Pensamientos Episcopales

pensamientos-episcopales¿CUAL ES LA FINALIDAD DE LA EDUCACION Y EL CONOCIMIENTO?

Leyendo a un autor, me impresionó esta párrafo: “¿De qué vale que nos hagamos abogados si perpetuamos los litigios? ¿De qué sirve el conocimiento, si continuamos en la confusión? ¿De qué valen las habilidades técnicas e industriales si las usamos para destruirnos? ¿Cuál es el sentido de la educación si no nos lleva a la paz y a la real felicidad? Aunque tengamos dinero o podamos ganarlo, aunque disfrutemos de nuestros placeres y tengamos nuestras organizaciones religiosas, estamos en conflicto permanente”.

Se supone que la educación y el conocimiento es para tomar conciencia de nosotros mismos, de los que están a nuestro alrededor y de nuestro mundo. Nos hace responder adecuadamente ante el mundo, y la situación que vivimos. No hay duda que una persona educada no es la que tiene título, sea el más sencillo o el más docto… La educación se muestra en el trato a los demás. Si no eres mejor, no tienes educación, aunque tengas título.

 


¿POR QUÉ NOS LLAMAMOS METODISTAS?

Ciertamente Wesley jamás hablo de una iglesia organizada con el nombre “metodista” sino de una forma, un estilo de vida cristiana, una espiritualidad práctica, con una visión y una misión muy especial, dentro de la propia iglesia, y con un perfil propio de disciplina, de discipulado, de estilo de vida y amor demostrado por las obras y el amor a las almas.

Cuando nos llamamos “metodistas” estamos recurriendo a un poderoso incentivo que nos recuerda que nacimos de un avivamiento y que podemos ser la chispa revitalizante en tiempos de frialdad, tal y como lo fueron nuestros antiguos padres. Decir “Metodistas” puede ser una etiqueta, o un incentivo histórico, todo depende de cómo se vea. Yo lo veo como un incentivo que me motiva a vivir a la altura de la vocación cristiana.

#MetodLine es una nueva forma de trabajo de un grupo de adolescentes de nuestra Iglesia. Entra a la página y dale like! #MetodLine

(https://www.facebook.com/MetodLine-1839981106217804/?fref=ts)

(https://www.facebook.com/JovenesTrinidad/?fref=ts)


 

 INTERPRETANDO LA DISCIPLINA V.

El articulo 4 habla de “La Misión” de la Iglesia Metodista de México. A.R.; y dice que se constituye con el fin de EXTENDER EL REINO DE DIOS, fortalecer y fomentar la vida cristiana integral de los miembros de la Iglesia. Dos ejes primordiales que tienen que ver con lo que llamamos “La gran Comisión” y el “Gran Mandamiento”.

 El primero está en Mateo 28:18, “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, por tanto id y hace discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ENSEÑÁNDOLES que guarden todas las cosas…” Y el gran mandamiento dice en Mateo 22:37-39, “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

 La misión es literalmente la contestación a la pregunta ¿A que nos vamos a dedicar en la Iglesia? Estos pasajes nos dicen que vamos a Extender el Reino de Dios. ¿Cómo se extiende? Evangelizando y teniendo obras concretas de amor al prójimo, en dos palabra: Acción social, o amor en acción; la segunda es, ¿Qué hacemos después de que se conviertan? Hay que llevarlos a la madurez, para que tengan un crecimiento integral, llevarlos a la estatura del varón perfecto, el cual es Cristo, guiarlos en el camino de LA SANTIDAD a través de la Educación Cristiana y el Discipulado. Todo lo demás en la iglesia es accesorio, accidental e incidental, lo vital, lo esencial es que se Conviertan a Cristo y sean Discipulados.

 


LA CREACIÒN.

 Cuando lee uno el relato de la creación en el Génesis capítulo uno, se sorprende de la forma y la esencia como Dios hizo las cosas.

 Primero, por 10 ocasiones se expresa: “y dijo también Dios”; el diez en la Biblia significa LO COMPLETO; el número 10 podemos encontrarlo reiteradas veces en la Biblia, ya que aparece de manera frecuente, como por ejemplo: los 10 mandamientos, las 10 plagas de Egipto, los 10 leprosos, las 10 vírgenes; El número 10 es utilizado 242 veces en la Biblia, mientras que la palabra décimo es citada 79 veces.

 Segundo, en ese mismo tenor al expresar Dios “la palabra”, vemos su poder creativo, formativo, vivificativo; transformando lo inanimado en algo animado, lo inerte, en un organismo vivo y viviente; ese poder de la palabra que corre la distancia abismal del exnihilo, literalmente de la nada al todo, de la muerte a la vida. Sólo Dios puede hacer esto, la filosofía postmodernista cree tener en el lenguaje una varita mágica y pretende hacernos creer que nosotros podemos “ser como dioses” y crear una realidad a través de nuestro lenguaje y confesión; la confesión aunque sea positiva, no nos equipara a Dios. Dios es Dios.

 Tercero, la expresión “era buena” se repite constantemente, la palabra en si significa lo mejor, lo apto, lo aprobado, lo que se necesitaba, Dios imprime en su creación lo que él es como Creador, es bueno y bueno en gran manera, marcando su hechura con el sello de excelencia HECHO POR DIOS.

 Cuarto, utiliza la palabras producir, multiplicar, fructificar; sólo la Semilla que Dios crea puede dar esta clase de resultados, resultados de producción, abundancia y prosperidad según su género, según su designio divino.

 Quinto, finalmente en el versículo 26 nos pone como portadores de su IMAGEN Y SEMEJANZA, y es interesante que esa imagen sirva para llenar la tierra, sojuzgadla y señorear sobre la creación. A medida que el hombre se parece a Dios gobierna con él, tiene dominio sobre el pecado, sobre el tiempo, sobre la enfermedad, sobre las finanzas, se infiere lo contrario, cuando perdemos su imagen o desdibujamos el rostro de Dios en nosotros perdemos su poder y su unción. La manera más certera, única y absoluta de parecernos a él es teniendo a Cristo en el corazón, porque él es la imagen de Dios invisible.

 Este año es un año para hacer las cosas COMPLETAS, para proclamar no nuestra palabra, sino la palabra de Dios que CREA Y DA VIDA, que lleve el sello de ser BUENO Y BUENO EN GRAN MANERA, con grados de excelencia, teniendo en nuestras vidas la unción de Dios para BENDECIR Y MULTIPLICAR en su nombre para que su IMAGEN Y SEMEJANZA se proyecte a través de nosotros su Iglesia, sea Cristo exaltado y gobernando a través de su pueblo Metodista.

 fernando-fuentes