Num. 40, 14 de Mayo, 2012

Editorial

Puebla, Pue., 14 de Mayo de 2012. Núm. 40 

Un legado

 

Léase Proverbios 31.10-31

“Pues me viene a la memoria la fe sincera que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que habita en ti también”.

–2ª a Timoteo 1.5 (RVC)

 Saqué mi maquina de coser y mis implementos de costura, después de 30 años. Quería coser otra vez, después de mucho tiempo, para hacerles ropa a mis nietas. Mientras alistaba la tela, vi que mis manos se parecían a las de mi abuela. ¿En qué momento se pusieron así?

 Recordé que sus manos cosieron perlas en mi traje de novia, amasaron pan, le pusieron azúcar y canela a la mejor tostada que he comido. Recordé sus manos entrecruzadas cuando le dije adiós por última vez.

 Recordé sus manos en oración. Cuando era pequeña, me sentaba a su lado en la iglesia, y veía cómo levantaba sus manos en oración y sus labios se movían al hablar con Dios. Al verla, no dudaba de que Dios fuera real.

 Recibí de ella un maravilloso legado. Mientras coso, pongo amor en cada puntada; pido a Dios que permita que mis manos sean modelo de servicio, amor y oración para mis nietas.

 Pensamiento para el día:

 ¿Cómo pueden mis actos de hoy ayudar a otras personas a ver a Cristo?

 Oración

 Dios amado, ayúdanos a dejar un legado de fe por la forma en que vivimos cada día. Amén

 Sra. Carol A. Lowe (Texas, EUA)

Publicado en El Aposento Alto.

Del escritorio del director

 Estamos con Mayo, quinto mes del año 2012. Continúa el trabajo y los festejos. Esperamos que sea más lo primero que lo segundo.

El día 15 celebramos el Día del Maestro y el aniversario de las Ligas Metodistas de Jóvenes e Intermedios y también Día del Ministerio Cristiano.

 El jueves 24 de mayo los metodistas estaremos recordando la experiencia de Juan Wesley sobre el “corazón ardiente”.

 Y una pregunta que podemos hacernos es: Además de los resultados de la propia experiencia del señor Wesley, ¿cuáles han sido los resultados, aportaciones, de los metodistas al mundo?

 La UMAD nos solicitó una presentación de esta naturaleza para celebrar el “Día de la Educación Metodista Latinoamericana” y el resultado de esa incipiente investigación la presentamos a la comunidad maderista el 9 de febrero de 2012, con el título “Metodismo en el mundo, datos y cifras”.

 Queremos aprovechar esta fecha de mayo para darla a conocer  a nuestros lectores, esperando pueda servir de alguna forma dentro de los múltiples ministerios que desarrollan; solicitando a la vez datos que puedan enriquecerla, para beneficio de todos.

 De un doble click dentro de la siguiente presentación:

METODISMO

 También con este motivo, estaremos DM publicando, en partes, a partir del próximo número, el libro “La Iglesia Metodista de México y su herencia wesleyana”. Libro ahora agotado, que en 1953 publicó la Iglesia con motivo del CCL Aniversario del nacimiento del Rev. Juan Wesley (1703 – 1953)

 El 27 celebrando el Pentecostés y el Día del Seminarista, y en algunas regiones se desarrollará la Semana de Afirmación Doctrinal o Semana Nacional Wesleyana.

El Evangelista Mexicano está de plácemes.

 Recibimos de WordPress.com, el blog que utilizamos para nuestra publicación, la estadística de lectores del periódico que han visto, por país, el contenido de dos números, el del final de marzo y el primero de abril de 2012.

De México, 6522 vistas; de 20 países latinoamericanos vistas de 20 a 900; y de otros países del mundo de 1 a 20 vistas.

Damos gracias a Dios por este acto de presencia que estamos haciendo en diversos países del mundo. Esperamos estar sembrando la Palabra de Dios donde El la haga fructificar, y que todo sea para la honra y gloria de El.

Nuestra cordial invitación

Seguimos invitando a pastores y laicos a escribir para nuestro periódico. Algunas sugerencias que podemos hacer es que nos envíen los editoriales de sus boletines, los sermones que predicaron o van a predicar el domingo. Pensamientos o comentarios sobre asuntos de la vida diaria de su comunidad. Todo lo que tenemos que decir al mundo. Será bienvenido.

Artículos

 Lectura previa como apoyo para la Conferencia:

EL METODISMO Y LA TOMA DE CONCIENCIA COLECTIVA.

Conferencista: Dr. Rui de Souza Josgrilberg

La predicación de Wesley en el Sermón de la Montaña y la visión Wesleyana de la auténtica vida delante de Dios.
Rui Josgrilberg
(Texto no revisado. Solo lectura)

Wesley con frecuencia predicó el Sermón de la Montaña (en adelante, SM) según registros en su diario de 1739. Estas predicaciones, primeramente orales y después por escrito, sirvieron de base para una serie escritos, cartas, ensayos, himnos, poemas, fragmentos de libros, que ayudaran a estructurar una parte de su teología. Entre 1748 y 1750, Wesley predicó una secuencia de sermones (trece en total) sobre los textos del SM, 5-7 de Mateo. Estos trece sermones que Wesley reunió e incluyó en los Standars, se mantuvieron juntos y en orden, formando un bloque entre otros sermones. Estos se ubicaran como la parte final de una selección de los sermones de Wesley entre 1750 y 1760 de las ediciones. En las ediciones que siguieron a la muerte de Wesley recibieron los números 21 a 33, y más allá de esta orden, recibirá una numeración especial de entre sí y con el título general de Sobre el Sermón de Nuestro Señor en el monte, con números romanos de I a XIII. Además de esto, sabemos que Wesley predicó otras veces adelante sobre el mismo texto sagrado. Por las referencias en los diarios se puede suponer que muchos otros sermones sobre el SM se llevó a cabo durante su vida.

Es importante señalar que Wesley interpreta estos tres capítulos de Mateo del SM como una unidad y como un resumen de Jesús acerca de “la verdadera religión” (la auténtica religión). Esto nos permite comprender, como, finalmente Wesley desarrolla su propia visión. Nuestro objetivo aquí no es analizar el contenido de cada sermón, la estructura, la crítica exegético o textual. Nuestro objetivo es llegar a la visión de la verdadera religión de Wesley, según él, se sintetiza en el SM. Es decir, dejamos de lado la preocupación por el texto bíblico para fijar la atención a la visión que Wesley le asigna a los mismos. Nuestra actitud frente al SM en el registro de Mateo será lo mismo de Wesley que lo toma como un “resumen de la verdadera religión” y como una unidad y una enseñanza sistemática de Jesús a los discípulos que le quieren seguir.
Nuestra tarea de ofrecer una visión sistemática de los trece sermones de nuestro autor se vio facilitada, porque él mismo Wesley nos da pistas cinco años más tarde (1755), en la versión resumida de la SM. Esta síntesis se da en las Notas Explicativas sobre el Nuevo Testamento. Tomamos las notas, en sus páginas en el SM, como una primera introducción y resumen de la visión de Wesley sobre el tema. Nos servirá como una introducción al tema.

1. Introducción: Las Notas sobre notas explicativas de Wesley sobre SM en el Nuevo Testamento

Tratamos de resumir cómo se ve en este sermón. Para ello seguimos de cerca en sus notas explicativas y sus propias palabras, usando su lenguaje y como él hace la articulación de los conceptos.

El SM es para Wesley un discurso que sería como una impresión de verso y reverso; cuando una cara se pone una figura se necesita para establecer los contornos de la otra figura (la interacción entre las caras):

– Por un lado, establece las condiciones de la religión del corazón es necesario para una entrada auténtica al Reino de Dios;
– En el otro lado están las exigencias de la práctica del Reino de Dios, la praxis cristiana del reino y su nueva disposición de la justicia que supera la justicia de la religión farisaica.

Los contornos de la SM se pueden resumir como sigue:

a) La escena – Galilea. Para Wesley la escena del SM es el gran maestro que reúne a sus discípulos en la montaña (“No sólo los discípulos, pero todos los que querían aprender”, dice, señalando que 5 Mt,5.1 habla de los discípulos, pero Mateo 7:28 habla de una multitud .)

b) El Maestro – El “abre la boca” y procede a enseñarles. “Abrir la boca” es una expresión que apunta a una autoridad, un oráculo, un maestro. Educación tiene la autoridad como la de Moisés y se centra en la “felicidad del Reino”, “el arte buscar la felicidad”, y “el único método válido para lograrlo.” Jesús es un salvador y maestro que enseña la verdadera felicidad y cómo alcanzarla. Contrariamente a aquellos que “buscan la felicidad donde no está.”

c) La retórica – Jesús no habla como un legislador, o como rector o por un estilo pomposo o una retórica vacía, ó una apología. Enseña algo decisivo para la vida. Él habla con dulzura y amor, como “amigo y salvador.” De acuerdo con Wesley el SM podría ser el paradigma de toda predicación cristiana.

d) El tema – El tema es visto como una llamada a la santidad y a la verdadera felicidad; la felicidad del reino sólo es posible a través de la “santidad de la verdad cristiana”. La llamada a la santidad está acompañada de criterios y advertencias. En este contexto se vuelve importante Mt 5:48: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. La perfección, desde el principio es para Wesley un ideal que el proprio Cristo estableció para los cristianos. La justicia del Reino se correlaciona con la “pureza de corazón.” “Sin la pureza de intención ninguna acción es santa.” El SM enseña la pureza de corazón y pureza de intención. Sin pureza de intención no hay justicia (rectitud) con Dios. La santidad está relacionada, en el otro polo, con la felicidad. El resumen de la promesa del evangelio es que estas “leyes” se plantan en nuestro entendimiento “, escrita en nuestros corazones”, por lo que tenemos “la mente de Cristo”. “Tener la mente de Cristo” viene junto, según Wesley, con el “sentir como Cristo sintió” (tener el mismo sentimiento de Cristo) y con el “andar como Cristo anduvo”. Esto, según algunos de sus intérpretes, como Theodore Runyon, muestra tres preocupaciones de Wesley que son indisociables: la ortodoxia, la ortopatia, y la ortopraxía. Esta es escribe él la “filosofía de nuestro Maestro celestial”, “Pecador, conócete a ti mismo”, muy diferente de la del oráculo griego, simplemente, “conócete a ti mismo.”

El tema transversal de los SM es el del Reino de Dios. El Reino de dios es para Wesley una presencia interna, externa y eterna. La presencia del Reino interno (Reino hacia adentro) llevar la justicia, la paz, el gozo en el Espíritu, que perdura hasta la parte final del reino eterno. El reino de Dios adentro es un correcto estado de entrelazamiento con las dimensiones exteriores del Reino. El énfasis está en el reino en el corazón, porque sólo entonces hay un motivo y motivación para el reconocimiento de otras dimensiones del Reino y su impacto en las comunidades humanas. La dimensión personal por lo tanto, adquiere una preeminencia interpretativa y hermenéutica para la dimensión social. Entendemos por que Wesley no ha descuidado su dimensión social, que es ampliamente demostrado en la práctica del evangelio del Reino. Externamente, el Reino sufre de pecado, culpa, desesperación. El Reino de Dios Wesley entiende como el gobierno de Dios sobre todas las cosas, toda la creación, todos los seres vivos, toda la historia. El Reino de Dios tan puro debe involucrar a todos los reinos de la tierra. Y entonces Dios gobernará todos los corazones, y su brillo la justicia como el sol del día. El SM ofrece, por lo tanto, de acuerdo con Wesley, los sentimientos propios del reino, su justicia, su forma, su práctica todo lo relacionado con la noción central de la santidad. Esta noción está claramente marcada por la preocupación puritana del cristianismo práctico, aunque modificada por otras características de la teología wesleyana.
Wesley explica cómo la enseñanza de Jesús, se pone no sólo por encima de la de Moisés, pero también por encima de la felicidad enseñada por los griegos (en la ética filosófica). Se trata de un nuevo contenido de la enseñanza evangélica de Salvador, pero acompañada de un método adecuado, un camino, una práctica que tiene que ver con la justicia y la promesa del reino, es también una llamada a la santidad de corazón, una condición para la santidad de la vida.

2. Wesley y esencia de todo verdadero cristianismo (y de todas las religiones)

Para Wesley el resumen de toda verdadera religión se le dio, como hemos visto, por el mismo Cristo en el SM. En él, Jesucristo tiene “el plan total de su religión”, “un folleto completo de la cristiandad”, “una visión general del conjunto de la verdadera religión” (Sermón 21). Este resumen está acompañado por el “camino real que conduce a la del Reino”, “el camino de la salvación.” Otros temas, como los de los fariseos son “incompatibles” con la salvación. El discurso de Jesús es para nosotros es una advertencia “contra los falsos brillos de la religión humana”.

“Mira, Wesley escribe, que se muestra lo que su alma ha anhelado ver, el camino que tu alma tan buscado en vano. El camino a la felicidad, el camino de la paz, la paz feliz de la tierra y el cielo de arriba hacia abajo” . Este camino del “método más excelente”, “las diversas etapas de la vida cristiana”, los pasos que el cristiano “hace su camino hacia la tierra prometida”, este camino es dado en el Sermón de la Montaña. Aquí se observa cómo Wesley habla de camino y método. El remoquete y apodo de metodista fue algo que Wesley y sus compañeros aceptaron gozosamente. Metodista significa en griego (que Wesley sabia muy bien) “el que hace el camino”. Ser metodista es un título de honor para los cristianos; así fue como llamaron los primeros seguidores de Cristo: “Los del camino”. Los metodistas son los que hacen el camino y tienen en el Sermón de la Montaña el mapa del camino.

Wesley lo dividió en tres partes: a) El capítulo 5 es un resumen de la divina religión verdadera (en el sermón de X, que explica que la verdadera religión es el corazón y en su interior) b) El capítulo 6 presenta las reglas de una buena acción exterior a través de la intención pura de corazón, c) en el capítulo 7 se da una serie de advertencias acerca de los contratiempos y obstáculos que se encuentran por el camino.

Wesley hace hincapié en el origen del “interior” de la religión, este “mundo interior”, pero que no se completa en el interior. Debemos “andar el camino de la ley de Dios.” “La vida de Dios en el alma”, “la mente de Cristo en nosotros”, “la imagen de Dios en el corazón”, es sólo el comienzo de la auténtica fe cristiana. Este buen comienzo a desarrollarse como una semilla, “la fuerza Dios no sólo debe quedarse con nosotros, debe crecer día a día “(Sermón 22). Escribe Wesley, no podemos darnos por satisfechos con una religión buena como el mundo ve, y dijo que se la puede resumir como” (a) no hacer el mal b) hacer el bien, c) utilizar los medios de gracia. “Usted debe pensar en la salvación como un más allá de la religión y que la auténtica religión de Jesús es Cristo.” Religión del corazón “(Sermón 23) adónde dice Wesley.. que sólo la religión del corazón es verdad: “esta religión hacia el interior trae la manera de Dios de los impresos de modo visible nosotros” y “una vívida impresión de sus huellas en la persona es una fuente de la belleza, el amor y la fuente original de la excelencia y la perfección.” (Sermón 24)

El énfasis en la religión del corazón no quiere decir que una religión para Wesley refugiarse en el interior: “Con el fin de exponer y resaltar estas palabras importantes que quiero mostrar, en primer lugar, que el cristianismo es esencialmente una religión social, y convertirlo en una religión solitaria es destruir ella. En segundo lugar, suprimir esta religión es imposible y contrario a la intención de su fundador. En tercer lugar, responder a las objeciones, y, finalmente, mostrar a sus aplicaciones prácticas. “(Sermón 24)

Wesley ilumina los datos según la cual todas las religiones ponen énfasis en el íntimo pero un énfasis que no tiene el otro lado de la moneda que afirma el señorío de Dios sobre y que el Señor que gobierna todo “, descrito por Cristo cómo religión no puede existir sin la sociedad, sin nuestra interacción con la vida de los otros. Está claro que muchas de sus afirmaciones principales (sin esta interacción con la sociedad) no se materializan. “(Sermón 24) añade además que si no hay comercio con el mundo, no podemos ser fieles, de cualquier manera.

Los estados de ánimo y actitudes predicadas en las Bienaventuranzas tienen, de acuerdo con la visión desarrollada, un importante centro que constituye la religión del corazón (“Deja que tu religión sea la religión del corazón”, Sermón 25). El otro polo de este punto de vista está dado por la mezcla social de la religión. El contenido nacional, su propia fuente, no se limita a obras de piedad. Sin las obras de misericordia, la religión pierde su mirada en la vida real (véase más adelante). En el Sermón 27 Wesley dice enfáticamente que la separación de la religión del corazón de la religión exterior es obra de Satanás.

Está claro que Wesley piensa y nos hace pensar en la fe como algo que se vive, y sólo en la vida práctica nos tomamos el camino de la religión verdadera y genuina. El sermón 33 sirve como conclusión de toda la predicación acerca de la SM: “El divino Maestro declaró todo el consejo de Dios acerca del camino de la salvación y se entregó a las advertencias sobre las dificultades que aquellos que caminan por él tendrán que hacer frente .. “. Él dice claramente que no hay otro camino de la vida para el cristiano que de esa manera … Se opone firmemente a una religión verbal, a los credos y las doctrinas de la religión solamente de los ritos, oraciones, adoración y acción de gracias, sin prácticas. Estos actos no salvan, y propone el término “una fe que no salva” (unsaving faith). Nos llama a conocer la fuerza de la gracia de Dios, “Por la Gracia de Dios, conócete a ti mismo.” El final tiene el énfasis en la religión del corazón: “En una palabra, dejar que tu religión es una religión del corazón. Déjalo ir profundamente en su alma. Sé humilde, pequeño, simple, débil y vil a tus propios ojos… Seamos serios… Y tan seguro como usted camina con Dios en la tierra, así como reinarán con él en gloria. “(Sermón 33)

3. Wesley y el horizonte hermenéutico de la religión del corazón

Podemos tomar esta colección de sermones de Wesley en torno al SM como un ejemplo típico del modo de interpretación del fundador del metodismo. Los sermones fueron predicados y luego colocados por escrito como una especie de “ensayos sermónicos ” Conoce a un contexto específico y preocupaciones específicas, y se puso por escrito para su publicación después de haber sido predicado y acertado, con el doble propósito de la orientación y la enseñanza.

Wesley habla de la religión como un asunto de público y no privado. Y esto de una manera diferente de nuestro propio contexto. Habla como si todos estuviesen ó deberían estar preocupados con el tema de la religión. La religión sigue contando con la discusión de las leyes y formas de vida. La religión es discutida y debatida en la plaza pública. No podemos tomar los contemporáneos dualismos (vida pública/religión privada) como si fuera lo correcto y normativo. La religión es asunto público, de interés social, esencial para la nación, y para toda la humanidad: la sociedad es la sopa, la religión de cristiana es la sal, ó la sociedad es la mas y los cristianos el fermento. Para el metodismo de John Wesley en su tiempo, las relaciones vigentes entre lo público y el privado, y el Reino de Dios y el político, eran cosa naturales. Así será para el metodismo en casi todo el siglo XIX. Solamente en el siglo XX que el metodismo se dejará infectar por la separación de la órdenes pública de la órdene privada en materia de religión. Por otro lado, Wesley parece dar un énfasis unilateral en el individuo y la relación del individuo con Dios. Hay una clara oposición entre la religión del corazón y la religión farisaica. Wesley quiere oponer a la tendencia del cristianismo de su tiempo en Inglaterra de un cristianismo apenas formal ó nominal. El “religioso” es obra de Dios en el corazón, pero tiene una correlativa (no sólo una consecuencia) en la vida que abarca todo lo que se refiere al ser humano. El siglo XVIII empieza desarrollar un racionalismo individualista. Este individualismo influencia Wesley. Mas influencia por un lado bueno. Ó sea, por imprimir una dimensión personal muy fuerte. No podemos, sin embargo, limitar Wesley a la caja del personal. Es un error atribuir a Wesley un puro individualismo, sin otras distinciones. El individuo y la persona que, de acuerdo con Wesley, poseen un valor divino (la redención de la personalidad de la fe cristiana es muy importante para Wesley), ya que fue creado a imagen y semejanza con Dios. No se olvide que para él, una de las tres dimensiones de la imagen de Dios es la imagen política (las otras dos son la imagen natural y la imagen moral). Wesley pensaba que la religión cristiana es originaria en el corazón del hombre como un principio necesario, y que este es un comienzo y en el inicio de la regeneración que se depende de un cristianismo relacional, de un cristianismo social.

En Wesley “verdadera religión” es una idea que no sólo se identifica con el “cristianismo”, pero cuya autenticidad de criterios se encuentra tan solamente en cristianismo vívidamente concreto y es capaz de llenar en su plenitud en la convivencia humana.

La religión del Sermon de la Montaña de ninguna manera puede ser relegada a la esfera privada. La génesis del corazón es la vida natural y social amplio e integral. “La vida” no es una consecuencia de una “esfera religiosa separada”, pero su contenido real está en la vida con sus relaciones sociales. Wesley ve la religión como esencialmente social y a verla de otro modo esto sería contrario a ella y malinterpretarla. Entonces, ¿cómo reconciliar el énfasis en el personal / individual con lo social en Wesley?

Aunque Wesley entiende la auténtica religión como un asunto del corazón (la empatía genuina, sintiendo serio y honesto con Dios y con los demás) tomar esta dimensión personal, sin lo social Wesley sería asignar un dualismo que le es extraño. El asunto se resuelve de modo sencillo en sentido de lo personal de Wesley (esencial en la religión): lo personal no es una abstracción de lo social, sino más bien que lo personal de la religión sólo alcanza concreción en el enredo con lo social. El corazón de Wesley se materializa en la conexión con la vida. El camino de la salvación nace como el corazón, pero se expresa en una vida (personal-social) antes de que con simples palabras. El Reino en sí mismo es hacia afuera, en muchos sentidos; el corazón es para Wesley un correlato de la vida y sólo funciona con él. Estos temas fueron objeto de Wesleyan pensamiento, y parece naturalmente dado, como algo que va por sí mismo y no como un un obstáculo a la religión del corazón. A pesar de que la separación del individuo y la sociedad comienzan a brotar en el siglo XVIII (las teorías del contrato social, institucionalización de la vida privada) Wesley lee y modifica los puntos de vista de tipo de Locke sobre el hombre y la sociedad, y según lo cual, el individuo sólo puede ser individual en sus relaciones sociales y, por tanto, es necesario tener en cuenta las relaciones sociales también para los derechos de la persona. Este autor, entretanto, acepta la opinión de que la religión es una cuestión de foro interno. Para Wesley la sociedad no existe principalmente para garantizar los derechos de la persona. La persona debe ser un modo de garantizar los derechos de la sociedad. Wesley preocupado intensamente con la restauración de la verdadera religión en su tiempo dio énfasis en el corazón y en la dimensión personal. Pero su concepción de la salvación debe entenderse también con el desarrollo de la vida. El corazón de la teología de Wesley debe ser visto en términos contemporáneos, como existencial y social, al mismo tiempo. La salvación tendrá una dimensión social y creacional ó no será la salvación bíblica.

En este sentido S. Wheeler sostiene correctamente que Wesley no sabía distinguir entre la fe y la ética social, entre el evangelismo y la acción social, entre la salvación personal y la salvación de la creación, al final del evangelio es la “renovación de todas las cosas.”

Cuando Wesley, por ejemplo, afirma que “el Reino no es externo, está dentro de ti, no comida, no bebida, sino justicia, paz y gozo en el espíritu” (29), se puede interpretar equivocadamente si se toma esta expresión de forma aislada. Es de destacar la sinceridad y la actitud radical del sermón IV adonde se dice que el cristianismo comienza en el corazón pero, se se expande para cubrir toda la tierra (IV, 36). La lógica de Wesley sigue la de su tiempo respeto a lo social: ganar los corazones, y con ellos se conquista de todas las relaciones de la vida práctica. Por otro lado, si tenemos la religión social, parece inútil a Wesley si no se conquista el corazón.

En opinión de Wesley el Padre Nuestro no deja de fuera en la connotación de “nuestra” lo social y lo creacional: se incluye en la paternidad de Dios todas las bestias, los ángeles y los hombres, a los paganos y los cristianos, y el universo entero. El Reino de Dios está presente, a pesar de debe empezar también como evangelio en el corazón, “el reino del Señor absorbe todos los reinos de la tierra, de modo que toda la humanidad para recibir al Rey y creen en su nombre, la tierra se inunda con la justicia, la paz y la alegría, con la santidad y la felicidad, hasta que todo se transforma en el reino celestial para la eternidad. “(239)
En pocas palabras, Wesley no concibe la religión cristiana y el Reino de Dios en su esencia como algo interno, sino que se abre como un horizonte para toda la creación y para la sociedad. Hay una amplia vista del camino de la salvación. A medida que la teología de Wesley se ensancha gradualmente y pasa por el alcance de las personas pobres de Inglaterra, así también, la visión del Reino abre su horizonte a los problemas de los reinos humanos.

Esta visión amplia de la fe, el reino de la salvación es muy clara como la base de la praxis wesleyana. Un análisis de esta práctica sería muy ilustrativo para nuestro tema.

4. El SM y la praxis del reino en J. Wesley

El SM tiene una peculiaridad entre los textos del Evangelio, que es presentar una articulación muy clara de la novedad del Reino de Dios encarnado en Jesucristo con sus demandas de la praxis: “No sólo que dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; pero el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo … Por lo tanto todo el que oiga estas palabras mías y las hace, le compararé a un hombre sabio … “(Mateo 7. 21, 24)

La ” religión del corazón ” es para Wesley la auténtica religión de Jesús. Esta lectura del SM tiene una influencia profunda del movimiento puritano. Pero debemos tener claro que la influencia de las ideas y prácticas en el fundador del metodismo puritano pasa a través de una recepción bastante crítica. Wesley verá un requisito de la práctica de SM que iba mucho más allá de la formal, la práctica farisaica religiosa y la práctica espiritual o excesivamente moralista puritano. Se está llevando la fe salvadora, como algo que debe ser desarrollado como una vida cristiana. Ë necesario “operar la salvación con temor y temblor” (para trabajar por nuestra salvación con temor y temblor “, Sermón 25).
Además tenemos que hacer distinciones cuando hablamos de puritanos. Los puritanos en Inglaterra tenían muchos matices. Encontramos puritanos místicos e individualistas, encontramos puritanos que luchaban por una revolución puritana, e tenemos puritanos que predicaban un socialismo empezando con la base obrera (Winstanley), y eso antes de Karl Marx. Wesley recusa y critica el puritanismo excesivamente místico e individualista. Acepta , publica y comenta los puritanos que ven la religión como un modo de inserción social de la fe.

Por lo tanto, un análisis correcto de la visión Wesleyana de auténtico cristianismo debe tener en cuenta no sólo el discurso Wesleyano sino también la práctica (el “cristianismo práctico” Wesley). Cristianismo de corazón y de práctica son correlatos. Correlatos en el sentido que uno no puede subsistir sin el otro. Es más que una superposición de corazón y relaciónd. Aunque la práctica seguirá la disposición del corazón, es una realización concreta de la religión del corazón. En inspiración Wesleyana no se debe hablar de la evangelización y la acción social como si fuera un apéndice de la otra, sino como una forma de realización concreta del Evangelio. Hay una vuelta de tuerca. Debemos hablar de la mescla entre el discurso como habla y el discurso de la práctica: verso y reverso, si se suprime uno se suprime el otro, como en una hoja de papel. La salvación es “operacional” en Wesley (work out the salvation) en la misma masa amasamos corazón y la vida (en todas sus dimensiones). Un análisis más completo de la visión Wesleyana sólo es posible si tenemos en cuenta toda la gama de acciones que hacen que sus relaciones con los demás y la sociedad, habría que incluir aquí, vivir con y visitando a los pobres y los reclusos, su relación con los niños (especialmente demandar el tiempo pobre), su preocupación y acción en favor de la salud popular, de su inmensa obra educativa (publicaciones, escuelas, salas de lectura, escuelas dominicales, etc.), las iniciativas para la acción política contra la esclavitud, sus preocupaciones con la guerra, por nombrar algunas apenas.

“Social” Wesley no es originalmente una cuestión de la sociología o la política (el concepto de la sociedad o la política) como tenemos hoy ó parte las ciencias sociales que se constituyeron como después de él. Social Wesley es un asunto de la salvación. Lo social se acerca a la salvación ligada a la misma pregunta. La praxis wesleyana de la salvación tiene un componente y un componente del corazón que conduce a la vida en todas sus instancias. “Las obras de piedad” (“obras de piedad”) están más correlacionados con la religión del corazón, pero también hay que tener auténticas “obras de misericordia” (“obras de misericordia”), como necesarias a la salvación y estrechamente relacionada con la realización de la fe en la vida social. Sin embargo, pensar en la salvación como prácticas de las obras de piedad y obras de misericordia, ya que ambas se integran en un solo movimiento de la fe que Wesley asumió “en serio” (“seriosly”) .

Bibliografía:
1. Wesley, J., Obras de Wesley, Wesley Heritage Foundation (Justo González, Editor General), Providence House Publishers, Franklin, 1996 y ss.
2. Wheeler, S., “” Ética Social en “Juan Wesley “, art. la red, …
3. Wesley, John – Notas explicativas sobre el Nuevo Testamento, la prensa de Epworth, Londres 1958.

SUIZA

 El CMI celebrará este mes la Semana Mundial por la Paz en Palestina e Israel

 

Ginebra, martes, 8 de mayo de 2012 (ALC) – El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) ha invitado a todas las iglesias-miembro y organizaciones conexas a unirse a la Semana Mundial por la Paz en Palestina e Israel, que desarrollarán del 28 de mayo próximo al 3 de junio del presente año, a fin de sensibilizar y tomar acciones en torno a un tema tan urgente para esa región.

 En la página oficial del CMI se explica cómo participar de la misma, cuando las iglesias, desde diversos países, podrán enviar señales a los responsables con las políticas, a los públicos interesados y a las propias congregaciones, en torno a la urgente necesidad de conseguir un acuerdo de paz que ponga fin a tanto sufrimiento de la población y que garantice los legítimos derechos así como el futuro de ambos pueblos.

 En tal sentido, pide a todos aquellos que quieran participar, orar con las iglesias que viven bajo la ocupación utilizando una oración especial de Jerusalén; educar sobre las acciones que contribuyan a la paz y en torno a los derechos reales que se oponen a ella, especialmente en los asentamientos de los territorios ocupados. Y, como tercer aspecto, sensibilizar a los líderes políticos utilizando políticas ecuménicas que promuevan la paz con justicia.

 La Semana Mundial por la Paz en Palestina e Israel pide a los participantes tratar de alcanzar la justicia para los palestinos, a fin de que tanto los israelíes como estos puedan, finalmente, convivir en paz bajo la gracia de Dios, cuando han pasado más de 60 años desde que ocurriera la división de palestina, pesadilla permanente que impide el sueño de crecer en paz de esa nación.

 El mensaje principal de esta jornada es que es tiempo ya de que tanto palestinos como israelíes compartan una paz justa, es tiempo de liberarse ya de la ocupación, de lograr igualdad de derechos y de sanar las almas heridas en aras de lograr un espíritu de concordia permanente.

 Semana Mundial por la Paz en Palestina e Israel

Mayo 28 a junio 3, 2012

“Rezad, educar y abogar por la justicia en Palestina”

 Una iniciativa del Foro Ecuménico Palestina Israel (FEPI) del Consejo Mundial de Iglesias

 El Foro Ecuménico Palestina Israel (FEPI) del Consejo Mundial de Iglesias invita a las iglesias miembros, las comunidades religiosas y organizaciones de la sociedad civil a unirse en 2012 para una semana de actividades de promoción y acción a favor de poner fin a la ocupación ilegal de Palestina y una paz justa para todos en Palestina e Israel. Las congregaciones e individuos de todo el mundo que comparten la esperanza de la justicia se unirán durante la semana para tomar acciones pacíficas para crear un testimonio común del público internacional.

 Como parte de la más reciente  Semana Mundial por la Paz en Palestina e Israel, a partir de mayo 28-junio 3, 2011, las iglesias de por lo menos 21 países de todo el mundo enviaron una señal clara a los responsables políticos, grupos comunitarios, y sus parroquias acerca de la urgencia la necesidad de un acuerdo de paz que ponga fin a la ocupación ilegal y garantice los derechos legítimos y el futuro de ambos pueblos.

 Durante la Semana Mundial por la Paz de 2012, del 28 de mayo al 3 de junio los participantes se les animan a planificar sus actividades en torno a los tres principios siguientes:

 1. Orar  con las iglesias que viven bajo la ocupación, con una oración especial de Jerusalén y otros recursos de adoración preparado para la semana.

 2. La educación  sobre las acciones que contribuyen a la paz, y sobre los hechos sobre el terreno que no crea la paz, especialmente en cuestiones relacionadas con el desplazamiento.

 3. Abogar  con los líderes políticos valiéndose de políticas ecuménicas que promueven la paz con justicia.

 Esta celebración anual de una semana de oración, educación y defensa llama a los participantes a trabajar para poner fin a la ocupación ilegal de Palestina, para que palestinos e israelíes puedan por  fin vivir en paz. Han sido más de 63 años desde la partición de Palestina endurecida en una pesadilla permanente para los palestinos. Hace ya más de 44 años desde la ocupación de Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza abrumado la visión pacífica de una tierra, dos pueblos.

 Sin embargo, el sueño de una nación no puede ser cumplido a expensas de otro.

El mensaje de la semana de acción es que ahora:

 •Es tiempo de que palestinos e israelíes compartan una paz justa.

•Es tiempo de liberarse de la ocupación.

•Es hora de la igualdad de derechos.

•Es hora de la sanidad de las almas heridas.

Restos arqueológicos arrojan luz sobre reinados de David y Salomón

EFE en Jirbet Qeiyafa

 

Dos de las tres cajas de hace casi 30 siglos, encontradas cerca de la ciudad de Bet Shemesh, a unos 35 kilómetros de Jerusalén, con detalles decorativos típicos de los reinados de David y Salomón. Foto: EFE 

Arqueólogos israelíes han descubierto varias piezas de culto en un yacimiento cerca de la ciudad de Bet Shemesh, a unos 35 kilómetros de Jerusalén, que permitirán reinterpretar la descripción que la Biblia hace de los reinados de David y Salomón.

El descubrimiento, expuesto hoy por el profesor Yosef Garfinkel, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y por Saar Ganor, de la Dirección Israelí de Antigüedades, consiste en tres cajas de piedra, bien talladas, y de hasta 20 centímetros de alto, usadas para guardar objetos de culto divino.

“Su meticuloso diseño responde a descripciones hechas en la Biblia del palacio y el templo de Salomón”, dijo Garfinkel, que lleva cinco años excavando en Jirbet Qeiyafa, también conocido como Fortaleza Elá, un reducto circular amurallado de 2,3 hectáreas y en una estratégica ubicación entre las ciudades filisteas y Jerusalén.

De color beige rosado, dos de las cajas tienen una especie de pórtico cuya descripción, asegura el investigador, aparece en el primer libro de Reyes.

Fueron halladas en casas de la ciudad y su altura es exactamente el doble del ancho -como en edificios hallados en Jerusalén-, por lo que prueban la conexión entre la que Garfinkel cree que era la ciudad bíblica de Shearaim y la Jerusalén de David y Salomón.

“Shearaim, que estaba aquí en el valle de Elá, significa ‘Dos puertas’, y esta ciudad es la única de la época del Primer Templo con dos puertas, el resto tenían una”, asegura.

Para el investigador, los últimos hallazgos, y otros anteriores, refuerzan la corriente que ve en la Biblia un relato fidedigno de lo que pudieron ser acontecimientos históricos.

“La exactitud de las descripciones no nos deja otra opción y quien no lo crea deberá también explicar cómo es posible semejante similitud”, declaró a Efe.

Pero, a diferencia de otros historiadores de su misma universidad, él lo hace con reserva, y cree que como cualquier otro texto de su naturaleza, la Biblia contiene episodios fidedignos y otros que no lo son.

El Antiguo Testamento relata con todo lujo de detalles los reinados de David y Salomón en el siglo X a.C., aunque hasta ahora no existen pruebas inapelables que confirmen la magnificencia recogida en el ideario y arte judeo-cristiano posterior o siquiera su existencia.

En Jerusalén y alrededores proliferan restos del Período del Segundo Templo (siglos VI a.C. a II d.C.), pero del Primero (siglo XI a.C. a 586 a.C.), existen muy pocos vestigios y la inmensa mayoría siguen sujetos a un intenso debate académico y político.

Uno de ellos es una muralla de 70 metros con un monumental torreón y una torre de vigilancia desenterrados junto a las murallas de la ciudad antigua de Jerusalén, presentada hace dos años como posible obra del rey Salomón.

Estructuras fortificadas del mismo tamaño han sido halladas en Jirbet Qeiyafa, cuya construcción los arqueólogos datan entre los siglos X y XI a.C., contemporáneas de los dos reyes.

Su diseño urbano, señala Garfinkel, no responde al de ninguna ciudad cananea o filistea, tampoco al de ciudades en el reino de Israel, sino que se trata de una “planificación típica” de las ciudades de Judea.

“Es el ejemplo más temprano que tenemos de una ciudad de ese reino y nos indica que este tipo de planificación (urbana) ya estaba en uso en tiempos del rey David”, sostiene.

Allí, en un trozo de cerámica u “ostracon”, también fue descubierta en 2008 la inscripción hebrea más antigua conocida, y que pruebas de Carbono-14 remontan al mismo período.

El experto insiste que la construcción de la ciudad tiene implicaciones sin precedentes para comprender ese capítulo de la Biblia, y que, con alrededor del 20 por ciento ya excavada, su distribución prueba la existencia de un reino centralizado que tenía bajo su autoridad varias ciudades.

México: inicios protestantes del s. XIX: testimonio

  

Ignacio Manuel Altamirano, cronista en la cúspide de la fama política, periodística, literaria y social de entonces, asiste a las actividades del templo evangélico de San José de Gracia.

 

28 DE ABRIL DE 2012.- Fue una madrugada de intensa lectura de la prensa mexicana del siglo XIX. En la excelente Hemeroteca Nacional Digital que resguarda y administra la Universidad Nacional de México, encontré una información que me dejó fascinado. El contexto para comprender mejor el hallazgo está en los artículos que sobre Manuel Aguas he publicado anteriormente en  Protestante Digital.

 Aguas, sacerdote católico romano e integrante de la orden de los dominicos, sacudió al mundo religioso y cultural en abril de 1871, cuando en una extensa carta (fechada el 16 de aquel mes) deja constancia de su conversión al cristianismo evangélico. El título del documento fue  Contestación que el presbítero Manuel Aguas da a la carta en la que le pregunta sobre su religión el presbítero Nicolás Arias.

 La misiva alcanza gran difusión a partir de que se publica en  El Monitor Republicano  (26/IV/1871, pp. 2-3). De este periódico es retomado el documento por distintos diarios y revistas del país, que lo dan a conocer íntegramente, con lo cual se amplía de manera importante el número de lectores del manifiesto escrito por Manuel Aguas.

 En la  Contestación  el antiguo sacerdote católico romano expone que se integra a la Iglesia de Jesús, y que iniciará sus predicaciones en el templo de San José de Gracia, comprado al gobierno mexicano por el grupo en el cual ministraba el misionero Henry C. Riley. Este personaje nace en Chile en 1835, educado en Estados Unidos e Inglaterra y ordenado como ministro de la Iglesia episcopal en 1866. Antes de llegar a México, a principios de1869, Riley pastoreaba una iglesia de habla castellana en Nueva York.

 El ex dominico escribe en la carta acerca de su nueva identidad religiosa, así como respecto de su decisión de ministrar en la congregación evangélica: “¿he de negaros que soy protestante, es decir, cristiano y discípulo de Jesús? Nunca, nunca quiero negar a mi Salvador. Muy al contrario, desde el domingo próximo voy a comenzar a predicar a este Santo crucificado en el antiguo templo de San José de Gracia. Ojalá que mis conciudadanos acudan a esa Iglesia de verdaderos cristianos. Si así sucede, como lo espero en el Señor, se irá conociendo en mi querida patria la religión santa y sin mezcla de errores, idolatrías, ignorancias, supersticiones ni fanatismos: y entonces reinando Jesús en nuestra República, tendremos paz y seremos dichosos”.

 El 23 de abril de 1871 se abre al culto de la Iglesia Mexicana de Jesús el templo de San José de Gracia.  Desde entonces y hasta el día de hoy el lugar ha sido sede principal de los grupos sucedáneos en el que Manuel Aguas fue líder. El espacio es en nuestros días la Catedral de San José de Gracia de la Iglesia Anglicana de México, se localiza en el Centro Histórico de la capital mexicana, en la calle de Mesones 139.

 Un cronista en la cúspide de la fama política, periodística, literaria y social de entonces, asiste a las actividades que tienen lugar el domingo en que San José de Gracia abre sus históricas puertas a la fe evangélica. Ese personaje se llamó Ignacio Manuel Altamirano  (1834-1893). Su vastísima producción ha sido recogida en 24 tomos por distintos estudiosos de su obra.

 En un libro que recoge escritos esenciales del autor (colección Los Imprescindibles, Ediciones Cal y Arena, 1999), Vicente Quirate escribe en el prólogo: “La multitud de actividades que Altamirano realizó a lo largo de los intensos 59 años de su vida, así como la versatilidad de su escritura, ejemplifican la condición de nuestros intelectuales en la mitad del siglo XIX, y la dinámica a la que fueron obligados por un país que reclamaba esfuerzos en todos los órdenes. Orador, novelista, poeta, historiador y crítico literario, editor, profesor, militar y político. Altamirano alcanzó la unánime calificación de maestro, comprendida en ambos sentidos del término: a él se deben esfuerzos por dignificar la situación de los trabajadores docentes; a su generosidad y clarividencia, la formación de un grupo de escritores que habrían de interpretar tiempos nuevos. Muchos de su contemporáneos tuvieron talento para escribir: pocos poseyeron, además, la visión de Altamirano para hacer de cada letra un instrumento de formación de conciencia”.

 Ignacio Manuel Altamirano publica en  El Federalista  (24/IV/1871, p. 3) la impresión que le deja lo que atestigua en San José de Gracia el día anterior, he aquí su testimonio, hallado una madrugada de feliz investigación hemerográfica. Originalmente fue publicado bajo el título “Templo protestante”:

 Ayer se hizo la dedicación de un templo protestante en el local que antes era la iglesia de San José de Gracia, y que fue decorado con la sencillez cristiana que caracteriza a los templos de la religión reformada, en los que se observa rigurosamente el segundo precepto del Decálogo, es decir, que no se admiten imágenes ni ídolos.

 La concurrencia era inmensa, hasta el punto de llenar completamente la nave del templo durante todo el día. Sabemos que se colocaron mil quinientas sillas, las cuales no bastaron, y numerosos fieles quedaron en pie.

 Asistimos nosotros con el objeto de hacer observaciones, pues no pertenecemos al culto protestante, y pudimos notar:

 1º. Que la concurrencia era compuesta de todas clases, sexos y edades: señoritas, caballeros, artesanos, numerosos indígenas, todos estaban confundidos en un solo sentimiento de verdadera fraternidad, según el espíritu del Evangelio, y todos leían en sus rituales y cantaban sus himnos

 2º. Que a pesar de ser tan numeroso el concurso, reinaba un espíritu de recogimiento que no hemos visto hasta aquí en ninguno de los templos romanos de la ciudad y del campo, pues estamos acostumbrados a ver en estos, más bien lugares de placer, de distracción y de galanteo que casas de oración.

 3º. Que el sentimiento democrático se desarrolla más bien con el protestantismo, que con el catolicismo romano, por la forma de culto, y por la supresión de esa especie de  fetichismo  que impone la jerarquía sacerdotal entre los romanos; pues aunque los luteranos, por ejemplo, tienen obispos, estos apenas se diferencian de los presbíteros, ni se presentan en público con ese ostentoso estado mayor de capellanes, familiares, secretarios, maestros de ceremonias,  crucíferos  en mula, pertigueros, acólitos perreros, cuya corte hace considerar a los tales obispos cuasi como a la cuarta persona de la Santísima Trinidad.

 Entre los protestantes no: el obispo no se distingue sino por la mayor suma de trabajo que se le impone.

 Todo el día se celebró el culto en San José de Gracia, predicando el presbítero Aguas y otro también pastor de la nueva iglesia, y en la tarde se bautizaron dos niños.

 Quizás solo nosotros éramos los únicos conducidos allí por la curiosidad, puesto que todos los demás, en su manera de practicar el ritual, daban a conocer que eran antiguos protestantes.

 Seguramente el protestantismo hace progresos rápidos en México, lo que nos obliga a felicitar a La Voz, pues son triunfos suyos. [1]

 ——————————————————————————–

   [1]  Se refiere a la publicación conservadora  La Voz de México , en cuya primera plana, justo debajo del nombre del periódico se consignaba que era el “Diario político, religioso, científico y literario de la Sociedad Católica”.

 Autor: Carlos Martínez García        ©Protestante Digital 2012

Jesús, el Divino Maestro

drernestocontreras@hotmail.com

 

El Evangelio dice: Jesús, al comenzar su ministerio era como de treinta años, y vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer, y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres y abatidos; a vendar y sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos y a los presos apertura de la cárcel, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año de la buena voluntad de Jehová y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Y enrollando el libro, lo dio al ministro y se sentó y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en Él, y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes (Lc 3:23; 4: 16-21; Is 61: 1-3).

 De acuerdo con Mateo y los demás evangelistas, al iniciar su ministerio, Jesús el Salvador, Sanador, y Maestro, recorrió toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo, y se difundió su fama por toda Siria, y le siguió mucha gente de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea, y del otro lado del Jordán (Mt 4: 23-25).

 Jesús inició su ministerio público en Capernaúm y el resto de Galilea. Ahí pasó más tiempo que en ninguna otra parte y fue muy popular. Pero eventualmente, fue rechazado en Galilea, Nazaret, Samaria, y Judea, y específicamente, en Jerusalén (Mt 13: 54-58; 4: 13-17 y 11: 23,24; Mr 1: 34-39).

 Son eventos sobresalientes al inicio de su ministerio terrenal:

 1. El llamado de los 12 apóstoles: Simón Pedro y Andrés, hijos de Zebedeo; Santiago (Jacobo) y Juan, (“los Boanerges o hijos del trueno” Jn 1: 35-42); Jacobo hijo de Alfeo y Lebeo (también llamado Tadeo, y Judas, el hermano de Jacobo: Lc 6: 15, 17); Mateo (Leví); Tomás, Felipe, Simón el Zelote (también llamado “el cananita”); Bartolomé, y Judas Iscariote (Mt 4: 18-22; 9: 9; 10: 2-4; Mr 3: 16-19; Lc 6: 14-16).

 2. El hacer milagros: Se mencionan 35: Sanó enfermedades y endemoniados; resucitó muertos; y dominó la naturaleza. A veces lo hizo hablando directamente, o a distancia; tocando, untando lodo, u ordenando acciones, como estirar la mano, o ir a presentarse  a los sacerdotes, o en algún lado, lavarse, etc. (Mt 12: 10-13; Lc 17: 12-14; Jn 9: 1-7; Mr 4: 37-39).

 Sobre su doctrina, el evangelio dice que la gente exclamaba: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre! Y se admiraban de su doctrina porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas (Mt 7: 28,29; Jn 7:46). Además, los judíos religiosos, cuando Jesús enseñaba en el templo, se maravillaban diciendo: “¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?” Así, Jesús enseñaba como el autor de las Escrituras y no como un comentarista. El dijo: Mi doctrina no es mía, sino de Aquel que me envió y el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, ó si yo hablo por mi propia cuenta (Jn 7: 14-17), confirmando lo que Pedro afirmó después al decir: Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él (ya que era Emmanuel). (Hch 10: 38; Mt 1: 23).

 Como en el resto de las Escrituras bíblicas, Jesús usa como métodos didácticos, la poesía al estilo judío, paralelismos (Mt 7: 6 y 17), proverbios (Lc 4: 23), paradojas (Mt 10: 39), e hipérboles (Mt 5: 29,30 y 23:24-27); también usa ilustraciones, mencionando niños, viudas, aves, árboles, flores, y comparaciones; y usa parábolas y preguntas (Mt 18: 1-7; 16:26; y 21: 23-27; Mr 12: 41-44; Lc 10: 36). Además, Jesús usó la argumentación, basada en citas bíblicas (Mt 4: 3-10; Mt 22: 32).

 La Ley de Cristo y sus diferencias con la Ley Mosáica, se resume en el llamado Sermón Del Monte.

 1. Las Bienaventuranzas para los hijos de Dios (Mt 5: 1 al 12).

 2. La responsabilidad que tiene el salvo, de ser “sal y luz” del Mundo (Mt 5:13 al 16).

 3. La justicia superior del salvo por gracia (Mt5:17 al 20 y ver Ro 3:20 al 26).

 4. La ética o leyes morales del cristiano (Mt 5:21 al 48; Lc 10: 27 al 37).

 5. La religiosidad en el cristiano (Mt 6: 1 al 18; ver Lc 5:36 al 39).

 6. El dinero, los bienes materiales y el cristiano (Mt6: 19al34; Stg 2:13 al 18).

 7. La Ley de Oro. “Haz al prójimo lo que quieras que te hagan a ti” (Mt 7: 1 al 12).

 8. “Por sus frutos los conoceréis.”

 9. Cómo juzgar al prójimo (Mt 7:13 al 23).

 10. El fundamento firme: Cristo y su doctrina (Mt 7: 24 al 29; ver Efe 2:19 al 22).

Leopoldo Cervantes-Ortiz

 México, Monsiváis y marginalidad protestante asumida

 

El “testamento protestante” de Carlos Monsiváis (III)

 

 C. Monsiváis en la presentación del libro Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911, de Jean-Pierre Bastian (febrero de 1990). Lo acompañan Carlos Mariscal, Bastian y Jean Meyer. (Cortesía de J. P. Bastian.) 

 El protestante es visto como un espacio de “desnacionalización” y los miembros de las comunidades son “mexicanos de tercera”.

 28 DE ABRIL DE 2012.- La historia de este protestantismo es doble, es la historia de una doctrina de Reforma que se propaga y es la historia de la Iglesia católica y de las maneras que elige para aplastar a los disidentes. [1] C.M.

 “Estoy de acuerdo en que crea lo que le dé la gana, pero no en que lo manifieste” Esta frase entrecomillada preside la segunda sección del texto que nos ocupa, y que pertenece a la misma estirpe de los recopilados en  Protestantismo, diversidad y tolerancia  (2002), en donde junto con Carlos Martínez García hace un corte transversal de su percepción sobre la experiencia de ser protestante en México.

 Allí se advierte muy bien la veta personal que no aflora tanto en sus libros más conocidos y que puede pasar por alto el lector poco informado sobre su formación religiosa.  Particularmente llamativo es el citado “‘Si creen distinto no son mexicanos’. Cultura y minorías religiosas”, presentado en el “Segundo Encuentro Iglesias y Sociedad Mexicana  (Protestantismo, educación y cultura)”, realizado en febrero de 1993, y en donde tuve la fortuna de coincidir con él.

 La explicación sobre la “persistencia bíblica” de las comunidades evangélicas, más allá de cualquier afán cultural adicional, sirve todavía hoy para entender por qué los frutos de la presencia de esa heterodoxia religiosa se han pospuesto tanto: “La mayoría […] se conformaba sólo con la lectura de la Biblia, que iba de la memorización a la explicación reiterativa, y de la explicación reiterativa a la memorización. […] La noción de lo sagrado es lo que las hizo posibles [a las comunidades protestantes], porque era la esencia de la diferencia. El aferramiento a lo sagrado permitía resistir a la persecución, a la burla, al ostracismo, a todo tipo de hostilidades”. [2]

 Ya ubicado en el siglo XX, Monsiváis describe y hace la crónica del tímido comportamiento de los líderes y las iglesias en la defensa de sus derechos ciudadanos.

 Los caminos de la tolerancia eran muy lentos y estaban en función de la aún fuerte presencia liberal.

 A principios de siglo, los protestantes “luchan por una meta triple : garantizar el respeto de la ley a la disidencia religiosa; establecer las tradiciones que vertebren internamente a sus comunidades; convencer a los demás y convencerse a sí mismos del carácter respetable de sus creencias. Lo indispensable es garantizar, al tiempo que la legalidad, la legitimidad de una minoría calificada de “inconcebible”, es decir, fuera de la historia nacional” (p. 69).

 Esta marginalidad socio-histórica y cultural fue cuestionada duramente por los sucesos políticos: Aarón Sáenz, antiguo militante del Esfuerzo Cristiano de la iglesia presbiteriana, se queda a un paso de ser candidato a la Presidencia de la República , a pesar de tener, también, todas las credenciales para ello, en 1929. No valieron su militancia revolucionaria, ni su cercanía con Plutarco Elías Calles, con quien su familia había emparentado, ni mucho menos su apego al asesinado Álvaro Obregón.  Quedó fuera de la lid por el hecho mismo de ser protestante, algo que sus detractores se encargaron de divulgar al calificarlo de “obispo protestante”. [3]

 Según Monsiváis, esa derrota política contribuyó a traumatizar al protestantismo mexicano y a devolverlo al ámbito del martirologio. En esos años el protestantismo fue visto como “enemigo de la cultura hispánica” incluso en las altas esferas del poder, como en el caso del secretario de Educación Pública, Ezequiel Padilla, por lo que se le excluye de la “Identidad Nacional”, entelequia promovida intensamente durante la primera mitad del siglo.

 Ya en los años 20 aparecieron los grupos pentecostales, cuya efervescencia religiosa vino a fortalecer la presencia no católica. “En todas las denominaciones se va a los templos a refrendar la fe (absolutamente personal) y la seguridad de no estar solos ante la intolerancia que mezcla las instrucciones de curas, obispos y ‘creyentes elocuentes’ con las reacciones tradicionales del odio a la diversidad” (p. 70). Mientras tanto, la persecución era cosa de todos los días.

 Fueron décadas arduas, sobre todo en la provincia, y más entre las poblaciones indígenas. La “marginalidad asumida” es la constante pues los creyentes se autoexcluyen de todo lo que huela a catolicismo, desde las fiestas más sencillas, hasta las fastuosas celebraciones. El sentimiento de  no-ser-de aquí,  tan espiritual y consistente, se extrapola a todas las actitudes posibles. Monsiváis resume el rasgo más definitorio del protestante típico: “el alejamiento de casi todos los ritos de la sociedad nacional, la actitud que mezcla la conversión, la disciplina de la fe y el manejo variado del rechazo circundante.  Son ya distintos en algo muy básico: no quieren integrarse y, de acuerdo con el clero católico y la sociedad, no deben hacerlo o no tendría caso que lo hicieran”. Los protestantes son, en suma, una “anomalía extirpable”  y su lugar de rigor, los márgenes de todo, pues el país era casi oficialmente guadalupano, máxime ante episodios tan evidentes como la confesión de fe que hizo Manuel Ávila Camacho al tomar posesión de la Presidencia en 1940.

 El protestante es visto como un espacio de “desnacionalización” y los miembros de las comunidades son “mexicanos de tercera”, muy lejos todavía de un ejercicio sólido de la ciudadanía.

 El autor de  Principados y potestades  redefine el papel del protestantismo de estos años como el de una “lejanía cismática de la nación” que, y arriesga el dicho, todavía persiste. De ahí la sensación de que aún sigue vigente este extranjerismo espiritual o cultural, pues el único motivo de arraigo es el credo, en un momento en que la mayoría de pastores seguían siendo estadunidenses, situación que comienza a variar hasta la década de los 60. Precisamente, en el periodo 1940-1960 acontece la “guerra santa” contra el protestantismo, con el apoyo velado de los gobiernos. Es la etapa de la que se ocupará la sección titulada “No se les admite ni cantando en silencio sus himnos”.

 ——————————————————————————–

   [1] C. Monsiváis, “‘Si creen distinto no son mexicanos’. Cultura y minorías religiosas”, en C. Monsiváis y C. Martínez García,  op. cit.,  p. 32.

   [2] Ibid.,  pp. 29-30

   [3] Pedro Salmerón Sanginés,  “Los orígenes de la disciplina priísta: Aarón Sáenz en 1929”, en  Estudios. Filosofía, historia letras,  Instituto Tecnológico Autónomo de México, nueva época, vol. III, primavera de 2005, p. 122, Salmerón es autor de una biografía de Sáenz ( Aarón Sáenz Garza: militar, diplomático, político, empresario.  Miguel Ángel Porrúa, 2001).

 ©Protestante Digital 2012

Historia de la Capilla Wesley

Gran parte de Europa occidental es Protestante y hay Baptistas, Anglicanos, Metodistas, Luteranos, Calvinistas, Pentecostales, Bautistas, entre otros. El Protestantismo nace en Alemania gracias a la acción de Lutero, Calvino, Tyndale y muchos otros y actualmente el país con mayor cantidad de protestantes en el mundo es Estados Unidos.

Pero, si deambulas por las calles de Londres, Inglaterra, y te interesa el tema puedes visitar una pequeña capilla que marca el nacimiento de la Iglesia Metodista.

Se trata de la Capilla Wesley, un sitio sumamente importante para los metodistas de todo el mundo. John Wesley nació en 1701 y fue un ministro anglicano, evangelista, fundador de esta nueva Iglesia Protestante. Aquí, en esta ciudad, vivió, predicó y murió. Así que no solo está la capilla sino su casa, su tumba y un muy buen Museo del Metodismo. Wesley dedicó su vida a estudiar la Biblia, orar y hacer caridad y con el tiempo el Metodismo se separó de la Iglesia de Inglaterra teniendo al día de hoy más de 70 millones de seguidores en todo el planeta.

La Capilla de Wesley fue construida en 1778 y era usada por el predicar como su base londinense. Fue, de hecho, la primera Iglesia Metodista que se construyó especialmente para celebrar la comunión y predicar. Al cumplirse 100 años de la muerte de Wesley la capilla se renovó y la madera se suplantó por mármol. Hoy el interior es muy hermoso y elegante que debió cerrarse momentáneamente en los años ‘70 por problemas estructurales. Pero volvió a abrir y al cumplirse sus 200 años estuvo presente nada más y nada menos que la Reina Isabel II.Ah, y aquí se casó Margaret Tatcher, la Primer Ministro de los años ‘80.

La Capilla Wesley se construyó de acuerdo a los deseos del propio predicador, mira a Bunhill Fields donde está la tumba de su madre y detrás del edificio está la propia tumba de Wesley. En el museo, en la cripta, está toda la historia del Metodismo hasta el día de hoy y una pequeña tienda de regalos. Al lado está además la casa donde Wesley pasó 11 años y la el mismo dormitorio donde murió en 1791.

Información práctica sobre la Capilla Wesley: Ubicación: City Rod, 49, Londres, Inglaterra. Cómo llegar: en metro, descender en Old Street. Horarios: la capilla, la casa y el museo abren de lunes a sábado de 10am a 4pm. Los domingos desde el mediodía hasta la 1:45pm. Las entradas son gratuitas pero hay que donar 2 libras.

Iglesia Wesley

Una de las iglesias más antiguas y uno de los pocos edificios coloniales que quedan en la ciudad de Perth es la Iglesia Wesley.

Está situada en el cruce de las calles Hay y William y data del siglo XIX. Está construida en ladrillos rojos en estilo gótico victoriana y tiene unas torres con forma de aguja. Tiene una fuerte imagen vertical, como que se eleva hacia arriba con fuerza, y ese efecto es ayudado por las largas ventanas. La aguja mide 35 metros y tiene una veleta en la punta.

La Iglesia Wesley es una iglesia metodista. Los metodistas llegaron a la colonia en 1830 y fue al cabo de unas pocas décadas que la iglesia empezó a construirse. La primera piedra se puso en 1867 y la iglesia se inauguró en 1870. Su construcción no fue nada barata, teniendo en cuenta que los fieles no llegaban a ser 150 personas para aquel entonces. La campana se sacó del barco que había traído a los primeros metodistas, y los ladrillos se construyeron en la zona. La iglesia se mantuvo de esa forma hasta los años ’70 del siglo XX cuando se le hicieron algunos retoques y ampliaciones.

/ver fotos en fotos de juan Wesley/ fotos EEM


El Salario de Una Madre

drernestocontreras@hotmail.com

 

Providencialmente, y con el fin de preservarle milagrosamente la vida, Dios hizo que la hija de Faraón descendiera a lavarse al río, viera en el carrizal la arquilla donde Jocabed había puesto a su hijo Moisés, y que tan pronto la abriera y viera al niño que lloraba, como don de Dios, ella se llenara de compasión maternal; y rescatándolo, lo tomara en sus brazos y sin darse tiempo para considerar serena y mesuradamente, las responsabilidades, riesgos, y consecuencias de su decisión, adoptara como propio al esclavo hebreo, estando dispuesta a invertir todos sus recursos, tiempo y privilegios, en su crianza, educación, y cuidado, sin saber, como muchas otras madres, que su hijo a su tiempo, cambiaria la historia del mundo.

 Dice la Biblia que fue entonces que María, su hermana, que vigilaba la escena, dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño? Y la hija de Faraón respondió: Vé. Ella entonces le trajo a Jocabed la madre del niño, a quien la hija de Faraón le dijo: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré.

 ¿Yo te lo pagaré? ¿Cuánto cuesta, y con qué se puede pagar tan trascendental labor? Algunos han calculado que el sueldo de una buena madre debería rebasar los $150,000 pesos al mes; pero todos sabemos que no hay dinero que pueda retribuir justamente el trabajo y sacrificio que 24 horas al día hacen las mamitas lindas a favor de sus hijos, quienes por su natural fragilidad inicial, y su inexperiencia e imprudencia posterior, constantemente están expuestos a miles de  peligros que ante el más leve descuido, pueden poner en peligro sus vidas o dejarlos con cicatrices, secuelas, y daños permanentes.

 Jocabed es un precioso ejemplo de una buena madre quien ignorando el decreto del Faraón de matar a todos los hebreos recién nacidos, ahogándolos en el río Nilo; en esperanza contra esperanza, desde el momento de saberse embarazada, cambió totalmente su estilo de vida, con el fin de que su hijo tuviera las mejores posibilidades de desarrollarse sanamente dentro de su vientre, y nacer felizmente.

 Dice la Biblia, que al nacer, viéndole que era hermoso, como muchas madres en toda la historia de la humanidad, sin dudarlo ni un instante, ella estuvo dispuesta a hacer todo lo posible para salvarle la vida.

 Dice la Biblia que fue así que a pesar de la renuncia que ello implicaba,  Jocabed tomó al niño y lo crio y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés que quiere decir: “salvado de las aguas” (Ex 1: 7 al 11; 15 al 22 y 2: 1 al 10).

 ¡Bendito sea Dios porque, gracias a la intervención divina, en esa ocasión, su extraordinaria fe en Dios y su amor comprometido, triunfaron sobre aquella diabólica ley y sentencia de muerte!

 Todos sabemos que si registraran las historias de todas las madres que en forma similar han estado dispuestas a hacer los más asombrosos e ingeniosos sacrificios por preservarles la vida a sus hijos, aún en las más adversas circunstancias y cuando todo indicaba que cualquier esfuerzo era inútil, les aseguro que sin exageraciones, no cabrían en ninguna biblioteca, todos los libros que se tendrían que escribir.

 ¡Gloria a Dios! Por el amor, la compasión y el extraordinario valor que el Buen Padre Celestial pone en el corazón de tantas mamitas lindas, que han estado y siguen estando dispuestas a aceptar el encargo divino, el reto, y la tremenda responsabilidad de cuidar a tan frágiles criaturas, sin necesitar mayor preparación académica que la sabiduría sobrenatural que Dios pone en sus mentes, desde el momento mismo en que dan a luz.

 Bastaría con que unas cuantas horas pasaran sin que la madre supieran qué hacer con el recién nacido que Dios ha puesto en sus manos, para que ninguno de nosotros sobreviviera a los riesgos mortales que nos rodean en este mundo.

 La Biblia afirma que, independientemente de si nacimos como producto de un acto matrimonial lleno de amor, respeto y responsabilidad, o como consecuencia indeseable de una acto de fornicación, adulterio, violación, o incesto, la verdad es que herencia de Jehová son los hijos, cosa de gran estima ante los ojos de Dios, el fruto del vientre; y que nadie llega a este mundo por accidente, ni logra nacer y seguir vivo, si Dios no le provee de los brazos amantes de una mujer que, siendo o no su madre biológica, y sin ninguna necesidad, esta dispuesta a renunciar voluntariamente a todos sus intereses particulares y considerar como ministerio prioritario en su vida, los 365 días del año, sin domingos, días festivos, ni vacaciones, y a veces por más de 25 años consecutivos, la crianza y educación de la criatura.

 La Biblia dice que el perfecto amor, echa fuera el temor, y la madre es la mejor demostración de la veracidad de esta sentencia.

 Asombrados por tal valor de echarse encima, sin necesidad alguna, tan enorme responsabilidad, muchos nos hemos preguntado ¿Quién en su sano juicio y tan temerariamente, puede estar dispuesta a exponerse a un reto de tal magnitud, con serenidad, seguridad y éxito? Y la respuesta es muy sencilla: Toda mujer, que aunque sea una adolescente primeriza o una humilde mujer que no sabe ni leer o escribir, a cambio del privilegio, gozo, y deseo imperioso de ser madre, está dispuesta a hacer todo lo que sea necesario por su hijo, confiando únicamente en la suficiencia y fidelidad de la promesa de Dios que dice: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús,” (1ª Jn 4:18; Fil 4:18).

El que no reconoce el milagro que es que Dios a través de nuestras madres, nos haya preservado la vida en un mundo tan hostil, que aborta anualmente a unos 60 millones de bebés, y mata antes de los dos años de edad, alrededor del 20% de los que logran nacer vivos, tiene la vista muy corta, y no se merece el cuidado y sostén que Dios, a través de su madre, le ha dado 24 horas al día.

 Todo hijo bien nacido, tiene la obligación de hacer feliz a su mamá con todo lo que pueda: con besos, abrazos, y regalos, pero sobretodo, honrándola y llenándola todos los días de satisfacciones legítimas, al comportarse en este mundo perdido, como buen cristiano, y gente decente, respetable, útil, necesaria, de edificación, y ejemplar. Que así sea.

El camino metodista en perspectiva Latinoamericana

 

Néstor Míguez

Sobre el final del Documento “The United Methodist Way” se afirma (mi traducción): “Nuestro mayor desafío es que vivimos en un ambiente permeado por poderosas fuerzas formadoras de ideales distintos de los del Evangelio cristiano”. Y luego agrega que debemos nombrar a estas fuerzas opositoras, pero además debemos cumplir nuestra tarea… “desarrollando estructuras, prácticas y modos de vida que den cuerpo a los ideales alternativos de nuestro tradición…” Quisiera comenzar desde allí, para comenzar la tarea a la que se nos invita, deteniéndome un poco en señalar cuáles son esas fuerzas que hoy conforman ideales opuestos al Evangelio, y luego recuperar el sentido alternativo de la tradición metodista.

 El mundo es mi parroquia

 La anécdota es conocida. Cuando Juan Wesley es acusado de estar predicando fuera de los límites de su designación específica, responde con esta frase. La tradición ha querido darle una interpretación geográfica a la palabra “mundo”. Pero yo creo que hay que darle una interpretación teológica. El mundo, lo que se llama “mundo” en el Evangelio de Juan y otros escritos bíblicos, es aquella realidad humana autónoma y confrontada con la voluntad divina. Es lo “mundano” en oposición a lo santo. Yo leo a los Wesley y al temprano movimiento metodista como una misión, no entre los santos para tratar de conservarlos santos, sino como un esfuerzo por ser santo en medio del mundo, testigos de santidad que buscan santificar al mundo, transformarlo, mostrando la voluntad divina de vida plena para todos. Allí tenemos nuestra parroquia porque allí tenemos nuestra misión. En ese mundo somos llamados a ser testigos, a actuar, a interpretar, predicar y vivir el mensaje evangélico. Pero, ¿cómo es hoy ese mundo?

 Una descripción acabada puede llevarnos toda una nueva conferencia, pero quisiera centrarme en unas pocas características:

 Es un mundo globalizado, unificado en sus medios de comunicación y en su sistema económico. Muchas culturas, muy diverso en sus manifestaciones humanas, pero todo asentado en un único y expansivo sistema económico, con muy pocas excepciones. Más allá del reconocimiento de la diversidad cultural, se nos impone un único modo. “Un sistema, ningún límite” decía un slogan de la Bolsa de Nueva York (Wall Street) en medio de la crisis económica de 2008-2009, y que aún no ha concluido. No es un slogan comercial: es una afirmación teológica. La pretensión de un único y solo sistema, y un sistema sin límites, ni geográficos ni temporales, pertenece al imaginario de las verdades eternas, religiosas. Pero es ese dios de Wall Street quien reclama esto, y no el Padre de Jesucristo.

 Ese mundo globalizado tiene patrones: poderosos grupos económicos que controlan la mayor parte de los bienes y servicios. Menos de quinientas firmas manejan más del 80% del capital financiero mundial. El mundo de hoy es como el patio de comidas de un centro de compras: Todo tiene lugar: desde la pizza italiana a la comida Thai y uno puede elegir lo que quiera (siempre que tenga con qué pagar y pueda consumirse como comida rápida). Pero al final del día, la mayor parte de la renta va a parar a un solo bolsillo. En el mercado libre nada es libre. Pero pretende ser un mercado total. Creo que una de las deudas teológicas de nuestra fe, si la gracia ha de estar, como en nuestro logo, en el centro de la vida, es pensar qué significa la existencia de la gracia, lo gratuito, en un mundo donde todo es objeto de comercio.

 La economía del libre mercado, proyectada al nivel global, impone su propio juego de reglas, prácticas y conceptos a lo largo del mundo. Esto conforma una manera dada de estar en el mundo y de ver al prójimo y la creación bajo una luz particular, creando la subjetividad  de un “consumidor”. Los creyentes, los pastores y aún los obispos, no están libres de esta influencia. Vivimos, queramos o no, bajo la presión de información parcial y propaganda continua. Hemos dejado de ser ciudadanos para ser consumidores: lo público se ha privatizado, mientras las vidas privadas se hacen públicas como espectáculo (El gran hermano universal).

 Esto se ha naturalizado de tal forma que creemos que así debe ser la vida. Pero solo el 15% de la humanidad consume el 85% de los bienes y servicios disponibles. El nivel de vida de las mayorías está lejos de ser el que muestran los países afluentes. Lo que está en juego a nivel mundial no es el derecho de las minorías sino la subsistencia de las mayorías. Se necesitaría 5 veces la energía hoy disponible en el mundo para que los niveles de consumo de las mayorías se acercaran a lo que ocupa la franja intermedia. Pero los medios de comunicación imponen el modelo aún a los más pobres. El 20% de la población mundial, sin embargo, queda fuera del mercado de consumo.

 Pero aún ese 15% de mayor consumo está insatisfecho. Siempre quiere más. El sujeto del mercado consumidor siempre debe sentir que sólo puede satisfacerse con nuevos bienes, que deben estar disponibles en el mercado. Siempre habrá un nuevo modelo, una mejora –muchas veces innecesaria y superficial, a la cual acceder, y que hace obsoleto lo que ayer era novedad. Eso crea una forma de deseo que no es sino otro nombre del egoísmo. No es importante si son bienes reales o virtuales, con tal que puedan ser objetos de transacción comercial. La vida abundante es confundida con posesiones ilimitadas. “¿Qué hay de nuevo?” y “¿Cuánto cuesta?” son las preguntas más frecuentes de nuestra juventud. Pero esa satisfacción nunca debe ser alcanzada, porque si no se cierra el mercado.

 Como en el tema de Jazz, solo se puede cantar “I can get no satisfaction” La sociedad debe saturarse con la oferta directa o indirecta de bienes y novedades que, lejos de satisfacer las necesidades de la población, provoquen una cierta ansiedad de posesión, y, al mismo tiempo, un deseo para la próxima innovación.

Pero como eso nunca se satisface, y menos en los sectores más pobres, eso lleva  a la frustración y la violencia. Estudios sociales han mostrado que los mayores índices de violencia no coinciden con los mayores índices de pobreza, sino en los lugares donde la distribución es más inequitativa, donde la abundancia de los pocos coincide con las carencias de los muchos.

 Esta lógica del consumo afecta todo nuestro mundo. Incluso las relaciones humanas vienen bajo la misma lógica, la lógica de lo descartable, un sentido de descontento que, en último análisis, impide el amor. Las relaciones duran en cuanto sean “útiles”. En el trabajo, en la sociedad, aún en la familia, y me duele decir, incluso a veces en las iglesias, los seres humanos son cosas, números. Se toman, usan y descartan como las afeitadoras o los envases de gaseosa. Es innecesario decir las implicaciones de esto para las relaciones humanas en el campo de la fe.

 Podría seguir con esta enunciación, pero quiero detenerme acá: el mundo que hoy vivimos es un mundo donde la opresión no depende solo de la imposición violenta o la explotación económica: todos y todas, aún aquellos que aparentemente no sufrimos los extremos más duros de la pobreza y la desigualdad, somos sometidos a una colonización de nuestras mentes, a una cautividad de nuestra voluntad, a una distorsión del deseo que nos deshumaniza, nos hace disconformes y ambiciosos, recelosos y desconfiados, competidores y no solidarios. Pensamos que nuestro modo de vida debe imponerse a todos, aunque sabemos que eso es ecológicamente insostenible. El “primer mundo” y no Jesucristo es el modelo a seguir. El hombre carnal, diría Pablo (y no llevaría mucho demostrar que el consumidor del mercado moderno es el hombre carnal en Pablo), se impone a la vida en el espíritu.

 La transformación de la mente

  El apóstol Pablo ve esto, salvando las distancias de tiempo y espacio, en su propio mundo. Por eso exhorta a la Iglesia en Roma, que está en el corazón del Imperio, a no asimilarse a esta lógica imperial: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Ro 12:2). La fe cristiana encuentra hoy el desafío para ir más allá de esa ideología del mercado y del consumidor, y transformar nuestra visión del mundo y mostrarla en actitudes según la “nueva creación en Cristo” que el mensaje del Evangelio ha creado en nosotros por la fe.

 Solo la “libertad con que Cristo nos ha hecho libres” puede llevarnos a recuperar el deseo como deseo de obedecer la voluntad de Dios. Las cadenas que ataban al esclavo eran evidentes, y mostraban la violencia de un sistema de explotación inhumano. Juan Wesley percibió esto con claridad. Pero aún los esclavos encadenados podían sostener la fe, y regalarnos los cantos de su dolor y de su esperanza. Wesley también percibió, en la apenas iniciada revolución industrial, las marcas de la explotación económica, las injusticias de la distribución inequitativa. Y aún se opuso a la explotación colonial de la corona británica en la India. Su predicación, como ya fue dicho en esta conferencia, inició movimientos solidarios y aún las agremiaciones obreras.

 Pero la cautividad que hoy tenemos que confrontar es mucho más sutil, porque no solo cautiva el cuerpo del oprimido o el bolsillo del explotado, sino que nos incluye a todos en una mentalidad individualista, donde la propia creación de Dios es vista como un recurso para el consumo inacabado. “La creación fue atada a vanidad”, describe Pablo en Romanos. El campo de batalla es la propia subjetividad, la dificultad de percibir como nuestro deseo es guiado, no por el Espíritu de Dios, sino por un afán de tener, por la imitación del poderoso.

 Pero el mundo mirado desde la fe es el mundo de los que no tienen, de los que se les ha negado aún el ser, de los expulsados de la historia. No puedo dejar de pensar en lo último que vio el Jesús humano en este mundo antes de entregar su Espíritu al Padre. Allí, colgado en la Cruz, tenía su última visión de la humanidad por la que daba su vida. Allí estaban los poderosos y autocomplacientes sacerdotes burlándose. Mientras, los soldados del Imperio, con sus armas, ejercían la violencia sobre él y otros dos crucificados a su lado. A sus sangrantes pies estaban llorando su madre y otras mujeres. La multitud silenciosa miraba impotente. A lo lejos, asustados, sin saber qué hacer, sus discípulos. ¿Es tan distinto el mundo de hoy, después de veinte siglos de cristianismo, y casi tres de cristianismo metodista? ¿Cómo miramos nosotros, desde dónde, este mundo? Si es cierto que tenemos la mente de Cristo, como dice Pablo (1Co 2: 16), ¿podemos conformarnos a una mentalidad consumista?

 Este, me parece, es hoy el principal desafío, la tarea más difícil. Porque para superar esta cautividad de la mente hay que descubrir la libertad del amor. Solo el acercamiento al prójimo nos hace libres. Pablo construye una hermosa paradoja en su Carta a los Gálatas. Dice: “Permanezcan en la libertad con que Cristo los hace libres… y esclavícense unos a los otros por amor”. Contrario al sentido financiero del “libre mercado”, donde nada realmente es libre, la libertad cristiana me ata al prójimo, me acerca a mi hermano y hermana, porque así descubro la presencia liberadora de Dios. La presencia del otro necesitado no es la rivalidad que me amenaza, sino la única posibilidad de ser libre. Esto me obliga a ver de otra manera el sentido misionero: cuando cumplo la misión que Dios me encomienda, no solo llevo un mensaje a otro, sino que avanzo en el camino de mi propia libertad, o mejor aún, nos hermanamos en el camino redentor de Cristo. Volveré sobre esto al final.

 Misión cercana, conexionalidad universal

 El metodismo hizo de la misión una carta de identidad, y yo en ese sentido agradezco a Dios haber conocido el Evangelio en esta tradición. Pero la interpretación “geográfica” del “mundo es mi parroquia” impulsó una visión de la misión vinculada a la expansión de la frontera, a llevar el evangelio “a otras tierras”, a la lejanía. Muchos y muy buenos frutos surgieron de ello, y no vamos a renunciar a esa riqueza que nos permite hoy ser una comunidad universal.

 Pero, me pregunto si hoy no tenemos que mirar a la otra posible interpretación de la frase, la teológica, y descubrir el mundo cercano de la misión, ese difícil escenario de nuestra propia sociedad. La inocultable dificultad hoy no está en llegar al otro extremo del mundo, sino en llegar al mundo más próximo. Mi propia experiencia me muestra que el afán por “conocer la novedad” que viene del extranjero hace atractivo, al menos por un tiempo, lo que viene de afuera. Pero luego que pasa la novedad se busca otra novedad. Y ello no cambia la mentalidad, no necesariamente hace conocer la voluntad de Dios. Lo difícil hoy, para lo que necesitamos toda la guía y sabiduría del Espíritu, es llevar nuestra misión en la propia sociedad donde vivimos, es el confrontar esas “poderosas fuerzas formadoras de ideales distintos de los del Evangelio cristiano” de las que habla el documento de “United Methodist Way”. La misión hoy pasa, al menos en mi particular visión, en ir creando un discurso y una práctica alternativa, donde sea posible que se vean los frutos del amor en vidas trasformadas, no en los domingos que van a la Iglesia, sino en el trabajo, en barrio, en la escuela, en la propia familia, donde el amor, y no la banalidad de lo descartable, nos ayude a construirnos humanos en la mente de Cristo. Así llegaremos a saber cual es la buena, santa, recta voluntad de Dios.

 Pero a la vez, en este mundo global, no puedo pensar en la misión en lo cercano sin la solidaridad con el lejano. La conexionalidad, otra de las marcas identificatorias de la herencia wesleyana, debe construirse como un vínculo extenso con este complejo mundo en que vivimos. Y aquí deben rescatarse las posibilidades comunicativas que hoy nos brinda el mundo globalizado. Con todos los males de esta globalización impuesta y asimétrica, sin embargo también aporta la fluidez de las comunicaciones, las posibilidades de la trasmisión de imágenes, el contacto con otros y otras. Sin pretender proponer un programa, que no es mi función acá, me pregunto si una serie documental que ayude a los metodistas de una región a entender, compartir y de alguna manera acercarse a otros, no sería una buena posibilidad. Esto se ha hecho en el pasado con algún sentido de “fundraising”. Pero creo que debemos apuntar a otra cosa: a que nos sensibilicemos a la complejidad de las diversas situaciones, a que superemos el etnocentrismo de creer que todos deben ser como nosotros. Esto no remplaza a los encuentros personales, cara a cara, por cierto. Pero esto no es posible para todos, ni siquiera para muchos. Lo importante es descubrir los mecanismos de conexionalidad que no solo lleguen a quienes participan de las estructuras orgánicas e institucionales de la iglesia, sino que nos haga un pueblo universal.

 De la otredad a la projimidad

 En un mundo que vive las diferencias como separación o amenaza, este aprendizaje mutuo es necesario. Por un lado aparece la tentación de decir “las diferencias son insalvables”, “cada uno debe preocuparse por si mismo”, “respetemos las autonomías”. Pero cuando así decimos no tomamos en cuenta que en este mundo globalizado esto ya no es así. Un sistema económico global nos une por debajo, aun cuando nos vemos como diferentes en la superficie. Los pueblos pobres de hoy son los que fueron colonizados por los ricos; ya no hay culturas puras. Todos tenemos puestos en el mismo patio de comidas. Y debemos aprender a vivir en una vecindad colaborativa. Los gases tóxicos que se desprenden en las industrias del Norte abren el agujero de ozono en la Antártida. Y la destrucción de la selva amazónica en Brasil derrite los hielos del Ártico y generan inundaciones en el hemisferio norte.

 En este mundo empequeñecido de la globalización, lo que le pasa al otro me pasa a mi. Pero sin embargo, seguimos dando respuestas diferentes, sin aprender a escucharnos. Los pueblos están buscando soluciones, pero las soluciones aparecen como opuestas, porque no nos hemos sensibilizado a la realidad del otro. El fracaso de las cumbres ambientales es una prueba. El país más poblado de América del Norte, Estados Unidos, tuvo elecciones en la misma semana que el país más poblado de América del Sur, Brasil. Los resultados fueron exactamente opuestos. Mientras en el Norte se fortalecía el ala neoconservadora, en Brasil triunfaba una candidata a presidenta, con antecedentes en la guerrilla izquierdista, que representa a un partido de trabajadores. ¿Cómo hacemos los metodistas de uno y otro lugar para ayudarnos a entender las respuestas que van dando nuestros pueblos? Porque eso también es conexionalidad. La misión tiene que ver con lo cercano, la conexionalidad con los prójimos de todo el mundo.

 El Cristo que viene en mi ayuda es mi prójimo

 Vuelvo, entonces, a la idea de que mi prójimo es mi esperanza de salvación. Los cristianos nos hemos acostumbrado a pensar que estamos para salvar a los demás, y no nos acordamos con igual frecuencia que somos salvados por otros, especialmente por el gran Dios que se hace prójimo para rescatarnos. Porque solo si reconocemos nuestra debilidad podemos ser salvados. Por un lado, es cierto que somos enviados a ser mensajeros de la vida; pero también es cierto que en la medida en que los otros viven, es que nuestra fe se fortalece. En un curioso pasaje de la primera carta cristiana, la 1Tes, Pablo afirma, al enterarse de la perseverancia en la fe de la amenazada y pequeña iglesia apenas fundada en esa ciudad: “Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos evangelizó de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros, por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe; porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor” (1Ts 3:6-8). Pablo vive porque los hermanos de Tesalónica se acuerdan de él.

 En ese mismo sentido interpreta Carlos Wesley, en una poesía inspirada en la parábola del Buen Samaritano, su propia situación, viendo en el Cristo el samaritano que viene a su rescate: Leo tres estrofas de ese poema (lo traducimos sin pretender seguir la métrica cantable):

 Desconocido extraño, ¡tú eres mi Dios!

Aunque doblado sobre mi propia sangre

no puedes pasar más allá de mí,

Derrama vino y aceite de tu Espíritu,

revíveme por tu graciosa sonrisa,

muéstrame tu misericordia perdonadora.

Venda mis heridas abriendo las tuyas,

aplícame el bálsamo de tu sangre divina.

para salvar a este pobre pecador.

A la vida, al gozo, a la paz del Evangelio

(segura promesa de perfecta santidad)

Restaura mi alma desfalleciente

Este paciente descansa en tus manos,

todo indefensión, todo debilidad.

Pero tu destreza poderosa,

mostrada en su grandeza para con los pecadores,

por la virtud de tu sangre

sanará completamente mi alma.

Día Mundial del Libro

 Regala un libro: una ayuda en forma de buenas sugerencias

En esta fecha muchos tienen la bonita costumbre de regalar literatura. Varios autores de referencia opinan.

 

21 DE ABRIL DE 2012, ESPAÑA.- El día internacional del libro se fijó el 23 de abril en honor a dos autores imprescindibles en la literatura universal que fallecieron ese día: William Shakespeare y Miguel de Cervantes.  El libro vive esta semana su fiesta y son muchos los que suelen regalar un libro y se alegran también de recibir este preciado regalo. 

 El carácter festivo de este día se acentúa en aquellos países y regiones que celebran su patrón (San Jorge), como son Aragón y Cataluña en España y países como Inglaterra, Portugal, Bulgaria, Etiopía y Georgia. En Cataluña además es tradición regalar una rosa.

 Más allá de las tradiciones, se trata de un día en el que aquellos que aman la literatura pueden compartir la felicidad de regalar y recibir un libro. Es por eso que les  preguntamos a algunos escritores y colaboradores de Protestante Digital dos cuestiones: (1) qué libro regalaría y (2) cuál le gustaría recibir.  Éstas son sus respuestas, sin duda una valiosa orientación si están pensando en regalar un libro:

Isabel Pavón, columnista en Protestante Digital y secretaria de ADECE:

 1.  El País de las mujeres, de la nicaragüense Gioconda Belli. Está basada en las luchas de las mujeres, en como se organizan hasta llegar al poder y gobernar el país de una manera distinta dejando a los hombres en casa para que hagan las tareas domésticas y además cobrando su sueldo. Pronto llegan los enemigos/as y sufren un atentado mientras dan un mitin.

 2. Me gustaría leer  La porfía de la Resurrección, de Nancy Berford, Fundación Kairos. El patriarcado va en contra del evangelio y por lo tanto, el mensaje de Jesús es la buena nueva para la mujer, sin distinción de sexos, lleva al camino del amor dejando atrás esos odios que se producen.

 Miguel Ángel Gómez Juárez, autor de  El secreto del peregrino:

1.  Sol rojo sobre Hiroshima, de Mario Escobar. Una gran novela que se resume a la perfección con su frase inicial de Martin Luther King: “Me niego a someter mi noción del bien y del mal a la de la mayoría”.

 2.  CSI: Jesucristo. Anatomía de una ejecución, del psiquiatra y forense José Cabrera. Tengo mucha curiosidad por leer este libro y conocer el planteamiento de su autor.

 Jaime Fernández Garrido, autor de Cambia de Ritmo:

1.  30 pasos hacia la amistad, Jaime Fernández Garrido (Ed. Lid). Aunque no sea políticamente correcto recomendar un libro propio, creo que la amistad es imprescindible en nuestra vida.

 2. La Biblia textual, siempre es genial leer la Biblia, y mucho más en una versión nueva.

 Miguel Ángel Moreno, autor de Praemortis:

1. Regalaría  1984  de George Orwell. Creo que en una época como la que nos ha tocado vivir debería ser un libro de obligada lectura.

 2. Últimamente tengo ganas de leer algo protagonizado por Sherlock Holmes. Sólo he leído  El sabueso de los Baskerville  y me apetece saber más del investigador más famoso del mundo.

 Febe Jordá, autora de Los papeles del abuelo:

1.  El corazón helado, de Almudena Grandes (de. Tusquets, 2007). Desde el encuentro en un entierro de dos personajes, un hombre y una mujer de difícil convergencia, la autora va dibujando una espiral que se aleja en el relato y va recogiendo el tiempo y al resto de los protagonistas de una contienda tristísima, con vencedores tramposos y crudelísimos y vencidos que pagaron muy cara su nobleza y su lealtad hasta la vida y el exilio. Estoy acostumbrada a beber de un Libro Antiguo y a aprender de él, y creo que éste también enseña. Y lo hace con maestría, exponiendo hechos y llegando al corazón.

 2. Me gustaría recibir  El club de los optimistas incorregibles, de Jean-Michel Guenassia (RBA, 2010). Por el título. Y porque, como casi siempre, lo leí prestado de la biblioteca. Michel, un adolescente del París de 1959, hace su entrada en la vida rodeado de rock and roll, sus estudios en el liceo, las partidas de futbolín, la guerra de Argelia y los personajes cargados de historia y de drama venidos de los países del Este que se reúnen en el salón de atrás del Balto, un café restaurante de barrio. Este salón es un lugar silencioso donde se juega al ajedrez, a la vez que es la sede del club de los optimistas incorregibles. Retrata una época, una atmósfera, una actitud ante la vida, por más difícil que ésta resulte, y que queda suavizada por la sencillez de la amistad.

 Jordi Torrents, autor de Malas noticias:

1. Qué libros regalaría no, qué libros regalaré en función del receptor. Caen seguro  Jordi Pujol  (tercer volumen de memorias), Empar Moliner, Xavier Bosch y John Verdon.

 2. Recibir un libro en sí es un ejercicio precioso, siempre que provenga de alguien que ha pensado cuál debe ser. Prefiero, pues, no pedir y valorar ese factor.

 José de Segovia, autor de El asombro del perdón:

1. Yo regalaría la nueva edición que ha hecho Cátedra del  Libro de las memorias de las cosas, de Jesús Fernández Santos, anotada por Patrocinio Ríos.

 2. Y me gustaría recibir el monumental estudio sobre  La resurrección del Hijo de Dios, de N. T. Wright, que ha publicado Verbo Divino.

 Daniel Jándula, autor de El reo:

1. Me hizo mucha ilusión cuando me regalaron  Moby Dick , de Melville, así que espero repetir esa ilusión cuando lo regale alguna vez. Para los que quieren escribir me permito recomendar como regalo un buen diccionario, y  La literatura como bluff , de Julien Gracq.

 2.  Antagonía, de Luis Goytisolo.

Autores: Daniel Hofkamp             © Protestante Digital 2012

Carmelo Alvarez

 La apostolicidad de la Iglesia, ¿restauración o nueva reforma apostólica?

 Cuando se trata de ubicar lo que se denomina “la nueva reforma apostólica” o “la ola apostólica”, “el movimiento apostólico”, hay que trazar las así llamadas “tres olas” del Espíritu.

 Chicago, jueves, 10 de mayo de 2012.- La primera ola es el movimiento pentecostal, que irrumpe entre 1901 y 1906 en Estados Unidos. Y luego surge en otras partes del mundo como es el caso en Chile a partir de 1907. En los años 60 y 70 se aplicaba el término a las manifestaciones carismáticas protestantes y católicas y grupos independientes carismáticos. Hubo líderes prominentes como Dennis Bennett en la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, Larry Christenson entre las iglesias luteranas como la Iglesia Luterana en América, y grupos carismáticos católicos en universidades, como es el caso de Marquette University en Milwaukee, Wisconsin. Los dos énfasis principales en estos movimientos eran el bautismo en el Espíritu Santo y la oración como instrumento de renovación personal y comunitaria. La idea no era fundar o establecer nuevas iglesias, sino renovar las existentes.

 A partir de 1980 surge una “tercera ola” con el pastor de una comunidad cuáquera, John Wimber, y el Dr. C. P. Wagner en California. Estos dos líderes se encontraron en el contexto del Seminario Fuller en Pasadena, California. Wagner era profesor de cursos en iglecrecimiento en la Escuela de Misión Mundial en Fuller, y Wimber había iniciado una comunidad carismática llamada Confraternidad Cristiana “La Viña” en Anaheim, California.

 La relación del estudiante John Wimber y el profesor Wagner consolidó desde el Seminario Fuller un movimiento de “señales y prodigios” con un “evangelismo con poder”. Muy pronto el movimiento comenzó a expandirse por Estados Unidos, Canadá y otras partes del mundo. El ministerio de oración para la liberación y las sanidades era su enfoque principal (Bühne 1994:11-46).

 En la presente coyuntura internacional globalizada se aplica el término a nuevas formas pentecostales tras-nacionalizadas, con nuevos esquemas organizativos, nuevas liturgias y nueva presencia social y económica. Este es un fenómeno bien complicado, que tiene muchas aristas, que sale, en parte, del pentecostalismo clásico, y también de nuevas expresiones.

 Los neopentecostalismos son diversos, difusos, y a veces confusos. La pregunta básica es: ¿Son iglesias? Esa es una pregunta bastante abierta.  Antonio Govea Mendoza, el finado sociólogo de la religión brasileño, decía que no son iglesias en el sentido tradicional del término, son agencias trasnacionales religiosas. Algunas expresiones de los neopentecostalismos tienen unos elementos organizativos adaptados del mundo empresarial.

 James Moorehead, presbiteriano, profesor de historia en el Seminario Teológico Princeton, ha publicado un libro que se titula El mundo sin fin. Es un análisis del lenguaje empresarial y militar, que utilizaban las misiones protestantes en el siglo XIX y principios del XX. Se hablaba de”la empresa misionera”, “el campo misionero”, “la estrategia misionera”. Siempre hubo esa tendencia de adaptar lenguaje y nomenclatura del mundo empresarial y militar.

 Recientemente los nuevos pentecostalismos ponen el énfasis en las “redes empresariales”, en el éxito financiero, e inclusive en llegar a pretender en el lenguaje simbólico a ser ricos porque “somos hijos e hijas de un gran rey”. El que siembra escasamente cosechará escasamente. Hay que ahorrar, sembrar, h invertir, diezmar, y hacer un nuevo pacto con Dios. Dios es un propietario, es el dueño del oro y la plata donde quiera que esté. Esos son varios de los “códigos” usados. Luego toda esta economía de mercado que influye. A la economía neoliberal se le va poniendo un barniz teológico-bíblico, con una hermenéutica particular, elaborando un discurso simbólico, donde la persona tiene que ir pensando que eso de ser pobre es una maldición, un estado anímico-ideológico del que hay que salir. La evangelización ahora es evangelización de la prosperidad. El Evangelio de la prosperidad, y se le aplica a las enseñanzas y predicación de Cristo. Incluso se tuercen los textos.

 Allí donde dice que Cristo sufrió, se insiste rápidamente que venció y triunfó. Y ni la cruz ni la segunda venida de Cristo son prominentes en ese pensamiento de los neopentecostales. Es el evangelio del éxito lo que se subraya.

 Estos movimientos se manifiestan muchas veces, como neopentecostalismos autónomos,  de cura divina, le llaman en Brasil. ¿Qué significa eso? Sí, salen de los pentecostalismos clásicos muchos de ellos, pero inmediatamente se conectan con movimientos religiosos trasnacionales. ¿Cuál es la aspiración de esos neopentecostalismos?  Establecer obra misionera en otros lugares del mundo. Entrar en el comercio mundial, el mercado religioso mundial. Yo les llamo pentecostalismos de cura divina y prosperidad. Se les llama también neopentecostales, iglesias electrónicas transnacionalizadas. José Míguez Bonino los llama nuevas corrientes pentecostales, destacando que el gran problema es que disipan la autoridad de la Biblia y la autoridad pastoral. Ahora el héroe central es el héroe carismático empresario. El que tiene éxito. Es un movimiento diverso y múltiple, no son realmente iglesias.

 Una expresión concreta de ello es la Coalición Internacional Apostólica que hasta hace pocos meses ha dirigido Pedro C. Wagner desde el estado de Colorado en Estados Unidos. Por supuesto, te van a decir en la predicación que no has prosperado porque no tuviste fe suficiente. No hiciste el pacto correcto con Dios, no te puedes quejar. A nivel ideológico lo que impera es una ideología del consumo y la riqueza, aunque tú seas pobre. El asunto del exorcismo opera, sobre todo en Edir Macedo, y su Iglesia Universal del Reino de Dios, en la cuestión de superar el sufrimiento. Si no lo podemos evitar, si lo podemos parar.

 “Pare de sufrir”. Al exorcizar el sufrimiento entonces nos liberamos. Estamos liberados para prosperar, para avanzar, para hacer un nuevo pacto con Dios, en el que Dios me va a bendecir.  Es salirse de las ataduras, inclusive a veces en algunos sermones se dice que la peor atadura es el miedo a prosperar. Al pobre creerse que no puede salir de su pobreza. Hay una nueva cosmovisión de bienes religiosos. El líder próspero es el texto, no la Biblia.

 Guillermo Maldonado, apóstol colombiano, pastor de una mega iglesia, Rey de Reyes, en Miami, ha escrito dos libros importantes, La generación del vino nuevo y el Ministerio del Apóstol. ¿Y qué dicen los libros? Primero marcan la cuestión territorial, porque en los apóstoles como fenómeno social y religioso impera el asunto de la jerarquización, basada en Efesios 4:11. Hay apóstoles generales, regionales, apóstoles territoriales, apóstoles de ciudades, en la red apostólica. En ese proceso tienen que ser conectados con la red.

 Hay relaciones de sujeción y correspondencia, y de “cobertura espiritual”. Entonces en esa red, dice Guillermo Maldonado, cuando uno llega a ser un apóstol, por ejemplo regional, o un apóstol nacional, ya puede decretar revelación. La ventaja que tiene el apostolado, en esta interpretación, es que tú recibes revelación directa y la decretas. Hay un momento en que el apóstol decreta revelaciones (énfasis mío). Pedro C. Wagner, el más influyente ideólogo-teólogo del movimiento de las redes apostólicas, dice que lo que sucedió en el Nuevo Testamento es lo que tenemos nosotros hoy aquí: La presencia plena del Espíritu Santo, en los apóstoles contemporáneos. La segunda era apostólica ha llegado desde el 2001.

 La nueva jerarquización es que los apóstoles son los que gobiernan en esta era de reforma apostólica, como pasó en el Nuevo Testamento. El cristianismo tradicional en general ha caído en la apostasía, en renegar de la fe, tiene un espíritu religioso, pero no tienen fe, dice Pedro C. Wagner en su libro, Cómo ser libre del espíritu religioso. Los apóstoles sí tienen la revelación y la plenitud del espíritu, según Wagner. Bill Hamon, el otro ideólogo del movimiento, tiene un libro clave para entender este pensamiento, La Iglesia Eterna. Para Hamon la Iglesia de los nuevos apóstoles es la Iglesia Eterna, es la que está antes de los tiempos y más allá de todos los tiempos. Es a la que se debe aspirar. Todas las reformas anteriores son válidas, pero incompletas. “La Nueva Era Apostólica” es la plenitud de la Iglesia. Esto no es nuevo en la historia de la iglesia, siempre han surgido movimientos que reclaman la revelación especial, los que tienen la plenitud del espíritu. Los movimientos que son la “verdadera iglesia”.

 He de resumir este tema aquí. Los movimientos neopentecostales se presentan como productoras de bienes religiosos. Estas empresas religiosas se promueven como empresas que producen bienes religiosos de consumo y de servicio. Tienen estructuras paralelas a las iglesias establecidas que son flexibles, como es el caso de las redes apostólicas. Su énfasis es crear las redes desde la iglesia locales o celulares, y no necesariamente fundar nuevas denominaciones.

 Hay una presencia muy significativa entre la alta burguesía. Pretenden ser influyentes en muchas esferas de la vida social, política y económica, con poder y autoridad. Hay muchas interrogantes sobre sus rituales procesos de iniciación en las redes apostólicas. Ese es un asunto interno de ellos. Todavía no sabemos. Se sabe que es por invitación. Sin embargo, de momento aparece alguien que te dice: Soy apóstol. Pareciera que algunos se autodenominan. Pero el dato que te dan es que es por redes, que se influyen unos a los otros. Son invitados a algunos retiros específicos, como en Guatemala, Colombia, Miami, Colorado, diversos lugares donde son prominentes los organizadores de las redes.

 La literatura no dice que ellos sean neopentecostales, sino nosotros los intérpretes del fenómeno los designamos así. Los que analizamos el fenómeno.  El propio pentecostalismo clásico  no se ha llamado a sí mismo de ese modo, pues se trata más bien de iglesias: Asambleas de Dios, Iglesia de Dios, Cleveland, Tennessee, Iglesia de Dios Pentecostal, y la Iglesia de Dios de la Profecía, entre otras. Todo esto es una nomenclatura, con afán interpretativo, académico, como un esfuerzo pedagógico. Es un acercamiento a un fenómeno que nos rebasa.

 Un punto bien básico, una clave hermenéutica es la alabanza. Cómo hablan del Dios Todopoderoso, el Dios Providente, insisten en la alabanza como principio de adoración y pacto con Dios.

 Una vez, en un lugar que no recuerdo donde iba a predicar, había un conjunto interpretando cánticos neopentecostales en un culto pentecostal clásico. Porque se va metiendo así, un disco por aquí, un corito por allá. Y también con el dinero se van metiendo y van promoviendo grandes eventos y celebraciones. Porque tienen mucho dinero.

 Es evidente que estamos en la encrucijada de unos nuevos movimientos religiosos inéditos; muchas veces bien difusos y otras ocasiones bastantes confusos. Hemos de estar atentos a su devenir y evolución.

 Bibliografía selecta:

 Guerrero Fariño, Freddy y Bonilla Cerquera, Yattenciy. Nuevas formas de poder. Movimientos apostólicos y mesianismos “evangélicos”. Quito: FLEREC-FLET-CLAI, 2005.

 Maldonado, Guillermo. La generación del vino nuevo. 4ta. Edición. Miami: Tiempo de Cambio, 2006. El ministerio de apóstol. Miami: ERJ Publicaciones, 2006.

 Míguez Bonino, José. Rostros del protestantismo latinoamericano. Buenos Aires-Grand Rapids: Nueva Creación-Wm. B. Eerdmans, 1995.

 Ocaña Flores, Martín. Los banqueros de Dios. Una aproximación evangélica a la Teología de la Prosperidad. Lima: Ediciones Puma, 2002.

 Parker, Cristián. Otra lógica en América Latina. Religión popular y modernización capitalista. México: FCE, 1993. Núñez, Emilio Antonio.

 El movimiento apostólico contemporáneo. Guatemala: Ediciones y Publicaciones Mar Lor, 2001. Wagner, Peter C. Apóstoles en la iglesia de hoy. Buenos Aires: Editorial Peniel, 2002.

 ______________, Apóstoles de la ciudad. Miami: Editorial Vida, 2004.

 ______________, Cómo ser libre del espíritu religioso. Buenos Aires: Editorial Peniel, 2007.

Cómo Dios cambió la Iglesia a través de Juan Wesley

 

por Jim Garlow

(de su libro How God Saved Civilization: The Epic Story of God Leading His People, the Church)

——————————————————————————–

–       ¿Cuáles son las grandes contribuciones de Juan Wesley al cristianismo?  ¿Qué hizo Dios a través de él?

–       ¿Cuál fue el estado de salud de la Iglesia durante el tiempo de Juan Wesley, los años fenomenales del siglo 18?

–       Una de las cosas más sorprendentes acerca de Wesley en que nos fijamos es su mucha actividad.

–       Pocas personas jamás logran lo que él logró.

–       Un escritor sugirió que “ningún evangelista cristiano desde Pablo, Lutero, y Calvino podría  revisar su vida y ver más resultados concretos de su ministerio que Wesley.”

 Otro escritor observó que con la excepción de algunos individuos en los esferos de la política, la ciencia y los militares, Juan Wesley ha recibido más atención biográfica que cualquier otro inglés de su siglo. El educador metodista Albert Outler notó que los logros fenomenales de Wesley surgieron de la obscuridad y el fracaso.  Observó que si Juan Wesley hubiera muerto antes de cumplir 36 años (el 17 de junio de 1739, doce meses después de la experiencia de Aldersgate), su nombre no habría merecido ni una nota al pie de la página en los libros de historia.  Ya para la primavera de 1739 Wesley había fracasado como maestro y había ganado una reputación de ser un poco chiflado.  Había sido líder de una sociedad religiosa en Oxford, de otra en Georgia, y de todavía otra en Londres, con ningún efecto visible ni permanente. Había publicado un manifiesto teológico que no había llamado la atención. No tenía una base de poder. Tenía prácticamente nada que lucir por sus 36 años de diligencia noble.  Es verdaderamente de asombrar que solamente diez años después Juan Wesley era la “cabeza” del movimiento más eficaz en la Inglaterra del siglo 18.

 (1)  ENERGIA Y EFICIENCIA

            Wesley se levantaba a las 4:00 a.m. todos los días y era extremadamente eficiente durante las 18 horas del día. Anduvo montado en caballo más de 410,000 kilómetros y probablemente conocía Inglaterra mejor que cualquier otra persona de ese siglo. La lista de ciudades y aldeas que Wesley visitó es tan larga que sería más fácil contar los lugares que no visitó que las que visitó.  Es notable que Juan Wesley siguiera viajando en caballo hasta los 70 años, recorriendo entre 6,000 y 8,000 kilómetros al año y hasta 130 kilómetros en un día.  Se dice que Wesley pasó más tiempo montado en caballo que cualquier otro hombre, incluso a Napoleón y César.

Para Wesley la silla de montar se hizo una silla de biblioteca.  En marzo de 1770, Wesley escribió ”Hace casi 30 años, me puse a pensar, ¿Cómo es que ningún caballo se tropieza mientras estoy leyendo?  He leído historia, poesía y filosofía mientras andaba en caballo.  Le tiro las riendas a su espalda y me pongo a leer. Afirmo que en más de 160,000 km. casi no puedo recordar que cayera un caballo (menos dos que caían siempre) o que se tropezara mientras yo andaba con riendas sueltas.

 Sólo en los últimos años de su vida dejó el caballo para andar en carruaje.

 AUDIENCIA

            Se cree que Juan Wesley predicó en exceso más de 40,000 veces.  Generalmente predicaba hasta cinco veces al día. Igualmente asombroso es el número de personas a quienes Wesley predicó. El 21 de septiembre de 1773 predicó a unas 32,000 personas en un anfiteatro natural al aire libre conocido como Gwennap Pit.  Aunque es posible que el tamaño de la multitud fuera exagerado un poco, los números quedan, por cualquier estándar, muy grandes para poder predicarles sin el beneficio moderno de un sistema de sonido amplificado.

            Wesley escribió 233 libros. En el tiempo de Wesley, las ideas pertenecían más al mundo que a individuos; y era aceptable usar mucho material de otros autores (lo que hoy se llamaría plagio), entonces algunos de sus libros se podrían llamar más bien revisiones de las obras de otros. Sin embargo, es un logro asombroso.  Era tan fiel en mantener su diario personal que es posible trazar casi exactamente lo que hizo cada día de su vida, las ciudades donde predicó, los temas de sus sermones y hasta las conversaciones que tuvo con sus amigos.

 (2) MINISTERIO LAICO

            La vida de Wesley era mucho más que mera actividad. Logró algo profundo. Una de sus innovaciones más asombrosas fue su uso de los laicos para el ministerio. Desde nuestra perspectiva, es difícil comprender qué radical y singular era esto. Historiadores de la iglesia han notado que lo que hizo Wesley era revolucionario.  Era inconcebible que los laicos se involucraran en un ministerio de significancia, y de hecho Wesley tal vez no habría usado a predicadores laicos si no fuera por el número enorme de convertidos y la renuencia de los clérigos de ayudar a entrenarlos. El movimiento Metodista creció bajo el liderazgo de sus predicadores laicos hasta que para cuando murió Wesley, la membresía alcanzó 120,000.

 Otro escritor ha sugerido que si se incluían los adherentes del metodismo, el número que seguía a Wesley habría acercado a un millón.  Con un movimiento tan grande y el apoyo de tan pocos clérigos anglicanos, Wesley necesitaba desesperadamente, y se dio a entrenar, un enorme ejército de obreros laicos.  Entrenó a más de 600 predicadores laicos itinerantes.  Además había muchos predicadores locales.  Los predicadores locales no viajaban sino supervisaba en su respectiva aldea.  En 1850, solamente 60 años después de la muerte de Wesley, había más de 20,000 predicadores locales.  Además de estas dos categorías, había una tercera, la de los líderes de clase.  Había aproximadamente un líder de clase para cada 10 metodistas.  Algunos escritores creen que había hasta 25,000 personas que hacían este ministerio.  Además de predicadores laicos, predicadores locales, y líderes de clase, había mayordomos, exhortadores, y otras posiciones de ministerio.  La opinión alta que Wesley tenía del papel de los laicos era sin precedente en toda la historia de la Iglesia.

            Uno de los dones más destacado de Wesley era la habilidad de duplicarse.  De todos los predicadores laicos que entrenó, ninguno se comparaba a Francis Asbury (1745-1816), quien fue enviado por Wesley en 1771, a la edad de 26 años, de Bristol, Inglaterra, a Filadelfia.  Aunque el metodismo había llegado al Nuevo Mundo varios años antes, Asbury es la razón primordial por el crecimiento explosivo del metodismo en esa nación recién formada.  Sus estadísticas son casi tan impactantes como las de Wesley.  Viajó constantemente en caballo durante cuatro décadas y media.  Predicó 16,000 sermones.  Realmente no tenía un hogar, por lo cual les dijo a sus compatriotas en Inglaterra que dirigieran sus carta simplemente: “Francis Asbury, en América” Y, dada su fama, las cartas dirigidas así probablemente le llegaron.  Su habilidad viva de comprender el Nuevo Mundo, algo que Wesley nunca logró, hizo a Asbury el hombre perfecto para América.  Como el primer obispo del metodismo en América, es responsable por la expansión rápida del evangelio en las colonias y más adelante en la nueva nación.

 (3) EVANGELISMO

            Otra área en que Wesley tuvo un impacto profundo en el cristianismo era su perspectiva del evangelismo.  La doctrina de la expiación universal de Cristo, el hecho de que Cristo murió por todos, era una idea dramática y profundamente libertadora para cristianos muy impactados por el calvinismo.  Validó a personas quienes de otra manera temblarían de miedo, creyéndose fuera de los elegidos.  ¡Tal vez Cristo muriera por ellos!  Esta idea les dio validez a personas que antes se habían sentido sin valor.

 (4) ORGANIZACION

            La cuarta manera mayor en que Dios usó a Juan Wesley fue a través de su éxito en mantener y preservar a convertidos.  Los escritores sobre este tema frecuentemente contrastan a Juan Wesley con George Whitefield, otro gran evangelista.  Whitefield predicó a multitudes tan grandes como las de Wesley, sin embargo pocas personas se consideraban seguidores de Whitefield después de que murió.  ¿Cuál fue la diferencia?  Sencillamente fue el genio de organización que tenía Wesley.  Whitefield no tenía un gran ejército de laicos.  No tenía líderes de clase velando por la vida espiritual de diez individuos.  Estos elementos organizacionales únicos del metodismo lo capacitaron para sostener, alimentar, y mantener un gran movimiento.

 (5) SANTIDAD

            Una quinta manera en que Dios cambió profundamente la Iglesia a través de Wesley fue por su llamado a la santidad.  Wesley no creía que uno debía entrar a hurtadillas por los portones del cristianismo mientras continuaba pecando. Un cristianismo pecador no era parte de su entendimiento de la verdad bíblica.  Llamaba a creyentes a vivir en perfección cristiana, a madurarse y crecer. De hecho, si no lo hacían, a veces fueron reprendidos.  En las reuniones de clase que se hacían semanalmente, el líder de clase se ponía de pie y hacía la pregunta, “¿Cómo le va con su alma?”  Cada persona tenía que ser brutalmente honesta y explicar cómo le iba en su crecimiento espiritual.  Este tipo de honestidad y de dar cuentas, aumentado por la expectación de que uno sí podía tener motivos puros, hizo que la santidad fuera el clamor del corazón de muchos de los seguidores de Juan Wesley.

 (6) UNA RELIGION DE LOS TRABAJADORES

            Una sexta manera profunda en que Dios impactó la Iglesia por medio de Wesley fue la validación de las clases socioeconómicas más bajas.  Aunque muchos ricos siguieron a Wesley, la mayoría de sus convertidos eran pobres.  Su presentación del evangelio les dio un sentido de esperanza y de valor.  El hecho de que ellos podían llevar un papel de responsabilidad (tal como líder de clase, predicador local, o predicador laico) les dio oportunidades de desarrollarse en maneras que la cultura contemporánea no les permitía. La evidencia muestra que los que se entrenaron para ser líderes de clase y predicadores locales ganaron tanta confianza en sus habilidades organizacionales para movilizar a otros que otras generaciones de ellos se hicieron líderes de sindicatos de trabajadores, organizados al nivel local. La presentación poderosa y emocional del evangelio que daba Wesley captó el corazón de las clases bajas y resultó en una transformación completa de la nación.

            La reforma social estaba íntimamente asociada con esta confianza.  Wesley dijo que no había otra santidad que no fuera santidad social, queriendo decir simplemente que la santidad se extiende por toda la cultura. Por la influencia del gran movimiento wesleyano, las condiciones de una nación cambiaron. Se instituyeron leyes acerca de la labor de niños lo cual llevó a finalizar el abuso de los niños.  Wesley tenía una influencia importante con un miembro del parlamento, William Wilberforce, quien casi por sí solo logró el fin de la esclavitud en el impero británico entero.  El énfasis del metodismo en la santidad salvó matrimonios y unió familias.  El resultado fue la transformación de una nación.

            Cualquier que mire la Inglaterra de los años 1700 y vea el trabajo de Juan Wesley, ese  santo incansable y apasionante de Dios, estará de acuerdo que la Iglesia de Jesucristo estaba viva y saludable. Una Iglesia saludable es todavía el gran plan de Dios para preservar cualquier cosa de valor dentro de la civilización.  La Iglesia – el Pueblo de Dios – la “sal” de la vida cotidiana es el único plan de Dios para salvar la civilización

Conoce tu Biblia 

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

 Bezaleel, varón lleno del Espiritu de Dios

EXODO 31:1-11

 

Cuando escuchamos que Moisés fue el líder que Dios usó para sacar al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, muchos pensamos que él era el único responsable, y que él hizo todas las cosas, pero por el pasaje que hemos leído en esta lección, nos podemos dar cuenta que hubo otras personas,  a quienes Dios llamó para hacer un trabajo especial. Tenemos a Aarón, a Hur, tenemos a Josué, y en ese pasaje nos damos cuenta de Bezaleel, y de Aholiab, además de todo sabio de corazón, que había dentro del pueblo.

 Bezaleel quiere decir bajo la sombra de Dios,  y la Biblia nos dice que era descendiente de Judá, o sea de la tribu de Judá, una tribu muy especial. Nos da el nombre de su padre que fue Uri, pero no nos da el nombre de su madre, la cual tiene que haber sido una de las muchas mujeres piadosas del pueblo de Israel, quienes siempre temían a Dios, y criaban a sus hijos en el temor de Jehová, a fin de que ellos fueran usados como El quisiera, en Su servicio.

 Dios, en su soberanía, escogió a algunos para ser sacerdotes, otros para ser levitas, otros para ser gobernantes, otros para ser profetas, unos más para ser guerreros, otros para ser músicos, y unos más para componer poemas. Bezaleel no fue escogido para ninguna de esas cosas, sino para trabajar en oro, en plata y en bronce, además de hacer diseños en madera, y trabajar en telas y pieles. Cuando usted medita en lo que Dios tenía en mente para este siervo de El, nos quedamos sorprendidos de lo que Dios estaba planeando para Su pueblo.

 Dios había dado a Moisés el mandamiento de levantar un tabernáculo ambulante, además debería hacer los utensilios y el arca el pacto. Pero también ya había ungido a un varón que El escogió, a fin de que dirigiera toda esta obra. El trabajo era grande, y delicado, pero para eso había ungido a Bezaleel con toda la sabiduría necesaria para trabajar en ello.

 Veamos todo en lo que Dios había capacitado a Bezaleel y a sus diferentes ayudantes:

 1.- Inventar diseños.

La palabra inventar es muy grande, y sólo los sabios pueden hacerlo.

2.- Para trabajar en oro, plata y bronce.

No cualquiera puede trabajar bien esos metales.

3.- Trabajar en artificio de piedras de engaste.

Ese es otro arte: engastar las piedras.

4.- Trabajar en artificio de madera.

Desde los postes del tabernáculo,  hasta el altar del incienso y la misma arca, deberían ser bien construidos. El arca sería de madera de acacia.

5.- Trabajar en toda clase de labor.

Había muchas cosas que tendrían que hacer, para llevar a efecto la tarea que Dios tenía en mente.

 Además tendría como ayudantes, escogido por Dios, a Aholiab, de la tribu de Dan. Y también  a todos los sabios de corazón, que había en el pueblo, de las diferentes tribus, a fin de que todas estas personas participaran en esa gran labor.

 Veamos el trabajo que Dios esperaba que hicieran este gran hombre, con sus ayudantes:

 1.- El tabernáculo de reunión. Una construcción que debería ser desarmable, y luego llevada de lugar en lugar. Era algo así como una carpa de circo, pero muy hermosa, y bien armada. También debería haber un patio con sus paredes para que entraran en ese lugar todos     los que iban a adorar a Dios. Este tabernáculo viajó hasta que lo instalaron en Silo.

 2.- El arca del testimonio. Una caja que estaría siempre en el Lugar Santísimo, y que tendría la Ley, una muestra del maná, y la vara de Aarón que reverdeció. (Hebreos 9:4)

 3. El propiciatorio. Una plancha que estaba sobre el arca del testimonio. También deberían hacer todos los utensilios del tabernáculo. Esto es jarrones, cucharones, cuchillos, etc.

 4.- La mesa de la proposición, con sus utensilios. Una mesa especial, cubierta de oro, la cual tendría siempre doce panes, los cuales serían cambiados cada semana.

 5.- El candelero de oro, que estaría en el lugar santo, con sus siete lámparas. Este candelero representaría la presencia de Dios, quien es la Luz del mundo.

 6.- El altar del incienso. Este estaba dentro del lugar santo, casi para entrar al lugar santísimo, en el cual el sacerdote en turno, debería poner incienso aromático todos los días,

 7.- El altar de los holocaustos, y todos sus utensilios. Este estaba enfrente del lugar santo; en él se sacrificaban los animales que la gente traía para holocausto o sacrificio por el pecado.

 8.- La fuente de agua junto con su base. Era como una pila, la cual estaba siempre llena de agua y los sacerdotes, antes de entrar al templo, deberían lavarse. (Éxodo 40:30-32).

 9.- Los vestidos de servicio de los levitas. Los que cargaban el tabernáculo, así como los diferentes artículos del mismo, deberían tener vestidos propios.

 10.- Las vestiduras santas de Aarón. Esto era algo único, esto era algo especial, y Dios instruyó a Moisés para que se hiciera una vestimenta muy especial, para el que iba a presentarse delante de El, para interceder por el pueblo. Era necesario hacer también un pectoral   con doce piedras, de diferentes colores, cada piedra debería representar a una tribu, pero el sacerdote debería llevar este pectoral a la presencia de Dios. (Éxodo 28:15-29).

 11.- Las vestiduras para los hijos de Aarón para que ejercieran el sacerdocio. Los cuatro hijos varones de Aarón estarían llevando vestiduras especiales.

 12.- El aceite de la unción. Este aceite tenía una fórmula muy especial, dada por Dios, con el cual se ungiría a las personas que fueran escogidas para ministrar delante de Dios. Más tarde se usó para ungir a los reyes, (Éxodo 30:22-33).

 13.- El incienso aromático. Este es el que se usaba para ponerlo en el altar del incienso, dentro del lugar santo. Cuando el sacerdote, al que le tocaba su turno, entraba,  tenía que poner de este incienso en el altar, junto con sus oraciones. (Éxodo 30:34-38).

 Como podemos ver éste era un trabajo muy grande, pero Dios ya había preparado a  la persona indicada para que hiciera todos estos objetos y utensilios. Dice  Éxodo 38:22-23: Y Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés, y con él estaba Aholiab, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, artífice, diseñador y recamador en azul, purpura, carmesí y lino fino. En Esdras 10:30 se menciona el nombre de Bezaleel, pero ésta es otra persona que vivió muchos años después del personaje de nuestra lección.

 CUESTIONARIO

 1.- Además de Aarón, Hur y Josué, que fueron ayudantes de Moisés en su tarea de dirigir al pueblo, encontramos a ___________________ y a ______________

2.- Como muchos personajes bíblicos, Bezaleel tiene un nombre muy significativo; este nombre que sus padres le pusieron significa _________________________

3.- Dios escogió a líderes, sacerdotes, profetas, guerreros, jueces, pero este hombre llamado Bezaleel fue escogido para trabajar en ____________________

4.- La orden para hacer todos los objetos necesarios para la adoración a Dios fue dada a Moisés, pero Dios preparó a Bezaleel para ________________________

5.- Bezaleel, el dirigente de todas estas obras era de la tribu de ______________ y su ayudante, o compañero, Aholiab, era de la tribu de  ____________________

6.- El tabernáculo debería tener un lugar santo, un lugar santísimo, pero también  un ________ o patio, a donde llegaba la gente que venía a ofrecer ____________

7.- Además de la construcción del tabernáculo había un altar de los sacrificios, y una _________ o pila de agua, donde los sacerdotes tenían que _____________

8.- El pectoral que debería usar el sumo sacerdote debería tener _____________ piedras preciosas, engastadas; y cada piedra representaba _________________

9.- El aceite de la unción era único, y con él se ungió  a Aarón, y con el tiempo también se usó para ungir a __________________________________________

10.- Éxodo 38:22 dice que Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Ur, de la tribu e Judá _________________________________________________________________

11.- Hay otro Bezaleel en Esdras 10:30 pero _____________________________

Crónicas 

Crónica del XIX Encuentro Nacional de Fraternidades de Hombres Metodistas, celebrado en Santiago, N. L.

Por Abalra

Corresponsal viajero

            En un hecho sin precedentes, México y Brasil, se ven hermanados, al firmarse el domingo 29 de abril, el Convenio de Colaboración, mediante el punto de acuerdo tomado por la Asamblea, en el marco de la celebración del XIX Encuentro Nacional de Fraternidades de Hombres Metodistas.

Dicho convenio, en su parte medular señala:

”1.- La Confederación de Sociedades Metodistas de Hombres de Brasil, se encuentra representada por su Presidente el Hno. Abdenego Eugenio; y las Fraternidades de Hombres Metodistas de México, están representadas por su Presidente Nacional Hno. Fidel Martínez Almaguer;

2.- Ambas partes manifiestan que es su libre y soberana voluntad, establecer los lazos de fraternidad entre ambas entidades México y Brasil, a partir de la firma del presente documento; Las multicitadas relaciones se establecen en un marco de cordialidad y respeto, para el intercambio de información, planes y proyectos de trabajo que tiendan al extendimiento del Reino de Dios en ambos países.

3.- Ambas entidades se comprometen a nombrar representantes que Asistan a eventos, que sean celebrados por ambas partes, al tenor del presente convenio de colaboración”. Lo anterior, como un primer paso, para que el Gabinete Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas, logre su membrecía en la Federación internacional de Hombres Metodistas de América latina y el Caribe.

El multicitado convenio, también fue signado por los Obispos: Raúl García de Ochoa y Andrés Hernández Miranda.

Con una asistencia total de 193 hombres metodistas provenientes de las seis Conferencias Anuales que conforman la Iglesia Metodista de México, se realiza el XIX Encuentro Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas, que consistió en actividades deportivas, bíblicas y culturales, teniendo como sede el Hotel y Centro Recreativo Bahía Escondida, ubicado en el Cercado, Municipio de Santiago N. L.

El Cercado, es un pueblo pintoresco con una antigua fábrica textil que data de 1871. Santiago, es el pueblo mágico de Nuevo León, en el Noroeste de México, un pueblito colonial donde se pasan momentos inolvidables disfrutando de sus artesanías típicas en los Cavazos y su magnífica gastronomía, además de las diversas actividades acuáticas en la Presa de la Boca.

Entre sus atractivos, podemos mencionar La Plaza Ocampo, el Museo de Historia, La Cola de Caballo, Los Matacanes, la Cueva de los Murciélagos, y el Salto del Chipitin,

Al evento asistieron 73 varones de la Conferencia Anual Oriental, 45, de la Conferencia Anual de México, 37, de la Conferencia Anual del Sureste, 19, de la Conferencia Anual Norcentral, 10, de la Conferencia Anual Oriental y 7 de la Conferencia Anual Septentrional; además se contó con la presencia del actual Presidente Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas de Brasil, Hno. Abednego Eugenio, y del Hno. Adonias Fernández Andrade, Presidente anterior, de las Fraternidades de Hombres Metodistas de Brasil. El multicitado evento se efectuó los días 27 al 29 de abril del 2012.

            El Hotel y Centro recreativo Bahía Escondida, se ubica a solo 30 minutos al sur de Monterrey, en el Pueblo Mágico de Santiago, N. L. Está ubicado estratégicamente entre bellas montañas frente a la presa de la boca, a tan solo 24 kilómetros al sur del Centro de Monterrey, y a 40 kilómetros del Aeropuerto internacional. El hotel, está instalado en un área de 38 hectáreas, con una variedad de instalaciones y áreas verdes, que incluyen 5 albercas, canchas de tenis y frontenis, Basketbol, voleibol y futbol, además cuenta con 140 habitaciones en donde estuvimos cómodamente instalados durante la celebración del multicitado evento. Los restaurantes en donde fuimos atendidos, hicieron las delicias de chicos y grandes y del más exigente gourmet, y por supuesto el auditorio, asiento de las sesiones y de las diversas actividades, magníficamente acondicionado exprofeso.

            El Auditorio luce a toda su capacidad. Son las 14.00 Hrs. del viernes 27. Se inaugura el evento con el desfile de banderas, la Nacional, la Cristiana y la de las Fraternidades, además del desfile de las delegaciones de las seis Conferencias Anuales, portando sus correspondientes estandartes. Se hacen los honores correspondientes a las diversas banderas, y se canta el himno Nacional.

En el presídium se encuentran el  Profr. Bladimiro Montalvo Salas, Presidente Municipal Constitucional de Santiago, N. L., quien da un saludo a todos los asistentes al evento, y hace votos por una gratificante estancia; el Hno. Fidel Martínez Almaguer, Presidente Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas, quien tiene a su cargo la Declaratoria Inaugural y el mensaje de bienvenida; el Hno. Abednego Eugenio, Presidente Nacional Actual de las Fraternidades de Hombres Metodistas de Brasil, el Hno. Adonías Fernández Andrade, Presidente Nacional anterior de las Fraternidades de Hombres Metodistas de Brasil, el Pbro. Raúl García de Ochoa, Obispo de la Conferencia Anual Oriental, el Pbro. Eduardo Carrillo, Obispo de la Conferencia Anual del Noreste, el Pbro. David Ibarra Álvarez, Obispo de la Conferencia Anual Norcentral y el Pbro. Andrés Hernández Miranda, Obispo de la Conferencia Anual de México, el Dr. Rafael Murillo Paniagua, Presidente Nacional de Programa de la Iglesia Metodista de México y el Hno. Javier Padilla García, Vicepresidente del Gabinete Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas.

También se contó con la presencia, de los miembros del Gabinete Nacional, Jesús Botello Pérez Secretario, Baldomero López, Tesorero, Alfonso Arenas Rojas, Presidente del Área de Desarrollo Cristiano, Albino Meléndez Muñoz, Presidente del Área de Testimonio Cristiano y el Pbro. Abner Alaníz Rangel, Asesor del Gabinete Nacional.

             El Solemne culto de apertura, estuvo a cargo de los varones de la Conferencia Anual Oriental, siendo el orador del Mensaje el Obispo Raúl García de Ochoa. Posteriormente se realizan los concursos bíblicos, que son presididos por el jurado Presidente Pbro. Abner Alaniz Rangel, el Jurado Secretario, Pbro. Edmundo Sánchez Rodríguez, el Jurado Alfonso Arenas Rojas y el Interventor Obispo Andrés Hernández Miranda.

            Se realiza Concurso Bíblico, que tiene como tema el Evangelio de Marcos, siendo premiados los siguientes equipos: Primer Lugar, Jesús de Nazaret de la Conferencia Anual del Sureste, Segundo Lugar Usiel, de la Conferencia Anual Norcentral y Tercer lugar, Teacalco, de la Conferencia Anual del Sureste.

            Respecto del Concurso de Cultura Bíblica General, por equipos, obtiene el Primer lugar, Jesús de Nazaret, de la Conferencia Anual Sureste, Segundo lugar, “USIEL” de la Conferencia Anual Norcentral, y Tercer lugar, Centro de Vida de la Conferencia Anual Oriental.

En cuanto al concurso de Esgrima Bíblico, el Primer lugar correspondió a Santa Ana Coapan, de la Conferencia Anual del Sureste, el Segundo lugar, USIEL, de la Conferencia Anual Norcentral, el Tercer lugar correspondió a Jesús de Nazaret, de la Conferencia Anual Sureste. En lo que respecta a Esgrima Bíblico individual, el Primer lugar correspondió a Fabián Terrazas Reyes de la Conferencia Anual Norcentral; el segundo lugar correspondió a Octavio Herrera, de la Conferencia Anual Sureste, y el tercer lugar a Eduardo Calderón de la Conferencia Anual Norcentral.

            El sábado 28, se celebraron los eventos deportivos, con el siguiente resultado. En Voleibol, el equipo integrado por Jorge Chacón, Martín Martínez, Paco Elías, Beto Coronado, Armando Coronado, Eber Chacón, Félix Chacón y Juan Luis, de la Iglesia “El Mesías” de la Conferencia Anual Oriental que obtuvieron el Primer lugar. El Segundo lugar correspondió a la Conferencia Anual Sureste, con el equipo integrado por: Juan Estrada Hernández, Arturo Cervantes Muñoz, Higinio Aguilar Rodríguez, Alfonso Aguilar Rodríguez, Pedro Cervantes Pérez, Luis Fernando Cervantes Muñoz y Raúl Torres Machorro. El Tercer lugar, corresponde a Santa Ana Coapan, Pue., de la Conferencia Anual Sureste, estando integrado el equipo por: Edgar Herrera Hernández, Neftalí Gonzales Días, Joel Gonzales Díaz, Octavio Herrera Hernández, Ramiro Herrera Hernández, Roberto Caltenco Rosales y Asai Herrera Hernández. Gonzales.

            Por lo que respecta al Futbol Rápido, el Primer lugar correspondió a la Conferencia Anual Norcentral, con el equipo integrado por: Gerardo Gonzáles, Ramiro Guerrero, David Ibarra, Eduardo Calderón, Armando Lira, Ramón U. Carlos Delgado y Jorge García. El Segundo lugar, a Teacalco, de la Conferencia Anual Sureste, con el equipo formado por: Arturo Cervantes Muñoz, Raúl Torres Machorro, Alfonso Aguilar Rodriguez, Juan Estrada Hernández, e Higinio Aguilar Rodríguez. El Tercer Lugar a la Iglesia “La Trnidad” de la Conferencia Anual Oriental.

            En lo que toca al Basquetbol, el Primer lugar correspondió al equipo “USIEL” de Ciudad Juárez, Chih. De la Conferencia Anual Norcentral, que estuvo integrado por: Daniel Valdivia, Samuel Natera, Fabián Terrazas, Hugo Quevedo, Arturo Carrasco, Ramiro y Eduardo. El Segundo lugar, correspondió a la Conferencia Anual Oriental, estando integrado el equipo por: Beto, Paco, Jorge, Martín, Félix, Eber y Mando, y el Tercer lugar a la Conferencia Anual de México, con el quipo integrado por: Jaír López, Hazael Padilla, Moisés Ché Flores,  Christopher Santillán, Baldomero López, Josué Arenas, Javier Reyes Sandoval y Sergio.

En lo que hace a Natación en la categoría Jóvenes, el Primer lugar correspondió a Eduardo Calderón, de la Conferencia Anual Norcentral, el Segundo Lugar a Ramiro Guerrero, de la Conferencia Anual Norcentral y el Tercer lugar, Azael Padilla de la Conferencia Anual de México.

            En la Natación categoría intermedia, el Primer lugar corresponde a Javier Padilla, de la Conferencia Anual de México, el Segundo lugar a José Socorro, y el Tercer lugar a Armando Rosario.

            En la Natación categoría mayores, el Primer lugar corresponde a Ariel Rivera Robles, el Segundo lugar a Román, y el Tercer lugar a Eludin Campos, de la Conferencia Anual Sureste.

            Respecto del torneo de Ajedrez, el Primer lugar es obtenido por el Hno. Abdías Lara, de Tlaxcala, Tlax., y el Segundo lugar corresponde a Roberto Martínez, de Monterrey, N. L.

            En lo que corresponde al Dominó, la dupla integrada por Modesto García y José Socorro, de la Conferencia Anual Oriental, se llevan el Primer Lugar; David Treviño y Héctor Torres, también de la Conferencia Anual Oriental, se llevan el Segundo lugar; y el Tercer lugar corresponde a Eduardo Carrillo y César, de la Conferencia Anual del Noreste 1.

            En otro orden de ideas, se contó con la participación del Lic. Moisés Che Flores, quien sustentó una interesante Conferencia Magistral. También, se contó con la participación del Pbro. José Luis Oyoque, que provocó entre los asistentes una reacción muy favorable al tema sustentado.

            El domingo a las 7.00 Hrs. se tuvo el devocional matutino, en donde la reflexión, estuvo a cargo del Obispo Andrés Hernández Miranda, de la Conferencia Anual de México, y Asesor Episcopal del Gabinete Nacional.

            Al celebrarse la sesión plenaria de rigor, el Hno. David Treviño Flores, Presidente del Gabinete Conferencial de Varones, de la Conferencia Anual Oriental, rinde su informe que es aprobado. Por el Gabinete Conferencial de varones de la Conferencia Anual del Noreste rinde su informe el Hno. Cesar Díaz Bautista. Roberto Caltenco, representante de Felipe Palacios, Presidente Conferencial de varones de la Conferencia Anual Septentrional, presenta su informe que también es aprobado.

            Rinde su informe también el Presidente del Gabinete Nacional Hno. Fidel Martínez Almaguer, el cual es aprobado con felicitación.

Se tiene el culto de clausura y Santa Comunión en donde predica el Obispo David Ibarra Álvarez.

Como dato curioso para la historia de las fraternidades los Presidentes Conferenciales aportan la siguiente información: La Conferencia Anual Oriental cuenta con 76 Fraternidades y 250 miembros activos. La Conferencia Anual del Noreste tiene en su haber 32 Fraternidades con 225 miembros activos. La Conferencia Anual del Sureste cuanta con 21 Fraternidades y 200 miembros activos y la Conferencia Anual de México cuenta con 34 Fraternidades y un total de 240 miembros activos.

Y…como reza el refrán que todo principio tiene un final, el XIX Encuentro Nacional de las Fraternidades de Hombres Metodistas, llegó a su final; entre besos, abrazos y apretones de mano, y recordando nuestros años infantiles de la Escuela Bíblica de vacaciones, solo acertamos a musitar: “La escuela ha terminado, a casa vamos ya. Adiós, adiós, cada uno fiel será”.

Nos veremos el próximo año en San Carlos Sonora. ¡Allá nos vemos!

Distrito Manantiales

Crónica de la VIII Conferencia de Distrito

21 de Abril de 2012

     Se llevo a cabo nuestra VIII Conferencia en nuestro bello Distrito Manantiales. Cuarta Conferencia presidida por el actual Superintendente Pbro. Héctor Costilla y siendo nuestros anfitriones el templo “Manantial de Vida”, iglesia pastoreada por el pastor Armando Anchondo. Pudimos notar el esmero y dedicación de los anfitriones ya que hasta el último momento había hermanos trabajando en la pintura exterior del edificio. Se nos recibió con el respectivo café, jugo y galletas.  En fin, la Conferencia inicio con la lectura del pasaje basado en Éxodo 24:12, lema de la conferencia de Distrito “Subid al monte” realizada por el pastor anfitrión y la meditación correspondiente por el Superintendente Héctor Costilla. Como parte de nuestra cultura mexicana, se cito a las 9 y empezamos a las 9:30 (curiosamente, nuestra cultura metodista nos dictaría el empezar puntualmente).

 Después de ello nos dispusimos a elegir secretaria, determinar la barra, el quorum, comisiones temporales etc. Enseguida se presento el informe de nuestro Superintendente el cual se recibió, con palabras de felicitación. Importantísima fue la elección de la terna para superintendente, dirigida por el pastor anfitrión Armando Anchondo, Se comenzó con una breve explicación por parte del mismo que conllevo a un ameno debate en el cual participaron principalmente los pastores Ramiro Galindo y Arturo Elías.

 La terna quedo establecida de la siguiente forma:

1. Pbro. Héctor Merced Costilla Díaz                              44 votos.

2. Pbro. Isidro Garrido Garrido                                         32 votos.

3. Pbro. Jonathan Esparza                                              15 votos.

      Cansado fue establecer los siguientes 17 candidatos, cuestión con lo cual termino con la primera y segunda sesión plenaria (aunque no hubo receso intermedio) y nos dispusimos a recargar baterías con los deliciosos alimentos que preparo la iglesia.

 Tercera sesión plenaria: los informes de las comisiones de Liga Metodista de Jóvenes e Intermedios, Fraternidad de Hombres Metodistas, Sociedad Misionera Femenil, Desarrollo Cristiano.

 En general, pudimos ver, por los informes, la asistencia y el desarrollo de la VIII conferencia, un avance tanto administrativo como espiritual. Demostrado también con los pastores, ya que ésta siguiente Conferencia Anual, el Probando de Distrito Armando Anchondo recibirá ordenes ministeriales al haber terminado satisfactoriamente sus cuatro años de prueba y haber cumplido con lo establecido teológicamente. A su vez, dos pastores mas (Prob. Juan Coronado y Prob. Josué Palacios) ingresaron al cuarto año, de prueba.

    Esto nos habla de madurez y crecimiento en la calidad del pastoreo en el Distrito. ¡Gloria a Dios por ello!

 La última pregunta, fue respondida por el pastor Alejandro Zamora, quedando así determinado el lugar de la siguiente Conferencia de Distrito: Templo Rosa de Saron.

 Para terminar, aunque en número de miembros podemos decir que hemos crecido y alcanzado metas, el compromiso también es con llegar a la meta del 100%, ya que según el informe del Superintendente Héctor Costilla, un poco más del 90% de las iglesias y pastores cumplieron con sus obligaciones financieras para con la Conferencia.

 Podemos hoy decir, que ¡Dios ha estado con nosotros!

 Comisión de Crónica, Pastor Josué Palacios.

Doctrina

 Credo Social

(Publicado en la Disciplina de la Iglesia Metodista de México, A. R.)

Nuestro Señor Jesucristo declaró enfáticamente que nosotros sus seguidores somos la sal y la luz en este mundo (Mt. 5:13,14), y que como sus seguidores debemos hacer buenas obras para que otros, al verlas, glorifiquen al Padre (Mt. 5:16).

 Es decir, que nuestro testimonio como cristianos en el mundo debe ser una señal de que el Reino de los cielos se encuentra ya entre nosotros (Lc. 17:20,21; Mt. 4:17). De aquí, pues, parte nuestra preocupación social, nuestro interés en los acontecimientos que convulsionan el mundo al que nuestro Señor Jesucristo nos ha enviado (Jn. 17:18), y el deseo y responsabilidad de aliviar sus enfermedades, carencias y dolores (Mt. 25:31-46; Mr. 6:7-13; Jn. 20:21,22; Hch. 2:43-47; Ro. 15:26,27;  I Co. 16:1-14).

 El Metodismo ha mostrado esta preocupación social desde sus inicios. Juan Wesley dedicaba sus recursos personales, su tiempo, su dinero y ganancias para aliviar las necesidades tanto espirituales como materiales de los pobres. En sus sociedades, constituidas en su mayoría por pobres, se recogían ofrendas para los más pobres, los enfermos y los extranjeros sin amigos.

 Pero Wesley también realizaba proyectos tipo cooperativa en los que se les proveía de trabajo a los más necesitados y mediante su labor ganaban un sueldo. Así mismo había una rudimentaria “caja de ahorro” que prestaba dinero a los que deseaban emprender su propio negocio e ir pagando el préstamo- sin intereses- poco a poco. Proveyó, también, medios para que la gente recibiera atención médica, fundando una “clínica” y escribiendo un manual pequeño de remedios caseros y naturales que tituló Primitive Physick, y que fue uno de sus libros más leídos.

 Además de este tipo de proyectos para aliviar las carencias y dolores de los pobres, también se pronunció en contra de las personas, profesiones y hechos que corroían a su nación y afectaban a los más débiles: Se declaró, por ejemplo, en contra de los comerciantes deshonestos y los productores de licores que lograban su riqueza aumentando la miseria de los pobres; en contra de los médicos y farmacéuticos que se hacían ricos prolongando la enfermedad de sus pacientes y vendiendo remedios a los que añadían otras cosas para hacerlos más caros pero no más efectivos; en contra de los abogados que obtenían sus ganancias sacrificando y explotando a sus clientes; protestaba contra la guerra a la que consideraba irracional, absurda; también estaba contra el brutal colonialismo que practicaba su nación; y especialmente estaba en contra de la villanía de las villanías que era la esclavitud a la que eran sometidos los africanos.

 De esta manera vemos cómo Wesley, y con él todos aquellos que se unieron en defensa de los más débiles e indefensos, se convirtieron en la luz y la sal de ese mundo donde Dios le había puesto.

 Muchos de los convertidos a Cristo y que se unieron al movimiento Metodista siguiendo el ejemplo del compromiso social de Wesley estuvieron dispuestos a enfrentar insultos, acusaciones, a sufrir condenas de trabajos forzados, o incluso a morir por defender aquello que estaban seguros era la voluntad de Dios para todos: Conservar la dignidad de todo ser humano.

 Su fe, que se concretaba en la preocupación por extender el reino de los cielos en esta tierra, también impulsó a esos Metodistas a luchar por cambiar legislaciones injustas, a unirse en protestas, huelgas e incluso la lucha armada. Allí está Lord Shaftesbury y Ricardo Oastler, quienes trabajaron para emancipar a los “esclavos industriales” y a los menores de edad explotados en las fábricas que provocó la revolución industrial. Tenemos también a tres predicadores locales y dos congregantes de la Iglesia Metodista en la villa de Toldpuddle, Inglaterra, que al fundar un sindicato agrario fueron considerados fuera de la ley y sentenciados a siete años de trabajos forzados en las colonias penales de Australia. Hallamos también a Samuel Fielden, un Metodista que se encontraba entre los huelguistas que ahora son conocidos como los mártires de Chicago de 1886.

 Cuando examinamos la historia de nuestro propio país, nos damos cuenta de que en el movimiento Revolucionario que se inició en 1910, muchos Metodistas participaron activamente. Por mencionar sólo a algunos de ellos, dirijamos nuestra atención al Pastor José Trinidad Ruiz y al maestro de escuela Metodista Otilio Montaño que ayudaron a redactar el Plan de Ayala; a los maestros de escuela y Pastores Metodistas Andrés y Gregorio Osuna. Más adelante encontramos a Rubén Jaramillo que organizó a una serie de movimientos sociales en el estado de Morelos entre los años 1938 a 1962, cuando sufrió el martirio junto con su familia.

 El compromiso de la Iglesia Metodista de México, A. R., con las necesidades y movimientos sociales queda demostrado desde Juan Wesley hasta aquellos que han aceptado que el evangelio del Señor hace bien a las almas y cuerpos de los que tienen hambre y sed de justicia. (Mt. 5:6, 10-12).

 Durante una época en que la situación social requería la influencia de los valores cristianos, la Iglesia Metodista de los Estados Unidos lanzó a en 1908 las dieciséis declaraciones que formaron su Credo Social. En ese tiempo estas declaraciones fueron revolucionarias pues señalan y atacan frontalmente los problemas sociales de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, que fueron: la injusticia, el racismo, la desintegración familiar, la explotación, la corrupción; y define la valiente oposición de un organismo eclesiástico contra todo ello.

 Precisamente por su valor histórico y porque estas declaraciones marcan la senda para el compromiso social de la Iglesia Metodista desde aquel entonces, queremos presentarlas en su forma original:

a.- Iguales derechos y aplicación por parejo de la justicia a todos los hombres, en todos los estados de la vida.

b.- Protección de la familia por la simple norma de la pureza moral.

Reglamentación adecuada del matrimonio. Leyes específicas acerca del divorcio. Habitaciones sanas, cómodas, bellas.

c.- La mejor oportunidad posible para el crecimiento físico, intelectual y moral del niño y del joven, por todos los medios legítimos que estén a nuestro alcance.

d.- Abolición del trabajo dañoso para los niños.

e.- Reglamentación adecuada del trabajo de las mujeres, especialmente de las madres, y salvaguardia de su ambiente físico y moral.

f.- Disminución y prevención de la pobreza.

g.- Protección del individuo y de la sociedad contra la desintegración social, económica y moral que ocasionan las bebidas alcohólicas, el tabaco y la drogadicción.

h.- Conservación de la salud.

i.- Protección del obrero contra la maquinaria, los elementos y las obras insalubres o que pongan en peligro los miembros o la vida.

j.- El derecho de todos los hombres de gozar la oportunidad de procurarse a sí mismos su sostenimiento y asegurarse este derecho contra todo abuso o explotación.

k.- Protección de los trabajadores en caso de falta de empleo. Adecuada previsión para la vejez de los trabajadores y para aquellos que hubieren quedado  imposibilitados por accidente o por enfermedad profesional.

l.- El derecho a organizarse tanto los obreros como los patrones y de usar los medios justos de conciliación y arbitraje en los conflictos industriales.

m.- Un día de descanso a la semana, preferentemente el domingo.

n.- Reducción razonable de las horas de trabajo para el descanso y recuperación indispensable al mejoramiento de la vida humana.

ñ.- Un salario adecuado para cubrir las necesidades del individuo; y el salario máximo que las industrias puedan pagar.

o.- Mayor énfasis en la aplicación de los principios cristianos relativos a la adquisición y el uso de la propiedad y finalmente, la repartición equitativa del producto de la industria.

           La Iglesia Metodista de México, A. R. adoptó dicho Credo voluntariamente y se comprometió a sostener y cumplir esos principios. Sin embargo, la distancia histórica, cultural y contextual, debe ser salvada haciendo una revisión y actualización periódica de los principios que orientan nuestra actuación en la sociedad. Después de hacer dicha revisión, declaramos que actualmente como Iglesia Metodista de México, A. R., profesamos los siguientes principios sociales:

 1.- El mundo visible es creación de Dios y nos ha encargado su cuidado. Somos mayordomos de la creación, no sus dueños. Por tanto, cualquier interés o práctica que perjudique el ambiente, la naturaleza, la vida silvestre y la dignidad humana, es un atentado contra la creación del Señor, y debe ser prevenido, detenida y combatida.

2.- Todos los hombres y mujeres, por haber sido creados a la imagen y semejanza de Dios, tienen derechos que son inalienables. Fuera del ambiente de la iglesia cristiana estos son conocidos como derechos humanos. Defenderemos estos derechos.

 3.- Realizaremos todos aquellos programas o actividades que prevengan, detengan o combatan intereses y prácticas que lesionen y degraden la dignidad humana, tales como: El tabaquismo, el alcoholismo, la drogadicción, la pornografía, la prostitución, la homosexualidad, el racismo, la discriminación, la explotación humana, la guerra, el terrorismo, la miseria y cosas semejantes a estas. Amamos al pecador, pero no al pecado.

 4.- La familia es el fundamento de la sociedad humana. Por tanto, protegeremos y fomentaremos a la familia de manera que cada uno de los miembros que la conforman sea de enriquecimiento y desarrollo el uno para el otro. Prácticas tales como el divorcio, el abuso y explotación sexual y emocional de la pareja o de los menores en la familia, atentan contra esta unidad básica; por lo cual presentaremos un frente unido para prevenir, ayudar a solucionar y acompañar a las familias que estén atravesando por estas situaciones o similares.

 5.- Todos los hombres y mujeres tienen derecho a que se imparta por igual la justicia, sin que su situación social o económica, preferencia religiosa o política, ni su raza, ni su grado de educación sea un obstáculo o argumento para negársela.

 6.- Deben aplicarse los principios cristianos en justicia, mayordomía y bienestar común en la adquisición y uso de la propiedad.

 7.- Estaremos atentos a las necesidades de los campesinos e indígenas en su lucha por una vida digna, y declaramos el respeto al estilo de vida de los diferentes grupos étnicos del país.

 8.- Declaramos que todos los hombres y mujeres tienen derecho al trabajo como una manera de obtener un mejor nivel de vida. Por tanto, se protegerá al trabajador y su libertad para organizarse en pro de la defensa de su trabajo y su demanda de salarios que le permitan mejores condiciones de vida.

 9.- Defenderemos el derecho a la información de todos los habitantes del país. Dado que los medios masivos de comunicación son un instrumento que influye en la educación, cultura y formas de entretenimiento de la población, se hace necesario que éstos sean democráticos para asegurar que la información sea veraz, esté al alcance de todos y tenga una influencia positiva en la población.

 10.- Afirmamos que los ancianos y los niños tienen derecho a la vida en las mejores condiciones de vivienda, salud, alimentación, educación, seguridad y protección.

 11.- Ampararemos el derecho de todos los seres humanos de recibir atención en favor de su salud, y desarrollaremos todos aquellos programas de atención Pastoral, médica y psicológica que tiendan hacia el cuidado, la consolación y solidaridad aun con aquellos que padezcan enfermedades terminales tan terribles como el cáncer, SIDA, ébola, entre otras.

Artículos de Religión

Artículo VIII

Del Libre Albedrío

“La condición del hombre después de la caída de Adán, es tal que no puede volverse ni puede prepararse así mismo por su propia fuerza y por sus propias obras, para ejercer la fe e invocar a Dios. Por eso no tenemos facultad de hacer buenas obras, agradables y aceptas delante de Dios, a no ser que la gracia de Dios por Cristo nos prevenga para que tengamos buena disposición de voluntad, y obre juntamente con nosotros cuando tengamos esa buena disposición de voluntad”.

Pruebas bíblicas:

Romanos 8:8, 7: 18, Juan 15:5, Dios apela a la voluntad del hombre –I Sam 1:18; Dios no quiere la muerte del pecador –Ezequiel 33:11; Pablo dice que la paga del pecado es muerte –Romanos 6:23, Juan3:18.

Comentario:

La caída de Adán nos ha infectado con virus del SIDA espiritual, de modo que aun queriendo hacer el bien, actuamos mal. No invocamos al Espíritu Santo. No hacemos bien.

La Biblia nos demuestra que nuestro libre albedrío está inclinado al mal. San Pablo con tristeza y sinceridad confiesa: “De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mi… y si hago lo que NO quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí”. Romanos 7:17-21. Casiodoro Reina Valera.

Cuánto bien nos haríamos a nosotros, al prójimo y a la Iglesia, si tuviéramos la honestidad de reconocer nuestros pecados.

Jeremías con revelación divina escribe: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? )Jeremías 17:9. Casiodoro Reina Valera.

Jesucristo advierte con sabiduría divina: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esta era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Mateo 23:23) Casiodoro Reina Valera.

La Gracia preveniente de Dios nos induce a amar y obedecer al Señor. Nos advierte del mal y nos ofrece su bienhechora ayuda. Romanos 8:26 y 34. (J.A.R.)

El libre albedrío

“Si Dios ha provisto de salvación a todos, entonces cada uno es responsable de aceptar el don gratuito de Dios o bien de rechazarlo. Esta es otra de las grandes doctrinas que caracterizaban el movimiento wesleyano muy bien definido de la fisonomía metodista.

En los artículos de religión de nuestra Iglesia, entenderemos cómo el metodismo pinta con rasgos mucho más definidos el pecado original, la culpa que cada uno tenemos –no la culpa de Adán-, la culpa personal nuestra y la completa incapacidad para volvernos a Dios.

Por eso es que afirmamos que un niño es salvo porque no ha tenido la capacidad para rechazar la salvación, sino por cuanto el Señor Jesús al morir por todos murió también por los niños y estos son miembros del Reino de los Cielos.

Artículos de Religión

Artículo IX

De la justificación del hombre

“Somos tenidos por justos delante de Dios sólo por los méritos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, mediante la fe, y no por nuestras propias obras o por nuestro merecimiento. Por lo cual la doctrina de que somos justificados solamente por la fe es saludable, en grado sumo y conforta en gran manera”.

Comentario:

Martín Lutero en la Reforma, sentó la tesis: Sólo la fe, sólo la gracia y sólo la escritura.

Del pensamiento de Wesley:

“El evidente concepto escritural de la justificación es el perdón de los pecados”. Es ese acto de Dios el Padre por el cual, a causa de la propiciación hecha por la sangre de su Hijo, él “manifiesta su justicia” (o misericordia) “por la remisión de pecados pasados”. A aquel que está justificado o perdonado, Dios “no le imputa pecado” para su condenación. No le condenará por ese motivo ni en este mundo ni en el venidero. Sus pecados, todos sus pecados pasados, de pensamiento, palabra y hecho, están cubiertos, están borrados, no serán recordados o mencionados en contra él, como si no hubieran existido. Dios no le infligirá a ese pecador el sufrimiento merecido porque el Hijo de su amor, sufrió por él. Y desde el momento en que somos “aceptos por el Amado”, “reconciliados con Dios por su sangre”, él nos ama y bendice y vigila sobre nosotros para bien, como si jamás hubiéramos pecado”

Pruebas bíblicas:

Todos somos malos –Salmo 14:2-3; Romanos 3:10-12; Cristo pagó la deuda –Gálatas 4:4-5, Romanos 3:23-24, 4:22-24, 10:4, I Pedro 2:24-25.

Educación

 Una fina escultura dentro de un bloque de mármol

Alfonso Aguiló

Como asegura Bloom *, el profesor, lo quiera o no, se halla guiado por el conocimiento, o al menos la intuición, de que existe algo que podría llamarse naturaleza humana, y que su tarea como educador consiste precisamente en ayudar a su realización en sus alumnos. El profesor sabe que su propia visión de lo que es la naturaleza humana puede hallarse quizá un poco velada, y que su capacidad como educador puede ser más o menos limitada, pero comprende que su misión está encaminada hacia algo que le trasciende, que se encuentra por encima de él y que le suministra una pauta para juzgar el nivel de logro en su trabajo.

 El profesor, como cualquier madre o padre de familia, corre el peligro de caer en diversos reduccionismos en su tarea de educador:

 –       el peligro de adoctrinar, en vez de enseñar;

–       el de solo instruir, en vez de educar;

–       el de troquelar, en vez de desarrollar la personalidad.

 Educar no es meter a los hijos, o a los alumnos, en un molde a presión. La verdadera labor del educador es mucho más creativa. Es como descubrir una fina escultura dentro de un bloque de mármol, quitando lo que sobra, limando asperezas y mejorando detalles.

 Se trata de ir ayudando a quitar defectos para desvelar así la riqueza de una personalidad irrepetible, una forma muy personal de ser y de entender las cosas. Educar en la libertad significa, entre otras cosas:

 –       ayudar a preguntarse a uno mismo qué significa ser libre, y a adquirir conciencia de que la respuesta no es ni evidente ni inalcanzable;

–       entender que no hay una vida sensata si uno no tiene mínimamente presente esa pregunta y reflexiona sobre las alternativas que se le presentan; y

–       saber que muchas de esas alternativas serán contrarias a las propias inclinaciones o apetencias, o a las de la época en que uno vive.

 La persona educada en la libertad es aquella capaz de rechazar las respuestas fáciles y acomodaticias, y no porque sea persona obstinada, o por el simple deseo de ser original, sino porque busca otras respuestas de más digna consideración.

Por eso, el buen educador:

 –       observa y escucha a sus educandos –los alumnos, los hijos, etc.– con sumo interés;

–       procura conocer cuáles son sus intereses, sus pasiones, sus curiosidades, sus anhelos, su experiencia en la vida;

–       se esfuerza en conocer y comprender a una generación que no es la suya; y

–        al final de su tarea, si es buen educador, sentirá un sincero agradecimiento hacia quienes ha tenido el privilegio de educar, porque habrá aprendido mucho de ellos.

 Para educar bien hay que tener una sana pasión por encontrar verdades sobre la vida.

 Y para hacerlo es preciso muchas veces bucear en otros lugares y otros tiempos, reservar un tiempo para leer, escuchar, pensar y hablar sobre estos temas.

*Benjamin Bloom (* LansfordPensilvania21 de febrero de 1913 – † 13 de septiembre de 1999) fue un influyente psicólogo y pedagogo estadounidense que hizo contribuciones significativas a la Taxonomía de objetivos de la educación. Otras contribuciones suyas estuvieron relacionadas con el campo del Aprendizaje y el Desarrollo Cognitivo.

 Titulado por la Universidad Estatal de Pensilvania (1935) se doctoró en Educación en la Universidad de Chicago en marzo de 1942. De 1940 a 1943, formó parte de la plantilla de la Junta de Exámenes de la Universidad de Chicago, tras lo cual pasó a ser examinador de la universidad, puesto que desempeñó hasta 1959. Su primer nombramiento como profesor en el Departamento de Educación de la Universidad de Chicago tuvo lugar en 1944. Con el tiempo, en 1970, fue distinguido con el nombramiento de Catedrático Charles H. Swift. Fue asesor en materia de educación de los gobiernos de IsraelIndia y de varios otros países.

Foto del recuerdo

¿Año? 1968.       ¿Mes? Febrero                                ¿Lugar? …

 ¿Reunión?          Retiro para meditación, llamado Ashram.

¿Conductor?     Dr. E. Stanley Jones

Algunos asistentes: Elías Díaz, A. Valencia, Pedro García C., Juan Díaz G., Jorge Castillo, Rubén Pedro Rivera,  Arthur Chafee, Guadalupe Castillo de Dallal, D. de la Garza, A. C. Coronado, Gaspar Garza y Garza, Roberto Escamilla, Maurilio Olivera, Oscar G. Baqueiro, Samuel García Onofre, Roberto Lara, E. Elizondo, Joel Mora Peña, Baltasar González… agregue usted más.

Historia 

Una breve historia del metodismo

Por John Wesley

Tomado de las Obras de Wesley.

1. No es fácil contar las descripciones que se han hecho de la gente llamada metodista. Muchas de ellas están tan lejos de la realidad como la de aquel buen señor de Irlanda que decía: «¿Metodistas? Sí, son ésos para quienes la religión es cuestión de usar barbas largas».

2. Las abundantes equivocaciones que circulan sobre ellos se deben a que bajo ese nombre se agrupa a un gran número de personas que no tienen nada que ver unos con otros, y cualquier cosa que alguno de éstos diga o haga se generaliza, y se atribuye a todos por igual.

3. El breve informe que sigue podrá evitar que personas calmadas y de buena disposición cometan estos errores, aunque los acalorados y de espíritu prejuiciado seguirán haciéndolo como antes. Obsérvese, no obstante, que esta descripción no constituye una defensa de los llamados metodistas, sino una explicación lisa y llana que intenta terminar con esa cantidad de malos entendidos.

4. En el mes de noviembre de 1729, cuatro jóvenes caballeros, el señor Juan Wesley, miembro del Lincoln College, el señor Carlos Wesley, universitario de Christ Church, el señor Morgan, estudiante de Christ Church, y el señor Kirkham, del Merton College, comenzaron a reunirse algunas noches en la semana, con el fin principal de leer el Nuevo Testamento en griego. Al año siguiente, dos o tres alumnos del señor Juan Wesley pidieron permiso para reunirse con ellos, cosa que algo más adelante hizo un alumno del señor Carlos Wesley. En el año 1732, el señor Ingham, del Queen’s College, y el señor Broughton, de Exeter, se sumaron al grupo. En abril de ese año se unió también el señor Clayton, de Brasenose, con dos o tres de sus alumnos. Más o menos al mismo tiempo, también se le permitió unirse al señor James Hervey, y en 1735, al señor Whitefield.

5. La vida severamente metódica que llevaban estas personas, al igual que sus estudios, dieron lugar a que un joven de Christ Church comentara: «Aquí ha surgido un nuevo grupo de metodistas», aludiendo a unos antiguos médicos del pasado que se autodenominaban así. Dicho nombre era nuevo y original, por lo que se propagó de inmediato, motivando que en la universidad todos se refirieran al grupo como los «metodistas».

6. Los que formaban este grupo eran todos miembros entusiastas de la Iglesia de Inglaterra, tenaces en todas sus doctrinas, según las conocían, y celosos en el cumplimiento de su Disciplina hasta en el más mínimo detalle. Asimismo, eran atentos observadores del estatuto de la universidad, el que respetaban a conciencia. Pero la observancia de todo esto la cumplían hasta donde consideraban que estaba de acuerdo con la Biblia, ya que su único deseo era el de ser cristianos bíblicos manifiestos, tomando la Biblia como su sola y única regla, tal como la interpretaban la iglesia primitiva y la nuestra.

7. La única crítica que se les hacía en ese entonces se basaba en que eran «demasiado rectos», y desproporcionadamente escrupulosos y estrictos, llevando las cosas a grandes extremos. En particular, que hacían sobrado hincapié en las rúbricas y los cánones de la Iglesia, e insistían en forma excesiva en el cumplimiento del estatuto de la universidad. Además, les reprochaban que tomaban las Escrituras en un sentido muy severo y literal, de tal manera que si ellos tenían razón, muy pocos serían los que se podrían salvar.

8. En el mes de octubre de 1735, los señores Juan y Carlos Wesley, y el señor Ingham, partieron de Inglaterra con el propósito de ir a predicar a los indígenas de Georgia. Pero el resto de los caballeros continuaron reuniéndose, hasta que unos y otros fueron ordenados y salieron de la universidad, de manera que en unos dos años no quedó casi ninguno.

9. En el mes de febrero de 1738, el señor Whitefield fue a Georgia con el fin de ayudar al señor Juan Wesley, pero éste justo entonces retornó a Inglaterra. Poco tiempo después tuvo una reunión con los señores Ingham, Stonehouse, Hall, Hutchings, Kinchin y unos pocos clérigos más. Todos ellos, que parecían ser de un solo sentir y estar en un todo de acuerdo, resolvieron ser cristianos bíblicos en toda circunstancia y dondequiera que fueran, predicando con todas sus fuerzas el sencillo y antiguo evangelio bíblico.

10. Desde entonces se mantuvieron puntuales en todas las cosas y celosamente apegados a la Iglesia de Inglaterra. Mientras tanto, comenzaron a convencerse que por gracia somos salvos por medio de la fe, y que la doctrina de la justificación por la fe era la doctrina de la Iglesia, como también de la Biblia. En cuanto creyeron, comenzaron a hablar de la salvación por la fe, convirtiéndolo en su tema principal. Por cierto que esto implicaba tres puntos:

(1) Que las personas están por naturaleza muertas  en el pecado y son por tanto hijos de ira;

(2) que sólo son justificadas por la fe y

(3) que la fe produce una santidad interior y exterior.

En estos puntos insistieron noche y día. Y así, en poco tiempo, se transformaron en predicadores populares. Donde ellos predicaban, las congregaciones eran numerosas. Entonces revivió el primer nombre, y todos estos señores y las personas que los seguían volvieron a ser llamados «metodistas».

11. En el mes de marzo de 1741, el señor Whitefield, que había retornado a Inglaterra, se separó completamente del señor Wesley y de sus amigos, «porque no estaba de acuerdo con los decretos». Aquí surgió la primera brecha, que personas acaloradas persuadieron al señor Whitefield a hacer por una mera diferencia de opinión. Aquellos que creían ciertamente en una redención universal, no tenían ningún deseo de separarse; pero los que sostenían la teoría de la redención particular no querían escuchar propuesta alguna de arreglo, e insistían en que no hubiera ninguna relación con personas que perseveraran en «tan peligrosos errores». Así que ahora había dos clases de «metodistas», según los seguían llamando: los de la redención particular y los de la redención general.

12. No pasaron muchos años antes de que William Cudworth y James Relly se separaran del señor Whitefield. Estos eran realmente antinomianos, enemigos absolutos y declarados de la ley de Dios, la cual nunca predicaban ni pretendían predicar, pero que calificaban a todo el que lo hiciera como legalista. Para ellos, «predicar la ley» era abominación. No tenían «nada que ver» con la ley. Según decían, «predicaban a Cristo» sin mencionar para nada la santidad ni las buenas obras. No obstante, a éstos los denominaban metodistas, aunque diferenciándolos del señor Whitefield, tanto en el juicio como en la práctica, mucho más de lo que lo hacía el señor Whitefield refiriéndose al señor Wesley.

13. Mientras tanto se comenzó a hablar de los señores Venn y Romaine, y no mucho después de los señores Madan y Berridge, junto con otros pocos clérigos. Todos éstos, aunque no estaban relacionados entre sí, dado que predicaban la salvación por la fe y se esforzaban por vivir de acuerdo al concepto bíblico del cristiano, pronto fueron incluidos bajo el nombre de metodistas. Y así siguió ocurriendo con todos los que predicaban la salvación por la fe, y se les veía más serios que a sus vecinos. Algunos de éstos eran bastante semejantes en su manera de predicar; otros muy irregulares (aunque no por su gusto, sino por necesidad, pues de no hacerlo así no se les permitía predicar); y otros estaban entre los dos, en su mayoría irregulares, aunque no en todos los detalles.

14. En 1762, George Bell y otros pocos comenzaron a hablar con grandes palabras y a fines del año predijeron que el mundo llegaría a su fin el día 28 de febrero siguiente. El señor Wesley, con quien se conocían, los desafió en público y en privado. Esto ellos no lo pudieron soportar, y en los meses de enero y febrero de 1763 se separaron de él bajo la dirección del señor Maxfield, uno de los predicadores del señor Wesley. Pero hasta al señor Maxfield y sus seguidores, incluyendo los más entusiastas, se los consideró como integrantes del grupo «metodista», provocando así un escándalo entre aquéllos con los que no tenían ninguna conexión.

15. Al presente, los que permanecen con el señor Wesley son casi todos miembros de la Iglesia de Inglaterra. Aman sus Artículos, sus Homilías, su liturgia, su disciplina, y en ningún momento alteran nada voluntariamente. Mientras tanto, todos los que entre ellos predican declaran que por naturaleza somos todos hijos de ira, pero por gracia somos salvos por medio de la fe; salvos tanto de la culpa como del poder del pecado. Se esfuerzan por vivir de acuerdo a lo que predican y por ser cristianos bíblicos sencillos. Se reúnen periódicamente para animarse unos a otro y aman tiernamente a muchos que son calvinistas, aunque no amen sus opiniones. Sí, aman también a los antinomianos, pero únicamente con amor compasivo, puesto que detestan sus doctrinas con un odio perfecto. Las aborrecen tanto como al fuego del infierno porque están convencidos que nada puede destruir toda la fe, toda la santidad y todas las buenas obras con tanta efectividad como ellas.

16. Respecto a éstos, o sea al señor Relly y sus seguidores, no sería de extrañar que se crearan una reputación. Porque nunca disgustarán al mundo por la dureza de su doctrina o la singularidad de su comportamiento. De ahí que, los que se decidan tanto a predicar como a vivir el evangelio, deban esperar que la gente digan de ellos toda clase de mal.7 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo es más que su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa? Ciertamente es su deber, en cuanto de ellos dependa, vivir en paz con todos los hombres. Pero cuando ellos trabajen por la paz, el mundo se alistará para la guerra. Es su preocupación constante agradar a todos en lo que es bueno para su edificación. No obstante, saben que no se puede hacer, pero recuerdan las palabras del Apóstol: «Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo». Por lo tanto pasan por honra y por deshonra, por mala y buena fama, deseando únicamente que su Maestro pueda un día decir: «Siervos de Dios ¡bien hecho!»

Las Diaconisas en México

1904 – 1979

6ª parte

Comenzamos en el número 35 y seguiremos hasta el No. 51, del 29 de octubre, con la publicación en esta Sección, en 17 partes, de la tesis que para obtener el grado de Licenciado en Historia presentó nuestro hermano Xeitl Ulises Alvarado López, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en marzo de 2009, con el interesante y poco estudiado tema “Las Diaconisas en México (1904 – 1979)”.

Ulises Alvarado es miembro de número de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México y miembro de la iglesia El Mesías, de Balderas, D. F., aun cuando él pertenece a la congregación del templo   “El Divino Redentor” en el Arenal, estado de Hidalgo.  Agradecemos su autorización para reproducirla en beneficio del conocimiento de la vida del metodismo en México.

 hist.diac.071 a 083

A propósito de Aldersgate…

¿Quién es el Pueblo llamado Metodista?

 

por S.T. Kimbrough, Jr.

(ex Secretario General Asociado de Evangelismo Misional, Junta General de Ministerios Globales, Iglesia Metodista Unida)

Producido por el Área de Programa de Contextos y Relaciones Misionales (Ministerios Hispanos) y la Oficina de Recursos en Español de la Unidad de Comunicaciones.

 

Introducción

Las iglesias llamadas “Metodistas” deben su nombre a dos clérigos anglicanos de la Inglaterra del siglo XVIII: Juan (1703-1791) y Carlos Wesley (1707-1788). La Iglesia de Inglaterra se estableció como iglesia nacional durante el reinado de Enrique VIII tras su ruptura con la iglesia de Roma. Es por eso que, en realidad, las raíces de los “Metodistas” se extienden a través de la Iglesia de Inglaterra y el catolicismo romano a la misma iglesia del Nuevo Testamento.

 Juan y Carlos Wesley fueron dos de los diecinueve hijos de Susana y Samuel Wesley, también clérigo de la Iglesia de Inglaterra. Sólo diez de los hijos sobrevivieron la infancia. Samuel Wesley pasó la mayor parte de su ministerio como pastor de la parroquia de Epworth, en Lincolnshire. El tamaño de su familia y las circunstancias económicas de la época contribuyeron a las penurias de los Wesley. Aun pequeños, Juan y Carlos dejaron su hogar para estudiar como internos en escuelas en Londres.

 La Inglaterra del siglo XVIII pasó por graves problemas sociales. Los resabios del viejo sistema feudal seguían oprimiendo y explotando a los obreros. No existían leyes para proteger el abuso laboral de los niños. Los salarios apenas si alcanzaban para vivir. No había clase media y los ricos trataban de esclavizar a la clase trabajadora. No había prácticamente ningún tipo de educación para las niñas, excepto entre las familias ricas, y los niños pobres no recibían educación alguna. Prácticamente no existían servicios de salud social para los pobres. Las condiciones de vida en los sitios de trabajo en Londres, Newcastle y otras grandes ciudades eran miserables. Las condiciones de trabajo de los mineros eran espantosas, igual que las de las prisiones. El crimen asolaba el país entero y las prisiones no daban abasto.

 Fue en ese mundo que nacieron los Wesley. Juan y Carlos, al igual que su hermano mayor Samuel, y sus siete hermanas, recibieron de sus padres una excelente educación en las humanidades y los clásicos así como en las Sagradas Escrituras, la fe y la práctica cristianas.

 Comienzos del Movimiento Metodista

 antigua Universidad de OxfordDurante sus años de estudiantes en la Universidad de Oxford, Juan y Carlos sintieron la necesidad de profundizar su fe cristiana. Comenzaron a reunirse regularmente con un pequeño grupo de compañeros para orar, estudiar la Biblia, compartir ideas y preocupaciones y visitar presos en las cárceles de Oxford. Aun cuando entonces los estudiantes no solían hacerlo, los hermanos Wesley participaban semanalmente en la Mesa del Señor. Algunos se burlaron de su disciplina diaria llamándolos “metodistas”, término con el cual años más tarde habría de designarse el movimiento que los hermanos Wesley fundaron dentro de la Iglesia de Inglaterra.

El Fervor Misionero y la Oposición a la Esclavitud

 Juan sintió que Dios lo había llamado a una vida de servicio como pastor de la Iglesia de Inglaterra y decidió trasladarse a la colonia de Georgia, en Norteamérica, como misionero, persuadiendo a su hermano Carlos a que lo acompañase. En 1735, Carlos fue ordenado y de inmediato partieron como misioneros hacia Georgia, cuyo gobernador era James Oglethorpe. Ya en América, Juan pastoreó una parroquia en Savannah y Carlos una en Fort Federica. Ambos ayudaron a evangelizar a los nativos americanos, y a ministrar a los emigrantes europeos. Carlos fue nombrado Secretario de Asuntos Indios y secretario personal de Oglethorpe, pero regresó a Inglaterra unos cinco meses más tarde. Juan permaneció en América alrededor de dos años y echó las bases para un avivamiento espiritual. Ambos hermanos sintieron que habían fracasado en sus esfuerzos misioneros con los nativos americanos, aunque su estadía en el Nuevo Mundo los encaminó tras la paz interior en Cristo que habían experimentado entre los moravos, unos pietistas alemanes, y se convirtieron en fervientes enemigos de la esclavitud hasta el día de su muerte.

 La Paz con Dios y el Descubrimiento del Canto

la tetera, símbolo que representa a los moravos

 En su viaje trasatlántico a Georgia, los Wesley vivieron una experiencia que habría de cambiar sus vidas. A bordo del barco Simmonds, durante una tormenta furiosa, Juan y Carlos vieron y escucharon a los moravos leer las Escrituras, orar y cantar. Esos creyentes estaban en paz con Dios y no tenían nada que temer. Los Wesley, por el contrario, temieron perecer porque carecían de esa paz interior. A partir de ese momento, los hermanos Wesley comenzaron a buscar dicha paz. Con ese propósito aprendieron el idioma de los moravos (el alemán) y procuraron establecer una relación personal con Dios. En el canto de los moravos, los Wesley también descubrieron la manera de vincular estrechamente la fe y la comunidad. Cuando alabamos a Dios mediante nuestro canto, aprendemos el significado de la fe y nos vemos desafiados a servirle en fidelidad.

 Durante su estadía en América, Juan tradujo al inglés numerosos himnos alemanes muy inspiradores y publicó el primer himnario en inglés en Norteamérica (Charlestown, 1793).

 Martín Lutero y la Conversión

 Tras su regreso a Inglaterra, Juan y Carlos Wesley todavía seguían buscando esa paz interior con Dios. El 17 de mayo de 1738, después de leer parte del comentario de Martín Lutero sobre la carta de Pablo a los Gálatas, Carlos comenzó a descubrir dicha paz. Le llamó poderosamente la atención las palabras que Lutero había subrayado en el versículo 2:20: “el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Carlos anotó en su diario: “Cuando, casi exhausto, la naturaleza me forzó a acostarme, leí las Escrituras y entonces dormí en paz”. Cuatro días más tarde, el 21 de mayo (día de Pentecostés), escribió: “Me alegré en la esperanza de confiar en Cristo. Me di cuenta de que podía permanecer firme por la fe”. ¡Ese fue el día de su conversión!

 El 24 de mayo también cambió la vida de Juan. Después de un servicio vespertino de oración en la catedral de San Pablo, en Londres, Juan se dirigió a una reunión de la sociedad de la calle Aldersgate. Fue allí, durante la lectura del Prefacio de Martín Lutero a la epístola de Pablo a los Romanos, que Juan sintió que “mi corazón ardía extrañamente y me di cuenta de que confiaba en Cristo solamente para salvación”. Alrededor de las diez de la noche, Juan y un grupo de amigos fueron a visitar a Carlos, que estaba enfermo. En ese lugar, Juan declaró: “¡Yo creo!” Carlos escribió en su Diario: “Cantamos el himno que yo había escrito [el 23 de mayo, sobre su conversión] y nos separamos con una palabra de oración”.

 Al igual que Lutero, que había procurado reformas dentro de la Iglesia Católica Romana pero sin la intención de apartarse de ella, los hermanos Wesley comenzaron a afirmar su experiencia de fe evangélica a través de la adoración y la acción como pastores de la Iglesia de Inglaterra sin la menor intención de iniciar un movimiento que, con el tiempo, habría de separarse de la iglesia madre.

 Las Sociedades Metodistas y la Búsqueda de Santidad

 Después de sus respectivas “conversiones”, los hermanos Wesley procuraron una relación constante con Dios, de carácter personal y social. Dicha relación se convirtió en el camino de santidad. Juan y Carlos ministraron por toda Inglaterra, al principio entre los pobres y desposeídos. Lo hicieron mediante el estudio bíblico, la oración, el testimonio interior del Espíritu, la alabanza de Dios a través del canto, una sólida predicación de la Palabra y en fidelidad a las oraciones y los sacramentos de la Iglesia de Inglaterra. A lo largo de su camino de santidad, los Wesley siempre conectaron la piedad personal con la social. Dondequiera que encontrasen necesidades humanas, allí procuraban ayudar. Organizaron escuelas para los hijos de los obreros de las minas de carbón, cuidado médico para los pobres, cooperativas de crédito para aquellos que no podían acceder al mismo, y clases de lectura para los analfabetos. Todo esto era parte de la proclamación de las Buenas Nuevas del evangelio, pues conocer a Cristo personalmente significa comprometerse personalmente con las necesidades de los demás. Esta estrecha conexión entre la santidad personal y la social representó un imperativo en el testimonio de los hermanos Wesley.

 El Movimiento Metodista

La Santidad Personal y Social

 Los Wesley afirmaron en lo esencial los Artículos de Fe de la Iglesia de Inglaterra y sus prácticas. Organizaron sociedades de individuos, en su mayoría miembros de la Iglesia de Inglaterra, para participar en una vida disciplinada de oración, alabanza y compromiso social. Establecieron reuniones de clases dentro de las sociedades Metodistas con el propósito de promover la participación regular en cada aspecto de la vida de las sociedades. De esta manera, la fe y la vida cotidiana se afirmaron como una unidad. Los metodistas sostuvieron que el amor redentor de Dios en Jesucristo es personal, experiencial, intelectual y social: un amor para toda la gente en todo lugar y tiempo. La conversión significaba vidas transformadas y una nueva vida. Cuando seguimos a Jesucristo con el propósito de convertirnos en instrumentos del amor de Dios en el mundo, nuestras vidas adquieren propósito. Ya no podemos conformarnos con un cambio personal. A medida que crecemos en una relación de santidad con Dios, nuestro cambio también tiene que afectar al mundo que nos rodea. Para los Wesley era inconcebible hablar de santidad personal sin santidad social.

 Una Fe Evangélica y Sacramental

 Además de sus énfasis en la autoridad de las Escrituras, el don de la razón y el valor de la tradición, que caracterizaban a la Iglesia de Inglaterra, los Wesley subrayaron la experiencia. La fe abarca la totalidad del individuo: cuerpo, mente y emociones. Podemos conocer y sentir el amor de Dios en nuestras vidas. ¡El amor redentor de Dios en Jesucristo puede conocerse y experimentarse personalmente! Esto se pone de manifiesto cuando aceptamos a Cristo como nuestro Salvador y la fuerza central de nuestra vida y cuando nos mantenemos en comunión constante con Dios a través de la oración y el sacramento de la Cena del Señor, una comida común que afirma el amor sacrificial de Dios como una manera de vivir cada día.

 Una Fe que Canta

 El Metodismo se convirtió en un movimiento que canta. El mismo Carlos Wesley se consagró a la tarea de escribir himnos que abarcaban la fe y la vida. El y su hermano Juan publicaron muchos de esos himnos en panfletos e himnarios para circulación entre las sociedades Metodistas. Durante su vida, Carlos escribió unos 9,000 himnos y poemas. Juan, también un excelente compositor de himnos, a menudo editó los himnos de su hermano para su publicación. Juan coleccionaba y publicaba melodías apropiadas para esos himnos. Las palabras amar, conocer y sentir ocupan un lugar central en los textos que Carlos y Juan compusieron. Los hermanos Wesley creían que, aun cuando el individuo puede asentir intelectualmente al conocimiento que Dios ha personificado en su amor sacrificial por toda la humanidad a través de Jesucristo, de todos modos debe sentir dicho amor en su propia vida y a través de la misma.

 La Mente y la Fe

 El interés de los Wesley en la educación y la preparación y publicación de materiales pronto comenzó a caracterizar al movimiento Metodista. Dios había otorgado a todos, el don de la mente, el cual debía extenderse de tal manera que abarcase el conocimiento y la experiencia de Dios y la creación, así como de la condición humana. Por lo tanto, los hermanos Wesley escribieron materiales para enriquecer la fe y el entendimiento. Juan publicó numerosos sermones y las Notas aclaratorias sobre el Nuevo Testamento. Ambos recursos, junto con los himnos de su hermano y el Libro de Oración Común de la Iglesia de Inglaterra, formaron el núcleo de las creencias Metodistas.

 Los Wesley también creían que los hombres y las mujeres, creación de Dios, tenían que comprender tanto como les fuera posible la universalidad de la experiencia humana. Por esta razón, Juan publicó varias obras (algunas de ellas eran ediciones abreviadas de otros autores) sobre historia mundial, geografía, electricidad, el arte de cabalgar, etc.

 Los siguientes énfasis son esenciales a la creencia y la práctica Metodistas: la autoridad de las Sagradas Escrituras; la iglesia como cuerpo de Cristo; un encuentro personal con Dios mediante la revelación de Jesucristo; la alabanza de Dios mediante el canto; una vida de oración y adoración; el testimonio interior del Espíritu; una disciplina de estudio, compromiso social y fidelidad a los sacramentos de la iglesia (el bautismo y la Santa Comunión), y la búsqueda de una santidad personal y social. Los Wesley también popularizaron muchos énfasis surgidos con la Reforma protestante, en particular el sacerdocio de todos los creyentes y la justificación por la fe.

 La Misericordia y la Justicia

 Desde los orígenes del movimiento Metodista, los Wesley insistieron en una comunidad de fe comprometida socialmente, lo cual explica que visitaran prisiones, construyeran escuelas para los hijos de los mineros, ministraran a los pobres en las fábricas y talleres urbanos y les proveyeran alimentos, ropa, abrigo y cuidado médico. A la luz de la comprensión que los hermanos Wesley desarrollaron de la Escritura, dicho compromiso constituía un imperativo para los seguidores de Jesús. Amar como había amado Jesús exigía que uno viviera una vida de misericordia y justicia en todas las cosas y para con todas las personas.

 El Rol de la Mujer

 Desde sus comienzos, el movimiento Metodista se enriqueció gracias al liderazgo y el ministerio de las mujeres, quienes a menudo le enseñaron a la comunidad de fe cómo vivir la vida cristiana a través de la adoración en fidelidad; el estudio; la disciplina; el cuidado de los pobres, los enfermos, los agonizantes y los desposeídos, así como a través de su ministerio como maestras y testigos de la fe. Frecuentemente las mujeres también desempeñaron roles pastorales aun cuando no estaban oficialmente ordenadas.

 El Ministerio Itinerante

 En virtud de su afiliación con la Universidad de Oxford, Juan y Carlos Wesley asumieron un ministerio itinerante. Atravesaron toda Inglaterra, a menudo a caballo, así como Irlanda, en misiones de predicación. De este modo pudieron establecer una red de sociedades Metodistas, las cuales funcionaron como centros de vida congregacional y comunitaria. Los Wesley no tenían la menor intención de usurparle energías y recursos a la vida congregacional de la Iglesia de Inglaterra; por el contrario, todo cuanto anhelaban era revitalizarla. Ejemplo de ello es el hecho de que, durante los primeros años del movimiento, las sociedades Metodistas no sirviesen la comunión a sus miembros; por el contrario, los animaban a que la tomasen en sus respectivas parroquias.

 Según la ley canónica de la Iglesia de Inglaterra, nadie podía predicar dentro de los límites de una parroquia sin el consentimiento del pastor local, de allí que muchos se opusieran a la predicación itinerante de los Wesley y que los vieran como provocadores. La década de los 1740 fueron años particularmente difíciles para los Wesley y el movimiento Metodista. Con frecuencia fueron víctimas de populachos violentos y burlas incontables. A veces las turbas destruyeron los hogares donde los metodistas se reunían para predicar. Se los atacó personalmente, y a Carlos incluso se lo acusó de traición.

 La Conexión Metodista

 La red de sociedades Metodistas requería supervisión, educación y cuidado. El problema es que no había suficientes pastores ordenados de la Iglesia de Inglaterra que simpatizaran con el movimiento como para cubrir todas las necesidades de enseñanza y predicación. En consecuencia, los Wesley implementaron un programa de predicadores laicos.

 Se estableció una reunión o conferencia anual para supervisar el trabajo de la conexión, término que todavía caracteriza la forma de gobierno del Metodismo Unido. En la conferencia anual se reúne un número igualmente representativo de ministros y laicos de una determinada área geográfica para ocuparse de los asuntos de la conexión. En el presente, los metodistas se conectan entre sí mediante una red de conferencias, las cuales se reúnen anualmente para cultivar el compañerismo, adorar y procesar las necesidades políticas y de organización de las iglesias. Las conferencias también se reúnen una vez cada cuatro años como Conferencia General de toda la Iglesia Metodista Unida.

 Los Orígenes del Metodismo Global

 Mientras el movimiento Metodista florecía en Inglaterra, también prosperaba en Norteamérica. Las semillas plantadas por Juan Wesley habían comenzado a madurar. Jorge Whitefield, otro pastor de la Iglesia de Inglaterra, también viajó en numerosas ocasiones a América para evangelizar; sus esfuerzos generaron muchos frutos para el movimiento Metodista. Juan Wesley le urgió a la Iglesia de Inglaterra que nombrara un obispo para Norteamérica con el fin de ordenar ministros en las colonias. Aun cuando se estaba desarrollando un sólido ministerio laico gracias al esfuerzo de los predicadores itinerantes que estaban poniendo en práctica el ejemplo de los hermanos Wesley, era obvio que no había suficientes pastores para servir a los metodistas. En esos años el movimiento estaba consolidándose en las colonias que, con el tiempo, habrían de dar nacimiento a los Estados Unidos. Ante la falta de respuesta a su pedido, Juan Wesley interpretó que su rol como presbítero de la Iglesia de Inglaterra le confería la autoridad necesaria para ordenar a Francisco Asbury y a Tomás Coke superintendentes de la obra Metodista en Norteamérica. Cuando los predicadores itinerantes metodistas se reunieron en Baltimore, Maryland, durante la Navidad de 1784, organizaron la Iglesia Metodista Episcopal y consagraron a Asbury y a Coke como sus primeros obispos. Si bien durante los Wesley el Metodismo se convirtió en un movimiento sumamente organizado y eficiente, ambos vivieron y murieron como ministros anglicanos. Los metodistas en Gran Bretaña no organizaron una iglesia separada sino hasta después de su muerte. Sin embargo, hasta la fecha el Metodismo Británico carece de obispos, aunque cuenta con un presidente de la Conferencia, a quien se elige anualmente.

 En 1939, tres ramas del Metodismo en los Estados Unidos (la Iglesia Metodista Episcopal del Sur, la Iglesia Metodista Episcopal y la Iglesia Metodista Protestante) se unieron para formar la Iglesia Metodista. En 1968, la Iglesia Metodista y la Iglesia Evangélica Unida de los Hermanos formaron la Iglesia Metodista Unida. Al mismo tiempo, en Europa la Iglesia Evangélica de Alemania se unía con los metodistas. Alrededor del mundo hay varias iglesias Metodistas autónomas vinculadas con la conexión Metodista.

 El ministerio y testimonio de los metodistas se extendió de Inglaterra y Norteamérica al resto del mundo. El Metodismo, que hoy cuenta con aproximadamente sesenta millones de miembros, continúa creciendo e invitando a todos en todas partes a aceptar el amor redentor de Dios en Jesucristo, a vivir una vida de santidad bíblica y a demostrar el amor de Dios a través de obras de misericordia y justicia. También procura cooperar con todos los cristianos y no cristianos del mundo, pues el ser parte de la comunidad de amor de Dios demanda que encarnemos el amor de Cristo entre todos los pueblos del mundo.

Intolerancia religiosa

Una iglesia presbiteriana

 Una turba de musulmanes ataca una iglesia evangélica en Sudán hiriendo tres cristianos  

 

Tras la retirada del Ejército de Heglig, un predicador islámico llamó a la “yihad” contra los cristianos.

 23 DE ABRIL DE 2012, SUDÁN.- Cientos de musulmanes han asaltado una iglesia evangélica presbiteriana utilizada por los habitantes del sur de Jartum este pasado fin de semana y han herido a tres personas que intentaron defenderla, según han informado testigos.

 Uno de ellos ha explicado a Reuters este domingo como vio salir humo de algunos de los árboles en el recinto de la iglesia y de los vehículos de seguridad que esperaban cerca y ha indicado que parte de una pared de ladrillo fue destruida.

 Yusef Matar, secretario general de la iglesia ha indicado que tres personas que intentaron defender la zona habían sufrido heridas leves. “Nadie lo podía creer. Nada así había sucedido antes”, añadía.  Matar ha afirmado también que la iglesia era utilizada por etíopes, eritreos e indios, así como por los cristianos de Sudán y de Sudán del Sur.

 También ha explicado que contactó con las autoridades para defender la iglesia. “Somos ciudadanos, somos de Sudán, no somos extranjeros”, ha protestado. “Ellos deberían protegernos”, señalaba. El sábado pasado los atacantes saquearon edificios, derribaron paredes y quemaron Biblias ha detallado Matar.

 RETIRADA DEL EJÉRCITO Y LLAMADA A LA YIHAD

 El ataque se produjo un día después que el Ejército de Sudán del Sur comenzara a retirarse  de la región petrolera de Heglig. Hecho que el Ejército explicó el mismo viernes que se debía a que había “liberado” Heglig por la fuerza, lo que provocó celebraciones generalizadas en Jartum.

 En este ambiente un predicador musulmán aprovechó el clima de excitación para instar a la ‘Yihad’ contra los cristianos durante las oraciones del viernes por la noche, lo que provocó que una muchedumbre atacara la iglesia al día siguiente, según ha explicado Matar.

 Fuentes: Reuters             © Protestante Digital 2012

Opciones de los indígenas evangélicos acosados

   Para Elisabeth F. de Isáis, una vida solidaria con los perseguidos.

 

22 DE ABRIL DE 2012.- Responden de distintas formas a sus agresores. Los indígenas evangélicos históricamente han elaborado un abanico de posibilidades frente a quienes les acosan, discriminan, atacan simbólica y físicamente. La que ha dominada ampliamente es la respuesta pacificadora, la cual, argumentan, es la que corresponde de acuerdo a su lectura del Evangelio.

 En los territorios de población mayoritariamente indígena, fue a principios de los años sesentas del siglo XX cuando inició el ciclo de conversiones al cristianismo evangélico. Antes existieron esas conversiones, pero es en el periodo citado cuando éstas comienzan a ser más numerosas.

 El número le dio notoriedad a los indios e indias conversos, en sociedades orientadas a la tradición y que veían con escepticismo los cambios en las creencias y conductas de algunos de sus coterráneos. Primero fueron reconvenidos por familiares y amigos que reprobaban su adopción de la nueva fe. Después, al dejar de participar en rituales y festividades ligadas a la religiosidad tradicional, los conversos evangélicos comenzaron a ser sancionados con multas económicas, restricción de servicios, pérdida de derechos comunitarios. Al comprobar que las sanciones no tenían el resultado esperado, el regreso a la fe tradicional, las autoridades del poblado pasaron a ejecutar agresiones físicas: golpizas, ataques sexuales contra las mujeres y, en no pocos casos, asesinatos de líderes del núcleo evangélico.

 La resistencia al acoso fue, y es sorprendente, porque  fueron, y son, muchos los que en medio de un contexto sumamente hostil perseveraron, y perseveran, en defender su derecho a cambiar de fe. Cuando las condiciones les fueron todavía más adversas, los indígenas protestantes optaron por emprender el éxodo. En el caso de Los Altos de Chiapas, la ciudad para refugiarse fue San Cristóbal de Las Casas. En las décadas de los setentas, ochentas y noventas del siglo pasado, se fueron asentando en San Cristóbal miles de indios e indias protestantes, quienes primero lo hicieron como una medida temporal, pero, después, al comprobar que no podrían regresar a sus poblados originales (debido a la dureza de sus perseguidores y el desamparo de las autoridades gubernamentales), fueron creando asentamientos con nombres bíblicos. Estas colonias han sido el factor principal de la “reindianización” de la antigua capital de Chiapas.

 Cabe mencionar que la primera generación de expulsados evangélicos denunció públicamente, y ante las omisas autoridades chiapanecas, la vulneración flagrante de sus derechos humanos y constitucionales. Creyentes protestantes mestizos, junto con misioneros (principalmente norteamericanos), coadyuvaron a organizar tanto las denuncias y protestas como organismos defensores de los derechos humanos y acciones para hacer más llevadera la vida en condiciones de refugio.

 Otra forma de enfrentar el rudo hostigamiento ha sido tratar de negociar con sus agresores. Éstos buscan arrinconar lo más que les sea posible a sus vecinos evangélicos. Les imponen multas económicas, cooperaciones en celebraciones que son propias del santoral católico y de la religiosidad tradicional del lugar, dejar de reunirse públicamente y no comunicar sus creencias evangélicas en el poblado. Ante tales exigencias los perseguidos buscan que las autoridades gubernamentales hagan valer el marco jurídico, el cual garantiza la libertad de creencias y culto.

 Por la indiferencia de las autoridades, que en la práctica se hace cómplice de los agresores, los indígenas evangélicos aceptan algunas de las sanciones que les impone la mayoría tradicionalista. Con la esperanza de que cesen las acciones agresivas en su contra. Pero los sancionadores muchas veces van más allá, y exigen que la renuncia a sus derechos por parte de los perseguidos quede por escrito, en un convenio signado por las partes. Además tales documentos es común que los firmen personas externas, como representantes del gobierno de la entidad en calidad de testigos de lo acordado. Estos convenios son violatorios de derechos irrenunciables, derechos que se tienen por ser ciudadanos mexicanos y porque la Constitución del país incorpora a la normatividad de la nación documentos internacionales protectores de la dignidad de las personas, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 Hay que estar en las condiciones de quienes padecen hostigamientos y restricción abierta a sus derechos para tratar de comprender cómo responden a las acciones de sus atacantes. Tener que salir de su pueblo, alojarse en lugares en los cuales lo único que existe es un terreno sin servicio alguno, emprender el camino con niños, niñas, ancianos enfermos y magros recursos económicos, es una aventura de fe que demanda constancia y disposición a perseverar contra toda esperanza. Es fascinante y conmovedor escuchar las narraciones, como he tenido la oportunidad en incontables ocasiones, de hombres y mujeres que vivieron un éxodo lleno de obstáculos y que, años después, testifican con lágrimas que pese a todo salir fue mejor que permanecer en el lugar que les negaba violentamente vivir su fe.

 Quienes deciden quedarse, ver disminuidos sus derechos y estar dispuestos a firmar convenios que son lesivos, injustos e ilegales; también tienen sus razones. Desde afuera es muy difícil entenderlas, y más todavía aceptarlas. Pero ellos y ellas dicen que se quedan porque les resulta extremadamente difícil salir de sus lugares de origen, no quieren irse a refugiar y vivir hacinados en espacios reducidos. Les resulta castigante, a estos hombres y mujeres habituados a trabajar en el campo y así ganarse el alimento diario, tener que mal vivir en San Cristóbal de Las Casas, en Las Margaritas (u otra ciudad de Chiapas), y depender de la caridad de los conmovidos por su situación.

 Los que no viven su propio éxodo, los oprimidos por convenios opresivos, toman la dolorosa decisión de permanecer en la comunidad que les ve con animadversión, tienen la ilusión de que un día sus condiciones cambien (aunque como el profeta Habacuc se pregunten. “¿Hasta cuándo, Señor, te llamaré y no me harás caso ¿Hasta cuándo clamaré a ti por causa de la violencia, y no vendrás a salvarnos?” 1:2, Reina-Valera Contemporánea).

 Continúan leyendo la Palabra de forma subrepticia, entonan cantos casi en silencio, alaban entre murmullos, su conducta les hace diferentes, sus labios tienen que contener lo que inunda su corazón.

 Tienen esperanza, oran fervientemente para que haya un profundo cambio, una metamorfosis, en quienes les agreden y prohíben externar libremente su fe evangélica. ¿Desde afuera podemos decirles que son cobardes, que les falta entereza por haber aceptado los convenios restrictivos? Yo, que les conozco cara a cara, no me atrevo a decirlo. Me niego a juzgarles desde la comodidad en la que escribo este artículo. Desde el fondo de mi corazón ruego que el Señor sea su amparo, su fortaleza, su pronto auxilio en la tribulación  (Salmo 46:1).

 Autores: Carlos Martínez García         ©Protestante Digital 2012

La Biblia

¿Cómo se sabe que la Biblia es de Dios? (continúa)

4.            VIDAS TRANSFORMADAS. –

Les ofrezco dos razones más como pruebas de que esta es la palabra de Dios. Yo he visto lo que la Palabra de Dios hace en las vidas de hombres y mujeres. He visto las vidas transformadas de creyentes hoy en día. Recuerdo ahora mismo de un señor que escuchaba el programa por allá en Oakland, California. Le conozco bien. No les voy a divulgar todos los detalles de su vida, pero es cierto que tenía muchos problemas y que vivía en mucho pecado.

De costumbre, recibo cartas de personas que escuchan el programa por primera vez y se convierten, y eso es magnífico y lo creo ser cierto. Pero este señor empezó a escuchar el programa radial y seguía escuchando semana tras semana. Se hacía antagónico y muy enojado. Me dijo que si le fuera posible agarrarme cuando yo estaba enseñando la epístola a los Romanos, informándole a él de que era pecador, me habría golpeado. Y francamente, mis amigos, creo que bien podría haberlo hecho porque él es mucho más grande y fuerte que yo. Me alegro de que no le fuera posible agarrarme. Pero este hombre aceptó a Cristo, y permítanme decirles que ha sido maravilloso ver lo que Dios ha hecho en su vida.

Testimonios así como este se pueden repetir muchísimas veces. Ambos jóvenes y adultos han hallado provecho y realización en la vida, familias han sido reunidas, individuos han sido librados del alcoholismo y la morfina. Muchos han tenido las vidas transformadas por venir a Cristo. Ahora, permítanme darles otra razón. Al terminar mis estudios en el seminario, yo era uno que predicaba en defensa del Evangelio. Procuraba defender la Biblia. En efecto, creo que cada mensaje que yo predicaba trataba de aquella defensa.

Yo pensaba que si pudiera encontrar las respuestas suficientes a las preguntas que se hacían para justificar el no creer en la Biblia, entonces al dárselas, los hombres no tendrían ninguna razón de no creer que la Biblia sea la Palabra de Dios. Sin embargo, hallé que aunque podría darles las respuestas, la cosa mala sería bajar corriendo intelectualmente a un hombre. En el momento de hacerlo, nos hicimos enemigos y nunca podría ganarlo para el Señor. De modo que encontré que ese método fue contraproducente. Pues, me desalojé de la esfera de la apologética porque sí era predicador de ella, y empecé a enseñar la Palabra de Dios en la manera más sencilla que me fuera posible. Sólo la Biblia puede cambiar al pecador en santo.

5.            EL ESPIRITU DE DIOS LA VERIFICA. –

Otra razón por la cual me desalojé de la esfera de la apologética era porque ha habido un desarrollo positivo en la vida mía. He llegado al lugar en mi vida donde no sólo creo que esta es la Palabra de Dios, sino que también sé que es la Palabra de Dios. Yo sé que es la Palabra de Dios por el hecho de que el Espíritu de Dios la ha verificado en mi propio corazón y vida. Es lo mismo que Pablo escribió a los Colosenses. Oraba que “seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.” (Colosenses 1:9) Eso sería precisamente lo que yo desearía que se orara por mí porque he hallado que el Espíritu de Dios sí puede verificar estas cosas en el corazón suyo, y que no necesiten de la arqueología y otras pruebas para probar que la Biblia es la Palabra de Dios.

Hace mucho tiempo, un predicador joven me dijo que se sentía emocionado por un reciente descubrimiento arqueológico. Le dije que yo no consideraba que fuera  una cosa de tanta emoción, y él llevó un chasco grande y aún un disgusto porque no le respondí como él quería que respondiera. Pues, me preguntó cómo era posible que no me impresionara el nuevo descubrimiento. “Bueno,” le dije, “yo ya sabía que era la Palabra de Dios mucho antes de que la pala del arqueólogo desenterrara aquello.” Y, “¿Cómo sabías” me preguntó. “El Espíritu de Dios lo ha estado verificando en mi propio corazón,” le contesté. Espero que el Espíritu de Dios les verifique la Palabra de Dios y que la haga una realidad en su vida. Oro que les dé la seguridad para poder declarar que sí saben que es la Palabra de Dios.

¿Qué enseña realmente la Biblia?

Pbro. Jubilado Blas Laurentino Reyes

Del librito de la Watch Tower and Tract Society of Pennsylvania (EU), en su capítulo 3, titulado ¡Quién es Jesucristo?, ¿Qué papel singular cumple Jesús?, ¿De dónde vino?, ¿Qué clase de persona fue?, voy a entresacar algunos conceptos que los Testigos de Jehová tienen del Señor Jesucristo y voy a probar que su teología tiene graves errores de interpretación ya que citan algunos versículos sin tomar en cuenta los contextos que explican el verdadero significado de esos versículos.

Ellos escriben en la página 37: “Existe mucha confusión de quién fue en realidad Jesús. Ellos creen, esto es, los cristianos, que Jesús es Dios y que debemos adorarlo. ¿Será esto cierto?”, y mencionan San Juan 17:3 “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”.

Y comentan: en efecto, conocer la verdad sobre Jehová Dios y sobre Jesucristo puede llevarle a vivir para siempre en un paraíso terrestre. “Jesús le dijo: yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre, sino por mí”, San Juan 14:6.

Cuando dicen que se va a heredar un paraíso terrestre, la verdad está a medias: pues ignoran los contextos de este pasaje, “mas nuestra ciudadanía esta en los cielos…” (Filipenses 3:20); y “porque sabemos  que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna en los cielos” (2 Corintios 5:1). Esta es una metáfora donde morada terrestre y tabernáculo, así como casa, son sinónimos que se refieren a nuestro cuerpo, y lo confirma el versículo 6: “así que vivimos confiados siempre y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor” (ver también Apocalipsis 19:1).

En la página 38, el subtítulo es “El Mesías prometido”

Mencionan varias profecías: Miqueas 5:2, que nacería en Belem de Judea y su cumplimiento en Lateo 2:1 y 3 al 9; la profecía de Daniel 9:25 que se presentaría el año 29 de nuestra era. Mencionan Mateo 3:16 y 17, acerca de su bautismo y mencionan al Espíritu Santo con minúsculas, pues no aceptan que sea Dios, sino la fuerza activa de Dios. En otro estudio presentaré las pruebas irrefutables de que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad o Tri unidad, la esencia de Dios: trino en  personas y uno en esencia.

Los Testigos afirman que Jesús fue creado (página 41) y dicen que en el cielo era una criatura espiritual, y escriben: ¿Es el Hijo primogénito igual a Dios, como algunos creen? En primer lugar, no es el Hijo Primogénito de Dios, sino el Unigénito. Pues San Juan 3:16 nos dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Pero en su encarnación, como hombre, sí es el primogénito de la virgen María, como leemos en San Mateo 1:24 y 25: “Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado y recibió a su mujer, pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS”.

Cuando leemos en Colosenses 1:15 “Él es la imagen del Dios invisible, el Primogénito de toda creación: no se refiere a que haya sido creado primero, sino que está separado de la creación, porque es eterno, y el versículo 17 nos dice que “él es antes de todas las cosas y todas las cosas en él subsisten…” … primicias de los que durmieron es hecho (1 Cor 15:20) y el 23: “Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”.

¿Qué clase de persona fue Jesús?

Es el tercer subtítulo que los Testigos de Jehová describen acerca del Señor Jesús. Mencionan varios versículos, como por ejemplo: “El que me ha visto a mi, ha visto al Padre” (San Juan 14:9), pero no explican nada del significado de este pasaje. También mencionan que le llamaban “Maestro” (San Juan 1:38 y 13:13); y que dijo “lo que yo enseño no es mío, sino que pertenece al que me ha enviado, o sea, a Jehová” (San Juan 7:16). También mencionan que hacía milagros en el poder del Espíritu de Dios (Mateo 14:14). No le reconocen ningún crédito como Dios.

Fiel hasta el final

Es el cuarto subtítulo que consideran. Dicen: Tres días después, su Padre celestial lo resucitó como criatura espiritual (1 Pedro 3:18).

¿Qué logró Jesús al permanecer fiel hasta el final?

Ellos dicen: “su muerte abrió el camino para que podamos vivir eternamente en un paraíso terrestre, tal como Jehová se propuso desde el principio”.

Si este artículo de los Testigos de Jehová lo lee un creyente que es nuevo en el evangelio va a convencerse de que Jesús no es Dios, como afirman los Testigos.

Ahora vamos a ver lo que la Biblia enseña acerca de Cristo

San Juan 1:1 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.- Comentario: en griego, el logos, la palabra, y en español se traduce “el verbo”, no como los Testigos tergiversan este versículo, pues dicen “era un dios” y el versículo 14 “y aquel verbo fue hecho carne”… Claramente nos habla de la encarnación de Dios que se hizo hombre; y en San Mateo 1:18 al 25 se nos habla del nacimiento del Señor Jesús del vientre de la virgen María, y el versículo 23 nos dice: “he aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emmanuel, que traducido es: Dios con nosotros”. Está bastante claro que el verbo, Cristo, se hizo hombre, siendo Dios.

Estas aclaraciones, sin duda, van a hacer enojar al diablo que es el inspirador de los Testigos de Jehová. Pero mi propósito no es ofender a los Testigos, sino que abran los ojos y vean la verdad que Dios el Padre testifica acerca de su Hijo Jesucristo y que se arrepientan y pidan perdón al Señor; porque se dejaron engañar por satanás; y Cristo los salve.

Las Sagradas Escrituras condenan a los Testigos de Jehová a la perdición eterna. Pues leemos que el Señor Jesús declara, en San Juan 15:23: “El que a mí me odia, odia también a mi Padre”, “El que desobedece al Hijo, la ira de Dios está sobre él” (San Juan 3:36).

Respecto a la morada o paraíso terrenal, ignoran las promesas que Cristo dio acerca de nuestra morada en los cielos. Veamos que dice San Juan 14:1 en adelante: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay, si así no fuera, yo os lo hubiera dicho: voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Los Testigos no aceptan esta verdad y por ello hacen a Cristo mentiroso.

Y les voy a demostrar que también al Padre lo hacen mentiroso porque no creen en Su testimonio.

Es cierto que ahora ya mencionan que Jesús es el Ungido, que es el Cristo. Pero ignoran el contexto del significado de Cristo que encontramos en Romanos 9:5: “de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén”. En Hebreos 1:5: “Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mi hijo? Y otra vez, cuando introduce el Primogénito en el mundo dice: Adórenle todos los ángeles de Dios… Más el Hijo dice: tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de su reino…”

Otros versículos de la deidad de Cristo son:

Isaías 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Mateo 1:23 “He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros”.

Tito 2:13 “Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.

Hebreos 13:8 “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por lo siglos”.

Todas estas verdades esconden los Testigos y están haciendo a Dios mentiroso, atrayendo para ellos condenación. Ya comprobamos que Cristo es Dios. Veamos ahora que dice Dios acerca de los falsos testigos.

1 Juan 2:22-23 “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”. Esto en cuanto a su Deidad. Veamos ahora acerca de su humanidad.

1 Juan 4:1-3 “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo”.

1 Juan 5:9-13 “Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida esta en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios”.

Testigo de Jehová: Si permaneces en esa doctrina errónea de que Cristo es solo un gran profeta o un gran maestro y no aceptas que es Dios el Hijo, te condenarás. Pero si aceptas al Señor Jesucristo como único salvador, te salvarás. Lee, estudia, profundiza en las Escrituras, porque ellas dan testimonio de Jesucristo, y serás salvo (San Juan 5:39, Mateo 22:29, Marcos 12:24).

(Este artículo puede ser copiado para toda publicación de carácter religioso o noticioso). El autor.

Libros 

Creencias para la vida

 

1.    La Cruz y el Amor de Dios

Una cosa debemos decir en primer lugar, y decirla tan claramente que nadie la malinterprete. La redención en Cristo es, sobre todas las cosas, la revelación suprema del amor del Padre (Juan 3:16; Romanos 5:8). Hay una media verdad, que pronto se convierte en un error total, y es el concepto de que en una forma u otra, Cristo se puso entre la ira inmisericorde del Padre y el incapacitado pecador. Una niñita vino a su casa después de haber asistido a la escuela dominical, y sorprendió a su madre con la siguiente declaración: “Mamá, yo amo a Cristo, pero odio a Dios.” “¿Qué quieres decir”, preguntó su madre horrorizada. “Bueno, mi maestra nos dijo hoy que Dios estaba enojado con nosotros por causa de nuestros pecados y nos quería mandar al infierno; pero Cristo murió en nuestro lugar y no se lo permitió. Por eso amo a Cristo pero odio a Dios.”

 En las palabras de la niñita se deja ver el fantasma de una antigua teología. Surge cuando prestamos poca atención a la Encarnación y permitimos que la cruz permanezca sola. La propiciación viene a ser el ofrecimiento de una vida humana perfecta a Dios, adquiriendo el mérito o pagando el castigo, los beneficios de lo cual puede aplicarse a los seres humanos mediante un sacerdote o por los “decretos inmutables” del Padre mismo. Para corregir este concepto tenemos que volver a decir, como ya hemos dicho dos veces anteriormente: “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo” (II Corintios 5:19). El Calvario está incluido en los planes del Padre (Hechos 2:23) como el medio por el cual Dios redime al hombre para sí.

 2.    El Alcance de la Redención

 Hay por lo menos tres grandes necesidades que la cruz de Cristo llena en la relación entre Dios y el hombre. Ver estas necesidades con claridad nos ayudará a entender el costo y el alcance de la salvación. La primera es que el juicio de Dios sobre el pecado no es arbitrario, para ser determinado a su gusto, sino el resultado de lo que Él es, y debe ser siempre, mientras sea Dios. La segunda es que el pecado siempre viene al ser humano enmascarado, incógnito, y debe descubrirse y mostrarse tal cual es. La tercera es que el poder y personificaciones del mal que han tenido al ser humano esclavizado deben ser derrotados si es que habrá una verdadera liberación, y si el poder del Espíritu divino ha de reinar. A cada una de estas necesidades daremos brevemente nuestra atención.

 a.    La Naturaleza Divina y el Juicio del Pecado. Todo entendimiento bíblico de la cruz debe comenzar con la gran descripción que Pablo da de la justificación por medio de Cristo Jesús: “A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar la justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús (Romanos 3:25-26).

 El termino “propiciación” es una palabra difícil de definir claramente. Ha sido usada en ciertas formas que se han apartado completamente de la verdad bíblica de la propiciación. Por otro lado, significa que la cruz de Cristo llena un requisito profundo y fundamental de la naturaleza de Dios: “que él sea el justo” y al mismo tiempo “el que justifica al que es de la fe de Jesús.” La cruz recobró la santidad de Dios y al mismo tiempo destruyó el obstáculo en la remisión de los pecados.

 Hay un simbolismo de todo esto en la forma misma de la cruz. Su extremo superior significa la justicia y la santidad de Dios, las cuales siempre se deben tener en cuenta en el juicio del pecado. Sus extremos horizontales significan el amor y la gracia de Dios. Dondequiera que el amor y la gracia se enfrentan al pecado el resultado es una cruz. La cruz muestra lo que el pecado cuesta, y el costo supremo que se pagó por Dios mismo. Dios en Cristo, pagó las consecuencias del pecado humano en el Calvario, y como resultado, el Padre amoroso debe perdonar por los méritos de Cristo a los que se arrepienten y creen, y todavía mantener su santidad y justicia, sin las cuales Él no podría ser Dios.

 b.    El Pecado Desenmascarado. El Calvario no solamente recobra la santidad de Dios y revela su amor; también desenmascara el pecado humano. La fuerza más grande del pecado es el hecho, como ya hemos dicho, que viene incógnito. Se disfraza de mil maneras sutiles. Se enmascara detrás de excusas, circunstancias, y la influencia de otros. La cruz quita la máscara, y deja al monstruo del pecado al descubierto, mostrando su persistente y terca rebelión en contra del amor de Dios lo cual es su verdadera naturaleza.

 Usted nunca habrá visto al pecado tal como es hasta que lo haya visto a la luz de la cruz. La débil luz de las populares normas morales de nuestros días es “la noche en la que todos los gatos son pardos.” Pero el santo amor que brilla desde el Calvario hace aparecer todas las sombras y colores y diferencias en calidad. En la escuela dominical de una misión, un domingo de Resurrección, los misioneros dieron a cada niño un lirio blanco. Una de las misioneras notó a una niñita de un barrio bajo mirando su lirio mientras que las lágrimas marcaban dos líneas sobre su cara no muy limpia por cierto. “¿Qué te pasa querida ¿No te gusta tu lirio” preguntó la señora. “Ah, sí, es hermoso,” replicó la niña, “pero nunca antes me había dado yo cuenta de cuán sucia estoy.”

 c.    El Cristo Victorioso. Nadie habrá entendido realmente las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre la cruz, hasta que haya escuchado la nota victoriosa de triunfo sobre el pecado, la muerte, el diablo, y todos los principados y potestades que la Iglesia Primitiva incluyó en su predicación. Aquí no se ve la derrota en ninguna forma, sino liberación. Cristo no es la Víctima del odio de hombres malos o de trágicas circunstancias. Él es Vencedor sobre el pecado, la muerte y todos los principados y potestades del mal que esclavizan a los hombres. ¿Quién puede pasar por alto el grito de victoria en las palabras de Pablo: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2: 13-15)

 He aquí la razón por la que los escritores del Nuevo Testamento ponen tanto énfasis constantemente sobre la resurrección de Cristo. “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10: 9). En la resurrección de Cristo tenemos la gran señal y sello de la victoria de las edades. Como alguien lo describió, el día de la Liberación llegó al fin. La impenetrable fortaleza del pecado y del mal fue destruida. El adversario pelea, pero pelea como un enemigo cuya derrota final ya está sellada y confirmada. Todas las fuerzas tiranas que mantenían a los hombres en la esclavitud fueron derrotadas por Dios en Cristo, quien las dominó para siempre por su propia acción en el sacrificio del Calvario.

 Veamos una cosa más en este punto. Esta no fue una victoria de una vez para siempre sobre los principados y potestades del mal del universo. Fue el punto de partida para la acción continuada de Cristo mediante el Espíritu que disemina los frutos de su victoria a los corazones y vidas de los individuos. El Cristo victorioso es nuestro Eterno Contemporáneo. Nosotros no adoramos al Cristo del crucifijo, sino al Cristo y Señor viviente y presente. En su victoria nosotros también triunfamos: ahora, sobre el pecado, y luego, cuando el Día de la Victoria venga, sobre la muerte. “Y el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (Romanos 8: 11).

 Creemos que el pecado original, o sea la depravación, es aquella corrupción de la naturaleza de toda la prole de Adán, razón por la cual todo ser humano está muy apartado de la justicia original, o sea del estado de pureza de nuestros primeros padres al tiempo de su creación; que es adverso a Dios, sin vida espiritual, e inclinado al mal y esto de continuo; y que esta depravación continúa existiendo en la nueva vida del re generado, hasta ser erradicada o desarraigada por el bautismo con el Espíritu Santo.[6]

 Creemos que Jesucristo, por sus sufrimientos, al verter su preciosa sangre y por su muerte en la cruz, hizo una propiciación plena; que esta propiciación es la única base de la salvación, y que es suficiente para todo individuo de la raza de Adán. La propiciación es benignamente eficaz para la salvación de los irresponsables y para los niños en su inocencia, pero para los que llegan a la edad de responsabilidad, solamente es eficaz para su salvación cuando se arrepienten y creen.[7]

 Creemos que la creación del hombre a la imagen de Dios, incluyó la capacidad de escoger entre el bien y el mal, y que por ello, fue hecho moralmente responsable; que por la caída de Adán llegó a ser depravado, de tal modo, que no puede, por sus propias fuerzas naturales y obras, tornarse y prepararse para la fe y la oración a Dios; pero la gracia de Dios en Jesucristo se concede gratuitamente a todos los hombres, capacitando a todos los que quieran tornarse del pecado a la justicia, a creer en Jesucristo para perdón y limpieza del pecado, y a seguir las buenas obras agradables y aceptas a su vista.

 Creemos que el hombre, aunque posea la experiencia de la regeneración y de la entera santificación, puede apostatar y, a menos que se arrepienta de su pecado, se perderá eternalmente y sin esperanza.[8]

 Para Discusión y Estudio

 1.     ¿Cuál es la imagen de Dios en el hombre

 2.     ¿Qué conclusiones podemos sacar de la creencia en la inmortalidad

 3.     ¿Qué dice la Biblia en relación al predicamento del hombre y su origen

 4.     ¿En qué sentido es el pecado un problema doble

 5.     ¿Cuál es el resultado práctico de llamar “pecado” a toda imperfección humana

 6.     ¿Cuál es la distinción entre el hecho y la teoría de la propiciación

 7.     ¿Cuáles tres grandes necesidades en la reconciliación entre Dios y el hombre se suplen por la cruz de Cristo

 8.     ¿Por qué pone el Nuevo Testamento tanto énfasis sobre la resurrección de Cristo

Noticias internacionales 

ARGENTINA

 Obispo metodista expresa preocupación porque la reforma del Código Civil no incluya la Igualdad Religiosa

 

Buenos Aires, jueves, 10 de mayo de 2012 (ALC) – El Obispo de la Iglesia Evangélica Metodista de Argentina, Frank De Nully Brown, señaló que los cambios propuestos por el Gobierno Nacional al Código Civil, requerirán discusiones éticas y religiosas inspiradas en un espíritu constructivo que “ayude a nuestros legisladores a fortalecer la defensa de los Derechos Humanos con sentido de inclusividad”. Señaló además su preocupación por la falta de tratamiento de la igualdad religiosa en el proyecto.

 El Código Civil que rige actualmente en el país, originado en 1869, permitió desde ese momento establecer el ordenamiento jurídico argentino. Pero, a lo largo de la historia, sufrió diversas modificaciones, que iban reconociendo los cambios que experimentaba la sociedad en general.

 Una Comisión de destacados juristas elaboró durante 2011 un proyecto de ley de reforma, actualización y unificación del Código Civil y del Código de Comercio de la Nación, que será discutido este año por el Parlamento.

 La propuesta introduce algunos cambios sustanciales que requerirá a los legisladores el reconocimiento de la diversidad cultural y religiosa de la sociedad a fin de que la nueva ley procure mejorar la calidad de vida.

 Los puntos centrales de la reforma van desde la unificación de la legislación civil y comercial hasta la actualización de la legislación vigente sobre las relaciones familiares. Tres temas se destacan: el trámite de divorcio, que no requeriría una causa que lo justifique; la adopción, que hace muchos años espera una legislación más respetuosa de los menores y todo lo referente a la fertilización asistida.

Estos cambios, analiza el Obispo, presuponen discusiones éticas y religiosas como aportes que, inspirados en un espíritu constructivo, ayuden a nuestros legisladores a fortalecer la defensa de los Derechos Humanos con sentido e inclusividad.

 “Nos preocupa que, en este importante proceso de cambio, el tema de la Igualdad religiosa en nuestro código no esté en discusión en esta oportunidad. Nuestra Iglesia siempre ha promovido la separación de la Iglesia y el Estado. Abogamos por una total igualdad y libertad religiosa, la que solo será posible cuando ninguna confesión religiosa tenga prerrogativas o privilegios”, dice el de Nully Brown en carta pastoral.

 Creemos que solo un diálogo igualitario y una reflexión democrática madura podrán servir de marco para una legislación que asegure la igualdad religiosa, como un aporte a la búsqueda de una sociedad más justa y fraterna, afirma.

 “Desde nuestra tradición evangélica metodista no podemos dejar de señalar la ausencia de este tema en un momento en el que se busca fundamentar leyes para todos los ciudadanos y ciudadanas de esta Nación”, subraya finalizando.

 ————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 SUIZA

 El CMI celebra la intervención metodista por la paz en el tema de Malvinas

ALC

 Miércoles, 9 de mayo de 2012 (ALC) – A través de una carta dirigida al Obispo Frank De Nully Brown, el Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, expresó que el organismo apoya el enfoque que tanto la Iglesia Metodista Argentina como la británica han manifestado respecto del conflicto por la soberanía de las Islas Malvinas.

 “La actitud de confrontación debería ser remplazada por un espíritu y lenguaje de paz y reconciliación entre los dos países y sus respectivos gobiernos. Este enfoque se enmarca en el espíritu de la trayectoria del movimiento ecuménico”, sostiene la misiva.

 Reafirmamos, dice, la posición de solicitar a la ONU que propicie la resolución de este conflicto, que podría llevar a consecuencias impredecibles. “Estamos en contra de cualquier “solución” militar a la confrontación e instamos a todas las partes a respetar la vida y dignidad de los isleños”, finaliza.

 La Iglesia Metodista Argentina envió en enero una carta a su par, la Iglesia Metodista de Gran Bretaña, sobre el tema de las Islas Malvinas y las declaraciones realizadas por el primer ministro británico referido a la soberanía de las Islas en relación a la declaración de los países del MERCOSUR de apoyar los reclamos argentinos. Al poco tiempo recibió una respuesta de su par británico en el mismo tenor de reconciliación y diálogo.

 El obispo metodista argentino había compartido esta preocupación con el Consejo Mundial de Iglesias.

 NICARAGUA

 Surge en el país nueva corriente conocida como Cristianismo Ecológico

Trinidad Vásquez

 Managua, miércoles, 2 de mayo de 2012 (ALC) – Edward Salazar, ambientalista y teólogo, desde el pasado 22 de abril Día Internacional de la Tierra, comenzó a promover la idea, en los medios de comunicación y ministerios cristianos del país, de una nueva corriente que está en boga ahora en el norte de Europa y que se conoce como Cristianismo Ecológico.

 Salazar explicó que esta corriente ya llegó a Canadá, donde se crearon congregaciones eco -cristianas con tres principios fundamentales: Dios creó al mundo, Dios creó al ser humano y le encomendó cuidar la Tierra, “y todas estas cosas, escatológicamente, deben ser reunidas en Cristo Jesús. Esto obliga a las iglesias a propagar el Evangelio y que la salvación no solo es del ser humano, sino de todo su entorno creado por Dios”.

 “Creo que en Nicaragua se experimenta un deterioro ambiental y el promover un cristianismo ecológico es un reto y, a la vez, un mensaje para las iglesias, las cuales deben unirse y promover acciones a favor del cuidado de la Creación”, comentó.

 El teólogo también expresa sentirse comprometido con ser parte de un grupo que impulsa este nuevo movimiento, y que resulta pertinente el tema para Nicaragua creando las congregaciones ecológicas.

 “Creo que las iglesias en Nicaragua tienen conciencia ecológica y, de conjunto con los movimientos ecologistas, deben buscar alianzas para promover una teología y una espiritualidad ecológicas, a fin de evitar el incremento del daño ambiental. Aquí, en las últimas cuatro décadas, se han perdido 38 ríos al secarse y graves contaminaciones en los lagos Xolotlan y Cocibolca, a la orilla de la ciudad colonial de Granada”, finalizó.

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 CUBA

 Rueda otra vez la solidaridad del pueblo norteamericano

 José Aurelio Paz

 La Habana, miércoles, 9 de mayo de 2012 (ALC) – Ellos no vienen en nombre del gobierno norteamericano, sino de su pueblo, cuando representantes de la agencia de inspiración cristiana Joni and Friends vuelven, como hicieron la pasada semana, a repartir sillas de ruedas en Cuba para personas necesitadas, esta vez desde la oriental provincia de Las Tunas con una entrega de 205 de ellas.

 El gesto humanitario pone siempre gozo en el rostro de niños y personas adultas con discapacidad que requieren de las sillas para su locomoción, así como de las familias de estos, quienes agradecen a los gestores de la acción y a sus contrapartes cubanas, la solución a un problema bastante complejo en una Cuba que sufre más de 50 años de bloqueo.

 Esta vez los voluntarios de Joni y sus amigos, liderados por Bonnie Banker, mánager del programa Sillas de Ruedas para el Mundo en el área destinada a Cuba, no solo repartieron los 205 sillones, sino que con gran paciencia los adaptaron, técnicamente, a las necesidades particulares de cada persona necesitada, mientras varios pastores atendían la parte espiritual al entregarles una Biblia y hablarles de un Dios de esperanza para todos y todas, a partir de la voluntariedad de las personas para recibir o no el mensaje de restauración que entraña el Evangelio de Jesús.

 BRASIL

 Luteranas crean red de justicia y género

 Florianópolis, miércoles, 2 de mayo de 2012 (ALC) – Lideres y teólogas representando a iglesias luteranas de diez países de América Latina y del Caribe crearon la red “Mujeres y Justicia de Género”, con el propósito de incentivar la recepción y la inclusión en todas las esferas de la iglesia.

 “Esta red nos motiva a compartir nuestra caminata. Ella nos lleva a la reflexión sobre nuestro papel en América Latina, refuerza nuestra identidad y crea mecanismos más sólidos para reflexionar teológicamente sobre el papel de la mujer en la Iglesia. No estamos solas, somos un cuerpo que tiene varios miembros”, dice la pastora brasileña Márcia Blasi al periodista Tobias Mathies.

 Hace más de 40 años mujeres luteranas luchan por mas espacio y justicia de género en la  sociedad, en la vida comunitaria, en la expectativa de llegar a los cargos de dirección en la iglesia.

 Un estudio muestra que todas las iglesias luteranas de la región ordenan mujeres al sacerdocio Y crece el número de mujeres que se dedican al estudio de la Teología.

 Las 25 mujeres representantes de las iglesias de América Latina y del Caribe estuvieron reunidas en la capital catarinense, concomitante a la Conferencia de Obispos, Presidentes y Lideres de las Iglesias afiliadas a la Federación Luterana Mundial, que realizó encuentro en Florianópolis los días 23 al 27 de abril.

————————

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

 Ceremonia en el palacio de La Moneda

 Chile: capellanes evangélicos en hospitales públicos 

 

Imagen del acto oficial en el palacio de La Moneda 

Acuerdo del Gobierno con diferentes confesiones religiosas.

26 DE ABRIL DE 2012, CHILE.- Esta semana se concretó un convenio entre el Gobierno y distintas confesiones, para que no se las discrimine cuando vayan a dar apoyo a pacientes y sus familiares en los centros sanitarios públicos.

 Se trata de un acuerdo entre la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (Onar), de la Secretaría General de la Presidencia, y diversas confesiones religiosas.

 Desde este momento los ministros religiosos de los diversos credos del país podrán acudir a los hospitales públicos para dar apoyo espiritual a los pacientes y las familias que lo requieran, con el aval oficial del Gobierno del que hasta ahora carecían.

 CEREMONIA EN EL PALACIO DE LA MONEDA

 La ceremonia que selló el acuerdo y donde simbólicamente se entregaron las credenciales de acceso a los centros hospitalarios, se realizó en el palacio de La Moneda, sede de la presidencia de la República de Chile . En concreto, en el Salón Montt-Varas.

  Asistieron también, como representantes de las diversas confesiones representantes de iglesias protestantes (evangélicas, Luterana, Anglicana, Pentecostales, Ejército de Salvación), de la Iglesia católica, ortodoxa, Comunidad Musulmana y Comunidad Judía, entre otras.

  ” Hoy estamos terminando con la discriminación que afectaba a muchos pastores evangélicos o protestantes en su acceso a hospitales y damos cumplimiento al compromiso asumido por el Gobierno del Presidente Piñera con el pueblo evangélico en orden a avanzar decididamente en igualdad religiosa en nuestro país ”, dijo Larroulet en una declaración pública.

 © Protestante Digital 2012

 Religión en EE UU

Musulmanes y mormones, los que más crecen en EEUU   

 Las cifras también muestran un leve crecimiento de los evangélicos no tradicionales y un descenso del catolicismo y el protestantismo de denominaciones históricas.

 02 DE MAYO DE 2012, ESTADOS UNIDOS.- Este martes la Asociación de Estadísticos de América para Organismos Religiosos (ASARB por sus siglas en inglés) dio a conocer los resultados del censo sobre religión que realizan cada decenio. Éstos muestran un  aumento notable en el número de mormones y musulmanes, un modesto aumento en el número de protestantes evangélicos y un descenso en el número de católicos y protestantes tradicionales.

 La comunidad musulmana fue la que tuvo una mayor tasa de crecimiento entre los cinco principales grupos religiosos estudiados.  Su número aumentó en un 66,7 por ciento en el censo de 2010 comparado con las cifras del año 2000.

 La iglesia de los Santos de los Últimos Días tuvo también un crecimiento notable, con un aumento de un 45,5 por ciento, que iba seguido por los evangélicos (protestantes  “no históricos” o evangélicas) con un ascenso discreto pero positivo de 1,7 por ciento. El número de católicos disminuyó en un cinco por ciento y el número de protestantes de denominaciones tradicionales se redujo un 12,8 por ciento.

 En la actualidad  en conjunto, las iglesias no denominacionales e independientes pueden por sí solas ser consideradas el tercer mayor grupo religioso en el país, con 12,2 millones de seguidores en 35.500 congregaciones.  Sólo la Iglesia Católica en su conjunto, y la Convención Bautista del Sur (uno de los grandes grupos evangélicos) son más grandes . según el informe. En cuanto a la comunidad religiosa con un crecimiento más rápido, corresponde a la iglesia evangélica de Lakewood en Houston (Texas), que en la actualidad es la iglesia más grande de Estados Unidos con decenas de miles de miembros.

 Tanto los evangélicos como los mormones tuvieron su mayor crecimiento en las nueve áreas metropolitanas más pobladas. En estas áreas, habitadas por más de 5 millones de personas, los evangélicos aumentaron su número en un 12,3 por ciento y los mormones un 66,9 por ciento. Los musulmanes, por el contrario, crecieron a un ritmo más rápido fuera de las áreas metropolitanas más importantes.

 UN PAISAJE RELIGIOSO MÁS DIVERSO

 El censo también muestra un  aumento en la diversidad religiosa en los Estados Unidos.  En el censo de 2000, sólo una congregación no cristiana se encontraba en un 21 por ciento de los condados de Estados Unidos. En el censo de 2010, el número había subido al 31 por ciento, un incremento de casi el 50 por ciento.

 El Censo de ASARB sobre Religión en los Estados Unidos recoge datos de 236 diferentes grupos religiosos, siendo uno de los informes más completos al respecto. El primer censo fue tomado en 1952, y desde entonces compara las cifras cada diez años.

 En el  sitio web del estudio  se pueden ver representaciones gráficas de las estadísticas proporcionadas por el censo. Se puede seleccionar un grupo concreto y ver cómo sus números han cambiado, por condado, durante la década anterior.

 Fuentes: The Christian Post

© Protestante Digital 2012

Noticias nacionales

 CENTRO COMUNITARIO “VAMOS TAMAULIPAS”

El 5 de Mayo del 2012, Manos Juntas México A.C. ha iniciado

un nuevo programa de atención a la comunidad esta vez en

la colonia “Vamos Tamaulipas”. 

Este programa consiste en resaltar las habilidades de las personas y su participación en programas de beneficio común equipándolas de tal manera que puedan por si mismos establecer las metas que a través de sus acciones puedan ayudarles a superar sus problemas y necesidades.

Las áreas principales donde estaremos coordinando estos esfuerzos son:

a)        Educación

b)        Salud

c)         Nutrición

d)        Habilidades para autoempleo

El trabajo en esta primera etapa consiste en las siguientes actividades:

De Mayo a Agosto:

1.         Obtener un registro de los niños de esta colonia que no están asistiendo a ninguna escuela.

2.         Trabajar con ellos con clases de regularización del aprendizaje de acuerdo a sus edades en las instalaciones del centro comunitario en un horario matutino y organizando a las madres de familia para que participen en un programa de desayunos escolares.

3.         Obtener acta de nacimiento de las personas que carecen de este documento, o que no han sido registradas.

4.         Acudir a las instancias correspondientes para obtener los documentos necesarios para poder registrar a los niños en algún programa de aprendizaje oficial de la SEP en el próximo ciclo escolar.

5.         Iniciar un programa de Jardín de Niños.

6.         Otorgar atención médica gratuita a través de brigadas de salud.

A partir de Septiembre:

7.         Llevar a cabo actividades de educación sobre salud, nutrición y habilidades laborales con las mujeres de la comunidad mayores de 14 años.

8.         Promover mejoramientos a las viviendas a través de los equipos de voluntarios de Estados Unidos.

Manos Juntas, estará coordinando estas actividades con un equipo de colaboradores liderados por la maestra Verónica Selene Aguilera Esquivel.  Estaremos evaluando el progreso de estas actividades de manera mensual.

video

http://www.youtube.com/watch?v=ZQS1Bo9Ymv0&list=UU4mcwznji76ROSPb_XFQAKQ&index=1&feature=plcp

 Convocatoria CAM

En la sección Artículos aparece el material de lectura para esta Conferencia

Asociación de Ex alumnas del INM (CASE)

 La Asociación Pro – Patria del Instituto Normal México (Puebla, Pue.) a través de su presidente Profa. Virginia Reyes Wanda  ha girado las invitaciones para que los próximos días 26 y 27 de Mayo, a partir de las nueve horas de la mañana, se gocen con el rencuentro anual de su Alma Mater. El sábado un programa literario musical y entrega de medallas a alumnas que cumplen 50 años de graduadas. El domingo, servicio memorial en el Salón de Actos de la escuela y el culto de Acción de Gracias en el Templo Emanuel, de la 2 Poniente y 5 Norte.

 Ya funciona el 088 como teléfono de emergencias

celular – emergencias 088

 Para todos los que traen teléfono celular, nos informan que ya pueden reportar accidentes, heridos, emergencias en carreteras, delitos de carácter federal como narcotráfico, secuestros, contrabando, asalto en carreteras, etc., desde tu celular.

Solo tienes que marcar: 088, es a nivel nacional y no tiene ningún costo. aplica para celulares digitales y gsm, de sistema amigo o por contrato. Será bueno que pases esta información, y ojala nunca se nos ofrezca

 Noticia del lanzamiento en internet de la WDL,

la Biblioteca Digital Mundial…

 ¡REGALAZO DE LA UNESCO PARA LA HUMANIDAD ENTERA!!!  

 Ya está disponible en Internet, a través del sitio

www.wdl.org,

 Reúne mapas, textos, fotos, grabaciones y películas de todos los tiempos y explica en siete idiomas las joyas y reliquias culturales de todas las bibliotecas del planeta.

 Tiene, sobre todo, carácter patrimonial, anticipó Abdelaziz  Abid, coordinador del proyecto impulsado por la Unesco y otras 32 instituciones. La BDM no ofrecerá documentos corrientes, sino “con valor de patrimonio, que permitirán apreciar y conocer mejor las culturas del mundo en idiomas diferentes: árabe, chino, inglés, francés, ruso, español y portugués. Pero hay documentos en línea en más de 50 idiomas”.

 Entre los documentos más antiguos hay algunos códices precolombinos, gracias a la contribución de México, y los primeros mapas de América, dibujados por Diego Gutiérrez para el rey de España en 1562″, explicaba Abid. Los tesoros incluyen el Hyakumanto Darani, un documento en japonés publicado en el año 764 y considerado el primer texto impreso de la historia;  trabajos de científicos árabes que desvelan el misterio del álgebra; huesos utilizados como oráculos y estelas chinas;  la Biblia  de Gutenberg; antiguas fotos latinoamericanas de la Biblioteca Nacional de Brasil. Es fácil de navegar.

 Cada joya de la cultura universal aparece acompañada de una breve explicación de su contenido y su significado. Los documentos fueron escaneados e incorporados en su idioma original, pero las explicaciones aparecen en siete lenguas, entre ellas, EL ESPAÑOL.

 La biblioteca comienza con unos 1.200 documentos, pero ha sido pensada  para recibir un número ilimitado de textos, grabados, mapas, fotografías e ilustraciones.

 ¿Cómo se accede al sitio global?

 Aunque será presentado oficialmente hoy en la sede de  la Unesco , en París,  la Biblioteca Digital  Mundial ya está disponible en Internet, a través del sitio http://www.wdl.org/. El acceso es gratuito y los usuarios pueden ingresar directamente por  la Web, sin necesidad de registrarse. Permite al internauta orientar su búsqueda por épocas, zonas geográficas, tipo de documento e institución.

 El sistema propone las explicaciones en siete idiomas (árabe, chino, inglés, francés, ruso, español y portugués). Los documentos, por su parte, han sido escaneados en su lengua original. Con un simple clic, se pueden pasar las páginas de un libro, acercar o alejar los textos y moverlos en todos los sentidos. La excelente definición de las imágenes permite una lectura cómoda y minuciosa.

 Entre las joyas que contiene por el momento  la BDM   está  la Declaración   de Independencia de Estados Unidos, así como las Constituciones de numerosos países; un texto japonés del siglo XVI considerado la  primera impresión de la historia; el diario de un estudioso veneciano que acompañó a Hernando de Magallanes en su viaje alrededor del mundo; el original de las “Fabulas” de Lafontaine, el primer libro publicado en Filipinas en español y tagalog, la Biblia de Gutemberg, y unas pinturas rupestres africanas que datan de 8000 A C.

 Dos regiones del mundo están particularmente bien representadas: América Latina y Medio Oriente. Eso se debe a la activa participación de  la Biblioteca Nacional  de Brasil, la biblioteca Alejandrina de Egipto y la Universidad Rey Abdulá de Arabia Saudita.

 La estructura de  la BDM  fue calcada del proyecto de digitalización de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que comenzó en 1991 y actualmente contiene 11 millones de documentos en línea. Sus responsables afirman que  la BDM está sobre todo destinada a  investigadores, maestros y alumnos. Pero la importancia que reviste ese sitio va mucho más allá de la incitación al estudio a las nuevas generaciones que viven en un mundo audiovisual. Este proyecto tampoco es un simple compendio de historia en línea: es la posibilidad de acceder, íntimamente y sin límite de tiempo, al ejemplar invalorable, inabordable, único, que cada cual alguna vez soñó conocer.

 Esto es algo que vale la pena divulgar…

 Comedor infantil “Dar y Amar” (CAO)

 El día 26 de abril, el Pbro. Raúl García de Ochoa, Obispo de la Conferencia Oriental, visitó el Comedor Infantil “Dar y Amar”, en Cd. Benito Juárez, N.L., para celebrar con ellos el día del niño. Asistieron al evento unos 40 niños y unos 20 adultos. El Comedor comenzó a dar servicio hace unos dos años y sirve aproximadamente a 60 niños y adultos en una de las colonias más conflictivas de la ciudad. El Pastor David Salinas Ortíz es el iniciador de esta obra quien atiende también la Iglesia Elohim que se reúne en las mismas instalaciones del comedor.

 El Pastor Salinas recaba donativos de iglesias y otras instancias para ofrecer alimentos tres veces por semana a niños y adultos en necesidad del sector en donde está enclavada la iglesia. Con una fe firme y un amor fuerte al Señor, la congregación del Templo Elohim sigue predicando con el ejemplo: Jesucristo ama, salva y bendice a los necesitados.

 Invitamos a orar por este trabajo que realizan nuestros hermanos de Cd. Benito Juárez y a colaborar con ellos en tanto sea posible. Si requiere alguna información respecto a este esfuerzo de ayuda, favor de comunicarse a las oficinas episcopales de la Conferencia (81) 83440055. Dios le bendecirá.

 Circular Informativa.- Asamblea Anual 2012

 Conferencia Anual Norcentral.

Sociedad Misionera Femenil

 Fecha: del 8 al 11 de julio del 2012

Lugar: Templo San Pablo, Torreón, Coahuila

Dirección: Calle Morelos y Leona Vicario, Colonia Centro

Costo: $ 650

Regalo Amiga Secreta: Opcional de $50

Uniformes: Opcional

Noche de talentos especiales, cantos, poesías, rondas, baile, etc.

 PARTICIPACIÓN BIBLIOPARDI

 1 Categoría: 1ª Timoteo

2 Categoría: 2ª Timoteo

3 Categoría: Salmos 1-41

4 Categoría: Salmos 42-72

5 Categoría: Salmos 73-89

6 Categoría: Salmos 90-150

 “Concierto de Pentecostés”

 Presenta el Coro de Cámara Evangélico. Este concierto será a favor del Seminario Metodista “Dr. Gonzalo Báez-Camargo”. Se llevará a cabo el domingo 27 de mayo en punto de las 19:00 hrs. en el Templo Metodista “El Mesías” (Balderas 47, D. F.), el cual se encuentra a un costado de la estación de metro Juárez.  Entrada libre.

 El programa estará compuesto por variada y hermosa música coral, también por obras que nuestros solistas interpretarán e himnos congregacionales.

 Participarán: Myrna Olivera, Gabriela Camacho, Elsy Ortega, Valeria López*, Paola Torner*, Jacqueline Arias, Ana Luján, Erik Siliceo, David Ortega, Sammy Clemente*, Jaime Olivera, Esdras Freyre, Abraham Espinoza, David Aguilar, Dan Castillo. (*Solistas). Pianista: Mtro. Oliverio Rodríguez, Director: Leonel Iván Jiménez J.

 

Programa 

JUNIO

1-3      SMF Talleres previos a la Asamblea Anual y Dinámicas Bíblicas (todo el

mes)

Junta Nacional LMJI, Querétaro, Tequisquiapan.

6-10    XXII Conferencia Anual CAO, Templo San Pablo, Piedras Negras, Coah.

10       Día del medio ambiente.

14-16 XXII Conferencia Anual CANCEN, Templo San Pablo, Torreón Coahuila.

17       Día del Padre, Culto de Graduación Seminario Juan Wesley

24       Día del Pastor (Incluye pastor jubilado y viudas de pastores)

28       Reunión del Colegio de Obispos CAM

29-1° Julio Sesión de trabajo del Gabinete General CAM

JULIO

1-3      Asambleas de federaciones SMF, LBSC

Retiro Espiritual de Gabinete General CAM

11-15 XXII Conferencia Anual, CANO, Templo El Mesías, Ensenada, BC.

12-15 XXII Conferencia Anual, CAS, León, Gto.

11-14

18-21  XXVII Conferencia Anual, CAM: Santa Ana Nextlalpan, Edo. Mex.

XXVII Conferencia Anual, CASE: Apizaco, Tlaxcala.

AGOSTO

Mes de las Sagradas Escrituras

Celebración de Escuela Cristiana de Vacaciones (Según Disciplina)

Nota: Hay que enfatizar el nombre de: ECV

Celebración del adulto en plenitud SMF y LBSC

4 – 5    SMF Junta Comité ejecutivo Unidad México, CAO, Monterrey, N.L.

6- 10   Semana de la Juventud LMJI

11       Salvando México

12       Día Internacional de la Juventud

14 – 16 Junta Nacional de Testimonio Cristiano CANO Hermosillo, Son.

Campamento Vocacional Seminario Juan Wesley.

19       Culto de Apertura, Seminario Juan Wesley.

26       Día del adulto en plenitud / Ofrenda para la causa Bíblica

Día de la Biblia

Vanguardia Juvenil 

Supera los 10 millones de followers

 

Kaká, el deportista más popular del planeta en Twitter  

 El centrocampista del Real Madrid se muestra muy activo en esta red social, tanto para hablar de fútbol como de su fe.

 26 DE ABRIL DE 2012, ESPAÑ.- El laureado centrocampista brasileño Kaká pasa por momentos delicados en su vida como profesional en el Real Madrid, pero esto no quita que sea el primer deportista twittero que consigue más de 10 millones de seguidores en el mundo.

 Kaká se define en la red de microblogging como “Cristiano, marido y padre que ama el fútbol”, y esas son las prioridades que demuestra en su actividad en la red.

 “Gracias. Para celebrar voy a hacer un twitcam después. Les aviso el día y la hora’”, escribió el futbolista de 30 años, en portugués e inglés a través de su cuenta  @KAKA .

 DANDO TESTIMONIO

 Acostumbrados a las vidas licenciosas de los astros del fútbol, sorprende ver tantos “Gloria Deus” y “amem” y tantas alusiones religiosas en el timeline del madridista Kaka. Donde otros ponen la foto de la comida familiar, él lo interpreta: “Almorzando con mis padres y cumpliendo el mandamiento. Honra a tu padre y a tu madre”. Y para reconfortar a un amigo, le recuerda que “tu vida es preciosa para el Señor y para nosotros”.

 El centrocampista brasileño superó los diez millones de seguidores el pasado miércoles por la tarde. A pesar de su importancia en el mundo de los deportes en Twitter, a nivel global el futbolista se colocaría en el puesto número 17 dentro de la lista de los twitteros más seguidos. En primer lugar se encuentra Lady Gaga, seguida de Justin Bieber, con más de 20 millones de seguidores ambos.

 TWEETS EN TRES IDIOMAS

 En el mundo del deporte, sigue en la lista con más seguidores su compañero Cristiano Ronaldo con algo menos de 9 millones de seguidores. El jugador de baloncesto de la NBA ya retirado Saquille O´Neal es la otra única figura del deporte que se encuentra entre los 60 más populares en la red.

 Kaká twittea tanto en inglés como en portugués y castellano, maneja él mismo su cuenta, y es habitual que deje dos o tres mensajes diarios.  El jugador brasileño sube fotos de él mismo y de sus compañeros de equipo, sus entrenamientos o sus visitas a otras ciudades para jugar los partidos. Además responde personalmente a muchos de sus seguidores, como hizo, por ejemplo, el domingo pasado ante la avalancha de felicitaciones por su 30 cumpleaños.

 © Protestante Digital 2012

Vida y obra de Wesley

Sermón 40

 La perfección cristiana

 Filipenses 3.12

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto.

1. Difícilmente haya en las Sagradas Escrituras una expresión que haya sido mayor causa de ofensa que ésta. La palabra «perfecto» es lo que muchos no pueden soportar. Hasta su mismo sonido les resulta una abominación. Cualquiera que «predique la perfección» (como se suele decir), afirmando que ella es alcanzable en esta vida, corre el gran peligro de ser considerado por ellos peor que un pagano o un publicano.

 2. Por lo tanto, algunos han aconsejado dejar de lado totalmente el uso de dichas expresiones «porque ellas han causado tan grande ofensa». ¿Pero acaso no se las halla en los oráculos de Dios? Si es así, ¿con qué autoridad puede cualquier mensajero de Dios evitarlas, aunque todos se escandalicen?1 No hemos aprendido así a Cristo;2 ni podemos de esta manera dar lugar al Diablo.3 Todo lo que Dios ha hablado debemos hablar nosotros, sea que la gente lo escuche o sea que lo soporten:4 sabiendo entonces que sólo así puede un ministro de Cristo ser limpio de la sangre de todos, cuando no ha rehuido anunciarles todo el consejo de Dios.5

 3. Por consiguiente, no podemos dejar de lado estas expresiones, dado que son palabras de Dios y no humanas.6 Podemos y debemos explicar su significado, para que los que son sinceros de corazón no erren ni a su mano derecha ni a su mano izquierda, apartándose de la meta, del premio de su supremo llamamiento.7 Y esto es aun mucho más necesario hacerlo porque en el pasaje recientemente citado el Apóstol habla de sí mismo como imperfecto: «No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto»,8 dice. E inmediatamente, en el versículo 15, habla de sí mismo y hasta de otros, como perfectos, diciendo: «Así que todos los que somos perfectos esto mismo sintamos».

 4. Así es que para quitar la dificultad que surge de esta aparente contradicción, y también para dar luz a quienes se esfuerzan por alcanzar el blanco, y para que los cojos no se salgan del camino,9 me esforzaré por mostrar, Primero, en qué sentido los cristianos no son, y Segundo, en qué sentido son perfectos.

 I.1. En primer lugar trataré de mostrar en qué sentido los cristianos no son perfectos. Y tanto de la experiencia como de las Escrituras surge, primero, que no son perfectos en el conocimiento: no son tan perfectos en esta vida como para ser libres de toda ignorancia. Conocen, puede ser, en común con otras personas, muchas cosas acerca de este mundo presente; y conocen, con respecto al mundo venidero, las verdades generales que Dios ha revelado. Asimismo, conocen (lo que el hombre natural no percibe porque estas cosas se han de discernir espiritualmente10) cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.11 Conocen la operación del poder de su Espíritu12 en sus corazones, y la sabiduría de su providencia que dirige todos sus senderos, y que hace que todas las cosas cooperen para su bien.13 Por cierto, conocen en todas las circunstancias de su vida qué requiere el Señor de ellos, y cómo tener siempre una  conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.14

 2. Pero son incontables las cosas que no conocen. El es Todopoderoso, no podemos encontrarle; es grande en poder.15 He aquí, estas cosas son sólo los bordes de sus caminos; pero el trueno de su poder, ¿quién lo puede comprender?16 No pueden entender, no diré ya, cómo es que hay tres que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno;17 o cómo el eterno Hijo de Dios tomó sobre sí la forma de un siervo,18 sin ningún atributo ni ninguna circunstancia de la naturaleza divina. Ni tampoco es para ellos saber los tiempos o las sazones19 cuando Dios llevará a cabo sus grandes obras sobre la tierra; no, ni aun aquellas que él ha revelado en parte, mediante sus siervos los profetas, desde que comenzó el mundo. Mucho menos saben cuándo Dios, habiendo completado el número de sus elegidos, apresurará su reino;20 ni cuándo los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos.21

 3. No conocen las razones ni aun de muchas de las dispensaciones presentes para con la humanidad, sino que se ven obligados a contentarse con ellas, dado que nubes y oscuridad están alrededor de él; justicia y juicio son el cimiento de su trono.22 Por cierto que, a menudo, en su trato con ellos, el Señor les dice: «Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora, mas lo entenderás después».23 ¡Y cuán poco saben de lo que está siempre delante de sus ojos, aun de las obras visibles de sus manos! Cómo él extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada.24 Cómo él une todas las partes de esta inmensa máquina mediante una cadena secreta que no puede ser quebrada. ¡Así de grande es la ignorancia, y tan pequeño el conocimiento aun de los mejores de entre los humanos!

 4. Nadie pues es tan perfecto en esta vida como para ser libre de toda ignorancia. Tampoco, en segundo lugar, del error, el cual es, ciertamente, casi una consecuencia inevitable de lo anterior; teniendo en cuenta que quienes sólo conocen en parte,25 se inclinan siempre a errar en cuanto a las cosas que no conocen. Es verdad que los hijos de Dios no se equivocan en cuanto a las cosas esenciales a la salvación. No hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz,26 ni se procuran la muerte con su vida extraviada.27 Porque son enseñados por Dios28 y el camino que él les enseña, camino de santidad, es tan llano que el que anduviere en ese camino, por torpe que sea, no se extraviará.29 Pero en las cosas que no son esenciales a la salvación se equivocan, y ello frecuentemente. Las personas mejores y más sabias se equivocan con frecuencia en cuanto a los hechos, creyendo que no han sucedido cosas que realmente acontecieron, o que fueron hechas cosas que no lo fueron. O suponiendo que no están errados en cuanto al hecho mismo, pueden estarlo con respecto a sus circunstancias; creyendo que ellas, o muchas de ellas, han sido bien diferentes de lo que en realidad fueron. Y de ello sólo pueden surgir muchos errores ulteriores. Por lo tanto, pueden creer que algunas acciones presentes o pasadas que son o fueron malas son buenas; y que las que fueron o son buenas son malas. De este modo, pueden juzgar acerca del carácter de las personas en desacuerdo con la verdad; y ello no solamente suponiendo que las personas buenas son mejores o que las malas son peores de lo que son, sino creyendo que son buenas personas los que son muy malvados; o quizás que han sido o son personas malvadas quienes han sido o son santos e irreprochables.

 5. Ciertamente, con respecto a las mismas Sagradas Escrituras, por más cuidado que tengan de evitarlo, las mejores personas son falibles, y se equivocan día por día; especialmente en cuanto a aquellas partes de las mismas que se relacionan menos inmediatamente a la práctica. Es por ello que muchos hijos de Dios no concuerdan en cuanto a la interpretación de muchos pasajes de las Sagradas Escrituras; pero tampoco esa diferencia de opiniones es prueba de que no hay hijos de Dios en cualquiera de ambos lados. Pero ello sí es prueba de que no hemos de esperar que una persona sea infalible más que lo que esperamos que sea omnisciente.

 6. Si se objetase a lo que ha sido observado bajo éste y el precedente acápites que San Juan, hablando a sus hermanos en la fe, dice: «Vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas»,30 la respuesta es simple: «Conocéis todas las cosas que son necesarias para la salud de vuestras almas». Que el apóstol nunca intentó extender esto más allá y que no podía hablar en un sentido absoluto está bien claro, primero, porque de otro modo estaría calificando al discípulo como más que su Maestro;31 siendo que Cristo mismo, como hombre, no sabía todas las cosas. El dijo: «Pero de aquel día y de la hora nadie sabe,… ni el Hijo, sino el Padre».32 Y está claro, en segundo lugar, por las propias palabras del apóstol que siguen: «Os he escrito esto sobre los que os engañan»,33 así como por su advertencia frecuentemente repetida: «Nadie os engañe»,34 la cual no hubiera sido en absoluto necesaria si esas mismas personas que tenían la unción del Santo35 no hubieran sido sujetos sólo a la ignorancia, sino también al error.

 7. Hasta los cristianos, por consiguiente, no son tan perfectos como para ser libres de la ignorancia o del error. Podemos, en tercer lugar, agregar: ni tampoco de los defectos. Solamente que tengamos cuidado de entender correctamente esta palabra. No demos ese nombre suave a los pecados conocidos, como algunos lo hacen. Así, una persona nos dice: «Toda persona tiene sus defectos, y el mío es la embriaguez». Otro tiene el defecto de la suciedad; otro el de tomar el santo nombre de Dios en vano, y otro más tiene la debilidad de llamar necio36 a su hermano, o de devolver maldición por maldición.37 Es muy simple: todos ustedes, los que así hablan, se irán rápidamente al infierno con sus defectos.38 Pero quiero significar aquí no solamente los que son correctamente llamados «defectos corporales», sino todas aquellas imperfecciones internas o externas que no son de naturaleza moral. Tales son la debilidad o la lentitud del entendimiento, la torpeza o confusión en la comprensión, la incoherencia del pensamiento, la velocidad irregular o pesadez de la imaginación. Tal (para no hacer más menciones de esta clase) es la carencia de una memoria lista y retentiva. De otra  índole son aquellos que en alguna medida padecen lo siguiente: lentitud para hablar, falta de adecuación del lenguaje, y pronunciación desagradable; a todo lo cual uno podría agregar otros mil defectos sea en la conversación o en el comportamiento. Estos son debilidades que se hallan en las mejores personas en mayor o en menor proporción. Y de ellas nadie puede esperar perfecta liberación hasta que el espíritu vuelva a Dios que lo dio.39

 8. Tampoco debemos esperar ser totalmente libres de la tentación antes de ese tiempo. Tal perfección no pertenece a esta vida. Es verdad que hay quienes, entregados a cometer con avidez toda clase de impureza,40 escasamente perciben las tentaciones no resistidas y les parece que viven sin tentación alguna. También hay muchos a quienes el sabio enemigo de las almas, viéndoles profundamente dormidos en formas muertas de piedad, no los tentará con grandes pecados, no sea que se despierten antes de caer en las llamas eternas41. Sé que también hay hijos de Dios que, habiendo sido justificados gratuitamente, y habiendo hallado redención en la sangre de Cristo,42 actualmente no sienten ninguna tentación. Dios ha dicho a sus enemigos: «No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis hijos».43 Y durante este tiempo, que puede durar semanas o meses, los hace subir sobre las alturas de la tierra;44 los mantiene como sobre alas de águilas;45 por encima de todos los dardos de fuego del maligno.46 Pero esta condición no durará para siempre, como podemos aprender de la sola mención de que el mismo Hijo de Dios, cuando estaba en la carne, fue tentado hasta el final de su vida. Por tanto, que su siervo espere serlo asimismo; porque bástale al discípulo ser como su maestro.47

 9. Por consiguiente, la perfección cristiana no implica (como algunos parecen haberlo imaginado, quedar exentos de la ignorancia o del error, de los defectos o de las tentaciones. Por cierto, no es más que otra palabra para la santidad. Son dos nombres para la misma cosa. Así, todo aquel que es perfecto es santo, y todo el que es santo es, en el sentido bíblico, perfecto. Sin embargo, podemos observar que ni siquiera en este aspecto hay perfección absoluta en la tierra. No hay «último grado de perfección», como se le denomina;48 nada que no admita un crecimiento continuo. De modo que por más que una persona haya alcanzado, o por más alto que sea su grado de perfección, todavía necesita crecer en la gracia,49 y avanzar diariamente en el conocimiento y el amor de Dios su Salvador.

 II.1. Entonces, ¿en qué sentido son perfectos los cristianos? Esto es lo que trataré de mostrar en segundo lugar. Pero se debe sentar la premisa de que hay varias etapas en la vida cristiana, como las hay en la vida natural: algunos de los hijos de Dios son bebés recién nacidos; otros han alcanzado mayor madurez. Conforme a esto San Juan, en su primera epístola, se dirige repetidamente a los que llama hijitos, a los que denomina jóvenes y a los que llama padres. Dice el apóstol: «Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados han sido perdonados en su nombre»,50 porque hasta ahora lo habéis obtenido, siendo justificados gratuitamente,51 y tenéis paz para con Dios por medio de Jesucristo.52 «Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno»; o, como agrega después, «porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros». Habéis apagado todos los dardos de fuego del maligno,53 las dudas y temores con los cuales él perturbó vuestra paz inicial, y el testimonio de Dios de que vuestros pecados son perdonados ahora permanece en vuestros corazones.54 «Os escribo a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio». Habéis conocido tanto al Padre como al Hijo y al Espíritu de Cristo en lo más íntimo de vuestras almas. Vosotros sois varones perfectos, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.55

 2. Es acerca de estos que hablo mayormente en esta parte del discurso; porque solamente estos son propiamente cristianos.56 Pero aun los niños en Cristo57 son de este modo perfectos, o nacidos de Dios58 (expresión que también puede entenderse en diversos sentidos), primero, en no cometer pecado. Si alguien duda de este privilegio de los hijos de Dios, la cuestión no ha de ser decidida mediante razonamientos abstractos, que pueden extenderse interminablemente, dejando el asunto tal como estaba antes. Ni tampoco ha de determinarse por la experiencia de esta o aquella persona particular. Muchos pueden suponer que no cometen pecado cuando lo cometen, pero esto no prueba nada en ningún sentido. A la ley y al testimonio59 apelamos. Sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso.60 En su Palabra permanecemos, y en ella solamente. Por ella debemos ser juzgados.

 3. Ahora bien, la palabra de Dios claramente declara que aun aquellos que son justificados, que nacen de nuevo en el sentido más común, no perseveran en pecado; no pueden vivir aún en él;61 que son plantados juntamente con Cristo en la semejanza de su muerte;62 que su viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvan más al pecado;63 que están muertos al pecado, pero vivos para Dios;64 que el pecado no se enseñoreará de ellos, los que no están bajo la ley, sino bajo la gracia; pero que estos libertados del pecado, vinieron a ser siervos de la justicia.65

 4. Lo menos que pueden implicar estas palabras es que las personas de quienes aquí se habla, o sea todos los verdaderos cristianos o creyentes en Cristo, son liberados del pecado externo. Y la misma libertad que San Pablo expresa aquí con frases tan variadas, San Pedro la expresa en una: «Quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta…conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.»66 Porque este «terminar con el pecado», si ha de ser interpretado en el sentido más común, debe significar el cese del acto externo, de toda transgresión externa de la ley.

 5. Pero más explícitas son las bien conocidas palabras de San Juan en el tercer capítulo de su primera epístola (versículo ocho y siguiente): «El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.»67 Y aquellas en el capítulo quinto, versículo dieciocho: «Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.»68

 6. Ciertamente, se dice que esto solamente significa que no peca voluntariamente; o que no comete pecado habitualmente; o no como lo hacen otras personas; o no como lo hacía antes. ¿Pero quién dijo esto? ¿Acaso San Juan? No. No hay tales palabras en el texto, ni en todo el capítulo, ni en toda la epístola, ni en ninguna parte de sus escritos. Entonces, la mejor manera de responder a una afirmación atrevida es simplemente negarla. Y si alguien puede probarlo mediante la Palabra de Dios, que presente sólidas razones.

 7. Y hay un tipo de razón que ha sido invocada frecuentemente para sostener estas extrañas afirmaciones, tomadas de ejemplos registrados en la palabra de Dios. Nos dicen: «¿Y qué? ¿Acaso Abraham mismo no cometió pecado, prevaricando y negando a su esposa? ¿Acaso no cometió pecado Moisés cuando provocó a Dios junto a las aguas de la rencilla.69 Y además, para presentar un caso que vale por todos, ¿no cometió pecado David, el varón conforme al corazón de Dios,70 en el asunto de Urías el heteo, hasta el asesinato y el adulterio? Es ciertísimo que lo hizo. Todo esto es verdad. ¿Pero qué deducirías de ello? Puede concederse, primeramente, que David, en el curso general de su vida, fue uno de los hombres más santos que hubo entre los judíos. Y segundo, que el más santo de los judíos a veces cometió pecado. Pero si de esto has de deducir que todos los cristianos cometen y deben cometer pecados, mientras viven, negamos terminantemente esta conclusión. Jamás habrá de seguirse de tales premisas.

 8. Los que así argumentan parece que nunca han considerado la declaración de Señor: «De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos mayor es que él».71 Me temo que hay algunos que han imaginado que aquí «el reino de los cielos» significa el reino de la gloria. ¡Como si el Hijo de Dios recién hubiera acabado de descubrirnos que el más pequeño de los santos glorificados en el cielo es mayor que cualquier persona sobre la tierra! Mencionar esto es suficiente para refutarlo. Por tanto, no puede haber duda de que aquí «el reino de los cielos» (como en el versículo siguiente, donde se dice que sufre violencia72) o «el reino de Dios», como lo denomina San Lucas, es ese reino de Dios sobre la tierra, al cual todos los verdaderos creyentes en Cristo, todos los genuinos cristianos pertenecen. Con estas palabras, pues, nuestro Señor declara dos cosas. Primero, que antes de su encarnación, entre todos os seres humanos no había habido ninguno mayor que Juan el Bautista; de donde surge evidentemente que ni Abraham, ni David, ni ningún judío fue mayor que Juan. Nuestro Señor, en segundo lugar, declara que el más pequeño en el reino de Dios (en ese reino que él vino a establecer sobre la tierra, al cual los violentos ahora comienzan a tomar por la fuerza) es mayor que él. La sencilla consecuencia es: el más pequeño de estos que tienen ahora a Cristo como su Rey es mayor que lo que fueron Abraham o David o cualquier otro judío. Ninguno de estos fue alguna vez mayor que Juan. Pero el más pequeño de aquellos es mayor que él. No «un profeta mayor» (como algunos han interpretado estas palabras), porque esto es de hecho palpablemente falso, sino mayor en la gracia de Dios y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, no podemos medir los privilegios de los verdaderos cristianos mediante aquellos que fueron concedidos anteriormente a los Judíos. Su ministerio (o dispensación) admitimos que fue con gloria, pero más abundará en gloria nuestro ministerio.73 De modo que cualquiera que quiera rebajar la dispensación cristiana a las pautas judías, cualquiera que recoge los ejemplos de debilidad registrados en la ley y los profetas y luego deduce que quienes están revestidos de Cristo74 no están dotados de una fortaleza mayor, erra grandemente ignorando las Escrituras y el poder de Dios.75

 9. «¿Pero no hay acaso afirmaciones en las Escrituras que prueban lo mismo, si es que ello no puede ser deducido de tales ejemplos? ¿No dicen expresamente las Escrituras: `Hasta el hombre justo peca siete veces por día’?» Yo contesto: No. Las Escrituras no dicen tal cosa. No hay tal texto en toda la Biblia. Lo que parece mencionarse es el versículo decimosexto del capítulo veinticuatro de los Proverbios, cuyas palabras son las siguientes: «Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse» Pero esto es totalmente otra cosa. Para empezar, las palabras «por día» no están en el texto. De modo que si el hombre justo cae siete veces en su vida es todo lo que aquí se afirma. En segundo lugar, acá no se menciona para nada el «caer en el pecado»; lo que aquí se menciona es el «caer en aflicción temporal». Esto se muestra claramente por el versículo anterior, cuyas palabras son: «Oh, impío, no aceches la tienda del justo, no saquees su cámara.» Y prosigue: «Porque siete veces cae el justo y vuelve a levantarse; mas los impíos caerán en el mal.» Como si Dios hubiera dicho: «Dios lo librará de su dificultad. Pero cuando tú caigas, no habrá nadie para librarte.»

 10. «Pero sin embargo, en otros lugares», continúan los objetores, «Salomón afirma claramente: `No hay hombre que no peque’,76 por cierto, `no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque’.»77 Respondo: sin duda, así era en los días de Salomón. Sí, así era desde Adán hasta Moisés, desde Moisés hasta Salomón, y desde Salomón hasta Cristo. Entonces no había quien no pecase. Desde el día en que el pecado entró al mundo no hubo una sola persona en la tierra que hiciera el bien y que no pecase, hasta que el Hijo de Dios apareció para quitar nuestros pecados.78 Es incuestionablemente cierto que entretanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo.79 Y que entonces ellos (todos los santos de la antigüedad que estaban bajo la dispensación judía), durante la etapa infantil de la Iglesia, estaban en esclavitud, bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos,80 para que recibiesen aquella gracia que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.81 Ahora, por lo tanto, ya no son esclavos, sino hijos.82 De modo que, cualquiera fuese el caso de los que estaban bajo la ley, podemos afirmar con seguridad que desde que fue entregado el Evangelio, todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado.83

 11. Es de gran importancia observar, con más cuidado que lo que generalmente se lo hace, la amplia diferencia que hay entre la dispensación judía y la cristiana, y el fundamento de ella que el mismo apóstol señala en el capítulo séptimo, versículo treinta y ocho y siguiente de su evangelio: «El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva». E inmediatamente explica: «Esto dijo del Espíritu (oú émellon lambánein oi pisteúontes eis autón) que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado».84 Ahora bien, el apóstol no puede significar aquí (como algunos han enseñado) que el poder del Espíritu Santo para obrar milagros aún no había sido dado. Porque había sido dado: nuestro Señor lo había dado a todos sus apóstoles cuando por primera vez los envió a predicar el Evangelio. Les dio poder sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, poder para sanar a los enfermos y para resucitar a los muertos.85 Pero el Espíritu Santo aún no había sido dado en sus gracias santificantes, como sucedió luego de que Jesús fue glorificado. Fue entonces cuando subió a lo alto, cautivó la cautividad, para que tomase dones para los hombres, y también para los rebeldes, para que habite entre ellos Jehová Dios.86 Y, cuando llegó el día de Pentecostés,87 sucedió que primeramente aquellos que esperaban la promesa del Padre88 fueron hechos más que vencedores sobre el pecado mediante el Espíritu Santo que les fue dado.

 12. San Pedro también testifica claramente que esta salvación del pecado no fue concedida hasta que Jesús fue glorificado, y habla a sus hermanos en la carne89 que han recibido el fin de su fe que es la salvación de sus almas, y agrega que «Los profetas que profetizaron de la gracia (esto es, la dispensación de la gracia) destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo y las glorias (la gloriosa salvación) que vendrían tras ellos. A estos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo» (esto es, el día de Pentecostés, y asimismo a todas las generaciones, en el corazón de todos los verdaderos creyentes). Sobre esta base, o sea «la gracia que les fue dada mediante la revelación de Jesucristo», el apóstol bien puede construir la sólida exhortación: «Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento…como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.»90

 13. Los que han considerado debidamente estas cosas deben admitir que los privilegios de los cristianos no deben ser de ninguna manera medidos por lo que el Antiguo Testamento registra acerca de aquellos que estaban bajo la dispensación judía, y viendo que la plenitud de los tiempos ha llegado ahora, que el Espíritu Santo ha sido dado, y la gran salvación de Dios ha sido dada a los humanos mediante la revelación en Jesucristo. El reino de los cielos ahora ha sido traído a la tierra, acerca de lo cual el Espíritu de Dios antiguamente declaró (porque tan lejos está David de ser el modelo o la norma de la perfección cristiana): «El que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos.»91

 14. Por consecuencia, si has de probar que las palabras del apóstol, «Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado», no han de ser entendidas en su significado simple, natural y obvio, es del Nuevo Testamento que has de proporcionar tus pruebas; de otro modo estarás luchando como quien golpea el aire.92 Y la primera de ellas que generalmente se presenta está tomada de ejemplos registrados en el Nuevo Testamento: «Los apóstoles mismos (se dice) cometieron pecado, y ciertamente los mayores de ellos, Pedro y Pablo: Pablo mediante su aguda contienda con Bernabé,93 y Pedro con su simulación en Antioquía».94 Bien, supongamos que entonces Pedro y Pablo cometieron pecado. ¿Qué vas a deducir de ello? ¿Que todos los otros apóstoles cometieron pecado algunas veces? No hay sombra de prueba para esto. ¿O deducirías entonces que todos los otros cristianos de la era apostólica cometieron pecado? Peor que peor. Esta es una inferencia tal que uno se imagina que jamás la pensaría un hombre en su sentido cabal. ¿O argüirías así?: «Si dos de los apóstoles pecaron una vez, entonces todos los otros cristianos, en todos los tiempos, cometen y cometerán pecado mientras vivan». ¡Oh, hermano mío! Cualquier persona de entendimiento común se avergonzaría de tal razonamiento. Menos aún podrías, con cualquier clase de argumento, deducir que toda persona debe pecar alguna vez. No; no permita Dios que hablemos así. Ninguna necesidad de pecar les fue impuesta. La gracia de Dios seguramente era suficiente para ellos. Y es suficiente para nosotros hasta el día de hoy. Junto con la tentación que les sobrevino, había una vía de escape, así como la hay para toda alma humana en toda tentación; que todo aquel que es tentado a cometer cualquier pecado no necesita pecar; porque nadie es tentado más allá de lo que puede sobrellevar.95

 15.«Pero San Pablo rogó al Señor tres veces, y sin embargo no pudo escapar de su tentación». Consideremos sus propias palabras traducidas literalmente: «Me fue dado un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades…porque cuando soy débil entonces soy fuerte».96

 16. Como este texto es uno de los baluartes de los clientes del pecado, sería apropiado sopesarlo acabadamente. Observemos, en primer lugar, que de ninguna manera surge que esta espina, cualquiera que fuese, fue motivo de que San Pablo pecase, y mucho menos lo puso en la necesidad de hacerlo. Por lo tanto, de esto nunca podrá ser probado que algún cristiano deba pecar. En segundo lugar, los antiguos Padres nos informan que se trataba de un padecimiento corporal: «un violento dolor de cabeza», decía Tertuliano, con lo cual concuerdan Crisóstomo y San Jerónimo. San Cipriano lo expresa un poco más ampliamente, en estos términos: «muchos y penosos tormentos de la carne y del cuerpo». En tercer lugar, con esto concuerdan exactamente las propias palabras del apóstol: «Un aguijón en la carne que me pegue, me golpee o me abofetee…Mi poder se perfecciona en la debilidad»97, la misma palabra que ocurre no menos de cuatro veces en estos dos versículos solamente.98 Pero, en cuarto lugar, fuese lo que fuese, no podía ser ni pecado externo ni interno. No podía ser más conmociones internas que expresiones externas de orgullo, ira o lujuria. Esto se manifiesta más allá de toda excepción posible en las palabras que inmediatamente siguen: «De buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo». ¿Qué? ¿Se gloriaba él en el orgullo, la ira o la lujuria? ¿Sería mediante estas «debilidades» que reposaría sobre él el poder de Cristo? Y prosigue: «Por lo cual…me gozo en las debilidades…porque cuando soy débil entonces soy fuerte»99, o sea, cuando soy débil corporalmente, entonces soy fuerte en espíritu. ¿Pero se atrevería alguna persona a decir: «Cuando soy débil por causa del orgullo o de la lujuria, entonces soy fuerte en espíritu»? Les invito a todos ustedes a recapacitar en este día, aquellos que reconocen que el poder de Cristo reposa sobre ustedes, ¿pueden ustedes gloriarse en la ira, el orgullo o la lujuria? ¿Pueden complacerse en esas debilidades? ¿Acaso esas debilidades les hacen fuertes? ¿No saltarían ustedes dentro del infierno, si fuera posible, para escaparles? ¡Y aún por sí mismos juzguen si el apóstol podía gloriarse y complacerse en ellas! Permítasenos observar, finalmente, que este aguijón le fue dado a San Pablo «hace catorce años»100, dice, mucho antes que escribiera esta epístola, la cual fue escrita varios años antes de que él finalizara su carrera. Así que, después de esto, él tenía que recorrer una larga trayectoria, que pelear muchas batallas, que ganar muchas victorias, y crecer aún mucho más, para recibir en todo los dones de Dios y el conocimiento de Jesucristo. Por lo tanto, por cualquier debilidad espiritual (si así hubiera sido) que él padeciese en ese momento, de ninguna manera podemos deducir que sería fortalecido, que Pablo el anciano, el padre en Cristo, todavía trabajase bajo el peso de la misma debilidad y que no estuvo en una condición superior hasta el día de su muerte. De todo lo cual resulta que esta instancia de San Pablo es totalmente ajena a la cuestión, y de ninguna manera colisiona con la afirmación de San Juan: «Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado».

 17. ¿Pero acaso Santiago no contradice esto directamente? Sus palabras son: «Porque todos ofendemos muchas veces»101. ¿Y no es ofender lo mismo que cometer pecado? En este lugar admito que lo es. Admito que las personas de quienes aquí se habla pecaron; sí, que todos ellos cometieron muchos pecados. ¿Pero quienes son las personas de las que aquí se habla? Ciertamente, los «muchos señores» o «maestros»102 a quienes Dios no había enviado, (probablemente los mismos «hombres vanos» que enseñaban esa «fe sin obras»103, que es tan agudamente reprobada en el capítulo precedente) no el mismo apóstol, ni algún verdadero cristiano. Que en la palabra «nosotros» (usada como figura común de lenguaje, tanto en los escritos bíblicos así como en otros) el apóstol pudo posiblemente no incluirse él mismo ni a ningún genuino creyente surge evidentemente, primero, del uso de la misma palabra en el versículo noveno: «Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres…De una misma boca proceden bendición y maldición»104 Es cierto, pero no de la bocas del apóstol, ni de ninguno que es en Cristo una nueva criatura.105 En segundo lugar, del versículo que inmediatamente precede al texto, manifiestamente conectado con él: «Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación: porque todos nosotros ofendemos muchas veces»106. ¡«Nosotros»! ¿Quienes? Los apóstoles no, ni los verdaderos creyentes; sino los que saben que recibirán «mayor condenación»107, por causa de aquellas muchas ofensas. Pero esto no puede decirse del apóstol mismo, ni de nadie que camine en sus pasos, siendo que «ninguna condenación hay para los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu»108.Pues bien, en tercer lugar, el mismo versículo prueba que las palabras «todos ofendemos»109, no pueden referirse ni a todas las personas ni a todos los cristianos; porque sigue inmediatamente la mención de alguna persona que «no ofende», así como los «nosotros» primeramente mencionados ofenden; de los cuales es expresamente distinguido y es designado como «varón perfecto»110.

 18. Santiago se explica a sí mismo y fija el sentido de su pensamiento con esta claridad. Sin embargo, por si alguien todavía se quedó con la duda, San Juan, escribiendo muchos años después que Santiago, coloca el tema completamente fuera de discusión mediante la declaración expresa citada anteriormente. Pero aquí puede surgir una nueva dificultad. ¿Cómo podemos reconciliar a San Juan consigo mismo? En un lugar declara: «Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado»111. Y nuevamente: «Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado.»112 Y, sin embargo, en otro lugar dice: «Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.»113 Y otra vez: «Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.»114

 19. Por más grande que pueda parecer esta dificultad, se desvanece si observamos, primero, que el versículo 10 establece el sentido del octavo: «Si decimos que no tenemos pecado» en el anterior, es explicado por «Si decimos que no hemos pecado» en el versículo posterior. En segundo lugar, que en la presente consideración, la cuestión no es si hemos o no hemos pecado anteriormente,115 y ninguno de estos versículos afirma que pecamos o cometemos pecado ahora. En tercer lugar, que el versículo nueve explica tanto al octavo como al décimo: «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.»116 Como si hubiese dicho: “Anteriormente he afirmado: «La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado». Que nadie diga: No lo necesito; no tengo pecado del que necesite ser limpiado. Si decimos «que no tenemos pecado», «que no hemos pecado», nos engañamos a nosotros mismos y hacemos mentiroso a Dios. Pero si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, no sólo para perdonar nuestros pecados, sino también para limpiarnos de toda iniquidad, de modo que vayamos y no pequemos más.”117

 20. Por tanto, Juan es bien consistente consigo mismo, y también con los otros escritores sagrados; como también aparecerá más evidentemente si colocamos todas sus afirmaciones correspondientes a este asunto en un único panorama. El declara, primeramente: «La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado». Segundo: «Nadie puede decir: Yo no he pecado, no tengo pecado del cual ser limpiado.» Tercero: «Pero Dios está listo, a la vez, a perdonar nuestros pecados pasados y a salvarnos de ellos en el tiempo venidero.» En cuarto lugar: «Estas cosas os he escrito», dice el apóstol, «para que no pequéis: pero si alguien peca», o «ha pecado» (como podría ser traducida la palabra), no necesita continuar en pecado, siendo que «abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.» 118 Hasta aquí todo está claro. Pero para que no quede ninguna duda en un punto de tan gran importancia, el apóstol retoma este tema en el capítulo tres, y explica ampliamente su significado propio: «Hijitos», dice, «nadie os engañe (como si yo hubiese estimulado a los que continúan en el pecado); «el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios no práctica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo.»119 Aquí el asunto, que hasta entonces, posiblemente, podría haber dado lugar a alguna duda en las mentes débiles, es planteado intencionalmente por el último de los escritores inspirados y resuelto de la manera más clara. Por lo tanto, conforme a la doctrina de San Juan, y a todo el tenor del Nuevo Testamento, establecemos esta conclusión: «El cristiano es tan perfecto como para no cometer pecado».

 21. Este es el glorioso privilegio de todo cristiano, aunque sea apenas un niño en Cristo.120 Pero solamente de aquellos que están fortalecidos en el Señor121, y que han vencido al maligno, o más bien de aquellos que le han conocido desde el principio122, se puede afirmar que son en tal sentido perfectos como, en segundo lugar, para ser liberados de malos pensamientos y del mal genio. Primero, de los pensamientos malos o pecaminosos. Pero aquí se debe observar que los pensamientos relacionados con el mal no son siempre malos pensamientos; que un pensamiento acerca del pecado y un pensamiento pecaminoso son ampliamente diferentes. Un hombre, por ejemplo, puede pensar en un homicidio que otro ha cometido, y sin embargo esto no es un pensamiento malo o pecaminoso. Así, nuestro mismo bendito Señor pensó en las cosas dichas por el diablo y las entendió cuando éste le dijo: «Todo esto te daré, si postrado me adorares»123 Sin embargo, él no tuvo ningún pensamiento malo o pecaminoso, y por cierto no era capaz de tenerlo. Y de esto aún se sigue que tampoco lo tienen los verdaderos cristianos; porque «todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro»124 Por lo tanto, si él estaba libre de pensamientos malos o pecaminosos, asimismo lo estarán ellos.

 22.Y ciertamente, ¿De dónde procederían los malos pensamientos en un siervo que es «como su maestro»? «De dentro del corazón del hombre proceden los malos pensamientos»,125 (cuando los hay). Por lo tanto, si su corazón ya no fuese malo, los malos pensamientos ya no procederían más de él. Si el árbol fuese corrupto, asimismo lo sería el fruto. Pero el árbol es bueno, el fruto, por consiguiente también lo es.126 Nuestro Señor mismo da testimonio de ello: «Así todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos»127.

 23. El mismo feliz privilegio de los verdaderos cristianos es afirmado por San Pablo, conforme a su propia experiencia: «Las armas de nuestra milicia no son carnales», dice, «sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos» (o «razonamientos», porque esto significa la palabra loguismoús, todos los razonamientos de orgullo e incredulidad en contra de las declaraciones, promesas y dones de Dios) y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo»128

 24. Y así como los cristianos están ciertamente liberados de malos pensamientos, también están, en segundo lugar, libres del mal genio. Esto es evidente por la declaración antes mencionada de nuestro Señor: «El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfecto será como su maestro»129. Había estado presentando justamente antes algunas de las doctrinas más sublimes del cristianismo, y algunas de las más penosas para la carne y la sangre: «Os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra»130 Ahora pues, él sabía muy bien que el mundo no aceptaría tal cosa, y por lo tanto agrega inmediatamente: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?»131 Como si hubiera dicho: No consultéis con carne y sangre132 con respecto a estas cosas, con hombres vacíos de discernimiento espiritual, los ojos de cuyo entendimiento133 Dios no ha abierto, para que así no perezcan todos juntamente.134 En el versículo siguiente aparta las dos grandes objeciones con las cuales estos necios sabios135 nos confrontan a cada paso: «Estas cosas son muy pesadas y difíciles de llevar»136, o «son demasiado elevadas para ser comprendidas»137, diciendo: «El discípulo no es superior a su maestro». Por lo tanto, si yo he sufrido, estén contentos de andar en mis pasos», y no duden que he de cumplir mi palabra: «Todo el que fuere perfecto será como su maestro». Pero su Maestro era libre del mal genio. Por lo tanto, así es su discípulo, cada genuino cristiano.

 25. Cada uno de estos puede decir, juntamente con San Pablo: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí»138- palabras que expresamente describen una liberación tanto del pecado interior como del exterior. Esto se expresa a la vez negativamente: «Ya no vivo yo»,-mi naturaleza mala, el cuerpo de pecado, está destruido – y positivamente, «Cristo vive en mí»- y, por lo tanto, todo lo que es santo, justo y bueno. Por cierto que ambas afirmaciones, «Cristo vive en mí», y «Ya no vivo yo», están conectadas inseparablemente; porque «¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas?» o «¿Cristo con Belial?»139

 26. Por consiguiente, Aquel que vive en los verdaderos creyentes «ha purificado por la fe sus corazones»140, en tanto y en cuanto todo aquel que tiene a Cristo en sí como su «esperanza de gloria»141, «se purifica a sí mismo, así como él es puro».142 Es purificado del orgullo, porque Cristo fue humilde de corazón. Es purificado de la afirmación del yo y de sus deseos egoístas; pues Cristo deseaba solamente hacer la voluntad de su Padre y acabar su obra. Es purificado de la ira, en el sentido corriente de la palabra; porque Cristo era manso y amable, paciente y sufrido. Digo: «en el sentido corriente de la palabra», porque no toda ira es mala. Acerca del mismo Señor nuestro leemos que «miró alrededor con enojo»143 Pero, ¿con qué clase de enojo? La palabra siguiente muestra, sullupóumenos, que estaba al mismo tiempo «entristecido por la dureza de sus corazones». De manera que cuando él estaba airado por el pecado, estaba al mismo tiempo apenado por los pecadores; airado o disgustado por la ofensa, pero entristecido por los ofensores. Con ira y enojo miraba el hecho, mas con pena y amor a las personas. Ve tú que eres perfecto, y haz lo mismo.144 «Enójate, pero no peques»145, sintiendo disgusto ante toda ofensa contra Dios, mas solamente amor y compasión hacia el ofensor.

 27. De esta manera Jesús salva a su pueblo de sus pecados146, y no sólo de sus pecados externos, sino también de los pecados de sus corazones; de los malos pensamientos y del mal genio. «Es verdad», dicen algunos, «de esta manera seremos salvos de nuestros pecados, pero no antes de la muerte; no en este mundo». ¿Pero cómo vamos a reconciliar esto con las palabras explícitas de San Juan? «En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo»147. Aquí el apóstol, más allá de toda contradicción, habla de sí mismo y de otros cristianos vivientes, acerca de los cuales (como si hubiera previsto esta evasión y se hubiera dedicado a derribarla a partir de su fundamento) afirma terminantemente que, no sólo con la muerte o después de ella sino “en este mundo”, son como su Maestro.

 28. Con esto concuerdan exactamente sus palabras en el primer capítulo de esta epístola: «Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él…si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado»148 Y otra vez: «Si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad»149. Ahora bien, es evidente que el apóstol también aquí habla de una liberación efectuada «en este mundo» Porque no dice: «La sangre de Cristo limpiará» (a la hora de nuestra muerte, o en el día del juicio) sino que «nos limpia» (a nosotros, cristianos vivientes, en tiempo presente) de todo pecado”. Y es igualmente evidente que si algún pecado permanece, no somos limpios de todo pecado: si alguna iniquidad permanece en el alma, no está limpia de toda iniquidad. Y que tampoco ningún pecador contra su propia alma diga que esto se refiere solamente a la justificación, o a nuestra limpieza de la culpa por el pecado. Primero, porque esto es confundir lo que claramente distingue el apóstol, quien primero menciona «para perdonar nuestros pecados», y luego «limpiarnos de toda maldad».150 En segundo lugar, porque esto es afirmar la justificación por las obras del modo más fuerte posible. Es hacer que la santidad tanto interior como exterior sean necesariamente previas a la justificación. Porque si la limpieza de la cual aquí se habla no es otra que nuestra limpieza de la culpa del pecado, entonces no estamos limpios de la culpa; o sea, no estamos justificados, excepto bajo la condición de que andemos en la luz como él está en luz.151 Queda firme, entonces, que los cristianos son salvados en este mundo de todo pecado, de toda iniquidad; que son ahora en tal sentido perfectos como para no cometer pecado y ser libres de los malos pensamientos y del mal genio.

 29. Así ha cumplido el Señor las cosas que habló mediante sus santos profetas, las cuales han sido dichas desde el principio del mundo:152 por Moisés en particular, diciendo: «Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma»153; mediante David, clamando: «Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí»154, y más enfáticamente por Ezequiel, en aquellas palabras: «Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros…y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra…y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios. Y os guardaré de todas vuestras inmundicias…Así ha dicho Jehová el Señor: El día que os limpie de todas vuestras iniquidades…las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado;…yo Jehová he hablado, y lo haré»155.

 30. «Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas», tanto en la Ley como en los profetas, y teniendo la palabra profética que nos es confirmada en el evangelio por nuestro bendito Señor y sus apóstoles, «limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.»156 «Temamos pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo» (en el cual aquel que ha entrado también ha reposado de sus obras) «alguno de nosotros parezca no haberlo alcanzado»157 «Hagamos una cosa: olvidando lo que queda detrás y extendiéndonos a lo que está delante, prosigamos a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús»158 clamando a él día y noche hasta que nosotros también seamos «liberados de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios»159.

Videos

Compartimos con nuestros lectores algunos videos y presentaciones que nos parecen interesantes. También le invitamos a enviarnos algunos. Nuestro correo para recibirlos es: evangelista.mexicano@gmail.com. Le quedaremos muy agradecidos.

El Aposento Alto

Lea diariamente esta Guía de Meditaciones  y se sorprenderán de lo que Dios puede comunicarnos por este medio. El Aposento es una publicación metodista de más circulación en el mundo editada desde hace 75 años, en 40 idiomas actualmente.

http://www.upperroom.org/elaposentoalto/

Recomendaciones dignas de tomar en cuenta

ppp.SEGURIDAD VIAL Y ESPEJOS

ppp.Que_es_la_Riqueza_2170

ppp.MARTE

ppp.IMPOSIBLE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s