Núm. 74, 14 de Octubre, 2013

Editorial

Época III Año LXXXIII Período 2010-2014 Núm. 74

Puebla, Pue., 14 de Octubre de 2013

_________________________________________________________

art.lutero

Sobre la Reforma Protestante

La Historia de la Iglesia de Jesucristo, también llamada la familia de Dios y el cuerpo de Cristo, es una historia gloriosa, extraordinaria y llena de eventos milagrosos, portentosos y únicos. La historia del mundo entero, por grandiosa e interesante que sea, queda opacada y reducida a hechos importantes pero sin trascendencia eterna, cuando se compara con la historia del pueblo llamado cristiano por primera vez, en Antioquía.

Y es que aunque desde el principio y hasta ahora el pueblo cristiano siempre ha sido minoría en el mundo, su historia está determinada en forma sobrenatural por los designios divinos del omnipotente Dios del universo, y es por ello que aunque breve y limitada, brilla con tal intensidad que ha influido en el curso de los tiempos a tal grado, que el mismo calendario fue partido en dos, y sigue condicionado al cumplimiento de profecías dejadas por escrito, y que aún han de cumplirse al pie de la letra, en los tiempos del fin.

Pero la Historia de la religión o religiones cristianas, como la de cualquier organización humana, imperfecta, terrenal, y por lo tanto susceptible de perfeccionamiento y de caer en error, no ha sido mejor ni menos hermosa o vergonzosa que la de las otras religiones no cristianas, ya que ha tenido su ración correspondiente de líderes ejemplares; pero también de hipócritas, y sus tristes manifestaciones de celos, iras, pleitos, contiendas, y disensiones; así como sus épocas de gran oscurantismo, apostasía, y herejías que opacan el buen testimonio de los que de corazón sincero, en todos los tiempos, han servido a Dios.

El que juzga a la verdadera iglesia de Jesucristo, la espiritual, la eterna, la gloriosa, única y perfecta, por la imagen que a manera de pobre remedo presentan las miles de organizaciones religiosas que reclaman ser cristianas, está peligrosamente expuesto a sentirse defraudado y tentado a caer en la decepción que lleva a la falta de esperanza, fe y salvación.

A pesar de lo imperfecto de las religiones cristianas, ¡Cómo resplandece la salvación y vida abundante que Cristo ofrece, frente a las pobres alternativas que ofrecen las no menos que ridículas filosofías, idolatría y fábulas de las otras creencias del mundo!
El 31 de octubre, el cristianismo celebra el día de la Reforma Protestante, en memoria del día en que el monje Martín Lutero (1517), clavó en la puerta de la iglesia de Witenberg, Alemania, sus 95 tesis o declaraciones de inconformidad con lo que estaba enseñando y practicando la religión oficial de su tiempo.

Esto sucedió en la época del Renacimiento, tras el oscurantismo de la llamada Edad Media, y junto con el surgimiento de la gran pléyade de notables escultores, poetas, pintores, escritores y artistas cuyas obras siguen siendo hasta ahora, un reto difícil de superar.

La trascendencia de la Reforma, no se puede exagerar, y por ello las revistas Time y Life, la colocan como el tercero de los 100 eventos más importantes de la historia de los últimos mil años.

El materialismo que en nada se parecía a la sencillez, humildad, y espiritualidad que Cristo predicó, infiltró a la religión, y ya no se predicaban las grandes doctrinas fundamentales del cristianismo, como son la salvación exclusivamente por gracia, la autoridad infalible y final de la Biblia en asuntos de fe y doctrina, ni que sólo había cielo e infierno.

Si bien muchas fueron las principales causas del movimiento de reforma de ese tiempo, eso no quiere decir que actualmente no haya religiones que se dicen cristianas y que de una u otra forma, siguen cayendo en similares apostasías (apartarse de la sana doctrina bíblica) y herejías (decir que Dios miente en algo que específicamente dejó por escrito en la Biblia).

La Biblia recomienda que todo se haga siempre decentemente y con orden, y que al cambiar algo bueno, estemos seguros que siempre es por algo mejor, y no a la inversa. Así, sólo debemos incorporar formas de culto, alabanza, o adoración, que estamos convencidos que serán de mayor edificación para nuestra familia de la fe.

Jesucristo dijo: ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgara al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiera en lo profundo del mar. (Mt 18:6,8)

Amados hermanos: Teniendo nosotros pues este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayemos. Antes bien renunciemos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la Palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad, recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como siervos suyos, por amor de Jesús.

Así que, amados, teniendo tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. Que Dios nos conceda siempre, decir con Pablo: “A nadie hemos dañado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos defraudado (2ª Co 4:1-5 y 7:1,2).
Amén. Así sea

drernestocontreras@hotmail.com

Del escritorio del director

cuadro aniv 83

Un saludo fraternal en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Doy gracias muy especiales a Él en este mes, por la bendición de llegar al tercer año de labores en este medio de comunicación, celebrarlo con 74 números publicados y cumplir a la vez, el director, 75 años de vida feliz en Cristo.

Además de publicar el siguiente repaso histórico quiero también agradecer al pueblo llamado metodista y al que no lo es, pero que nos ha visto/leído en alguna ocasión, porque gracias a ello sentimos que la iglesia mexicana está cumpliendo el ministerio de la comunicación no solo en México sino en todo el mundo. De alguna manera nuestra iglesia, por este medio, está yendo al mundo a predicar el Evangelio a toda criatura… Ayúdenos a colaborar en ese ministerio: si usted manda una invitación a todos los correos que contiene la memoria de su computadora, para que conozcan esta página web, estaremos sembrando, juntos, la Palabra, en el Nombre de Dios.

Ahora, me gustaría que conocieran algo más de la vida interesante del órgano oficial de la Iglesia Metodista de México y los antecedentes de su nombre:

Un repaso a la historia del periódico

El Evangelista Mexicano

18032012767Este 14 de Octubre celebramos el aniversario número 83 del órgano oficial de comunicación de la Iglesia Metodista de México, ya que este día, en 1930, el pastor, Rev. Vicente Mendoza Polanco, director nombrado por la Conferencia General, publicaba el primer número poniendo ese esfuerzo periodístico metodista en las manos de Dios.

El metodismo misionero en México ya había tenido una gran experiencia editorial desde el año 1877, con la publicación de los periódicos El Abogado Cristiano, El Abogado Cristiano Ilustrado y El Mundo Cristiano, hasta 1930, época misionera de la iglesia metodista en México.

WP_20130627_079

WP_20130627_005WP_20130627_002Sin embargo El Evangelista Mexicano ya tenía también una larga historia que vale la pena conocer.

El primer número apareció el día primero de Enero de 1879, fundado en la Ciudad de México, por el misionero, Rev. William Patterson, su director, como un periódico evangélico independiente, impreso en una imprenta ubicada en la Calle de San Diego número 6, cerca de la Alameda. Esta viene siendo la primera época de nuestro periódico.

La segunda época del periódico abarca los años de 1888 a 1896 en que fue adoptado con el mismo nombre como órgano oficial de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur. Se publicaba en la Ciudad de México, en cuatro páginas, que aparecían mensual y después semanalmente. En los años 1893 a 1896 se publicó en Nashville, Tenn. E.U. en forma quincenal.

Estas dos primeras épocas suman cuando menos quince años, que hay que agregar a los actuales 83

WP_20130627_020La tercera época inicia como lo expusimos al principio en octubre de 1930 al fusionarse los dos metodismos misioneros estadounidenses en Iglesia Metodista de México, ahora Asociación Religiosa, como su órgano oficial de comunicación. Esta ha sido la etapa más larga del periódico que como también ya dijimos abarca 83 años.

WP_20130625_015Ha habido tiempos de interrupción de su publicación periódica; ha habido cambios de nombre: en 1979 se llamó PRESENCIA; en 1986 se llamó PRESENCIA METODISTA. En WP_20130627_0381990 la Conferencia General tomó el acuerdo de retomar el nombre original de EL EVANGELISTA MEXICANO al órgano oficial de comunicación; y en 2010 se hizo un cambio trascendente: de periódico impreso pasó a periódico digital; apareciendo desde esa fecha de manera quincenal en internet, los días 14 y 29, en la página web: www.evangelistamexicano.wordpress.comdonde, en tres años de publicación ha acumulado al día de hoy, 73 números publicados, más de 4,000 páginas editadas, 130 mil lectores y ha sido visto/leído en más de cincuenta países.

 

Directores del  periódico El Evangelista Mexicano

 en su tercera época 1930 – 2013

(como “Presencia”, 8 años, y “Presencia Metodista”, 4 años)

1.-       Vicente Mendoza Polanco

2.-       José T. Ramírez

3.-       Sixto Ávila

4.-       Ernesto M. Villasana

5.-       Rolando Zapata Olivares

6.-       Jorge Castillo Ruiz

7.-       Ignacio B. González

8.-       Moisés Hinostrosa

9.-       Ricardo Zepeda Barrera

10.-     Manuel Castañeda Flores

11.-     Ernesto Villasana R.

12.-     Oscar G. Baqueiro

13.-     David Jorge Gutiérrez Zaragoza

14.-     Manuel V. Flores

15.-     Abner Alaniz

16.-     Luis Rubluo Islas

17.-     José Donato Rodríguez Romero

Más 4 comisiones editoras (1952, 1964 y 1969, 1990)

Los seis directores con más tiempo en el cargo:

Pbro. Vicente Mendoza Polanco, 16 años                  (†)

Pbro. Oscar G. Baqueiro, 16 años

Pbro. Manuel V. Flores, 5 años                                     (†)

Pbro. Ignacio B. González, 4 años                                (†)

Pbro. Ricardo Zepeda Barrera, 4 años.                        (†)

Laico José Donato Rodríguez Romero, 4 años

Un reporte estadístico de wordpress.com

 cabeza2

EL EVANGELISTA MEXICANO

 

http://www.evangelistamexicano.wordpress.com

Secciones y números de periódico (Posts) más vistos en todo días,

al día 09 de octubre de 2013 (Totales de más de 500 personas)

Todo el Tiempo, desde que inició este servicio en la página de WordPress.com (dos años aproximadamente)

Título                                                                                   Visitas

Página de inicio / Archivos           More stats                  20.633

Editorial         More stats                                                    13.201

Núm. 12, 29 de Marzo, 2011         More stats                 10.311

Núm. 18, 29 de Junio, 2011         More stats                 5.932

Núm. 22, 29 de Agosto, 2011       More stats                 4.763

Núm. 32, 14 de Enero, 2012         More stats                 3.770

Núm. 35, 29 de Febrero, 2012      More stats                 3.231

Núm. 33, 29 de Enero, 2012         More stats                 3.213

Núm. 16, 29 de Mayo, 2011          More stats                 3.003

Núm. 8, 29 de Enero, 2011           More stats                 2.602

Núm. 10, 27 de Febrero, 2011      More stats                 2.547

Núm. 30, Especial de Navidad,

25 de Diciembre, 2011 y 12          More stats                 2.305

Núm 4, 29 de noviembre, 2010    More stats                 2.217

Núm. 23, 14 de Septiembre, 2011           More stats     2.214

Núm. 1, 14 de octubre de 2010    More stats                 2.082

Núm. 7, 13 de Enero, 2011           More stats                 1.894

Num. 39, 29 de Abril, 2012           More stats                 1.857

Núm. 20, 29 de Julio, 2011           More stats                 1.852

Núm. 14, 29 de Abril, 2011           More stats                 1.675

Núm. 15, 14 de Mayo, 2011          More stats                 1.626

Núm. 6, 29 de Diciembre, 2010    More stats                 1.605

Núm. 25, 14 de Octubre, 2011     More stats                 1.562

Núm. 29, 14 de Diciembre, 2011 More stats                 1.487

Núm. 3, 14 de Noviembre, 2010  More stats                 1.453

Núm. 21, 14 de Agosto, 2011       More stats                 1.426

Núm. 17, 14 de Junio, 2011         More stats                 1.408

Núm. 31, 29 de Diciembre, 2011 More stats                 1.228

Núm. 5, 14 de Diciembre, 2010    More stats                 1.177

Núm. 13, 14 de Abril, 2011           More stats                 1.042

Num.37, 29 de Marzo, 2012          More stats                 988

CASE More stats                                                                884

Núm. 41, 29 de Mayo, 2012          More stats                 833

Núm. 19, 14 de Julio, 2011           More stats                 811

Núm. 44, 14 de Julio, 2012           More stats                 809

Núm. 24, 29 Septiembre, 2011     More stats                 762

Núm. 34, 14 de Febrero, 2012      More stats                 753

Num.38, 14 deAbril, 2012  More stats                             656

Núm. 9, 14 de Febrero, 2011        More stats                 636

Num. 40, 14 de Mayo, 2012          More stats                 620

Núm. 26, 29 de Octubre, 2011     More stats                 539

Núm. 47, 29 de Agosto, 2012       More stats                 537

Num. 45, 29 de Julio, 2012           More stats                 522

Artículos 

Lemuel B. Newberry

Oscar G. Baqueiro

Lemuel B. Newberry
Lemuel B. Newberry

La persona de este nombre vivió entre 1880 y l960. Norteamericano de nacimiento vino a México en 1906 como misionero metodista. Su nombramiento lo ubicó en la ciudad de Chihuahua. Llegó casado y al año siguiente nació su único hijo Tomás, en Torreón, Coah., pues Lemuel  supervisaba la construcción del templo de San Pablo que en esa ciudad lagunera se construyó.

La YMCA (asociación deportiva evangélica) se establece por esos años en Chihuahua en predio adjunto a la casa de la familia Newberry y al presente continúa dando servicio, aunque el domicilio de la familia Newberry ya no está allí.

Hacia los años 30, cuando el metodismo mexicano se constituye en iglesia nacional, el Sr. Newberry  había deja do su calidad de misionero y establecido como empresario en la misma capital chihuahuense con una imprenta a la que nombra Palmore, por conexión con el colegio y el hospital  que los metodistas tienen en esa ciudad, como instituciones de servicio social hasta el presente. La imprenta se ubicó cerca del templo de La Trinidad y fue modelo ante las autoridades hacendarias por la limpieza de sus libros contables.

art.ogb.chihua

En esa imprenta se editaron “El Evangelista Mexicano” órgano oficial de la naciente IMM y actas de las conferencias anuales desde los años inmediato anteriores y posteriores, como también allí surge “La Antorcha Misionera”, publicación de las mujeres evangélicas unidas en un  grupo interdenominacional. El Evangelista y la Antorcha siguen publicándose al presente, aunque no allí. Las actas conferenciales ya no se imprimen ahora.

Don Lemuel, su esposa y su hijo Tomás participaron muy fuerte en la Iglesia de La Trinidad, cuyo hermoso templo es emblemático en la ciudad de Chihuahua. Al casarse Tomás, Frances, su esposa, se agrega  al equipo como organista en el templo. De ese matrimonio nacen después Linda y Kent.

Frisando los 80 años fallece D. Lemuel. Su hijo Tomás queda al frente del negocio y cuando él  falta lo hizo Kent. Para entonces ya se llamaba Imprenta Newberry como se le conoce en la ciudad todavía, pero su estructura  es diferente y no permanece totalmente en esa familia.

Hemos querido dejar esta constancia para información general  y en amoroso recuerdo de D. Lemuel  y su distinguida familia no solo a nivel iglesia, sino de la misma historia de la capital del Estado de Chihuahua.

Hungría

Oscar G. Baqueiro

art.ogb.hungary

Es un país de Europa central que tiene al presente menos de cien mil metros cuadrados y  poco más de diez millones habitantes. Es vecino de Austria, Rumanía, Ucrania y Eslovaquia. Su nombre antiguo fue Panonia y su nombre actual se conecta con los hunos, cuyo famoso rey Atila es considerado allí “héroe nacional”.

art.ogb.bandera hungriaDetrás de estos pocos datos hay una historia peculiar: sus habitantes son magiares, etnia de origen asiático, con un idioma único que no tiene nexos con el alemán, rumano y eslavo de los países circundantes. Los magiares se integraron al  credo  de la Iglesia de Roma por el año mil de esta era por el esfuerzo de Esteban, su rey. Ahora santo patrono y al que está dedicada la majestuosa catedral vienesa. En el siglo XV ellos detuvieron ellos la penetración musulmana a Europa en su propio territorio.

Su geografía ha sufrido incontables alteraciones a causa de las guerras ajenas que pasaron por allí y por los conflictos propios de ellos mismos, pero su identidad ha podido permanecer a pesar de todo eso. Sus sistemas políticos han variado por los contextos políticos e históricos, pero ahora es una república, de corte británico.

art,ogb,franz lisztOtra auténtica gloria de los húngaros es Franz Liszt,  pianista cumbre (1811-86), nacido en la aldea de Raiding y muerto en la ciudad alemana de Bayreuth, santuario wagneriano, a tres años de distancia de la muerte de Wagner. El pianista de las manos largas se hizo franciscano en 1858 hasta el resto de sus días.

art.ogb.juan hussHungría recibe colonos alemanes y de otros europeos que crean un área de influencia y le llegan aires reformistas desde el siglo XV con el checo Juan Huss. Además, sin universidades entonces, su juventud emigra a Alemania para estudiar, entre ellos destaca Matías Devay, quien estudia en Wittemberg y se relaciona con Lutero, alojándose en el hogar del reformador alemán.

Al regreso de Devay, en 1524, empieza a predicar con fervor la justificación por la fe, que es punto cardinal de Lutero y tiene gran éxito. A él se la llamará el Lutero húngaro. Para l550 el 60 % de los 2 millones de húngaros se han pasado a la fe reformada.

Para el interés metodista se dan los datos siguientes de nuestra modesta presencia:

En áreas entonces  de Austria, a principios del siglo XX, gente de habla alemana escribe al pastor de Viena  pidiendo se les visite, lo cual se cumple en el poblado de Srbroban de 15000 habitantes y se predica en alemán. En 1904 ya se hace en húngaro y al año siguiente en Budapest, la capital.

Al  presente el grupo de habla alemana ha desaparecido, la feligresía es de 2000 personas atendidas por 10 pastores, 2 de los cuales son mujeres, organizados hoy por hoy como Conferencia Anual Provisional de Hungría con sede episcopal y dentro la Conferencia  Anual de Europa Central y del Sur.

Debate en La 2 de TVE

 

Lutero y el regreso a las raíces

del evangelio, en TVE

 art.lutero--tve-T-BwULsl

 

Captura de pantalla de un momento del programa (Mario Escobar a la izquierda e Ignasi Fernández a la derecha) / La2, TVE

 

“Aunque a menudo se le presenta como alguien en contra de la Iglesia Católica”, dice Mario Escobar, “Lutero fue un hombre que estuvo sobre todo a favor de dar una buena noticia: no había nada que pagar para obtener la salvación del alma”.

 

11 DE JUNIO DE 2013, MADRID.- En la mañana del martes el programa de actualidad  ‘Para Todos La 2’  dedicó sus primeros minutos a presentar un debate sobre la figura histórica de Lutero, en el que participaron el historiador y escritor evangélico Mario Escobar, junto a Ignasi Fernández, profesor de Historia Moderna de la Facultad Autónoma de Barcelona.

En la conversación, ambos contertulios fueron explicando la situación social y política en la que se desarrolló la Reforma, centrándose en la figura de Martín Lutero, el monje agustino considerado el iniciador del movimiento en el siglo XVI.

No en vano se celebra cada 31 de octubre el día de la Reforma, ya que fue ese día cuando Lutero clavó las 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittemberg, denunciando la práctica de la Iglesia Católica de la venta de indulgencias para conseguir el perdón de pecados.

Una Iglesia Católica en la que su jerarquía se había amoldado a las formas feudales, “alejándose mucho de las enseñanzas primitivas de Jesús de Nazaret”, decía Mario Escobar. “El lujo, la avaricia y la política habían sustituido al mensaje de esperanza y consuelo” característico de Jesús.

Ignasi Fernández concuerda con este retrato de una institución “con luces y sombras”. “Había una implicación muy grande de las altas jerarquías en asuntos políticos, y por tanto los abades, obispos y el Papa eran más vistos como señores feudales que como autoridades espirituales”, explicaba el profesor de la UAB, que recordó que la reforma de Lutero “no nace de la nada”, sino que ya desde el siglo XV “se producen llamadas desde varios grupos y teólogos a una reforma” de la iglesia. Pero estas llamadas de atención “no encontraron una respuesta práctica más que iniciativas muy limitadas”.

LAS INDULGENCIAS

 Según ambos historiadores la práctica de las indulgencias había derivado a una “compraventa” de la salvación del alma, “el asunto más importante en la sociedad del siglo XVI”, explica Fernández.

Las indulgencias eran vendidas por la Iglesia Católica que en aquellos momentos afrontaba grandiosas reformas arquitectónicas en el Vaticano. De hecho Lutero visita Roma y se sorprende al ver esta práctica, pero cuando se rebela contra ella es cuando la venta de indulgencias llega a su ciudad, a Wittemberg. “Ve que a la gente pobre que casi no tiene nada se le venden estas indulgencias, algo que no servía”, dice Escobar.

Pero Lutero se oponía, sobre todo, porque había descubierto en la Biblia algo que cambiaría su vida.

EL REGALO DE LA SALVACIÓN

El teólogo alemán de Wittemberg fue una persona preocupada por la culpa, por querer llegar a obtener la salvación ante Dios. Para él fue tremendo descubrir el concepto de la fe que salva. “Descubre que la salvación es gratuita, que es por gracia, que no se debe comprar ni comerciar”, dice Escobar.

El estudio de diferentes pasajes de la Escritura llevó a Martín Lutero a encontrar la paz que tanto buscaba. Porque entiende que “la justicia no se puede ganar por méritos propios porque Cristo hizo ese sacrificio en la cruz por ti y tienes acceso a la salvación directamente. Eso le revoluciona la vida”.

Por eso, Escobar considera a Lutero no sólo un hombre que se opone a los abusos de la Iglesia Católica, sino sobre todo “un hombre a favor de dar una buena noticia a esa sociedad que está tan obsesionada con la salvación y que no la alcanza”.

Ignasi Fernández concuerda con que Lutero choca contra la doctrina de las indulgencias y contra cualquier otra obra que se quiera hacer para obtener la salvación, “porque ve que la salvación del alma no depende de una obra que uno haga, sino sólo de la fe en Jesucristo. A partir de ahí se conforma un alejamiento bastante rápido de la Iglesia Católica que finalmente dará lugar a otra confesión”.

LA TRADUCCIÓN DE LA BIBLIA

 Un punto clave en la extensión de las ideas de Lutero será la imprenta, que ayudó a difundir sus escritos y discursos por toda Europa. Pero además, Lutero tradujo la Biblia al alemán popular. Lo hace porque quiere que la gente pueda acercarse por sí misma a los textos, que entonces no se encontraban más que en un latín que pocos entendían.

Mario Escobar explica que Lutero entiende “que pueden matar a un Lutero, pero no pueden matar a un millón. El piensa que si la gente puede ver la verdad por sus propios medios, en su lengua natural, llegarán a entender esta verdad que él entendió”. Por eso se esfuerza no sólo en traducir, sino en usar un lenguaje muy popular, “aun yendo casi de incógnito a los mercados para escuchar las expresiones coloquiales de la gente”.

El historiador evangélico apunta que la Reforma además trajo un avance importante al popularizar la alfabetización, ya que invita a cada creyente a leer por sí mismo las Escrituras.

RUPTURA CON LA IGLESIA CATÓLICA

Las consecuencias de la acción de Lutero tienen su eco hasta hoy. Pero Lutero no pretendía romper la Iglesia Católica, en opinión de ambos expertos. “Lutero tenía la idea de reformar excesos, pero también la doctrina. El veía que el problema (en la Iglesia Católica) era la doctrina basada en la escolástica, en Aristóteles, una teología que llevaba a una enseñanza de la fe que estaba en contra de lo que él creía. Cambiar la teología es lo que muchos no quisieron cambiar”.

Ignasi Fernández considera que Lutero quería que la Iglesia volviese “a una forma más evangélica, más apostólica, de retorno a los orígenes”. Pero la Iglesia Católica no reaccionó a tiempo, “no hubo una percepción clara del desafío que planteaba a la Iglesia Católica. Y cuando la Iglesia reacciona intentando plantar terrenos de entendimiento, no hubo voluntad de llegar a un acuerdo. Así se llegó a la división”.

Editado por: Protestante Digital 2013

Tito Corradino

Nace el Protestantismo

art.prot

El 31 de octubre se conmemora el movimiento de la Reforma del siglo XVI.   En ese momento el monje agustino Martín Lutero, protagonista del acontecimiento, no tenía la menor idea de lo que sucedería después.

Su acción fue la de colocar en el atrio de la Iglesia de Todos los Santos en la ciudad de Wittemberg una invitación a sus colegas clérigos para considerar el problema de las indulgencias. El título completo del documento conocido como el de las 95 Tesis decía así: “Una disputa sobre el poder y eficacia de las indulgencias”.

Como preámbulo a esas 95 propuestas expresaba: “Por amor a la verdad y con el deseo de sacarla a luz, se discutirán en Wittemberg las siguientes proposiciones, bajo la presidencia del reverendo Padre Martín Lutero, Maestro en Artes y Sagrada Teología y profesor ordinario de las mismas en este lugar. Por consiguiente, ruega a todos aquellos que no puedan estar presentes y discutir oralmente con nosotros, quieran hacerlo por carta”.

 Dia-Reforma[1]Estas tesis no estaban destinadas a otro público que el de la Universidad. Lutero escogió ese día, víspera de la celebración de Todos los Santos, porque al día siguiente acudía mucha gente, pero especialmente clérigos, debido a que  en esa fecha se exhibían a la “adoración” pública las reliquias que aseguraban a sus adoradores largos años de indulgencias.

Para tener una idea de esas reliquias debemos decir que comprendía no menos de 5005 objetos sagrados, incluso un trozo de la corona de espinas y un poco de leche de la Virgen Madre (¡!) La adoración de estas reliquias aseguraba indulgencias por más de medio millón de años.

Lutero ya había sido impresionado por la afirmación del profeta Habacuc  de que “el justo vivirá por la fe”, corroborada ampliamente por las reflexiones del apóstol Pablo en sus cartas a los Romanos y a los Gálatas.

La gota que colmó el vaso fue una indulgencia promulgada por el Papa León X, cuya venta estaba destinada a la recaudación de fondos para la construcción de la actual Basílica de San Pedro en el Vaticano. Pocas veces se ha mostrado cuál era su texto. Aquí va pues el mismo:

“Que nuestro Señor Jesucristo te tenga misericordia y te absuelva por los méritos de su Santa Pasión. 

Y yo, en virtud de la autoridad de Él y de los benditos apóstoles Pedro y Pablo y también de los Santos Papas, concedida y encomendada a mí en estos países, te absuelvo de toda censura eclesiástica, de cualquier modo que la hayas incurrido, así como también de todos tus pecados, transgresiones y excesos por enormes que sean; y aun de aquellos que son reservados para el conocimiento y determinación de la Santa Sede, hasta donde alcanzan las llaves que la Santa Iglesia posee.

Yo te libro de todo castigo que puedas merecer en el Purgatorio y te rehabilito en los Santos Sacramentos y en la unión de los fieles, y en aquella inocencia y pureza que poseías en el bautismo, de modo que cuando mueras, las puertas del castigo te serán  cerradas y abiertas las del Paraíso de alegría para darte entrada.

Si acaso no te mueres por de pronto, esta gracia permanecerá en plena fuerza hasta cuando estuvieres para expirar.

 En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

Contrariamente a lo que Lutero esperaba, para gran sorpresa suya, (sus tesis) circularon por toda Alemania con una rapidez asombrosa. Se hicieron ediciones en latín y en alemán. Al leerlas tal vez nos asombremos que tuvieran esa consecuencia porque no son un llamado convocando a la Reforma o a una subversión contra la Iglesia de Roma.

Lutero en ese momento era un devoto hijo de la Iglesia y siervo del Papa. Las tesis no pretendían ser un examen de la teología romanista, sino que estaban dirigidas a lo que consideraba abusos que habían surgido alrededor de doctrinas que tenían que ver con el sacramento de la penitencia.

Veamos algunas de ellas:

“5. El Papa no entiende remitir, ni puede remitir otras penas que las que él mismo ha impuesto, ya sea por su propia autoridad o la de los cánones”

“7. Dios no remite la culpa a aquellos que no se someten humildemente al sacerdote”.

“8. Los cánones penitenciales solo pueden aplicarse a los vivos, no a los muertos”-

Insistía sobre los abusos perpetrados por los vendedores de las indulgencias.

“27. Ellos predican que tan pronto como la moneda suena en el fondo de la alcancía, el alma sale del Purgatorio”.

“28. Lo que sucede cuando suena la moneda es que aumentan la ganancia y la avaricia, pero el resultado de  la intercesión de la Iglesia está en el poder de Dios solamente”.

“50. Se debe enseñar a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, quisiera más bien que la Iglesia de San Pedro se redujera a cenizas que no que fuera construida  con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas”.

“81. Esta desenfrenada predicación de indulgencias hace que sea difícil, aun para los hombres preparados rescatar la reverencia debida al Papa, de las calumnias o aun de las atrevidas preguntas de los laicos”.

 “82. Por ejemplo:  ¿Por qué el Papa no vacía el Purgatorio por puro amor santo y por la espantosa necesidad de las  almas que allí están, si redime a un número infinito de almas por el miserable dinero que necesita para construir una Iglesia?”

Es interesante acotar que en las 95 tesis no aparece ni una sola vez la palabra “fe”, que posteriormente se convirtiera en la bandera de la Reforma. Todavía aquí Lutero admite la virtud de las indulgencias dentro de ciertos límites, como en las tesis 5 y 7 que hemos transcripto.

El asunto de la rapidez de su promulgación, tiene también un ingrediente político, ya que los príncipes y señores que poseían los distintos estados que posteriormente constituirían la Alemania,  vieron un camino para lograr una independencia de la sumisión que debían a la Iglesia de Roma. Aunque no lo sintiera así Lutero, podemos interpretar, a la distancia, que las 95 tesis, inocentemente, fueron un primer grito a la libertad de conciencia dentro de la Iglesia Cristiana.

Un segundo documento, que también se conoce poco, es el que se refiere al comienzo de ser llamados “protestantes” los seguidores de Lutero.

En el año 1526 se reúne en la ciudad de Espira, en Alemania, una Dieta (asamblea de los príncipes presidida por el emperador) presidida en este caso por Fernando de Ausburgo, hermano del emperador Carlos V. En la misma se resolvió reconocer a cada príncipe, a título provisorio, ciertas libertades religiosas referentes a practicar o no, las nuevas ideas profesadas por el movimiento reformista.

En el año 1529 se reúne en la misma ciudad de Espira una nueva Dieta, esta vez presidida por el emperador Carlos V. En ella se decidió anular las disposiciones de la anterior y exigir que todo el mundo se sometiera a la religión católico romana. Ante esto los príncipes favorables a Lutero y a la Reforma, rechazan esa sumisión a Roma formulando una solemne protesta, que dice así.

“Nosotros protestamos delante de Dios, nuestro único Creador, Conservador, Redentor y Salvador, y que un día será nuestro juez, lo mismo que delante de todos los hombres y criaturas, que nosotros ni los nuestros, ni aceptamos ni adherimos de manera alguna el decreto propuesto en todo lo que el mismo es contrario a Dios, a su santa Palabra, a nuestra buena conciencia…”

Y fueron llamados “protestantes” todos los príncipes que firmaron ese documento. De allí en más el término “protestantes” fue aplicado a todos los simpatizantes de la Reforma.

Una última consideración es sobre la palabra “protestante”. Normalmente se le da una connotación negativa, “ir en contra de”, ser un “contra”. En latín, como los príncipes escriben su protesta, la palabra “protestare” es “afirmar a favor de”, “testificar en pro de”. No temamos pues en calificarnos de “protestantes”. Es una hermosa palabra con la cual estamos testificando, dando testimonio de nuestra fe.

Andar en humildad,

rehusar el ídolo del poder

 art.andar en humil

El compromiso de Ciudad del Cabo 2010 (28)

 

Vivimos en un mundo que adora el poder y que está envuelto en continuas luchas por el poder en todos los ámbitos y, por desgracia, también… ¡en la iglesia!

 

04 DE OCTUBRE DE 2013

No podía faltar en el manifiesto de Ciudad del Cabo una referencia a la humildad y un llamamiento a volver a la integridad y sencillez del mensaje bíblico, para todos los creyentes de forma general, pero especialmente para los que estamos con una mayor dedicación al ministerio.

Sin duda, el ámbito de aplicación más importante es en la familia.

CONCEPTO DEL PODER EN EL MUNDO

 “En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia” (Efesios 2:1-2 NVI)

Vivimos en un mundo que adora el poder y que está envuelto en continuas luchas por el poder en todos los ámbitos: la política, la familia, la escuela, el trabajo y, por desgracia, también… ¡en la iglesia!.El poder es potestad, preponderancia, dominio, mando, privilegio, pero ante todo es superioridad, y frecuentemente el poder es una conspiración contra el débil.

En una sociedad de consumo como en la que vivimos (a pesar de la crisis) el dinero equivale a poder y ambos elementos se dan la mano, manifestando su apetito insaciable, pues cuanto más se tiene más se quiere. El resultado final lo vemos con asiduidad en la sociedad española, donde estamos siendo testigos de la gran cantidad de “poderosos” que pasan por los juzgados a causa de ese voracidad: periodistas, políticos, empresarios, miembros de la realeza… no se conformaron con su gran influencia e ingente fortuna, en algunos de los casos, sino que buscaron acumular más proyección, más dinero, más poder.

Ahora bien, actualmente en la sociedad occidental en la que vivimos observamos que el poder ha cambiado de estilo, pues al ser una sociedad posmodernista y globalizada, el poder no se desarrolla tanto de forma jerárquica sino más bien horizontal, y aunque esto pudiera parecernos positivo en un primer momento, nos damos cuenta que son estrategias de cambio para seguir haciendo lo mismo, pues ahora el poder consigue sus objetivos a través de mecanismos manipulativos y coercitivos.

Sin embargo, aun cuando el río caudaloso del pensamiento único de este tiempo, nos intenta arrastrar a los cristianos hacia la participación y relación con este tipo de poder, nos damos cuenta como creyentes que hay algo sustancialmente malo en lo que se está haciendo. Al leer las Escrituras guiados por el Espíritu Santo, tomamos conciencia de la existencia de otra manera de relacionarnos con nuestros semejantes en el mundo, y es precisamente la que eligió nuestro Señor Jesucristo, quien decidió despojarse a sí mismo del poder ( kenosis ) y escogió ganarnos desde una posición de debilidad, sobre la cruz.

PERO ENTRE VOSOTROS NO SERÁ ASÍ…

 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:5-8)

Para el creyente hay otro modelo, otra opción de vida diferente a la que ofrece este “cosmos” (mundo) con sus sistemas de valores y de creencias, y por supuesto nuestro paradigma es Jesús, el cuál manifestó humildad en un contexto de lucha de poderes. Por una parte el poder político, representado por el imperio romano y el rey Herodes, y por otra el poder religioso, precisamente con el que Jesús fue más beligerante, representado por los fariseos y el sanedrín, entre otros. Incluso sus propios discípulos contendieron por posiciones de influencia:

 “Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve” (Lucas 22: 24-26)

Miguel de Unamuno dijo: “Quiero vivir y morir en el ejército de los humildes, uniendo mis oraciones a las suyas, con la santa libertad del obediente”. Está claro que el insigne profesor no define con este pensamiento al español medio, donde el orgullo y el individualismo están fuertemente arraigados y son características comunes del perfil español. El creyente no tiene que conformarse con la manera de pensar de este mundo (Romanos 12:2) y debe seguir desarrollando una lucha “contracorriente” para plasmar el estilo de vida evangélico.

Tenemos a nuestro alrededor una gran multitud de testigos que están esperando la manifestación de una Iglesia que marque diferencias y distancias con las formas de este mundo y sepa establecer la humildad como valor básico en las relaciones con el prójimo, especialmente en los que somos llamados “ministros del evangelio”.

EL SOMETIMIENTO MUTUO

 “Someteos unos a otros en el temor de Dios” (Efesios 5:21) 

Si el sometimiento mutuo es un principio bíblico fundamental, ¿por qué nos cuesta tanto su aceptación y cumplimiento? Primero porque es antagónico a nuestra carne, al pecado que habita en nosotros, pero en segundo lugar porque nuestra nutrición mental diaria, incesante y continua se fundamenta en la manera de vivir de este mundo (Efesios 4:22). Pero los cristianos necesitamos someter nuestra carne al espíritu, renovarnos en el espíritu de nuestra mente (Efesios 4:23). La versión Nueva Traducción Viviente lo expresa así: “En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes”. Por eso la única manera de vivir sometidos es con una acción plena, permanente y continua del Espíritu Santo (5:18) Mi conclusión es que la falta de sometimiento mutuo es una característica de la falta de presencia espiritual en el creyente y la insuficiente revelación de Cristo en su vida. Entenderemos entonces como las muchas divisiones que se gestan en el seno de las congregaciones no son sino pensamientos carnales disfrazados de espiritualidad.

La cuestión que debemos plantear es ¿cuál es la motivación del corazón?, el para qué o para quién hacemos lo que hacemos y, para ello, tenemos que ser muy honestos y sinceros con nosotros mismos. ¿Hacemos lo que hacemos para exaltarnos a nosotros o para glorificar a Dios y honrar a otros?. Si la premisa en la que nos movemos es ésta última, solo se puede desarrollar a través de la humildad, cuestión muy complicada en un contexto social donde se alimenta el ego hasta el hartazgo.

Pablo define muy bien cómo se consigue la humildad:  “Nada hagáis por rivalidad o por vanidad; antes bien, con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Filipense 2:3)

EL PODER DENTRO DE LA IGLESIA

 “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión” (Romanos 12:15-16)

De forma periódica nos enteramos de iglesias que se han dividido, de conflictos internos entre el liderazgo que trasciende, incluso, a la opinión pública. Todo esto manifiesta ciertas “luchas de poder” y de influencia dentro de las iglesias. No somos ajenos a muchos de los problemas habituales del resto de la sociedad. El orgullo y la autosuficiencia son elementos que estarán luchando permanentemente por hacerse un hueco en nuestras vidas, por lo que tenemos que integrar en nosotros elementos que anulen sus efectos o al menos los minimicen; por ejemplo, si el orgullo promueve la independencia, el ministro cristiano debe promover la cultura de “dar cuentas”, el tener que someterse de forma efectiva a alguien de forma periódica. Observo con cierta frecuencia como pastores enseñan la sujeción, pero ellos no se sujetan a nadie, transmiten lo contrario de lo que enseñan y se convierten en modelos inadecuados.

Valoro muy positivamente el fortalecimiento de fraternidades de ministros, tanto locales y provinciales como las de ámbito nacional, igualmente es muy alentador el fortalecimiento de los Consejos Evangélicos Autonómicos. Lugares de encuentro y de relación ministerial que deben ser una prioridad en nuestras agendas, pues la responsabilidad ante otros “iguales” nos ayuda a mantenernos en los parámetros adecuados de humildad y corresponsabilidad.

Hasta ahora las iglesias en España han sido pequeñas, por lo que los ministerios que la representaban tenían poca influencia social, añadiendo a esto la escasez de recursos económicos. En este contexto, digamos que la humildad es más fácil, pues casi no quedan muchas más opciones.

Pero en la medida que se va dando el crecimiento en las congregaciones y adquirimos una mayor presencia social, cuando tenemos delante de nosotros a cientos o miles de personas, cuando se manejan presupuestos de muchos miles de euros, cuando tenemos acceso a medios de comunicación masivos, entonces es cuando las verdaderas intenciones del corazón se manifiestan con claridad. Es bien conocido el dicho que dice que el diablo si no te puede retener… ¡entonces te empuja!. El crecimiento produce mayor influencia y por lo tanto mayor poder, que puede provocar un cambio de prioridades en el ministro y en lugar de usar esa influencia para ayudar a otros, se puede usar en beneficio propio. Es triste ver el énfasis, en algunos ministerios, de promover personalismos incesantemente a través de sus fotografías o de la autopromoción. Nos olvidamos que Dios es celoso de Su gloria y Él es el único que debe recibirla.

 “Revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes” (1 Pedro 5:5)

LA RELACIÓN DE SUJECIÓN EN LA FAMILIA

 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos,

sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:1-4)

Nos encontramos cada vez más en la sociedad española con datos escalofriantes, como el aumento de padres que tienen que denunciar a sus hijos por maltrato, cifra que va en aumento cada año; en el año 2.007 fueron 2.683, pero en el año 2.010 se incrementó a ¡8.000! Además tenemos unas 400.000 mujeres que están siendo maltratadas en nuestro país y unos 300.000 ancianos que sufren algún tipo de maltrato, que en la mayoría de los casos no denuncian por depender emocional o económicamente de su agresor. Son estos datos aterradores que manifiestan una verdadera crisis de valores en la familia y, por lo tanto, en la sociedad española.

Más que nunca la familia cristiana se debe de alzar como modelo y referente de la Gracia de Dios que se manifiesta en hijos que honran a sus padres y a sus mayores, en matrimonios estables que saben formar equipo y no trincheras, en hijos que entienden el significado de obediencia, y en familias que rechazan cualquier tipo de violencia tanto física como verbal. También necesitamos modelos de familias sustentadas por los principios y valores bíblicos, los cuáles nunca pueden ser utilizados ni manipulados para proteger machismos o cualquier forma de violencia.

 “Someteos unos a otros en el temor de Dios” (Efesios 5:21)

El llamado a la humildad, integridad y sencillez del evangelio se hace más necesario que nunca. Nuestra evangelización no se ha de realizar solo a través del mensaje oral, sino de los modelos cristianos que se insertan en la sociedad a través de las familias y de la familia de familias que es la Iglesia. Proveer modelos alternativos a la sociedad provocará deseo de mirar al que lo hace posible, a Jesucristo, nuestro modelo de humildad, el que supo usar adecuadamente Su poder en servicio a los demás. A Él sea la gloria.

Autor: Esteban Muñoz de Morales©Protestante Digital 2013

Evangelizar es un mandato

 Evangelismo Frustrado

Samuel García González

art.el evang frustrado

27 DE SEPTIEMBRE DE 2013

Es un hecho que evangelizar fue uno de los mandatos en los que más enfatizó Jesús. Evangelizar a todos, sin importar la raza, el estatus social o la religión del individuo. Evangelizar, ya que toda persona necesita de Cristo para ser salvo. Por ello, aparte de que es un mandato divino (principal razón por la cual deberíamos hacerlo), deberíamos de ser conscientes de que la gente se va al infierno y que, por amor a ellos, habríamos de hacerlo.

Sin embargo, es un dato verificable que, cuando observamos que nuestro trabajo “no tiene frutos”, caemos en una gran frustración. Vemos como, a pesar de que evangelizamos cada sábado junto con la iglesia local, como individuos en los sitios que estamos, etc. y que lo hacemos con fe y amor, así como dependientes de Dios, nadie acepta a Cristo.

Sin embargo, podemos encontrar varias razones por las cuales no debemos parar nunca de evangelizar.

Como dijimos antes, es un mandato. No importa el resultado, Jesús dijo “Id y predicad el evangelio”.  Si hubiera dicho algo como “Id y predicad el evangelio. Si al intento 100 no se ha arrepentido nadie, no volváis a evangelizar” entonces podríamos excusarnos. Pero no podemos añadir nada a las palabras del Mesías. ¿Es que acaso cuando Él nos mandó no sabía que muchos nos rechazarían? Sólo cree que Dios es tan grande que Él tiene un propósito en todo lo que nos manda.

Además nosotros, seres finitos, desconocemos los corazones de los hombres. Muchas veces, por la apariencia que da alguien pensamos cosas que difieren totalmente de lo que está ocurriendo dentro de Él. Gente que aparentemente nos rechazan tajantemente pero que después, sola en su casa, se pregunta “¿Y si era verdad? ¿Y si Dios existe y me ama tanto como me han dicho?”. Y puedo aseguraros que cualquier persona que oye de Cristo, en alguna vez de su vida, eso que oyó volverá a golpearle.

También podemos hablar de amor al prójimo. Imagina que en toda tu vida le evangelizas a un millón de personas y sólo se convierte una, la número 1.000.000 además. ¿No habrán merecido la pena todas las anteriores veces que has evangelizado por saber que has sido parte de la salvación de un alma? Además, si amas a tu prójimo, no puedes dejarlos sabiendo que tienes el mayor remedio (Jesús) para el mayor mal del ser humano (la muerte eterna). Cristo murió por todos, por la salvación de cada ser humano. Si tú sabes que la gente se va al infierno y no les dices nada, ni les amas ni estás totalmente muerto a ti mismo.

Exposición en Praga

 

Celebran los 400 años

de la Biblia protestante checa

 art.biblia checa

La Biblia de Kralice, la primera traducción bíblica de los originales al checo, es la más importante versión de la Biblia en la historia del país, y es también base del idioma checo.

 

24 DE SEPTIEMBRE DE 2013, PRAGA

Este año se conmemora el 400 aniversario de la última publicación de la Biblia de Kralice, impresa antes de la Batalla de la Montaña Blanca. Se trata de la traducción bíblica más importante en la historia checa y de hecho se convirtió en un modelo del idioma checo durante los siguientes siglos.

Con este motivo la Biblioteca Nacional Checa ha abierto una exposición dedicada al 400 aniversario de la última impresión de la Biblia de Kralice en 1613, que permanecerá abierta hasta el 3 de noviembre.

art.biblia che2Esta exposición extraordinaria se realiza en la sala Karolinum de Praga. Los visitantes pueden ver piezas que jamás habían sido expuestas al público, según señala Robert Dittmann, uno de los organizadores de la exposición.

“Por primera vez hemos conseguido reunir una gran cantidad de objetos vinculados con la elaboración de la Biblia de Kralice. Se trata por ejemplo de traducciones bíblicas más antiguas aún y de versiones extranjeras de la Biblia que servían de modelo para la traducción al checo. La primera impresión de la obra fue realizada a finales del siglo XVI en el pueblo de Kralice, en Moravia del Sur“.

La Biblia de Kralice es el primer texto bíblico de gran extensión traducido al checo directamente de las lenguas originales, o sea, hebrea y griega, por lo que sobresale entre las demás traducciones realizadas en aquella época.

Además, la Biblia de Kralice se convirtió en un modelo de lenguaje checo tanto para los traductores como para el público durante siglos, según afirma Dittmann.

Pero pese al lugar tan importante que tiene la Biblia de Kralice en la historia checa, los acontecimientos que acompañaron el surgimiento y la difusión de la obra, no siempre fueron favorables.

UNA BIBLIA REFLEJO DE LA HISTORIA DE UN PUEBLO

Jan Blahoslav, entre los años 1564 y 1568, tradujo el Nuevo Testamento y posteriormente, en 1571, escribió la Gramática de la Lengua Checa. Estas dos obras impulsaron el surgimiento de la Biblia de Kralice, según explica Dittmann.

Con la llegada de la monarquía de los Habsburgo al trono checo, en el siglo XVI, el catolicismo fue establecido como la única religión posible. Sin embargo, la mayoría de los checos de aquella época simpatizaba con la Iglesia Protestante, con los husitas, el luteranismo o con la Iglesia de la Unión Fraternal (Jednota Bratrská), lo que provocó un enfrentamiento entre los nobles y el rey Fernando I de Habsburgo.

La Iglesia de la Unión Fraternal fue prohibida durante el reinado del Rey Fernando I de Habsburgo y la impresión de la Biblia se efectuó en imprentas clandestinas. Una de ellas se hallaba en el pueblo de Kralice, donde se imprimió la última versión de la Biblia en 1613.

Esta última edición de la Biblia de Kralice fue publicada en las Tierras de la Corona Checa antes de la Batalla de la Montaña Blanca, en la que una alianza católica venció a los protestantes de Bohemia y Moravia.

“La Biblia de Kralice se estuvo publicando en el pueblo de Kralice hasta 1613, sin embargo, después de la Batalla de la Montaña Blanca, en 1620, empezó la destrucción de sus ejemplares y fue prohibida tanto la impresión como la difusión de la Biblia. Por lo tanto, desde entonces, la publicación se efectuaba exclusivamente en el extranjero hasta mediados del siglo XIX”.

El siglo XVII representa una época triste y oscura en la historia de las Tierras Checas. La Guerra de los Treinta años, la recatolización, y las continuas sublevaciones contra el reinado absolutista representado por los Habsburgo, provocó que la Biblia de Kralice se difundiera y se editara exclusivamente fuera de las Tierras de la Corona Checa, según afirma Robert Dittmann.

Los historiadores consideran la época del siglo XVIII como la más curiosa a lo largo de la historia de la Biblia de Kralice. En ciudades alemanas como Berlín, Zittau y Halle se publicaban nuevas ediciones que le devolvieron la fama. El interés que provocó la resurrección de la obra demostró que la Biblia de Kralice no representa una joya nacional solamente para los checos sino que su importancia cultural era recibida con entusiasmo en la Europa Central.

Fuentes: Radio Praga

Editado por: Protestante Digital 2013

Creative Commons

Fiesta de los tabernáculos

 

Fiesta de Sucot: un millón de personas

‘planta tienda’ en Israel

 art.fiesta de

Miles de cristianos evangélicos procedentes de cien países desfilaron en Jerusalén de forma festiva mostrando su apoyo a Israel, en un acto que tiene lugar cada año durante la fiesta judía de las cabañas o los tabernáculos (Sucot).

25 DE SEPTIEMBRE DE 2013, JERUSALÉN

Más de un millón de personas, entre israelíes y extranjeros, han visitado Jerusalén durante la  Fiesta de los Tabernáculos o las Cabañas (Sucot) , en la que los judíos recuerdan el éxodo de los israelitas de Egipto hace unos 3.000 años, según el relato bíblico.

Durante las festividades del Sucot, la actividad del país se encuentra a medio gas y muchos israelíes aprovechan para tomar vacaciones laborales o celebrar las fiestas en reuniones familiares.

A los extranjeros llegados de todo el mundo se unieron otros miles de participantes israelíes bajo la bandera de empresas, clubes deportivos e instituciones locales.

UNA MARCHA EVANGÉLICA MULTITUDINARIA

Con motivo de la manifestación de evangélicos, las autoridades locales cerraron a mediodía al tráfico rodado el corazón de la parte oeste de la ciudad, donde los vehículos no han podido circular hasta las seis de la tarde.

La marcha tuvo su punto de partida en un parque cercano al Kneset o Parlamento israelí, convocada por la denominada Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén, que representa a congregaciones evangélicas de todo el mundo. Miles de cristianos evangélicos procedentes de cien países del mundo desfilaron por el centro de Jerusalén de forma festiva mostrando su apoyo a Israel y a Jerusalén.

En la colorida fiesta resaltaban las banderas de decenas de países y participantes con trajes tradicionales, pancartas, panderetas o tambores, que gritaban consignas de apoyo a Israel.

AMOR A ISRAEL

“Israel es el pueblo de Dios”, dijo a la agencia Efe, Binia, una joven de 20 años integrante de la delegación de Finlandia.

El texto “Nosotros, los cristianos finlandeses, amamos a Israel” y otra que recogía un pasaje de la Biblia (Rut 1:16) “Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios” fueron la parte más visible en forma de pancartas de la delegación de Finlandia.

“Bolivia ama a Israel porque Israel es el pueblo del Señor”, expresó Tatiana Rivera, una boliviana participante en la marcha, ataviada con gorro y camiseta con los colores de su país de origen.

Nedit Lescano, integrante de la delegación española expresó: “Amamos a Israel, sentimos que somos sus hermanos. Nuestro corazón se regocija y sangra por tanto amor que queremos estar presentes y junto a los israelíes”, afirmó. Esta delegación estaba compuesta por una veintena de personas procedentes de Madrid y Salamanca.

UNA FIESTA PARA LA POSTERIDAD

La Fiesta de Sucot en Israel

La Fiesta de los Tabernáculos: sentido y significado a la luz de la Biblia. Una entrevista a Shai Shemer en Génesis, por Diego Acosta García.

El pastor evangélico Shai Shemer, profundo conocedor de la tradición judía, explica en una entrevista en Protestante Digital que la Fiesta de los Tabernáculos tiene su significado, señalando al Mesías.

El pastor explica que el tabernáculo es símbolo de “la presencia de Dios entre nosotros”; y es por eso que este término se aplica a Cristo “en Juan 1:14, cuando dice que el Verbo habitó (la palabra en griego sería ‘hizo tabernáculo’) entre nosotros”.

Además la fiesta tiene un alcance profético, ya que en Zacarías 14 se indica que la fiesta se celebrará en el tiempo del Mesías.

Se trata de una fiesta ordenada para todas las personas que habitaban en el pueblo de Israel, lo que incluía también a extranjeros. Por eso, explica Shai Shemer, en esta fiesta se recupera “el amar a Dios y amar al prójimo”. Es por tanto “un día de alegría, porque refleja la abolición de toda diferencia social; un reflejo de lo eterno, cuando no hay acepción de personas”.

“El hecho de habitar en una cabaña simple, casi a la intemperie, desde donde es posible vislumbrar las estrellas, permite entender lo pasajero de la vida”, dice Shemer. La idea es que la cabaña no permanece. “El hijo del Hombre, que es Tabernáculo en sí mismo –Dios con nosotros- de igual forma, no tenía donde recostar su cabeza”.

Fuentes: Efe, Terra, MundoCristianotv,

Protestante Digital

Editado por: Protestante Digital 2013

¿Sabías que…

En la Biblia                     

     HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

sab237

237.- Que cuando alguien llevare ofrenda de harina, se le pondría aceite e incienso, y se tomaría  un puño y se echaría en el fuego. Levítico 2:1-2.

sabias-239_pg

238.- Que ninguna ofrenda presentada a Dios sería aceptada si ésta llevaba levadura. Levítico 2:11.

sab241

239.- Que en las ofrendas de paz, que podían ser macho o hembra, los hijos de Aarón deberían rociar la sangre sobre el altar, alrededor. Levítico 3.

sab240

240.- Que si el sacerdote hubiere pecado, él debía presentar por su pecado el  sacrificio de un becerro. Levítico 4:3.

sab238

241.- Que si toda la congregación de Israel hubiere pecado, también se presentaría un becerro para la expiación de su pecado. Levítico 4:13-14.

sab242.

242.- Que si un jefe de la congregación hubiere pecado, presentaría para su expiación  un macho cabrío (un chivo). Levítico 4:22-23.

sab243

243.- Que si una persona tocare el cadáver de un animal inmundo, o de reptil, se consideraba que había cometido pecado. Levítico 5:2.

sab244.

244.- Que el holocausto era una ofrenda de animal limpio que debería ser  quemado en su totalidad. Levítico 6:9.

sab245

245.- Que en la ofrenda de harina se quemaba un puño, y el resto lo comerían los sacerdotes. Levítico 6:15-16.

sab246

246.-  Que toda carne de los sacrificios que tocare algo inmundo, no podía comerse, debería ser quemada. Levítico 7:19.

sab247

247..- Que Dios prohibió al pueblo de Israel comer la grosura de los animales (la grasa o el cebo). Levítico  7:23.

sab248

248.- Que como recompensa para el sacerdote que ofreciere la sangre  y la grosura de los sacrificios, le tocaba la espaldilla derecha del animal, para comerla. Levítico 7:33.

Conoce tu Biblia 

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

 

Omri, el rey que construyó Samaria

 conoc.omri

I REYES 16:11-28

Habían pasado cuatro reyes en Israel: Jeroboam I, Nadab, Baasa y Ela. Baasa había destruido toda la familia de Jeroboam I; esto incluía al rey Nadab hijo de Jeroboam, a fin de reinar, y reinó 24 años en Israel. Pero a su muerte principió a reinar su hijo Ela, quien sólo reinó 2 años, y cierto día estando en una fiesta, emborrachándose, vino Zimri, comandante de la mitad de los carros de guerra, lo hirió y murió. Zimri se declaró rey de Israel.

Omri era general de ejército israelita, y aparentemente muy querido por todo el pueblo, a tal grado que cuando supieron lo que había hecho Zimri con el rey Ela, el ejército proclamó rey de Israel a Omri, y éste condujo el ejército hacia Tirsa, que era la capital del reino, para pelear contra Zimri. Zimri se vio perdido, se encerró con su familia en un edificio, y se prendió fuego. Así terminó el reinado de Zimri, quien fue rey de Israel solamente por siete días.

Omri tenía un problema serio, y es que había otro personaje quien también aspiraba al reino, y su nombre era Tibni. Le seguía a Tibni la mitad del pueblo, pero poco a poco se fue fortaleciendo Omri, hasta dominar totalmente al país. Omri reinó en el trono de Israel por doce años. Los primeros seis años gobernó a Israel teniendo como capital a la ciudad de Tirsa. Tirsa debe haber sido una ciudad muy bonita, pues en el libro de Cantares leemos un elogio que hace el esposo a la esposa que dice: hermosa eres tú, oh amiga mía, como Tirsa, de desear como Jerusalén. 6:4.

conoc.reyHablando honestamente Omri fue un hombre de visión, pues una vez que se estableció como rey, tuvo la idea de construir una ciudad digna del reino. Había un varón  de nombre Semer quien era dueño de un monte, y Omri, por dos talentos de plata, le compró a Semer ese monte. Tal vez era una propiedad que a Semer no le importaba mucho, así que la vendió. Pero Omri ya había tenido la visión de construir allí la ciudad de Samaria, para capital del reino.

Según el Diccionario Bíblico, Samaria fue construida en un lugar estratégico, y que se encontraba dentro de un valle muy fértil. Estoy seguro que la gente de Israel estaba muy contenta por la visión de su rey Omri. Pero la vida religiosa de Samaria estaba por los suelos. Fue allí en donde se construyó un gran templo pagano dedicado al dios Baal, y la reina Jezabel, nuera de Omri, allí tenía a 450 sacerdotes que oficiaban los cultos paganos a Baal, y ella los alimentaba.

Pero Omri no fue un rey que buscó a Dios, pues leemos lo que el Espíritu Santo dice acerca de él en I Reyes 16:25: y Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, e hizo peor que todos los que habían reinado antes de él. Esto nos da a entender que con todo su conocimiento y astucia no supo andar en los caminos de Jehová, y la maldad fue parte de su reinado. Por supuesto que la gente de Israel, una vez que dio lugar a la idolatría, con los dos becerros que puso Jeroboam I, continuaron otros muchos pecados que ofendieron grandemente a Dios.

Algunos comentaristas creen que Omri no fue de ninguna de las tribus de los israelitas, por el tipo de nombre que tiene, aunque hay otros tres varones en la Biblia, que llevan ese nombre. El nombre de Omri quiere decir siervo de Jehová. Es más, algunos creen que Omri fue de origen árabe, y que simplemente subió al trono durante un tiempo de confusión en Israel. Pero fue tan hábil que aun en los tiempos de Miqueas, se hablaba de los mandamientos de Omri (Miq. 6:16). Y en el extranjero, aun después de su muerte, se hablaba de Israel, como el país de Omri.

Por seis años vivió en Tirsa, ciudad que sustituyó a Siquem como capital, pero solamente estuvo allí  ese tiempo, porque para el séptimo año ya había construido un palacio en la nueva ciudad que le llamó Samaria, nombre que hacía honor al antiguo dueño de ese monte, Semer.

conoc.israel002Omri fue el padre del mentado rey Acab, pero para fortalecer su poder hizo alianza con los fenicios, casando a su hijo con Jezabel, hija del rey Et-baal de Sidón. Omri pensó que era un buen negocio para el país, pero fue algo que no agradó a Dios, porque con la llegada de Jeza-beel a la tierra de Israel, llegó la idolatría en grande, y ésta vino a ser la religión del estado, ya que esta mujer no sólo permitió  la idolatría, sino que también la propagó.

Muchas veces los nombres de las personas no van de acuerdo a su personalidad, pues tenemos casos muy comunes, como que una persona se apellide calvo, y tenga más pelo que un oso; o que se apellide blanco, y esté más prieto que un carbón; o que se apellide moreno, pero sea un güero legítimo. De la misma manera Omri, que posiblemente su padre temía a Dios, le puso ese nombre que significa siervo de Jehová, pero Omri fue un perverso que buscó solamente el bien material, tanto de él como del pueblo

Samaria, la ciudad que Omri construyó, duró por muchos años, pero él tuvo el privilegio de haber sido el primer rey de Israel de haber sido sepultado allí. Ahora Israel tenía una capital en alguna forma parecida a Jerusalén, en un monte. Pero con la diferencia de que a Jerusalén Dios la escogió como capital para su pueblo, mientras que a Samaria, Omri, un rey pagano, la escogió para capital. Todavía en los tiempos de los apóstoles existía como ciudad importante, pues allí estuvo ministrando primero el diácono Felipe, y después estuvieron allí Pedro y Juan.

Aunque Omri fue el rey que principió la cuarta dinastía de Israel, y fue famoso en su tiempo, no hay mucho que pudiéramos  sacar como lección benéfica, pero hay algunas cosas que deberíamos evitar, de las cuales  mencionaré tres:

1.- No poner en nuestra vida, como meta, el acumular riquezas y fama, porque éstas no duran para siempre, se deshacen como la neblina, o el vapor.

2.- No hacer alianzas con los paganos, esto siempre trae malas consecuencias. Por algo dice la Biblia: No os unáis en yugo desigual con los incrédulos.  II Corintios 6:14.

3.- No seguir los pasos de personas que pensamos que fueron famosas. Omri imitó los pasos que dio el fundador de la nación, Jeroboam I, a quien Dios prometió un castigo.

CUESTIONARIO

1.- Zimri era _____ pero asesinó al rey Ela en una _______ y reinó  _____ días.

2.-  Omri era _________ y al saber lo que pasó al rey Ela, el ejército _________

3.- La nación de Israel del norte tuvo primero como capital a _____________ después a la ciudad de __________ de la que habla bien el libro de ________

4.- Omri compró un monte por ____________________ y en él construyó una ciudad para capital de su reino, a la cual llamó ________________________

5.- Aunque muy astuto Omri, no fue un buen rey, pues dice la Biblia __________

6.- El nombre de Omri significa _________________________  aunque algunos creen que él no era de ______________________

7.- Omri fue padre del mentado rey _______________ pero quiso fortalecer su  reino casando a su hijo con ___________ hija de ______________ de Sidón.

8.- Samaria, la ciudad que Omri construyó, permaneció por mucho tiempo, incluso all ministró el diácono ___________________, y allí ministraron ___________________________

9.- Aprendemos de Omri que no debemos poner nuestra meta en ____________

10.- Que no debemos hacer alianzas con los incrédulos, porque la Biblia dice en II Corintios 6:14 _____________________________________

11.- No debemos imitar a personas famosas ____________________________

El hogar cristiano

el hogar_cristiano

Este tema del hogar cristiano es fundamental tomarlo en cuenta si deseamos realmente transformar a la Nación.

El hogar cristiano es la célula principal donde podemos transmitir los verdaderos valores a las nuevas generaciones; es la mejor forma de evangelismo y discipulado que podemos encontrar; es donde la Iglesia encuentra su principal apoyo.

Le invitamos para que nos envíe material con este tema para darlo a conocer.

Esperamos estar publicando esta sección cada quincena con la ayuda de nuestros lectores.

Todo sea para la honra y gloria de Dios.

semana del hogar0015
semana del hogar0016

Himnología

 Castillo fuerte es nuestro Dios

del libro de Cecilio McConnell, “Comentarios sobre los himnos que cantamos”     (Casa Bautista de Publicaciones, 1985)

himn.Luther's_Ein_Feste_Burg

Martín Lutero basó este himno en la figura de Dios como “amparo y fortaleza” en el Salmo 46. Esta vigorosa proclamación de confianza en el Señor hizo que este cántico fuese el favorito de los creyentes en tiempos de lucha y de peligro. Lutero se daba cuenta de que Satanás obra en los enemigos de la causa de Cristo y también dentro del propio creyente, “Más con nosotros luchará de Dios el escogido”.

Lutero[1]Martín Lutero (1483-1546) fue una de las figuras más sobresalientes en la historia de la iglesia cristiana. Su influencia en el himno también era descollante. Cuando él apareció, el canto cristiano estaba en un nivel muy bajo. Los pocos himnos eran cantados por personas eclesiásticas especializadas en un idioma que la mayoría de la gente no entendía. El canto era formal, sin gozo, marginado en el culto y en la vida. Lutero insistió en que tenía que ser un idioma del pueblo y que toda la congregación cantase su regocijo en el Señor y que los cantos fuesen tan bonitos que la gente los entonara a cuatro voces en la familia y en las faenas, en la capilla y en la calle. Y resultó así que las autoridades católicas se quejaban de que él conducía a tanta gente “al error” tanto por sus cánticos como por sus sermones.

Después de sacar su título de Magister en la Universidad, Lutero estudiaba leyes, pero cuando fue casi alcanzado por un rayo, el impacto en su espíritu hizo que entrara en el convento agustino en 1505. Dos años después fue ordenado sacerdote y llegó a ser profesor de teología bíblica. También obtuvo su doctorado en Teología en 1512. El estudio de la Biblia le convenció de que buscaba la salvación equivocadamente y que ella no se lograba por obras ni sacrificios, sino por fe en la gracia de Dios. Quedo convencido de que la base de la doctrina ha de ser la Biblia. Lutero fue un personaje central de la Reforma Protestante.

Escribió treinta y siete himnos, pero éste es el que más se usa.

Se hicieron muchas traducciones en inglés, pero la que más se ha usado (y que sirvió de base para la versión en español) fue hecho por Frederick H. Hedge (1805-1890), pastor unitario y profesor de historia eclesiástica y alemán en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Quien puso el himno en idioma castellano fue Juan B. Cabrera, quien también vivía en tiempos en que precisaba un “Castillo fuerte”.

EIN FESTE BURG (Castillo fuerte) fue arreglada por Martín Lutero para este himno y se publicó en 1531, o quizá 1527 cuando apareció el himno. La música muestra características de algunos cantos gregorianos. Tanto Juan S. Bach como Meyerbur, Mendelssohn, Wagner y Nicolai usaron la melodía en sus obras. La versión en nuestro himnario es la armonización hecha por Bach. Es una gran tonada para un gran himno.

himn.cast

Si gusta ver y oír una de tantas versiones en video sobre este himno histórico, de un clic:

http://www.tu.tv/videos/martin-lutero-castillo-fuerte-es-nuest

Fotos bajadas de internet.

Intolerancia religiosa

Carlos Martínez García

 

Crimen y martirios en Ahuacatitlán

 

Persecuciones contra los protestantes en México en el s. XIX (13)

 int rel

El párroco católico, Jesús Vergara, predicó un sermón excitando a los indígenas para que hicieran un escarmiento ejemplar con el pastor evangélico, a quien llamó “ministro de Satanás”

 

29 DE SEPTIEMBRE DE 2013 

Un telegrama informó de forma escueta: “asesinados el Rev. Abraham Gómez y dos hermanos el día 7 [de agosto de 1887]. Avise a su familia”.[1]  Mediante una carta se conocieron detalles del suceso. La misma fue remitida al periódico presbiteriano  El Faro, por una persona avecinada en Ahuacatitlán, Guerrero.[2]

Refiere la misiva el arribo del párroco católico, Jesús Vergara, a Teloloapan el sábado 6 de agosto. Ahí predicó “un sermón excitando a los indígenas [para] que hicieran un escarmiento ejemplar con el pastor evangélico, a quien denostó con el dictado de  ministro de Satanás”. [3]

EL PERIÓDICO “EL FARO”

Reproduzco la narración y evaluación de los hechos, que hizo el corresponsal espontáneo del periódico:

«Al día siguiente, es decir, el domingo 7, a las doce de la noche comenzaron a lanzar gritos algunas personas ebrias entre las cuales se veían varias mujeres. En vista de esto, seis de los hermanos que acompañaban al Rev. Abraham Gómez, se dirigieron al juez dándole parte de lo que ocurría, y rogándole dictara las medidas conducentes [para] evitar el delito que se proyectaba; mas esta autoridad, lejos de acceder a lo que tan justamente se le pedía, faltó a su deber de la manera más punible, ordenando por toda respuesta la encarcelación inmediata de los seis hermanos referidos. No conforme con esto, cediendo a sus instintos de salvajismo, y recordando sin duda las caritativas exhortaciones  del católico cura, se dirigió al juzgado, mandó tocar a arrebato las campanas de la iglesia, y una vez que vio reunidos como a 200 vecinos y multitud de mujeres y aun muchachos, les dio la orden, orden horripilante, y propia sólo de un hombre que se halla en el estado más absoluto de barbarie, ¡de que fueran a matar a nuestro hermano Abraham! Agregó que si no podían forzar la puerta de la casa, rompieran el tejado y entraran por allí, y así de hecho lo hicieron.

En esa pobre habitación, apenas alumbrada por la moribunda luz de una bujía, se hallaban el repetido Rev. Abraham Gómez, Felipe Zaragoza y la esposa de éste. No siéndoles desconocida la infausta suerte que les esperaba, al ver cercada su casa por una turba desenfrenada de fanáticos sedientos de su sangre; y sin esperanza ni remota de recibir el menor auxilio por parte de los hombres, es evidente, supuesta la piedad y la fe que los caracterizaban, que en ese tremendo lance hayan elevado su espíritu, pidiéndole misericordia y resignación para morir como cumple a un buen cristiano, al Divino Maestro por cuya sacrosanta causa iban a disfrutar la inefable gloria de verter su sangre […].

Sólo el pensamiento de lo que deben haber sufrido en aquellos aciagos momentos, esas infelices víctimas del fanatismo clerical, acelera los latidos de mi corazón, me hiela la sangre en las venas, y hace que se forme un nudo en la garganta, porque eran no sólo mis prójimos, eran mis amigos, más aún, eran mis hermanos en Cristo; y sus implacables verdugos, prójimos míos también, son a su vez víctimas de un mal mayor, puesto que tuvieron la debilidad de constituirse en instrumentos viles de los que en nombre de una religión de paz y de caridad, predican la persecución y la matanza.

No emprendo describir con sus horripilantes detalles la sangrienta tragedia que allí se verificó, porque es tanta la hiel que inunda a mi alma, que al hacerlo, me vería obligado, aún contra mi voluntad, a lanzar maldiciones, y a pedir a grito abierto que cayera la espada de la justicia, sobre los miserables asesinos que al deshonrarse a sí mismos, deshonran a mi patria, presentándola como indigna de figurar en el catálogo de las naciones cultas y civilizadas. Por otra parte, mis lectores pueden fácilmente concebirla; y sin que yo me empeñe en pedir, no venganza sino justicia, estoy cierto que las autoridades supremas de la República, a cuyo conocimiento llegue este acto de barbarie que formalmente denuncio, sabrán inspirándose en su honor y patriotismo, poner un enérgico hasta aquí, a los que de otra manera, alentados por la impunidad, seguirán adelante en la senda del crimen, que impulsados por el fanatismo comienzan a correr.

Básteme decir que los dos hermanos referidos fueron acribillados a balazos y cuchilladas, y que la señora que los acompañaba, si bien escapó de la muerte, fue herida de un balazo en el brazo izquierdo.

Era tal el  piadoso encono de esa horda de romanistas, que no contentos con haber arrebatado la vida del modo más cruel a sus inofensivas víctimas, sacaron el cuerpo de Gómez arrastrándolo por las calles, complaciéndose en profanarlo y desfigurarlo a pedradas y machetazos. Queriendo aumentar el número de sus víctimas, se dirigieron los asesinos a casa del hermano Miguel Cipriano, y le hicieron ceñir también la corona del martirio.

Una verdadera casualidad, o mejor dicho, la Providencia, libro a los otros seis hermanos encarcelados como antes dije, por orden del juez, de ser igualmente asesinados, pues el populacho ciego de furor, se dirigió a la cárcel, con ese fin criminal. Yo a mi vez también, en compañía de otro hermano, estuve a punto de serlo dos días después, en que saliendo de Iguala, me dirigía a Ahuacatitlán con el objeto de recoger los efectos pertenecientes a Abraham para enviarlos a su infeliz familia. Me vi en este riesgo, porque al dejar esta última población sin haber conseguido nada, por estar dichos efectos en poder del juez que rehusó entregármelos, nos fueron siguiendo cosa de sesenta indios en nuestro camino para Teloloapan.

No pudiendo acelerar el paso por lo escabroso del camino, y porque nuestros caballos cansados ya, se resistían a andar, creímos llegada nuestra última hora, y nos encomendamos de todo corazón a Dios, rogándole recibiera nuestro espíritu. Mas placiéndole al Señor prolongar nuestra vida, hizo que la oscuridad de la noche fuera tan densa, que debido a ella nos perdieron de vista nuestros perseguidores, a quienes hubo momentos tuvimos a pocos pasos de distancia.

Los hermanos fueron conducidos en calidad de presos a Teloloapan, y lo más que han logrado es que se les dé el pueblo por cárcel. De los agresores sólo siete están presos; pero dicen que eso no les causa cuidado alguno, porque cuentan con la protección del juez de su pueblo, del cura D. Jesús Vergara, y del jefe político de Teloloapan. Si como acostumbra el Gobierno, se conforma con pedir informes a las autoridades locales, es evidente que éstas adulteren los hechos, puesto que son juez y parte, y todo quedará impune, más si teniendo en cuenta los que doy en ésta [carta], obra con imparcialidad, no desespero que brille al fin la luz de la justicia abriéndose paso por entre las tinieblas con que el más refinado fanatismo, y el crimen hasta ahora impune, han envuelto a estas desgraciadas poblaciones.

Si como presumo, creen V. V. oportuno valerse del abogado de la Misión, a fin de que dé conocimiento oficial de este lamentable suceso a los tribunales competentes, pueden, en tal caso, hacer uso de los datos que reservadamente les envío, para el esclarecimiento del crimen referido. Sería también conveniente, en mi concepto, que se apersonaran V. V. con el liberal y distinguido escritor D. Francisco W. González, redactor del  Monitor Republicano, y le suplicaran que con su bien cortada pluma denunciara este delito, e interpusiera su merecida influencia para que se nos hiciera justicia otorgándosenos las garantías que nos conceden las leyes y de que ahora carecemos. Si Dios me conserva la vida, espero tener el gusto de verlos en la próxima reunión del Presbiterio; mas si le place que haga compañía a mis hermanos mártires, adiós les dice su afmo. y fiel hermano.»

En una posterior edición El Faro en su sección editorial comentó sobre lo animadas y concurridas que habían estado las fiestas patrias dos semanas atrás. A la vez cuestionaba acerca del sentido de la libertad y la independencia para quienes en años recientes sufrieron persecuciones y hasta la muerte. Se preguntaba: “¿qué libertad e independencia disfrutaron los mártires de Acapulco, hace diez años, o los de Almoloya del Río, hace tres, o los de Ahuacatitlán, hace una cuantas semanas? ¿Por qué tuvieron estos queridos hermanos y dignos ciudadanos, que sufrir una muerte tan cruel?”. [4]

Mediante una misiva el pastor Hexiquio Forcada expuso que le causaba “dolor e indignación […] el asesinato de Abraham Gómez, y de sus dignos compañeros”. [5]  Expone que Abraham “no solo era el correligionario con quien me unía la comunidad de ideas y de aspiraciones morales, sino que parodiando al apóstol [Pablo], puedo decir que era mi hijo en el Evangelio”.

Se pregunta sobre los motivos del ataque cuyo fin fue la muerte de tres protestantes:

¿Cuál es el delito en esencia, y quienes son los culpables?, preguntaría la historia, y alguien en el vulgo  contestará: el delito es el de herejía, es decir, el de sustraerse a la obediencia del Papa, desdeñar las imágenes y leer la Biblia sin notas, contra lo expresamente prohibido por la Iglesia [católica]. Pero no es así, la verdadera y esencial causa, es que el protestantismo derruye en su base con el yunque de la Verdad Divina, el cimiento de secular edificio, de fatal oscurantismo, que siglo tras siglo ha venido y levantando y conservando la raza perversa de los modernos fariseos. El protestantismo, desechando todo humano yugo moral, todo intermediario entre Dios y el alma humana, proclama el predominio del libre examen, el respeto al derecho ajeno, la virtud como base de todo progreso; pone el fundamento de la positiva libertad, ya en el orden civil y el religioso, y hace imposible la resurrección de la teocracia. Lo saben bien los retrógrados: el protestantismo es el mejor y más leal auxiliar de los principios republicanos y netamente liberales. [6]

Los anteriores son los motivos, consideraba Forcada, por los cuales sus enemigos le hacían “cruda guerra al protestantismo”. A tal espíritu de belicosidad “no se le lleva al terreno de una sincera y razonada discusión para que el pueblo decida de parte de quién se encuentra la verdad”, por el contrario, considera el pastor Forcada, “se le combate con la diatriba, con la calumnia, con el anatema; y cuando estas armas innobles dejan de dar los resultados apetecidos, entonces se recurre al asesinato, se repiten los sucesos de Ahualulco, Atzala. Apizaco, Almoloya, Guerrero y otros puntos”.

Para Forcada son culpables quienes directamente han ultimado a los protestantes, pero también lo son “aquellos enemigos jurados del progreso, los opresores incansables del pensamiento humano, que sueñan con ahogar con sangre la idea; los que maldicen y execran a [Benito] Juárez; los que se jactan de su unidad por estar imbuidos en los mismos errores, vinculados con igual propósito, es a saber, en la tarea de embrutecer a las masas para sojuzgarlas”. Sin titubear señala como plenos responsables a los tenaces opositores a la libertad de creencias y cultos, los altos clérigos católicos que siempre han combatido esos principios.

HEXIQUIO FORCADA

Es relevante aportar algunos datos acerca de Hexiquio Forcada. Fue integrante de la Iglesia de Jesús y en ella de la sociedad de jóvenes. Formó parte, junto con Arcadio Morales, Primitivo A. Rodríguez, y otros, del grupo de estudiantes al que impartieron clases de capacitación ministerial Manuel Aguas y Agustín Palacios. [7]  Forcada es uno de quienes toma la palabra en el panteón Americano, el 19 de octubre de 1872, en la inhumación de Aguas, para encomiar el ejemplo de su pastor y maestro. [8]

Vinculado a la Iglesia presbiteriana de Betlemitas y en compañía del pastor Arcadio Morales, además de una decena de condiscípulos, Hexiquio Forcada es integrante de un círculo que estudia intensamente la Biblia. En la célula se hacen ejercicios de contraste entre “la Iglesia romana y protestante, el papado, la misa, la confesión auricular, el purgatorio, la idolatría, la adoración de María […] y la fe en Cristo como único requisito para ser salvos; el estudio de la Palabra de Dios, la obligación de predicar el Evangelio a toda criatura, la seguridad de una salvación perfecta por Jesús solamente”. [9]

El estudio asiduo de la Biblia en forma grupal es fortalecido cuando el misionero Merril N. Hutchinson inicia, en 1873, cursos de capacitación en el que sería el primer Seminario presbiteriano en la capital mexicana. La generación inicial es graduada en 1878. El grupo se compromete a realizar actividades evangelísticas y fundar núcleos presbiterianos. Forcada inicia el trabajo en Zitácuaro, Michoacán, y permanece como pastor de la iglesia en aquel lugar. [10]

El pastor Forcada extiende el presbiterianismo desde Zitácuaro a poblados como Jungapeo, Coatepec de Morelos, Santa María, Huamoro, Tuxpan y otros lugares. Ante la carga de trabajo para atender los núcleos nacientes con Hexiquio llegan a colaborar Daniel Rodríguez, Juan Moya y Enrique Bianchi. Los tres eran integrantes del grupo de doce que pactan entre ellos involucrarse en la difusión de la fe evangélica en distintos lugares del país. Con el correr de los años sus nombres estarían ligados a los inicios y/o consolidación del protestantismo en México.

Arcadio Morales, como pastor de la Iglesia El Divino Salvador, primero en Betlemitas y después en San Juan de Letrán anima las vocaciones evangelísticas y misioneras de los doce: Hexiquio Forcada, Daniel Rodríguez, Juan Moya, Enrique Bianchi, Elías Clemente Salazar, Pedro Trujillo, Carlos Ruiz, Francisco F. Villegas, Jesús Medina, Francisco Escobar, Hipólito Quesada, y Francisco Aguilar. [11]

En agosto de 1879, Forcada y sus acompañantes difunden el presbiterianismo en Pisaflores, Hidalgo, y otras poblaciones de la entidad, entre ellas, Jiliapán, Jacala y Zimapán. El resultado es que las conversiones llevan a que se conformen congregaciones de “100 a 300 miembros en Pisaflores, Jiliapán y Jacala”, como deja constancia un informe misionero de 1881. [12]

En la Huasteca potosina Forcada es el promotor de núcleos presbiterianos en Río Verde, Tamazunchale, Ciudad Valles y Rayón, “pueblo donde finalmente se estableció y formó un frente anticatólico con los liberales del municipio, ente los cuales se contaba Jesús Sáenz, maestro de escuela y jefe de la sociedad espiritista. [13]

Si bien es cierto que para conformar un frente que combatiera el predominio del catolicismo Forcada hace causa común con liberales y espiritistas, también es verdad que defiende las creencias protestantes ante postulados del espiritismo. Lo hace así cuando en un discurso Jesús Sáenz “procura poner en contradicción el texto de los evangelistas, a pesar de que en el último tercio del siglo diez y nueve, aun entre los individuos de la escuela espírita, raros, muy raros, ponen en tela de juicio la autenticidad del Nuevo Testamento”.

En su apología Hexiquio Forcada enarbola varias citas neo testamentarias que afirman la encarnación de Cristo y su divinidad. Sobre ésta última escribe: “Quítese a Cristo su carácter divino al cumplir su obra redentora, y entonces queda reducido el cristianismo a una recopilación de verdades más a menos filosóficas”. Afirma que la naturaleza y singularidad de Jesús le hacen único intermediario entre Dios y los seres humanos, porque “su muerte no es la muerte de un sabio, es la muerte de un Dios; es la inmolación del Cordero de Dios que quita los pecados del mundo; es el lábaro de nuestra eterna salvación”. [14]

A causa de su involucramiento con las agrupaciones liberales opositores al régimen del dictador Porfirio Díaz, en febrero de 1901 Forcada asiste como delegado por Ciudad Valles al Gran Congreso Liberal que se reúne en San Luis Potosí el 5 de febrero. Acude representando al Club Ignacio Manuel Altamirano. En el periódico dirigido por los combativos Ricardo y Jesús Flores Magón se hace la siguiente semblanza del personaje:

 Su exterior es de bronce, pero tiene un alma blanda y sencilla. Su preocupación son las gazmoñerías del clero prostituido. Su carácter tranquilo da a su rostro tal expresión de beatitud, que sería un santo si no fuera un hombre.

No entra a la lucha con el ceño fruncido y apretados los puños; no, entra resuelto y valerosamente, como los apóstoles de las buenas causas, dando a su voz una entonación tal de mansedumbre, que hace volver la calma a los exaltados y realiza la confraternidad de los espíritus explosivos. Forcada es un gran elemento de orden, un patriota sincero y un inmejorable ciudadano. [15]

Durante su tiempo en la Iglesia presbiteriana de Rayón el pastor Forcada combina las actividades eclesiásticas con su decidida oposición al Porfiriato y sus mecanismos de control de la prensa independiente, su modernización del país a costa de formas esclavistas de producción como las documentadas en el célebre libro de John Kenneth Turner. [16]  El 13 de marzo de 1910 muere Hexiquio Forcada, pocos meses antes de los sucesos revolucionarios que provocan el exilio de Porfirio Díaz en París, Francia. [17]

Referencias:

[1]   El Faro, 15/VIII/1887, p. 128.

[2]   El Faro, 1/IX/1887, p. 134.

[3]   Ibíd.

[4]   El Faro, “Reflexiones sobre algunos sucesos recientes”, 1/X/1887, p. 146.

[5]   El Faro, 1/X/1887, 150.

[6]   Ibíd.

[7]  “El Pbro. Dn. Manuel Aguas, datos biográficos”,  La Buena Lid, s/f, p. 7;  Autobiografía de Arcadio Morales , p. 3.

[8]  “Entierro del Sr. Aguas”,  El Demócrata, 21/X/1872, p. 4.

[9]  Arcadio Morales, “Cómo Dios conjuró una crisis”,  El Faro , 7/III/1919, reproducido en Alberto Rosales Pérez,  op .  cit ., pp. 54-55.

[10]  Apolonio C. Vázquez,  op .  cit ., pp. 213-214;  El Faro, 1/VII/1901, p. 100 y Alberto Rosales Pérez,  op .  cit ., p. 45.

[11]  Arcadio Morales, “Cómo Dios conjuró una crisis”,  loc. cit., p. 53.

[12]  Jean-Pierre Bastian,  Los disidentes, p. 103.

[13]   Ibíd . Acerca de los inicios del movimiento espiritista y sus características en México es indispensable la obra de José Mariano Leyva,  El ocaso de los espíritus. El espiritismo en México en el siglo XIX, Ediciones Cal y Arena, México, 2005.

[14]  Hexiquio Forcada, “Unas palabras sobre el discurso que pronunció el Sr. Jesús Sáenz en la sociedad de estudios espiritas de Rayón”,  El Faro , 1/XII/1885, p. 94.

[15]   Regeneración, 23/II/1901, pp. 5 y 15.

[16]   México bárbaro, la obra es publicada en inglés a finales de 1910. Su autor conoce en Los Ángeles, California, a Ricardo Flores Magón, quien le informa de las condiciones de México bajo el régimen de Porfirio Díaz. El periodista viaja a México y documenta el sistema opresivo construido por el dictador. John Kenneth Turner nace el 5 de abril de 1878 en Portland, Oregon, “en el seno de una familia metodista, cuyos principios religiosos y morales eran estrictos, mas no desprovistos de amor y comprensión”, José Rodríguez, “Prólogo” a  México bárbaro , Editores Mexicanos Unidos, México, 2007, pp. 6 y 8.

[17]   El Faro, 25/III/1910, p. 182.

©Protestante Digital 2013

 Creative Commons

Noticias internacionales

‘El derecho a cambiar de religión es inalienable’

not intChristine Schirrmacher.

La experta en Islam de la Alianza Evangélica Mundial (WEA) habló sobre apostasía y leyes sobre la blasfemia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

11 DE OCTUBRE DE 2013, GINEBRA

Christine Schirrmacher, profesora alemana de Estudios Islámicos y directora del Instituto Internacional de Estudios Islámicos de la Alianza Evangélica Mundial (WEA), intervino en una mesa redonda con el tema “El respeto de la libertad religiosa: Salvaguardar legalmente un derecho amenazado” en la sede del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, un evento paralelo relacionado con la 22ª reunión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza.

Schirrmacher expuso el tema “Apostasía y leyes sobre la blasfemia: ¿Cómo obstaculizan los derechos humanos?”.

En su exposición, la experta advirtió que aunque muy pocos países en el mundo actualmente han escrito leyes que prohíban la apostasía del Islam (u otra religión) y la amenacen con un castigo, la realidad no suele guiarse por esta ley escrita. Especialmente los conversos, así como los simpatizantes de las minorías religiosas no reconocidas, sufren discriminaciones y graves violaciones de sus derechos, llegando a sufrir acoso, persecución y malos tratos en algunos casos. Algunos incluso mueren porque han cambiado su religión, o simplemente por no seguir siendo partidarios de la versión del Islam admitida en su zona.

Posponen el juicio del cristiano marroquí

acusado de proselitismo

Fez, en Marruecos.

not int.posponenMohamed El Baldi seguirá en libertad a espera de juicio hasta el próximo 26 de diciembre, lo que dará más tiempo a la preparación de su defensa ante el tribunal de Fez.

11 DE OCTUBRE DE 2013, ESPAÑA

La corte judicial de Fez, responsable de juzgar a Mohamed El Baldi tras ser acusado de proselitismo cristiano, ha decidido aplazar el juicio hasta el próximo 26 de diciembre.

La decisión permitirá a la defensa de Mohamed preparar mejor su causa, además de concederle unos meses más de libertad.

Este cristiano de 31 años, vendedor en una pequeña aldea del norte de Marruecos, fue condenado por el tribunal de Tanuat a 30 meses de cárcel por “proselitismo” el pasado 28 de agosto. Tras un proceso judicial poco transparente, la presentación posterior de las alegaciones de su abogado, el tribunal superior de Fez decidió concederle la libertad, a la espera de repetir el juicio este mes de octubre.

Sin embargo, el juicio ha sido pospuesto hasta diciembre. El caso ha llamado la atención de asociaciones de defensa de derechos humanos en Marruecos y ha contado con el seguimiento de muchos medios locales y extranjeros.

Mohamed El Baldi pertenece a la minoría cristiana evangélica marroquí, una iglesia que se reúne en casas y casi siempre en secreto, sabiendo que las autoridades pueden acusarles de abandonar el Islam en un país en el que abandonar la fe musulmana está prohibido por el artículo 220 del código penal.

Destrozan tumbas en cementerio protestante

de Jerusalén

not int.destrozanEl cementerio protestante Monte Sión, en Jerusalén. / Wikimedia

Es el último ataque registrado hacia lugares y bienes cristianos en la ciudad, donde ha crecido la preocupación ante estas acciones que se relacionan a grupos judíos ultraortodoxos.

10 DE OCTUBRE DE 2013, JERUSALÉN

Uno de los lugares emblemáticos de Jerusalén, el Cementerio protestante Monte Sión, fue atacado esta semana por un grupo de vándalos, que destrozaron varias tumbas, algunas de un gran valor histórico.

El ataque ha tocado una fibra sensible entre los cristianos en Jerusalén, dado que algunas de las tumbas pertenecen a personajes importantes de la historia de la ciudad desde el siglo XIX.

A pesar de que las relaciones entre los líderes religiosos y las autoridades es considerada buena, y la policía está haciendo un esfuerzo por proteger estos lugares, los ataques de este tipo han aumentado en los últimos años, unido a un aumento en la radicalización del discurso de algunas ramas del judaísmo ultra ortodoxo.

Hosam Naoum, cuidador del cementerio protestante, lamentaba el ataque. “Ningún ser humano estaría de acuerdo con esto”, expresó, pidiendo a las autoridades que aumenten los esfuerzos para garantizar la seguridad.

Ser evangélico en Italia:

‘Si te bautizas ya no serás mi hijo’

Carmelo Poidomani, pastor evangélico. / Verónica Rossato.

not int.italiaCarmelo Poidomani nació en el catolicismo, se desencantó con la Iglesia oficial y hasta abrazó temporalmente el ateísmo. Hoy es un joven pastor evangélico en el sur de Sicilia.

10 DE OCTUBRE DE 2013, USTICA

Carmelo Poidomani (36 años) tiene un apellido tradicional en el sur de Sicilia y proviene de una familia de fuerte tradición católica. Hoy, tras veinte años de seguir a Jesús, es copastor de una iglesia evangélica de Ispica, al sur de la isla, la cual tiene obras de extensión en Modica y Pozzallo.

“Cuando decidí bautizarme, mi padre dijo que si lo hacía no volvería a hablarme, que me desheredaría, que no iría a mi boda ni conocería a mis hijos”, recuerda.

Su historia es como la de tantos sicilianos: monaguillo desde los 8 años y estudiante de catecismo hasta la adolescencia. Tenía 12 años cuando falleció su abuelo y la realidad de la muerte le hizo pensar que la mejor manera de asegurarse un destino eterno era entrar al seminario y ser sacerdote, pero su visión cambió cuando se enfrentó a las preguntas de un compañero de colegio, que era cristiano evangélico.

“Nos confrontaba con nuestra ignorancia sobre la Biblia y eso me llevo a leerla para poder responderle”, cuenta. Seis meses después había leído toda la Biblia, comprobando que muchas enseñanzas de la iglesia Católica son erradas. “Pensé que Dios no existía porque no podía ser que permitiera que esta gente enseñe tantas cosas que no son verdad. Me volví ateo, o al menos eso es lo que decía a los demás; en mi interior buscaba a Dios. Cuando mi amigo me preguntó qué había encontrado al leer la Biblia, le dije que las enseñanzas de los católicos eran falsas. Entonces él me dijo: ‘Puedo presentarte una iglesia donde se enseña la Biblia’. Acepte la invitación y seguí leyendo la Palabra para poder responder a cualquier falsedad que escuchara en esa iglesia”.

Rick Warren hace de Saddleback Church

‘franquicia’ internacional

not int.rickRick Warren predicando en Saddleback Church

Warren, pastor de Saddleback Church en California, inicia este mes tres obras internacionales: Hong Kong, Buenos Aires y Berlín. Les seguirán “iglesias Saddleback” en Accra, Amman, Bangalore, Johannesburgo, Londres, Manila, Ciudad de México, Moscú y Tokio.

08 DE OCTUBRE DE 2013, EE.UU.

Actualmente Saddleback Church cuenta con 10 campus o congregaciones en todo el sur de California, pero ahora lleva -por primera vez en sus 33 años de historia- la realización de campus fuera de los Estados Unidos en un esfuerzo por “terminar la Gran Comisión”, según su fundador Rick Warren .

Saddleback Hong Kong es la primera congregación fuera de EE.UU. en abrir sus puertas, algo que realizó oficialmente este domingo 6 de octubre. Los próximos dos domingos la seguirán Saddleback Berlín (13 de octubre) y Buenos Aires (20 de octubre).

La meta, en los próximos años, será iniciar “iglesias Saddleback” en Accra, Amman, Bangalore, Johannesburgo, Londres, Manila, Ciudad de México, Moscú y Tokio.

“El objetivo final es terminar la Gran Comisión mediante la creación de un cuerpo de Jesús (iglesia), una Biblia (parte de la Palabra de Dios) y un creyente en los últimos grupos étnicos no contactados de la Tierra”, Warren explicó en un comunicado de prensa. “Jesús dijo un día que en el cielo habrá gente de toda tribu y nación adorando alrededor del trono de Dios. Tengo la intención de utilizar toda mi influencia en congregar a la Iglesia Global para hacer lo que Jesús nos mandó hace 2000 años!”

El programa “Plan de Paz” de Warren es alcanzar a los aproximadamente 3.000 grupos étnicos no contactados con el Evangelio. Estos grupos, considera la mega iglesia de California, están formados por aquellos “que han tenido poca o ninguna exposición a la Biblia, las iglesias o los misioneros cristianos.

También persigue con este proyecto fortalecer las iglesias locales, proporcionar pastores con el “Entrenamiento con Propósito” que él enseña, y satisfacer las necesidades prácticas de los marginados sociales en las ciudades.

“Queremos formar y establecer nuevas iglesias sanas, que sepan amar a sus conciudadanos en estas ciudades, para llevarles el mensaje del Evangelio, lleno de la esperanza de Jesucristo, a quienes nunca han oído su nombre”, dijo el pastor de Saddleback PAZ Jimmie Davidson.

“Vamos a estar ministrando a los huérfanos, amando a las personas afectadas por el VIH y el SIDA, sirviendo a los pobres y marginados, y colaborando con otras iglesias y organizaciones locales para ayudar a la transformación de la comunidad de forma integral”.

Según Davidson, los cultos y clases estarán a cargo de pastores vinculados a la cultura local, aunque contarán con la adoración en vivo y vídeos por satélite con mensajes de Warren.

Fuentes: The Christian PostEditado por: Protestante Digital 2013

B. Graham: Una “religión a la moda”

es el mayor peligro que enfrenta EEUU

not int.billyEl predicador Billy Graham.

En una entrevista concedida a razón de su último libro, ‘La razón de mi esperanza: salvación’, el evangelista Billy Graham advierte que las “señales antes del fin ya se están cumpliendo”.

08 DE OCTUBRE DE 2013, ESTADOS UNIDOS

En una entrevista concedida a la revista Newsmax, el conocido predicador Billy Graham ha advertido que un cristianismo descafeinado es el “mayor peligro” que enfrenta América.

Graham, que con 95 años sigue en activo, concedía la entrevista tras la salida de su último libro, titulado  La razón de mi esperanza: salvación, en el que explica el que ha sido el mensaje que ha proclamado a lo largo de toda su vida.

El predicador se está preparando para una última “cruzada”, en esta ocasión, con la grabación de mensajes en vídeo bajo el título “Mi Esperanza América”. Graham se muestra preocupado por el estado de su país, “empapado en un mar de inmoralidad”.

En la entrevista, Graham se mostró crítico con la actual administración gubernamental. En la anterior campaña presidencial, Billy Graham  dio su apoyo al candidato republicano Mitt Romney,  obviando su conocida militancia como mormón, lo que le hizo objeto de críticas.

“Nuestros primeros padres llevaron a nuestro país de acuerdo a los principios bíblicos”, dijo Graham como respuesta a una cuestión sobre su valoración de la función de la actual administración. “Ahora este se está alejando de lo que ha hecho que sea tan grande”, expresó.

EL PELIGRO DE LA RELIGIÓN LIGHT

Entrando en el aspecto espiritual, el predicador considera que el “mayor peligro” que enfrenta el país es la “adaptación de la religión para satisfacer las necesidades propias”, es decir “mezclar un poco de cristianismo con las religiones del mundo. Lo que se llama una fe a la moda”.

Graham advierte que la sociedad “no se opone a este tipo de fe” que ha quitado a Dios, lo que hace que “se pierda la conciencia de lo correcto e incorrecto” y lleva asimismo a que “las decisiones morales se adecúen a lo que a cada uno le encaje con sus preferencias individuales”.

El predicador expresa además su consternación ante el devenir de la sociedad. “Mi corazón se consterna cuando veo la desesperación, la confusión en las personas. Esta es la razón de escribir este libro, para proclamar que hay una salida y es a través de Jesucristo, que vino para salvarnos de la autodestrucción”.

Millones de cristianos del mundo entero

oran este domingo por la paz de Jerusalén

not int. milesEl “skyline” de la “ciudad vieja” de Jerusalén.

Cumpliendo el mandato bíblico del Salmo 122 -versículo 5-, que pide explícitamente orar por la paz de ‘Jerushalom’.

05 DE OCTUBRE DE 2013, ISRAEL

Este domingo, 6 de octubre, millones de cristianos y miles de iglesias de todo el mundo participarán en la Jornada Mundial de Oración, para cumplir el mandato bíblico del Salmo 122 versículo 5, que pide explícitamente orar por la paz de Jerusalén (Jeru-shalom, ciudad de la paz).

Los organizadores de la Jornada Mundial de Oración, consideran vital este mandato de orar por la paz de la ciudad, que llevan delante de manera destacada en este día especial como refuerzo y recuerdo de lo que debe ser una constante de todo el año.

“Nos reunimos de todas partes del mundo para orar (por Jerusalén) cada primer domingo de octubre, con 174 países participantes. El año pasado, las iglesias registradas para orar por la paz de la ciudad era de unos 300.000” explica Robert Stearn, cofundador del evento, hace diez años.

No se trata de un encuentro físico en la propia ciudad, aunque muchos sí acuden a visitarla y orar allí. “Usted no tiene que ir físicamente a Jerusalén, ni es preciso organizar una reunión”, es “suficiente que cada persona ore en cualquier parte del mundo en su propia iglesia, o donde quiera que esté, para cumplir con el mandato del Salmo 122 que dice en el versículo 5: Oren por la paz de Jerusalén. Vivan tranquilos los que te aman”, dice Stearns.

Fuentes: BuonanotiziaEditado por: Protestante Digital 2013

El compromiso de Ciudad del Cabo 2010 (29)

Integridad frente a la idolatría del éxito

not int.itegridadQue el Señor nos recuerde que la verdadera autoridad no reside en el poder, en el cargo, sino en la carga, en el servicio.

11 DE OCTUBRE DE 2013

En nuestra ciudad habíamos establecido un grupo de GBU en el que invitábamos a nuestros compañeros de facultad a leer la Biblia; un día llegaron unos hermanos de una misión extranjera que querían trabajar también con estudiantes; les acogimos con todo aprecio.

Pronto empezó a sorprenderme la cantidad de fotos que me sacaban a mí y a otros miembros del grupo; acabé sabiendo que eran para enviar a la misión que les sostenía y todo evidenciaba que presentaban a nuestro grupo como fruto de su trabajo. Me decepcionaron porque no reflejaban la verdad; intenté disculparles imaginando que se sentían presionados a ofrecer resultados a sus donantes, pero no me acabó de encajar esta conducta.

Tenemos que volver a recordar regularmente que Jesús nos abrió un nuevo escenario en el que los méritos dejan su lugar a la gracia; ¿qué le tenemos que demostrar al Señor? ¿Con qué vamos a conquistar Su aprobación? Con nada; la tensión de exigencia de mérito y éxito es sustituida por la gracia y, consecuentemente, nuestra libre voluntad de seguirle de corazón, sin esperar con ello ganar ningún reconocimiento: “no por obras, para que nadie se gloríe” [1] .

Cada día tenemos que retornar al pie de la cruz, en donde todo éxito aparente se ve liquidado ante la gracia; y cada día tenemos que volver de la cruz hacia nuestros hermanos y hacia el mundo para ser coherentes con esta visión de las cosas.

En nuestra relación personal con el Señor nos sentimos atravesados por Su Verdad y renunciamos a todo intento de hacer ver lo que no hay; apliquémoslo a nuestra relación con los hermanos y con los demás: ¿Por qué tanto empeño en aparentar a veces lo que no tenemos, lo que no somos, lo que no hemos alcanzado? ¿Por qué tanto empeño en ocultar nuestros fracasos? Ante el Señor el éxito aparente no es necesario para que Él nos acepte y nos coloque en nuestro lugar, Él se fija más en la fidelidad y la coherencia, los resultados dependen al final de Él. Es cierto, pero no estamos seguros de que los hermanos tengan el mismo criterio y por eso nos vemos tentados a recurrir a los méritos y la apariencia de éxito como instrumentos para alcanzar reconocimiento.

A veces nuestra debilidad nos hace ansiar desmedidamente el reconocimiento de los demás y hacemos depender de este nuestra autoestima. Y para conquistarlo depuramos las apariencias, recurrimos a una forma sutil de mentira en la que maquillamos aquí, ocultamos allá y cuando no podemos ocultar justificamos; somos tentados a sacrificar la verdad en el altar del reconocimiento de los demás. Pedro cayó en esto en el asunto de la circuncisión [2] .

VÍAS FALSAS DE ALCANZAR RECONOCIMIENTO

Algunas de las tentaciones para lograr ese reconocimiento por vías inadecuadas son:

– Maquillar resultados para hacerlos parecer mejor de lo real, el pecado de Ananías y Safira [3].

– No admitir o maquillar errores y fracasos propios. Diseñar justificaciones para cubrirlos.

– Mostrarnos reacios a reconocer nuestras carencias y sentarnos a aprender de otros.

– Apropiarse de trabajos o iniciativas ajenos, presentándolos como propios.

– Medrar a base de compararse con los demás y minimizar sus méritos.

– Considerar toda diferencia de criterio como una amenaza a nuestra posición personal.

– Mantener hacia los demás una desequilibrada exigencia de resultados cuantificables y rápidos.

– Tener dificultades para pasar el testigo o delegar confiadamente.

Lo más preocupante es que instrumentos como estos dan resultado aparente a corto plazo, y a veces los hemos aprendido de otros –educamos más con nuestros hechos que con nuestras predicaciones–; pero sólo consiguen construir madera y hojarasca [4]. Debemos caer ante la Palabra: “nada podemos contra la verdad, sino por la verdad” [5] , mediante la verdad, en un entorno de verdad.

Noticias nacionales

CXL Aniversario del metodismo

en México

1873 – 2013

José Carlo Maya

Logo 01México, D. F. 11 de Octubre de 2013.- La Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México celebró dignamente en su reunión ordinaria, el Aniversario número 140 del metodismo en México, con las V Jornadas denominadas “El metodismo en la historia de México”, Reformando a la Nación, los días 11 y 12 de este mes, en dos de los más bellos templos del metodismo: El Mesías (Balderas) y La Santísima Trinidad (Gante).

“1873 fue un año de especial importancia para México. Las dos iglesias metodistas que por su magnitud, alcance y proyección eran las más importantes que existían entonces en los Estados Unidos de América, iniciaron trabajo misionero en el que denominaban “nuestro vecino inmediato”. El establecimiento de estas misiones cristianas, con el consiguiente proyecto de Reformar a la Nación a través de la prédica del Evangelio de Cristo, terminó por convertirse en un hecho histórico de primera importancia para la vida del país en su conjunto y, en especial, de los mexicanos que encontraron a su Salvador personal y un proyecto de nueva vida con esa práctica”.

Para conocer esos esfuerzos, para valorar sus logros y para proyectar su accionar al futuro, la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México convocó a estas jornadas históricas

El viernes once, por la mañana se efectuó la sesión ordinaria dentro de la cual se trataron los asuntos propios de sus objetivos; Rubén Ruiz Guerra, presidente de la organización, presentó su primer informe de labores que fue aprobado con felicitación; se tomaron acuerdos para el desarrollo del trabajo y se fijó la fecha de la próxima reunión de la Sociedad, para el 15 de Marzo de 2014 (DM).

Los miembros asistentes fueron: las hermanas Erinna Flores (Monterrey), Lilia Palos (D.F.), Consuelo Castillo Jiménez (Michoacán); los hermanos: Rubén Ruiz Guerra (D. F.), Oscar G. Baqueiro (Monterrey), Rubén Pedro Rivera Garza (Chihuahua), Raúl Ruíz Ávila (Querétaro), Daniel Escorza Rodríguez (Hidalgo), Samuel Martínez Arias (D. F.), José Donato Rodríguez Romero (Puebla), Ulises Alvarado López (D. F.). Se contó con la presencia de los obispos Raúl García de Ochoa (CAO), Juan Pluma Morales (CAS) y Andrés Hernández Miranda (CAM).

WP_20131011_001

Por la tarde se dio inicio con una conferencia inaugural a cargo del Pbro. Raúl Ruíz Ávila, con el tema “La Obra educativa de la IMMAR en Puebla”. Se presentaron dentro del tema del metodismo en el ámbito rural, las conferencias “Intolerancia Religiosa en una comunidad rural, San  Andrés Timilpan, Estado de México”; “Las mujeres de Timilpan recuerdan la historia” y “Memoria oral: reseña histórica de la Iglesia Príncipe de Paz, Mixquiahuala, Hgo.”, a cargo de: César Avendaño, Deyssy Jael de la Luz y Oswaldo Ramírez, respectivamente.

historiadores metodistas compartiendo el pan y la sal
historiadores metodistas compartiendo el pan y la sal

José Donato Rodríguez presentó el libro electrónico “Apuntes para la historia del metodismo” como una aportación inicial al Seminario Metodista Gonzalo Báez Camargo en su materia Historia del Metodismo.

Por la noche se tuvo un culto de adoración y alabanza al Señor de la historia, con oración, canto y lectura de las Sagradas Escrituras. La meditación estuvo a cargo del obispo de la CAO, Raúl García de Ochoa.

obispos Andrés Hernández (CAM) y Raúl García de Ochoa (CAO), Mtra. Lilia Palos, directora de Archivo e Historia, y Lic. Ulises Alvarado.
obispos Andrés Hernández (CAM) y Raúl García de Ochoa (CAO), Mtra. Lilia Palos, directora de Archivo e Historia, y Lic. Ulises Alvarado.

El sábado comenzó con una devocional y posteriormente un repaso al aspecto de metodismo y sociedad, con los temas: “La convivencia entre los metodistas con otros grupos protestantes durante el porfiriato”, “El nacionalismo metodista (1920-1930)”, y “Los proyectos sociopolíticos de las iglesias protestantes en México en el último cuarto de siglo XX: el evangelismo de la salud”, a cargo de Carlos Torres Monroy, Consuelo Castillo Jiménez y Antonio Ortega, respectivamente.

Se hizo una presentación del libro autobiográfico “Huellas de la vida en Cristo”, de la autoría de don Josué Álvarez Rosales (qepd), donde sus hijos (Pablo y Josué Enrique) y familia, obsequiaron a cada Pastor un ejemplar de la edición, como fue el deseo de su padre. También se ofreció el libro a la venta al público asistente.

Templo El Mesías
Templo El Mesías

La histórica e informativa reunión continuó analizando los medios de prédica, con los temas “El papel de los himnos en la Iglesia Metodista Episcopal del Sur de México (1873-1892)”, y “Los templos de la prédica metodista”, de Ulises Alvarado y Héctor García Escorza, respectivamente.

El tema de la presencia del metodismo en los Estados también se hizo presente en las exposiciones de Penélope Ortega, Leticia Mendoza y Oscar G. Baqueiro, con sus respectivos temas: “La política en la Puebla del porfiriato y la inserción del proyecto metodista”, “Iglesia Metodista del Sur en el Estado de Michoacán” y “El metodismo noroestense”.

Antes de terminar con la conferencia de clausura “Metodismo y Masonería”, a cargo del Pbro. Rubén Pedro Rivera, se tocó el tema de los valores predicados, con las presentaciones de Josefa Guadalupe Martín Díaz, Susana Moreno Olvera y Rubén Ruiz Guerra, y sus aportaciones: “Sobrias, en vigilia y en acción. El papel de las mujeres asociadas en la extensión del Reino a través de la campaña de temperancia”, “Las campañas metodistas de temperancia” y “Las raíces cristianas de una diaconisa: Carmen Dávila Labardini”.

Un banquete histórico para celebrar el Aniversario del metodismo en México.

V jornadas0001Digno corolario fue también el Magno Festival Coral “Mil voces para celebrar”, en el centenario templo La Santísima Trinidad, de Gante 5, a 140 años de distancia de haber celebrado allí, por primera vez, un Culto de Adoración a Dios y la dedicación de esa casa de oración de nuestra Iglesia que ha amparado a tantas generaciones de creyentes.

La congregación de mil voces entonó himnos como, precisamente el llamado: “Mil voces para celebrar”, “Con cánticos, Señor” y “A Dios  adorad”, de Carlos Wesley; “Cantad alegres al Señor”, de John Hatton; “Del trono Santo en derredor”, de Henry E. Mathews; “Soy metodista que canta”, de Manuel V. Flores; “Jesús es mi Rey Soberano”, de Vicente Mendoza; “Unidos”, de Benjamín Villanueva; “Alabad al Gran Rey”, de Fanny J. Crosby; “Jubilosos te adoramos”, de Henry Van Dyke; “Te loamos oh Dios”, de William Mackay; “El eco de mil voces”, de José Trinidad Ramírez; y, finalmente –la súplica-, “Queda hoy con nosotros”, de Maurilio Olivera Chávez.

WP_20131012_104

Se reconoció y entregó Diplomas y Reconocimientos  por la importante actividad que desarrollaron directores y miembros de los doce Coros participantes: “Miguel C. Meza” del templo El Mesías, D. F.; “Ensamble Coral Camino de Fe”, del templo “Jesús, El Buen Pastor”, Col. Ramos Millán, D. F.; “Coro Infantil Unido, de la iglesias de Gante “Mensajeros del Maestro”  y Balderas, D. F.  “Voces de Amor”“Maurilio Olivera”, del templo El Divino Redentor, de Pachuca, Hgo.; “Gethsemaní”, del templo Gethsemaní, de la Col. Anahuac. D. F.; “Ensamble Coros “Shalom”, “Vicente Mendoza” y “Wesley”, del templo Emanuel, de la Cd. de Puebla; “El Buen Pastor”, del templo El Buen Pastor, Churubusco, D.F.; “Monte Sinaí”, del templo Monte Sinaí, Satélite, Estado de México; “Voces jubilosas”, del templo El Mesías, Balderas, D. F., y el coro anfitrión “Epigmenio Velasco”, de Gante, D. F.

La coordinación musical y logística estuvo a cargo del Mtro. Juan Hinostrosa González y en la dirección del canto congregacional, la Mtra. Myrna Olivera Negrete. Este programa fue transmitido por radio en internet, gracias a la colaboración del Lic. Octaviano García Cedillo. El grupo de organistas participantes estuvo integrado por: Mariana Durán Colín, Arelí Álvarez Reyes, Juan Hinostrosa González, Isaac Rodríguez Trejo, Leonel Iván Jiménez, Ricardo Técuatl Trejo, Víctor Martínez Castillo, Gerardo Ríos Reséndiz y Dan Castillo Aragón.

organizadores, autoridades y directores de coros
organizadores, autoridades y directores de coros

No olvidaremos tan significativo evento que nos recordó la presencia siempre constante y misericordiosa de nuestro Dios en la vida de la iglesia misionera Metodista (1873-1930) y en la ahora Iglesia Metodista de México (1930-2013).

El llamamiento a la Adoración sigue siendo:

¡Al Dios de Abraham loor! Su nombre celebrad.

¡Al que era, es y aún será, magnificado!

El solo Eterno Dios, de todo es creador;

Al único Supremo Ser ¡Cantad loor!

¡Al que era, es y aún será, magnificado. Amén.

sgbc0001

Programa nacionalprograma

OCTUBRE

Elección de administradores y gabinetes de organizaciones.

SMF Ofrenda pastores jubilados y viudas de pastores (todo el mes)

1 – 5        Aniversario FHM y Semana del Varón.

6             DÍA MUNDIAL DE COMUNIÓN

12           Día del encuentro de dos culturas, la Hispanidad México

11-12    CELEBRACIÓN DE LOS 140 AÑOS DE METODISMO EN MÉXICO. Jornadas de Historia del Metodismo en México, y un Culto de Acción de Gracias ese mismo día por la tarde a cargo de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México (SEHIMM)

14           Aniversario 83 de “El Evangelista Mexicano”

19 – 20   LBSC Retiro Anual de las Mujeres, CANO

24           Reunión del Colegio de Obispos. SEDE. CANO

25-27     Sesión de trabajo Gabinete General. SEDE. CANO

28 – 3     Semana de la Reforma Protestante siglo XVI (Ultima semana)

NOVIEMBRE

Capacitación a Juntas de Administradores por Distritos

LBSC “Promoción de la Salud” (Todo el mes)

4 – 8        SMF Semana Nacional de Oración

15-17     Reunión de Directivos del Sistema Educativo Metodista (SEM).

20           Aniversario de la Revolución Mexicana

 

DICIEMBRE

LBSC Festejo a niños en situación de calle y canastillas en hospitales (Durante el mes).

SMF “Por una navidad digna” Ofrenda especial (durante 1-15 diciembre).

1o.          DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LA PAZ,

Convoca: Concilio Mundial Metodista.

1er.        Domingo de adviento

8             2do.Domingo de adviento

15           3er. Domingo de adviento

22           4to. Domingo de adviento

24           CULTO DE LUCES

25           NAVIDAD

29           CULTO DE PACTO

31           CULTO DE VIGILIA DE ACCIÓN DE GRACIAS

Reflexiones

Quédate con nosotros…

emaus[1]

“Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos”  -Lucas 24:29.

Así como aquellos caminantes de Emaús, nosotros también te decimos:

!Quédate con nosotros, oh Cristo! !Entra a la morada de nuestro corazón!.

! Quédate con nosotros, bendito Jesús!, para que le des a nuestra vida un sentido de orientación, en medio de la confusión del mundo en que vivimos.

! Quédate con nosotros, Señor!, para que hagas arder nuestro corazón con el gozo de un fuego nuevo, y se enciendan aun las cenizas que nos ha dejado el desaliento.

! Quédate con nosotros, Caminante divino!, y convierte la sequía de nuestra soledad, en un vergel hermoso con tu gloriosa presencia.

! Quédate con nosotros, bendito Maestro! Ábrenos las Escrituras para conocer las verdades divinas y alimentar el espíritu con tu Palabra eterna.

! Quédate con nosotros, oh Cristo!, y mantén abiertos los ojos de nuestro entendimiento, para ver tu mano obrando para bien, en cada circunstancia de la vida.

“! Quédate con nosotros!, porque se hace tarde y el día ya ha declinado”. Para que la seguridad de tu presencia, aleje todo temor de las sombras de la noche, hasta que venga la luz gloriosa de un nuevo día…

Pedro García Carlos.

 

Vida y obra de Wesley

El texto que suscitó la conversión de Wesley.

Prefacio a la carta a los Romanos,

de Martín Lutero (1522)

 imagesCA9JF79Y

La importancia de este texto para Juan Wesley, que caló profundamente su vida y lo llevo a la conversión, según el mismo narra en su diario,

“Al día siguiente, pues, vinieron Pedro Boehler y otras tres personas, todos los que testificaron con su propia experiencia: que la fe viva en Cristo y la conciencia de estar perdonado de todos los pecados pasados, y libre de transgresiones en la actualidad, son dos cosas inseparables. Añadieron unánimes que esta fe es el don, el don libre de Dios, quien indudablemente la concede a todas las almas que con fervor y perseverancia la buscan. Estando plenamente convencido, me resolví a buscar este don, con la ayuda de Dios, hasta encontrarlo, por los siguientes medios: (1) Negándome enteramente a confiar en mis propias obras, en las que, sin saberlo y desde mi juventud, había yo basado la esperanza de mi salvación. (2) Proponiéndome añadir constantemente a los medios usuales de gracia, la oración continua para conseguir esta gracia que justifica; plena confianza en la sangre de Cristo derramada por mí; esperanza en El; como que es mi Salvador, mi única justificación, santificación y redención.

620[1]“Continué, pues, buscando este don, si bien con indiferencia, pereza y frialdad y cayendo frecuentemente y más que de ordinario en el pecado, hasta el viernes 24 de mayo. Como a las cinco de la mañana de ese día, abrí mi Testamento y encontré estas palabras: ‘Nos son dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas fueseis hechos participantes de la naturaleza divina’ (II Pedro 1:4). Antes de salir abrí otra vez mi Testamento y leí, ‘No estás lejos del reino de Dios.’ En la tarde me invitaron a ir a la catedral de San Pablo y oí la antífona: ‘De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo. Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica. Jehová, si mirares a los pecados, ¿quién oh Señor podrá mantenerse?

Empero hay perdón cerca de ti, para que seas temido. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en su palabra he esperado. Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana; más que los vigilantes a la mañana. Espere Israel a Jehová; porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él.

Y él redimirá a Israel de todos sus pecados.’

“Con poca voluntad asistí en la noche a la reunión de una sociedad en la calle de Aldersgate, donde una persona estaba leyendo el prefacio de Lutero sobre la Epístola a los Romanos. Como a un cuarto para las nueve, al estar dicho individuo describiendo el cambio que Dios obra en el corazón por medio de la fe en Cristo, sentí en mi corazón un calor extraño. Experimenté confianza en Cristo y en Cristo solamente, para mi salvación; recibí la seguridad de que Él había borrado mis pecados, mis propios pecados y salvádome de la ley del pecado y de la muerte.”

Así fue guiado el señor Wesley, paso a paso, hasta que obtuvo la gran bendición de sentirse perdonado y, habiendo el Espíritu Santo sellado esta verdad en su corazón, se entregó, bajo la divina influencia y por completo, al Señor por medio de su confianza en el Salvador de los hombres. Entonces pudo decir: “Su sangre fue por mí derramada; es mí Salvador.” A la par que define esta fe en el sermón siguiente describe también su efecto, que es la salvación. Ilustra esta conciencia de la salvación del pecado con su propia experiencia.

“A mi regreso a casa, se me presentaron muchas tentaciones que cuando oré, huyeron, más para volver repetidas veces. Con la misma frecuencia elevaba yo mi alma al Señor, quien ‘me envió ayuda desde su santuario.’ Y en esto encontré la diferencia entre mi anterior condición y la actual: antes me esmeraba y luchaba con todas mis fuerzas, tanto bajo la ley como bajo la gracia y algunas veces, aunque no seguido, perdía; ahora salgo siempre victorioso.”

Cinco días después escribía: “Gozo de paz constante y ni un solo pensamiento intranquilo me asedia; me siento libre del pecado y no tengo ni un deseo impuro.” Dos días después añade: “Y sin embargo, el miércoles contristé al Espíritu de Dios, no sólo no velando en la oración, sino al hablar con dureza, en lugar de amorosamente, de uno que no está firme en la fe. Inmediatamente Dios escondió su rostro de mi vista y me sentí atribulado, continuando en esta aflicción hasta la mañana del día siguiente, uno de junio, cuando al Señor plugo, al estar yo exhortando a otro hermano, consolarme.”

Prefacio comentario de Lutero a la carta a los romanos.

LuteroEsta epístola es la verdadera parte principal del Nuevo Testamento y el evangelio más puro.

Es digna de que todo cristiano, no sólo la sepa de memoria palabra por palabra, sino también de que se ocupe en ella como su pan cotidiano del alma. Pues nunca puede llegar a ser leída o ponderada lo suficiente; y cuanto más se la estudia, tanto más preciosa y apetecible se vuelve. Por tal motivo, quiero hacer mi aporte y facilitar el acceso a ella mediante este prefacio -en cuanto Dios me ha dado capacidad- para que sea entendida mejor por todos. Porque hasta ahora ha sido oscurecida en forma lamentable con comentarios y toda clase de charlatanerías, si bien en sí misma es una luz brillante casi suficiente para iluminar toda la Escritura.

Ante todo, debemos conocer su lenguaje, de manera que sepamos lo que San Pablo quiere decir con palabras como: ley, pecado, gracia, fe, justicia, carne, espíritu, y otras semejantes; pues de lo contrario la lectura no tendrá ningún provecho. La palabrita ley no debe entenderse aquí en sentido humano, es decir, como enseñanza de las obras que hay que hacer y las que hay que evitar, lo que es propio de leyes humanas, que se cumplen con obras, aunque el corazón no sea partícipe. Dios juzga lo íntimo del corazón. Por eso, su ley le exige a lo más íntimo del corazón, y no se satisface con obras; por el contrario, censura las que no proceden de un corazón sincero, como hipocresías y mentiras. Por eso se llama mentirosos a todos los hombres en el Salmo 115 24, precisamente porque ninguno guarda o puede guardar la ley de todo corazón. Pues cualquiera encuentra en sí mismo desgano para realizar el bien y placer para realizar el mal.

Cuando no existe el libre placer de hacer el bien, tampoco existe esa íntima armonía del corazón con la ley de Dios; entonces ciertamente también hay pecado e ira merecida de Dios, aunque exteriormente aparezcan muchas obras buenas y una vida honrada.

Por eso concluye San Pablo en el segundo capítulo que todos los judíos son pecadores, y afirma que solamente los que hicieron la ley están justificados ante Dios. Quiere decir con ello que nadie se considere cumplidor de la ley por el solo hecho de realizar las obras de la ley, sino que les dice: “Tú enseñas que no se debe cometer adulterio, pero tú adulteras”. Lo mismo: “En lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo, porque lo que juzgas lo haces tú mismo”. Como si dijese: Tú vives muy bien exteriormente en las obras de la ley y enjuicias a los que no viven así, y sabes enseñar a cualquiera; ves la astilla en el ojo ajeno, pero quieres ignorar la viga en el propio. Porque, aunque exteriormente guardas la ley con obras por temor al castigo o por amor al premio, sin embargo todo lo haces sin amor espontáneo de la ley, sino con desgano y por obligación; y con gusto actuarías de otra forma, si la ley no existiese. De ahí se deduce que tú eres enemigo de la ley en lo íntimo de tu corazón.

¿Qué significa que enseñes a otros a no hurtar, cuando tú mismo en lo íntimo de tu corazón eres un ladrón y lo serías exteriormente si pudieras? Claro que a menudo también la obra exterior no se hace esperar largo tiempo en tales hipócritas. Por lo tanto, enseñas a otros, pero no a ti mismo. Tú mismo no sabes lo que enseñas y nunca has entendido correctamente la ley. En efecto, la ley aumenta además el pecado, como dice el apóstol en el capítulo 5, puesto que el hombre se hace más enemigo de la ley cuanto más le exige lo que no puede hacer.

Por eso dice en el capítulo séptimo: “La ley es espiritual”… ¿Qué es esto? Si la ley fuera corporal, entonces bastaría con las obras. Pero como es espiritual, no basta con las obras, salvo que todo lo que hagas se haga verdaderamente de corazón. Pero nadie da un corazón semejante, sino el Espíritu de Dios, que hace al hombre concordar con la ley, de manera tal que siente agrado por ella de todo corazón y en adelante hace todo no por temor ni obligación, sino con libre corazón. De tal forma la ley es espiritual que quiere ser amada y cumplida por corazones espirituales y exige un espíritu tal. Si no se halla este espíritu en el corazón, entonces queda el pecado, el desgano, la enemistad contra la ley que es sin embargo, buena, justa y santa.

Acostúmbrate, pues, a esta forma de hablar: Una cosa es realizar las obras de la ley y otra cosa muy distinta, cumplir la ley. Las obras de la ley es todo lo que el hombre hace y puede hacer en conformidad con la ley por su libre voluntad y por sus propias fuerzas. Pero dado que malo y junto a esas obras permanece en el corazón el desgano y la obligación hacia la ley, por ese motivo todas esas obras son pérdidas y sin ninguna utilidad. Esto quiere expresar San Pablo en el capítulo tercero cuando dice: “Ningún hombre será justificado ante Dios mediante las obras de la ley”. Por eso puedes ver ahora que los disputadores escolásticos y sofistas son seductores, cuando enseñan prepararse con obras para la gracia.

¿Cómo se puede preparar con obras para el bien aquel que al ejecutar cualquier obra buena lo hace con desgano y contra su voluntad en su corazón? ¿Cómo podrá agradar a Dios lo que proviene de un corazón desganado y mal dispuesto?

Pero cumplir la ley es hacer sus obras con placer y amor, vivir de una manera piadosa y buena sin su imposición, como si la ley o el castigo no existieran. Pero tal placer de amor espontáneo lo produce en el corazón el Espíritu Santo, como dice en el capítulo quinto, 25. Mas el espíritu no es dado sino solamente en, con o por la fe en Jesucristo, como dice en la introducción. Y la fe no viene sino solamente por la palabra de Dios o el evangelio que predica a Cristo, que es hijo de Dios y hombre, muerto y resucitado por nosotros, como afirma en los capítulos tercero, cuarto y décimo.

De aquí proviene que solamente la fe justifique y cumpla la ley, pues obtiene el espíritu por el merecimiento de Cristo, espíritu que hace al corazón alegre y libre como lo exige la ley; de este modo las buenas obras provienen de la fe misma.

Esto es lo que, indica en el capítulo 3, después de haber rechazado las obras de la ley, dando la impresión de que quisiera suprimirla mediante la fe. No, dice, nosotros establecemos la ley mediante la fe, esto es, la cumplimos mediante la fe.

La Sagrada Escritura llama pecado, no solamente a la obra exterior del cuerpo, sino a todas las actividades que impulsan o mueven hacia ella, es decir, lo íntimo del corazón con todas sus fuerzas. Por consiguiente, la palabrita “hacer” significa que el hombre se entrega completamente al pecado. Pues no se produce ninguna obra exterior del pecado a menos que el hombre se empeñe en ella con cuerpo y alma. La Escritura mira especialmente al corazón y a la raíz y a la fuente principal de todo pecado: la incredulidad en lo íntimo del corazón. Así como solamente la fe justifica, trayendo consigo el espíritu y el placer para las buenas obras exteriores, de la misma manera también solamente la incredulidad peca e incita a la carne y la hace complacerse por las malas obras exteriores, como ocurrió con Adán y Eva en el Paraíso. Génesis 3 2′.

Por eso Cristo llama pecado solamente a la incredulidad, cuando dice en Juan 16’27: “El espíritu castigará al mundo por los pecados, porque no han creído en mí”. Por eso también, antes que ocurran buenas o malas obras, como sucede en los buenos o malos frutos, debe existir primero en el corazón la fe o la incredulidad, como raíz, como savia y fuerza principal de todos los pecados, que es llamada en la Escritura la cabeza de la serpiente y del viejo dragón que sería pisoteada por la estirpe de la mujer, por Cristo, como fue prometido a Adán.

La diferencia entre gracia y dádiva es que gracia significa propiamente benevolencia o favor de Dios que él abriga consigo mismo hacia nosotros y que le inclina a darnos a Cristo, al Espíritu con sus dones. Así lo evidencia en el capítulo quinto, 2 cuando dice: “La gracia y el don en Cristo, etc…” Aunque los dones y el espíritu crezcan diariamente en nosotros -no llegando nunca a ser perfectos, de manera que aún permanecen en nosotros malos deseos y pecado, que luchan contra el espíritu, como afirma más adelante (Romanos 7, Gálatas 5 29) y como se promete en Génesis 3 a, la lucha entre la estirpe de la mujer y de la serpiente- sin embargo la gracia hace tanto que nos podemos considerar completamente justificados ante Dios; ella no se divide ni se fracciona, como ocurre con los dones, sino que nos incorpora totalmente en su benevolencia, por causa de Cristo, nuestro intercesor y mediador, y por haber comenzado los dones en nosotros.

En esta forma entiendes, pues, el capítulo séptimo, en el que San Pablo se llama todavía pecador y, sin embargo, afirma en el octavo que no hay nada de condenable en aquellos que están en Cristo a causa de los imperfectos dones y del espíritu. Somos todavía pecadores, por causa de la carne que todavía no ha .muerto, pero porque creemos en Cristo y tenemos el principio del espíritu, Dios es tan favorable y misericordioso para con nosotros, que no considera tales pecados ni quiere juzgarlos, sino que procederá con nosotros según nuestra fe en Cristo, hasta que el pecado sea suprimido.

La fe no es la ilusión humana o el sueño que algunos consideran como tal y cuando ven que no sigue un mejoramiento de la vida ni obras buenas, aunque sin embargo pueden oír y hablar mucho sobre ella, entonces caen en el error y afirman que la fe no es suficiente, de manera que habría que hacer obras para ser bueno y salvo, 31. Esto sucede cuando escuchan el evangelio y vienen después y se forman por propia cuenta un pensamiento en el corazón que les dice: yo creo; eso lo consideran después una fe correcta; pero, como es una invención humana y un pensamiento que nunca se experimenta en lo íntimo del corazón, entonces nada se llega a producir y no sigue ninguna mejora.

Pero la fe es una obra divina en nosotros que nos transforma y nos hace nacer de nuevo de Dios, Juan 1 32; mata al viejo Adán y nos hace ser un hombre distinto de corazón, de ánimo, de sentido y de todas las fuerzas, trayendo el Espíritu Santo consigo. La fe es una cosa viva, laboriosa, activa, poderosa, de manera que es imposible que no produzca el bien sin cesar. Tampoco interroga si hay que hacer obras buenas, sino que antes que se pregunte las hizo y está siempre en el hacer. Pero quien no hace tales obras es un hombre incrédulo, anda a tientas. Busca la fe y las buenas obras y no sabe lo que es fe o las buenas obras, y habla y charla mucho sobre ambas.

La fe es una viva e inconmovible seguridad en la gracia de Dios, tan cierta que un hombre moriría mil veces por ella. Y tal seguridad y conocimiento de la gracia divina hace al hombre alegre, valiente y contento frente a Dios y a todas las criaturas, que es lo que realiza el Espíritu Santo en la fe. Por eso se está dispuesto y contento sin ninguna imposición para hacer el bien y servir a cualquiera, 31 Hemos traducido por “bueno” y “salvo” los términos “fromm” y “selig”. Cualquier traducción que se haga de ellos puede ser considerada una interpretación, ya que ofrecen diversas posibilidades significativas. Una explicación al respecto se encuentra en el Biblisch-Theolosisches Handwörterbuch zar Lutherbibel und zu neueren Uebersetzungen, editado por Edo Osterloh y Hans Engelland, Göttingen, 1954. (Fromm, pág. 147; selig, págs. 537-540). Para sufrir todo por amor y alabanza a Dios que le ha mostrado tal gracia. Por consiguiente, es, imposible separar la obra de la fe, tan imposible como es separar el arder y el resplandecer del fuego. Por ello debes tener tanto cuidado ante tus propios falsos pensamientos y ante inútiles charlatanes que quieren ser inteligentes para juzgar sobre las buenas obras y son los más torpes. Ruega a Dios para que produzca en ti la fe, de lo contrario quedarás eternamente privado de ella, aunque inventes o hagas lo que quieras o puedas. Ahora bien, la justicia es tal fe y se llama justicia de Dios o que vale ante Dios, por el hecho de que es un don de Dios y hace que el hombre le dé a cada uno lo que le debe. Pues por la fe llega a ser el hombre libre de pecado y a cumplir con agrado los mandamientos de Dios; con ello da a Dios la honra que le corresponde y le paga lo que le debe. Pero al hombre le sirve voluntariamente con lo que puede y paga también con ello a cualquiera. Tal justicia no puede ser realizada por la naturaleza, por la libre voluntad y por nuestras fuerzas. Pues así como nadie se puede dar a sí mismo la fe, así tampoco nadie puede quitarse la incredulidad. ¿Cómo quiere, pues, quitarse un solo pecado y aunque fuera el más pequeño? Por eso es falsedad, hipocresía y pecado lo que ocurre fuera de la fe o en la incredulidad. Romanos 14 s`1, por más que sea en apariencia.

La carne y el espíritu no debes comprenderlos aquí como si la primera fuese solamente lo que concierne a la impureza y el segundo a lo interior del corazón. Pablo llama carne, igual que Cristo, Juan 1:14, a todo lo nacido de carne, todo el hombre con cuerpo y alma, con la razón y todos los sentidos. Precisamente porque todo en el hombre tiende hacia la carne, de modo que también puedes llamar carnal a aquel que sin la gracia inventa mucho sobre elevadas cuestiones espirituales, enseña y parlotea. Lo puedes aprender muy bien de las obras de la carne según Gálatas 5:16-24, donde el apóstol llama obra de la carne también a la herejía y al odio. Y en Romanos 8:8 dice que, mediante la carne, la ley se debilita, lo que no se afirma respecto a la impureza, sino todos los pecados y principalmente respecto a la incredulidad que es el más espiritual de los vicios.

Por otra parte, también tienes que llamar espiritual a aquel que realiza las obras más externas, como Cristo al lavar los pies de los discípulos y Pedro al conducir la barca y pescar. Por consiguiente, la carne es un hombre que vive y realiza interna y externamente lo que sirve para utilidad de la carne y de la vida temporal. El espíritu es el hombre que vive y realiza interna y externamente lo que está al servicio del espíritu y de la vida eterna. Sin esta comprensión de esas palabras nunca entenderás esta epístola de San Pablo ni ningún libro de la Sagrada Escritura. Por ello, debes precaverte de todos los maestros que utilizan estas palabras en otro sentido, sea quien fuere, Jerónimo, Agustín, Ambrosio, Orígenes, semejantes a ellos o aún superiores. Ahora consideremos la epístola.

Es deber de un predicador evangélico que en primer término mediante la revelación de la ley y de los pecados castigue todo y declare como pecado todo lo que no es vivido como procedente del espíritu y de la fe en Cristo, de modo que los hombres sean conducidos hacia el conocimiento de sí mismos y de su miseria, para que se hagan humildes y deseosos de ayuda. De la misma forma lo hace San Pablo y comienza en el primer capítulo a castigar los pecados graves y la incredulidad que son visibles a la luz del día, como los pecados que se dieron y aún se dan en los paganos que viven sin la gracia de Dios, y afirma que mediante el evangelio la cólera de Dios se revelará desde el cielo sobre todos los hombres a causa de su ateísmo y de su injusticia.

Porque si bien saben y ven diariamente que hay un Dios, sin embargo, la naturaleza en sí, fuera de la gracia, es tan perversa que ni le agradece ni le honra; por el contrario, se enceguece a sí misma y cae sin cesar en acciones peores, hasta que después de la idolatría también produce los más vergonzosos pecados y los vicios sin pudor, y además permite que otros lo hagan en forma impune. En el capítulo siguiente extiende tal castigo aun a aquéllos que tan buenos aparecen externamente o los que pecan en secreto, como ocurría con los judíos y como sucede actualmente con todos los hipócritas que de mala gana viven correctamente y en el fondo del corazón son enemigos de la ley de Dios, pero que, sin embargo, hallan un placer en juzgar a otras personas, lo que es propio de todos los impostores que se consideran a sí mismos puros, pero que están llenos de la avaricia, del odio, del orgullo, y de toda la inmundicia, Mateo 23. Precisamente son aquellos que desprecian la bondad de Dios y que por su dureza acumulan la cólera sobre ellos. De esta manera San Pablo, como un auténtico intérprete de la ley, a nadie deja sin pecado, sino que anuncia la cólera de Dios a todos los que quieren vivir correctamente por su propia naturaleza o por libre voluntad, y no los hace aparecer mejores que a los pecadores públicos; en efecto, afirma -que son duros de corazón e impenitentes.

En el capítulo tercero los coloca a todos en un mismo grupo y dice que uno es como el otro, todos pecadores ante Dios, excepto que los judíos tenían la palabra de Dios, aunque muchos no creyeron en ella; pero con eso no pierde validez la fe y la verdad de Dios, y agrega una afirmación del Salmo 50, que Dios permanece justo en su palabra.

Después insiste de nuevo y demuestra también mediante la Escritura que todos son pecadores y que por las obras de la ley nadie es justificado, sino que la ley fue dada solamente para reconocer los pecados. Después comienza y muestra el recto camino para llegar a ser bueno y salvo, y afirma: Todos son pecadores y sin la gloria de Dios, deben ser justificados sin merecimiento alguno por la fe en Jesucristo quien, nos lo ha hecho merecido por su sangre y ha llegado a ser un instrumento de propiciación por parte de Dios que nos perdona nuestros pecados anteriores para probar con ello que su justicia, que él entrega en la fe, es la única que nos ayuda. En aquel tiempo fue revelada mediante el evangelio y antes atestiguada por la ley y los profetas. Así la ley se establece mediante la fe, aunque con ello caen las obras de la ley con toda su gloria.

En el capítulo cuarto -ya que en los primeros tres capítulos se pusieron de manifiesto los pecados y se enseñó el camino de la fe para la justicia- comienza a enfrentarse a algunas objeciones y protestas; en primer término, considera aquella que en general levantan los que oyen que la fe hace justo sin obras y dicen: ¿no hay que hacer ahora buenas obras? Él mismo cita aquí el caso de Abraham y dice: ¿Qué hizo pues Abraham con sus obras? ¿Fue todo de balde? ¿No tenían sus obras ninguna utilidad? Y concluye que Abraham, sin obra alguna, solamente mediante la fe ha sido justificado de tal manera que antes de la obra de su circuncisión fue ensalzado como justo por la Escritura solamente a causa de su fe, Génesis 15:6.

Pero si la obra de la circuncisión no hizo nada con respecto a su justicia, que sin embargo Dios le mandó y que era una buena obra de obediencia, entonces ciertamente no habrá ninguna otra obra que haga algo con respecto a la justicia. Mas, como la circuncisión de Abraham era un signo exterior para que probara su justicia en la fe, así todas las buenas obras son solamente signos exteriores que resultan de la fe y muestran, como los buenos frutos, que el hombre ya está justificado interiormente ante Dios. De esta manera, confirma ahora San Pablo con un excelente ejemplo de la Escritura la doctrina de la fe expuesta en el capítulo tercero y agrega todavía un testigo, David, en el Salmo 13, que también sostiene que el hombre sin obras es justificado, aunque no dejará de hacer obras cuando esté justificado. Después extiende el ejemplo a todas las obras de la ley y concluye que los judíos no pueden ser herencia de Abraham solamente por causa de la sangre, mucho menos aún por causa de las obras de la ley, sino que deben heredar la fe de Abraham si quieren ser herederos auténticos; porque Abraham, antes de la ley -ambas, tanto la de Moisés como la de la circuncisión- fue justificado por la fe y es llamado el padre de todos los creyentes. Además, la ley produce más ira que gracia, porque nadie la cumple con amor y gusto, de modo que la ley produce más no-gracia que gracia. Por eso solamente la fe puede alcanzar la gracia prometida a Abraham, parque también esos ejemplos han sido escritos para nosotros, con el objeto de que también nosotros creyésemos.

En el capítulo quinto se refiere a los frutos y obras de la fe: paz, alegría, amor a Dios y al prójimo; además, seguridad, intrepidez, resolución, valor y esperanza en la tristeza y en el sufrimiento. Pues todo esto es lo que sigue cuando la fe es correcta a causa del bien superabundante que Dios nos muestra en Cristo, a quien dejó morir por nosotros, antes que se lo pidiéramos, más aún cuando todavía éramos enemigos. Por consiguiente, es evidente que la fe sin obra alguna justifica, de lo cual no se deduce, sin embargo, que por ello no se deba hacer ninguna obra buena, sino que por el contrario, las obras verdaderas no deben quedar afuera; de ellas nada saben los falsos devotos que inventan propias obras en las que no hay ni paz, ni alegría, ni seguridad, ni amor, ni esperanza, ni intrepidez, ni ninguna clase de verdadera obra y fe cristiana.

Después hace una agradable digresión y un rodeo y relata de dónde provienen ambos, el pecado y la justicia, la muerte y la vida, confrontando finalmente a ambos: Adán y Cristo. Quiere decir: por eso tuvo que venir Cristo, otro Adán, que nos dejara la herencia de su justicia, mediante un nuevo y espiritual nacimiento en la fe, así como aquel Adán nos dejó como herencia el pecado mediante el original nacimiento carnal. Pero se manifiesta y se confirma con ello que nadie puede con las obras liberarse a sí mismo del pecado y llegar a la justicia, así como tampoco puede evitar nacer corporalmente. Con eso se demuestra también que la ley divina -que por lógica debería ayudar es que puede ayudar algo para la justicia, no solamente no ha ayudado, sino que también ha aumentado los pecados, por el hecho de que la mala naturaleza se hace tanto más enemiga de la ley y quiere satisfacer sus apetitos tanto más cuanto más se lo prohíbe la ley. De esta manera la ley hace aún más necesario a Cristo y exige más gracia que ayude a la naturaleza.

En el capítulo sexto considera la obra especial de la fe, la lucha del espíritu con la carne, dirigida a matar completamente los pecados y placeres restantes que quedan después de la justificación y nos enseña que nosotros no estamos liberados por la fe, de manera que podamos alegar. Estar ociosos, flojos y seguros, como si ya no existiera ningún pecado. El pecado sigue existiendo pero no conduce a la condenación a causa de la fe que lucha contra él. Por eso, durante toda nuestra vida tenemos bastante qué hacer con nosotros mismos, para subyugar nuestro cuerpo, matar sus apetitos y doblegar sus miembros, de manera que sean obedientes al espíritu y no a los placeres, a fin de que seamos iguales a Cristo en su muerte y resurrección y realicemos nuestro bautismo que significa también la muerte de los pecados y una nueva vida en la gracia. Hasta que, totalmente puros de pecados, resucitemos en forma corporal con Cristo y vivamos eternamente.

Y esto lo podemos hacer porque, afirma él, estamos en la gracia y no en la ley. Esto lo interpreta de manera tal que no estar en la ley no debe significar no tener ninguna ley, de modo que se pueda hacer lo que cada cual quiera, sino que estar bajo la ley significa ocuparse en sus obras sin la gracia. Entonces dominará ciertamente el pecado por la ley, porque nadie siente una inclinación natural por ella; pero esto mismo es un gran pecado. La gracia, por el contrario, nos hace amable la ley, de modo que el pecado ya no existe y la ley no está más en oposición, sino de acuerdo con nosotros.

Esta es la verdadera libertad del pecado y de la ley, de lo cual habla hasta el final de este capítulo; es una libertad para hacer sola y gustosamente el bien y para vivir de una manera piadosa sin la imposición de la ley. Por tal motivo, tal libertad es una libertad espiritual, que no suprime la ley, sino que ofrece lo que es exigido por ella, es decir, el placer y el amor para que la ley sea silenciada y no tenga más que ejercer o exigir. Es lo mismo que si tuvieras alguna deuda con un señor feudal y no pudieras pagar. Podrías deshacerte de él de dos maneras: o bien que no tomara nada de ti y rompiera su registro de deudas o que algún hombre bondadoso pagara en tu lugar y te diera lo suficiente para que salieras de la deuda.

De esta manera nos ha liberado Cristo de la ley. Por eso no es una libertad desordenada y corporal que no tenga que hacer nada, sino una libertad que hace muchas y muy diversas obras, pero que está libre de la exigencia y de la deuda de la ley.

En el capítulo séptimo confirma lo anterior mediante una comparación con la vida matrimonial. Cuando un hombre muere, entonces su mujer vuelve a estar soltera y uno está separado del otro definitivamente; pero no de tal manera que la mujer no pueda o que no le esté permitido tomar a otro hombre por esposo, sino más aún; está en completa y verdadera libertad para hacerlo; lo que no podía hacer antes que muriera su esposo. Así nuestra conciencia está atada a ese hombre viejo y pecador; cuando éste perece mediante el espíritu, entonces está la conciencia libre y separada de la ley, no en el sentido de que la conciencia no tenga que hacer nada, sino que debe primera y realmente atarse a Cristo, el otro esposo, y llevar fruto en la vida.

Después expone la naturaleza del pecado y de la ley, a saber cómo mediante la ley se excita tanto más y se hace poderoso el pecado. Porque el hombre viejo se hace siempre más enemigo de la ley, porque no puede pagar lo que es exigido por ella. Pues el pecar es su naturaleza y no puede por sí mismo hacer otra cosa; por eso es la ley su muerte y su martirio. No es que la ley sea mala, sino que la mala naturaleza no puede soportar lo bueno, es decir que la ley exija de él algo bueno. Lo mismo que un enfermo no puede soportar que se exija que corra y salte y haga otras obras propias de un sano.

Por eso concluye aquí San Pablo que donde la ley se comprende bien y es captada de la mejor manera, allí no hace más que recordarnos de nuestros pecados y nos mata mediante los mismos y nos hace merecedores de la ira eterna, lo que se aprende y se experimenta tan bien en la conciencia, cuando es tocada seriamente por la ley. Por consiguiente hay que tener algo distinto y superior a la ley para hacer al hombre bueno y salvo. Los que no entienden correctamente la ley son ciegos; se portan con temeridad y piensan satisfacer la ley con obras, pues no saben cuánto exige la ley, es decir, un corazón libre, de buena voluntad, alegre. Por ello no pueden mirar a Moisés directamente a la cara; pues está cubierta y tapada para ellos por un velo.

Después muestra cómo el espíritu y la carne luchan entre sí en un hombre y se coloca él mismo como ejemplo, para que aprendamos a conocer la obra de matar los pecados en nosotros. Pero él llama a ambos, al espíritu y a la carne, una ley, porque así como es propio de la ley divina que impulse y exija, así también la carne impulsa, exige y se rebela contra el espíritu y quiere ver cumplido su deseo. Esta lucha permanece en nosotros mientras vivimos; en algunos, más, en otros menos, según que el espíritu o la carne lleguen a ser más fuerte; y sin embargo el hombre mismo en su totalidad es ambas cosas, espíritu y carne; este hombre lucha consigo mismo hasta que llegue a ser completamente espiritual.

En el capítulo octavo consuela a tales luchadores con que tal carne no condena, y muestra además la naturaleza de la carne y del espíritu y cómo el espíritu viene de Cristo que nos ha dado su Espíritu Santo que nos hace espirituales y modera la carne y nos asegura que no obstante somos hijos de Dios, aunque el pecado desencadene en nosotros su furor, siempre que sigamos al espíritu y nos opongamos al pecado para matarlo. Como nada mejor existe para suprimir la carne que la cruz y el sufrimiento, nos consuela en el sufrimiento mediante la asistencia del espíritu, del amor y de todas las creaturas, es decir, ambas cosas: el espíritu suspira en nosotros y la creatura anhela en nosotros que seamos liberados de la carne y del pecado. Así podemos ver que estos tres capítulos se dirigen hacia la misma obra de la fe, esto es, matar al viejo Adán y someter la carne.

En los capítulos nueve, diez y once enseña sobre la eterna providencia de Dios, en la cual tiene su origen quien ha de creer y quien no, quien puede liberarse de los pecados y quien no, con lo que es tomado para siempre y totalmente de nuestras manos y es colocado totalmente en la mano de Dios el que podamos ser justos. Y esto es lo más necesario, pues somos tan débiles e inconstantes que si de nosotros dependiera no llegaría ciertamente ningún hombre a ser salvo; el diablo los dominaría a todos. Pero por cuanto Dios está seguro de que su providencia no le falla, ni que nadie la puede estorbar, por eso tenemos esperanza contra el pecado.

Pero aquí hay que colocar un límite a los espíritus atrevidos y altaneros que empeñan los esfuerzos de su inteligencia ante todo en sondear el abismo de la providencia divina y se preocupan en vano con el problema de su predestinación. Ellos provocarán su propia caída, sea que desesperen o que pongan su vida en juego. Tú, sin embargo, sigue esta epístola en el orden que la misma epístola establece; ocúpate primero en Cristo y en el evangelio, de modo que reconozcas tus pecados y la gracia divina y luego luches con el pecado, como se ha enseñado en los capítulos uno a ocho.

Después, cuando hayas llegado al capítulo octavo -bajo la cruz y el sufrimiento- allí aprenderás bien cuán consoladora es la doctrina de la providencia de que hablan los capítulos 9, 10 y 11. Pues sin sufrimiento, sin cruz y sin peligros de muerte no se puede tratar la providencia sin daño y oculta cólera contra Dios.

Por ello, debe estar muerto Adán, antes de que él soporte esta cosa y beba el vino fuerte. Por ello, debes precaverte de beber vino, cuando aún eres un lactante. Cada doctrina tiene su medida, su tiempo y su edad.

En el capítulo 12 enseña sobre el verdadero culto de Dios y hace a todos los cristianos sacerdotes, de manera que tienen que sacrificar, no dinero ni animales, como en la ley, sino sus propios cuerpos, mortificando sus malas pasiones. Después describe la conducta exterior de los cristianos en el régimen espiritual, cómo deben enseñar, predicar, gobernar, servir, dar, sufrir, amar, vivir, actuar frente al amigo, del enemigo o de cualquiera. Estas son las obras que hace un cristiano; pues, como se ha dicho, la fe no es ociosa.

En el capítulo trece enseña a honrar y obedecer la autoridad secular; el objeto de su institución es que -aunque no haga buena ante Dios a la gente- al menos logre que la gente buena tenga exteriormente paz y protección y los malos no puedan hacer el mal libremente sin temor o en paz y tranquilidad. Por eso deben honrarlo también los buenos, aunque no necesiten de él. Pero finalmente lo encuadra todo en el amor y lo encierra en el ejemplo de Cristo: como él hizo con nosotros, así hagamos nosotros también y sigamos en sus pisadas.

El capítulo catorce enseña a conducir con cuidado las conciencias débiles en la fe sin herirlas, utilizando la libertad de los cristianos no para dañar sino para proteger a los débiles. Pues donde no se hace esto, se produce la contienda y el desprecio del evangelio, cuya conservación debe preocuparnos más que nada; porque es mejor ceder un poco al débil en la fe, hasta que llegue a ser más fuerte, antes que toda la doctrina del evangelio sucumba. Y tal obra es una labor especial del amor que es muy necesaria, precisamente ahora cuando sin necesidad alguna se perturba a las conciencias débiles desvergonzada y rudamente por comer carne y permitirse otras libertades, antes de que conozcan la verdad.

En el capítulo quince pone a Cristo como ejemplo para que toleremos también a los otros débiles que caigan en la flaqueza de los pecados manifiestos o que son de costumbres desagradables, a los que no se debe rechazar, sino tolerarlos hasta que lleguen a ser mejores. Porque así ha actuado Cristo con nosotros y lo hace diariamente aún, de tal manera que soporta muchos vicios y malas costumbres junto a toda clase de imperfecciones en nosotros y nos ayuda constantemente. Después, al finalizar, ruega por ellos, los alaba y los encomienda a Dios; muestra cuál es su oficio y su predicación y pide muy amablemente contribución para los pobres en Jerusalén; todo lo que habla y trata es puro amor. Por lo tanto, encontramos en esta epístola de la manera más abundante lo que un cristiano debe saber, es decir, qué es la ley, el evangelio, el pecado, el castigo, la gracia, la fe, la justicia, Cristo, Dios, las buenas obras, el amor, la esperanza, la cruz, y cómo debemos comportarnos frente a cada persona, sea buena o pecadora, fuerte o débil, amigo o enemigo y frente a nosotros mismos.

Todo esto además fundamentado muy acertadamente con textos de las Escrituras y mostrado con ejemplos propios y de los profetas, de modo que no queda nada más que desear. Por eso parece también que San Pablo ha querido en esta epístola resumir de una vez brevemente toda la doctrina cristiana y evangélica y facilitar el acceso a todo el Antiguo Testamento. Porque, sin duda, quien tiene esta epístola bien arraigada en su corazón posee: en sí la luz y la fuerza del Antiguo Testamento. Para ello, cada cristiano debe familiarizarse con ella y ejercitarse permanentemente en ella: Para que Dios le otorgue Su gracia. Amén.

El último capítulo (16) es un capítulo de salutaciones. Sin embargó, introduce una noble advertencia ante las doctrinas de los hombres que se infiltran entre la doctrina evangélica y provocan escándalo, como si ciertamente hubiese previsto que debían venir de Roma y por los romanistas los seductores y molestos cánones y decretales y todo enjambre y todos los gusanos de las leyes y mandamientos humanos que ahogan ahora a todo el mundo y que han aniquilado esta epístola y toda la Sagrada Escritura junto con el, espíritu y la fe, de modo que no ha quedado sino el ídolo vientre, cuyos servidores censura San Pablo. Dios nos redima de ellos. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s