Sociedad Estudios Históricos del Metodismo

SEHIMOSLO

Por Oscar G. Baqueiro

La capital de Noruega fue la sede de la Conferencia de Juventud Cristiana del 22 al 31 de julio de 1947, o sea hace casi 70 años, de los 1500 delegados con voz y voto  de muchas nacionalidades todos debían tener menos de 40 años de edad, los conferenciantes si podían sobrepasar ese requisito. Hay que dejar constancia que hacía menos de dos años había acabado la II guerra mundial

La base bíblica de la convocatoria fue “Jesucristo es el Señor”, Filipenses 2:11. Oslo tuvo como antecedente cercano en la cadena del ecumenismo a Amsterdan, 1939, reunión preparatoria para establecer el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) poco antes de estallar la II guerra mundial, razón por la hubo un largo impase y que se realiza hasta agosto de 1948, en Amsterdam misma.

Aquí cabe mencionar que la Iglesia de Roma se abstuvo de participar en todo este difícil trayecto y hasta el día de hoy no comparte oficialmente con las iglesias ortodoxas y protestantes que sí militan en el CMI. Como bien sabemos América Latina, por su colonización ibérica, profesa muy ampliamente el romanismo y, en consecuencia, los protestantes poco logran, mas tuvo en Panamá (Fe, 1916) un primer acercamiento entre sus denominaciones mismas  pero por convocación estadunidense.

Así que para Oslo y reuniones anteriores y posteriores, hubo delegaciones latinoamericanas no numerosas pero con gente sobresaliente como Gonzalo Báez-Camargo, Alberto Rembao, Apolinar y Julieta Zambrano Santiago Pascoe (mexicanos) Alfonso LLoreda, colombiano, Luis Díaz de Arce, cubano, José Míguez Bonino, argentino y el antillano Phillip Potter, de raza negra, metodista y 3er. Secretario Gral. del CMI.

Es obvio que para ahora casi todos los citados han fallecido, pero el acercamiento entre cristianos sigue vigente como lo demuestra la reciente visita de Francisco a la parroquia anglicana de Roma y el próximo encuentro en el Cairo con el papa copto allí radicado. Encima de las diferencias el testimonio de amor fraternal sigue siendo necesario.

SEHIM

(Capítulo Sureste)

 

BREVE HISTORIA TEMPLO METODISTA “EL DIVINO SALVADOR”

13 Oriente 2016 Col. Azcarate, Puebla, Pue.

QUINCUAGESIMO ANIVERSARIO

 

Por Eliseo Rios Flores, julio 2014

INTRODUCCION

Para realizar el presente documento tardé algún tiempo sin terminarlo pues sentía que “faltan” datos e información que debía agregar debidamente documentados, sentía que estaba inconcluso. Pero no fue hasta que nuestro hermano Tenoch Sesma, miembro de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo dio una charla a los aspirantes a historiadores, enseñándonos, entre otros puntos, que al escribir de la historia se deben hacer “cortes”, y sí, en la placa de piedra que aparece en la fachada de la Iglesia Metodista de Azcárate, mi iglesia, señala el año de 1964. Los hermanos que aún viven no recuerdan por qué lleva ese año grabado, pero justamente desde ese año, en el 2014 cumplió 50 años, y ahora yo dedico la presente recopilación a la conmemoración del quincuagésimo aniversario de la iglesia en que me congrego. El año indicado1964 no es el año en que se inició la construcción del templo ni cuando se terminó el primer santuario. Tampoco cuando se obtuvo la autorización para la apertura del culto público, ni el año en que se incorporó a la Federación al nacionalizarse. La referencia documental más antigua de Azcárate es del año 1927 con el pastor de Emmanuel, Epigmenio Velasco cuando se inician reuniones en casas de estudio Bíblico, para crear la primera misión de la congregación de Emmanuel…Y si no sabemos con precisión del por qué 1964, menos el mes de colocación de la referida placa, pero el punto es que corté mi trabajo investigación hasta julio de 2014, dando lugar a que en otro estudio se amplíe lo hoy escrito y se incorporen nuevos hechos sucedidos.

HISTORIA DEL TEMPLO METODISTA “EL DIVINO SALVADOR”

LOS INICIOS EN PUEBLA

Al llegar a nuestro país de los Estados Unidos de Norteamérica los misioneros de la Iglesia Metodista Episcopal y de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur institucionalmente en 1873, fue la ciudad de México junto con Pachuca y Puebla las primeras ciudades donde se expandió el evangelio de Jesucristo. En Puebla, fue desde el Templo Emanuel, el principal templo metodista ubicado en el centro de la ciudad donde el poder de Dios fue manifestado de forma vigorosa y con el tiempo despertó el deseo de alcanzar a los habitantes de la ciudad con el mensaje redentor de Jesucristo que vivían en las más alejadas colonias tales como La Libertad, Ocotlán y la ubicada en lo que fue el rancho Azcarate, al oriente de la ciudad. El libro El Cincuentenario o “Jubileo” de la fundación de la Iglesia Metodista Episcopal publicado en 1923, narra: “varias misiones se han organizado en diferentes partes de la ciudad de Puebla, entre ellas las de oriente y poniente” sin que se especifique en qué colonias se ubicaban las misiones. Y sí, en plena construcción del templo que hoy conocemos, inaugurado en 1924, el trabajo misionero de la iglesia por varios frentes de la ciudad no se detenía.

En el libro “Datos Históricos del Templo Metodista Emanuel” compilado espléndidamente por nuestro hermano el historiador José Donato Rodríguez Romero describe en el capítulo “Iglesias Hijas de Emanuel”, esto es, algunas de las iglesias metodistas ubicadas en la ciudad de Puebla, son producto del trabajo misionero de “Emmanuel”. Dice el texto del hermano Rodríguez “Templo El Divino Salvador 13 oriente 2016 Col. Azcárate. Siendo pastor el hermano Epigmenio Velasco en el año de 1927 se inician reuniones en casas de estudio Bíblico, para crear la primera misión de la congregación de Emmanuel…”

LA PEQUEÑA MISION DE LA COLONIA AZCARATE

En la colonia Azcarate vivían desde los años ’30 del siglo pasado hombres y mujeres que habían declarado a Cristo como su único y suficiente Salvador, varios de ellos provenientes de la región de Apizaco, Tlax. Entre los metodistas de esa colonia figuraban, además de otros:

Ladislao Morales y su esposa Antonia, Tonchita, e hijos, José Andrade y su esposa Elisa, Lichita e hija, Francisco Flores Ortíz y su esposa Esther e hijos, Juan Ríos Muñiz y su esposa Juana e hijos, Enrique Flores Achac, su Micaela e hijos, Hermano David, Mario Ramos Andrade e hijas.

EL PRIMER TEMPLO

Debemos recordar a los hermanos Ladislao Morales y su esposa Antonia Andrade, quienes más en un acto desinteresado y como muestra de agradecimiento y amor a nuestro Dios y a la obra metodista en la colonia, algunos años después tarde donarían el predio que ocupó el primer templo.

Para el año de 1948 ante el ímpetu y ánimo del pequeño grupo de hermanos decidieron que era hora de construir un templo para sus reuniones regulares por lo que se inicia la edificación del templo de la misión ubicada en la colonia Azcarate, para consagrarse cinco años después. La construcción estuvo dirigida y realizada por el hermano constructor, Urías Montiel, hijo de Florentino G. Montiel (ambos participantes en la construcción del templo actual “Emanuel” allá por 1924, ver nota completa, página 88 del citado libro).

PRIMERAS ACTIVIDADES DISTRITALES

Destacando algunos hechos relevantes de la historia de esta iglesia, citar, por ejemplo, la nota del El Evangelista Mexicano en su número 1 del Tomo X de fecha 1 de enero de 1940 publica el saludo escrito por el hermano congregante de Azcárate, Mario Ramos de la Reunión Mensual de los obreros del Distrito de Puebla realizada precisamente en la aún misión. Y así la pequeña misión crece y se mueve. En “El Evangelista Mexicano” número 22 Tomo X del 15 de noviembre de 1940 en la sección Crónicas e Informes se narra acerca de la reunión de los congregantes de nueve colonias de la ciudad para celebrar el segundo domingo de septiembre de 1940 “culto unido”, asistiendo entre otros, doce hermanos de la Colonia Azcárate. He aquí el texto completo.

Queridos hermanos, pastores y obreros:

La humilde congregación de la Colonia Azcárate os extiende, por mi conducto, la más cordial bienvenida como ministros de Cristo y dispensadores de los misterios de Dios al venir a celebrar vuestra junta regular, la que esperamos alcance el más competo éxito para el bien espiritual de cada uno de vosotros, así como de las iglesias que representáis. Vuestra presencia en este lugar constituye un gran privilegio para nosotros porque no os habéis reunido para tratar asuntos del mundo, manchados por el egoísmo y la maldad, sino asuntos de Dios, ya que tenéis el objeto de intensificar su Reino de gracia y amor entre los hombres, lo cual tanto necesitamos.

No cabe duda que la humanidad está confundida con tantas ideologías, y más que confundida, está dividida, porque la lucha la hace entre sí misma, y porque todas las ideas que de ella emanan se disputan el mundo, y ya no se defienden sino se atacan, hasta promover guerras destructoras de pueblo contra pueblo. Nosotros, los que creemos en Cristo, el protector por excelencia de los desheredados, no podemos renunciar a la felicidad a la que aspiramos, pero la felicidad no puede venir de la guerra de unos contra otros, sino solamente por el amor, como lo establece claramente nuestro Señor Jesucristo. Los corazones, dominados por el espíritu de la violencia, sin duda atacarán a la religión considerándola como una agencia que engendra la traiciona y la cobardía, pero la religión, en primer lugar, no va de acuerdo con los principios egoístas del hombre que todo lo quiere para sí mismo aunque a muchos falte lo indispensable; y en segundo lugar, si es preciso llegar hasta el sacrificio, los cristianos lo aceptan de cualquier forma no luchando contra nadie, sino dominándose a sí mismos por amor a los demás.

La humanidad, no obstante su brillante civilización, está carcomida por el pecado en sus todas sus aspiraciones, y la religión no traiciona a los hombres, sino detesta el pecado que está en ellos; no es infiel a sus aspiraciones de bienestar social, pero reprende la violencia para adquirir ese bienestar. La humanidad es víctima de una devastadora injusticia social en todos sus medios de vida, pero se debe al hecho de que no reconoce la necesidad de renunciar a sus pasiones, las que hoy día ha confundido con necesidades propias del cuerpo, y no pudiendo satisfacerlas legalmente hace uso del engaño y la fuerza violando sus propias leyes y pervirtiendo sus derechos.

La sociedad humana ha agotado todos sus recursos morales en busca de la paz y la felicidad, sin obtenerlas, porque su moral materialista es falsa no teniendo su asiento en la moralidad que la palabra de Dios nos infunde.

En la actualidad no se reconoce la potencia de la religión para traer la tranquilidad al mundo, asegurándose que frete al adversario el cristiano se resigna a sufrir vejaciones y humillaciones, pero la religión contesta no creando adversarios porque su programa de redención es noble; y si es verdad que soporta la injusticia también es verdad que, sin mancha de pecado, es la única en este tiempo que puede reprender a la sociedad por sus errores. Ante los estragos del pasado las naciones adoptaron el sistema de consulta y mutua comprensión para la defensa de sus intereses, pero ese sistema ha fracasado por la complejidad de las múltiples ideas que en su fondo carecen del espíritu de fraternidad y sacrificio, y ahora echan mano de la fuerza armada en la que gana el que más puede, y para colmo de la incertidumbre general, vemos que no todos los hombres lo quieren, sino unos cuantos perturbadores codiciosos que engañando a los incautos tuercen en su provecho los verdaderos intereses de la política nacional e internacional.

Pero gracias a Dios que su santo Evangelio no ha fallado y a nosotros toca no solamente defenderlo, sino proclamarlo como el único recurso de salvación humana. El Evangelio no busca una mera ostentación de fuerza ni tampoco consiste en una tirada de discursos de garantía de tipo socialista, comunista o fascista, que si mucho ofrecen en el sentido económico, aumentan el desorden en el sentido moral… El Evangelio es un poder divino fuerte e inagotable de sabiduría, de virtud y justicia para el bienestar de los pueblos y especialmente de los que sinceramente lo practiquen. Por consecuencia, e Evangelio hoy más que nunca debe estar vivo en el corazón de todos los cristianos. Ahora, seguramente, la mayor parte de los miembros de las iglesias evangélicas entran a formar parte de diferentes organizaciones sociales y no habría ningún problema si tales organizaciones una pura solución económica; lo malo es que tratan de absorber al individuo en todo su valer físico, moral e intelectual. Naturalmente que a los que estaos firmes en el Señor Jesucristo no nos espanta, y si nos unimos todos, cinco contra cien, y cien contra diez mil, como las Escrituras dicen, haremos ver a estas organizaciones la incomparable justicia de Dios y el poder de su Evangelio.

Si en los pueblos no hay exageradas exigencias de organización, si apenas llegan allí rumores de inquietud universal, si no hay plaga política de liderazgo, si no hay tanta maldad, todo lo cual se acentúa en las ciudades, no por eso los predicadores rurales deben sentirse satisfechos tranquilos, pues las fuerzas del mal en estos pueblos pueden hallar terreno listo en su mente ávida, en su ansia de progreso, o en el predominio de la superstición. Además, en su instinto de conservación, de imitación, y de competencia, al despertar de su tranquilidad se sentirán impotentes para el bien.

Los cristianos en este tiempo deben revestirse de santidad, de inspiración divina, de comunión con Dios y de poder de lo alto para lo cual es necesario que todos los ministros y obreros del Señor sean más fieles y celosos por la vida religiosa de sus congregaciones, levantando el estandarte de la cruz de Cristo y emprendiendo firmemente una nueva batalla, arrancando así a las almas de una posible destrucción. Mario Ramos.

Para finales de ese año, 1940, El Evangelista Mexicano, Tomo X Núm. 22 del mes de noviembre, vuelve a reportar parte de las actividades de Azcárate y en la sección Ecos del Campo reporta del trabajo realizado por el “Cuerpo de Voluntarios” de la Iglesia Central de Puebla en nueve colonias pues ese año las reunían a los miembros el primer domingo de cada mes para que se dieran cuenta que igualmente formaban parte de la Iglesia Central, asistiendo cuatro miembros de la colonia Zaragoza, doce de la colonia La Libertad, entre otros más asistentes.

EL TEMPLO “ANTERIOR”

Ya entrados los años los cuarenta, y como ya se dijo el hermano Ladislao y su esposa Tonchita donaron un terreno ubicado en la avenida 13 oriente 2016 de su propiedad para construir un pequeño santuario y anexos, mismo que se edificó con las ofrendas y apoyos de varios hermanos de la pequeña congregación. La construcción se inició en 1948, dedicándose cinco años después. La escrituración del predio se realizó ante el notario 5 Lic. Emilio Ramírez Arronte, firmando como vendedores Ladislao Morales y Antonia Andrade de Morales y como comprador Maurilio Olivera “de una parte en las que se dividió el lote y que tiene vista al sur y es la mitad del doble situado en la manzana 16 del fraccionamiento de los terrenos del Rancho de Azcárate a orillas de esta ciudad en la cantidad de quinientos pesos moneda nacional.”

DECADA DE LOS ’60 Y LA FORMALIDAD

A principios de la década de los 60’s se nacionalizó el Templo a favor de la Federación y se obtuvo de la Secretaria de Gobernación autorización de apertura al Culto Público concluyéndose el trámite el 6 de agosto de mil novecientos sesenta y seis después de haberse realizado visita ocular a las instalaciones y desahogado el cuestionario a vecinos del rumbo por parte del Llc. Manuel Ayón Martínez, secretario “C” del Juzgado primero del Distrito de Puebla

PLACA DE PIEDRA QUE LUCE EN FACHADA DESDE 1964

La década de los ochenta fue para la Iglesia de Azcarate un tiempo de cambios. El dinamismo imperante en los congregantes y ante el limitado espacio de las instalaciones los hombres y mujeres de aquel tiempo sintieron la necesidad de crecer y desarrollar trabajo misionero por lo que con préstamos obtenidos del Distrito de la Iglesia y del Instituto Normal México (que desde luego pagamos) y con dinero de los bolsillos de los congregantes, adquirieron en 1984 un terreno al sur de la ciudad, varios minutos más allá de Loma Bella, la colonia más lejana de la Puebla de entonces, pues por ese rumbo emigraron algunos hermanos que habían sido congregantes de Azcarate. Regresando a la 13 oriente, el Templo que fue usado por varios de nosotros en nuestra infancia terminó su vida al década de los 80’s y se encargó a la Arq. Leticia Vázquez, congregante de esta iglesia un proyecto arquitectónico. Se tomó la decisión de demoler el anterior templo y hacerlo más grande. El proyecto incluía la construcción de un salón social, sanitarios, cocina y una casa para la familia pastoral. En 1988 se aumentaron las instalaciones por la compra del predio contiguo que se hizo al hermano Mario Ramos Andrade para construir y hacer las adecuaciones necesarias de lo que hoy es el área educacional, sala de juntas y oficina pastoral, pagándose la nueva compra con recursos propios. Este predio se encuentra escriturado a favor de la Iglesia Metodista de México

TEMPLO ACTUAL DE AZCARATE

Para ver nuestra iglesia como hoy está en la 13 oriente 2016, fue necesario que pasaran más de 20 años de oración, trabajo para ir construyendo las diferentes etapas del Templo. Se hacían pausas pero nunca se detuvo el trabajo. Contamos en un corto tiempo con el apoyo de la Iglesia Metodista Unida E.U., pero sobre todo con la ayuda de nuestro Dios, y salvo algunos recesos, se estuvo trabajando para ver lo que hoy es nuestra Iglesia que luce una fachada moderna.

TRABAJO MISIONERO

En cuanto a trabajos misioneros, a inicios del año 2000 la iglesia trabajó para formar y atender una pequeña congregación en la colonia Balcones del Sur con familiares de algunos hermanos que se congregaban en la 13 oriente. Esta tarea se realizó por congregantes de nuestra iglesia y con nuestro pastor quienes a media semana y los domingos ministraban y se les compartía la palabra. En el año 2010 El Templo “El Divino Salvador” de la colonia Azcarate compró un terreno de poco menos de 400 m2, realizó proyecto arquitectónico para una iglesia funcional y servicios y construyó con sus recursos prácticamente el primer nivel de las instalaciones para atención de la congregación que había conformado. Al día de hoy, Azcarate provee de algunos apoyos, pero gracias a Dios, el grupo de hermanos de es cada vez mayor. La iglesia de Azcárate también se responsabilizó por el trámite de obtención ante la Secretaría de Gobernación el certificado de procedencia y la consiguiente escrituración a favor de la Iglesia Metodista de México, A.R.

HACER MÁS CON MÁS

Sobre el terreno del sur de la ciudad adquirido en 1984, se utilizó tres o cuatro ocasiones, pues no contaba con servicios y a en 2008 los integrantes de la Comisión de Construcción de Azcarate, de la que fue fui miembro, presentaron propuesta de vender el terreno en cuestión para hacer tres cosas: 1° Terminar el segundo nivel de nuestro templo, 2° Comprar una casa para la familia pastoral cercana al Templo y 3° Comprar un terreno y construir la primera etapa de la construcción para nuestra congregación ubicada en Balcones del Sur. Finalmente a finales de 2009 se vendió el terreno y durante el primer semestre del 2010 se concretaron los tres objetivos trazados. Gracias a Dios por tantas bendiciones. Las instalaciones con las que cuenta la iglesia son:

Santuario para 90 personas, 4 salones para grupos de niños y jóvenes. Salón social, Aposento Alto, Oficina pastoral, Sala de juntas, Cocina, Elevador, Casa pastoral

El Santuario que hoy conocemos se dedicó para 16 de mayo de 2010 con la asistencia de algunos ministros que en el pasado pastorearon la congregación: Gilberto Bravo, Jair Limón, Víctor Fortanel, Samuel Robles, todos ellos pastorearon en el pasado a Azárate, siendo pastor en turno el Pbro. Joel Martínez Guerola. Se trató de una gran fiesta espiritual y gran alegría para congregantes e invitados de otras iglesias contemplar la ampliación y modernización e nuestras instalaciones. Cantó en el servicio de dedicación el Coro del Templo Emanuel, cuyos integrantes engalanaron con sus voces tan emotivo acto. A Dios sea la Gloria.

PASTORES

Como ya se indicó, el Templo Emanuel apoyó por un buen tiempo la misión de Azcárate con sus pastores y hermanos laicos. Fue a inicios de los 60’s cuando la Conferencia designó pastores y diaconisas. En el presente año conferencial 2013-2014 la pastora de la iglesia en la Pbra. Enriqueta Razo U. El final listado de pastores solicitando desde ahora una disculpa para quien esto escribe por alguna omisión de algún ministro que hubiere servido en nuestra iglesia. todos los laicos que Emmanuel quienes escuchando la voz del Señor y obedeciendo el mandato bíblico acudieron seguramente una o en muchas ocasiones hasta la lejana colonia Azcárate pues era menester recorrer tal distancia en autobús desde el centro y caminar algunas cuadras más desde el Jardín de las Letras, lugar hacían base los autobuses Aviación-Panteón,-Chula Vista y Anexas..

Historial Pastores del Templo Metodista “El Divino Salvador” Col. Azcárate 1964-2014

PASTOR                                            PERIODO PASTORAL

Samuel R. Flores                                 1964-1965

Andrés Guzmán Cano                         1965-1967

Florentino Tavera Estrada                   1967-1968

Gilberto Bravo González                     1968-1969

Delfino Sepúlveda                               1969-1970

Diaconisa Islia Aguilar Vázquez                     1970-1971

Samuel Robles Báez                            1971-1973

David Pérez Coraza                             1973-1974

Raúl Herrera Bernabé                          1974

Marcos Leuguer Lastra                                   1975

Diaconisa Socorro Castañeda              1975-1976

Josué Osorio Ortega                           1976

Josué Osorio Díaz                               1977-1978

Diaconisa Martha Pineda Rivera         1978-1979

Josué Osorio Díaz                               1979-1983

Marcos Palafox Montiel                                  1983-1984

Georgina Molina Vda. de Vera                       1985-1986

Rebeca Chávez                                                1986-1988

Alberto de Castilla                               1988-1989

Cruz Hernández Vargas                                  1990-1991

Moisés Saucedo                                  1991-1993

Gilberto Bravo González                     1993-1998

Rosendo Sánchez Cedillo                    1998-1999

Jair Limón Xicotencatl                        1999-2001

Rosendo Sánchez Cedillo                    2001-2003

Gilberto Bravo González                     2003-2008

Víctor Fortanel Pérez                          2008-2009

Joel Martínez Guerola                         2010-2010

Enriqueta Razo U.                               2010-2014

Así es como pudiera resumir la historia de este pequeño santuario usado para alabar y servicio nuestro Dios, como producto de la gratitud por la vida de hombres y mujeres metodistas que hicieron eco al trabajo del Rev. John Wesley.

“Lo mejor es que Dios está con nosotros.”    Julio de 2014.

Eliseo Ríos Flores, congregante de Azcárate.

SEHIM 1

Los varones de la congregación, acompañados por el pastor de Emmanuel, José O. Velasco, de finales de los años ’30.

De izquierda a derecha: primera y segunda persona no identificadas, Mario Ramos Andrade, pastor José O. Velasco, no identificado, José Andrade, no identificado, Juan Ríos Muñiz, Enrique Flores, en cuclillas de pelo cano Miguel Andrade, resto, no identificado.

SEHIM 2

  1. De Izquierda a derecha, fila de atrás hermanos: Mario Ramos Andrade, Enrique Flores, no identificado, Juan Ríos Muñiz, Hno. David, Pastor Maurilio Olivera, Ladislao Morales, resto no identificados.

Fila de enfrente: Micalela de Flores, Antonia (Tonchita) Andrade de Morales, Hna. Juana Andrade, no identificada, no identificada, Juana Cabrera de Ríos, no identificada, no identificada.

Niños: Porfirio Ríos Cabrera, Luis Ríos Cabrera, no identificado, no identificado.

SEHIM 3Templo y congregación, 16 de mayo de 2010

Recopilación hecha por el Hno. J. Donato Rodríguez Romero

jose-donato-rodriguez