Pensamientos Episcopales

pensamientos espicopalesPENSAMIENTOS EPISCOPALES

LA FIRMEZA DE LA PALABRA Y EL MANDAMIENTO.

Hoy en mi tiempo devocional, leí Jeremías 35 al 40. Llega un momento en que Sedequias, Rey, hizo traer a Jeremías, que por cierto lo habían tenido en una caverna con cieno, y después lo volvieron a poner en el patio de la cárcel, para consultarle, y Jeremías, no cambió el MENSAJE, pero le instó al arrepentimiento para que los caldeos no los tomaran cautivos, y le dice: “…No te entregarán… Oye ahora la voz de Jehová que yo te hablo, y te irá bien y vivirás” (Jer. 38:20).

Este capítulo termina en su verso 28 “…Cuando Jerusalén fue tomada”. Finalmente Sedequías y los líderes de Judá NO ESCUCHARON Y OBEDECIERON el mandamiento. Ahora quiero contraponerlo a la obediencia de los recabitas, en el capítulo 35, Dios ordena a Jeremías que los traiga al aposento y les ordene beber vino; ellos dicen: 35:6 “…No beberemos vino; porque Jonadab hijo de Recab nuestro padre nos ordenó diciendo: No beberéis jamás vino vosotros ni vuestros hijos…hemos obedecido a la voz de vuestro padre.” En este capítulo Dios termina a través de Jeremías encomiando su Obediencia y su Honor, y expresamente en el versículo 14 expresa: “Fue firme la palabra de Jonadab hijo de Recab el cual mandó a sus hijos…” Él fue firme en la Palabra, y el Mandamiento, y ellos obedecieron…

Nosotros debemos ser FIRMES en enseñar a la próxima generación los principios, valores fundamentados en la Palabra de Dios, para que estos oigan y les vaya bien y vivan, como lo hizo Jerusalén, donde pasaron por mucho sufrimiento. El pecado nos alcanza, nunca se queda sin pasar factura con muchos intereses; pero la bendición de Dios es la que enriquece y no añade tristeza, abarca a mi generación.


¿LA TRADICIÓN O TRADICIONES PUEDEN ESTAR EQUIVOCADAS?

En tiempos pasados, presentes y sin duda en tiempos futuros, hubo y habrá personas que desechen “La Sola Escritura”, y quieran imponer SUS TRADICIONES O DOGMAS. Si alguien ataca esta doctrina, es seguro que quiere quitar LA PIEDRA ANGULAR, de la Fe, está tratando de destruir LA PALABRA, y el MANDAMIENTO, el fundamento de nuestro creer y hacer. Una vez que se logra desacreditar la Palabra y establecer la “tradición” no importa quien la haya impuesto o sustentado, es fácil creer CUALQUIER COSA, enseñar cualquier cosa, predicar cualquier cosa, manipular a la gente con nuestra verborrea.

 Hay personas que predican más tradición e historia que la Biblia, pueden ser ilustrados, sabedores, llenos de conocimiento, pero, necesariamente no significa que estén predicando la Verdad, esa verdad que liberta que es Jesucristo y su Palabra.

El mismo Jesús nos advirtió: “Invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a éstas” (Marcos 7:13); “También les decía: astutamente violáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.” Puedes predicar historia, cultura, geografía, una cátedra de idiomas, ilustraciones; puedes hablar de la patrística, de la escolástica, de avivamientos PERO ESTA NO ES PALABRA DE DIOS. La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre, y hará todo aquello para lo cual fue enviada, ella se interpreta a sí misma, no necesita que le ayudemos, nuestra palabra NO, la palabra de él SI. Creamos, Enseñemos, Meditemos, Prediquemos LA PALABRA.


YO SE A QUIEN HE CREÍDO – 2º TIMOTEO 1:12.-

Vivimos tiempos donde se ha perdido la confianza en todo y en todos, en las personas, en las instituciones y organizaciones. Por otro lado, la gente fácilmente manipulada, mal informada, decepcionada, y en ocasiones en estado de ignorancia, cree en cualquier objeto o sujeto, el horóscopo, las cartas, la astrología, el ídolo, el héroe, en la estrella, en el sol, en el mar, en la piedra, etc.

Yo sé bien en quién he creído, en quién he puesto mi confianza, en quién tengo mi esperanza, JESUCRISTO, es el autor y consumador de mi fe, él es mi roca más alta, mi escondedero, sólo en él deposito mi vida, mi familia, mi iglesia y mi País. Y tú, amigo, ¿en quién has creído o en qué estas creyendo?


QUÉDATE, SEÑOR, YA SE HACE TARDE.

Esta semana pasada y hoy, creo, sin lugar a dudas, que ha sido como una noche larga, y hoy especialmente, será una noche de tristeza, de lloro, para algunos de esperanza. Noche de tormenta, noche de penumbra, noche de zozobra, noche de velar, de no dormir, noche de clamar, noche de esperar, noche de desconsuelo y consuelo, de impotencia, de frustración; noche que invade con miedo, ansiedad, y muerte.

Creo que como los Discípulos, los caminantes y peregrinos de Emaús, abramos los ojos. El Señor está y camina con nosotros y se quiere quedar con nosotros. Señor, te pedimos que esta noche, que es larga, TE QUEDES CON NOSOTROS; te ofrecemos el corazón para posar, no nos dejes solos en el Camino, AYÚDANOS, AYÚDANOS HASTA LLEGAR. Y ayúdanos a ayudar, a dar aliento, ánimo, una palabra de esperanza, un artículo, un donativo, un lonche y un café para los que están ayudando, y para los que han perdido el calor de su hogar. QUEDATE SEÑOR YA SE HACE TARDE. Pero no importa que tan tarde es si tú estás con nosotros, TODO ESTÁ EN CONTROL.


¿IDOLATRÍA O NARCISISMO RELACIONAL?

La baja autoestima y el orgullo padecen de una misma situación, de una salud integral equilibrada, la baja autoestima hace que idolatremos a otros, creyendo que nosotros no somos suficientes, que no merecemos, que no somos valiosos, que otros si lo son; y al tener una estima desproporcionada, creernos mucho más de los que somos, hace que caigamos en el narcisismo; todos son malos, feos e ignorantes; solo tenemos ojos para nosotros mismos, qué bonito soy, qué inteligente soy, no hay otro como YO.

Con cuánta razón Pablo dice a los Romanos en 12:3, “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno.” Aquí la clave es la FE, es ella la que viene y crece al oír la Palabra de Dios, quien nos da un justo equilibro,

si la Fe no es el justo fiel de tu Vida, entonces tendrás MAS ALTO CONCEPTO o MUY BAJA AUTOESTIMA; La Palabra hace que tengas el concepto correcto de ti mismo y de los demás. Es pues el Señor el dador de una sanidad integral, para que el Alma repose en su belleza misma, y lo proyecte destilando paz y amor a los que los rodean.

Los anteriores mensajes breves no fueron redactados para su publicación en este órgano informativo, sino localizados y rescatados de diferentes comunicados que el Obispo Fernando Fuentes Amador envió mediante las redes sociales a su área episcopal (CAO). Es iniciativa de este periódico su publicación, ya que su contenido tiene un valor pastoral aprovechable para todos nosotros.

fernando-fuentes