Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico

C.P. Cuautémoc Meneses Stama

TESTIFICAR AL MUNDO – ÓRDENES PARA CADA DISCÍPULO

Recordemos que estamos en él COMO del discipulado cristiano y la quinta disciplina que el discípulo debe tener en su vida es “Testificar al mundo”.

Tal vez, querido hermano, piense que testificar al mundo es algo que Jesús espera sólo de los predicadores, evangelistas y misioneros. O que Jesús no espera que los creyentes laicos den fruto espiritual. El pasaje bíblico de Juna capítulo 15, declara que dar testimonio es parte de las órdenes que todo discípulo debe cumplir.

Lea Juan 15:16 ¿Qué dijo Jesús acerca de su propósito al elegir a sus discípulos? Que todo discípulo debe llevar mucho fruto y que ese fruto permanezca. ¿Qué les prometió Jesús a sus discípulos con respecto a lo que ellos podían hacer? Que pidieran en oración al Padre en el nombre de Jesús y É se los dará.

Dar fruto espiritual no es una opción para los discípulos. Se esperaba que fuera parte de su relación de obediencia a Cristo para toda la vida. Jesús dijo a sus discípulos que la razón de elegirlos fue que dieran fruto espiritual. Junto con estas expectativas de Jesús, el Señor les dio una promesa: Si oraban en el nombre de Jesús, sus oraciones serían contestadas. Los discípulos obedientes buscan vivir de acuerdo a la voluntad de Dios y oran de acuerdo a la misma.

TESTIFICAR NO ES UNA OPCIÓN

En Juan 15:27, Jesús dijo una vez más a sus discípulos que testificar no era algo opcional; es una disciplina que Él espera de ellos. El versículo dice: “Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio”. Jesús ordenó a sus discípulos que dieran testimonio acerca de Él, porque ellos habían estado con su Maestro desde el principio y conocían la verdad que les enseñó, predicó y les fue ejemplo de vivir esa verdad.
Aunque no haya vivido en los tiempos de Jesús como su discípulo, usted conoce la verdad de parte del Señor mismo y ha experimentado una creciente relación con Él. Puede hablarle a los demás de lo que Cristo ha hecho en su vida, tal como lo hicieron sus discípulos. Puede decir a los demás de Jesús, basándose en su propia experiencia.

Lea Juan 15:4. No será capaz de dar fruto espiritual a menos que permanezca en Cristo. Ninguna rama (pámpano) puede dar fruto por sí misma. La rama es parte de la Vid, no está adherida a ella.

LA PROMESA DE CRISTO

Cuando usted recibió a Jesús como su Salvador personal, se convirtió en parte de la Vid. No se puede dar fruto espiritual si no permanece en la Vid. Es decir, permanecer en comunión con Cristo. Si tiene comunión con Cristo, tendrá la fortaleza para testificar. Comentario del hermano Cuau: “En mis primeros intentos de dar testimonio de Jesús, aprendí que no podía tener éxito, porque deseaba alcanzar el éxito por sí mismo. En el momento que le permití al Espíritu Santo que tomará control de mis pensamientos, de mis palabras y de mis acciones, pude testificar con eficacia”.

El versículo de Juan 15:5 no dice que quizás usted de fruto espiritual. Dice que si permanecemos en Cristo, daremos fruto espiritual. Esta es una preciosa promesa de la Palabra de Dios para usted respecto de lo que sucede cuando una persona permanece en Cristo y testifica a otros. Su Dios y Señor cuando llama a sus hijos para testificar, Él asume la responsabilidad de capacitarlo para que produzca fruto espiritual si usted permanece en Él y busca su voluntad.

GUÍA DE COMUNIÓN CON EL MAESTRO
Lea Juan 15. Permita que Dios le hable a través de este pasaje acerca de “permanecer en Cristo”. El Hno. Cuau comparte cómo le habló Dios a través de este pasaje bíblico: La metáfora de la viña y los pámpanos nos recuerda que nuestra vida espiritual depende enteramente de la gracia de Dios.

¿QUÉ ME DIJO DIOS?
• Versículos 1 al 4. Para el creyente fructificar no es una opción, Jesús nos llama a ganar almas. Cristo me limpia por medio de la Palabra de Dios, para dar más fruto. Para fructificar debo permanecer en Cristo.
• Versículo 16. El discípulo de Jesús debe llevar mucho fruto y ese fruto permanece. La promesa que encontramos es pedir al Padre en el nombre de Jesús y Él nos dará lo que pidamos.

¿QUÉ LE DIJE YO A DIOS?
• Dame poder y autoridad para proclamar el Evangelio de las buenas nuevas de Salvación.
• Usa mi don espiritual para enseñar y predicar, para que mi fruto espiritual permanezca.
• Seguiré testificando y confiando en mi Dios y Señor.

RECOMENDACIONES DEL HERMANO CUAU PARA PERMANECER EN CRISTO Y DAR FRUTO ESPIRITUAL
• Buscar y hacer la voluntad de Dios.
• Vivir la Palabra, estudiarla y memorizarla.
• Orar con fe, para que el Padre guíe su testimonio de acuerdo a su voluntad.
• Tener comunión con los demás creyentes.
• Escuchar las enseñanzas de la Palabra de Dios y recibir la ayuda de aquellos que forman el cuerpo de Cristo.
• Tener su devocional diariamente para escuchar lo que Dios le dice, y que le dije yo a Dios.
• Pregunta: ¿En cuál de estas disciplinas espirituales necesita usted ejercitarse más? Márquela y pídale a Dios que le dé el tiempo, fortaleza y le ayude a disciplinar su vida a la voluntad De Dios.

FE EN ACCIÓN

Querido hermano, reflexione en las siguientes declaraciones:

No hay nada que remplace a mi “tiempo devocional con mi Maestro” día con día, porque me dará un nuevo enfoque de mi relación con mi Dios y Señor y podré estar restaurando mi espíritu cada día. Ore con fe a Dios, pidiéndole que lo ayude con sus prioridades y el uso de su tiempo para que pueda encontrar un momento diario para permanecer unido a la Vid. Puedo permanecer en Cristo teniendo comunión con otros creyentes y expresándoles mi amor y cuidado para con ellos. Y le puedo asegurar bajo la Palabra profética más segura, que a medida que desarrolle las disciplinas espirituales que hemos compartido con ustedes, lo llevarán de una manera natural a testificar al mundo de Cristo, y su Dios y Señor lo utilizará para alcanzar la voluntad primaria de Dios, que es lograr que el mundo se reconcilie con el único Dios verdadero.

LA PALABRA DE DIOS TRANSFORMA VIDAS Y DA UNA VIDA CON PROPÓSITO, VIDA ABUNDANTE, VIDA VICTORIOSA Y VIDA ETERNA

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.

Tomado y adaptado del libro “Vida Discipular”.