Nuestro Lugar en la Nube

Nuestro Lugar en la Nube

(O seis grados de separación)

Kimberly Reisman *

En muchas iglesias de todo el mundo, celebramos el Día de Todos los Santos el domingo pasado 1 de noviembre, tomándonos el tiempo para honrar las nubes de testigos que nos han precedido, todas aquellas personas que nos han formado, desafiado y llevado adelante en nuestro viaje espiritual.

Al contemplar a los santos en mi propia vida, recuerdo dos ideas intrigantes e interrelacionadas. El primero se llama seis grados de separación; el segundo, tres grados de influencia. Seis grados de separación es la teoría de que todo el mundo está a seis o menos pasos de distancia, a través de la presentación, de cualquier otra persona en el mundo. Esencialmente, a través de una cadena de declaraciones de “amigo de un amigo”, dos personas en el mundo pueden conectarse en un máximo de seis pasos.

En nuestra era actual de “influencers” de las redes sociales, la teoría de los tres grados de influencia no debería ser una gran sorpresa. Afirma que las redes sociales tienen una gran influencia en nosotros, pero esa influencia no termina con las personas a las que estamos directamente vinculados. Influimos en nuestros amigos, quienes a su vez influyen en sus amigos, lo que significa que nuestras acciones pueden influir en personas que nunca hemos conocido.

Quizás se pregunte qué tiene esto que ver con la gran nube de testigos que acabamos de celebrar el Día de Todos los Santos. Para mí, la conexión está en el poder metafórico de este tipo de pensamiento. Estas ideas nos ayudan a visualizar la importancia de comprender nuestro propio lugar en esa “nube”.

Mi propia historia puede ayudar con esa comprensión, pero primero, un poco de historia.

Nelson Mandela era metodista, educado en un internado metodista donde el capellán era el reverendo Seth Mokitimi. En 1964, Mokitimi se convirtió en la primera persona negra elegida para dirigir una denominación importante en Sudáfrica como presidente de la Iglesia Metodista de África Meridional (MCSA). Fue una poderosa influencia en Mandela.

En 1963, Mandela fue condenado a cadena perpetua en Robben Island. El reverendo Peter Storey, un pastor joven, blanco, recién ordenado en la MCSA se convirtió en su capellán. Cuatro años más tarde, Storey se convirtió en el Superintendente Ministro de la Misión Metodista del Distrito Seis en Ciudad del Cabo. Esta Misión es ahora un Museo que documenta la historia del Distrito Seis y el trabajo de Peter Storey y sus compañeros metodistas en su lucha contra el apartheid. Con el paso del tiempo, Storey se convirtió en obispo y también fue elegido presidente de la denominación.

Mantenga esa parte de la historia en el fondo de su mente.

Mi padre también es ministro metodista y, cuando yo era niña, se desempeñó como editor mundial de El Aposento Alto, una revista devocional distribuida en 64 idiomas diferentes. El Aposento Alto otorga anualmente un premio a un líder cristiano mundial en reconocimiento a su trabajo. Cuando estaba en la escuela secundaria, se lo dieron a Abel Hendricks, un ministro metodista de Sudáfrica que había pasado su ministerio luchando contra el apartheid. Se quedó en nuestra casa cuando vino a Nashville para recibir el premio. Recuerdo estar fascinado cuando hablaba de su vida y su lucha. Al igual que Peter Storey y Seth Mokitimi, Abel fue elegido presidente de MCSA. De hecho, fue elegido dos veces.

En 1980, tuve la oportunidad de asistir a la primera Conferencia Internacional de Jóvenes Cristianos sobre Evangelismo (ICYCE, por sus siglas en inglés. N. del E.), patrocinada por Evangelismo Mundial Metodista. Fue un evento que cambió mi vida. Peter Storey fue uno de los oradores principales.

Avanzo rápido unas décadas hasta 2011, cuando comencé a trabajar más de cerca con Ivan Abrahams, el Secretario General del Consejo Metodista Mundial. Como joven ministro metodista en Sudáfrica, Iván fue asesorado por Abel Hendricks y Peter Storey. Ahora considero a Ivan como uno de mis propios mentores. En su tiempo como obispo metodista y luego como presidente de la Iglesia, llegó a conocer bien a Mandela y cuando Mandela murió, se pidió a Iván que pronunciara el sermón en el servicio conmemorativo.

Seis grados de separación ilustran cuán pequeño es realmente nuestro mundo y cuán conectados estamos entre nosotros. Tres grados de influencia sugieren que podemos tener un impacto en los demás de formas que quizás nunca nos demos cuenta. Mi experiencia da fe de la validez de ambas ideas. ¿Quién sabía que me conectaría con Nelson Mandela a través de un amigo de un amigo de un amigo?

Pero por muy interesante que sea, esa no es la verdadera historia. La verdadera historia trata sobre la herencia espiritual que recibimos de la gran nube de testigos y la importancia de encontrar nuestro propio lugar en esa “nube”.

Abel Hendricks está en mi nube; y, sin embargo, mientras se sentaba a la mesa para describir lo que se sentía al ser “de color” en Sudáfrica, probablemente no se dio cuenta del impacto que estaba teniendo en la tímida joven de 17 años sentada frente a él.

Peter Story está en mi nube; y, sin embargo, mientras predicaba y enseñaba día tras día en ICYCE, probablemente no se dio cuenta de la flaca joven de 20 años cuya cabeza daba vueltas con la magnitud de lo que estaba escuchando.

Herencia espiritual. Lo recibimos de los demás, pero también debemos estar dispuestos a dejarlo para los que nos siguen. Debemos tomarnos en serio nuestro propio lugar en la gran nube de testigos. Porque si estamos conectados con todos los demás por no más de seis grados, siempre habrá potencial de influencia. Y quién sabe qué tipo de impacto podemos tener en el joven de 17, 20, 45 o 67 años que resulta ser el amigo de un amigo de un amigo. 


* La Rev. Dra. Kimberly Reisman es Directora Ejecutiva de Evangelismo Metodista Mundial, un ministerio que equipa a la familia mundial de cristianos metodistas / wesleyanos para el trabajo de evangelización. Autora, pastora, maestra y teóloga, Kim es una oradora frecuente, enfocándose en evangelismo, formación espiritual, ministerios de mujeres, desarrollo de liderazgo y la intersección entre fe y cultura. Es anciana de la Iglesia Metodista Unida y ha escrito numerosos libros y artículos. Kim es miembro del Comité Directivo del Consejo Metodista Mundial. Actualmente, vive con su esposo, John, en West Lafayette, Indiana, EUA.


REFERENCIA

Reisman, Kimberly. (2020). Our Place in the Cloud (or Six Degrees of Separation). Noviembre 12, 2020, de World Methodist Council Sitio web: https://worldmethodist.org/wme-blog/all-saints/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s