Autor: Hugo Almanza

Actas del Siglo XIX

conferencia_xix

Las siguientes estadísticas, nombramientos y actas de la Conferencia Fronteriza Mexicana, bajo la administración de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur de los EUA, fueron hallados por nuestro buen amigo el Rev. John Feagins, Pastor de la Iglesia Metodista Unida La Trinidad, en San Antonio, Texas. Son documentos redactados entre 1885 y 1899.

Su lectura nos ilumina con datos por demás interesantes acerca de la marcha de la obra en aquellos primeros años de la misión metodista en México. En un acta de 1885 aparece una mención de nuestro periódico con el nombre corto de El Evangelista, mientras que en otra del año 1887 podemos hallar una mención más con el nombre ya completo de El Evangelista Mexicano.

Las palabras de John al compartirnos estos documentos de un valor inigualable son las siguientes:

Estimado Hermano Bernabé,

Tuve la oportunidad de visitar los archivos de la Conferencia Rio Grande en la biblioteca de Perkins/SMU en Dallas. Tienen copias de las primeras Actas de la Conferencia Fronteriza Mexicana.  Están en condición delicada y me permitieron tomar fotos con el iPhone (sin flash).

Te mando los resultados – y me disculpo por la calidad, pero son relevantes.  En algunos se menciona El Evangelista Mexicano. Creo que con más tiempo y cuidado, se pueden hacer copias de mejor calidad.  

John Feagins

IMM dedica edificio

imm

Compartimos con usted este texto, como parte de la Inauguración del nuevo edificio del Instituto Mexicano Madero.

UMAD se prepara para transición a ISO 9001:2015

umad_iso

7 de enero de 2016

La Calidad es uno de los elementos fundamentales de la Filosofía Institucional de la Universidad Madero.

San Andrés Cholula, Puebla.- El comité de calidad y el equipo de auditores internos de la Universidad Madero recibió una primera capacitación como parte del plan de acción de la transición de la Norma ISO 9001:2008  a la ISO 9001:2015.

El entrenamiento tuvo lugar en las instalaciones de la UMAD el pasado mes de diciembre, donde este grupo de colaboradores recibió una actualización de la Norma en busca de contribuir de manera constante a la mejora de la Institución.

Esta primera etapa del plan de transición continua inició con la elaboración de un diagnóstico y el seguimiento de los siguientes pasos:

  • Analizar el contexto externo e interno de la organización.
  • Determinar las partes interesadas aplicables al producto o servicio de la organización.
  • Revisar el alcance del sistema, para que sea adecuado al contexto y las partes interesadas.
  • Revisar la política de la calidad.
  • Revisar los objetivos de la calidad.
  • Revisar el mapa de procesos.
  • Re-analizar los procesos.
  • Desarrollar una metodología para analizar riesgos al Sistema de Calidad.
  • Actualizar los documentos del sistema.
  • Entrenar al personal en los nuevos cambios del sistema.
  • Correr una auditoría interna.
  • Generar acciones correctivas para el cierre de hallazgos.
  • Realizar revisión por la dirección.

La mejora continua es un esfuerzo permanente que brinda resultados que trascienden, y el compromiso de la UMAD es mantener la calidad en cada uno de sus procesos y servicios.

Aviso de privacidad: http://www.umad.edu.mx/avisodeprivacidad/

Renovando El Pacto

pacto

María Teresa Martínez

El inicio de año en el Templo Getsemaní, que dirige el presbítero Moisés Morales Granados y se localiza en la Colonia Anáhuac, nos lleva a una sentida reflexión: Renovar nuestro pacto con Dios. El rey de reyes se goza de encontrar nuestros corazones abiertos, y en la precisión de reconocer afectamos nuestro pacto con él en ciertas circunstancias.

Reconocer el hecho nos enriquece, siempre y cuando, humildes, le supliquemos escuche nuestra sincera decisión de renovación; el siempre emotivo mensaje de nuestro pastor Morales recurría a ejemplos múltiples de los desgastes de la relación con nuestro prójimo, así como de la sanidad de replantear para fortalecimiento de lazos fluidos y afectivos.

Nuestro pacto más importante hoy y siempre es con el Señor, y el inicio de año nos regala la coyuntura idónea para renovarlo; representa sin lugar a duda nuestro punto de partida para cualquier tarea y nuestros muchos sueños. Este culto del pacto llega a nosotros a través de Juan Wesley, fundador del Metodismo en el siglo XVIII.

Afirma: “El servicio a Dios, debe ser con todas nuestras fuerzas, con todo el corazón, con toda nuestra mente y con toda nuestra alma”, y nuestro pastor enfatiza: Es importante rendirse a Dios y en espíritu de obediencia, restaurar lo que así lo requiera, para rendirnos totalmente a su voluntad, sin reservas y orando con la oración que el pastor Wesley nos comparte:

“A partir de este momento no me pertenezco a mí, sino a ti, Señor, vincúlame en lo que tú quieras y con quien tú quieras; déjame ser usado para tu obra, déjame estar satisfecho o padecer necesidad; libremente y de todo corazón, me rindo a tu voluntad y disposición. Glorioso y bendito Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, tú eres mío y yo soy tuyo, y el pacto que he hecho en la tierra, sea ratificado en el cielo, Así sea. Amén.”

Continuó el presbítero Morales: Hagamos ofrenda de nosotros mismos y renovemos nuestro servicio a Dios, para ser fieles, todos los días del año que comienza y todos los días de nuestra hermosa vida.

El cierre del mensaje, nos expresa: “Aleja de mí la autosuficiencia, tú eres el único rey. Apaga de mi vida la mentira, tú eres la verdad. Desvía de mi camino la pereza, tú necesitas mis manos. Aparta de mi corazón el odio, tú eres amor. Retira de mi pensamiento el rencor, tú eres el perdón. Amén.”

Templo Getsemaní, Colegio Salesiano No. 20, Colonia Anáhuac, Delegación Miguel Hidalgo, México, D. F.

Conferencia Anual de México. Ciudad de México, enero 10, 2016.

Editorial

agradable

Un sábado Jesús fue, tal cual era su costumbre semanal, a la sinagoga de Nazaret. Cuando se le dio el rollo para que hiciese la lectura correspondiente a la liturgia de ese día, tocó en la profecía de Isaías que incluía la primer parte del capítulo 61. Allí estaban estas palabras: “Me ha enviado… a predicar el año agradable del Señor” (Lc. 4:18,19). Cuando Jesús anunció que en él se cumplían aquellas palabras, no quiso decir que su ministerio duraría un año, aun cuando el pasaje de Isaías hacía referencia al año del jubileo, sino que se presentaba como el cumplimiento pleno de esa profecía, quería decir que había llegado el tiempo mesiánico (mucho más que un año) en el cual Dios mostraría su bondad. Ese es el tiempo en el cual ahora vivimos, toda esta era es el año agradable, tiempo de refrigerio (Hch. 3:19), tiempo aceptable de salvación (2ª Co. 6:2), esta es la edad de la gracia de Dios (Jn. 1:17).

Cuando hablamos de este tiempo agradable no nos perdemos en la innecesaria distinción que algunos autores protestantes han estado haciendo recientemente entre los términos griegos kairós y crónos, ambos traducidos como “tiempo”. La diferencia es sólo lingüística, refiriéndose el primero a un momento en el tiempo, y el segundo al devenir constante del tiempo. Según ese supuesto, la palabra kairós es aplicable al tiempo de Dios, mientras que crónos tiene que ver con el sentido humano del tiempo, pero la verdad es que la Biblia no hace esa diferencia, y se trata únicamente de una antigua discusión filosófica griega. La palabra kairós no está revestida por el Nuevo Testamento de sentido teológico, es diferente de crónos sólo por razones de lenguaje. Es cierto que kairós es la palabra más usada en el Nuevo Testamento, siguiéndole crónos en número de frecuencias, pero las Escrituras usan todavía varios otros términos griegos para designar la idea del tiempo. Frecuentemente la Biblia emplea kairós para designar el sentido común y corriente de “tiempo”, relacionado con asuntos meramente terrenos y humanos; como también recurre a crónos para designar a veces los tiempos de Dios. Por ejemplo: “Mi tiempo (kairós) aún no ha llegado, mas vuestro tiempo (kairós) siempre está presto” (Jn 7:6). “En los postreros días vendrán tiempos (kairoí) peligrosos (no de Dios)…” (2ª Tm. 3:1). “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo (crónos), Dios envió a su Hijo…” (Ga. 4:4). En fin, no ahondemos más en esto.

Habíamos dicho que el cumplimiento de la profecía de Isaías tenía una aplicación inmediata al año del jubileo, pero también una aplicación mediata y más completa al tiempo del ministerio del Mesías que trasciende a nuestros años. El año agradable del Señor no es un año de los nuestros, no es el 2016. Pero a la vez es verdad que nuestro año nuevo está dentro de la economía divina de este prolongado año agradable del Señor. El 2016 tiene su valor en que es parte del tiempo de la gracia de Dios.

Estamos un tanto acostumbrados a esperar que los años sean buenos si nos traen algo de prosperidad, salud, satisfacción, realizaciones, relaciones estables y cosas así. Por supuesto que son cosas deseables, y es reconfortante advertir que son bienes previstos por Dios para asistirnos diariamente por causa de su misericordia hacia nosotros. Pero también necesitamos considerar que a muchos cristianos, santos y fieles al Señor, se les negaron, viviendo perseguidos, hambrientos, vituperados y martirizados. A otros, aun siendo verdaderos ejemplos de fe y oración, se les negó la salud y han sufrido el desprecio y la injusticia. Dios está en su derecho a decidir sabiamente el darnos o negarnos estas cosas durante el año nuevo.

El año 2016 tiene valor únicamente porque es un tramo del “año agradable del Señor”, porque vivimos en la época del banquete de la salvación, de la fiesta del perdón, de la gracia inmerecida que nos ha dejado sin culpa ante Dios, del día del fin de la guerra con él, haciéndose la paz mediante el crucificado Jesucristo en quien se nos ofrece la reconciliación; este es el tiempo de la adopción como hijos del Altísimo, de la vibrante vida del Resucitado que el Espíritu nos transfunde. Por eso es el año agradable, lo que Dios quiera sumar a esto, y claro que lo hará, es añadidura.

bernabe_rendon

Cursos de Maestría y Actualización del SMJW

El Seminario Metodista Juan Wesley extiende la invitación a sus cursos de Maestría y Actualización a realizarse en la primer semana de Enero de 2015. Presentamos la información a continuación.

barra

Curso de Actualización SMJW Curso de Maestría SMJW

Clínica El Buen Samaritano

samar

Clínica de Asistencia Médica Tatoxcac, A.C. “El Buen Samaritano” CASE.

¿Por qué y cómo inició éste proyecto? Reseña histórica de la fundación de la clínica (De acuerdo a la crónica de nuestro hermano José Abas Sosa)

Misión: Proporcionar servicios de salud con Calidad y Calidez en atención Médica a la Sociedad en general, pero sobre todo a los grupos más vulnerables de la Región, expresando el amor y extendiendo el reino de Dios en la comunidad.

Visión: Ser una institución que implemente el servicio de especialidades médicas, para así lograr el bienestar físico, emocional y espiritual de la sociedad.

La obra da inicio muchos años atrás con hermanos que tuvieron la visión para activar la labor social en la Iglesia a tal cual la tuvo el pionero Metodista el Rvdo Juan Wesley. El Presbítero Raúl Ruiz Ávila, superintendente del Distrito Puebla-Oaxaca de la Iglesia Metodista de México, recibió la encomienda de parte del Obispo del Área Episcopal del centro, el presbítero Ulises Hernández Bautista, para formar un patronato que diera vida al trabajo Medico y Evangelístico de la Fraternidad de Varones de la Iglesia Metodista “Emmanuel”.

Fue entonces que el Pastor Raúl Ruiz invito a algunas parejas de la iglesia a formar parte del patronato, quedando integrado por: Carlos Y Betty Romero; José y Priscila Vergara, José y Jocabed Abad, poco después se integró la Enfermera Emma Leal Zarate.

La primera caravana médica se realizó en Huitzilan de Serdán Puebla, donde fungía como medico el Dr. Juan José Bautista, atendiendo el consultorio rural, en esta caravana vinieron tres misioneros norteamericanos: El obispo del este de Kansas Ben Oliphen y los laicos Dale Foshi y Wesley Wolfwold, quienes llegaron a Zacapoaxtla y continuaron hasta el lugar denominado Pahuata en sus respectivos vehículos, los cuales se tenían que dejar en ese lugar ya que el acceso de terracería no permitía a un vehículo convencional transitar esas rodadas ya que solo se lograba con vehículos de doble tracción, así que se pusieron impermeables y continuaron su camino a pie por tres horas hasta llegar a su destino, donde los esperaba el Dr. Juan José Bautista, quien tuvo que atender a los misioneros por las llagas causadas por la caminata. Al día siguiente los misioneros regresaron a Zacapoaxtla en una camioneta de doble tracción y de ahí a su país natal.

Esta visita de los tres misioneros trajo gran bendición ya que de manera inmediata enviaron el recurso del 75% del costo de una camioneta Wagonner de doble tracción, y el 25% se obtuvo por medio del patronato a través de bazares en diferentes iglesias. Además se obtuvo de parte de los misioneros un apoyo económico y profesional para solventar gastos y realizar caravanas médicas.

Para la segunda caravana se presentaron problemas políticos en Huitzilan por lo que fue necesario trasladar el consultorio médico a la localidad de Tatoxcac, donde se facilitó la casa pastoral donde se acondicionó el consultorio y así inicio la actividad medica en este lugar con el Medico Eliseo Cruz.

Los misioneros siguieron apoyando en gran manera de tal forma que se pensó en la creación de una clínica que permitiera recibir caravanas mayores y así poder atender las necesidades médicas en un lugar apropiado. Por esta razón se inicia la construcción de la clínica que fue inaugurada en el año de 1985 para honra y gloria de nuestro Señor Jesucristo.

En esta inauguración estuvieron grandes pioneros de la labor Social en nuestra Conferencia José y Jocabed Abad, Carlos y Betty Romero, José y Priscila Vergara, Oscar y Nohemi del Barrio, Pastor Teodoro Sánchez, autoridades eclesiásticas, hermanos de la iglesia local y misioneros norteamericanos.

C. Antonio Zeno Tamaños

Patronato de la Clínica El Buen Samaritano

UMAD publica libro para mejorar transmisión del conocimiento

 

umad_libro

Es el primer texto editado en conjunto por el Instituto para el Enriquecimiento Cognitivo y Difusión Cultural y Fomento Editorial de la UMAD.

17 de diciembre de 2015: San Andrés Cholula, Puebla.- El Instituto para el Enriquecimiento Cognitivo (IECOGNI) de la UMAD cerró con broche de oro el año 2015, al publicar su primer libro intitulado “Las 10 Habilidades del Instructor”, bajo la autoría del Dr. Marcos Palafox Montiel y la Mtra. María Eugenia Blanca Toxqui.

La presentación de dicha obra se llevó a cabo ante docentes internos y externos, así como el Mtro. Job César Romero Reyes, rector de la Universidad Madero, quien reconoció el trabajo y empeño de los coautores, destacando que con constancia y dedicación se pueden lograr cosas muy importantes.

El Dr. Marcos Palafox Montiel señaló que el propósito del libro es brindar estrategias a los docentes para que éstos puedan seguir cosechando triunfos, victorias y satisfacciones en el ejercicio de su labor. También comentó que el ser docente produce una experiencia personal y profesional que se va enriqueciendo a lo largo del tiempo.

Del mismo modo, la Mtra. María Eugenia Blanca Toxqui aseveró que “Las 10 Habilidades del Instructor” es una herramienta muy valiosa para toda persona que esté interesada en mejorar la forma de transmitir conocimiento.

“Un pensamiento enriquecido con activadores cognitivos hace la diferencia entre pensar ordinariamente y pensar extraordinariamente”, dijo al citar un fragmento del libro.

En el evento se contó con la participación del Mtro. Miguel Rivera Lona y el Mtro. Israel Chising González, quienes fungieron como relatores.

En su intervención, el Mtro. Rivera Lona dio una interesante reseña sobre la obra, haciendo énfasis en el buen estilo de redacción, la estructura metodológica y el espíritu meta-cognoscitivo que se le va impregnando al lector en el desarrollo de la aplicación de las actividades de aprendizaje; entre otros elementos.

Además mencionó que “Las 10 Habilidades del Instructor” presenta una eficacia didáctica para transmitir los conocimientos que los autores describen en el libro. Comentó que en cada una de las partes que componen el texto no solamente se describe y se explica el qué, sino que se ofrecen los estímulos necesarios para responder a la manera en que se propone desarrollar la habilidad.

Por su parte, el rector de la Universidad Madero explicó que la creación del Instituto para el Enriquecimiento Cognitivo y en particular la publicación de este libro, son producto de un trabajo de más de 20 años en el que un grupo de docentes reconoció la importancia de hacer las cosas diferentes en la educación, y encontrar soluciones para que el proceso de enseñanza-aprendizaje fuera efectivo.

“Con satisfacción puedo decir que a la fecha un total de 3 mil 875 maestros tanto internos como externos han sido capacitados con la metodología que se plantea en este libro; por lo que uno de los programas que nos hace fuerte como institución es justamente el programa cognitivo de la Universidad Madero”.

umad_libros_foto

Las costumbres y el examen

costumbres

“Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos” (Proverbios 4:26)

Muchas personas en estas fechas, al final del año, según la tradición, comen uvas mientras escuchan las campanadas del término del año. Esta tradición comenzó a principios del siglo XX. Al parecer fue promovida por los comerciantes en un año con una cosecha muy abundante de uvas. Desde entonces, a esta costumbre se le llama “tomar las uvas de la suerte”.

Asimismo, en otros lugares del mundo es costumbre tomar en nochevieja un plato de lentejas. En otros sitios se agrega la tradición de tirar los trastos viejos a la calle, lo que también traería suerte. Y en otros lugares llenan una maleta de ropa para viajar y dormir la noche vieja con ropa interior color rojo para amanecer con otra color amarillo, para tener muchos viajes durante el año y suerte en el amor y en el dinero.

Los cristianos no creemos en la suerte, sino en el Señor, y como tales, nuestra prioridad en este año ha sido el Señor, porque él ha dirigido nuestras vidas, él ha dirigido nuestras decisiones y situaciones; él se ha hecho cargo de nuestros problemas, angustias y enfermedades. Por lo tanto, la evaluación de esta noche para iniciar el año 2015 debería ser en cuanto a esa relación que tenemos con el Señor, y basarnos en las siguientes preguntas:

  • ¿Hubo falla en alguna área de tu vida que te afectó espiritualmente? ¿Qué hiciste para superarla?
  • ¿Tomaste en cuenta a Dios en tus decisiones durante este año?
  • ¿Crees que agradaste a Dios con tu forma de vivir durante este año?
  • ¿Leíste algún libro completo de la Biblia y te edificaste durante este año?
  • ¿Le hablaste a alguien de Cristo durante este año?
  • ¿Serviste a Dios y a tu prójimo como este lo merecía?
  • ¿Oraste y luchaste por la justicia y la verdad en este año?

Si no lo hiciste, que esas sean tus metas durante el 2016; y si lo hiciste, procura superarlas y centrarlas en el Señor. Si buscas amor, dinero o viajes, él te bendecirá; no busques en fetiches o en ideas raras, busca al Señor y él te concederá las peticiones de tu corazón.

CONTEXTO DEL TEXTO

David le enseñó a Salomón cuando era niño que buscar la sabiduría de Dios era lo más importante que podía hacer. Salomón aprendió bien la lección. Cuando Dios apareció ante el nuevo rey para concederle cualquier petición, Salomón eligió la sabiduría por encima de cualquier otra cosa. Nosotros también debemos hacer que Dios y su sabiduría sean nuestra primera opción. No tenemos que esperar a que El aparezca ante nosotros. Con valor podemos pedirle sabiduría hoy mediante la oración.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

  1. Realizar un examen de mi vida es necesario hoy, pero no sólo hoy, sino cada día.
  2. Al analizarme, veo que Dios ha sido el protagonista de mi historia, su amor me ha sostenido porque yo no he sido capaz de amar, perdonar, ni ser justo como él lo espera.
  3. Que al analizar mi actuar cotidiano, veo que lo que no hice lo haré en su nombre, y veré no sólo una vida nueva en mí, o un año nuevo en mí, sino una sociedad nueva.

ORACIÓN

Señor, gracias porque tú has sido el Hashtag de este año 2015, si no fuera por ti, yo hubiera caído, o hubiera sido destruido o muerto. Gracias por tu grande amor hacia mí, gracias porque a pesar de los problemas y conflictos, los tomaste y los transformaste para ser superados; gracias por mi familia y por los que me aman y también por los que no. Señor, a la vez confieso que no he hecho mucho por mis hermanos que sufren, los que han perdido a sus hijos desaparecidos, los que necesitan de ti. Señor, ven e inunda a este país de tu amor y de tu justicia en este 2016, para que vivamos en paz y en amor, en el nombre de tu Hijo, amén.

juan_pluma

Noticias del Instituto Laurens AC

laurens

Monterrey, N. L.

Activando corazones para dar y compartir.

Los alumnos del Instituto Laurens, Campus Insurgentes, como parte de su formación integral y viendo por los más necesitados realizaron diferentes campañas para ver por los menos favorecidos. Esta actividad fue de enorme bendición y quien más recibimos fuimos nosotros, con los rostros de satisfacción y gozo de nuestros alumnos; al ver recompensado sus esfuerzos con un “gracias” acompañado de una enorme sonrisa o con un abrazo sincero de parte de todos y cada uno de los que recibieron una atención de parte de nuestros alumnos.

Se realizaron campañas de colecta de juguetes para dos escuelas con gran necesidad en la localidad. Los alumnos recaudado fondos para cumplir un sueño de un joven con cáncer, quien les compartió su testimonio y su historia de vida, invitándolos a cuidar y valorar lo más importante que es la salud. A su vez realizaron colecta de bufandas, guantes, gorros, calcetones y juguetes, para armar regalos personalizados para los niños que viven en la Comunidad Alianza Real. Se visitó UNNICAN (Unidos por un niño sin cáncer) en donde se entregaron donativos en especie. Las alumnas de Licenciatura en Educación Bilingüe realizaron una vista de alegría, color, sorpresas y enseñanzas a los niños de oncología de ISSSTE.

Trabajo en equipo, pero principalmente de corazón por parte de los alumnos y equipo docente del Instituto Laurens, Campus Insurgentes.

laurens1

Formado Emprendedores Educativos en el Instituto Laurens

Basados en el compromiso que tenemos como Institución Educativa, se llevó a cabo el Simposio de “Gestión Empresarial en la Educación” para los alumnos de la Licenciatura en Educación Bilingüe, siendo el principal objetivo que los futuros líderes educativos adquieran el espíritu emprendedor y por ende transformen su entorno mediante soluciones innovadoras y auténticas; partiendo de la esencia del mismo alumno, brindando calidad y calidez educativa.

El Simposio se basó en los siguientes temas: “Procesos para iniciar mi propio CENDI”, “Haz lo que te apasiona, construye valor y vuélvete rico” y “Ocho claves para emprender un negocio exitoso”. Temas que permitieron a nuestros alumnos ampliar su visión educativa empresarial.

¿Y tú estás listo para desarrollar tu espíritu emprendedor?… si es así, la Licenciatura en Educación Bilingüe, del Instituto Laurens, A.C. es para ti.

LIC. ELIZABETH GARCÍA ZAPATA
DIRECCIÓN GENERAL / UNIDAD INSURGENTES

Venid Pastorcillos

venid

Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lucas 2:16)           

Se atribuye la autoría del himno con este título a Francisco Martínez de la Rosa. Político y escritor español (Granada, 1787 – Madrid, 1862). Este catedrático de Filosofía Moral de la Universidad de Granada (1808) se sumó a las filas de los revolucionarios liberales durante la Guerra de la Independencia (1808-14) y fue diputado en las Cortes de Cádiz que aprobaron la Constitución de 1812. Por ello, fue encarcelado tras el regreso de Fernando VII y el restablecimiento del absolutismo.

En lo que respecta a su trabajo de escritor, cabe mencionar que colaboró con importantes periódicos de la época, como lo eran “El Español” y “El Diario de Granada”. Además, escribió obras de teatro y poesía. Algunos títulos de su autoría son “Aben Humeya o la rebelión de los moriscos“, “La boda y el duelo” y “La viuda de Padilla“.

Además, fue creador de dos novelas históricas que se intitulan “Isabel de Solís” y “Hernán Pérez del Pulgar, el de las hazañas” y de numerosas poesías, algunas de las cuales aparecen en una antología llamada “Poesías“. En esta web podrás encontrar tres de ellas: “La niña descolorida”, “La tormenta” y “Reloj de arena“. “Historia de Himnos Cristianos”.

HIMNO

Venid, pastorcillos, venid a adorar,
Al Rey de los cielos que nace en Judá.
Sin ricas ofrendas podemos llegar,

Que el niño prefiere la fe y la bondad.


 Un rústico techo abrigo le da;

Por cuna un pesebre, por templo un portal;

En lecho de pajas incógnito está,

Quien quiso a los astros su gloria prestar.


 Hermoso lucero le vino a anunciar,

Y magos de Oriente buscándole van;

Delante se postran del Rey de Judá,

De incienso, oro y mirra tributo le dan.


 

Con fe y con gozo vayamos a él,

Que el Niño es humilde y nos ama muy fiel.

Los brazos nos tiende con grato ademán:

“Venid”, nos repite su voz celestial.

CONTEXTO DEL TEXTO

Dios continúa revelando a su Hijo, pero no a los que esperaríamos. Lucas narra que el nacimiento de Jesús se les anunció a los pastores de la región. Estos quizás eran los abastecedores de ovejas para los sacrificios en el templo, ofrecidos para el perdón de los pecados. Los ángeles invitaron a estos pastores a recibir al Cordero de Dios (Juan 1:36) que quitaría los pecados de todo el mundo para siempre.

ENSEÑANZA

  1. El nacimiento de Jesús, de acuerdo a la Biblia, causó muchas sorpresas entre los pastores, entre los magos, incluso en Herodes; desde su nacimiento fue extraordinario.
  2. Dios mostró a los más sencillos su plan y les reveló su esplendor.
  3. Los pastores, al ver el nacimiento de Jesús, fueron y lo publicaron. No sabemos si les creyeron, pero cumplieron su misión.

ORACIÓN

Señor Jesús, gracias porque no te quedaste aferrado a tu trono, a tu silla de poder y esplendor, sino que te despojaste de él y viniste a esta tierra para hacerte hombre, y además humilde y extraordinariamente, y diste tu vida por amor para conquistar a la humanidad, no por violencia, sino por amor. Gracias porque nos has conquistado, sigue, Señor, conquistando a este mundo, a esta sociedad, y danos el gozo y la alegría de seguir colaborando en la extensión de tu Reino. Perdona porque no lo hemos hecho como debiéramos. Sigue inspirándonos y exigiéndonos para hacerlo. En el nombre de tu Hijo, Amén.

juan_pluma

Homologación Metodismo Antiguo y Moderno

homologacion_head

Esta es una idea original y espontánea lograda en una sesión de trabajo del Obispo Fernando Fuentes Amador y colaboradores. Fue compartida aún sin afinar detalladamente a los pastores y discípulos de la Conferencia Anual Oriental (CAO). Al encontrarla, nos pareció una buena propuesta para contextualizar la organización metodista original con la organización local de la IMMAR, y por eso la publicamos aquí.

homologacion

Dos pequeñas observaciones nos atrevemos a hacer: Primero, examinar la conveniencia del uso del sustantivo “solitud”, que es anticuado y ya inusual, para actualizarlo con la frase “Solitarios con Dios”, “En soledad con Dios” o “A solas con Dios”, o de alguna otra forma. Y segundo, reconsiderar si la palabra “superficial” describe con justicia los niveles de relación vertical y horizontal que ofrece una reunión de celebración o culto congregacional, para recurrir probablemente a un término con una connotación menos severa.

Por lo demás, como ya dijimos, es una ingeniosa adaptación de lo histórico con el presente que podría servirnos como referencia para un programa de Desarrollo Cristiano.

Pronunciamiento y Actas de ALAIME

alaime

Reunidos en la ciudad de Puebla, México, entre los días 8 y 10 de octubre de 2015, en las Jornadas Pedagógicas 2015, los representantes de las instituciones educativas afiliadas a la Asociación Latinoamericana de Instituciones Metodistas de Educación (ALAIME) reflexionamos acerca del tema “Educación metodista: formación ciudadana global y dignidad de vida”. Asimismo, los delegados representantes de los países asistentes se reunieron en la VII Asamblea General de ALAIME para considerar la marcha de la asociación y renovar los miembros de su Consejo Directivo.

Las Jornadas Pedagógicas contaron con la participación de educadoras y educadores provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Honduras, México, Panamá, Perú y Uruguay, e invitados fraternales de Estados Unidos, en representación del General Board of Higher Education and Ministries (GBHEM) y del General Board of Global Ministries (GBGM), ambos de la United Methodist Church.

En forma simultánea se desarrolló también el III Encuentro latinoamericano de estudiantes secundarios de ALAIME, con representantes de las instituciones educativas metodistas de Argentina, Brasil, México, Panamá y Uruguay. Ellos compartieron un temario propio y otras actividades integradas a las Jornadas. Transcribimos un párrafo de la reflexión final de este encuentro:

“Los estudiantes secundarios reunidos en su III Encuentro, tomaron conciencia del reto que representa aceptar la búsqueda de la igualdad, priorizar la neutralidad climática en las escuelas y usar productos locales. Sin embargo, se comprometieron a esa responsabilidad, con disposición y anhelo de bienestar entre los jóvenes, buscando siempre el progreso como fin y cooperación.”

Todos los comprometidos en estas jornadas, asamblea y encuentro continuamos con la larga tradición de compromiso con la vida de nuestros pueblos en todos sus aspectos, que se expresa en el accionar y en la reflexión de nuestras instituciones educativas.

Manifestamos nuestra preocupación por los fenómenos sociales y, entre ellos, por el más desgarrador de esta época: las olas migratorias, empujadas por las guerras, por la discriminación y el hambre, que hacen que las familias se lancen al mar a riesgo de sus vidas para intentar un destino mejor en tierras más prósperas y tranquilas. Es evidente que no estamos preparados para recibir a tantos hermanos en desgracia, no tanto por carecer de los medios materiales para esta empresa, sino por la dificultad de que ellos encuentren cabida en nuestros corazones y en medio de nuestras sociedades. Ante esta tragedia, que produce tanta exclusión y muerte, la reflexión bíblica teológica que compartimos nos recuerda que el fundador del metodismo, John Wesley, decía que no le temía a los tiempos difíciles, que debíamos ser amigos de todos y enemigos de nadie, con mentes, corazones y brazos abiertos, inspirados en la ética del amor y de la hospitalidad para el extranjero o el extraño. Si la amistad es la forma de relacionarse con el otro hoy, podríamos proponer que esta mirada sea el sustento de una ciudadanía global, dado que la Teología de la Cruz desafía toda actitud discriminadora.

Esta ciudadanía global nos muestra que estamos interconectados o intercomunicados como nunca, pero gobernados por los intereses económicos, y con un profundo descuido por el presente y el futuro de nuestro planeta que se extiende a la falta de preocupación por la dignidad del ser humano. Esto hace que se nos diga que nuestro mundo globalizado se encuentra también en un vacío ético global.

En el escenario actual de los cambios científicos y tecnológicos se está modificando nuestra vida, lo que crea tal incertidumbre que en algunos de nosotros aparece la nostalgia y la idealización por el pasado. Frente a la cultura digital sentimos, a veces, a la relación docente- alumno como una relación casi imposible. La escuela, a partir de su función tradicional de trasmisión y reproducción del saber, se interroga cómo cumplir su función en esta época y con estos nuevos sujetos. Quizás necesitamos un cambio en nuestra forma de ver a la escuela, y nuestro desafío sea ayudar a los docentes a descubrirse y relacionarse con los alumnos.

La Educación Metodista, que fue pionera en múltiples innovaciones educativas cuando se insertó en nuestro continente, tiene que plantearse qué es relevante enseñar y cómo lo hacemos, salir del lugar del maestro que revela verdades absolutas e indiscutibles para ir hacia un lugar de producción y de duda; revisar nuestras prácticas docentes y encontrar un discurso esperanzador que nos lleve a aportar a la solución de los problemas que enunciamos en esta reflexión. Esta propuesta debe garantizar una educación de calidad, equitativa e inclusiva y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.

Los metodistas no le tememos a los tiempos difíciles, somos amigos de todos y enemigos de nadie, y buscamos en nuestras instituciones educativas mentes, brazos y corazones abiertos para este desafiante siglo XXI.

barra

Adjuntamos dos documentos para descarga con información adicional:

Folleto Evangelístico Navideño

folleto_navidad

El precio de la gracia (Parte 24)

 

precio_24

Dietrich Bonhoeffer, fue un pastor y teólogo luterano, quien predicó también con el ejemplo. Mientras las iglesias de Alemania guardaron silencio y se sometieron al nazismo de Hitler, él lo confrontó en forma escrita y verbal.

Su resistencia al régimen resultó en su captura, encarcelamiento y ejecución el 9 de abril de 1945, apenas 21 días antes del suicidio de Hitler, y 28 días antes de la rendición de Alemania. El día anterior de su muerte había dirigido un culto con los presos. Antes de ser ahorcado, de rodillas elevó su última oración. Tenía apenas 39 años de edad.

Continuamos con la publicación de su obra más difundida, El Precio de la Gracia. Vamos en la Segunda Parte de la obra, La Iglesia de Jesucristo y el Seguimiento, de donde entregamos ahora la segunda fracción del Capítulo 5, Los Santos.

barra

  1. Los Santos (segunda fracción)

El anuncio de la muerte de Cristo constituye para nosotros la predicación de la justificación. La incorporación al cuerpo de Cristo, es decir, a su muerte y resurrección, es el bautismo. Cristo murió una vez, y el bautismo y la justificación nos son dados también de una vez para siempre. En el sentido más estricto, son irrepetibles. Lo que se puede repetir es solamente el recuerdo de esta acción de la que hemos sido objeto de una vez por todas; y no sólo se lo puede repetir, sino que se lo debe repetir diariamente. Sin embargo, el recuerdo es distinto de la cosa misma. Para quien pierde la cosa, ya no existe el recuerdo. La Carta a los hebreos tiene razón en esto (Heb 6, 5; 10, 26s). Si la sal pierde su sabor, ¿con qué se le devolverá? A los bautizados se les dice: «¿No sabéis…?» (Rom 6, 3; 1 Cor 3, 16; 6, 19) y: «Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Jesucristo» (Rom 6, 11). Todos estos acontecimientos se han desarrollado no sólo en la cruz de Jesús, sino también en vosotros. Estáis separados del pecado, habéis muerto, estáis justificados.

Con esto, Dios ha realizado su obra. Ha establecido su santuario en la tierra por medio de la justicia. Este santuario es Cristo, el cuerpo de Cristo. La separación del pecado se efectúa por la muerte del pecador en Jesucristo. Dios tiene una Iglesia purificada del pecado. Es la Iglesia de los discípulos de Jesús, la comunidad de los santos. Estos son recibidos en su santuario, ellos mismos son el santuario, su templo. Han sido sacados del mundo y viven en un espacio nuevo, propio, en medio del mundo.

Desde ahora, en el Nuevo Testamento los cristianos sólo se llamarán los «santos». El otro término que podría concebirse, los justos, no se admite porque no puede describir de la misma forma toda la magnitud del don recibido. Se refiere al acontecimiento único del bautismo y de la justificación. Hay que renovar cada día la memoria de este acontecimiento. Los santos siguen siendo los pecadores justificados. Pero con el don único del bautismo y de la justificación y su recuerdo cotidiano se nos garantiza, por la muerte de Cristo, el don de la conservación de la vida de los justificados hasta el último día.

Ahora bien, la vida conservada de esta forma es la santificación. Ambos dones tienen el mismo fundamento: Jesucristo crucificado (1 Cor 1, 2; 6, 11). Ambos dones tienen el mismo contenido: la comunión con Cristo. Ambos son inseparables entre sí. Pero, precisamente por eso, no son lo mismo. Mientras que la justificación atribuye al cristiano el acto realizado por Dios, la santificación le promete la acción presente y futura de Dios. Mientras que en la justificación el creyente es situado, por la muerte única, en la comunión con Jesucristo, la santificación le mantiene en el espacio en que ha sido colocado, en Cristo, en la Iglesia.

Mientras en la justificación se halla en primer plano la situación del hombre con respecto a la ley, lo decisivo en la santificación es la separación del mundo hasta la vuelta de Cristo. La justificación incorpora al individuo a la Iglesia, la santificación mantiene la comunidad entre todos los individuos. La justificación arranca al creyente de su pasado pecador, la santificación le hace vivir en Cristo, permanecer firme en su fe y crecer en la caridad. Justificación y santificación pueden ser concebidas con unas relaciones semejantes a las que existen entre creación y conservación. La justificación es la nueva creación del hombre nuevo; la santificación, su mantenimiento, su conservación hasta el día de Jesucristo.

En la santificación se cumple la voluntad de Dios: «Sed santos porque yo soy santo», y: «Santo soy yo, Yahvé, que os santifico». Este cumplimiento es obra del Espíritu santo, Dios. En él se perfecciona la obra de Dios en el hombre. Es el «sello» con que son sellados los creyentes para convertirlos en propiedad de Dios hasta el día de la redención. Igual que antes se hallaban prisioneros de la ley, como en una prisión cerrada (GaI3, 23), los creyentes se encuentran ahora encerrados «en Cristo», sellados con el sello de Dios, el Espíritu santo.

Nadie tiene derecho a romper este sello. Dios mismo ha cerrado, guardando la llave en su mano. Dios se ha apoderado plenamente de aquellos a los que ha adquirido en Cristo. El círculo está cerrado. En el Espíritu santo, el hombre se ha convertido en propiedad de Dios. Aislada del mundo por un sello inviolable, la Iglesia de los santos espera la salvación definitiva. La Iglesia atraviesa el mundo igual que un tren sellado recorre un territorio extranjero. El arca de Noé debió ser «calafateada por dentro y por fuera con betún» (Gn 6, 14) para poder salvarse del diluvio; también el camino de la Iglesia sellada se asemeja al viaje del arca sobre las aguas del mar.

Lo que se pretende con estos sellos es la redención, la liberación, la salvación (Ef 4,30; 1, 14; 1 Tes 5, 23; 1 Pe 1,5 y passim) a la vuelta de Cristo. Pero quien garantiza el fin de su viaje a los que han sido sellados es precisamente el Espíritu santo.

Para ser nosotros alabanza de su gloria, los que ya antes esperábamos en Cristo. En él también vosotros, tras haber oído la palabra de la verdad, la buena nueva de vuestra salvación, y creído también en él, fuisteis sellados con el Espíritu santo de la promesa, que es prenda de nuestra herencia, para redención del pueblo de su posesión, para alabanza de su gloria (Ef 1, 12-14).

La santificación de la Iglesia consiste en que es apartada por Dios de lo impío, del pecado. Consiste en que, al ser sellada de esta forma por Dios, se convierte en propiedad suya, en morada de Dios sobre la tierra, en el lugar de donde parte hacia todo el mundo el juicio y la reconciliación. La santificación consiste en que los cristianos estén completamente orientados y mantenidos en dirección a la venida de Cristo, y salgan a su encuentro.

Para la comunidad de los santos, esto significa tres cosas: su santificación se verificará en una nítida separación del mundo. Su santificación se verificará en una forma de vida digna del santuario de Dios. Su santificación estará oculta en la espera del día de Jesucristo.

Por consiguiente, este es el primer punto, sólo hay santificación en la Iglesia visible. El carácter visible de la Iglesia es un signo decisivo de la santificación. La Iglesia, al reivindicar un lugar en el mundo y limitar el espacio reservado a este, da testimonio de que se halla en estado de santificación. Porque el sello del Espíritu santo sella a la Iglesia frente al mundo. Con el poder de este sello, la Iglesia de Dios debe hacer valer su derecho sobre el mundo entero y, al mismo tiempo, reclamar para sí un espacio determinado en el mundo, trazando netamente los límites entre ella y este.

Puesto que la Iglesia es la ciudad sobre la montaña, polis (Mt 5, 14), fundada en la tierra por Dios; puesto que, en cuanto tal, constituye la propiedad sellada de Dios, su carácter «político» forma parte indisoluble de su santificación. Su «ética política» se basa únicamente sobre su santificación, según la cual el mundo debe ser mundo y la Iglesia, Iglesia; no obstante, la palabra de Dios debe dirigirse a partir de la Iglesia a todo el mundo, como el mensaje de que la tierra, con todo lo que posee, es del Señor; tal es el carácter «político» de la Iglesia.

Una santificación personal que quisiera prescindir de esta delimitación pública y visible de la Iglesia con relación al mundo, confundiría los deseos piadosos de la carne religiosa con la santificación de la Iglesia por el sello de Dios, obtenida en la muerte de Cristo. Una característica del orgullo ilusorio y de la falsa ambición espiritual del hombre viejo consiste en querer ser santo fuera de la comunidad visible de los hermanos.

Tras la humildad de esta interioridad se oculta el desprecio por el cuerpo de Cristo, en cuanto comunión visible de los pecadores justificados. Desprecio del cuerpo de Cristo, porque Cristo quiso tomar mi carne de forma visible y llevarla a la cruz; desprecio de la comunión, porque quiero ser santo por mí mismo, sin los hermanos; desprecio de los pecadores, porque me retiro de la forma pecadora de mi Iglesia para refugiarme en una santidad que me elijo a mí mismo. La santificación fuera de la Iglesia visible es una autocanonización. La santificación por el sello del Espíritu santo pone siempre a la Iglesia en una situación de combate. En definitiva, se trata de defender este sello para que no sea roto ni por dentro ni por fuera, para que el mundo no intente convertirse en Iglesia, ni la Iglesia en mundo. La lucha de la Iglesia por el espacio concedido en la tierra al cuerpo de Cristo es lo que constituye su santificación. La guerra santa de la Iglesia en favor del santuario de Dios sobre la tierra pretende separar al mundo de la Iglesia, y a la Iglesia del mundo.

Sólo hay santuario en la Iglesia visible. Pero, este es el segundo punto, precisamente en la separación del mundo, la Iglesia vive en el santuario de Dios y, en ella, existe un fragmento del mundo que vive en este santuario. Por eso, los santos deben actuar en todo de forma digna de su vocación y del Evangelio (Ef 4, 1; Flp 1,27; Col 1, 10; 1 Tes 2, 12); ahora bien, sólo serán dignos recordando cada día el Evangelio del que viven. «Habéis sido lavados, habéis sido santificados, habéis sido justificados» (1 Cor 6, 11). Su santificación consiste en vivir diariamente de este recuerdo. El mensaje del que deben ser dignos afirma que el mundo y la carne han muerto, que los cristianos están crucificados y muertos con Cristo en la cruz y por el bautismo, que el pecado no puede seguir dominando sobre ellos porque su soberanía ha sido destrozada; consiguientemente, es imposible por completo que el cristiano peque.

«Todo el que ha nacido de Dios no comete pecado» (l Jn 3, 9). Se ha realizado la ruptura. La vida «pasada» (Ef 4,22) ha terminado. «En otro tiempo fuisteis tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor> (Ef 5, 8). En otro tiempo practicaban «las obras infructuosas de la carne», ahora el Espíritu produce las obras de la santificación. Por consiguiente, ya no se puede llamar «pecadores» a los cristianos, puesto que este término se aplica a hombres que viven bajo el poder del pecado; cf. la única excepción que, por lo demás, es una afirmación concerniente al que pronuncia el término: 1Tim 1, 15); más bien, eran en otro tiempo pecadores, impíos, enemigos (Rom 5,8.19; Ga12, 15.17), pero ahora son santos a causa de

Cristo. En su calidad de santos se les recuerda que deben ser lo que son, y se les exhorta a ello. No se exige algo imposible: que los pecadores sean santos, esto sería recaer en la justificación por las obras y blasfemar de Cristo; los que deben ser santos lo son ya, porque han sido santificados en Cristo Jesús por el Espíritu santo.

La vida de los santos brota de un trasfondo terriblemente negro. Las sombrías obras de la carne son totalmente desveladas por la clara luz de la vida en el Espíritu:

Fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes (GaI 5, 19).

Todo esto no tiene ya cabida en la Iglesia de Jesús. Ha sido abolido, juzgado en la cruz, exterminado. Desde el principio se dice a los cristianos que «quienes hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios» (Gal 5, 21; Ef 5, 5; 1 Cor 6, 9; Rom 1,32). Estos pecados separan de la salvación eterna. Sin embargo, si uno de estos vicios llega a manifestarse en la Iglesia, debe provocar la exclusión de la comunidad (l Cor 5, s). En los llamados «catálogos de vicios» es frecuente encontrar una semejanza profunda entre las enumeraciones de los pecados. Casi sin excepción se halla en primer lugar la fornicación incompatible con la nueva vida del cristiano. Sigue, la mayoría de las veces, la codicia (1 Cor 5, 10; 6, 10; Ef 4, 19; 5,3-5; Col 3, 5; 1Tes 4, 4 ss), que puede ser resumida, con la precedente, bajo el término de «impureza», de «idolatría» (l Cor 5, 10; 6, 9; Gal 5, 3.19; Col 3, 5.8). Vienen a continuación los pecados contra el amor fraterno y, por último, los de gula. No es casual que la lista de pecados esté encabezada por la fornicación. No hay que buscar la causa de esto en circunstancias particulares de la época, sino en el género especial de este pecado. En él revive el pecado de Adán, que consistió en querer ser como Dios, en querer ser creador de la vida, en querer reinar y no servir. En él, el hombre traspasa los límites que le han sido impuestos por Dios y atenta contra sus criaturas.

Fue el pecado de Israel, que negó incesantemente la fidelidad de su Señor y se «prostituyó con los ídolos» (l Cor 10, 7), uniéndose a ellos. La fornicación es, ante todo, un pecado contra Dios creador. Mas para el cristiano es especialmente un pecado contra el cuerpo de Cristo, porque el cuerpo del cristiano es miembro de Cristo. Sólo pertenece a Cristo. Ahora bien, la unión física con una prostituta suprime la comunión con Cristo.

(En la siguiente edición continuaremos con la tercera fracción de este Capítulo 5 sobre Los Santos).

Tal como soy

talcomosoy

Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Hebreos 7:25)

Fue en 1836 que una joven británica hacía preparativos para asistir a un baile a celebrarse en su pueblo. Se llamaba Carlota Elliot, y era de buena preparación y presentación. Salió muy entusiasmada para encomendar a su costurera hacerle el traje de gala para esa ocasión especial.

En el camino la joven se encontró con un señor cristiano, amigo de la familia, y hombre fiel y sincero. Carlota le saludó y le manifestó el propósito de su diligencia. El varón le comentó que tuviera cuidado con la vanidad de la vida.

La joven, muy enojada, le contestó, “esto no es asunto tuyo” y siguió. El baile se realizó. La dinámica Carlota fue una de las jóvenes más alegres y elogiadas. Pero al acostarse, sintió decepción; no estaba cansada, se encontraba vacía. Una espina se hincaba en su mente. Su conciencia le perturbaba.

Ese señor siempre se había mostrado cariñoso, y la manera ruda en que ella le había tratado llenó su pecho de pesar. Ella no quería reconocerlo, pero estaba viendo que él tenía razón. El brillo de este mundo es engañoso y es vanidad.

Al cabo de tres días de reflexión dolorosa. Carlota visitó al amigo. Le dijo “por días he sido la joven más decepcionada, ahora anhelo encontrar la verdad que usted tiene, ¿qué debo hacer?”

Por supuesto, el hombre no perdió el tiempo en perdonar la conducta tan contraria con la que la joven lo había ofendido. Con toda sencillez y cariño, ese señor le dirigió a la fuente de paz. Simplemente entrégate, hija, a Cristo Jesús, el que murió por ti en la cruz, tal como eres. Eso le pareció extraño, ella nunca había entendido que la salvación fuera tan accesible. ¿Tal como soy? Pero soy mala, indigna, ¿cómo puede Dios aceptarme?

Esto es precisamente lo que tú has tenido que reconocer, fue la respuesta del varón, puedes venir a Cristo “tal como eres”. La joven se sintió abrumada al asimilar la verdad sencilla de esas palabras, fue a su habitación, dobló sus rodillas y ofreció a Dios su corazón indigno. Pidió el perdón de su pecado y puso su fe en Jesús. La dama vivió más y más el gozo de la salvación. Pensando en su experiencia, empleó su talento de escritora, y así nació el himno TAL COMO SOY.

CONTEXTO DEL TEXTO

Como nuestro Sumo Sacerdote, Cristo es nuestro abogado, el mediador entre nosotros y Dios. El cuida de nuestros intereses e intercede por nosotros ante Dios. El sumo sacerdote del Antiguo Testamento se presentaba delante de Dios una sola vez al año para interceder por el perdón de los pecados de la nación; Cristo intercede por nosotros, delante de Dios, de modo permanente. La presencia de Cristo en el cielo con el Padre nos asegura que nuestros pecados han sido pagados y perdonados (véase Ro. 8:33,34; He. 2:17,18; 4:15,16; 9:24). Esa maravillosa seguridad nos libra de condenación y del temor a fracasar.

LO QUE ME DICE EL TEXTO

  1. Que Cristo Jesús es nuestro sacerdote quien intercede por nosotros
  2. Que sólo debeos acercarnos y pedirle perdón, y hará la obra maravillosa
  3. Al mismo tiempo que nos ha perdonado, continúa intercediendo por nosotros ya que no basta darnos la salvación, sino que busca que la ejerzamos.

ORACIÓN

Señor, gracias porque sin merecerlo, quienes nos hemos acercado a ti para pedirte perdón de todas las faltas y fallas, nos has perdonado; pero al mismo tiempo, gracias por interceder por nosotros para continuar en el mismo camino. Gracias por aceptarnos tal como somos. Te ruego, Señor, que sigas trabajando con vidas alejadas de ti, vidas decepcionadas, quebradas y casi destruidas, e igualmente por corazones duros y necios, orgullosos y soberbios, muchos de ellos son los que tienen el poder y el dinero y manipulan a la gente, la engañan y destruyen vidas. Ven, Señor Jesús, y manifiesta tu amor y poder en todos nosotros, en el nombre de tu Hijo, Amén.

juan_pluma

El viviente que me ve

elviviente

La Biblia narra que cuando Agar huía temerosa de la presencia de Sarai, quien la afligía, el Ángel de Jehová (Jesucristo), le dijo a Agar: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano, porque Jehová ha oído tu aflicción. Entonces Agar llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; y al pozo donde estaba: El Viviente-que-me-ve (Génesis 16:6-14).

Una de las preguntas más trascendentales en la vida de toda persona, es: ¿Qué piensas de Dios?, pues la respuesta definirá en gran parte, las posibilidades de tener una vida abundante y feliz aquí en la Tierra, y una vida que perdure una eternidad.

Hace años el Pastor A.W. Tozer, escribió: Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios, es lo más importante en nosotros. Y es que la perspectiva y propósito de nuestra vida, nuestros valores, visón, dirección y metas del futuro; nuestras actitudes y conducta, y a final de cuentas, nuestra existencia terrenal y eterna, todo, depende de lo que Dios sea para nosotros. Pero lo importante no es que lleguemos a ser eruditos en cuanto a Dios como concepto (lo cual, por su inmensidad y eternidad, siempre será incompleto), sino que lo conozcamos personalmente, como nuestro Buen Padre Celestial, Señor y Rey.

Todas las religiones no cristianas, se caracterizan o por ser panteístas (que creen que todo es parte de Dios, y Dios se encuentra y es parte de la naturaleza y sus fuerzas; el sol, la luna, el fuego, el aire, la Tierra, y el agua, por ejemplo), o idólatras: que dan honra y adoración a las criaturas (humanos, ángeles, animales, etc.), antes que al Creador y único Dios verdadero; y a ídolos inánimes, sordos, mudos, e impotentes (Ro 1:23-25; Sa 115:4-8).

Solo el cristianismo, adora a un Dios personal, que más que estar esperando sentado a que lo busquemos, y procuremos relacionarnos con Él, Él es el que toma la iniciativa, y en medio de siete mil millones de personas, nos busca individualmente, y nos invita insistentemente, a que tengamos una relación personal con Él.

La Biblia dice: Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y estaré con él, y él conmigo. Y el que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él, porque Yo Jesucristo, y el Padre uno somos (Ap 3:19-20; Jn 14:23 y 10:30).

Así, aunque mi mente finita, no puede concebir en su totalidad la inmensidad de Dios, sí puedo saber por la Biblia, que me ama, que me conoce por nombre, que tiene aún contados los cabellos de mi cabeza, y que tiene un propósito y proyecto para el resto de mi vida, que me hará feliz, me llenará de satisfacciones legítimas, me capacitará para alcanzar mis mejores metas a corto, mediano y largo plazo, y me dará el gozo de disfrutar frecuentemente, del dulce sabor de la victoria, y del suave aroma del éxito a la manera de Dios.

La Biblia enseña que nos conviene abrirle la puerta de nuestro corazón y de nuestra vida a Dios, y relacionarnos así con Él, pues sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que son llamados, y viven conforme a su propósito (Ro 8:28), pues Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca, el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia; ya que misericordioso y clemente es Dios, lento para la ira, y grande en misericordia, y no contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo, pues no hace con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos paga conforme a nuestros pecados.

Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le respetan reverentemente. Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Dios de los que le respetan reverentemente, porque Él conoce nuestra condición, se acuerda de que somos polvo, y que los días del humano, son como los de la hierba que florece como la flor del campo; pero que cuando pasa el viento por ella, perece y su lugar no la conocerá más.

Pero ¡Gloria a Dios! Porque su misericordia es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le respetan reverentemente, y su justicia sobre los hijos de los hijos; sobre los que guardan su pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra, pues Dios estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos (Sal 103).

El concepto de Dios que a Él más le agrada que tengamos en nuestra mente y corazón, es el del Buen Padre Celestial, que de tal manera amó al mundo pecador, que dio a su Hijo unigénito Jesucristo, para que todo aquel que en Él cree, y le acepta, recibe y confiesa como su Salvador personal, no se pierda, más tenga vida eterna.

El nombre que más usó Jesucristo para referirse a Dios, fue Padre, y la oración modelo que Él nos enseñó, empieza diciendo: Padre nuestro que estas en los cielos. Y el evangelio dice que a todos los que le recibieron, a los que creen en su Nombre, Dios le da el derecho de ser hechos hijos de Dios.

¡Que bendición es saber que por la gracia de Jesucristo, yo puedo ser, vivir, y funcionar en este mundo, como hijo del Buen Padre Celestial, que me conoce por nombre, que me ve, y que paternalmente me protege, guía, y capacita sobrenaturalmente, para sobrevivir en medio de todos los riesgos, peligros, y tribulaciones que me rodean desde que amanece, hasta que vuelve a amanecer, por el solo hecho de ser humano y vivir en este mundo de maldad gobernado temporalmente por el usurpador príncipe de este mundo: Satanás! ¡Que bendición tan grande es poder ser hijo de Dios! y ante las asechanzas del diablo, poder vivir en victoria, en paz, y con la bendita esperanza de que Dios ya lo venció en la cruz, y por lo tanto, sea que nuestro Rey Jesucristo, se tarde un día o mil años más, en regresar a establecer su reino sempiterno por mil años en la Tierra, y por siempre jamás en la gloria celestial, por sus méritos, yo tengo asegurada la vida eterna y una mansión en el cielo, donde cara a cara, podré gozar eternamente, de la presencia y comunión bendita de mi Buen Padre Celestial.

Por eso, la Biblia dice: Esta es la palabra de fe que predicamos: Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor nuestro Dios, y crees, aceptas y recibes en tu corazón al que Dios levantó de los muertos (Jesucristo), serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado (perdonado de tus pecados), pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Biblia dice: Todo aquel que en Él creyere, no será avergonzado, y todo aquel que invocare el nombre del Señor nuestro Dios, Jesucristo, será salvo.

Es mi oración que usted como yo, cuando le pregunten ¿qué piensa de Dios? también tenga la bendita y maravillosa convicción de confesar que para usted, gracias a la gracia de Jesucristo, Dios es su Buen Padre Celestial, y su Salvador personal.

Si usted aún no tiene esta convicción, yo le ruego, como si nuestro Buen Padre Celestial le rogara a través de mí, que repita conmigo ahora mismo, y con corazón sincero ante Dios, esta sencilla oración: Buen Padre Celestial, gracias porque me amas, y porque enviaste a Jesucristo a morir en la cruz del Calvario para pagar por todos mis pecados. Yo reconozco que como todos los demás, soy pecador, y te pido perdón por ello. Hoy te confieso como mi único y suficiente Salvador y te prometo, que con la ayuda de Dios, me esmeraré cada día más, por vivir como Dios manda en la Biblia. Gracias, Buen Padre Celestial, porque de acuerdo a tu promesa, mi nombre está escrito en el libro de la vida eterna, por los méritos de Jesucristo mi bendito Salvador. AMEN.

Si usted hizo esta oración, ¡le felicito! La Biblia dice que hay gozo en el cielo, por su decisión de reconocer a Dios, como su Buen Padre Celestial, y como su Salvador personal. No deje de asistir el próximo domingo a una iglesia cristiana a adorar y alabar a nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo, a escuchar la predicación de su Santa Palabra que es la Biblia, y a tener comunión con Dios, y con sus hermanos en la fe de Jesucristo. Que Dios le siga bendiciendo AMEN.

 

ernesto_contreras