¿Qué Tipo de Rey Esperabas?

¿Qué Tipo de Rey Esperabas?

Chuck Warnock (adaptación)

Si la entrada de Jesús a Jerusalén fue triunfal el Domingo de Ramos, ¿qué salió mal menos de una semana después? ¿Por qué las multitudes que adoraban a Jesús el domingo se volvieron contra él el viernes de esa semana? ¿Y qué opción nos presenta hoy el Domingo de Ramos? En este mensaje de Domingo de Ramos, intentaré responder esas preguntas y explorar las razones por las que el imperio romano, los líderes religiosos judíos y la gente común se vuelven contra Jesús después de ese glorioso domingo.

Mateo 21: 1-11

Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé en el monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos, diciéndoles: “Vayan a la aldea que tienen delante, y de inmediato encontrarán una burra atada allí, con su pollino junto a ella. Desátenlos y tráiganmelo. Si alguien te dice algo, dile que el Señor lo necesita y que te lo enviará enseguida ”.

Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta:

“Di a la hija de Sion:
‘Mira, tu rey viene a ti,
manso y montado en un asno,
en un pollino, el potro de un asno'”.

Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús les había dicho. Trajeron el burro y el pollino, les pusieron sus mantos y Jesús se sentó sobre ellos. Una gran multitud extendió sus mantos en el camino, mientras que otros cortaron ramas de los árboles y las extendieron por el camino. La multitud que iba delante de él y los que le seguían gritaban:

“¡Hosanna al Hijo de David!”
“¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”
“¡Hosanna en lo más alto!”

Cuando Jesús entró en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió y preguntó: ¿Quién es éste?

La multitud respondió: “Este es Jesús, el profeta de Nazaret en Galilea”.

El problema del Domingo de Ramos

Fue el Domingo de Ramos, el día en que Jesús entró en Jerusalén a lomos de un burro. Este día ha sido descrito por los cristianos durante generaciones como la “entrada triunfal a Jerusalén”. Pero, ¿alguna vez te has preguntado: “Si esta fue una entrada triunfal , entonces por qué crucificaron a Jesús al final de la semana?”

Incluso los compiladores del leccionario común revisado se dan cuenta de que este domingo es un problema para nosotros, porque nos dan dos lecturas de los Evangelios. Una lectura es de este pasaje, y se llama la “lectura de las palmas”. No “lectura de palmas”, sino “palmas” por las hojas de palmera con las que se alinean los que saludan a Jesús. La otra lectura se llama “lectura de la pasión” porque el sufrimiento de Cristo al final de esta semana se llama “la pasión de Cristo”.  Mel Gibson hizo una película con ese título hace unos años y mostraba su visión de las últimas horas de Jesús.

Entonces, hoy tenemos un problema que debemos abordar. Si este es un domingo tan glorioso para todos los cristianos, ¿qué saldrá mal el viernes que Jesús se encontrará traicionado por uno de sus propios discípulos, arrestado por la guardia del sumo sacerdote, acusado por una coalición de líderes religiosos, juzgado por el gobernador romano, y condenado a morir por la muerte de un delincuente común: muerte por crucifixión.

Un día de dos procesiones

Quizás no sepa que la procesión de Jesús a Jerusalén no fue la única procesión que la ciudad vio ese día. En el año 30 d.C., los historiadores romanos registran que el gobernador de Judea, Poncio Pilato, encabezó una procesión de caballería romana y centuriones hacia la ciudad de Jerusalén ( La última semana , Marcus Borg y John Dominic Crossan, p.1).

Imagínese el espectáculo de esa entrada. Desde el lado occidental de la ciudad, el lado opuesto por el que entra Jesús, Poncio Pilato conduce a los soldados romanos a caballo y a pie. Cada soldado estaba vestido con una armadura de cuero pulida a un alto brillo. En la cabeza de cada centurión, los cascos martillados brillaban a la luz del sol. A sus costados, enfundados en sus vainas, había espadas elaboradas con el acero más duro; y en sus manos, cada centurión llevaba una lanza; o si era arquero, un arco con una honda de flechas en la espalda.

Los tambores batían la cadencia de la marcha porque esta no era una entrada ordinaria a Jerusalén. Pilato, como gobernador de la región que incluía no solo a Judea, sino a Samaria e Idumea, sabía que era una práctica habitual que el gobernador romano de un territorio extranjero estuviera en su capital para las celebraciones religiosas. Era el comienzo de la Pascua, una extraña fiesta judía que permitían los romanos. Sin embargo, los romanos deben haber sido conscientes de que este festival celebraba la liberación de los judíos de otro imperio, el imperio de Egipto.

Entonces, Pilato tenía que estar en Jerusalén. Dado que los romanos habían ocupado esta tierra al derrotar a los judíos y deponer a su rey unos 80 años antes, los levantamientos siempre estaban en el aire. El último gran levantamiento, mucho antes de la época de Pilato, fue después de la muerte de Herodes el Grande en el 4 a. C.

El levantamiento comenzó en Séforis, a unas 5 millas de la casa de Nazaret en la infancia de Jesús. Antes de que estuviera sobre la ciudad de Séforis, la capital de Galilea, y la ciudad de Emaús habían sido destruidas por el ejército romano.

Después de sofocar la rebelión allí, los romanos marcharon sobre Jerusalén. Después de pacificar la ciudad, crucificaron a más de 2,000 judíos acusados ​​de ser parte de la rebelión. Los romanos habían dado a conocer su intolerancia a la rebelión. Y así, en esta ocasión, Pilato había viajado con un contingente de los mejores de Roma desde su cuartel general preferido en Cesarea-by-the-Sea, a la sofocante y abarrotada capital provincial de los judíos, Jerusalén.

El templo sería el centro de la actividad de la Pascua. La Fortaleza de Antonia, la guarnición romana construida junto al recinto del Templo, sería un buen punto de observación desde el que vigilar a los judíos. La entrada de Pilato en Jerusalén estaba destinada a enviar un mensaje a los judíos y a aquellos que pudieran estar conspirando contra el imperio de Roma. El espectáculo estaba destinado a recordar a los judíos lo que había sucedido la última vez de un levantamiento a gran escala. Y estaba destinado a intimidar a los propios ciudadanos de Jerusalén, que podrían pensarlo dos veces antes de unirse a tal rebelión si estaba programada para fracasar.

Pero dije que este era un día de dos procesiones, así que volvamos a Jesús y su entrada a Jerusalén. Si la procesión de Pilato fue una demostración de poderío militar y fuerza, la procesión de Jesús fue para mostrar lo contrario. Tanto Mateo como Marcos registran las propias palabras de Jesús, cuando instruye a sus discípulos para que vayan a la ciudad y encuentren un burro atado. Deben preguntarle al dueño si pueden usar el burro, y deben decir que “el Señor los necesita”.

Luego, Jesús cita de Zacarías, el capítulo 9:

Di a la hija de Sion:
“Mira, tu rey viene a ti,
manso y montado en un burro,
en un pollino, el potro de un burro”.

Pero, hay más en este pasaje que solo una descripción del medio de transporte de Jesús para ese día. El profeta Zacarías le está hablando a la nación. En Zacarías 9 , el profeta asegura al pueblo de Judá, llamado Judea en el Nuevo Testamento, que Dios no los ha olvidado:

Pero defenderé mi casa
contra las fuerzas merodeadores.
Nunca más un opresor invadirá a mi pueblo,
porque ahora estoy vigilando.
Alégrate mucho, hija de Sion.
¡Grita, hija de Jerusalén!

Mira, tu rey viene a ti,
justo y salvador,
manso y montado sobre un asno,
sobre un pollino, el potro de un asno.

Quitaré los carros de Efraín
y los caballos de guerra de Jerusalén,
y se romperá el arco de batalla.
Proclamará la paz a las naciones.
Su dominio se extenderá de mar a mar
y desde el río hasta los confines de la tierra.

En otras palabras, la cita de Jesús del profeta Zacarías recordó a quienes lo escucharon todo el pasaje. El mensaje que escucharon fue: “Dios librará a la nación del opresor”; en este caso, ¡Roma!

Pero el rey que buscan vendrá a ellos humildemente, no en un corcel de guerra, sino en un burro que se mueve lentamente, el símbolo de un rey que viene en paz, según Zacarías.

Las dos procesiones no podrían ser más diferentes en los mensajes que transmiten. Pilato, líder de los centuriones romanos, afirma el poder y la fuerza del imperio de Roma que aplasta a todos los que se oponen a él.

Jesús, montado en un burro, personifica la paz y la tranquilidad que el shalom que Dios trae a su pueblo.

Aquellos que vean ese día tomarán una decisión. Servirán al dios de este mundo, al poder y al poder; o elegirán servir al rey de un tipo de reino muy diferente, el reino de Dios .

El problema del liderazgo

Pero hay otro problema. En su libro titulado Leadership on the Line , los autores Marty Linsky y Ron Heifetz definen el liderazgo de esta manera:

El liderazgo consiste en decepcionar a su propia gente a un ritmo que puedan absorber.

Entonces, Jesús tiene otro problema. Por supuesto, sus seguidores y otros que quedan atrapados en su entrada a Jerusalén piensan que están eligiendo seguir a Jesús. Pero al final de la semana, Jesús habrá decepcionado a la multitud a un ritmo más rápido de lo que pueden soportar. Se volverán contra él. Incluso los más cercanos a Jesús, los 12 discípulos, lo traicionarán directamente o lo abandonarán en confusión y miedo.

Es interesante notar que la multitud ese domingo proclamó: “¡ Hosanna al Hijo de David! ”En otras palabras, estaban poniendo su fe en Jesús de que restauraría la gloria de la nación a su esplendor cuando David y su hijo, Salomón, gobernaron un reino unido.

Eso es lo que querían los judíos, después de todo. Ser gobernado por un hombre como David, un hombre tan comprometido con Dios que los profetas del Antiguo Testamento habían proclamado que el Mesías venidero se sentaría en el trono de su padre, David. El Mesías devolvería la gloria de Israel, libraría a la nación de opresores, gobernaría con benevolencia y sería amable con la gente común.

Jesús ya había desafiado a los gobernantes de Judea. No los gobernantes romanos, sino los gobernantes locales. Les había dicho que el templo no era la única forma de encontrar el perdón de Dios; y además, que el Templo sería destruido, sin dejar piedra sobre piedra.

Por supuesto, aquellos que se ganaban la vida con el Templo como los escribas; el sumo sacerdote y sus sacerdotes; el consejo gobernante del Sanedrín; y los partidos religiosos, los fariseos y los saduceos, perderían su poder y prestigio si no hubiera Templo. O incluso si el Templo ya no fuera el único lugar donde Dios podía perdonar a uno.

Entonces, cuando Jesús salva milagrosamente al hombre cojo al decir primero: “Tus pecados te son perdonados” y luego sanarlo, desafió la autoridad del sistema del Templo. Y cuando Jesús expulsó a los cambistas del templo, proclamando que el templo iba a ser una casa de oración para todas las naciones, pero que los líderes religiosos lo habían convertido en una cueva de ladrones, Jesús expuso la corrupción del impuesto del templo, la tipo de cambio monetario escandaloso, y la deshonestidad de quienes vendían animales para el sacrificio.

Jesús había decepcionado y enajenado a personas poderosas. Lo hizo porque los fariseos, los saduceos, el sumo sacerdote, los escribas, la mayoría de los sacerdotes levitas y otros que gobernaban en nombre de Roma, eran parte del mismo sistema de opresión y dominación del que formaba parte Pilato.

Un contraste de reinos

La entrada de Jesús a Jerusalén puede haber sido planeada o no para que ocurriera el mismo día que la procesión de Pilato por la puerta occidental de la ciudad. Estuviera planificado o no, las dos procesiones proporcionaron un contraste inconfundible.

Porque, como ve, Pilato también sirvió al Hijo de Dios. Se dice que el difunto emperador Augusto, que gobernó desde el 31 a. C. hasta el 14 d. C., fue engendrado por el dios Apolo y concebido por su madre, Atia. Las inscripciones se referían a él como “hijo de Dios”, “señor” e incluso, “salvador”. Después de su muerte, cuenta la leyenda que fue visto ascendiendo al cielo para ocupar su lugar entre los dioses.

Los sucesores de Augusto, Tiberíades durante la vida y el ministerio de Jesús, también llevaban títulos divinos, hasta que más tarde, en el primer siglo, los emperadores exigirían no solo que se les llamara “Dios”, sino que también se les adorara como Dios.

Ese día en Roma se mostró un contraste entre reyes y reinos. Y, aunque mucha de la gente común pensó que estaba del lado de Jesús, lo hizo por las mismas razones que los fariseos y otros se pusieron del lado de Roma. Pensaban que Jesús podía hacer por ellos lo que Roma había hecho por sus gobernantes: mejorar sus vidas, librarlos del sistema opresivo en el que vivían y trabajar, y cambiar las tornas contra los romanos.

Es por eso que la multitud se vuelve contra Jesús al final de la semana. No creen que vaya a hacer ninguna de esas cosas. Y, además, Jesús les va a hacer la vida peor, no mejor. Sus líderes religiosos, todos ellos, que nunca se ponen de acuerdo en nada, están de acuerdo en que Jesús va a atraer la atención del imperio romano, especialmente durante la Pascua, y Roma caerá rápida y duramente sobre toda la nación (ver el discurso de Caifás en Juan 11: 45-50).

Entonces, cuando Jesús es acusado, cuando Pilato lo lleva ante las turbas enfurecidas, quieren deshacerse de él. Jesús, en sus mentes, nunca hizo lo que ellos querían que hiciera. Nunca derrotó a los romanos, nunca disolvió el injusto sistema tributario, nunca puso a la gente común a cargo del gobierno y, además, nunca lo haría.

Para apaciguar a las multitudes que hinchaban la ciudad de Jerusalén, Pilato tenía la costumbre de liberar a los presos, muchos de los cuales eran presos políticos. Pero en esta última semana en la vida de Jesús, Pilato ofrece a la multitud la posibilidad de elegir entre Barrabás, un conocido ladrón, y Jesús, un Mesías fracasado. Temiendo que si Jesús era liberado, comenzaría de nuevo, la multitud suplicó que liberaran a Barrabás y que Jesús fuera ejecutado. Y no de cualquier manera, “Crucifícalo” fue el grito. Porque la crucifixión era la única forma de pena capital que mostraría a Roma que los judíos eran completamente leales y humillarían a Jesús, incluso en la muerte.

Pero me estoy adelantando a la historia de esta semana, una historia que concluirá el Domingo de Resurrección. Pero por un momento, pregúntese: “Si hubiera estado en Jerusalén ese día y hubiera visto pasar ambas procesiones, ¿cuál hubiera elegido seguir?”

Porque esa es la elección que hacemos cada día. Para elegir el poder y el poder sobre el amor. Elegir “la forma en que se hacen las cosas” sobre “la forma en que Dios quiere que sean”. Dos procesiones. Dos teologías. Dos opciones. ¿Cuál escogerías? ¿Qué tipo de rey esperas?


REFERENCIA

Warnock, Chuck. (2021). Palm Sunday Sermon: What Kind of King Did You Expect?. Marzo 16, 2021, de Church Leaders Sitio web: https://churchleaders.com/pastors/pastor-blogs/150681-palm-sunday-sermon-what-kind-of-king-did-you-expect.html