70 Aniversario de la Legión Blanca de Servicio Cristiano

70 aniv LBSCPREAMBULO.

Dentro del Movimiento Femenil Metodista en México, contamos con una hijita, la cual ya ha crecido y parece nuestra hermanita; se levanta activa, pujante, entusiasta y con grandes anhelos de trabajo y superación. Nos referimos a las LEGIONARIAS, que integran un grupo compacto, unido y formado por mujeres preparadas, profesionales en la oficina, la docencia, la medicina, el comercio, los negocios, etc., y que han sabido organizarse muy bien.

Vamos a presentar algo de la historia y ojalá sirva para inspirar a tantas mujeres que en alguna forma pueden servir con gozo a su Señor. En la Obra de Dios nunca hay pretextos para decirle “estoy muy ocupada”. Efectivamente, Dios nos ha dado una vida que tiene que realizarse amplia y profundamente, pero en ella tiene un lugar primordial la mayordomía de nuestro tiempo para hacer el bien a la humanidad.

ANTECEDENTES.

En el año de 1944, la Sra. Gold C. de Hauser, misionera americana adscrita a la Iglesia Metodista de Gante No. 5, D.F., comenzó a estudiar la posibilidad de la creación de grupos dentro de la iglesia Metodista, formados por mujeres profesionales, empleadas y estudiantes que desempeñaran actividades similares a las que con tanto éxito estaba llevando a cabo la Wesleyan Service Guild en los Estados Unidos de Norteamérica.

Habiendo cambiado impresiones sobre el particular con los pastores de la iglesia y la Directiva de la Sociedad Misionera Femenil, todos llegaron a la conclusión de la creación de este grupo y apoyaron su idea sin objeciones. Así fue como el día 9 de febrero de 1945, quedó integrada la primera unidad de las LEGIONES BLANCAS DE SERVICIO, que en honor a la iniciadora del movimiento, llevó y lleva aún el nombre de “GOLD C. DE HAUSER”

El objetivo primordial de esta Sociedad, debía ser promover el crecimiento espiritual de sus miembros, que lógicamente tendría como resultado un servicio activo a la iglesia y a la comunidad, y para ello se procuró que la mayoría de las legionarias ocuparan puestos representativos en las distintas actividades de la iglesia y en cuanto a servicio social fuera de ella, se dedicaron todos los momentos disponibles a la confección de prendas tejidas que se enviaban como donativo a la Cruz Roja Mexicana para ser remitidas a los excombatientes de la Segunda Guerra Mundial.

Viendo el éxito de los trabajos que llevaba a cabo este grupo legionario, la Sra. Hauser pensó en la conveniencia de organizar a elementos similares en las otras iglesias de su respectiva Conferencia, y en septiembre de 1946, quedó organizada la Legión “Grace A. Hollister” de la iglesia en Pachuca, Hgo. Estos grupos trabajaron con grande éxito bajo la supervisión de la Sra. Hauser, hasta que en el año de 1949 salió del país para disfrutar de su jubilación, dejando el trabajo en manos del elemento nacional, haciendo notar la necesidad de que los grupos legionarios fueran incorporados a la federación de Sociedades Misioneras Femeniles, a fin de que el trabajo femenil en la iglesia estuviera unificado y poder tener el apoyo de todas las autoridades de la misma.

Más o menos en estas fechas la Srita. María A. Delgado, asistió a un Congreso de la Junta de Misiones Femeniles de la Iglesia Metodista en los Estados Unidos, y habiendo tenido oportunidad de informar del trabajo que las Legiones Blancas estaban llevando a cabo en la Iglesia Metodista de México, la Srita. Marion Lela Norris, presidenta de la Wesleyan Service Guild en esa época, le extendió el nombramiento de Coordinadora General de las Legiones Blancas en la República Mexicana, y a partir de entonces las actividades de la Srita. Delgado estuvieron encaminadas a la organización de nuevos grupos. Así nació la Legión “Helen M. Hodgson” de Monterrey, N.L., “Bertha Béker” de Saltillo, Coah., “Ruth y María” de Durango, Dgo. Y “Lillie F. Fox” de Chihuahua, Chih.

Conforme fueron aumentando las unidades legionarias, en las respectivas Asambleas Generales de la Confederación de Sociedades Femeniles, fue presentado el proyecto de la incorporación de las Legiones Blancas a dicho organismo, para que por su conducto, ya como parte integrante, fueran reconocidas las Legiones Blancas, plenamente por la Iglesia Metodista de México.
Se llevaron a cabo gestiones de diversa índole ante organismos y personalidades de la iglesia, después de las cuales, hasta el año de 1950, la Sexta Conferencia General, reconoció oficialmente a las Legiones Blancas de Servicio, como parte del trabajo femenil de la iglesia local, lo cual vino a crear nuestro primer problema, dado que la Constitución no formaba parte de la Confederación de Sociedades Misioneras Femeniles. La mayoría de las autoridades de la iglesia, asentaban que las Legiones formaban parte del Departamento Social de las Sociedades Misioneras locales y por lo tanto debían estar auspiciadas a sus lineamientos. Los grupos legionarios no podían estar supeditados a estas disposiciones por la índole de sus trabajos mismos, y por lo tanto se siguió luchando, hasta que en el año de 1962, la IX Conferencia General, aprobó la Constitución de las Legiones Blancas de Servicio, las cuales, juntamente con las Federaciones de Sociedades Misioneras Femeniles, integran la Confederación de la Iglesia Metodista de México.

REALIZACIONES.

El trabajo de las Legiones Blancas no ha tenido fronteras. Han extendido sus labores a lugares remotos. Principiaron tejiendo sweteres para que la Cruz Roja Internacional los hiciera llegar a los necesitados en Europa donde la Guerra Mundial dejó tantos hogares llenos de miseria.
Hasta la fecha siguen ayudando al Orfanatorio de Aikei Gakuen como meta misionera en Japón. En Michoacán, al Orfanatorio “El Buen Pastor”, en Saltillo, Coah., la Casa Hogar “Mamá Paulita”, formando brigadas de auxilio, como la que trabajó intensamente llevando ropa, cobijas, agua, alimentos, biberones y medicinas a los damnificados de los Ejidos “El Hormiguero” y “La Unión”, instalados en la Colonia Metalúrgica de Torreón, Coah., de los apartados Ejidos de “La Luz” y “La Libertad” del municipio de San Pedro, Coah., y por cuatro años la misión nacional de Tapatlaxco, Edo de Puebla.

También prestaron servicio en la Escuela Nacional de Ciegos, leyéndoles libros de texto a estudiantes universitarios, faltos de vista.
Visitan cárceles, hospitales, así como casas de maternidad, llevando literatura y prendas de ropa. Gustosas regalan también canastillas para bebé y despensas de víveres a hogares necesitados.

En todo momento las legionarias prestan su amplia colaboración en las iglesias a las cuales pertenecen, bien sea económicamente con sus ofrendas de sostenimiento, como administradoras, como miembros de coros, directoras de departamentos, maestras de Escuela Dominical, o bien organizando servicios de oración, veladas de invierno y otros servicios especiales.

Vemos a legionarias que ya sea en grupos o en particular, poniendo inyecciones, atendiendo enfermos, o ayudando en los quehaceres domésticos donde se necesitan tales servicios.

Han proporcionado becas a estudiantes pobres deseosos de estudiar, de los cuales actualmente, unos ya son profesionistas y algunas señoritas Diaconisas. No sería posible enumerar otros muchos servicios y ayuda que las legionarias proporcionan a sus diversos campos de trabajo.

Aún nos vienen a la memoria los grupos de alfabetización que se organizaron atendiendo a la Campaña Nacional de nuestro país.
Todo este trabajo, hecho por mujeres de diferentes profesiones, no se habría realizado si no existieran las Legiones Blancas de Servicio.

Con la ayuda de Dios y el apoyo de las altas autoridades de la Iglesia, seguirá adelante el trabajo de las Legiones, tratando siempre de alcanzar nuevas metas.

COROLARIO.

Damos gracias a Dios por estas Legionarias que han entregado a Dios su vida y le sirven con profundo amor y gozo cristiano. Dios les ha permitido cumplir jubilosamente sus bodas de plata en 1970 y esto las motivó para seguir adelante en tan nobles propósitos. Al llegar el centenario de la Iglesia Metodista de México, se unen a dar gracias a Dios por las bellas oportunidades de servicio.
Sus potencialidades y oportunidades son muy grandes. ¡Dios las bendiga abundantemente!

GALERIA DE PRESIDENTAS:

1945 – 1953 Sra. Gold C. de Hauser
1953 – 1961 Srita. María Amada Delgado
1961 – 1962 Srita. Nohemí Gómez
1962 – 1966 Sra. Guadalupe C. de Dallal
1966 – 1970 Srita. Asunción Mijares Esparza

NOTA. A raíz de la fundación de las Legiones Blancas de Servicio, no se constituyó ningún Comité Ejecutivo, encauzando los trabajos la Sra. Gold C. de Hauser, quien figura como Directora y fue hasta el año de 1953 cuando quedó constituido el Comité Ejecutivo General de las Legiones Blancas de Servicio.
La Srita. María A. Delgado no terminó su período por haber fallecido, quedando como Presidenta interina, la Srita. Nohemí Gómez.

Copiado de la Revista “Antorcha Misionera” Agosto de 1973