Crónica XXXIV CAS

CRÓNICA DEL XXXIV PERIODO DE SESIONES DE LA CONFERENCIA ANUAL SEPTENTRIONAL

Martin Larios Osorio (cronista)

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

2 Crónicas 7:14

León, Gto., 4 al 7 de julio de 2019

Recibidos con gran entusiasmo por la amada congregación de La Santísima Trinidad de León iniciamos los trabajos del XXXIV periodo de sesiones de la Conferencia Anual Septentrional el jueves al filo del mediodía. El cántico popular dice que aquí “la vida no vale nada porque se apuesta la vida y se respeta al que gana”, pero nuestros amados hermanos leoneses nos demostraron que la vida lo vale todo, sobre todo cuando se sirve al prójimo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Presididos por primera vez por el obispo Rogelio Hernández Gutiérrez, electo el año pasado, se realizó la sesión de organización nombrándose las comisiones que servirían durante este periodo de sesiones.

APERTURA
En el culto de apertura y comunión destacó la participación del obispo invitado de la hermana Conferencia Anual de México Pbro. Moisés Morales Granados, quien compartió un mensaje inspirador sobre el arrepentimiento como base para un avivamiento. Dijo el obispo Morales:

“Los textos bíblicos siempre hacen énfasis en la responsabilidad de los hombres para cambiar de rumbo y enfrentar las adversidades de la vida. Pero Dios es el motor que da inicio al proceso de transformación y de santificación. La iglesia es imperfecta, demasiado humana. Pero también somos el cuerpo de Cristo”.

Fue muy enfático en que somos pecadores que necesitamos cada día del amor y de la Gracia de Dios. Debemos estar atentos a lo que debemos corregir. Atentos a nuestras debilidades, para que Él se perfeccione en ellas. Buscar siempre la salud que el Señor nos ofrece.

Y reflexionamos sobre nuestras reuniones oficiales, como esta Conferencia Anual, que cumplen esa paradoja. Todos los delegados y pastores de esta Conferencia, como personas de buen testimonio pero pecadores al fin, requieren que la gracia de Dios opere la transformación y la santificación que Él nos ha encomendado.

“No sólo venimos a corregir la forma de las cosas. También debemos avocarnos en seguir en el proceso de llenar de vino nuevo nuestros odres: en nuestras vidas, en nuestros ministerios, en nuestras comisiones”, dijo el obispo Morales. “Esa es la clave de un nuevo avivamiento de la Iglesia Metodista”. Pugnó por renovar las pesadas estructuras burocráticas de la misma, renovándonos por medio del arrepentimiento y siendo cristianos de oración.

¿Ética de Dios o corrupción del pecado? Ese es el dilema actual. Debemos pedir a Dios que nos alumbre y nos muestre su inmundicia. Confesar nuestro pecado, renunciar a él y restituir los daños causados. Lo que quiere Dios es que se “convierta” su pueblo, que se transforme y que el mundo sea transformado a través de su testimonio.

La oración es un ejercicio que debemos practicar constantemente. No para que Dios haga nuestra voluntad, sino para que nosotros hagamos la suya. Es un ejercicio de escucha para aprender lo que Él tiene que decirnos. “Hemos reducido a Dios a un ídolo al que le damos las órdenes para que haga lo que nosotros queremos”, el obispo Morales disertó. “Ese también ha sido nuestro pecado”.

¿Cómo pretendemos escuchar a Dios si no escuchamos a nuestro hermano que está junto a nosotros? En tiempos de la rigidez administrativa es la oración el inicio del cambio, así como la escucha a la voz del afligido. La esperanza de la CAS se cumplirá cuando los pastores y laicos regresen a su primer amor, a la pasión del llamado los primeros y a la búsqueda del rostro de Dios verdaderamente los segundos, todos unánimes en el mismo objetivo de extender el Reino.

Mensaje inspirador y retador a la vez, que abrió la puerta a las sesiones de los días siguientes.

ESTUDIOS BÍBLICOS
Durante todos los días de la Conferencia, al iniciar las actividades contamos con el privilegio de hacer una profunda reflexión sobre el arrepentimiento, explorando los temas de la humildad, la oración y el cambio de actitud como resultado del arrepentimiento genuino. Fuimos conducidos en todo momento por la gracia de Dios derramada a través del Pbro. Raúl García de Ochoa, exobispo de la hermana Conferencia Anual Oriental y actual director del Seminario Juan Wesley en Monterrey, N.L.

En lo referente a la humildad, recordamos que es indispensable para entrar a una comunión real con nuestro Señor. En lo que hace a la oración como base del arrepentimiento, aprendimos que debemos comenzar en el ámbito personal, para pasar a los ámbitos matrimonial y familiar, para terminar en el ámbito comunitario dentro de nuestra iglesia.

Todo ello se verá reflejado, si lo hacemos de manera disciplinada y constante, en un cambio de nuestras actitudes para nuestro prójimo y para nuestra conferencia.

SESIONES DE NEGOCIOS
Desde el jueves por la tarde iniciamos con las sesiones de negocios de la Conferencia, recibiendo informes. El viernes se reanudó la recepción de informes y se aprobaron los dictámenes de evaluación. El sábado se trabajó por áreas y se presentaron conclusiones y propuestas, para concluir el domingo desahogando los asuntos generales y el resto de las preguntas disciplinarias.

Se recibieron informes del obispo, del gabinete conferencial, de programa, de desarrollo cristiano, de testimonio cristiano, de finanzas y de tesorería. Adicionalmente, también se recibieron los informes del Órgano Rector de Servicio Social y de El Evangelista Mexicano. Debemos señalar la ausencia de los presidentes conferenciales de todas las organizaciones oficiales, así como la falta de sus informes. También es destacable que casi todos los informes fueron evaluados muy bajo por la comisión de evaluación de informes, algunos no se aprobaron y sólo se dieron por recibidos.

Quedaron muchos pendientes por mejorar y trabajar en ellos: falta de objetivos estratégicos y prácticas administrativas poco eficientes que se han convertido en verdaderas tradiciones en nuestra Conferencia.

En Desarrollo Cristiano, nuestra hna. Eliud Zamorano recapituló algunos temas relevantes, como son: la puesta en práctica de las estrategias del Plan Rector Nacional de la IMMAR; la capacitación a pastores y ministros de la educación cristiana; y la implementación de mecanismos de evaluación, mediante la participación de padres de familia de los niños de la iglesia.

En general, la educación integral, no sólo en lo informativo sino en lo formativo, incorporando la educación física y la educación emocional. Nuevamente, un gran reto y mucho trabajo por delante.

En el área de Testimonio Cristiano, nuestro hno. David Orta nos hizo consciencia de la necesidad de implementar en serio las actividades de testimonio cristiano, especialmente de evangelismo y acción social. La atención a grupos vulnerables de nuestra sociedad, especialmente migrantes, hace que tengamos una gran oportunidad de servir en esta área.

Sin duda, el gran tema del periodo de sesiones de nuestra CAS fueron las finanzas y la administración. Fueron notables lo incompleto de algunos informes de iglesias, lo que hizo imposible hacer un análisis detallado del seguimiento y supervisión de algunos cargos pastorales. Sin embargo, el informe de tesorería salvó el día. Nuestra hna. Miriam Ortiz presentó un panorama muy claro del estado actual del flujo de recursos, logrando en unos cuantos meses lo que no se había contado por años: tener un informe claro de cuáles son los ingresos y egresos de nuestras Conferencia Anual. Por ello, recibió muestras calurosas de felicitación por parte de la asamblea.

Sin embargo, la realidad de nuestra Conferencia es complicada en lo administrativo y lo financiero. Negligencia, incompetencia y displicencia han estado presentes, particularmente en los importantes adeudos fiscales que se han contraído en los últimos años. En este tema, hubo momentos de tensión, pero fueron solventados por la precisión de conceptos y la prudencia.

“Ante la deuda fiscal debemos aplicar no sólo la oración, sino la ora-acción, pues no sólo es un problema financiero y administrativo, sino también preocupa el testimonio que está dando la CAS ante la sociedad”.

Enrique Ramírez Balderas, representante laico conferencial.

Los delegados y pastores tuvimos que trabajar muy fuerte en el tema de las finanzas y la administración durante este periodo de sesiones de la CAS, considerando siempre la misión fundamental de la Iglesia de extender el Reino de Dios. En los grupos de trabajo se revisaron las principales causas y se hicieron algunas propuestas al pleno que se aprobaron en lo general, pero que requerirán mucho trabajo y compromiso en su puesta en marcha:

  • Implementación de un sistema de información para control administrativo eficiente entre iglesias y contador conferencial.
  • Desarrollo y difusión de un manual de buenas prácticas de tesorería, actualizado constantemente, para capacitación de pastores y funcionarios locales de finanzas.
  • Supervisión eficiente del crecimiento financiero a partir del estado espiritual de cada iglesia.
  • Ofrenda de emergencia de cada iglesia de la CAS para pago parcial de los adeudos fiscales.
  • Aplicación estricta del presupuesto aprobado y crear una partida para gastos imprevistos.
  • Reorganización administrativa eliminando el gasto correspondiente a superintendentes de distrito, asignándolos al trabajo pastoral. Para ello se nombró una comisión que trabajará al respecto.

Finalmente, nos quedamos con la idea de que las finanzas y la administración son un reflejo del estado espiritual de la iglesia, por lo que el reto continúa. Dios nos dio el talento, es nuestra decisión trabajar y ponerlo a producir.

CLAUSURA
Dirigidos por el hno. Enrique Ramírez Balderas, representante laico conferencial, por el pastor local Pbro. Gilberto Carballo Cerecedo y presididos por el obispo de nuestra Conferencia, Pbro. Rogelio Hernández Gutiérrez, cerramos en adoración a Dios en el culto de clausura el domingo pasado el mediodía. Al exponer el tema “Sanaré su tierra”, dijo el obispo:

“Si queremos bendiciones en nuestra vida, en nuestra iglesia o en nuestra Conferencia, debemos preparar la tierra. Debemos tener cuidado ante la flojera, el desprecio por los medios de gracia como la oración, la religiosidad sin convicción, debemos preparar la tierra para que dé fruto. Se necesita anhelo por estar en comunión en Dios. Podemos hacer buenos proyectos para nuestra Conferencia, pero si no sanamos nuestro corazón, no va a pasar nada. Ante la tierra dura e impreparada, aunque la semilla sea buena, no habrá fruto”.

Señaló que una tierra infértil debe tener un proceso de preparación, se debe remover para nutrirla, se debe abonar y fertilizar. No caer en los eternas justificaciones de minimizar los indicadores de decrecimiento de la iglesia con frases como “más vale calidad que cantidad” o “pocos pelos pero bien peinados”.

El obispo Hernández disertó sobre algunas preguntas básicas: ¿Cómo llegamos a este estado de cosas? ¿Qué es lo que no está permitiendo que nuestra vida, que nuestra iglesia o que la CAS sea bendición? Porque no hemos sido conscientes de todas las cosas que impiden esa santidad. Es muy probable que Dios esté actuando con nosotros como nosotros estamos actuando con los demás. Hemos acusado falta de humildad, falta de esfuerzo, falta de convicción en la necesidad de Dios y una comodidad aberrante ante el pecado.

Nos hizo reflexionar sobre que cuando reconocemos todo lo anterior, comenzaremos a hacer cosas para cambiar de un “dios” a Dios. Empezaremos a clamar por perdón e iniciaremos el proceso de regeneración. Y eso nos debe lleva a una relación personal e íntima con el Señor. Hasta entonces, comenzaremos a hacer la voluntad de Él. Hasta entonces cambiaremos de actitud y veremos las cosas con los ojos de Jesucristo. Eso es preparar la tierra, eso es removerla, fertilizarla y prepararla para ser sembrada.

“No es lo mismo que conozcas a Dios a que tengas una relación con Él. Por eso nuestra tierra está endurecida, por eso es infértil y poco fructífera. ¿Quieres un avivamiento en tu iglesia y en tu Conferencia? Empieza por ti. Es tiempo de dejar de culpar a los demás por no asumir nuestra propia responsabilidad. Y tu propia responsabilidad es la comunión con Dios, para ver las cosas como Él las ve”.

Pbro. Rogelio Hernández Gutiérrez, obispo de la CAS.

Tenemos un reto muy grande en esta CAS. Pero las cosas comenzarán a suceder cuando nos cuestionemos: ¿Cómo está nuestra vida? ¿Cómo está nuestra familia? ¿Cómo está viviendo nuestra iglesia? Roguemos por sanidad y misericordia, buscando comunión con Dios, e incomodémonos ante el pecado y viviendo en santidad.

NOMBRAMIENTOS PASTORALES
Para concluir los trabajos de la Conferencia, fueron asignados los nombramientos pastorales para el año conferencial 2019-2020 por parte del obispo Rogelio Hernández. Estos fueron los nombramientos:

Distrito Hidalgo y las Huastecas
Superintendente Pbro. José Zayas Mellado

“Sinaí” Poza Rica,
Coatzintla, El Cedro y La Ceiba, Ver.
Pbra. I. Berenice Enoé Carmona García
“Bethel” Álamo,
“Horeb” El Cinco, Ver.
PLMT Paulino Reina Hinojosa
“El Sembrador” Papantla, Ver.Pbro. I. Topiltzin Hernández Alonso
“El Divino Salvador” Cd. Sahagún,
“El Buen Pastor” Emiliano Zapata, Hgo.
Pbro. L. Alejandro Soto Ochoa
“El Divino Redentor” Apan, Hgo.,
“Sólo Cristo Salva” La Unión, Tlax.
PLTC Noé Villaverde Lozano
“El Divino Salvador” San Agustín Zapotlán, Hgo.Pbro. Jub. Octaviano Espinosa Fierro
“Al Trino Dios” Venustiano Carranza, Hgo.PLFS Miguel Ángel Benítez Soto
“El Mesías” Caluplalpan, Tlax.Pbro. L. Jub. Javier Espinosa Maya
“El Divino Salvador” Pachuca Centro,
“Bethel” Valles de Pachuca
“Emmanuel” Tizayuca, Hgo.
Pbra. I. Hilenia Andrade Pérez
Pbra. I. Abigail Arredondo Rivera
“Emmanuel” Mineral del Monte,
“Horeb” Pachuca, Hgo.
Prob. Alexis Iram Mejía González
“Getsemaní” Mineral de la Reforma, Hgo.Pbro. Jub. Cruz Hernández Vargas
“Bethel” Tulancingo, Hgo.PSFS Tomás Rivera Vázquez
“Filadelfia” Tulancingo, Hgo.Pendiente
“Maranatha” San Mateo Ixtlahuca, Mex.Por suplir
“El Divino Salvador” Acayuca, Hgo. Pbro. L. Jaime Cruz Andriano
“La Santísima Trinidad” Chicavasco, Hgo. PLTC Alberto Nova Ledesma
“Peniel” Actopan,
“El Divino Redentor” El Arenal,
“El Mesías” El Rosario,
Dajiedhi, Hgo.
Pbro. L. David Orta Bautista
“Ebenezer” Los Filtros, Hgo. PSFS Angelito Benítez Nava
“Príncipe de Paz” Mixquiahuala, Hgo. Pbro. I. David Peralta Robles
“Sinaí” Cañada, Hgo. Pbra. I. Salomé Arias Vázquez
“Getsemaní” Huitel, Hgo. PLTC Federico Flores Álvarez
“Emmanuel” Zimapán,
“Bethel” Jiliapan, Hgo.,
“Belén” Tlalnepantla, S.L.P.
Pbro. L. Edgar Marcos Palmas
Capellán Escuela Julián Villagrán Hna. Noemí Garza Bañuelos

Distrito Bajío
Superintendente Pbro. Samuel Librado Ramírez

“Del Divino Salvador” Querétaro, Qro.Pbro. I. Nathanael Márquez Hernández
“La Santísima Trinidad” Celaya,
“La Santísima Trinidad” La Luz, Gto.
PLTC Luis Paredes Badillo
“Monte Horeb” Tequisquiapan, Qro.Pbro. L. Arturo Soto García
“El Divino Salvador” Salamanca,
“El Divino Redentor” Valle de Santiago, Gto.
Pbro. L. Juan Humberto Hernández Gutiérrez
“El Mesías” Cortazar, Gto.Pbro. L. Hilda Edith González Espino
“Torre Fuerte” col. Cerrito Colorado, Cortazar, Gto.PLFS Rosendo Martínez Vázquez
“La Santísima Trinidad” Suchitlán, Gto.PVFS Abraham Raúl Gómez Tierrafría
“La Santísima Trinidad” León centro, Gto.Pbro. I. Gilberto Carballo Cerecedo
“Fuente de Agua Viva” León II, Gto.PLFS Ethel Ruth Villanueva Hernández
“La Santísima Trinidad” Guanajuato, Gto.PLTC Antonio Jiménez Galindo
“Agua Viva” Aguascalientes, Ags.Prob. Adrián Israel Juárez Villaverde
“San Pablo” Guadalajara, Jal.Prob. Nahum Antonio González Espinoza
“San Juan” Tepic, Nay.Por definir

Fue el deseo y voluntad de todos los delegados y pastores que todo el trabajo de ministros y laicos en la CAS sea para la honra y gloria de Dios, para cumplir cabalmente la misión de la Iglesia Metodista de México de extender el Reino, con la mira puesta en el año 2020 cuando nos volveremos a reunir –Él mediante- en la iglesia de Querétaro.