Voz literaria, CAO

YOLANDA ROMERO.JPG
La Hna. Yolanda Romero de Solís es fiel miembro de la congregación de El Buen Pastor, en la CAO, y es compositora espontánea. El poema y su ideario que abajo compartimos no nos fueron enviados por ella. Se trata de una iniciativa de la Lic. Ma. Elena Silva de Fuentes quien, con el permiso de la Hna. Yolanda, ha rescatado estas dos muestras de su producción, y nos ha solicitado darlas a conocer a nuestros lectores. Disfrutemos este material inédito que rebosa un dulce afecto y una decidida fe en Jesucristo.

 


 

EN LAS BODAS DEL CORDERO

El final de mi camino
Se me acerca con los años,
Como quien sube peldaños,
Así me acerco al destino
De vestirme en lino fino,
En las bodas del Cordero.

Con esa esperanza vivo,
Porque en Cristo nunca muero;
Y por eso, siguiendo tus huellas,
Jesucristo, quiero andar;
Amar como amas tú,
Y hablar el lenguaje de las estrellas,
Cosas preciosas y bellas.

Sé que caminas conmigo,
Y me agrada estar contigo;
¡Y si vieras cuánto anhelo
Que ya vengas desde el cielo!

Jesús, mi querido amigo:
Los años pasan ligero,
Acercando la alborada
De la celestial llamada
A las bodas del Cordero.

Es por eso que prefiero,
Con los años y la edad,
Aprender más santidad
Que vida vana y mundana;
Pues cuando Cristo me llama,
Me viste de eternidad.

 

IDEARIO

El Señor llama tu atención a través de la adversidad. Él te hace avanzar hacia el propósito que tiene para tu vida.
Sólo di: Esto no es mi destino, es sólo el camino hacia algo mejor. Hay que aprender apropiadamente en medio de la adversidad. Recuerda que el Señor te lleva de gloria en gloria y de victoria en victoria, y en medio de la adversidad puedes salir victorioso.
La meta es que imitemos a Jesús, y al seguir así Él va a permitir que salgas del Valle de la Adversidad.
Debemos estar unidos en medio de la adversidad, pues esto representa el camino del crecimiento de nuestra vida espiritual. El Señor usa la adversidad para mostrarnos su gran amor.
Dios quiere que examinemos nuestras vidas, y así nos propongamos promover la fructificación en buenas obras.
Que en ti esté tanto el querer como el hacer, sobre todo para que perdones rápidamente, y todos amemos verdaderamente, y así nunca dejemos de sonreír.
La vida puede no ser la fiesta que esperabas, pero por cuanto estamos aquí, sonríe y da gracias a Dios por tu vida, que con estar aquí haciendo su voluntad, ya es ganancia.

2 comentarios sobre “Voz literaria, CAO

  1. Con todo respeto, este poema es de mi autoría. La hna. fue congregante mía en la Iglesia Metodista, Cristo Viene, en la ciudad de Apodaca, N.L. y lo publique en un boletín dominical de la iglesia, pero ese ya había sido publicado cuando estuve en Shalom de Chihuahua.

    Me gusta

    1. Tocayo, Dios te bendiga. Publicamos aquí tu aclaración, para para rescatar tu autoría y trasladar el crédito a quien corresponde. Te hago patente mi felicitación personal pues me agradó y edificó tu poema.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.