Cápsulas de Discipulado

MINISTERIO DE EDIFICACIÓN TRANSFORMACIÓN DISCIPULADO BÍBLICO
Aplicación de la personalidad del discípulo (Gálatas 5:16-25)

Cuauhtémoc Meneses Stama

Estamos compartiendo “el cómo del Discipulado Bíblico”, como fruto de mi experiencia con Dios en el ministerio de formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de mi Dios y Señor.

Para finalizar la presentación de la personalidad del discípulo, compartiremos con ustedes dos aplicaciones para observar las acciones que los cristianos deben realizar para relacionarse con el Espíritu Santo y observar las acciones que los cristianos deben realizar para relacionarla con la carne (principio bíblico: Gálatas 5:16-25). La segunda aplicación, veremos lo que Dios nos ordena a través de su Palabra: “El mundo y Dios”, y “La amistad con el mundo (principio bíblico: Santiago 4:1-8).

Los temas relacionados con la vida del discípulo para tener la plenitud del Espíritu Santo son:

  • la vida en el Espíritu,
  • las obras de la carne y el fruto del espíritu, y
  • práctica del evangelio de Pablo.

CONTEXTO
El hno. Cuau comparte lo que Dios le reveló a través de su Palabra, cuando estudié el pasaje bíblico de Gálatas 5:16-25 para enseñarlo a los grupos discipulares.

PRÁCTICA DEL EVANGELIO EN EL ESPÍRITU
Moody, un gran evangelista, declaró que “el amor es el guardián de la libertad cristiana. El Espíritu Santo es su guía”. La vida en el Espíritu se considera como el antídoto eficaz contra los impulsos de la carne, principio pecaminoso que perdura en los santos.

LAS OBRAS DE LA CARNE Y EL FRUTO DEL ESPÍRITU
Pablo contrasta dos modos de vida: uno, dirigido por el Espíritu de Dios; otro, controlado por la naturaleza humana (Gálatas 5:16): “…Andad en el espíritu…”. La vida del discípulo de seguir a Jesús y ser como Jesús en santidad, no se define por lo que evitamos hacer. Se caracteriza por una vida vibrante, robusta y arriesgada “por el Espíritu”. El discípulo de Jesús debe permitir ser “guiados por el Espíritu” (versículo 18), y seremos libres para decir ¡No! a los “deseos de la carne”.

En Romanos 7:14-25, Pablo explica que no podemos hacer lo que más queremos, es decir, obedecer a Dios, mientras estemos dominados por los deseos de la carne (Efesios 2:1-6): “Y él os dio vida a vosotros cuando estabais muertos…”. Pero Dios “…nos dio vida juntamente con Cristo”.

De una manera objetiva, en la siguiente gráfica mostramos el contexto comentado:

FRUTO DEL ESPÍRITU
Acciones que los cristianos deben realizar para relacionarse con el Espíritu Santo (principio bíblico: Gálatas 5:16-25):

  • Versículo 18, “dirigidos por el Espíritu”. Para conseguir la victoria sobre la carne, debemos estar bajo la dirección del Espíritu.
  • Versículos 16 al 25, “caminar en el Espíritu”. Andad en el Espíritu, los creyentes pueden elevarse por encima de las limitaciones humanas y evitar sucumbir ante sus deseos.

La enseñanza es clara: “no satisfagáis los deseos de la carne”. Carne y Espíritu se oponen, están en lucha constante.

  • Versículo 25, “vivir en el Espíritu”. El discípulo debe tener un estilo de vida diferente que solo agrade a su Dios y Señor.
  • Versículo 22, “fruto del Espíritu”. Fruto en lugar de obras; el Espíritu en lugar de la carne y una lista de virtudes sumamente atractivas y deseables en la vida del discípulo. Palabra fruto en singular: alusión a la persona de Cristo, en quien todas estas cosas se hallan en estado perfecto.
  • Amor: virtud al principio del pasaje Gálatas 5:22-23, para hacer depender del amor del resto de las virtudes. El amor es crucial (1Juan 4:8, 1 Corintios13:13 y Gálatas 5:6).
  • Gozo: lo confiere Cristo a sus discípulos (1Juan 15:11) por medio del Espíritu (1 Tesalonicenses 1:6 y Romanos 14:17).
  • Paz: es el don de Cristo (Juan 14:27) e incluye el reposo interior (Filipenses 4:6) y las relaciones armónicas con los demás.
  • Paciencia: la actitud de uno hacia otros y conlleva el no tomar represalias ni vengarse por el mal recibido. Es literalmente “grandeza de espíritu”.
  • Benignidad: amabilidad. Es mostrarse benévolo. virtud eminentemente social.
  • Bondad: rectitud del alma que aborrece el mal, honestidad rectilínea en motivos y conducta.
  • Fe: significa fidelidad.
  • Mansedumbre: se basa en la humildad y denota una actitud para con otros que es consecuencia del negarse a sí mismo.
  • Templanza: dominio propio (literal-sostenerse con mano firme), o dominio de la vida propia por medio del Espíritu.

OBRAS DE LA CARNE
Gálatas 5:24 “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” Las acciones de la carne que deben ser evitadas, son:
Los que son verdaderamente de Cristo, deben ser como Él. El discípulo debe crucificar diariamente la carne.

En la vida del discípulo, se subraya la necesidad de llevar el principio de la cruz a la vida redimida, ya que la carne, con sus pasiones y deseos, sigue estando presente (Gálatas 5:16, 17).

Este principio bíblico significa una crucifixión inicial cuando nos arrepentimos al momento de nuestra conversión y a una vida victoriosa continua al caminar y ser guiados por el Espíritu Santo.

Morir diariamente a nuestras codicias y deseos de la carne, por medio de nuestra crucifixión espiritual.

Admitir la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida, que nos guía a toda verdad; y abrir nuestros corazones a su dirección.

En referencia a los versículos 19-21 ¡Miren lo que hace la carne!

Pecados sensuales:

  • Adulterio – es la relación ilícita con una persona casada.
  • Fornicación – es la relación ilícita con una no casada.
  • Inmundicia – abarca toda clase de contaminación sexual.
  • Lascivia – indica descaro en esta clase de vida.

Pecados religiosos:

  • Idolatría – es devoción a los ídolos.
  • Hechicerías – en griego “farmacia”, y denota básicamente la administración de drogas y brebajes mágicos.
  • Significa también la práctica de las artes mágicas.
  • Enemistades – están latentes en la vida del cristiano.
  • Pleitos – disputas nacidas del egoísmo.
  • Disensiones – divisiones.
  • Herejías – manifestaciones de espíritu partidista. El resultado es la formación de un partido o secta.

Pecados de temperamento:

  • Envidias – producen divisiones.
  • Homicidios – punto culminante del antagonismo.
  • Borracheras, orgías y cosas semejantes a estas.

Los que practican tales cosas no heredarán el Reino de Dios. (1Corintios 6:9,10)

FE EN ACCIÓN
Querido/a hermano/a medite y reflexione a la luz de la Palabra de Dios en su vida cristiana y su vida como discípulo de Jesús en la siguiente declaración:

“Vivir la Palabra de Dios y aplicar sus principios bíblicos en nuestra vida cristiana y vida del discípulo de Jesús, es el principio por el que podremos alcanzar victoria sobre los deseos de la carne, viviendo una vida plena en el Espíritu: victoria en Jesús”.

Como discípulos de Jesús, debemos clamar la victoria de Cristo como la nuestra y abrirnos a la dirección del Espíritu Santo. Mi consejería bíblica es que nuestra vida diaria debe incluir: Entregar nuestra voluntad a Dios, incluso pedirle a Dios que nos ayude en nuestro deseo de morir a la carne. Renovar nuestra mente, llenándola con la Palabra de Dios. Pedir al Espíritu de Dios que controle nuestras emociones. Presentar nuestro cuerpo un sacrificio vivo a Dios y nuestros miembros como instrumentos de justicia.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito: vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.

Tomado y adaptado del libro ”El Plan Maestro para el Discipulado Cristiano” y de compartir mi experiencia con Dios.