CXXXI Aniversario LMJI, CAM

CXXXI ANIVERSARIO DE LAS LIGAS METODISTAS DE JÓVENES E INTERMEDIOS

El aniversario del año de la pandemia

En la Conferencia Anual de México

Es difícil imaginar todo lo que ha visto la Liga Metodista de Jóvenes e Intermedios a lo largo de 131 años de historia. Durante el aniversario, recordábamos algunos sucesos que fueron atestiguados por ligueros de cada época: la Revolución Mexicana, las sirenas de simulacro de bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial, los templos cerrados mientras se desarrollaba la guerra cristera, sexenios de tres partidos políticos, el gran desplome del ’94, tres terremotos y, por supuesto, dos pandemias: la gripa española y el COVID-19.

La celebración de este año fue radicalmente diferente a cualquier otro aniversario. El año pasado celebramos con un campamento, una alberca y cultos memorables. Ahora todo fue por Zoom, tratando de domar los desafíos impuestos: el manejo de la cuenta, la capacidad del internet contratado, las características de cada computadora, el saber que no todos tienen acceso a estas plataformas. Cada quien, en casa, fuimos planeando lo que sería el momento de afirmar que Dios ha estado con la LMJI por 131 años. Las juntas no fueron pocas ni cortas, pero se diseñó la reunión y se dividieron las responsabilidades.

A los retos mencionados se añadieron otros. Con dos meses de cuarentena y ocho ligas conferenciales por Zoom, el cansancio era evidente. No fue la fatiga de trabajar de manera diferente en los asuntos de la iglesia, sino los efectos de todo lo que sucede alrededor. Cada liguero y liguera ha tenido que sortear diferentes angustias: clases en línea, falta de trabajo, semestres indefinidos, exámenes de admisión pospuestos, becas pendientes, distanciamiento de sus familias y parejas, incertidumbre sobre sus viviendas cerca de las universidades, soledad. Siempre es un desafío organizar un evento de las dimensiones a las que se ha acostumbrado la Conferencia, pero ahora se debía convocar a jóvenes llenos de incertidumbre y a la distancia.

Llegó el domingo de aniversario. La hora estaba definida a las cuatro de la tarde. A las cuatro con dos minutos ya estaban cien familias conectadas, lo cual llevaba al límite la capacidad de la cuenta de Zoom. No eran cien jóvenes, eran cien familias: hermanos, hermanas, familias uniéndose al aniversario de la LMJI. Ya habíamos tenido el mismo problema en varias reuniones dominicales, pero ahora fue diferente, ya que llegaban decenas de mensajes pidiendo entrar a la reunión. Frente a esa imposibilidad técnica, varios de quienes estaban conectados comenzaron a hacer videollamadas con otras familias y algunos compartían la reunión en redes sociales. ¿Cuántos fuimos durante esa hora y media que duró la reunión? Es difícil saberlo.

La afirmación de este aniversario fue concreta: no hay otro camino para la LMJI que el camino de Jesucristo. Las formas cambian, las apariencias también, pero el mensaje es el mismo: el camino es la senda de Jesucristo. ¡Cómo cambian las apariencias y las formas! Parte de la celebración fue convocar a las y los exligueros para que enviaran fotos de actividades LMJI a lo largo de la historia. Recibimos decenas de fotografías, desde aquellas apenas visibles, en blanco y negro, y hasta aquellas en que los jóvenes de hoy aparecen al inicio de su periodo de intermedios. Ligueros con traje y bigote, ligueras con faldas largas y floreadas que hoy se ven “muy adultos”; banderines que eran nuevos y hoy se exhiben en la memorabilia de las iglesias, uniformes de todos los tipos, tenis de todas las modas, peinados de todos los años. Sin embargo, hay una constante: las sonrisas, la energía que surge de cada rostro y el saber que cada persona de cada fotografía hizo posible llegar a 131 años.

Nadie hubiera imaginado que este año el aniversario LMJI fuera por Zoom. En algunos aniversarios se ayudó a construir templos, en otros se ha hecho labor social, en algunos más todo ha sido fiesta (como aquel de la alberca y uno más con un rally en bicicleta). Quién hubiera pensado que cien años después las y los ligueros tendrían que estar de nuevo en casa, encerrados, a causa de una enfermedad global. Ninguno de nosotros hubiera esperado ser parte de un evento así: el aniversario LMJI del año de la pandemia.

131 años de LMJI: el único camino es el de Jesucristo. El mensaje es el mismo desde el primer día y hasta hoy: el llamado es a seguir a Jesús en el camino; a andar en Jesucristo, el camino. Este año fue el aniversario de la pandemia, pero todos los años han sido tiempo de Dios: historia que Dios ha escrito con su iglesia, con las LMJI, para bendición del mundo.

Un comentario sobre “CXXXI Aniversario LMJI, CAM

  1. Los ligueros (hombres y mujeres) son una muestra de que las puertas del Hades no prevalecen contra la iglesia de Cristo. Gracias a Dios por su vitalidad y frescura.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.