Pensamientos Episcopales

pensamientos-episcopalesLA VOLUNTAD DE DIOS.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. 

Hay al menos tres palabras en griego para traducir la palabra cambios:squemático… Un cambio por fuera, sólo las formas; metasquemático… un cambio hecho por una fuerza coercitiva, no se quiere ni se desea, pero se nos impone. La palabra metamorfosis… un cambio generado desde dentro, cambio desde el espíritu, desde la mismo seno de la vida, cambio operado por Dios, con la colaboración de nuestro propio espíritu necesitado, mísero y mezquino. 

Este versículo termina con tres características de la voluntad de Dios: BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA. Leyendo a Emanuel Kant hablar del arte, describe que la belleza tiene que ver con lo agradable… implica los sentidos, lo sensitivo. Buena… que tiene un beneficio utilitario; y el habla de lo BELLO… que es la contemplación y el embelesamiento por sí mismo, admirando lo esplendoroso.

Bueno, Pablo también pensaba que la VOLUNTAD DE DIOS es buena… trae beneficios… es agradable, involucra nuestra sensibilidad, pues los sentimientos no están peleados con Dios, él nos los dio; sólo no debemos guiarnos por ellos, sujetarlos a la tercera cualidad al Espíritu, a lo PERFECTO, que es la palabra que Pablo enuncia en lugar de lo bello, pero que finalmente se empatan, es el punto de lo santo y de la santidad, de la intencionalidad noble, ingenua, del desenfadado mundo y mundanal; y el embelesamiento único, absoluto y exclusivo en Dios y para Dios. Su voluntad es así, en espíritu, alma y cuerpo… nos atrae, nos conquista, nos conviene.

SOBRE LOS HIJOS DE PASTOR.

En días pasados, leía con detenimiento sobre el suicidio del hijo de Rick Warren, el Pastor y famoso escritor de libros, entre ellos el de “Una vida con Propósito”. Los miércoles he estado orando por los superintendentes y los pastores y sus familias, he llorado por algunos problemas que conozco que están sucediendo con las familias pastorales, con sus hijos. Nadie está exento, algunos están deprimidos, otros tienen adicciones, otros han caído en el pecado sexual.

Pastores, la Biblia dice que “Me di a cuidar otras viñas y la viña que era mía NO CUIDÉ”. Pónganle atención a sus hijos, y sus problemáticas no las ignoren, cualquier señal que el espíritu te haga ver, o que vea tu esposa, no lo dejes pasar: Siéntate con ellos o invítalos a salir y platica con ellos, Es la primera MISIÓN por la que Dios te va a pedir cuentas.

P.D. En la próxima reunión aquí en las oficinas trataremos el tema, y les pediré a los Superintendentes que ellos también lo hagan en sus Distritos. La otra cara de la moneda es que algunos hijos de Pastor son EXCELENTES. Sirven al Señor con todo su corazón.

Nuestros hijos son el TESORO más grande que tenemos como padres, cuidémoslos, amémoslos, y por qué no, disciplinémoslos también, es una manera de amarlos.

LA MARCA DE CAIN.

El episodio relatado en el Génesis 4:8-15, es también considerado como “el segundo pecado original”; específicamente en el versículo 15, que es cuando se habla de “la señal de Caín”.

Algunos identifican esto como una marca maldita que distingue para mal a una persona. Alguna vez leí el libro “Así hablaba Zaratustra”, donde Friedrich Wilhelm Nietzsche expresa la idea de que “Dios ha muerto” y la idea del “super hombre”; el comentario de que la seña o marca de Caín, es una predestinación de llevar una naturaleza mala, nacer con mala estrella, estar salado, tener una naturaleza corrompida, pero una naturaleza que no te la acabas y no la puedes cambiar.

Algunos han asociado la marca con el color moreno de la piel… pero la verdad, que ninguna de estas cosas tienen sustento, en todo caso lo que el pasaje nos permite interpretar es: Tener envidia de su hermano, “no lo miró con agrado” o en todo caso el hecho de no mirar la responsabilidad que tenemos de velar y cuidar a los demás, ¿Soy yo, acaso, guarda de mi hermano?

Dios establece que él quiere que TODOS procedan al arrepentimiento, o volver del mal camino, es decir, que se puede cambiar. También nos dice “Que de tal manera amó Dios al mundo, que dio la vida de su hijo Jesucristo…” En la expresión “el mundo” estamos todos, aun aquellos que creen que son malos por naturaleza y que están destinados a ser engendros del mal. También establece “Que Dios muestra su amor para con nosotros en que SIENDO AUN PECADORES, Cristo murió por nosotros”. El no murió por los buenos, por gente noble, sino por todos los que traemos el germen y la semilla del pecado original, pero que sin duda puede ser quitado a través de la SANGRE PRECIOSA DE CRISTO JESÚS. Así que hoy es nuestro día, vengamos a él.

Dios nos ama tanto, que aún pone en evidencia nuestro pecado porque no nos quiere en ese estado. Nos quiere llevar a su Plan Perfecto. Su amor es más grande que nuestro quebranto, nuestro pecado y nuestro desamor. Por eso como dice: Andy Comisky… “Dios nos ama y quiere que amemos a las personas viéndolas tal como Dios las creó para ser vistas”, andando en su amor y santidad.

 Los anteriores mensajes breves no fueron redactados para su publicación en este órgano informativo, sino localizados y rescatados de diferentes comunicados que el Obispo Fernando Fuentes Amador envió mediante las redes sociales a su área episcopal (CAO). Es iniciativa de este periódico su publicación, ya que su contenido tiene un valor pastoral aprovechable para todos nosotros.

fernando-fuentes

2 comentarios sobre “Pensamientos Episcopales

Los comentarios están cerrados.