Núm. 92, 14 de Julio, 2014

Editorial

Época III*Año LXXXIII*Período 2010-14*Núm.92

Puebla, Pue., 14 de Julio de 2014

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

No conviene que el hombre esté sólo

edit

Así fue la voz de Dios al crear al ser humano, en un inicio, al varón. El Creador sabe que si no hay compañía para el varón podría tener la autosuficiencia, tan ligada al orgullo.

El hombre creado por Dios es un ser espiritual y es un ser social que mejora más fácil y rápidamente con la colaboración de otros hombres y mujeres.

Por otro lado, también necesitamos momentos de soledad, entre otras cosas para reflexionar buscando la compañía de Dios. Y cuando tiene la compañía de su Creador, entonces puede ser compañía de su esposa e hijos.

Un padre convencido y convertido a Dios tiene obediencia a Dios, prueba de sensatez y camino seguro de felicidad; aunque a veces los deseos divinos no coinciden con nuestros gustos.

Dios ha creado al hombre y por tanto sometido a una autoridad que dirige los pasos en busca del bien común. Estos deseos divinos quedan reflejados en el cuarto mandamiento que ordena honrar, respetar y obedecer a los padres y autoridad en general.

Papás: sujetemos nuestro ser a nuestra Autoridad: Dios.

ALAIME

ALAIME CONVOCA AL

alaime%20logo[1]

VIII CONGRESO PEDAGÓGICO

                            

Tema general:

DIVERSIDAD, DERECHOS HUMANOS

E INCLUSIÓN  SOCIAL

DESAFÍOS PARA LA EDUCACIÓN  METODISTA

 

9. 10 y 11 de octubre del 2014.

Instituto Crandon

Montevideo – Uruguay

PROGRAMA

  • Llegada de participantes y alojamiento en el hotel  elegido, miércoles 8 y jueves 9 en la mañana.
  • Comienzo de las actividades jueves 9 de octubre a las 14 hs. con las inscripciones, finalizando el sábado 11 al mediodía, con una oración y envío.
  • Momentos de adoración y alabanza preparados y dirigidos por las diferentes delegaciones.
  • Ponencias,  a cargo de destacados oradores y académicos de nivel internacional.
  • Participación y/o presentación de ponencias, talleres libres y estudio de casos, de acuerdo a los temas propuestos.
  • Tiempo para la camaradería y el encuentro fraterno con colegas.

TEMAS PARA PONENCIAS LIBRES, TALLERES, ESTUDIO DE CASOS Y PRESENTACIÓN DE POSTERS

El docente como guía en el proceso inclusivo y multicultural.

Estrategias y prácticas en las aulas inclusivas.

Proyectos que promuevan el acceso a la tecnología de la información y la comunicación para mejorar el aprendizaje y reducir la brecha digital.

La homofobia y la xenofobia y sus repercusiones en la educación.

Experiencias que promuevan la inclusión social, el respeto mutuo y la solución de conflictos, a través del diálogo entre los diferentes integrantes de las comunidades educativas.

Los interesados en presentar trabajos deberán enviar un abstract de 200 palabras como máximo, antes del 31 de agosto. Una vez que reciban la confirmación del mismo deberán enviar el trabajo completo antes del 15 setiembre.

Una Comisión Académica especialmente designada evaluará y seleccionará los trabajos presentados por los/as interesados/as.

Mag. Marcos Rocchietti, Secretario Ejecutivo de ALAIME

marcosr@internet.com.uy

Artículo

César Vidal

 

Recuperando la verdad sobre Calvino

en su 505 aniversario

 

art.Calvino.cesar vidalJuan Calvino

 

El 10 de julio de 1509 nació Juan Calvino, intelectual y teólogo francés establecido en Ginebra, desde donde impulsó y dio a conocer la Reforma Protestante.

 

10 DE JULIO DE 2014, GINEBRA

El historiador César Vidal recuerda que Calvino es «el segundo francés más importante de la historia» según encuesta que se realizó cerca del quinto centenario del teólogo protestante, y «con una proyección mayor que la de Napoleón».

Sin embargo, dice, Calvino «es un personaje que tiene muy mala prensa, sobre todo por gente que no se ha molestado en leerlo o en estudiar su biografía».

El erudito francés, además, no sólo escribió de teología, sino que abarcó muchos campos y fue una influencia clave en el parlamentarismo inglés o en la Constitución norteamericana.

Para César Vidal, los méritos de Calvino comienzan en la teología que desarrolla, «a la altura de Agustín de Hipona y seguramente por encima de Tomás de Aquino». Pero su teología influye en otros aspectos sociales relevantes. De hecho, hay estudiosos de la historia económica que entienden que Inglaterra pudo mantener su imperio durante siglos, en contraposición a España, por la «cosmovisión calvinista de Inglaterra: es decir, esa visión del trabajo, del ahorro, de la honradez, que es uno de los grandes aspectos de influencia de la Reforma y, sobre todo, de Calvino».

El historiador concluye que Calvino influyó «en las revoluciones puritanas en Inglaterra, que son las bases del parlamentarismo actual» y en «la Constitución Americana». Una herencia básica para la sociedad actual, lo que demuestra que «la Reforma implica una enorme revolución en términos muy positivos para la historia de la humanidad».

TRABAJO DIGNO Y HONRADO

Una de las doctrinas básicas de Calvino fue la dignificación del trabajo: «todos los trabajos son dignos mientras sean trabajos honrados. Es algo que Dios ha dado al hombre y de hecho antes de la caída ya trabajaba», explica Vidal.

Esta idea cambió a los países europeos que acogieron la Reforma. En cambio, en España «hasta finales del siglo dieciocho, con dos siglos y medio de retraso, Carlos III no emite una pragmática real en la que admite que el trabajo no es infame». Durante dos siglos y medio en el imperio español «el trabajo era visto como algo malo, algo que sigue pesando, por cierto, en la mentalidad de muchos españoles».

También la iglesia católica retrasó la adaptación de este concepto. «Cuando la iglesia católica admite que puede haber santidad en el trabajo es con el Opus Dei, y lo consideran el gran descubrimiento del siglo XX, o sea, con más de cuatro siglos de retraso respecto a la Reforma», agrega Vidal. «Como descubrimiento no es demasiado excelente», ironiza.

CALVINO Y SERVET

Una de las evidencias del desconocimiento de la figura de Calvino está en la comparación que a veces se realiza con Tomás Moro, «un disparate» según César Vidal. «Tomás Moro entendía que la reforma iba a ser el fin del mundo medieval tal como él lo había conocido, y estaba dispuesto a evitarlo como fuera». El inquisidor «dictó sentencias de muerte de disidentes religiosos, quemó Biblias» y a pesar de ello hay quien defiende su buena fama.

Las comparaciones con Calvino vienen por la ejecución de Miguel Servet. Es «el único punto negro indudable», explica Vidal, aunque «es condenado por el consejo de Ginebra; Calvino no dicta esa orden ni forma parte de los mecanismos que emiten esa condena». Un Servet que «estaba condenado por la Inquisición» y que si no hubiese huido a Suiza «hubiera ardido en una hoguera».

El trágico desencuentro entre Servet y Calvino, que llevó al primero a la muerte, sin embargo, no contó con el apoyo de la Reforma ni de los demás reformadores. «Sebastián de Castillone dijo que matar a un hombre no es defender una doctrina sino matar a un hombre», explica Vidal.

Además «la ciudad de Ginebra ha levantado un monumento a Servet reconociendo el desagravio por lo que sucedió en el siglo XVI. Si tuviéramos que levantar un monumento a cada hombre que fue quemado por la inquisición católica no tendríamos lugar en las plazas».

El historiador considera que la mala fama de Calvino se corresponde con la intención de compensar la gran cantidad de ejecuciones que se hicieron bajo el auspicio de los gobernantes y jerarquía católicos. «Es de lo poco que se puede acusar a Calvino, pero sería bueno recordar que en estos momentos hay un proceso de beatificación a una reina católica que como gobernante fue excepcional pero entre otras cosas creó la inquisición en España y echó a los judíos». Para Vidal hay «dos varas de medir muy dispares y comparar a Calvino con la Inquisición es un ejercicio de cinismo».

La historia de la Reforma «no tiene nada que ver, ni el más mínimo paralelo» con lo que sucedía con la Inquisición. César Vidal reafirma que «nunca existió una inquisición protestante, e incluso entre ellos había una gran libertad de conciencia».

Fuentes: Protestante DigitalEditado por: Protestante Digital 2014

Oscar G. Baqueiro

 

La Alianza Mundial Bautista

art.ogb.logo baut antig

En este mes de julio de 2014 sesionará en Istnak, Turquía, la Alianza Mundial Bautista (AMB), que es un compañerismo de los cristianos conocidos hoy como bautistas. La alianza no es autoritaria ni jerárquica, ya que los bautistas creen en la autonomía de cada grupo local, sino consultiva, fraternal y de convivencia.

art.ogb.logo moderno

Istnak se llamó antes Nicea y es el lugar donde en el año 325 se tuvo el primer concilio ecuménico de los  cristianos, convocado y presidido por Constantino, emperador romano  y al que concurrieron cosa de 300 obispos de ese entorno,  deliberando casi toda la primavera de ese año como huéspedes del monarca.

Concilio de Nicea
Concilio de Nicea

Hacia principios  del  siglo XVI, con el fervor nacido en la Reforma en Europa, surgen los llamados “anabaptistas”  o rebautizadores, predecesores de los ahora identificados como bautistas, quienes rechazan el bautizo de menores de edad como lo característico de su prédica y que finalmente les dio su nombre histórico.

En 1905 nace la ABM, como resultado de la expansión misionera  del siglo XVIII de las familias evangélicas, que ahora tienen dimensión ecuménica o de “toda la tierra habitada” que lo que realmente significa en el griego original la voz ecuménico, queriendo lograr que los bautistas de los 5 continentes se reconozcan y relacionen entre sí.

La AMB consigue entonces que todos ellos tengan consenso en sus actividades múltiples y variadas. Desde entonces sesionan periódicamente en distintos lugares de nuestra geografía. Hoy por hoy los integrantes de la AMB provienen de 121 naciones y representan un 60 % de los 75 millones que al presente se definen como bautistas en nuestro planeta Tierra.

De nuestra ciudad de Monterrey viajó a Istnak el estimado pastor y profesor Joel Sierra Cavazos, quien actualmente predica los domingos a la Iglesia Sion que se reúne cada semana en su sede dentro de la colonia Mitras Centro. ¡Quiera Dios bendecir la asamblea de Itsnak y el viaje del pastor regiomontano arriba citado!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUAN STAM • 28/06/2014

 

La teología del gozo y el gozo de la teología: La alegría de Dios

 

art.alegria del gozo

Nos cuesta mucho pensar en Dios como alegre. Nuestra imagen de Dios es seria, severa, jamás con sonrisa. Pero la Biblia nos habla del multifacético gozo de Dios[1], como Suprema Belleza e Infinita Alegría. Las escrituras hebreas emplean una variedad de términos para expresar esta alegría divina: Dios se deleita y se complace en nuestra consagración a su buena voluntad y nuestra práctica de la justicia (1Sm 15:22 HaQêFaZ; Sal 51:16-17; cf. Miq 6:7 YaY.RYâH). Según Isaías 62:5, “como un novio que se regocija por su novia, así tu Dios se regocijará por ti” (YiSîS). Dios se deleita en nuestro bienestar, lo que nos motiva a nosotros a lanzar gritos de alegría (Sal 35:27; cf. 95:1-2). Es un gozo mutuo, del que nos habla el Salmo 104:

Que la gloria de Yahvéh perdure eternamente;

que Yahvéh se regocije en sus obras…

Cantaré a Yahvéh toda mi vida,

cantaré salmos a mi Dios mientras tenga aliento.

Quiere él agradarse de mi meditación;

yo, por mi parte, me alegro en Yahvéh (104:31-34; cf. 92:1-5).

¡Dios se goza disfrutando sus obras, y comparte ese gozo con nosotros![2]

Es más, Dios mismo se ríe de nuestras vanidades, sabiendo que son más comedia que tragedia (Sal 2:4; 37:13; 59:8; hebr SâJaQ). Dios se ríe y nos hace reír a nosotros con su finísimo sentido de humor (Gen 21:6; cf. Sal 52:6 SaJaQ; cf. Zac 9:15)[3].Es sorprendente y significativo que uno de los tres patriarcas hebreos se llame “Risa”. El relato del nacimiento de Isaac está permeado de este verbo hebreo para “reírse”. Cuando Dios le anunció a Abraham que Sara iba a tener un hijo, él se rió al imaginar a su anciana esposa con barriga materna o dando de mamar (Gn 17:17). A continuación la misma Sara, que ya había dejado atrás la época de procreación, al escuchar esa misma noticia se rió, y después pretendió negarlo (18:12-15). Al nacer el niño, Sara exclamó, “Dios me ha hecho reír”, y a los demás a reír con ella (21:6). No cabe la menor duda: ¡Dios tiene un buen sentido de humor!

Este episodio tan humano y jocoso reaparece en el cuarto evangelio, nada menos que una evidencia de la deidad de Cristo: “Abraham, el padre de ustedes, se regocijó al pensar que vería mi día, y lo vio y se alegró” (Jn 8:56). ¿Cómo pudo decir Jesús que Abraham vio su día y se alegró? ¿Por qué escoge este texto, precisamente el pasaje sobre el nacimiento de Isaac, y específicamente el tema de la risa? Los textos de Génesis no indican ningún conocimiento salvífico de parte de Abraham; la promesa era sólo que tendrían un hijo, una nación, y una tierra. Pero en ese loco proyecto de fe nació toda la historia de la salvación, y nació con gozo evangélico. Ese gozo lo compartieron Abraham y Sara, en todo el humor divino con que Dios los hizo reír.

Filon de Alejandría, pensador judío contemporáneo de Jesús (20 a.C. – 50 d.C.), enseñó que toda alegría humana es una participación en la alegría de Dios.[4] Sobre Abraham, Filón describe su reírse como “resultado de una felicidad establecida y un regocijarse de la mente” (de Abr 202), que constituye “un sacrificio que la persona sabia ofrece como ofrenda a Dios”. Afirma también que “el regocijarse pertenece propiamente sólo a Dios”. Filón lo razona filosóficamente: sólo Dios está totalmente libre de dolor o temor, por lo que “la naturaleza de Dios… es la única naturaleza que posee completa felicidad y bendición” (ibid). Así, sólo Dios puede alegrarse completa y perfectamente. En otro escrito, Filón describe “el reír del alma” aun cuando sufre, pues “sonríe en su mente porque un gozo grande y puro, sin mezcla, ha entrado en ella (Mut 154).

art.alegria2El teólogo contemporáneo que más ha profundizado en el tema de la alegría de Dios es Karl Barth, en su larga exposición de la gloria de Dios (Church Dogmatics II/1 640-677). Partiendo de la belleza de Dios como revelación de su gloria, Barth concluye que la alegría pertenece al mismo ser de Dios.[5] Como bello que es, afirma Barth, “Dios actúa como aquel que da placer, crea deseo y lo premia con el goce de lo deseado” (651). “La gloria de Dios”, afirma Barth, “es el gozo propio e inherente de su ser divino, el que brilla desde él y rebosa en su riqueza” (647). Eso no es casualidad, pues Dios se revela así y actúa así, porque es así, porque es bello y deseable, lleno de goce. “El Dios atestiguado en las sagradas escrituras es el Dios que irradia gozo, y sin ese gozo no sería comprensible en su deidad y no sería quien es” (654). Además, todas las criaturas “tienen su ser y su existencia en el movimiento divino de la divina auto-glorificación en la transferencia a ellas de su inmanente alegría. Es su destino ofrecer en la esfera temporal una respuesta fiel aunque inadecuada al júbilo con que está repleto Dios desde la eternidad y hasta la eternidad” (648). Las criaturas estamos llamadas a “co-operar en el júbilo que rodea a Dios” (648). En una docena de páginas (646-657) Barth nos ofrece una reflexión muy profunda e inspiradora sobre la belleza y la alegría del ser de Dios como fuente suprema de la belleza y la alegría creadas. Domina el vocabulario de deseo, placer, gozo y felicidad. Ignorar esto, según Barth, es negar “el carácter radicalmente evangélico del mensaje bíblico” (654; cf. 655).

En la misma línea, Ronald Gregor Smith (Richardson 1951:117) afirma que “el gozo no es una consecuencia aislada u ocasional de la fe, sino una parte integral de toda la relación con Dios”. Citando a Filipenses 4:4, Romanos 14:17 y 15:12, Gregor Smith concluye que “la fuente de gozo en la vida de Dios hace que nuestro gozo sea no sólo un don derivado del gozo de Dios, sino también un anticipo del estado final”. En nuestro gozo, no sólo expresamos el gozo de Dios mismo, sino que también vivimos por adelantado el gozo eterno de nuestra salvación. Nuestro gozo es completo sólo en la plenitud de la presencia de Dios (Sal 16:11). “El gozo en la Biblia aparece consistentemente como una realidad escatológica que se hace presente proléptica y parcialmente en la vida humana como anticipo del reino de Dios” (ibid.).

De este origen divino nace una fuente inagotable de gozo. El pueblo de Israel celebraba las misericordias de Diosen la exuberante alegría de sus fiestas (cf. Sal 122:1). La consigna festiva era “te alegrarás delante de Yahvéh tu Dios…y tu alegría será completa” (Dt 16:11, 14,15). ¡Los hijos e hijas de Dios vivimos en fiesta permanente! De la Fiesta de Enramadas se comentaba, “Quien no ha visto la alegría de esta fiesta, nunca ha visto alegría en su vida” (Zorrilla 1981:54). “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Yahvéh iremos” (Sal 122:1). La consigna de nuestros cultos es, “Cantad alegres al Señor, habitantes de toda la tierra” (Sal 100:1). Nuestras celebraciones cristianas, como Navidad, Semana Santa, bautismo, eucaristía, renuevan la alegría de las hazañas salvíficas de Dios y también miran adelante hacia su reino definitivo.

La alegría bíblica a menudo se relaciona con la esperanza escatológica. A los perseguidos el Señor les exhorta, “Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo” (Mt 5:12). A los mayordomos fieles se les invita a entrar en el gozo de su señor (Mt 25:21,23). Sin haber visto a Jesús, los fieles “se alegran con un gozo indescriptible y glorioso” en la espera de su venida (1 P 1:7-8), anticipando con alegría ese encuentro (4:13). En el Apocalipsis “la idea de gozo se proyecta hacia adelante” (Richardson 1951:117). Apocalipsis 7 compara el cielo a la muy alegre fiesta de Enramadas (Cf. Stam 2003:149-151, “El cielo será una fiesta”). Aquí en Ap 18-19 Juan está celebrando con júbilo la futura derrota de Babilonia (Ap 18:20; 19:7; cf. 12:12). Bien comentan Mesters y Orofino (2003:317-318):

Esta alegría tan grande nace del futuro y, a través de una lectura diferente de los hechos  penetra el presente, provocando el canto de las comunidades perseguidas. Aquí [en el canto] ellos verifican que no han sido engañados. La resistencia y la lucha de hoy son simiente de este futuro tan atrayente…

El Apocalipsis es uno de los libros más alegres de la Biblia. En su pobreza, los perseguidos viven una felicidad que los poderosos, en su riqueza, no consiguen entender ni poseer… Detrás del dolor de la persecución, los apocalípticos encuentran la certeza de estar en la mano de Dios. La alegría explosiona en cantos de loor y de acción de gracias.

Finalmente, esta teología de la alegría debe producir un teologizar también alegre. Nuevamente Karl Barth lo expresa elocuentemente:

La teología en su totalidad, y en todas sus partes y en sus interconexiones, en su contenido y su método es… una ciencia peculiarmente bella.  De hecho, podemos decir con confianza que es la más bella de todas las ciencias.  Encontrarla desabrida es la marca del filisteo.  Es una forma extrema del filistinismo poder encontrar la teología desabrida.  El teólogo que no tiene gozo en su trabajo simplemente no es teólogo.  Caras malhumoradas, pensamientos adustos y estilos aburridos de hablar son intolerables en esta ciencia.  Que Dios nos libre de lo que la Iglesia Católica ha considerado uno de los siete pecados del monje – el taedium – ante las grandes verdades espirituales con las que la teología tiene que ver.  Pero tenemos que entender, por supuesto, que sólo Dios nos puede guardar de caer en ese tedio. (II/1 p.656).

Así es como la teología del gozo inspira una inmensa alegría en todo el quehacer teológico. Ser llamados por Dios a la tarea teológica significa el indescriptible privilegio de “habitar en la casa de Yahvéh todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Yahvéh y recrearme en su templo” (Sal 27:4), ¡Y de alegrarme ante Dios y con Dios!

[1] Sobre la teología del gozo ver Barth II/1 646-672; Léon-Dufour 1965:318-322; Coenen I:74-83; Balz-Sch I:21-23, II:2033-2037; Stam 2004B:40-41 y “la belleza de Dios” en juanstam.com.

[2] Este gozo estético en una obra de arte bien realizada debe ser el sentido del repetitivo “bueno” de Génesis 1, que no parece tener sentido ético de “moralmente bueno”. Parece ser la exclamación de un artista, “¡Qué bien que me salió esto!” (Stam 2003:19-22). En Proverbios 8:22-31, “Sabiduría” (JaCMâH) acompañó a Dios en la obra de creación y se llenó de alegría (8:30-31). Hay cierto paralelo entre la JaCMâhde Proverbios y el Logos del cuarto evangelio.

[3] Según Sal 126:2, Dios llena nuestra boca de risa al liberar a su pueblo; cf. Job 8:21.

[4] Sobre Filón, ver BalzSch II: 2033 y los respectivos escritos de Filón mismo.

[5] Con todo su énfasis sobre la belleza de Dios y el placer que produce, Barth distingue estas perfecciones divinas de otros atributos esenciales y definitivos como la santidad de Dios, su amor y gracia o su eternidad. Para Barth, la belleza y alegría de Dios son aspectos de su gloria (p.652-653, 655).

MARIONA SIMARRO • 08/07/2014

 

“Bienvenido a mi realidad…”:

La enfermedad mental

 art.enfmental

LUPA PROTESTANTE 

“La enfermedad mental siempre llega como una tormenta inesperada que puede descargar sobre cualquier persona. Nadie está libre de padecerla”.

Por desgracia existen muchos tabúes y falsas creencias que hacen de la enfermedad mental, algo temible, asociándola con la agresividad y la violencia.

Ante todo las personas con enfermedad mental, son eso, PERSONAS, con sueños, ilusiones y esperanzas, PERSONAS, capaces de amar, de ayudar, de agradecer, de trabajar, PERSONAS dignas, que no quieren ser invisibles ni rechazadas, PERSONAS valientes, capaces de enseñarnos muchas cosas, entre otras, que es posible sonreír a pesar de la adversidad.”

Con estas palabras se inauguraba en Cartagena la exposición “Bienvenido a mi realidad”, realizada por personas que padecen enfermedad mental, con el objetivo de explicar a través de la expresión artística en qué consiste su enfermedad.

Antes de compartir las ideas que recoge esta exposición, me parece necesario explicar, brevemente y a grandes rasgos, en qué consisten los trastornos mentales.

¿Qué es la enfermedad mental?

El término “enfermedad mental”, al que también podemos citar como trastorno mental o psicopatología (no psicopatía), es muy amplio, ya que incluye diferentes enfermedades que tienen su origen en un funcionamiento anómalo del cerebro.

Hoy en día sabemos que casi todo lo que decimos, sentimos, pensamos o hacemos es fruto de un complejo proceso cerebral. En las psicopatologías, estos procesos sufren alteraciones que afectan al razonamiento, al pensamiento, a los procesos cognitivos, al comportamiento, a la conducta, a las emociones, a la percepción de la realidad, a la motivación, al aprendizaje y  al lenguaje. Se hace difícil pensar, sentir y actuar de forma “standar” si tu cerebro no funciona de forma “standar”.

Como he dicho, este “gran baúl” de las enfermedades mentales tiene dos compartimentos bien diferenciados: el de las psicosis y el de las neurosis; tal vez las primeras más graves que las segundas, porque conllevan una mayor desconexión de la realidad. En cualquier caso, cada enfermedad y cada persona que la padece son distintas y no se puede generalizar.

Sin entrar en detalles, quiero citar algunas psicopatologías para que nos familiaricemos con ellas y con el fin de normalizar palabras como esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno límite de la personalidad, trastorno esquizoafectivo, trastorno obsesivo compulsivo, fobia social, depresión, ataque de pánico… Es importante que las nombremos en voz alta y varias veces, porque así, poco a poco, iremos rompiendo el misterio que las envuelve y colaboraremos a romper el tabú.

En muchos casos, las alucinaciones, las ideas delirantes, las manías, la apatía, la euforia… son síntomas con los que cargan las personas con enfermedad mental y sus familias, con bastante sufrimiento y angustia, aunque gracias a la terapia, a la atención psicológica-psiquiátrica y a los fármacos, estas personas pueden llevar una vida normalizada.

Para visualizarlo de forma poética, a mí me ayuda el Salmo 107:

“…vagaban perdidos por el desierto… sin dar con el camino a una ciudad habitable…hambrientos y sedientos, la vida se les iba consumiendo…..afligidos y encadenados, habitaban en las más densas tinieblas…”

Que me perdonen los exégetas por sacar  por completo este texto de su contexto, pero cuando leo este bellísimo salmo, siempre pienso que describe de forma brillante la esencia de la enfermedad mental.

“En su angustia clamaron al Señor y él los salvó de su aflicción. Los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en mil pedazos sus cadenas. En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Envió su palabra para sanarlos y así los rescato del sepulcro”.

Y esta segunda parte es mi oración por ellos al Señor. Aunque es cierto que la mayor parte de las enfermedades mentales acompañan a las personas que las padecen a lo largo de toda su vida, yo soy de las que sigue pidiendo “el milagro”, por supuesto, sin abandonar la medicación ni la atención terapéutica.

Habría mucho que decir de esta enfermedad tan difícil de entender y de asumir. Para continuar reflexionando, me gustaría hacer un recorrido por las obras de la exposición.

“Bienvenido a mi realidad”

A través de la pintura y la cerámica, los autores lanzaban mensajes. Las leyendas que acompañaban a cada obra no te dejaban impasible:

“LA ENFERMEDAD LLEGÓ COMO UNA TORMENTA INESPERADA”

Es así como ocurre el primer brote de una enfermedad psiquiátrica. Aparentemente eres una persona normal, pero por alguna razón, que suele ser un factor estresante, en un momento concreto, algo se quiebra dentro de ti y pierdes el contacto con la realidad. Pueden aparecer delirios, ideas inconexas, pánico…… nadie espera el aguacero que a su paso deja la desolación.

Existen factores  que los psiquiatras denominan “vulnerabilidad”, como por ejemplo el consumo de tóxicos, los problemas en el alumbramiento, los traumatismos en la cabeza, factores hereditarios… pero nada de esto es determinante, podría tocarte a ti o a alguien cercano a ti.

“ANTES DE JUZGARME CAMINA EN MIS ZAPATOS”

Es el título de la segunda obra. Es fácil juzgar a la ligera, pero denota una gran irresponsabilidad y una falta tremenda de respeto hacia la persona juzgada. Es necesario conocer la enfermedad mental para empatizar con quienes la padecen.

“PON TUS MANOS EN LAS MIAS”

En esta obra, el bajo relieve de una mano te invita a poner la tuya encima… tocar a la persona que está enferma… como hizo Jesús, que no solo sanó al leproso sino que lo tocó, porque aunque era algo tabú  (prohibido),  las personas excluidas necesitan que se les toque, que se rompa el muro que las aísla.

“NO QUIERO SER INVISIBLE”

Cada vez que miramos a otro lado cuando vemos a esa persona extraña, rara, extravagante, desequilibrada…. lo estamos haciendo invisible. Es posible que sintamos miedo, pero ¿dónde está el origen de ese miedo? Los medios de comunicación nos hacen un flaco favor cada vez que asocian un acto violento con una persona que padece enfermedad mental. Nosotros mismos, cuando conocemos un suceso macabro, pensamos que el autor debe ser un loco. El estigma está instalado en nuestra forma de pensar, por eso sentimos rechazo y miedo.

Si nos paramos a pensarlo bien, las personas con enfermedad mental son más bien víctimas y no agresores. Víctimas de burlas, de prejuicios, de desprecio, de discriminación, de incomprensión, de exclusión… Combatir el estigma que les rodea es algo que les debemos. Hacerlos visibles es la mejor forma de acogerlos en una sociedad que solo quiere ver lo “normal”.

“MIRAME, EN TI ENCUENTRO QUIEN SOY YO”

Qué importante es, para cada ser humano, la mirada del otro. En una ocasión, que todos conocemos bien, Jesús se encontró con un joven rico (Marcos 10:21): “Jesús, mirándolo, lo amó”. Puedo imaginarme esa mirada, y quisiera que también fuera la mía al acercarme a una persona que sufre enfermedad mental. De todas las terapias que conozco, sin duda la más poderosa es el amor.

“YO TAMBIEN TENGO SUEÑOS”

Esta era la última obra de la exposición. ¿Con que soñarán las personas que padecen una enfermedad tan dura? Pues en primer lugar, evidentemente, sueñan con no estar enfermas, pero también tienen ilusiones como las nuestras. Tengo el privilegio de trabajar en un centro de personas con enfermedad mental, y en más de una ocasión les he preguntado cuáles son sus sueños. Ahí van algunos de ellos que cito literalmente: “tener novia”, “formar una familia”, “tener un trabajo normal”, “irme de viaje con alguien”, “tener amigos”, “ser bailarina”… Todos estos sueños tienen un denominador común: las relaciones humanas. Tal vez sueñan con ello porque es lo que les falta. Seguro que podemos hacer algo para que sus sueños de inclusión se hagan realidad.

Llevaban a Jesús a todos los enfermos…  Marcos 1.32

Hay algo que quiero explicar, por la importancia que tiene para nosotros como creyentes. Es posible que tengamos algún conocido con enfermedad mental y que queramos compartir con él el evangelio. En este caso debemos saber que todo lo religioso, lo espiritual, lo trascendente, son temas especiales para ellos. En muchos casos, los enfermos mentales, especialmente los psicóticos, pueden brotarse al abordar la parte espiritual.

También puede suceder que al escuchar el mensaje, piensen en dejar la medicación porque Jesús les ha sanado. En general, las personas con enfermedad mental anhelan dejar de tomar su medicación porque les deja bastante apagados. Ellos están deseando agarrarse a algo para abandonar el tratamiento. Conozco casos en los que ha sucedido esto y las consecuencias han sido muy negativas. Por eso, antes de predicarle a una persona que padece enfermedad mental, procura asesorarte bien. Ten en cuenta  cómo son, cómo entienden el mundo que les rodea. Hay algo que sí debes y puedes hacer con la mayor fuerza posible, trasmitirles y compartir con ellos  los valores del Reino: el amor, el perdón, la alegría, la esperanza… Para esto no necesitas tomar precauciones.

Algunos datos interesantes:

-El 25% de la población padece, a lo largo de su vida, alguna enfermedad mental.

-La enfermedad mental no es necesariamente hereditaria.

-Un 1 % de la población mundial padece esquizofrenia.

-Las enfermedades mentales afectan a todas las clases sociales.

-Enfermedad mental no implica tener un coeficiente intelectual bajo.

-Las psicopatologías no son un castigo por el cual sentirse culpable.

Sugerencias e ideas prácticas para conocer más de su realidad:

PELICULAS: “Una mente maravillosa”; “Ellin”

LIBROS: “Comprender la enfermedad mental”. Fernando Leal Herrero.

“Diario de una enfermedad mental”. Antonio Ramos Bernal.

RADIO: Siempre que puedas escucha “Radio la Colifata”. Es una emisora de radio que

emite desde hace más de 15 años desde Borda, un Centro Psiquiátrico de Buenos

Aires. Búscala en Google.

YOUTUBE: “Los rostros de la enfermedad mental” Es un documental.

APICES. Bienvenido a mi realidad. Podrás encontrar la exposición, un documental    y una performance.

FEAFES: Es la Federación de las Asociaciones para personas con enfermedad mental y sus familias. Está en todas las provincias españolas. Puedes dirigirte a ella para cualquier   consulta. Página web: http://www.feafes.org

 

“Llevaban a Jesús a todos los enfermos… y Jesús curó a muchos.” Marcos 1:34

Nos gustaría que fuera así también hoy en día. No entendemos el sufrimiento humano, pero sí sabemos que Dios puede acompañar y consolar a los que sufren; por eso mi oración no cesa de clamar por la recuperación, la calidad de vida y la aceptación social de este colectivo tan vulnerable.

Enlace: http://www.cartagena.es/frontend/genericas/detalle_agenda/_Mq4DsbcKUSI272yCac1QyqHjp1nzRb9SeZIbl2L4w-HNVIMYwSR_ng

 

 Pastora Mariel Pons (*) 

 

La Pascua de Jesús

art.la pascua.

Misión para la Vida

Son muchas las veces que utilizamos la palabra MISIÓN; en diferentes situaciones, sean religiosos, económicos, sociales o políticos…. Esta palabra está presente en nuestro hablar de diferentes formas y para ilustrar un sinfin de vivencias  … desde misión imposible, misiones de paz, misión económica, misioneros de iglesias, etc. … incluso la palabra misil que tiene en misión su origen.

Esta palabra nos viene del latín: misio,-onis.

1.f.  Acción de enviar.

2.f.  Poder, facultad que se da a alguien de ir a desempeñar algún cometido.-

3.f .Comisión (encargo).

 4.f. Comisión temporal dada por un Gobierno a un diplomático o agente especial para determinado fin.

5.f.  Casa o iglesia de los misioneros.

6.f. Tierra, provincia o lugar en que predican los misioneros.

Al dejar la tumba vacía, los primeros discípulos junto a María Magdalena y las otras mujeres, corren para compartir el Anuncio de la Salvación. El pesaj (pasaje-pascua) de Jesús de la muerte a la vida es el inicio de una forma nueva de MISIÓN: el ser enviados no ya por hombres o por reinos … sino por DIOS mismo para entregar  la Buena Nueva.-  

En Pascuas, con la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo se nos vuelve a recordar la necesidad imperiosa de ser hoy, en nuestra comunidad y en nuestra vida, una MISIÓN … un envío de Dios para el mundo, el cual nos recuerda el Gran Amor de Dios por su humanidad.-

Con la Resurrección de Jesús la muerte ya no es más… tan solo una separación  temporal…

Con la Resurrección de Jesús se alejan la oscuridad y el miedo … porque el Señor de la Historia cumplió con su MISIÓN … la de darnos Vida … y Vida en ABUNDANCIA.

Como Iglesia heredera de este acontecimiento, estamos obligados a ser MISIÓN, como lo fueron Morris y como lo fueron quienes trabajaron y dejaron su Vida, su Testimonio, su AMOR en la Misión Evangélica de La Boca.-

Que la fuerza del Poder del Espíritu de Dios colme nuestras existencias para seguir siendo sus enviados y enviadas hoy para hablar de su Amor, vivir en la Fe, ser hacedores de la Esperanza y colaboradores de su REINO DE VIDA NUEVA, en este tiempo y en este lugar.-

¡¡¡… EN NUESTRO LUGAR …!!!             ¡¡¡… EN NUESTRA MISIÓN …!!!    

¡¡¡ FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN !!!

 

(*) Pastora de la Iglesia Evangélica Metodista de La Boca, Argentina.

Tomado del boletín de la iglesiametodistalaboca.wordpress.com

 

Cristo de Corcovado (Brasil)

 

 ‘Con la vida y el trabajo

en las manos de Jesús’

 art.el corocovado

¿Puede usted decir esto? Un trabajador brasileño no lo anuncia con palabras, pero sí lo experimenta de una forma literal ¡y espectacular!

 

26 DE JUNIO DE 2014, BRASIL

Mientras se desarrolla el Mundial de fútbol en Brasil, un trabajador brasileño realiza un arriesgado trabajo, y puede decirse sin duda alguna que su vida pende de un hilo y que su futuro está totalmente en las manos de Jesús.

Este trabajador hace rapel por una fina cuerda que desciende desde la palma extendida de la mano del emblemático Cristo Redentor en Río de Janeiro. Aparentemente realiza con toda normalidad su arriesgado trabajo sin inmutarse.

La labor que realiza se debe a que la estatua ha sido sometida a varias reparaciones después que fuese alcanzada por un rayo el pasado mes de enero, que le rompió el dedo medio de la mano derecha.

La impresionante construcción alcanza en su cima casi 800 metros por encima del nivel del mar (unos 792), lo que hace que cualquier reparación o tarea de limpieza que se realice en ella suponga una tarea vertiginosa.

La estatua Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es una imagen de 38 metros de Jesús de Nazaret, sin contar el pedestal de 8 metros, con los brazos abiertos mostrando a la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil.

Su base está situada a 710 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional de la Tijuca, en la cima del cerro del Corcovado.

Considerada la estatua Art decó más grande en el mundo, es reconocida como una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno junto a Machu Picchu, la Gran Muralla China, el Coliseo de Roma, el Taj Mahal, Chichén Itzá y Petra. Es la única de ellas que no ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, la más reciente y la más votada de las siete en la elección.

Para un poco de perspectiva de la altura, le dejamos con una foto panorámica de la estatua entera con Río de fondo.

 

Fuentes: Huffington PostEditado por: Protestante Digital 2014

Carlos Martínez García

 

Reportaje histórico

sobre Conrado Grebel

 art.cmg.conradg

Pude leer con emoción la edición facsimilar

de las cartas de Grebel a Müntzer.

 

22 DE JUNIO DE 2014 

Uno de mis sueños comienza a realizarse. Todo comenzó cuando tomé la decisión de investigar más y escribir el resultado de la investigación como un reportaje histórico sobre Conrado Grebel, uno de los líderes de loas anabautistas suizos en 1524-1526. En semanas pasadas algo he mencionado sobre él, particularmente contrastando su hermenéutica con la de Thomas Müntzer, el visionario radical que luchó violentamente por hacer posible una Nueva Jerusalén terrenal.

Mi proyecto inicial era escribir sobre Grebel con las fuentes a mi alcance, las que he logrado reunir en mi repositorio personal de libros (no me atrevo a llamarle biblioteca). En febrero pasado asistí en Guatemala a la Consulta Anabautista Latinoamericana, donde compartí la idea con John David Roth, historiador y director del Mennonite Quarterly y de la Mennonite Historical Library en Goshen College, Indiana. John es autor de varios libros, entre ellos Beliefs: Mennonite Faith and Practice, obra publicada por Herald Press en 2005. John se interesó en el tópico y comentó que veía posible que yo fuese a documentarme en la Biblioteca Histórica de Goshen, la que cuenta con un gran acervo.

Muy pronto John D. Roth pasó de interesarse a dar pasos firmes para apoyarme en lo que le dije sería no un libro académico sobre Conrado Grebel sino un volumen escrito en español con técnicas periodísticas, más específicamente un acercamiento narrativo entre crónica y reportaje histórico. En marzo me informó que todo estaba listo para que visitara Goshen College, pasara unas semanas allí leyendo y escribiendo acerca de Grebel.

Pues bien, el martes 17 de junio, en la madrugada, el sueño que referí al inicio de este artículo inició sus primeros pasos. Salí de la ciudad de México hacia South Bend, Indiana. La recepción de John D. Roth, así como todos las gestiones y preparativos para mi estancia han sido excepcionales. Por mis propios recursos el proyecto seguiría como un sueño, con su ayuda, y la de otros, ya me encuentro investigando en un lugar fascinante y lleno de libros.

Con la generosa asistencia de John D. Roth, de quien he mencionado entre sus cargos ser el director de la Mennonite Historical Library, y Joe Springer, curador de la institución, he tenido una primera linda y bendecida jornada en el lugar que me proporcionaron para la investigación. En el escritorio estaban algunos materiales que ellos consideraron me serían de ayuda.

Uno de esos materiales lo leí con cierta emoción, se trata de la edición facsimilar de las cartas de Grebel a Müntzer. En 1968 el profesor de teología histórica en el Goshen Biblical Seminary, J. C. Wenger, publicó en Herald Press lo que tituló Conrad Grebel’s Programmatic Letters of 1524. Incluyó el facsímil de las misivas, que fueron escritas en alemán, las transcribió y tradujo al inglés. La obra incluye una introducción de Wenger, y el libro fue dedicado a Hans Rudolf Von Grebel, “pastor of the Great Minster, Zürich, Switzerland” y descendiente de décima tercera generación de Conrado Grebel. Incluyo fotografías de la portada y de una página facsimilar de la primera carta de Grebel a Müntzer.

©Protestante Digital 2014

 

 

GABRIEL JARABA • 01/07/2014

Lo pequeño es hermoso:

las ventajas de ser una iglesia minoritaria

(parte final del artículo original)

art.lo pequeño

¿Qué pasa cuando esa iglesia es pequeña y minoritaria? Lo pequeño es práctico. Veamos por qué:

LO PEQUEÑO ES PERCEPTIVO E INTUITIVO. Como lo pequeño es frágil y sensible, tiene igualmente la facultad de percibir inmediatamente lo que sucede a su alrededor y la de intuir lo que  puede suceder. Saber captar lo que está sucediendo es una virtud incomparable en tiempos de confusión. Esa capacidad de percepción es fundamental cuando la iglesia desea situarse en la realidad y actuar de manera consecuente. No tenemos grandes medios y por tanto no tenemos grandes obstáculos ni barreras que nos separen de la realidad humana de la que formamos parte. Así, podemos convertirnos en una “antena” sensible a los “signos de los tiempos”. Somos pequeños pero con orejas y ojos grandes para comprender, y brazos amplios para acoger. Lo pequeño es cercano y por tanto puede ser amigable.

LO PEQUEÑO ES UN ESPACIO ADECUADO PARA REFLEXIONAR Y ELABORAR.  Al ser pocos nos cuesta menos compartir ideas y experiencias. Podemos ir al encuentro de unos con otros sin formalismos e intercambiar elementos con rapidez. La facilidad de percibir e intuir desemboca en la facilidad para reflexionar y elaborar. No es necesario ser grande para ser sólido; la solidez depende de la capacidad no de crecer en tamaño sino en calidad. Tenemos todo lo que necesitamos para amasar la pasta de la fe y ponerla a hornear. No es el pequeño tamaño lo que puede dificultar nuestra comunicación interna sino otro tipo de barreras que nacen de los prejuicios. El espacio pequeño es ideal para que el corazón se mueva libremente en él.

LO PEQUEÑO ES ÁGIL, DINÁMICO Y FLEXIBLE. El tamaño reducido permite la agilidad de movimientos tanto para actuar como para reaccionar. La flexibilidad es la condición de la dinamicidad. Dinámico no es simplemente rápido –que podría serlo aun sin propósito–  sino ágil y certero en un entorno cambiante.  No hace falta ser grande para ser influyente; la capacidad de influir depende de la calidad resultante del amasamiento y horneamiento de nuestra fe y de la dinamicidad fruto de nuestra agilidad. Como somos pequeños llegamos antes a los sitios y accedemos con más facilidad a lugares recónditos donde es necesario intervenir. Y por eso podemos ser bien recibidos, atentos a las necesidades de nuestro prójimo, sensibles a su llamada y prestos a atenderla.

LO PEQUEÑO ES FUERTE SI ES COHERENTE, EQUILIBRADO Y ADAPTATIVO. La flexibilidad es la condición más sólida para la fortaleza. Lo flexible se inclina ante la fuerza que lo doblega para, una vez la fuerza cesa, recuperar su forma original. La capacidad de adaptación es la fuerza subyacente a la capacidad de evolución. La potencialidad de resurgir entre fuerzas opuestas se debe al equilibrio, y precisamente lo que busca la evolución adaptativa es el equilibrio, llamado homeostasis en los seres vivos, es decir, la búsqueda y obtención del funcionamiento equilibrado de las funciones vitales. La coherencia adaptativa equilibrada de los organismos es lo que hace de ellos seres vivos. El equilibrio es señal de madurez y condición imprescindible para el desarrollo y el crecimiento.

LO PEQUEÑO ES CLARO, SIGNIFICATIVO Y RELEVANTE. A menudo lo más grande no es lo que se ve con más facilidad. Una pequeña manchita en la camisa nueva es suficiente para arruinar el estreno. Lo pequeño se hace ver cuando es inesperado: destaca lo inusual, y lo inusual puede ser pertinente o impertinente. El cristianismo es, hoy, en nuestro mundo y en nuestras sociedades, un elemento impertinente por disruptor. Como lo fue su vocación desde los inicios, pues “fuego vine a traer al mundo, y qué quiero sino que arda”. La Cruz fue signo de escándalo para unos y absurdo para otros: lo sigue siendo y de ahí nuestro papel en el mundo. El escándalo de la Ley del Amor es insuperable por ningún otro signo, más que nunca, en nuestros días. El testimonio del Amor no conoce tamaños pues no es mensurable en términos cuantitativos. Y ahí cobra el significado de aquello de hacerse pequeños voluntariamente y para ser los últimos contados entre los primeros.

Lo pequeño, pues, es hermoso porque está hecho a la medida de lo humano. Y es práctico porque nos permite movernos en esa dimensión de humanidad próxima para convertirnos en elemento de humanización. Hay dos maneras de ser pequeño: una, porque no queda más remedio; otra, por razones de simplicidad voluntaria, concepto asociado también a ese estilo schumacheriano (antes llamado austeridad, palabra, que no concepto, desprestigiada últimamente por razones obvias). También hay una tercera, que consiste en ambas cosas juntas, y me temo que esa es la nuestra. Que seamos actualmente pequeños no obsta para poner en práctica nuestra voluntad de crecer; el aprendizaje de la simplicidad voluntaria nos sitúa en mejores condiciones para cuando crezcamos. El crecimiento de un organismo vivo es lento y se produce en el interior de ámbitos cálidos, que permiten la fermentación de la masa y la consolidación en su horneado.

La cuestión del tamaño, la importancia y la influencia, en cualquier caso, no es extraña al Evangelio. Ese asunto era, según he creído entender, una de las preocupaciones de los discípulos que no comprendían, al menos no todavía, la naturaleza y alcance del Reino de los Cielos propuesto por Jesús. Una lectura de esas preocupaciones en términos de importancia y preeminencia, preocupaciones mundanas y por tanto de poder y de ego, nos puede decir mucho no sólo de su mentalidad y de su tiempo, sino también de nuestra situación y de nuestras propias congojas: es un elemento consustancial a la naturaleza humana cuando esta se encuentra frente a frente con el escándalo de la Cruz. Les preocupaba el tamaño, igual que a  nosotros, y todo el empeño de Jesús al respecto era hacer que se diesen cuenta de que incluso en aquel escenario de hace dos mil años lo pequeño era también hermoso.  De lo “grande”, la afirmación de Jesús fue tajante: “No quedará piedra sobre piedra”. Y al darme cuenta de todo esto, salí de los locales de la Església de Crist, que ahora es mi parroquia, gritando en mi corazón: “¡Tengo Iglesia!”. Maravillosamente pequeña y magníficamente dispuesta para que la hagamos crecer.

Publicado en la revista La Luz Digital

Conoce tu Biblia

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

 

 Ezequiel, perdió a su esposa  de repente

conoc.ezeq

                                    EZEQUIEL 24.1-27

 

Mientras  que Daniel ministraba  en la corte del rey Nabucodonosor en la ciudad de Babilonia, Ezequiel ministraba a los cautivos judíos de Babilonia, pero en los campos, en donde vivían los desterrados, a quienes él les animaba con las visiones que Dios le daba. Pero debemos  de tomar en cuenta que fue Dios quien puso a Daniel en la  corte, y fue Dios quien puso a Ezequiel en los campos, para que ambos ministraran Su palabra. Nunca debemos pensar que un profeta haya sido superior a otro, pues ambos hablaron y escribieron la palabra de Dios.

La palabra Ezequiel quiere decir: Dios fortalece, y hasta donde sabemos es el único personaje  en la  Biblia que lleva  ese nombre. Fue llevado cautivo en la segunda deportación a Babilonia. Podríamos decir que por el año 597 a C. Ezequiel fue hijo de un sacerdote de nombre Buzi.  Había pensado que él seria sacerdote en Jerusalén, y adorar a Dios en el templo, pero Dios le dio la bendición de adorarle sin templo; y la adoración  fue la misma, y del mismo valor.

conoc.ezeq2Ezequiel es el único profeta de Dios a quien se le llama hijo de Hombre, que es una expresión que Jesucristo usó para referirse a sí mismo. Jesucristo usó esa expresión, cuando anduvo en este mundo, por 79 veces. Pero Dios usa la misma expresión 91 veces cuando habla al profeta. Ezequiel fue un hombre casado, aunque nada se dice de sus hijos, pero a él se le anuncia que su esposa va a morir, sin embargo, que él no debe hacer lamentación por su muerte de ella, ni comer pan de enlutados. No tenía permiso de hacer ninguna demostración de duelo. Dicen los comentaristas que la muerte de la esposa de Ezequiel, quien vivía con él en Babilonia, ocurrió el día que Nabucodonosor tomó, y destruyó, la ciudad de Jerusalén.

Al leer el libro de Ezequiel nos damos cuenta que él dice que vivía en Tel-abib, que no es  la ciudad actual de Israel, sino una colonia que existía junto al río Quebar que se encontró en Babilonia. Allí a los treinta años, principió su ministerio al cual Dios le llamó, y le inspiró para dar sus mensajes a los que habían sido llevados cautivos de Judá a Babilonia.

Atalaya
Atalaya

Según el capítulo tres del libro de Ezequiel, Dios le da una tremenda responsabilidad a Ezequiel, pues le pone por atalaya a la casa de Israel. Con esto está diciendo cuál ha de ser su ministerio a la gente israelita, o judía, que habían ido a parar a esa nación. Porque  el hecho de estar presos, o cautivos, no les daba derecho de olvidar que eran un pueblo especial. Aun cuando estaban en otra nación, Dios iba a cumplir sus promesas de que volverían nuevamente a Israel. 

Pero pasó algo muy triste, pues mucha gente que había sido transportada a Babilonia, gozando de cierta libertad, tuvieron trabajos, construyeron casas y algunos se dedicaron al comercio, y cuando vino la oportunidad de volver a Judá para reconstruir la ciudad, y el país, muchos ya no quisieron volver, sino que se establecieron en Babilonia, y allí se quedaron.

Hay muchos temas que podemos leer en el  libro que escribió este siervo de Dios, pero hay tres que nos van a sorprender, o tal vez a ayudar a entender cómo Dios trabaja para bendecir a su pueblo. No olvidemos que  Ezequiel está ministrando a judíos que tenían todas las promesas de Dios, pero que El tenía que disciplinarlos, porque lo habían olvidado, yéndose a la idolatría.

Primero. Habla de la responsabilidad individual del hijo de Dios en su relación con El. Escribe Ezequiel 18:20: El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevara el pecado el padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él. Dios hace a cada individuo responsable de su conducta. Esto nos enseña que por muy cristianos, o justos, que seamos los padres, tenemos que saber que nuestros hijos son responsables de cada uno de sus actos de ellos. Incluso son responsables los hijos, de recibir personalmente a Jesucristo como su Salvador, para gozar de la salvación que gozamos  los padres.

Segundo.  Al profeta Ezequiel se le pide algo muy fuera de lo normal. Es el único profeta a quien Dios le pide algo, y a petición el mismo profeta le cambia las indicaciones. En el capítulo  4, Dios dice al profeta que la ciudad de Jerusalén va a ser destruida, y que él debe acostarse 390 días  sobre su lado izquierdo, y 40 días sobre su lado derecho. Que va a comer la comida que El le indicaría, y que cocería  su comida con excremento humano.

El profeta le ruega a  Dios que le cambie, que no le haga cocinar su comida en excremento humano, porque él se ha mantenido físicamente limpio; Dios le permite cocinar su comida con excremento de bueyes. Dios le estaba indicando al profeta que en esas condiciones viviría la  gente que iba a ser conquistada, y llevada a diferentes partes del mundo, viviendo con costumbres que para ellos eran abominación, 4:15 dice: Y me  respondió (Dios): He aquí te permito usar estiércol de bueyes en lugar de excremento humano para cocer tu pan. 

conoc.templojerusalenTercero.- Como hemos dicho, el pueblo se iba a quedar sin templo, el templo lujoso que había construido el rey Salomón  estaba para ser destruido, pero Dios le indica a  este profeta que describa al pueblo, y al mundo también, el templo que va a ser edificado durante el tiempo del milenio, o sea del reinado de Jesucristo aquí en la tierra. La visión de este templo ha sido un tema de mucha discusión a través de los siglos, pero allí esta descrito en los capítulos 40 al 48 del libro, y lo escrito o dicho por Dios, tiene que cumplirse.

Es cierto que después de que escribió Ezequiel, y pasaron unos años, y algunos del pueblo volvieron a Judá, y reconstruyeron el templo, pero no era tan elegante como el templo que había construido Salomón, y ese templo que edificó Zorobabel, fue el templo que Herodes embelleció, y el mismo que visitó nuestro Salvador. Pero Ezequiel da unas medidas muy diferentes, y muchos creemos que estaba profetizando otro templo más lujoso y más amplio, el cual ha de aparecer en los últimos tiempos. Ya hay mucha evidencia de que los judíos tienen todos los materiales, y algunos hasta creen que el templo ya está pre fabricado, y que uno de estos días sepamos que ya lo estarán construyendo, cumpliendo así las palabras de Ezequiel.

CUESTIONARIO

1.- Mientras que Daniel ministraba en la corte del rey Nabucodonosor, Ezequiel ___________

2.- La palabra Ezequiel quiere decir _____________________y hasta donde sabemos es el _____________________________

3.- Al profeta Ezequiel se le anuncia que su mujer morirá, pero él no tiene permiso de ______________________________________________________

4.- El profeta dice que él vive en Tel-abib, pero no es __________________________ sino un pueblo de _________________

5.- En el capitulo tres del libro, se le da a Ezequiel una tarea muy grande, Dios le da el encargo de ser _____________________________

6.- Muchos judíos se establecieron bien, y ya no ________________________

7.- Dios hace a cada individuo responsable de su conducta delante de El, Dios dice:  El hijo no llevará _________________________________________

8.- Al profeta Ezequiel se le ordenó que se acotara _________  días en su lado izquierdo, y después __________ días en ____________________________

9.- Originalmente, como mensaje al pueblo, se le ordenó cocinar su comida con ___________________________________,  pero suplicó y Dios le permitió cambiar el combustible

10.- En los capítulos  ______al _______ se describe la construcción de un templo, que los comentaristas creen que será construido para el tiempo del __________________

11.- Después de Ezequiel los judíos volvieron a Judea, y construyeron su templo, que más tarde ______________ lo embelleció. En ese templo enseñó ___________________

 

 

 

Doctrina

hmrios@comcast.net

 

Comentarios que en cierta forma encapsulan

la interpretación Wesleyana de los

 

Medios de Gracia

 

Las congregaciones que viven la visión de su compromiso evangélico tienden a practicar con fidelidad las disciplinas espirituales.

Su vida y labor evangelística y misionera están fundamentadas en la aventura espiritual basada en los medios de la gracia de Juan Wesley.

Juan Wesley enseñó que la gracia de Dios no es un merecimiento. El creyente no debe estar a la espera de experimentar la gracia divina, sino que debe involucrarse y participar activamente en el cultivo de los medios de gracia.

Los medios de gracia son formas expresas en que Dios obra de forma invisible en la vida y alma de los discípulos de Cristo, acelerando, reforzando y confirmando su fe, para que la gracia de Dios penetre y se manifieste en, y a través de, sus discípulos.

Al considerar hoy en día los “medios de la gracia”, podemos clasificarlos en las “obras de piedad” y las “obras de misericordia”.

 

Las Obras de Piedad (La vida devocional)

•Prácticas individuales

art.mdeg1leyendo, estudiando y meditando las Escrituras,

art.mdeg.oracpracticando la oración,

art.mdeg.ayunoel ayuno,

art.mdeg.adorla adoración,

art.mdeg.cultola asistencia regular a los cultos de adoración,

art.mdeg.vidasanaviviendo una vida sana,

art.mdeg.compartiry compartiendo las experiencias de fe con otros

• Prácticas Comunales

art.mdeg.sacaramlos creyentes participan regularmente en los sacramentos,

art.mdeg.compartircomparten sus vivencias cristianas (se apoyan mutuamente en rendición de cuentas entre sí),

art.mdeg.estgpoy en estudio de la Biblia en grupo.

 

Las Obras de Misericordia (Obras de fe)

•Prácticas individuales –

hacen buenas obras motivados por amor,

visitan a los enfermos,

a las personas mayores,

a los prisioneros,

imparten alimentos a los necesitados,

dan generosamente para las necesidades de los demás

• Prácticas comunales –

pugnan por la justicia,

por acabar con la explotación humana y la discriminación (Wesley desafió a los metodistas de su tiempo a acabar con la esclavitud),

y hacen frente a las necesidades de los pobres.

La tarea de hacer discípulos para el desarrollo y misión de congregaciones vitales que transformen sus comunidades, es la experiencia viviente de una aventura espiritual que es fortalecida y guiada por el Espíritu Santo en aquellas congregaciones que observan con fidelidad los medios de gracia.

Sus metas espirituales se llevan a cabo mediante la conexión de los medios de gracia con las prácticas vivientes de la congregación, al planificar su visión y misión. Definiendo su dirección estratégica de testimonio y servicio; y sus prioridades como iglesia con un claro enfoque de alineación a la voluntad de Dios.

Ecumenismo

Logo EEM

Continuamos con la publicación de artículos e información sobre Ecumenismo. La primera parte de este número corresponde todavía a la información que proporciona el CMI a través del internet. Continuamos con un artículo que escribió don Gonzalo Báez Camargo en el libro Metodismo Autónomo Unido, con motivo de los 50 primeros años del metodismo autónomo (1930-1980), publicado por DILIC, y en seguida un artículo que nos envía el Pastor Jorge Alberto Ochoa L., con el título Metodismo y Oikoumene (Ecumenismo). Esperamos colaboraciones o comentarios sobre este tema.

libro teologia rprivera0001También vale pena hacer mención muy merecida a la aparición del libro Teología Metodista desde el Solar Mexicano, del Pbro. Rubén Pedro Rivera como compilador, que acaba de aparecer con el sello editorial de CUPSA (2014). Contiene colaboraciones de destacados personajes metodistas mexicanos, como José Ernesto Contreras, Emmanuel Vargas, Bernabé Rendón, Raúl Ruiz, Héctor García, Oscar G. Baqueiro, Guillermo Tinoco, Moisés Morales, Jorge A. Ochoa. Lo recomendamos.

La Redacción.

 

Logros del movimiento ecuménico

 logo.cmi

El Concilio Mundial de Iglesias (CMI)

y el Movimiento Ecuménico

 

El movimiento ecuménico moderno se inició a finales del siglo XIX y comienzos del XX, cuando los cristianos empezaron a orar y trabajar juntos trascendiendo las fronteras denominacionales. Para el final de la década de 1920, se habían formado varios movimientos pioneros empeñados en llevar adelante la causa de la unidad de la iglesia en todo el mundo.

En 1937, líderes de iglesias acordaron establecer un Consejo Mundial de Iglesias, pero el estallido de la segunda guerra mundial hizo que se retrasara su organización oficial hasta agosto de 1948, cuando representantes de 147 iglesias se reunieron en Ámsterdam para constituir el CMI.

Desde entonces, se ha adherido al CMI un número creciente de iglesias de todos los continentes en esta búsqueda de la unidad cristiana. Se han construido nuevos puentes sobre antiguos abismos que separaban a los creyentes.

Entre las iglesias miembros del CMI figuran hoy a casi todas las iglesias ortodoxas del mundo, la mayoría de las denominaciones de tradiciones históricas de la reforma protestante como las anglicana, bautista, luterana, metodista y reformada, y una amplia representación de iglesias unidas e independientes.

El cuerpo eclesial más grande del mundo, la Iglesia Católica Romana, no es miembro del CMI, pero ha trabajado junto con el Consejo durante más de cuatro decenios y envía representantes a todas las principales conferencias del CMI, así como a las reuniones del Comité Central y a las asambleas. El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos nombra 12 representantes en la Comisión de Fe y Constitución del CMI y coopera con el CMI en la preparación de materiales para que las congregaciones y parroquias locales los utilicen cada año durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

El objetivo del Consejo Mundial de Iglesias no es crear una “superiglesia” mundial, ni estilos normalizados de culto, sino, más bien, profundizar la hermandad de las iglesias y comunidades cristianas para que puedan ver, unas en otras, las expresiones auténticas de la “iglesia una, santa, católica y apostólica”. Ésta es la base para unirse en una confesión común de la fe apostólica, cooperar en los esfuerzos de misión y servicio humano y, cuando sea posible, compartir los sacramentos. Todos estos actos de comunidad dan testimonio de la declaración fundacional del CMI de que el Señor Jesucristo es “Dios y Salvador según el testimonio de las Escrituras”.

El Movimiento Ecuménico estimula a cooperar y compartir, y propicia el testimonio y la acción en común de las iglesias. Trata de renovar la iglesia mediante actividades y redes entre miembros del clero y laicos, especialmente mujeres y jóvenes. Busca la unidad visible, no como un fin en sí mismo, sino para dar un testimonio fidedigno “para que el mundo crea”, y para la sanidad de la comunidad humana y la integridad de toda la creación de Dios.

Aunque participa en otras formas de cooperación y diálogo entre religiones y culturas a nivel internacional, el Movimiento Ecuménico está arraigado en la vida de las iglesias. Y aunque su ámbito es mundial (oikoumene significa “toda la tierra habitada”), está particularmente interesado en el ser y la vida verdaderos de la iglesia como comunidad sin exclusiones, en cada lugar y en todos los lugares.

ecumen2.gbc.001 (1)

gbc.ecumenismo0001 (2)

gbc.ecumenismo0001 (3)
gbc.ecumenismo0001 (4)
gbc.ecumenismo0001 (5)
gbc.ecumenismo0001 (6)

METODISMO Y OIKOUMENE (ECUMENISMO)

 

Pbro. Jorge Alberto Ochoa L.

 

Para que todos sean uno; como tú Padre, en mí, y yo en ti., que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.

Jesucristo (Juan 17.21)

Sea cual fuere nuestra denominación, o nuestras ideas, todos debemos optar por servir a Dios, pues entonces nuestros acuerdos son mucho mayores que nuestras diferencias. Por lo tanto haciendo a un lado nuestras diferencias tanto como sea posible, unamos nuestras fuerzas para derrotar las obras del diablo, y a sacar a cuantos podamos del poder de las tinieblas para traerlos al Reino del amado Hijo de Dios. Ayudémonos mutuamente a valorar cada vez más la maravillosa gracia que nos sostiene, y a crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Juan Wesley[1]

Si bien al ecumenismo no podemos conceptualizarlo como una doctrina o un énfasis teológico, si considero que es un énfasis que como metodistas mexicanos debemos rescatar. Es cierto que no podemos volver a los esquemas del pasado pero el abandonar la comunión con Iglesias de otros cristianos, y cristianos de otras Iglesias es un asunto que afrenta a nuestra herencia wesleyana y nuestro presente metodista

El teólogo metodista estadounidense Ted Campbell[2]afirma que con el modernismo el movimiento ecuménico floreció en varias regiones del mundo pero con el arribo del posmodernismo este ha declinado, ya que en este periodo de la humanidad todo parece indicar que el énfasis debe colocarse en las distinciones, en las diferencias y no en la unidad y en las coincidencias. Todo parece indicar que esta tendencia en el Metodismo de Latinoamérica va siendo una realidad creciente ya que después de que el Metodismo tuviera una importante participación en el cristianismo ecuménico vemos con suma  preocupación como progresivamente esta visión de la Iglesia, la cual forma parte de nuestra identidad, se está perdiendo. Como lo podemos ver de una manera clara en el caso de la Iglesia Metodista de Brasil  con su abandono de los organismos ecuménicos como el Consejo Mundial de Iglesias (CMI),  y con la suspensión de relaciones[3] con este organismo por parte de la Iglesia Metodista de México, A.R.

I.- OIKOUMENE

El origen etimológico de la palabra ecumenismo viene del griego oikoumene que significa mundo habitado. Originalmente oikoumene, hacía referencia al Imperio romano, o sea, al mundo conocido de ese entonces. Tras la caída del Imperio dejó de tener las connotaciones políticas con las que nació y pasó a tener exclusivamente el sentido eclesiástico. El término ahora se refiere al movimiento de re-unión entre las Iglesias Cristianas. En algunos casos una vertiente del movimiento ecuménico propone la unidad de forma institucional, y otra que trabaja a favor de un cristianismo ecuménico que se acerca a la idea de confesar una fe común con otras iglesias cristianas y buscar la unidad del uno con el otro en Cristo, reconociendo las diferencias pero sobre todo enfatizando en las coincidencias.

El ecumenismo, según el teólogo metodista Theodore Runyon[4], es el esfuerzo para romper las barreras y los conflictos entre las Iglesias que forman la familia cristiana para así manifestar la unidad en el cuerpo de Cristo y  honrar realmente la oración sacerdotal de Jesús “Para que todos sean uno; como tú Padre, en mí, y yo en ti., que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste” (Juan 17.21). Por ello este teólogo metodista en su libro “La Nueva Creación” afirma que el ecumenismo podría ser llamado el gran nuevo acontecimiento en la vida de las Iglesias de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, un hecho que distingue a nuestro tiempo de los cinco siglos precedentes, cuando las energías de las Iglesias frecuentemente se desviaban hacia una guerra mutuamente destructiva, instigada no sólo por las controversias doctrinales, sino también por el surgimiento de los nacionalismos, el etnocentrismo y, más recientemente por el surgimiento del capitalismo con su espíritu competitivo dirigido a aplastar a la competencia y a desarrollar el mercado de las denominaciones.  Los daños que causaron al Cuerpo de Cristo estas rivalidades son notorios y es parte del testimonio vergonzoso de los cristianos especialmente hacia quienes no son cristianos y especialmente de aquellos que nos miran fuera de occidente.

II.- EL WESLEYANISMO DEUDOR DE OTRAS TRADICIONES CRISTIANAS

El teólogo Colin W. Williams reconoció que fue valiosa la contribución que hizo Juan Wesley a este tema ya que desde el siglo XVIII emergió como una figura sorprendentemente ecuménica. Su fe y su formación no fue fruto de una sola Iglesia o de una sola tradición, más bien fue influido por no menos de seis herencias, a las que combinó de manera creativa y hasta de forma inédita en algunos casos. Estas herencias fueron el puritanismo, el anglicanismo, el pietismo alemán luterano moravo, el catolicismo romano, la ortodoxia oriental y el arminianismo.

El Puritanismo.- Ambos padres de Juan Wesley fueron criados en hogares de clérigos puritanos. Su madre Susana, fue la hija número veinticinco de la extensa familia Annesley. Su padre el Dr. Annesley fundó un seminario para entrenar a los candidatos al ministerio no-conformista, sin embargo a los trece años decidió convertirse al anglicanismo. Su esposo Samuel también fue un puritano que posteriormente se hizo anglicano. Fue en ese hogar con algunas tendencias puritanas en que nacieron Carlos y Juan Wesley (y el resto de sus hermanos). Runyon nos hace ver que más de la mitad de los autores que Wesley publicó en su Christian Library (Biblioteca Cristiana) para uso de los metodistas tenían un origen puritano.

El Anglicanismo.- Los anglicanos de los tiempos de Wesley se definieron como la sucesora legítima del cristianismo primitivo. Lo cierto es que Juan fue leal a la Iglesia Anglicana hasta el final de sus días y una muestra de ella es que no quiso fundar otra Iglesia sino renovarla desde dentro. De hecho escribe Runyon, que el avivamiento wesleyano se caracteriza como un movimiento de renovación de la práctica litúrgica y especialmente de la Eucaristía. Hoy día no puede concebirse la teología metodista y algunas de sus prácticas sin su herencia anglicana como podemos experimentar hasta nuestros días.

El Pietismo luterano moravo.- Esta tradición llegó hasta él a través de los moravos con los cuales se relacionó durante su estadía en Georgia y cuando regresó a Londres. Los moravos le convencieron de la centralidad de la premisa luterana de la justificación por la sola fe y la certeza del perdón de Dios. Todo parece indicar que su famosa experiencia del 24 de mayo de 1738 corresponde al contexto de la enseñanza pietista en cuanto a que solamente la Gracia divina es el fundamento seguro para la relación del ser humano con Dios. Para ilustrar esto basta recordar que Wesley tiene esta experiencia de Aldersgate, pero para sorpresa de muchos no como consecuencia de escuchar la lectura de la Biblia sino la del Prefacio de la Epístola de Martín Lutero a los Romanos. Esta fuente pietista que propició el entendimiento entre los cristianos forma parte de nuestra identidad wesleyana, y a decir de los eruditos esta herencia propició el ecumenismo en Wesley.

El Catolicismo Romano.- Desde joven Wesley conoció la tradición mística católica y no obstante que la criticó posteriormente, la continuó valorando. Autores como Thomas a Kempis, Gregorio López y Juan de Ávila, entre otros, le convencieron de que todo cristiano está obligado a crecer en el amor perfecto a Dios. Este énfasis está vigente en nuestra herencia doctrinal.

La Ortodoxia Oriental.- Hoy día es muy aceptado en los estudios wesleyanos que parte de la teología de Wesley respecto al proceso de la santificación se debe a su influencia de los Padres del Oriente. A este proceso se le conoce como theosis. En los últimos años he procurado adentrarme al énfasis wesleyano conocido como sinergia, tema que trata de la responsabilidad del ser humano en respuesta a la Gracia de Dios, sin embargo, desde mi punto de vista, este énfasis se le ha relegado en nuestra teología metodista. Y por cierto los eruditos afirman que gran parte de este énfasis tiene sus raíces en la patrística, especialmente la de Macario y Efrén.

Arminianismo.- Wesley leyó al holandés Jacobus Arminius y quedó impresionado. Algunos eruditos afirman que más bien su postura fue la de un arminiano moderado que tomó muy en cuenta el accionar del Espíritu Santo actuando en el creyente. Durante años publico la revista, El Arminiano en la que  proclamó la doctrina de la santidad, doctrina considerada como el mayor tesoro del pueblo llamado Metodista.

Al menos a estas seis herencias Juan Wesley recurrió para confeccionar lo que hoy día denominamos Teología Wesleyana-Metodista y por ello la gran familia wesleyana de todo el mundo somos deudores a otras confesiones de la fe cristiana. Debemos dejar claro que no hay teologías “puras”, ya que ninguna ha llegado a existir “por generación espontánea” sino que en realidad ha sido un proceso. Por lo anterior estamos de acuerdo con el  Doctor José Míguez Bonino cuando afirma que hoy día debemos permitir que otras corrientes confesionales  nos interroguen y en su caso corrijan lo que deba ser reformado e incluso completen lo que nuestra herencia metodista nos ha transmitido[5]. Porque también nuestra propia teología wesleyano-metodista tiene mucho que aportarles a ellos como en la práctica lo ha hecho como por ejemplo con su aportación de la Experiencia como una de las fuentes para elaborar teología.

Es por ello que el teólogo metodista argentino propone que debemos colocar nuestra comprensión de la renovación de la Iglesia en el contexto de la Iglesia Universal, porque debemos partir del hecho que nosotros no le pertenecemos  a Wesley, sino que más bien él, y todos los demás padres, y madres de la Iglesia nos pertenecen a todos en Jesucristo.

III.- LAS SIETE DOCTRINAS ESENCIALES

PARA JUAN WESLEY

Ahora bien aclaremos que cuando hablamos de diálogo ecuménico no significa que propongamos un sincretismo negociemos como si fueran moneda de cambio nuestros énfasis doctrinales. Ya que el diálogo ecuménico de nuestra parte debe surgir por una certeza de nuestra identidad cristiana, y metodista y no porque carezcamos de ella. Es decir somos ecuménicos porque precisamente somos metodistas y tenemos la certeza en quién hemos creído y a quien servimos.

No está por demás afirmar que Wesley siempre mantuvo varias listas de puntos doctrinales según su auditorio con los cuales no era posible negociar sin traicionar la fe cristiana. El Doctor Ted Campbell las resume en siete doctrinas esenciales:

1)      La Doctrina de la Divina Trinidad

2)      La Doctrina de la Divinidad de Jesucristo

3)      La Doctrina de la Expiación.

4)      La Doctrina de la Autoridad Bíblica

5)      La Doctrina del Pecado Original

6)      La Doctrina de la Justificación por la fe

7)      La Doctrina de la Regeneración

Entonces los temas que no traten estas doctrinas constituyen el campo en donde los metodistas podríamos tener un cierto margen de “negociación” sin diluir nuestra fe en nuestro Señor Jesucristo.

IV.- UNA INVITACIÓN A DIALOGAR

Y A TRABAJAR PARA EL SEÑOR

En el diálogo con otras confesiones cristianas naturalmente tenemos que incluir a la Iglesia Católica Romana. Porque por una parte ya hemos visto que el Metodismo también posee una herencia católica romana que le viene básicamente por dos vías: por algunos elementos del estudio de los místicos por parte de Juan Wesley, situación a la cual ya nos hemos referido, y a través de la propia Iglesia Anglicana con su herencia reformada y católica. Negar esta herencia sería como negar la familiaridad de uno de nuestros abuelos. Pero insisto, en este diálogo y participación no es necesario que diluyamos nuestra identidad sino porque precisamente la tenemos podemos mantener este acercamiento.

Como ejemplo de esto baste recordar algunos estratos de la “Carta a un Católico Romano” que escribiera Juan Wesley estando en Dublín, capital de Irlanda:

Usted ha escuchado miles de historias referidas a nosotros, los protestantes, como comúnmente se nos llama. Si usted cree una sola de esas historias, debe tener muy mala opinión de nosotros. Pero esto es contrario a la regla de nuestro Señor “No juzguéis, para que no seáis juzgados”, y además trae aparejado consecuencias perniciosas. Una de las más evidentes es que también nos mueve a nosotros a pensar mal de ustedes. Esto hace que nos encontremos, unos y otros, menos dispuestos a ayudarnos y más dispuestos a lastimarnos. De este modo, el amor fraternal desaparece por completo, y cada una de las partes, al considerar que la otra es poco menos que un monstruo, da rienda suelta a la ira, odio, resentimientos y toda clase de sentimientos negativos, que en varias oportunidades han desembocado en comportamientos tan bárbaros e inhumanos como rara vez se han registrado entre los paganos.

Ahora bien, ¿no podremos hacer algo, aún aceptando que ambas partes mantengan sus propias opiniones, para albergar en nuestros corazones sentimientos más positivos los unos por los otros? ¿No podremos poner freno a esa ola de hostilidad y recuperar aunque sea algo del amor que debemos sentir como vecinos y compatriotas? […] [6]

El hecho de que Wesley hubiera dedicado otros tratados[7] para debatir sobre algunos asuntos doctrinales y prácticas del catolicismo romano de aquél entonces, no le impidieron tener un diálogo con católicos como es el caso arriba mostrado. E incluso mostrar una apertura más allá de los que los metodistas posmodernos estarían dispuestos a llegar. Por ejemplo en su carta a John Newton el 9 de abril de 1765 escribió: “¿Acaso Thomas a Kempis, M. de Renty, Gregorio López se fueron al infierno? Créanlo quien pueda. Porque aún así ellos son mi hermano y hermana y madre”[8].

Ahora bien estimado lector le pido que nuevamente lea la cita con la cual comencé este pequeño escrito. ¿Sabe a quién le dirige estas palabras? A cristianos calvinistas que sostenían –y sostienen– la doctrina de la predestinación. A ellos con quien Wesley tuvo sus mayores desacuerdos doctrinales, a ellos fue a quienes dirigió esas palabras que contienen una propuesta para formar una alianza misionera contra las obras del enemigo, para rescatar a los perdidos de las tinieblas para llevarlos a la luz de Cristo. ¡Oh si con nuestros actos demostráramos ser verdaderos herederos de Wesley y de los metodistas primitivos!

Escribe el Doctor Bonino que por su mismo origen la Iglesia Metodista no puede considerarse aislada, ni perfecta en sí misma, ni desvinculada de las demás. Si la Iglesia es consecuente consigo misma, no puede vivir de otra manera que en la búsqueda constante  de su integración en la Iglesia Universal.

V.- LA LIMITACIÓN

DE NUESTROS LENGUAJES FINITOS

Runyon llegó a la conclusión que Wesley consideró que la tolerancia es necesaria entre los cristianos: Primero debido a los límites del lenguaje  que se usa para formular doctrinas religiosas. El lenguaje es ambiguo, finito y, por lo tanto incapaz de describir exhaustivamente la realidad de Dios. Por ello debemos estar concientes que cualquier teología o doctrina por más ortodoxa que la consideremos, nunca será capaz de contener o describir perfectamente al accionar de Dios en la historia. Segundo: Pero felizmente no se requiere la perfección del lenguaje para que se establezca la comunicación entre Dios y la humanidad, porque el lenguaje finito cuando es potencializado por el Espíritu Santo es capaz de transmitir la profundidad que las palabras luchan para expresar, una vez más la afinidad de Wesley y los Padres del Oriente es digna de resaltar, dice Efrén el Sirio: “No es el ropaje de las palabras al que uno debe contemplar, sino el poder oculto de las palabras”.

También tengamos presente que Dios usa metáforas para comunicarse, y frecuentemente éstas comunican la profundidad de las cosas de Dios mucho mejor que las descripciones literales. El Espíritu Santo  es capaz de establecer contacto, y desde el lado de Dios, la relación formada puede ser firme, aunque la forma en que se exprese sea diferente de denominación a denominación.

Otro factor es la amplia actividad del Espíritu Santo en y a través de la Gracia Preveniente. Por ello no hay lugar para las vanaglorias denominacionales de ninguna especie, ya que a donde quiera que vayamos y a quienquiera que alcancemos con el mensaje cristiano el Espíritu Santo ya se nos ha adelantado. Por lo tanto la obra de Dios de la Gracia Preveniente es la base para detectar la acción del Espíritu en otras culturas, en otras confesiones cristianas e incluso me atrevería a decir que en otras religiones. Dicho de forma franca desde la teología wesleyana se sostiene que es posible tener alguna relación primaria con Dios sin el conocimiento explícito de Jesucristo como sucede de hecho con la Gracia Preveniente en su acción con todo ser humano que viene al mundo. Sin embargo esta relación con Dios no puede tenerse separada de la obra de Jesucristo.

Es por ello además que el metodismo con su doctrina de la Gracia y específicamente de la Preveniente tiene un maravilloso elemento y punto de contacto en su diálogo con otras confesiones cristianas y también en el diálogo interreligioso. Algo así como cuando el apóstol Pablo predicara al “Dios no conocido” en Atenas (Hechos 17.16-34).

CONCLUSIÓN

Para las nuevas generaciones de metodistas que pueden llegar a pensar que la Iglesia Metodista de México siempre ha sido reacia para el diálogo y trabajo ecuménico, hay que decir que esto no es así de ninguna manera. Voy a citar dos ejemplos claros de nuestro pasado ecuménico: tengamos presente de que el destacado metodista mexicano Doctor Gonzalo Báez Camargo, periodista, pastor, erudito en lenguas bíblicas, eminente  teólogo reconocido en América Latina en el periodo de los 50s a los 80s del siglo pasado,  y de quien uno de nuestros Seminarios toma su nombre. Y del cual nadie en su sano juicio podría dudar de su identidad metodista y teológica. Fue un incansable luchador del ecumenismo mexicano e internacional.  En 1929  fue nombrado Secretario Ejecutivo del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas de la República Mexicana y ese mismo año llegó a ser presidente del Congreso Protestante de la Habana, Cuba. Posteriormente colaboró con el Consejo Misionero Internacional lo que lo llevó a participar en la formación del Consejo Mundial de Iglesias en el cual participó. Así también formó parte del consejo de redacción de la revista Ecumenical Review. Es así que afirmamos que Báez Camargo sostuvo sólidas convicciones evangélicas pero también se distinguió por tener un espíritu ecuménico al servicio de la búsqueda de la unidad de los cristianos. El segundo ejemplo que pongo es el de la  propia Iglesia Metodista de México quien durante algún tiempo –el que algunos denominan su época de oro– fue por ejemplo, la única denominación evangélica y protestante en México que fue parte integrante del Consejo Mundial de Iglesias. Y aclaremos que al pertenecer a este organismo ecuménico no sufrió pérdida de su identidad o de sus fundamentos doctrinales, sino más bien hubo beneficios de esa relación mutua.

El cómo se fue perdiendo esta visión no lo trataré por ahora, sin embargo considero que hoy día nuestra Iglesia no debe seguirse ensimismando y permitir que surja un neo-fundamentalismo que la aisle del resto del cristianismo y la sociedad, y que le impida cumplir parte de su misión profética y de “leudar la masa”.

En conclusión podemos afirmar que el metodismo es por naturaleza una confesión cristiana ecuménica porque tenemos “genes” que provienen de diferentes confesiones cristianas. Por lo tanto se hace necesario que en un primer momento procuremos eliminar prejuicios difundidos y estrechemos lazos fraternales con cristianos de otras Iglesias y con Iglesias de otros cristianos, sin transigir con nuestras doctrinas esenciales. Paralelamente tenemos como nuestro reto el detectar cuáles son las áreas en las cuales podemos trabajar con otros cristianos tal y como lo propusiera Juan Wesley en esa alianza contra el maligno para que el mundo crea que el Padre envió a Jesucristo para brindar salvación, y que puede observar ese acontecimiento a través del amor entre los cristianos.

Un aspecto que deberemos tener presente –como nos lo recordó el Doctor Campbell— es que en nuestros diálogos ecuménicos debemos compartir la Doctrina y la práctica de la Iglesia a la cual representamos y no a nuestras concepciones particulares o suposiciones personales. Sostengo que una buena parte de la negativa al diálogo ecuménico se debe en realidad a prejuicios como producto de una información parcial o deficiente respecto a otras confesiones cristianas.

Yo le pregunto estimado lector ¿cuánto como Iglesia Metodista de México hemos perdido últimamente por abstenernos a participar en movimientos ecuménicos? Yo pienso que mucho, pero sobre todo algo de nosotros mismos hemos dejado olvidado en el camino, algo de nuestra propia identidad, algo de la sal que nos identificaba como el pueblo llamado Metodista y su capacidad de liderazgo. Uno de nuestros retos entonces es rescatar nuestra identidad ecuménica que hemos extraviado en el camino. Pero de ninguna manera estamos solos en este andar. Tengamos ánimo porque Jesucristo, nuestro Señor oró al Padre celestial diciendo:

La gloria que me diste, yo les he dado,

para que sean uno,

así como nosotros somos uno.

Jesucristo

Juan 17.22

 

[1] La Predestinación: Una Reflexión desapasionada. Obras de Wesley. Tomo VIII p. 369

[2] Recientemente durante los Talleres que el Seminario Metodista “Dr. Gonzalo Báez Camargo” en la Ciudad de México el teólogo metodista estadounidense Ted Campbell compartió el Taller “Metodismo y Cristianismo Ecuménico”.

[3] La relación de la IMM, AR con el CMI está suspendida provisionalmente por acuerdo de la XVII Conferencia General de 1994 y ratificado por la XX Conferencia General del año 2006. Sería errado tomar como única manifestación del movimiento ecuménico la actividad del CMI pero si es su expresión más reconocida en el mundo.

[4] Aquí cito varios elementos de la obra de Runyon, Theodore. La Nueva Creación. La Teología de Juan Wesley para hoy. Abingdon Press: Nashville, 2006 pp. 238-246

[5] Míguez Bonino, José. Hacia una Eclesiología Evangelizadora, Una Perspectiva Wesleyana., Brasil: Editeo y Ciemal: Sao Bernardo do Campo,  2003. pp. 69, 70

[6]Carta a un Católico Romano. Obras de Wesley Tomo VIII p. 169

[7]Un Catecismo Católico Romano tomado fielmente de los textos autorizados por la Iglesia de Roma y Una Visión desapasionada del catolicismo Romano.

[8] Carta a John Newton, Liverpool, 1765. Obras de Wesley. Tomo II 32, 33

 

Escenarios

En 2006, hace 8 años, la XX Conferencia General  (Acozac, Puebla) publicó una iniciativa para la formulación del Programa de la Iglesia. En el contenido del documento se publicó, entre otras cosas, un escenario posible. Vale la pena recordarlo siempre.

Escenario catastrófico

de la Iglesia Metodista de México

 

escenrio.megaiglesia.

Hoy es el 20 de mayo del 2027, me encuentro en medio de una congregación de miles de hermanos, por supuesto no los conozco a todos. Desde que somos tantos, este auditorio suple al Templo. Es de amplia capacidad, puede alojar a tres mil congregantes cómodamente sentados en bancas acojinadas, el audio es muy bueno de manera que desde cualquier punto oímos el mensaje; lo mismo sucede con la mega pantalla que proyecta textos e imágenes del cañón. Debido a estos medios modernos, hace mucho tiempo que no es necesario que nadie se moleste en traer himnario ni Biblia. Las citas bíblicas requeridas por el pastor son proyectadas, así como la letra de las alabanzas.

Los mensajes son muy cortos para no cansar a la congregación, lo mismo, la duración del culto. Gracias a los cómodos sistemas de ofrenda y diezmo por tarjeta, he depositado en el cajero lo correspondiente al mes. Por cierto, qué bueno que se les haya ocurrido que los jóvenes en vez de reunirse en nuestra antigua iglesia, interactúen vía Chat, y que solamente se reúnan en conciertos de alabanza en estadios y participen en eventos deportivos y culturales interdenominacionales; que en vez de acudir a consejería, se puedan recibir palabras de ayuda en el celular directamente de nuestro pastor y que los acuerdos de la junta de administradores se encuentren en la página de la Iglesia.

También la evangelización es otra desde que se lleva a cabo en estos grandes auditorios y en estadios, durante conciertos y cultos de llamamiento, en donde se ganan por noche cientos de almas. Los programas educativos cristianos en la red se han homogeneizado y llegan con oportunidad, supliendo las necesidades ante la ausencia de maestras. Los cultos masivos de sanidad dirigidos por grandes pastores, tienen cada vez más asistencia, las iglesias locales convocan a asistir.

La acción social metodista desapareció poco a poco, no porque hayan disminuido los problemas sociales, por el contrario se han agudizado; sino porque las iglesias descoordinados a su interior y entre ellas, no hicieron proyectos duraderos. Las organizaciones de la Iglesia desparecieron en el área urbana, únicamente prevalece la Legión Blanca de Servicio Cristiano como organismo metodista. La femenil, fraternidad de varones y liga jóvenes dejaron de generar interés en esta generación, por un lado por la falta de renovación oportuna y por otro lado, por la abundancia de temas disponibles en la páginas web alimentadas por sendas organizaciones religiosas para mujeres, varones y jóvenes.

Las primeras en desaparecer fueron evangelismo y acción social, pues no había quien evangelizara personalmente, ni corazones dispuestos a ayudar al prójimo, solamente algunos proyectos siguieron funcionando de manera independiente. Le siguió educación cristiana que resultó innecesaria ante la abundante producción de materiales y medios audiovisuales para el aprendizaje que puede hacerse desde los hogares. El modelo celular fue innecesario porque el crecimiento del cristianismo se dio por los actos evangelísticos masivos de distintas denominaciones, en las que finalmente quedamos diluidos.

Para mayor comodidad, los cultos televisados ahorran muchas veces venir a los cultos, sobre todo a nosotras que estamos tan ocupadas y que somos la mayoría de las congregaciones. Esa es una de las ventajas que trajo el ecumenismo. Hace mucho tiempo no hay ministerio de música en las iglesias locales, pues los karaoques primero y después los grandes grupos de alabanza propios para estas nuevas congregaciones masivas, propiciaron que la alabanza se trasladara a esos grandes auditorios.

La situación económica de los muy pocos pastores que permanecen en las iglesias locales no mejoró, es cierto, porque se redujeron sustancialmente sus funciones: cultos para las congregaciones en zonas rurales alejadas de centros urbanos; en éstos, atención a los ancianos que quedaron en las iglesias, la alimentación de la página de la iglesia informando a los congregantes, dialogo con otras iglesias y denominaciones, teleconsejería, algunas visitas y los servicios funerales. El cuerpo pastoral existente no pudo ser renovado con la siguiente generación y muchos de ellos dejaron el pastorado para obtener ingresos suficientes para el sostenimiento de sus familias.

(Deje sus comentario, por favor)

Evangelismo

Pbro. Guillermo Niño Fernández

Evangelización y Discipulado de la CAM

 

Apasionados por Cristo

evang.niño

Ha terminado la fiebre del mundial, y con ello nos hemos llevado muchas sorpresas, como las inesperadas goleadas de Alemania a Brasil y Holanda a España -siendo esta última una de las favoritas para levantar la Copa del Mundo-, o el desempeño de Costa Rica al llegar al famoso “Quinto Partido”, cuando se le daba por muerto desde antes de empezar. Sin embargo, algo que llamó la atención a nivel mundial, fueron los festejos del director técnico de la Selección Mexicana, Miguel Herrera, alias “El Piojo”. Con cada gol, con cada jugada polémica, con cada falta, con cada falla de parte de los jugadores de la selección de México, el Piojo expresaba al máximo sus emociones. Me pregunto, ¿qué pasaría si cada cristiano se apasionara como el Piojo al evangelizar a sus vecinos? ¿Y si cada vez que un pecador se convierta a Jesús nos reuniéramos a celebrar, como lo hacemos cuando gana la selección? En estos días estaríamos realizando una cadena de oración para que Dios pusiera paz en las comunidades donde se desarrolla la violencia como en Michoacán, Tamaulipas, Brasil, Palestina, entre otros.

evang.niño1Estoy convencido de que nuestro país sería otro. Cristo reinaría en la política, en los sistemas educativos, en la relación entre familia, en las comunidades rurales y urbanas; entonces nuestra sociedad se basaría en los valores cristianos resaltando el amor de Cristo. La corrupción, las injusticias, la trata blanca, la migración, y otros problemas sociales se disminuirían. Al tomar esta pasión por evangelizar estaríamos obedeciendo el mandato de Jesucristo; Vayan y prediquen el Evangelio de amor y salvación. La pasión por el mundial es cada cuatro años, la pasión por Cristo debe de ser día con día.

 

Himnología

JOANA ORTEGA RAYA(*)   07/07/2014

 

La banalización de las promesas

 

“Todas las promesas del Señor Jesús

son apoyo poderoso de mi fe”

(Russell Kelso Carter, 1886)

http://youtu.be/pQpk7K2q01o

 

 

Todas las promesas del Señor Jesús,

Son apoyo poderoso de mi fe;

Mientras viva aquí cercado de su luz,

Siempre en sus promesas confiaré.

 

Coro:

Grandes, fieles,

Las promesas que el Señor Jesús ha dado,

Grandes, fieles,

En ellas para siempre confiaré.

 

Todas las promesas para el hombre fiel,

El Señor en sus bondades cumplirá,

Y confiado sé que para siempre en él,

Paz eterna mi alma gozará.

 

Todas las promesas del Señor serán,

Gozo y fuerza en nuestra vida terrenal;

Ellas en la dura lid nos sostendrán,

Y triunfar podremos sobre el mal.

 

 

Los versos de este himno han acompañado a muchas generaciones de creyentes. Creyentes que se han visto asediados y perjudicados por multitud de conflictos, de problemas, de tragedias, de miserias, de maltrato, etc., y esto, hasta el punto de llevarles a cuestionarse muy seriamente la validez y la actualidad de las promesas que nos encontramos en el texto bíblico.

Los tiempos que vivimos no nos proporcionan demasiadas alegrías, y muchísimo menos, muchas evidencias de que las promesas que Jesús hizo a los suyos estén teniendo un cumplimiento real.

Por otro lado, estamos tan acostumbrados a que se nos hagan tantas promesas baldías que no se cumplen, y que sólo sirven para manipularnos, adormecernos, dominarnos y paralizarnos, que nos hemos acostumbrado a que se banalicen y a banalizarlas hasta el punto de perder todo su contenido, toda su fuerza y toda la esperanza que deberían producir en nosotros.

Juan 14, 1-14 es uno de esos textos en el que Jesús hace una serie de promesas que hemos banalizado hasta la extenuación, pero que nos da algunas claves que nos servirán de gran ayuda para evitar, en la medida de lo posible, seguir haciéndolo.

1. El primer acto de banalización del que somos responsables en lo que respecta a las promesas de Jesús es pensar que son individuales, y que son personales e intransferibles. ¡Grave error!

“No os angustiéis: creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, no os habría dicho que voy a prepararos un lugar. Y después de ir y prepararos un lugar, vendré otra vez para llevaros conmigo, para que vosotros también estéis donde yo voy a estar. Ya sabéis el camino que lleva a donde yo voy.”

Tomás dijo a Jesús: –Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo vamos a saber el camino? Jesús le contestó: –Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre. Si me conocéis, también conoceréis a mi Padre; y desde ahora ya le conocéis y le estáis viendo.” (vv. 1-6).

Si nos fijamos bien, el texto está redactado en clave comunitaria y, por tanto, esas promesas no se me hacen a mí exclusivamente, sino al conjunto de la comunidad, o si lo preferimos, a la totalidad del pueblo de Dios. No hace falta ser muy inteligente, ni saber mucho de gramática, para darse cuenta de que todos los verbos están en plural. Jesús no se dirige sólo o exclusivamente a Tomás, o a Felipe, o a Pedro; Jesús está hablando con el grupo en su conjunto, algo bastante evidente si atendemos al contexto inmediato. En el capítulo 13, el Maestro ha lavado los pies de los discípulos como ejemplo supremo de cómo debe articularse la vida comunitaria (13,1-17), pero sabe que hay alguien que no juega limpio, y se angustia, y comparte que en el grupo hay un traidor. Y en unos momentos tan complicados, nos ofrece una manera brillante de superarlos: “…que os améis unos a otros; que como yo os he amado os améis unos a otros.”, como una seña de identidad de sus seguidores y seguidoras. Acto seguido anuncia la negación de Pedro.

Y en ese contexto de conflicto en el que el grupo está compartiendo la mesa (signo supremo del hecho comunitario), Jesús hace una serie de promesas a los suyos, que tienen que ver con:

*La existencia real de un lugar llamado “esperanza”: “En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, no os habría dicho que voy a prepararos un lugar. Y después de ir y prepararos un lugar, vendré otra vez para llevaros conmigo, para que vosotros también estéis donde yo voy a estar.” (vv. 2-3).

*La existencia real de un lugar llamado “acción positiva”: “Os aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy al Padre.” (v. 12).

*La existencia real de un lugar llamado “cambio radical”: “Y todo lo que pidáis en mi nombre yo lo haré, para que por el Hijo se manifieste la gloria del Padre. Yo haré cualquier cosa que me pidáis en mi nombre.” (vv. 13-14).

Resulta notorio que estas promesas que Jesús hace al conjunto de su pueblo se fundamentan en su unión con el Padre, en el profundo conocimiento que tiene de Él y en su propia experiencia de vida.

Por tanto, es evidente que no se trata de promesas hechas en el vacío, al estilo de los políticos y “especies varias”, sino que están construidas sobre un fundamento firme, una profunda comprensión del Padre y una existencia absolutamente comprometida.

Y es ahora cuando no tenemos más remedio que hacernos algunas preguntas: ¿Qué es lo que está fallando? ¿Por qué nuestra experiencia vital de las promesas de Jesús no es exactamente la que esperamos?

2. La respuesta a las preguntas anteriores es muy sencilla

“Si me conocéis, también conoceréis a mi Padre; y desde ahora ya le conocéis y le estáis viendo.

Felipe le dijo entonces: –Señor, déjanos ver al Padre y con eso nos basta. Jesús le contestó: –Felipe, ¿tanto tiempo hace que estoy con vosotros y todavía no me conoces? El que me ve a mí ve al Padre: ¿por qué me pides que os deje ver al Padre? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí? Las cosas que yo os digo no las digo por mi propia cuenta. El Padre, que vive en mí, es el que hace su propia obra. Creedme que yo estoy en el Padre y el Padre en mí; si no, creed al menos por las propias obras.” (vv. 7-11).

Si atendemos al texto la respuesta es que no somos realistas. ¿Y eso por qué? Porque si somos sinceros, en realidad no nos creemos ni una sola palabra de lo que se nos está diciendo. Lo cual quiere decir que volvemos a banalizar las promesas de Jesús trasladándolas a un supuesto estado metafísico que nada tiene que ver con nuestra propia realidad; una realidad que debemos afrontar y confrontar.

La experiencia real de las promesas de Jesús requiere seguir un camino de verdad y de vida que él mismo nos ha marcado y que se identifica con su propio destino. Como nosotros, los discípulos no entendían muy bien lo que Jesús les estaba diciendo, y por eso le preguntan y le piden que les conceda una especie de conocimiento especial. Por ejemplo, Felipe, de una forma muy atrevida le dice: “Señor, déjanos ver al Padre y con eso nos basta.”, pero Jesús le ofrece una respuesta realista: nada de visiones, experiencias o conocimiento especiales, “El que me ve a mí ve al Padre: ¿por qué me pides que os deje ver al Padre? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí?” Así que nada de experiencias extrasensoriales, por lo que la conclusión es clara: “… creed al menos por las propias obras.”

La repercusión de esta explicación es impresionante, y las consecuencias más impresionantes todavía: La experiencia real de Dios es inexistente si no hay un camino, una verdad y una vida que hagan posible dicha experiencia, y eso sólo será posible en el contexto de la vida comunitaria como el lugar en el que se hace el camino, se construye la verdad y se vive la vida tal y como Jesús nos enseñó, y siguiendo su ejemplo.

Lo que se ha dicho, hace posible que la comunidad, el pueblo de Dios, sea como su Maestro, camino, verdad y vida en continuo crecimiento en un mundo en ruinas como el nuestro.

3. Pero, la falta de fundamento firme y de un realismo capaz de ofrecer respuestas efectivas nos lleva a una tercera banalización de las promesas de Jesús: una clara incapacidad de actuar de forma positiva en lo que respecta a la realización eficaz de nuestras expectativas. Y esto está directamente relacionado con el papel que le otorgamos a la oración y lo que creemos que ella puede proporcionarnos:

“Os aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre yo lo haré, para que por el Hijo se manifieste la gloria del Padre. Yo haré cualquier cosa que me pidáis en mi nombre.” (vv12-14).

Nos han enseñado, y así lo hemos interiorizado, que la oración es un acto pasivo –individual, por supuesto- en el que nosotros sólo pedimos y Dios satisface todos nuestros deseos, por peregrinos, irreflexivos o irreales que sean. Al fin y al cabo, esa es la promesa, ¿no? “… todo lo que pidáis…”. Sin embargo, y desgraciadamente, nuestra realidad contradice absolutamente esa promesa –al menos tal y como la entendemos- tan categórica de Jesús. ¿Qué pasa, entonces? ¿El Maestro es un mentiroso? ¿Es en realidad él el que banaliza su discurso haciendo promesas que no sabe, no puede o no quiere cumplir? ¿O, tal vez somos nosotros los únicos y verdaderos responsables de dicha banalización porque a lo mejor no hemos entendido exactamente en que consisten las condiciones de posibilidad del cumplimiento de dichas promesas?

La respuesta es clara: ni Jesús es un mentiroso, ni su discurso es banal. En mi opinión el quid de la cuestión está en el camino, verdad y vida que nos proporcionan el fundamento firme y la capacidad de una acción positiva que, siempre en el contexto de la experiencia comunitaria, harán posible que nuestras expectativas en cuanto al cumplimiento de las promesas de Jesús sean creíbles.

Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”; él ha ido al Padre, y ahora es la comunidad la que debería ser capaz de repetir y encarnar dichas palabras. Es nuestra responsabilidad, es nuestro privilegio y es nuestra única esperanza de que veamos cumplidas las promesas de Jesús de Nazaret, sin banalizarlas,  para que sigan siendo “… apoyo poderoso de mi fe” durante muchas generaciones más.

Nota: Este es un sermón compartido en el mes de junio en la Església Evangèlica Betel de Hospitalet (Barcelona).

 

himnol.joana ortega(*) Joana Ortega Raya es directora de Lupa Protestante. Licenciada en Teología (Seteca), en Filosofía y Ciencias de la Educación (Universitat de Barcelona)., Doctora en Filosofía (Universitat de Barcelona) y Master Duoda en Diferencia Sexual (Unversitat de Barcelona). Durante muchos años ejerció como profesora de Filosofia, Biblia y Griego en una institución teológica protestante en Cataluña. Es miembro de la Església Evangélica de Catalunya – Iglesia Evangélica Española (metodista y presbiteriana)

 

 

 

Intolerancia religiosa

Nigeria

 

Boko Haram quema cinco iglesias,

al menos 50 muertos

 intrel.nigeria

En medio del culto dominical aparecieron hombres armados, disparando a los fieles reunidos e incendiando hasta cinco templos.

 

30 DE JUNIO DE 2014, ABUJA

La población cristiana en Nigeria sigue siendo el colectivo que más sufre los ataques del grupo terrorista Boko Haram.

Este domingo, se produjo un nuevo golpe coordinado por militantes del grupo de inspiración islámica, en el estado de Borno. Al menos 48 personas perdieron la vida en los ataques que se produjeron en tres aldeas de Chibok, cerca de  donde fueron secuestradas 200 chicas hace más de dos meses.

En la ofensiva, que duró unas cuatro horas, los terroristas atacaron las iglesias durante el culto dominical, dispararon a los fieles e incendiaron los templos.

“Boko Haram asaltó las aldeas de Kautikari, Kwada y Karagau el domingo temprano en la mañana a eso de las 8.45”, cuenta un residente. “Los atacantes bloquearon a los fieles dentro de la iglesia, para después dispararles”, explica.

Unas 30 personas murieron por disparos en Kwada, mientras que alrededor de nueve murieron en Karagau. Las primeras informaciones hablaban de otra decena de muertos en la iglsia de Kautikari.

Un líder de jóvenes de la zona, Moses Zakwa, explicaba que entre los muertos había familiares suyos.

Un alto funcionario del gobierno local de la ciudad Chibok dijo a periodistas el domingo por la tarde que “nuestro pueblo ha huido hacia los arbustos y sólo podemos apelar a que las fuerzas de seguridad recluten agentes para vigilar nuestros pueblos”.

Se quejó de que habían recibido una carta de amenaza hace dos semanas, pero que las autoridades no habían aumentado el nivel de alerta por un “problema logístico”.

Mientras, en la capital, cientos de personas acudieron a las iglesias a orar, conmovidos ante el reciente atentado que se produjo en Abuja el pasado miércoles.

Fuentes: Agencias, punchEditado por: Protestante Digital 2014

La Iglesia

Manuel Osorio(*) <osopastor@mail.ru>

 

La secularización

del ministerio pastoral

laiglesia.manuelosorio

Con la palabra secularización me refiero a la progresión de esa visión del ministerio pastoral en términos puramente gerenciales, sociales o laborales. En la cual se da un deterioro también progresivo de sus fundamentos espirituales y teológicos. Desde esta visión secular, las iglesias ven al pastor, más cómo un empleado de la “empresa” llamada iglesia, que cómo uno llamado por Cristo, el Señor y Salvador de la Iglesia.  Esta visión pudiera llevarnos a apreciar más la producción o la cantidad, por encima de la vida de piedad y santidad.

Pudiera surgir la tendencia a considerar como pastores “exitosos”, aquellos con iglesias grandes, y a pastores “no exitosos”, a quien dirige una iglesia pequeña. Por consecuente, un pastor “exitoso”, es digno de un salario ostentoso y del cuidado de su iglesia, pero el pastor “no exitoso”, ni siquiera merezca lo necesario para su sustento. De este modo, las iglesias seculares aprecian el cuidado de sus almas.

Por otro lado, no niego que también existen los pastores seculares. Que no ven a la iglesia cómo el cuerpo de Cristo al que sirven, sino como a un medio de lucro, como la ocasión para hacer fortuna o al menos para redondear el gasto. Aquellos a quienes las Escrituras reprenden, por apacentarse a sí mismos.

Considero que tanto a pastores, como a la iglesia, nos conviene revisar nuestros propios paradigmas acerca del ministerio pastoral. Me pregunto ¿que hubieran hecho nuestros concilios y organizaciones con un ministro que cuando predica, aunque sea de mala gana, toda la ciudad se convierte? O ¿qué hubieran hecho con un predicador apasionando, pero que no gana una sola alma? Seguramente el primero sería considerado “exitoso” mientras que el segundo sería considerado un “fracaso total”. Sin embargo, a ambos los llamó Dios para mostrar su gloria, y muy a pesar de ellos mismo, los usó conforme a un propósito: El primero fue Jonás y el segundo fue Jeremías.

En al menos una ocasión el apóstol Pablo tuvo que enfrentar esta visión secularista del ministerio  y lo hizo apelando a estos principios:

  1. Apeló a las evidencias de su llamamiento:

(1Co 9:1)  No me negarán ustedes que yo tengo la libertad y los derechos de un apóstol, pues he visto a Jesús nuestro Señor, y ustedes mismos son el resultado de mi trabajo en la obra del Señor.

(1Co 9:2)  Puede ser que para otros yo no sea apóstol; pero para ustedes sí lo soy, porque el hecho de que ustedes estén incorporados al Señor prueba que en verdad lo soy.

Nada en el ministerio de Pablo puede atribuirse a un poder humano. Incluso su propia conversión es solo posible por el poder de Dios. Ese mismo poder actúo en Pablo para hacerlo apóstol de Cristo, y la propia conversión de los Corintios era una evidencia más de su llamamiento. ¿De qué otra manera podría Pablo proclamar a los Corintios la fe que antes perseguía si Dios no estaba actuando en él?

Pudieran haber otros más elocuentes, capaces o famosos, pero eso no niega el principio esencial: Dios llamo a Pablo para constituir la iglesia en Corintio. El apóstol tuvo el coraje, la entrega y la determinación de responder a ese llamado y gracias a ello la iglesia se estableció. Podrán venir otros, hacerla más grande, más influyente y próspera, pero fue a Pablo a quien Dios llamó a iniciar la obra, y los Corintios eran la mejor prueba de ello.

 Tanto el pastor como la iglesia han de tener la confianza de que el Dios que les llamó proveerá todo lo necesario. Dispongámonos a dar lo que nos corresponde y que Dios haga con nuestras vidas como él quiera.

  1. Apeló a la práctica y compromiso de la iglesia con los llamados.

(1Co 9:3)  Esta es mi respuesta a los que me critican:

(1Co 9:4)  Tenemos todo el derecho de recibir comida y bebida,

(1Co 9:5)  y también de llevar con nosotros una esposa cristiana, como hacen los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, [a] y Cefas.

(1Co 9:6)  ¿O acaso Bernabé y yo somos los únicos que no tenemos derecho a que la comunidad nos mantenga?

El sustento y cuidado del pastor por parte de las iglesias no era algo descabellado. Era una práctica normal, algo que toda iglesia en su época solía hacer. Todos los apóstoles y sus familias, incluyendo a los hermanos de Jesús, eran sostenidos por las iglesias. Que la iglesia de Corinto se negara a sustentar a Pablo, era más bien un caso extraño y fuera de lo común.  

¿Será posible que hoy día haya iglesias que aún no entiendan cual es su compromiso con sus pastores? En realidad no se trata solo de proveer de un salario o de pagar sus horas de trabajo como lo haría cualquier empresa; sino de proveer el apoyo económico y material que se requiere para que cumpla su ministerio, cubra sus necesidades personales y las de su familia. En ninguna manera, es un buen testimonio que la iglesia deje que su pastor pase más necesidades de las que ellos mismo no están dispuestos a pasar.

¿A caso, al igual que todos, no tiene el pastor el derecho de alimentar a su familia, de tener seguro médico, de pagar el colegio, de salir de vacaciones, de comprar algún obsequio a su esposa, de llevar a sus hijos de paseo, de celebrar cumpleaños y dar regalos de navidad? La iglesia hasta donde le sea posible debe cuidar que el pastor y su familia no pasen penurias por causa de su indolencia, su descuido y su falta de generosidad. De este modo la iglesia se hace partícipe del ministerio, cumple su compromiso y declara su confianza en Dios su Proveedor.

  1. Apeló a la práctica de la sociedad con los que ofrecer un servicio pasajero e inferior al ministerio.

(1Co 9:7)  ¿Quién sirve como soldado pagándose sus propios gastos? ¿Quién cultiva un viñedo y no come de sus uvas? ¿Quién cuida las ovejas y no toma de la leche que ordeña?

Para quienes no tienen una valoración espiritual del ministerio, el apóstol apela al modelo de justicia de la sociedad pagana. En una sociedad civilizada, a toda persona que ofrece un servicio se le otorga el goce de beneficios contractuales, sociales y económicos. Es probable que la sociedad no tenga tanto interés en el obrero en particular, pero si valora la actividad que realiza y el aporte que esa actividad les garantiza, cómo son la seguridad y la alimentación.

Si bien no es por el obrero, la sociedad cuida de la actividad que el realiza. La sociedad paga a un soldado, para garantizar la seguridad; paga a un viñador, para garantizar el vino; paga a un cuidador del rebaño, para garantizar la lana, la carne y la leche. Entonces si pagamos para garantizar las cosas materiales y pasajeras ¿Por qué no hacerlo por las cosas espirituales y eternas? ¿Si pagamos por lo que sustenta nuestro cuerpo, porque no hacerlo por lo que sustenta nuestras almas? Si no pagamos por las virtudes y necesidades de los llamados; hagámoslo por la naturaleza del llamado y por el Dios que los llamó. Si no pagamos por lo que vale el ministerio, hagámoslo por lo que vale el cuidado de nuestra propia alma. No es posible que la sociedad sea más sabia y justa con sus obreros, que la iglesia con sus pastores.  

  1. Apeló a las enseñanzas de Moisés.

(1Co 9:8)  Y no vayan a creer que esta es solo una opinión humana, porque la ley de Moisés también lo dice.

(1Co 9:9)  Pues está escrito en el libro de la ley: “No le pongas bozal al buey que trilla.”[b] y esto no significa que Dios se preocupe de los bueyes,

(1Co 9:10)  sino que se preocupa de nosotros. Porque la ley se escribió por causa nuestra, pues tanto el que ara la tierra como el que trilla el grano deben hacerlo con la esperanza de recibir su parte de la cosecha.

Para quienes se niegan a ver en la sociedad pagana algún principio de valor o autoridad espiritual, el apóstol apela a la autoridad incuestionable de Moisés. Él, representa el paradigma de la revelación de Dios, escrita en el libro de la ley. Allí se recoge este principio de sustento y apoyo económico al pastor y su ministerio, con una imagen sencilla pero luminosa: “No pondrás bozal al buey que trilla”. Este no es entonces un principio nuevo, un recurso bajo la manga o rebuscado, con el que el apóstol procura desesperadamente defender su derecho al sustento. Es un principio antiguo, establecido desde antes, y pertinente para la iglesia de ayer, de hoy, y de siempre. Se trata de la expresión manifiesta de la voluntad de Dios: ¡Iglesia sustenta al pastor y su ministerio!

  1. Apeló a su trabajo y abnegación

(1Co 9:11)  Así que, si nosotros hemos sembrado en ustedes una semilla espiritual, no es mucho pedir que cosechemos de ustedes algo de lo material.

(1Co 9:12)  Si otros tienen este derecho sobre ustedes, con mayor razón nosotros.   Pero no hemos hecho uso de tal derecho, y hemos venido soportándolo todo por no estorbar el anuncio del evangelio de Cristo.

Si bien es cierto que Dios ordena a la iglesia que sustente al pastor y su ministerio, sin otro condicionamiento más que el ser llamado, Pablo también quiere estimularlo apelando a su trabajo y abnegación. Para quienes no les basta con la orden de Dios, Pablo los confronta con su trabajo empeñado, dedicado y desinteresado. Si la iglesia no lo hace para cumplir su obligación, entonces háganlo por gratitud y reconocimiento, a alguien que pudiendo demandar su justo derecho, prefiere esperar en el afecto y reconocimiento de una iglesia capaz de apreciarle y valorar su servicio.

Como ministro del evangelio no era cómodo para Pablo estar exigiendo lo que se supone debe ser producto del amor y la gratitud. Al parecer, Pablo no se conforma solo con recibir el aporte material que la iglesia pudiera ofrecerle, también espera recibirlo con diligencia, espontaneidad y afecto. Para él esto debería ser algo tan natural, cómo la buena fruta que brota del buen árbol, que ha sido plantado y cultivado con amor y desprendimiento. Pablo no niega que este era su derecho, pero lo pospone. No quiere que su derecho estorbe el progreso del evangelio, debido a la falta de madurez de la iglesia.    

  1. Apeló a la tradición y practica del templo.

(1Co 9:13)  Ustedes saben que quienes trabajan al servicio del templo, viven del templo. Es decir, que quienes atienden el altar donde se ofrecen los sacrificios, comen de la carne de los animales que allí se sacrifican. [c]

Para persuadir a sus lectores, Pablo combina una serie de argumentos sociales y teológicos. Probablemente porque entre sus lectores, hay tanto creyentes de origen judío, como de origen gentil. En nuestras iglesias también es probable, que sobre este asunto haya creyentes de dos tipos: los más interesados en las razones sociales y administrativas que bíblicas, y los más interesados en los argumentos bíblicos, que sociales y administrativos. A todos les dedica tiempo y les presenta argumentos bien fundamentados.

Retomando entonces sus argumentos teológicos, hace uso de lo que es la práctica habitual en el templo. Allí los que sirven en el templo, viven de las ofrendas y sacrificios que el pueblo ofrece a Dios. Quienes participan en el templo no escogieron estar allí, están allí porque Dios los eligió a ellos, y el hecho de que Dios los haya elegido, es lo que les da el derecho de participar de estas ofrendas. El pueblo confía en la elección que Dios ha hecho de sus sacerdotes y respeta el derecho que Dios les ha otorgado en su soberana voluntad. Allí a nadie se le ocurriría jamás privar a un sacerdote del derecho que Dios le ha conferido. Este es sin duda un argumento teológico contundente para aquellos que veían en el evangelio el cumplimiento de los escritos del Antiguo Testamento.

  1. Apelo a las enseñanzas de Jesús.

(1Co 9:14)  De igual manera, el Señor ha dispuesto que quienes anuncian el evangelio vivan de ello mismo. [d]

En esa progresión de sus argumentos, Pablo concluye con la figura central de nuestra fe: El Señor Jesucristo, nuestro bendito Salvador. El verbo de Dios hecho Hombre, la Cabeza de la iglesia y el Príncipe de los pastores. “Jesús dispuso que los que anuncian el evangelio, vivan del evangelio”. En este sentido, Jesús corrobora lo que el Padre había dispuesto desde siempre y que por su Espíritu, ha confirmado a los apóstoles y a su iglesia. Esto significa que en cuanto al sustento de los pastores y ministros del Señor, hay una absoluta congruencia entre la ley, los profetas y Jesús. No hay manera en que la iglesia pudiera obviar su compromiso sin desviarse de la voluntad de Dios.  La iglesia, esta entonces ante un compromiso indiscutible, ineludible e irrevocable.

  1. Indiscutible porque Dios no da opciones.
  2. Ineludible porque la iglesia está comprometida a obedecer a Dios, llamada a honrar a sus pastores y a apoyar sus ministerios.
  3. Irrevocable porque es un principio que no ha cambiado y no cambiará.
  4. Apeló a su testimonio personal:
  5. Pablo no estaba en el ministerio por ambiciones materiales.

(1Co 9:15)  Pero yo nunca he utilizado ninguno de estos derechos, ni tampoco les escribo esto para que ustedes me den algo. Prefiero morir a hacerlo. ¡Nadie me quitará esta satisfacción que tengo!

No hay duda de que Dios, los profetas, las Escrituras y Jesucristo mismo; le confieren al pastor el derecho a ser sustentado por la iglesia. Pero aún así, Pablo decide no hacer uso de este derecho, porque en él no hay una motivación materialista, sino una entrega voluntaria que dice de su carácter y amor profundo por las almas. En su amor, no estaba dispuesto a permitir, que aún su propio y justificado derecho se interpusiera entre los Corintios y la salvación de sus almas. Pablo eligió perder unos cuantos pesos, antes que perder una sola alma.

En ocasiones me pregunto ¿cómo es posible que haya pastores que “anhelan una patria nueva” y al mismo tiempo acumulen tantos bienes materiales, como si fueran a quedarse en este mundo para siempre? ¿No es esta una incongruencia de nuestra teología práctica? Recordemos que el amor al dinero es la raíz de todos los males.  

  1. Pablo no estaba en el ministerio por una motivación personal.

(1Co 9:16)  Para mí no es motivo de orgullo anunciar el evangelio, porque lo considero una obligación ineludible. ¡Y ay de mí si no lo anuncio!

(1Co 9:17)  Por eso, si lo hiciera por propia iniciativa, tendría derecho a una recompensa; pero si lo hago por obligación, es porque estoy cumpliendo un encargo que Dios me ha dado.

 

Es probable que cualquier creyente común sienta que anunciar el evangelio es un privilegio del que pudiera gozar o no, pero para Pablo era un asunto de obediencia. Si bien es cierto que Dios le ha concedido el derecho de ser sustentado por la iglesia, no fue para eso que Dios lo llamó. Dios lo llamó para anunciar el evangelio y ¡ay de él si no lo hace! ¡La irresponsabilidad de una iglesia inmadura, no es excusa para evadir o posponer su compromiso de anunciar el evangelio de salvación.

Visto desde este punto de vista los pastores anunciamos el evangelio, no para recibir una recompensa, para ganar fama o prestigio o porque no tenemos otra cosa mejor que hacer; lo hacemos porque es la parte que nos toca, es nuestro deber y nos conviene obedecer.

  1. Pablo no estaba en el ministerio para garantizar sus derechos.

          i.      Se desprendió de su derecho a lo material, de modo que pudiera predicarles a ricos y a pobres.

(1Co 9:18)  En este caso, mi recompensa es la satisfacción de anunciar el evangelio sin cobrar nada; es decir, sin hacer valer mi derecho a vivir del anuncio del evangelio.

           ii.      Se desprendió de su derecho a la libertad social y política, de modo de poder predicarle a cualquier grupo social y político.

(1Co 9:19)  Aunque no soy esclavo de nadie, me he hecho esclavo de todos, a fin de ganar para Cristo el mayor número posible de personas.

           iii.      Se desprendió de su derecho de libertad denominativa y religiosa, de modo que pudiera predicarle a judíos y a gentiles.

(1Co 9:20)  Cuando he estado entre los judíos me he vuelto como un judío, para ganarlos a ellos; es decir, que para ganar a los que viven bajo la ley de Moisés, yo mismo me he puesto bajo esa ley, aunque en realidad no estoy sujeto a ella.

             iv.      Se desprendió a su derecho a vivir no sujeto a la ley, de modo que pudiera anunciar el evangelio a quienes creen en la ley.

(1Co 9:21)  Por otra parte, para ganar a los que no viven bajo la ley de Moisés, me he vuelto como uno de ellos, aunque realmente estoy sujeto a la ley de Dios, ya que estoy bajo la ley de Cristo.

              v.      Se desprendió de su derecho a andar según la fortaleza de su fe, privándose del goce de su libertad, limitándose a sí mismo por causa de los prejuicios y temores de los más débiles, con tal de tener la oportunidad de anunciarles el evangelio.

(1Co 9:22)  Cuando he estado con los que son débiles en la fe, me he vuelto débil como uno de ellos, para ganarlos también. Es decir, me he hecho igual a todos, para de alguna manera poder salvar a algunos.

  1. Pablo no estaba en el ministerio para evadir prioridades en su vida o porque este fuera la actividad más fácil.

(1Co 9:23)  Todo lo hago por el evangelio, para tener parte en el mismo.

(1Co 9:24)  Ustedes saben que en una carrera todos corren, pero solamente uno recibe el premio. Pues bien, corran ustedes de tal modo que reciban el premio.

(1Co 9:25)  Los que se preparan para competir en un deporte, evitan todo lo que pueda hacerles daño. Y esto lo hacen por alcanzar como premio una corona que en seguida se marchita; en cambio, nosotros luchamos por recibir un premio que no se marchita.

(1Co 9:26)  Yo, por mi parte, no corro a ciegas ni peleo como si estuviera dando golpes al aire.

(1Co 9:27)  Al contrario, castigo mi cuerpo y lo obligo a obedecerme, para no quedar yo mismo descalificado después de haber enseñado a otros.

  1. Pablo hizo de la predicación del evangelio su mayor prioridad.
  2. Para protegerse y asegurarse de cumplir su prioridad, desarrollo una disciplina y un estilo de vida que le permitiera mantenerse enfocado en ello por encima de todo.

Estoy convencido que la actitud de Pablo es coherente con la acción de Jesucristo, quien renuncio a su derecho de ser Dios y se hizo como nosotros para salvarnos. De modo, que lo que el pastor o la iglesia pudieran invertir en la salvación de las almas queda plenamente justificado. Por supuesto que debemos procurar la mayor eficiencia y aprovechamiento de los recursos materiales, pero también debemos cuidarnos de no atribuirles a estos un valor superior al que Dios les da. Los recursos materiales son medios, pero no fines en sí mismo. En este sentido, es preferible correr el riesgo de perder lo material por una sola alma, que perder un alma por ahorrarnos lo material.

Cuando una iglesia y su pastor se confrontan por lo materia, o lo anteponen ante la predicación del evangelio, es probable que ambos han cedido ante la visión secularista del ministerio. Pienso que una iglesia madura jamás debería de regatear el apoyo económico y material que le brinda al pastor y a su ministerio. Especialmente, si tiene los recursos suficientes para hacerlo o si existe la posibilidad de esforzarse para cumplir su compromiso. Por otra parte, el pastor ha de entender que su derecho no le exime de su compromiso ante Dios. Que a pesar de las limitaciones materiales ha de proseguir en su empeño por llevar el evangelio al mundo. El ministro requiere vivir bajo el convencimiento, de que más allá de la iglesia o muy a pesar de ella, Dios suplirá todo lo que le falte en Cristo Jesús, su Señor. 

Que Dios nos ayude.

 

(*) Manuel Osorio ha servido en el ministerio por más de 28 años como pastor, misionero, profesor, capellán militar y consejero profesional. Ha ministrado en Venezuela –donde se encuentra actualmente-, México –en la Cd. de Monterrey-, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Panamá y en algunas comunidades latinas en Texas. Actualmente se dedica a la enseñanza de la teología pastoral y de la consejería profesional y familiar.

Todos los años durante el mes de enero viaja a Monterrey donde imparte una clase para el programa de maestría del Seminario Wesley y predica en varias iglesias metodistas. De origen Bautista, trabajando en ministerios interdenominacionales muy cercanos a la iglesia Metodista.

 

Los Profetas de la Biblia

drernestocontreras@hotmail.com

profetas

Los Profetas

Sofonías y Hageo

 

Sofonías (“Escondido o protegido por Jehová”).

los profetas,sofoniasSofonías (626-621 a.C.), contemporáneo de Jeremías (Je 2:11-13), descendiente directo, según parece decirlo él mismo, del rey Ezequías, rey de Judá (1:1; 2º R 18-20), profetizó cerca del breve tiempo de avivamiento (621 a.C.; 2ºR 22), sucedido durante el reinado de Josías (638-608 a.C.), y como los otros profetas, denuncia el pecado (idolatría que desde Manasés llevaba más de 50 años), pronuncia juicio sobre Israel y las naciones idólatras vecinas, y anuncia la restauración futura de Israel. El énfasis de su profecía es “el día de Jehová” (el tiempo del juicio final y apocalíptico sobre el mundo pecador), incluyendo en ello, como casi todos los profetas, la salvación mesiánica final y eterna de Israel, con palabras que denotan el amor de Dios por su pueblo escogido.

Para su análisis se divide en 4 partes principales:

1. La invasión venidera con Nabucodonosor (preámbulo del día de Jehová): “Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová. Extenderé mi mano sobre Judá y sobre todos los habitantes de Jerusalén, y exterminaré de este lugar los restos de Baal y el nombre de los ministros idólatras con sus sacerdotes; y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra. Busquen a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusieron por obra su juicio; busquen justicia, busquen mansedumbre; quizás serán guardados en el día del enojo de Jehová (1:1-2:3).

2. Juicios contra naciones vecina e idólatras (¡Todas desaparecieron en un lapso de sólo 25 años!): “Por tanto, espérenme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgarlos; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra (2:4-15 y 3:8).

3. Juicio sobre Jerusalén: “¡Ay de la ciudad rebelde y contaminada y opresora! No escuchó la voz, ni recibió la corrección; no confió en Jehová, no se acercó a su Dios. Por tanto, dije: Ciertamente me temerá, recibirá corrección, y no será destruida su morada según todo aquello por lo cual la castigué, mas ellos se apresuraron a corromper todos sus hechos” (3:1-7).

4. La promesa de salvación venidera: “En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento. El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los atemorice. Jehová está en medio de ti, Poderoso, Él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. En aquel tiempo yo los traeré, en aquel tiempo los reuniré Yo; pues los pondré para renombre y para alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando levante su cautiverio delante de sus ojos, dice Jehová” (3:9-20). Hageo (“Festivo” o “Nacido en día de fiesta”).

Hageo

losprofet.hageoPoco se conoce de este profeta. Con Hageo y Zacarías (Hageo 1:1 y Zac 1:1), mencionados por Esdras (Es 5:1 y 6:14), quien fue contemporáneo de ambos, empieza el periodo post-exílico de la profecía en Israel (536 a.C.), que termina unos 100 años más tarde (445 a 400 a.C.) con Malaquías, el último de los profetas del Antiguo Testamento.

El remanente de Israel formado principalmente con representantes de las tribus de Judá y Benjamín, pero que de acuerdo con los censos, contaba con representantes de las otras mal llamadas “10 tribus perdidas de Israel”, tenía unos 16 años de haber regresado a Palestina (tras los profetizados 70 años de cautiverio en Babilonia).

En el orden político, Israel aún estaba sometido a la tiranía extranjera (Medo Persa); en el religioso y moral, reinaba la horrible decadencia que Esdras (Ez 1:2) y Malaquías corrigen, en los sacerdotes y el pueblo; y que el mismo Hageo condena por su impureza (2:10 ss.). Hageo contribuyó a que se reanudara, bajo el liderazgo de Zorobabel (1:4 ss.), la reconstrucción del templo que tenía más de 15 años de suspendida y estorbada por los adversarios (Es 4:4 y 24), y que traería las bendiciones profetizadas en Ezequiel 40.

La introducción y sus cuatro profecías, pronunciadas en 4 meses (1:1; 2:11 y 21), se dieron durante el segundo año de Darío I Histaspes (520 a.C.) y su mensaje se pude resumir en la enseñanza de Jesucristo que dice: “Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mt 6:33). Cada profecía empieza con la frase: “Y vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo.”  2

1. Introducción. Ocasión y tiempo de la profecía (1:1,2): “Vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué (llamado Jesúa en Es 2:2 y Neh 7:7), hijo de Josadac, sumo sacerdote, diciendo: Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada.”

2. Consecuencias de suspender la reconstrucción del templo (1:3-14): “Vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para ustedes tiempo de habitar en sus casas artesonadas, y que esta casa esté desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Mediten bien sobre sus caminos. Por eso se detuvo de los cielos sobre ustedes la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel, de Josué, y el espíritu de todo el pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios.” Fue así que el templo se terminó en cuatro años más (516 a.C.).

3. La esperanza de que la gloria del templo postrero, sería mejor que la del primero, erigido por Salomón (2:1-9): “Vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Quién ha quedado entre ustedes que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la ven ahora? Haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones (Jesucristo), y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

4. Llamado a los sacerdotes y el pueblo a purificarse (2:10-19): “Vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: Este pueblo y esta gente delante de mí, dice Jehová, y asimismo toda obra de sus manos y todo lo que aquí ofrecen es inmundo. Ahora, pues, mediten en su corazón desde este día en adelante, antes que pongan piedra sobre piedra en el templo de Jehová, pues desde este día los bendeciré.

5. El juicio final y la victoria de Cristo (2:20-23): “Vino por segunda vez palabra de Jehová a Hageo, diciendo: Yo haré temblar los cielos y la tierra, y trastornaré el trono de los reinos y destruiré la fuerza de los reinos de las naciones. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, Zorobabel siervo mío (tipo de Cristo), y te pondré como anillo de sellar.”

Una vez más, se da a entender que la restauración precaria de aquel tiempo, que iba a ser seguida aún de mucho sufrimiento en tiempos de los Macabeos (por Antíoco Epífanes de 175-164 a.C.), y del deicidio y total dispersión, después de la crucifixión del Mesías, en tiempos del imperio romano (a partir del 63 a.C.), no era sino figura de aquella otra gloria que constituía la esperanza de la restauración final de Israel” (Sofonías 3:20).

Noticias internacionales

‘The Stranger’

 

Miles de iglesias evangélicas de EEUU proyectan documental del rostro humano de la inmigración

notint.inmigrac 

Una familia de inmigrantes en un fotograma de “The Stranger”

 

El filme, de 40 minutos, fue encargado por la Evangelical Immigration Table (IET) a la productora Linda Midgett, que declaró que su meta era “poner un rostro humano” al tema.

21 DE JUNIO DE 2014, NUEVA YORK

Miles de iglesias evangélicas de todos los Estados Unidos han comenzado a exhibir un nuevo documental sobre la inmigración titulado “The Stranger” (El forastero. El extranjero), con el fin de movilizar a sus fieles para que apoyen la reforma migratoria.

Iglesias evangélicas de todos los Estados Unidos han comenzado a exhibir este documental, con el subtítulo de “Inmigración, Escrituras y el sueño americano” con el fin de movilizar a sus fieles para que apoyen la reforma migratoria.

El filme, de 40 minutos, fue encargado por la Evangelical Immigration Table (IET) a la productora Linda Midgett, quien declaró que su meta era “poner un rostro humano” al tema.

“Quise dar vida a los rostros de las personas que son impactadas por nuestras políticas, en lugar de ver el problema desde la perspectiva de la propia actividad política en torno a la reforma migratoria.”, dijo a los periodistas después del estreno.

“Muchos cristianos se encuentran en la disyuntiva de amar y recibir a los inmigrantes, o la obligación de cumplir la ley. ¿Cómo enfrentan los creyentes un tema tan complejo?”, se preguntó Matthew Soerens, director de campo de la Evangelical Immigration Table.

Dijo que la presencia de más de 11 millones de indocumentados en el país se ha convertido en uno de los más complejos y controvertidos problemas de nuestro tiempo, y que muchos de ellos “son nuestros hermanos y hermanas en Cristo”.

Por otro lado, el documental también explora los aspectos económicos de la política de inmigración a través de entrevistas con los propietarios de pequeñas empresas (como el propietario de una floristería que aparece en el trailer), y un economista, Douglas Holtz-Eakin, ex director de la Oficina de Presupuesto del Congreso norteamericano.

Fuentes: Efe, The Christian PostEditado por: Protestante Digital 2014

Libertad religiosa en Chile  

Pastores evangélicos chilenos:

igualdad de trato en hospitales

notint.chile

“Tenemos una tarea por delante”, señaló la secretaria de Estado, “para garantizar a los evangélicos los mismos derechos (que tiene la Iglesia católica)”.

04 DE JULIO DE 2014, SANTIAGO DE CHILE

En una reunión que tuvo recientemente la ministra de Salud de Chile, Helia Molina, con representantes del Consejo Nacional de Obispos y Pastores de las Iglesias Evangélicas, resaltó el interés que tiene el gobierno de la presidenta, Michelle Bachelet, por afianzar y hacer real la libertad religiosa.

El Consejo Nacional de Obispos y Pastores Evangélicos de Chile ha cumplido 40 años de existencia. Tuvo un papel destacado en la gestión de la Ley sobre igualdad religiosa.

“Tenemos una tarea por delante”, señaló la secretaria de Estado, si queremos garantizar a los evangélicos los mismos derechos (que la Iglesia católica)”. En esa línea, explicó, “se realizarán las gestiones jurídicas y comunicacionales para lograr que esto quede absolutamente aclarado a toda la población y a nuestros trabajadores”, dijo.

En este clima, los representantes de los cristianos evangélicos solicitaron ser parte integrante de las Redes Asistenciales, por medio de los profesionales de la salud que son evangélicos, e integrar los equipos de acompañamiento espiritual en los establecimientos hospitalarios.

Fuentes: MundoCristianotvEditado por: Protestante Digital 2014

Aniversario

 Asambleas de Dios

prepara la celebración de su centenario

notint.centenario asamb

Conferencia Asambleas de Dios Internacional, 5-10 de agosto.

Del 5 al 10 de agosto se realizará un encuentro internacional en EEUU con la participación de unos 5.000 miembros de las Asambleas de Dios de todo el mundo.

04 DE JULIO DE 2014, ESTADOS UNIDOS

Una de las denominaciones de mayor crecimiento en el ámbito pentecostal evangélico es Asambleas de Dios, que en el próximo mes de agosto celebrará su centenario en un encuentro que reunirá a representantes de la denominación de todo el mundo en Springfield (Missouri, Estados Unidos).

El movimiento nació a consecuencia del avivamiento pentecostal en 1906, que derivó en la celebración del primer concilio general de Asambleas de Dios en Hot Springs, Arkansas, en abril de 1914, como una amplia coalición de ministros que deseaban trabajar juntos para cumplir objetivos comunes, como el envío de misioneros a todo el mundo, la comunión y la rendición de cuentas.

“Este evento del centenario será un momento de renacimiento, un momento de celebración y un momento de centrarse en nuestra misión, para completar la gran tarea inconclusa de lograr que cada persona tenga la oportunidad de escuchar del amor de Jesús por ellos”, dijo George O. Wood, Superintendente General de las Asambleas de Dios. “Este 100 aniversario nos da la oportunidad de centrarnos en lo que Dios todavía tiene para nosotros, al mirar con alegría a nuestra historia pasada, dar gracias por el presente y mirar hacia adelante a lo que todavía tenemos que lograr en el futuro”.

Las Asambleas de Dios se han asentado en todo el mundo, superando los 67,5 millones de miembros, entre ellos más de 3,1 millones en los EE.UU. La denominación ha experimentado 24 años de crecimiento consecutivo, en contra de la tendencia general de la mayoría de las denominaciones que han ido perdiendo presencia en Estados Unidos en los últimos años.

PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA

La Celebración del Centenario será un evento internacional, con oradores invitados de iglesias de las Asambleas de todo el mundo. Habrá conferencias a cargo de Yong Mok Cho de Corea del Sur, Juan Carlos Escobar de España, Edward A. Grabovenko de Rusia, Lázaro Chakwera de Malawi, Bernabé Mtokambali de Tanzania, Ivan Satyavrata de la India, José Wellington de Brasil y Max Schläpfer de Suiza. Otros oradores confirmados de Estados Unidos son Hal Donaldson, John Lindell, Wilfredo “Choco” De Jesús, Nam Soo Kim, Jason Frenn (OMS ministros en América Latina) y Raegan Glugosh, misionero de EE.UU. en Rumania.

Fuentes: Charisma NewsEditado por: Protestante Digital 2014

Noticias nacionales

World Church Relationships Office                                                                          

Fax: +44 20 7467 5285

Email:                 wcr.admin@methodistchurch.org.uk and                    grants@methodistchurch.org.u

June 2014

A: OBISPO RAUL GARCIA DE OCHOA, Presidente del Gabinete General de IMMAR

Estimados/as hermanos/as en misión:

Las becas para la Formación y el Liderazgo

(el programa SALT)

Reciban saludos cordiales en el nombre de Jesucristo.

La beca SALT fue establecida para apoyar a nuestras iglesias hermanas en sus necesidades de formación estratégicas.

Si desea presentar una solicitud de parte de su Iglesia, por favor rellene el formulario adjunto y envíelo al siguiente correo: wcr.admin@methodistchurch.org.uk con copia a grants@methodistchurch.org.uk antes del 30 de septiembre del 2014.También aceptamos solicitudes por correo postal. Sin embargo, si piensa enviar sus solicitudes por correo postal, por favor permita suficiente tiempo para asegurar su llegada antes de la fecha de entrega, porque si no llegan en su debido tiempo no pueden ser consideradas por el comité SALT que se reúne en noviembre del 2014.

Los siguientes documentos están adjuntados:

  1. Los criterios SALT y el formulario de solicitud para el financiamiento de la beca/la formación.
  2. La información sobre Queen’s Foundation y Cliff College (en inglés).
  3. La información sobre Corrymeela (para un puesto voluntariado, en inglés).
  4. El formulario de solicitud Corrymeela (en inglés).

Curso de Maestría en Queen’s Foundation y Cliff College. 

Para más información sobre los cursos de Queen’s Foundation y Cliff College, por favor vea las páginas web:

 http://www.queens.ac.uk/programmes/study/ma-in-theology/

http://www.cliffcollege.ac.uk/page/postgraduate

Por favor tenga en cuenta que los estudiantes necesitan presentar directamente sus solicitudes para un curso a la universidad pertinente.  Sin embargo el formulario SALT  de solicitud debe ser rellenado y firmado por el/la presidente/a de la iglesia hermana con el fin de solicitar esta beca.

Los visados estudiantiles del Reino Unido conllevan requisitos muy estrictos. Si deseo nombrar que alguien estudie a nivel de maestría en el Reino Unido, por favor tenga en cuenta que the UK Border Agency [la agencia de fronteras del Reino Unido]de ahora en adelante requiere los siguientes puntajes en el idioma inglés:

sea

(i) IELTS 7.0 en resultado total (con un puntaje mínimo de 6.5 en escritura y lectura, 6.0 in escuchar y oral), o

(ii) TOEFL 100 (un puntaje mínimo de 21 en escuchar, 22 en escritura y en lectura y  23 en oral)

Como puede ver los requisitos en inglés son muy altos y lamentablemente este año algunos estudiantes SALT no han podido colmar los requisitos. Por favor deje suficiente tiempo para el estudio del idioma, los exámenes y  la solicitud del visado cuando vaya a escoger los candidatos.

Un año en el programa de voluntariado en Corrymeela

También adjuntos (en inglés) la información sobre la Comunidad de Corrymeela en Irlanda del Norte que está involucrada en la obra de la paz y reconciliación.  Hay un puesto voluntariado para una persona joven (menos de 25 años) que tiene un interés especial en la resolución de conflicto y el trabajo para la paz. La comunidad está ubicada en un lugar bastante aislado, a una pequeña distancia de un pueblo pequeño como Ballycastle pero a gran distancia de una ciudad grande como Belfast. Aquellos/as que son de origines cristianos más conservadores tendrán que estar dispuesto/as a trabajar con aquellos/as que tiene una tradición cristiana diferente o de una religión diferente. El formulario de solicitud Corrymeela debe ser completado y enviado de vuelta a mi correo, con el formulario de solicitud rellenado y firmado por el/a presidente/a de laiglesia hermana antes del 30 de septiembre para los cursos que empiezan en agosto del 2015. El Comité SALT preseleccionará los candidatos que luego será enviada a Corrymeela para la selección final a principios del 2015.

Como puede comprender, hay un presupuesto limitado y entonces es poco común que cualquier iglesia reciba más de una beca SALT por año, pero si nos envía más de una solicitud, por favor indique la orden de prioridad y las razones por este orden. Seguimos solicitando que identifique cada vez más mujeres candidatas.

La Iglesia Metodista está obligada informar a los donadores sobre cómo sus donaciones se están utilizando. Si ha recibo una beca SALT este año, también recibirá un formulario de reporte anual con esta carta. Por favor complete y envíeel formulario de reporte anual antes del 30 de septiembre 2014, sin importar si va a presentar una nueva solicitud o no. El Comité puede utilizar la información contenida en el formulario de reporte cuando esté considerando las solicitudes para becas futuras.

Atentamente en Cristo,

Rachael Varney

Secretaria para América Latina y el Caribe

varneyr@methodistchurch.org.uk

notnal.Cliff College Postgraduate Taught Programme

Para mayores informes dirigirse a la Oficina Episcopal correspondiente. 

Reflexiones

de Pedro García Carlos.

 

La deuda cancelada     (2 de Julio)

refl.deudacanc

En la promoción de una tarjeta de crédito, se anuncio que todos los tarjeta-habientes, participaban de un sorteo, donde la persona agraciada se le cancelaba toda su deuda. Quedaba en ceros.

“Toda la deuda cancelada” era la frase que usaban en la publicidad. Esto me hizo recordar la obra de Cristo en la cruz. Con su muerte y su sangre que derramo, pagó la deuda de nuestros pecados. El Apóstol Pablo escribió: “Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anulo esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz” (Colosenses 2:13 y 14 NVI).

En una de las iglesias donde fui pastor tuvimos por años un trabajo evangelístico en una prisión federal. Varios hermanos y yo visitábamos semanalmente ese penal. Uno de los himnos que más nos pedían que cantáramos aquellos hombres se llama “Mi Culpa Él Llevo” que habla precisamente que todos los pecados son borrados por Jesús. Es posible que en su condición de prisioneros necesitaban oír del perdón de Dios. Pero no solo ellos, sino todos nosotros también tenemos necesidad de ese perdón. Así lo afirma S. Pablo: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

¡Nuestros pecados perdonados! ¡La deuda cancelada! ¡Qué gran noticia podemos escuchar! El hombre ya no tiene que ir cargando el peso de sus culpas, porque cuando tiene un sincero arrepentimiento y confiesa sus pecados a Dios, es  perdonado y liberado de su culpabilidad por su  gracia y su misericordia Aceptemos ese perdón y vivamos en la libertad gloriosa de los hijos de Dios…

“…Y serás bendición”     (7)

 refl.seras bendicion

(Génesis 12:2)

Abraham es uno de los grandes personajes del Antiguo Testamento. En el llamamiento que el Señor le hizo para que  fuera el fundador de una nación, le dio varias  promesas. En dos de ellas le dijo que lo iba a bendecir y a su vez  seria bendición para otros.

Las promesas que Dios en su tiempo dio a los hombres o a su pueblo mismo,  nos pertenecen, porque ahora somos el nuevo pueblo de Dios. Una de estas promesas es que somos llamados a ser bendición para otros, en medio de un mundo azotado por el egoísmo, la violencia y el mal.

Dios quiere usar nuestras vidas para bendecir a las personas de diferentes maneras… Orando por ellas, ayudándoles en sus necesidades, amándolas, animándolas, consolándolas, etc. “Bendecir” a otros significa, entonces, manifestar la gracia de Dios hacia ellos.

Ahora mismo tú eres una bendición de Dios para los demás, allí en el lugar donde te encuentras… la escuela… la universidad… tu trabajo… tu negocio… tu hogar… tu familia… tu iglesia. No te desanimes, no renuncies, no te salgas del lugar donde Dios te ha puesto. Aunque  no  veas resultados de momento. Puede ser que tú seas la única luz en su camino. Descubre el gozo de la vida que viene cuando nos damos, amamos y servimos a otros. “De gracia recibisteis, dad de gracia”, dijo Jesus.

“Te bendeciré… y serás bendición”. Vive esta promesa para que en todo Dios sea glorificado…

 

De Juan Pluma Morales

La Ofrenda     (Día 1 de Julio)

I Crónicas 29:11-14

refl.laofrendaTESTIMONIO Y MEDITACIÓN

Hace muchos años durante un servicio de culto, un muchachito tomo de la manga a un diácono que estaba recogiendo las ofrendas. El muchacho le susurró: “Por favor, ponga la bandeja de las ofrendas en el piso”. El hombre pensó que era una locura, pero notando la intensidad del rostro del muchachito, obedeció. Al no tener dinero para colocar en la bandeja, decidió ofrendarse a sí mismo al Señor. Parándose  sobre la bandeja, el muchachito dijo: “Señor te entrego toda mi vida”

El muchachito era Roberto Moffatt, que llegó a ser un notable misionero en África.
Citado en: Mansell Ernest, Donald. Constante como el amanecer.  México: Litografía Magnograf , 1993. Pág. 201.

CONTEXTO DEL TEXTO

David sabía que no iba a construir el templo de Dios, por lo tanto, estaba dando lo mejor de sí. Es posible obsesionarse con la construcción del edificio de una iglesia y descuidar la iglesia real: el pueblo de Dios. David había hecho eso, había descuidado al pueblo con su mal testimonio, pero a Dios gracias rectificó a tiempo y ahora además de entregar su vida, entregaba lo que tenía.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Que todo es y le pertenece a Dios

2. Que nosotros somos extranjeros y pasajeros

3. Que todo lo que tenemos y somos, nos lo ha dado el Señor, por lo tanto, lo que le pueda dar, ni siquiera es mío, y al darle, en realidad le doy de lo que Él me ha dado.

ORACIÓN

Señor gracias por darme lo que tengo y lo que soy, no sería nada sin ti. Ahora entiendo perfectamente que lo que te doy no es nada, porque todo me lo has dado. Ayúdame a darte no el diez, sino el cien por ciento de mi vida y de lo que tengo. Gracias, porque eso es el significado de tu amor, darte al cien por ciento, dar y dar y dar eso es el amor. Ayúdame a predicar esta nueva forma de vida, esto es transformación, esto es cambio, y nuestra sociedad lo necesita. En tu nombre. Amén.

A reír un poco     (2)

II Pedro 3:8

refl.areirTESTIMONIO Y REFLEXIÓN

Llega un mortal al cielo y le pregunta a Dios: -Dios, ¿Cuánto tiempo es para ti mil años?

-Hijo mío, eso es para mí como un segundo. El hombre se queda pensado y luego le pregunta:

-Y ¿cuánto sería para ti un millón de dólares? -Eso sería como un centavo

El hombre pensado todo eso le dice a Dios: -Dios ¿por qué no me regalas un centavo?

Y le contesta Dios -Sí, en un segundo.

En el caso del pasaje bíblico, Dios pudo haber parecido muy lento para estos creyentes cuando afrontaban la persecución cada día y anhelaban ser librados. Pero Dios no es lento y no actúa de acuerdo con nuestra medición del tiempo. Jesucristo está esperando que más pecadores se arrepientan y se vuelvan a Él. No debemos sentarnos a esperar el regreso de Cristo, sino vivir con la consigna de que el tiempo es corto y tenemos una tarea importante que realizar.

CONTEXTO DEL TEXTO

Primera de Pedro se escribió por la época en que el emperador romano Nerón inició su sanguinaria persecución de los cristianos. Segunda de Pedro se escribió dos o tres años más tarde (entre 66-68 d.C.), después que se intensificó la persecución. Primera de Pedro fue una carta de aliento para los cristianos que sufrían, pero Segunda de Pedro enfoca los problemas internos de la iglesia. Sobre todo se refiere a los falsos maestros que causaban dudas y alejamiento del cristianismo. Segunda de Pedro combate sus herejías denunciando los móviles malignos de los falsos maestros y reafirma las verdades cristianas: la autoridad de las Escrituras, la primacía de la fe y la certeza del regreso de Cristo.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Que Dios es el dueño del tiempo y del espacio

2. Que ahora vivo en el tiempo del Señor y en su espacio, y él tiene su tiempo para todo.

3. Que en Jesús se sujetó al tiempo y espacio nuestro para mostrarnos su Reino. Y ahora nosotros tenemos que extenderlo en esta tierra y en esta sociedad.

ORACIÓN

Señor gracias por prestarme tu tiempo y tu espacio, a veces me siento dueño del mismo y sueño, pero soy finito y vulnerable, aun así me amas. Dame la bendición de predicar cada día a este mundo finito lo maravilloso de tu tremendo amor y de bondad.  Amén.

La necedad     (3)

Filipenses 4:1-2

refl.la necedadTESTIMONIO Y MEDITACIÓN

Se dice de una parábola de un alfiler y una aguja encontrándose en una cesta de labores y no teniendo nada qué hacer, empezaron a reñir, como suele suceder entre gentes ociosas, entablándose la siguiente disputa:

-¿De qué utilidad eres tú? -dijo el alfiler a la aguja-; y ¿cómo piensas pasar la vida sin cabeza?

-Y a ti -respondió la aguja en tono agudo-, ¿de qué te sirve la cabeza si no tienes ojo?

-¿Y de qué te sirve un ojo si siempre tienes algo en él?

-Pues yo, con algo en mi ojo, puedo hacer mucho más que tú.

-Sí; pero tu vida será muy corta, pues depende de tu hilo.

Mientras hablaban así el alfiler y la aguja, entró una niña deseando coser, tomó la aguja y echó mano a la obra por algunos momentos; pero tuvo la mala suerte de que se rompiera el ojo de la aguja. Después cogió el alfiler, y atándole el hilo a la cabeza procuró acabar su labor; pero tal fue la fuerza empleada que le arrancó la cabeza y disgustada lo echó con la aguja en la cesta y se fue.

-Conque aquí estamos de nuevo -se dijeron-, parece que el infortunio nos ha hecho comprender nuestra pequeñez; no tenemos ya motivo para reñir.

-¡Cómo nos asemejamos a los seres humanos que disputan acerca de sus dones y aptitudes hasta que los pierden, y luego… echados en el polvo, como nosotros, descubren que son hermanos! -El Embajador, Poth, Tex.

Como seres humanos somos diferentes y por lo tanto tenemos distintas opiniones e ideas sobre algún asunto en particular, eso es normal, el problema es llegar a la necedad y pelear hasta imponernos y luego desde allí descalificar y destruir al “enemigo” eso es lo grave. Jesús sabía de esto y nos da un remedio en Mateo 18:19 y es ponerse de acuerdo, alguien o ambos tienen que ceder, sobre todo en el caso de la obra del Señor. En el caso de las mujeres de Filipos , éstas estaban en desacuerdo en algo y Pablo las amonesta para que sean de un mismo sentir.

CONTEXTO DEL TEXTO

En su primer viaje misionero, Pablo visitó pueblos cercanos a su centro de operaciones en Antioquía de Siria. En su segundo y tercer viajes, se extendió aún mucho más. Debido a las grandes distancias entre las congregaciones que fundó, no podía supervisarlas personalmente. Por eso, tuvo que escribirles cartas para enseñar y animar a los creyentes. Pablo tenía un equipo de voluntarios (que incluía a Timoteo, Marcos y Epafras) que entregaban estas cartas en persona y por lo general permanecían con las congregaciones por un tiempo para enseñarlas y animarlas. La iglesia en Filipos estaba formada mayormente de gentiles (no judíos)

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BIBLICO

1. Pablo habla sobre cosas que nos conflictúan, es normal, el problema es exacerbarlas y llegar a la ofensa y herir

2. Que es necesario ponernos de acuerdo y sobre todo en las cosas del Señor

3. Que debo poner todo en las manos de Dios y Dios hará las proezas.

ORACIÓN

Señor gracias por hacernos diferentes, pero también ayúdame a ser paciente y escuchar las otras opiniones y considerarlas, porque puede ser que me estés hablando a través de ellas. Perdóname si soy necio y ayúdame a controlar mi carácter y por amor a tu nombre ayúdame a dialogar y a ponerme de acuerdo en las cosas tuyas. Señor esta sociedad necesita de ti también en estos aspectos, impulsa nuestra fe y amor para vivir como tú quieres. En tu nombre, Amén.

La Sal     (4)

Mateo 5:13


refl.la salTESTIMONIO Y MEDITACIÓN

Un predicador que había sido invitado para dar el mensaje en una iglesia rural, escogió como su texto clave aquel pasaje del Sermón del Monte que dice: “Vosotros sois la sal de la tierra.” A medida que predicaba se iba llenando de entusiasmo, siendo una de sus frases más brillantes: Amado hermano mío, jamás olvides las palabras de nuestro Señor, de que somos sal y sal fuerte; pero si te descuidas no podrás ser como Dios dijo a Abraham: “sal de tu tierra y de tu parentela”. La congregación escuchaba en silencio pensando: ¡Cuánto sabe de Biblia este hermano! ¿Sabe tanto usted como el predicador o como la congregación? Anónimo.

El Señor Jesús en este pasaje bíblico está poniendo énfasis en el sabor de la sal, y la compara con la vida cristiana, así debe ser, los cristianos debemos impactar a la sociedad, porque si somos parecidos a todos, no tenemos valor, debemos ser como el condimento que da mejor sabor a la comida. Y en el párrafo anterior, aunque la frase “sal de tu tierra y de tu parentela” tiene otro sentido, pero igual nosotros debemos ser sal de nuestra familia y de nuestra tierra, y no como dice la frase “luz de la calle y oscuridad de la casa”.

CONTEXTO DEL TEXTO

Mateo 5-7 es denominado el Sermón del Monte porque Jesús lo pronunció en una colina cercana a Capernaúm. Este “sermón” probablemente resume varios días de predicación. En él, Jesús proclamó su actitud hacia la Ley. La posición social, la autoridad y el dinero no son importantes en su Reino; lo que importa es la obediencia fiel del corazón y el impacto que debe dar. El Sermón del Monte desafió al orgullo de los líderes religiosos legalistas de ese entonces. Era un llamado a regresar al mensaje de los profetas del Antiguo Testamento que, como Jesús, enseñaban que la obediencia de corazón es más importante que la observancia legalista.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Que al conocer a Jesús él me transforma en algo parecido a un condimento que da sabor a mi vida

  1. Que mi vida cristiana puede desvanecerse y no servir para nada.

3. Que en Jesús, mi vida cristiana le podrá dar sabor a la vida de otros. Eso es lo que busca Jesús de nosotros.

ORACIÓN

Señor Jesús gracias por meterte en mi vida hasta la última célula, eso me ha dado el sabor que tú quieres. Sin embargo, a veces no he sabido compartir ese condimento a otros, porque en lugar de dar sabor, doy pena, doy tristeza o lástima, permíteme ser impacto y sazón a otras vidas que necesitan de ti. En tu nombre. Amén.

El amor de Dios     (8)

Isaías. 55:6-8

refl.elamor deDTESTIMONIO Y MEDITACIÓN

Christmas Evans nos dice en su diario que un domingo por la tarde mientras iba viajando por un camino muy solitario para asistir a una cita se convenció de que su corazón era muy indiferente. Dice: “Amarré mi caballo y me fui a un lugar muy apartado en donde anduve sin rumbo fijo, en agonía, repasando mi vida. Esperé tres horas ante Dios, quebrantado por la tristeza, hasta que percibí la magnanimidad de su amor para perdonar, y recibí de Dios un nuevo bautismo del Espíritu Santo. Cuando el sol se estaba ocultando, volví al camino, encontré mi caballo, monté en él y me fui a la cita. Al siguiente día prediqué con un poder tan nuevo a un vasto concurso de personas reunidas a un lado de una colina, que se inició un avivamiento que se extendió por todo Gales.”-Hastings.

No cabe duda que el mismo amor de Dios, nos lleva a su amor, es decir, Dios que es amor, nos busca y nos inquieta para mostrarnos su amor, eso es lo que sucedió en el testimonio anterior, pero eso también seguramente ha sucedido con nosotros, al menos conmigo ¡Gloria a Dios!

CONTEXTO DEL TEXTO

El pacto que hizo Dios con el rey David fue la promesa de una tierra permanente para los israelitas, donde no habría ninguna amenaza de naciones paganas, ni guerra II Samuel 7:10-11. Pero Israel no cumplió con su parte del pacto de obedecer a Dios y permanecer apartados de los ídolos. Aun así, Dios estaba dispuesto a renovar su pacto una vez más ¡El es un Dios perdonador! Isaías nos dice que clamemos al Señor mientras esté cerca. Dios no planea apartarse de nosotros, pero a menudo somos nosotros los que nos apartamos o construimos una barrera entre ambos. No espere hasta que se haya apartado de Dios para buscarlo. Es probable que más tarde en la vida nos resulte mucho más difícil volvernos a Él. O a lo mejor Dios venga a juzgar la tierra antes de que usted decida volverse a Él. Busque a Dios ahora, mientras pueda, antes de que sea demasiado tarde.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Buscar al Señor es y debe ser una cosa lógica y natural, pero no siempre así sucede.

2. Generalmente no le busco porque estoy inmerso en la maldad

3. Si dejo ese camino de maldad, el Señor me perdonará y regresaré a una vida de bendición que debo compartir a otros para una mejor sociedad.

ORACIÓN

Señor  gracias por exhortarme a buscarte, gracias porque lo haces a través de un sermón o de la naturaleza o de algún suceso milagroso de tu parte o incluso a través de un accidente o enfermedad. Gracias porque me perdonas y me arropas con tu amor, dame el gozo de vivir y compartir este perdón y la nueva vida que tu quieres que viva y que comparta a este mi país que le urge una vida nueva con ciudadanos nuevos, no tramposos, no avaros, no injustos, no discriminatorios, no infieles, no orgullosos, etc. en tu nombre. Amén.

Las espigas y el trigo     (9)

Santiago 4:6-10

refl.lasespigas y el trigTESTIMONIO

Un labrador iba a visitar sus campos para ver si estaba en sazón la cosecha. Había llevado consigo a su pequeña hija, Luisita. -Mira, papá -dijo la niña sin experiencia-, cómo algunas de las cañas de trigo tienen la cabeza erguida y altiva; sin duda serán las mejores y las más distinguidas: esas otras de su alrededor, que la bajan casi hasta la tierra, serán seguramente las peores. El padre cogió algunas espigas y dijo: -Mira bien, hija mía: ¿ves estas espigas que con tanta altivez levantan la cabeza? Pues están enteramente vacías. Al contrario, estas otras que la doblan con tanta modestia, están llenas de hermosos granos. El sabio y el bueno son humildes: la soberbia es propia del ignorante y del malo. Anónimo

CONTEXTO DEL TEXTO

Santiago en el capítulo uno nos dice acerca de lo que tenemos como cristianos, después, en el dos, lo que hacemos y en el tercero lo que decimos y en este capítulo lo que sentimos. El orgullo nos hace egocéntricos y nos lleva a pensar que tenemos derecho a todo lo que podemos ver, tocar o imaginar. Crea apetitos codiciosos de obtener más de lo que necesitamos. Podemos ser librados de nuestros deseos egocéntricos al humillarnos delante de Dios, tomando conciencia de que lo único que necesitamos es su aprobación. Cuando su Espíritu Santo nos llena, nos damos cuenta de que las atracciones seductoras del mundo son solo sustitutos baratos en comparación con lo que Dios nos ofrece. La cura para la soberbia es la humildad. Proverbios 16:18-19; 1Pedro 5:5-6.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Como seres humanos somos soberbios, pero eso tiene remedio.

2. El remedio es la humildad, humillarnos significa reconocer que nuestro valor viene sólo de Dios.

3. El ser humilde nos da el beneficio de la gracia de Dios. Al recibir la gracia, entonces tenemos que dar de gracia y al dar de gracia hace nuestra vida una vida de santidad social.

ORACIÓN

Señor quítame la soberbia,  porque lo soberbio es vacío y pon en mí a Jesucristo, es decir al Señor de la humildad para que yo lo sea. Dame la bendición de la humildad en todo lo que hago y como dice tu Palabra aún después de haber hecho todo lo que me ha sido ordenado, diga: siervo inútil soy, pues lo que debía hacer, hice. Pero igual dame la bendición de contagiar la humildad a otros en este mundo soberbio y orgulloso. En Cristo Jesús. Amén.

Cómo matar a tu iglesia     (11)

Hebreos 10:22-31

refl.comomatariglMEDITACION

En primer lugar: ¡No vengas! Si vienes, ¡ven tarde¡ Al venir, ¡ven de mal humor¡ Al salir de la iglesia, pregúntate: ¿Qué valía todo esto? ¡No aceptes nunca un cargo en la iglesia! Vale más seguir criticando a los demás. ¡Visita a las otras iglesias a cada rato para enseñarle al pastor que él no es quien te manda! Hay que guardar la independencia.

¡Haz que el pastor gane su dinero! ¡Deja que él haga todo el trabajo! Al acudir al templo, siéntate muy atrás, cerca de la puerta. ¡No cantes! O si cantas, ¡canta muy desentonado¡ ¡No des diezmos y ofrendas! !Dios no necesita nada, Él es el dueño del dinero¡ ¡ ¡No animes al pastor! Si te gusta el sermón, ¡cállatel pues muchos pastores se perjudican por causa de la adulación. ¡No permitas que la sangre de él esté sobre tus manos!

¡No traigas nunca a nadie contigo a la iglesia! No hagas nada para ganar a otros miembros nuevos; por lo menos mientras la congregación tenga tal pastor! Si hay algunos miembros animados que sirven a su iglesia y que trabajan por ella, ¡no dejes de protestar contra esa asociación exclusivista! ¡Quédate sentado siempre, nunca luches por la justicia ni por la paz, eso es de izquierdosos y comunistas. Si tu iglesia por mala fortuna es una iglesia feliz y armoniosa, condénala por su tibieza, indiferencia y falta de celo. Haciendo esto, matarás por seguro a tu iglesia y tú te irás al infierno con ella.- Noticiero de la Fe.

CONTEXTO DEL TEXTO

Este capítulo es la conclusión del argumento anterior. Los sacrificios legales anuales no pueden perfeccionar al adorador, pero lo puede hacer el sacrificio de Cristo hecho una vez para siempre. Así el nuevo pacto (8:8-12) está inaugurado, por el cual la ley está escrita sobre el corazón, de modo que no se necesita más ofrenda por el pecado. Por lo tanto, debemos acercarnos al lugar santísimo con firme fe y amor; temerosos de los horribles resultados de la apostasía; esperando la recompensa que nos tocará con la venida de Cristo.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Que acercarme al Señor es algo natural porque Él es mi creador

2. Al reunirme con otros hermanos en el nombre de Jesús, su amor está presente porque Él es amor y permite que haya más amor.

3. Congregarme con otros es una necesidad urgente, para compartir mi amor y hacer el bien.

ORACIÓN

Señor gracias por la familia de la fe, gracias porque allí derramas tu Espíritu y amor para que saturados de tu amor, vayamos a dar amor. Perdóname porque a veces he sigo egoísta, sólo me he llenado de ti y no te comparto. Por eso el mundo vive así, sin amor y sin esperanza. Pero en tu nombre permite que sea instrumento de tu amor y de tu paz en este mundo violento y vacío. En tu nombre. Amén.

La anciana     (14)

Lucas 6:46

TESTIMONIO Y MEDITACIÓN

Cuando una anciana salía de la iglesia, una amiga la refl.ancianaencontró y le preguntó: -¿Ya terminó el sermón?

-No -respondió la anciana-, ya lo predicaron, pero no se ha terminado. Ahora voy a hacer mi parte del sermón, a vivirlo.

Cuando una congregación, por pequeña que sea, reacciona de manera tal por causa de los sermones de su pastor, el beneficio es incalculable.-El Heraldo de Santidad.

CONTEXTO DEL TEXTO

Los fariseos pensaban que su sistema religioso tenía todas las respuestas. No aceptaban a Jesús porque no encajaba en su sistema. Por esa misma razón podemos marginar a Jesús. Cuidado con pensar que usted o su iglesia tienen la respuesta a todas las preguntas. No hay sistema religioso lo bastante completo como para contener a Cristo ni describir a la perfección su actividad en el mundo.

LO QUE ME ENSEÑA EL TEXTO BÍBLICO

1. Jesús compara la obediencia a Dios con la construcción de una casa de base sólida.

2. Como una casa si está bien construida no tendrá problemas en tormentas y sismos.

3. Hacer lo que el Señor me dice es un privilegio y edifica mi vida y al mismo tiempo yo edifico a otros

ORACIÓN

Señor gracias por hablarme a través de tu Palabra, a través de un mensaje, o a través de otros medios; por favor, sólo te pido me ayudes a hacer lo que me pides, porque esto transformará mi vida y la vida de otros. Hoy es urgente que los cristianos seamos verdaderos cristianos transformados para transformar a otros. En tu nombre. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Teología

JAUME TRIGINÉ • 30/06/2014

 

¿Crisis de fe o de teología?

art.crisis defe

 Al ahondarse en las llamadas crisis de fe de muchas personas, suele constatarse un importante distanciamiento o falta de concordancia entre sus imágenes mentales de Dios y su comprensión de las cuestiones espirituales y su realidad existencial. Esta falta de correspondencia entre el paradigma creído y el paradigma vivido se halla en la base de muchas de las denominadas crisis de fe.

Son muchas las personas que, por una comprensión sencilla de los postulados de la fe o por haber recibido una presentación distorsionada del evangelio, han interiorizado la convicción de que al creer todas las cosas les irían bien, no tendrían ningún problema y vivirían permanentemente felices. El evangelio como póliza de seguro. Pero, con el paso del tiempo, han descubierto la falacia de tal argumentación y como cualquier otro mortal han sufrido enfermedades, han perdido el trabajo, su matrimonio ha entrado en crisis o han tenido problemas con los hijos. Esta confrontación entre la teoría y la práctica ha conducido a muchas personas a la crisis de fe.

Frente a la tozuda realidad de la vida, en algunos ambientes se pretende conciliar los caminos inescrutables de Dios con los hechos vividos y también sufridos por la persona, considerando como voluntad divina todos los despropósitos de esta vida. Ello conduce a asumir, como recibido de Dios, cuanto pueda acontecer; minimizando la tragedia implícita de una enfermedad incurable, la ruina económica o el desapego de los hijos. En tales reductos, el creyente debe encontrar, además, el sentido o el plan de Dios en la experiencia sufrida, por traumática que esta sea, por aquello de que a los que aman a Dios todas las cosas ayudan a bien.

Hay crisis que se derivan de un mal entendido providencialismo. Se trata de la imagen de Dios controlando todos los asuntos de este mundo y todas las situaciones personales. De nuevo, el paso del tiempo y la confrontación con la realidad hacen comprender que la creación es autónoma y que se rige por sus propias leyes y según las acciones libres de los hombres. Las fallas teutónicas dan lugar a terremotos, tsunamis o volcanes con sus secuelas de víctimas inocentes. Los virus provocan enfermedades, se forman tumores y hay enfermedades incurables… El pecado estructural genera situaciones históricas que reclaman justicia: los más de cincuenta millones de refugiados en países como Afganistán, Siria, Somalia, Sudan, R.D. Congo…; las más de doscientas niñas secuestradas en una escuela de Nigeria por un grupo fundamentalista; las pateras que cruzan el Mediterráneo con su secuela de muertes… La lista es interminable. Inevitablemente, frente a tanto sufrimiento y tanta víctima inocente surge de nuevo el dilema de Epicuro: Si Dios quiere erradicar el mal y no puede no es omnipotente y si puede pero no quiere es que no es bueno. La aparente falta de respuesta al dilema sitúa a muchos en el abandono de la fe.

Entender el concepto de la autonomía de la creación hace innecesaria la pregunta acerca de por qué Dios permite tales desaguisados sin intervenir, ya que nos permite comprender que las tragedias naturales, las enfermedades, el deterioro progresivo, el mal moral… forman parte de las leyes y procesos naturales, de nuestra propia contingencia y, en muchas ocasiones, de nuestras erróneas decisiones tomadas desde el reducto de la libertad. No es posible un mundo sin mal, porque su raíz última radica en su finitud. De igual modo, la libertad humana no puede ser perfecta ya que se halla altamente condicionada. El mal no es un problema de Dios, sino de la creación y de la criatura. Como señala el teólogo Andrés Torres Queiruga: …la experiencia muestra que, mientras haya un mundo en realización, el mal físico o el mal moral ha sido, es y será inevitable.

Las presentaciones distorsionadas de la divinidad contribuyen, asimismo, a las crisis de fe. Hay imágenes generadoras de angustia y temor, como la de un Dios que prohíbe y castiga la transgresión, en las que se enfatiza más el elemento de justicia y sanción que el amor que define su esencia. El miedo a un infierno eterno, por los pecados cometidos en la temporalidad, ha inhibido la libertad y el goce de placeres lícitos a lo largo de la historia del cristianismo. Se hace difícil conciliar la doble predestinación con la libertad humana, por poner otro ejemplo. Son imágenes que contribuyen a entender la fe cristiana como un yugo y una carga pesada en lugar de favorecer la imagen de un yugo suave y una carga ligera de la que Jesús hablaba.

La superación de las crisis demanda una fe madura. Es imprescindible erradicar, hasta donde sea posible, las proyecciones y las imágenes subjetivas de Dios. No debemos hacernos un Dios a nuestra imagen o según nuestros criterios. Debemos asumir que nos hallamos frente al Misterio y que todas las imágenes que nos hacemos de Dios son tan solo aproximaciones. Hay que dejar a Dios ser Dios.

Hay que asumir la autonomía de la creación y nuestra responsabilidad en mejorar el actual estado de cosas tanto desde una vertiente ecológica como ética. Hay que denunciar y luchar contra todas las formas de injusticia y opresión que nos circundan. Es necesario transformar las caducas estructuras políticas, sociales y económicas, más al servicio del sistema que de las personas; si bien conscientes de que, aun siendo todo ello necesario, no es suficiente para la emergencia del nuevo hombre del que nos hablan lo escritos del Nuevo Testamento. Si no cambian los corazones, como metáfora de pensamientos, sentimientos, actitudes, motivaciones…, los cambios estructurales son insuficientes porque con el paso del tiempo reproducirán nuevas disfuncionalidades.

La fe madura requiere de una hermenéutica bíblica fundamentada en el método histórico crítico que venga a sustituir la literalidad con la que en demasiados círculos se aborda el estudio de la Biblia. Cuando se pretende que el relato mítico tenga el valor de histórico o científico, el riesgo de la crisis de fe se halla implícito por el hecho de que, en algún momento, las personas, cada vez más preparadas, descubrirán la diferencia de ambos registros. Quizá cuanto antecede requiere replantear también la ecuación poder – formación; en nuestro caso, la peor de las combinaciones es el ejercicio del poder eclesial con poca formación teológica. Ya no es posible apelar al está escrito sin más razonamiento. Se requieren argumentos.

Es por todo ello que nos preguntamos si las crisis de fe no serán en definitiva crisis de teología. ¿Las personas se alejan de Dios o de los estereotipos interiorizados del entorno cultural y religioso en el que se han desarrollado? La función pedagógica de la iglesia, respecto a una teología actualizada, adquiere tintes de urgencia.

Vida y obra de Wesley

Un llamado ferviente

 vyow.entrada

(5ª Parte y última, 81-101)

 

vyow.entrada (2)81. Ahora bien, la cuestión no es si estas rúbricas debían ser observadas (cosa que dan por sentada al hacer sus objeciones), sino si han sido observadas mayormente por ustedes o por mí. Muchos podrían testificar que yo las he observado puntualmente, y a veces hasta poner en riesgo mi propia vida. Me temo, que ustedes no las observan para nada, y que algunas de ellas nunca pensaron en observarlas. ¿Y ustedes me acusan a mí de no observar las rúbricas de la iglesia? ¡Qué burla! No lo anuncien en Gat ni den las nuevas en las plazas de Ascalón.

82. En cuanto a los cánones, yo quisiera ante todo que consideren dos o tres preguntas simples: Primero: ¿los han leído todos alguna vez? Segundo: ¿cómo pueden considerarse cánones de la Iglesia, si nunca fueron legalmente establecidos por la Iglesia, nunca confirmados regularmente en una Convocación plena? Tercero: ¿Con qué derecho se me exige que cumpla con tales cánones que nunca fueron legalmente establecidos? Entonces, sí me uno a ustedes para preguntar ¿quién de nosotros los ha observado más? Para mencionar solamente algunos: Canon 29 – Ninguna persona será admitida como padrino o madrina de un niño si no ha recibido la santa comunión.  Canon 59 – Cada ministro, vicario o pastor, examinará e instruirá a los jóvenes y personas ignorantes de la parroquia, por media hora o más, antes de la oración vespertina en todos los domingos y días festivos. Canon 64 – Todo pastor residente, vicario o cura, informará al pueblo cada domingo si hay algún día festivo o de ayuno en la semana siguiente. Canon 68 – Ningún ministro rehusará o diferirá el bautismo de ningún niño que le sea traído para ser bautizado en la iglesia en domingos o días festivos, o el entierro de un cuerpo que le sea traído a la iglesia o al cementerio de la iglesia. (N. B. La incapacidad de pagar no modifica el caso). Canon 75 – Ninguna persona eclesiástica holgazaneará de noche ni de día, jugando a los dados, las cartas o al billar.

Ahora bien, que el clérigo que haya observado solamente estos cinco cánones durante el último año, que haya leído todos los cánones a su congregación (como la ratificación real le ordena), digo yo, que arroje la primera piedra contra nosotros por «no observar los (llamados) cánones de la Iglesia de Inglaterra».

83. Sin embargo, se dice, no podemos ser amigos de la Iglesia, porque «no obedecemos a sus autoridades», ni «nos sometemos (como prometimos en la ordenación) a sus piadosas admoniciones y disposiciones». Yo contesto: en los asuntos neutrales sí nos sometemos, por la gracia de Dios, a las autoridades de la Iglesia. Pero el testificar del evangelio de la gracia de Dios no es un asunto neutral. Hemos de cumplir, hasta sus últimas consecuencias, con el ministerio que hemos recibido del Señor Jesús. Esta es la carga que el Señor ha puesto sobre nosotros y tenemos que obedecer a Dios antes que a los humanos. Hasta ahora no hemos violado, de ninguna manera, las promesas que cada uno de nosotros hizo, cuando se nos dijo: «Recibe autoridad para predicar la palabra de Dios, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo». Entonces prometimos (y noten bien las palabras) «someternos a las piadosas admoniciones y disposiciones de nuestro superior». Pero no prometimos (no podíamos haber prometido) obedecer a tales disposiciones si son contrarias a la palabra de Dios.

vyow.84.10mandam84. «¿Por qué, entonces», dirán algunos, «deja la Iglesia?» ¿Dejar la Iglesia? ¿Qué quieren decir con eso? ¿Qué hemos dejado a no ser sus paredes? Con sus propios ojos podrán ver que no hemos dejado la Iglesia. ¿Hemos dejado las ordenanzas de la Iglesia? Cada día que pasa pueden verificar lo contrario. ¿Hemos abandonado la doctrina fundamental de la Iglesia, es decir, la salvación por la fe? Ella es nuestro tema constante, en público y en privado, por escrito y oralmente. ¿Hemos abandonado la práctica de la Iglesia, cuya norma son los Diez Mandamientos? Esas normas, para ser entendidas por todos, están de tal manera entretejidas en su Constitución que cualquiera que viole la menor de ellas deja de ser miembro de la Iglesia de Inglaterra. Creo que ustedes no querrán hacerme esa acusación, y no será esto lo que entienden por Iglesia. La verdad es que no sé qué es lo que quieren decir. Me temo que ustedes tampoco, y que han tomado esta frase de algún otro que tampoco entiende. Y no es de extrañarse, porque es cierta aquella observación de que «lo que no tiene sentido nunca puede ser entendido».

85. Con esto se relaciona la otra objeción, la de que dividimos la Iglesia. Recordemos que la Iglesia es el pueblo fiel, los verdaderos creyentes. ¿Cómo puede ser, entonces, que lo dividamos? Ah! se supone que «por nuestras sociedades». En este caso la cosa está clara. Nosotros los dividimos, según ustedes, al unirlos. Verdaderamente ¡una manera muy extraña de dividir! Pero (siempre según ustedes) nosotros separamos del resto de la Iglesia a aquellos a quienes unimos. De ninguna manera. Antes de conocernos, muchos de ellos ya estaban unidos a la Iglesia de Inglaterra (pero muchos otros no) «reuniéndose en asamblea» para escuchar la palabra de Dios, y para comer del pan y beber de la copa. ¿Y ahora descuidan el reunirse en asamblea? Ustedes no se atreverán a decir eso. Saben que ahora son más diligentes que nunca, puesto que es una regla fija de nuestras sociedades que todo miembro asista a las ordenanzas de Dios, o sea, no separarse de la Iglesia. Y si un miembro de la Iglesia se separa de ella o la deja, no tiene lugar entre nosotros.

86. Me he ocupado más extensamente de esta objeción porque es la que más pesa en las mentes sinceras. Y yo creo que, si han pensado en forma justa e imparcial tanto las respuestas como las objeciones, quedará claro que nosotros no destruimos, ni dividimos ni abandonamos la Iglesia. Tan lejos de ello que nos entristecemos y nos dolemos constantemente por ella en nuestros corazones. Y nuestra oración a Dios es que repare las brechas de Sión, y edifique los muros de Jerusalén, para que nuestra desolada Iglesia pueda florecer otra vez y sea motivo de alabanza en toda la tierra.

87. Quizás han oído también que a nosotros en realidad no nos importa ninguna iglesia, y que la ganancia es el verdadero origen de todas nuestras acciones. Y que yo, en particular, estoy muy bien pagado por mi trabajo, y que recibo mil trescientas libras anuales, según detallada computación de un reverendo, sólo de la Fundición en Londres, aparte de lo que recibo de Bristol, Kingswood, Newcastle y otros lugares. Según esto, cualquiera que me herede verá que he hecho buen uso de mi tiempo, porque no voy a morir como mendigo.

88. Yo tengo que admitir que esta es una de las objeciones mejor elaboradas que hasta ahora se han hecho: no sólo nos pone en trance de probar lo negativo, lo cual rara vez es una tarea fácil, sino que también es de tal naturaleza que difícilmente admite una prueba positiva. No obstante, hasta donde el asunto admite una prueba, me remito al estilo de vida que he llevado desde el principio. Los que me han visto (y no necesariamente con ojos amistosos) durante estos catorce años pasados, o por una fracción de ese tiempo, ¿han visto jamás algo que sugiera el amor por las ganancias? ¿No he recordado constantemente las palabras del Señor Jesús más bienaventurado es dar que recibir? Los que son de Oxford ¿no saben acaso que esto es así? ¿Qué ganancia busqué entre ustedes? ¿De quién saqué algo? ¿De quién he codiciado plata, oro o vestido? Hasta el último momento que permanecí entre ustedes, ¿a quién he negado algo de lo que tengo? Y ustedes, los de Epworth y Wroote, entre quienes ministré por tres años, también pueden decir qué busqué entre ustedes. ¿De quién tomé o codicié alguna cosa? Y los de Savannah y Fredericka, entre quienes Dios me puso a prueba mostrándome lo que había en mi corazón, pueden decir qué ganancia busqué entre ustedes. ¿De quién tomé algo? ¿O qué alimento y ropa codicié (ya que plata ni oro tenían, lo mismo que yo que pasé muchos meses con hambre y sin ropa)? Ustedes y el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, saben que no miento.

89. Pero, se dice, las cosas han cambiado bastante ahora. No me puedo quejar de que me falte algo, teniendo un estipendio anual del obispo de Londres, aparte y por encima de lo que gano en otras partes. ¿Y qué otras partes, amigo mío? Infórmate un poco más y descubrirás que en las ofrendas que se toman en Newcastle, Bristol y Kingswood (únicos lugares fuera de Londres donde se recogen ofrendas), todo el dinero colectado es recibido por los mayordomos de esas sociedades, y nunca llegan a mis manos, ni al comienzo ni al final. Los que deseen revisar las cuentas llevadas por esos administradores, podrán comprobar con sus propios ojos que yo saco de las sociedades tanto como ustedes.

vyow.fundicion90. El caso de Londres es como sigue. En noviembre de 1739, dos caballeros, hasta entonces desconocidos para mí, el Sr. Ball y el Sr. Watkins, vinieron y me rogaron, una y otra vez, que predicara en un lugar llamado la Fundición, cerca de Moorfields. Con mucha vacilación al principio, acepté. Y pronto me vi presionado a tomar ese lugar bajo mi responsabilidad. Los más entusiastas de entre ellos me prestaron dinero para la compra de la propiedad, que costó 115 libras. Los señores Walkins y Ball me dieron además los nombres de varios suscriptores que ofrecieron contribuir con cuatro, seis o diez chelines anuales para el pago de la deuda y para reparaciones del edificio. El primer año las contribuciones llegaron a doscientas libras, y el segundo a ciento cincuenta, y la misma suma el último año.

91. La Sociedad Unida comenzó poco después. Sus contribuciones para los pobres son recibidas y gastadas por los administradores y no pasan por mis manos para nada. También hay una suscripción trimestral de varios miembros de la sociedad que alcanza a una suma similar a la anterior.

92. Hasta ahora estas suscripciones se han destinado a los siguientes fines: primero, para el pago de aquella suma de 115 libras esterlinas; 2) segundo, para las reparaciones (podría decirse reconstrucción) de ese vasto y tosco montón de ruinas que es la Fundición; tercero, la construcción de galerías para caballeros y damas; y cuarto, la ampliación del salón de la sociedad, ahora tres veces más amplia que al principio. Todos los impuestos y gastos ocasionales se han sufragado de este fondo. Y, lejos de haber dejado ningún saldo sobrante, nunca ha sido suficiente para estos propósitos. Tanto es así, que yo estoy en deuda de cerca de 300 libras esterlinas por estos conceptos. ¡Todo esto es lo que he ganado predicando el evangelio! Además tengo una deuda pendiente de 150 libras esterlinas por la construcción de las escuelas; y otras 200 libras esterlinas en la cuenta de la escuela que se construye en Newcastle. Yo desearía que toda persona responsable (y que me concediera aunque sea un granito de sentido común, si no de honestidad) se sentara y razonara si es concebible que yo actuara de esta manera con el propósito de ganar. 93. Con un mínimo grado de sentido común, no se puede concebir que una persona que no necesita nada, que tiene satisfechas todas las necesidades, las conveniencias y hasta las superfluidades de la vida; y todo eso sin depender de nadie y con menos riesgos que un caballero independiente y propietario de una finca; es inconcebible que una persona así pueda, serena y deliberadamente, tirar al aire su tranquilidad, la mayoría de sus amigos, su reputación, y todo un estilo de vida más concordante con su temperamento y educación. Y que, además, trabaje día y noche, gaste todo su tiempo y energías, minando conscientemente su fuerte constitución física, y exponiéndose a la debilidad, el dolor, las enfermedades y la muerte. ¡Todo esto para ganar una deuda de seiscientas o setecientas libras esterlinas!

94. Aun en el caso de que el saldo económico fuera positivo, permítanme hacerles un simple pregunta: ¿Por cuál tipo de ganancia (sin considerar la conciencia) serían ustedes capaces de actuar de esta manera y vivir como yo vivo? ¿Por qué precio predicarían (con todas sus fuerzas, no en forma indolente y para estar a la moda) dieciocho o diecinueve veces por semana y durante todo el año? ¿Cuánto habría que pagarles por viajar entre mil y mil doscientos kilómetros, en todos los climas, cada dos o tres meses? ¿Por cuál salario se abstendrían de toda diversión que no sea hacer bien y alabar a Dios? Puedo estar equivocado, pero sospecho que no lo harían ni por miles en plata u oro.

95. ¿Y qué es lo que gano yo en estas circunstancias? Sí, el no morir como un mendigo. De este modo se supone que estoy acumulando riquezas para dejarlas detrás mío. ¡Dejarlas detrás de mí! ¿Para quién? ¿Mi esposa e hijos? ¿Y quiénes son ellos? No han nacido todavía. A no ser que se piense en los hijos en la fe que Dios me ha concedido. Pero mi Padre celestial los alimenta. En realidad, si yo almaceno riquezas, tendré que dejarlas tras mío, ya que el estipendio que recibo es vitalicio. Esto es algo que no puedo entender. ¿Qué consuelo puede ser para mi alma, al ser enviada a la eternidad, dejar tras de mí tanto oro como el polvo de la tierra o como las arenas del mar? ¿Podrán seguirme ellos al cruzar el gran abismo? ¿O puedo volverme para recogerlos? ¡Tú que levantaste los ojos en el infierno, de qué te sirvieron las riquezas? ¿Lo que una vez tuviste bajo el sol te obtendría una gota de agua para refrescar tu lengua? ¡Ay del consuelo de las riquezas dejadas atrás para el que es atormentado en aquella llama! Me recuerdas los versos célebres (que antes admiré en exceso) dirigidos como consuelo al alma de un pobre suicida:

Tu tumba lucirá bellas flores,

y hierba verde te cubrirá.

Allí la primavera nacerá

Y las primeras rosas se abrirán.

Alas de ángeles cubrirán

El lugar do tus huesos yacerán.

vyow.96oroyplata96. Ahora, permítanme decirles lo que pienso sobre estos asuntos, si es que pueden oírlo y soportarlo. Alimento y vestido, tengo: lo que deseo comer o ponerme. Tengo donde reclinar mi cabeza. Tengo lo necesario para la vida y la piedad. Y creo que esto es todo lo que el mundo puede dar. Los reyes de la tierra no pueden darme más. En cuanto al oro o la plata, los cuento como estiércol y escoria, y los pongo bajo la planta de mis pies. Los considero, por la gracia de Dios que está en mí, como lodo de las calles. No los deseo ni los busco. Sólo temo que uno u otro se me peguen y no pueda sacudírmelos antes de que el espíritu retorne a Dios. Claro, el dinero tiene que pasar por mis manos, pero me cuidaré, con la ayuda de Dios, de que las riquezas de injusticia sólo pasen por ellas pero no se me peguen en ellas. Ninguna de las cosas malditas se hallará en mi tienda cuando el Señor me llame. Y oigan esto, todos los que han descubierto los tesoros que voy a dejar tras mí: si yo dejo diez libras (además de mis deudas y atrasos del estipendio), ustedes y cualquier otro podrán dar testimonio contra mí de que he vivido y muerto como ladrón y robador.

97. Antes de concluir, no puedo sino rogar a los que conocen a Dios que revisen todo el asunto desde sus fundamentos. ¿Recuerdan cuál era el estado de la religión en nuestra nación hace unos pocos años? ¿Dónde se podía encontrar el sentir que hubo en Cristo Jesús? ¿En quienes se podía hallar entrañable misericordia, benignidad, humildad, mansedumbre, desprecio por el mundo, paciencia, templanza, longanimidad? ¿Quiénes mostraban un ardiente amor a Dios, un constante regocijarse en el Señor, y en todo dar gracias, un amor tierno por todos los seres humanos, tolerando, creyendo, esperando y sufriendo todas las cosas? Tal vez no conocen una persona así. En cambio, ¿cuántos conocen que reflejan todo lo contrario? ¡Cuánta vanidad y orgullo, cuánta terquedad y arrogancia, cuánta ira, irritación, descontento! ¡Cuántas sospechas y resentimientos, afectos y pasiones desordenados; cuántas codicias necias y dañosas, podían encontrarse en quienes podían ser considerados los mejores de todos, los que habían hecho la más estricta profesión religiosa. ¡Y cuán pocos habrán conocido ustedes que llegaron a una profesión religiosa y al menos tuvieran la apariencia de piedad! ¿No se lamentaban ustedes con frecuencia de la ausencia de religiosidad exterior dondequiera que miraran? ¡Cuán pocos aparecían en el culto público! ¡Cuánto menos en la mesa del Señor! Y esos pocos ¿mostraban algún celo por las buenas obras, atentos a hacer el bien a todos, según sus posibilidades? Por otra parte, ¿no observaban ustedes con tristeza la irreligiosidad exterior en todas partes? ¿Dónde podían estar por una semana sin ser testigos oculares o auditivos de maldiciones, juramentos, blasfemias, profanidad, violación del día de reposo, embriaguez, riñas y disputas, venganzas y obscenidades? Y esto, ¿ocurría solamente en algún rincón? ¿No es cierto que esta grosera iniquidad de toda clase se extendía como una inundación sobre nuestra tierra? ¿No crecía diariamente a pesar de toda la oposición que hacían o intentaban los hijos de Dios para contenerla?

98. ¿Qué dirían ustedes si se cumpliera lo que se nos ha dicho, que el Dios celoso se levantaría pronto para defender su causa, y que derramaría su Espíritu desde lo alto, y renovaría la faz de la tierra? ¿Y qué si se cumpliera su promesa de que derramaría su amor sobre los corazones de los parias de la sociedad, fructificando en sentimientos santos y celestiales; expulsando la ira y el orgullo, los malos deseos y todos los sentimientos impíos y terrenales; estimulando la religiosidad exterior, las obras de la fe, la constancia de la esperanza, el trabajo de amor, hasta llegar a florecer y abundar; aboliendo la irreligiosidad exterior y deshaciendo todas las obras del diablo? Si se les hubiera dicho que, en un corto espacio de tiempo, se derramaría sobre nuestra tierra, y hasta seguiría creciendo día a día, a pesar de la oposición de los hijos del diablo, ¿no hubieran deseado ardientemente ver ese día, para bendecir a Dios y regocijarse en ello?

vyow.99.ojosynoven 99. ¡He aquí, el día del Señor ha llegado! Dios está otra vez visitando y redimiendo a su pueblo. Teniendo ojos para ver, ¿no ven? Teniendo oídos para oír no oyen ni entienden en sus corazones? En esta hora el Señor está apartando de nosotros la vergüenza. Su norma ha sido establecida. Su Espíritu ha sido derramado sobre los marginados de entre los humanos, y su amor ha sido derramado en sus corazones. El amor por todos los humanos, la humildad intelectual, los afectos santos y celestiales, van tomando el lugar del odio, de la ira, del orgullo, de la venganza y de los afectos viles y vanos. Por consiguiente, donde el poder del Señor se despliega, surge la religiosidad exterior en todas sus formas. Los templos se llenan, las mesas del Señor se desbordan. Y quienes muestran este amor de Dios, también muestran su amor por el prójimo, cuidando de mantener las buenas obras, haciendo toda clase de bien a todas las personas en la medida de sus posibilidades. También se cuidan de abstenerse de todo mal. El maldecir, el violar el día del Señor, la borrachera, así como todas las obras del diablo (aun las que están de moda) ni siquiera se mencionan entre ellos. Todo esto es un hecho comprobable. Porque esto tampoco sucede en un rincón. Pues bien, ¿están listos a reconocer el día de su visitación? ¿Bendicen a Dios y se regocijan por esto?

100. ¿Cuál es el obstáculo, entonces? ¿Será que la gente dice toda clase de mal contra los que Dios se complace en usar como instrumentos en su obra? ¡Oh, insensatos! ¿Pensaban que el diablo estaba muerto o que no lucharía por su reino? ¿Y con qué armas va a luchar sino con las mentiras? ¿No es un mentiroso y el padre de mentira? Resistan, entonces. Dejen que el diablo y su cría digan toda clase de mal de nosotros. Y dejen que se engañen unos a otros, y sean engañados. Pero ustedes no tienen por qué ser engañados. Y si lo son, van a creer todo lo que ellos dicen, y dejarse engañar. Allá ustedes. Somos débiles, tontos, malvados; sin juicio, sin conocimiento, sin siquiera el deseo o propósito de hacer el bien. Sea, pero yo insisto en un hecho concreto: Cristo es predicado y los pecadores se convierten a Dios. Esto sólo puede negarlo un enfermo mental. Estamos dispuestos a probarlo con una nube de testigos. Por consiguiente, tampoco puede negarse que Dios está visitando a su pueblo. ¡Ah, si todos pudieran conocer en este su día las cosas que hacen a su paz!

101. Al fin de cuentas, yo todavía recomendaría a todos el consejo de Gamaliel: Apártense de estas personas y déjenlas; porque si este consejo o esta obra es humana, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podrán destruir; no sean tal vez hallados luchando contra Dios. Pero, a ustedes, a quienes Dios ha elegido de entre el mundo, yo digo: «Son nuestros hermanos y pertenecen a la casa de nuestro padre»: incumbe a ustedes, entonces, fortalecer nuestras manos en Dios, en todo los que les sea posible. Y esto es algo que todos pueden hacer: desearnos buena suerte en el nombre del Señor, y orar continuamente para que ninguna de estas cosas puedan movernos ¡y que podamos contar nuestras vidas como preciosas para nosotros mismos, y podamos terminar nuestra carrera con gozo y el ministerio que hemos recibido del Señor Jesús!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s