ritos, ceremonias y formas de culto, junto con el esfuerzo por acumular méritos manteniendo una conducta justa, buena, ejemplar y llena de buenas obras, Pablo, en cambio, presenta al Cristianismo como el esfuerzo e iniciativa de Dios por reconciliar consigo al hombre pecador.

Así, Dios ofrece al que no se lo merece por ser culpable y digno de condenación, salvación gratuita, y sobre la sola base de tener fe en los méritos de Jesús (la justicia de Dios), quien pagó en la cruz del Calvario por los pecados de todos (Ro 3:22).

El argumento Bíblico es que ante el santo y justo Dios, los méritos humanos, sus buenas obras, y su justicia, son como trapos de inmundicia. Isaías escribió: Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento” (Is 64:6).

Pero los méritos que Jesucristo obtuvo con su sacrificio propiciatorio, su muerte y resurrección, son más que suficientes para pagar por los pecados de todo el mundo, por lo que Jesucristo es declarado el Justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús (Ro 3:26).

Al respecto, la Biblia dice: “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación: que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta sus transgresiones y encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación.

Así que, somos embajadores en nombre de Cristo; y como si Dios rogara por medio de nosotros, les rogamos a todos, en nombre de Cristo, que se reconcilien con Dios.

Al que no conoció pecado, por nosotros Dios le hizo pecado, para que nosotros fuéramos hechos justicia de Dios en Él” (2ª Co 5:18-21).

Que con el estudio y meditación de esta preciosa y poderosa epístola a los romanos:

1. Dios nos conceda tener la seguridad de que la salvación nos ha sido dada gratuitamente, y sólo por los méritos de Jesucristo, nuestro Gran Dios y Salvador, quien ya pagó el rescate y precio correspondiente. 2. Que su estudio nos capacite cada día más, para ser fieles hijos, siervos, ministros e instrumentos de Dios, para que con más diligencia prediquemos las Buenas Nuevas de  salvación por gracia, a toda criatura, sin distinción, ni discriminación alguna. 3. Que cada día más, seamos de bendición y edificación a la iglesia y familia de Dios. 4. Que nuestra fe sea divulgada cada vez más eficientemente, por todo el mundo.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos nosotros. Amén. Y al que puede confirmar-nos según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación; y que ha sido manifestado ahora; y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe; al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén (Ro 16: 24-27)

 Video

 

 

Historia 

Las Diaconisas en México

1904 – 1979

10ª parte

Comenzamos en el número 35 y seguiremos hasta el No. 51, del 29 de octubre, con la publicación en esta Sección, en 17 partes, de la tesis que para obtener el grado de Licenciado en Historia presentó nuestro hermano Xeitl Ulises Alvarado López, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en marzo de 2009, con el interesante y poco estudiado tema “Las Diaconisas en México (1904 – 1979)”.

Ulises Alvarado es miembro de número de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México y miembro de la iglesia El Mesías, de Balderas, D. F., aun cuando él pertenece a la congregación del templo   “El Divino Redentor” en el Arenal, estado de Hidalgo.  Agradecemos su autorización para reproducirla en beneficio del conocimiento de la vida del metodismo en México.

hist.diac.136 a 157

 

 

Intolerancia religiosa 

Carlos Martínez García

Bonito ecumenismo, cardenal Koch & cía

 

Bonito ecumenismo, que busca la asimilación de los demás y desconoce la responsabilidad propia en el punto de quiebre que significó la Reforma luterana. 

 

01 DE JULIO DE 2012.- No me sorprende la declaración del cardenal Kurt Koch. El ex obispo de Basilea, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos (CPUC), en la que claramente fija su postura respecto del quinto centenario del inicio de la Reforma protestante: “no podemos celebrar un pecado(…) Los acontecimientos que dividen a la Iglesia no pueden ser llamados un día de fiesta”.

Algunos organismos protestantes alemanes decidieron invitar con bastante antelación al organismo que preside el cardenal Koch, para que participase de alguna manera en eventos celebratorios de la gesta iniciada por Martín Lutero el 31 de octubre de 1517. Creo que lo hicieron por cortesía, porque si pensaron que la invitación sería aceptada, entonces andan un poco despistados sobre la posición histórica de la Iglesia católica romana acerca de la lid teológica de Lutero.

Kurt Koch comunicó a los integrantes de diócesis el 29 de junio del 2010 que había sido nombrado presidente del CPUC por el papa Benedicto XVI. En esa misiva delineó algunos retos para la pastoral católica  en sociedades poscristianas (no las llama así, pero el término está latente en el documento). Menciona que “en Suiza y en  Europa, en general, gran parte de los miembros de la Iglesia tienen de hecho el status de catecúmenos bautizados, a los cuales les es ajeno no sólo el lenguaje de la fe de la Iglesia, sino también el mundo bíblico. Por esto, hoy no se necesitan nuevas vías para acceder a la Palabra de Dios, sino que toda la pastoral debe ser, de manera más decisiva, una pastoral de la evangelización y no puede seguir siendo sólo una pastoral de la sacramentalización”.

 Su diagnóstico es acertado. El problema para él, y el conjunto de las altas autoridades católicas romanas, es que la institución tiene escasos instrumentos para llevar al cabo esa evangelización de la que habla. Es así porque la sacramentalización de la que se queja ha sido impulsada por la propia Iglesia católica, en detrimento de una fe cotidiana que se refleje en ciertas prácticas éticas.

 La postura del cardenal Koch está en sintonía con la de Benedicto XVI , claramente enunciada antes de que ascendiera al papado. Recordemos que Joseph Ratzinger futuro sucesor de Juan Pablo II, fue prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe (antigua Santa Inquisición), y que bajo su dirección fue gestada y hecha pública (agosto del 2000) la  Declaración Dominus Iesus . Este documento claramente estableció que solamente en el seno de la Iglesia católica subsisten en su integralidad los medios de salvación. Además hace un férrea defensa del Papa romano como autoridad indiscutible y por encima de cualquier otro ministro cristiano.

Sobre lo anterior la  Declaración  sostiene que “Los fieles están obligados a profesar que existe una continuidad histórica —radicada en la sucesión apostólica— entre la Iglesia fundada por Cristo y la Iglesia católica: Esta es la única Iglesia de Cristo… que nuestro Salvador confió después de su resurrección a Pedro para que la apacentara (Jn 24,17), confiándole a él y a los demás apóstoles su difusión y gobierno (cf. Mt 28,18ss.), y la erigió para siempre como columna y fundamento de la verdad (1 Tm 3,15). Esta Iglesia, constituida y ordenada en este mundo como una sociedad, subsiste en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los Obispos en comunión con él”. ¿Alguna duda sobre el declarado supremacismo romano?

 Se hace necesario recordar que diversos grupos cristianos a lo largo de la historia han puesto en duda eso de que Jesús delegó en Pedro su autoridad. Tampoco es posible sustentar, en términos neotestamentarios, el poder de ser vicarios de Cristo a los sucesores del apóstol. De la lectura del Nuevo Testamento no se desprende lo que el Vaticano quiere ver.

Tampoco existen evidencias históricas de que la Iglesia cristiana de los siglos II y III hubiera aceptado la supremací­a del obispo de Roma en asuntos de fe. Es un hecho polí­tico, la “conversión” de Constantino (emperador entre 306-337), lo que fortalece el obispado romano y da pie a lo que el sociólogo francés Jacques Ellul denomina el principio de adulteración de la Iglesia. En este sentido es altamente recomendable su obra  La subversión del cristianismo  (Ediciones Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1990).

Ellul da respuesta a una pregunta que se hace a sí mismo: “¿Cómo ocurrió que el desarrollo de la sociedad cristiana y de la Iglesia haya dado origen a una sociedad, a una civilización y a una cultura que son en todo lo contrario de lo que leemos en la Biblia, de lo que es el texto indiscutible tanto de la Torá y los profetas como de Jesús y de Pablo?”.

Anotamos que  en las últimas décadas se han multiplicado los estudios que rescatan las luchas de individuos y grupos cristianos disidentes de Roma anteriores a la ruptura religioso-cultural que se incubó en los siglos XIV-XV y afloró con í­mpetu en la segunda década del siglo XVI con las  95 tesis  de Martín Lutero. Un común denominador de todas esas disidencias fue su negativa a aceptar que el obispo de Roma  tuviera supremací­a incuestionable para regir el cuerpo de creencia y prácticas cristianas. Lucharon contra el exclusivismo papal que, como en el documento  Dominus Iesus , pretendió adueñarse, enseñorearse, mediatizar a Jesús declarándolo patrimonio único de una sola confesión religiosa.

 Decir, como dijo el cardenal Koch, que es un pecado la ruptura de Lutero, a la que por cierto fue orillado por la Iglesia católica, simplemente refleja que el ecumenismo buscado desde Roma tiene como condición a los otros su rendición previa a las pretensiones exclusivistas que tiene como centro al papado. Bonito ecumenismo, que busca la asimilación de los demás y desconoce la responsabilidad propia en el punto de quiebre que significó la Reforma luterana .

Lo mejor es que los herederos de Lutero en todo el mundo sigan con los preparativos para celebrar el acontecimiento desatado con las  95 tesis . Que se haga una evaluación histórico/teológica, así como una revitalización del legado de quien fuera monje agustino.

Autores: Carlos Martínez García            ©Protestante Digital 2012

SUIZA

Una iglesia indonesia pide libertad de culto

 

Martes, 10 de julio de 2012 (ALC) – Es insólito ver en Yakarta la celebración de un culto cristiano al lado de una carretera muy transitada. Sin embargo, a la congregación de Taman Yasmin de la Iglesia Cristiana Indonesia (GKI) no le quedó otra alternativa.

La Iglesia Taman Yasmin, junto con otras iglesias locales, oró en los exteriores del Palacio de Merdeka, residencia del presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, el pasado 24 de junio. La congregación celebró el culto bajo la atenta mirada de los agentes de policía, con la esperanza de que se oiga su llamamiento a la libertad de culto.

La Iglesia Taman Yasmin, situada en Bogor, Java Occidental, es una congregación de una de las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias (CMI). El edificio medio terminado de esta iglesia fue precintado por la administración local en 2008, al parecer por presiones de grupos políticos islámicos de línea dura como el Foro Popular Islámico.

A pesar de la resolución de la Corte Suprema a favor del edificio de la iglesia en 2011, Taman Yasmin todavía no ha podido volver a celebrar allí sus servicios de culto.

El Moderador del Comité Central del CMI, Rev. Dr. Walter Altmann, visitó la iglesia el año pasado para expresar su solidaridad con la congregación de Taman Yasmin mientras instaba a mantener un “diálogo pacífico” para solucionar el problema.

Los feligreses de otras iglesias locales se unieron a la congregación de Taman Yasmin el domingo pese al calor del verano indonesio. Mientras el cordón de seguridad de Yakarta vigilaba a la multitud de fieles desde la distancia, la reunión de cristianos cantó y escuchó el sermón al lado de la carretera.

“Indonesia es una sociedad plural y la armonía interreligiosa es uno de sus valores. Los musulmanes siempre han dado cabida a las tradiciones locales, junto con las diferentes religiones del país”, dijo el Rev. Gomar Gultom, Secretario General de la Comunión de Iglesias de Indonesia, que estuvo presente en el servicio de culto.

Gultom comentó que los cristianos representan en Indonesia en torno al 5% de la población; otras minorías religiosas incluyen las comunidades ahmadía, budista y bahaí.

A principios de la última década se produjo un aumento de la influencia de grupos radicales que asocian equivocadamente el cristianismo con Occidente”, explicó Gultom.

Varias organizaciones musulmanas, incluyendo el Instituto Wahid, nuestros interlocutores interreligiosos y la sociedad civil han señalado esta tendencia y nos apoyan en nuestra lucha por la libertad religiosa en Indonesia”, añadió.

El Secretario General del CMI, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, también acudió al servicio de culto frente a la casa del presidente en Yakarta, donde expresó su apoyo a las iglesias de Indonesia y el derecho de estas a practicar su fe sin intimidación.

Creados por Dios para rendir culto a Dios

“Estamos aquí para apoyar a todos los fieles, sean cristianos, musulmanes o miembros de cualquier otra tradición religiosa. Todos somos creados por Dios para rendir culto a Dios.

Respetamos esta profunda conexión, que radica en el corazón de cada ser humano. En representación del CMI, los apoyamos y apoyamos su derecho a rendir culto en sus iglesias, mezquitas o templos”, dijo el Secretario General.

La congregación de la Iglesia Taman Yasmin lleva tres meses celebrando sus oficios a las puertas de la casa presidencial. Antes celebraban el culto en los hogares de los miembros de la congregación. Los miembros dicen que ha sido difícil sentirse desplazados. También sufren acoso por parte de los grupos fundamentalistas.

La musulmana Eva Kusuma Sundari, miembro del Parlamento, asistió al servicio fuera de la casa del presidente, donde explicó que su presencia muestra apoyo a las iglesias y a otras minorías religiosas cuyos derechos deben ser protegidos.

“Deseamos fortalecer las relaciones entre las comunidades de todas las religiones en Indonesia. Tenemos que asegurarnos de que la Constitución y las leyes protegen los derechos de las comunidades religiosas. Es necesario que haya diálogo entre las comunidades y el Estado”, dice Sundari. “En el actual proceso de democratización de Indonesia, es importante que sigamos dirigiéndonos a las autoridades de manera pacífica para garantizar que se protegen nuestros derechos humanos”, añadió.

Miembros de las iglesias locales que se sumaron al servicio de culto el domingo informaron de que no solo la Iglesia Taman Yasmin ha sido objeto de intimidación. Muchas otras iglesias han sido acosadas y han temido hacer valer sus derechos.

El Rev. Palti Panjaitan de la Iglesia Filadelfia perteneciente a la Iglesia Cristiana Protestante Batak (HKBP) estuvo de acuerdo con esa opinión, instando a las iglesias a que sigan compartiendo sus preocupaciones con el Estado. Panjaitan dirigió el culto en los exteriores de la casa del presidente indonesio junto con otros representantes de iglesias locales.

“Aún no se ha aplicado la decisión de la Corte Suprema a favor del edificio de la Iglesia Taman Yasmin. Por lo tanto, tenemos que continuar planteando esta inquietud al Gobierno hasta que nuestras voces sean escuchadas”, prosigue el reverendo.

“No solo nos importan los cristianos, también nos preocupamos por otras minorías religiosas que hacen frente a intimidaciones parecidas o peores. En esta situación, el estado debe proteger nuestros derechos y no ceder frente a los partidarios de la línea dura”, agregó Panjaitan.

No está claro cuánto tiempo seguirá la Iglesia Taman Yasmin celebrando los cultos en los exteriores de la residencia del presidente. No obstante, con el apoyo de otras iglesias y de la sociedad civil, esperan que el Gobierno tome en serio sus reivindicaciones. Además, se ha puesto de manifiesto que el problema no afecta únicamente a Taman Yasmin, sino a muchas otras iglesias y minorías religiosas que advierten de la influencia radical.

La autora, oriunda de Pakistán, es redactora del CMI.

Foto: La congregación de la Iglesia Taman Yasmin (GKI) celebra un servicio de culto en los exteriores de la casa del presidente indonesio en Yakarta

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 

 

La Biblia 

La interpretación

La interpretación tiene que ver con la explicación que ustedes y yo damos a la Palabra de Dios. Y esa es la razón por la cual existen los metodistas, los bautistas, los presbiterianos, este tipo de maestro y aquel -todos tenemos nuestras interpretaciones. Y donde hay desacuerdo alguien evidentemente está equivocado.

Hay ciertas reglas que deben de ser seguidas al tratar nosotros de interpretar la Biblia.

  1. En primer lugar, debemos considerar EL PROPOSITO QUE ABARCA TODA LA BIBLIA.

Y esa es la razón por la cual enseño toda la Bi­blia. Creo que es necesario estudiarla toda antes de que se haga cualquiera declaración dogmática acerca de cualquier versículo particular de las Es­crituras. Es de suma importancia llevar en cuenta todos los versículos que se refieren a cualquier tema.

2.                  También debemos considerar A QUIEN SE DIRIGE LA ESCRITURA.

Por ejemplo, hace años Dios le dijo a Josué, “Levántate y pasa este Jordán.” (Josué 1:2) Cuando yo visitaba aquel país, pasé el río Jor­dán, pero no lo pasé para cumplir aquella Escritura. Ni decía, “Por fin obedecí al Señor por pasar el Jordán.” Claro que no, porque cuando leo aquel versículo yo entiendo que el Señor está hablando a Josué, pero sí creo que hay una lección tremenda para mí en esa porción. Toda Escritura no me está dirigida, pero toda Escritura sí me sirve de provecho, y es bueno recordar esto.

3. Luego debemos siempre considerar EL CONTEXTO INMEDIATO,

el cual cae antes y después de una Escritura. ¿De qué habla el pasaje ¿Cuáles otros pasajes de la Escritura tratan del mismo hecho

4. Debe haber un esfuerzo hecho para DETERMINAR LO QUE DICE EL TEXTO ORIGINAL.

Si no lee el hebreo ni el griego, al leer la versión Reina-Valera de la Biblia sí llega próximo al original. Es la Biblia en es­pañol que más se usa hoy. Han salido varias versiones en inglés, las cuales causan algo de confusión. Hay las que son muy buenas, pero la mayoría quedan nubladas del punto de vista del hombre que nos las ha dado. Muchas no son traducciones, sino una forma de interpretación. Alguien me ha pre­guntado que si, a mi parecer, la versión “Cartas Vivientes” es una buena traducción, o no. Les digo que es una interpretación maravillosa, pero no es una traducción. En unos de nuestros libros de estudio, trato de dar una traducción de una palabra o frase. Tratamos de llegar tan próximo al original que sea posible. Lo creo ser imperativo.

5. INTERPRETE LA BIBLIA LITERALMENTE.

El difunto Doctor David Cooper lo ha declarado bien: “Cuando el sentido obvio de Escritura queda en un sentido común, no busque otro sentido; por eso, tome cada palabra en su sentido primario, ordinario, usual y literal a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados en la luz de los pasajes relacio­nados y de verdades axiomáticas y fundamentales, indiquen claramente lo contrario”.

 

 

Noticias internacionales

COSTA RICA

COSTA RICA

 

CLADE V, con más de 800 participantes y una historia que se remonta a 1969

Carlos Mondragón

San José, miércoles, 11 de julio de 2012 (ALC) – Con casi 800 participantes, dio inicio el 5º Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE V) en la ciudad de San José, Costa Rica, convocado por la Fraternidad Teológica Latinoamericana. El congreso se realizará todos los días hasta el viernes 13 próximo y será transmitido en vivo vía Internet.

La historia de estos congresos se remonta a 1969, año en que se realizó el primer CLADE en la ciudad de Bogotá, organizado por la Asociación Evangelística Billy Graham. En respuesta a sectores ultraconservadores ahí presentes que intentaban imponer su visión sobre lo que para ellos era la misión de la Iglesia, un año después un grupo de jóvenes disidentes funda en Cochabamba, Bolivia, la Fraternidad Teológica Latinoamericana.

Entre los miembros más conocidos y más antiguos de esta fraternidad se encuentran Samuel Escobar, René Padilla, Andrés Kirk, Emilio Antonio Núñez, Pedro Savage, Orlando Costas, Robinson Cavalcanti, José Míguez Bonino, Pedro Arana, Tito Paredes, Valdir Steuernagel, Arturo Piedra, Víctor Rey, Humberto Lagos, y muchos otros que a lo largo y ancho de América Latina han tenido vínculos con este organismo durante sus más de 40 años de existencia.

Después del primer CLADE, la nueva Fraternidad asumió la tarea de darle continuidad a estos Congresos y organizó un segundo en la ciudad de Huampaní, Perú, en 1972; un tercero en la ciudad de Quito en 1992, un cuarto también en Quito en el 2002, y este último en el 2012 en la ciudad de San José, Costa Rica.

Durante el evento se realizarán presentaciones de libros, talleres, y dieciocho consultas sobre diversos temas como “Iglesia e incidencia pública en América Latina”, “Hablemos de la niñez: Iglesia, sociedad y plenitud de vida”, “Las tres Ies: Identidad, Indigenismo y Interculturalidad”, “La liturgia de la vida: espiritualidad, creatividad y crítica”, “Jóvenes, protagonistas para la transformación” y “Misión sin conquista: El acompañamiento como estilo misionero alternativo”, etc.

La transmisión por internet será  a través de: http://www.clade5.orgwww.ftl-al.org.

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Ultima hora:

Costa Rica

Finaliza la primera jornada del CLADE V  

Un momento especialmente interesante y, para muchos sorprendente, fue la lectura de un saludo del CELAM, la asamblea de los obispos católicos del continente.

11 DE JULIO DE 2012, COSTA RICA

Una crónica de Samuel Escobar.

El primer día completo del CLADE V se inició con una celebración litúrgica en la cual hubo tiempo de canto, como es propio de la cultura evangélica, seguido de la reflexión bíblica.

Todo participante ha sido asignado a una mesa de trabajo de ocho personas y hay 110 mesas. De esta manera se propicia una adecuada interacción de naciones, denominaciones y generaciones.

El pastor  Pedro Arana  del Perú es quien introdujo la reflexión sobre un pasaje del Evangelio de Juan relativo al seguimiento de Jesús que luego se trabajó en las mesas, culminando en un tiempo de oración comunitaria.

Luego  la mañana estuvo dedicada al Brasil  con un resumen de la actividad de la FTL de dicho país, seguida de un ejemplo de actividad misional en una población de emergencia. El mismo esquema de quehacer teológico como reflexión sobre la práctica se iba a seguir en la sesión de  la noche dedicada esta vez a México y los varios países de América Central y el Caribe .

Un momento especialmente interesante y, para muchos sorprendente, fue la lectura de un saludo del CELAM , la asamblea de los obispos católicos del continente que fue leído por  Monseñor José Rafael Quirós  obispo de Limón.

El texto leído destacaba los caminos paralelos seguidos por el CELAM y los CLADES en su reflexión de estas décadas más recientes : la evangelización, la Cristología, la responsabilidad de los cristianos frente a la pobreza y la injusticia, la acción misionera a partir de la memoria de los 500 años de presencia ibérica en América.

En la tarde se realizaron las dieciocho consultas temáticas sobre una variedad de cuestiones como la niñez, identidad indigenismo e interculturalidad, educación teológica, espiritualidad y misión integral, pastoral de la familia .

La consulta sobre herencia histórica y misión actual, por ejemplo, permitió describir y evaluar el recorrido del trabajo de miembros de la FTL en la tarea historiográfica. El tema lo introdujo  Sidney Rooy , uno de los veteranos fundadores, quien recordó los criterios sobre historia de la iglesia que los historiadores protestantes han tenido que ir elaborando para sus investigaciones.  Rubén Amestoy  (Argentina) y  Carlos Martínez García  (México) compartieron algunas de las investigaciones en las que han trabajado como relación entre misiones protestantes y liberalismo o el factor endógeno en los comienzos del protestantismo latinoamericano.

Junto a la exposición de treinta y dos casas editoriales que han traído obras representativas de sus catálogos, hubo también presentación de libros aparecidos recientemente. Así Jorge  Enrique Díaz  de la casa  Mundo Hispano  presentó la  nueva Biblia de Estudio  que acaban de publicar y en la cual varios de los teólogos y biblistas asistentes han colaborado.

La creatividad de quienes trabajan en la música durante este evento fue apreciada en un breve concierto del pastor bautista y cantautor mexicano  Joel Sierra. Una de sus canciones estaba basada en “Retorno” una célebre poesía del biblista y teólogo mexicano  Gonzalo Báez Camargo. El día culminó con un concierto de salsa que los participantes aplaudieron agradecidos.

Autores: Samuel Escobar         © Protestante Digital 2012

Nota de la Redacción.- 

La aludida poesía Retorno, de don Gonzalo Báez-Camargo, publicada en el libro El Artista y otros poemas, por Editorial La Aurora y Casa Unida de Publicaciones, en 1946, dice así:

R e t o r n o

Voy a seguir Tus huellas,

Jesús, definitivamente.

Sólo beberé el agua de Tu fuente.

Sólo amaré el fulgor de Tus estrellas

Y hacia Tu paz afirmaré la frente.

¡Cuán pavorosa la aventura

De mi triste desvío!

Mis flores eran cardos, la amargura

De las aguas de Mara mi dulzura,

Mi luz la sombra y mi calor el frío.

Mas torno a Ti, Jesús, Hermano mío.

Y hoy sí tendrá mi ruta nuevamente

Olor de nardos y brillar de estrellas.

Porque definitivamente

Voy a seguir Tus huellas.

COLOMBIA

Sectores de iglesias y ecuménicos piden tener presencia en escenarios de búsqueda de la paz

 

Milton Mejia

Martes, 3 de julio de 2012 (ALC) – Cerca de 40 líderes y lideresas representantes de una amplia diversidad eclesial y de sectores ecuménicos que incluyó católicos, protestantes, pentecostales y organizaciones de la sociedad civil se reunieron en Bogotá, los días 27 y 28 de junio para analizar el contexto y las posibilidades de trabajar de manera articulada por la paz en Colombia.

El encuentro produjo una carta pastoral donde se incluye una síntesis  del análisis que se realizó, de las experiencias que se compartieron y de los desafíos que tienen las iglesias y el movimiento ecuménico para aportar en la búsqueda de la paz en Colombia. Entre los aspectos que trata la carta pastoral se resalta:

“Para logar la paz es necesario constituirnos en actores o sujetos políticos como sociedad civil con una identidad eclesial y de fe. Esto significa que no delegamos ni en los actores armados ilegales, ni en el gobierno la construcción de la paz. Como iglesias y movimiento ecuménico que somos parte de la sociedad civil reclamamos estar presentes en todos los escenarios de construcción de paz. La paz no se puede construir con modelos clásicos de negociación entre los armados, ya que estos están agotados.

Universidad Alfonso X el Sabio 

César Vidal, doctor en Derecho  

El escritor protestante presentó como tesis un trabajo crítico sobre los sistemas jurídicos tras las revoluciones en Rusia y España (Segunda República).

06 DE JULIO DE 2012, MADRID.- La pasada semana el escritor protestante  César Vidal dio lectura a su tesis doctoral sobre los sistemas jurídicos revolucionarios  creados tras la revolución bolchevique de 1917 y durante el periodo revolucionario que vivió la España republicana bajo el mando del Frente Popular.

La tesis fue presentada en el salón de actos de la Universidad Alfonso X el Sabio ante el tribunal, compuesto por cinco prestigiosos miembros llegados desde diversos ámbitos del derecho, el periodismo o la historiografía: los doctores Eduardo de Urbano Castillo, magistrado en ejercicio; Juan Luis Jarillo, que ejercía de secretario del tribunal; el director del Centro Sefarad Israel, Florentino Portero; Francisco Marhuenda, director de La Razón; y el doctor José Iturmendi, que ejercía de presidente.

REVOLUCIÓN Y JUSTICIA

La tesis presentada este viernes por César Vidal  analiza y compara la evolución del sistema legal y jurídico a los que dieron lugar dos impulsos revolucionarios:  el bolchevique en la creación de la URSS y el que marcó en España el gobierno del Frente Popular durante la II República y la Guerra Civil.

Vidal ha detallado cómo Lenin, al que ha calificado como “un genio maléfico”, se dio cuenta de la importancia de instaurar un sistema legal y jurídico completamente nuevo y al servicio de la causa revolucionaria y para ello emitió el conocido como Decreto Nº1, con el que creó una nueva judicatura de tribunales populares y revolucionarios que, en unos meses, “había acabado” con lo que el propio Lenin denominó como “la justicia burguesa”.

EL CASO EN ESPAÑA

Según Vidal, en España se vivió un proceso similar, inspirado en el caso soviético. Fue durante el gobierno republicano del Frente Popular, en el que se produjo “una pulverización del orden legal” con un gobierno que “no defendía la legalidad”, explicó Vidal.

Para apoyar esta afirmación y como ejemplo de esa voluntad de reventar la legalidad, César Vidal puso como ejemplo la creación de las checas, que “no eran espontáneas” sino que estaban directamente relacionadas con los partidos en el poder.

CONCLUSIONES 

Vidal ha tratado de resumir las conclusiones principales a las que ha llegado con su estudio en unos trazos breves. Así,  ha señalado que “la revolución por sí misma no siempre es óptima”,  sino que “en muchas ocasiones ha sido un instrumento del totalitarismo” ya que suele servir para “legitimar el uso del terror” y suele suponer que “se cambia un sistema jurídico por otro habitualmente bastante peor”.

VEREDICTO DEL JURADO

Los miembros del Tribunal han destacado la “profundidad” de la tesis, y todos han resaltado también su amenidad y facilidad de lectura. Francisco Marhuenda ha aplaudido “el equilibrio entre lo jurídico y lo histórico” y ha destacado el esfuerzo por “ir a las fuentes primarias”.

Fuentes: Libertad Digital                  © Protestante Digital 2012

  

La Biblia de los gedeones será e-reader en un

hotel inglés  

 

Este paso ilustra el cambio hacia el libro electrónico. Si funciona se pondrá en los 44 hoteles de la cadena Indigo.

 

04 DE JULIO DE 2012, REINO UNIDO.- Los libros digitales continúan introduciéndose en el mercado de la literatura con paso firme. Cada vez más usuarios deciden pasarse a la tienda digital y a la compra de libros de forma online. Poco a poco se ha visto como este formato conquistaba hitos hasta consolidarse en la sociedad como un tipo de consumo habitual.

Ahora,  la típica Biblia de tapa azul, distribuida por el Ministerio Gedeón en las habitaciones de miles de hoteles   alrededor del mundo, desde el próximo lunes no estará como libro en el cajoncito de la mesa de noche en las   148 habitaciones del Hotel Indigo de Newcastle (Reino Unido), sino disponibles para el e-reader de Amazon, el Kindle.

Este dispositivo electrónico permitirá leer el contenido habitual de la Biblia de los gedeones –Nuevo Testamento, más Salmos y Proverbios- o cualquier otro libro que el huésped desee.

 En caso de que los clientes estén satisfechos, la cadena Indigo tiene pensado adoptar los Kindle en el resto de sus hoteles, 44 en total.

LOS GEDEONES

Los Gedeones llevan 113 años repartiendo la palabra de Dios y una de las maneras en que lo hacen es ésta: en la mesa de noche de un hotel. Sin embargo, será la primera vez que cambien el formato tradicional por un aparato tecnológico como el Kindle.

Es poco probable que se termine sustituyendo por completo la Biblia de este ministerio cristiano por un aparato electrónico, pero el intento de ‘aggiornarse’ tecnológicamente es totalmente válido en los tiempos que corren.

UNA PRUEBA 

El cambio busca ampliar las posibilidades de consumo de los clientes, ya que se permite acceder a otros textos sagrados gratuitos o que no sumen un valor superior a cinco libras. Además, también se podrán comprar otra clase de libros, cuyo coste se incluirá en la factura final. De esta forma, además de la Biblia los clientes del hotel podrán consultar otros textos.

Hay quienes opinan que es más probable que los huéspedes utilicen el aparato para leer otros contenidos que la Biblia. En cualquier caso la medida no es definitiva; se trata de una prueba que puede funcionar o no.

 Fuentes: Europa Press             © Protestante Digital 2012

 

 

Evangelio y Comunicación:

tres reflexiones de tres expertos  

 

Una de las pocas publicaciones que se acerca al periodismo evangélico desde una amplia perspectiva, realista y a la vez profunda, en aspectos históricos, éticos, prácticos y actuales.

 

03 DE JULIO DE 2012, BARCELONA.- La comunicación protestante en el pasado, la actualidad y un modelo bíblico. Así se podría resumir el contenido de “Evangelio y Comunicación”  (Básicos Andamio, 2012), que publica las conferencias principales del que fue el primer encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece), en 2009.  Los textos de esta primera edición son de Juan Antonio Monroy, José de Segovia y Pedro Tarquis.

Si no es la única, es  una de las pocas publicaciones que se acerca al periodismo evangélico o protestante desde una amplia perspectiva, realista y a la vez profunda, en aspectos históricos, éticos, prácticos y actuales . Con el añadido de que quienes escriben son todos ellos expertos en comunicación a un nivel muy práctico, y especialmente en los temas que tratan.

El libro, de 90 páginas, incluye también las obras ganadoras del González-Waris, el certamen literario y de poesía que desde hace unos años se promueve desde Adece. “Vacaciones accidentadas” de  Mari Cendrero Martín  y “A ti, Caín”, de  José Luis Medina Rosales  fueron los ganadores en relato corto y poesía, respectivamente, en la edición de 2009. Los dos textos completan esta publicación.

UN PASADO DIFÍCIL: MUCHAS PUBLICACIONES CON POCA TRAYECTORIA

 Abre el libro Juan Antonio Monroy con su capítulo El periodismo evangélico, de la Reforma a nuestros días. Explica que  la “prensa protestante” no llegó a tener cierta presencia en España hasta mitades del siglo XIX , ya que “los guardianes de la fe católica vigilaban con cien pares de ojos para que el protestantismo no penetrara en el país”.

Los primeros intentos de dar a conocer publicaciones periódicas de trasfondo protestante los harían líderes cristianos como  Blanco White, Juan Calderón y José Mora. Impresas en el extranjero, estas ediciones se distribuían en España con dificultad.

PRINCIPIOS PARA EL PERIODISMO ACTUAL

El capítulo escrito por Pedro Tarquis se fija en el presente y mira hacia adelante.  Los evangélicos y la comunicación, una mirada al futuro  destaca algunos elementos claves como la revolución de internet o el buen y mal uso de la libertad de expresión.

El análisis del director de Protestante Digital se fija en la situación de “aislamiento” que la prensa hecha por evangélicos ha tenido tradicionalmente y menciona varios aspectos como  posibles causas de la falta de impacto del periodismo evangélico .

Concluye apuntando algunas ideas prácticas que pueden ayudar a que los cristianos hagan un periodismo válido para el futuro.

“DIOS HA HABLADO”

José de Segovia inicia la tercera parte del libro,  La Comunicación del Evangelio , con un relato de Álvaro Pombo. En su exposición,  relaciona el evangelio con la Cultura y defiende que “un Cristianismo sin evangelio no es una buena noticia” . “Dios ha hablado”, argumenta, y por tantos los cristianos deberían ser claros también a la hora de comunicarse con la sociedad actual.

 EL IV ENCUENTRO: CONSOLIDACIÓN DE ADECE

Los encuentros anuales de Adece, del que este libro recoge la primera edición, se celebran desde 2009. El  cuarto encuentro anual, en Salamanca, muestra que la entidad se ha consolidado e integra a cada vez más miembros, más de 80 en estos momentos.

Durante el segundo fin de semana de mayo se hicieron conferencias abiertas al público  en diferentes espacios de la ciudad , se entregó el  Premio Personalidad del Año , y se dio a conocer el ganador del nuevo Premio de Literatura AdÁn, así como los distinguidos con el  Premio González-Waris de Poesía y Relato Corto .

LOS AUTORES DE LOS TEXTOS 

Juan Antonio Monroy  es escritor de numerosos libros y conferenciante con repercusión internacional. Fundador de varias revistas y una editorial, ha dirigido a lo largo de su vida diferentes programas radiofónicos. Ha sido pastor de varias iglesias y presidió la FEREDE (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España).

 José de Segovia  es licenciado en Periodismo, teólogo y pastor de una iglesia evangélica en Madrid. También es conocido por su labor de conferenciante y por su tarea como profesor en IBSTE (Instituto Bíblico y Seminario Teológico de España) y CEEB (Centro Evangélico de Estudios Bíblicos). Preside la Comisión de Teología de la Alianza Evangélica Española y es autor de varios libros.

 Pedro Tarquis  es director de Protestante Digital, e impulsor también de eMisión TV, y la revista cultural Suburbios. Es médico pero también sirve como presidente de la Comisión de Medios de Comunicación de la Alianza Evangélica Española.

MÁS INFORMACIÓN

“Evangelio y Comunicación” está publicado como parte de la serie Básicos Andamio. Si quiere hacerse con un ejemplar puede pedirlo escribiendo a  pedidos@publicacionesandamio.com , visitando la  página web de venta de ebook de la editorial . También puede contactar con Andamio en su  perfil en Facebook .  

Autores: Joel Forster                  © Protestante Digital 2012

ESPAÑA 

El obispo Carlos López ordena a la primera presbítero

 

de Iglesia Española Reformada  

Madrid, miércoles, 11 de julio de 2012 (ALC) – El pasado domingo 1 de julio, el obispo Carlos López Lozano ordenó tres nuevos ministros al Presbiterado en la Catedral del Redentor, sede de la Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE), encuadrada en la Comunión Anglicana. Uno de ellos es Jessica Coello Jiménez, rectora de la parroquia del Buen Pastor en Móstoles (Madrid). Es la primera presbítero -que no “mujer presbítero”- ordenada de la Confesión Anglicana en España.

Por Manuel López

Los otros dos ministros de culto ordenados son Heller González Pena, encargado de la iglesia de la Santa Cruz en A Coruña; y Guillermo Andrés Wilches García, actual secretario del obispo Carlos López y colaborador en la iglesia Antigua de los Mártires de Valladolid.

El hecho de que los tres nuevos presbíteros sean de distintas nacionalidades (ecuatoriana -Coello-, cubana -González- y colombiana -Wilches-) no viene a ser sino fiel retrato de la integración en el ministerio religioso de oficiales procedentes de las Américas, un fenómeno que se da en los dos extremos del abanico litúrgico: tanto en el del evangelismo carismático-emocional de iglesias de nueva implantación como también en la sesuda eclesiología de iglesias históricas de acreditada reflexión teológica como es el paso de la IERE, que hunde sus raíces en la antigua liturgia hispánica o rito mozárabe.

 

 

Noticias nacionales 

Declaración por la Justicia y la Paz

Julio, 2012

(Documento avalado por hermanos metodistas cuyos nombres aparecen al calce, que fue presentado en la Conferencia Anual de México, y que por su importancia reproducimos para el conocimiento del pueblo metodista, al que solicitamos cuando menos un comentario al calce).

Julio 2012

 A nuestros hermanos y hermanas en la común Fe.

A la opinión publica

PRESENTE

Nosotros, miembros y congregantes de la Iglesia Metodista de México A.R., conscientes de la difícil situación actual de nuestra patria, la cual requiere ser puesta en manos de nuestro Dios por medio de la oración. No obstante, como individuos y comunidades debemos discernir estos tiempos siguiendo los principios que emanan de nuestra Fe cristiana y nuestra tradición Wesleyana, consideramos que debemos contar con una posición clara, inmediata y razonada como parte de nuestra alta responsabilidad ante la sociedad. Esta se nos impone por la Escritura, nuestra doctrina y el Credo Social que hemos adoptado.

 En los anales de nuestra Iglesia existen importantes ejemplos de una Fe en dialogo con la realidad, hombres y mujeres de gran compromiso con los procesos sociales que se dieron en su tiempo. Citamos algunos ejemplos como referencia, esperando contribuir con documentos que analicen y detallen este tesoro que nos llena de inspiración.

Hubo metodistas que lucharon contra la esclavitud en Inglaterra, en sus colonias y en los Estados Unidos. Lucharon, también, a favor de las mujeres trabajadoras y en contra del trabajo y explotación infantil. En gran medida se debe al Metodismo que se practique en una buena parte de occidente la “semana inglesa” laboral. También hubo metodistas entre los llamados “Mártires de Chicago” (1886), hombres y mujeres en el constante compromiso con loas trabajadores y sus justas demandas. También, hermanos y hermanas nuestras, participaron en manifestaciones a favor del sindicalismo ingles y norteamericano.

 Los metodistas también lucharon porque hubiera un sistema económico más justo. Recordemos las premisas heredadas por Juan Wesley: Ganar todo lo que puedas (siendo honestos y no poniendo a expensas a la salud del individuo ni del prójimo). Ahorra todo lo que puedas (es decir no malgastes en cosas innecesarias) y da todo lo que puedas, no atesorando riquezas sino en la constante labor de compartirlas principalmente con los necesitados.

Miembros del metodismo y nuestro fundador, Reverendo Juan Wesley, procuraron que los precios fueran justos y se esforzaron por concientizar a la gente para no vender su voto a cambio de beneficios económicos.

 Hubo metodistas, laicos y pastores, comprometidos con distintas facciones en la Revolución mexicana: maderistas, zapatistas, constitucionalistas y villistas, entre otros. Tenemos los casos de los pastores Gonzalo Báez-Camargo, Otilio Montaño, Don Diego Álvarez, Andrés y Gregorio Osuna, los generales Benigno Zenteno y Trinidad Paniagua y José Trinidad Ruiz. También hubo metodistas que se comprometieron con los movimientos sociales en México, como Rubén Jaramillo. Algunos metodistas tuvieron que sufrir persecución, hubo ahorcados, otros presos, otros obligados a trabajos forzados y aun asesinados. En la década de los 60´s, hubo jóvenes Metodistas comprometidos con el movimiento estudiantil de 1968.

Nuestra reflexión bíblico – teológica nos lleva a declarar que nuestra vida de Fe no solamente se debe manifestar en la esfera de la espiritualidad personal y privada, sino también dentro de los fenómenos histórico – sociales en medio de los cuales se encuentra inmerso el Cuerpo de Cristo, que es la iglesia.

 El hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. La encarnación es pues, el paso de Dios por el mundo y por nuestra historia (Jn. 1:1-14).

Ante ello, podemos afirmar que no va por un lado de la historia profana y por otro la historia sagrada. No hay una dicotomía entre ambas realidades pues solo hay una historia y vocación: la Divina, por la soberanía de Dios por sobre todos los tiempos.

 Por ello, el seguimiento de Jesús que implica la responsabilidad cristiana, tiene como uno de sus elementos escudriñar los signos de los tiempos: aquellos acontecimientos, actitudes y relaciones convulsos y confusos que acontecen en una época y un momento especifico, como lo menciona el hagiógrafo: “Decía también a la gente: cuando veis que una nube se levante por occidente, al momento decís: viene bochorno, y así sucede. ¡Hipócritas! Si sabéis analizar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿Cómo no analizáis este tiempo?” (Lc. 12:54-56)

Así pues, el amar a Dios y al prójimo, gracias al impulso del nuevo nacimiento dado por el Espíritu y gracias al Padre y el Hijo, se ve de manifiesto no sólo en descubrir al herido al lado del camino. Se trata pues, de comprometerse con él y entrar eficazmente en su vida, en su camino desde un compromiso que valide nuestra conversión cristiana, a la que todos somos llamados.

 La conversión etimológicamente significa “volverse hacia” es el llamado a una vida verdaderamente cristiana, en apego al testimonio de Jesús y su vida, la misma que implicó y sigue implicando, la sintonía con el desvalido, el marginado, el excluido, el hambriento: el pobre. Como dice el texto bíblico: “El que ama es nacido de Dios y a Dios conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (Jn 4, 7-8)

Finalmente, pensamos que no podemos vivir de espaldas ante los signos de los tiempos que nos lanzan retos y preguntas como cuerpo de Cristo. No podemos vivir de espaldas ante las mayorías empobrecidas, engañadas y oprimidas. Debemos abrir el corazón y nuestros ojos, ante las situaciones que nos aquejan como localidades, como ciudades, como iglesia y como país, para dejar de ser como el rico Epulón, que se encerró en sus cosas y se olvidó de su hermano, de su prójimo (Lc. 16, 19-31). Recordemos pues, que el prójimo no es el pariente cercano, el amigo, sino aquel en cuyo camino yo me pongo. Aquel a quien me acerco y busco activamente (Lc 10, 25-37).

 Cristo vivió el amor de forma eficaz, así como con eficacia profética, con eficacia de cruz. Amar como Cristo conlleva hoy tomar la cruz y seguirlo. Cristo no ocultó que su seguimiento traería rupturas entre padres e hijos, de amigos que traicionan al propio amigo, de discípulos que entregan al maestro. Nuestra misión como cristianos de crear en la actualidad una sociedad más fraterna y justa, pasa por amar en la historia, desde una dimensión política, una caridad, al modo de Jesús, subversiva ante la injusticia institucionalizada y el desorden social.

Por lo tanto, teniendo como base lo anterior y en respuesta a la difícil coyuntura que vivimos como país;

 1)        Asumiendo como nuestra la misión heredada por Jesucristo, Señor nuestro, la cual es traer buenas nuevas de paz y salvación a toda creatura;

2)        Asumiendo como nuestra la misión heredada por los profetas bíblicos, la cual es ser hombres y mujeres conscientes de los procesos sociales, anunciando esperanza de la transformación para bien de las condiciones sociales de su tiempo.

 3)        Asumiendo como nuestra la misión heredada por el espíritu de la Ley, que es traer justicia y paz a nuestra sociedad;

4)        Asumiendo como nuestro que la santidad social es uno de los principios   fundamentales de nuestra tradición Wesleyana y que ésta se expresa en el amor incondicional al prójimo, el hacer todo el bien posible, en luchar hombro con hombro junto al pobre y marginado, en buscar la paz, la justicia y la transformación plena de hombres y mujeres.

 Manifestamos que:

1)        Exigimos la transparencia total en los comicios electorales que se llevaron a cabo el primero de julio de este año, investigando todas las denuncias en contra de cualquier partido o candidato, a fin de que nuestro país pueda dar pasos hacia una vida verdaderamente democrática.

 2)        Condenamos todo abuso en contra de quienes menos tienen y el uso electoral que se dio a la pobreza y necesidad de nuestro prójimo.

3)        Defendemos el derecho a la información de todos los habitantes del país. Dado que los medios masivos de comunicación son un instrumento que influye en la educación, cultura y formas de entretenimiento de la población, se hace necesario que estos sean democráticos para asegurar que la información sea veraz, este al alcance de todos y tenga una influencia positiva en la población.

 4) Condenamos toda expresión violenta de parte de cualquier partido o simpatizantes, a fin de intimidar o falsear los  resultados electorales.

Así mismo, reconocemos que la labor de la Iglesia y su reflexión no pueden limitarse a una palabra en momentos coyunturales. Nuestra reflexión trasciende los momentos sociales, políticos o electorales.

 Son nuestros compromisos permanentes:

1)        Crear espacios de reflexión permanente sobre los diferentes acontecimientos que nuestra sociedad experimente. El diálogo, la lectura comunitaria de la Biblia y la inclusión de expresiones artísticas diversas;

 2)        Trabajar arduamente porque las Buenas Nuevas vayan a las calles, sirviendo al necesitado, viendo por el menesteroso y en la compañía del necesitado, en la formación de programas y actividades que nos lleven a servir las comunidades que rodean nuestros templos;

3)        Trabajar en la elaboración de materiales con un sólido contenido bíblico-teológico, basados en el sistema doctrinal Wesleyano, con lenguaje accesible y con herramientas para la reflexión acorde a los tiempos que se viven.

 4)        Promover la apertura de fuentes de trabajo para evitar la emigración al extranjero y la desintegración familiar que afectan a todo el país, especialmente a nuestras comunidades rurales.

5)        Honrar, defender y llevar a la práctica por todos los medios posibles los principios expresados en el Credo Social.

 Porque, como lo dice Dios en su palabra; “La justicia engrandece a la nación” (Proverbios 14.34). Justicia que no es simplemente el “dar a cada quien lo suyo” sino en reconocer y vivir manteniendo y respetando la dignidad de cada hombre y mujer, quienes han sido creados, todos y todas, a imagen y semejanza de Dios.

 Los abajo firmantes 

Algunos Metodistas mexicanos por la acción social, que son:

2 Obispos, 3 superintendentes de distrito,

35 Ministros de culto y 100 laicos.

 

 Conferencia Anuales de la IMMAR

Un saludo fraternal a cada una de nuestras Conferencias que acaban de celebrar sus sesiones correspondientes a este año y nuestra atenta petición del envío de sus informes y crónica para su publicación en este medio suyo. Bendiciones. EEM

 

Iglesias Metodistas de la Conferencia Anual Septentrional:

Sirva la presente para enviar un cordial saludo a cada congregación de esta conferencia, pastores y muy especial jóvenes e intermedios de cada liga local.

Es muy grato para un servidor poder comunicar que una de las actividades de los jóvenes durante este año son el XIII Campamento Conferencial a realizarse en la Iglesia con sede en El Rosario, Hgo., los días del 2 al 5 de Agosto del presente año.

El comité organizador, en sus trabajos para recibirnos ha elaborado una lista de alimentos no perecederos para apoyar a la organización, y de esta manera se ha visto reducido el costo de inscripción al evento.

Agradecemos que como Iglesia local, analicen la lista adjunta  de alimentos mencionada enseguida y puedan hacer llegar directamente los alimentos al comité organizador, según como ellos lo indiquen.

5 kilos de sal – 5 kilos o cajas de cereal – 5 kilos de frijol – 1 caja de spaguetti –

3 Paquetes de 500 servilletas

De ser posible pueden ponerse en contacto con: Harim Mendoza Mayorga (Encargada de alimentación del comité organizador) Cel. 045 (772) 137 1343

E-mail: harime_00@hotmail.com

Su aportación como Iglesia será recabada durante la Conferencia Anual Septentrional que se celebrará en este año en la ciudad de La Luz, Gto., por lo que suplicamos su apoyo para llevar los alimentos con los que hayan acordado apoyarnos a esta sede.

De antemano agradezco su atención a la presente, y espero que nuestro Dios esté colmando de bendición el trabajo y la vida de su iglesia.

Sin más por el momento, me despido fraternalmente de ustedes, esperando una respuesta favorable a la presente.

“Elevaos y elevad todo por Cristo”

Hno. Daniel Isaí Ramos Aguilar        Pte. Conferencial LMJI CAS

 

 

Obituario

9 de julio, 2012. México D. F. La reconocida misionera, escritora y periodista Elisabeth Fletcher, viuda del evangelista Juan M. Isáis (quien fuera llamado el “Billy Graham Mexicano”), falleció el pasado 6 de julio a la edad de 86 años. Radicó en México junto con su esposo e hijos (tres mujeres y un varón), desde 1964, y fue la precursora del periodismo cristiano en nuestro país y en otros países de América Latina. Muchos la recordarán por su columna “Prisma” en el periódico Novedades, que escribió ininterrumpidamente hasta la extinción del periódico en 2003; por su revista del mismo nombre, que sigue en circulación, y por el periódico “Noticiero Milamex”, ahora en formato digital. Impulsó la radio cristiana desde los años 60’s, llegando a tener 450 programas al aire, hasta que, en 1980, el gobierno ordenó quitar del aire a todos los programas cristianos.

Breve biografía  

Elisabeth Fletcher de Isáis

(1925-2012)

Elisabeth Fletcher de Isáis, presente en las moradas celestiales, nació el 21 de Julio de 1925, en Terre Haute, Indiana, EUA. Una de tres hijas de la pareja Esther Richmond y John Fuller Fletcher. Descendiente del gran himnólogo inglés Charles Wesley.

Egresada de Wheaton College, con una licenciatura en Literatura Inglesa, al graduarse, trabajó en el Instituto Bíblico Moody como directora de publicidad durante dos años y medio. Recibió el llamado para servir a Dios como misionera y para preparse más realizó una maestría en periodismo en la Universidad del estado de Ohio. Ingresó a la Misión Latino Americana en 1951.

Se casó con Juan M. Isáis en 1955. Vivieron en Nueva York a partir de 1956, donde tuvieron una librería, dirigieron un curso por correspondencia, y un Instituto Bíblico de Verano. Posteriormente regresaron a América Latina.

En 1961 escribió la crónica del sorprendente resultado de Evangelismo a Fondo (EVAF) en Nicaragua: Revolución en evangelismo. Publicado por Caribe y en inglés por Tyndale.

Después de un ministerio fructífero en varios países latinoamericanos, la familia se mudó a México en 1964. Ahí se involucró inmediatamente e inició la Columna Prisma que publicaba el periódico Novedades, en agosto de 1964. Esta columna se publicó hasta la desaparición del periódico en 2003.

Debido a el ministerio itinerante de su esposo Juan Isáis, Liz decidió seguir trabajando arduamente en la visión que les fue dada, pero desde casa en México, convirtiéndose así en la columna vertebral de la familia y ministerio de la pareja.

Entre otras actividades, tuvieron en su hogar un estudio bíblico semanal de Compañerismo Estudiantil de 1964 a 1967.

En 1965 fueron parte del grupo fundador del coro AMEN y del primer festival de coros en México. Ese mismo año ella comenzó a enseñar periodismo una vez por semana.en el Instituto Evangelístico de México. Continuó hasta que el Instituto se cambió al Desierto de los Leones, fecha en que inició dando clases en el Instituto Teológico Latino, durante unos treinta años. Los cursos que impartió fueron de periodismo y sobre los principios bíblicos del matrimonio. También escribió en la revista evangélica bautista Verbo, durante dos o tres años en los 60´s, hasta que desapareció.

A partir de 1969 inició la publicación de la revista Prisma, que bajo su dirección, sigue en circulación hasta la fecha.

En 1969 inició dando cursos de Periodismo Cristiano, mismos que se siguen realizando cada año, con la participación de escritores y periodistas de México y otras partes del mundo. Otros cursos han sido sobre: caricatura, artículos, biografía y cuento. Como resultado de los cursos y para impulsar nuevos valores, a través de los años ha editado y publicado libros escritos por mexicanos.

En 1970, bajo su dirección, nació el Noticiero Milamex, como boletín mensual. A partir de 2000 se convirtió en periódico tamaño tabloide y desde enero 2010 es un noticiero en línea (www.noticieromilamex.com). Ese mismo año publicó el periódico mensual En Marcha, como parte del trabajo de Evangelismo a Fondo en la Ciudad de México.

En 1973, la pareja inició el campamento Kikotén y en 1997 el campamento Kikomar.

Como parte del ministerio impulsaron desde los 60´s la radio cristiana en México, llegando a tener 450 programas mensuales al aire, hasta que en 1980 el gobierno ordenó quitar del aire a todos los programas cristianos.

Se formó la Asociación Cristiana de Periodismo (ACP) en los años 80´s con la participación de 45 alumnos que asistieron a un Curso Intensivo de Periodismo Cristiano, organizado por ella.

En 1996, durante dos semanas, impartió clases en el Instituto Cristiano de Capacitación para revistas de Odesa, Ucrania.

En 1998 junto con los miembros de la ACP, organizaron el primer Encuentro Nacional de Informadores y Comunicadores Cristianos del Evangelio ENICCE.

En marzo de 2000 participó en el Taller de Periodismo Evangélico organizado por la Conferencia Anual del Sureste de la Iglesia Metodista de México, A. R., en la ciudad de Puebla, ayudando a desarrollar habilidades para el periodismo y la expresión escrita en los medios.

En este mismo año, muy merecidamente, fue escogida como parte del grupo tan especial llamado Héroes de la Fe del Siglo XX, hombres y mujeres, extranjeros y mexicanos, que sembraron con lágrimas, para que hoy nosotros podamos recoger una cosecha abundante por la gracia de Dios; esto fue en un evento organizado por la Sociedad Bíblica de México, Librería Maranatha, CONEMEX, Compañerismo de Oración y Prisma.

En 2002 se inauguró Milamex Ediciones, con la visión de apoyar la producción y difusión de libros escritos por latinos, en español y en el contexto latinoamericano. Siendo ella la editora en jefe, hasta la fecha se han publicado más de 40 libros.

En mayo de 2006, la Universidad de Wheaton College le concedió el reconocimiento como la “Ex-Alumna del Año” por su extensa labor a favor del evangelio a través de la palabra escrita en América Latina.

Mujer apasionada por el estudio de la Escritura Bíblica, desde los 12 años de edad, dió su primer estudio bíblico en la Escuela Dominical, actividad que amó y ejerció durante toda su vida en su hogar y en el púlpito, discipulando a generaciones de líderes.

A través de los años más de 1000 jóvenes y pastores han recibido instrucción y han sido retados a la excelencia por Elisabeth Fletcher de Isáis para ser y hacer un impacto en los medios de comunicación masiva en este país. Algunos la llaman la precursora del periodismo cristiano en México. A sus 86 años, Elisabeth Fletcher de Isáis siguió trabajando fielmente e inspirando a nuevas generaciones en el servicio a Dios en México. Sus tres hijos que sobreviven están dedicados de tiempo completo al ministerio.

Sabemos que esta extraordinaria mujer de Dios, se ha reunido ya con los amados que se nos adelantaron.

Los Iglesia Metodista de México, A. R., y sus periódicos: El Evangelista Mexicano, órgano oficial, y Tiempo, de la Conferencia Anual del Sureste, hacen patente su saludo cariñoso a Raquel, Cynthia, Sally y Juan David y dan gracias a Dios por la vida de tan distinguida mujer que sirvió en Su nombre.

Damos gracias y gloria a Dios por la vida de Elisabeth Fletcher de Isáis. Sierva de Dios, esposa, madre, maestra, amiga y hermana quién estamos seguros recibió de su Señor las siguientes palabras:

Bien, buen siervo y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu Señor.” Mateo 25:23

 El día 30 de junio a los 88 años falleció en Buenos Aires Doctor José Miguez Bonino, uno de los más ilustres teólogos latinoamericanos. Fue observador protestante en el Concilio Vaticano II. También fue uno de los presidentes del Consejo Mundial de Iglesias. Impartió cursos y dictó conferencias en innumerables centros de educación teológica del mundo. Será siempre recordado con profundo afecto y respeto.

 

José Míguez Bonino: Maestro, mentor y amigo

– escribe Carmelo Alvarez:

 

Nos llega una noticia desagradable. José Míguez Bonino ha partido de esta tierra. Pero nos alegra que su vida tan creativa y productiva nos acompañe ahora y siempre. Lo conocí en el Seminario Evangélico de Puerto Rico, siendo yo un estudiante novicio y deseoso de aprender, teologuillo en ciernes. El dictaba unas conferencias sobre integridad humana y unidad cristiana que me han sido de inspiración por todos estos años.

Mi primera impresión fue la de un maestro erudito y conferenciante experimentado. Unido a ello la capacidad de saber responder con sabiduría y acierto. Eso me cautivó siempre y marcó mi estilo como maestro y conferencista. Su capacidad pedagógica me influyó en mi propio peregrinaje. Quise ser maestro de las iglesias y no un mero teólogo de escritorio. Lo oí tantas veces exponer con serenidad, aplomo y acierto, y nos encontramos en tantos eventos y reuniones, imposible de enumerar. En muchas de ellas fui hasta su chofer y acompañante. ¡Y siempre me inspiró!

Míguez es un teólogo fuera de serie, como decimos en el Caribe. Una personalidad excepcional. Tendría la tentación de relatar muchas historias, algunas de ellas hasta con potencial de tragedia. Voy a relatar tres.

Tanto José como yo participamos en innumerables momentos ecuménicos, desde el Consejo Latinoamericano de Iglesias hasta la Asociación Ecuménica de Teólogos del Tercer Mundo (ASETT). En la Asamblea de Iglesias en Oaxtepec, México, en septiembre de 1978, José y yo éramos asesores del proceso hacia la búsqueda de formar un consejo latinoamericano de iglesias. Recuerdo vivamente esa noche crucial en que José Míguez Bonino presentó, casi en la madrugada, la moción para constituir el CLAI en formación. En un momento de la discusión se fue la electricidad. Creíamos que alguna conspiración podría frustrar el proceso. Los rumores eran tan extremos y diversos que vivíamos cada día a la expectativa de un fracaso. Algunas voces decían que la CIA estaba detrás del proceso, otros afirmaban que Fidel Castro manipulaba desde La Habana invisiblemente para controlar el proceso. Justamente cuando subíamos hacia el segundo piso donde se presentaría el proyecto para la discusión de la formación del CLAI, José me tomó por la mano y me expresó con una sonrisa sincera y diáfana, “Carmelo, hemos esperado cinco décadas por este momento: Creo que la historia nos está marcando y debemos hacerlo”. Yo asentí con entusiasmo. Y esa madrugada decidimos que íbamos a formar el CLAI.

La siguiente historia tiene que ver con la concesión del doctorado honoris causa que la Universidad Libre de Holanda le confiriera a Míguez en el centenario de esa prestigiosa universidad reformada en su centenario de 1980. Yo participaba como rector del Seminario Bíblico Latinoamericano en San José, Costa Rica. Teníamos una relación muy cercana con dicha universidad y nos habían invitado a dicha celebración histórica. Era una ceremonia muy protocolar y extensa, con la presencia de la reina Beatriz de los Países Bajos. Me dispuse a felicitar a José, ubicándome en la fila asignada. Cuando finalmente llegué hasta José nos dimos un abrazo efusivo y me comunicó con su proverbial humor, “Che, que bueno que te veo, me estaba sofocando toda esta gente. A mí esto no me agrada mucho, como bien sabes”.

La otra experiencia tiene que ver con un accidente automovilístico. José y Noemí, su recordada esposa, estaban en el Seminario Teológico de Princeton, él como profesor invitado de la Cátedra Juan A. Mackay por un semestre. Y coordinamos que nos visitaran en el Seminario Teológico Cristiano de Indianápolis, Indiana, por una semana. En uno de aquellos días en que yo como anfitrión y chofer los paseaba por la ciudad una joven que manejaba su automóvil a velocidad excesiva y nos impactó en plena avenida. Al momento del impacto José y Noemí reaccionaron con mucha calma y al salir de mi automóvil (pérdida total posteriormente) procedieron a socorrer a la joven del otro vehículo que nos impactó. Ella estaba aturdida y atolondrada. Cuando la policía llegó Míguez le dio un relato pormenorizado a la policía en buen y fluido inglés sobre lo acontecido. Yo no tuve que hablar. Además, José y Noemí, se aseguraron que la joven estaba por lo menos serena cuando llegó la ambulancia.

Estoy adolorido y agradecido a la vez. Conocer, trabajar y compartir con este maestro y mentor de todos y todas ha sido un gran privilegio. Que me considerara su colega y amigo me da una alegría casi indescriptible. Compartimos tanto, reímos en tantas ocasiones en innumerables lugares del mundo ecuménico, nos preocupamos tanto por esas iglesias que amamos profundamente, y que por ratos nos duelen e inquietan. Por sobre todas las cosas, aprendimos a intentar hacer teología para ellas aunque fuéramos malentendidos. Yo creo que nos han amado mucho. En ello José Míguez Bonino me enseñó tanto a tomarlas en serio a pesar de todo, que adjudico a su consejo y amonestación el hecho que nos han admirado y respetado tanto.

José, alguien dijo una vez que eras el decano de los teólogos protestantes latinoamericanos y caribeños. Ese título tan merecido no lo dice todo. Tú has sido maestro de humildad, sabiduría y paciencia. Tú legado de amor y dedicación nos ha bendecido grandemente. Eres decano de la bondad y la integridad. Gracias, por tú verticalidad y entereza. Gracias por amar a tu patria Argentina y a esta patria grande con toda tu mente y corazón.

José, en la propia dimensión de nuestra amistad, y en medio de ella, Dios ha estado. Ahora le perteneces plenamente a ese Dios al que hemos servido. Aguardamos ese día en que ese Dios haga nuevas todas las cosas y nos abrace para encontrarnos. Como siempre reiremos y compartiremos esta amistad y fraternidad que no termina nunca. Como te decía siempre, “Giuseppe, te quiero”.

Tuyo firme y fiel, Carmelo Álvarez

 

 

El Estandarte Evangélico: “Con mucho dolor informamos que, el 30 de junio, después una muy breve internación por una complicación cardio-pulmonar, ha fallecido nuestro querido hermano, colega y maestro Dr. José Míguez Bonino.

 

En la Iglesia Metodista de Ramos Mejía – Buenos Aires – se realizará un servicio de acción de gracias por su vida, a las 20 horas del domingo 1 de Julio. Fco. Madero 548 V. Sarmiento, Haedo. Tel. (011) 4658 8291 ¡Damos gracias a Dios por su vida!, y rogamos para que el Espíritu dé consuelo y fortaleza a toda su familia.”

El País › el teólogo y militante de derechos humanos tenia 88 años

 

El adiós al pastor Miguez Bonino

 Por Washington Uranga

José Miguez Bonino, pastor metodista, trabajador infatigable de la causa ecuménica, luchador por los derechos humanos y teólogo de la liberación de amplio reconocimiento en la Argentina y América latina, falleció el pasado sábado en la ciudad de Tandil (Buenos Aires), a la edad de 88 años. El religioso se destacó especialmente por su lucha contra la dictadura militar y la defensa de los derechos humanos, y tenía un amplio reconocimiento más allá de la comunidad metodista a la que pertenecía, porque sus actividades desbordaron ampliamente ese marco a través de una interlocución permanente con los actores protagónicos de la sociedad civil, en las causas por la justicia y en defensa de la vida.

El pastor Miguez Bonino nació el 5 de marzo de 1924 en la ciudad de Santa Fe, estuvo casado con Noemí Nieuwenhuize y tuvo tres hijos. Hizo estudios de teología y alcanzó el título de Doctor en Teología del Union Theological Seminary de Nueva York (1959). Fue profesor y luego director del Instituto Superior de Estudios Teológicos (Buenos Aires) y su producción teológica, reflejada en numerosos libros e incontables artículos y publicaciones, fue traducida a varios idiomas y sigue siendo parte de los textos obligatorios en seminarios y universidades, tanto protestantes como católicos. Fue invitado como observador evangélico al Concilio Vaticano II, donde tuvo encuentros personales con los papas Juan XXIII y Pablo VI. Allí forjó amistad con teólogos católicos latinoamericanos, con los que después compartiría líneas de trabajo y producciones, formando la Asociación de Teólogos del Tercer Mundo. Fue también observador invitado en la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (Medellín 1969). Desarrolló una intensa actividad ecuménica que lo llevó a ser presidente del Consejo Mundial de Iglesias. (CMI).

En una autobiografía escrita recientemente, el pastor Miguez Bonino afirmó que “la teología de la liberación fue la respuesta de una generación de jóvenes católicos y evangélicos al llamado del Espíritu Santo hacia un renovado compromiso espiritual, ético y social con los pobres, el llamado a una nueva e integral evangelización”.

Durante los años de la dictadura militar, Miguez Bonino contribuyó a fundar y fue parte del Consejo de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, siendo repetidas veces orador principal en las manifestaciones organizadas por los movimientos de derechos humanos en el país. Fue electo convencional constituyente (1994), siendo, junto con el obispo católico Jaime De Nevares, los dos clérigos presentes en la Convención.

Respecto de la lucha por los derechos humanos, Miguez Bonino sostuvo que “en términos directos, la defensa de la vida humana fue vista por muchos cristianos como el inexcusable reclamo de amor”. Y él mismo fue consecuente con esta apreciación, dedicando gran parte de su vida, por una parte, a la tarea de defensa de los derechos humanos y, por otra, a la denuncia de “la opresión, la crítica de las ideologías dominantes que inspiran al nuevo imperio” y a la búsqueda de “nuevas alternativas de futuro” a través de la “lucha por la vida y la justicia” desde “nuestra fe y nuestro compromiso cristiano”.

Víctor Rey entrevista a José Míguez Bonino

José Míguez Bonino, pastor metodista, argentino, teólogo reconocido, profesor emérito del Instituto Superior de Estudios Teológicos(ISEDET); miembro de la Constituyente que dio a la luz la nueva Constitución argentina. Destacado pensador. Decano de los teólogos evangélicos latinoamericanos.

¿Nos puede contar algo de su vida?

Soy hijo de dos inmigrantes, padre gallego y madre italiana, trabajadores de puerto. Se convirtieron aquí. Mi madre se convirtió primero y mi padre la siguió. De manera, que yo estuve dentro de la Iglesia Evangélica Metodista de chico y participé activamente a nivel de juventud hasta cuando sentí, estudiando en la Facultad de Medicina, la vocación al ministerio. Entonces vine a Buenos Aires a estudiar teología, y luego ingresé al pastorado de la Iglesia Metodista.

Tuve ya un pastorado como estudiante en Bolivia por un año y después en Mendoza, en Buenos Aires.  Entonces el Obispo de la Iglesia me invitó a hacer un curso de post-grado para trabajar en la enseñanza teológica. Lo hice en Estados Unidos en la Facultad Metodista y luego en el Seminario Unión en New York. Volví a enseñar aquí desde 1954 hasta 1958, y luego  del trabajo del doctorado del 60, me hice cargo de la Dirección de lo que era entonces la Facultad Evangélica de Teología, que al unirse con la Facultad Luterana de Teología formó lo que es ahora el ISEDET.

Mientras tanto, siempre mantuve una vinculación con la iglesia local, en unos casos como pastor titular y en otros como pastor asociado, lo que todavía sigo haciendo y, eventualmente, por distintas circunstancias tuve participación en el Movimiento Ecuménico de Comisión de Fe y Doctrina del Consejo Mundial de Iglesias, y en un momento entre 1975 y 1983 formé parte de la Presidencia del CMI. Diría que dos o tres cosas que me marcaron fueron la experiencia que me dio -justamente el participar en el Movimiento Ecuménico-, por una parte, conocer sobre las iglesias de Europa, África, Asia y su problemática, y la oportunidad de viajar bastante por América Latina.

La segunda cosa fue durante el período del gobierno militar en Argentina;  mejor dicho, poco antes del gobierno militar, la formación de la Asamblea Permanente por los Derecho Humanos con participación de personas de diversas extracciones políticas, religiosas, ideológicas, culturales. La Asamblea tuvo la responsabilidad, junto con otras organizaciones, de defender los Derechos Humanos, así como la protección hasta donde fuera posible, y el apoyo, de la gente que sufrió persecución durante esos años. Medió una visión que me parece que para mí fue muy significativa, en relación con los esfuerzos de solidaridad dentro de la sociedad civil y el valor que tienen en momentos de crisis.

¿Cuáles han sido los factores, autores y libros que han contribuido en su formación como teólogo?

En primer lugar, por supuesto, fuera de todo el resto, la Biblia. Yo estoy convencido, desde mi infancia, que finalmente allí uno encuentra no respuestas hechas, pero sí dirección, conducción y orientación, de modo que hay la necesidad de volver constantemente a la Biblia.  Luego yo diría que de las cosas que yo he leído me ha ayudado a contemplarla mejor. Desde el punto de vista del estudio son para mí muy significativos los comentarios y trabajos que ubican la Historia Bíblica dentro de su contexto, saber lo que significaba, lo que hizo un Isaías, Jeremías en su tiempo, la clase de sociedad que Jesús anuncia y el significado que tiene.  Ver el mundo helenístico al cual entra Pablo y como logra hablar en el idioma de ese mundo, sin traicionar ni cambiar para nada la centralidad de la Fe.

Todo el campo de estudios bíblicos que se abre enormemente en Europa y en particular en las décadas del 50, 60 y 70 me ha ayudado muchísimo y ha sido fuente de inspiración.

Por otra parte, tal vez el tema teológico que se nos presentaba a los estudiantes de teología por la década del 40, cuando yo estudié, era que por un lado teníamos herencia religiosa muy pietista, muy evangélica, centrada en la Salvación de Jesucristo, en la búsqueda de la Santidad, la dirección del Espíritu Santo. Muy centrada en la experiencia de la conversión y el crecimiento en la fe. Además, habían entrado todas las tendencias liberales que nos interesaban, porque nos ponían en contacto con la cultura de nuestros pueblos y como jóvenes evangélicos argentinos sentíamos la necesidad de entrar y participar de la cultura, en la vida social de nuestros pueblos.

 Entonces, en las tendencias liberales, especialmente lo que se llamó “el evangelio social”, encontramos una orientación para esa preocupación nuestra por la cultura, por la sociedad. Pero al mismo tiempo, notamos la debilidad teológica de esa orientación, en la búsqueda de ligar nuestra tradición bíblica teológica evangélica con la preocupación social, con el ámbito cultural. Para mí y para muchos compañeros míos, la Teología de Bart fue sumamente significativa. Este era un teólogo que había llamado a la teología de vuelta a la Escritura, pero que al mismo tiempo participaba activamente en la lucha contra el racismo.

Entonces creo que esto nos atrapó y aprendimos mucho. Para mí por lo menos fue significativo leer primeramente algunos artículos de Bart, luego el libro sobre Romanos,  la Teología Sistemática, y junto con él a otros autores ligados a este despertar teológico europeo de origen reformado, por ejemplo, que nos ha ayudado. También Ray Hollinworth, que critica el evangelio social fuertemente por su debilidad teológica y por su idealismo utópico, pero al mismo tiempo está preocupado en cómo se puede construir dentro una sociedad moral, una vida más justa y más digna.

¿Nos podría dar una breve definición de lo que es la teología?

Ya que mencioné a Bart, una definición  bartiana que para mí sigue siendo vigente es la reflexión de la Iglesia a la luz de las Escrituras sobre su misión en el mundo. Todavía es la mejor definición que conozco.

¿Y a qué se debe que América Latina la teología no tenga mucha presencia y cuál sería el futuro de la teología en América Latina?

La teología en América Latina fue siempre una teología importada. Desde el principio, la teología española de la conquista fue una teología importada; la teología protestante, tanto de las iglesias de inmigración como de las iglesias misioneras, fue importada. Esto a mí no me escandaliza, porque a cualquier lugar del mundo donde llega el Evangelio tiene que traerlo alguien. El Evangelio no lo inventa un pueblo, tiene que recibirlo. Y tiene que recibirlo, de manera que uno puede decir que toda la teología ha sido de alguna forma importada desde el nacimiento del cristianismo, desde que de Palestina la llevó Pablo al mundo helenístico y después muchos a varias partes del mundo.

A mí no me preocupa, siempre que en algún momento esa teología heredada empiece a ser reflexionada, interpretada en relación con la vida del pueblo donde se está arraigando el Evangelio, es decir, que tome en cuenta las experiencias históricas, sociales y tradición, mas esto en América Latina no había ocurrido.

Hay algunos textos que podríamos mencionar, muy esporádicos, donde se intenta. Pero  yo diría que hasta la década del 40 ó 50 no hay  un intento serio de pensar sobre la Fe recibida, heredada, vivida y pensar a la luz de la problemática y necesidades de nuestros pueblos. Entonces yo creo que recién allí empiezan a aparecer esos intentos, estimulados a veces por otros autores de afuera. Pero al mismo tiempo, porque había surgido ya una segunda generación de evangélicos y, en algunos casos, una tercera que se sentían verdaderamente parte de su país. Entonces intentaban pensar en esta teología.

Yo creo que es allí donde nacen, por un lado, algunas participaciones en lo que se ha llamado Teología de la Liberación; donde comienza la Fraternidad Teológica Latinoamericana a tratar de sus experiencias desde sus iglesias, a pensar la teología como latinoamericanos. Eso se va profundizando, yo creo que desde las décadas del 50 y del 60 empieza a aparecer una teología latinoamericana que las iglesias aún no han asumido. Tal vez por el peso de la tradición. En realidad siempre ha ocurrido así, pero creo que ya hay una consciencia teológica latinoamericana, que se expresa de muchísimas maneras: movimientos estudiantiles, grupos de estudio, etc. Y que es muy necesaria, especialmente en gente joven de todas las iglesias evangélicas.

Uno pude también advertir en los seminarios e institutos bíblicos el sentimiento de que se necesita una formación más profunda, en términos de la interpretación de la Escritura como de la teología, la ética. De ahí que creo que hay un campo muy grande y que estos intentos de los últimos años no deben considerarse como la última palabra, sino que tienen que ser profundizados y enriquecidos.

¿Cuál es la misión de la Iglesia hoy?

La misión de la Iglesia está dada fundamentalmente por la comisión evangélica. En las distintas versiones que tienen los escritos de los evangelios, se llama a predicar el Evangelio a todas las naciones, no solamente a todos los individuos, sino a todas las naciones. Este evangelio del Reino será predicado hasta el día del retorno en Gloria, del Señor. En el mensaje de la vida, en el Evangelio de Juan, el Señor sopla para que ese mensaje de la vida eterna sea anunciado.  Creo que el énfasis en predicar el Evangelio, de ser testigos del Reino de Dios y de anunciar la vida, me parece que son formas distintas de referirse a una misma misión, pero que tienen que ser formas complementarias. De manera que la misión no se la entienda simplemente como una proclamación oral del Evangelio, tampoco se puede entender unilateralmente como una forma de vida que de por sí misma sin hablar,  muestre lo que signifique el Reinado de Jesucristo en la vida humana.

De manera que creo que es necesario tomar en conjunto esta diversidad, esta amplitud que nos muestra la Biblia para una concepción de la misión de la Iglesia para que sea lo que hoy llamamos Integral o algunos utilizan la expresión Holística, si es que se refiere a la totalidad a la vida.

¿Cómo ve al pueblo evangélico en estos momentos en América Latina, cuáles son sus áreas fuertes y débiles?

Evidentemente,  si uno piensa de sus áreas fuertes creo que el impulso misionero, el impulso evangelizador es (en un librito que va a salir por aquí) el principio básico de las Iglesias Evangélicas en América Latina.  La Iglesia en América Latina tiene la consciencia de que tiene que anunciar el evangelio y que tiene que llamar a la gente a creer y seguir a Jesucristo.  De amanera que creo que eso es lo fuerte, principalmente.  La experiencia de los últimos años ha mostrado que responde a una necesidad muy profunda  de la población nuestra, en estos momentos de crisis cultural, social, ética, muy fuerte de condiciones en las cuales sectores crecientes de nuestra población, son lanzados a la marginalidad  o situaciones muy precarias donde no se encuentra el sentido de la vida.  Parecería que todas las posibilidades están agotadas creo que la ansiedad y la necesidad que eso crea ha encontrado  en la predicación evangélica una respuesta y por eso se da el crecimiento, éstas son las cosas débiles.  Yo diría que nuestra fortaleza y nuestra debilidad,  es decir que esa concentración enorme en la acción misionera a veces no ha sido acompañada de un crecimiento.  Tanto en el aspecto yo diría espiritual más profundo, es decir que a veces hemos cultivado una especie de piedad bastante superficial, la piedad hecha solamente de cantos fervorosos, de predicación encendida está muy bien, pero que no tiene suficientes raíces y entonces cuando sobrevienen situaciones difíciles fácilmente se diluyen o lo que es peor es llevada a expresiones espectaculares que no me parece que tienen la profundidad y la seriedad que tiene el evangelio, expresiones puramente exteriores que son muy contagiosas pero que a veces nos generan un verdadero compromiso de toda la vida, estamos teniendo ya, desgraciadamente, las Iglesias Evangélicas una especie de clientela religiosa que consume la religión pero que no produce la vida, es decir que son clientes de la religión pero no discípulos en el sentido total del discipulado.  También me parece que es sumamente peligroso el mostrar el evangelio como un camino para la prosperidad.  Esto está entrando fuertemente en unos sectores evangélicos, tal vez con muy buena voluntad y tal vez respondiendo a una necesidad real porque la gente necesita poder vivir, pero haciendo promesas que no son las promesas de Jesucristo, el no nos prometió que nos iba a ir bien, que todo el mundo nos iba a querer , que vamos a ser prósperos.  Nos dijo que lo siguiéramos que estuviéramos dispuestos a llevar la cruz, que lo que dejáramos por el evangelio nos sería devuelto en dos o tres  o diez veces más, pero eso es gracia, el propósito es seguirlo a él, lo demás viene por añadidura conseguiremos que la gente crea lo que es fundamental, me parece que ahí un error y es bastante débil.

La otra debilidad que estoy advirtiendo ahora es justamente el hecho que por el gran crecimiento el mundo evangélico viene a ser un actor social en la sociedad latinoamericana, es decir que tiene peso, todavía no muy visible, pero tiene peso.  Entonces la tentación de aprovechar ese peso para el poder propio me parece que es una tentación muy grande, estamos advirtiendo ya.  Sería muy triste que nosotros que como evangélicos criticados siempre por el uso del poder, legitimando religiosamente el uso del poder político con la Iglesia Católica para sus propios fines termináramos siguiendo el mismo ejemplo, en lugar de pensar en una cristiandad católica, nosotros intentáramos ahora una cristiandad protestante, que sería igualmente grave.  Yo no digo que no deba pensar en el tema del poder es un tema importante y gracias a Dios si tenemos posibilidad de participar pero separamos desde donde participamos cual es efectivamente una forma evangélica de entender la vida política la vida social, porque si no corremos el riesgo de transformarnos en clientes del que más nos ofrezca, de manera que creo que aquí hay otro campo en el que tenemos debilidades, pero, nuevamente la debilidad es nuestra fortaleza porque llegamos de pronto a ser significativos en la sociedad sin tener suficientemente preparado la retaguardia teológica de formación que nos sirva para participar  activamente.

¿Cómo ve la participación de los evangélicos en la política, y cuéntenos acerca de sus propias participaciones políticas en la constituyente que formo la constitución en Argentina?

Yo veo la participación de evangélicos en política en principio positivamente, yo creo que el evangélico es un ciudadano que tiene responsabilidades por su país y que debe ejercerlas en todos los niveles.  En nivel religioso, pero, también social, cultural, económico, político, de manera que en principio esto ya esta bien, personalmente yo no creo en la formación de partidos evangélicos, creo que la experiencia de partidos políticos confesionales en el mundo entero no es positiva, porque crea una confusión entre lo que es el evangelio y lo que es la política.  Me parece que las dos cosas son muy importantes pero que deben tener identidad propia y entonces o se juntan demasiado o se separan.  Es decir o uno vive su evangelio por un lado y su política por el otro sin racionalizarlas o una las mezcla tanto que no se sabe cuando está, cuando como político o como cristiano.  Me parece que el partido evangélico yo diría no, participación de evangélicos en la vida política, si, y creo que la experiencia que hemos tenido en los últimos años con la participación en varios lugares nos está mostrando a la vez la posibilidad pero también los peligros, tenemos ya algunas experiencias que nos advierten bastante.  La experiencia en Centroamérica, me parece que nos llama la atención a los peligros, la experiencia de Perú también.  Por otra parte nos muestra que sí que hay una posibilidad.  Yo personalmente nunca quise participar siendo pastor ministro, en un partido político, en realidad en mi juventud yo fui afiliado de un partido político cuando ingresé al ministerio renuncié a la afiliación porque en ese momento me parecieron incompatibles.

En lo de la Asamblea Constituyente en el 94, me invitaron a participar como ex partidarios, es decir sin asumir afiliación partidaria y pensé esto es una cosa muy distinta, se trata no de una cuestión partidaria, sino de la Constitución de la Nación, que es para todo el pueblo.  Por otra parte yo hice muy claro que no asumía un partido, y que si había puntos en los cuales la posición del sector con el cual yo participaba, por el cual era elegido, no la consideraba coherente con mis convicciones no lo iba a apoyar, además era acotado por un tiempo la Conversión Constituyente es elegida para que haga las reformas y tardó cuatro a  cinco meses en hacerlo y allí terminó, de manera que en ese sentido acepté la candidatura pensando que me daba la oportunidad de participar en la preparación pero que era muy difícil que llegara a ser elegido.  Fui elegido y entonces participe con una preocupación principal por ciertos temas que me parecían que eran temas que me interesaban como cristiano, como evangélico.  Por un lado los temas que tenían que ver con la condición de libertad religiosa y de igualdad religiosa que es el tema más importante, nuestra constitución era todavía una constitución muy católica, con artículos que venían del tiempo del patronato, entonces yo creía había modificación que había que hacer. Algunas se pudieron hacer, otras, particularmente, no.  Y por otra parte me interesaba también todo el tema que tenía que ver con la distribución del poder,  Es decir, la inclusión en la Constitución de formas directas y semidirectas de democracia que permitieran mayor participación al pueblo y los temas que tenían que ver con Derechos Humanos de todo orden, es decir, derechos políticos pero también derechos sociales y muy particularmente el tema de los derechos de los pueblos indígenas, de manera que participe. Participé particularmente en las comisiones internas de la Asamblea que tenían que ver con esos temas de los nuevos derechos, de las formas de participación política y del tema religioso.  En ese sentido mi experiencia fue muy positiva aunque las cosas que surgieron de la Asamblea algunas me gustan y otras no me gustan, esto es lo que pasa cuando uno participa en un proceso como este.

Carta a los jóvenes historiadores del protestantismo latinoamericano*

Por José Míguez Bonino**

Un joven profesor de historia comienza su curso sobre “Historia de la Iglesia” citando un párrafo de Rubem Alves:

“El historiador así, es alguien que recupera memorias perdidas y las distribuye, como si fuera un sacramento, a aquellos que perdieron la memoria. En verdad, ¿qué mejor sacramento comunitario existe que las memorias de un pasado común, marcadas por la existencia del dolor, del sacrificio y de la esperanza? Recoger para distribuir. Él no es sólo un arqueólogo de memorias. Es un sembrador de visiones y de esperanzas. …¿Puede un historiador ser objetivo y desapasionado? ¿No hace él sus investigaciones como alguien que busca una carta de amor perdida, carta que haría al amante feliz para siempre, como alguien que busca un testamento olvidado, testamento que haría rico al pobre que lo busca?”[1]

       Tiene razón. El protestantismo latinoamericano necesita desesperadamente esa carta, esa herencia. Y la necesita especialmente en esta hora de crecimiento acelerado, de renovación y fervor religioso, en un mundo al que parecen haber “regresado” todos los dioses. Es preciso que, en esta hora, sepamos vincular memoria y destino, recuerdo y esperanza, pasado y proyecto.

       Lo necesitamos los de la segunda y tercera generación, que habíamos oído historias, que habíamos aprendido nombres, que habíamos incorporado modalidades, que recordábamos anécdotas y juntándolas habíamos imaginado un pasado heroico y ejemplar. Pero luego vino la toma de conciencia crítica, y la memoria “inocente” del pasado se plagó de interrogantes hasta hacernos descolgar los retratos de los antiguos héroes o denunciar como traiciones sus testimonios. Y lo necesitan los millares que se incorporan a la familia evangélica, que viven de una experiencia deslumbradora porque han encontrado una vida nueva, han recibido un nuevo nombre y una nueva familia. Para ellos llega la hora de darle a la experiencia la densidad de un patrimonio común de recuerdos, de comprensiones, de ethos. Lo necesitan para que, desde la novedad de su experiencia, rehagan como propia y nos ofrezcan de vuelta a todos la historia de la comunidad a la que ingresaron.

        Unos y otros necesitamos a los historiadores para que nos permitan recuperar la continuidad y sentido de las “historias”, entender la dirección y el propósito de las “peculiaridades”, reconstruir el mundo en el que vivieron nuestros padres para poder verlo; no sólo desde la distancia de nuestros propios códigos ideológicos, sino desde la vida cotidiana de su propio tiempo.

       Por eso les pedimos que nos digan la verdad. No se asusten: sabemos que no son neutrales; sabemos también que trabajan con trocitos de un rompecabezas y que para relacionarlos tienen que imaginar la figura total. Háganlo con diligencia, con paciencia, con humildad y con alegría. Más no les pedimos. Pero con menos no podemos conformarnos.

       Les pedimos que trabajen juntos y unidos. Sabemos que surgirán líneas diferentes de interpretación. Y que las defenderán apasionadamente. Esta bien que así sea. Pero sabemos también que vivimos en un mundo de competencia y rivalidad: en el mercado de los historiadores también se regatea, se da moneda falsa y se desacredita el producto del vecino. Los necesitamos trabajando honestamente, trabajando duro, y trabajando unidos; no como una “escuela” de historiadores, sino con la libertad y el amor de un grupo de creyentes a los que el Espíritu les ha dado un don “para la salud del cuerpo”.

       Les pedimos que trabajen con fe porque el terreno que pisan es sagrado. Por esos caminos que ustedes descubren anduvo Jesucristo. Sobre esas tierras que exploran sopló el Espíritu. Descubrirán las huellas de los peregrinos, las reliquias de los mártires, los testimonios de los poetas y las “historias” de los pequeños… ¡sobre todo las historias de los pequeños! Pero también excavarán cuevas de corrupción, tendrán que descubrir los pies de barro de los héroes, descifrarán las madejas de intrigas y luchas por el poder. Todo eso somos y necesitamos saberlo, para dar gracias a Dios por un lado, pero también para pedir perdón; para reconstruir sobre esas viejas historias nuestras liturgias -como en los antiguos salmos- para animarnos a añadir a esos testimonios los nuestros, a su invitación a la fe la nuestra, para volver a implorar el soplo del Espíritu. Por todo eso damos gracias a Dios por ustedes y les decimos que los necesitamos… aunque nuestras actitudes, nuestras acciones… y sobre todo nuestros presupuestos a veces lo nieguen.

 ——————————————————————————–

© Fraternidad Teológica Latinoamericana –  www.fratela.org

Revista electrónica Espacio de Diálogo, (Fraternidad Teológica Latinoamericana), núm. 1, septiembre-diciembre del 2004, http://www.cenpromex.org.mx/revista_ftl/num_1

——————————————————————————–

* En ocasión de la formación de la “Comisión de Historia” de la Fraternidad Teológica Latinoamericana. (En 1992, durante la realización de CLADE III en Quito, Ecuador, se formó una Comisión de Historia de la FTL y es a la que el autor hace referencia. Esta carta-mensaje del Dr. Míguez Bonino fue recibida en 1993 por el entonces coordinador de esta Comisión, Carlos Mondragón. ¾Nota de los editores).

 

 

Pastoral

 Comentarios sobre el II Congreso Doctrinal

            El  18 y el 19 del mes de Mayo, la Iglesia “El Mesías”, de Balderas 47, fue la sede del Segundo Congreso Doctrinal Wesleyano. No está por demás hacer algunas consideraciones, para que en futuros eventos se tomen en cuenta.  Tuve la oportunidad de entrevistar a algunos laicos de Balderas, y de otras iglesias, y me comentaban su preocupación respecto del congreso, al señalar: ¿en que se beneficiará nuestra iglesia? Las cosas seguirán igual. Aquí no pasa nada. Platique con algunos hermanos que son ujieres de la Santísima Trinidad, y me platicaron sus avatares, la disminución de la asistencia a los cultos, y una serie de detalles que por decoro prefiero no comentar, pero que debieran ser del dominio de nuestras autoridades.

¿Cuál es el balance del pasado congreso de Metodismo? ¿A quién le sirvió para crearse una mayor imagen de la que ya tiene y por qué lo permiten? ¿Por qué alargarlo a dos días más solo por así convenir a los intereses del orador, en función del costo del boleto de avión que era más barato si su estadía era de una semana? La Comisión de Continuidad y Capacitación en ministerios, se cuelga del evento, y hace invitación a participar el lunes y el martes. Si la iglesia atraviesa por una severa crisis financiera ¿a quien beneficia que se haga tal dispendio? ¿No debemos tener una mayor congruencia presupuestal?

¿Se pretende aumentar una quinta fuente teológica y cambiar nuestra tradición de más de cien años, solo por el prurito de la Conferencia General? ¿No hay asuntos más importantes y de mayor trascendencia en nuestra iglesia, que requieren de una atención más inmediata?

Tenemos que ubicarnos muy bien, no es posible que pretendamos agregar a la creación como una quinta fuente teológica y seguimos sin tener un programa concreto que ayude a la conservación de la creación. Todos usamos automóvil, con el consabido gasto del combustible, se edita un folleto que contiene parte de las ponencias, porque hasta eso no todos los invitados entregaron sus trabajos para ser publicados, y eso que son funcionarios de la IMMAR. Se raparte un box Lunch, cuya cajita de muy buena presentación, solo contuvo por un momento la hojaldra que se nos dio y luego se fue a la basura. ¿No podíamos envolver la hojaldra en una servilleta y acomodar todo en una bolsa reciclada? Un gafete en selección a color, solo para poner en el reverso el programa que ya estaba impreso en el libro de ponencias. Todas las iglesias hacemos boletines y usamos papelería, que significa la deforestación de bosques, para fabricar el papel y ¿qué podemos hacer al respecto? Y así, ¿queremos agregar una quinta fuente teológica?

¿Cuál fue el resultado del congreso? Como me comentan algunos laicos entrevistados, solo sirvió para el capital político de algunos y para crearse imagen, por lo demás a excepción del acervo cultural del pastor que se enriquece con ello, pero a las iglesias les pasa de noche, pues el beneficio es relativo o nulo.

Se hicieron grupos de trabajo sobre migración, violencia, pobreza, segregación social, idolatría, cuidado del medio ambiente, nuevos creyentes, Ética cristiana en el diario vivir, santidad personal y social, mayordomía integral, unidad de la iglesia, tanatología y ante la violencia eduquemos para la paz (¡Gulp¡) no conozco ninguna institución educativa que eduque para la violencia

Ante 12 opciones para escoger y ante la exigua asistencia, el resultado fue que hubo grupos de 5 0 6 personas, mientras otros casi no tuvieron asistencia y en otras la demanda fue mayor. ¿Qué tenían en su cabeza los organizadores al poner tantas opciones? Allí saltan los resultados a la vista. Ahora la pregunta obligada. ¿Cuántas de las conclusiones serán adoptadas por la Comisión de Programa, para darle forma de proyectos viables y llevarlos a la practica? Tal vez para el próximo cuadrienio. Pero el gasto ya se hizo. ¿Se justifica?

Entrevistada la Comisión de Finanzas, aún no tenía cuantificado el costo total del evento. Solo acertaron a informar “salimos tablas” Es decir si no ganamos tampoco perdimos. Yo considero que nuestro obispo no debiera dejarse llevar por el capricho de unos cuantos, y debe usar su capacidad de veto y posponer o cancelar eventos que sean inviables, dada la situación financiera de la iglesia.- La actitud irreflexiva, provoca que nuestra iglesia este en crisis, no solo económica sino también de autoridad. Urge que nuestro obispo ejerza esta para encauzar el rumbo de nuestra iglesia, y lleguemos a puerto seguro en la próxima Conferencia anual.

Obra en mi poder un folleto a todo color, suscrito por Sociedad Misionera Mexicana, en donde se habla de los proyectos 2012, e incluye del Distrito Sudoriental Huitzapula, el Mesón, Totolapa y Zopilotepec, que no pueden ser proyectos, si son misiones establecidas desde hace muchos años, incluso reciben nombramiento en la Conferencia Anual. Del Distrito Centro se comenta que hay un punto de predicación en Nezahualcoyotl, llamado “Renuévame”, en donde es muy plausible la labor ejercida por la pastora Guadalupe Escorcía de León. ¡Felicidades! Y del Distrito Valle de Anáhuac, se menciona que hay una iglesia en formación, llamada ”Manantial de Agua Viva”, también con muchos altibajos y claroscuros, pero que no puede ser proyecto, cuando a todos nos consta que ya tiene bastantes años. Prueba de ello el trabajo realizado por la pastora Patricia Gómez.

Sin embargo, el área de la Sociedad Misionera mexicana, omite de una manera inexplicable el punto de predicación, “Misión Agua de Vida” ubicada en Linderos de San Antonio, municipio de Temazcalcingo; en donde nos consta que las Legiones Blancas de Servicio Cristiano, han hecho esfuerzos inauditos para apoyar a esta misión que es fruto del trabajo de la familia Bello de la O., sin que las autoridades de nuestra iglesia les presten la debida atención. Solo, al decir de los hermanos los entretienen a base de promesas que nunca se cumplen, y por eso esta nuestra iglesia como está; pero eso si gastamos en un folleto impreso a todo color con el consabido gasto.

En el mismo congreso, se entrega una carta de parte del Obispo Andrés Hernández, en donde se destacan asuntos financieros muy importantes:

A los pastores e iglesias locales

Presente.

Asunto: FINANZAS Y COMPROMISOS

La Gracia, Paz y Amor de Dios, sean con todos ustedes y los suyos. Reciban un cálido y fraterno saludo desde esta oficina episcopal. La administración, la crisis y las crisis, el desarrollo de la iglesia. Varios factores sociales que nos han pegado en la participación de las congregaciones hacia la tesorería episcopal. Tomando decisiones muy honrosas como: fácilmente dejar de enviar lo correspondiente a la Obra Metodista y/o rebajar por acuerdos internos el porcentaje comprometido; así como el retraso de la paga impuestaria y de seguridad social. Hermanos/as responsables; Pastores/as comprometidos, esto nos lleva primeramente a demandar de ustedes y de nosotros una mayor comunicación para el intercambio de asuntos; segundo, en el transcurrir del año conferencial, no se pueden tomar decisiones sólo de rebajas, porque hay compromisos a cumplir en todos los ámbitos; por lo que

les exhortamos a que busquen, desde el ámbito local, soluciones que aporten el debido compromiso hacia las instancias. Sé que podrán argumentar lo que aparece después del saludo hacia ustedes en este documento, es verdad, y eso mismo me lleva a plantear la gran interrogante a todos y cada uno de nosotros como hombres y mujeres de fe en la Iglesia Metodista: ¿Realmente hemos considerado en qué Dios decimos creer? O ¿Enfáticamente creemos en el Dios

todo poderoso que toca nuestros corazones y al que le hemos declarado; “no nos desampararás…”?

Miravalle 209 Col. Albert México, D.F., C.P. 03570 •Teléfonos: 5539 3674, 5672 4278 •E-mail: metodista.cam@immarcam.org

¡Qué incongruencia! Por un lado gastamos, ¡pero lo que no tenemos! Ojalá que en la próxima Conferencia Anual, podamos tratar los asuntos verdaderamente trascendentes de nuestra iglesia, como la deserción de sus miembros.

Un estudio efectuado por Life Way Research, traducido por  Noticia Cristiana.com de Ministry Best Practices, y difundido por Fuerza Latina Cristiana, encontró las diez principales

Razones por las cuales las personas abandonan su iglesia.

1. La iglesia no me estaba ayudando a desarrollar la espiritualidad (28%).

2. No me sentía comprometido o involucrado en la obra de la iglesia significativamente (20%)

3. Los miembros de la Iglesia eran juiciosos con los demás (18%)

4. El pastor no era un buen predicador (16%).

5. Demasiados cambios (16%)

6. Los miembros parecían hipócritas (15%)

7. La Iglesia no parece ser un lugar donde Dios trabaja (14%)

8. La Iglesia estaba dirigida por un clan que desalentaba la participación (14%)

9. El Pastor era crítico de los demás (14%).

10. Pastor parecía hipócrita (13%).

Si la gente deja su iglesia es un arma de doble filo. Por un lado, puede ser una cosa sana. Perry Noble, dice que debido a que la iglesia es un cuerpo, y cada cuerpo tiene una buena puerta de atrás (creo que sabes lo que quiero decir aquí) – Es importante que la iglesia no debe estar estreñida. Puede ser saludable para un pueblo no conforme que salga de una iglesia. Si no están alineados con la visión o si están siendo polémicos, tenemos que permitir que se vayan.

Pero por otro lado, dependiendo de cómo y por qué la gente se está yendo, podría ser un síntoma de un problema sistémico preocupante dentro de la iglesia. Una de las mejores prácticas que tratan de implementar en una la Iglesia llamada Big Creek, son las entrevistas de salida para saber el motivo de porqué se retiran de nuestra congregación.

Por lo general se realizan por teléfono y duran sólo unos 5 ó 10 minutos

Asegúrese de escuchar – no estar a la defensiva ni excusarte – se utiliza como una oportunidad para aprender. Una entrevista de salida permite saber la razón esencial de porqué se retiran de la iglesia y también utilizar la entrevista como una oportunidad para bendecirlos, orar por ellos por teléfono y así conocer de cómo se puede enfrentar esta deserción en la congregación.

Con mi afecto y respeto

Pastor alaniz

 

 

Vanguardia Juvenil 

Journal of Political Economy

 Mejor padres sabios que ricos  

 

La sabiduría de los padres vale más que el oro.

 

24 DE JUNIO DE 2012, EEUU.- Aunque es cierto que los hijos de personas con rentas altas suelen acabar teniendo también importantes ingresos económicos, un estudio publicado en Journal of Political Economy indica que el dinero no lo es todo.

Otros factores como la inteligencia, los buenos consejos, la ética en el trabajo o el nivel educativo de los progenitores son más importantes a la hora de determinar el éxito de los hijos.

EL ESTUDIO

“Sabemos que hay relación entre los ingresos de los padres y los de los hijos”, ha explicado David Sims, autor del estudio y profesor de la Universidad de Brigham Young (EEUU).

“Pero se ha prestado menos atención al mecanismo. Queríamos analizar si la relación está asociada al dinero en sí, es decir, a lo que podemos comprar a nuestros hijos, o a otros valores intangibles que se transmiten de padres a hijos”.

Para separar estos dos factores, los investigadores seleccionaron padres con similares valores de `capital humano´: inteligencia, nivel educativo, formación profesional especializada, etc. Sin embargo, algunos residían en zonas con alto desarrollo económico y tenían ingresos más altos, mientras que otros eran menos afortunados y vivían en zonas con menos posibilidades por lo que, a pesar del gran potencial en términos de capital humano, tenían rentas más bajas .

Si el dinero es lo único que determina el éxito de los hijos, entonces las personas con padres de mayores ingresos deberían cobrar más también.

Sin embargo,  los resultados mostraron que no había diferencias entre unos y otros, es decir, que a pesar de las diferencias económicas, los hijos de padres inteligentes, con alto nivel educativo y demás atributos intangibles tenían rentas altas.

“Para los hombres de nuestra base de datos, el capital humano transmitido de padres a hijos tiene una gran importancia en la relación intergeneracional de ingresos globales”, ha indicado Sims.

 Fuentes: Muy interesante          © Protestante Digital 2012

 

 

Vida y obra de Lutero

III

  xi “Ita Deus per suum exire nos facit ad nos ipsos intrare et per sui cognitionem infert nobis et nostri cognitionem” (WA, LVI, 229: 20).

!Dios se exterioriza a si mismo! Esto es revelación en el sentido mas amplio de la palabra. En ello esta comprendido todo el actuar del Dios que habla con nosotros en su ley y en su Hijo. Pero el actuar de Dios no se agota en el actuar en su palabra: al lado del “Deus praedicatus” se coloca el “Deus absconditus”, al lado del Dios que nos es predicado, el Dios que envuelto en oscuridad impenetrable, mudo y oculto, rige y controla cuanto acontece en el mundo. Cuando el lector haya llegado a las paginas donde Lutero habla de este doble, incluso contradictorio actuar de Dios, sepa que se halla en la cúspide de toda la obra. Ambas cosas aparecen aquí una al lado de la otra: el actuar de Dios en si, su actuar en la naturaleza y en la historia, en la vida y en la muerte, en la destrucción y en el juicio, en todo lo que sucede bajo el sol y el actuar de Dios en su palabra.

Erasmo quiere reducir ambas cosas a un denominador común. Erasmo ve en esta duplicidad un diteísmo, lo ve a Lutero en el peligro de ensenar la existencia de dos dioses. Y sin embargo, Lutero no altera sus palabras. Un solo Dios actúa y gobierna en lo físico y en la palabra, el hombre empero no posee la capacidad, ni la posee otra creatura alguna, de comprender al Uno que esta detrás de todo esto. En este confluir de oscuridad y luz, de enigma y conocimiento, solo vale una directiva: “Aférrate al Dios hecho carne, a Jesucristo el Crucificado”. Aquí se hace evidente: la revelación de Dios seguirá siendo la excepción a la regla; hasta la consumación de los siglos permanecerá rodeada de la impenetrable oscuridad de lo que sucede; ella es “la luz que alumbra al pueblo que anda en tinieblas”.

La revelación de Dios es y seguirá siendo lo singular, lo inducible, la libre acción de Dios que ha colocado en medio de este mundo de muerte y juicio su palabra para que mediante ella los hombres pudieran echarle mano, conocerlo, y creer en el. Y todos los enigmas que nos miran con ojos terríficos cuando con nuestro indagar nos perdemos en las tinieblas, se convierten en fe y conocimiento si buscamos la claridad de Dios que aquí no hallamos, en el rostro de su amado Hijo. Este es el giro al cual Dios mismo nos llama: el giro del sentirse fatídicamente sometido a su poder, al sentirse tocado por su palabra. También la doctrina de la predestinación pertenece como el propio Lutero lo confiesa mas de una vez a las tinieblas y a los tropiezos, si al pensar en ella no tenemos presente mas que el actuar de Dios en si, su presciencia. En cambio pierde su aguijón y se convierte en ancla de la fe y de la certeza de salvación si la contemplamos reflejada en el rostro de Aquel que nos ha redimido según el designio eterno de su Padre.

Quiera todo lector de este escrito llegar a entender la palabra que Lutero interpreta aquí con tan poderosa elocuencia: “.Acaso me complazco yo en la muerte del malvado –oráculo del Señor Yahveh– y no mas bien en que se convierta de su conducta y viva?” (Ezequiel 18: 23)xii

IV

Solo nos resta, pues, dar al lector unas breves indicaciones acerca de cual es la manera mas provechosa de leer y meditar esta obra: así como se advierte al turista a hacer un alto aquí y allá para sumergirse en la contemplación del maravilloso panorama que se ofrece a su vista. Hay en este escrito diversos puntos que nos permiten divisar profundidades insondables, puntos donde se nos abren conocimientos insospechados, donde Lutero toca las cuestiones básicas, donde nos hace vislumbrar cumbres y abismos como en casi ninguna otra de sus obras.

El prefacio, que comprende una cuarta parte del libro (los capítulos 1 a 7 incluso) ofrece una especial riqueza de contenido. Se inicia con la glorificación de la certeza que proviene de la fe, capitulo 2. Esta certeza es lo que constituye el fundamento para la confesión. El que intenta socavarla, el que coloca el escepticismo en el lugar de las “assertiones”, es decir, de las verdades cristianas que han de ser testificadas con la vida y con la muerte, el tal invalida el cristianismo mismo. Pues “el Espíritu Santo no es un escéptico”.

De ahí Lutero pasa a exposiciones acerca del “dogma”, capítulos 3 y 4. Y quien creyó que Lutero tenia del dogma un concepto mas bien bajo, tendrá ahora ocasión de rever su parecer. Solo que Lutero no considera el dogma como cosa en si, como resultado de la enseñanza eclesiástica; para el, dogma, Escritura y Cristo forman un conjunto inseparable. El dogma no es otra cosa que la auto-revelación de Dios en el Cristo que nos es anunciado en la Escritura. La doctrina de la predestinación y presciencia de Dios que Lutero defiende, no debe catalogarse entre los teoremas de la ciencia cristiana, como opinaba Erasmo, sino que esta conectada con la auto-revelación de Dios, y por lo tanto no puede haber vida creyente y piadosa vivida y desplegada al margen de esta doctrina (pag. 52, parr. 2). Por ende, la doctrina del albedrio esclavo es parte no solo de la existencia teológica, sino de la existencia cristiana en general (pág. 45). xii Versión de la Biblia de Jerusalén (edición española). Bruselas, Desclee de Brouwer, 1967.

En los párrafos siguientes, capitulo 5 y parte del capitulo 6, de palpitante actualidad y muy dignos de ser leídos, Lutero ajusta cuentas con Erasmo en cuanto a la necesidad e inevitabilidad de la lucha reformatoria. Aquí notamos el halito del hombre que tiene conciencia de que esta cumpliendo una misión histórica en favor de la palabra de Dios. Y en la parte final de esta digresión nos revela cual es, en lo mas profundo, el interés que persigue en su escrito: que mediante el reconocimiento de que no posee libertad del albedrio, el hombre llegue a la humildad y a la fe (comienzo del capitulo 6). La tormenta solo es la parte exterior; quien la afronta y resiste, a este Dios se le aparece en un “silbo apacible y delicado” (1 Reyes 19:12).

Tras estas perspectivas más bien generales, Lutero se concentra en el concepto mismo del albedrio (capitulo 6, parte final). Aquí el lector puede apreciar por primera vez que quiere decir Lutero con su tesis del albedrio esclavo: que no se trata de una voluntad constreñida, de una “noluntad”, sino de una inclinación inmutable, de una presencia dinámica ya sea de Dios o de Satanás en lo que nosotros queremos y anhelamos (págs. 76 y 77). La voluntad del hombre así lo expresa allí Lutero es una capacidad pasiva; el albedrio humano, un órgano al servicio de fuerzas supra humanas. Y las metas del que posee al hombre Dios o Satanás son también el contenido de la aspiración humana. Por esto, la redención esta situada “fuera del hombre”, en el Cristo crucificado; y todo cuanto se ensena respecto del albedrio esclavo es, en ultima instancia, una exegesis de la cruz de Cristo. “El Cristo crucificado trae todas estas cosas consigo” (pág. 78).

Comprenderemos ahora que todo lo que nos queda por leer aun en este libro, no intenta ser otra cosa que una parte de la “teología de la cruz” de Martin Lutero?

Sigue, como ultima parte del prefacio, el enfrentamiento con la tradición (párrafos finales de los capítulos 6 y 7). Conviene señalar que en aquel entonces, igual que ahora, la doctrina del albedrio esclavo era algo inaudito en la tradición eclesiástica. Erasmo tenia de su parte a las autoridades, los Padres, las voces de la iglesia, y rodeado de esta “nube de testigos”, se atrevió a entrar en la arena contra Lutero. El punto culminante de esta controversia lo constituye la expresión de Lutero: “Escondida esta la iglesia, ocultos los santos” xiii. La iglesia esta allí donde esta la verdad, y no a la inversa. Si la iglesia busca testigos, los hallara en la Escritura, y no más allá de la Escritura como sostienen los tradicionalistas. No será difícil desprender de esto que la iglesia resplandece solo allí donde se abre paso esta verdad de la Escritura pero que hay también tiempos en que xiii Véase pág. 98:11 (WA, XVIII, 652: 23: “abscondita est ecclesia, latent sancti”) esta oculta, y donde su forma visible no es otra cosa que “el cadáver que ha dejado detrás de si a la tendencia” (Hegel).

Después de esta exposición de los aspectos fundamentales, Lutero entra a analizar también los argumentos, uno por uno, tal como se los da a la mano el opúsculo de Erasmo. La base común de la discusión son las citas bíblicas. Pues la Escritura sigue siendo para ambos contrincantes la norma y maestra. En primer lugar se rebaten los argumentos aducidos por Erasmo en pro del libre albedrio (capitulo 8 hasta el final de la primera parte). Luego, Lutero defiende su propia posición (segunda y tercera partes), a lo que se agrega, como parte final de la obra, el cantico de alabanza a la libre gracia de Dios (comp. el bosquejo del propio Lutero, pág. 111:19-22).

Daremos al respecto unas pocas indicaciones a manera de guía. A propósito de la primera parte: para Lutero, la palabra de Dios siempre tiene el doble aspecto de ley y evangelio (pág. 115:26 – 116:6). Con esta formula, el resuelve todos las aparentes contradicciones de Erasmo. La ley lleva al hombre a reconocer cual es en realidad su situación (pág. 132:28; 150:7 y sigs.). Esta es propiamente la tarea de la ley; el evangelio en cambio brinda consuelo y ayuda a quienes han llegado a este reconocimiento (pág. 149:8-13). De ahí resulta el correcto entendimiento de los imperativos bíblicos, del “Deberás” divino (pág. 156:20-25), y un entendimiento enteramente nuevo de la conversión; pero ante todo resulta una clara distinción entre la voluntad de Dios que nos ha sido revelada para que la promulguemos y esta voluntad implica tanto la ley como el evangelio y la voluntad ignota, oculta de Dios que se cumple inexorablemente y que en su inaccesible majestad ha de ser para nosotros objeto de veneración (pág. 150:9 ─ 153:18). Precisamente por el hecho de que la obra de Moisés es parte integrante de la actuación redentora de Dios, por lo cual no debe contarse entre lo relativo al Dios oculto, hallamos en estas paginas también palabras luminosas en cuanto al significado que la ley tiene para la salvación (pág. 156:1 y sigs.). A esto sigue la exegesis de Mateo 23: 27, destacado ejemplo de interpretación bíblica luterana (pág. 157:10 – 160:8).

Aquí se nos conduce de la obra del Dios oculto a la vida del Dios encarnado. Se añade una explicación, con enfoque evangélico, de lo que es la recompensa (pag. 164:1 – 170:20).

En la segunda parte merecen destacarse: 1. Las declaraciones respecto de lo malo y la esencia de Satanás (pág. 193:3 – 199:19). Aquí se hace particularmente evidente la diferencia entre Lutero y Agustín. En contraste con lo que opinaba Agustín, para Lutero lo malo no es una privación de lo bueno, o en términos mas modernos, el principio de la nada, sino una interacción del constante obrar de Dios por una parte, y la inclinación anti divina del hombre o de las fuerzas del mal por la otra. La inmutabilidad de lo malo radica en la ininterrumpida efectividad del poder creador de Dios. 2. Las declaraciones respecto de la coherencia de predestinación y presciencia (pág. 203:1 – 209:1). Lo que Dios quiere, esto lo sabe. De esta conexión del querer y saber en Dios resulta la certeza de fe del hombre.

Fundamental es, además, el pasaje relativo al entendimiento bíblico del concepto “carne” y la inestabilidad de los valores humanos (pág. 233:1 – 249:8). Acto seguido se aporta la prueba de que tampoco el hombre regenerado es libre; y precisamente en esto reside su dicha y su salvación (pág. 264:1 – 265:6).

En la tercera parte se subraya el significado que la “esclavitud” del albedrio tiene para el concepto humano de “justicia”, y se ponen al descubierto los estragos que sufrió la iglesia al irrumpir en ella la doctrina del libre albedrio. Albedrio esclavo significa decisión, albedrio libre significa neutralidad. Se delimita luego el ámbito de esta neutralidad, quiere decir, de las libres posibilidades humanas. Después de una digresión acerca de la teodicea xiv (pág. 317:10 – 320:14) viene el grandioso final (pág. 321) en que Lutero le confiesa a Erasmo que este le había atacado en el punto que Lutero consideraba mucho mas importante que las discusiones sobre “aquellas cuestiones periféricas acerca del papado, del purgatorio, de las indulgencias y otras por ese estilo que son bagatelas mas bien que cuestiones serias, con las cuales hasta el momento casi todos trataron de darme caza, si bien en vano. Tu, solamente tu llegaste a discernir el punto cardinal de todo lo que actualmente esta en controversia, y me echaste la mano a la garganta, por lo que te agradezco desde lo profundo de mi corazón” (pág. 322:1-8).

En los anos en que Lutero compuso este escrito, se hallaba envuelto en una nueva lucha. Ya no era tanto la lucha con la iglesia de la cual el mismo provenía, sino con los espíritus que en los agitados comienzos de la Reforma habían sido sus partidarios, pero que ahora iban por otros caminos en prosecución de metas distintas que el no podía aprobar. Hay cierta innegable afinidad entre estos adversarios de derecha e izquierda con que tuvo que habérselas Lutero, si bien los unos los humanistas retornaron a la iglesia antigua, mientras que los otros los “entusiastas” o “fanáticos” (en alemán Schwärmer) rechazaron a Lutero por considerarlo excesivamente conservador y demasiado poco radical. En efecto, ambos bandos defendían la soberanía del hombre, ambos son abre caminos de aquel espíritu moderno que en cuanto a religiosidad quiere liberarse de la Escritura, y en cuanto a moral quiere liberarse de la justificación por la gracia sola. En la lucha contra este “espíritu”, el Lutero “viejo” permaneció fiel al Lutero “joven”.

En el Arbitrio esclavo, Lutero tuvo la oportunidad de defender su causa desde su mismo centro. Por esto dijo también mas tarde que el Catecismo Mayor y el escrito

De servo arbitrio eran sus mejores aciertos (WA VIII, 99:5 y sigs.), y que todo lo demás no valía la pena de ser conservado para la posteridad. Quiera, pues, el Albedrío esclavo servir también hoy día a que la iglesia evangélica comprenda este dogma por el cual Dios y el hombre vuelven a aparecer en su relación correcta.

xiv Teodicea: nombre propuesto por Leibniz (1710) para designar toda investigación destinada a explicar la existencia del mal y a justificar la bondad de Dios (J. Ferrater Mora: Diccionario de filosofía. Buenos Aires, Sudamericana, 1958).

 

 

Vida y obra de Wesley

 Sermón 44

 

El pecado original

 

Génesis 6.5

Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

1. ¡Qué diferencia tan amplia hay entre este texto y las pinturas bonitas de la naturaleza humana que los humanos han trazado en todas las edades! Los escritos de muchos de en la antigüedad abundan en descripciones alegres de la dignidad del ser humano, al cual algunos pintan como poseedor por naturaleza de toda virtud y felicidad, o al menos como teniéndolas plenamente al alcance de su poder, sin estar sujeto a ningún otro ser; o sea, como autosuficiente, capaz de vivir de su propio haber y un poco inferior a Dios mismo.

2. No solamente los paganos, que eran guiados en sus investigaciones por poco más que la tenue luz de la razón, sino asimismo muchos de aquellos que llevan el nombre de Cristo y a los cuales fueron confiados los oráculos de Dios hablaron tan magníficamente acerca de la naturaleza humana, como si fuera toda inocencia y perfección. Descripciones de esta índole han sido particularmente abundantes en el siglo presente, y quizás en ninguna otra parte del mundo más que en nuestro propio país. Aquí no pocas personas de poderoso entendimiento, así como de amplios conocimientos, han empleado sus máximas capacidades para mostrar lo que designaron como «el lado bello de la naturaleza humana». Y debe reconocerse que si sus descripciones son justas, el humano todavía es un poco menor que los ángeles o, como se puede traducir más literalmente estas palabras, un poco menor que Dios.1

3. ¿Es acaso asombroso que estas opiniones sean con mucha rapidez recibidas por la generalidad de las personas? ¿Porque quién no es persuadido fácilmente a pensar favorablemente de sí mismo? Por consiguiente, los escritores de esta clase son leídos, admirados y aplaudidos casi universalmente. Y son innumerables los conversos que han conseguido, no solamente en el mundo superficialmente alegre, sino también en el instruido. De modo que ahora está muy fuera de moda hablar en sentido contrario, decir cualquier cosa despreciativa acerca de la naturaleza humana, la cual, a pesar de padecer algunas enfermedades, generalmente se admite que es muy inocente, sabia y virtuosa.

4. Pero mientras tanto, ¿qué vamos a hacer con nuestras Biblias? Porque ellas nunca van a estar de acuerdo con esto. Estas opiniones, por más placenteras que sean para la carne y la sangre, son totalmente irreconciliables con las enseñanzas bíblicas. Las Escrituras previenen que por la desobediencia de un hombre todos fueron constituidos pecadores;2 que en Adán todos mueren,3 mueren espiritualmente, habiendo perdido la vida y la imagen de Dios; que Adán, caído y pecador, engendró un hijo a su semejanza;4 ya que no era posible que lo engendrara a ninguna otra semejanza, porque ¿quién puede obtener algo limpio de lo inmundo?5 Que por consiguiente nosotros, así como los otros humanos, estábamos por naturaleza6 muertos en delitos y pecados,7 sin esperanza y sin Dios en el mundo,8 y éramos, por lo tanto, hijos de ira;9 que toda persona puede decir: «En maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre»;10 que no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios,11 de esa gloriosa imagen de Dios a la cual el ser humano fue originalmente creado. Y por tanto, cuando Dios miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, vio que todos se desviaron, a una se han corrompido, no hay ningún justo, no hay ni siquiera uno, ninguno que sinceramente busque a Dios.12 Y esto justamente concuerda con lo declarado por el Espíritu Santo en las palabras citadas anteriormente: «Dios vio», cuando miró hacia abajo desde el cielo, «que la maldad de los hombres era mucha en la tierra», tan grande que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente para el mal.13 Esta es la evaluación de Dios acerca del humano, de la cual tomaré ocasión, primero, para mostrar qué eran los humanos antes del diluvio; segundo, para averiguar si ahora son lo mismo; y, tercero, para agregar algunas inferencias.

I.1. Primero, interpretando las palabras del texto, voy a mostrar cómo eran los seres humanos antes del diluvio. Y podemos confiar plenamente en el informe que aquí se nos da. Porque Dios lo vio, y él no puede ser engañado. El «vio que la maldad de los hombres era mucha». No de este o de aquel individuo; no solamente de unos pocos; no apenas de la mayoría, sino del humano en general, de los seres humanos universalmente. La palabra incluye a toda la raza humana, a todo participante de la naturaleza humana. Y no es fácil para nosotros estimar su número, decir cuántos miles y millones eran. Entonces la tierra preservaba mucho de su belleza primitiva y de su fertilidad original. La faz del mundo no estaba desgarrada y violentada como ahora; primavera y verano iban de la mano. Por lo tanto, es probable que proporcionara sustento para muchos más habitantes que los que ahora es capaz de sustentar. Y estos deben haberse multiplicado enormemente ya que los humanos engendraron hijos e hijas durante un total de seis o siete siglos. Sin embargo, entre todo este número inconcebible de personas, solamente Noé halló gracia ante Dios.14 El solo (quizás incluyendo parte de su familia) fue la excepción de la maldad universal, la cual, por el justo juicio de Dios, trajo la destrucción universal poco tiempo después. Todos los demás fueron participantes de la misma culpa, así como lo fueron del mismo castigo.

2. Dios vio que todo designio de los pensamientos de su corazón: de su alma, del hombre interior, del espíritu que hay en él, el principio de todos sus movimientos internos y externos. El «vio todos los designios». No es posible hallar una palabra con un significado más extenso. Incluye cualquier cosa que sea formada, hecha, fabricada interiormente; todo lo que existe o sucede en el alma: toda inclinación, afecto, pasión, apetito; toda tendencia, designio, pensamiento. Debe, por consiguiente, incluir toda palabra y acción, tal como surge naturalmente de las fuentes, y que es buena o mala conforme a la fuente de la cual variadamente fluye.

3. Ahora bien, Dios vio que todo, su totalidad, era malo, contrario a la rectitud moral; contrario a la naturaleza de Dios, que necesariamente incluye todo bien; contrario a la divina voluntad, norma eterna del bien y del mal; contrario a la imagen pura y santa de Dios, a la cual el humano fue originalmente creado, y en la cual permanecía cuando Dios, examinando las obras de sus manos, vio que todo ello era bueno en gran manera;15 contrario a la justicia, la misericordia y la verdad, y a las relaciones esenciales que cada persona tiene con su Creador y sus congéneres.

4. ¿Pero no había allí algún bien mezclado con el mal? ¿No había allí alguna luz entremezclada con las tinieblas? No, para nada: «Dios vio que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal». Por cierto que no puede negarse que muchos de ellos, quizás todos, tenían buenos impulsos en sus corazones. Porque entonces el espíritu de Dios también contendía con el hombre,16 por si acaso se arrepintiese; especialmente durante esa suspensión por gracia del castigo, los ciento veinte años durante el tiempo que era preparada el arca. Pero todavía en su carne no moraba nada bueno:17 toda su naturaleza era pura maldad. Era plenamente consistente consigo misma, sin mezcla alguna con cualquier naturaleza opuesta.

5. Sin embargo, puede ser todavía asunto a investigar: «¿No había alguna interrupción de este mal? ¿No había intervalos de lucidez, en los cuales se pudiese hallar algo bueno en el corazón humano?» No estamos aquí para considerar lo que la gracia de Dios puede ocasionalmente obrar en el alma. Sin considerar esto, no tenemos razón para creer que hubiese alguna interrupción de ese mal. Porque Dios, quien vio que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal, asimismo vio que siempre era lo mismo, que era de continuo, cada año, cada día, cada hora, cada momento. Nunca se desviaba hacia el bien.

II. Tal es la auténtica evaluación de toda la raza humana, la cual aquel que conoce lo que hay en el humano, y que escudriña la mente y el corazón,18 ha dejado registrada para nuestra instrucción. Así eran todos los seres humanos antes que Dios trajese el diluvio sobre la tierra. En segundo lugar, vamos a averiguar si es que ahora son lo mismo.

1. Y por cierto, las Escrituras no nos dan ninguna razón para pensar de otra manera acerca de ellos. Al contrario, todos los pasajes de las Escrituras antes citados se refieren a aquellos que vivieron antes del diluvio. Fue más de mil años después que Dios declaró, por medio de David, acerca de los humanos: «Todos se desviaron» de la verdad y la santidad; «no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno».19 Y de esto dan testimonio los profetas en sus diversas generaciones. Así lo dijo Isaías con respecto al pueblo peculiar de Dios (y por cierto los paganos se hallaban en una condición nada mejor): «Toda cabeza está enferma y todo corazón doliente. Desde las planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga.»20 La misma evaluación nos es dada por todos los apóstoles, y así también por todo el tenor de los oráculos de Dios. De todos estos aprendemos acerca del humano que, en su estado natural, sin la asistencia de la gracia de Dios, todo designio de los pensamientos del corazón de ellos es todavía malo, solamente malo, y esto continuamente.

2. Y esta descripción del estado presente del humano se confirma por la experiencia diaria. Es verdad que el humano natural no lo discierne. Y esto no es para asombrarse. Mientras quien nació ciego permanece ciego, apenas sabe de su carencia. Mucho menos, si pudiésemos suponer un lugar donde todos nacieran sin vista, sabrían éstos de su necesidad. Del mismo modo, mientras los seres humanos permanecen en su natural ceguera de entendimiento no saben de sus necesidades espirituales, y particularmente de ésta. Pero enseguida que Dios les abre los ojos de su entendimiento, ven el estado en que antes se hallaban, y entonces se convencen profundamente de que todo hombre que vive, especialmente ellos mismos, es por naturaleza completa vanidad;21 esto es, locura e ignorancia, pecado y maldad.

3. Vemos pues, cuando Dios abre nuestros ojos, que antes éramos áteoi én [to] kósmo: «sin Dios», o más bien, «ateos en el mundo».22 Por naturaleza no teníamos conocimiento de Dios, ni trato con él. Es verdad que tan pronto como alcanzamos uso de razón aprendimos las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad,… por medio de las cosas hechas.23 A partir de las cosas que se ven inferimos la existencia de un ser eterno, poderoso, que no se ve. Pero aun así, aunque reconocimos su ser, no teníamos ningún trato con él. Así como sabemos que hay un emperador en China, al cual sin embargo no conocemos, así sabíamos que había un Rey de toda la tierra, pero sin embargo no le conocíamos. Por cierto que no podíamos conocerle mediante ninguna de nuestras facultades. Por ninguna de éstas podíamos alcanzar el conocimiento de Dios. No podíamos percibirlo por nuestro entendimiento natural más de lo que podíamos verle con nuestros ojos. Porque nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quiere revelarlo. Y nadie conoce al Hijo sino el Padre, y aquel a quien el Padre lo revele.24

4. Hemos leído acerca de un antiguo rey que desando conocer cuál era el idioma natural de los seres humanos, para darle cierta salida al asunto hizo el siguiente experimento: dio la orden de que dos niños, tan pronto como nacieran, fuesen conducidos a un lugar preparado para ellos, donde crecieron sin ninguna instrucción y sin oír jamás la voz humana. ¿Y cuál fue el resultado? Pues que cuando finalmente fueron retirados de su confinamiento, no hablaban ningún idioma, y sólo emitían sonidos inarticulados, como los de otros animales. Si dos niños fuesen igualmente educados así, desde el vientre de su madre, sin ser instruidos en religión alguna, hay poco lugar para dudar que (a menos que se interponga la gracia de Dios) el resultado sería exactamente el mismo. No tendrían ninguna religión: sabrían de Dios no más que las bestias del campo, que un pollino de asno montés.25 ¡Tal es la religión natural, apartada de la tradicional, y de las influencias del espíritu de Dios!

5. Y al no tener el conocimiento, tampoco podemos tener el amor a Dios: no podemos amar a quien no conocemos. La mayoría de las personas hablan por cierto de amar a Dios, y quizás se imaginan que lo aman. Tan solo unos pocos reconocerán que no lo aman. Pero el hecho es demasiado evidente como para ser negado. Por naturaleza, ninguna persona ama a Dios, no más que lo que ama a una piedra o a la tierra sobre la cual pisa. Nos deleitamos en aquello que amamos, pero nadie tiene naturalmente deleite alguno en Dios. En nuestro estado natural no podemos concebir cómo alguien podría deleitarse en él. No hallamos ningún placer en él; nos resulta totalmente insípido. ¡Amar a Dios! Está muy por arriba, fuera de nuestro panorama. Naturalmente no podemos alcanzarlo.26

6. No tenemos, por naturaleza, no solamente ningún amor, sino tampoco ningún temor de Dios. Es admitido, por cierto, que la mayoría de las personas tienen una suerte de temor irracional e insensato, correctamente llamado «superstición», aunque los falaces epicúreos le dieron el nombre de «religión». Sin embargo, aun esto no es natural, sino adquirido, mayormente por la conversación o por el ejemplo. Por naturaleza, no hay Dios en ninguno de nuestros pensamientos.27 Lo dejamos que él maneje sus propios asuntos, sentado tranquilamente, como nos lo imaginamos, en el cielo, y que nos deje en la tierra manejar los nuestros. De modo que no tenemos más temor de Dios delante de nuestros ojos28que amor de Dios en nuestros corazones.29

7. De este modo, todos los seres humanos son ateos en el mundo.30 Pero el ateísmo, de por sí, no nos escuda de la idolatría. En su estado natural, toda persona que nace en este mundo es un rancio idólatra. Ciertamente, quizás no lo seamos en el sentido vulgar de la palabra. No adoramos imágenes de fundición o talladas, como los paganos idólatras. No nos inclinamos ante un leño, o ante la obra de nuestras manos. No oramos a los ángeles o a los santos que están en el cielo ni tampoco a los santos que están sobre la tierra. ¿Pero entonces qué? Nosotros hemos puesto nuestros ídolos en nuestro corazón;31 y a ellos nos inclinamos y les adoramos. Nos adoramos a nosotros mismos cuando nos rendimos el mismo honor que es debido solamente a Dios. Por lo tanto, todo orgullo es idolatría; es atribuirnos a nosotros mismos lo que sólo a Dios corresponde. Y aunque el orgullo no fue hecho para el humano, sin embargo ¿dónde está el humano nacido sin él? De esta manera robamos a Dios su derecho inalienable e idolátricamente usurpamos su gloria.

8. Pero el orgullo no es la única clase de idolatría de la cual todos somos culpables por naturaleza. Satanás ha estampado su propia imagen en nuestro corazón también como obstinación. «Yo quiero», dijo antes de ser arrojado del cielo: «Yo me sentaré a los lados del norte.»32 «Haré mi propia voluntad y placer, independientemente de los de mi Creador». Lo mismo dice todo ser humano que nace en este mundo, y ello en mil ocasiones. Y en efecto, así lo admite también, sin sonrojarse por declararlo, sin temor ni vergüenza. Pregúntale a esa persona: «¿Por qué lo hiciste?». Y te contestará: «Porque tuve la intención de hacerlo». ¿Qué es esto sino: «Porque esa fue mi voluntad»? Esto es, en efecto, porque el Diablo y yo estuvimos de acuerdo, porque Satanás y yo gobernamos nuestras acciones conforme al mismo principio. Mientras tanto, la voluntad de Dios no está en sus pensamientos, no es tenida en cuenta ni en lo más mínimo, aunque sea la regla suprema de toda criatura inteligente, ya sea en el cielo o en la tierra, como resultado de la relación esencial e inalterable que todas las criaturas tienen con su Creador.

9. Hasta aquí somos portadores de la imagen del Diablo y caminamos en sus pasos. Pero en el próximo paso dejamos atrás a Satanás, y caemos en una idolatría de la cual él no es culpable: quiero decir el amor al mundo, que es ahora tan natural a toda persona como lo es amar su propia voluntad. ¿Qué nos es más natural que buscar la felicidad en la criatura en lugar del Creador? ¿O que buscar en la obra de sus manos esa satisfacción que puede ser hallada solamente en Dios? ¿Qué es más natural que el deseo de la carne?33 O sea toda clase de placeres de los sentidos. Por cierto que la gente habla magníficamente del desprecio por los bajos placeres, especialmente las personas de mucho estudio y educación. Simulan desaprensión por la gratificación de dichos apetitos en los que se ponen al mismo nivel de las bestias que perecen. Pero es mera simulación; porque todo ser humano tiene conciencia propia de que en este aspecto es por naturaleza una verdadera bestia. Los apetitos sensuales, aun los de más baja categoría, tienen más o menos dominio sobre él. Lo llevan cautivo, lo arrastran de aquí para allá, a pesar de su jactancia. El humano, con toda su buena crianza y otros logros, no tiene preeminencia sobre la cabra. ¡En fin, mucho se puede dudar si no es que la bestia tiene preeminencia sobre él! Por cierto que la tiene, si hemos de prestar atención a uno de los oráculos modernos, que muy decentemente nos dice: Una vez, cada temporada, las bestias gustan del amor: Sólo la bestia racional es su esclava, Y en esa locura se reitera el año entero.34 Una diferencia considerable, por cierto, debe admitirse que hay entre una persona y otra, la cual surge (aparte de la que es obrada por la gracia anticipante) de las diferencias de constitución y de educación. Pero a pesar de esto, ¿quién que no sea extremadamente ignorante de sí mismo puede arrojar primero la piedra contra otro?35 ¿Quién puede soportar el examen del comentario de nuestro bendito Señor al séptimo mandamiento: «Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón»?36 ¡Es así que uno no sabe de qué asombrarse más: de la ignorancia o de la insolencia de aquellas personas que hablan con tanto desdén de quienes son vencidos por deseos que todos han sentido en su propio pecho! Puesto que el deseo de todo placer de los sentidos, inocente o no, es natural en toda criatura humana.

10. Y así es el deseo de los ojos,37 y el deseo de los placeres de la imaginación. Estos surgen de objetos grandes, o hermosos, o poco comunes, si los dos primeros no coinciden con el último; porque quizás pareciera, sobre la base de una investigación diligente, que ni los objetos grandes ni los hermosos complacen mucho después de cuando son nuevos; y que cuando la novedad de ellos ha pasado, la mayor parte del placer que proporcionan se acaba, y que en la misma  proporción que pasan a ser familiares, se vuelven aburridos e insípidos. Pero por más que experimentemos esto a menudo, el mismo deseo habrá de permanecer. La sed incorporada continúa fija en el alma. Cuanto más la gratificamos, más aumenta, y nos incita a proseguir tras otro y aún otro objeto más, aunque dejemos a cada uno con una esperanza abortada y una expectativa engañada. Así es: ¡El venerable tonto, que por muchos días Ha batallado contra una continua tristeza, Renueva su esperanza, y afectuosamente coloca Su apuesta desesperada en el mañana! ¡Mañana viene! ¡Es mediodía! ¡Es la noche! Este día vuela como los anteriores: Pero aún prosigue, buscando el deleite Mañana: ¡hasta que muere esta noche!38

11. Un tercer síntoma de esta enfermedad fatal, el amor al mundo, que está tan profundamente arraigada en nuestra naturaleza, es la vanagloria de la vida,39 el deseo de alabanzas, de la honra que proviene de los hombres.40 Los grandes admiradores de la naturaleza humana admiten que esto es estrictamente natural, tan natural como la vista o el oído, o cualquier otro de los sentidos externos. ¿Y se avergüenzan de ello, aun los letrados, personas de entendimiento refinado y perfeccionado? Tan lejos están de esto que en tal cosa se glorían: ¡se aplauden a sí mismos por causa de su amor al aplauso! Así es: eminentes cristianos, así llamados, no tienen ninguna dificultad en adoptar el dicho de los antiguos y vanos paganos: Animi dissoluti est et nequam negligere quid de se homines sentiant:41 «No considerar lo que los demás piensan de nosotros es señal de una mente maligna y abandonada». De modo que pasar con calma e inconmovible por honra y por deshonra, por fama y por buena fama,42 es para ellos señal de que uno no conviene que viva, ¡fuera de la tierra tal hombre!43 ¿Pero podría uno imaginarse que tales personas hayan oído hablar alguna vez acerca de Jesucristo o de sus apóstoles? ¿O que supiesen quién fue el que dijo: «¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?»44 Pero si esto es realmente así, si es imposible creer, y por consiguiente agradar a Dios, en tanto que recibimos (o buscamos) gloria los unos de los otros, y no buscamos la gloria que viene solamente de Dios, entonces, ¡en qué condición está toda la humanidad! ¡Los cristianos así como los paganos! ¡Ya que todos buscan «honra los unos de los otros»! Dado que es para ellos tan natural hacerlo, siendo ellos mismos los jueces, como lo es ver la luz que llega al ojo o percibir el sonido que entra al oído, consideran como señal de una mente virtuosa buscar la alabanza humana y de una mente depravada contentarse con «la honra que solamente viene de Dios».

III.1. Procedo a sacar algunas inferencias de lo que ha sido dicho. Primeramente, podemos aprender que hay una diferencia imponente y fundamental entre el cristianismo, considerado como un sistema de doctrinas, y el paganismo más refinado. Muchos de los antiguos paganos han descrito ampliamente los vicios de las personas concretas. Mucho han hablado contra su codicia o su crueldad, su lujuria o su prodigalidad. Algunos se han atrevido a decir que «nadie ha nacido sin vicios de una clase o de otra». Aun así, como ninguno de ellos tuvo comprensión de la caída del ser humano, tampoco ninguno de ellos conoció su corrupción total. No sabían que todos los seres humanos están vacíos de todo bien y llenos de toda clase de mal. Eran totalmente ignorantes de la depravación total de toda la naturaleza humana, de toda persona que nace en el mundo, de todas las facultades de su alma, no tanto por causa de esos vicios concretos que reinan en las personas concretas, sino por causa del torrente general de ateísmo e idolatría, de orgullo, contumacia y amor al mundo. Este es, por lo tanto, el primero y enorme punto distintivo entre el paganismo y el cristianismo. El primero reconoce que muchas personas están infectadas por muchos vicios, y aun que han nacido con inclinación hacia ellos, pero suponen, sin embargo, que en algunos la bondad natural equilibra en gran medida al mal. El otro declara que todos los humanos son concebidos en pecado y formados en maldad;45 que por tanto hay en todos una mente carnal que es enemistad contra Dios, que no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.46 y que de tal manera infecta toda su alma que, en su estado natural, no mora en él, en su carne, ninguna cosa buena;47 sino que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era el mal, solamente el mal, y ello continuamente.

2. Entonces podemos, en segundo lugar, aprender que todos los que niegan esto, sea que lo llamen «pecado original» o con cualquier otro nombre, aún no son otra cosa que paganos en el punto fundamental que diferencia al paganismo del cristianismo. Por cierto que pueden admitir que los seres humanos tienen muchos vicios, que algunos nacen con nosotros, y que por consiguiente no nacemos enteramente tan sabios o tan virtuosos como debiéramos ser; habiendo muy pocos que abiertamente afirmarán que nacemos con tanta propensión al bien como al mal, y que todo humano es tan virtuoso y sabio como lo era Adán cuando fue creado. Y aquí está el Shibolet:48 ¿Está el humano por naturaleza lleno de toda clase de mal? ¿Está vacío de todo bien? ¿Está totalmente caído? ¿Está su alma totalmente corrompida? O, para regresar al texto, ¿es todo designio de su corazón continuamente el mal? Admite esto, y hasta aquí eres cristiano. Niégalo, y no eres más que un pagano todavía.

3. De esto podemos aprender, en tercer lugar, cuál es la naturaleza propia de la religión, de la religión de Jesucristo. Ella es terapeía psykés (terapia del alma), el método divino para sanar un alma que está de tal modo enferma. Aquí el gran médico de las almas aplica la medicina para curar esta enfermedad; para restaurar la naturaleza humana, corrompida totalmente en todas sus facultades. Dios sana todo nuestro ateísmo mediante el conocimiento de él mismo y de Jesucristo, a quien ha enviado; dándonos fe, divina evidencia y convicción de Dios y de las cosas de Dios; en particular de esta importante verdad: Cristo me amó, y se dio a sí mismo por mí.49 Mediante el arrepentimiento y la humildad de corazón la enfermedad mortal del orgullo es curada, la enfermedad de la obstinación mediante la resignación, una mansa y agradecida sumisión a la voluntad de Dios. Y para el amor al mundo en todas sus ramas el amor a Dios es el remedio soberano. Ahora bien, esto es la religión correcta: la fe que obra por el amor,50 produciendo una humildad mansa y genuina, la muerte total al mundo, junto con una amante y agradecida aceptación de toda la voluntad y la Palabra de Dios y una conformidad a ellas.

4. Ciertamente, si el hombre no hubiese caído de esta manera no hubiera habido necesidad de todo esto. No habría habido ocasión para esta obra en el corazón, esta renovación en el espíritu de nuestra mente.51 La superfluidad de la piedad sería entonces una expresión más adecuada que la superfluidad de la maldad.52 Porque una religión externa, sin absolutamente ninguna piedad, bastaría para todas las intenciones y propósitos racionales. Habría acuerdo en que es suficiente, según el juicio de quienes niegan esta corrupción de nuestra naturaleza. Valoran un poquito más la religión que lo que el famoso Sr. Hobbes lo hace con la razón. De acuerdo a éste, la razón es sólo «un tren de palabras bien ordenado». De acuerdo a ellos, la religión es sólo un tren de palabras y de acciones muy bien ordenado. Y hablan consistentemente consigo mismos; porque si el interior no está lleno de maldad, si ya está limpio, ¿qué queda sino limpiar lo de fuera del vaso?53 Una reforma externa, si su suposición es justa, es por cierto la única cosa necesaria.

5. Pero vosotros no habéis aprendido así los oráculos de Dios. Sabéis que quien ve lo que hay en el ser humano hace una evaluación muy diferente tanto de la naturaleza como de la gracia, de nuestra caída y de nuestra recuperación. Sabéis que la gran finalidad de la religión es renovar nuestros corazones a la imagen de Dios, reparar aquella pérdida total de la justicia y de la verdadera santidad que padecimos por el pecado de nuestro primer padre. Sabéis que toda religión que no dé respuesta a este fin, toda la que se detiene lejos de esto, de la renovación de nuestra alma a la imagen de Dios, conforme a la semejanza de aquel que la creó, no es otra cosa que pura farsa y una mera burla de Dios, para destrucción de nuestra propia alma. ¡Oh, tened cuidado de todos esos maestros de mentiras que querrían haceros pasar esto por cristianismo! No los toméis en consideración, aunque vengan a vosotros con todo engaño de iniquidad,54 con toda suavidad de lenguaje, toda decencia, y aun con belleza y elegancia en la expresión, con toda profesión de buena voluntad hacia vosotros, y reverencia por las Sagradas Escrituras. Aferraos a la sencilla y antigua fe que ha sido una vez dada a los santos,55 y entregada por el Espíritu de Dios a vuestros corazones. ¡Conoced vuestra enfermedad! ¡Conoced vuestra cura! Fuisteis nacidos en pecado; por tanto, os es necesario nacer de nuevo,56 nacidos de Dios.57 Por naturaleza estáis totalmente corrompidos; por gracia seréis totalmente renovados. En Adán todos mueren, en el segundo Adán, en Cristo, todos serán vivificados.58 A vosotros, que estabais muertos en pecados, os dio vida.59 El ya os ha dado el principio de vida, o sea la fe en aquel que os amó y se dio a sí mismo por vosotros.60. Ahora, id adelante,61 de fe en fe,62 hasta que toda vuestra enfermedad sea sanada, y plenamente haya en vosotros el sentir que hubo también en Cristo Jesús.63

 

 

Videos y presentaciones 

http://www.youtube.com/watch?v=vqHtaE7p8qo&feature=relmfu

Oh mi carro guía | Espiritual Negro,

 

SOLO ENTRA A ESTE  LINK,

 

http://www.clarin.com/shared/v8.1/swf/fullscreen_video.html?archivo=ht tp://videosfla.uigc.net/2008/07/29/rp.flv

A lo mejor no lo sabes pero formas parte del BancoMágico:

bancoMagico

A la mejor no lo has percibido, pero es Dios

Es_Dios

 Cuídate de conocerlo:

JeanMarcel

Quieres ver algo tierno?

buenisimo I

LEANLA TODA ES MUY BUENA Y CIERTA:

Historia de justipreciación y valoración…

Un joven con un récord académico excelente fue a solicitar un puesto directivo en una gran empresa.

Pasó la primera entrevista, el director hace  la última entrevista, y es quien toma la decisión final.

El director descubrió a partir del análisis del Currículo Vitae que los logros académicos del joven fueron excelentes en todo momento, desde la escuela secundaria hasta la investigación de postgrado, nunca había tenido un año en el que no obtuvo excelentes calificaciones.

El director le preguntó: “¿Obtuviste alguna beca en la escuela?” el joven respondió “ninguna”.

El director le preguntó: “¿Fue tu padre quien pagó los honorarios de tu escuela?” El joven respondió: “Mi padre falleció cuando tenía un año de edad, fue mi madre la que pagaba todo”.

El director le preguntó: “¿Dónde trabaja su madre?” El joven respondió: “Mi madre trabajaba lavando y secando ropa. El director pidió al  joven mostrar sus manos. El joven mostró un par de manos lisas y perfectas.

El director le preguntó: “¿Alguna vez ha ayudado a su madre a lavar la ropa antes?” El joven respondió: “No, mi madre siempre quiso que yo estudiara y leyera más libros. Además, mi madre puede lavar la ropa más rápido que yo”.

El director dijo: “Tengo una petición. Al volver hoy, vaya y limpie las manos de su madre, y luego venga a verme mañana por la mañana.

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era muy alta. Cuando regresó, felizmente pidió a su madre permiso para limpiarle las manos. Su madre se sentía extraña, feliz, pero con sentimientos encontrados, y mostró finalmente sus manos a su hijo.

El joven comenzó a limpiar las manos de su madre poco a poco. Sus lágrimas cayeron a medida en que lo hizo. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su madre estaban tan arrugadas, y con tan numerosas callosidades y contusiones. Algunos eran tan dolorosos que su madre se estremeció cuando los limpió con solo agua.

Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de que era este par de manos que lavan la ropa todos los días, los que hacia posible pagar la cuota de la escuela y la universidad. Los moretones en las manos de su madre fueron el precio que pagó por su graduación, por su excelencia académica y su futuro.

Después de terminar la limpieza de las manos de su madre, el joven lavó toda la ropa restante.

Esa noche, madre e hijo hablaron durante un tiempo muy largo.

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.

El Director, notado las lágrimas en los ojos del joven, le preguntó: “¿Puede usted decirme qué ha hecho y que aprendió ayer en su casa”

El joven respondió: “Yo limpié las manos de mi madre, y también terminé de lavar toda la ropa que aun quedaba. ‘

El Director le preguntó: “por favor, dígame que siente.”

El joven dijo, 

Número 1, Ahora sé lo que es la apreciación. Sin la abnegación de mi madre, no habría tenido hoy éxito.

Número 2, Al trabajar juntos y ayudar a mi madre, sólo ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir que se haga algo.

Número 3, He llegado a apreciar la importancia y el valor de la relación familiar.

El Director dijo: “Esto es lo que estoy buscando en mis gerentes.

Quiero contratar a una persona que aprecia la ayuda de los demás, una persona que conoce el sufrimiento de los demás para hacer las cosas, y una persona que no pondría el dinero como su única meta en la vida. Usted está contratado.

Con el paso del tiempo,  este joven trabajó muy duro, y recibió el respeto de sus subordinados. Cada empleado trabajó con diligencia y en equipo. El desempeño de la empresa  mejoró enormemente.

Comentario   

 Un niño, que ha sido protegido y se le ha dado todo lo que quería, desarrollará una “mentalidad de derecho” y siempre se pondrá en primer lugar. Será ignorante de los esfuerzos de sus padres. Cuando comienza a hablar, se supone que cada persona tiene que escucharlo a él, y cuando se convierte en un gerente, nunca sabe de los sufrimientos de sus empleados y siempre culpa a los demás. Para este tipo de personas, que pueden ser buenos académicamente, pueden tener éxito por un tiempo, pero finalmente no tendrán sentido de logro. Se quejan y se llenan de odio y luchar por más.

Si queremos este tipo de protección de los padres, ¿estamos realmente mostrando amor o en su lugar estamos destruyendo al niño? *  Usted puede dejar que su hijo viva en una casa grande, comer una buena comida, aprender piano, ver una gran pantalla de televisión. Pero cuando usted está cortando el césped, por favor, deje que lo experimente.

Después de una comida, que laven los platos y vasos junto con sus hermanos y hermanas. No es porque usted no tiene dinero para contratar a una sirvienta, pero es porque quiere enseñarle de una forma correcta. Usted quiere que entiendan, no importa lo rico que sean sus padres, que un día su pelo crecerá gris, al igual que la madre de ese joven. Lo más importante es que su hijo aprenda a apreciar el esfuerzo, que experimente la dificultad y conozca la capacidad de trabajar con otros para hacer las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s