Núm. 36, 14 de Marzo, 2012

Editorial

Puebla, Pue., 14 de Marzo, 2012. Número 36 

Hablando de fidelidad

Se fiel hasta la muerte

Por la lectura y estudio de las Sagradas Escrituras, nosotros entendemos que la voluntad de nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo, es que seamos fieles y perseverantes en los ministerios que Él nos ha encargado.

 Nadie que quiera ser feliz, podrá lograrlo sin cumplir con el propósito para el cuál Dios lo trajo al mundo, y el maravilloso plan que Dios tiene para su vida, cueste lo que cueste. La Biblia dice: No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación. Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida (Apocalipsis 2:10).

 En primer lugar, debemos reconocer que Dios, como el mejor de los maestros, siempre nos encarga tareas de acuerdo a nuestra capacidad y nunca nos pone exámenes o pruebas que no podamos superar felizmente, ni nos da ministerios sin antes capacitarnos para cumplirlos excelentemente.

En segundo lugar, si hemos de llegar a ser siervos maduros e instrumentos útiles en las manos de nuestro Señor, nos conviene, y lo más pronto posible, reconocer que toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación, y que cada día que permanecemos con vida en este mundo, es solamente porque nueva es su misericordia para con nosotros cada mañana, y grande es su fidelidad. Si reconocemos ésto, entonces, nos será más fácil aceptar que Dios tiene todo el derecho de exigirnos que cumplamos fiel y eficientemente, con las tareas que nos ha encargado dentro y fuera del hogar, dentro y fuera de la iglesia, y dentro y fuera del lugar donde llevamos a cabo nuestras diarias labores.

En tercer lugar, que bendición tan grande es trabajar arduamente, confiando en la fidelidad de sus promesas que nos aseguran que aunque son muchos los peligros, obstáculos y problemas que tendremos que vencer para salir airosos en nuestros ministerios, Él está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, y nos dice: “Mi siervo eres tú; te escogí y no te deseché. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia,”  y que aunque nosotros fuéramos infieles, Él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo.

La advertencia bíblica dice: Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque Él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. Cristo dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Dice la Biblia que en ese glorioso día, seremos como los que sueñan, nuestra boca se llenará de risa y nuestra lengua de alabanza, mientras cantamos: “Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros.” Y que estaremos alegres mientras vemos que los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán, y los que fueron andando y llorando, sembrando la preciosa semilla de la Palabra de Dios, se presentarán ante el Rey con regocijo, trayendo sus gavillas.

En aquel día glorioso, veremos cara a cara a nuestro Señor y podremos escuchar de los labios del Salvador las siguientes palabras: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me recogisteis, estuve desnudo y me cubristeis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a mi”.

 ¡Gloria a Dios por ese bendito día!

Ernesto Contreras.

 

 Del escritorio del director

Damos gracias a Dios por nuestro trabajo editorial. Hemos publicado 36 números en los 18 meses que llevamos de vida electrónica. Mayores bendiciones no podemos pedir. En el aspecto de “circulación” de este medio informativo de la Iglesia Metodista  queremos dar gracias a Dios por estar alcanzando una cifra mayor a los doscientos lectores por día, una cantidad arriba de mil lectores por semana y por primera vez, más de cinco mil lectores en el mes de febrero pasado. Cantidades con las cuales hemos llegado a la cifra de 50,000 lectores acumulados en este año y medio de labores. Sabemos que todavía son números pequeños para un medio de comunicación en red, pero agradecemos con bendiciones a cada lector que ha posado su vista en nuestras noticias y artículos. Dios nos seguirá bendiciendo.

Coros de iglesia: deseamos invitar afectuosamente a cada uno de los coros que tiene la iglesia metodista en la República a que nos envíe la foto del coro, con los respectivos nombres del pianista, organista, director y miembros del mismo. Les pedimos incluir algunos pequeños datos como: nombre del coro, y porque fue elegido ese nombre, cuándo inició, nombre del templo y domicilio, etc. Estaremos abriendo una nueva sección que se llame precisamente así: coros de nuestras iglesias. Esperamos sus colaboraciones.

Algunas secciones de este periódico contienen una o más colaboraciones. Si usted “abre” la sección de Artículos por ejemplo, puede ver los diferentes artículos que contiene y escoger el o los que desea leer.  Así mismo suele suceder en otras secciones como: Doctrina, Historia, Estudios bíblicos, etc. Le pedimos tomar en cuenta este comentario a fin de no perderse alguna colaboración que pudiera ser de su interés.

Envío de noticias y artículos.- Seguimos y seguiremos insistiendo sobre la amable invitación que le hacemos para enviar noticias de su cargo pastoral, con fotos de preferencia. También artículos y comentarios que desee hacer o dar a conocer. Probablemente también alguno de sus apuntes de plática o sermón. Serán bienvenidos.

Dios nos siga bendiciendo.

 

 

Artículos

MÉXICO

Aprueban comisiones legislativas reformas en materia religiosa

Leopoldo Cervantes Ortiz

Ciudad de México, viernes, 16 de marzo de 2012 (ALC) – Las comisiones unidas que trabajan las propuestas de cambios a la Constitución en materia religiosa (artículos 24 y 40), han aprobado la reforma del texto de ambos artículos para que ahora se afirme explícitamente la libertad religiosa, en el primer caso, y que México es un Estado laico, en el segundo. Según la nota de El Economista, firmada por Jorge Monroy, siete senadores integrantes de la comisiones de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos votaron a favor de la modificación del artículo 40 y hubo cuatro abstenciones.

En medio de protestas a las afueras del recinto legislativo en la céntrica avenida Reforma, los legisladores discutieron después la reforma al artículo 24, relativo a la libertad religiosa, la cual ha generado más polémica dada la presión del Episcopado y la creciente percepción de que se aprobaría esta segunda reforma como “regalo” por la cercana visita de Benedicto XVI al país, tal como lo afirma La Jornada en la portada de su edición del jueves 15, atribuyendo la decisión a los partidos Acción Nacional (PAN; en el gobierno) y Revolucionario Institucional (PRI). Algunos grupos opositores señalaron que con esta medida “se está desmantelando el Estado laico”.[1]

Diversos senadores, entre los que destaca María de los Ángeles Moreno, de filiación religiosa protestante, y ex presidenta del PRI, se han pronunciado en contra de esta modificación constitucional “por considerar que en esa instancia legislativa se vició el proceso de aprobación, ya que en comisiones se aprobó un documento y en el pleno otro”, como consigna la nota.

Monroy agrega que “incluso senadores como Alejandro González Alcocer [del gobernante Acción Nacional], y Pablo Gómez [del centroizquierdista PRD] se han pronunciado en contra de la minuta de reforma al artículo 24 constitucional, donde se plantea que ‘toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado’”.

El debate sobre la libertad religiosa ha causado gran controversia porque se considera que es el primer paso para abrir los medios de comunicación a las iglesias. La nota concluye: Esta libertad incluye al derecho del participar individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos de culto respectivo, siempre  que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”.

La nota de La Jornada añade: “‘¡Vendepatrias, es el regalito que le van a dar al Papa!’, les gritaron los inconformes, luego de que por ocho votos a favor y cuatro en contra se aprobó la minuta que reforma el artículo 24 de la Constitución, sobre libertad religiosa. Ante el escándalo, el coordinador de los senadores del PRI, Manlio Fabio Beltrones —quien siguió la discusión desde su oficina—, ofreció una conferencia de prensa para aclarar que los dictámenes ayer aprobados no se turnarán de inmediato al pleno, ya que “ello amerita un acuerdo político” entre todos los grupos parlamentarios para saber “cuándo es posible votarlos sin prisas y con mucha serenidad””.

A su vez, Elena Michel, en El Universal, consignó la aprobación de la minuta que también se presentará al pleno de la Cámara de Senadores en los próximos días. Miembros de los partidos opositores criticaron el proyecto de reforma “por estar mal redactado y responder a los intereses de la Iglesia católica”. Un senador del PAN argumentó: “Ya reconocimos el Estado laico en la Constitución, por lo que debemos de reconocer de manera expresa la libertad religiosa, de lo contrario ello nos traerá problemas e inconformidades”.[2]

Es bien sabido que se negoció la aprobación del artículo 24 como condición para aprobar la del 40, que establece claramente la laicidad del Estado.

La nota agrega que en el dictamen no se contempla ninguna modificación a los artículos 1, 3, 27 y 130, o abrir el camino a futuras reformas. Un senador priísta afirmó que la reforma define más las cosas que suceden en la realidad y deja claro que los actos de culto se harán en las iglesias, y que las excepciones se harán conforme a lo que marca la ley”. Los perredistas Pablo Gómez y Yeidckol Polevnsky señalaron que la reforma “es una petición de la iglesia” y demandaron no aprobarla para no echarse encima otro problema en el país.

La Comunidad Teológica de México llevó a cabo una mesa redonda sobre el tema el miércoles 14 (de marzo) por la tarde, con la participación de los especialistas Roberto Blancarte y Carlos Martínez García, en la que se comentó que el debate a seguir deberá exponer las ventajas y desventajas de una aprobación definitiva, pues nuevamente la Iglesia Católica ha hecho valer su peso específico e influencia para una decisión de esta envergadura. Por otra parte, Martínez García ofrecerá una conferencia sobre el Padre Manuel Aguas, precursor del protestantismo mexicano, el miércoles 21, en la misma institución.

 

[1] Andrea Becerril y Víctor Ballinas, “Avalan PRI y PAN en comisiones del Senado reformas religiosas”, en La Jornada, 15 de marzo de 2012, p. 5, ww.jornada.unam.mx/2012/03/15/politica/005n1pol.

[2] E. Michel, “Aprueban en comisiones reforma religiosa”, en El Universal, 14 de marzo de

2012, http://www.eluniversal.com.mx/notas/835917.html.

 

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 

 

Hay 7,6 millones de fieles

 México: el pueblo evangélico creció 4.4 millones de personas en diez años  

 En 2000 la población evangélica era el 5,26% de la población mexicana; en 2010 la cifra se elevó a 7,68%.

08 DE MARZO DE 2012, MÉXICO.- Un estudio realizado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha revelado un hecho sorprendente en relación a la población cristiana evangélica: La misma ha tenido un aumento del 72% en los últimos 10 años.

Los primeros misioneros protestantes llegaron oficialmente a México en 1872, un año después de que  el ex sacerdote católico Manuel Aguas -en ese momento líder de la Iglesia de Jesús en la ciudad de México-  predicara  un encendido sermón  para explicar detalladamente su conversión, reconociendo la gesta de Martín Lutero en el siglo XVI.

Según comenta el periodista  Carlos Martínez García, el mensaje testimonial tuvo gran difusión porque la publicó el periódico  El Monitor Republicano, de amplia circulación. Otros diarios y revistas de distintas ciudades reprodujeron dicho artículo, permitiendo que el mensaje llegara mucho más allá de la audiencia original, reunida en la Iglesia de Jesús.

EXPANSIÓN DEL MENSAJE

El evangelio se extendió con lentitud en este país americano de fuerte tradición católica, donde aún hoy numerosos cristianos pertenecientes a grupos aborígenes sufren agresiones y persecución a causa de su fe, en regiones del estado de Chiapas y otros puntos del país.

Según el informe elaborado por el INEGI, en el año 2000 la población evangélica representaba el 5,26% de la población mexicana pero en 2010 esta cifra se elevó a 7,68%.

En cifras  esto representa un aumento de 3,2 millones de creyentes en el país, o lo que es lo mismo, un salto de 4,4 millones, hasta alcanzar 7,6 millones de fieles. 

 Fuentes: Entrecristianos

© Protestante Digital 2012

 

 

Guias para el Entendimiento de las Escrituras,

 

Por J. Vernon McGee  Traducción al español: Juanita de Coots

CADENA DE RADIOEMISORAS A TRAVES DE LA BIBLIA

Apartado: 4258   Puerto La Cruz – Venezuela

 

INTRODUCCION

¿ES IMPORTANTE LA BIBLIA

 Sin duda la Biblia es el libro que ha sufrido más difamación que cualquier otro libro que haya sido escrito. Sin embargo ha ministrado y sigue ministrando a millones de personas por todo el globo y viene haciéndolo ya por unos mil años. Un libro de esta índole y que lleva un impacto tan tremendo sobre la raza humana ciertamente merece la consideración inteligente de ambos hombres y mujeres.

 Cuando estaba moribundo el Sr. Walter Scott, le dijo al secretario, “Tráeme el libro.” El secretario pareció estar algo confundido y miró al estante, el cual contenía los libros que Walter Scott había escrito y se preguntó cuál de ellos quería que le llevara. De modo que le preguntó, “¿cuál libro” Se dice que Walter Scott le respondió, “La Biblia. Hay un sólo libro para un hombre cuando le llega la hora de la muerte.” Es el libro para cualquier hombre que esté moribundo, pero también es el libro para el hombre vivo. Muchas personas tienen interés en la Biblia solamente cuando se hallen en grandes dificultades. Es maravilloso tener un libro en el estante al cual acudir en un tiempo así, pero también es un libro que sirve para la energía completa de la vida. Es un libro con que podemos hacer frente a la vida hoy en día, y es el libro que enseña la única ruta segura a seguir por este mundo y al próximo. Es el único libro que nos hace capaces de hacer frente a las emergencias y que suaviza los golpes de la vida que nos llegan. La Biblia es diferente de cualquier otro libro.

 Este es un libro que ha influido a grandes hombres, los cuales en su turno han tenido una influencia sobre el mundo. Permítanme participarles algunas declaraciones de unos cuantos grandes hombres.

 Había un príncipe africano que llegó a Inglaterra y se le presentaron a su majestad la reina Victoria. El príncipe le hizo una pregunta muy significante, “¿Cuál es el secreto de la grandeza de Inglaterra” La reina presentó al príncipe una Biblia bellamente encuadernada, y le declaró “Esta es el secreto de la grandeza de Inglaterra.” Me pregunto, mis amigos, si la decadencia de Inglaterra a una nación de segunda clase, y de una calidad muy inferior, pudiera haber sido el resultado de abandonar la Palabra de Dios.

 Gladstone, que era primer ministro y uno de los más grandes pensadores jurídicos que la Gran Bretaña ha producido, dijo: “¡Hable de las cuestiones del día! No hay sino una sola cuestión, y es el Evangelio que puede y sí lo remediará todo. Me da gusto decir que casi todos los hombres de primer rango en la Gran Bretaña profesan ser cristianos. “Ahora, eso fue allá por el siglo diecinueve, Gladstone continúa diciendo, “Hace cincuenta y ocho años que sirvo de funcionario público. He pasado todos menos once años en el gabinete del gobierno británico. Durante aquellos cuarenta y siete años me he asociado con sesenta de los peritos del siglo, y todos menos cinco eran cristianos”. Creo que una parte del problema que tenemos en el mundo hoy en día es que existen muy pocos cristianos que se encuentran de primer rango hoy. Por eso, hay muy pocos que conocen la Palabra de Dios.

 Michael Faraday, uno de los más grandes experimentadores científicos del siglo diecinueve, declaró: “¿Por qué se extraviarán los hombres cuando tienen este bendito libro de Dios para guiarlos?” El científico del siglo anterior, el señor Isaac Newton dijo: “Si la Biblia es la verdad, los días llegarán cuando los hombres viajarán en una velocidad de 50 millas por hora”. Y Voltaire, el escéptico de aquel entonces, comentó, “El pobre Isaac. Estaba en su chochera cuando hizo esa profecía. Sólo sirve para mostrar el efecto que produce un estudio bíblico sobre un científico”.

 Pueda ser de interés notar lo que unos de los primeros presidentes de los Estados Unidos dijeron acerca de la Biblia. Juan Adams, el segundo presidente, dijo, “La he examinado toda (es decir, todas las Escrituras), tanto como mi esfera limitada, mis medios enderezados, y mi vida activa me la dejan examinar, y hallo como resultado que la Biblia es el mejor libro en el mundo. Contiene más de mi poca filosofía que todas las bibliotecas que he visto, y las partes de ella que no puedo reconciliar con esa poca filosofía, las aplazo para una investigación futura”. Luego, otro presidente, Juan Quincy Adams, dijo, “Hablo como un hombre del mundo a los hombres del mundo, y les digo: Escudriñad las Escrituras.

 La Biblia es un libro sobre todos los otros para ser leído en todas las edades y en todas las condiciones de la vida humana; no para ser leído una o dos veces y luego ser puesto a un lado, mas ha de ser leído en porciones pequeñas de uno o dos capítulos cada día.”

 Estos hombres servían de presidentes en los días cuando la América del Norte gozó de ser una gran nación. No nos comprometieron en las guerras extrañas y les fue posible resolver los problemas de la calle. Alguien dirá que los problemas de aquel entonces no fueron tan complicados como los de hoy en día. Mi amigo, sí fueron complicados para aquel entonces. No solamente en Inglaterra, sino también en los Estados Unidos han abandonado la Palabra de Dios y por lo más lejos que desviamos, lo más complicado llega a ser el problema. Y, es por eso que enseño la Palabra de Dios en su totalidad. Yo creo que esa es la única resolución, y francamente, mis amigos, más vale volvernos a la Palabra de Dios.

 Otro presidente, Tomás Jefferson dijo lo siguiente en cuanto a la Biblia, “Siempre he dicho, y seguiré diciendo, que la lectura cuidadosa del Sagrado Volumen nos hará ciudadanos, esposos y padres de los mejores.” Eso es algo en que podemos pensar hoy día cuando unos ciudadanos están quemando las ciudades en que vivimos, y el aumento proporcional del divorcio corre a rienda suelta.

 Daniel Webster declaró: “Si hay alguna cosa en mi estilo o pensamiento que sea de alabanza, el encomio se debe a mis amables padres por infundirme desde temprano un amor para las Escrituras.”

 ¿Qué les parece hoy, padres cristianos, ¿Están levantando a un Webster en el hogar o, ¿Están levantando a un ‘hippy’ pequeño?

 Webster también dijo, “La he leído toda muchas veces. Ahora tengo la costumbre de atravesarla una vez al año. Es el libro de todos los otros, tanto para abogados como para ministros. Compadezco al hombre que no puede hallar en ello un abasto rico de pensamiento, y reglas para la conducta.”

 

 

 

Los Evangelios Sinópticos

drernestocontreras@hotmail.com

¿Cómo era Jesús?

 Cristo no escribió directamente en algún pergamino o papiro, ni una sola de sus palabras o enseñanzas. Por inspiración del Espíritu Santo, que es Espíritu de Cristo (1ª Pd 1:11), algunos de sus apóstoles y discípulos, escribieron en los 27 libros del Nuevo Testamento, lo que sabemos de Él.

 Hay historiadores como Josefo y Tácito (37-100 d.C.) que lo mencionan, y hay algunos evangelios apócrifos que relatan cosas dudosas y a veces ridículas de la infancia y vida de Cristo, pero no son fuentes confiables.

 Los Cuatro Evangelios.

 En primer lugar, debemos saber que las epístolas en general, son anteriores a los evangelios.

 Dios decidió que fueran cuatro los escritos o evangelios, que relatarán la vida y obra de Jesucristo. Cada uno de los ellos lo hace con un énfasis distinto en cuanto a la personalidad y proyección de Jesús el Mesías, nuestro Gran Dios y Salvador. Mateo presenta a Cristo como el Mesías prometido y el Rey de los Judíos; Marcos, como el Siervo de Dios; Lucas, como el Hijo Del Hombre; y Juan, como el Verbo encarnado, y el verdadero Dios.

 Los Evangelios Sinópticos.

 A los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, se les llama sinópticos porque relatan en gran parte, los mismos acontecimientos de la vida de Jesús. Por ello, es fácil hacer una armonía o sinopsis de los tres. El Evangelio de Juan es más extenso, posterior a los sinópticos, más teológico y relata más discursos, así como el ministerio de Jesús en más lugares.

 Algunas características de los Evangelios Sinópticos.

 Evangelio según Mateo  o Leví, el publicano que se hizo apóstol de Jesús.

 Se cree que fue escrito en el 54 d.C., y seguramente antes de la destrucción de Jerusalén y el Templo en 70 d.C.

Fue escrito en Palestina principalmente para los judíos convertidos al cristianismo.

Enfatiza a Jesús como el Mesías prometido en el Antiguo Testamento, por lo que 16 veces, dice que todo lo que hizo y aconteció, fue “para que se cumpliera lo dicho por el Señor por medio del profeta.” Menciona las profecías que se refieren a la virgen María, a Belén, Egipto, Nazaret, y Galilea; a la matanza de los niños en Belén; a Juan el Bautista, a las 30 piezas de plata, el precio de la traición de Jesús; y a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

 Mateo menciona que Jesús denunció explícitamente la hipocresía de los sacerdotes, los fariseos y los escribas que rechazaron y mataron a los profetas, y que a su tiempo, también crucificaron a Jesús, el Rey hijo de David.

 Menciona a la iglesia y la llamada “Gran Comisión” (Mt 16:18, 18:17 y 28:19,20).

Anuncia el futuro establecimiento del eterno reino del los cielos del Mesías (Mt 24).

Es un evangelio didáctico, organizado más que cronológicamente, por temas y secciones: El Sermón Del Monte, 14 Parábolas; 20 Milagros, y 5 secciones de enseñanzas y discursos sobre El Reino de los Cielos.

 Evangelio según Juan Marcos. Compañero de Pedro y Pablo; quizás primo de Bernabé, e hijo de una mujer llamada María (Hch 12:12, 22-25; Col 4:10; 2ª Ti 4:11 y 1ª Pd 5:13).

 1.         Fue escrito entre 57 y 63 d.C., antes o a la muerte de Pedro, y antes de la persecución por Nerón en 64 d.C.

 2.         Es el más breve, conciso, y antiguo de los cuatro.

 3.         Escrito en Italia, principalmente para los cristianos gentiles de Roma.

 4.         Enfatiza que el Hijo de Dios es el Siervo (Mr 1: 1 y 10: 45), que obediente hasta la muerte, en 42 ocasiones dice que actuó luego, en seguida, o inmediatamente, los milagros, señales, prodigios y maravillas que registra.

 5.         Omite la infancia de Jesús; narra en forma vívida y detallada, más los hechos que las palabras.

 6.         Sólo menciona 4 parábolas, y los discursos de Jesús en forma abreviada.

 7.         Algunos sugieren que es el evangelio dictado por Pedro, y escrito por Marcos.

 Evangelio según Lucas, el médico amado; un griego, compañero del apóstol Pablo y único escritor de la Biblia que no fue judío (Col 4: 14; 2ª Ti 4: 11; Fil 1: 24).

 1.         Fue escrito ya cerca del 64 d. C., antes de Nerón y de la muerte de Pablo (67 d.C.).

 2.         De fino estilo, es el último de los sinópticos. Como los otros, es de valor histórico, apologético y evangelístico.

 3.         Fue dirigido a Teófilo (quiere decir ‘el que ama a Dios’), que pudo haber sido un personaje real o ficticio; y fue escrito principalmente para los gentiles convertidos al cristianismo en general, y para los griegos convertidos, en particular.

 4.         Enfatiza que el Hijo de Dios es el Hijo del Hombre, o sea, verdadero humano, que vino a buscar y a salvar a los que se habían perdido, incluyendo específicamente, a los samaritanos y a los gentiles (Lc 1:32 y 19:10).

5.         Es el único que hace mención especial de la participación de las mujeres en el ministerio de Jesús, y el ministerio de Jesús hacia las mujeres.

 6.         Enfatiza la niñez de Jesús y de Juan el bautista, y el ministerio de Jesús en favor de los niños.

 7.         Hace la mayor mención sobre el ministerio del Espíritu Santo, como la promesa del Padre.

 8.         Es el único que menciona la parábola del buen samaritano, y tres parábolas sobre la oración.

 9.         En 10 ocasiones, menciona que Jesús oró; y menciona las enseñanzas de Jesús sobre cómo orar.

 10.     Relata varias ocasiones en que Jesús fue alabado. Como cuando los ángeles lo alabaron frente a los pastores, el día de su nacimiento; así como los cánticos de María (El Magníficat), de Zacarías, y Simeón; y de la multitud que lo aclamó en el domingo de Palmas. También menciona que los discípulos lo adoraron antes de ascender.

 11.     Es el único que menciona la ascensión de Jesucristo ya resucitado, tanto en su evangelio como en Hechos.

 12.     Algunos sugieren que es el evangelio dictado por Pablo, y escrito por Lucas.

 Irineo, uno de los Padres de la Iglesia, en su escrito intitulado Contra las Herejías (174-189 d.C.) escribió: “Mateo publicó su evangelio entre los hebreos, en su propio lenguaje, y mientras Pedro y Pablo estaban predicando y fundando la iglesia en Roma. Después de la muerte de estos apóstoles, Marcos, el discípulo e intérprete de Pedro, también nos transmitió por escrito lo que Pedro había predicado; y Lucas, un ayudante de Pablo, escribió un libro con el Evangelio que Pablo había declarado. Poco después, Juan publicó su Evangelio durante su estancia en Éfeso, en Asia.”

 Se les llama Los Padres de la Iglesia a los maestros de doctrina cristiana y dirigentes de la iglesia, que surgieron después de la era apostólica (el primer siglo de nuestra era); o sea, después de la muerte de los apóstoles y de completados los 27 libros canónicos del Nuevo Testamento. Por lo tanto, no fueron de los escogidos por Dios para escribir por inspiración divina, sin error, sus escritos.

 

 

Orígenes del protestantismo mexicano: un sermón histórico

Un antes y un después con el sermón de Manuel Aguas

 

03 DE MARZO DE 2012.- Fue la primera vez en México que desde un púlpito, y ante una audiencia que se apretujaba, se reconoció la gesta de Martín Lutero en el siglo XVI. El 2 de julio de 1871 el ex sacerdote católico Manuel Aguas, y en ese momento líder de la Iglesia de Jesús en la ciudad de México, predicó un encendido sermón para explicar detalladamente su conversión al cristianismo evangélico.

La pieza oratorio tuvo gran difusión entonces porque la publicó el muy leído periódico  El Monitor Republicano. De ésta publicación la retomaron otros diarios y revistas y la reprodujeron en otras partes de México, dándole así mayor audiencia a la que originalmente unos cientos de asistentes escucharon de Manuel Aguas.

Recordemos que fue la lectura de la Biblia, y de cuanta literatura protestante llegada a sus manos y que con fervor estudio Manuel Aguas, lo que le llevó a romper con la Iglesia católica.  El sermón que reproducimos da cuenta de la intensa formación autodidacta del personaje, así como ejemplifica el estado del naciente protestantismo mexicano antes de la llegada institucional de los misioneros extranjeros a partir de 1872.

DESCRIPCIÓN DEL ACONTECIMIENTO QUE TUVO LUGAR EN EL TEMPLO DE SAN JOSÉ DE GRACIA LA MAÑANA DEL DOMINGO 2 DE JULIO DE 1871  ( * )

El señor Javier Aguilar Bustamante propuso un combate religioso al presbítero Manuel Aguas, el que fue aceptado. Hoy que son las diez de la mañana, son el día y la hora señalados para la disputa: a la que, sin embargo, no concurre el señor Aguilar y sí el señor Aguas.

Una numerosa concurrencia está llenando el templo completamente. A cada paso se oyen rumores hacia la puerta de entrada, por la multitud que desea penetrar, que no puede lograr su objeto por falta de local. Hay dos elegantes plataformas frente a frente en el centro del templo, lugares destinados para los contrincantes, en cada una de las cuales se ve una mesa y dos sillas, en una de estas mesas está colocada la Santa Biblia.

A la hora citada se deja oír la orquesta, que toca dos piezas escogidas, apenas comienza la música, los ministros protestantes Manuel Aguas y Agustín Palacios, revestidos con el traje oriental que usan en tierra Santa los pastores de la Iglesia Reformada, suben a una de las plataformas y toman asiento.

Al concluir la orquesta, el ministro Aguas, poniéndose de pie, dice en voz alta: cantemos el himno número 2, que a la letra comienza: “¡Oh! Salvador, tierno Jesús…”, etc. Los concurrentes en pie, cantan el himno acompañados por la misma orquesta, dejándose oír un ordenado y acorde coro, compuesto de más de mil quinientas voces. Concluido, tomaron asiento.

Enseguida el ministro Aguas, de pie, con la misma voz, dice lo siguiente: “Dios en medio de relámpagos y truenos desciende de la cima del Monte Sinaí que humeaba, y el humo se elevaba como el humo de un inmenso horno; todo el monte se estremecía en gran manera, y los hijos del pueblo de Israel se postraron temerosos alrededor de este Monte majestuoso. Entonces en medio de ese fuego, de esos relámpagos, de esa grandeza aterradora y solemne se oye la voz de Jehová que habla a su pueblo, que proclama y publica sus diez mandamientos, esos preceptos que son y deben ser inmutables y eternos, que obligarán para siempre a todos los mortales, cualesquiera que sean sus creencias u opiniones, y que no habrá poder en la tierra para lícitamente alterarlos, variarlos o suprimirlos”.

El ministro relata el Decálogo, según como consta en el Éxodo capítulo 20, y concluido éste, dice: cantemos el himno número 7, que a la letra comienza: “A nuestro Dios…”, etc. Los congregantes se ponen en pie y entonan el himno.

Acto continuo, el ministro vuelve a levantar la voz diciendo al inmenso concurso: “Antes de dirigiros la palabra, os suplico me acompañéis a pedir a Dios su gracia celestial”. Todos se arrodillaron, el ministro permanece en una posición humilde, y después de un momento de respetuoso silencio, pronuncia con fervor la siguiente oración:

“Padre nuestro, fuente de toda verdad, que estás lleno de majestad y grandeza, eterno manantial de sabiduría infinita, que por tu bondad, por el amor grande que has tenido a tus hijos, hiciste que tu mismo Hijo, encarnara para redimirnos. Padre de cuyo Espíritu brota la luz más pura y consoladora, dirige una mirada compasiva hacia nosotros que te adoramos en espíritu y verdad, y no en materia y error; haz que conozcamos la verdadera religión para que la sigamos con frecuencia y sinceridad; haz que México, nuestra querida Patria, conozca cada día más y más del Evangelio Santo en toda su pureza, para que ya no nos postremos a adorar la materia bruta, que es incapaz de escuchar nuestras preces, haz que salgamos de esa idolatría en que tanto tiempo hemos estado sumergidos: haz, por último, que te amemos con toda nuestra alma, con todo nuestro corazón, y que también nosotros nos amemos como hermanos que somos. Estas gracias te las pedimos en el nombre de nuestro único abogado e intercesor Jesucristo”.

Los congregantes, puestos en pie, entonan el himno 15, que a la letra comienza: “Yo confío en Jesús”, etc. Finalizándose el canto, los congregantes toman asiento, y después de una pequeña pausa, el ministro Aguas vuelve a tomar la palabra diciendo: “No te harás ninguna imagen ni semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en el agua debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni las adorarás”. Palabras tomadas del Libro Santo del Éxodo capítulo 20.

¿Quién no ha visto, hermanos míos, que en la cuestión para la que se nos ha invitado, este día, la orgullosa Roma ha huido despavorida y espantada? Ciertamente que esta fuga no ha sido por mi insignificante persona, pues careciendo de talento y de conocimiento superiores, ningún temor podría infundir mi presencia en este lugar. Soy el último y el más moderno de los ministros de la Iglesia de Jesús, que es una, Santa, Católica, Apostólica y Cristiana, que se halla esparcida por todo el universo, y que cuenta con más hijos en su seno que la secta romana.

Esta huida humillante ha sido porque se sabía que iba a presentarme con este libro en mis manos (la Biblia), con esta Escritura Santa, que es la espada de dos filos, que cae sobre Roma hiriéndola de muerte, siempre que se atreve a presentarse delante de ella, para que mediante una discusión razonada se examinen sus falsas doctrinas.

La historia, ese juez imparcial habla altamente probando mis asertos. En la Suiza, ese país clásico de la libertad, tuvo lugar en el siglo XVI un acontecimiento semejante al que iba a comenzar a verificarse en este recinto. Zwinglio, ministro de una humilde parroquia, estudiando la Palabra de Dios, advirtió que Roma había incurrido en multitud de errores, que había extraviado a los pueblos conduciéndolos por senderos tortuosos, imponiéndoles una carga pesada, que no es la dulce y suave que Jesús nos impone: lleno de fervor y celo, comienza a predicar la verdadera religión, tal como se halla en la Santa Escritura. Como era natural, Roma se alarma, excomulga a Zwinglio, a quien titula hereje, llamándolo con los epítetos más calumniosos. Zwinglio resiste con valor y fe la encarnizada persecución que en su contra levantan los sectarios romanos.

Esta lucha los conduce a discusiones públicas. Se disputa sucesivamente sobre la tradición, las obras meritorias del hombre, la transubstanciación, la misa, la invocación de los santos, el purgatorio, las imágenes, el celibato y desórdenes del clero. En todas las disputas triunfa la Palabra del Señor, y Roma queda confundida. Y hoy en la Suiza florece el verdadero cristianismo, la verdadera Iglesia de Jesús, recordándose allí que Zwinglio, con la divina Palabra, fue el instrumento de que Dios se valió para hacer feliz a una gran parte de aquella nación.

 En ese mismo siglo que reinaba en Roma el pontífice León X, que aliado con los principales reyes y magnates de la tierra, había llegado al apogeo de la grandeza mundanal, y habiendo hecho que Roma apareciera como la dominadora de todo el mundo; allá, en un oscuro rincón de Alemania, un humilde monje con la Biblia en la mano, levanta la voz en contra de los errores papales: y Roma se conmueve, y Roma tiembla, y Roma ve venir un peligro y se prepara a la lucha. Dispone varias conferencias a las que obliga a comparecer a aquel hombre tan despreciable a los ojos del mundo; pero tan grande a los ojos de Dios, porque se apoya en la Biblia Santa, y defiende con fe y denuedo las verdades proclamadas en ella, verdades tantas veces ultrajadas por los políticos, que se creen sucesores de Pedro apóstol, que nunca estuvo en Roma. Lutero siempre que se pone frente de la tiranía papal, la avergüenza, la humilla,, la confunde, demostrando con toda claridad, que las máximas romanas modernas están diametralmente opuestas a las verdades evangélicas. Recordemos lo que pasó en la Dieta de Worms.

Allí se verificaba un espectáculo grandioso. El emperador Carlos V, cuyos reinos se extendían en el antiguo y nuevo mundo, está colocado en brillante trono; lo acompaña su hermano el archiduque Fernando, cuyos descendientes casi todos han portado la real corona, veinticuatro duques, la mayor parte reinantes, el duque de Alva y sus dos hijos, treinta arzobispos, multitud de de obispos y prelados, siente embajadores, entre los que se encuentran los de los reyes de Francia e Inglaterra, los diputados de diez ciudades libres, un gran número de príncipes, de condes y de varones soberanos; tal es la corte imponente, delante de la cual se obliga a aparecer a Martín Lutero, para que defienda sus doctrinas.

Jamás se había visto una asamblea tan augusta, reunida con el objeto de combatir a un solo hombre. Al presentarse Lutero en las puertas de aquel inmenso salón, todas las miradas se fijan en él, la mayor parte llenas de odio y desprecio; no hay una mano amiga que se tienda a Lutero (pero me equivoco); un viejo general, cuya cabeza se había encanecido en los combates, tocándole la espalda, le dice con bondad: “Amable monje, amable monje, tienes delante de ti un camino tan lleno de peligros, que ni yo, uno de los más grandes capitanes, he visto semejantes en las más sangrientas batallas. Pero tu causa es justa, si tienes confianza en ella, avanza en nombre de Dios y no temas; el Señor no te abandonará”.

Brillante homenaje ofrecido por el valor de la espada al valor del espíritu. El que logra dominar su corazón en el peligro, es más grande que el que conquista ciudades, dice un rey.

Comprendo, hermanos míos, que los romanistas estaban seguros de su triunfo en esa ocasión; pero se engañaron miserablemente. Lutero, sin orgullo, con calma, contesta victoriosamente a los que le interrogan; pronuncia un elocuente y sentido discurso, en el que pone de manifiesto los extravíos de la secta romana. La orgullosa Roma, ve, a su pesar, que allí es vencida por un sólo hombre, que si alcanzó tan brillante victoria fue porque se apoyaba en el libro de la revelación, que es el libro de Dios. ¿Cuáles fueron las consecuencias de tan decisiva batalla religiosa? Ya lo están mirando: la separación de Roma de casi la mitad de Europa.

Yo mismo, si en estos momentos estoy hablando con la libertad de un cristiano, es debido a ese triunfo glorioso.

He aquí, hermanos míos, los acontecimientos terribles que tuvo presente el jefe de la secta romana establecida en México, para haber impedido la conferencia religiosa que iba a tener lugar en estos momentos.

Roma ha huido delante de mi humilde persona; ved vacío el lugar de mi contrincante (señalando con el dedo el lugar) que con tanta arrogancia y orgullo le provocó a la lucha, ya sabéis la causa de tan humillante y vergonzosa fuga. La Escritura Santa con su autoridad divina, manifiesta que la Iglesia romana es una secta herética e idólatra.

Ni por un momento se debe admitir el fútil motivo que el señor Aguilar alega para no presentarse al combate que él mismo provocó. Su prelado, nos dice, se lo ha prohibido; pero el señor Aguilar nos ha dicho que su causa es la de Dios, y que la conciencia lo obliga a salir a la palestra. Pues bien, cuando Dios habla, cuando la conciencia impera; se debe obedecer resueltamente, sin atender a los obstáculos que cualquier poder humano nos ponga por delante. Yo mismo, si me he separado de Roma, ha sido porque he oído la voz de Dios en la Santa Escritura, que dice: Salid de ella pueblo mío, para que no participéis de sus plagas y de sus crímenes. Porque no cabe duda, primero se debe obedecer a Dios que al hombre.

El señor Aguilar se vio amenazado por su prelado con la suspensión de las funciones eclesiásticas. Y yo pregunto, ¿esta amenaza es la que verdaderamente le ha contenido? Si tal fuese en realidad de verdad la causa que le impide desobedecer el mandato de Dios y de su conciencia, aparece ante los ojos de la sociedad sensata e ilustrada, como un ser que carece de dignidad y aun de moral. No es posible creer que mi honorable adversario tenga más amor al mezquino estipendio de un peso que se le paga a un sacerdote romano por la misa, que a la santa causa de Dios y la religión. Al presentarse en este templo quebrantaba el precepto de un obispo, es verdad; pero no incurría en ningún pecado; en ninguna clase de responsabilidad, porque obedecía la ley de Dios, que manda defender públicamente su santa causa y el precepto de un hombre, aunque sea obispo, ningún valor tiene cuando se opone a la ley santa del Señor. Principalmente cuando aquí íbamos a tratar cuestiones que, como dice el señor Aguilar, están relacionadas con la felicidad de los pueblo, con las lágrimas que estos derraman, y que los ministros de la verdadera religión deben enjugar.

La circunstancia de haberse ocultado el señor Aguilar con sus libros para estudiar la presente cuestión, le hizo ver con evidencia que con la Escritura Santa se puede probar victoriosamente la idolatría romana: y que para los argumentos perentorios y demostrativos que están fundados en los hechos, no hay contestación posible. Y siendo de esta clase los que nos proporciona la Biblia en la presente ocasión, ¿cómo se había de atrever el señor Bustamante a presentarse en ese lugar vacío, que en estos momentos está hablando muy elocuentemente en contra de la idolatría de Roma? Con razón mi adversario, que se creía dotado de una fuerza intelectual gigantesca, que decía que yo carezco de honor al dirigirme a vosotros, a quienes él califica injuriosamente de débiles y despreciables; con razón, repito, huyó cobardemente a refugiarse bajo el manto de su obispo.

La Iglesia romana es idólatra, ya basta sólo tener sentido común para comprender esta verdad. El gran precepto que con la Escritura santa prohíbe la idolatría, ya lo sabéis, nos dice: “No te harás ninguna imagen ni semejanza de cosa alguna que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra”. ¿Y no es cierto que las figuras hasta aquí por desgracia hemos adorado, son imágenes y semejanzas de cosas que están en el cielo? ¿Quién ha puesto estas imágenes en los altares y en los templos? ¿Quién ha hecho que doblemos la rodilla delante de ellas? No cabe duda de que la herética Roma. Y cuando nos dice: “No te inclinarás ante ellas ni las adorarás”, no hay una inteligencia, por privilegiada que sea, que pueda demostrarnos que Roma no ha caído en la más crasa idolatría.

Por otra parte, ¿qué quiere decir ese robo escandaloso, que Roma ha hecho al Decálogo de un precepto tan remarcable y expreso? En el catecismo de Ripalda, único libro de religión que se nos ha puesto en las manos cuando niños, nunca habéis encontrado tan santo mandamiento, estoy seguro de ello. Este hecho habla muy a mi favor, probando que Roma se ha manchado con la asquerosa nota de la más repugnante idolatría.

Los eclesiásticos romanos, siempre nos han predicado poco más o menos de la manera siguiente: “Cuando Jesucristo pronunció aquellas palabras notables: Este es mi cuerpo, nos dio a entender que la sustancia de su carne se convirtió en sustancia de pan. Y tan cierto esto, que Jesucristo nos hubiera engañado, si las palabras referidas no tuvieran este sentido”. Creen estos eclesiásticos que este es un argumento perentorio que no tiene contestación.

Pero cualquiera le podría decir: “Señores, si fuera cierto lo que aseguráis, si se debiera reputar como un hereje y un excomulgado, al que no creyera que la hostia es el cuerpo real y positivo de Jesucristo, nosotros también deberíamos condenar a vosotros como herejes, porque cuando dijo el Salvador: “Yo soy la puerta; el que por mi entrare será salvo. Yo soy el camino: Yo soy la vid y vosotros los sarmientos”, no queréis creer señores romanistas, que Jesucristo es una puerta material, ni un camino visible, ni una vid, ni que vosotros os habéis convertido en sarmientos. De aquí es que vosotros sois realmente herejes, excomulgados, dignos de la hoguera.

Además, la Santa Escritura nos enseña, y tanto los romanistas, como nosotros los verdaderos cristianos, creemos firmemente, que Jesucristo ya vino en carne mortal a este mundo, y que volverá e él en carne gloriosa en el último de los tiempos. Con lo que confesamos claramente que Jesucristo, en cuanto hombre, sólo dos ocasiones ha de venir al mundo. Sin embargo, los romanistas aseguran, contradiciéndose claramente consigo mismos, que Jesucristo, no dos veces, sino mil y mil ocasiones, está subiendo y bajando del cielo a la tierra, y de la tierra al cielo.

El enseñar estas doctrinas, el engañar así a los pueblos, el hacer que los hombres se hinquen delante de una hostia, que no es más que un pedazo de pan y al que debe adorar como un Dios; esto se llama idolatrar, esto quiere decir, que todos los que hemos estado en Roma, hemos sido verdaderos idólatras. Con razón Jesús nos manda que salgamos de esa secta herética y degradada.

Pero todavía hay más allá, la Sagrada escritura nos dice: que nos salvamos sólo por los méritos de Jesucristo, y no por los méritos del hombre, el que por perfecto que se le suponga es débil, pequeño e insuficiente, para satisfacer a la justicia de Dios. En san Mateo se nos dice: “Cuando hubiereis hecho todas las cosas que se os ha mandado, decid, siervos inútiles somos porque lo que debíamos haber hecho hicimos”. Sólo Jesús, divino Jesús, no es siervo, nunca ha sido esclavo, es el hijo de Dios. Él nos ha salvado, nos ha dado la verdadera libertad, y satisfaciendo a la justicia en el divino Calvario, con su muerte preciosa, su sangre nos limpia de todo pecado.

 Pero la herética Roma nos enseña todo lo contrario. A pesar de estar convencido de estas verdades, nos dice: “Cuando os confeséis, (confesión que ella ha inventado) aunque se os aplica la sangre de Jesús, se os perdona la culpa, pero no la pena del pecado. Todavía tenéis que ir al purgatorio, que es un horno de fuego idéntico al del infierno, para purificación allí de los pecados veniales y de la pena del pecado que no se os perdonó en la confesión. Solo de esta manera se os podrá aliviar este castigo; y es, dejando en vuestros testamentos consignado bastante dinero, para que se os digan misas por vuestras pobrecitas almas.

Esta conducta de Roma se parece a la que se tendría con un reo, que por sus crímenes había merecido doscientos azotes, por ejemplo. A este desgraciado hombre, que ha confesado su crimen al juez se le dice: el rey te ha perdonado la culpa en que incurriste. Este hombre se llenaría de alegría con tal noticia. Pero, ¿cuál sería su sorpresa y asombro cuando, si en el momento en el que cree que va a ser puesto en libertad, se le aseguran más grillos y esposas, y se le conduce a sufrir el terrible castigo? En el acto diría, ¿pues ya no estoy perdonado, por qué se me va a castigar? La respuesta que le daría un teólogo romano sería la siguiente: se te perdonó, en verdad, la culpa, por lo que debes estar gozoso, pero no se te perdonó la pena; y así resuélvete a recibir tu castigo, y sólo que pagues algún dinero a los ministros, los azotes serán menos en números y más suaves. ¿No es cierto que todo hombre de bien miraría con horror y desprecio a los que así entendieran la justicia? Pues de esta manera explica Roma la justicia y la misericordia de Dios. Pero no hay que extrañar los errores y mentiras de esa secta, que aún recomendando la aplicación de las misas, en las que es imposible, según las Escrituras, que Jesucristo se sacrifique en cuerpo y alma: se muestra no sólo como idólatra sino como la madre de las idolatrías y supersticiones.

Vosotros esperabais que Roma os enseñara la verdad en este día; creíais que vendría a discutir, para que de la discusión naciese la luz, pero habéis creído y esperado en vano; el déspota de Roma nunca disputa, sólo impone su voluntad soberana a los pueblos.

¿No sabéis lo que ha pasado en el Concilio Vaticano, adonde se ha decretado que es infalible? Ni una sola de las definiciones del Concilio se ha discutido allí, por más que los obispos le suplicaban, algunos hasta hincándose de rodillas delante del Pontífice, para que accediera a que se nombraran comisiones de uno y otro partido, donde se dilucidara siquiera la cuestión de la infalibilidad; el Pontífice se negó tenazmente a conceder una petición justa y racional; y sólo permitió se pronunciaran discursos de una y otra parte en el vasto salón del Vaticano, adonde se perdían las voces de los oradores.

¿Por qué Roma aborrece tanto las discusiones? Porque sigue el error, y el error ama a la oscuridad, las tinieblas, y odia la luz. Roma sigue la religión del sacerdote y no la de Dios, y nosotros debemos seguir la religión de Dios. (Aquí se agotó la voz del orador).

Enseguida el ministro [Agustín] Palacios dijo en alta voz: Cantemos el himno número 5, que a la letra comienza: “Yo voy viajando, sí, al cielo voy…”, etcétera. Concluido el canto, el mismo ministro tomando la Biblia leyó íntegro el capítulo 44 de Isaías; finalizada que fue la lectura se dirigió a sus oyentes, diciéndoles:

Solo hay un Dios y un solo intercesor entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre. Esta verdad nos la enseña el Espíritu Santo por boca del apóstol Pablo. Con razón cuando san Juan en el Apocalipsis, se postró delante de los pies del ángel que le revelaba, éste le dijo: “Mira que no lo hagas, porque yo soy siervo contigo, y con tus hermanos los profetas, y con los que guardan la profecía de este libro”. ADORA A DIOS. Este solo hecho basta para que veamos con claridad, cuán justo es el precepto del Señor que nos manda que lo adoremos en espíritu y verdad. Y cuan injustos son los romanistas, que haciendo a un lado a nuestro único intercesor Jesucristo, nos ponen mil y mil intercesores que no nos oyen, porque están muy lejos de nosotros, se encuentran allá en el cielo rodeados de felicidad, la que no sería completa, si constantemente estuvieran sabiendo nuestros pecados, nuestras miserias y desgracias.

Pero lo más triste es que los romanistas nos pongan delante de los ojos imágenes de madera, para que las adoremos doblando la rodilla. El profeta David nos dice: “Avergüéncense los que adoran imágenes de tabla”. De facto, nosotros debemos de estar avergonzados por haber adorado tanto tiempo la madera insensible, esa madera que como sabéis, sirve para tan variados y distintos usos.

Basta ya de idolatría y supersticiones, porque siendo el grande por excelencia, el omnipotente, el infinito, el único que está en todo lugar; sólo delante de él debemos doblar la rodilla, sólo a Él y a Jesucristo nuestro único intercesor, que aunque verdadero hombre es verdadero Dios, debemos manifestarle nuestras necesidades, nuestras miserias y nuestros pecados, para alcanzar el más completo y absoluto remedio. Os excito, por tanto, a que me acompañéis a ofrecer la oración que el mismo Señor se dignó enseñarnos. (Todos se arrodillaron)

El ministro recitó el Padre Nuestro, concluido el cual, dijo: cantemos el himno número 1, que a la letra dice:

De la muerte y su imperio vencimos

por aquel que nos da la victoria;

del error y tinieblas huimos

siguiendo al Señor de la Gloria.

 Coro

Por la fe te hemos visto,

¡Oh Jesús nuestra luz!

Por nosotros, ¡oh Cristo!

expiraste en la cruz;

Tú eres nuestra guía,

divino Salvador,

al cielo de alegría,

al celeste esplendor.

 Coro

Por la sangre que fue derramada

redimidos al cielo marchamos:

Ya la mancha en nosotros lavada

todo es nuevo en la vida en que estamos.

 Coro

Ya el error y la duda han huido,

la verdad refulgente ya luce;

desde el cielo nos ha esclarecido

ya la gloria Jesús nos conduce.

 Coro

Finalizado este canto, concluye el acto.

——————————————————————————–

  ( * )  El Monitor Republicano , 7 de julio de 1871, pp. 1-2

Autores: Carlos Martínez García

 

 

En la era del eBook

Las Sociedades Bíblicas Unidas entran al mundo digital  

 

El libro electrónico y las aplicaciones “constituyen la oportunidad misionera más grande de los últimos 200 años”.

 29 DE FEBRERO DE 2012, MIAMI.- Las Sociedades Bíblicas Unidas (SBU) están en un proceso acelerado de conversión de sus Biblias en eBooks. Así lo afirmó Melvin Rivera Velázquez, Secretario de Área de las Américas de Sociedades Bíblicas Unidas (SBU), quien se ha especializado en nuevas tecnologías.

 Rivera Velázquez lidera a las 28 Sociedades Bíblicas de las Américas para que trabajen unidas y logren la misión de la entidad, es decir, que la palabra de Dios esté al alcance de todos al precio que la gente pueda pagar, en el formato adecuado y en el idioma que puedan entender.

 Precisamente aquello de ‘formato adecuado’ incluye cada vez más el formato digital.  Luego de tres años de estudio, las SBU están iniciando la implementación de un plan para actualizar la fraternidad a los tiempos actuales.  “Este año estamos definiendo el plan final para trabajar en un mundo globalizado de una manera más eficiente, creativa y -como todos los ministerios- hacerlo con menos recursos”, expresó Melvin Rivera.

 MUNDO DIGITAL  

 Justamente  él es el encargado de liderar la parte de la planificación para ayudar a las SB en todo el mundo a entrar al mundo digital y reforzar la creatividad unida en publicaciones. “Estamos trabajando en una comisión formada por líderes de los cinco continentes examinando las implicaciones y definiendo una estrategia mundial”, señaló Rivera.

 En el área de las Américas la transición ya se ha iniciado. El mes de marzo se reunirán en Puerto Rico los directores de las 21 Sociedades Bíblicas de habla hispana para discutir la estrategia digital que será lanzada en los siguientes meses.  “Estamos en un proceso acelerado de conversión de nuestras Biblias en eBooks y aplicaciones. Vemos el reto del libro electrónico y las aplicaciones como la oportunidad misionera más grande de los últimos doscientos años”, afirma Rivera.

 El líder señala que  “mucha gente piensa que las nuevas tecnologías han hecho que la gente no lea y que vivan aislados con sus cacharros. Aunque si existe este riesgo y hay gente que se aísla, es más la gente que está leyendo (de otra forma) y socializando de otra manera . Las nuevas tecnologías han abierto el mundo a la socialización y el conocimiento, sin importar en qué lugar del planeta vive la persona y cuáles son sus limitaciones”.

 NUEVOS PROYECTOS

 Las SBU tienen varios proyectos en curso, entre ellos dos Biblias y un libro de niños muy interesantes.

 Por un lado, está camino a los países una  Biblia “ecológica”  con artículos de biblistas sobre lo que Dios dice sobre su creación. Es una Biblia para ayudar al lector a proteger la naturaleza porque es creación de Dios. Es una Biblia impresa en papel reciclable y tinta vegetal.

 Por otro lado, está por salir de imprenta  la Biblia para el predicador. “En América Latina el nivel de formación de algunos pastores y líderes es muy bajo porque no han tenido los recursos o la disponibilidad en sus pueblos de educación para su formación. La Biblia del predicador ofrece recursos a este público. Contiene una serie de artículos escritos por el pastor Dr. Pablo A. Jiménez de Puerto Rico profesor de homilética y formador de pastores y una cantidad de bosquejos de sermones para servir de inspiración a laicos y pastores a predicar mejores sermones, explica Melvin Rivera.

 Otro proyecto en curso es  un libro para niños sobre la nutrición y la palabra de Dios.  Esta publicación a colores, con ilustraciones realizadas por diseñadores latinoamericanos, está dirigida a los niños, padres y maestros para facilitar la educación sobre el tema de la nutrición usando la Biblia y de una manera entretenida y pedagógica.

 CARACTERÍSTICAS DE UN LÍDER

 Dos de las características de Melvin Rivera son que le apasiona enseñar e iniciar cosas nuevas. Él afirma que le debe su formación profesional a ministerios cristianos que le dieron becas para estudiar, y la informal a amigos que le tomaron de la mano y le enseñaron todo lo que sabe para que pudiera servir mejor al Señor.

 “Eso me ha marcado de por vida. Siento que como líder cristiano una de mis funciones es formar a otros en áreas especiales para que el evangelio se extienda. Por eso escribo Blogs, reflexiono en mi cuenta de FaceBook y siempre trato de estar disponible para dar conferencias a líderes y pastores de todas las iglesias”, expresa.

 Reconoce que  en el ministerio siempre ha estado trabajadora con gente creativa e innovadora y cree que en la actualidad las redes sociales están influyendo en la comunicación del evangelio, ya que “las nuevas generaciones se están comunicando entre sí y compartiendo su fe. Sin embargo, la iglesia como institución no está aprovechando lo suficiente el valor de los medios sociales”.

 ADELANTADO A SU TIEMPO

Melvin es un apasionado de la tecnología. “Cuando llegó la Internet me apasionó el nuevo medio. Decidí publicar un sitio web que recopilara la información que fuera útil a los líderes de las iglesias para entrar y usar el nuevo medio. Incluía notas y análisis, y también opinaba sobre lo que aprendía y cómo se podía usar en la iglesia. En ese tiempo mi esposa se fue a hacer una maestría en periodismo para publicar la revista Mercado Cristiano y decidí ayudarle en los fines de semana a crear su sitio que luego se convirtió en cristianos.com”, explica.

 En 1997 publicó un sitio en la web llamado “Internet hoy”, un blog sobre tecnología cuando todavía no se usaba el término blog. Actualmente, además de alimentar su blog, publica a diario en dos páginas privadas de las Sociedades Bíblicas Unidas en Facebook (una en inglés y otra en español). “Escribo y reflexiono sobre el mundo digital y el ministerio de la Biblia en los nuevos medios. Allí trato de ayudar a los líderes de nuestro ministerio en 146 países a entrar al mundo de los eBooks y los medios sociales”, expresa.

 En su opinión, cuando aparecieron la radio y la TV muchas iglesias tardaron en entrar al medio y cometieron un error. “Yo soy un producto de la visión de un grupo de creyentes para usar la radio”, afirma, refiriéndose a que su primer contacto con el evangelio fue cuando, sin ser creyente, le dieron trabajo de locutor en una emisora cristiana (donde leía noticias y producía anuncios). “Escuchando los mensajes de la emisora me acerque al Señor y tuve un encuentro con su Palabra. Luego, a través de los años, llegué a ser gerente de esa emisora. Porque alguien tuvo visión de usar la radio yo estoy ahora sirviéndole al Señor. Estoy convencido que si fuéramos más atrevidos e innovadores lograríamos más para la extensión del Reino de Dios”, recalca.

 Bloguero de años, consumidor de e-Books y audiolibros, conferencista, hábil cocinero de recetas vegetarianas, usuario diario de Face Book…, conversar con Melvin Rivera Vázquez es aprender y abordar siempre temas nuevos. Esta ha sido una oportunidad más.

 Autores: Verónica Rossato           © Protestante Digital 2012

 

 

Anterior al año 70 d.C.

Hallan en Jerusalén la evidencia arqueológica más antigua del cristianismo  

 

La inscripción y la imagen halladas muestran la gran fe en la resurrección entre los cristianos de esa época.

 01 DE MARZO DE 2012, JERUSALÉN.- Un examen arqueológico en una tumba intacta del siglo primero en Jerusalén parece ser el registro más antiguo de la fe cristiana. Los expertos han descubierto una serie de osarios de piedra caliza que están grabados con una inscripción en griego y una única imagen iconográfica, unos signos que, según los estudios llevados a cabos, se identifican como “claramente” cristianos.

 El trabajo se hizo haciendo tres huecos de 20 centímetros de diámetro en el sótano de lo que hoy es un edificio y metiendo por ahí una especie de brazo que llevaba una cámara, hasta alcanzar la tumba, que está 2,1 metros debajo del suelo.

 LA TUMBA

 La tumba está en Talpiot, un suburbio al sureste de Jerusalén. Ahí, cuando se preparaba el terreno para hacer un edificio, en 1981 fueron hallados nueve nichos del siglo I, en los que quedaban ocho osarios.

 Ahora,  James D. Tabor, responsable del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Charlotte, Carolina del Norte, descubrió que en uno de esos osarios hay un dibujo de un pez que tiene un hombre en la boca. Y en otro, una inscripción en griego. Ambas cosas, extrañas a la tradición judía,  a la que parecen pertenecer quienes allí estaban enterrados. El pez, entiende Tabor, es una muy temprana representación de la historia bíblica de Jonás, que pasó tres días adentro de un gran pez y salió vivo a cumplir con los designios de Dios. La historia de Jonás es tomada como una alegoría de la resurrección de Jesús y el pez está presente en las primeras manifestaciones del cristianismo.

 La inscripción, cuya interpretación es ardua, hace referencia a que Dios “hace ascender” a alguien a los cielos  o que lo levanta de entre los muertos. Tabor sostiene que esto aparece porque se trata de seguidores de Jesús.

 “Ni la inscripción en griego ni el pez –escribe Tabor en su informe– tienen precedentes en tumbas judías del período . Nos encontramos frente a una familia o a un clan lo suficientemente audaz como para escribir el nombre de Dios en una tumba, con enunciados sobre “levantarse” o la resurrección. Y una familia que pone la imagen de un pez y un humano, cuando los judíos evitan las imágenes”. El dibujo del pez y la inscripción, agrega Tabor, no fueron hechos por profesionales, a diferencia de los demás, que parecen haber sido comprados, sino “por un miembro de la familia, alguien cercano”. La inscripción en griego, incluso, está entre dos rosetas talladas que sí son profesionales.

 Las imágenes de Jonás son habituales en los inicios del llamado arte cristiano y, por ejemplo, se ha hallado en catacumbas romanas. Según han destacado los arqueólogos, los motivos relacionados con esta historia son los más comunes en las tumbas cristianas como símbolo de la esperanza de la resurrección.

 EL REGISTRO MÁS ANTIGUO

 La tumba hallada ahora es anterior al 70 d. C, cuando el osario en Jerusalén se dejó de usar tras la destrucción romana de la ciudad. En consecuencia,  si estos símbolos significan lo que los expertos creen, los mismos supondrían el registro arqueológico más antiguo de los cristianos  encontrado hasta ahora.

 Según los arqueólogos, los grabados fueron hechos, muy probablemente, por algunos de los primeros seguidores de Jesús, pocas décadas después de su muerte.

 Además, han apuntado que, en conjunto,  la inscripción y la imagen de Jonás son testimonio de la fuerte fe en la resurrección entre los cristianos de esa época . Esto lleva a pensar que la tumba es anterior a la redacción de los evangelios, ha explicado los arqueólogos.

 El autor principal de este estudio, publicado en  http://www.bibleinterp.com, James D. Tabor, ha explicado que la mayoría de los eruditos cristianos se muestran escépticos ante cualquier resto arqueológico en un período tan temprano, tal y como ha ocurrido con el descubrimiento de una tumba en 1980 que contenía osarios con inscripciones relacionadas con Jesús y su familia, incluyendo una que dice: “Jesús, hijo de José”.

 Al respecto, Tabor ha indicado que “el contexto lo es todo en la arqueología” y ha apuntado que “estas dos tumbas, a pocos metros de distancia, siguen las costumbres de la época y probablemente están relacionadas con una familia rica”.

 También han determinado que la tumba que contiene los nuevos descubrimientos es de modesto tamaño y está cuidadosamente tallada en roca en una de las cuevas en las que era habitual enterrar a seres queridos en Jerusalén entre el año 20 y el 70 d. C.

 

 

Conoce tu Biblia

Por GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

Moisés, 80 a 120 años

 

DEUTERONOMIO 34:1-12

No es raro encontrar en estos últimos años de la raza humana a personas de edad avanzada que hacen grandes obras, obras que muchos con menos edad quisieran hacer, y como una pequeña muestra de ello pensemos en los siguientes:

 1.- Grandma Moses, a los 100 años aun pintaba cuadros maravillosos.

2.- George Bernard Shaw a los 93 años escribió una famosa obra.

3.- Mary Baker, a los 89 años dirigía su organización llamada la Ciencia Cristiana.

4.- Adolfo Sukor, a los 91 años era presidente de Paramount Pictures.

5.- Pablo Casals a los 88 años daba grandes conciertos de chelo.

6.- Tuvimos en la iglesia al pastor Luis Kilo, que con más de 90 años aun predica con voz firme.

     Y la lista de grandes personajes de nuestros días  que a edad avanzada han hecho grandes obras, obras que han deleitado, y en algunos casos maravillado, al mundo. Pero no hablamos de personajes bíblicos, sino de personas comunes y corrientes como nosotros.

 Las grandes obras de muchos de los personajes de la Biblia fueron en su edad adulta o madura, por ejemplo David, a los 70  ya estaba incapacitado, lo mismo pasó a Salomón. Gedeón era el menor de la casa de su padre cuando libertó al pueblo de Israel, y creemos que Pablo no llegó a los 70,  y Juan a los 95 ya no podía caminar, pues lo llevaban en peso a los cultos de la iglesia.

 Pero encontramos a Moisés, que a edad avanzada principia lo más grande de su obra y lo que sabemos, y admiramos de Moisés, lo hizo después de que cumplió los 80 y llegando a los 120. Moisés no vivió en los tiempos de Noé, ni de Abraham, sino que vivió cuando los seres humanos habían acortado sus días, y es más, él mismo escribe que los días de nuestra edad son 70 años; y si en los más robustos son 80 años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan y volamos, Salmo 90:10. Y a él Dios, le permitió pasar de los 80 y llegar a los 120, pero lo más maravillosos es que llegó a esa edad con pleno conocimiento, con mucha energía, y sin que su vista le fallara, cosa que en verdad es maravilloso.

 Al leer la vida de Moisés le encontramos mucho parecido a la vida y ministerio de Jesucristo, tenemos que pensar que en muchos casos Moisés fue un tipo de Cristo, por ejemplo:

 1.- Los dos supieron lo que era ayunar 40 días y 40 noches, saliendo poderosos del ayuno.

2.- Los dos manifestaron poder sobre las aguas. Moisés en el Mar Rojo y Cristo en la tormenta.

3.- Los dos alimentaron multitudes, Moisés con el maná, y Cristo con panes y peces.

4.- Los dos experimentaron tener un rostro brillante.

5.- Los dos tuvieron que enfrentarse a murmuraciones y desprecios de la gente.

6.- Los dos fueron grandes intercesores, aun por la gente que no los querían.

7.- Los dos tuvieron 70 ayudantes. Moisés dirigió 12 tribus, Cristo tuvo 12 apóstoles.

 Moisés inicia su gran obra presentándose ante Faraón, y haciendo que la vara de Aarón se convirtiera en una culebra, luego Faraón ordenó a sus brujos que hicieran lo mismo, lo cual ellos hicieron, pero con la gran diferencia de que la culebra de la vara de Aarón se comió a las culebras de los brujos de Egipto. Allí principiaron los grandes milagros, y siguieron las diez plagas de las que muchos sabemos. Cada plaga fue minando el poder de  Faraón. Aun en la tercera plaga los hechiceros de Egipto se quejaron y dijeron a Faraón: Dedo de Dios es éste, pero Faraón tenía endurecido su corazón,  y estaba decidido a no dejar salir al pueblo de Israel.

 Por fin llega el día en que salen de Egipto después de dejar muertos a todos los primogénitos de los egipcios, y todo el país lamentando la muerte de sus hijos, pero salen, y el primer milagro que nos narra la Biblia ya en camino a la tierra prometida por Dios, es que tienen enfrente el Mar Rojo, y ya para ese entonces el ejército de Faraón, arrepentido de haberlos dejado ir, los sigue para regresarlos a los trabajos que hacían, pero Dios da a Moisés el poder de levantar su vara, y el mar hace un camino por donde toda la gente, tal vez tres millones, pasen en seco.

 Van avanzando poco a poco hasta llegar al Monte Sinaí, que es donde Dios ordena a Moisés que se detengan, y que él suba al Monte para darle instrucciones. Dios da muchas instrucciones a Moisés, y le entrega las tablas de los Diez Mandamientos, tablas que Moisés, al bajar del monte las quiebra, porque ve al pueblo festejando y adorando a un becerro que Aarón su hermano había  hecho para que lo adoraran. Después Dios le ordena subir de nuevo, y ya regresa con las tablas que muchos conocemos como el Decálogo, o los Diez mandamientos de Éxodo 20.

 Ya hemos visto, por la lección anterior, que muchos comentaristas piensan que Moisés escribió el libro de Job, y no hay muchos que contradigan esto; pero también escribió el Pentateuco, o sea los primeros cinco libros de la Biblia (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), parte de la Biblia que los judíos llaman la Ley, o sencillamente el Torá; además del Salmo 90.

 Pero uno de sus grandes logros estuvo en el hecho de poder haberse mantenido firme a su llamamiento, a pesar de las muchas murmuraciones y amenazas que sufrió de parte del pueblo, al que él amaba, y que deseaba introducir a la tierra que Dios les había prometido. En el Pentateuco encontramos al menos 10 ocasiones cuando el pueblo murmuró en contra de él; pero él fue fiel a Dios haciendo las cosas que Dios le había encomendado. Y aun tuvo que obedecer a Dios cuando le ordenó castigar a 250 príncipes que se rebelaron contra él, bajo el liderazgo de Coré, Datán, Abiram y On, todos los cuales tuvieron que morir. (Números 16).

 Moisés terminó sus días como todo un triunfador, y después de muchos años fue visto por tres apóstoles de Jesús: Jacobo, Pedro y Juan, cuando estuvieron presentes en el Monte de la Transfiguración. No se supo en donde lo sepultó Dios, pero por la carta de Judas nos damos cuenta que el arcángel Miguel, y el diablo, lucharon por el cuerpo de este gran líder. Lo que muchos pensamos es que el diablo quería que la gente lo tuviera para sepultarlo, y hacer de él un ídolo, cosa que Dios ya había prohibido al pueblo de Israel. Sabemos que subió al Monte Nebo, y en una cumbre llamada Pisga, allí estuvo, y allí Dios lo sepultó. ¿Dónde? No se sabe.

CUESTIONARIO 

1.- Muchas personas a edad muy avanzada han hecho grandes obras, por ejemplo Grandma Moses, a los _______________________________________________

2.- Muchos de los grandes hombres de la Biblia, hicieron sus obras en la edad joven o madura; David, a los ________________________________________________

3.- Las grandes obras de Moisés que conocemos por la Biblia, las hizo después de habercumplido los ___________________ y hasta los ______________________

4.- Hay mucho parecido entre los ministerios de Moisés y de Jesucristo, por ejemplo ambos: tuvieron que enfrentarse a ______________________________________

5.- Tanto Moisés como Jesucristo tuvieron ____ ayudantes: Moisés dirigió a 12 _______ mientras que Jesús estuvo instruyendo a __________________________________

6.- En el milagro que hicieron Moisés y Aarón delante de Faraón, la vara de Aarón se hizo una culebra, y los brujos lo hicieron,  pero la vara de Aarón _________________________

7.- En la tercera plaga los hechiceros de Faraón le dijeron ______________________

8.- Frente al Mar Rojo, persiguiéndolos los egipcios, Dios ordenó a Moisés levantar su vara, e inmediatamente _________________________________________________

9.- Ya hemos dicho que muchos creen que Moisés escribió el libro de Job, pero de lo que sí se tiene seguridad es que escribió  _____________________________ y el Salmo _____

10.- Bajo la dirección de Coré, Datán, Abiram y On, 250 príncipes de Israel se rebelaron encontra de Moisés, pero todos ________________________________________

11.- Dios sepultó a Moisés en el Monte Nebo, en una parte llamada _____________________ ¿pero dónde? _______________________________

 

 

Doctrina

CAPITULO 8

El Espíritu Santo y la responsabilidad social

Algunas personas creen que la obra del Espíritu Santo es proporcionar gozo, paz interior y prepararnos para el cielo. Otros dicen que la función primordial de la gracia de Dios es influir sobre la conducta moral para que podamos convertirnos en reformadores sociales. En cada generación surgieron contiendas entre los cristianos que enfatizaban la salvación personal y los que insistían en el ministerio social.

Un caso que ilustra esto fue el problema de la esclavitud. A pesar de los esfuerzos moderadores dentro del metodismo (realizados por los obispos Asbury, McKendree y otros), finalmente este asunto dividió a la iglesia. Pero Wesley tenía ideas muy claras sobre esto, y luchó contra la esclavitud considerándola la más cruel de todas las instituciones. Este es un ejemplo de cómo funcionaba el énfasis de Wesley en la santidad interior y exterior. Hasta donde sabemos, cualquier aspecto de las necesidades humanas de las que estuviera consciente, provocaba en él una respuesta. La ignorancia, la pobreza, la enfermedad, la soledad, el sistema carcelario, la bebida, la esclavitud, la guerra, eran preocupaciones que pesaban sobre su corazón.

¿Por qué insistimos en que el Espíritu Santo está relacionado en forma directa con las reformas sociales? Porque la Biblia enseña que Dios quiere que sus metas se realicen, y esas metas tienen que ver con el bienestar de los seres humanos, o como Jesús lo prometió: vida en abundancia (Jn. 10:10). La actividad del Espíritu Santo provoca la integración del cuerpo, de la mente y del espíritu. El Espíritu Santo anhela que todos los seres humanos puedan gozar de dignidad y de todos los derechos básicos, sin los cuales las personas no pueden ser ni libres, ni felices.

El problema consiste en que la esclavitud humana se da, no sólo por lo que los individuos atraen sobre sí debido a sus malos hábitos y a la vida desordenada, sino que también se produce como consecuencia de los males sociales. La esclavitud humana viene como resultado de estructuras sociales que necesitan ser transformadas para la gloria de Dios y la bendición de la gente.

Dos errores básicos

Se cometen dos errores básicos con relación al poder del Espíritu Santo.

El primer error es creer que el Espíritu Santo solamente afecta la vida interior y no tiene nada que ver con los hechos que afectan las fuerzas más importantes de la historia. El segundo error es creer que el Espíritu Santo solamente se interesa por la reforma social. Lo primero conduce a la paz interior, a la devoción privada, y a la aceptación resignada de lo que nos ha tocado en la vida. El segundo lleva a la acción que auspician los organismos sociales, sin interesarse en la dinámica presencia del Espíritu Santo, que motiva a los cristianos tanto a la evangelización, como a luchar por la justicia y la libertad.

Esta cuestión se aclara cuando reflexionamos sobre la guerra y la paz en el mundo contemporáneo. La destrucción que provoca la guerra en el Líbano (por mencionar sólo una situación) y la actividad terrorista dejan bien expresado que el Espíritu Santo y la guerra se oponen drásticamente. Sabemos que cuando la gente se ve atacada también va a responder atacando. Cuando el Espíritu Santo está presente en nosotros, es decir, cuando Jesucristo reina realmente, hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar la posibilidad de la guerra. Pues, ¿qué bien hace hablar de la salud del cuerpo y del espíritu, y de la vida abundante, cuando las bombas y las balas destruyen propiedades y vidas en algunos lugares del mundo?

Por otra parte, los defensores de la reforma social tienden a olvidar la necesidad de ganar personas para Jesucristo, y educarlas en la fe. En su interés por la liberación, descuidan la predicación del evangelio que conduce a la salvación.

Lo más importante

¿Qué es lo más importante que puede ocurrirle a los seres humanos? Es entrar en una relación vital con Dios por medio de Jesucristo. Esta relación los capacita para experimentar el gozo de retornar al Dios que los creó, y disfrutar del privilegio de servir en el reino de Dios. Esta experiencia se enriquece sin medida cuando, quienes han encontrado a Dios, se unen a otros en el cuerpo de Cristo. Entonces la oración y la alabanza adquieren un nuevo significado. Sólo de esta manera es posible alcanzar la experiencia sustentadora que da significado, dignidad y dirección a la vida.

Aunque los hambrientos sean alimentados, los desnudos vestidos y los enfermos atendidos, si falta la palabra que presente a Cristo, y que una a los seres humanos en la fe y en la oración, se les estará privando de la mayor de las bendiciones, que es la relación de fe con Dios que proporciona vida abundante. Por eso la evangelización mundial es de máxima prioridad. Es la tarea suprema a la cual Jesús llamó a sus discípulos; y es el reto mayor para nuestro tiempo.

Por consiguiente, la acción en favor de los demás no se limita a las necesidades físicas. Pensar en esa forma es un insulto a los seres humanos, pues implica asumir que sólo son entidades físicas. Esforzarse en favor del alma de la gente es acción social. Al aten-der sus necesidades físicas, una parte de nuestro propósito es capa-citarlos para que abran sus vidas a la gloria de Dios en Jesucristo. En última instancia, una comunidad se ve enriquecida y bendecida cuando la gente se integra en iglesias, escuelas y hospitales, donde los beneficios de Cristo pueden experimentarse de generación en generación.

La tradición de la pasividad

Las tradiciones pueden ser buenas, malas, o una mezcla de ambas. Una tradición dentro del cristianismo que ha tenido efectos trágicos es la que yo llamo la tradición de la pasividad. Esto implica la creencia de que no podemos, no necesitamos o no debemos hacer nada en relación con los acontecimientos que se desarrollan en la vida de la comunidad.

¿Cuáles son estos acontecimientos? A mi juicio son los que tienen que ver con las fuerzas culturales, políticas, económicas, institucionales y morales que afectan a las personas en una comunidad, en la nación o en el mundo.

Quienes dicen que no podemos hacer nada son fatalistas o pre-destinatarios. Nos dicen que asuntos como la guerra y la paz, la contaminación ambiental y los derechos humanos, son aspectos que están más allá de nuestro control y no podríamos hacer nada. En otras palabras, adoptan una actitud de no hacer nada.

Quienes dicen que no necesitamos hacer nada con respecto a esas situaciones, creen que Dios solucionará todo sin importar lo que hagamos.

Quienes dicen que no deberíamos hacer nada sobre esos asuntos, asumen que estaríamos inmiscuyéndonos en algo que le pertenece a Dios. Por consiguiente, basados en un falso sentido de pie-dad, se hacen sordos al llamado del Espíritu para vivir responsablemente en comunidad.

Esta tradición de pasividad ha tenido consecuencias muy graves. Hasta se ha interpretado que la Biblia apoyaba mantener “las manos afuera”. Una vez escuché a un erudito en el Nuevo Testamento de fama internacional decir que debíamos dejar que la iglesia fuera la iglesia en las situaciones sociales importantes. En ese contexto, insistió, debíamos mantenernos alejados de los asuntos públicos y concentrarnos en la oración y la adoración. Por cierto que nada es más importante que ganar gente para Cristo; pero, ¿acaso los cristianos no han de tener nada que decir en relación con las luchas por la justicia y la dignidad humana?

Aun San Agustín, en su obra titulada la Ciudad de Dios, dijo, justamente, que el surgimiento y la caída de los imperios está en las manos de Dios. Y también lo están las situaciones de la guerra y la paz.

Hay muchos cristianos que creen que el fin del mundo está cerca, y que, por lo tanto, no es necesario preocuparnos por lo que ocurre aquí y ahora. ¿Por qué preocupamos por la destrucción nuclear, la contaminación ambiental, el exceso de población o el racismo, cuando el Señor ha de retomar pronto? Muchos cristianos van más lejos, y afirman que el mundo seguirá empeorando hasta que llegue el fin. En consecuencia, ¿por qué preocuparse?

Reconozco que la Biblia enseña claramente el final del orden temporal actual. Pero no dice cuándo ha de ocurrir. Jesús menciona ciertas señales (ver Marcos 13). Pero Él también dijo que no sabía cuándo vendría el fin (13:32). El tema bíblico básico es el siguiente: Cuando, de acuerdo a su voluntad, Dios considere que es el tiempo oportuno, pondrá fin al orden vigente y en su lugar traerá “cielos nuevos y tierra nueva” (2 P. 3:13) bajo la soberanía y el señorío de Jesucristo.

¿Cuándo? No lo sabemos. Sólo sabemos que no corresponde a la naturaleza de Dios realizar un magnífico comienzo –como lo fue la creación– y habernos provisto del maravilloso don de Jesucristo para nuestra redención, para luego dejar que definitivamente todo se desintegrara. Creemos que el fin debe estar de acuerdo con el comienzo; de ahí que no creamos meramente en el fin, sino en la consumación. Jesucristo retornará en toda su gloria para reinar sobre todo, a la manera y en el tiempo que Dios designe según su buena voluntad. Su nombre está por sobre todo nombre. Pero, ¿cuándo ocurrirá todo esto? No lo sabemos, pues Dios no lo ha revelado. Mientras tanto, nuestro deber es estar siempre prepara-dos y llevar a cabo Su obra mientras estamos aquí.

Jesús nos advirtió sobre estas situaciones cuando dijo: “Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos”. Y luego agregó: “Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes” (Mc. 13:22-23).

Nada de esto debe detenernos. Dios nos llama todavía a que sigamos juntos hacia la tierra prometida. Mientras tengamos vida y aliento debemos practicar el bien, por medio del Espíritu, a fin de que la gente pueda alabar a Dios.

La correcta comprensión de Wesley

Me parece que Wesley estaba en lo correcto al insistir en la santidad interior que conduce a la santidad exterior, es decir, a la acción. Wesley estaba preocupado por ganar a la gente para Jesucristo, reuniéndola en pequeños grupos de apoyo espiritual mutuo. Apelaba a ellos para que modificaran las situaciones en las que vivían. Junto con sus equipos de colaboradores iban a las cárceles para predicar, enseñar y llevar ropa, comida y ropa de cama para los presos. Ayudaba también a la gente a encontrar trabajo y les proporcionaba buen material de lectura.

Los cristianos son impulsados por el Espíritu Santo a hacer todo lo posible por oponerse a la corrupción en los gobiernos. ¿Cómo pueden estar tranquilos cuando tantos funcionarios elegidos en prácticamente todos los niveles son acusados de corrupción? ¿Cómo pueden los cristianos ignorar la vasta debilidad de los procesos judiciales? ¿Con qué palabras se puede informar sobre los desastres causados en vidas humanas y en familias como consecuencia del tráfico de alcohol, cocaína y otras drogas? Algunas de estas tragedias se informan por los medios de comunicación; millones de ellas están registradas únicamente en las lágrimas, la amargura, la aflicción y la desesperación de madres, padres, her-manas y hermanos, parientes y amigos.

¿Acaso el Espíritu Santo no nos impulsa a hacer todo lo que esté a nuestro alcance, mediante la oración y el sabio consejo, para fortalecer a los matrimonios cristianos y la vida familiar? De todos los servicios cristianos que se pueden realizar en el nombre de Jesucristo, nada es más importante que ayudar a crear hogares cristianos. El matrimonio es un acontecimiento. Un matrimonio cristiano y la vida familiar es algo que se logra por la gracia de Dios.

Muchas cosas van mal en la vida familiar debido a fallas de la naturaleza humana, como una actitud negativa sostenida por mucho tiempo, un quebrantamiento de carácter o el fracaso en el cultivo común de la vida espiritual. Un verdadero hogar cristiano comienza con arrepentimiento y un nuevo nacimiento. Desde el ini-cio se mueve hacia un crecimiento continuo en la gracia dentro del cuerpo de Cristo.

El Espíritu Santo nos impulsa a tratar con afecto a los niños y los jóvenes. El Espíritu no permitirá que seamos sordos a los clamores de los niños hambrientos, enfermos y necesitados del mundo.

Hoy en día, las cuestiones sociales han adquirido tal importancia que como cristianos nos sentimos abrumados por ellas. Tenemos los ineludibles problemas del racismo, el sexismo, la drogadicción, el exceso de población, la contaminación ambiental, el crimen, la pornografía. Y piensen en la avaricia que lanza a los seres humanos unos contra otros. No podemos dejar de ver que, en el fondo, la mayoría de los males de la sociedad reside en la disposición para hacer casi cualquier cosa por dinero. El dinero es una necesidad; pero Cristo nos llama a ganarlo y utilizarlo de manera responsable. ¿Acaso creemos que estos y otros problemas no son motivo de preocupación para Dios?

Una consecuencia del evangelio es que nos lleva a reflexionar, en espíritu de oración, sobre estas cuestiones sociales de tal manera que nuestras mentes y corazones puedan ser transformados a fin de que podamos hacer algo respecto a ellas. Estos males hacen re-caer obligaciones especiales sobre ciertos cristianos que, en virtud de sus responsabilidades y posición en la sociedad, pueden ejercer influencia y brindar liderazgo en los asuntos públicos. Ciertamente, los cristianos son llamados a ejercer responsabilidades públicas, y en caso de ser electos, a demostrar el amor de Dios con su actuación.

Las grandes personalidades de la Biblia, como David, con frecuencia ejercieron liderazgo en los asuntos de la comunidad. La ética cristiana basada en el amor requiere que nosotros sigamos su ejemplo. El Espíritu Santo que siempre obra en nosotros se esfuerza para que lo mejor de Dios se manifieste en cada ser humano. Y sólo mediante un esfuerzo como ese es que podemos unirnos en la respuesta a la oración del Señor:

Venga tu reino.

Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

(Mateo 6:10)

 

 

Artículos de Religión de la Iglesia Metodista

(Estamos publicando cada quincena uno de los Artículos de Religión de la IMMAR)

Artículo V

De la suficiencia de las Sagradas Escrituras para la Salvación.

“Las Sagradas Escrituras contienen todas las cosas necesarias para la salvación, de manera que no se debe exigir que ningún hombre reciba por artículo de fe, ni considere que es requisito necesario para la salvación nada que en ella no se lea, o que no se pueda probar con ellas. Con el nombre de las Sagradas Escrituras entendemos que se trata de aquellos libros del Antiguo y del Nuevo Testamento de cuya autoridad nunca hubo duda en la Iglesia.

Los nombres de los libros Canónicos son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Ruth, I de Samuel, II de Samuel,  I de Reyes, II de Reyes, I de Crónicas, II de Crónicas, Esdras, Nehemías, Esther, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés o el Predicador, los Cantares o Cantar de Salomón, los profetas mayores y los doce profetas menores, todos los libros del Nuevo Testamento tal como son generalmente aceptados, los recibimos y los tenemos como Canónicos.

PRUEBAS BIBLICAS

Juan 5:39; II Timoteo 3.15-16; Santiago 1.21; Apocalipsis 22.18-19; Salmo 19.7-11, 119.105; Mateo 22.29; Marcos 12.24

COMENTARIO

“La palabra Biblia significa libro. La Biblia consiste de dos partes, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos entre 1490 A. C. fecha de los cinco libros de Moisés, y 420 A. C. fecha de Malaquías, el último de los profetas”

Los libros del Nuevo Testamento reconocidos como proto-canónicos son: San Mateo, San Marcos, San Lucas, San Juan, Los Hechos, Romanos, 1ª Corintios, 2ª Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1ª Tesalonicenses, 2ª Tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos, Santiago, 1ª Pedro, 2ª Pedro, 1ª Juan, 2ª Juan, 3ª Juan, Judas y Apocalipsis.

El Nuevo Testamento fue escrito entre el año 38 D. C., la fecha probable del Evangelio de San Mateo, y el año 96 D. C. de la Revelación, así que se terminó dentro de sesenta años después de la crucifixión de Cristo”.

Los 66 libros que tiene la Biblia versión Casiodoro de Reina, se denominan proto-canónicos (primeros): La Biblia de Jerusalén (versión católica) tiene nueve libros más por lo que se denominan: deuterocanónicos (posteriores al canon). Se les conocen como apócrifos: sin inspiración divina. La Sociedad Bíblica de México ha editado la Biblia Ecuménica con los 73 libros.

(En la sección de Artículos publicamos en este número uno del hermano Ernesto Contreras con el título Los Evangelios Sinópticos, relacionado con este artículo de Religión, se lo recomendamos).

 

 

Himnología

La música de hoy comparada al ejemplo de Carlos Wesley

Por Timoteo y Lynn Anderson

(Artículo publicado en 2008, que reproducimos)

Este próximo mayo, serán 270 años desde que los hermanos Wesley (Juan y Carlos) tuvieron una experiencia personal con Dios en la Calle Aldersgate de Londres, acontecimiento que no sólo transformó radicalmente su vida, sino la vivencia de toda una nación. Un año más tarde Carlos conversaba con Pedro Böhler sobre lo diferente que había llegado a ser desde aquel gran encuentro con el Señor. El líder moravo exclamó “Mi hermano Wesley, Jesucristo ha hecho tantas cosas en mí que ¡Si tuviera mil lenguas, usaría todas para alabarle a Él!”. Tan conmovido quedó Carlos por esa frase que días más tarde terminó de escribir las 18 estrofas de una linda poesía que tituló “Aniversario de mi experiencia con Dios”.

¿Quién fue Carlos Wesley? y ¿Qué podemos aprender de él en cuanto a su obra y nuestra música?

Carlos Wesley, nacido el 18 de diciembre de 1707 en Inglaterra, era el decimoctavo hijo de un teólogo de la Iglesia Anglicana de nombre Samuel, y su esposa Susana Annesley, (quien era hija de otro teólogo que disentía de la iglesia oficial). En su hogar recibió cuidadosa formación moral y enseñanza basada en la Biblia.

Además, Carlos se benefició de educación internada formal: primero, estudió en latín durante 13 años en Westminster School, y luego pasó 9 años haciendo un magíster en Oxford, donde memorizó mucha poesía clásica. Fue bien preparado en cuanto a conocimientos bíblicos y poéticos para poder ser autor de excelentes himnos que han perdurado.

En 1729 organizó, junto con Juan, su hermano mayor, un club de jóvenes y amigos universitarios para estudiar la Biblia, practicar actividades espirituales con disciplina y ayudar a los necesitados. Sufrieron burlas de parte de otros estudiantes por su estilo de vida, y los caricaturaban “el club de los santos” y “metodistas”. Con el tiempo, ese sufrimiento por buscar agradar a Dios y orar, formó bases para los más de 6.500 himnos (tal vez hasta 8.989, según otro cálculo) que Carlos escribió.

Sin embargo, en su dedicación aún faltaba una relación íntima con Dios, como se dejó ver cuando viajó a América con Juan para ministrar entre colonos e indígenas y luego regresaron a su tierra natal sintiéndose fracasados. Durante la travesía, observaron cómo unos creyentes moravos en la embarcación cantaban con tranquilidad y fe cuando, al contrario, Carlos y Juan sentían terror ante una fuerte tempestad que hacía estragos al barco. Todo esto fue parte del quebrantamiento personal que era necesario para llegar a ser instrumentos del Señor.

Dios siguió usando sus contactos con creyentes y Carlos conversaba a menudo con Peter Böhler, el líder moravo (“Unidad de hermanos”) y leía los escritos de Martín Lutero.

Sin embargo, fue el Espíritu Santo quien guió el proceso espiritual, muy especialmente usando las cartas a los Romanos y Gálatas para transformar a Carlos en mayo de 1738. A raíz de esa experiencia y como respuesta al amor de su Señor y Salvador, él escribió el himno, “Maravilloso es el gran amor”, también llamado en español, “¡Cómo en su sangre pudo haber!” (originalmente “Free Grace” en inglés).

Al año escribió el himno mencionado al principio, “Oh, que tuviera lenguas mil” (o “Mil voces para celebrar”), recordando su “aniversario” espiritual. Ambos himnos todavía son cantados alrededor del mundo, y más adelante se analizará el contenido de algunas de las estrofas.

Carlos y Juan Wesley son recordados por su gran impacto como evangelistas, agentes de cambios sociales importantes, escritores de himnos y fundadores del movimiento metodista. Durante casi dos décadas viajaron constantemente predicando el Evangelio por Inglaterra a pie y a caballo, enfrentando fuerte oposición. Clave para la extensión del Evangelio y la instrucción de muchos miles de discípulos eran los cantos que escribieron y enseñaron en ese tiempo.

Durante 53 años de labores fueron publicados 56 volúmenes de sus himnos, y se dice que Carlos trató de escribir un promedio de 10 líneas poéticas por día. Cada situación era una oportunidad para cantar: recordó la obra de Jesucristo en Su vida terrenal, la gloriosa esperanza de la vida eterna, las grandes doctrinas de la Biblia, las luchas personales de cada creyente. Sobre todo, sus himnos glorificaban a Dios.

Eran cantados con entusiasmo por los miles que se congregaban en las reuniones de los evangelistas al aire libre, pues en tan sólo 5 años, según sus anotaciones, Carlos predicó ante 149,400 atentos oyentes. Algunas veces se reunieron 10,000 y hasta 20,000 personas para escuchar su poderosa voz, que predicaba el Evangelio sin micrófono y dirigía el canto con letra acorde con el mensaje. Un gran avivamiento espiritual y social sacudió el país.

También se avivó la participación de la congregación. En ese entonces, la música de adoración en las iglesias se limitaba a voces bien entrenadas, mientras la congregación se conformaba con entonar algunos pocos Salmos de canto llano. En cambio, en las capillas del movimiento metodista, los creyentes tenían himnarios de los Wesley. Era común que los himnos tuvieran hasta 20 estrofas para poder expresar aspectos doctrinales plenamente.

Los muchos libros que publicaron tenían títulos como: “Himnos para tiempos difíciles”, “Himnos acerca de la Cena del Señor”, “Himnos y cánticos espirituales para el uso de cristianos verdaderos”, “Himnos de intercesión por la humanidad”, dos tomos de “Himnos cortos referentes a porciones selectas de las Sagradas Escrituras” (constaban de 2.030 himnos en 824 páginas), “Himnos acerca de la Trinidad”, Himnos para el uso en familia”, e “Himnos para niños”, entre otros.

También había un himnario de bolsillo de 250 cantos, y folletos de himnos de 11 a 70 páginas con temas como: “Una palabra a tiempo”, “Himnos acerca de la resurrección del Señor”, “Oraciones para antes y después de comer”, “Himnos ocasionados por un terremoto”, “Preparación para la muerte”, e “Himnos escritos en tiempo de tumultos”.

Carlos y Juan Wesley escribieron himnos de rico contenido bíblico y doctrinal, con el acompañamiento de música sencilla y bella. Desde 1742 Juan proveyó libros con tonadas (“tune books”) para que sus seguidores aprendieran una línea musical junto con la letra. Algunas de las melodías fueron hechas expresamente para las poesías de Carlos por compositores y otras fueron adaptaciones de melodías folklóricas. Se acostumbraba tener una colección de tonadas para distintos metros poéticos, que servían para entonar diferentes poesías. Una persona de la época comentó: “El canto de los metodistas es lo más hermoso que jamás haya escuchado. Cantan de modo apropiado, con devoción, gracia y mente serena”.

Examinemos una traducción al español de algunas estrofas de “Maravilloso es el gran amor”:

1. Maravilloso es el gran amor que Cristo el Salvador derramó en mí;

Siendo rebelde y pecador, yo de su muerte causa fui.

¡Grande, sublime, inmensurable amor! Por mí murió el Salvador.

Coro: ¡Oh, maravilla de su amor, por mí murió el Salvador!

2. Él su celeste hogar abandonó, dejando posición, gloria y honor;

De todo ello se despojó por rescatar al pecador.

Misericordia inmensa él mostró; su gran amor me alcanzó

3. ¡Grande misterio! Dios el inmortal muriendo en la cruz entregó su ser;

ni mente humana ni angelical jamás lo puede comprender.

Inexplicable es el infinito amor que demostró mi Salvador.

4. En vil prisión mi alma padeció, atada en pecado y oscuridad;

pronto en mi celda resplandeció la clara luz de su verdad.

Cristo las férreas cadenas destruyó; Quedé ya libre, ¡Gloria a Dios!

5. Hoy ya no temo la condenación; Jesús es mi Señor, y yo suyo soy.

Vivo en él que es mi salvación, vestido en su justicia voy.

Libre acceso al Padre gozo ya y entrada al trono celestial.

LETRA: Charles Wesley, 1739, trad. Esteban Sywulka B., Trad. © 1992 Libros Alianza.

Observemos las muchas frases del himno que son testimonio personal de la conversión de Carlos, por ejemplo las subrayadas:

Maravilloso es el gran amor que Cristo el Salvador derramó en mí;

Siendo rebelde y pecador, yo de su muerte causa fui.

Por mí murió el Salvador… su gran amor me alcanzó

En vil prisión mi alma padeció, atada en pecado y oscuridad;

pronto en mi celda resplandeció la clara luz de su verdad.

Cristo las férreas cadenas destruyó; Quedé ya libre, ¡Gloria a Dios!

Hoy ya no temo la condenación; Jesús es mi Señor, y yo suyo soy.

Vivo en él que es mi salvación, vestido en su justicia voy.

Libre acceso al Padre gozo ya y entrada al trono celestial.

Veamos algunas de las líneas que enseñan la doctrina de la salvación por la muerte de Cristo.

Él su celeste hogar abandonó, dejando posición, gloria y honor;

De todo ello se despojó por rescatar al pecador.

¡Grande misterio! Dios el inmortal muriendo en la cruz entregó su ser

Las frases reflejan ese tema predilecto de los Wesley —la encarnación y entrega de Jesús (“kenosis”) a nuestro favor y para nuestra salvación como lo presenta Pablo en su importante pasaje de Filipenses 2:5-11.

La tonada SAGINA que hoy usamos para cantar este himno fue escrita unos 90 años después por el poeta, historiador y periodista escocés, Thomas Campbell.

En cuanto al himno que Carlos Wesley escribió al cumplir un año de su encuentro espiritual con Dios, transcribimos a continuación 5 de las 18 estrofas originales (en su nuevo himnario “Mil voces para celebrar”, los metodistas incluyen 7 y usan el himno como lema):

1. ¡Oh, que tuviera lenguas mil para poder cantar

Las glorias de mi Dios y Rey, y sus triunfos alabar!

2. Su nombre trae consuelo y paz, nos libra del temor;

Salud, aliento y gozo es; vida da al pecador.

3. Quebranta el poder del mal, al preso libra hoy;

Su sangre limpia al ser más vil, ¡Aleluya! limpio estoy.

4. Oh, mudos, de su amor hablad; y sordos, oid su voz;

Oh, cojos, de emoción saltad; ciegos, ved al Salvador.

5. Señor Jesús, ayúdame tu nombre a proclamar

A todo el mundo en derredor, tu grandeza ensalzar.

LETRA: Charles Wesley, 1739, trad. Esteban Sywulka B., Trad. © 1992 Libros Alianza.

El enfoque del himno es el Señor y su obra, con referencias al evangelismo.

¡Oh, que tuviera lenguas mil para poder cantar

Las glorias de mi Dios y Rey, y sus triunfos alabar!

Señor Jesús, ayúdame tu nombre a proclamar

A todo el mundo en derredor, tu grandeza ensalzar.

Aunque Carlos Wesley escribió mayor cantidad de himnos que su hermano, Juan, los dos colaboraban en los proyectos musicales. En algunos de sus himnarios había himnos traducidos del alemán, idioma que conocía Juan. También incluyeron escritos de Isaac Watts (1674-1748), considerado como “el padre de la himnodia inglesa”, quien vertía porciones de las Escrituras en poesía métrica y escribía cantos con enseñanza doctrinal y moral para niños.

Así como Aurelio Clemente Prudencio (348-415) durante el Imperio Romano, y otros como Lutero en la historia cristiana, los Wesley y Watts fueron usados por Dios para restaurar el canto vibrante a los creyentes, en términos que expresa la verdad bíblica con belleza y excelencia.

Sugerimos hacer un repaso de lo subrayado en este artículo para ver rasgos importantes de vidas que produjeron duraderos himnos y cánticos de adoración y bendición.

Juan Wesley elaboró una lista de instrucciones para el canto que incluyó: “Canten con vigor y buen ánimo, no como si estuviesen medio muertos o medio dormidos. Pero no griten. Traten de unir sus voces para producir un sonido melodioso y claro, cantando a tiempo. Sobre todo, procuren agradar a Dios con la música, como una ofrenda espiritual”.

¿Y cómo es el canto de hoy en comparación con los himnos de los Wesley? ¿Qué podemos aprender de ellos para fortalecer nuestra adoración a Dios en el culto? ¿Cuántos de nuestros cánticos populares duran 270 días, ni hablar de 270 años?

Se ha comentado en libros y artículos que la música de hoy tiende a ser una novedad pasajera, a veces con poco o pobre contenido, o el enfoque en sentimientos humanos. Tal vez reflejando una sociedad de consumo, la música ha llegado a ser “desechable” en el sentido de que se canta unos meses para luego ser olvidada.

En muchos lugares, lo que más se canta durante el culto son cortos estribillos llamados “coritos” que aparecen en pantalla o que se cantan de memoria. Inclusive, algunos hasta han dejado del todo el canto de himnos y el uso de himnarios. Congregaciones se han habituado a la larga repetición de cortas frases con dudoso “ton” y demasiado “son”.

Los Wesley buscaron la participación de la congregación en el canto de himnos, como parte integral de la adoración y enseñanza. Hoy, frecuentemente el canto se ha convertido en un bloque de tiempo con escasa o ninguna relación a la exposición de la Palabra, y a cargo de personas, a veces inmaduras, llamadas “grupo de alabanza”, mientras muchas bocas de la congregación permanecen cerradas (todos parados, pero en mayoría espectadores callados).

Lo grave es cuando los que escriben cánticos y dirigen la alabanza carezcan de conocimiento de las Escrituras y una vida santa. Los requisitos para cantar, idear éxitos, tocar la batería y otros instrumentos en el culto parecen limitarse en estos casos a la habilidad musical, dando poca importancia a la autoridad espiritual.

La tecnología (cantidad de micrófonos y otros aparatos) se ha convertido en algo indispensable aun en capillas pequeñas. La intensidad de sonido de poderosos parlantes frecuentemente sobrepasa el umbral del dolor, lo cual ha sido motivo de crítica y hasta demandas legales por parte de vecinos. Algunos sonidos que se oyen desde la iglesia, difícilmente se distinguen del entretenimiento mundano y sensual.

Se ha permitido que la industria de la música, la cual maneja dinero y artistas, influya sobre lo que se canta, y cómo se canta. Instrumentos suelen ocupar sitios más importantes que el mismo púlpito.

¿Serán ciertas estas observaciones? Bueno, cada quien puede reflexionar, y comparar.

Es útil recordar algunos ingredientes en la formación y práctica de los Wesley que dieron fruto para la gloria de Dios. Incluyen: culto en familia; conocimiento bíblico; sufrimiento y quebrantamiento; constancia en la oración; relación personal con Jesucristo; capacitación por el Espíritu Santo; estudios disciplinados para ofrecer excelencia; expresión musical que enseña verdad y virtudes; alabanzas que brotan de la humildad y la santidad; coordinación de los himnos con el mensaje predicado; canto participativo y de corazón de parte de la congregación.

Sin lugar a duda, uno de los mejores himnos (si no el mejor) de Carlos Wesley es “Cariñoso Salvador”. La profundidad de sus figuras poéticas ha sido modelo y reto durante casi tres siglos. El gran predicador del siglo 19, Henry Ward Beecher, alguna vez afirmó, “Preferiría haber escrito aquel glorioso himno de Wesley que disfrutar la fama acumulada de todos los reyes que jamás hayan habido en la tierra… La humanidad seguirá cantando esa gloriosa letra hasta que la última trompeta anuncie el arribo del gran coro angelical; y creo que aun muchos labios la estarán cantando al llegar a la misma presencia del Señor”.

1. Cariñoso Salvador, huyo de la tempestad

A tu seno protector, fiándome de tu bondad.

Sálvame, Señor Jesús, de las olas del turbión:

Hasta el puerto de salud, guía tú mi embarcación.

2. Otro asilo ¿dónde hallar? indefenso acudo a ti;

Sólo pude desmayar, porque mi peligro vi.

Solamente tú, Señor, puedes dar consuelo y luz;

Vengo lleno de temor a los pies de mi Jesús.

3. Cristo, encuentro todo en ti, y no necesito más;

Débil, me pusiste en pie, triste, ánimo me das.

Al enfermo das salud; guías tierno al que no ve;

Con amor y gratitud tu bondad ensalzaré. Amén.

LETRA: Charles Wesley, 1738, trad. T.M. Westrup.

Dios permita que estas breves reflexiones sobre algunos de los elementos en la formación y ministerio de Carlos y Juan Wesley, nos ayuden a apreciar también a muchos otros que nos han dejado un precioso legado musical para poder glorificar al Señor. Afortunadamente, existen actualmente autores y compositores que siguen escribiendo himnos y cánticos de gran valor, guiados por el Espíritu Santo.

Timoteo y Lynn Anderson

 

 

Historia

Historia del Metodismo en Chihuahua

por Oscar G. Baqueiro

Este trabajo fue presentado por su autor en la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, en mayo de 2004, en el Primer Encuentro Nacional de Historiadores Metodistas en México, celebrado en el Templo Bethel de la Col. Portales, en el D. F.  

 

 
 

 

 

Las Diaconisas en México

1904 – 1979

2ª parte

Comenzamos la quincena pasada y seguiremos hasta el No. 51 del 29 de octubre con la publicación en esta Sección, en 17 partes, de la tesis que para obtener el grado de Licenciado en Historia presentó nuestro hermano Xeitl Ulises Alvarado López, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en marzo de 2009, con el interesante y poco estudiado tema “Las Diaconisas en México (1904 – 1979)”.

Ulises Alvarado es miembro de número de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México y miembro de la iglesia El Mesías, de Balderas, D. F., aun cuando él pertenece a la congregación del templo   “El Divino Redentor” en el Arenal, estado de Hidalgo.  Agradecemos su autorización para reproducirla en beneficio del conocimiento de la vida del metodismo en México.

hist.diac.015 a 032

 

 

Mensajes de ayer y de siempre

El siguiente texto fue escrito por el inolvidable Charles Chaplin.

Cuando me amé de verdad.

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

 Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

 Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

 Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

 Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

 Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

 Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

 Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

 Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

 No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin

 

 

Noticias internacionales

VENEZUELA

La pastora presbiteriana Miriam Bracho Suárez distinguida como Mujer Emblemática del Estado Zulia

 Maracaibo, martes, 28 de febrero de 2012 (ALC) – El Comité de Coordinación y Seguimiento contra la “Violencia Sexual y Basada en Género” del Estado Zulia a distinguido a la pastora Miriam Zarahy Bracho Suarez, de la Comunidad Reformada de Maracaibo entre las Mujeres Emblemáticas del Zulia.

 

Miriam Bracho, conjuntamente con su esposo el Rev. Obed Juan Vizcaíno Nájera, pastorean la Comunidad Reformada de Maracaibo, adscrita al Presbiterio Occidental de la Iglesia

 Presbiteriana de Venezuela. Miriam es Trabajadora Social y Teóloga, Profesora Universitaria en la Escuela de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia.

 La distinción brindada por el Estado se entregará en un acto por el Día de la Mujer, el jueves 08 de marzo, en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad.

 BRASIL

Reimer es el nuevo rector de la Universidad Estatal de Goiás

Antonio Carlos Ribeiro

 Goiania, martes, 28 de febrero de 2012 (ALC) – El teólogo luterano Harold Reimer fue nombrado y juramentado en el cargo de rector de la Universidad Estatal de Goiás (UEG). La inauguración tuvo lugar el día 15 en la Oficina del Gobernador Civil en el Palacio de Pedro Ludovico Teixeira, en esta capital. La ceremonia fue encabezada por Wilmar Rocha, secretario de la Casa Civil.

Rocha dijo que “su gesto de aceptar el cargo, es visto por todos nosotros como una importante contribución tanto a la UEG, y al gobierno estatal.” Señaló que el profesor tiene “el perfil que la Universidad estaba buscando para poner al mando de nuestro patrimonio.”

 Reimer informó a ALC que fue nombrado debido a la renuncia del presidente anterior. “La función se ha diseñado como una medida temporal, en primer lugar durante 60 días, y, finalmente, podrá ser prorrogado hasta el final de las elecciones, cuando se formará una terna de la cual el gobernador Marconi Perillo designará al nuevo decano”, informó.

 Acerca de las expectativas, Reimer dijo que “tratar de hacer un gobierno de transición que contribuya con el Estado de Goiás y con la universidad pública y gratuita”. Él no esconde sus expectativas de que “UEG gane excelencia académica y el reconocimiento más allá de las fronteras de Goiás”. También dijo que en el papel de Coordinador de Estudios de Posgrado tuvo experiencias estrictamente positivas como “la aprobación de dos nuevas maestrías para la institución”.

 SUIZA

El CMI repudia la doctrina utilizada contra los pueblos indígenas

CMI/ALC

 Viernes, 2 de marzo de 2012 (ALC) – En una reciente reunión, el Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) denunció la “doctrina del descubrimiento” que ha sido utilizada para subyugar y colonizar a los pueblos indígenas. El Comité Ejecutivo hizo pública una declaración en la que afirma que la naturaleza de la doctrina es “fundamentalmente opuesta al Evangelio de Jesús”.

 La declaración, publicada durante una reunión que tuvo lugar en Bossey, Suiza, del 14 al 18 de febrero, insta a rechazar esta doctrina que ha permitido el sometimiento de los pueblos indígenas en nombre del cristianismo.

 El origen de esta doctrina se remonta a las bulas papales emitidas por el Papa Nicolás V en 1452 y 1455 que permitían la invasión y la matanza de los pueblos indígenas.

 Estos documentos históricos de la iglesia, titulados Dum Diversas y Romanus Pontifex, incitaban a capturar y vencer a los pueblos indígenas, así como a hacerse con sus bienes y propiedades en beneficio de los monarcas cristianos.

La declaración destaca que, sobre la base de esta misma doctrina, “Cristóbal Colón recibió instrucciones, por ejemplo, de ‘descubrir y conquistar’, ‘subyugar’ y ‘adquirir’ tierras lejanas”.

 PERÚ

Seminario Bíblico Andino adquiere rango universitario

 Lima, viernes, 2 de marzo de 2012 (ALC) – Las Asambleas de Dios del Perú manifestaron su alegría ante el anuncio que el Seminario Bíblico Andino adquiere rango universitario por Resolución de la Asamblea Nacional de Rectores del día 7 de febrero pasado.

 Declaran que la Escuela Superior de Teología Evangélica No Estatal Seminario Bíblico Andino ha organizado el plan de estudios de la Carrera de Teología de acuerdo con la Ley Universitaria.

 Este suceso marca un hito en la historia de la Iglesia evangélica peruana debido a que a partir de este momento el Seminario otorgará título de Licenciado, Los que se inscribirán en el Registro Nacional de Grados y Títulos de La Asamblea Nacional de Rectores”, dice en un prensa el Pr. Carlos Jara Depaz, Superintendente Nacional de las las Asambleas de Dios del Perú.

En la actualidad  el Seminario Bíblico Andino ofrece la carrera de Teología en sus tres especialidades: Literatura Bíblica en 10 semestres, Formación Religiosa en 10 semestres y Misiología en 10 semestres.

NICARAGUA

Comenzaron los festejos por los 40 años de CEPAD con la Cátedra Gustavo Parajon

 Trinidad Vásquez

 Managua, viernes, 2 de marzo de 2012 (ALC) – En el cuarenta aniversario de uno de los Ongs con más historia en el país, el Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional (Cepad), se iniciaron diversas actividades, una de ellas es la cátedra Dr. Gustavo Parajón, que contará con disertación del teólogo norteamericano Stanley Slade, con el tema “Los Desafíos del Servicio Cristiano en el siglo XXI”. 21”.

 Cepad se inició el 27 de diciembre de 1972 como una iniciativa  del Dr. Gustavo Parajón y ocho pastores  de distintas denominaciones a quienes llamó y animó para crear un  comité de emergencia pro ayuda de damnificados.

 Parajón nació en esta capital un 22 de noviembre  de 1935 y falleció el 13 de marzo del 2011.

 Fue un incansable misionero bautista desde que se graduó de médico y obtuvo una maestría en salud pública en Estados Unidos, fundando el proyecto  de vacunación y desarrollo de Nicaragua, Provadenic, que salvó la vida a miles de niños y niñas de las zonas rurales y mejorando su nutrición.

 La Asamblea del  Cepad, integrada por pastores y  delegados de Ministerios Cristianos, dio inicio en su memoria el 14 de febrero a la jornada Cuadragésimo  Aniversario Dr. Gustavo Adolfo Parajón, donde se resaltó su trabajo por los valores cristianos y defensa de los derechos humanos como promotor de la paz y la reconciliación.

 La delegación de  la iglesia Metodista de Inglaterra, compuesta por los pastores Tom Quenet y  David Haslar felicitó a la institución y llamó a las iglesias locales que sigan apoyando su misión social y de desarrollo en las comunidades.

 

 

Noticias nacionales

MÉXICO

Visita del papa resalta diversidad religiosa y crecimiento de agnósticos y ateos

 Ciudad de México, jueves, 22 de marzo de 2012 (ALC) – En medio de una diversidad religiosa más grande y el crecimiento del número de ateos y agnósticos, lo cual ha hecho disminuir el número de católicos en toda América Latina, llegará mañana a México el papa Benedicto XVI, razón por la cual irá a Guanajuato, en el centro occidental del país, lugar que se considera el corazón del catolicismo allí.

 Se espera sea recibido por unos 3 mil 500 files y un grupo de Mariachis, junto al nuncio apostólico Christophe Pierre, el presidente Felipe Calderón y su esposa, así como el arzobispo de León, monseñor  José Guadalupe Martín Rábago, en lo que constituye el inicio de su segunda visita a Latinoamérica.

 Es la primera vez que un papa visita la ciudad de León, la cuarta más importante del país después de México, Guadalajara y Monterrey, fundada en 1576, con unos 1,4 millones de habitantes.

 En cuanto al descenso de la presencia religiosa en el país azteca, el último Censo 2010, arrojó que se incrementa el porcentaje de la población con cinco o más años sin religión y los pronósticos apuntan a que el número de católicos continuará descendiendo.

 Para la investigadora Cristina Gutiérrez, la realidad a la cual se enfrentará Benedicto XVI, será un México dividido y diverso en asuntos de religión, “por lo cual sus mensajes deberán ir más a las conciencias católicas y no al concepto erróneo de que decir mexicano es sinónimo de catolicismo”, expresó.

 Según el programa oficial hecho público, al concluir la ceremonia de bienvenida, el papa se trasladará al Colegio de la Santísima Virgen de Miraflores, conocido así por el complejo monástico de cartujos de Burgos, el cual servirá de residencia a la máxima figura del Vaticano durante su visita a México. El inmueble es un gran complejo escolástico gestionado por las Hermanas Siervas de la Santísima Eucaristía y de la Madre de Dios.

 Especialistas en el tema afirman que les gustaría ver a un líder religioso que está consciente de pisar un país que tiene un marco jurídico que concede igualdad de derechos a todas las iglesias, y que no puede asumir a un México católico en su totalidad, cuando la población mexicana, actualmente, es amplia y compleja, tanto en su derecho a creer como a no creer.

 ————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Encuentro Nacional de la Juventud Metodista

Nuestros jóvenes norteños se aprestan con los últimos preparativos para celebrar dignamente los XII Encuentros Nacionales Bíblicos, Deportivos y Culturales, en la ciudad de Mexicali, Baja California,  del 31 de marzo al 5 de abril de 2012, para todos los jóvenes e intermedios de las LLMMJJ de la República. Costo $1,550.00.

Gante 5, D. F. (CAM)

 De parte de la Iglesia Metodista “La Santísima Trinidad”

 Invitación al CONCIERTO DE SEMANA SANTA que presentará el coro “Albert Schweitzer” el Domingo de Ramos, 1 de abril, a las 18:30 hrs., en la Iglesia Metodista “La Santísima Trinidad” ubicada en Gante no. 5, Centro Histórico (atrás de la Torre Latinoamericana).  Se entonarán espirituales negros, música de John Rutter, Tom Fettke y cantos latinoamericanos. Estaremos acompañados por el Grupo de música latinoamericana de la Iglesia Bautista “Jerusalén”.  También tendremos el placer de que el Grupo “Hillel” participe con nosotros.

 También a la GALA DE PASCUA que se llevará a cabo del domingo 15 de abril, en punto de las 18:00 hrs., en la Iglesia Metodista “La Santísima Trinidad” ubicada en Gante no. 5, Centro Histórico (atrás de la Torre Latinoamericana).

 Será un concierto compuesto por música de Gabriel Fauré, Tom Fettke, David Danner, Jimmy Owens y otros. Tal como en la Gala de Navidad tendremos la oportunidad de unirnos en canto congregacional.

 Participan:

Myrna Olivera, Valeria López, Elsy Ortega, Paola Torner, Jacqueline Arias, Ana Luján, Sammy Clemente, Erik Siliceo, David Ortega, Jonathan Ortega, Esdras Freyre, Dan Castillo, Miguel Colis, Dirige: Iván Jiménez.

 Estoy seguro que será una gran experiencia espiritual y musical, tal como han sido las anteriores galas.

 NOTA IMPORTANTE: Con el fin de apoyar en alguna manera la labor social de la Iglesia Metodista en el norte del país, SOLICITAMOS que cada asistente ofrende UN KILO (O MÁS) DE FRIJOL Y/O ARROZ ese día.

 

 Calendarización de la Conferencia Anual Norcentral para el mes de

MARZO

 2-4      SMF Congreso “El Rey te manda llamar” Monterrey N.L.

 2          Día mundial de oración

 8          Día internacional de la mujer

 9 -10   Junta Nacional de Finanzas y Administración, Chihuahua.

 10       Conferencia de Sub-distrito Norte (Dto. Chihuahua)

 10       LBSC Celebración del Día Internacional de la Mujer

 17       Conferencia de Sub-distrito Centro (Dto. Chihuahua)

 21       Natalicio de Don Benito Juárez

 24       Conferencia de Sub-distrito Sur (Dto. Chihuahua)

 31 – 5 de abril  Encuentros Nacionales de las LMJI en Mexicali.

 

Primera Velada de Oración

 Evento público · De la Liga Metodista de Jóvenes, Gabinete del Distrito Tlaxcala.

Sábado, 24 de marzo de 2012.De18:00 en adelante. Primera velada de oración en Teotlalzingo, Pue., esperamos su asistencia desde las 6 pm.  No tendrá costo, llevar sleeping, cobija y casa de campaña.  Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; Colosenses 4:2.

 

CAM Radio

Recuerde que cada jueves, de las 12 a las 13.30 puede escuchar el programa de Radio de la CAM, en la voz de su conductora Betty Flores. Noticias, temas de interés y participación de especialistas en las materias que se tratan. Además de buena música cristiana.

 

 

 

Obituario

Escribe nuestro hermano Horacio Rios, de los Estados Unidos:

Algunos mexicanos recordarán al Pastor Enrique Capó Puig, de Barcelona que asistió con su esposa a las Caminatas de Emaús,  en Costa Rica. Él respondió a las cinco de la mañana de ayer 9 de marzo, al llamado del Señor.

 Les adjunto un artículo sobre su vida y ministerio y un comentario sobre el “Morir” que escribió hace unos meses cuando se enteró de lo incurable de su enfermedad.

 Él fue el que me animó a dejar la tarea editorial de El Aposento Alto para colaborar con la Iglesia Evangélica Española.  Los dos somos/éramos de la misma edad. 

 Él y su padre fueron pilares de la iglesia durante la vida clandestina de la Iglesia evangélica en España bajo los largos años de persecución bajo el Dictador Francisco Franco.

 Descanse en paz.

 Un fiel siervo del Señor.

 

Pastor Enrique Capó Puig

(Mahón 1930 – Barcelona 2012)

 

Escrito por Pablo García Rubio   Sábado, 10 de Marzo de 2012 07:06

 Amigo, pastor, profesor y ecumenista

 Todos los adjetivos son pocos para definir al siervo de Dios, que se ha ido de entre nosotros, y como diría en una ocasión hablando conmigo: “nosotros moriremos con las botas puestas”. Y así ha sido, ya que desde el hospital donde en interminables días fue retenido por su enfermedad, sólo pensaba en su amada Iglesia y en los problemas propios de un auténtico pastor que había vivido su ministerio con todo el corazón y mente.

 Él amó a su Iglesia hasta el final y participó en los últimos días alentando a la Congregación con sus predicaciones, estudios bíblicos y consejos. Él amaba y conocía a cada uno de sus miembros y siempre estuvo dispuesto y encontró el tiempo necesario para atender a todos los que requirieron consejo y cariño. Se ha ido nuestro amigo y pastor pues Dios le ha llamado para recibirle en su gloria y darle la corona que le tenía prometida.

 Pastor de la Iglesia Evangélica de Cataluña (I.E.E.). Nació en el seno de una familia protestante que ha dado buen número de pastores a la Iglesia. Perteneció a la tercera generación de pastores. Su abuelo fue pastor-evangelista en Menorca y Mallorca. Su padre y dos tíos fueron pastores en Barcelona y las Islas. Desde niño había mamado el Evangelio que tan gozosamente había de predicar por más de 57 años.

 El vacío que deja en medio nuestro, no sólo en la Iglesia Protestante de Barcelona Centro (Iglesia de origen y vivencia metodista), sino también en las iglesias que pastoreó, y al mismo tiempo siempre en contacto con todas las denominaciones, ya fueran de cualquier denominación evangélica como con la Iglesia católica.

 Cursó sus estudios de teología en el Seminario Evangélico Unido de Madrid, hoy Seminario Unido de Teología (1948- 1951), y el Handswoth Methodist College de Birmingham (1954 – 1955). Ordenado al ministerio pastoral en Barcelona en 1955, sirvió como pastor en las iglesias de Barcelona- El Clot, colaborando en la pastoreo de las Iglesias de l´Hospitalet del Llobregat, Barcelona (Pueblo Nuevo), Santa Coloma de Gramanet, todas ellas pertenecientes a la Iglesia Evangélica de Cataluña. Finalmente, y por espacio de 23 años, fue pastor de la Iglesia Protestante de Barcelona Centro, Tallers, 26.

 Durante unos años compartió su ministerio pastoral con la enseñanza de teología, al ser llamado por el Dr. Gutiérrez Marín, a la sazón director Seminario Evangélico Unido, cuando las autoridades franquistas cerraron las instalaciones donde este Seminario que se ubicaba en Madrid y fue trasladado a Barcelona. En estos años tuve el privilegio de tenerle como profesor de Historia Eclesiástica y de teología sistemática, en cuya rama era ya desde joven un experto.

 Hace un par de años definía cuales debían ser los principios de una Iglesia protestante histórica, procedente de las grandes familias protestantes europeas como eran. El luteranismo, calvinismo y metodismo, como es su denominación, la Iglesia Evangélica de Cataluña: “Mantenemos las doctrinas fundamentales del protestantismo, pero siempre en continua revisión. No hacemos ningún tipo de discriminación hacia las personas. Cada uno es responsable ante Dios y es a él a quien todos tendremos que dar cuentas. No tenemos dogmas inamovibles ni participamos de un pensamiento único. Como decía John Wesley, el fundador del metodismo: “Pensamos y dejamos pensar”.

 Formado como biblicista, colaboró con la Institución Bíblica Evangélica y publicó la traducción al catalán del evangelio de Marcos, empezando así un trabajo que en el futuro se ampliaría con otros traductores. Ecumenista convencido y miembro del Centro Ecuménico de Cataluña, fue miembro del equipo, tradujo y editó el Nou Testament (1979), publicado conjuntamente con la Asociación Bíblica de Cataluña, la Fundación Bíblica Evangélica, Publicaciones de la Abadía de Montserrat y Sociedades Bíblicas Unidas. Posteriormente, formó parte del equipo de traducción y revisión de la Biblia Catalana inter-confesional, un proyecto patrocinado por la Asociación Bíblica de Cataluña y las Sociedades Bíblicas Unidas.

 Juntamente con los pastores Juan Vallés y Sebastián Rodríguez, impulsó la creación de la Esglesia Evangèlica de Catalunya, dentro del marco de la Iglesia Evangélica Española. Fue muy activo en la creación del Consell de las Esglesias Evanèlicas de Catalunya, que luego cambió el nombre por Consell Evangèlico de Catalunya, del que fue el primer presidente. En el marco de las relaciones entre las iglesias evangélicas, fue miembro fundador de la Asociación de Ministros de Cataluña, y secretario del Comité organizador del 4º Congreso Evangélico, celebrado en Barcelona en 1969.

 Dirigió durante muchos años la Revista “Carta Circular” (1967 – 1972), hasta que fue intervenida por las autoridades franquistas y se vio sometido a un juicio ante el tribunal de orden público, siendo finalmente absuelto. Fue director de la revista “España Evangélica”, y finalmente “Cristianismo Protestante” (desde el 2000 hasta los últimos días de su vida), revista trimestral, órgano de expresión de la Iglesia Evangélica Española.

 Durante muchos años perteneció a la Comisión Permanente de la Iglesia Evangélica Española, primeramente como Secretario 1º y después como Presidente, por espacio de 32 años, en donde dejó su impronta como teólogo y dirigente comprometido en la Iglesia.

 En sus últimos años, ya como jubilado y retirado de sus responsabilidades pastorales, el pastor Capó se dedicó a colaborar en instituciones ecuménicas, como ACAT, Centro Ecuménico de Cataluña, la Sociedad Bíblica y a escribir artículos de actualidad tanto en Cristianismo Protestante como en la revista digital Lupa Protestante.

 Estamos ciertos, que el Señor de la Iglesia estará con su esposa Manolita, sus hijos, nietos y familiares otorgándoles el consuelo y fortaleza como hasta el día de hoy.

 Su vida y testimonio de creyente y servidor fiel nos acompañará a todos los que hoy lloramos su ausencia

 Barcelona, 9 de Marzo del 2012

Pablo García Rubio

 Enrique Capó, el amado hermano, pastor y amigo, habiendo sido fiel hasta la muerte ha recibido la corona de la vida eterna. Y, sin duda, sus palabras de testimonio y consuelo para Manolita, hijos y nietos y todos los que le acompañamos en su jornada de fe, pueden ser eco de las palabras de Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que viví en mi cuerpo, ahora lo vivo en el espíritu, por mi  fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Este es el articulo que escribió meses antes de morir.

 MORIR

 por Enric Capó

   Morir puede ser la mayor experiencia de la vida si la vivimos conscientemente. Pero, incluso en el caso en que no sea así, el conocimiento de la seguridad de la muerte, como punto final de esta vida, nos determina y nos condiciona. En cualquier etapa de la vida y en cualquier momento, la muerte está siempre presente. La fuerza de la vida nos permite olvidar este hecho. Podemos vivir muchos años sin pensar seriamente en la muerte, pero más pronto o más tarde se hará indefectiblemente presente.

   No siempre afrontamos la muerte de cara. Muy a menudo lo hacemos  de lado, al sesgo, oblicuamente. Pero, en el fondo del corazón siempre está la consciencia de la muerte.   Sabemos que hemos de morir y, día tras día, tenemos señales y avisos: la muerte de los otros, mis enfermedades, la vejez… Morir es el final. Todo se ha acabado. Todas las expectativas, todas las ilusiones, todos los proyectos, todo, queda paralizado. El camino se ha convertido en un callejón sin salida. Todo lo que ayer tenía importancia y trascendencia, hoy ya no la tiene. Alguien, en aquel momento final, delante del que está de cuerpo presente, dirá la frase ritual: “no somos nada”.

   Morir forma parte de la vida. La acompaña, pero no es su amiga. Todo lo contrario. Si la vida es luz, la muerte es oscuridad; si la vida abre puertas, la muerte las cierra. Por tanto, todo ser viviente se rebela contra la muerte. No la acepta como un final lógico y necesario de la vida.   La experimenta como una herida traumática, antinatural, alienante. Nosotros también lo vivimos así, excepto en aquellos casos en que la vida se hace demasiado fatigosa. Cuando la vida se hace tan insoportable que la muerte viene a ser una liberación.

   Para mi, cristiano, la perspectiva de la muerte no me angustia. Puedo mirar hacia el futuro sin miedos. Es cierto que el pensamiento de dejar la vida produce un vacío en el fondo del corazón y una amargura en la boca. No estamos hechos para la muerte y nos repugna. Es el hecho y el dolor que la acompaña. Pero Cristo me enseña a superar esto. La última experiencia de la vida puede ser la primera experiencia del mundo nuevo.

   Jesús me enseña que la muerte, a pesar de ser el final de un camino, puede ser una puerta abierta a un nuevo futuro. Él vivió mi vida y murió mi muerte. Pero lo hizo en la esperanza y la seguridad de la acción de Dios que retorna los muertos a la vida. Sus última palabras en la cruz son signo de un camino que yo sigo: “en tus manos encomiendo mi espíritu”. En aquella hora final se han acabado los miedos, las tinieblas, la tensión de la muerte. Aparece a luz, la vida y la esperanza. Esta es también la experiencia del salmista, ya en la última hora de su vida: “Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Tu eres mi esperanza” (Salmo 39,7).

   Y es en esta esperanza que yo vivo. No lo tengo todo claro ni tampoco tengo todas las respuestas, pero puedo decir con voz bien alta que creo en la vida y porque creo en ella –como algo más que una causalidad en un mundo de casualidades- creo en la resurrección.  

 Escucho –y esto me da fuerzas- la palabra de Jesús  “Yo soy la resurrección y la vida. Quien cree en mí, aunque muera, vivirá. Todo aquel que vive y cree en mi, no morirá para siempre” 

 Y Jesús acaba diciendo: “¿Lo crees esto?” (Jn 11,25)

 

 

Programa

MARZO

21       Natalicio de Don Benito Juárez

31 – 5 de abril    XII Encuentros Nacionales de las LMJI en Mexicali, B. C.

ABRIL

1 – 8   Semana Mayor

5          Día de Comunión

6          Día de Crucifixión

7          Día de Reposo

8          Día de Resurrección

9          inicia los 50 días de oración y ayuno, previos a Pentecostés)

9-13    SMF Semana de evangelización y acción social.

27-29 FHM Encuentro Nacional de Hombres Metodistas, CAO, Monterrey, N. L.

28       LBSC Celebración del día del Niño

30       Día del niño

MAYO

1          Día del trabajo

5          Aniversario de la Batalla de Puebla, México.

7-11    SMF Semana Nacional del Hogar Cristiano

12       LBSC Entrega de canastillas en hospitales

13       Celebración Día de las madres (Segundo domingo)

15       Aniversario LMJI

20       Día del Ministerios Cristianos

21-27 Semana Nacional Wesleyana

24       Día de la experiencia del corazón ardiente.

27       Pentecostés

Día del Seminarista (Domingo más cercano al 24 mayo)

 

 

Vanguardia Juvenil

“¡No sirvo para nada!”

No digas nunca que no sirves, para Dios todos sirven (aunque no todos para lo mismo). Si Dios pudo usar un simple gallo para recuperar un misionero como Pedro, también puede usarte a ti.

 

Sigue sencillamente las 7 reglas del gallo:

 1- El gallo se levanta temprano e inmediatamente emprende su tarea (que Dios le ha confiado).

 2- El gallo no se niega a cantar porque existan ruiseñores. Hace lo que puede, lo mejor que sabe.

 3- El gallo sigue cantando aunque nadie lo anime ni se lo agradezca. En realidad, no espera que nadie lo haga.

 4- El gallo despierta a los que duermen. Su tarea es impopular, pero necesaria.

 5- El gallo proclama buenas noticias: Acaba de amanecer. Ante ti tienes por estrenar un nuevo día, lleno de magníficas oportunidades.

 6- El gallo es fiel cumplidor de su tarea. Se puede contar con él. No falla nunca. Es un excelente centinela.

 7- El gallo nunca se queja de tener que hacer siempre lo mismo, de que nadie le felicite o de que a nadie le importe.

 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Colosenses 3:23

 

 

Versículos citables

Eclesiastés

11:4 El que al viento observa, no sembrará;

y el que mira a las nubes, no segará. 

11:5 Como tú no sabes cuál es el camino del viento,

o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta,

así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas. 

11:6 Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello,

o si lo uno y lo otro es igualmente bueno. 

11:7 Suave ciertamente es la luz,

y agradable a los ojos ver el sol; 

11:8 pero aunque un hombre viva muchos años,

y en todos ellos tenga gozo,

acuérdese sin embargo que los días de las tinieblas serán muchos.

Todo cuanto viene es vanidad. 

11:9 Alégrate, joven, en tu juventud,

y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia;

y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos;

pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. 

11:10 Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal;

porque la adolescencia y la juventud son vanidad.

 

 

Vida y obra de Wesley

Sermón 36

La ley confirmada mediante la fe

Segundo discurso

 

Romanos 3:31

¿Luego, por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera,

sino que confirmamos la ley.

1. Hemos analizado en el discurso anterior cuáles son las formas más usuales de anular la ley mediante la fe. La primera se refería al hecho de no predicar acerca de ella, con lo cual se invalida toda la ley de una vez y de manera muy efectiva. Esto se hace con el pretexto de «predicar a Cristo» y resaltar el evangelio, aunque en la realidad signifique destruir a ambos por igual. La segunda forma está referida a la enseñanza, directa o indirecta, de que la fe destruye la necesidad de santidad, que ésta no es ahora tan necesaria, o que se la necesita en menor medida que antes de la venida de Cristo. Se argumenta que siendo creyentes no necesitamos la santidad como antes de serlo, y que la libertad cristiana nos libera de toda clase o medida de santidad. De este modo se distorsiona el significado de las grandes verdades acerca de que estamos bajo el pacto de la gracia y no de las obras; que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley,1 y que al que no obra, sino cree, su fe le es contada por justicia.2 Y, por último, la tercera forma consistía en anular la ley en la práctica aunque no en principio. Se trata de vivir o actuar como si la fe pudiera excusarnos de la santidad, permitirnos caer en pecado porque ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia.3 Resta averiguar cómo podemos encontrar un mejor camino, para poder decir con el Apóstol: «¿Luego, por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.»

 2. Ciertamente no confirmamos la antigua ley mosaica, puesto que sabemos que fue abolida para siempre. Mucho menos confirmamos la totalidad de las instituciones mosaicas, las cuales sabemos que nuestro Señor clavó en la cruz.4

Tampoco confirmamos la ley moral (lo cual, como es de temerse, muchos hacen) como si el cumplirla, el guardar todos los mandamientos, fuese condición necesaria para nuestra justificación. Si así fuera, seguramente delante de él ningún ser humano será justificado.5 Sin embargo, a pesar de todo esto, confirmamos la ley, la ley moral, en el sentido que el Apóstol da a esta expresión.

 

I.1. En primer lugar confirmamos la ley por medio de nuestra doctrina; procurando predicarla en su totalidad, explicando y haciendo valer todas y cada una de sus partes de la misma manera en que lo hizo nuestro Señor cuando estaba en la tierra. La confirmamos siguiendo el consejo de San Pedro: «Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios»,6 como lo hicieron aquellos escogidos por Dios en la antigüedad, cuyas palabras y escritos inspirados por el Espíritu Santo han servido para nuestra instrucción, y como también lo hicieron los apóstoles de nuestro bendito Señor, guiados por el mismo Espíritu. La confirmamos cada vez que hablamos en su nombre, sin ocultar nada a quienes nos escuchan; dando a conocer sin limitaciones o reservas todo el plan de Dios. Y para estar seguros de poder confirmarla del modo más efectivo, utilizamos un lenguaje claro y sencillo. No somos como muchos que falsifican la palabra de Dios, (kapeleúousi)7 (como hacen los comerciantes deshonestos con el vino malo). No rebajamos, combinamos, adulteramos ni suavizamos la palabra para acomodarla al gusto de los oyentes, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo. No tenemos otro propósito que encomendarnos a toda conciencia humana delante de Dios por la manifestación de la verdad.8

 2. Así que, confirmamos la ley por medio de la doctrina cuando la declaramos abiertamente a todos, en toda su plenitud, tal como nos la transmitieron nuestro bendito Señor y sus apóstoles; cuando la damos a conocer en toda la anchura, la longitud, la profundidad y la altura.9 Confirmamos, entonces, la ley cuando publicamos cada una de sus partes, cada uno de los mandamientos que ella contiene, no sólo en sentido amplio y literal, sino también en el sentido espiritual; no sólo en lo concerniente a nuestra conducta, las acciones que puede prohibir o aconsejar, sino también en lo que se refiere a nuestros principios, pensamientos, deseos e intenciones.

 3. Y todo esto lo hacemos con la mayor diligencia no sólo porque es de suma importancia (en la misma medida en que todo fruto, cada palabra y cada obra, continuará siendo malo si el árbol es malo, si la disposición y la actitud del corazón no son rectos delante de Dios) sino también porque a pesar de la tremenda importancia de este tema se lo estudia y se lo entiende poco. Tan poco se lo conoce que podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la ley tomada en su más profundo sentido espiritual es el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades.10 Permaneció completamente oculta para el mundo pagano. Ellos con toda la sabiduría que se jactaban no descubrieron los secretos de Dios11 ni la ley de Dios; no llegaron a la letra ni mucho menos al espíritu. Su necio corazón fue entenebrecido, y profesando ser sabios, se hicieron necios.12 En cuanto a su significado espiritual, estuvo casi igualmente oculta para la mayoría de la nación judía. Aun ellos, que estaban siempre prontos a declarar con respecto a otros: «Esta gente que no sabe la ley, maldita es»,13 pronunciaron su propia sentencia dado que se encontraban bajo la misma maldición, la misma terrible ignorancia. Recordemos los continuos reproches de nuestro Señor a los más sabios entre ellos por sus burdamente malas interpretaciones de la ley. Recordemos la suposición, aceptada casi universalmente por todos ellos, que bastaba con limpiar el vaso por fuera, y diezmar la menta y el eneldo y el comino.14 Creían que la perfección exterior podía compensar la impureza interior y una falta absoluta de justicia y misericordia, de fe y del amor a Dios. Tan completamente oculto permaneció el significado espiritual de la ley para los sabios, que uno de los más eminentes rabinos hizo el siguiente comentario acerca de aquellas palabras del salmista «Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado»:15: «Es decir, si está sólo en mi corazón, si no cometo iniquidad de hecho, el Señor no la tendrá en cuenta; ¡no me castigará a menos que yo cometa actos de maldad!»16

4. Mas la ley de Dios, en su sentido espiritual más profundo, no permanece oculta sólo para los judíos y paganos, sino también para los cristianos, o al menos, para una inmensa mayoría. El sentido espiritual de los mandamientos del Señor es todavía un misterio para ellos. Tampoco podemos decir que esto sólo sucede en los países que se encuentran inmersos en las tinieblas y la ignorancia del romanismo. Lo que sí podemos asegurar es que la mayoría de ellos, aun los que se llaman «cristianos reformados», permanecen, hasta el presente, completamente ajenos a la dimensión de pureza y espiritualidad de la ley de Cristo.

 

 

 

5. Esta es la razón por la cual, hasta el día de hoy, «los escribas y fariseos» (los hombres que conocen el aspecto formal de la religión, mas no su poder, aquellos que son sabios en sus propios ojos,17 y justos según su propia opinión) se ofenden cuando oyen estas cosas.18 Se ofenden profundamente cuando hablamos de la religión del corazón, particularmente cuando les mostramos que sin ella aunque repartiésemos todos nuestros bienes para dar de comer a los pobres,19 de nada nos serviría. Pues bien, que se ofendan, pero nosotros no podemos hablar sino conforme a la verdad que está en Jesús.20 Es nuestra responsabilidad, sea que escuchen o dejen de escuchar,21 librar nuestra propia vida.22 Hablaremos acerca de todo lo que está escrito en el Libro de Dios, no como para agradar a los hombres, sino a Dios.23 No hablaremos solamente acerca de las promesas, sino también acerca de las amenazas que allí se encuentran. Así como proclamamos todas las bendiciones y privilegios que Dios ha preparado para sus hijos e hijas, del mismo modo debemos enseñar todas las cosas que él nos ha mandado.24 Y sabemos que cada una de ellas tiene un propósito: despertar a aquellos que duermen, instruir a los ignorantes, sostener a los débiles,25 o fortalecer y perfeccionar a los santos.26 Sabemos que toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, o para instruir en justicia, y que el hombre de Dios, mientras Dios está obrando en su alma, necesita de cada una de las partes de la Escritura para llegar a ser perfecto, y estar enteramente preparado para toda buena obra.27

 6. A nosotros nos toca, por tanto, «predicar a Cristo» enseñando todo aquello que él nos reveló. Obviamente podemos predicar el amor de nuestro Señor Jesucristo sin sentirnos culpables por ello sino, por el contrario, sentirnos especialmente bendecidos por Dios. Podemos hablar de manera muy especial acerca del Señor como nuestra justicia,28 y podemos extendernos acerca de la gracia de Dios que estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo.29 También podemos, cuando sea conveniente, alabarlo largamente reconociendo que él cargó con el pecado de todos nosotros, fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados para que por su llaga seamos nosotros curados.30 Sin embargo, no estaríamos predicando a Cristo conforme a su palabra si tan sólo nos limitásemos a estos aspectos de la fe. No podremos presentarnos libres de culpa ante Dios si no hemos proclamado todas sus obras. Para poder presentarnos ante Dios como obrero que no tiene de qué avergonzarse,31 debemos predicar a Cristo no sólo como nuestro gran sumo sacerdote, tomado de entre los hombres y constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere32 y, como tal, reconciliándonos con Dios por medio de su sangre33 y viviendo siempre para interceder por nosotros,34 sino también como el profeta del Señor, a quien Dios ha hecho para nosotros sabiduría,35 y quien por su palabra y por su espíritu está con nosotros todos los días hasta el fin,36 guiándonos a toda la verdad.37 El permanecerá rey por siempre, dictando leyes a todos aquellos que compró con su sangre y haciendo que todos los que él reconcilió recuperen la imagen de Dios. Reinará en el corazón de todos los creyentes hasta que sujete a sí mismo todas las cosas,38 hasta que haya erradicado por completo todo pecado y haya traído la justicia perdurable.39

 II.1. En segundo lugar, confirmamos la ley cuando predicamos que la fe en Cristo no sustituye sino produce santidad; toda clase de santidad, negativa y positiva, en el corazón y en la vida. Para poder hacer esto, afirmamos constantemente (los que no están de acuerdo con «invalidar la ley mediante la fe» deberían reflexionar acerca de esto profunda y frecuentemente) que la fe misma, aun la fe cristiana, la fe de los escogidos de Dios, la fe que es obra de Dios, no es sino el auxiliar del amor. A pesar de toda su gloria y honor, la fe no constituye el propósito central del mandamiento de Dios. Sólo al amor Dios le confirió este honor; el amor es el fin de todos los mandamientos de Dios.40 Es el amor el objeto, el único fin de toda dispensación de Dios desde el comienzo del mundo hasta la consumación de los siglos. El amor permanecerá después que cielo y tierra hayan pasado, porque sólo el amor nunca deja de ser.41 La fe desaparecerá por completo cuando podamos ver, cuando gocemos de la visión de Dios eternamente. Pero el amor… Pero el amor eternamente permanecerá, no se apaga su luz, no se consume su llama. Triunfante en la muerte, por siempre vivirá; por su caridad infinita alabanza eterna recibirá.42

 2. Cosas maravillosas se han dicho de la fe, y cualquiera que la haya degustado bien podrá decir con el Apóstol: «¡Gracias a Dios por su don inefable!»43 Sin embargo, pierde toda su excelencia cuando se la compara con el amor. Aquello que San Pablo señaló con respecto a la superioridad del evangelio respecto de la ley, bien puede aplicarse con toda propiedad para hablar de la superioridad del amor respecto de la fe: «Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece.»44 En verdad, toda la gloria de la fe, antes de que ella desaparezca, radica en que está al servicio del amor. Es el instrumento temporal que Dios ha creado para alcanzar el fin eterno.

 

3. Sería bueno que quienes exageran la importancia de la fe fuera de toda proporción, haciendo que todo lo demás desaparezca; quienes tienen una idea tan errónea de su naturaleza que imaginan que puede reemplazar al amor, pensaran en el hecho de que del mismo modo que el amor continuará existiendo después que la fe, también existió desde mucho tiempo antes. Los ángeles quienes desde el momento mismo de su creación ven siempre el rostro del Padre que está en los cielos,45 nunca tuvieron ocasión de tener fe, en el sentido general del término, ya que esta es la convicción de lo que no se ve.46 Tampoco tuvieron necesidad de tener fe, en un sentido más restringido del término, en la sangre de Jesús, porque él no tomó sobre sí la naturaleza de los ángeles sino sólo la simiente de Abraham. Por lo tanto, antes de la creación del mundo no había lugar para la fe, ya sea en sentido general o restringido. Pero había lugar para el amor. El amor existía desde la eternidad en Dios, la gran fuente de amor. El amor encontró un lugar en cada uno de los hijos de Dios desde el mismo momento en que fueron creados. Desde el primer instante su bondadoso creador les dio la capacidad de existir y de amar.

 4. Tampoco es verdad (a pesar de que muchos han disertado con ingenio y cierta lógica acerca de esto) que la fe, ni siquiera en su sentido más general, haya tenido un lugar en el paraíso. A juzgar por el relato, breve y sin mayores detalles, que presenta la Sagrada Escritura, Adán, antes de rebelarse contra Dios, caminaba en la presencia de Dios y no por fe en él. De la mente el ojo claro todavía, Como mira el águila al sol duro, Así al rostro del Creador podía, Mirar, cual lo mira el ángel puro.47 Entonces podía hablar cara a cara con aquel cuyo rostro nosotros no podemos ver y continuar con vida. Por consiguiente, no necesitaba de esa fe cuya función es suplir nuestra incapacidad de ver.

 5. Por otra parte, es indudable que tampoco existía fe en su sentido particular, puesto que tal fe necesariamente presupone el pecado, y la ira de Dios declarada contra el pecador. Sin estos elementos no hay necesidad de sacrificio por el pecado para reconciliar al pecador con Dios. Al no haber necesidad de sacrificio con anterioridad a la caída, tampoco había lugar para la fe en ese sacrificio. Era un tiempo en que el humano estaba limpio de toda mancha de pecado, era santo como Dios es santo. Su corazón estaba lleno de amor; el amor reinaba en él sin rival. Sólo cuando se perdió ese amor por el pecado, se añadió la fe, no por ella misma ni con el propósito de que existiera por más tiempo que el que fuese necesario para que cumpliera con el propósito para el cual había sido creada: devolver al humano al amor del cual había caído. Después de la caída se agregó este elemento de la convicción de lo que no se ve,48 ya que antes de esto hubiera sido completamente innecesario. Esta confianza en el amor redentor no pudo haber existido hasta el momento en que se hizo la promesa de que la simiente de la mujer heriría a la serpiente en la cabeza.49

 6. La fe, pues, fue originalmente concebida por Dios para que restableciese la ley del amor. Por tanto, cuando así nos referimos a ella, no la estamos subestimando, o restándole su merecido reconocimiento, sino, por el contrario, estamos mostrando su verdadero valor, exaltándola según sus méritos, y colocándola en el lugar que Dios en su sabiduría le asignó desde el principio. La fe es el gran instrumento para restablecer el amor santo en el que la humanidad fue originalmente creada. De esto deducimos que, aunque la fe no posea un valor intrínseco (como tampoco lo tiene ningún otro instrumento), es por ella que podemos alcanzar la meta (que la ley del amor reine nuevamente en nuestros corazones) y, en la situación actual, es el único medio de conseguirlo que existe sobre la tierra. Por todo esto reconocemos que es una bendición inefable para el ser humano, y que tiene un valor inestimable ante Dios.

 III.1. Esto naturalmente nos lleva a señalar, en tercer lugar, cuál es la forma más importante de «restablecer la ley»: restablecerla en nuestros corazones y vidas. Verdaderamente, sin esto ¿de qué valdría todo lo demás? Podríamos declararla en nuestra doctrina, predicarla en todos sus aspectos; podríamos explicar y hacer cumplir cada una de sus partes; podríamos descubrir su sentido más espiritual y declarar los misterios del reino de los cielos,50 predicar a Cristo y todo lo que él es capaz de hacer; podríamos predicar que la fe en Cristo abre todos los tesoros del amor y, sin embargo, si durante todo este tiempo la ley que predicamos no estaba en nuestro corazón, no tendríamos más valor ante Dios que un metal que resuena, o címbalo que retiñe.51 Toda nuestra prédica lejos de obrar para nuestro bien, sólo aumentaría nuestra condenación.

 2. Este es, pues, el punto más importante que debemos considerar: ¿Cómo podemos establecer la ley en nuestro corazón para que verdaderamente influya en nuestra vida? Esto sólo puede hacerse por fe. Solamente mediante la fe podemos alcanzar esta meta, como lo muestra nuestra experiencia cotidiana. Porque mientras andamos por fe, no por vista52 avanzamos sin tropiezos en el camino de la santidad. Cuando caminamos no miramos las cosas que se ven, sino las que no se ven,53 y así, progresivamente, el mundo nos es crucificado, y nosotros al mundo.54 No fijemos los ojos del alma en las cosas temporales, sino en las eternas,55 para que así nuestros afectos se desprendan más y más de lo terrenal, y nos aferremos más a lo eterno. De modo que la fe es el instrumento más directo y efectivo de promover toda justicia y verdadera santidad, de establecer la ley santa y espiritual en el corazón de los creyentes.

 3. También por medio de la fe, tomada en un sentido menos amplio como la confianza en el perdón de Dios, podemos establecer su ley en nuestros corazones de una manera más efectiva. No existe motivación más fuerte para amar a Dios que el sentir el amor de Dios en Cristo. No hay nada que nos mueva tanto a entregarle a él nuestro corazón, como la rotunda convicción de que él se dio por nosotros. Y es a partir de este principio de amor agradecido a Dios que nace el amor por nuestros hermanos y hermanas. No es posible dejar de amar a nuestro prójimo si verdaderamente confiamos en el amor con que Dios nos amó primero. Este amor por los demás seres humanos, que tiene su fundamento en la fe y el amor de Dios, no hace mal al prójimo.56 Se trata, como observa el Apóstol en la segunda parte del versículo, del cumplimiento de la ley. Pero la ley restrictiva, «No cometerás adulterio, no matarás, no hurtarás, no hablarás contra tu prójimo falso testimonio, no codiciarás», está toda contenida en esta sentencia: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo».57 El amor no se contenta simplemente con no hacer mal al prójimo. Continuamente nos mueve a hacer el bien; siempre que tengamos oportunidad debemos hacer el bien a todos,58 hacer toda clase de bien hasta donde nos sea posible. Se trata, pues, de cumplir no sólo con la ley restrictiva sino también con la ley tomada en sentido positivo.

 4. La fe no sólo hace posible el cumplimiento de la ley en su sentido restrictivo o positivo) en lo exterior, sino que también, por medio del amor, trabaja en nuestro interior purificando nuestro corazón y limpiándolo de toda maldad. Y todo el que   tiene esta fe en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.59 Se purifica de todo deseo mundano y carnal, de toda pasión vil e inútil; de todos los designios de la carne que son enemistad contra Dios.60 Al mismo tiempo, si puede llevar a cabo su obra a la perfección, la fe llena nuestro corazón de toda clase de bondad, justicia y verdad. Acerca el cielo a nuestra alma, y hace que andemos en luz, como él está en la luz.61

 5. Esforcémonos, pues, por establecer su ley en nosotros. No pequemos porque estamos bajo la gracia,62 sino por el contrario, utilicemos el poder que ella nos da para cumplir toda justicia.63 Teniendo siempre presente la luz que recibimos de Dios cuando su Espíritu nos convenció de nuestro pecado, estemos alerta para no permitir que esa luz se apague. Aferrémonos a lo que ya hemos conseguido. Que nada pueda persuadirnos de volver a construir lo que logramos destruir; volver a caer en algo, grande o pequeño, cuando ya hemos visto que no es para gloria de Dios ni para beneficio de nuestra alma. No ignoremos las cosas, grandes o pequeñas, que no podríamos haber ignorado en aquel primer momento sin sentir el reproche de nuestra conciencia. A fin de aumentar y perfeccionar la luz que antes teníamos, agreguemos ahora la luz de la fe. Confirmemos el don que recibimos de Dios comprendiendo más profundamente lo que él entonces nos mostró, y teniendo mayor conciencia y sensibilidad hacia el pecado. Ahora podemos caminar en el gozo y no en el temor. Viendo con claridad las cosas eternas delante de nosotros, consideramos que el placer, la riqueza, los halagos, todas las cosas terrenales, no tienen más valor que burbujas en el agua. Nada hay importante, nada deseable, nada en lo que valga la pena pensar excepto aquello que está dentro del velo,64 donde Cristo está sentado a la diestra de Dios.65

 6. ¿Puedes decir: «Eres propicio a mis injusticias, y nunca más te acordarás de mis pecados»?66 Entonces de ahora en adelante huye del pecado como de delante de la serpiente.67 Porque ahora te parece tan tremendo, tan horrendo que no se puede expresar con palabras. En cambio, ahora puedes mirar con cariño la santa y perfecta voluntad de Dios. Esfuérzate, pues, para que pueda cumplirse en ti y por ti. Vela y ora para que no peques más, para que puedas reconocer y evitar hasta la más mínima transgresión a su ley. Cuando el sol alumbra un lugar que estaba a oscuras puedes ver las partículas de polvo que antes no veías. De igual manera, cuando el sol de la justicia alumbra tu corazón puedes ver pecados que antes no veías. Procura con todas tus fuerzas caminar en la luz que has recibido. Preocúpate por recibir más luz cada día, por aumentar tu amor y conocimiento de Dios, por recibir más del Espíritu de Cristo, más de su vida y del poder de su resurrección. Y ahora utiliza todo el conocimiento, el amor, la vida y el poder que ya has recibido, de modo que tu fe vaya en aumento. Que puedas crecer a diario en amor y santidad, hasta el día en que la fe desaparezca ante la presencia de lo que puede verse, y la ley del amor quede establecida para siempre

 

 

Videos y presentaciones

Día Mundial de la Mujer (8 de Marzo)

Gracias a Dios por las mujeres virtuosas que permiten a Dios hacer Su obra en sus vidas. Muchas felicidades a cada mujer que ha dejado huellas profundas en la vida de muchas personas, mujeres que nos guiaron y enseñaron cómo vivir mejor la vida, que nos inculcaron la valentía, el empeño la diligencia, el compromiso, el ánimo, la fortaleza, la prudencia y el amor permanente por los suyos a pesar de circunstancias adversas. Dios bendiga y guarde a cada mujer en sus diferentes edades, culturas, razas, creencias etc. Y Dios bendiga a los varones que saben apreciar a cada mujer como madre, esposa. hermana, amiga, hija, tía, abuela etc. Que unidos como género masculino y femenino que Dios creó, podamos disfrutar de esta hermosa vida y apreciemos a los que son parte  nuestra  y que nos rodean.

Apreciemos cada día  a los que están a nuestro lado, hombres y mujeres y demos gracias a Dios por los que están con nosotros a pesar de la distancia,  a los que se nos han adelantado y ya no están con nosotros pero fueron hombres y mujeres con grande influencia en nuestra vida y que con su ejemplo, paciencia y amor marcaron nuestra vida y nos enseñaron que la vida vale la pena vivirla y dejar a nuestra vez este hermoso legado. Abrazos de Ruth Tavera de Celma, Puebla.  CAM

“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Le da ella bien y no mal. Busca lana y lino,

Y con voluntad trabaja con sus manos. Es como nave de mercader;

Trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche

Y da comida a su familia Y ración a sus criadas.

Considera la heredad, y la compra,

Y planta viña del fruto de sus manos.

Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos.

Ve que van bien sus negocios;

Su lámpara no se apaga de noche.

Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.

Alarga su mano al pobre,

No tiene temor de la nieve por su familia,

Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.

Su marido es conocido en las puertas,

Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.

Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.

Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.

Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.

Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;

La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

Dadle del fruto de sus manos,

Y alábenla en las puertas sus hechos”.           Prov.31:10;12-31

 Mujeres

 

Nueva Revista electrónica

Recibimos este periódico, Voceros de la Gracia, que es una publicación de la iglesia metodista “El Buen Pastor” de Monterrey, N. L. que pastorea el Pbro. David E. Almanza Villalobos. La están utilizando como una herramienta de evangelización, y desean compartirla con el pueblo evangélico del país, que a su vez, pueden compartirlo con otras personas. Recomendamos su lectura y felicitamos a nuestros hermanos y Pastor Almanza de  El Buen Pastor por esta aportación literaria evangélica metodista que es bienvenida en el nombre del Señor.

v1yp.Voceros de la Gracia

 

 

Un poco de Astronomía

 ¿Recuerda usted el versículo que dice que los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos? (Sa 19:1).Vale la pena ver esta presentación que nos envía el Dr. Ernesto Contreras.

 Oh Dios, Señor nuestro, ¡cuán grande es tu nombre en toda la tierra, que has puesto tu gloria sobre los cielos! Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste: Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Salmos 8:1-4

Astronomia 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s