Categoría: Secciones Varias

La Santidad en la Vida del Cristiano

La santidad en la vida del cristiano

La justificación es un acto, la santificación es un proceso.

Tomás Gómez Bueno

La salvación es todo lo que el Señor hace por nosotros cuando vamos ante su presencia y reconocemos que somos pecadores y necesitamos aceptarle para gozar de su comunión plena. La salvación implica la liberación del pecado, de la muerte eterna, además de la culpa sicológica que deriva de quebrantar los mandamientos divinos.

Ser salvo es ser una nueva criatura, es iniciar una nueva vida en la que reconocemos a Jesús como nuestro Señor. Se trata de un hecho recordable que se produce en un tiempo concreto en la vida de cada creyente. El impacto y realidad de la salvación es lo que nos da conciencia de que estábamos perdidos, de que estábamos alejados de Dios y de sus promesas; sin embargo, ya salvos somos reconciliados con Él y reconocidos como sus hijos con pleno derecho a todas sus bendiciones y promesas.

El creyente recibe el testimonio de la salvación a través del Espíritu Santo que mora en su vida. Este mismo Espíritu es el que motiva ese gozo inefable que acompaña a cada cristiano. Existe la plena certeza en el cristiano que los males de este mundo serán un día erradicados; incluso, los tormentos de la vida personal se sufren en la esperanza de que pronto serán felizmente superados.

Seguir leyendo “La Santidad en la Vida del Cristiano”

Confrontando las Paredes que nos Dividen

Los Revs. Joel Hortiales (centro, de azul) y David Farley (a la derecha de Hortiales) junto a feligreses de la iglesia fronteriza en Tijuana, México, mientras levantan sus brazos hacia el cielo debajo de la cerca que marca la frontera con los Estados Unidos. Foto: UMNS/Mike DuBose.

Confrontando las paredes que nos dividen

Con la tensión racial que ha estado creciendo a través de los Estados Unidos de América y el mundo, el Rev. Brittney Stephan dice que es tiempo para la gente de fe de confrontar los muros de odio, injusticia, y temor.

Brittney Stephan
Director Asociado de la comisión “Multicultural Vibrancy”, Conferencia de Michigan de la Iglesia Metodista Unida de los EUA

Traducción: Pedro Manrique Bustos Dávalos
Pastor en la Conferencia Anual Oriental de la Iglesia Metodista de México, A.R.

Hay una frase popular que dice, “Cuando tienes más de lo que necesitas, construye una mesa más larga, no un muro más alto.” Similarmente, en el himno Walls Mark Our Bound’ries (Los Muros Marcan Nuestras Fronteras), la Dr. Ruth C. Duke exclama, “Las mesas están haciendo lugar para uno más, dándoles la bienvenida a amigos que no hemos conocido aún. Así que, ¡constrúyenos una mesa y derrumba el muro! ¡Cristo es quien recibe, hay espacio para todos nosotros!”

Hay multitud de maneras en las que la Iglesia debería liderar el movimiento del espíritu de hospitalidad y de recibimiento al que es diferente. Tristemente, encontramos que lo opuesto es real para muchos de nosotros. Debemos entender que ser el Cuerpo de Cristo en una verdadera comunidad Cristiana es fundamentalmente contradictorio al miedo a aquellos que son diferentes a nosotros.

Seguir leyendo “Confrontando las Paredes que nos Dividen”

Noticias Nacionales

NOTICIAS NACIONALES

Notas de la redacción

Nombramientos nacionales de la Liga Metodista de Jóvenes e Intermedios

FUENTE: Facebook /LMJI CAM y /CAO LMJI. Monterrey, N.L. Agosto 3, 2019. En reunión de los presidentes conferenciales de las Ligas Metodistas de Jóvenes e Intermedios, constituidos como Junta de Gabinete Nacional, se realizaron las elecciones para definir a los representantes nacionales de la organización juvenil de nuestra iglesia.

Los nombramientos son:

  • Representante Nacional, Eliud Huerta González.
  • Secretaria: CAO Samantha García Elizondo.
  • Tesorera: CANO Jovita López López.

El Señor Dios bendiga su ministerio.

Seguir leyendo “Noticias Nacionales”

EDITORIAL

Moral, con cartilla o sin cartilla

Uno de los flagelos que ha sufrido México durante siglos es la doble moral. La discrepancia entre lo que decimos y lo que hacemos. La paradoja entre lo que creemos –decimos- y las acciones cotidianas para alcanzarlo. Eso tiene casusas muy variadas que tocan lo histórico, lo idiosincrático, lo cultural, lo político, lo religioso y hasta lo espiritual.

El propio Gonzalo Báez Camargo lo señalaba a propósito del intento de definir el perfil evangélico protestante en América Latina en La Habana, Cuba, en 1930 proponiendo una renovación religiosa de la Hispanoamérica:

“Por lo que hace a la moral, hemos vivido y seguimos viviendo entre el rito y la conducta. La religión se aprueba y se practica como sistema de formas externas, pero no invade las esferas de la vida como inspiración de la conducta individual y social. Una de las más dolorosas realidades de nuestro medio, es la cómoda hermandad de la fidelidad al rito, en que el pueblo hace consistir la verdadera religiosidad, con la blasfemia y la impiedad […] Un dogmatismo sin resquicios para el ejercicio del pensamiento individual; un dogmatismo con respuestas en conserva y frecuentemente en descomposición, para toda hambre espiritual; un dogmatismo para el cual la libertad de pensamiento, la función de la conciencia propia, resultan, más que inútiles, peligrosos, tenía que terminar por enflaquecer y anquilosar la constitución espiritual de nuestros pueblos”.

Báez-Camargo, 1930
Seguir leyendo “EDITORIAL”

Comunicado – Cartilla Moral

Estimado auditorio,
Representantes de los medios de comunicación,

Sea la paz de Dios con ustedes y nuestro saludo a nombre de la Iglesia Metodista de México, A.R.

La iglesia metodista es una iglesia cristiana que surge en Inglaterra durante el siglo XVIII bajo una intensa convulsión religiosa, social, política y económica. Desde el inicio, la iglesia metodista se ha caracterizado por escuchar la voz de quienes han sido marginados, predicar las buenas nuevas a quienes han sido heridos por la sociedad y caminar con quienes sufren exclusión. Con esta vocación, la iglesia metodista llegó a México ubicándose la mayor parte de las veces en las zonas rurales y urbanas con mayor necesidad, fundando escuelas, clínicas y otros centros de atención a la población, muchos de los cuales todavía permanecen.

Para la iglesia metodista sólo se puede vivir la vida cristiana cuando la fe está conectada a la acción a favor de la transformación de las más urgentes necesidades sociales. Estamos comprometidos con la “santidad social”, esto es, trabajar a favor de la vida digna para todas y todos, convencidos de que esto es voluntad de Dios y misión de la iglesia.

No nos es ajena la difícil situación de nuestro país, en especial respecto a los mortales índices de violencia que prevalecen en el territorio nacional. Somos conscientes de la necesidad de trabajar por la reconstrucción del tejido social y nos unimos al llamado por la pacificación del país. Creemos que la predicación de las buenas noticias de Jesucristo son el medio dado a la iglesia para cumplir con esta misión; predicación que debe transformarse en gestos y acciones concretas.

Seguir leyendo “Comunicado – Cartilla Moral”

Educación y Ciudadanía Crítica

Educación y ciudadanía crítica

Para aspirar a tener una ciudadanía crítica, la educación ha de poder librarse de las disfunciones de sesgo marcadamente ideológico.

Xavier Pericay

A Marta Martín

Resulta hasta cierto punto natural tomar a Francia como arranque de este artículo. Una palabra como ciudadanía remite inevitablemente a ella. Y luego está Jules Ferry, aquel ministro de Instrucción Pública de la Tercera República que allá por 1880, año más, año menos, empezó a poner los cimientos de la educación gratuita y obligatoria, esa de la que todavía gozamos en los países económicamente desarrollados. No lo tuvo fácil, Ferry. Hasta entonces, y a pesar de algunos vaivenes en tiempos revolucionarios y posrevolucionarios, la instrucción –que así es como se llamaba lo que luego se conoció como enseñanza y luego aún como educación– había estado en manos de la Iglesia y sus beneficiarios. Ferry, pues, le dio carácter universal mediante la gratuidad y la obligatoriedad, a las que unió, last but not least, la laicidad.

Un carácter universal cuya plasmación más límpida acaso sea la famosa circular que el político republicano dirigió a los maestros en noviembre de 1883, al abandonar el Ministerio de Instrucción Pública para hacerse cargo del de Asuntos Exteriores. En ella, tras aludir a las ventajas que, a su juicio, iba a reportar en el futuro el que la enseñanza de una forma cualquiera de dogma particular hubiera sido excluida del programa obligatorio y sustituida por una enseñanza moral y cívica –en otras palabras, que el ámbito de las creencias, libres y personales, estuviera por fin separado del de los conocimientos, comunes e imprescindibles–, Ferry recurría a un ejemplo para que ningún maestro se llamara a engaño respecto a la naturaleza de esa nueva enseñanza:

Si en alguna ocasión no supiera hasta dónde le está permitido llegar en su enseñanza moral, he aquí una regla práctica a la que puede ceñirse. Al proponer a los alumnos un precepto, una máxima cualquiera, pregúntese si conoce un solo hombre honesto al que pueda ofender lo que va a decir. Pregúntese si un padre de familia, uno solo, insisto, presente en su clase y a la escucha, podría negar su asentimiento a lo que le oiría decir. Si es así, absténgase de decirlo; de lo contrario, hable sin tapujos: porque lo que le va a comunicar al niño no es su propia sabiduría; es la sabiduría del género humano, es una de esas ideas de orden universal que varios siglos de civilización han incorporado al patrimonio de la humanidad.

Seguir leyendo “Educación y Ciudadanía Crítica”

Pensando en Serio

Pensando en serio

Dr. Carlos Alejandro Muro Flores

“Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio”.

2 Jn. 1:6

Si yo fuera un creyente que perteneciera al grupo LGTB [1] (no lo soy y lo menciono solo para posicionamiento y no a manera de discriminación) y quisiera buscar consejo en las Escrituras para poder llevar mi relación de una manera que agrade a Dios, con sentimientos y compromisos reales con una persona de mi propio sexo, de entrada encuentro un problema: ¡Tristemente no encuentro consejo de parte de Dios ni instrucciones al respecto!

Y pensaría tal vez, ¿en dónde quedo yo? ¿En dónde está el consejo para mi relación? ¿Cómo mejoro de manera escritural mi relación homosexual?

Ya son varios años en los cuales la inclusión o exclusión en la vida activa de los grupos LGTB son agenda de discusión en nuestras denominaciones. Tenemos biblistas e intérpretes a favor o en contra de la traducción e interpretación correcta de los diferentes pasajes alusivos al tema pero POCO o NADA se ha dicho de la AUSENCIA de instrucciones escriturales acerca del comportamiento de estos grupos dentro de la iglesia o de la manera de relacionarse y mejorar una relación como ésta.

Seguir leyendo “Pensando en Serio”

Actos de Justicia

Actos de justicia

Cualquier acto que busque la justicia debida para agradar a Dios debe estar asociado al bienestar de las personas en última instancia.

Noa Alarcón Melchor

Algunos que buscaban un motivo para acusar a Jesús no le quitaban la vista de encima para ver si sanaba al enfermo en sábado.

Marcos 3:2

El que sigue la justicia y la misericordia, hallará la vida, la justicia y la honra.

Proverbios 21:21

Resulta muy sorprendente la disparidad de traducciones que existen para un proverbio tan aparentemente sencillo. Aparentemente, claro está. La estructura sintáctica de Proverbios 21:21 no es complicada. Podría valer como ejercicio para estudiantes de hebreo básico. La frase está dividida en dos predicados bajo un único sujeto; los verbos están en la forma activa, o qal, que sugiere que el sujeto (“aquel que…”) es el que actúa; es decir: no se encuentra con ello, sino que lo provoca. Después pasamos a los objetos en sí, aquello que se persigue y que se encuentra, que son conceptos abstractos y no sustantivos concretos. Es decir, el sujeto de este proverbio no está buscando manzanas u ovejas, sino principios que son inasibles materialmente, pero que existen en un plano que todos compartimos. Está el concepto de misericordia, que otras versiones traducen también por amor, porque la misericordia hebrea es la compasión que experimenta el que ama; está la vida como ese soplo que provoca la existencia, un concepto muy abstracto en el imaginario hebreo. La vida hebrea no tiene exactamente el mismo significado que ahora en castellano, pero sí se tocan en algunos puntos. Para los hebreos, la vida es el bien máximo al que aspirar, abundancia, plenitud, conciencia de la propia existencia como el mejor de los regalos, algo que proviene de Dios y que no se puede recibir de nadie más. También se habla de la honra. Literalmente, en hebreo honra está emparentado con peso. La honra pesa, pero no en un sentido negativo de carga, sino en el sentido, por ejemplo, de una piedra preciosa: cuanto mayor es su peso, mayor es su valor.

Por si este breve repaso lingüístico no fuera ya hermoso, nos encontramos con que dentro de este proverbio hay escondido un principio irreducible: el que busca justicia, encuentra justicia. También encuentra otras cosas, pero la justicia, si se busca (deja claro) se encuentra; pero no de una manera pasiva, porque en ese caso utilizaría otra forma verbal. No: la justicia se busca activamente, y se encuentra activamente. Es causa y consecuencia. Repite dos veces esa justicia en el original, aunque algunas traducciones al castellano hayan preferido traducir la segunda ocasión como prosperidad. No es mala traducción, pero hay que explicarla.

Seguir leyendo “Actos de Justicia”

Dios Está en Movimiento

Dios está en movimiento: un llamado a ser la Iglesia de una manera nueva

Declaración del Concilio Mundial Metodista
en su consulta sobre la Diáspora e Iglesias Migrantes

“Es nuestra oración que este documento inspira iglesias locales a participar en el ministerio de la migración en un nuevo camino para que podamos vivir más plenamente en el reino de la justicia y la paz de Dios”.

Creemos que, en este momento particular, Dios nos está llamando a ser la iglesia de una manera nueva. En el espíritu de Pentecostés, iglesias de la tradición metodista se reunieron recientemente fuera de Londres. Fuimos llamados en conjunto por el Consejo Metodista Mundial (WMC, por sus siglas en inglés) para explorar las preocupaciones entre las iglesias que se estaban formando los migrantes en sus nuevas tierras y las preocupaciones de las iglesias de larga data en los países de acogida. En esencia, nos llamaron para explorar lo que John Wesley en realidad quería decir cuando dijo: “El mundo es mi parroquia”. Juntos, este grupo poco probable de personas de la familia metodista global con diferentes roles de diferentes países llegó a estar abierto a la circulación de El espíritu santo. Lloramos juntos, reímos juntos, y escuchábamos juntos para nuestras historias de la migración.

Pronto nos dimos cuenta que todos teníamos historias de migración. Y nos dimos cuenta de que todos teníamos historias de ministerio con los inmigrantes. Afirmamos que la migración es difícil, pero que la migración también trae nuevas ideas, posibilidades y oportunidades, para inmigrantes y de acogida por igual. El dolor y el sufrimiento y la pérdida que todo el mundo siente por la migración, también puede convertirse en la curación y la esperanza e incluso alegría. En nuestro tiempo juntos, nos dimos cuenta de que todo el mundo, incluso si nunca hemos dejado nuestro país de nacimiento, tiene un anhelo para el hogar – el lugar que fuimos, el lugar en el que estamos ahora, o un nuevo lugar seguro.

Nos dimos cuenta de que las historias que estaban diciendo eran historias de transformación por el Espíritu Santo.

Seguir leyendo “Dios Está en Movimiento”

El Morir es Ganancia

El morir es ganancia

Dr. Ernesto Contreras Pulido

Pablo, bajo inspiración del Espíritu Santo, escribió: “Conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte; porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Más si el vivir en la carne resulta para mí, en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios; y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con Él, para que juntamente con Él seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

“Será entonces que la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descenderá del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido, y Dios mismo (Jesucristo), estará con ellos como su Dios. Y ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas habrán pasado”.

Seguir leyendo “El Morir es Ganancia”

Semblanza Débora Hortiales Pacheco

Semblanza de la Hna. V. Débora Hortiales Pacheco (1939-2019)

Débora: “La que busca”.
“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis

de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

Nació un 19 de julio de 1939. Su infancia la vivió en Miraflores, Estado de México, mismo lugar donde creció. Cursó su educación secundaria en Palmira, Cuernavaca, Morelos. Estuvo en la Normal Oral por algunos años, trabajando en su pueblo natal como profesora. Poco tiempo después, ingresó a la Benemérita Escuela Nacional de Maestros en la Ciudad de México. Con un espíritu férreo de servicio, inició su vida profesional y productiva trabajando en varias escuelas de la ciudad; siempre reconocida no solo por la comunidad educativa, sino por tanta gente a la que sirvió en el ministerio de la enseñanza. Es importante mencionar que compartió la palabra de Dios con mucho entusiasmo a través de estudios bÍbllcos que conformó con sus compañeras maestras, muchas de las cuales aceptaron a Cristo en su corazón, recibiendo con ello bendiciones en su vida.

Prestó sus servicios durante 37 años en la Secretaría de Educación Pública como docente, alcanzando con su trabajo a cientos de niños. Cuando se jubiló, la escuela donde se encontraba trabajando reconoció su labor dedicando a ella una pequeña poesía, pero con gran valor, titulada “Más de mil niños pasaron ante ti”. Y así fue, no solo niños fueron alcanzados con su trabajo y dedicación, sino padres de familia, compañeros maestros y autoridades escolares.

En los primeros años del ejercicio docente, se casó con J. Héctor Rodríguez Lara, formando una familia con 5 hijos Héctor, Elizabeth, Claudia, Edgar y Déborah. Abrazó a la ciudad de Cuernavaca como suya, participando activamente en la formación y consolidación de movimientos cristianos, como la Cruzada Estudiantil para Cristo y el Grupo Alfa y Omega; en este lugar fomentó la oración en la sala Betania en donde posteriormente se construiría el Oratorio Nacional, lugar dedicado a orar por nuestra Patria.

Seguir leyendo “Semblanza Débora Hortiales Pacheco”

Noticias Nacionales

NOTICIAS NACIONALES

Notas de la redacción

Culto de acción de gracias por los 100 años de la Casa Unida de Publicaciones

FUENTE: Facebook Obispo M Morales. Cd. de México. Julio 13, 2019. Con gozo se celebraron los 100 años de la Casa Editorial CUPSA con un culto de acción de gracias en el templo El Mesías de Balderas. Además de clausurar un programa especial con conferencias de reconocidos panelistas, se contó con la presencia del obispo Moisés Morales Granados de la CAM. Gran bendición contar con esta editorial desde 1919.

Oramos para que Dios siga bendiciendo a Casa Unida de Publicaciones.


Tercera junta nacional de Grupos de Matrimonios

Seguir leyendo “Noticias Nacionales”

EDITORIAL

La reconciliación que nos hace falta

“Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios”.

Colosenses 1:9-10

Nuestras Conferencias Anuales han clausurado sus periodos de sesiones correspondientes a 2019. Al momento de cerrar esta edición, se habrán celebrado las asambleas de la CAM, CANCEN, CASE, CAO, CAS y CANO. En todas ellas se habrán evaluado los programas de trabajo y planteado los lineamientos para el año conferencial 2019-2020. Se habrá escuchado, argumentado, debatido y aprobado lo que habremos de enseñar y predicar en los siguientes meses, asignando obreros pastorales en las más de 500 congregaciones de la Iglesia Metodista de México en todo el territorio nacional. Bajo la conducción del Espíritu Santo y la convicción de ser un instrumento del Señor para Reformar a nuestro amado México, nos hemos comprometido con predicar el Evangelio del Reino en toda la Nación.

Uno de los temas que se tocó permanentemente fue el arrepentimiento como base de la santificación. El énfasis en el arrepentimiento supone la humildad para reconocer que no hemos actuado de manera pertinente ni eficaz en algunos aspectos, desde lo espiritual hasta lo administrativo. Algunas veces, anquilosamiento de estructuras administrativas que no coadyuvan a la misión de la iglesia, y otras, descuido en nuestra vida devocional como iglesia, nos han debilitado. Por ello, aunque el camino a la santificación verdadera comienza con el arrepentimiento, sigue quedando pendiente la reconciliación y la restauración, como asuntos medulares en los que debemos restituir a quien hemos dañado y debemos hacer lo que debíamos o hemos dejado de hacer.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

El Peligro del Conocimiento Teológico

El peligro del conocimiento teológico

Cometemos un craso error cuando en nuestro deseo de combatir la falta de conocimiento bíblico, convertimos el conocimiento en un fin y no en un medio.

José Daniel Espinosa Contreras

El título de este artículo, a priori, puede ser confuso. ¿Cómo el conocimiento teológico podría ser peligroso? ¿No sé supone más bien que este conocimiento es beneficioso e imprescindible? ¿No reside el verdadero peligro en la falta de este conocimiento teológico en las iglesias? Ciertamente, la falta de conocimiento bíblico y teológico es uno de los grandes males que afecta a muchas iglesias cristianas, dando lugar a toda clase de herejías, sectas y prácticas vergonzosas. En otro contexto, el profeta Oseas escribió: «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento» (Oseas 4,6). El conocimiento es indispensable. El apóstol Pablo oraba por sus hermanos en Colosas para que fuesen: «Llenos del conocimiento de su voluntad» (Colosenses 1,9). Pero tal conocimiento no es un fin en sí mismo, sino que es un medio que persigue un fin mayor: la transformación integral de nuestras vidas a la imagen de Jesucristo, de modo que nos convirtamos en verdaderos adoradores del Dios verdadero. De modo que cometemos un craso error cuando en nuestro deseo de combatir la falta de conocimiento bíblico, convertimos el conocimiento en un fin y no en un medio. Y sí, este es un peligro real que amenaza a la Iglesia en Occidente.

Sabemos que el conocimiento teológico se ha convertido en un fin cuando los Seminarios Bíblicos y Facultades Teológicas pierden su dimensión práctica y se enfocan únicamente en el conocimiento; cuando se evalúa el conocimiento del estudiante, pero no su carácter o vida devocional; cuando el estudio de la Palabra de Dios te lleva a hincar los codos, pero no a hincar las rodillas en actitud de adoración; cuando las iglesias miden el grado de madurez de sus miembros por su conocimiento de los conceptos teológicos de la Sagrada Escritura y no tanto por su piedad o poder espiritual, cuando nos es fácil aprender teología, pero nos resulta complicado vivirla.

Debería resultarnos aleccionador el hecho de que los mayores conocedores del Texto Sagrado en tiempos de Jesucristo –fariseos, escribas y doctores de la Ley–, fuesen los que recibiesen las críticas más duras por parte de Jesús (Mateo 23,13-33). ¿De qué les sirvió su conocimiento? Sus vidas giraban en torno al estudio e interpretación de la Ley, pero sus vidas no habían sido afectadas por la misma. Y algo anda mal, muy mal, cuando puedes pasar horas de estudio alrededor del texto bíblico, pero su mensaje no te conmueve de manera personal y auténtica a cada momento.

Seguir leyendo “El Peligro del Conocimiento Teológico”