Núm. 26, 29 de Octubre, 2011

 

Editorial

Puebla, Pue., 29 de Octubre, 2011. Número 26

Señales

Dice el Señor a través del profeta Isaías: “Me hice el encontradizo a quienes no preguntaban por Mí; me he dejado hallar de quienes no me buscaban. Dije: ´Aquí estoy, aqui estoy´ a gente que no invocaba Mi nombre (Isaías 65:1).

¿Te imaginas? Esto quiere decir que Dios te está haciendo señas a tí, que se la pasa diciéndote: ´hey, aquí estoy´. ¿Por qué  puedes pasar de largo sin darte cuenta?

¿Nos podríamos preguntar de qué maneras se manifiesta Dios?

Desde luego sabemos que a través de su Palabra, a través de la Iglesia, a través de los hermanos, de su Espíritu Santo, etc., pero ¿sabemos descubrir cómo se manifiesta en nuestra vida cotidiana, ahí en donde vivimos, laboramos, descansamos y trajinamos todos los días?

¿Cómo saber si algo es una señal de Dios o es producto de tu imaginación? Por sus frutos. Lo que viene de Dios da siempre buenos frutos, es siempre para bien, te hace crecer en amor, en humildad, en paciencia, en capacidad de dar, de perdonar, de comprender, de tolerar, de amar. Es un ´apapacho´ que llena tu alma de paz, de alegría, de consuelo. Te hace avanzar en tu camino de fe. Puede ser algo tan pequeñito como un rayito de sol que te dio en pleno rostro cuando andabas todo cabizbajo por la calle y te alegró la mañana; puede ser algo tan decisivo como esa oportunidad que sin esperarla te llegó y transformó tu vida…

(Editorial del boletín de “El Buen Pastor”

Pbro. Jair Limón X.

Col. Belisario Domínguez, Puebla, Pue., 23 de Octubre de 2011)

 

Del escritorio del director

Este mes ha sido muy bendecido, muchas actividades en la Iglesia Nacional: además de las normales, las semanas de Doctrina y Reforma Protestante.

Por otro lado la inauguración del Archivo ´Gustavo A. Velasco´ y Biblioteca ´Alejandro Ruiz Muñoz´, de la IMMAR, como a partir del 22 de octubre se les conoce.

Todos estos temas nos dan material para publicar en esta quincena. Más de diez colaboraciones que podrás apreciar en la Sección de Artículos, además de dos crónicas sobre la inauguración del Archivo y la sesión de trabajo de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, que se celebró en Sadi Carnot 73, hogar de CUPSA, para dar realce al cambio del Archivo.

Publicamos también tres ponencias que fueron presentadas en el pasado “Coloquio Internacional Historia, Protestantismo e Identidad en las Américas”. organizado por la UNAM, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Fraternidad Teológica Latinoamericana, en la Cd. de México, los días 6-8 de octubre del 2011.

Una, en la Sección Poética, de Leopoldo Cervantes-Ortiz, sobre Protestantismo y cultura: poesía de Gonzalo Báez-Camargo. Las otras dos, en la Sección de Artículos. De Carlos Martínez García, con el tema: Manuel Aguas, el Lutero de México (I) Manuel Aguas: de sacerdote católico a precursor del protestantismo en México. La ruptura de 1871, y la de Daniel Escorza Rodríguez, Imaginarios y protestantismo en México. El uso de la fotografía en la prensa metodista, 1890-1910.

Continuamos solicitando a nuestros amados pastores y laicos, noticias de sus campos. En la entrada de la Sección de Noticias nacionales mencionamos algunas de las formas en que pueden colaborar con nuestro medio de comunicación.

(Inserción del 4 de noviembre: hablando de don Gonzalo Báez-Camargo, a petición del Pbro. Raúl Ruiz Avila, insertamos en la sección Poética el poema El Artista, con algunos pocos datos de su vida).

Dios está con nosotros.

José Donato Rodríguez

 

 

 

Artículos

 

Día Mundial de las Naciones Unidas24 de octubre, 2011 – El mundo ha hecho considerables progresos desde el nacimiento de las Naciones Unidas, del que hoy se cumplen 66 años, dijo hoy el Secretario General de la ONU.En un mensaje con motivo del Día Mundial de la Organización, Ban Ki-moon señaló que actualmente la población vive más tiempo, sobreviven más nuestros hijos y cada vez es mayor el número de personas al amparo de un estado de derecho democrático.

Noti-sg-onu: “Y sin embargo, todos estos avances están amenazados. Por la crisis económica. Por el aumento del desempleo y la desigualdad. Por el cambio climático. Demasiadas personas en todo el mundo viven con miedo. Demasiadas personas creen que sus gobiernos y la economía mundial ya no pueden cumplir sus expectativas”, dijo Ban.

Indicó que los problemas mundiales requieren soluciones mundiales, que obliguen a las naciones a actuar de manera unida en torno a un programa a favor de la población del planeta.

Y ésa –subrayó Ban–, es la auténtica misión de las Naciones Unidas, que nunca antes ha sido tan necesaria.

–       O    –

Oremos por el ministerio que desarrollan los funcionarios de las Naciones Unidas

 

 

 

 

Halloween

Pbro. Rubén Pedro Rivera G.

Es muy común en nuestros días adoptar y festejar costumbres de las cuales no sabemos gran cosa. Tal es el caso del Halloween.

Esta celebración tuvo su origen en la antigua Inglaterra donde los druidas (que eran brujos-sacerdotes paganos) celebraban  una fiesta dedicada al sol y al dios de los muertos. Ellos creían  que los muertos regresaban  a este mundo para convivir un breve tiempo con sus familiares y conocidos a quienes les pedían regalos para pagar por sus culpas y librar sus almas del castigo de habitar en  cuerpos de animales.  Dependiendo de los regalos que habían recibido de los mortales el dios de los muertos los juzgaba cada año  y  decidía si debían seguir  viviendo  en el cuerpo de los animales, o ya podía ser libre para volver aun cuerpo humano.

Los druidas escogieron  la fecha que en nuestro calendario cae en el 31 de octubre para que los muertos visitaran a los vivos y solicitaran regalos. En el caso de no querer darles algún regalo, los muertos  se desquitaban  haciendo alguna maldad en la propiedad de  tales familiares, estas maldades  a veces   eran terribles y sangrientas.

Para muchas familias de “cristianos” esta festividad les parece  inocente y  apoyan a sus hijos  para que salgan disfrazados de monstruos  a pedir regalos. No disciernen que  de esta manera el Diablo continúa  controlando las prácticas sociales y aprovecha este día para  que la verdadera razón del festejo pase inadvertida. Se trata de dedicar ese día al demonio y para ello se congregan  los grupos   de brujos y brujas para tener una ceremonia  en la cual se ha incluido  en algunos lugares el sacrificio humano, especialmente de niños.

Nada tiene que  hacer esta costumbre entre los cristianos. Es  celebración demoniaca y debe  ser eliminada del todo. Quienes tienen niños pequeños deben extremar   su vigilancia pues los secuestros  infantiles aumentan notablemente en este mes por cuanto se requiere de  niños para los ritos  diabólicos  de los brujos y servidores de Satanás.

Enseñe a sus hijos  respecto al peligro espiritual y físico del Halloween y  la firme actitud de rechazo que debemos mostrar. Si sus hijos ya saben manejar  una computadora, pídales que investiguen todo lo referente a esta celebración y que ellos mismos comprueben  el peligro  en que se meten las personas al  hacer fiesta para el Diablo.

NOCHE DE BRUJAS

Espero que esta información le sea de utilidad en alguno de sus múltiples ministerios. Dr. Ernesto Contreras

El Halloween.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el ‘otro mundo’ se estrechaba con la llegada del Samhain (fiesta del fin de la cosecha), permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través de esa línea. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos.

En la época en que los Papas Gregorio III (731–741) y Gregorio IV (827–844), se dedicaron a suplantar las fiestas paganas por fiestas pseudo-cristianas, suplantaron esta fiesta por la festividad del ‘Día de Todos los Santos,’ promoviendo un obvio sincretismo que perdura hasta hoy en el ‘Día de los Muertos,’ por ejemplo.

La palabra Halloween es una derivación de la expresión inglesa All Hallows’ Eve (Víspera de Todos los Santos). Se celebraba en los países anglosajones, principalmente en Canadá, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido. En 1840, los irlandeses la trajeron a América, y para 1921, se arraigó en la cultura de E.U.A., y para finales de la década de 1970, en otros países occidentales.

Las actividades típicas de Halloween son el famoso ‘golosina o travesura,’ (en inglés “Trick-or-treat”), las fiestas de disfraces, y algunos desfiles; así como la lectura de historias de miedo, y ver películas de terror. Para el 31 de octubre, los vecinos adornan sus casas con telarañas, calaveras, horribles insectos y murciélagos gigantes, fantasmas, monstruos y falsas tumbas de muertos; y los niños, disfrazados de vampiros, brujas y personajes de ultratumba, salen a pedir dulces, casa por casa; y cuando no les dan, quedan autorizados a hacerles una travesura que simboliza la maldición que en la forma de toda clase de infortunios, enfermedades en familiares, pestes en sus ganados, y hasta tragedias como incendios, caerían sobre esa casa, de parte de un terrible espectro de nombre de Jack O’Lantern, (el representado en las tradicionales calabazas anaranjadas de Halloween, con ojos triangulares y una vela dentro).

Anteriormente, los Druidas realizaban ese día rituales mágicos y hasta aberrantes ‘para congraciarse con las fuerzas del mal,’ y actualmente muchos grupos de brujas, adivinos, y satanistas celebran reuniones anuales, donde aparte de invocar y adorar al diablo, frecuentemente incluyen sacrificios de animales, y piden a las potestades de las tinieblas, que el mal se propague y reine en el mundo.

Aunque parezca inocente ver a niños y adultos celebrando esta festividad, y disfrazarse de demonios, diablos, brujas, fantasmas, monstruos, o duendes, y aunque no sea esa su intención, de alguna manera se honra a las fuerzas del mal, y los expone a la influencia del diablo, sus demonios, y las fuerzas malignas que, obviamente, todavía agobian al mundo, sin necesidad de que uno les abra las puertas.

Después de conocer el origen, el significado, y el propósito inicial y final del Halloween, es bueno que sepa que el Halloween no es una fiesta inocente, inconsecuente, y menos aceptable; y que decida no participar ni dejar que sus hijos participen ni honren al demonio, al tomar parte de las celebraciones llevada a cabo en la noche del 31 de octubre.

Para los que buscan la verdad, la Biblia tiene las siguientes exhortaciones:

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

¡No le des lugar al diablo! Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, no imites ni aprendas a hacer las costumbres detestables y abominables de los que viven ahí. No sacrifiques a tus hijos, ni participes en brujería, ni hagas conjuros.

No practiques la adivinación, la hechicería, ni consultes agoreros, hechiceros, encantadores, médiums, videntes, adivinos, ni espiritistas, ni a quien consulte a los muertos: Porque los muertos nada saben, ni nunca más tendrán parte en nada en este mundo.

Porque todo esto es detestable y abominación a los ojos de Dios. Tú sé intachable delante de el Señor tu Dios, y aunque otras naciones consulten a los adivinos y hechiceros, el Señor tu Dios, te prohíbe hacer estas cosas (Isaías 5:20; Efesios 4:27; Deuteronomio 18:9-15; Eclesiastés 9:6. VRV y NTV).

 

 

 

 

100 documentos secretos 

El Vaticano expondrá la bula que dividió América y el documento de excomunión de Lutero

Los 85 kilómetros de anaqueles del Archivo Secreto Vaticano contienen información impagable sobre la historia de la humanidad.

17 DE OCTUBRE DE 2011, CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Benedicto XVI ha dado el visto bueno para que, por primera vez, cien importantes documentos de sus archivos secretos sean mostrados al público en versión original, fuera de los muros vaticanos.

A partir del próximo febrero, durante siete meses, los Museos Capitolinos de Roma albergarán un tesoro   que incluirá, por ejemplo, la carta de León X a Lutero para anunciarle que sería excomulgado, las actas del proceso a Galileo Galilei o las misivas de parlamentarios ingleses a Clemente VII sobre la causa matrimonial de Enrique VIII. También podrá verse la bula de Alejandro VI, de mayo de 1493, dirigida a los Reyes Católicos, en la que repartió entre España y Portugal las nuevas tierras conquistadas en América.

El papado es la única institución que ha mantenido, con carácter ininterrumpido y durante tanto tiempo, un protagonismo de esa relevancia en la escena internacional. Los 85 kilómetros de anaqueles del Archivo Secreto Vaticano contienen información impagable sobre la historia de la humanidad. Allí está registrada la acción de la Iglesia y los numerosos entresijos diplomáticos entre los países.

 LUZ EN LOS ENIGMAS 
Los organizadores de la exposición, bajo el título de ‘Lux in arcana, L’Archivio Segreto Vaticano si rivela’ (Luz en los enigmas, el Archivo Secreto Vaticano se revela), quieren que la muestra tenga un impacto global, que sea visita obligada para los historiadores y genere curiosidad entre el público en general.

 Como estrategia para llamar la atención, están dosificando la información dada a conocer a la prensa en cuanto a la identidad de los documentos que serán expuestos. Hay mucha expectación por saber qué documentos serán exhibidos sobre el llamado “periodo cerrado” de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de material del pontificado de Pío XII  –polémico candidato a la beatificación–, un periodo que aún está vetado a la consulta pero en el que se harán algunas excepciones, con permiso expreso de la Secretaría de Estado.

 La futura exposición dispone ya de un sitio en internet – www.luxinarcana.org -. La muestra usará herramientas multimedia  y tratará de revivir los documentos con narraciones sobre el trasfondo histórico y los personajes implicados. Era inevitable que la Santa Sede escogiera la propia Roma para la exposición, no sólo por motivos prácticos sino por el profundo vínculo del papado con la ciudad desde el Medioevo.

 DIVISIÓN DEL “NUEVO MUNDO” 
 El pasado 12 de octubre, exactamente 519 años después de la llegada de Cristóbal Colón a tierras americanas, los responsables de la muestra y del Archivo Secreto Vaticano han revelado que entre el centenar de documentos de Lux in arcana figurará la bula Inter caetera (*) de Alejandro VI –el valenciano Rodrigo de Borja– en la que, siguiendo criterios geográficos bastante inexactos, distribuyó entre España y Portugal los dominios en el Nuevo Mundo , con la expresa condición de que los habitantes de esos territorios fueran evangelizados.

 La bula alejandrina, llamada también bula de partición, tiene una historia compleja.  Se realizó una primera versión, con fecha 3 de mayo de 1493, pero su contenido no satisfizo a los destinatarios porque no quedaba clara la división territorial. Podía interpretarse demasiado favorable a España en detrimento de Portugal, cuyo soberano, Juan II, reivindicaba también con fuerza sus derechos. Por eso, tras las consiguientes gestiones diplomáticas, se realizó una segunda versión, datada retroactivamente el 4 de mayo de 1493 –aunque su redactado real fue posterior–, en la que Alejandro VI, como árbitro aceptado por las dos partes, establecía el dominio español en todos los territorios descubiertos, hasta entonces y en el futuro, situados al oeste de un meridiano imaginario, a unas cien leguas de las islas Azores y de las islas de Cabo Verde.

Esta división geográfica resultó en la práctica incorrecta e inaplicable, pero al menos estableció un principio genérico de reparto. Un año después, en 1494, un acuerdo diplomático hispanoluso, el tratado de Tordesillas, corrigió las zonas de influencia y desplazó en 370 millas el meridiano fijado por el papa.

 COPIA DE REGISTRO
 La bula original enviada a los Reyes Católicos se conserva en el Archivo General de Indias. Pero el documento madre es el que se expondrá en los Museos Capitolinos, la llamada copia de registro, que se halla en el Registro Vaticano 777 del Archivo Secreto Vaticano. Según explicó a La Vanguardia Alessandra Gonzato, portavoz del archivo, “la copia de registro es en realidad la copia número uno, el texto fundamental, la única garantía de autenticidad”.

En aquella época las bulas podían perderse por el camino, ser manipuladas, falsificadas o destruidas.

 Esto último ocurrió, por cierto, con la que excomulgaba a Lutero. La copia de registro, guardada celosamente en el Vaticano, es la fuente infalible de los actos papales y, en el caso de la que dividió América, su existencia, en versión corregida de una anterior, explica también las vicisitudes de la negociación diplomática que requirió el asunto.

En la bula, Alejandro VI, un papa corrupto y despiadado con sus enemigos, loa a los Reyes Católicos por la recuperación del reino de Granada de los musulmanes y expresa su deseo de que “la fe católica y la religión cristiana sea exaltada sobre todo en nuestros tiempos, y por donde quiera se amplíe y dilate, y se procure la salvación de las almas, y las naciones bárbaras sean sometidas y reducidas a la fe cristiana”. También incluye palabras de admiración hacia Cristóbal Colón, un “hombre apto y muy conveniente” para la empresa que realizó.

 

© Protestante Digital 2011

 

(*) De Wilkipedia:

1493, Inter caetera, Eximiae devotionis y segunda Inter caetera, de Alejandro VI, por las que se dividen los territorios del Atlántico entre Castilla y Portugal

 

 

 

La disputa de Leipzig: el debate

La reforma indispensable (31)

 

Eck no tuvo inconveniente en aceptar que el agustino –al que había conseguido colocar en el nicho de los herejes– tenía buena parte de razón en el tema de las indulgencias.

21 DE OCTUBRE DE 2011

El 18 de julio, una fanfarria de trompetas anunciaba en Frankfurt la coronación de Carlos de España como emperador y con ello que los planes papales para lograr que la elección imperial se ajustase a sus intereses habían fracasado estrepitosamente.   Al día siguiente, 19 de julio, se inició la disputa de Leipzig.  El lugar para su celebración era el castillo de Pleissenburg que el duque Jorge puso a disposición de la universidad de la ciudad.

Inicialmente, el duque se había mostrado muy reticente ante la idea de permitir que Lutero participara en un debate celebrado entre Eck y Carlstadt, e incluso no faltaron los problemas a la hora de decidir las instituciones que deberían dictaminar quién había ganado la disputa. Finalmente, se decidió que fueran las universidades de Erfurt y de París.

El 1 de julio, Eck, que no dejaba de quejarse de la mala calidad de la cerveza de Leipzig, supo que sus rivales de Wittenberg habían llegado. Se trataba de una comitiva numerosa encabezada por dos carros. En el primero, viajaba Carlstadt, acompañado por sus libros, y, en el segundo, iban el duque Barnim de Pomerania, rector de Wittenberg, Lutero y Melanchthon. Cuando entraban por las puertas de la ciudad, el primer carro se rompió y Carlstadt cayó en el barro provocando las carcajadas de algunos de los que habían salido a mirar la llegada de los visitantes. La caída de Carlstadt provocó que se golpeara la mano y que tuviera que practicársele una sangría, de manera que, a causa de la herida y del tratamiento a que se le sometió, estuvo en pésima situación durante algunos días.

 Cuando, finalmente, dio comienzo la disputa, los preliminares resultaron agotadores . Se iniciaron a las siete de la mañana con una misa del Espíritu Santo que estrenaba ese día un músico local llamado Jorge Rhau. Después Mosellano pronunció un prolongado discurso en latín sobre el procedimiento que seguiría el debate y, al cabo de dos horas, la audiencia que abarrotaba la sala pudo ver cómo el profesor de poesía se dirigía realizando reverencias hacia una puerta trasera para regresar al cabo de un instante con más músicos. A continuación, vino la comida y sólo entonces, tras un anuncio llevado a cabo por un floreo de trompetas, comenzó la disputa.

 La primera semana transcurrió en un debate entre Eck y Carlstadt acerca del tema de la gracia y del libre albedrío.  Se produjo un momento de tensión cuando un irritado Eck apeló al moderador negando que fuera necesario que Carlstadt llevara todos sus libros consigo y tuviera que consultar cada cita. Finalmente, el moderador decidió dar la razón a Eck.

La discusión se extendía únicamente durante el día por lo que quedaba un cierto tiempo para pasear y hacer visitas. A la sazón, Tetzel, uno de los personajes que habían provocado el inicio de la controversia sobre las indulgencias, se encontraba muy enfermo en Leipzig. Es posible que la pérdida de salud estuviera relacionada con la derrota de los propósitos que había abrigado contra Lutero, pero, sobre todo, por la manera en que se había visto abandonado por la jerarquía a la que había defendido encarnizadamente. Apenas unos meses antes había recibido un doctorado y el respaldo de su orden; ahora y como consecuencia de la visita conciliadora de Miltitz al elector se veía reducido al papel de sujeto que estorbaba y, en consecuencia, sufría un arrinconamiento. No deja de ser significativo que precisamente en esos momentos Lutero, que había sido víctima de sus asechanzas nada nobles, le enviara una nota consolándolo en su enfermedad. Sin duda, se trató de una muestra de caridad cristiana, pero, posiblemente, en ese comportamiento subyacía también la convicción de que Tetzel había pasado a ser un personaje secundario en una controversia que se elevaba por encima de los individuos para dirigirse hacia los principios.

 Durante los siguientes días en que se prolongó el debate, el aburrimiento fue invadiendo a los asistentes. Incluso los teólogos comenzaron a seguirlo con los ojos cerrados. Era obvio que se necesitaba un cambio que animara la disputa y éste se produjo cuando el día 4 de julio acudió Lutero a debatir con Eck.  

El agustino comenzó su exposición con prudencia manteniendo su tesis décimotercera con la afirmación de que el papado era de derecho humano. Semejante opinión puede resultar chocante para un católico actual, pero lo cierto es que era la que mantenía en el seno de la iglesia católica el movimiento conciliarista en las décadas anteriores e incluso la que había sostenido personaje tan poco sospechoso de heterodoxia como Tomás Moro en sus años jóvenes. El punto de vista de Lutero no era, por lo tanto, necesariamente heterodoxo en esa época, pero Eck captó a la perfección que, si era lo suficientemente hábil, podía mezclarlo con elementos políticos para lograr que el agustino apareciera como un hereje. Tanto la universidad de Leipzig como el duque Jorge por motivos familiares eran especialmente sensibles a las menciones a Bohemia y a las guerras hussitas que se habían iniciado cuando los bohemios habían decidido defender su libertad religiosa con las armas. Para ellos, Juan Huss no sólo era un hereje, que había ardido en una hoguera en Constanza, sino el origen de un peligro político. Conocedor de esa circunstancia, Eck se había dedicado a acusar a Lutero de “bohemio” y “hussita” en algunos escritos difundidos antes de la controversia y ahora iba a volver a utilizar esa arma dialéctica.

Lutero había crecido y se había educado con el comprensible horror católico hacia Juan Huss. No sólo eso. Además, el orgullo de los agustinos de Erfurt era Juan Zacarías que había pasado a la Historia con el nombre de “azote de Huss”. Lutero había tenido ocasión de ver su tumba en la que estaba grabada la rosa de oro que se le había concedido por su celo contra Huss. No resulta, por lo tanto, extraño que Lutero se opusiera a que Eck lo etiquetara de esa manera. Sin embargo, a esas alturas, y después de haberse sumergido en el estudio de la Historia eclesiástica, para Eck no resultó muy difícil llevarlo a una situación en la que afirmó que “entre los artículos de Juan Huss y de los hussitas que fueron condenados hay muchos que son verdaderamente cristianos y evangélicos, y que la iglesia universal no puede condenar”. Aquella afirmación provocó un silencio sepulcral en la sala que fue seguido por una exclamación del duque Jorge en el sentido de que aquello era “la peste”. Eck captó a la perfección que había colocado en una situación más que delicada a su adversario y siguió presionando en esa dirección.  Lutero no sólo cuestionaba el origen divino del papado – una posición no necesariamente heterodoxa a la sazón – sino que iba más allá y, efectivamente, el agustino reconoció que, tal y como pretendía Eck, desde su punto de vista, los concilios podían también equivocarse. 

 Llegados a ese punto, Eck no tuvo inconveniente en aceptar que el agustino – al que había conseguido colocar en el nicho de los herejes – tenía buena parte de razón en el tema de las indulgencias que, dicho sea de paso, había sido el inicio de todo el Caso Lutero. 

El 14 de julio, Carlstadt regresó a la disputa y el duque Jorge se apresuró a poner punto final a los debates. El elector de Brandeburgo venía a visitarlo para una cacería y poca duda puede haber de que el duque se sentía mucho más interesado en perseguir animales con su jauría que en escuchar aquel cruce de argumentos teológicos. Una vez más, Jorge Rhau hizo acto de presencia y señaló el final del debate con un elaborado Te Deum.
 

Autores: César Vidal Manzanares        ©Protestante Digital 2011

 

 

 

 

César Vidal Manzanares

Lutero: «el justo por la fe vivirá»

Lutero y la necesidad de la Reforma (12)

El estudio de la Escritura confirmó la experiencia personal de Lutero referente a la situación de pecado del hombre.

19 de marzo de 2011

Sin embargo, en las Escrituras no encontró sólo una afirmación tajante sobre el estado universal de perdición sino, por encima de todo, un mensaje de Buenas Noticias, el de la salvación por la fe en Cristo.

La respuesta de Pablo relativa a la posibilidad de salvación resulta afirmativa en la carta a los Romanos y hunde sus raíces en los textos del Antiguo Testamento que hacen referencia a la muerte de un ser inocente en pago por los pecados de los culpables, en las profecías sobre un mesías que morirá en expiación por las culpas del género humano (Isaías 53) y en la propia predicación de Jesús que se ha presentado como ese mesías-siervo que entregará su vida en rescate por muchos (Marcos 10:45).

Dios –que no puede ser justo y, a la vez, declarar justo a alguien que es pecador e injusto– ha enviado a alguien para morir en sustitución y en expiación por las faltas del género humano. Esa obra llevada a cabo por Jesús en la cruz no puede ser ni pagada ni adquirida ni merecida. Tan sólo cabe aceptarla a través de la fe o rechazarla.

Los que la aceptan a través de la fe son aquellos a los que Dios declara justos, a los que justifica, no porque sean buenos o justos gracias a sus propios méritos sino porque han aceptado la expiación que Jesús llevó a cabo en la cruz. De esa manera, Dios puede ser justo y, al mismo tiempo, justificar al que no lo es.

De esa manera también queda claro que la salvación es un regalo de Dios, un resultado de su gracia y no de las obras o del esfuerzo humano: Pero ahora, sin la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, testificada por la ley y por los profetas, la justicia de Dios por la fe en Jesús el mesías, para todos los que creen en él: porque no hay diferencia; por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; siendo justificados gratuitamente por su gracia a través de la redención que hay en el mesías Jesús; al cual Dios ha colocado como propiciación a través de la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, pasando por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la finalidad de manifestar su justicia en este tiempo, para ser justo, y, a la vez, el que justifica al que tiene fe en Jesús. ¿Dónde queda, por lo tanto, el orgullo? Se ve excluido. ¿Por qué ley? ¿Por las obras? No, sino por la de la fe. Así que llegamos a la conclusión de que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. (Romanos 3:21-28)

Precisamente, el inicio del capítulo 5 de la epístola a los Romanos constituye un resumen de toda la exposición del camino de salvación expuesto por Pablo: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesús el mesías: 2 por el cual también tenemos entrada mediante la fe a esta gracia en la cual estamos firmes y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. (Romanos 5:1-2)

Pero para Pablo no basta con señalar la fe como la vía por la que el hombre al final recibe la salvación de Dios, es declarado justo por Dios, por la que es justificado.

Además quiere dejar claramente de manifiesto que el origen de todo ese gigantesco y prodigioso drama espiritual se encontraba en el amor de Dios, un amor que no merece el género humano porque fue derramado sobre él cuando estaba caracterizado por la enemistad con Dios: Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado. 6 Porque el mesías, cuando aún éramos débiles, a su tiempo, murió por los impíos. 7 Es cierto que ya es raro que alguien muera por una persona que sea justa. Sin embargo, es posible que alguien se atreva a morir por alguien bueno. 8 pero Dios deja de manifiesto su amor para con nosotros, porque siendo aún pecadores, el mesías murió por nosotros. 9 Por lo tanto, justificados ahora en su sangre, con mucha más razón seremos salvados por él de la ira. 10 porque si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios mediante la muerte de su Hijo, mucho más ahora que ya estamos reconciliados, seremos salvados por su vida. (Romanos 5:5-10)

Sobre ese conjunto de circunstancias claramente establecido por Pablo –el que Dios nos ha amado sin motivo, el que ha enviado a su Hijo a morir por el género humano y el que la salvación es un regalo divino que se recibe no por méritos propios sino a través de la fe– viene a sustentarse el modelo ético del cristianismo al que se referirá a continuación. Se trata, por lo tanto, de una peculiar ética porque no arranca del deseo de garantizar o adquirir la salvación, sino de la gratitud que brota de haber recibido ya esa salvación de manera inmerecida.

Cuando se capta el mensaje de la salvación por gracia a través de la fe que hemos visto en Pablo es cuando comprendemos al Lutero profesor que enseñaba sobre la carta a los Romanos. Se esté o no de acuerdo con la afirmación de los autores que consideran que “de todos los comentarios clásicos sobre esta Epístola, los de Lutero no han sido superados nunca”[1], lo cierto es que el tiempo que el agustino dedicó a enseñar sobre la epístola a los Romanos (1515-1516) resulta esencial para explicar su caso. De hecho, este curso tuvo lugar apenas un par de años antes de sus tesis sobre las indulgencias y, por añadidura, en él se contiene en no escasa medida su teología posterior.

Por uno de esos caprichos tan habituales en la Historia, el texto permaneció desconocido y no leído durante cuatrocientos años a pesar de que el documento había sido tratado con sumo cuidado por los herederos de Lutero. En 1582, fue encuadernado en cuero rojo y en las cubiertas se grabó el escudo de armas del Elector, pero en 1594, los hijos de Pablo Lutero, es decir, los nietos del reformador, vendieron todos los manuscritos al Margrave de Brandeburgo, cuya biblioteca fue finalmente incorporada a la Biblioteca Real de Berlín.

En 1846, el manuscrito fue exhibido con motivo del tercer aniversario de la muerte de Lutero. Sin embargo, el texto no fue objeto de especial interés hasta que el dominico Denifle, un encarnizado anti-protestante, se valió de una copia que había en la Biblioteca del Vaticano como uno de los materiales utilizados para redactar un libro contrario a Lutero.

La obra de Denifle está muy desacreditada en la actualidad incluso en ámbitos católicos, pero debe reconocerse que su insistencia en rescatar el comentario de Lutero sobre la epístola a los Romanos contribuyó no poco a provocar lo que se ha denominado el Renacimiento de Lutero. Desde luego, el comentario sobre Romanos pone de manifiesto cómo el profesor Lutero había asimilado totalmente el enfoque paulino sobre la justificación por la fe y lo había convertido en el eje sobre el que giraba su teología.

Para Lutero, como para Pablo, resultaba obvio que los propios esfuerzos no podían obtener la justificación, sino que ésta sólo podía venir de Dios: “No podemos ser justificados por nuestros esfuerzos… Nos acercamos a Él para que nos haga justos, puesto que confesamos que no estamos en situación de superar el pecado” (WA 56, 221, 15ss)

Esa incapacidad de obtener la salvación por nuestros propios medios no debería, sin embargo, inducir a la desesperación, sino más bien ser vista como el primer paso en el camino hacia la salvación. Igual que el enfermo debe contemplar los síntomas de su enfermedad como una señal que le permite conocer su estado y le impulsa a acudir al médico que puede curarle, cuando se comprende que la salvación no deriva de nuestros méritos, la salida lógica está en confiarse a la misericordia de Dios.

Sólo el incrédulo se niega a seguir esa senda indicada en la Biblia: En tanto que reconozco que no puedo ser justo ante Dios… entonces comienzo a pedirle rectitud. Lo único que se opone a esta idea de la justificación es el orgullo del corazón humano, orgullo que se manifiesta a través de la incredulidad. No cree porque no considera que sea verdadera la Palabra de Dios. No cree que sea verdadera porque considera su entendimiento verdadero. La Palabra de Dios se opone a eso (WA 56, 226, 7)

La salvación, como había señalado Pablo, no era, por tanto, fruto del esfuerzo humano, sino de una acción de Dios que acude en socorro del pecador: Aquí reside el error: en creer que este mal puede ser curado a través de nuestras obras. Toda la experiencia demuestra que cualquiera que sea la obra buena que hagamos, queda en él esa concupiscencia que se inclina hacia el mal, y nadie se encuentra libre de ello… (WA 56, 270, 24 ss)

No somos justificados por nosotros mismos o por nuestras obras, sino solamente por la justicia de Dios. Su justicia no reside en nosotros ni está a nuestro alcance. Por consiguiente, nuestra justificación no está en nosotros ni en nuestro poder… tu salvación viene de fuera de ti (WA 56, 268-9)

 

Autores: César Vidal Manzanares

© Protestante Digital 2011

 

 

 

 

Se ha señalado que fue el 31 de octubre de 1517 Lutero fijó las 95 tesis sobre las indulgencias.

Lo hizo en las puertas de la iglesia del castillo de Wittenberg y  en buen número de casos se afirma que fue como un desafío dirigido contra la iglesia católica. Semejante versión es insostenible históricamente. 

En realidad,  Lutero actuaba impulsado por preocupación pastoral y la raíz del problema no se hallaba en él –que distaba mucho de desear una ruptura- sino en las prácticas económicas de ciertas jerarquías eclesiásticas  sin excluir al papa.

 Alberto de Brandeburgo

En 1513, el príncipe Alberto de Brandeburgo, de tan sólo veintitrés años de edad, se convirtió en arzobispo de Magdeburgo y administrador de la diócesis de Halberstadt. Al año siguiente, obtuvo el arzobispado de Maguncia y el primado de Alemania.

Es más que dudoso que Alberto contara con la capacidad suficiente como para atender de la manera debida a esas obligaciones pastorales y, por si fuera poco, la acumulación de obispados era de dudosa legalidad.

Sin embargo,  en aquella época, los cargos episcopales no sólo implicaban las lógicas obligaciones pastorales sino que llevaban anexos unos beneficios políticos y económicos extraordinarios  hasta tal punto que buen número de ellos eran cubiertos por miembros de la nobleza que contaban así con bienes y poder más que suficientes para competir con otros títulos.

El arzobispado de Maguncia era uno de los puestos más ambicionados no sólo por las rentas inherentes al mismo sino también porque permitía participar en la elección del emperador de Alemania, un privilegio limitado a un número muy reducido de personas, y susceptible de convertir a su detentador en receptor de abundantes sobornos.

Al acceder a esta sede, Alberto de Brandeburgo ya acumulaba, sin embargo, una extraordinaria cantidad de beneficios y por ello se le hacía necesaria una dispensa papal, dispensa que el papa estaba dispuesto a conceder a cambio del abono de una cantidad proporcional al favor concedido. En este caso exigió de Alberto la suma de 24.000 ducados, una cifra fabulosa imposible de entregar al contado.

Como una manera de ayudarle a cubrirla,  el papa ofreció a Alberto la concesión del permiso para la predicación de las indulgencias en sus territorios. De esta acción todavía iban a lucrar más personas.  Por un lado, por supuesto, Alberto lograría pagar al papa la dispensa para ocupar su codiciado arzobispado, pero además la banca de los Fugger recibiría dinero a cambio de adelantar parte de los futuros ingresos de la venta de las indulgencias, el emperador Maximiliano obtendría parte de los derechos y, sobre todo, el papa se embolsaría el cincuenta por cien de la recaudación que pensaba destinar a concluir la construcción de la basílica de san Pedro en Roma. El negocio era notable e indiscutible y la solución arbitrada satisfacía, sin duda, a todas las partes. Cuestión bien diferente era la mentalidad que se hallaba por debajo de aquella práctica.

 Para comprender lo que implicaba la venta de indulgencias hay que situarse en la mentalidad de la Europa del Bajo Medievo.

 

 

Las 95 tesis

(De Wikipedia, la enciclopedia libre)

El Cuestionamiento de Martín Lutero al Poder y Eficacia de las Indulgencias (publicado en latín como Disputatio pro declaratione virtutis indulgentiarum), más conocido como Las 95 tesis, desafió las enseñanzas de la Iglesia de Roma con respecto a la naturaleza de la penitencia, la autoridad del Papa y la utilidad de las indulgencias. Esta publicación —clavada por Lutero, de acuerdo a la tradición, en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg el 31 de octubre de 1517— comenzaría un debate teológico que desembocaría en la Reforma y el nacimiento de varias tradiciones dentro del cristianismo, tales como el Luteranismo, el Presbiterianismo y el Anabaptismo.

 

Propósito de lasTesis

 

95 tesis

 Las 95 Tesis editadas por Melchior Lotter d.J., 1522s

La Iglesia del Palacio de Wittenberg era el lugar donde se guardaba una de las colecciones individuales de reliquias más grandes de Europa, acumuladas por Federico III de Sajonia, príncipe elector de Sajonia. Las reliquias eran aquellos objetos que muchos cristianos medievales consideraban “santos” por haber pertenecido o estado en contacto con un Santo cristiano (incluso partes del propio cuerpo fallecido). De acuerdo a estas creencias (que posteriormente serían refrendadas por la Iglesia Católica Romana en el Concilio de Trento), su contemplación otorgaba méritos al espectador, de modo que podía recibir la absolución del castigo por sus pecados en el purgatorio. Hacia 1509, el príncipe elector llegó a poseer alrededor de 5.005 piezas, incluyendo varios frascos con la leche de la Virgen María, paja del pesebre donde nació Jesús, y el cadáver entero de uno de los inocentes masacrados por orden de Herodes el Grande. Estas reliquias eran mantenidas en relicarios (recipientes artísticos labrados sobre todo en plata dorada) y exhibidos una vez al año para que los fieles las venerasen. En 1509, cada devoto visitante que hizo alguna donación para el mantenimiento de la Iglesia del Palacio recibió una indulgencia de cien días por cada reliquia.[1] Antes de 1520, la colección de reliquias del Elector había aumentado hasta las 19.013 piezas, lo que permitía a los devotos peregrinos que donaran a la Iglesia del Palacio recibir una indulgencia que reduciría su tiempo en el purgatorio por 1,9 millones de días.[2]

Las acciones de Lutero, sin embargo, no iban inicialmente contra la colección de su soberano, sino en respuesta a la venta de indulgencias por parte de Johann Tetzel, un sacerdote de la Orden de los Hermanos Predicadores (Dominico), comisionado por el Arzobispo de Maguncia y por el Papa León X. El propósito de Tetzel era desarrollar una campaña de recolección de fondos para financiar la renovación de la Basílica de San Pedro en Roma, y aunque el príncipe de Lutero, Federico III de Sajonia, y el príncipe del territorio vecino, Jorge el Barbudo, duque de Sajonia, prohibieron la venta en sus dominios, feligreses de Lutero viajaron para comprarlas. Cuando estos creyentes venían luego a confesión, presentaban las indulgencias plenarias que habían adquirido, demandando que ya no necesitaban arrepentirse de sus pecados, puesto que el documento prometía perdón para todos ellos y más

 

Reconstrucción de las puertas de la Iglesia del Palacio donde Lutero clavó sus 95 tesis. Las originales fueron consumidas por el fuego en 1760.

 

 

¿Clavadas o enviadas?

La historia dice que Lutero clavó sus 95 tesis (escritas en alemán para que todos incluso el menos culto las pudiera leer) en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg el 31 de octubre de 1517, pero algunos eruditos han cuestionado la exactitud de este relato, observando que no existe ninguna evidencia contemporánea de tal hecho,[3] otros han respondido a esta carencia señalando que la evidencia no se conserva porque en Wittenberg, la acción de clavar escritos en esa puerta era la manera acostumbrada de anunciar un acontecimiento en el campus universitario de aquella época.[4] Las puertas de las iglesias funcionaban en aquella época tal como los modernos tablones de anuncios. Por su parte, otros autores sugieren que la fijación puede haber ocurrido más bien durante noviembre de 1517. La mayoría conviene, por lo menos, en que Lutero remitió sus tesis al Arzobispo de Maguncia, al Papa, a algunos amigos y a otras universidades en esa fecha.[5] Con todo, las tesis fueron impresas muy pronto, y antes de 1518 habían sido extensamente leídas por toda Europa.

Reacción a las 95 Tesis

Lutero redactó sus 95 tesis como soporte para un debate teórico, una “disputa” teológica, práctica corriente en la época. Concebidas para ser difundidas en un círculo restringido de teólogos, su éxito habría sorprendido al propio Lutero. Tras ser impresas en gran cantidad y ampliamente difundidas, las tesis tuvieron gran resonancia, pero las autoridades religiosas vacilaron, sin embargo, en condenar a Lutero. Este último continuará discutiendo con teólogos partidarios de las doctrinas de Roma, por ejemplo, con Johann Eck en la famosa disputa de Leipzig de 1519.

Las 95 tesis son finalmente condenadas definitivamente el 15 de junio de 1520 por la bula Exsurge Domine del papa León X. Lutero, entonces abiertamente en conflicto con la Iglesia de Roma, será excomulgado a principios del año siguiente.

El Papa León X exigió que Lutero se retractara por lo menos de 41 de sus tesis, pero el monje alemán, ya famoso en toda Europa, rechazó esta exigencia públicamente en la Dieta de Worms de 1521. Así, simbólicamente, daba inicio a la Reforma.[6]

Las 95 Tesis

Por amor a la verdad y en el afán de sacarla a luz, se discutirán en Wittenberg las siguientes proposiciones bajo la presidencia del R. P. Martín Lutero, Maestro en Artes y en Sagrada Escritura y Profesor Ordinario de esta última disciplina en esa localidad. Por tal razón, ruega que los que no puedan estar presentes y debatir oralmente con nosotros, lo hagan, aunque ausentes, por escrito. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia…”, ha querido decir que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.

Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir, de aquella relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los sacerdotes.

Sin embargo, el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior; antes bien, una penitencia interna es nula si no obra exteriormente diversas mortificaciones de la carne.

En consecuencia, subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir, la verdadera penitencia interior), lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.

El Papa no quiere ni puede remitir culpa alguna, salvo aquella que él ha impuesto, sea por su arbitrio, sea por conformidad a los cánones.

El Papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios, o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado. Si éstos fuesen menospreciados, la culpa subsistirá íntegramente.

De ningún modo Dios remite la culpa a nadie, sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en todas las cosas al sacerdote, su vicario.

Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser impuesto a los moribundos basándose en los cánones.

Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del Papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad.

Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.

Esta cizaña, cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio, parece por cierto haber sido sembrada mientras los obispos dormían.

Antiguamente las penas canónicas no se imponían después sino antes de la absolución, como prueba de la verdadera contrición.

Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las leyes canónicas, quedando de derecho exentos de ellas.

Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo, necesariamente, gran miedo; el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas.

Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la pena del purgatorio, puesto que están muy cerca del horror de la desesperación.

Al parecer, el infierno, el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación, la cuasi desesperación y la seguridad de la salvación.

Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror, aumente la caridad.

Y no parece probado, sea por la razón o por las Escrituras, que estas almas estén excluidas del estado de mérito o del crecimiento en la caridad.

Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio, al menos en su totalidad, tengan plena certeza de su bienaventuranza ni aún en el caso de que nosotros podamos estar completamente seguros de ello.

Por tanto, cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas, significa simplemente el perdón de todas ellas, sino solamente el de aquellas que él mismo impuso.

En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.

De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que, según los cánones, ellas debían haber pagado en esta vida.

Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas, es seguro que ello solamente puede otorgarse a los más perfectos, es decir, muy pocos.

Por esta razón, la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y jactanciosa promesa de la liberación de las penas.

El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio, cualquier obispo o cura lo posee en particular sobre su diócesis o parroquia.

Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio, no en virtud del poder de las llaves (que no posee), sino por vía de la intercesión.

Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.

Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, más la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.

¿Quién sabe, acaso, si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo que, según la leyenda, aconteció con San Severino y San Pascual.

Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido la remisión plenaria.

Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente, tan raro como el que en verdad adquiere indulgencias; es decir, que el tal es rarísimo.

Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias.

Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.

Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental, las cuales han sido establecidas por los hombres.

Predican una doctrina anticristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para los que rescatan almas o confessionalia.

Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias.

Cualquier cristiano verdadero, sea que esté vivo o muerto, tiene participación en todos lo bienes de Cristo y de la Iglesia; esta participación le ha sido concedida por Dios, aun sin cartas de indulgencias.

No obstante, la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en manera alguna, porque, como ya he dicho, constituyen un anuncio de la remisión divina.

Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo. La prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.

La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello.

Las indulgencias apostólicas deben predicarse con cautela para que el pueblo no crea equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad.

Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa, en manera alguna, que la compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia.

Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.

Porque la caridad crece por la obra de caridad y el hombre llega a ser mejor; en cambio, no lo es por las indulgencias, sino a lo mas, liberado de la pena.

Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.

Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.

Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad y no constituye obligación.

Se debe enseñar a los cristianos que, al otorgar indulgencias, el Papa tanto más necesita cuanto desea una oración ferviente por su persona, antes que dinero en efectivo.

Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su confianza, pero muy nocivas si, a causa de ellas, pierden el temor de Dios.

Debe enseñarse a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.

Debe enseñarse a los cristianos que el Papa estaría dispuesto, como es su deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, si fuera menester.

Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda.

Son enemigos de Cristo y del Papa los que, para predicar indulgencias, ordenan suspender por completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias.

Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella.

Ha de ser la intención del Papa que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con una campana, una procesión y una ceremonia, el evangelio (que es lo más importante) deba predicarse con cien campanas, cien procesiones y cien ceremonias.

Los tesoros de la iglesia, de donde el Papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios.

Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los pregoneros no los derrochan, sino más bien los atesoran.

Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos, porque éstos siempre obran, sin la intervención del Papa, la gracia del hombre interior y la cruz, la muerte y el infierno del hombre exterior.

San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.

No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.

Está claro, pues, que para la remisión de las penas y de los casos reservados, basta con la sola potestad del Papa.

El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.

Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros.

En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.

Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.

Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.

Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.

No obstante, son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la cruz.

Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las indulgencias apostólicas.

Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos, para que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha encomendado.

Quién habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito.

Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.

Así como el Papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo, con cualquier artimaña de venta en perjuicio de las indulgencias.

Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias, intrigan en perjuicio de la caridad y la verdad.

Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.

Decimos por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en concierne a la culpa.

Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el Papa.

Sostenemos, por el contrario, que el actual Papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1ª de Corintios 1

Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.

Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.

Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al Papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.

Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?

Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?

Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y por que no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?

Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?

Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?

Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?

Dado que el Papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?

Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.

Por tanto, si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del Papa, todas esas objeciones se resolverían con facilidad o más bien no existirían.

Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz, paz”; y no hay paz.

Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: “Cruz, cruz” y no hay cruz.

Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.

Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.

Wittenberg, 31 de octubre de 1517.

 

 

 

 

Manuel de León

Lo subjetivo en la teología de Lutero

las 95 tesis

 Es conocida la repulsa de Lutero hacia toda pretensión de razonar a Dios.

06 DE OCTUBRE DE 2011

Un autor que suele tropezar y siempre anda a vueltas con la teología luterana y reformada es  Menéndez y Pelayo, que no entiende algunas paradojas como la ambivalencia de la razón en Lutero o el problema de la subjetividad y la verdad. 

Es conocida la repulsa de Lutero hacia toda pretensión de razonar a Dios, en el sentido de que el hombre pueda, por la sola razón, adquirir conocimiento alguno de Dios para saber quién y qué es Dios (quid sit Deus). Nos dice Ropero: “Aborrecía-Lutero- a todos los escolásticos, teniéndolos por “asnos y bestias” y a los centros universitarios, como París, Lovaina y Colonia, los denominaba “burdeles de Satanás” porque violaban y corrompían la Palabra de Dios, a la que se consideraba estrechamente ligado”.

 Pero no sólo Lutero masacraba dialécticamente a los escolásticos sino que también los humanistas vapuleaban a los teólogos del escolasticismo decadente, por su método muchas veces falso, como el silogismo que trajo a Lutero de cabeza para su concepto de justicia y justificación, cuando citaban a Aristóteles con: Llegamos a ser justos realizando acciones justas” Lutero demostraría, negando la mayor, que no hay acciones justas delante de Dios. Lutero indicará que la justicia de Dios precede a las obras, de modo que las obras son el resultado de la justicia.

 En la doctrina de los dos reinos de Lutero,  regnum mundi y regnun Chisti, el reino de Cristo esta fuera del alcance de la razón. 

“Siguiendo a Ockham, Lutero rechaza los universales, aceptando únicamente la realidad de las experiencias particulares e individuales. Al negar la realidad de los universales, Lutero limitaba por el hecho mismo, el alcance de la razón a la experiencia de los fenómenos de este mundo es decir, al  regnum mundi.  La razón, – afirmaba – se ciñe exclusivamente al reino del mundo; dentro de este campo de acontecimientos terrenos la razón es autónoma y redunda en la adquisición de conocimientos demostrables. Esto es lo que Lutero llama razón natural (ratio naturalis) cuya legitimidad quedaba para él fuera de toda duda” (Ropero Berzosa, 1999, pág. 311)

 Acusan a Lutero y a la Reforma de subjetivismo como formulación teológico-espiritual. La acusación del campo católico-romano es acertada pero sus fundamentos en vez de ser censurados deberían ser su mejor recomendación. “Con Lutero, el espíritu de la verdad se manifiesta al fin en la voluntad subjetiva. La verdad es la subjetividad. La vida cristiana consiste en que la cúspide de la subjetividad se halle familiarizada con la reconciliación operada por Cristo en el Calvario y aplicada por el Espíritu Santo al corazón; en que se apele al individuo mismo y se le considere digno de llegar a esa experiencia de reconciliación que es unión con Dios en el perdón y el amor de vida; digno de que more en él el Espíritu divino, no como una gracia para privilegiados, la Iglesia en su sentido restringido- jerarquía- sino para todo el pueblo de Dios” (Ropero Berzosa, 1999, pág. 317)

Está pues claro que para poder explicar la reconciliación con Dios tenemos que acudir a la subjetividad , porque, siguiendo el argumento agustiniano, Dios habita en el interior y no en lo exterior del dogma, los ritos, los sacramentos sino en lo más interior y esencial del ser humano.

“La última palabra no la tiene el pecado, lo accidental, aquello que sobreviene al hombre, que lo domina, que no es él mismo, sino la justificación, el renacer a su realidad primera en comunión con Dios. Por eso el hombre, todo hombre, hasta el más miserable y alejado del espíritu, es asequible a lo divino, capaz de Dios, pues su naturaleza esencial no es el pecado sino la “imagen de Dios””.(Ropero Berzosa, 1999, pág. 318)

 

Autores: Manuel de León          ©Protestante Digital 2011

 

 

 

Ponencia presentada por Carlos Martínez García en el Coloquio Internacional Historia, Protestantismo e Identidad en las Américas , organizado por la UNAM, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Fraternidad Teológica Latinoamericana, México, 6-8 de octubre del 2011.

Manuel Aguas, el Lutero de México (I)

Manuel Aguas: de sacerdote católico a precursor del protestantismo en México. La ruptura de 1871

 

09 DE OCTUBRE DE 2011

 Ningún sacerdote católico, de honradez y criterio puede pasar de buena fe ni por convicción al protestantismo […] será si quiere un filósofo, un incrédulo, pero no un protestante. Juan N. Enríquez Orestes

 [A Manuel Aguas] se le puso negra la lengua después de predicar un sermón contra la Inmaculada Concepción de la Virgen. Mariano Cuevas 

 [Manuel Aguas] el Lutero de México.  Hans-Jürgen Prien

Para entender mejor el enraizamiento del protestantismo en México es necesario conocer tanto los esfuerzos exógenos como el contexto y personajes endógenos que facilitaron la implantación de la nueva creencia.

 Es un desatino histórico que varias de las denominaciones cristianas evangélicas de México tracen sus orígenes al tiempo que llegaron los misioneros extranjeros al país. Cuando queda demostrado, fehacientemente, que los misioneros de fuera son los iniciadores de una obra determinada hay que reconocerlo y difundirlo. Sin embargo, en no pocos casos y me parece que por desconocimiento, se han marginado a nacionales que actuaron como precursores y determinantes en el establecimiento de iglesias protestantes.  Aclaro que no se trata de favorecer un nacionalismo excluyente, sino de ser justo con el espíritu del historiador Lucas, y escribir ordenadamente los acontecimientos, después de haber investigado todo con esmero  ( Lucas 1:3 ).

Prácticamente al otro día de consumada la Independencia nacional arrecian los debates sobre el porvenir del país. Los conservadores buscaron afanosamente mantener inamovible la identidad religiosa católica de la nación. Para tal propósito edificaron un cuerpo legal que vedaba la práctica pública de cualquier otra religión distinta al catolicismo. Veían con temor la posibilidad de que el protestantismo incursionara en México.

Otros consideraban que esa presencia era inevitable, pero que la misma debía posponerse para otros tiempos en que la sociedad mexicana tuviera más preparación para aceptar una creencia y práctica religiosa distinta a la católica. Así, por ejemplo, Carlos María de Bustamante, [i]  sostuvo: “Llegará el día en que nuestra gente pueda tratar con protestantes, pero por el momento la tolerancia, además de peligrosa sería, impolítica”. [ii] 

 Entre 1813 y 1827 (año de su deceso), José Joaquín Fernández de Lizardi a la vez que critica el autoritarismo de la cúpula clerical católica, se pronuncia crecientemente por la tolerancia religiosa. Aunque en franca minoría, no está solo en sus alegatos por abrir el país a la práctica de otros credos religiosos. En el periodo que va de finales de 1822 a los primeros meses de 1823, importantes personajes políticos respaldan que México se abra no sólo políticamente sino también religiosamente. Andrés Quintana Roo, Joaquín Parrés y Vicente Rocafuerte toman partido en el sentido antes mencionado. [iii] 

 Mientras las élites políticas e intelectuales se enfrentaban sobre prohibir o no la tolerancia religiosa, el 29 de abril de 1827 James Thomson desembarca en Veracruz, enviado por un organismo de raigambre protestante, la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera . Pocos días después se establece en la ciudad de México, hace en ella su base y viaja por distintas partes del país para promocionar y vender la Biblia. Se dedica por tres años a sus tareas de promotor bíblico, sale del país cuando la combinación de intereses religiosos católicos con la debilidad de funcionarios políticos que no atajan al poder clerical hacen prácticamente imposible la obra de Thomson. De todas maneras  su esforzada labor deja miles de porciones bíblicas, y biblias completas, en manos de posibles lectores  que podrían descubrir enseñanzas contrastantes con las de la Iglesia católica. [iv] 

 No con la misma fuerza que el liberalismo político, pero se fue gestando en México un liberalismo religioso en la década de los cincuenta del siglo XIX . Una manifestación clara de este último fue el grupo de los Padres constitucionalistas. Fueron sacerdotes católicos que se organizaron en 1854, y su movimiento se caracterizó por ser “reformista intracatólico, nacionalista y antirromanista”. [v]  Los Padres constitucionalistas hicieron activismo e favor de la Constitución liberal de 1857, en cuyas sesiones se deliberó acaloradamente sobre la libertad de cultos, pero que finalmente no fue aprobada como pugnaban los liberales radicales. [vi] 

 Por distintas vías algunos pocos nacionales entran en contacto con el protestantismo en la década de los sesenta del siglo XIX . Tiene lugar esto en ciertos casos al relacionarse con personas extranjeras de esa confesión que difunden el credo. Así sucedió en Monterrey, donde el grupo de Melinda Rankin, [vii]  Santiago Hickey [viii]  y Tomás Westrup [ix]  trabaja con creyentes locales. Lo mismo acontece en Zacatecas, donde Julio Mallet Prevost [x]  inicia estudios bíblicos caseros y, posteriormente, junto con nacionales que hacen suyo el mensaje evangélico inician la pujante congregación protestante de Villa de Cos.

 En la ciudad de México el agente de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, John Butler conforma un pequeño grupo que se reúne con él para tener estudios bíblicos. No mucho después del decreto de tolerancia de cultos promulgado por el emperador Maximiliano (26 de febrero de 1865), [xi]  Butler, Sóstenes Juárez y algunos Padres constitucionalistas forman la Sociedad de Amigos Cristianos.  El 18 de noviembre de ese año se celebra “por primera vez en la ciudad de México el culto evangélico, en la calles de San José del Real número 21”. [xii]  Al triunfo de la República sobre los conservadores y Maximiliano,  dicha Sociedad trasmuta su nombre por el de Comité de la Sociedad Evangélica , y sus integrantes abren al público sus reuniones que continúan desarrollándose en San José del Real. [xiii] 

 Por la lectura individual de la Biblia distintas personas se alejan del catolicismo e inician contactos con las células protestantes de la ciudad de México. Son los casos, entre otros de dos personajes que serían claves para el posterior desarrollo del protestantismo mexicano: Arcadio Morales y Manuel Aguas. Esta vertiente, la de quienes como paso inicial leen la Biblia para después vincularse al protestantismo, ha sido importante no nada más en el caso mexicano sino igualmente en otros países latinoamericanos: “De forma general se puede decir que la Biblia ha jugado un papel destacado en el arraigo del protestantismo en América Latina. Siempre empezó apareciendo la Biblia y, detrás de ella, un predicador evangélico, cuando no era el propio agente bíblico quien actuaba también de evangelizador”. [xiv] 

A los trece años, por estímulo de su madre,  Arcadio Morales [xv]  inicia la lectura de la Biblia. Seis años después asiste a una reunión en San José del Real 21, va enviado por su progenitora dado que ella estaba imposibilitada de asistir por un compromiso doméstico. El siguiente es el testimonio de Arcadio Morales sobre lo sucedido el 26 de enero de 1869:
El templo quedaba en el fondo de unos callejones tortuosos, oscuros, en el tercer piso de la casa mencionada […] me acompañaban el señor Luis Ortega, amigo mío y el señor Julián Rodríguez, que en paz goce, y que era el que se había empeñado en llevarme a su culto. Por fin llegamos a la capilla, y cuál no sería mi sorpresa al encontrarme en una sala casi hermosa, limpia y bien alumbrada, como que era nada menos que la biblioteca de los padres filipinos, pues todo aquel edificio había pertenecido al convento de los jesuitas de la Profesa, [xvi]  que por virtud de las Leyes de Reforma había sido secularizado.
Allí se hallaban reunidos como unos veinte individuos pertenecientes a la clase humilde del pueblo; campesinos y obreros todos; no había ni una sola señora ni un niño; pero, los hombres que se hallaban allí era muy devotos y reverentes. El señor Sóstenes Juárez, profesor, era el pastor de aquel rebaño, y en aquella noche tenía como ayudante al señor Coronel Lauro González, quien leía la fórmula bautismal. Cuando el señor González leyó el capítulo tercero del Evangelio de San Mateo, me pareció al momento reconocer a un antiguo amigo mío, un viejo conocido que, al oírlo me llenaba de placer. Al concluir el culto fuimos presentados al pastor y su ayudante, quienes nos invitaron a volver. Al salir de la capilla pregunté al señor Rodríguez: “¿Este es el culto protestante?. Sí, señor, me contestó. ¿Nada más? Nada más leer las Escrituras sagradas, hacer oración y explicar sencillamente el Evangelio. Entonces, dije para mí, yo he sido protestante hace mucho tiempo. ¡Qué equivocado estaba!” [xvii] 

Otro lector solitario de la Biblia, primero, y después junto con varios colaboradores y seguidores, habría de sacudir al México de los primeros años setenta del siglo XIX.  Manuel Aguas  nace en el norteño estado mexicano de Chihuahua, en 1830. Es hijo de un español, Francisco Aguas, llegado a México para sofocar la Independencia y de Marcela N. La familia se traslada a la ciudad de México, donde Manuel hace sus estudios universitarios y musicales. A la edad de veinte años ingresa a la orden de los dominicos. En 1857, debido a una orden del gobierno liberal, tiene lugar la exclaustración de monjas y frailes, por lo que Manuel Aguas se dedica a estudiar homeopatía. En 1863 las autoridades de su orden lo nombran para hacerse cargo del curato de Cuautla, Morelos, donde el templo se atiborra de feligreses para escuchar sus intensos sermones. [xviii] 

Alrededor de 1859-1860 retorna a la ciudad de México, y abre el Colegio Guadalupano que en poco tiempo alcanza alta reputación. Aguas predicaba en el templo de San José de Gracia, donde la muchedumbre llena el lugar para seguir las enseñanzas del dominico. Parece que es en 1867 cuando muda su ministerio al curato de Azcapotzalco, en aquel entonces un poblado aledaño a la ciudad de México y en nuestros días un barrio más de la misma.

En Azcapotzalco se presenta ante él una persona que dice ser protestante, después de varias horas de discusión entre ambos, el protestante acepta reconciliarse con la Iglesia católica.  En una carta fechada en octubre de 1871, en la que Aguas da cuenta de su itinerario de lo que él llama el romanismo a la verdadera religión, escribe que entre sus tareas como párroco estaba enseñar sobre la “pestilencia [del protestantismo] que vendría a hacernos en México más desafortunados que nunca”. [xix]  Manuel Aguas daba tiempo a combatir una presencia que no era imaginaria, como antes hemos visto, sino que ya contaba en la ciudad de México y sus alrededores con algunos núcleos y seguidores.

De Azcapotzalco es promovido para ser el confesor oficial de los canónigos de la Catedral Metropolitana, en la capital del país. Entre sus deberes estaba predicar con cierta regularidad ante el arzobispo y el capítulo catedralicio. Al tiempo de realizar lo anterior, Aguas entra crecientemente en una crisis de fe. En el documento antes citado menciona que “no tenía paz en el alma, dudaba de mi salvación, y nunca creía que estaba haciendo suficientes obras para obtenerla”.

Por el tiempo de sus dudas llega a manos de Manuel Aguas un panfleto protestante titulado  Verdadera libertad. Su primera reacción es combatir el tratado con lo que él llama “su arsenal romanista”. Pero la voz de su conciencia le lleva a pensar que tal vez él estaba en el error. El todavía sacerdote decide ponerse a estudiar, dice, “todos los libros y panfletos protestantes que pudiese conseguir”. Subraya que con mucho cuidado se dedica a la tarea de leer la  Historia de la Reforma del siglo XVI , de Merle D’Aubigné.

Es importante referir que el autor del libro mencionado por Manuel Aguas, Merle Jean Henri D’Aubigné (1794-1872) nace en un poblado cercano a Ginebra, es hijo de una distinguida familia hugonota (calvinista). D’Aubigné tiene una conversión en 1816 mediante las campañas evangelísticas de los hermanos Robert y James Haldane, escoceses revivalistas y vinculados a la Iglesia bautista.

Un personaje ya mencionado que tiene un lugar central en la distribución de la Biblia en México, James Thomson que es colportor en nuestro país en dos periodos (1827-1830 y 1842-1844) se vincula con los Haldane (quienes evangelizan a D’Aubigné) en su adolescencia, trabaja con ellos y hasta antes de emprender su primer viaje a tierras latinoamericanas (Argentina en 1818), les ayuda en las tareas pastorales en la Iglesia bautista de Leite Walk, en Edimburgo.

Merle D’Aubigné publica su  Histoire de la Reformation du XVI siecle  en 5 volúmenes, el primero aparece en 1835 y el ultimo en 1853. La obra tuvo varias reediciones y traducciones, fue muy usada por lectores protestantes durante la segunda mitad del siglo XIX. Muy probablemente Manuel Aguas lee la obra en francés y se hace de un panorama amplio del desarrollo y características de la Reforma protestante.

 En la misiva de 1871, enviada a las oficinas de la Iglesia Episcopal en Estados Unidos con el fin de que apoye el trabajo evangélico que los mexicanos están realizando en el país, Manuel Aguas insiste en que además de los libros protestantes, sobre todo, se da a la tarea de estudiar la Biblia. Es entonces cuando “comienza a ver la luz del Señor” y queda totalmente convencido de la “la falsedad del sistema romano […] encontré la largamente deseada paz de mi alma”. Por lo que escribe después parece que decide dejar de practicar el sacerdocio católico pero no hace pública, en ese momento (¿1870?) su conversión, sino que se sostiene por su trabajo de médico y “en las tardes leía la Santa Escritura a mi familia, y oraba con ella”. 

 Una vez que tiene claro que él ya es protestante, Manuel Aguas comienza a reunirse en la que llama en su misiva Iglesia protestante provisional. En ésta ministraba el misionero Henry C. Riley, nacido en Chile en 1835, educado en Estados Unidos e Inglaterra y ordenado como ministro de la Iglesia episcopal en 1866. Antes de llegar a México, en 1868, [xx]  Riley pastoreaba una iglesia de habla castellana en Nueva York.

 De la manifestación pública de su fe evangélica, la excomunión contra él por parte de las autoridades eclesiásticas católicas, la respuesta de Aguas y su activismo evangelizador y docente en la Iglesia de Jesús nos ocuparemos en nuestra próxima entrega. 

 


 

 [i]  Intelectual y político de larga trayectoria. En 1805, junto con Jacobo de Villaurrutia, funda el  Diario de México . Decidido partidario de la Independencia de México. En 1822 es presidente del Congreso nacional. Por ser acérrimo crítico de Agustín de Iturbide y su ensayo imperial, Bustamante es encarcelado, recobra la libertad en marzo de 1823 y retoma su puesto parlamentario. Participa activamente en el Congreso Constituyente que elabora la Constitución de 1824.  Diccionario Porrúa. Historia, biografía y geografía de México, Editorial Porrúa, México, sexta edición, 1995, p. 501. 

   [ii]   La Águila Mexicana , 11/XII/1823, pp.1-2; citado por Evelia Trejo, “La introducción del protestantismo en México. Aspectos diplomáticos”,  Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México , volumen 11, 1988, p. 1  (versión de Internet).

 

   [iii]  Al respecto me ocupo del tema en “De la presencia ideológica a la presencia física del protestantismo en el México independiente”, en Carlos Mondragón (coordinador),  Ecos del Bicentenario. El protestantismo y las nuevas repúblicas latinoamericanas , Ediciones Kairós, Buenos Aires, 2011, pp. 205-227. 

   [iv]  En un libro de mi autoría me ocupo del personaje y sus actividades en nuestro país,  James Thomson: un escocés distribuidor de la Biblia en México, 1827-1830 , Editorial Cajica, Puebla, 2011.

 

   [v]  Daniel Kirk Crane,  La formación de una Iglesia mexicana, 1859-1872 , tesis de maestría en Estudios Latinoamericanos, UNAM, 1999, p. 47. 

   [vi]  Los pros y contras en la discusión en  Los debates sobre la libertad de creencias , Facultad de Derecho UNAM, México, 1994.

 

   [vii]  Para conocer a detalle la obra de Melinda Rankin en el norte de México, sobre todo en Nuevo León, consultar sus memorias  Veinte años entre los mexicanos. Relato de una labor misionera , Fondo Editorial de Nuevo León, México, 2008. 

   [viii]  Irlandés agente de la Sociedad Bíblica Americana, por cinco años (1861-1866, año de su muerte) distribuye la Biblia a la vez que pone los fundamentos de la Iglesia bautista en Monterrey. Para más datos Justo Anderson,  Historia de los bautistas. Sus comienzos y desarrollo en Asia, África y América Latina , tomo III, Casa Bautista de Publicaciones, El Paso, Texas, 1990, pp. 18-23.

 

   [ix]  Discípulo de Santiago Hickey, nacido en Inglaterra en 1837 y emigra a México en 1852. Se convierte a la fe evangélica y es bautizado por Hickey el 30 de enero de 1864. Al morir su mentor (1866), Westrup es nombrado representante de la Sociedad Bíblica Americana. Mayor información en Horacio Westrup P., “Tomás Martín Westrup”,  Paladines del Evangelio en México , Casa Unida de Publicaciones-Editorial La Aurora, México-Buenos Aires, 1953, pp. 13-35. 

   [x]  Ciudadano estadunidense, casado en 1850 con Mariana Cosío, hija del liberal Severo Cosío. La boda debió celebrarse en Brownsville, Texas, bajo la liturgia presbiteriana. Pormenores sobre el personaje y su papel en la difusión del protestantismo en Zacatecas los consigna Joel Martínez López,  Orígenes del presbiterianismo en México , s/e,Matamoros, Tamaulipas, 1991, pp. 60-64.

 

   [xi]   Biblioteca.TV 

   [xii]  Arcadio Morales, “Datos para la historia”,  El Faro , 15 de abril de 1897.

 

   [xiii]  Abraham Téllez,  Op. cit. , p. 169. 

   [xiv]  Hans-Jürgen Prien,  La historia del cristianismo en América Latina , Ediciones Sígueme, Salamanca, 1985, p. 715.

 

   [xv]  Nacido en la ciudad de México, el 12 de enero de 1850. Hijo de Bartolo Morales y Felipa Escalona. 

   [xvi]  El templo se localiza en las actuales calles de Isabel la Católica esquina con Francisco I. Madero.

 

   [xvii]  Arcadio Morales, “Memorias”,  El Faro , 15 de junio de 1947. 

   [xviii]  Alberto Rosales Pérez,  Historia de la Iglesia nacional presbiteriana El Divino Salvador, bajo el pastorado del presbítero y doctor Arcadio Morales Escalona (1869-1922) , s/e, México, 1998, p. 27.

 

   [xix]  Manuel Aguas,  Letter from Manuel Aguas , T. Whittaker Publisher and Bookseller, No. 2, Bible House, New York, p. 1. 

   [xx]  Daniel Kirk Crane,  Op. cit. , p. 98

 

 

 Reconocimiento de bautismo

evangélico-católico.

Estimados  Obispos y hermanos: Respecto al documento de reconocimiento del sacramento del bautismo, que envía la Comisión Ecuménica Católica para que las Iglesias Tradicionales Evangélicas, así como la Iglesia Ortodoxa, consideren la posibilidad del reconocimiento  del bautismo como válido en todas las iglesias, cosa que ya tiene  más de 20 años de estarse insistiendo, mi comentario y posterior solicitud, es como sigue:

1.- El criterio bíblico-teológico respecto al bautismo es diferente  entre la Iglesia Católica y las Iglesias Evangélicas. Principalmente (pero no solamente), en lo siguiente:

 A.- Para la Iglesia Católica este Sacramento  incorpora al creyente a la Iglesia; para nosotros  es El Señor el “que añade cada día a La Iglesia los que han de ser salvos” (Hechos 2;47), con o sin bautismo.

B.- Para la Iglesia Católica el bautismo borra el pecado original; para nosotros, los metodistas, es “la sangre de Jesucristo, su Hijo, (quien) nos limpia de todo pecado” (1a. Juan 1:7)

C.- Para la Iglesia Católica  el bautismo evita que los niños que mueren  vayan al Limbo (si bien este aberrante criterio ya fue cancelado oficialmente, la realidad es que sigue vigente en el pensamiento del católico promedio); obviamente los protestantes estábamos en total desacuerdo.

D.- La declaración católica, “Fuera de la Iglesia no hay salvación” (entendiendo por Iglesia la Católica) y de que para pertenecer a dicha iglesia hay que ser bautizado, obliga al que no sea católico a  aceptar  el concepto extra bíblico involucrado en  el bautismo católico, así como  otras connotaciones  teológicas que están en franca discrepancia con nuestro criterio.
 
La consideración de este asunto requiere del dictamen serio y documentado, de la Comisión de Fe y Orden o bien de una Comisión Ad Hoc, dictamen que a su vez debe pasar por el cedazo de las Conferencias Anuales, a fin de obtener un consenso aceptable. No está por demás tomar en cuenta que de aceptarse el documento en cuestión, esto puede llevar a nuestra Iglesia a una división, lo cual sería  del todo lamentable.
 
Ruego al Señor que la luz de Su sabiduría y fidelidad al mensaje bíblico sea con ustedes para este y todo asunto que llega a sus manos.
 
Les saluda respetuosamente: Pbro. I. Rubén Pedro Rivera

 

Respuestas del público lector:

Mensaje del Dr. Ernesto Contreras

Si de algo vale la opinión de un cristiano, evangélico, metodista, con 65 años de militancia, apoyo 100% a  mi maestro el Pastor Rubén Pedro Rivera, tanto en los puntos teológicos sobre el bautismo de infantes, como en que se considere seriamente, por quien corresponda, el incorporar esta otra ponencia ecuménica (sincretista entre la luz del evangelio y la herejía romanista), en la teología Luterana, Arminiana, Wesleyana, y por lo tanto, metodista, que jamás podrá ser ‘una en Espíritu’, con la teología papal, católica y romana. Saludos y bendiciones de lo Alto.

Mensaje de José Donato Rodríguez

Sugiero tratar el punto en nuestras próximas Conferencias Anuales (Comisiones de Fe y Orden) y enviar una propuesta inmediata a Gabinete General. Y también solicito que en este tiempo que media, cada lector envíe a nuestra Redacción de El Evangelista Mexicano su punto de vista al respecto. Gracias.

 

 

 

Ponencia presentada por su autor en el pasado Coloquio Internacional de Protestantismo e Identidad en América Latina, celebrado en este mes de octubre en la ciudad de México.

 

Imaginarios y protestantismo en México.

El uso de la fotografía en la prensa metodista, 1890-1910.

 

Daniel Escorza Rodríguez

Fototeca Nacional INAH. ENAH/CONACYT

Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México.

 

 

1.- La imagen en la cultura protestante-evangélica.

En términos generales, la cultura protestante mexicana, no ha considerado la incorporación de imágenes al terreno de la representación de lo sagrado, en virtud del estigma que ello conlleva. Al igual que la cultura judía, -aunque por distintas razones-  las representaciones plásticas de la deidad, o de Jesús el Cristo, no son tan comunes en la cultura evangélica protestante[1], debido quizá a la tradición iconoclasta que procede de la Reforma del siglo XVI.

            Como se sabe, la Reforma luterana supuso un momento de “crisis de la imagen”, y el paso de lo que podríamos llamar una “cultura de la imagen”, a una “cultura auditiva”. De ahí se explica la casi nula representación de Jesús de Nazareth, o la negativa de antropomorfizar a la deidad en los templos, en los salones de la Escuela Dominical, y en los hogares de los adherentes al protestantismo mexicano. En efecto, se podría pensar que esta iconoclastia se traslada hasta las moradas de los adeptos; no obstante, podemos encontrar excepciones abundantes, derivadas de la cultura popular mexicana, que incorpora una suerte de simbiosis cultural.[2] Si bien, la imagen por sí misma no constituye una “latreia”, es decir, una idea de adoración al referente representado, en el ámbito evangélico mexicano la imagen se asocia a la devoción, o al ritual.  

            Lo que vamos a abordar en este texto es un primer acercamiento al uso de la fotografía en la prensa de la misión mexicana de la Iglesia Metodista Episcopal del Norte asentada en nuestro país desde 1872. Como se sabe, el metodismo es una de las denominaciones protestantes que inicialmente se establecieron en México, durante el último cuarto del siglo XIX[3].

            Para ello recurrimos fundamentalmente a los grabados y fotografías que aparecieron en el órgano oficial de esta misión norteamericana, cuyo primer número apareció en 1877. El periódico denominado El Abogado Cristiano Ilustrado, fue uno de los principales vehículos de propaganda de la iglesia metodista[4], y su edición sobrevivió, en su primera etapa, hasta 1917, año en el que los periódicos de las diversas iglesias evangélicas en México se fusionaron en un solo órgano oficial.

            La frecuencia de publicación se inició con ediciones mensuales, y posteriormente quincenales; además constituyó el vehículo en donde el imaginario protestante se comenzó a formar, ya que durante muchos años fue el principal medio de difusión de la comunidad metodista en México.

 

2.- Representaciones de la historia mexicana.

Las primeras imágenes relacionadas con el metodismo mexicano las encontramos en la prensa del siglo XIX. Los periódicos oficiales de ambas ramas del metodismo[5], como El Abogado Cristiano y El Evangelista Mexicano, comenzaron a difundir y a divulgar, en el sentido amplio del término un cúmulo de imágenes, que en términos generales trataban de dar a conocer un nuevo imaginario, distinto a la tradición católico-romana que hasta entonces prevalecía en nuestro país.

Las primeras imágenes publicadas en El Abogado Cristiano Ilustrado son muy variadas. Se trata de grabados con temas bíblicos, escenas de la vida cotidiana, vistas de ciudades o paisajes de otros países, o temas de la historia del protestantismo, como esta escena de la quema de bulas papales por Martín Lutero. (imagen 1) No obstante, muy temprano se comenzaron a representar también los temas del ámbito político-histórico. En algunas ocasiones el periódico incorporaba algunos grabados del mismo Porfirio Díaz, y a partir de la década de 1890 se presentaron fotografías en medio tono del mismo personaje. (imagen 2 y 3)

 

 

 

 

 

 

 

 

De esta forma, podemos observar que uno de los temas visuales más socorridos a lo largo de las dos últimas décadas del siglo XIX fue la historia patria. En la edición de El Abogado Cristiano Ilustrado de septiembre de 1882 encontramos la primera referencia visual al tema de la Independencia, ya que en la portada se representa una imagen de Miguel Hidalgo y Costilla. (imagen 4)  Esta imagen es la versión en grabado del célebre óleo pintado por Joaquín Ramírez, denominado “Retrato del Benemérito de la Patria Don Miguel Hidalgo y Costilla”.[6] En la imagen, Hidalgo aparece representado en lo que parece ser la casa parroquial de Dolores, Gto. De pie, la figura señala con la mano derecha un documento colocado sobre una mesa. (imagen 5)

 

 

 

 

 

 

 

Es interesante observar que en el óleo original, al fondo de la escena resalta una imagen de la Virgen de Guadalupe, icono por antonomasia de la lucha insurgente que acompañó a la hueste acaudillada por el cura de Dolores. Sin embargo, en el grabado del periódico metodista, la imagen guadalupana se desvanece para dejar paso a un librero, probablemente resaltando el significado de la lectura y de los libros para la nación sumida en la ignorancia y el fanatismo. Junto a éste, del lado derecho aparece un reloj que marca las 5:55 horas, quizá  dando a entender los minutos que transcurrieron en la víspera del llamado a la insurgencia la madrugada del 16 de septiembre.

El texto que acompaña este grabado es del laico metodista Emilio Fuentes y Betancourt, con el sugerente título de “El Padre de la Independencia mexicana”. Seguramente el redactor retoma la idea del gran escritor liberal Ignacio Ramírez, quien en 1861 había declarado a Hidalgo como un padre: el “Padre de la Patria”. La representación de los próceres de la independencia va a ser recurrente en el periódico metodista en el transcurso de los años posteriores. Por ejemplo la imagen de Miguel Hidalgo se repite en septiembre de 1890, y prácticamente en cada año de esa década y de la del nuevo siglo, a partir de 1900. Además de Hidalgo, eventualmente se incluyen las figuras de Morelos, de Ignacio Allende y de Mariano Matamoros.

El trasfondo en donde se inserta esta imagen en la prensa metodista es el de la lucha (no sólo militar, sino primordialmente ideológica) entre los liberales y los conservadores, durante una buena parte del siglo XIX. Si lo ponemos en su justa dimensión, desde la década de 1820, hasta por lo menos la de 1860, con el triunfo de la república juarista, la querella por el origen de la nacionalidad había polarizado la situación de tal manera que en esos años existía una especie de dualidad acerca de la autoría de la independencia:

 

Iturbide versus Hidalgo  
27 de septiembre versus 16 de septiembre  
1821 versus 1810  
Iguala versus Dolores  

 

De tal forma, la raigambre ideológica relacionada con la fundación de la nación mexicana, que se fue construyendo en los primeros metodistas mexicanos provenía de los liberales. De la tradición de escritores como Luis de la Rosa, José María Lafragua, Mariano Otero, y desde luego Guillermo Prieto, cuyos textos relativos a la Independencia aparecen, por cierto, en las páginas del periódico metodista en septiembre de 1890. Ello explica por qué en las páginas de El Abogado Cristiano no hemos encontrado ninguna referencia, ni siquiera textos de la versión de la historia de Lucas Alamán, de Lorenzo de Zavala, o del mismo Dr. Mora.

Indudablemente los discursos y escritos de Ignacio Ramírez y de Ignacio Manuel Altamirano entre 1855 y 1861 van a inspirar el pensamiento de los metodistas mexicanos de la generación posterior, de tal manera que para 1882 el Abogado Cristiano defiende la idea de la Independencia, como una liberación del fanatismo, de la idolatría, y en general de un México libre. En razón de ello, el héroe epónimo será Hidalgo.

             Por otra parte, es interesante observar que en 1884, la viñeta que acompaña el título del periódico va a cambiar. De ser una especie de paloma entre nubes, como fondo de las letras de El Abogado Cristiano Ilustrado, a partir de noviembre de 1884, se incorporarán elementos más sugerentes, como por ejemplo un águila de frente, con las alas desplegadas, y devorando una serpiente, además de objetos de labranza, que es la representación del trabajo y del esfuerzo en el campo mexicano. (imagen 6)  Del lado izquierdo la Biblia abierta, y del lado derecho dos volcanes que representan probablemente la orografía de la altiplanicie de la cuenca de México. Esta viñeta con el paso de los años evolucionará hasta los inicios del siglo XX, en 1902, cuando se incluye una composición visual que deja ver los volcanes Popocatepetl e Iztacihuatl, así como el campo mexicano representado con cactus y nopales. El águila devorando a la serpiente será sustituida por una paloma con una rama de laurel en el pico.

 

imagen 6

 

imagen 7

           

 

 

 

 

Cabe señalar que además de ser el mes patrio, por antonomasia, en septiembre es también la efeméride del natalicio del presidente en turno, por lo cual también en estos años, la figura de Porfirio Díaz será representada, haciendo eco a la idea de Díaz como el “héroe de la Paz”, tal y como se puede ver en las ediciones del Abogado Cristiano Ilustrado de los años 1879, 1898, 1902, entre otros.

            La representación del movimiento de Independencia toca su cenit con el centenario en 1910. Las fiestas del Centenario, de acuerdo con la visión porfirista, era el corolario del régimen de Díaz, y probablemente ninguna institución social se sustrajo a su influjo. Por lo que respecta a la publicación metodista, se realizó una edición especial el 8 de septiembre de 1910 denominada ¡Ave Patria! 1810-1910.[7] En este documento periodístico se reunieron 34 textos tanto de notables escritores mexicanos como José María Lafragua y Francisco Zarco, como de los historiógrafos metodistas de la época, entre ellos: Pedro Flores Valderrama, Leopoldo García, Norberto Mercado, Gorgonio Cora y Jorge A. Osorio, entre otros.

            No obstante la riqueza literaria, en el aspecto visual la publicación es muy limitada. La viñeta del Abogado Cristiano muestra el águila devorando la serpiente, con las alas desplegadas. Como portada el retrato de busto de Miguel Hidalgo y Costilla, que repite el mismo motivo gráfico de las ediciones de 1894 y de 1900, entre otras. En las páginas interiores encontramos unos pequeños retratos de José María Morelos y de Vicente Guerrero.

3.- La fotografía en la prensa metodista

Aún no se sabe cabalmente cuándo se imprimió por primera vez en México una fotografía en una publicación periódica, en la técnica de mediotono.  Algunas versiones señalan que fue en Puebla, en el primer número de El Mundo. Semanario Ilustrado, el 4 de noviembre de 1894, cuando aparecieron estas primeras fotografías en la prensa.[8]

Sin embargo, desde 1891 se tiene consignado la impresión de fotografías en distintos periódicos mexicanos, por ejemplo en La Ilustración Mexicana, Revista semanaria, fundada por el coronel Francisco Romero, en 1891.[9] En esta revista se incluyen fotografías elaboradas en cliché por Ángel Ortiz Monasterio, quien al parecer fue el que introdujo esta técnica en México. Cabe señalar que en aquella revista, las fotografías eran tomadas por fotógrafos de la talla de Octaviano de la Mora, los hermanos Valleto y Torres Hermanos, pero Ortiz Monasterio era el encargado de elaborar las planchas y por eso se firmaban como Monasterio fot.[10]

             En efecto, entre los años 1891 y 1894, diversos periódicos y revistas comenzaron a imprimir la fotografía en medio tono, como Gil Blas, El Mundo. Semanario Ilustrado, El Universal, El Diario del Hogar, El Nacional, y México Gráfico, el cual desde 1891 imprimió retratos fotográficos.

Para contribuir al debate en torno a estas primeras fotografías de prensa, señalaré que precisamente en la portada del periódico metodista se encuentra una fotografía impresa en el año de 1890; específicamente, el 15 de enero de 1890. (imagen 7)

En esta portada aparece la fotografía de la fachada de la misión metodista, situada en la calle de Gante No. 5, propiedad que había sido parte del convento de San Francisco, en la capital de la Nueva España.[11] El fotograbado no tiene crédito, y muestra una vista de la mencionada calle[12]. En la parte inferior se observan algunas personas, del lado derecho. Al fondo se alcanza a ver la cúpula de una de las naves de la iglesia de San Francisco.

Si bien a lo largo de poco más de 20 años, (de 1890 a 1914) el periódico metodista no incluye muchas fotografías en sus ediciones, las que imprime tienen que ver por lo menos con dos asuntos, por una parte, dar a conocer su infraestructura inmobiliaria, en cuanto a templos, casas pastorales, escuelas y colegios, y por otra parte divulgar los retratos de sus dirigentes.

            En 1895 incorpora en su portada, otra fotografía de un inmueble, en esta ocasión la casa de la misión metodista y el colegio para niños en Pachuca Hgo. (imagen 8) La composición de la imagen muestra en primer plano un grupo de alumnos de la escuela, así como los maestros, todos posando para la fotografía. La imagen cuida que se vea toda la fachada de la edificación, pero también los niños de todas las condiciones sociales: con calzón de manta, descalzos, con zapatos, con huaraches, con vestimenta de lana, etc.

 

imagen 8

        

imagen 9

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otra parte, en los interiores de una edición del año 1900, la publicación muestra un “salón de Señoras del Hospital El Buen Samaritano, de Guanajuato”, cuya imagen se atribuye al fotógrafo Romualdo García. (Imagen 9) En esta fotografía se aprecia un salón muy pulcro, luminoso, con dos pacientes en las camas, y al centro una enfermera. En segundo plano se puede ver al Dr. Levi Salmans, en ese entonces director del Hospital.

            En todos estos casos, se trata de fotografías que muestran a los lectores las instalaciones diversas de la misión metodista en México. Las imágenes publicadas en el periódico arrastran todavía los conceptos del siglo XIX, en el sentido del encuadre, y de una impecable ejecución técnica y nitidez, aun cuando no son instantáneas, o fotografías del “instante decisivo”, se trata de imágenes testimoniales con un propósito de propaganda y que constatan una realidad. Tienen la calidad de verosimilitud.

Por otra parte, tenemos la fotografía de retrato, que también cumple también una función de registrar una realidad. Por un lado, tenemos una fotografía de 1898, de una familia de la iglesia de Irapuato, Gto., cuyo pie de foto dice: “La familia González de Irapuato, perseguida cruelmente por insinuaciones del cura Mendoza”. (imagen 10) La imagen muestra a tres muchachas, una anciana en el centro, un niño y un señor que parece ser el jefe de la familia. Obviamente, la foto no es testimonial, en el sentido de que registre algún aspecto de la “persecución religiosa”. Es una foto de estudio. Los personajes visten con decoro, con todas las características de un retrato decimonónico de estudio, pero se incorpora a la publicación como un retrato. A lo largo de las ediciones en los años sucesivos se van a imprimir más retratos de los misioneros norteamericanos, de los pastores locales, de origen mexicano, de mujeres misioneras y maestras, y en general de los dirigentes de la misión. (imagen 11)  Son retratos sin mayores pretensiones, la mayoría si no es que todos, serán retratos de estudio, tanto individuales como grupales, de los cuales se desconoce su autoría. Por ejemplo la fotografía de los “Presbíteros Presidentes de la Conferencia Anual de México”. Al centro de la composición se ve sentado al pastor John W. Butler, jefe de la misión metodista en México. Junto a él, Pedro Flores Valderrama y Justo M. Euroza. De pie, detrás de ellos se identifica a Severo I. López y Abundio Tovar y Bueno. (imagen 12) Estos últimos son pastores nacidos en México, y educados en el Seminario Metodista de Puebla. Ya no se trata de los ministros de culto extranjeros, sino de individuos nacidos y arraigados en nuestro país que visten a la manera del norteamericano, con traje obscuro, corbata y zapatos, y que a los  ojos de los feligreses se identificaban como los líderes de la iglesia.

 

imagen 10

   

imagen 11

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez iniciado el movimiento revolucionario en nuestro país, el periódico no incluye registros visuales de los acontecimientos de la Revolución, en virtud de que la misión metodista era una organización norteamericana, y por lo tanto, sus dirigentes tenían mucho cuidado del manejo de la información. Por ejemplo, no hemos encontrado declaraciones oficiales en el periódico en contra o a favor del maderismo, del zapatismo, o de otras facciones revolucionarias durante los años 1910-1914. Solamente, hasta 1914, en ocasión de la invasión norteamericana, y el triunfo del constitucionalismo, el periódico inserta una fotografía del Primer Jefe de la Revolución, Venustiano Carranza. (imagen 13) Desde Porfirio Díaz, ningún otro presidente, o jefe había estado en la portada del ACI. Podría colegirse que con esta imagen la misión metodista reconocía tácitamente a la revolución constitucionalista.

 

imagen 12

   

imagen 13

 

 

 

 

 

 

 

 

4.- Palabras finales 

El periódico quincenal El Abogado Cristiano Ilustrado, fue una publicación de la misión de la Iglesia Metodista Episcopal, y se editó en la ciudad de México a partir de 1877.  En sus páginas utilizó la fotografía, inclusive años antes que otros periódicos “seculares”, como El Tiempo Ilustrado o La Ilustración Mexicana, ya que insertó su primera placa de medio tono el 15 de enero de 1890. En esta portada se observa el edificio de la misión metodista, en la calle de Gante No. 5, propiedad que había sido parte del convento de San Francisco, en la ciudad de México.

De esta forma, en la última década del siglo XIX, y la primera del siglo XX, la fotografía convivió en las páginas de esta publicación protestante con el grabado, el dibujo y la viñeta, creando una suerte de imaginario entre la primera generación de protestantes nacidos en México.  De esta forma, la fotografía fue utilizada como signo de veracidad. La mímesis de la imagen apuntaba a la propaganda visual que hacía la misión metodista en un país en el que culturalmente la imagen era muy importante en términos de la religiosidad popular. Estas nuevas visualidades apelaban al imaginario patriótico y laico, y en este proceso de creación, la fotografía desempeñó un papel muy importante.   

 Bibliografía

Báez-Camargo, Gonzalo, Biografía de un templo, 3 ed., México, Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, 1998.

 Bastian, Jean-Pierre, Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911, México, El Colegio de México, 1989.

Burke, Peter, Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico, trad. de Teófilo de Lozoya, Barcelona, Crítica, 2001, (Letras de Humanidad). 

Escorza Rodríguez, Daniel, Fotografía e historia. Un modelo para armar. Elementos básicos para la investigación en fotografía, México, INAH, 2008, (Cuadernos del Sistema Nacional de Fototecas, 11).

Francisco Montellano, C.B. Waite, Fotógrafo. Una mirada diversa sobre el México de principios del siglo XX, México, Camera Lúcida. Grijalbo. Conaculta, 1994. 

Musacchio, Humberto, en “La fotografía de prensa. Apuntes para un árbol genealógico”, en revista Kiosco, año III, num. 3, primer trimestre de 1992. Pp. 30-58. La nota está en p. 33.

 

Ramírez, Fausto, “Hidalgo en contrapunto: de caudillo visionario a Padre de la Patria”, en revista Letras Libres, septiembre de 2010, año XII, num. 141, pp. 38-41. 

Rojas Olvera, María Esperanza, “Los inicios de la fotografía en México”, tesis de Licenciatura en Historia, México, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, 1998.

 

Ruiz Guerra, Rubén, Hombres Nuevos. Metodismo y modernización en México (1873-1930), México, CUPSA. Centro de Comunicación Cultural, 1999 

   Listado de Imágenes  (Todas las imágenes, con excepción de la número 5, son tomadas de los ejemplares que se conservan en el Archivo Histórico Metodista, Ciudad de México.)

 1.- Portada de El Abogado Cristiano Ilustrado, (en adelante ACI), 1 de agosto de 1889.

2.- Portada ACI, febrero de 1879.

3.- Portada ACI, septiembre 15 de 1898.

4.- Portada ACI, septiembre de 1882.

5.- óleo de Joaquín Ramírez, 1862.

6.- Detalle de la portada de ACI, diciembre de 1884.

7.- Portada ACI, 15 de enero de 1890.

8.- Portada ACI, 1 de julio de 1895.

9.- Páginas interiores, ACI, 29 de noviembre de 1900.

10.- Páginas interiores, ACI, 24 de noviembre, 1898.

11.- Portada, ACI, 10 de marzo de 1904. Pedro Flores Valderrama.

12.- Páginas interiores, ACI, 26 de enero de 1899. Presbíteros presidentes de la Conferencia Anual en México.

13.- Portada ACI, 20 de agosto de 1914.


[1] Utilizo el término “evangélico-protestante” para referirme a las denominadas iglesias históricas cuyos representantes misioneros llegaron a nuestro país en el último cuarto del siglo XIX.

[2] Bastaría observar cuántas familias del protestantismo mexicano tienen imágenes de Jesús en el Getsemaní, o de la Ultima Cena, o de Jesús tocando a la puerta, etc., pero esto sería tema de otra investigación.

[3] Para los antecedentes históricos del metodismo véase el estudio de Jean-Pierre Bastian, Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911, México, El Colegio de México, 1989.

[4] Véase Rubén Ruiz Guerra, Hombres Nuevos. Metodismo y modernización en México (1873-1930), México, CUPSA. Centro de Comunicación Cultural, 1992.

[5] El metodismo en México se estableció a través de dos misiones norteamericanas. Una de ellas, la Iglesia Metodista Episcopal del Sur, (de EU) comenzó a enviar misioneros al norte de la República mexicana, principalmente a los estados de Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y Sonora, además de algunas partes del centro y sur. Por su parte, la Iglesia Metodista Episcopal del Norte, envió sus misioneros a los estados centrales de México (Querétaro, Hidalgo, Puebla, Guanajuato), y a algunos otros puntos del país. Véase Jean-Pierre Bastian, op. cit.

[6]  Este óleo sobre tela de 240 x 156 cm., fue pintado por Ramírez en 1865, durante el imperio de Maximiliano, y fue exhibida en la 13ª. Exposición de la Academia de San Carlos, realizada en noviembre de ese mismo año.  Véase Fausto Ramírez, “Hidalgo en contrapunto: de caudillo visionario a Padre de la Patria”, en revista Letras Libres, septiembre de 2010, año XII, num. 141, pp. 38-41.

[7] Esta publicación fue reeditada en una versión facsimilar, en mayo de 2004 por el entonces Director de Archivo e Historia de la Iglesia Metodista de México, el escritor Luis Rublúo.

[8] Así lo consigna Humberto Musacchio en “La fotografía de prensa. Apuntes para un árbol genealógico”, en revista Kiosco, año III, num. 3, primer trimestre de 1992. Pp. 30-58. La nota está en p. 33.

[9] Véase María Esperanza Rojas Olvera, “Los inicios de la fotografía en México”, tesis de Licenciatura en Historia, 1998, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, México,  p. 92 y 155.

[10] Ibid, p. 93.

[11] Véase Pedro Gringoire, Biografía de un templo, México, Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, 1998.

[12] No se conoce quien es el autor de esta fotografía. Aunque C.B. Waite fotografió la fachada del templo metodista de la calle de Gante, se ha descartado esta autoría, ya que Waite llegó a México en 1897. Véase, Francisco Montellano, C.B. Waite, Fotógrafo. Una mirada diversa sobre el México de principios del siglo XX, México, Camera Lúcida.Grijalbo.Conaculta, 1994. En las pags. 27 y 95 se encuentran las imágenes de la fachada de este mismo templo.

 

 

¿El fin de un EEUU cristiano?

Según un estudio sobre la religiosidad en los Estados Unidos (American Religious Identification Survey) se están viendo varios cambios importantes en las tendencias religiosas del país.

25 DE SEPTIEMBRE DE 2011

Algunas de las características sobresalientes son:
·  El porcentaje de personas no religiosas o ateas a doblado a 15% de la población 
·  La religión en Estados Unidos se está privatizando 
·  El número total de cristianos no ha declinado, pero sí su porcentaje de la población 
·  Están creciendo los seguidores de otras religiones en el país 
·  Están declinando las iglesias liberales y creciendo las iglesias conservadoras 
·  Aunque declina la identificación religiosa hay un crecimiento de espiritualidad 

Cuando se une esta información a lo que mencioné en la nota de hace quince días sobre el crecimiento de la religiosidad hispana, también sabemos que:
·  La población mayoritaria se está secularizando, pero está decreciendo como porcentaje total de la población 
·  Los grupos minoritarios y los inmigrantes son más religiosos que la población mayoritaria 
·  Casi todo el crecimiento que se está viendo en iglesias cristianas se debe a grupos minoritarios, particularmente latinos 
·  Las religiones mundiales están creciendo mayormente por medio de los nuevos inmigrantes 
·  Los líderes políticos, sociales y económicos del país son más seculares que la población en general 

 El estudio hace suscitar varias preguntas. En primer lugar, está la pregunta teológica: ¿y cuándo fue cristiano este país? Entiendo que muchos de los fundadores tuvieron valores cristianos y que los Estados Unidos refleja una cultura cristianizada occidental. Pero: ¿Puede existir un país cristiano o existe una diferencia fundamental entre iglesia y estado tal que ningún país ha sido o será cristiano?

Los cambios que están ocurriendo en los Estados Unidos y en todo el mundo tradicionalmente “cristianizado” nos obliga a hacernos la pregunta sobre cómo entendemos el concepto de ser cristiano.

 Una segunda cosa es que el estudio enfoca en el individualismo estadounidense. Este siempre ha sido un valor muy importante en esta sociedad. Es tan fuerte que ha producido una religiosidad individualista. Era casi inevitable que las iglesias en un país tan individualista reflejaran una tendencia en contra de la iglesia como comunidad. Una de las tareas importantes de las iglesias será presentar un evangelio que  se enfoca en el discipulado y la iglesia como comunidad.

 Una tercera cosa clave es el papel que jugarán los inmigrantes en el futuro religioso del país. Una cosa que no toma en cuenta el estudio es que un número creciente de inmigrantes (tanto cristianos como musulmanes) vienen al país con una visión misionera. 

Será interesante ver como la migración cambia la trayectoria religiosa de los Estados Unidos a largo plazo. ¿Qué resultado tendrá el espíritu misionero de los inmigrantes? ¿Podrán ser agentes de avivamiento o serán influenciados por el secularismo creciente.

 La última cuestión que quisiera enfocar tiene que ver con las implicaciones para el ministerio cristiano. ¿Cómo vamos a ministrar en un país que se está secularizando? ¿Cómo hemos de compartir el evangelio a personas pos-cristianas? También es muy posible que muchas de las estructuras cristianas, particularmente las denominaciones históricas, posiblemente desaparezcan en medio de estos cambios. Siendo que creo en el futuro de Dios, esto no me inquieta. Pero sí nos obliga a reconocer que tendremos que desarrollar nuevos modelos de iglesia y ministerio que respondan a esta nueva realidad.

 El estudio demuestra que la iglesia no está próxima a desaparecer en el país y que la religión seguirá teniendo una influencia importante. Lo que sí está cambiando es el papel del cristianismo en la vida pública. El concepto de los Estados Unidos como un país que se nombra “cristiano” está desapareciendo. Algunos cristianos quisieran “regresar” a un pasado supuestamente más cristiano. Pero en este momento el reto principal para los cristianos será aprender a evangelizar y servir en un ambiente indiferente y hasta hostil.

 Está realidad suscita dos peticiones de mi parte: 1) Que Dios nos de sabiduría para proclamar el evangelio en maneras que nuestros conciudadanos lo entiendan como buenas nuevas.  2)  También pido que los cristianos de los grupos minoritarios seamos fieles a la tarea y que Dios nos utilice como medio de un avivamiento en los Estados Unidos.

Autor: Juan Francisco Martínez

©Protestante Digital 2011

 

 

Mensaje del XXXI Congreso de Teología

Escrito el 23 septiembre 2011 por Lupa Protestante

31 Congreso de Teología: Los Fundamentalismos | Asociación de teólogos y teólogas Juan XIII

Del 8 al 11 de septiembre  hemos celebrado el XXXI Congreso de Teología con la participación de setecientas personas de diferentes continentes y múltiples identidades culturales, religiosas y étnicas para reflexionar sobre el fenómeno de los fundamentalismos, sus principales manifestaciones, causas y  consecuencias en los distintos escenarios geoculturales: Asia, África, América Latina y Europa.  

1. Los fundamentalismos son la manifestación más elocuente de la incapacidad de los seres humanos para vivir en armonía en medio de la diversidad y convierten las discrepancias en barreras de incomunicación. Alimentan la intolerancia, son enemigos de la diversidad y pueden manifestarse bajo cualquier ideología.

2. El fenómeno fundamentalista, cada vez más extendido, se apropia de todas las parcelas de la existencia humana: personal y social, religiosa y cultural, política y económica. Esto puede comprobarse en el avance de los partidos xenófobos e islamófobos, en el fanatismo de líderes religiosos que queman libros sagrados y en los atentados terroristas cometidos en nombre de Dios. Coincidiendo con el X Aniversario del 11-S, queremos tener un recuerdo especial para los atentados de ese día en los Estados Unidos, sin olvidar los del 11 de marzo en Madrid, del 7 de julio en Londres, del 21 de julio en Oslo y otros, así como las invasiones violentas de países y las agresiones contra su población civil por parte de las potencias imperiales.

3. Hemos prestado atención especial a los fundamentalismos religiosos, cuyas características más importantes son: la absolutización de la tradición, la búsqueda de un fundamento inamovible en un mundo cambiante; la pretendida comprensión literalista  de los textos sagrados fuera del marco cultural e histórico en que fueron escritos; el olvido de la ineludible crítica; la pretensión de verdad absoluta en un mundo caracterizado por la complejidad y la incertidumbre; la dependencia de una autoridad indiscutible frente a la inseguridad creciente; la defensa de una moral inmutable en una sociedad en permanente transformación; la fe en un Dios conocido, que legitima las propias convicciones y opciones; la sacralización de lo profano; la dogmatización de lo opinable y la negativa al diálogo.

4. En la Iglesia católica el fundamentalismo suele canalizarse través de los movimientos neoconservadores, empeñados en llevar a cabo la restauración eclesiástica hasta el extremo, y de no pocas actuaciones intolerantes de la jerarquía que minimizan, e incluso niegan, aspectos fundamentales del concilio Vaticano II y condenan el trabajo de los teólogos, las teólogas  y los movimientos renovadores.

5. Algunas de estas actitudes hemos podido comprobarlas en la reciente Jornada Mundial de la Juventud, que ha ofrecido una imagen autoritaria y patriarcal de la Iglesia, ajena a los problemas reales de los jóvenes, y ha fomentado la exaltación del pontífice, hasta caer en la papolatría, una de las más nítidas expresiones del fundamentalismo. Y todo ello con el apoyo y la legitimación de las diferentes instituciones municipales, autonómicas, militares y empresariales.

6. Objeto de riguroso análisis crítico por parte de las teólogas feministas de las diferentes tradiciones religiosas ha sido el fundamentalismo patriarcal, que fomenta la desigualdad, mantiene los roles de género y se traduce en el control absoluto del orden social por los varones, que imponen la sumisión de las mujeres, recurren a la violencia  y llegan al extremo del feminicidio.

7. Los fundamentalismos se extienden por los diferentes sectores sociales e instalados en las cúpulas de la mayoría de las religiones, de la política, de la economía e incluso de los Estados, que toman sus decisiones autoritariamente sin la consulta a la ciudadanía y sin fomentar la democracia participativa. Nosotros mismos, por muy lejos que creamos estar de actitudes fundamentalistas, no estamos libres de incurrir en ellas. Po eso es necesario estar vigilantes y tener una actitud siempre autocrítica.

8. Creemos que el mejor antídoto contra los fundamentalismos son: la renuncia a la posesión absoluta de la verdad y su búsqueda colectiva, el respeto al pluralismo, la convivencia frente a la coexistencia, el derecho a la diferencia, la interculturalidad y el diálogo interreligioso orientados al trabajo por la paz y la justicia, la solidaridad con los excluidos, la defensa de la naturaleza y la igualdad entre hombres y mujeres. Las religiones poseen en sus propias fuentes ejemplos luminosos y resortes para superar los fundamentalismos, cuales son: la dignidad de las personas, el tejido comunitario, la aceptación de los otros, el perdón, la misericordia, la opción los pobres y marginados  y la hospitalidad.

Madrid, 11 de septiembre de 2011

 

 

 

Conoce tu Biblia

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

Juda, escogido para gobernar

Génesis 49:8-12

Jacob fue escogido de Dios para muchas cosas, entre ellas, para servirle de profeta, y ya en los últimos momentos de su vida, al morir, dijo varias profecías. Una de esas profecías fue hacia su cuarto hijo varón llamado Judá. La palabra Judá es muy importante para nosotros, pues ella significa alabanza. Es una lástima que ese nombre lo haya ensuciado el diablo, y ahora lo conocemos como un símbolo de traición, por la acción de Judas Iscariote, pues Judas y Judá son el mismo nombre, solamente que en diferentes idiomas.

Jacob, al morir, dio una profecía hacia Judá, y le dijo: No será quitado el cetro de Judá. Esto  quiere decir que Judá sería el gobernador, y todos los reyes de la nación de Judá fueron descendientes de Judá, principiando con David, terminando con Zorobabel, quien dirigió el regreso del pueblo judío del cautiverio babilónico, para establecerse de nuevo en Judea.

El hombre Judá nació en Harán, al igual que diez de sus hermanos, y le tocó ser el principal entre sus hermanos, porque sus tres hermanos mayores se portaron mal: Rubén que era el mayor, y a quien le correspondería tomar el lugar de su padre, cometió la vileza de tener relaciones sexuales con Bilha, quien era concubina de su padre, y eso le hizo perder el privilegio de seguir con el mando dentro del pueblo de Israel. Luego Simeón y Leví, quienes eran los que seguían en el orden de edad, cometieron el pecado de haberse vengado de los de Siquem, habiendo llegado cuando estaban con los tremendos dolores, después de haber aceptado el ser circuncidados, para hacer parentesco con los israelitas; y eso le pareció a Jacob una vileza, por lo tanto les quitó el privilegio de ser los que gobernarían. Así que el que seguía en la lista era Judá, y al él le entregó Jacob el mando de la nación que se estaba formando.

Judá fue el cuarto hijo de Lea, la primera esposa de Jacob, y quien le dio seis hijos varones. Después de Judá le nacieron a Lea Isacar y Zabulón. Pero  durante el tiempo que vivieron en Canaán Judá se distinguió  en cierta forma por defender a José su hermano. Cuando los hermanos de José estaban dispuestos a darle muerte, Judá les sugiere que mejor lo vendieran, y él les dice: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano, y encubramos su muerte? Venid y vendámoslo a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano y nuestra propia carne. Aunque parezca cruel que sugirió venderle, eso era mucho mejor que darle muerte, y vemos que resultó todo para bien de José, y de todos ellos.

Y cuando José, ya siendo un gobernador de Egipto, hizo algo para proteger a su hermano Benjamín, y dejarlo con él en Egipto, Judá, pensando mucho en la angustia por la cual pasaría su padre, intercedió  insistentemente por Benjamín, y se ofreció a quedarse él mismo como esclavo en Egipto, en lugar de su hermano menor Benjamín. Esto le hace desde entonces tener el espíritu  de intercesor, el cual se manifestó ampliamente en Jesús, su descendiente físico.

Hay una etapa en la vida de Judá que nos muestra cómo también cometió sus errores, pues en un tiempo se separó del grupo de su padre, y fue y casó a uno de sus hijos, pero su hijo murió, y no dio a su otro hijo como esposo a la viuda, según la costumbre de esos tiempos. Pero la viuda se disfrazó, y sedujo a su suegro Judá, quien creyendo tener toda la razón ordenó que se le quemara por ramera, pero ella demostró públicamente que los hijos que esperaba eran de su mismo suegro, quien la quería quemar. Judá reconoce su falta y perdona a Tamar su nuera. Y de esa unión ilícita nace Fares, quien es el que sigue en la línea del Mesías, después de Judá.

Más tarde cuando ya todo se ha aclarado, y por fin llega Jacob con toda su  gente a Egipto, envía a Judá para que vaya y se entreviste con José, y le avise que ya están  en Egipto todos. Dice en Génesis 46:28: Y envió Jacob a Judá delante de sí a José, para que le viniese a ver en Gosén. Ya Jacob a los 130 años va dando a Judá ciertos privilegios importantes. Se mencionan solamente  cinco hijos varones de Judá de los cuales sólo dos de ellos tienen alguna importancia en las Escrituras. Que son los hijos de su nuera Tamar, y que son mencionados en Mareo 1:3.

Se establece Jacob con sus hijos en Gosén, y por los siguientes años todo marcha bien, hasta que José muere a los 110 años, y sube al trono de Egipto otro Faraón que no tenía noticias de José y esclaviza al pueblo de Israel. Pero los hijos de Israel ya se van multiplicando, hasta formar una gran nación  dentro de otra, y para cuando Dios envía a Moisés para sacarlos de Egipto, ya hay más de medio millón de varones que eran aptos para la guerra.

En el libro de Números capítulo dos, cuando se cuenta todos los que pueden salir a la guerra, encontramos lo siguiente: de Judá 74,600; de Isacar 54,400; de Zabulón 57,400; de Rubén 46,500; de Simeón 59,300; de Gad 45,650; de Efraín 40,500; de Manasés 32,200; de Benjamín 35,400; de Dan 62,700; de Aser 41,500 y de Neftalí 53,400. Si nos fijamos bien en las tribus la que más ejército tenía es la de Judá, pues supera a todas las demás en número. Es seguro que Dios ya sabía que en un tiempo iba  tener que fortalecerse en número para poder permanecer en su territorio, pues formaría un reino al llegar la división de la nación.

Pasa el tiempo y llegan a Canaán, y conquistan durante el tiempo del liderazgo de Josué, hasta que muere Josué, y ya no hay un líder principal dentro de las doce tribus. Pero al principiar el libro de los Jueces, notamos que dice en los primeros dos versículos: Los hijos de Israel consultaron a Jehová, diciendo: ¿Quién de nosotros subirá primero a pelear contra los cananeos?     

Y Jehová respondió: Judá subirá; he aquí que yo he entregado la tierra en sus manos.  Ya Dios está confirmando a Judá como un líder.

Se perpetuó el nombre de Judá con una muy grande distinción, pues de Judá vino David, el principal rey de Israel. Pero la mayor bendición que tuvo Judá, es que de su descendencia vendría la Persona más importante de todos los tiempos: la persona de Jesús de Nazaret. No sólo sería de la línea de Judá, sino que tendría que nacer en una población que pertenecía al territorio de Judá, esto es Belén Efrata. Luego, cuando leemos el libro de Apocalipsis 5:5, nos damos cuenta que en ese libro menciona a Cristo como el León de la tribu de Judá.

CUESTIONARIO:

1.- Cada uno de los hijos de Jacob tuvo un significado especial en su nombre, y el nombre de su cuarto hijo, Judá, quiere decir _______________________________

2.- Jacob al morir, dijo algunas cosas a sus hijos, y a Judá dijo ___________________________________________________________________

3.- Fue el hijo número ________ de Lea, y a él se le dio el cetro de mando. Rubén el mayor _____________________________  y Simeón y Leví _________________

4.- En cierta forma defendió a su hermano José de que los demás hermanos lo ___________  y sugirió que lo vendieran a unos ____________________________

5.- Cuando Benjamín iba a quedar preso en Egipto, fue Judá quien ___________________________________________________________________

6.- Judá falló en darle a Tamar su nuera ________________________________ así que ella lo sedujo y tuvo ______________________ de Judá, uno fue ___________

7.- Cuando Jacob llega con toda su descendencia a Egipto, envía a Judá para que diga a José: _________________________________________________________

8.- En el libro de Números encontramos que los descendientes de Judá tienen muchos más hombres listos para la guerra, que las demás tribus. Judá tiene  _____________

9.- Cuando pasa el tiempo de Josué, y el pueblo queda sin líder, consultan a Jehová sobre quién subirá primero a la guerra, Dios contesta ________________________

10.- De la tribu de Judá vino el rey más importante del pueblo de Israel que fue _____________. Pero también, físicamente, viene el Rey más grande de todos los tiempos ____________

11.- El hombre Judá nació en _______________ y murió en ___________________

 

 

Crónicas

CRÓNICA DEL ACTO DE DEDICACIÓN DE LAS

Nuevas instalaciones de la Dirección

de Archivo e Historia de la IMMAR

 

“En la Biblia encontramos por primera vez lo que podemos llamar ya una Filosofía de la Historia. La vida del género humano sobre la tierra es la que constituye la historia. Dios, que es el creador del género humano, es, por consiguiente, el Autor de la Historia”

Dr. Gonzalo Báez Camargo.

 

México, D. F., 22 de octubre de 2011.- El antiguo edificio de la calle de Sadi Carnot, número 73, adquirido en la Col. San Rafael a principios del siglo pasado para la Escuela de Diaconisas, sigue recobrando vida con la presencia de CUPSA (Casa Unida de Publicaciones), desde hace pocos años, y ahora, con el traslado de la Dirección de Archivo e Historia Nacional Metodista.

 

La planta alta del edificio trasero recibió el acervo histórico el día 8 de octubre, fecha del traslado de la documentación y libros. Más de cuatrocientas cajas, estantes, libreros y mobiliario fueron movidos de su antiguo y original depósito, en Miravalle 209, Col. Albert, domicilio actual de las oficinas episcopales de la Conferencia Anual de México, por necesidad de contar con un lugar más amplio y resguardo adecuado.

“Conciencia histórica la tuvo la Iglesia Metodista de México, desde el principio de su institucionalidad. Eso explica la riqueza de sus colecciones, ya en manuscritos, ya en documentos notariales, sus libros de actas, sus fuentes hemerográficas vastas, su pequeña pero importante biblioteca, su acervo fotográfico, etc.”

Luis Rublúo Islas.

 

Hoy, a las 12 horas, se tuvo el Culto de Adoración, Dedicación y Gratitud a Dios, (“Porque Él es el Señor de la historia y de nuestra Historia”), por tal evento.

Con la presencia de autoridades de la Iglesia, la Directora del Archivo e Historia, Mtra. Lilia Palos de Ortega, ex directores del Archivo, Socios de Número de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México (SEHIMM) e invitados especiales, se desarrolló tal acto.

Una vez dada la bienvenida la hermana Esther Oyosa elevó una oración a Dios. Se hizo la lectura del Libro de los Salmos (119:10-16) y se entonaron los himnos Señor, Tú eres Santo, Habladme más de Cristo y Soy Metodista que canta. La ex directora, Mtra. Consuelo Castillo Jiménez nos presentó una breve reseña histórica de la vida del Archivo; y se leyeron los pasajes bíblicos de San Juan 21:24 y 25 y Apocalipsis 1:19.

El mensaje alusivo a la Dedicación “Escribir nos sorprende en todos los tiempos” estuvo a cargo del Obispo de la CAM, Andrés Hernández Miranda, quien a su vez tuvo a su cargo el Acto de Dedicación de las instalaciones, con la presencia de casi un centenar de hermanos y hermanas de varias iglesias hermanas del Distrito Federal, Estado de México, Puebla, Veracruz, Tlaxcala, entre otros.

La Biblioteca Nacional Metodista lleva ahora el nombre del que fue Obispo de la IMMAR, Alejandro Ruiz Muñoz; el Archivo Nacional Metodista se honra también con el nombre del que fuera su director-fundador, Gustavo A. Velasco.

Después del Acto de Dedicación se tuvo un recorrido por las cuatro salas del Archivo (Biblioteca Nacional, Hemeroteca Nacional, Fondo Reservado y Archivo), con explicaciones y datos de cada una de ellas para los asistentes. Al final, la bendición de poder compartir los alimentos y la hermandad cristiana.

Entre los visitantes anotamos la presencia del Mtro. Job César Romero Reyes, Rector de la Universidad Madero (UMAD), de la Cd. de Puebla, quien ha colaborado con el proceso de digitalización del Archivo, no solo adquiriendo el equipo necesario sino facilitando la asesoría para tal efecto por medio de su personal. La Mtra. Mara Tesone, Asesora de Bibliotecas de la UMAD, quien es la persona asignada para la asesoría del proceso. La Lic. Edelmira Acuña Palacios, directora general del Instituto Normal México (INM) de la Cd. de Puebla. Lic. Karina Durand Velasco, miembro del Consejo Directivo del Colegio Sara Alarcón, de la Cd. de México. Lic. Oscar Báez, Gerente General de CUPSA, quien en todo momento ha apoyado el traslado y ubicación, donando, inclusive, una mesa para la sala de juntas. El Lic. Rafael Murillo Álvarez, director de la página Web de la IMMAR. El Arq. David Tecoatl Zapotecas, responsable de la remodelación de las instalaciones para el Archivo. El Pbro. Gabriel Solano Ramírez, Pastor de la Iglesia La Santísima Trinidad, quien además de apoyar el acomodo de libros dirigió el Culto de Adoración. El C. P. José Donato Rodríguez, director de El Evangelista Mexicano.  Los distinguidos ex directores del Archivo e Historia: Pbro. Oscar G. Baqueiro, Mtro. Rubén Ruiz Guerra, Lic. Consuelo Castillo Jiménez, Mtro. Tenoch Sesma Meneses, y la actual directora, Lilia Palos de Ortega. Los Socios de Número de la SEHIMM, de quienes damos nombres en la nota que aparece en este mismo número, con motivo de la Crónica de su Reunión Ordinaria.

Se informó que en un principio esta Dirección de Archivo e Historia estará dando servicio al público, los días lunes y martes, de las 9.30 a las 14 hrs. Si alguna persona desea visitar para consulta en otro día, favor de ponerse en contacto con la directora, Mtra Lilia Palos, al teléfono del Archivo: 01 (55) 5535 2407.

Hablando de nuestra Dirección de Archivo e Historia, nuestra Disciplina, en l975, decía: “… Su pasado es una epopeya de actividad y consagración. Damos gracias a Dios por esta magnífica herencia que nos legaron nuestros mayores. Pero más que contemplar con añoranza las proezas de épocas pasadas, nuestra Iglesia levanta la mirada a las cumbres del futuro. Con acendrada devoción aquilata su patrimonio histórico,,,”

Para dar testimonio y gloria a Dios el Obispo Andrés Hernández Miranda nos compartió la siguiente composición, publicada en el Programa del Culto:

“Ante el tiempo lejano sólo vislumbramos

Recuerdos de la mente, corazón y sueños

Centurias, milenios en hojas, libros y discos

Hilando los hechos por muchos generados

Incluyendo la sabiduría de los grandes sencillos

Victoriosos en fe, esperanza y amor divinos

Oh, que la historia y sus escritos nos delegaron

Hermano, escucha el canto de la alegría

Inspiración músico poética que cimbra el alma

Sosteniendo en la Iglesia misma visión divina

Tesoro que el polvo no sepulta, sino agiganta

Oraciones en prosa, verso y con pauta

Rememora entre nosotros los hechos de la Gracia

Instruyendo e inspirando a la generación nueva

Al caminante alcanzar a Emmaus en ansiedad.

De la historia se genera un acervo por la historia

En cada niño/a, joven/cita, anciano/a en memoria

Llena de alegrías, tristezas; derrotas y victorias

Ajenas y sin embargo tan nuestras en la fe vivida.

Iglesia del Cristo del Padre, del Espíritu en tri-unidad

Motivo a motivo se escriben los libros del amor,

Mensaje a mensaje vive la gente en Dios salvada

Amigos, enemigas, hermanas, siervos, decididos

Regocijaos en los hechos históricos de hoy y mañana”

El cronista, José Carlo Maya.

 

 

 

CRÓNICA DE LA SESIÓN ORDINARIA DE LA

Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México (SEHIMM)

Por José Carlo Maya y Lilia Palos de Ortega

(izq. a der.) José Vergara, Judith Ruiz, Raúl Ruiz, Priscila L. de Vergara, Oscar Báez, Andrés Hernández, Rubén Ruiz, Betty Flores, Bismarck Sesma, atrás: Lilia Palos y Consuelo Castillo.

 

México, D. F., 22 de octubre de 2011.- En las nuevas instalaciones de la Dirección de Archivo e Historia de la IMMAR, se celebró la sesión ordinaria de esta Sociedad, con el fin de dar realce a tan trascendente evento y desahogar los asuntos de su agenda de trabajo. La directora del Archivo, Lilia Palos, encargada de la sesión, informó de la salud del Pbro. Rubén Pedro Rivera, el envío de sus saludos y la petición de que sigamos orando por su pronto y total restablecimiento.

Los participantes firmaron el libro de registro de la Dirección de Archivo e Historia, dando con  ello inicio a la nueva época en estas instalaciones,  fruto del esfuerzo de la IMMAR, a través del Gabinete General, trabajo y ofrendas de miembros de nuestra amada Iglesia Metodista.

Siendo las diez de la mañana, con la presencia de sus miembros: Oscar G. Baqueiro (Monterrey, N. L.), José Donato Rodríguez (Puebla), Rubén Ruiz Guerra (D. F.), Andrés Hernández Miranda (D. F.), Consuelo Castillo Jiménez (Michoacán), Tenoch Sesma Meneses (Xalapa, Ver.), Lilia Palos de Ortega (D. F.), José Vergara Laguna (Puebla, Pue.),  Pbro. Raúl Ruiz, y Betty Flores, tesorera, dio inicio la sesión con una bienvenida y oración.  

Nos acompañaron como invitados el Lic. Oscar Báez, Director de CUPSA, Susana Zapata, secretaria en las oficinas episcopales de la CAM, hermana CP. Alma Edith Jarillo Soto, Pte. Soc. Femenil de Gante 5, Pastor Gabriel Solano, Gante 5, Hermano Bismark Sesma, de Xalapa, Ver. y Ulises Alvarado, miembro de la iglesia de Balderas, DF.

 

 Entre los asuntos tratados se acordó que la próxima sesión ordinaria del mes de marzo de 2012 (se programó provisionalmente el día sábado 17) se lleve a cabo en las nuevas instalaciones del Archivo e Historia (Sadi Carnot 72, Col. San Rafael, D. F.) con el fin principal de planear actividades futuras, en un horario de 10 a 17 hrs.

Tenoch Sesma, José Vergara, Oscar G. Baqueiro, José Donato Rodríguez, Jorge Laguna

 

Se leyó y aprobó el informe financiero de la SEHIMM y se recordó también que la Sociedad se aproxima a la fecha de la celebración de sus primeros 40 años de funcionamiento, tomando en cuenta que en 1973, oficialmente, se organizó con motivo del Primer Centenario de la Iglesia Metodista de México.

La Directora de Archivo, Lilia Palos informó sobre el proceso de digitalización del acervo metodista a cargo de la UMAD, por medio de la Mtra. Mara Tesone, asesora de sus bibliotecas, y la compra del equipo especializado que tuvo que hacer la Universidad para este apoyo, que ya ha comenzado con el plan inicial de trabajo.  Se mencionaron los nombres de hermanos que como un servicio social estarán colaborando por horas en este trabajo.

El hermano José Donato Rodríguez, como director del órgano oficial de comunicación, informó sobre el desarrollo de la convocatoria que se lanzó para poner nombre al Archivo e Historia, mismo que quedó con el nombre de Gustavo A. Velasco Guevara, primer director y fundador. Así también como el haber tomado la decisión de poner el nombre de Dr. Alejandro Ruiz Muñoz a la Biblioteca Nacional Metodista. Sus nombres  han sido inscritos en placas que de ahora en adelante darán la bienvenida a los visitantes de estas instalaciones. También informó de la publicación de un número especial de El Evangelista Mexicano para el mes de Diciembre de este año, para el cual solicitó la colaboración y apoyo de cada uno de los miembros de la Sociedad.

Se tuvo oportunidad de ver dos pláticas – presentaciones en power point, una, a cargo del hermano Ulises Alvarado López, con el tema “Metodistas por la templanza en Estados Unidos y México,  1873-1892”; y otra,  por el hermano José Vergara Laguna, “Visiones periféricas: aproximaciones a un ensayo de geografía metodista”, trabajos recientemente presentados en el Coloquio del Protestantismo en América Latina, celebrado en la Cd. de México. Estando presente el director del periódico oficial, solicitó a los ponentes su autorización para publicar dichos trabajos.

Habiendo sido invitados para asistir al Culto de Adoración, Dedicación y Gratitud del Archivo e Historia se concluyó la sesión a las 11.55 hrs.

 

 

Curiosidades

Estamos invitados a enriquecer esta sección:

* A partir del siglo VIII d.C. y durante casi 5 siglos, los moros gobernaron grandes territorios de la Europa meridional incluyendo España, en donde los españoles de tez clara y moros de tez oscura se mezclaron dando origen a españoles de tez morena. No obstante, ciertos aristócratas españoles no se asociaron con los moros sino que se les permitió vivir sin ser molestados en las montañas de Castilla donde evitaron exponerse al sol para conservar su tez blanca y mantenerse a parte de los invasores extranjeros. Como consecuencia su piel se torno muy pálida en donde las venas se traslucían de un color azul intenso. Por eso se les llamaba a los castellanos de clase alta como los de sangre azul. Cuando los ingleses se enteraron de ello, decidieron aplicar el mismo término a su propia aristocracia. 

* La letra Q es la única del alfabeto que no aparece en ninguno de los nombres de los estados de Estados Unidos. 

* Una cuarta parte de los huesos del cuerpo humano se encuentran en los pies. 

* Las galletas de la fortuna fueron inventadas en América por Charles Jung en 1918, en los EE.UU. 

* Las uñas de los dedos de las manos crecen casi cuatro veces más rápido que las uñas de los dedos de los pies. 

* Las hormigas se estiran cuando despiertan en la mañana. 

* El Rey de Espadas es el único rey sin bigote. 

* El número 142857 es un número cíclico. Cuando se multiplica por cualquier número del 1 al 6, los dígitos del producto siempre serán los mismos que 142857 y hasta en la misma secuencia, lo único que cambia el numero por donde comienza. Por ejemplo: 142857 x 2 =285714, 142857 x 3 = 428571, 142857 x 4 = 571428, 142857 x 5 = 714285, 142857 x 6 = 857142 

* La forma tradicional correcta de escribir el número “4´´ en números romanos es “IV”, pero la manera de mostrarlo en una carátula de reloj es “IIII”. La leyenda dice que el reloj fue hecho para un rey británico que cuando lo vio, corrigió (equivocadamente) al relojero y este para no arriesgarse a ofender al rey, puso un “IIII” en vez de un “IV”. Otros relojeros siguieron ese mismo sistema para no apenar al rey. Ahora es la manera tradicional de hacer relojes. 

 

 

Doctrina

El Espíritu Santo

Marcos 1:10

La tercera persona de la Bendita Trinidad. Se dice que procede del Padre y que fue enviado por el Padre y el Hijo sobre los discípulos, Juan 14:26; 15:26; que es el Espíritu del Padre, Mat, 10:20; I Cor. 2:11; y el Espíritu de Cristo, Gal. 4:6; Fil. 1:19.

Que es una persona real y no meramente un atributo o emanación de Dios, se infiere claramente de los mismos pasajes de la Biblia que lo describen como ejerciendo los actos, pensamientos, emociones y voliciones de una persona inteligente o distinta. Ningún otro ser que no lo fuera, podría satisfacerse, disgustarse y apenarse; podría hablar, consolar e interceder, o dividir sus dones para todos, de los diversos modos empleados por él.

Que es una persona divina igual al Padre y al Hijo, se prueba por la asociación que con ambos tiene en una gran variedad de actos puramente divinos, como en la obra de la creación, Gén. 1:2; Sal. 33:6; 104:30. (tomado del Diccionario de la Biblia, Soc. Americana de Tratados, 1890).

El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

Nuestro hermano Pbro. Jair Limón Xicohténcatl, pastor del templo El Buen Pastor, de la Col. Belisario Domínguez, de la Cd. de Puebla  (CAM), nos envía esta aportación, inicio de su semana de doctrina, con el tema arriba anunciado. Invitamos a los pastores a enviar colaboraciones sobre el mismo tema, ya sea en presentación o como artículo.

ppp.EL ESPÍRITU SANTO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

 

 

Historia

Historia del Seminario Metodista

Juan Wesley, Monterrey. N. L.

comunidad Seminario Metodista Juan Wesley

Trascurría el año del Señor 1973, y la amada Iglesia Metodista de México, celebraba con profunda gratitud al Padre, el Centenario de la prédica metodista en nuestro maravilloso México.

Teniendo como marco de referencia el Centenario, la Iglesia Metodista de México, en el área norte del país experimentaba cambios que no se habían dado con anterioridad.

Lo que en aquel entonces era la Conferencia Anual Fronteriza en su XLII período de sesiones, llevada a cabo los días del 17 al 21 de junio en el templo “El Divino Redentor” en Nuevo Laredo Tamps. Con ánimo desbordado, las autoridades eclesiásticas, así como en el liderazgo laico, tomaron el acuerdo de que naciera una Institución Bíblica en el norte de México

El liderazgo de la Institución en sus inicios fue pujante, ya que había diversas limitaciones que cubrir e innumerables retos que alcanzar, esto no fue motivo de desánimo, al contrario había suficiente fe para iniciar una empresa divina, las personas involucradas al principio fueron: Director Pbro. Miguel Hernández Sánchez, Decano Pbro. Ricardo Esparza Zuno, Secretario y Tesorero Pbro. Adolfo Valencia Huerta, Capellán Rogelio Woolcott.

Con mucha expectativa se dio la primera inscripción, siendo el día 12 de septiembre de 1973. Los primeros alumnos que en su orden llegaron a la Institución: Efraín Guerrero Maldonado, Jesús Díaz Rodríguez y José Alfonso Faz Guevara, posteriormente llegaron más.

El culto de apertura de clases, fue especial, llevándose a cabo en el templo “El Mesías” el día 16 de septiembre de 1973, a las 20:00 hrs. en Monterrey, N.L.

El primer personal docente, el cual fue elegido cuidadosamente: Pbro. Miguel Hernández Sánchez, Pbro. Esteban Sierra Villareal, Pbro. Francisco Álvarez Martínez, Pbro. Adolfo Valencia Huerta, Pbro. Joel Mora Peña, Pbro. Rogelio Woolcott, Lic. Olivia Armendáriz y la Profa. Guadalupe Mejorado.

Como parte del currículo diseñado por Decanía, se dieron las primeras materias, siendo las siguientes: Introducción Bíblica, Literatura General, Psicología de la Personalidad, Hermenéutica, Historia de la Iglesia, Pentateuco, Evangelización, Homilética y Vida de Cristo.

La primera clase impartida fue el día 17 de septiembre del 1973, a las 16:00 hrs. en el edificio educacional del templo “La Trinidad” en Monterrey, N.L.

El primer fruto que rindió la Institución fue la Generación 1973-1976, dispuestos a servir a la Iglesia y a la Sociedad en toda el área geográfica del norte de México, siendo lass siguientes personas: Santos Antonio Aguiña Márquez de Chihuahua, Chih., Olivia Armendáriz Suárez de San Nicolás de los Garza, N.L., Eva del Carmen Castillo Martínez, de Monterrey, N.L., Jesús Díaz Rodríguez de San Francisco del Oro, Chih., José Alfonso Fax Guevara de Nuevo Laredo, Tamps., Efraín Guerrero Maldonado de Río Bravo, Tamps., Sonia Hinojosa Willis de Nuevo Laredo, Tamps., Israel Parra Saucedo de San Luis, Río Colorado, Son.  Todos los arriba mencionados recibieron Diploma de Bachillerato en Teología.

En el año de 1981, la visión del Instituto tomó un reto mayor en la Conferencia Anual Fronteriza, reunida en Saltillo, Coah., acordando que el Instituto Bíblico Juan Wesley, se constituyera oficialmente en Seminario Metodista Juan Wesley. En las sesiones de la Conferencia General de la Iglesia Metodista de México, reunida en Cuernavaca, Mor., en el año de 1982,  se dio el reconocimiento oficial al Instituto Bíblico para que se constituyera en Seminario. Al elevarse a Seminario, hubo reestructuración en diversas áreas, y a partir del año arriba mencionado se realizarían estudios a nivel de  Licenciatura en Teología.

La biblioteca de la Institución se inició en el año de 1973. Actualmente lleva el nombre de “Biblioteca Evelyn Keim”. La biblioteca es considerada una de las más completas en el ámbito protestante en el área norte del país.

Desde  el año de 1981, la Institución Teológica cambió de residencia, ocupando un edificio grande, que fue construido en el año de 1904. En dicho edificio se encuentran oficinas, biblioteca, salones de clases, cocina, comedor, dormitorios, capilla y su estacionamiento.

El Seminario Metodista Juan Wesley, cuenta con un himno oficial, que se denomina “Himno del Seminario”, sus estrofas y el coro están enfocadas al llamado divino a fin de sembrar la palabra de Dios en los corazones de los hombres.

A la fecha han graduado más de 30 generaciones. Ha egresado un ejército numeroso y preparado para ir a las naciones para compartir el mensaje del evangelio de reino eterno de Jesucristo, el cual transforma a hombres y a mujeres,  a fin de tener una mejor sociedad.

 

 Monterrey, N. L. Octubre 27 del 2009.

(Tomado de la página del Seminario Juan Wesley, en internet)

 

 

 

 

Intolerancia religiosa

Libertad religiosa

Actualidad latinoamericana y caribeña

Carmelo Alvarez, Chicago, miércoles, 5 de octubre de 2011

Por casi cuatro décadas he tenido la grata experiencia de vivir y trabajar en distintos países de Latinoamérica y el Caribe. Ello incluye a México, Costa Rica y Chile, donde ejercí como profesor en seminarios teológicos y universidades estatales y privadas. En los últimos nueve años he viajado constantemente por toda la región como profesor itinerante, dictando cursos intensivos y talleres, y ofreciendo conferencias públicas en universidades y foros públicos, particularmente en Ecuador, Cuba, México y Venezuela. He sido observador electoral en elecciones presidenciales, regionales y municipales en El Salvador, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Mantengo, además, una comunicación directa-con la bendición de los correos electrónicos y el internet-casi diariamente con colegas, estudiantes, ex alumnos  y líderes eclesiásticos  de toda la región, que me provee un panorama bastante fidedigno de lo acontece por nuestras tierras.

Uno de los temas más acuciantes en estos días es el de la libertad religiosa. En realidad, el asunto viene de largo pues desde la conquista y colonización de estas tierras por las potencias europeas hemos tenido, de una manera u otra, que lidiar con el tema. Uno tendría la sensación que la cuestión se complica cada día más, al punto de crear no sólo una variedad de opiniones con diversidad de posturas e intereses, sino claras confrontaciones y hasta violencia física.

Recuerdo mi primera experiencia con el tema de la libertad de culto, y particularmente la relación iglesia-estado en México en 1974. Las opiniones de colegas católicos y protestantes mexicanos tanto en la Comunidad Teológica de México, el Seminario Evangélico Unido y el Instituto Universitario de Ciencias de la Educación (Salesiano) convergían alrededor de las limitaciones que tenían tanto las iglesias constituidas como las instituciones de educación teológica y universitaria relacionadas con las distintas confesiones cristianas. Se daba la sensación de que las entidades religiosas eran “cuasi clandestinas” y sin reconocimiento jurídico público. Ni que hablar de los edificios e instalaciones educativas que tan pronto se hacían públicas se convertían en “patrimonio nacional”.

Un poco más adelante, a partir de 1975, fungí como profesor y rector en el Seminario Bíblico Latinoamericano en San José de Costa Rica, y en varias ocasiones fui profesor visitante en la Universidad Nacional Autónoma en Heredia, Costa Rica.  Muy pronto me percaté que en Costa Rica hay una religión oficial del estado, al leer en la Constitución de la República de Costa Rica, que “La Religión Católica, Apostólica y Romana es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento… (Art. 75). Incluso, recientemente he seguido de cerca una discusión sobre la posibilidad de enmendar la constitución costarricense para declararse estado laico y abolir el principio de la religión oficial del estado en la constitución. El debate ha provocado muy diversas opiniones y posturas.

Estas dos posiciones extremas en México y Costa Rica, y las lecturas de las constituciones de las repúblicas latinoamericanas y caribeñas, a través de los años, siempre me provocan algunas preguntas claves: ¿Cómo se distingue entre libertad religiosa y libertad de culto? ¿Qué se entiende por “tolerancia religiosa” en nuestros países? ¿Cómo distinguir entre igualdad y equidad? ¿Será posible un diálogo interreligioso que supere prejuicios y barreras de todo tipo?

Cuando nos referimos a la libertad religiosa no se pueden obviar los procesos históricos que han vivido nuestros países desde la conquista y la colonización hasta nuestros días. El camino recorrido en estos más de 500 años va desde el carácter hegemónico de la cristiandad bajo el imperio español y el lusitano, en el caso de Brasil, donde la fe católica era la religión oficial del estado colonial. Hubo presencia de grupos protestantes en varios países, pero su influencia fue mínima,  y en algunos casos perseguidos por la Inquisición como herejías. La misma suerte corrieron comunidades judías en países como México y Perú.

En el período posterior a las guerras de independencia y en los procesos constitucionales de las nuevas naciones latinoamericanas se incorporó como principio formal y jurídico la libertad religiosa. Se promulgaba, además, la libertad de culto, que particularmente reconocía el espacio de los templos como lugar para las celebraciones litúrgicas. Incluso, se promulgada el derecho individual de profesar una confesión religiosa desde la libertad de conciencia.  En la práctica hubo muchas irregularidades, y no pocos conflictos, llegándose al prejuicio, la persecución religiosa y la violencia contra comunidades no católicas por todo el continente. Las comunidades protestantes prácticamente han debido funcionar como “asociaciones civiles” sin reconocimiento como iglesias al mismo nivel que la Iglesia Católica Romana. Se invocaba, e invoca todavía,  que la iglesia católica oficialmente es un estado (el estado Vaticano), y como tal reconocido diplomática y jurídicamente de acuerdo con las leyes internacionales que norman las relaciones entre los estados.

Por el otro lado, el principio de tolerancia religiosa tan ligado al pensamiento moderno, particularmente al filósofo inglés John Locke y el constitucionalismo inglés y francés, ha sido también enarbolado en nuestras tierras como aporte significativo, particularmente por las corrientes ideológicas más liberales, a las garantías ciudadanas y a los derechos humanos. En cierta medida la tolerancia religiosa no ha propiciado en muchos de nuestros países un clima de sana convivencia, sobre todo con las religiones indígenas y las prácticas religiosas de los sectores afro-descendientes, en sociedades consideradas mayoritariamente “cristianas”.  Aquí podría señalarse un marcado prejuicio religioso ligado al prejuicio racial y antropológico-cultural.

El tema de la igualdad religiosa ha creado mucha controversia. Hay quienes proponen una cierta condición civil y legal para todas las expresiones religiosas, pero el reconocimiento oficial a las organizaciones religiosas más institucionalizadas. Es decir, concordatos y acuerdos para las “iglesias establecidas”, como sería el caso de la Iglesia Católica Romana. Muy distinto enfoque sería invocar el principio de la equidad que respeta las diferencias dentro de un marco de igualdad, propiciando la justicia para todos y todas.

¿Y dónde queda el diálogo interreligioso en Latinoamérica y el Caribe? Los desafíos en este asunto son muy grandes. Bástenos resaltar la necesidad imperioso de un diálogo que tome en serio el panorama religioso particular de nuestra región y los imperativos de acercamientos entre las diversas religiones para enfrentar las diatribas, los prejuicios, los conflictos y las violencias que se generan  con mayor o menor de intensidad en cada país. Y que han generado un clima de intolerancia, persecución y muerte (en muchos casos), donde se debiera propiciar la paz y la concordia.

A fin de cuentas toda verdadera religión que pretenda ligarnos a Dios debería promulgar un principio universal de promoción de la paz con justicia. Y propiciar una verdadera reconciliación. ¡Pareciera que es la manera más libre y auténtica de profesar la fe!

 

Y una más…

 

Cataluña 

El Consell Evangèlic ve amenaza de cierre

para muchos lugares de culto en los próximos años

 

El secretario del CEC ve urgente que el pueblo protestante, comenzando por sus líderes, tome conciencia de la situación “difícil” que se está viviendo y comience a movilizarse.

 

Entrevista de Daniel Pujol al secretario ejecutivo del Consell Evangèlic de Catalunya (Guillem Correa) sobre la nueva Ley de lugares de culto que quiere imponer la Generalitat de Catalunya, y que atenta contra la libertad religiosa.

25 DE SEPTIEMBRE DE 2011, BARCELONA.- En una entrevista a Protestante Digital el secretario general del Consejo Evangélico de Cataluña, Guillem Correa, ha advertido que en los próximos años muchos de los locales de culto pueden ver amenazada su continuidad a raíz de la aprobación de la modificación de la ley propuesta por el actual Gobierno de la Generalitat.

Ante la negativa a recoger en la propuesta de Ley ya establecida sus aportaciones,  Guillem Correa espera que los colectivos afectados sean consultados por el Parlamento, que es el lugar donde la propuesta de Ley debe ser debatida y tramitada. Incluso espera poder presentar sus razones en una participación parlamentaria.

Correa ha explicado que no es solamente una cuestión que afecta a la concesión de nuevas licencias sino también al mantenimiento y funcionamiento habitual de muchos de los locales que usan multitud de congregaciones.

 El secretario general del CEC apunta que, desde el año 2000 aproximadamente, Cataluña ha sufrido un recrudecimiento de la intransigencia hacia la comunidad protestante .

“Sí ha habido alcaldes que han trabajado por la integración de los evangélicos en la sociedad, pero otros muchos no quisieron establecer puentes de diálogo y por el contrario, comenzaron a dictar ordenanzas e imponer restricciones que incluso llegaban, algunos de ellos, a vulnerar los derechos fundamentales” –confiesa Correa. Este fue uno de los motivos que llevó al CEC a pedir apoyo a la Generalitat para que pusiera límites a los mismos ayuntamientos, de ahí la Ley de Centros de Culto que fue aprobada dos años atrás con la voluntad de garantizar la libertad de culto, ley que Guillem Correa calificó como “necesaria” pero “perfectible”, sin embargo, considera que la nueva propuesta es un salto atrás en toda regla y que, en lugar de crecer en derechos, se decrece.

 “Si se recortan las libertades a los protestantes, en realidad lo que se está haciendo es recortar las libertades al conjunto del país” –declaraba Correa a modo de conclusión. El secretario del CEC cree que es urgente que todo el pueblo protestante, comenzando por los líderes y pastores, tome conciencia de la situación “difícil de resolver” que se está viviendo y comience a movilizarse a través de la oración y explique a los conciudadanos que se está trabajando para la libertad de culto de todos.

 El Director General de Asuntos Religiosos de Cataluña “conoce nuestro malestar, inquietud y desencanto” de manera escrita, y estamos a la espera de una resolución.

Por otro lado, el Consell se ha reunido del  Grupo de trabajo estable de las religiones  (con iglesia católica, ortodoxa, y las comunidades judía e islámica) que existe en Cataluña, y comunicarán en breve un documento consensuado tras haber tratado la situación existente que ven con “preocupación”.

 

Autor: Daniel Pujol                 © Protestante Digital 2011

 

 

 

Mayordomía Cristiana

Los peores enemigos del ahorro formal

CNN Expansión, El viernes 21 de octubre de 2011, 13:43

Viridiana Mendoza Escamilla / CNN Expansión

No alcanzan los dedos de las dos manos (y quizá los pies) para enumerar los instrumentos de ahorro que existen para proteger tu dinero y hacerlo crecer.

Sin embargo, aun con la oferta del sector financiero formal, el ahorro es un tema difícil para la mayoría de los mexicanos.

“Sólo el 58% de la población destina una fracción de su ingreso al ahorro y el y 70% de ellos cree que las tandas y ‘guardaditos’ son la única vía segura de hacerlo”, señaló Luis Pazos en un evento realizado en la última Semana de Educación Financiera organizada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Paradójicamente, guardar dinero sin recurrir a un instrumento de ahorro puede ser el enemigo número uno de tus recursos.

Es sólo cuestión de analizarlo: si pones tu dinero en una cuenta bancaria o un pagaré (que generalmente otorgan un rendimiento mínimo) es probable que no veas un crecimiento exorbitante de tu dinero, sin embargo, todos los depósitos menores a 1.8 millones de pesos están protegidos por la garantía del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

De esta manera, si el banco se quema, hay un gran robo o cualquier situación de riesgo que puedas imaginar, tu dinero está protegido y libre de peligro.

Por otro lado, si inviertes en bolsa en un fondo con alto riesgo, es probable que tus recursos tengan variaciones pero toma en cuenta que recibirás un rendimiento más atractivo, además: no hay un episodio histórico en que los mercados hayan estado en descenso sostenido durante un periodo largo de tiempo.

En contraparte, si guardas tu dinero en casa, el riesgo crece de manera exponencial. La probabilidad de que entre alguien extraño y lo robe, u ocurra un siniestro como una inundación, incendio o temblor, es mucho mayor que la posibilidad de ver un incumplimiento de la garantía del IPAB o de que los mercados caigan de manera permanente.

Las metas de ahorro también son un punto importante. De acuerdo con Uriel Galicia, del área de finanzas personales de BBVA Bancomer, sólo dos de cada 10 personas ahorran para el retiro y cuatro de cada 10 lo utilizan para su bienestar y patrimonio.

Al respecto, Condusef ha enfatizado que el ahorro es una parte del ingreso que se separa para poder usarla en el futuro, no se trata de sólo guardar lo que te sobre.

La institución señala que, una vez que descartaste al primer enemigo, existen otros cinco a vencer en términos de hábitos.

1.- Los gastos impulsivos. Dejarte llevar por alguna oferta y salirte demasiado de tu presupuesto, seguramente ocasionará que suspendas el ahorro o peor aún, que tengas que echar mano de lo que tienes previsto para pagar alguna deuda.

2.- Olvidar tu meta. Aunque mucha gente ahorra sólo para casos de emergencia, el ahorro programado generalmente tiene una meta (una casa, un auto, un viaje, etc), si pierdes de vista tu objetivo es posible que empieces a interrumpir tu hábito de ahorro.

3.- La desorganización. Perder la noción de tus gastos u olvidar pagar la tarjeta puede meterte en líos financieros, pues seguramente tus pagos generarán intereses; agenda los gastos fijos para que no te suceda.

4.- Ser víctima de la publicidad. En sus tres primeros días tras de lanzamiento, Apple vendió cuatro millones de iPhone 4S; es una suma muy elevada si consideras que la versión anterior apenas tenía poco más de un año en el mercado: ese es el poder de la publicidad. Intenta resistirte, hay artículos que parecen indispensables, pero cuando ves el impacto que causan en tus finanzas personales ya no resultan tan necesarios.

5.- No economizar: Evita gastar de más siempre que puedas, una forma de hacerlo es hacer una lista de lo que vas a comprar cuando vayas al súper (para evitar tentaciones), hay medidas simples (como compartir con tu vecino la clave para wi-fi y recibo de Internet) que pueden darte un margen mayor de ahorro

 

Nota de la Mesa de Redacción:

Agregaríamos que dejar de dar gracias a Dios (ofrendas, diezmos y primicias) por lo que nos da, aumenta las posibilidades de que no nos alcance lo que ganamos.

“… Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador (*), y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos…” (Malaquías 3:10 y 11).

(*) Los gastos impulsivos, olvidar tu meta, la desorganización, ser víctima de la publicidad, no economizar… además de otros muchos que practicamos.

 

 

Noticias internacionales

El asteroide 2005 YU55

 Un asteroide del tamaño de un portaaviones pasará cerca de la Tierra el 8 de noviembre  

 La última vez que un asteroide de este tamaño se acercó tanto a la Tierra fue en 1976.

31 DE OCTUBRE DE 2011

El objeto, de 400 metros de diámetro, pasará a 324.600 kilómetros de nuestro planeta en esta ocasión. Esta experiencia puede ser interesante para estudiar el cuerpo rocoso.

 El asteroide, que en su día fue calificado como una amenaza para la Tierra, pasará según los expertos sin peligro de colisión, sin embargo, se trata de una distancia muy corta  (más cercana que la órbita de la Luna) por lo que la NASA seguirá la trayectoria del cuerpo hasta que se aleje.

Según ha explicado la agencia espacial estadounidense, el seguimiento del asteroide, que tiene el mismo tamaño que un portaaviones, se realizará desde una red de radiotelescopios situados en Goldstone (California) y desde el radar de Arecibo (Puerto Rico). La “misión” comenzará a el 4 de noviembre y terminará el 10 de noviembre.

Los científicos de la NASA han apuntado que esta experiencia puede ser interesante para estudiar el cuerpo rocoso, aprovechando a su cercanía con la Tierra. Además, ha negado la posibilidad de una colisión y ha explicado que  la influencia gravitatoria del asteroide “no tendrá ningún efecto detectable en el planeta”. En este sentido, han calificando de “falsos” los rumores que hablaban de cambios en las mareas o en el sistema de placas tectónicas.

La órbita del asteroide -denominado 2005 YU55- le hace pasar cerca de la Tierra, Venus y Marte, sin embargo,  este encuentro es el más cercano que esta roca espacial ha protagonizado en los últimos 200 años, ha asegurado la NASA. Para los expertos es “una suerte” que esta vez solo “roce” el planeta porque, según los estudios, en algún momento del futuro el asteroide podría terminar cayendo en la Tierra “destruyéndola por completo” debido a su tamaño.

Los científicos han explicado que  la última vez que un asteroide de este tamaño se acercó tanto a la Tierra fue en 1976 y la siguiente aproximación se producirá en el año 2028.  

Fuentes: Europa Press                    © Protestante Digital 2011

 

BOLIVIA

Instituciones Metodistas de Educación realizarán Foro analizando nuevas perspectivas

Viernes, 14 de octubre de 2011 (ALC) – La Asociación Latinoamericana de Instituciones Metodistas de Educación (ALAIME) organiza el Foro Internacional de la Educación Metodista que se llevará a cabo los días 19 al 22 de octubre en el Instituto Americano de Cochabamba, Bolivia. Hacia una visión crítica de la Educación Metodista en América Latina: nuevos desafíos y perspectivas, es la convocatoria.

Los y las organizadores esperan que sea nueva oportunidad para el encuentro de la gran familia educativa metodista de América Latina, que celebrará junta el centenario de la fundación del Instituto Americano, compartirá adoración, sociabilidad y fraternidad, y será desafíada por nuevos conocimientos y saberes.

La ponencia inaugural: Desde los nuevos desafíos hacia las nuevas posibilidades: Repensar la educación metodista en América Latina, estará a cargo de Claudia Lombardo.

El Ministro de Educación del Estado Plurinacional de Bolivia, Lic. Roberto Aguilar Gómez disertará sobre Las transformaciones educativas en el Estado boliviano y el Lic. Marcelo Aramayo lo hará sobre la educación metodista frente a las transformaciones educativas del estado boliviano.

2011 es un año histórico que marca lo 20° aniversario del Comité del Educación del Consejo Mundial Metodista y de la Asociación Internacional de Escuelas, Colegios y Universidades Enlazadas al Metodismo (IAMSCU), los cuales fueron creados durante la reunión del Consejo Mundial Metodista en Singapur en 1991.

ALAIME es la Asociación Latinoamericana de Instituciones Metodistas de Educación y está integrada por las asociaciones nacionales o regionales e instituciones metodistas de educación de América Latina. Fue oficialmente instalada en la Asamblea Constitutiva celebrada en la ciudad de Santiago de Chile del 14 al 16 de mayo de 1997.

 

CHILE

Iglesia Metodista llama a superar el actual sistema educativo

Jueves, 20 de octubre de 2011 (ALC) – Este 15 y 16 de octubre en la ciudad de Angol se reunió la junta general de la Iglesia Metodista de Chile. En un comunicado público expresan que “nuestra iglesia se manifiesta a favor de toda decisión de carácter político que signifique superar las actuales condiciones del sistema educativo”. Sostienen que “el país tiene los recursos humanos y financieros necesarios para avanzar en estos cambios estructurales”.

Señalan, al mismo tiempo, su preocupación por la acumulación de riquezas de unos pocos, “mientras que para otros muchos aumenta día a día el endeudamiento y los tormentos que ello acarrea”.

“La Iglesia Metodista tiene 133 años de presencia en Chile y en todos ellos ha propiciado la formación de escuelas, colegios y otras obras sociales, buscando siempre hacer el mejor aporte a la sociedad. Hemos sido pioneros en la educación pre-escolar a través de la Institución Sweet, como también en la fundación de Escuelas Rurales en la zona de Nueva Imperial. Actualmente, como producto de esta historia, en nuestros colegios existe una matrícula cercana a los 13.000 alumnos. Este compromiso no es sólo parte del pasado, sino que lo proyectamos hacia el futuro, buscando perfeccionar todos los aspectos necesarios que tiendan a una mayor calidad de nuestro servicio en todas las unidades educativas. Nuestra Iglesia, en diferentes momentos de la historia republicana, ha tomado clara opción por todos los procesos sociales que signifiquen el respeto por la vida y mayores condiciones de justicia entre los habitantes de una misma tierra”, recuerdan.

Ante los clamores que existen por un cambio de fondo en la educación chilena, la Iglesia Metodista se manifiesta a favor de toda decisión de carácter político que signifique superar las actuales condiciones del sistema educativo.

“Creemos que el país tiene los recursos humanos y financieros necesarios para avanzar en estos cambios estructurales. Las riquezas, tanto naturales como mercantiles que produce nuestro país, son una base suficiente para sustentar estos cambios. Vemos con preocupación la acumulación de riquezas y los beneficios económicos de unos pocos, mientras que para otros muchos aumenta día a día el endeudamiento y los tormentos que ello acarrea. Esto constituye un pecado estructural con todas las consecuencias nefastas que ello está trayendo y pensamos que una economía con rostro más humano y social es urgente implementarla para así superar las distancias que nos separan como chilenos”, dice el comunicado firmado por el obispo Rev. Mario Martínez Tapia.

 

COSTA RICA

Miércoles, 12 de octubre de 2011 (ALC) – Este martes 11 de octubre, en la reunión del Comité Directivo de la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL), se recibió la renuncia del pastor Víctor Rey a su cargo de Presidente. El pastor Rey sirvió en este importante ministerio desde cuando fue nombrado en octubre de 2008, en la Asamblea celebrada en la ciudad de La Paz, Bolivia.

Por Harold Segura

Rey ha sido miembro de la FTL por 28 años y ha prestado sus servicios en diferentes frentes de servicio: como uno de los fundadores del núcleo de la FTL en Chile (1983), en la Secretaría Regional para la Zona Andina (1994-2000), como Vocal del Comité Directivo (2004-2008) y, en los últimos años, como Presidente. ¡Años de esmerado servicio a la causa del Reino de Dios en América Latina!

A partir de enero del próximo año, Rey se vinculará a la Fundación Kairós, de Argentina, donde servirá como Coordinador del Centro de Estudios Interdisciplinarios, CETI, y del programa de Desarrollo Integral de la Niñez, DINA. Sus nuevas responsabilidades ministeriales, así como su traslado de Chile a Argentina, y otros asuntos personales motivaron su renuncia. El Comité comprendió esto al aceptar su solicitud de renuncia.

El nuevo Presidente es el Dr. Jorge Henrique Barro, quien venía sirviendo como Vicepresidente de la Fraternidad. Él es el actual Director de la Facultade Teológica Sul Americana, en Londrina, Paraná, Brasil, su país de origen. El Dr. Barro es un reconocido conferencista internacional, docente teológico y escritor de varias obras publicadas en español y portugués.

Muchas gracias a Víctor por los servicios brindados a la Fraternidad, los que sin duda siguen, ahora desde otras oportunidades de servicio. Y bienvenido Jorge Henrique.

El V Congreso Latinoamericano de Evangelización, CLADE V, es el principal y gran reto que tiene la FTL en este momento. Este magno encuentro se reunirá en San José, Costa Rica, en julio del 2012, bajo el lema Sigamos a Jesús en su Reino de vida. ¡Guíanos, Santo Espíritu! Para más información, visitar http://www.clade5.org

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 

 

Noticias nacionales

EL EVANGELISTA MEXICANO

ORGANO OFICIAL DE COMUNICACION DE LA IMMAR

¿Qué necesitamos de cada pastor, de cada laico, de cada iglesia?

–       publicar en su boletín, en forma permanente, la pagina web del periódico:

www.evangelistamexicano.wordpress.com

–       artículos sobre temas de actualidad, comentados desde el punto de vista cristiano

(si cada pastor escribe y envía dos artículos al año, podemos publicar un promedio de diez artículos quincenales)

 

–       los editoriales de sus boletines semanales

–       noticias importantes  de  cada cargo pastoral  para dar a conocer a la comunidad nacional

–       informes o crónicas de actividades, con fotos

–       proyectos y planes de trabajo

–       historia de su templo, de sus organizaciones, del coro, etc., con fotos

–       estudios bíblicos

–       estudios de doctrina

–       poesías de la autoría de los miembros de la congregación

–       biografías de personajes de su congregación

–       comentarios para el periódico, sugerencias, ideas, etc.

–       noticias de las organizaciones de su iglesia

–       presentaciones en power point de interés cristiano

–       videos  históricos, de actividades importantes de la iglesia, conciertos,. 

al hacer sus envíos, favor de anotar, al principio de su nota, los siguientes datos: conferencia, distrito, iglesia, nombre y cargo de quien envía.

correos por medio de los cuales pueden enviar sus colaboraciones:

evangelista.mexicano@gmail.com,

elevangelistamexicano@iglesia-metodista.org.mx,

ameyal_prepa@yahoo.com.mx

Muchas gracias, y que Dios nos siga bendiciendo.

José Donato Rodríguez Romero, director.

 

Día Nacional de Oración por México

 

Te exhortamos a atender  la invitación que la Iglesia Metodista ha recibido del Comité Organizador del evento, para asistir este próximo viernes 11 de noviembre de 2011, a la Primera Velada de Oración por México, en el Estadio Azteca, de la ciudad de México. Se espera una asistencia de cien mil personas que deseen unir su oración a Dios por el país. Las puertas se abrirán a las 15 horas, el evento comienza a las 17 horas, y se termina a las 6 am del sábado 12. La entrada en gratuita. Para mayor información y asistencia por grupos, dirigirse email: Oraciónpormexico@qdtb.net, o  dinaloramex@gmail.com,

 

 

 

Del templo Sión, de la Col. Balbuena, D. F. (CAM)

A NUESTROS AMIGOS Y HERMANOS DONANTES:

Profra, Griselda Márquez, Corl. Roberto Frías, Ing. Ernesto Arrioja Juárez, Erasmo Piñas, Ing. Benjamín Alaniz Reyes. Profra. Patricia Maroto. Hna. Irma Paz Zapata Quijano, Ing. Raúl Negrete, Profr. Pedro Serrato, Hna. Olga Sánchez Ríos, Dr. Mariano Beltrán Adame y un donativo anónimo.

“Porque Macedonia y Acaya, tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén. Les pareció bueno hacerla, ya que son deudores a ellos, porque si los gentiles han sido hechos partícipes de sus bienes espirituales, deben también ellos ayudarlos con bienes materiales.” Romanos 15.27,28

Estimados hermanos y amigos:

Me privilegia notificar a ustedes, que gracias a la ayuda de Dios, por conducto de ustedes, el Sábado 1º de Octubre, se terminó de pintar, nuestro templo “SIÖN” Balbuena. Ustedes, han sido la pieza clave, para entusiasmar a nuestra congregación, que ha cobrado nuevo aliento. Para tal efecto estamos celebrando campamentos de trabajo, en donde con el concurso de los pocos hermanos con que cuenta la congregación, estamos haciendo las labores de pintados de las demás áreas. Se han pintado loas baños y se ha puesto nueva iluminación, se ha pintado la cocina, y se ha cambiado la iluminación. Se han hecho diversos arreglos en el área de electricidad, para evitar serios problemas. Se ha reparado por el herrero el zaguán de ingreso al salón social. Es tal el entusiasmo, que el Dr. Noé Núñez García y su apreciada esposa, este próximo sábado que tendremos campamento de trabajo, llevaran el almuerzo de atole y tamales y la Hna. Olga Sánchez Ríos, dueña de la Tortería la Texcocana, llevara tortas para la comida. Aún nos resta mucho trabajo: (aplanado de todos los muros del edificio, para evitar la humedad, hacer la contra barda, pintura del salón social, salones de clases, oficina pastoral, sala de juntas, cuartos de servicio, casa pastoral, y demás anexos; y por supuesto la parte interna de nuestro templo, y el cambio de la barda perimetral que está a la entrada) pero tengo la confianza en que Dios proveerá.

Seguimos requiriendo de materiales, que tengo la confianza en Dios, que Él proveerá. Se han contratado los servicios de un electricista y de un herrero, por lo que continuamos con los trabajos. Aprovecho la ocasión para invitarlos, al concierto de la Reforma, que D. M. tendremos el Domingo 30 de Octubre a las 12. 00 Hrs. Con el Coro Juvenil, de la Iglesia de Balderas.

Reitero a ustedes la seguridad de mi distinguida consideración

Con mi afecto y respeto    Pbro. Abner Alaniz Rangel

 

Nos envía un saludo nuestro blog hermano metodista,

Iglesia Metodista Jesús de Nazaret, en Durango. Dgo. Le invitamos a visitarlo

http://jesusdenazarethdgo.blogspot.com/

 

Fraternidad de Hombres Metodistas de la CAM

De visita.- Para animar y fortalecer el trabajo de las Fraternidades de Hombres Metodistas en Don Roque y Tlancualpican, los directivos del gabinete distrital de la F.H.M.,  el Superintendente y fraternos del templo metodista “Emmanuel”, nos trasladamos el día viernes 16 de septiembre, llegando a realizar el encuentro fraternal a las 22:00 Hrs de ese día.

El presidente distrital Suroriental,Hno. Alberto Rodríguez, nos exhortó a continuar con nuestro liderazgo en la familia y en nuestros trabajos; siempre confiando en Dios, meditando en la Palabra y siendo buenos administradores como hijos y hombres de Dios. Gracias por la cena ofrecida de la iglesia metodista en Tlanculpican, Puebla. El mismo hermano Alberto Rodríguez nos envía la siguiente colaboración:

 
Reseña 1er. Encuentro Conferencia Bíblico y Deportivo Conferencial  (CASE) de las Fraternidades de Hombres Metodistas.

Para Honra y gloria de Dios el pasado 22 de Octubre se llevo a cabo en las instalaciones del Instituto Mexicano Madero, Plantel Toledo, el 1er. Encuentro Bíblico y Deportivo de las FHM en el cual contamos con aproximadamente 130 varones de la Conferencia Anual del Sureste.

Dicho encuentro dio inicio a las 7 de la mañana con un desayuno para después pasar al culto de apertura y culminando aproximadamente a las 7:30 de la tarde, en el cual contamos con las autoridades de nuestra iglesia; el obispo Manuel Hernández y el superintendente Pbro. Pedro Moreno; también tuvimos la bendición de contar con pastores que acompañaban a sus varones en la actividad.

Se llevaron a cabo competencias de localización de pasajes, esgrima y el estudio del libro de Marcos. Éste evento sirve de preparación para los Encuentros Nacionales que se llevaran a cabo en el mes de abril del próximo año con sede en la ciudad de Monterrey. Además en lo deportivo se compitió en las ramas de basquet y volibol.

La Fraternidad de Varones de Santa Ana Coapan, arraso en su participación, obteniendo los primeros lugares en localización, esgrima y estudio del libro de Marcos.

En lo deportivo el primer lugar en basquetbol fue para la Fraternidad de Varones de Don Roque, y el primer lugar en voleibol fue para nuestros hermanos de la Fraternidad de Teacalco.

Damos gracias a Dios por la vida de todos y cada uno de los varones que participaron en estas actividades, así como a la mesa directiva de la Conferencia por su compromiso de servicio al Señor.

Seguimos invitando a los varones de la iglesia metodista a que participen en las actividades tanto distritales como conferenciales y nacionales, porque son de gran bendición para nuestras vidas y de crecimiento espiritual.

 

RadioCAM

Recuerden que semana a semana estos programas de radio  de la Conferencia anual de México (CAM) se transmiten los días jueves de las 12 a las 13.30 horas a través de: www.immarcam.org.mx. o http://elnidodelalbatros.listen2myradio.com. Temas de interés nacional son tratados por los responsables de las áreas de trabajo de la Iglesia, conducidos por la hermana Betty Flores y el hno. Octaviano Hernández Martínez.

 

Consulta de Ministerios y Muestra Pedagógica

La Conferencia Anual de México INVITA a esta Consulta que se realizará el día 26 de noviembre en el Colegio Sara Alarcón, de las 9:00 a las 17:00 Hrs.

Los propósitos de esta actividad son los siguientes: Conocer los Ministerios que las diversas congregaciones de la CAM realizan en el nombre de nuestro Dios hacia la Comunidad, y de esta manera participar en Reformar a la Nación.

Informar, apoyar y capacitar a las  congregaciones, que aún no tienen un ministerio hacia la comunidad, en alguna actividad que puedan realizar según las características propias de su comunidad.

Presentación de una muestra pedagógica que proporciona herramientas para la preparación y capacitación de los diferentes ministerios educativos y de formación.

 

 

Obituario

María Eugenia Fuentes Bazán

1953-2011

Falleció una investigadora del INAH. Ella no era metodista, pero su tema de investigación académica fue el Metodismo mexicano. Hizo estudios sobre la mujer metodista, sobre la publicación infantil de El Comino, sobre la educación metodista y las escuelas en el siglo XIX, etc. Una ponencia suya, inolvidable históricamente para el Instituto Mexicano Madero, fue precisamente: “Los estudiantes del IMM y la Revolución Mexicana”, aparecido en agosto de 2009 y publicado por la página web de Dimensión Antropológica. (Nota enviada por nuestro colaborador Daniel Escorza Rodríguez, su amigo y compañero de labores).

De María Eugenia Fuentes Bazán, dice Eduardo Flores Clair:

“Se le apagó su vida pero siempre vivirá su espíritu entre nosotros. Desde hace años venía luchando de manera incansable con una enfermedad que la diezmaba cada día; por más esfuerzo que hizo y la enorme valentía manifestada, fue vencida. Sus últimos años son un ejemplo de esas ganas de vivir, de mantener una sonrisa en el rostro sin mostrar la tragedia en que se encontraba y jamás verse postrada.

Hay muchas virtudes en su vida que se pueden recordar: una trabajadora incansable por más de tres décadas, siempre manteniendo un animoso compromiso con su institución (la Dirección de Estudios Históricos del INAH), empeñada en destacar con su investigación, que eligió como compañera de vida.

A lo largo de su trayectoria se le conoció y se le recordará por sus diversas y amplias aportaciones al estudio del metodismo en México.

Quizá haya una actitud que la distinguía: era muy buena, solidaria con sus compañeros y cariñosa con toda su familia.

Pocos son los honores que se le podrán hacer para compensar lo que ella nos legó, descanse en paz.

Eduardo Flores Clair

Investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH 

 

 “Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Apocalipsis 14:13)

 

 

 

Página invitada

Del boletín de la Iglesia Evangélica Metodista de la Boca, Argentina,

EN  ALAS  DE  ÁGUILA                             

De acuerdo a la tradición, a cada uno de los Evangelios les corresponde un emblema o un símbolo.

 

MARCOS: Representado por el “hombre”, porque es el más sencillo,  directo y humano de los Evangelios. 

 

 

 

 

MATEO:  Simbolizado por el “león”, porque en este Evangelio es el que ve de manera especial a Jesús como el Mesías, el león de la tribu de Judá.

 

 

 

 

 

LUCAS: Cuyo emblema es un “buey”, porque en Lucas se muestra a Jesús como el gran servidor de la humanidad. 

 

 

 

 

 

JUAN:  El “águila” ya que esta es la única criatura viviente que puede mirar directamente al sol sin encandilarse y añadimos a esto que el águila tiene también la particularidad de sacarse las uñas y las plumas, cuando ya están desgastadas, para que le nazcan nuevas, incluyéndose también su pico.

 

Dice el Salmista en el canto 103:5: que es Dios “que sacia de bien tu boca, de modo que rejuvenezcas como el águila”. 

Ya estamos cerca de la Navidad, del nacimiento de la “Luz Admirable”; al mismo tiempo esta cercanía muchas veces significa cansancio, el cansancio del año vivido.

 

Por esto quizás, debemos unir cada en una de nuestras vidas estas dos cualidades del águila: volar siempre hacia el sol, hacia la luz, dejando la oscuridad y las tinieblas; y paralelamente dejarnos alimentar  por  nuestro Dios  sacando de nosotros lo viejo y llenar de bien nuestra boca, para que nazcan nuevas fuerzas y esperanzas. 

No solo de pan vive el hombre, nos recuerda Jesús.

 

Necesitamos también remontar vuelo, buscar nuevos sueños y horizontes, esto también nos da vida, la vida abundante prometida enla Palabrade Dios para nuestra humanidad. 

“Ustedes vieron …. como los tomé sobre las alas de águilas y los

traje hasta mi …. porque ustedes son mi especial tesoro”

(Éxodo 19 4-5)

 

                                                                        Pastora Mariel Pons

 

 

 

 

Poética

El Artista

Gonzalo Báez-Camargo

Cuando el cincel hirió por vez primera

el bloque de granito,

un hondo grito,

lanzó, como si fuera carne viva,

de aquella roca la partida entraña:

 

¡Piedad, Señor! ¿Qué saña

qué furia cruel y loca

te anima contra mí? ¿Por qué me hieres?

¿Qué tengo yo contigo? ¿Qué me quieres?

En el regazo de mi madre roca,

yo me hallaba feliz, en mi existencia

tranquila y olvidada…

¡Feliz en la inconsciencia de mi nada

y nada en lo feliz de mi inconsciencia!

Mas hoy, tu hierro, en chispas encendido

¡con que furor insano

arranca trozos de mi pecho herido!

¡Aparta! ¡Déjame! ¡Detén tu mano!

 

¡Un golpe! ¡Y otro golpe!

¡Otro más! ¡Otro! ¡Y otro! ¡Y otro todavía!

 

El artista callaba y proseguía…

aunque tenía el corazón pungido

por el dolor de aquella piedra que gemía…

 

***

Y así, bajo los golpes del cortante

cincel, batido por el mazo,

fuese abriendo aquel bloque

como si fuera carne palpitante…

A cada golpe, un fúlgido chispazo,

A cada golpe un grito…

¡un grito y una forma que surgía

del bloque de granito!

 

Martirizada gestación, tormento

hecho fecundo por la milagrosa

mano, que ora con vigorosa

incisión o con leve tocamiento,

iba sacando de la amorfa masa,

conforme a sus designios inspirados,

aquí, un suave contorno, allí una arista…

¡Dolor! ¡Cincel creador en manos del Artista!

 

Y así, del bloque aquel surgió una Forma

en que alentó la vida.

En el pecho de piedra,

pulsó vivo, caliente, enternecido,

al fin un corazón…

En los ojos de piedra,

una caliente lágrima brilló…

En los labios de piedra,

agradecida, reverente, humilde,

tembló por fin la voz:

 

Perdóname, Divino

Artista del Amor y del Dolor…

¡Perdóname, Señor! ¡Yo no sabía…!

 

El artista callaba y sonreía…

 

 

Nota de la Redacción:

Publicamos este poema a petición del Pbro. Raúl Ruiz Avila. Y del libro Gonzalo Báez-Camargo, una vida al descubierto, del Centro de Comunicación Cultural, CUPSA, extraemos la siguiente información: don Arnoldo Canclini, autor del artículo Gonzalo Báez-Camargo, Poeta, aclara que basó su información con un material excesivamente escaso. De hecho, se trata, dice, sólo de una recopilación publicada en 1946 con el sello conjunto de La Aurora, de Buenos Aires, y la Casa Unida de Publicaciones, de México, bajo el título El artista y otros poemas, que reúne cuarenta y cinco obras. Decía, además, que sabiendo que don Gonzalo siguió publicando aquí y allá, en revistas y periódicos, éste hecho sólo indicaba una doble deuda que hay con él: reeditar la colección mencionada y reunir y publicar todo lo demás, que se le ocurría, ha sido mucho. Don Gonzalo nació en Oaxaca, Oax., en noviembre de 1899 y falleció en la Ciudad de México, en agosto de 1983.- El EM.

 

 

 

Ponencia presentada por Leopoldo Cervantes-Ortíz en el Coloquio Internacional “Historia, Protestantismo e Identidad en las Américas”

Protestantismo y cultura: poesía de Gonzalo Báez-Camargo

08 DE OCTUBRE DE 2011

Mesa “Prensa, cultura protestante e identidad latinoamericana”, en el Palacio de la Antigua Escuela de medicina (Ex Palacio de la Inquisición), Universidad Nacional Autónoma de México, 8 de octubre de 2011.

¡Yo sé muy bien que cuando al cabo falte 
 mi mano aquí, tu sabia Providencia 
 otras manos dará, para que siga 
 sin detenerse nunca nuestra siembra! 

 1. SITUACIÓN DE GONZALO BÁEZ-CAMARGO 
Sin ánimo de polemizar o de catalogar a las principales “figuras” o “héroes” del protestantismo mexicano del siglo XX, aun cuando en otros lugares se han realizado tareas de este tipo,  podría decirse que Gonzalo Báez-Camargo pertenece al grupo selecto de nombres que vienen a la memoria al momento de hacer un recuento riguroso. Al lado de los hermanos Moisés y Aarón Sáenz, en la política, y de Carlos Monsiváis en la cultura, Báez-Camargo abarcó, gracias a su dilatada carrera literaria, prácticamente el siglo completo, en una trayectoria sólo comparable, al menos en la literatura latinoamericana, a la de Jorge Luis Borges  (nacido también en 1899) y Carlos Pellicer (1897-1977). Con el primero compartió, además, la formación protestante y la presencia permanente de la Biblia en su trabajo poético, y con el segundo la obsesión casi mística por la fe y sus transformaciones, aunque desde una postura católica tradicional, aunque sin dejar de mostrar matices un tanto heterodoxos.

En el ámbito estrictamente protestante, Báez-Camargo formó parte de una generación de escritores evangélicos latinoamericanos que trasladaron al ámbito literario sus creencias , entre quienes hay que contar a Alberto Rembao, Ángel M. Mergal, Domingo Marrero, Sante Uberto Barbieri, Laura Jorquera, Francisco E. Estrello, Arnoldo Canclini, Julia Esquivel y Aristómeno Porras, entre otros nombres de su época. Además, en el espectro metodista, debe ubicársele junto a Vicente Mendoza, Luis Rublúo y Raúl Macín. La afición literaria y particularmente poética de muchos de estos escritores, fue estimulada por la ferviente tradición que florecía en las iglesias y seminarios, donde, al menos en la primera mitad del siglo XX, existían revistas y tertulias, y en donde las fechas del calendario cívico eran excelentes oportunidades para practicar las dotes líricas o meramente declamatorias. Hoy, esa tradición, tristemente, se ha perdido.

Por otra parte, para alcanzar a percibir la importancia este erudito y polígrafo oaxaqueño cuya obra dispersa es aún mayor que la publicada, hay que pensar en alguien como Alfonso Reyes, pues si bien representó la “oficialidad” cultural en México y ejerció un enorme magisterio cultural, don Gonzalo, colocado en una marginalidad religiosa de la cual salió progresivamente hasta llegar a ocupar un lugar en la Academia Mexicana de la Lengua en agosto de 1981, sólo dos años antes de su muerte. Como poeta, fue también reconocido por alguien como Jaime Torres Bodet, quien le respondió así al envío de unos poemas:

Acabo de recibir y leer, con la más viva satisfacción, sus tres hermosos poemas. Gracias por haber pensado enviármelos. Han venido a traerme una lección de consuelo y de alta y profunda serenidad. Quedan en mi memoria, como un ejemplo, como un estímulo, estos renglones inolvidables: “¡Aquí estoy, gota opaca, polvo ínfimo, soplo leve. Nada soy. Nada valgo… Tú puedes hacer algo de mi nada. ¡Hazlo, Dios mío, hazlo!”. Quien así siente y se expresa, es sin duda un poeta auténtico.

 Como ensayista, una muestra de su interés por la poesía de nuestra tradición lingüística lo constituye el opúsculo “La nota evangélica en la poesía hispanoamericana”  (1960), donde pasa revista a un amplio espectro de autores, desde la época prehispánica hasta mediados del siglo XX y manifiesta un profundo conocimiento de autores y obras. Hoy, muy bien podrían matizarse algunas de sus afirmaciones: “…sorprende en la poesía hispanoamericana la ausencia casi completa del tema religioso. No parece haber sido ésta una fuente atractiva ni pródiga para los catadores de las linfas castálicas. En cuatrocientos años no hemos producido un solo gran poeta que pueda compararse a Fray Luis de Granada, Fray Luis de León, Santa teresa de Jesús o San Juan de la Cruz”. En otros momentos se ocupó de la obra de poetas como Manuel José Othón, José Martí, Rabindranath Tagore y la propia Sor Juana, e incluso le puso música al poema “Pator”, de Amado Nervo, , el cual se sigue cantando en el ámbito evangélico.

 2. PROTESTANTISMO, CULTURA Y POESÍA 
La filiación religiosa de Báez-Camargo se trasluce en toda su obra como un factor central de su existencia. La distinción teórica entre autor y obra, en su caso, es muy difícil de establecer, pues su discurso poético evidencia textualmente el rechazo hacia ese distanciamiento estético o existencial. Aunque desde temprana edad fue reconocido con algunos premios por su labor poética (en Querétaro y Puebla, 1923 y 1926, respectivamente, en ambos casos de poesía popular), Báez-Camargo es recordado como autor de un solo volumen,  El artista y otros poemas, publicado en 1945 y reeditado en 1965 y 1987, aunque sus textos están recogidos en varias antologías de tema religioso. Allí,  plasmó en sus poemas la profunda fe que recibió desde niño en la familia que lo adoptó y le entregó no sólo su apellido sino también un conjunto de convicciones religiosas que nunca abandonaría 

Acaso la muestra poética más sensible de esta experiencia sea el texto titulado “Tú no has muerto”, en donde da fe del dolor tan profundo que le ocasionó la pérdida de su madre en una edad temprana, alrededor de los 10 años:

 Madre, madre: yo sé que tú no has muerto 
 y que en aquella tarde me engañaron 
 cuando la negra caja se llevaron 
 y nuestro humilde hogar quedó desierto. […] 

 Yo sé que vienes, cariñosa y buena, 
 a consolarme cuando estoy enfermo, 
 cuando estoy triste a compartir mi pena 
 y acariciar mi frente cuando duermo. […] 

 Viva estás para mí. Ni una ceniza 
 cubre el sagrado fuego en que me inflamo. 
 Viva estás para mí, porque te amo, 
 ¡y el amor a los muertos eterniza! 

 Y pues mi amor le impide retenerte, 
 en el sepulcro aquél no estás cautiva. 
 Tú nunca has de morir mientras yo viva: 
 ¡el amor es más fuerte que la muerte! 

Otros poemas representativos de su trabajo son el ya citado “La nada”, “El artista” y “Cuando me llames”, sin olvidar el dariano/unamuniano “Don Quijote en América”, ni su serie “Improntas bíblicas (Mujeres de la Biblia)”. El primero es notable en su simplicidad:

 Yo soy nada, Señor. Mas de mi nada 
 Tú puedes hacer algo. […] 

 Tú puedes darle al soplo que es mi vida 
 fragancias de tu bálsamo, 
 para llevar alivio a donde azota 
 de los desiertos el candente vaho. […] 

El segundo plantea toda una “estética espiritual”:

 Cuando el cincel hirió por vez primera 
 el bloque de granito, 
 un hondo grito 
 lanzó, como si fuera carne viva, 
 de aquella roca la partida entraña: 
 ─¡Piedad, Señor! ¿Qué saña, 
 qué furia cruel y loca 
 te anima contra mí? ¿Por qué me hieres? 
 ¿Qué tengo yo contigo? ¿Qué me quieres? […] 

 En los ojos de piedra, 
 una caliente lágrima brilló… 
 En los labios de piedra, 
 agradecida, reverente, humilde, 
 tembló por fin la voz: 
 ―Perdóname, Divino 
 Artista del Amor y del Dolor… 
 ¡Perdóname, Señor! ¡Yo no sabía…! 

 El Artista callaba y sonreía… 

Y el tercero, la vertiente escatológico-existencial de la fe evangélica:

 Concédeme, Señor, cuando me llames, 
 que la obra esté hecha: 
 la obra que es Tu obra 
 y que me diste que yo hiciera. 
 Pero también, señor, cuando me llames, 
 concédeme que todavía tenga 
 firme el paso, la vista despejada 
 y puesta aún la mano en la mancera. 

 Yo sé muy bien que cuando al cabo falte 
 mi mano aquí, tu sabia Providencia 
 otras manos dará, para que siga 
 sin detenerse nunca nuestra siembra! 

Catalogar esta poesía como “religiosa” o “mística” no es más que una ociosidad, puesto que los criterios estrictamente estéticos y literarios para valorarla pueden, en efecto, considerar su orientación temática e incluso las creencias o presupuestos de su autor, pero de ninguna manera son la base del análisis formal. Ciertamente, la indiscutible unidad entre forma y fondo es una de las premisas metodológicas para este análisis, pero la perspectiva discursiva de la obra, por sí misma, la coloca en un plano semántico susceptible de valoración. En ese sentido,  esta obra poética podría ubicarse en el marco de lo que recientemente, en la crítica de poesía latinoamericana se conoce como “poesía del decir”, esto es, en donde el “mensaje” que desean comunicar los textos se apropia de la forma y la utiliza para sus fines . Para que quede más claro con un ejemplo: se dice de manera general, que ha habido dos escuelas en la poesía latinoamericana posterior a las vanguardias: la nerudiana, muy militante y ligada estrechamente al “mensaje”, y la vallejiana, aquella que, sin renunciar al compromiso humano, no deja de experimentar con el lenguaje y rechaza la subordinación de las formas al contenido.

 Es posible aplicar a la poesía del protestante Báez-Camargo los mismos criterios de análisis con que él valoró a sus colegas, los cuales, sin dejar de atender a la forma clásica y versificada con que siempre se expresó, y que le sirvieron para marcar las secciones de su ensayo mencionado: a) centralidad de Cristo; b) interioridad de la presencia religiosa; c) primacía de la fe sobre las obras; y d) primacía del amor sobre el precepto. 

Muy bien podemos concluir citando un par de estrofas de la letra de un himno que resume muy bien estas perspectivas genuinamente protestantes, propias de una visión marcada por el horizonte bíblico y patriótico, al mismo tiempo, típicamente evangélico:

 Mi México 
 Oh Patria , llena de dolor, 
 la negra esclavitud 
 del fanatismo y el error 
 opaca tu virtud. 
 Mi México, mi México, 
 bendígate el Señor, 
 verás tu noche terminar 
 y el nuevo día brillar. 

 Como la nube que alumbró 
 al pueblo de Israel, 
 la Santa Biblia, luz de Dios, 
 te guíe siempre a él. 
 Mi México, mi México, 
 que Dios contigo esté, 
 y la palabra de verdad 
 te dé la libertad. 

Citas utilizadas
(1) G. Báez-Camargo, “Cuando me llames”, en El artista y otros poemas. México, Casa Unidad de Publicaciones, 1987, p. 66.
(2) Cf. L. Cervantes-Ortiz, “La luz y la llama. Apuntes sobre la poesía de tema religioso en América Latina”, en El salmo fugitivo. Antología de poesía religiosa latinoamericana. Terrassa (España), CLIE, 2009, pp. 21-37. Las pp. 34-36 se ocupan de los poetas evangélicos. La primera edición de este libro (México, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes-Aldus, 2004) sólo incluyó a Rubem Alves y Julia Esquivel como autores protestantes.
(3) Cf J.P. Bastian, Una vida en el protestantismo mexicano. Diálogos con Gonzalo Báez-Camargo. México, El Faro-Comunidad teológica de México-La Reforma, 1999; la entrevista “ Tiempo de saltar las trincheras ”, y “ Humanistas mexicanos ”.
(4) G. Báez-Camargo, Semblanza biobibliográfica. México, Costa-Amic, 1974, cit. por Luis D. Salem, “Báez-Camargo, lector de lectores”, en Varios autores, Gonzalo Báez-Camargo: una vida al descubierto. México, Casa Unida de Publicaciones [1996], p. 187.
(5) G. Báez-Camargo, La nota evangélica en la poesía hispanoamericana. México, Luminar, 1960, cit. por L.D. Salem, op. cit., p. 183. Se encuentran  aquí más artículos de Báez-Camargo .
(6) Cf. El himnario presbiteriano Sólo a Dios la gloria. México, El Faro, 2002, p. 579, en el que lamentablemente está modificado un verso.
(7) Por mencionar solamente dos: Claudio Gutiérrez Marín, ed., Lírica cristiana. México, Ediciones de la Fuente, 1961, y Antología de la poesía cristiana. (Siglos XII al XX). Terrassa, CLIE, 1985, pp. 539-541.
(8) G. Báez-Camargo, “Tú no has muerto”, en El artista y otros poemas, pp. 15, 17.
(9) Ibid., p. 65.
(10) Ibid, pp. 11, 13.
(11) Ibid., pp. 65-66.
(12) Sólo a Dios la gloria, p. 624.

 

 

 

Programa

NOVIEMBRE

LBSC                         “Promoción de la Salud” (Todo el mes)

7-11                SMF Semana Nacional de Oración

27                   1er domingo de adviento / Día mundial de Oración por la Paz,                                           Convoca: Concilio Mundial Metodista

12                   FHM Reunión Nacional de Gabinetes Conferenciales

20                   Aniversario de la Revolución Mexicana

CALENDARIO BÍBLICO 2011

N O V I E M B R E

6 (21º de Pentecostés): Verde

Isaías 25:1-9

Salmo 23

Filipenses 4:1-9

Mateo 22:1-14

13 (22º de Pentecostés): Verde

Isaías 45:1-7

Salmo 96:1-9, (10-13)

1 Tesalonicenses 1:1-10

Mateo 22:15-22

20 (Último domingo del año eclesiástico – Reinado de Cristo): Verde

Ezequiel 34:11-16, 20-24

Salmo 100

Efesios 1:15-23

Mateo 25:31-46

27 (1º de Adviento – Comienza Ciclo B): Morado

Isaías 64:1-9

Salmo 80:1-7, 17-19

1 Corintios 1:3-9

Marcos 13:24-37

 

 

Vanguardia Juvenil

¿Qué puedo hacer sino servirle?

(Supuesto práctico de un cuento que cuenta)

 ¿Saben cuál es la frase que más se ha repetido en mis oídos a lo largo de los años? “No vales para nada”.

17 DE OCTUBRE DE 2011.- Antes que a ustedes, le conté esto mismo a Victoria, una mujer sin norte que conocí el mes pasado. Se sentía como yo hace algún tiempo y decidí contarle mi historia. Ahora somos amigas.

Le hablé de mi pasado, de los complejos que desde mi nacimiento venían adornando mis días. La causa principal fue, primeramente, mis padres. Habían perdido una hija de seis años en un accidente. En mí pusieron todas sus esperanzas. Recibí su mismo nombre, y por más que se empeñaron…, no me parecía en nada a mi difunta hermana. Ella era rubia, yo morena. Ella espigada, yo metidita en carnes. Ella era dulce, bondadosa, yo agria y contestona. Fueron muchas las veces que me lo echaron en cara. Para ellos fui una decepción, pues jamás cumplí ni cumpliré sus expectativas. ¿Soy culpable de ser como soy, de ser yo misma?

Nació mi hermano. Con él llegó un poco de alegría a casa. Esto hizo que me viera más descargada de las comparaciones que sufría. Sin embargo, estuve obligada a servirle. “El niño quiere esto”, “el niño lo otro”, “tráele al niño”, “dale al niño”. En fin…, acepté mi servilismo con tal de contentarlos, con tal de ganarme su cariño. No obstante, nada de lo que hacía les parecía bien.

En el colegio me tomaron manía. Fui la oveja negra de la clase. No lograba memorizar los temas. No lograba entender las matemáticas. Odiaba la física. En el recreo casi siempre estaba sola.

 ¿Saben cuál es la frase que más se ha repetido en mis oídos a lo largo de los años? “No vales para nada”.  Con ella dormía. Con ella despertaba. Esa amargura consumía mis entrañas. No tenía ilusiones. No soportaba embarcarme en ningún proyecto por miedo al fracaso. Todo lo nuevo empezó a aterrarme… ¡Cuántas veces deseé no haber nacido!

“No vales para nada” se grabó de tal manera entre los surcos de mi cerebro que pensé que jamás lograría sacármela, pero…, ¡qué grande es Dios!

Recuerdo que era julio. Hacía un calor espantoso. Iba paseando por la playa y vi un librito pequeño abandonado en la arena. Me pareció un nuevo testamento y no me equivoqué. Las iglesias siempre me han dado miedo, te hacen sentir culpable, sin embargo, lo cogí y me senté en una roca próxima a la orilla para echar un vistazo a su contenido. Al dirigir mis ojos a la primera página vi escrito a mano: “Tú vales mucho para Dios” (con el tiempo supe que era el eslogan de un programa evangélico que aparecía los domingos por la mañana en televisión). Decidí continuar leyendo al darme cuenta de que aquel librito parecía no hablar de nombres de iglesias sino de la vida de Jesucristo… Lloré como nunca antes había llorado. No sé qué pensarían las personas que pasaban cerca aunque, en aquel momento, eso era lo que menos importaba.  Leí, además, que Jesús había muerto por mis pecados porque yo valía mucho para Él y me invitaba a formar parte de los suyos. Allí, en mi soledad interior, mirando al mar, a pesar de estar rodeada de tanta gente, le dije que le quería formando parte de mi vida. 

Han pasado los años y aún conservo aquél Nuevo Testamento. Estoy casi segura de que alguien lo dejó a propósito en aquél lugar para que alguien que se encontrara perdido pudiera encontrarlo. He aprendido algunos textos de memoria, de ellos me alimento cada día.

 Porque él dice en las Escrituras: “En el momento oportuno te escuché; en el día de la salvación te ayudé.” Y ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación! [*] 

No puedo extenderme mucho más en este escrito, sólo les anuncio que mi amiga Victoria, la mujer que oyó mi historia antes que ustedes, también ha llorado su desgracia antigua y al mismo tiempo su nueva alegría. También ama a Jesús.

 Para terminar les digo que ahora valgo porque sirvo al Rey de Reyes. Me he entregado a Él. He puesto en sus manos todas mis parcelas interiores para que las gobierne. No se equivoquen, creer en Dios no es un talismán contra la mala suerte.  Creer en Dios y servirle es un planteamiento de vida. Es querer hacerlo todo por amor a Él. No estoy libre de enfermedades, ni de las penurias que todos padecemos, ni de equivocarme. Simplemente les expreso que tengo un motivo para vivir, que ese motivo ha cambiado mis días y mis noches, que me ha dado una paz que antes no conocía, que me ha concedido un camino cuya meta merece la pena si se empieza aceptando la salvación en el Hijo de Dios, quien murió por mis pecados en la cruz y resucitó para darme a mí, la que no servía para nada, la que nunca cumplió las expectativas de nadie, vida eterna.

 Sirvo y lo que hago sirve. Para Él siempre he sido importante, lo supiera yo o no lo supiera.  Me cuidó desde que estaba en el vientre de mi madre para hacerme suya, sin que yo lo entendiera todavía.

Para Él, mi ser, valía la pena desde el principio de los tiempos. Por Él fui redimida de todas mis faltas. Si Jesús vino a servirme por amor, si le he entregado ya mi corazón…,  ¿qué puedo hacer sino servirle? 

   [*]   2 Corintios 6:2

 

Autores: Isabel Pavón Vergara         ©Protestante Digital 2011

 

 Versículos citables

Fuente: libro Eclesiastés.

2:11 Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos,

y el trabajo que tomé para hacerlas;

y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol. 

2:12 Después volví yo a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la necedad; porque ¿qué podrá hacer el hombre que venga después del rey?

Nada, sino lo que ya ha sido hecho. 

2:13 Y he visto que la sabiduría sobrepasa a la necedad,

como la luz a las tinieblas. 

2:14 El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas;

pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro. 

2:21 ¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud,

y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello!

También es esto vanidad y mal grande. 

2:22 Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo,

y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? 

2:23 Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias;

aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad. 

2:24 No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba,

y que su alma se alegre en su trabajo.

También he visto que esto es de la mano de Dios. 

2:25 Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? 

2:26 Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo;

mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar,

para darlo al que agrada a Dios.

También esto es vanidad y aflicción de espíritu. 

 

 

 

Vida y obra de Wesley

Sermón 26

Sobre el sermón de nuestro Señor en la montaña

 

Sexto discurso

Mateo 6:1-15

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.

Cuando, pues, des limosnas, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Y orando no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Venga tu reino. Hágase tu voluntad como en el cielo, así también en la tierra.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

1. En el capítulo anterior nuestro Señor describió la religión interior en sus varias formas. Nos expuso las diversas disposiciones del alma que constituyen el verdadero cristianismo; los temperamentos interiores contenidos en esa santidad, sin la cual nadie verá al Señor;1 los afectos que, cuando manan de su verdadera fuente, de una fe viva en Dios por medio de Jesucristo, son intrínseca y esencialmente buenos, aceptables a Dios. En este capítulo se pasa a mostrar que todas nuestras acciones, aun las que por su naturaleza son indiferentes, pueden igualmente, por medio de una intención pura y santa, llegar a ser santas y buenas, aceptables a Dios. Declara abiertamente que cualquiera cosa que se haga de otra manera no vale nada delante de Dios. Mientras que todas las obras exteriores que de este modo se consagran a Dios son de gran valor en su presencia.

2. Muestra la necesidad de esta pureza de intención, en primer lugar, respecto de aquellos actos que por lo general se consideran como religiosos, y que en verdad lo son cuando se hacen con buen motivo. Algunos de estos actos llámense por lo común obras de devoción; los demás obras de caridad o de misericordia. Entre las de esta última clase menciona especialmente el dar limosna. Entre las de la primera, la oración y el ayuno. Pero las direcciones dadas deben aplicarse igualmente a toda clase de obras, ya sean de caridad, ya de misericordia.

I. 1. Primeramente, respecto de las obras de misericordia, «Guardaos», dijo, «de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera, no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos». «Guardaos de hacer vuestra justicia», si bien sólo menciona esto, se incluyen todas las obras de caridad, todo aquello que damos, hablamos o hacemos en provecho de nuestro prójimo; por medio de lo cual alguno reciba beneficio de alma o de cuerpo. Dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, hospedar o socorrer al extraño, visitar al enfermo o al que está en la cárcel,2 consolar al afligido, enseñar al ignorante, reprobar al inicuo, exhortar y alentar al bueno, y si hay alguna otra obra de misericordia, se incluye en esta exhortación.

2. «Guardaos de dar limosna delante de los hombres, para ser vistos de ellos». Lo que aquí se prohíbe no es meramente hacer bien delante de los demás. Esta circunstancia por sí sola–que otros vean lo que hacemos–no mejora ni empeora la acción, sino el hacerla delante de los demás «para ser vistos de ellos», con este fin, con esta sola intención. Digo «con esta sola intención» porque ésta puede ser en algunos casos parte de nuestra intención. Tal vez intentemos que algunas de nuestras acciones sean vistas, y sin embargo, pueden ser aceptadas por Dios. Podemos tener la intención que nuestra luz alumbre delante de los hombres, cuando nuestra conciencia nos testifica en el Espíritu Santo que nuestro único fin al intentar que vean nuestras obras es que glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos.3 Pero guárdate de hacer la menor cosa teniendo por fin tu propia gloria. Si tienes deseo de obtener la gloria que viene de los humanos, todo lo que hagas con tal propósito de nada valdrá. No se hace para el Señor y él no lo acepta, y no «tendréis recompensa» por ello, de «vuestro Padre que está en los cielos».

3. «Cuando, pues, des limosnas, no hagas tocar trompeta de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para ser alabados por los hombres». La palabra «sinagoga» no significa aquí un lugar de culto, sino un lugar público cualquiera, como el mercado o la bolsa.4 Era una costumbre muy común entre los judíos que tenían grandes fortunas, especialmente entre los fariseos, hacer tocar la trompeta delante de ellos en los lugares más públicos de la ciudad al tiempo de ir a dar gran cantidad de limosnas. Con ello pretendían estar llamando a los pobres para recibirlas, pero el verdadero motivo era su deseo de recibir alabanzas de la gente. No sigan su ejemplo; no hagan tocar la trompeta delante de ustedes. No hagan ostentación de hacer el bien. Busquen sólo el honor que viene de Dios. Los que buscan las alabanzas de la gente, ya tienen su galardón: no recibirán la alabanza de Dios.

 4. «Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha». Esta es una expresión proverbial cuyo significado es el siguiente: Hazlo de la manera más secreta que fuera posible; con tanto secreto como sea consecuente con el hecho mismo (porque no debes dejar de hacerlo–no dejes pasar ninguna oportunidad de hacer el bien, ya sea en secreto o abiertamente), y esto de la manera más eficiente que pueda darse. Porque aquí hay que hacer otra excepción: cuando estés plenamente persuadido en tu mente de que el no ocultar el bien que haces te ayudará a ti o a otros a hacer más bien, entonces no debes hacerlo en secreto; deja que tu luz se vea y que alumbre a todos los que están en casa.5 Pero a no ser que la gloria de Dios y el bien del género humano exijan lo contrario, obra con tanta reserva y tan en lo privado como la naturaleza de la obra lo permita: «para que sea tu limosna en secreto, y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público». Tal vez te recompense en este mundo–hay muchos ejemplos de ello en la historia de todas la épocas–pero te recompensará sin falta en el mundo venidero, ante la asamblea general de los seres humanos y los ángeles.

II.1. De las obras de caridad o misericordia, pasa nuestro Señor a las que se llaman obras de piedad [o devoción]. «Y cuando ores», dice, «no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas, y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres». «No seas como los hipócritas». La hipocresía, pues, o insinceridad, es lo primero que debemos evitar en la oración. Mira que no digas lo que no sientas. Orar es elevar el alma a Dios, y sin esto toda palabra de oración no es sino una hipocresía. Por consiguiente, siempre que trates de orar procura que sea con el fin de tener comunión con Dios; de elevar tu corazón hacia él; de desahogar tu alma ante él, no como los hipócritas que aman el «orar en pie en las sinagogas», en el banco o en el mercado, y en «las esquinas de las calles», donde hay más gente, «para ser vistos de los hombres», siendo éste el único designio, motivo y fin de las oraciones que repetían. «De cierto os digo que ya tienen su recompensa». No deben esperar otra de «vuestro Padre que está en los cielos».

2. Empero, no sólo el buscar las alabanzas humanas nos priva de la recompensa del cielo y evita que esperemos la bendición de Dios sobre nuestras obras de piedad o misericordia: el deseo de cualquier recompensa temporal destruye igualmente la pureza de intención. Si repetimos nuestras oraciones, si asistimos al culto público de Dios, si protegemos a los pobres con vista a ganancia o interés, todas estas cosas no tendrán más mérito ante la presencia de Dios que si las hiciésemos impulsados por el deseo de recibir las alabanzas humanas.6 Cualquier fin temporal, cualquier motivo que no se refiera a las cosas eternas, cualquier designio que no sea el de promover la gloria de Dios y la felicidad de los demás por amor de Dios, hace cualquier hecho, por bueno que aparezca ante los demás, una abominación en la presencia del Señor.

3. «Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada tu puerta, ora a tu Padre que está en secreto». Hay un tiempo cuando debes glorificar a Dios abiertamente, orar y alabarle en la congregación.7 Pero cuando quieras presentar más extensa y detalladamente tus peticiones a Dios,8 ya sea por la noche, por la mañana o al mediodía,9 entra en tu aposento y cierra tu puerta. Obra de la manera más reservada que puedas. (Pero en caso de que no tengas aposento, ni puedas hacerlo en secreto, no dejes de orar: ora en secreto cuando nadie te ve. Pero si no tienes la oportunidad de hacerlo de esta forma, ora de todas maneras.) Así, «ora a tu Padre que está en secreto»; ábrele tu corazón, y «tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público».

4. «Y orando», aun cuando fuere en secreto, «no uséis vanas repeticiones, como los gentiles». Mé battalogésete. No abundes en palabras sin sentido. No repitas lo mismo una y otra vez; no creas que el resultado de tus oraciones depende de lo largas que sean, como creen los paganos –«que piensan que por su palabrería serán oídos». Lo que aquí se condena no es simplemente lo largo, o lo corto de nuestras oraciones. Sino, primero, la extensión con poco o nada de sentido. No el usar repeticiones, pues aun nuestro Señor mismo oró tres veces repitiendo las mismas palabras, sino las repeticiones vanas, como hacen los paganos que repiten muchas veces los nombres de sus dioses; como hacen algunos entre los vulgarmente llamados cristianos, y no sólo entre los papistas, que repiten una y muchas veces la misma hilera de oraciones, sin sentir nunca lo que dicen. En segundo lugar, no debemos pensar que por nuestra parlería seremos oídos, ni imaginarnos que Dios mide las oraciones por su largura, y que le agradan más aquellas que contienen más palabras, que suenan durante más tiempo en sus oídos. Estos ejemplos de superstición y torpeza son tales, que todos los que llevan el nombre de Cristo deberían dejarlos a los paganos, a quienes jamás ha alumbrado la gloriosa luz del Evangelio.10

5. «No os hagáis, pues, semejantes a ellos». Ustedes que han probado la gracia de Dios en Cristo Jesús, están firmemente persuadidos de que «vuestro Padre sabe de qué cosa tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis». De manera que el objeto de nuestra oración no es informar a Dios, como si no supiese nuestras necesidades, sino mas bien informarnos a nosotros mismos; fijar la conciencia de esas necesidades en nuestros corazones de una manera más profunda, y de nuestra dependencia continua de aquel que es el único que puede satisfacer nuestras necesidades. No es mover a Dios, que siempre está más dispuesto a dar que nosotros a pedirle, sino más bien movernos a nosotros mismos para que estemos dispuestos a recibir aquellas cosas buenas que él ha preparado para nosotros.11

III.1. Después de haber enseñado la verdadera naturaleza y los fines de la oración, nuestro Señor ofrece un ejemplo: esa forma divina de oración, que en este lugar parece proponerse especialmente como pauta; como el modelo y norma de todas oraciones. «Vosotros, pues, oraréis así.» En otro lugar recomienda el uso de estas mismas palabras: «Y les dijo: Cuando oréis, decid…».12

2. Podemos observar, en general, respecto de esta divina oración, primeramente que contiene todo lo que racional e inocentemente podemos pedir. Nada de lo que necesitamos pedir a Dios, nada de lo que podemos pedirle sin ofenderle, deja de estar incluido, ya sea directa ya indirectamente, en este modelo perfecto. En segundo lugar, que contiene todo lo que racional e inocentemente podemos desear; todo lo que sea para la gloria de Dios, que fuera necesario o de provecho no sólo para nosotros, sino para todas las criaturas en el cielo y en la tierra. Y en verdad nuestras oraciones son las verdaderas pruebas de nuestros deseos. Nada debe existir en nuestros deseos que no pueda mencionarse en nuestras oraciones. No debemos desear aquello que no podamos pedir en oración. En tercer lugar, que contiene todo nuestro deber para con Dios y para con los seres humanos, todo lo que es puro y santo, todo lo que Dios requiere de los seres humanos, todo lo que es aceptable en su presencia,13 todo aquello con que podemos ayudar a nuestro prójimo, ya sea expresado o implícito en ella.

3. Consiste de tres partes: el prefacio, las peticiones y la doxología o conclusión. El prefacio, «Padre nuestro que estás en los cielos», establece la base general de la oración, incluyendo aquello que primero debemos saber respecto de Dios antes de poder orar con la seguridad de ser escuchados. Nos señala igualmente todas esas disposiciones con que debemos acercarnos a Dios, las que son requisitos esenciales para que nuestras oraciones o vidas sean aceptables ante él.

4. «Padre nuestro», si Padre, debe ser un buen Padre y amante de sus hijos, y en esto consiste la primera y gran razón de la oración. Dios está dispuesto a bendecir; pidámosle su bendición. «Padre nuestro»–Creador, Autor de nuestro ser; aquel que nos levantó del polvo de la tierra; sopló en nosotros el aliento de la vida y nos hizo seres vivientes.14 Pero si él nos creó, pidámosle, y no negará ninguna cosa buena a la obra de sus manos. «Padre nuestro», Preservador nuestro que día a día sostiene la vida que nos ha dado; de cuyo constante amor continuamente estamos recibiendo la vida, el aliento y todas las cosas. Vayamos a él con tanta más confianza para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.15 Sobre todo, Padre de nuestro Señor Jesucristo y de todos los que creen en él; quien nos justifica gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,16 quien ha borrado todas nuestras maldades;17 el que sana todas nuestras dolencias;18 quien nos ha recibido como sus hijos por adopción y de gracia. Y porque somos hijos, mandó el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones el cual clama: «¡Abba, Padre!»;19 siendo renacidos de simiente incorruptible,20 creados en Cristo Jesús.21 Sabemos, por consiguiente, que siempre nos escucha, y por lo tanto oramos a él sin cesar.22 Oramos porque amamos, y le amamos porque él nos amó primero.23

5. «Padre nuestro», no sólo mío, de quien ahora clama a él, sino nuestro en el sentido más pleno de la palabra. El Dios y Padre de los espíritus y de toda carne;24 Padre de los ángeles y de los seres humanos, (a quien los mismos paganos reconocieron como padre de humanos y dioses, Patèr andrón te theôn te25), el Padre del universo, de todas las familias que hay en el cielo y en la tierra. Por tanto para él no hay acepción de personas;26 El ama todo lo que ha creado. El ama a todas las personas, y su misericordia se extiende sobre todas sus obras. Se complace el Señor en los que le temen y en los que esperan en su misericordia,27 en aquellos que confían en él por medio de su Hijo amado, sabiendo que han sido aceptados en el «Amado».28 Pero, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.29 Más aún, a todo el género humano, puesto que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que muriese, a fin de que el mundo no se pierda, mas tenga vida eterna.30

6. «Que estás en los cielos». Eminente y Altísimo, Dios de todo, bendito por siempre jamás.31 Quien sentado en el círculo de los cielos,32 ve todas las cosas, en el cielo y en la tierra. Cuyos ojos penetran toda la esfera de la creación, más aún, de la noche que no ha sido creada; para quien todas sus obras son conocidas,33 y las obras de cada criatura, no sólo desde tiempos antiguos34 (traducción débil y mala), sino desde toda la eternidad, por los siglos de los siglos. Quien constriñe a las huestes del cielo, lo mismo que a los seres humanos, a clamar llenos de sorpresa y asombro: ¡Qué profundidad! ¡Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!.35 ¡«Que estás en los cielos», el Señor y Gobernador de todos, que dispones y arreglas todas las cosas; que eres Rey de reyes y Señor de señores,36 el bendito y único Potentado;37 que eres fuerte y te ciñes de poder,38 haciendo lo que te place! El Omnipotente, porque siempre que lo quieras, el crear está a tu alcance. «En el cielo», eminentemente allí. El cielo es tu trono; el lugar donde particularmente habitas. Empero, no solamente allí, porque llenas los cielos y la tierra; toda la extensión del espacio. Los cielos y la tierra están llenos de tu gloria. ¡Gloria sea a ti, oh Señor Altísimo!39 Por consiguiente, sirvamos al Señor con temor y alegrémonos con reverencia.40 Pensemos, pues, hablemos y obremos como quienes están constantemente bajo de su mirada, en la presencia inmediata del Señor, el Rey.

7. «Santificado sea tu nombre». Esta es la primera de las seis peticiones que forman la oración. El nombre de Dios es Dios mismo, la naturaleza de Dios hasta donde pueda ser descubierta a los seres humanos. Significa, por consiguiente, además de su existencia, todos sus atributos o perfecciones. Su eternidad, revelada particularmente por su grande e incomunicable nombre, Jehová, que el apóstol Juan traduce: tò A kaì tó O, arjè kaì télos, o òn kaì o en kaì o rejómenos, «el Alfa y la Omega, el principio y el fin, dice el Señor, que es, y que era, y que ha de venir».41 La plenitud de su ser42 la denota ese otro gran nombre: «¡Yo soy el que soy!».43 Su omnipresencia; su omnipotencia; el único agente, en verdad, en el mundo material, puesto que toda materia es esencialmente pesada e inerte, y sólo se mueve cuando se mueve el dedo de Dios.44 El es la fuente de todas las acciones en toda criatura, visible e invisible; que no puede obrar ni existir sin la emanación constante y la agencia de su omnipotente poder. Su sabiduría se deduce claramente de las cosas que se ven, del orden divino del universo. Su Trinidad en la Unidad y la Unidad en la Trinidad, se descubren tanto en la primera línea de su palabra escrita barak Elohim— literalmente, los Dioses creó,45 un nombre plural como sujeto de un verbo singular–como en todas las revelaciones posteriores que dio por boca de sus santos profetas y apóstoles. Su pureza y santidad esenciales; y sobre todo su amor, que es el resplandor mismo de su gloria.46 Al rogar que Dios o su «nombre» pueda ser «santificado» o glorificado, pedimos que él sea conocido tal cual es, por todos los que son capaces de conocerle, por todos los seres inteligentes y con afectos dignos de tal conocimiento. Pedimos que sea debidamente honrado, temido y amado por todas las criaturas arriba en el cielo y abajo en la tierra;47 de todos los ángeles y los humanos a quienes con tal fin creó capaces de conocerlo y amarlo por toda la eternidad.

8. «Venga tu reino». Esta petición tiene una relación muy íntima con la precedente. A fin de que el nombre de Dios sea santificado, pedimos que tu reino, el reino de Cristo, venga. Viene este reino a una persona particularmente cuando se arrepiente y cree en el Evangelio;48 cuando Dios le enseña no sólo a conocerse a sí mismo, sino también a Jesucristo crucificado.49 Que esta es la vida eterna, conocer el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado50 así empieza el reino de Dios aquí en la tierra, constituido en el corazón del creyente. ¡El Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!,51 cuando se le conoce por medio de Cristo Jesús. Ejerce otra vez su poder omnipotente a fin de someter a sí todas las cosas.52 Procede conquistando y a conquistar en el corazón,53 hasta poner todas las cosas debajo de sus pies, hasta que lleve, cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.54 Por consiguiente, cuando Dios dé a su Hijo por herencia las naciones, y como posesión suya los confines de la tierra,55 cuando todos los reyes se postren ante él y todas las naciones le sirvan;56 cuando el monte de la casa de Jehová, la iglesia de Cristo, sea confirmada como cabeza de los montes,57 hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles, y  luego todo Israel sea salvo,58 entonces se verá que el Señor es Rey y que se ha puesto su vestido de gloria,59 y aparecerá a todas las almas como Rey de reyes y Señor de señores.60 Es conveniente para todos los que aman su venida61 orar para que se apresure el tiempo; a fin de que éste su reino, el reino de gracia, venga pronto y absorba todos los reinos de la tierra; que recibiéndolo como su Rey todo el género humano, creyendo verdaderamente en su nombre, se llene de justicia y paz, y gozo,62 con santidad y felicidad, hasta que sea llevado de aquí al reino celestial, a reinar con él por siempre jamás. También pedimos esto con las palabras: «Venga tu reino». Pedimos que venga su reino eterno, el reino de la gloria en el cielo, que es la continuación y perfección del reino de la gracia sobre la tierra. Por consiguiente, tanto ésta como la petición anterior, se ofrecen por toda la creación racional que se interesa en este gran acontecimiento, la renovación final de todas las cosas, cuando Dios, poniendo fin a toda miseria y pecado, a toda enfermedad y muerte, tome todas las cosas en sus manos y establezca el reino que ha de durar por siempre jamás. Muy semejante a esto son las solemnes palabras en la oración del oficio de difuntos: «Rogándote, que plazca a tu misericordia reunir pronto el número de tus escogidos y apresurar la venida de tu reino; que nosotros juntamente con todos los que partieron en la verdadera fe de tu santo nombre, obtengamos nuestra perfecta consumación y felicidad, tanto en el cuerpo como en el alma, en tu eterna gloria».63

9. «Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra». Esta es la consecuencia natural e inmediata dondequiera que llega el reino de Dios; dondequiera que Dios habita en el alma por medio de la fe, y Cristo reina en el corazón por medio del amor. Es probable que muchos, tal vez la generalidad de los seres humanos, al oír por primera vez estas palabras, se imaginen que sólo son expresión o petición de resignación; de tener la voluntad de sufrir lo que respecto de nosotros mande Dios, sea lo que fuere. Indudablemente que ésta es una actitud divina y excelente, un don precioso de Dios. Pero esto no es lo que solicitamos en esta petición, al menos no en su principal y primer sentido. Al decir: «Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra», pedimos no por conformidad pasiva sino activa hacia la voluntad de Dios. ¿Cómo hacen esa voluntad los ángeles en el cielo, los que ahora rodean su trono regocijándose? La cumplen voluntariamente; aman sus mandamientos y escuchan con placer sus palabras. Hacer su voluntad es su comida y bebida;64 es su gloria y gozo más alto. Lo hacen constantemente; no hay la menor interrupción en sus servicios; no descansan ni de día ni de noche,65 sino que emplean todas sus horas (hablando según los humanos, puesto que nuestras medidas de duración, días, noches y horas, están fuera de lugar en la eternidad) en cumplir sus mandatos, en ejecutar sus designios, en poner en práctica su voluntad. Y lo hacen a la perfección. Las mentes angélicas no participan de ningún defecto ni pecado. Es muy cierto que ni las estrellas son limpias delante de sus ojos,66 ni aun las estrellas de la mañana que cantan juntas delante de él.67 En su presencia, es decir, en comparación con él, ni los mismos ángeles son puros. Pero esto no quiere decir que no sean puros en sí mismos. Indudablemente que lo son: son puros y sin mácula. Están enteramente dedicados a la voluntad de Dios, y son perfectamente obedientes en todas las cosas. Si vemos esto bajo otro punto de vista, podemos observar que los ángeles de Dios en el cielo hacen toda la voluntad de Dios. Y no hacen otra cosa, sino aquello de que están plenamente seguros que es su voluntad. Además hacen toda la voluntad de Dios como él la desea; de la manera que le agrada y de ningún otro modo. Más aún, la hacen sólo porque es su voluntad, únicamente por esta razón.

10. Por consiguiente, cuando pedimos «hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra» queremos decir que todos los habitantes de la tierra, que toda la raza del género humano, haga la voluntad de su Padre que está en los  cielos, con tanta voluntad como los santos ángeles; que los humanos la hagan tan continuamente como los ángeles, sin la menor interrupción en la presteza de sus servicios. Más aún, que la hagan perfectamente, a fin de que el Dios de paz por la sangre del pacto eterno, les haga aptos en toda buena obra para que hagan su voluntad, haciendo él68 en ellos, todo lo que sea agradable delante de él.69 En otras palabras, pedimos que nosotros y todo el género humano hagamos toda la voluntad de Dios en todas las cosas, y nada más, ni la menor cosa que no sea la voluntad santa y aceptable de Dios.70 Pedimos que hagamos la voluntad toda de Dios, como él la desea y de la manera que le agrada. Y, por último, que la hagamos porque es su voluntad; que ésta sea la única razón y el motivo de cualquier cosa que pensemos, hablemos o hagamos.

11. «El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy». En las tres peticiones anteriores hemos estado pidiendo por todo el género humano. Ahora rogamos para suplir nuestras propias necesidades. Esto no significa que se nos enseñe, ni aun aquí, a limitar nuestras oraciones a nosotros mismos, sino que ésta y todas las peticiones que siguen pueden hacerse por toda la Iglesia de Cristo sobre la tierra. La palabra «pan» puede significar todas aquellas cosas que necesitamos tanto para el alma como para el cuerpo: tà pròs zoèn kaì eusébeian, las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.71 Significa no sólo el mero pan exterior, lo que nuestro Señor llama «la comida que perece», sino mucho más el pan espiritual, la gracia de Dios, el alimento que a vida eterna permanece.72 Opinaban muchos de los Padres de la Iglesia que esto significa también el pan del sacramento—que toda la Iglesia de Cristo recibía diariamente y estimaba muy altamente hasta que el amor de muchos se enfrió73–como el gran conducto por donde se impartía la gracia de su Espíritu a las almas de todos los hijos de Dios. «El pan nuestro de cada día». Las palabras que traducimos «de cada día», las han explicado de distintas maneras diferentes comentaristas; pero el sentido más claro y natural parece ser el que se ha conservado en la mayoría de las traducciones, tanto antiguas como modernas, a saber: lo que es necesario para hoy día, y así, para cada día sucesivo.

12. «Dánoslo», porque no tenemos derecho a exigir nada, y recibimos sólo por su gran misericordia. No merecemos el aire que respiramos, ni la tierra que produce, ni el sol que nos alumbra. Lo que merecemos es el infierno. Pero Dios nos ama libremente. Por lo tanto, le pedimos que nos conceda lo que nosotros no podemos obtener por nosotros mismos y no merecemos de sus manos. La bondad y el poder de Dios no son razones para que permanezcamos ociosos. Su voluntad es que en todas las cosas seamos diligentes; que nos esforcemos a tal grado como si nuestro buen éxito dependiese de nuestra sabiduría y fuerza. Y entonces, como si nada hubiésemos hecho, debemos depender de él, el Dador de toda buena dádiva y todo don perfecto.74 «Hoy», porque no debemos afligirnos respecto de lo que vendrá mañana.75 Con este mismo fin el sabio Creador ha dividido la vida en cortos períodos de tiempo, tan claramente separados el uno del otro, para que veamos cada día como un nuevo don de Dios, otra porción de vida que habremos de dedicar a su gloria, y para que cada noche sea como la conclusión de la vida, más allá de la cual nada encontraremos sino la eternidad.

13. «Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores».76 Dado que sólo el pecado puede impedir que sobre cada criatura se derrame la bondad de Dios, esta petición sigue naturalmente a la anterior, para que, habiéndose quitado todos los estorbos, esperamos más firmemente recibir del Dios de amor toda clase de cosas buenas. «Nuestras deudas». El término significa propiamente «nuestras deudas». Con frecuencia se mencionan en las Escrituras nuestros pecados como deudas. Cada pecado nos hace contraer una nueva deuda para con Dios, a quien ya debemos, como quien dice, diez mil talentos. ¿Qué le contestaremos cuando nos diga: «Págame lo que me debes»?77 Somos enteramente insolventes; no tenemos nada con qué pagar; hemos desperdiciado toda nuestra hacienda.78 Por consiguiente, si nos trata con todo el rigor de su ley, si exige lo que puede justamente pedir, mandará que atados de pies y manos,79 seamos entregados a los verdugos.80 En verdad ya estamos atados de pies y manos por las cadenas de nuestros pecados. Estos, respecto de nosotros, son cadenas de hierros y grillos de cobre. Son heridas con que el mundo, la carne y el demonio nos han lastimado y quebrantado de pies a cabeza. Son enfermedades que chupan nuestra sangre y nuestro aliento, que nos llevan a las regiones del sepulcro.81 Pero considerados, como lo son aquí, respecto de Dios, son deudas inmensas e innumerables. Así, bien podemos rogarle–pues no tenemos con qué pagar—82 que nos perdone todo. La palabra traducida «perdónanos», significa perdonar una deuda o desatar una cadena. Si obtenemos lo primero, lo segundo se sigue naturalmente: si las deudas son perdonadas, las cadenas caen de nuestras manos. Tan pronto como recibimos, mediante la libre gracia de Dios en Cristo, el perdón de los pecados, obtenemos igualmente nuestra herencia entre los santificados, por la fe que es en él.83 El pecado ha perdido su poder; no tiene dominio sobre quienes están bajo la gracia,84 es decir, que gozan del favor de Dios. Puesto que ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,85 están libres del pecado lo mismo que de la culpa. Para que la justicia de la ley se cumpliese en ellos, y no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.86

14. «Como también nosotros perdonamos a nuestros deudores». En estas palabras nuestro Señor expone claramente bajo qué condición y hasta qué grado o manera podemos esperar el perdón de Dios. Se nos perdonan todas nuestras deudas y pecados, si nosotros perdonamos, y como perdonamos a otros. Primero, Dios nos perdona si nosotros perdonamos a otros. Este punto es de la mayor importancia. Tan celoso es de esto nuestro Señor que, a fin de evitar que se nos olvide, no solamente lo incluye en la oración, sino que lo repite después dos veces. «Porque, si perdonaréis», dice, «a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. Mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro padre os perdonará vuestras ofensas»87. En segundo lugar, Dios nos perdona de la misma manera que perdonamos a otros. De modo que si queda alguna malicia o rencor, si permanece alguna mala voluntad o ira; si no perdonamos a los seres humanos sus ofensas, franca, plenamente y de corazón, no será fácil conseguir nuestro perdón. Dios no puede perdonarnos abierta y completamente. Tal vez nos tenga algún grado de misericordia, pero no le dejamos borrar nuestros pecados ni perdonar nuestras iniquidades.88 Entre tanto, si no perdonamos de todo corazón las ofensas de nuestros prójimos, ¿qué clase de oración ofrecemos a Dios cuando pronunciamos estas palabras? Verdaderamente, estamos desafiando a Dios: provocándole a que haga lo más tremendo que pueda. «¡Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores!». Es decir, en términos claros, «no nos perdones; no te pedimos ningún favor. Te rogamos que te acuerdes de nuestros pecados, y que tu ira permanezca sobre nosotros». Pero, ¿podemos ofrecer con seriedad semejante oración a Dios? Y ¿no nos ha echado ya en el infierno?89 ¡Oh, ya no le tentemos! ¡Perdonen, ahora mismo, por su gracia; perdonen según quieran ser perdonados! ¡Tengan compasión de su consiervo, como Dios ha tenido y tendrá piedad de ustedes!

15. «Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal». «Y no nos metas en tentación». La palabra traducida «tentación», quiere decir prueba de cualquiera clase. El término en sí se tomaba antiguamente en inglés, en un sentido diferente; pero ahora usualmente significa instigación al pecado. Santiago usa este término en ambos sentidos: primero en su acepción general, y después en un sentido particular. Lo usa en el primer sentido cuando dice: «Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, o sido aprobado de Dios, recibirá la corona de vida»;90 y luego añade, tomando la palabra en su segundo significado: «Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia» (o su deseo) «es atraído», atraído lejos de Dios, en quien sólo está salvo, «y seducido», atrapado como se coge un pescado con carnada.91 Al ser atraído y seducido, es cuando verdaderamente se mete en tentación. La tentación lo cubre como una nube; se extiende sobre toda su alma. ¡Con qué dificultad podrá escapar de la trampa! Por consiguiente, pedimos a Dios que «no nos metas en tentación», es decir, siendo que Dios no tienta a ningún ser humano,92 que no nos deje ser guiados a la tentación. Sino que nos libre de todo mal; mejor dicho, «del enemigo malo», apò toû poneeroû.93 O ponerós es indudablemente el maligno,94 llamado así enfáticamente el príncipe y el dios de este mundo,95 que obra con gran poder en los hijos de desobediencia.96 Pero todos los que son hijos de Dios por la fe, han sido librados de sus manos. El puede pelear contra ellos y así lo hará. Pero no puede vencer a no ser que ellos traicionen sus almas. Puede atormentar por un tiempo, pero no puede destruir porque Dios está de parte de ellos, y al fin él no dejará de hacer justicia a sus escogidos que claman a él día y noche.97 ¡Señor, cuando seamos tentados no nos metas en tentación! ¡Ayúdanos a escapar, para que no nos toque el enemigo malo!98

16. La conclusión de esta divina oración, llamada comúnmente la doxología,99 es una solemne acción de gracias, un reconocimiento sucinto de los atributos y las obras de Dios. «Porque tuyo es el reino», el derecho soberano sobre todo lo que existe, o ha sido creado. Tu reino es un reino eterno y tu dominio dura por todas las generaciones.100 «El poder», el poder ejecutivo por medio del cual gobiernas todas las cosas en tu eterno reino; por el cual haces lo que te place en todos los lugares de tu dominio. «Y lo gloria», la alabanza que te deben todas las criaturas por tu poder y lo poderoso de tu reino, y por todas las obras maravillosas que desde la eternidad has hecho y harás por «todos los siglos. Amén».101 ¡Así sea! Pienso que para el lector serio, no será inaceptable el adjuntar…

Una Paráfrasis de la Oración del Señor,102

Padre de todo, cuya poderosa voz

creó este marco universal,

cuyo amor se goza en lo creado,

siempre el mismo por las edades.

Por tu palabra sostienes todo,

tu amor abundante revelas a tus hijos,

escuchas la voz de tus criaturas

y colmas cada boca con bondad.

II

Reinas en el cielo, coronado en luz,

la naturaleza se despliega a tus pies,

tierra, aire y mar están ante tu mirada

y hasta el tenebroso infierno observas.

Sabiduría, poder y amor son tuyos,

caemos postrados ante tu paz.

Tus divinos atributos celebramos

y saludamos al Señor de todo.

III

A ti, Señor soberano, que actúas

en tierra, aire y cielo, confesamos

revenciar tu poder y bondad;

tu aguda mirada nos estremece.

Todos los que le deben su origen

dediquen cada hora en adorarle.

¡Jehová reina! Alégrate, oh tierra,

griten de júbilo, estrellas matutinas.

IV

Hijo del amor eterno del Padre,

preserva contigo tu enorme poder,

y deja que las criaturas de la tierra

gusten de tu misericordia.

Adoramos tu pródiga gracia,

reina tu sólo en cada corazón,

hasta que tus enemigos te reconozcan

y la gloria culmine la obra de la gracia.

V

Espíritu de gracia, saber y poder,

fuente de luz y amor terrenal,

derrama tu gracia sanadora

y que fluya sobre las naciones.

Aviva nuestros corazones con amor,

realiza en nosotros las obras de fe,

y ninguna hueste celestial será más

expeditiva en cumplir tu voluntad.

VI

Padre, a ti nos rendimos cada día,

tus hijos piden tu renovado sostén.

Tú vistes los lirios del campo,

escuchas el piar de los pichones.

Te confiamos nuestra iniquidad, por ti

vivimos, sabes nuestra necesidad;

Señor, aliméntanos con tu gracia

y danos este día tu viviente pan.

VII

Cordero de Dios, eterno e inmaculado,

ofrendado antes de crear al mundo,

rocíanos siempre con tu sangre.

Límpianos y mantennos siempre puros.

A cada alma, ¡a ti sea la gloria!

nuestra mayor compasión,

y que la humanidad pueda así ver

a Dios en nosotros, pues Dios es amor.

VIII

Señor y dador de la vida, tu poder

y cuidados, gratuitos para todos son,

permítenos acudir a ti, en la hora

de tentación, de pecado y de Satán.

Señor, tuyos somos y nuestro eres,

que toda tu bondad sea en nosotros,

renueva, agranda y llena el corazón

de gozo y paz del cielo y de Dios.

IX

Trinidad, siempre igual y eterna.

por tus obras, te sean dados

bendición y honor, loor y amor,

abajo en la tierra, arriba en el cielo.

Tres veces santo Dios, tuyo es el reino,

tuyo el dominio omnipotente.

Cuando la naturaleza creada perezca,

que tu gloria eterna reluzca.

Videos y presentaciones

Nuestro colaborador Roberto Ríos, de Monterrey, nos envía esta presentación, que a su vez recibió de otras personas. No necesita usted hablar inglés para entenderlo, sólo un poco de corazón.

Amigos,  les comparto este video y esta historia.. 

Sé que les gustará y conmoverá como a mí. Saludos  Alex Gza. 

Que bello ejemplo de la madre!, 

Seguramente ellos si saben apreciar el significado del nombre del muchacho (Emmanuel)!

ESTA ES UNA LECCIÓN PARA  LOS TODOS!
Dos niños iraquíes con defectos de nacimiento en medio del caos de la guerra, fueron tirados en una caja de zapatos. Se encuentran, de alguna manera, con  una mujer australiana (¡bendíta mujer!), que va  a Irak, los adopta, y lleva a su casa. Ahora, a los 17 años, el niño mayor, Emmanuel vive su sueño cantando (Imagine: paradójicamente, una canción pacifista) en el Factor X británico-audiciones. 

<http://www.youtube.com/watch?v=W86jlvrG54o&feature=email>

 

¡CUANTO NOS AMA DIOS!

Con éste tema, nuestro colaborador Rodolfo Rivera Recillas, nos envía esta vista que un fotógrafo tuvo el privilegio de capturar, en un momento tan especial. Una imagen tan dulce nos recuerda el AMOR de Cristo Jesús.

 

 

 

Las manos

Cuadro de Alberto Durero, presentación que nos envía nuestro colaborador Dr. Ernesto Contreras, como un homenaje a Durero, en el 540 aniversario de su nacimiento, en Alemania.

 lasmanos

 

 La Ciencia no está peleada con la Fe.

Vea usted algunos conceptos de grandes hombres de la humanidad:

 Confesión de fe de grandes científicos

Cuántas oraciones ha usted imaginado?

Oracion inesperada 20110514

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s