EDITORIAL

EDITORIAL
Reto 2020: reducir el analfabetismo bíblico

Iniciamos año nuevo y década nueva con nuevos bríos, con los mejores deseos y con grandes expectativas. El trabajo en la Iglesia Metodista de México enfrenta nuevos retos este año, pero, sobre todo, tenemos la certeza de que el Señor nos ha ayudado hasta aquí y nos seguirá ayudando, en la medida de la fe que ha puesto en cada uno de nosotros. Así seguiremos con la misión encomendada de llevar las enseñanzas de Jesús nuestro Señor a nuestra nación, bajo la visión de reformarla desde lo más profundo, extendiendo la Santidad proclamada en Su Escritura.

Por ello, debemos seguir enfatizando la necesidad de combatir lo que José Hutter llama el “analfabetismo” bíblico (Hutter, 2020). Más que una preocupación, debería ser una de nuestras ocupaciones permanentes el transmitir el conocimiento de hechos y doctrinas más básicas de nuestra fe evangélica, que cada vez parece más escaso. Un gran reto es transmitir estas verdades a las siguientes generaciones, como señala uno de los lineamientos de Evangelismo Mundial del Concilio Mundial Metodista. Por tanto, debemos evitar el énfasis desmedido en la experiencia personal y cuidar con mayor esmero la educación cristiana.

A fuerza de ser sinceros y buscando oportunidades para mejorar el ministerio de la Iglesia, como dice Hutter: “Los sermones son cada vez más terapéuticos y menos educacionales. Y la relevancia de lo que hacemos en el culto los domingos […] se basa sobre todo en lo que sentimos y cada vez menos en lo que pensamos”. No ayuda demasiado el evitar el estudio del contexto histórico de los pasajes bíblicos, porque podemos caer en simples lecturas devocionales con textos sacados de contexto, acomodados a las actitudes deseadas entre la gente. A fin de cuentas, es lo que el apóstol Pablo nos llama a evitar, a “acomodarnos a este siglo”. En cambio, nos invita a transformarnos por medio de la renovación del entendimiento.

Esto es la “alfabetización bíblica” que debemos promover y practicar. A partir de eso y desde un punto de vista evangélico, podremos renovar las estrategias de comunicación y educación con las que promovemos el Reino de Dios y su mensaje de salvación, que va mucho más allá del perdón de pecados y la seguridad de la vida eterna, en un futuro más o menos lejano. La salvación es un proceso de regeneración y de recuperación del ser que el sujeto humano, por su pecado, había perdido.

Sin embargo, es común que en nuestras iglesias ofrezcan una visión muy reducida de la salvación, entendida como perdón del pecado, a la que sigue un proceso de santificación que, en no pocas ocasiones, se aplica con tintes legalistas. Hay que ir más allá, porque “la salvación” consiste en recuperar la enseñanza total del cristianismo primitivo, del Evangelio apostólico, que nos dice que Cristo es el Salvador o Redentor del mundo, pero también, entre otras cosas, el Renovador de la humanidad; el segundo Adán mediante el cual se recupera la creación de su condición postrada, y el creyente, hombre y mujer, se reintegra a su ser más íntimo en la intimidad de Dios. De ahí la importancia que Pablo al concepto de la nueva creación y de la nueva criatura en Cristo. Esta nueva criatura, o nuevo ser en Cristo, en lucha contra el viejo ser, es una tarea de por vida capaz de llenar una vida y desarrollarla en toda su plenitud.

En esta edición, ofrecemos un interesante comentario sobre la parábola de Lázaro y el hombre rico (Lucas 16:19-31), como concientización sobre nuestra responsabilidad hacia el pobre, el abandonado, el discapacitado o el marginado. Una responsabilidad en primera instancia dirigida a los ricos, pero en segundo lugar a todos los que promovemos la nueva sociedad del reinado de Dios. No vivamos del mismo modo ajenos a los demás. La “alfabetización bíblica” no sólo es saber, sino, sobre todo, cumplir sus mandamientos y ser cristianos responsables.

Es nuestro deseo que El Evangelista Mexicano contribuya en esta labor de formación, conocimiento y discipulado. Que el Señor de la mies nos siga dando la oportunidad de servirle en este 2020.

REFERENCIA
Hutter, José. (2020). ¿Qué pasó con la teología? Enero 15, 2020, de Protestante Digital Sitio web: https://protestantedigital.com/teologia/49240/que-paso-con-la-teologia

Un comentario sobre “EDITORIAL

  1. Me agrada mucho el tema y el enfoque, ciertamente la pérdida de fe no tanto en un Díos vivo y verdadero, si no en los líderes religiosos; la pérdida de valores por la desintegración familiar; la violencia por la intolerancia al humanoide, en fin nos olvidamos de enseñar a cultivar y a cosechar AMOR principal herencia de Jesucristo. Gracias por la enseñanza un enfoque preciso y necesario.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.