Misión Katakaibos

MISIÓN KATAKAIBOS

Cartas de nuestra misionera en la selva amazónica

19 de julio de 2019.

Militsa Ivet De Gyves Nájera
Misionera

Amados,

Niños, niños, niños. Al parecer ese ha sido el tema de mi ministerio este año, en la selva elaborando materiales infantiles de escuela dominical en México colaborando muy de cerca con la Casa Hogar Casa de la Esperanza en Nuevo progreso y en las escuelitas de verano.

Durante este mes tuve la oportunidad de tomar la materia de Maestría: “Capellanía 2”, en el Seminario Juan Wesley, lo cual fue un tiempo de mucho aprendizaje y preparación.

Y como ya dije he estado trabajando con niños, primeramente en mi iglesia la Trinidad me invitaron para participar en el teatro guiñol y en el taller de misiones, lo cual fue muy divertido y una gran oportunidad de compartirles a los pequeños como pueden ellos ser luz y alcanzar a sus compañeritos y amigos para Cristo.

Uno de mis sueños ha sido poder contagiar a otros de la urgencia de la misión, y Dios es su bondad me ha permitido este verano trabajar con un pequeño equipo de 4 grandes mujeres para servir en la Casa de La Esperanza, como un proyecto misionero del Distrito Filadelfia, pudiendo estar una semana, para bendecir a los niños con las escuelitas de vacaciones. Gracias a todas las personas e iglesias que participaron con sus donaciones de materiales, decoraciones y dulces para lograr este servicio.

Salimos a la colonia a invitar a los niños y por gracia de Dios tuvimos un lindo grupo de 34 pequeños. También pudimos tener dos días de escuelita en a Iglesia La luz del Evangelio en Río Bravo y una linda clase en la Casa del Migrante en Reynosa.

Después de finalizar el tempo que el equipo de Monterrey, como nos conocían, su tiempo en la Casa Hogar, tuve la oportunidad de servir una semana más con los pequeños, siendo una bendición que tuvimos la oportunidad de celebrar dos cumpleaños, cuidarlos y sobre todo enseñarles a cerca de la Palabra de Dios. Digo tuvimos porque junto conmigo estuvo la hermana Anita Vázquez, quien para Gloria de Dios estará ya largo plazo siendo la Noni de los pequeños, Dios es muy bueno enviándonos a su sierva, a quien acompañare para instalarse a partir del 16 de agosto. Oren por su vida y este nuevo ministerio que Dios le ha dado.

Además del trabajo con los pequeños en este mes tuve la oportunidad de compartir mi proyecto a los Kakataibos con dos iglesias pertenecientes a la Alianza Cristiana y misionera, fue un gozo conocer nuevos hermanos y saber que hay más intercesores a favor de este pueblo.

Les pido su apoyo en oración, pues este tiempo será de presentarme en algunas iglesias, para conseguir apoyo financiero para poder seguir con el trabajo de traducción y los proyectos en Perú, mi expectativa es poder viajar el 20 de septiembre. Sé que Dios está en control de todo.

Les escribo algunas peticiones para que puedan considerarlas en sus tiempos de intercesión:

  • Que nuestro bondadoso Padre abra las puertas y corazones para que más hermanos se involucren en este proyecto tanto en el área de la oración como en la de finanzas.
  • Poder encontrar un vuelo conveniente en horarios, fechas y precio, Dios siempre ha tenido el control y sé que esta vez no será la excepción.
  • Por mi salud, ya que estos meses ha sido un poco difícil ya que se me ha agudizado la rinitis alérgica y algunas veces me ha sido muy duro por no poder respirar especialmente por las noches. Gracias a Dios que ha provisto para los medicamentos y lo he sobrellevado, pero confío que en su misericordia podre estar mejor para servirle con más fuerzas.
  • Que me de mucha pero mucha sabiduría para poder aprender los programas computacionales para hacer mejor el trabajo de traducción.
  • Porque haya una solución para poder usar dichos programas en mi computadora.
  • Por más sabiduría para poder aprender más Kakataibo.
  • Para que en todo lo que haga sea el nombre de mi buen Dios conocido y glorificado.

Nuevamente gracias por tomar unos minutos y leer esta carta, pero más por hacerme presentes en sus oraciones. Dios les bendiga.

“Por lo demás hermanos, orad por nosotros, para que la Palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros”.

2 Te. 3:1.

Sirviendo con Fe al Rey.