Crónica Distrito Bajío, CAS

CRÓNICA DE LA VIII CONFERENCIA DEL DISTRITO BAJÍO

Martin Larios Osorio
Cronista

¡Levantémonos y edifiquemos!

Inmersos en una gran crisis mundial provocada por la pandemia mundial del Covid-19, que obligó a gobiernos de todo el mundo a resguardar a la población y a un confinamiento en hogares, las iglesias metodistas del Bajío fuimos convocados a la VIII Conferencia de Distrito, para el 24 de octubre en este año del Señor de 2020.

También, inmersos en un ambiente desarrollo tecnológico sin precedentes que ha revolucionado a la humanidad, que nos ha provisto de herramientas para el trabajo remoto, que conecta, que comunica y que brinda mil y una posibilidades para el seguimiento de planes y políticas de trabajo en nuestra querida Iglesia Metodista de México. Una oportunidad para hacer una verdadera realidad la afirmación de que “el mundo (y el Bajío) sea nuestra parroquia”.

Pero, sobre todo, inmersos en la multiforme Gracia de Dios y acogidos a la esperanza de la vida perdurable que encontramos en Jesucristo, nos reunimos los miembros de la Conferencia del Distrito Bajío. Convocados por la recientemente nombrada Superintendente Pbra. Berenice Enoé Carmona García, a quien tenemos el privilegio de tener en nuestro Distrito por vez primera, como líder y en su ministerio pastoral.

La Conferencia se realizó bajo el tema “El Dios de los cielos, Él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos”, iniciando con la asistencia de más de 50 hermanos de casi todas las iglesias del Distrito. Abrimos con un devocional dirigido por el pastor Arturo Soto García de la iglesia Monte Horeb de Tequisquiapan, Qro. y presididos por nuestro obispo de la Conferencia Anual Septentrional Pbro. Rogelio Hernández Gutiérrez y la propia Superintendente Carmona.

El objetivo de esta asamblea fue reactivar el trabajo del Distrito que se ha visto colapsado en los últimos meses debido a la situación reinante que impide las reuniones presenciales en todos los estados de la República de nuestro Distrito. La Conferencia inició con la organización, con los nombramientos correspondientes.

Acto seguido, presidiendo la asamblea nuestro Obispo de la Conferencia Anual Septentrional, Pbro. Rogelio Hernández Gutiérrez, la Superintendente Berenice Carmona presentó, a manera de informe, un análisis situacional del Bajío. Mencionó que somos 15 cargos pastorales (5 iglesias establecidas, 3 puntos de predicación y 7 iglesias en formación), atendidos por 14 pastores (sólo 3 de ellos, mujeres); todos los cargos enfrentados al reto, por la pandemia, de implementar actividades congregacionales a distancia y que ha obligado a realizar transmisiones remotas de las actividades en casi todos los cargos pastorales. 

Enfatizó, como áreas de mejora, la falta de participación de líderes laicos que hagan equipo con el pastor, así como de estrategias de acompañamiento hacia la feligresía. Un punto muy sensible fue el escaso seguimiento del trabajo en todas las áreas, comisiones y organizaciones, a excepción expresa de las Ligas Metodistas de Jóvenes e Intermedios, que han sido líderes en el trabajo a distancia.

Nos invitó a cada cargo pastoral a hacer un serio “análisis situacional que conduzcan a cumplir las metas”, haciendo un llamado a optimizar el trabajo para contribuir al menor desgaste del trabajo laico y reforzar el alcance de las metas.

 “Necesitamos conservar las ventajas digitales y virtuales para tener mayor alcance en las personas ajenas a la comunidad de fe local que represente dar testimonio de Cristo en nuestra propia comunidad”, subrayó la pastora Carmona.

“Debemos atrevernos a mejorar las transmisiones, no repitiendo esquemas cúlticos que, de forma presencial no impactan la vida del congregante y que, a distancia, tampoco provocan un impacto de compromiso en el creyente”.

Pbra. Berenice Carmona, Superintendente del Bajío

A los pastores, se le invitó a esforzarse en su llamado vocacional como tales. “Esforzarnos por capacitarnos y tener disposición a aprender”, les señaló a los ministros. A los laicos, la Superintendente Carmona les recalcó el llamado sacerdotal para participar en la edificación de la iglesia en colaboración con los pastores. “No dejar todo al pastor”, subrayó. En la organización distrital, solicitó hacer redes ministeriales juntamente con las iglesias de cada subdistrito.

Posteriormente, recibimos el informe del gabinete distrital presentado por la Hna. Ruth Velasco Amezcua de la Iglesia EL Divino Redentor de Valle de Santiago, Gto., Presidente Distrital de Programa, confirmando el diagnóstico presentado y que se ha reflejado en vacantes en áreas y comisiones fundamentales. Nuevamente, fue señalado el liderazgo de los jóvenes metodistas en nuestro Distrito, que ha sido la única organización o comisión que ha usado medios digitales de manera proactiva para la promoción, difusión y transmisión de sus eventos.

Pasamos posteriormente a elecciones para suplir varias comisiones y presidencias de áreas de trabajo. Particularmente, los correspondientes al Presidente de Testimonio Cristiano, y a las comisiones de Evangelización y Discipulado, y la Comisión Misionera. El nombramiento del tesorero distrital, cuyo titular presentó recientemente su renuncia, quedó a cargo del gabinete distrital como establece los lineamientos disciplinarios.

Al final de la sesión, surgieron varias reflexiones que nos invitaron a no olvidar la misión de llevar el mensaje de Cristo a todas nuestras comunidades usando los recursos a nuestro alcance. Mucho que trabajar: con el compromiso de levantarnos y edificar. Con las ventajas de la tecnología, pero sin perder la fraternidad. Siempre aplicando eficientemente los recursos con un compromiso de mayordomía cristiana.

Finalmente, fuimos convocados para que, si el Señor así lo permite, nos reunamos el 27 de marzo de 2021 en la IX Conferencia de Distrito Bajío con sede en Tequisquiapan, Qro. Se aprobó la sede y fecha, esperando que sea presencial, aunque con la posibilidad de tenerla nuevamente a distancia.

Se cerraron los trabajos con oración del Obispo Hernández, rogando por la consagración de los nuevos funcionarios electos y para que el Espíritu Santo derrame unción sobre ellos y les dé una clara visión para el trabajo. 

El Obispo nos invitó a trabajar de todo corazón, sirviendo al Señor, como un privilegio que siempre debemos asumir con gozo y alegría. No sólo para llevar “buenas noticias”, sino también, como parte de ellas, llevar acciones que impacten la vida de quienes nos rodean con el amor de Jesucristo.

  “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. […] Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, […] el amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno”.

Romanos 12:1, 4-5a, 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s