Intolerancia Religiosa

INTOLERANCIA RELIGIOSA

Los supervivientes del Daesh, amenazados por el conflicto kurdo-iraquí

Algunos cristianos que habían regresado a los territorios reconquistados se plantean volver a marcharse ante la situación de enfrentamiento tras el referéndum.

FUENTES ICC, Euronews, World Watch Monitor AUTOR Redacción P+D ERBIL 23 DE OCTUBRE DE 2017 19:56 h La lucha entre fuerzas iraquíes y kurdas amenazan con terminar con las esperanzas de paz que siguieron a la derrota del Daesh en Irak. / World Watch Monitor

Intolerancia Religiosa

La reciente derrota del Daesh en Raqqa, su capital en Siria, muestra que la amenaza del Estado Islámico en la zona de Irak y Siria sigue debilitándose. Sin embargo, nuevos conflictos emergen en un territorio que podría volverse nuevamente inseguro para los cristianos. Así lo ha advertido Stephen Rasche, asesor legal de la Arquidiócesis Católica de Erbil, en declaraciones recogidas por World Watch Monitor, al analizar los enfrentamientos entre tropas iraquíes y del Kurdistán tras la celebración de un referéndum de independencia. “Si los enfrentamientos se desataran en Nínive, ese sería el fin para los cristianos allí. Se irían, y es muy poco probable que regresaran”, expresó.

Nínive es una de las ciudades a las que los cristianos han regresado después de tener que huir por el avance del Estado Islámico, que llegó a conquistarla. Miles de cristianos se han reestablecido en los últimos meses. “Pero si la guerra vuelve, los cristianos no creo que sobrevivan”, alertó Salar Kajo, sacerdote en Nínive y colaborador de la entidad Ayuda a la Iglesia Necesitada.  

CRISTIANOS EN RAQQA, EL BASTIÓN DEL ESTADO ISLÁMICO

Mientras, en Raqqa comienza el proceso de regreso y reasentamiento para miles de familias que huyeron hace tres años, ante la amenaza del Estado Islámico. Una vez derrotado el Daesh, sin embargo, las consecuencias de la ocupación permanecen, en la destrucción de gran parte de las infraestructuras como en la posibilidad de que el terreno esté altamente minado. La agencia International Christian Concern comunicaba que a pesar de la fuerte persecución, una decena de familias cristianas permanecieron en la ciudad, convertida en la capital del Daesh y donde el grupo islámico radical ejecutó a cientos de personas.

 Las tres iglesias de Raqqa fueron cerradas. La más grande, la Iglesia de los Mártires Católicos armenios, se convirtió en un centro islámico donde se proyectaban vídeos destinados a atraer nuevos reclutas. Los cristianos se vieron obligados a registrarse con los militantes y pagar un impuesto jizya a cambio de su seguridad.

En diciembre de 2014, el ISIS lanzó un conjunto de reglas que restringen el comportamiento de los cristianos restantes de Raqqa. A los cristianos se les prohibió participar en actos públicos de adoración, reparar iglesias dañadas y leer la Biblia en voz alta. Romper cualquiera de estas reglas podría ser castigado con la muerte.

En marzo de 2016, los militantes del ISIS emitieron un decreto prohibiendo a los cristianos y armenios que permanecían en la ciudad que se fueran. John, un cristiano que optó por permanecer en Raqqa, le dijo a World Watch Monitor el año pasado: “Estás constantemente alerta, sin mirar a los ojos de alguien cuando caminas por la calle, siempre conscientes de qué decir y no decir”. Él contaba: “Vi mucha crueldad. Todos los viernes ejecutaban a personas. Estuve allí cuando decapitaron al primer hombre en público. No pudieron decapitarlo con el primer corte. Sufrió tanto que finalmente lo mataron”.

Leer más: http://protestantedigital.com/internacional/43261/El_conflicto_kurdoiraqui_amenaza_a_los_supervivientes_del_Daesh

Selección hecha por el Hno. J. Donato Rodríguez Romero.

jose-donato-rodriguez