Categoría: Editorial

EDITORIAL

EDITORIAL
La ignorancia en los tiempos del conocimiento masivo

“Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

Hechos 17:10-11.

Hace 89 años nació El Evangelista Mexicano, como parte de las aspiraciones del pueblo metodista mexicano para tener un órgano de comunicación que coadyuvara a la identidad denominacional pero, sobre todo, que a través de la palabra impresa se cumpliera con el mandato de Cristo de llevar el Evangelio a toda nación, enseñando todas las cosas que Él nos mandó. Desde aquel venturoso día 14 de octubre de 1930 hasta hoy, El Evangelista Mexicano cumple con su misión.

Hoy vivimos en una era de la masificación: hasta los eventos más cotidianos son parte de fenómenos globales que superan el entendimiento común. La comunicación interpersonal es parte de esos fenómenos. Por ejemplo, en todo el mundo tan sólo en un minuto, se piden 10 mil viajes en Uber o se hacen 1,300 reservaciones en Airbnb; se hacen más de 200 mil videollamadas usando Skype; se envían 18 millones de mensajes de texto por teléfono, medio millón de twits y casi 200 millones de correos electrónicos; se ven un millón de videos en Twitch, 4.5 millones en Youtube y casi 700 mil horas de video en Netflix; en Google se reciben más de 4.4 millones de consultas de información y casi un millón de personas inician una sesión en Facebook.

Sí, tan sólo en 60 segundos.

Como órgano de comunicación de la Iglesia Metodista de México, tuvimos la valiosa oportunidad de participar en días pasados en la conformación de la Red de Comunicación Metodista (#Redcom2019) que agrupa a comunicadores metodistas del Caribe, Norte, Centro y Sur de América. Acudimos a la convocatoria en Sao Paulo, Brasil, al Taller y Consulta sobre Comunicación Misional de las iglesias metodistas de esta región, entendiendo la importancia para los comunicadores metodistas de crear espacios para compartir experiencias de lo que el Señor está haciendo en nuestros países. Y es que, cuando hablamos del contexto latinoamericano, muchas veces no tenemos en cuenta los 65 millones de latinos que viven en los Estados Unidos. De ellos, alrededor de 75 mil hispano-latinos forman parte de la Iglesia Metodista. Se ha iniciado este foro como apertura a más posibilidades y recursos para trabajar juntos por el ministerio metodista en todo el continente.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

EDITORIAL
Sólo hablamos de dinero

“Yo no debería estar aquí, sino en la escuela al otro lado del océano. Sin embargo, ustedes acuden a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza. ¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Pero yo soy de los afortunados. La gente está sufriendo, la gente está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando.
Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único que ustedes pueden hablar es de dinero y de cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?”
.

Greta Thunberg, 16 años, activista sueca, discurso en Cumbre sobre Acción Climática de la ONU, 23 de septiembre de 2019.

Las riquezas siempre han estado presentes en los grandes conflictos de la humanidad: desde las grandes conflagraciones políticas y militares, hasta los “grandes” conflictos espirituales del individuo. Nuestro Señor Jesucristo es muy claro cuando crítica a escribas y fariseos (a los de los tiempos bíblicos y a los de hoy), porque “diezman la menta y el eneldo y el comino, y dejan lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe”. Y sentencia: “Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Mt. 23:23).

Los principios de la mayordomía cristiana son la justicia, la misericordia y la fe. Nunca las ganancias. Por algo, aquel joven rico sin nombre es de los únicos que acuden a Jesús en busca de respuestas y se va más triste de lo que llegó. La triste y pobre “espiritualidad” que le proporcionaban sus riquezas es mayor que la promesa trascendente de la espiritualidad que comparte Jesús.

Pero el mal de aquel joven, muchas veces es nuestro mal. Debemos comprender y asumir que somos mayordomos del Reino. Y esa mayordomía conlleva la responsabilidad del servicio al prójimo para generar, no “ganancias”, sino justicia y misericordia. Más claro, ni el agua:

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Lc. 16:13.

La Iglesia Metodista de México proclama, en el primero de sus principios sociales, que el mundo visible es creación de Dios y nos ha encargado su cuidado. Somos mayordomos de la creación, no sus dueños. Por lo tanto, cualquier interés o práctica que perjudique el medio ambiente, la naturaleza, la vida salvaje y la dignidad humana, es un atentado contra la creación del Señor, y debe ser prevenida, detenida y combatida.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

EDITORIAL

El nacionalismo septembrino, moda o visión

¿Por qué los mexicanos nos vestimos de “revolucionarios”
el día de la Independencia?

En la Iglesia Metodista de México solemos celebrar de manera especial el 15 de septiembre: con cultos especiales, ceremonias cívicas, programas culturales folclóricos y convivencias congregacionales con comida típica. Siempre agradeciendo a Dios por la gran Nación Mexicana que ha sido forjada por muchas generaciones de mujeres y hombres que han orado, trabajado y luchado por la visión de un bien común, para ellos y para las generaciones que han de venir. Porque es un espacio de esperanza de vida pródiga hacia el futuro.

Los metodistas entendemos que somos parte de una Gran Nación, que es el Pueblo de Dios. Y a esa gran comunidad, que trasciende épocas y territorios, le ha sido heredada la tierra en la que vive en ese momento. Por eso, somos una iglesia profundamente nacionalista, aquí en México y en todos los rincones de la Tierra.

¿Por qué a septiembre se le llama el “mes patrio”? Es evidente que el inicio de la Revolución de Independencia iniciada en Dolores aquel 16 de septiembre de 1810 por la madrugada, marcó las fechas que celebramos hoy, 209 años después de aquellos acontecimientos. La consumación de esa lucha se logró, también, en septiembre de 1821 con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, aunque los Tratados de Córdoba se firmaron en agosto. Ya en el anecdotario de la historia nacional han quedado las muestras de oportunismo mezquino de personajes como Iturbide, que retrasó la entrada del ejército hasta el 27 de septiembre, para que coincidiera con su cumpleaños; y el de Porfirio Díaz, que a fines del siglo XIX impuso la “tradición” del grito en la noche del 15 de septiembre, por el mismo motivo.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

EDITORIAL

Dios no nos quiere miserables, nos quiere misericordiosos

“Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos”.

Oseas 6:6

Dijo Jesús: “Vayan, pues, y aprendan qué significa: Misericordia quiero y no sacrificio. Porque yo no he venido para llamar a justos, sino a pecadores”.

Mateo 9:13 RV2015

Destacaron en muchos medios durante días recientes los comentarios sobre la manifestación de mujeres en protesta por la presunta violación de una joven por parte de cuatro policías en la Ciudad de México, que derivó en la destrucción de una estación del Metrobús Insurgentes, pintas en la columna del Ángel de la Independencia, la vandalización de comercios, el incendio de la sede de policía capitalina, así como agresiones y lesiones a ciudadanos, periodistas y uniformados, por parte de personas embozadas. Ello derivó en una amplia polémica sobre la validez de las razones de la protesta, por un lado, y sobre la falta de conciencia demostrada en la destrucción de infraestructura urbana y monumentos nacionales, por otro. Sin embargo, este dilema es falso. Son dos temas diferentes, pero que en un clima de crispación y frustración social, alimenta la polarización y la violencia crece sin control. Pareciera que ahora el sentido es estar luchando unas contra otros.

Inicialmente el feminismo nació con raíces sociales e ideológicas protestantes en los Estados Unidos de América, fundamentalmente en torno al derecho al voto de la mujer. Pero en las condiciones actuales, se olvida la discusión central y trascendente: la lucha por el amor, el de verdad, no sólo el erótico y sentimental. La mujer no alcanzará su auténtica imagen sin el varón. Y el varón no alcanzará su verdadera imagen sin la mujer. Necesitamos un feminismo cristiano.

Haciendo eco del llamado del hermano Pedro Tarquis, cuyo artículo compartimos en esta edición, nos preguntamos: ¿Se levantará alguna vez una voz, un movimiento, que rescate este principio en positivo, tal y como fue diseñado originalmente? El metodismo mexicano está llamado a levantar la voz, sin duda.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

La importancia de extender el Reino a la próxima generación

El inicio del año conferencial 2019-2020 nos enfrenta a retos y desafíos como Iglesia Metodista de México. Cumplir su misión en la expansión del Reino de Dios en nuestro país sigue siendo la única ocupación que tenemos. Y para ello, debemos hacer uso de los talentos que el mismo Dios nos ha dado.

¿Qué puede hacer la iglesia por ti? ¿O qué puedes hacer tú por la iglesia? Es evidente que, a mayores exigencias, mayores responsabilidades. Debemos alejarnos de la “ley del mínimo esfuerzo”. De esa ley del mínimo esfuerzo propio, aunque máximo ajeno que nos ha corrompido. O nos estaremos convirtiendo en una iglesia en la que sus miembros prefieren pasar desapercibidos, siendo miembros virtuales conectados por Internet, que no requieren deberes ni obligaciones. Esperando que el predicador en turno esté más allá de la mayoría de los predicadores, o que el maestro, evangelista o grupo de alabanza en turno sea el mejor de todos. Seamos exigentes, pero con nosotros mismos, no con los demás.

A nivel mundial, el metodismo tiene como vocación una urgencia para el evangelismo. ¿Cómo podemos participar? Debemos ser conscientes de nuestra realidad actual, a nivel global y local, pero algunas pistas las podemos encontrar en la declaración del comité de Evangelismo Mundial Metodista reunido en Corea del Sur, con retos muy interesantes: la prevalencia del nominalismo, la secularización y el pluralismo en la sociedad actual; los desafíos de la migración, la pobreza y el acceso a la atención médica; la necesidad de traducir recursos didácticos; la necesidad de plantar iglesias y revitalizar las iglesias del interior de las ciudades.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

Moral, con cartilla o sin cartilla

Uno de los flagelos que ha sufrido México durante siglos es la doble moral. La discrepancia entre lo que decimos y lo que hacemos. La paradoja entre lo que creemos –decimos- y las acciones cotidianas para alcanzarlo. Eso tiene casusas muy variadas que tocan lo histórico, lo idiosincrático, lo cultural, lo político, lo religioso y hasta lo espiritual.

El propio Gonzalo Báez Camargo lo señalaba a propósito del intento de definir el perfil evangélico protestante en América Latina en La Habana, Cuba, en 1930 proponiendo una renovación religiosa de la Hispanoamérica:

“Por lo que hace a la moral, hemos vivido y seguimos viviendo entre el rito y la conducta. La religión se aprueba y se practica como sistema de formas externas, pero no invade las esferas de la vida como inspiración de la conducta individual y social. Una de las más dolorosas realidades de nuestro medio, es la cómoda hermandad de la fidelidad al rito, en que el pueblo hace consistir la verdadera religiosidad, con la blasfemia y la impiedad […] Un dogmatismo sin resquicios para el ejercicio del pensamiento individual; un dogmatismo con respuestas en conserva y frecuentemente en descomposición, para toda hambre espiritual; un dogmatismo para el cual la libertad de pensamiento, la función de la conciencia propia, resultan, más que inútiles, peligrosos, tenía que terminar por enflaquecer y anquilosar la constitución espiritual de nuestros pueblos”.

Báez-Camargo, 1930
Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

La reconciliación que nos hace falta

“Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios”.

Colosenses 1:9-10

Nuestras Conferencias Anuales han clausurado sus periodos de sesiones correspondientes a 2019. Al momento de cerrar esta edición, se habrán celebrado las asambleas de la CAM, CANCEN, CASE, CAO, CAS y CANO. En todas ellas se habrán evaluado los programas de trabajo y planteado los lineamientos para el año conferencial 2019-2020. Se habrá escuchado, argumentado, debatido y aprobado lo que habremos de enseñar y predicar en los siguientes meses, asignando obreros pastorales en las más de 500 congregaciones de la Iglesia Metodista de México en todo el territorio nacional. Bajo la conducción del Espíritu Santo y la convicción de ser un instrumento del Señor para Reformar a nuestro amado México, nos hemos comprometido con predicar el Evangelio del Reino en toda la Nación.

Uno de los temas que se tocó permanentemente fue el arrepentimiento como base de la santificación. El énfasis en el arrepentimiento supone la humildad para reconocer que no hemos actuado de manera pertinente ni eficaz en algunos aspectos, desde lo espiritual hasta lo administrativo. Algunas veces, anquilosamiento de estructuras administrativas que no coadyuvan a la misión de la iglesia, y otras, descuido en nuestra vida devocional como iglesia, nos han debilitado. Por ello, aunque el camino a la santificación verdadera comienza con el arrepentimiento, sigue quedando pendiente la reconciliación y la restauración, como asuntos medulares en los que debemos restituir a quien hemos dañado y debemos hacer lo que debíamos o hemos dejado de hacer.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

La evangelización según Jesucristo

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”.

Mateo 9:35-36

En México, desde 1884 se organizan en la Iglesia Metodista reuniones anuales para planear, evaluar y discutir los programas en sus áreas de trabajo: el desarrollo cristiano de los miembros, el testimonio cristiano de la iglesia, la administración y las finanzas de la misma. Estas reuniones se llaman “Conferencias Anuales” y siguen un modelo heredado del movimiento metodista de la Inglaterra del siglo XVIII, encabezadas en ese entonces por el Rev. John Wesley. Estas conferencias anuales, al tener un ámbito geográfico de trabajo, por extensión le han dado nombre a las regiones en las que la misma Iglesia Metodista de México ha dividido el territorio de nuestro país para su trabajo de evangelización y cumplimiento de su misión. Las Conferencias Anuales de México, Oriental, Norcentral, Noroeste, Septentrional y Sureste son, además de regiones geográficas, una comunidad en sí mismas en las que participan todos los miembros de la iglesia a través de delegados pastores y laicos.

Durante los meses de junio y julio, como cada año (desde 1970 aproximadamente, ya que anteriormente se celebraban, con raras excepciones, en los primeros meses del año –enero o febrero), se reunirán las “conferencias anuales” de nuestra iglesia en cada una sus sedes. Este año se celebrarán entre el 19 de junio y el 14 de julio, en Cd. Satélite, Mex., Piedras Negras, Coah., Torreón, Coah., La Paz, B.C.S., León, Gto. y San Juan Acozac, Pue., las asambleas de la CAM, CAO, CANCEN, CANO, CAS y CASE, respectivamente.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

EDITORIAL
La invitación de Dios

“Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? […] les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios”.

Hechos 2:7, 11

El domingo 9 de junio los cristianos del mundo celebramos el Pentecostés, recordando aquellos acontecimientos de los primeros cristianos en Jerusalén y bajo la promesa del poder del Espíritu para la restauración de Su Reino, pero sobre todo, para ser testigos de Jesucristo allí, en toda la región de Judea, en Samaria y hasta lo último de la Tierra. No sólo el hecho extraordinario de que hombres hablaron en lenguas, sino de la seguridad de que Dios está con nosotros y en nosotros, para alcanzar a todos aquellos “extranjeros” ávidos de la redención de Cristo.

Pentecostés representa la iniciativa de Dios de acercarse a la humanidad y seguir creyendo en el buen corazón del hombre. Es una invitación, a través del Espíritu, a comprender que no hay barreras de lenguaje ya que nos une un proyecto común: la vida en el Reino. La igualdad es una característica importante y consecuencia del ministerio del Espíritu Santo. La invitación universal de Dios a ser partícipes de su Reino que nos une, nos identifica y nos compromete.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

¿Qué significa ser metodista hoy?

John Wesley regresó a Inglaterra deprimido y golpeado luego de su desastroso viaje de “evangelización” a las trece colonias inglesas en América en 1735. Fue en ese momento que se acercó a los moravos a los que había conocido 3 años antes durante su viaje a Georgia. En ese viaje se alzó una tormenta y rompió el mástil del barco. Mientras los ingleses se llenaron de pánico, los moravos se mantuvieron tranquilos y comenzaron a cantar himnos y a orar. Esta experiencia llevó a Wesley a pensar que los moravos poseían una fuerza interior que él no tenía.

Los moravos eran una Iglesia de origen alemán que practicaban la piedad, los cánticos y la fe ardiente en Jesucristo, quienes se establecieron también en Inglaterra. La noche del 24 de mayo de 1738, Wesley asistió a un servicio religioso de la sociedad morava en la calle Aldersgate, en Londres. Allí escuchó al coro cantar el Salmo 130. Después, el predicador leyó una porción del Prefacio de Martín Lutero a los Romanos. Wesley describe en su diario dicho momento:

“Como a las nueve menos cuarto, mientras escuchaba la descripción del cambio que Dios opera en el corazón por la fe en Cristo, sentí arder mi corazón de una manera extraña. Sentí que confiaba en Cristo, y en Cristo solamente, para mi salvación. Y recibí la seguridad de que Él había borrado mis pecados y que me salvaba a mí de la ‘ley del pecado y de la muerte’. Me puse entonces a orar con todas mis fuerzas por aquellos que más me habían perseguido y ultrajado. Después di testimonio público ante todos los asistentes de lo que sentía por primera vez en mi corazón”.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

La educación en la construcción del Reino de la justicia y la paz

El día especial para reconocer a los maestros en México es el 15 de mayo. Fue en 1917 cuando el Congreso de la Unión estableció esta fecha para honrar a aquellos que han abrazado la vocación de formar a la niñez y a la juventud. Pero, ¿Por qué el 15 de mayo precisamente? Porque en ese mismo año 1917 se celebraba el cincuentenario del Triunfo de la República ante la intervención francesa encabezada por Maximiliano de Habsburgo, Archiduque de Austria, derrotado definitivamente en Querétaro, justamente el 15 de mayo de 1867.

Ese triunfo representó, en su momento, la reafirmación de los ideales de independencia política de un pueblo que había vivido avatares de toda índole: sociales, políticos y militares, que no le habían permitido consolidar un proyecto de nación, desde la separación de España en 1821. Pero sobre todo, fue la reafirmación de un proyecto visionario de una generación notable de mexicanos que soñaba con un país pleno de paz, justicia y bienestar. Los maestros, pues, eran visualizados como los artífices fundamentales en la construcción de ese proyecto que llevaría a nuestro país a encumbrarse entre todas las naciones del mundo y que, desde entonces, se ha venido construyendo en nuestro querido México

En años recientes y en diversos foros auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), se ha consensuado que la educación es un proceso formativo que se construye a lo largo de una vida y se basa en cuatro pilares:

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

La resurrección de Jesús: garantía de vida ante la injusticia hacia los más vulnerables

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”.

Mateo 25:35-40

Al día de esta edición y como cada 30 de abril, en nuestro país se celebra el Día del Niño. Es una fecha especial establecida por los gobiernos de muchos países del mundo para recordar la responsabilidad de nuestra sociedad con los derechos de la niñez, a partir del sufrimiento vivido por ese sector de la población acaecido durante las grandes conflagraciones bélicas del siglo XX.

En su ministerio terrenal, nuestro Señor Jesucristo vino a dar dignidad a muchos grupos vulnerables: entre ellos, los niños, las mujeres, los pobres, los desposeídos, las personas con discapacidad y los marginados sociales ocuparon un papel preponderante. Ello derivó en un ministerio de cuidados para aquel que está en necesidad y que hoy nos brinda una gran oportunidad para llevar a cabo acciones transformadoras en el contexto de cada uno de esos grupos, abordando las causas que los generan y contribuyendo a la construcción del Reino de Dios y su justicia, mediante la acción social y la solidaridad.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

El Reino de Dios: un sueño de libertad y justicia

El pasado 10 de abril se conmemoró el centenario de la muerte del General Emiliano Zapata Salazar. Hombre sensible a los reclamos de su tiempo, vivió en carne propia la explotación de los terratenientes en el Estado de Morelos y luchó por restablecer los derechos de propiedad ancestrales de los más desposeídos: los campesinos. “La tierra es de quien la trabaja” fue su lema fundamental, en una época en la que México se debatía entre la difícil construcción de una identidad nacional después del sangriento siglo XIX, el marasmo político dejado por el porfiriato y la injusticia social que no dejaba despegar a una nación que cumplía casi cien años de vida independiente por aquel entonces. Por su lucha ante la injusticia, fue arteramente asesinado por las fuerzas del Gobierno Federal. Entre algunos de los ideólogos del zapatismo, figuraron Genovevo de la O y Otilio Montaño, campesinos, maestros y, este último, predicador metodista; ambos, redactores del Plan de Ayala, documento que marcó el rumbo de la lucha zapatista. Todos ellos fueron un estandarte de la reivindicación de los derechos del campesino, oprimido entre el amor a la tierra y la injusticia de la explotación del hombre por el hombre.

El 4 de abril, también, se cumplió el 51 aniversario luctuoso del pastor Martin Luther King Jr., caído en un atentado en la ciudad de Memphis, Tennessee, en los Estados Unidos. Luchador incansable por los derechos civiles de las minorías raciales de aquel país y del mundo, visionario de un mundo incluyente y justo, promotor permanente de la libertad.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

EDITORIAL

Iglesias con complejo de inferioridad

“Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos”.

Números 13:32-33.

Vivimos en un mundo hiperconectado que habla mucho y dice poco. Sigue enfrentándose a los mismos dilemas, aún con los grandes bancos de datos a la mano y la capacidad de compartir cualquier tipo de información, casi con cualquier lugar y persona en el planeta. Como nunca en la historia de la humanidad, el acceso a cualquier tipo de conocimiento es prácticamente instantáneo y ubicuo. A veces, la sobreexposición de los medios electrónicos y redes sociales nos enseña realidades que van más allá de nuestra comprensión.

Pero los problemas de los seres humanos son los mismos de siempre. La soledad, la incertidumbre ante el futuro, el rencor y la injusticia. Todos ellos siguen estando presente en nuestro devenir cotidiano. La tierra fértil para abonarla con el evangelio de la paz está allí, lista para ser sembrada, protegida y cosechada. Es tierra de la que fluye leche y miel, que es la Tierra Prometida. Pero también es terreno que requiere esfuerzo, disciplina y trabajo. Mucho trabajo. Trabajo diario.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

Editorial

Para proclamar el Reino, debe existir mensaje y medio

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

Lucas 19:10

El Día Internacional de la Mujer tiene como origen la marcha que realizaron en 1875 trabajadoras de una fábrica de textiles en Nueva York. Protestaban por los bajos salarios pero, sobre todo, por la discriminación que sufrían al recibir menos de la mitad de lo que cobraban los hombres. Esa jornada acabó con la vida de 120 mujeres debido a la brutalidad policiaca. A partir de esos hechos, en 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague designó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, oficializado por la ONU hasta 1972 en que se declaró como Día Internacional de la Mujer, designándose 1975 como el Año Internacional de la Mujer.

Más que una celebración, este día es un recordatorio de la reivindicación de los derechos elementales de las mujeres. Es fundamentalmente un recordatorio de lo que todavía tenemos pendiente. El Señor Jesucristo vino a rescatar la dignidad de aquellos que la habían perdido, de los oprimidos, de los débiles. Entre esos grupos vulnerables, están las mujeres.

La Iglesia Metodista de México debe ser sal y luz en nuestro país para combatir el terrible flagelo de la discriminación, comenzando con aquella que todavía se ejerce sobre las mujeres. Aún dentro del seno de la misma iglesia, todavía son comunes las discusiones sobre la pertinencia o no del ministerio pastoral femenino, por ejemplo. La columna de hoy en el portal Eje Central del Hno. Oscar Moha, nos confronta con realidades que son más frecuentes de lo que desearíamos:

“Como por tradición, en no pocas Iglesias Evangélicas la esposa del pastor es llamada pastora, aunque nunca haya pasado por un seminario ni [tenga] su llamamiento o vocación […] Desarrollan una especie de mimetismo espiritual que las lleva a usurpar una labor religiosa, a veces contra su voluntad, pero también a enfrentar una sutil discriminación ante una congregación machista que ve en el sexo femenino el estigma de la debilidad”.

Moha, 2019.
Seguir leyendo “Editorial”