Comunicado a los Ministros de Música y Alabanza de la IMMAR

logo immar colorComisión Nacional de Música y Alabanza 2014-2018

La música es un elemento esencial para alabar y adorar a nuestro Dios. Por tal motivo, y con fundamento en la Palabra de Dios y el artículo 462 del Libro de la Disciplina se emiten los siguientes:

LINEAMIENTOS NACIONALES DE MÚSICA Y ALABANZA

  1. PROPÓSITOS ESENCIALES. La alabanza que se practique en todos los ámbitos de la IMMAR tendrá los siguientes propósitos esenciales: Buscar la complacencia de Dios y la edificación del Cuerpo de Cristo para que habite junto y en armonía, conforme lo establecen las Sagradas Escrituras. Todos los participantes de este ministerio, a saber: instrumentistas, directores de canto congregacional, solistas, coros y grupos de alabanza, deberán tener muy presente su papel dentro del culto cristiano, respetar los tiempos designados previamente para su participación y dejar al Pastor predicar la Palabra y hacer los llamamientos. Se evitará en todos los casos, que por cumplir pretensiones personales o de grupos pequeños, se descuiden estos dos propósitos esenciales.
  1. INDICADORES DE CALIDAD. Las diversas comisiones de música y alabanza deberán cuidar que en todos los ámbitos de la IMMAR, se cumpla con los 4 indicadores que a continuación se describen:

A) Cuidado del contenido doctrinal en la alabanza.

En cada culto, en cada reunión donde haya momentos de alabanza, se deberá revisar de manera periódica el contenido de lo que se canta, de tal manera que el texto literario concuerde con la postura bíblica, teológica y doctrinal de la IMMAR. Si se utiliza el Himnario Metodista dicha revisión estará ya realizada; y si a pesar de ello se encuentran fallas, agradeceremos se reporten a la Comisión Nacional de Música y Alabanza. Si no se usa este himnario, con mayor razón debe hacerse la revisión periódica del contenido, al menos por parte del Presidente de la Comisión de Música, el Presidente del Área de Desarrollo Cristiano y el Pastor.

B) Balance adecuado entre el tiempo dedicado a la alabanza y el tiempo dedicado a la predicación durante cada culto.

En los cultos metodistas la parte fundamental es la exposición del mensaje de la Palabra de Dios. Los demás elementos litúrgicos como la oración, la alabanza, los testimonios, entre otros, deben contribuir a centrar la atención en el mensaje bíblico que será expresado por el siervo de Dios, quien se ha preparado para ello. Recomendamos distribuir adecuadamente el tiempo de alabanza y el que se emplea para la predicación de la Palabra, a fin de lograr en todos los cultos y reuniones espirituales el balance adecuado.

C) Reflexión con los miembros de grupos de alabanza y/o coros sobre su ministerio musical.

Entendemos que la participación de coros y grupos de alabanza es un ministerio dentro del culto. Para ello, es necesario que el Pastor, en conjunto con el Área de Desarrollo Cristiano, se reúnan por lo menos una vez al mes con quienes participan de este ministerio para tener un momento devocional, hacer sugerencias e indicaciones sobre la dinámica del culto y promover en todo momento el espíritu de servicio y constante preparación, a fin de acompañar de manera adecuada a la congregación. Además, se hace necesario que quienes participan dentro del ministerio musical, asistan a la Escuela Dominical o Grupos de Estudio Bíblico, así como cursos de capacitación correspondientes en la iglesia local, se reúnan para orar antes de los servicios y conozcan de antemano la liturgia y el tema del mensaje.

D) Participación en acciones tendientes a la mejora en la interpretación musical.

Los participantes del ministerio de música, deberán capacitarse constantemente, al menos en tres aspectos:

1. Bíblico, teológico y doctrinalmente, con el afán de ser apoyo idóneo a la liturgia, especialmente en la proclamación de la Palabra de Dios.

2. En la ejecución vocal: Dicción, entonación y emisión de la voz, sea que se cante a una o más voces.

En la ejecución instrumental: Afinación, emisión propia y adecuada del sonido del instrumento a volumen natural (en especial las percusiones), que no distorsione, incomode o lastime a los oídos, etc.; y en ambos casos (ejecución vocal e instrumental): rítmica precisa y matiz.

3. El manejo del equipo de audio, con el objetivo de que la o las voces guíen a la congregación, y ésta se escuche por encima de los instrumentos, creando un sonido agradable y entendible.

  1. MATERIALES. Contamos en la actualidad con el Himnario Metodista (para adultos) letra y música, para unificar la alabanza congregacional, del cual se está trabajando una nueva edición corregida y aumentada (Si hay sugerencias al respecto, serán bien recibidas por esta Comisión Nacional). Además, muchas congregaciones cuentan también con el Himnario “Mil Voces para celebrar” de la Iglesia Metodista Unida, Himnarios infantiles, otros himnarios evangélicos, colecciones de estribillos, entre otros materiales. Todos pueden ser útiles siempre y cuando, sean revisados oportunamente, de acuerdo a los indicadores de calidad (Lineamiento 2A).

Cuando haya necesidad de imprimir la letra de los himnos y/o alabanzas contemporáneas, en órdenes de culto y boletines o de ponerlas a la vista en proyectores, se deberá tener especial cuidado en la ortografía.

  1. INSTRUMENTOS. Los instrumentos musicales son bienes sumamente necesarios para este ministerio. Es recomendable que antes de estrenarse, sean consagrados a la obra de Dios y se mantengan en buen estado siempre. Y por ese mismo motivo, no deberán usarse ni prestarse para actividades distintas a los propósitos esenciales señalados en el Lineamiento 1.
  1. PARTICIPANTES EN EL MINISTERIO MUSICAL. Los solistas, instrumentistas, dúos, tercetos, cuartetos, grupos musicales y/o coros de las iglesias, deberán ser personas idóneas y consagradas para este ministerio, que hayan logrado una profunda experiencia espiritual de adoración, alabanza y gratitud a Dios, de tal forma que el ejercicio de su ministerio contribuya a lograr la misión de la iglesia (Art. 480-487 del Libro de la Disciplina). Todos los participantes deberán profundizar en el conocimiento bíblico, teológico y doctrinal de la IMMAR, y habrán de ser miembros en plena comunión. Quienes aún no lo sean, solo podrán participar si son de buen testimonio y cuenten con la autorización previa del Pastor. En estos casos, los Pastores realizarán con ellos la labor correspondiente, a fin de que cursen las clases indicadas en el Plan Rector Nacional y regularicen su relación con la IMMAR.

Todos los participantes en este ministerio deberán renovar sus votos de consagración anualmente, en un momento especial del culto, que puede ser el día de ministerio cristiano u otro domingo que la Comisión local de Música y Alabanza, el Área de Desarrollo Cristiano y el Pastor determinen.

  1. VESTIMENTA Y OTROS ACCESORIOS. Durante los cultos, los participantes en el ministerio musical deberán vestir con formalidad y de manera sobria, siempre con la intención de encauzar la alabanza a Dios. En el caso de los grupos de alabanza y coros, es recomendable que se uniformen, sin que esto sea motivo de distracción a la congregación.

Si se hace necesario el uso de otros accesorios como estandartes, banderas, lienzos, mascadas, entre otros; se deberá cuidar que no quebranten el espíritu de alabanza y adoración durante el culto.

  1. LA ALABANZA AL INTERIOR DEL TEMPLO. Los presentes lineamientos deberán atenderse, no solo en los cultos de alabanza y adoración de la iglesia adulta, sino también en las capillas infantiles, en los momentos devocionales de las diversas organizaciones de la IMMAR, la Escuela Cristiana de Vacaciones, Campos de Verano, Dramas y cantatas navideñas, cultos y semanas especiales, actividades Distritales, Conferenciales y Nacionales, entre otros.
  1. LA ALABANZA FUERA DEL TEMPLO. Dado que el mundo es nuestra parroquia, es conveniente que los ministerios de alabanza salgan de nuestros templos y den testimonio al mundo (Hospitales, cárceles, asilos, plazas públicas, entre otros). Cuando se planeen acciones de alabanza musical extramuros, se deberá tener sumo cuidado en que las letras y expresiones musicales que para nosotros son entendibles, no resulten ofensivas, provocativas o confusas para las personas que no tienen conocimientos sobre Dios y su Palabra.
  1. PARTICIPACIÓN EN OTRAS ACTIVIDADES CULTURALES. Los participantes en el ministerio musical podrán incluir en sus repertorios piezas de la cultura universal, tradicionales mexicanas, etc., con la intención de tomar parte en los festejos sociales que la propia iglesia organice, como noches mexicanas, día de las madres, del padre, del niño, del Pastor, entre otros. Los ensayos y ejecución de este tipo de música deberán hacerse en el salón social y con el visto bueno de la Comisión de Música, el Área de Desarrollo Cristiano y el Pastor. También se podrán aceptar de manera ocasional, invitaciones a participar en eventos seculares, con la oportuna autorización de la Junta de Administradores, cuidando en todo momento dar el testimonio cristiano que debe caracterizarnos.

 

Aclamad a Jehová con arpa; cantadle con salterio y decacordio.Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien tañendo con júbilo. Salmo 33: 2-3 ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. 1 Corintios 14:15


Atentamente, Comisión Nacional de Música y Alabanza 2014-2018

4 comentarios sobre “Comunicado a los Ministros de Música y Alabanza de la IMMAR

  1. ¡Felicidades! Gracias por dedicar espacio para esta importantísima exhortación. En otro escrito, el Pastor Abner Alanis, también recomendó que los cantos en forma directa o indirecta, Deben ser Cristocéntricos (desde su promesa, concepción, nacimieno, ministeio terrenal, pasión, muerte, resurrección y ministerio actual y eterno, etc.); y yo quiero enfatizar que la alabanza en los cultos, como se dio a entender, no debe ser independiente, sino un apoyo y preparación para el tema de la predicación. Por último, que uno de los principales objetivos y utilidad de los cantos, es que, desde los niños hasta los adultos (neófitos y madros en la fe), son instructivos: les enseñan y recuerdan las doctrinas fundamentals cristianas, evangélicas, y los énfasis teológicos de la IMMAR. Yo no me concibo como Cristiano evangélico, sin las bendiciones que la música Cristiana me han dado. Con ella he llorado de gozo y me he edificado y fortalecido cada semana y hasta cada día, desde que tengo uso de razón.Gracias por permitirme comentar. Saludos y bendiciones.

    Me gusta

  2. Buenas tardes,

    Dios les bendice, solo un pequeño comentario, seria magnifico se pudiera editar un himnario pero con tablatura o acordes de guitarra, ya que existen congregaciones que no tenemos piano u órgano, solo contamos con instrumentos de cuerda, ademas seria muy practico en la predicación en la calle.

    hno Paco Gomez

    Me gusta

    1. Gracias, Paco, que nuestra Comisión Nacional de Música y Aalabanza tome nota. Aunque el concurso al que se ha convocado en estas fechas dejará un rico caudal de composiciones, no obstante se trata de solamente la letra, sin la música. Sigue orando por tu anhelo.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.