Pensamientos Episcopales

pensamientos espicopalesHOY ES EL DIA MUNDIAL DE ORACIÓN

(Viernes 3 de marzo de 2017)

Orar es platicar con Dios.

Orar es intimidad con el Padre celestial.

Orar es más para conocer el Corazón de Dios, que para pedir.

Orar es pedir, pero pedir conforme a su voluntad. 1a Juan 5:14.

Orar es sentir por otros, interceder por otros.

Orar es humildad, porque el Padre, aún no está la palabra en nuestra boca y él ya la sabe  

toda.

Pero al orar es reconocer nuestra limitación, nuestra mortalidad, nuestra miseria.

Orar es Confiar.

La oración en secreto, trae recompensa pública. Mateo 6.

Orar con Fe es la moneda de cambio que Dios utiliza para “tener todas las cosas”. Santiago

1:6.

Orar es tener Esperanza, ver posible lo imposible porque “Para Dios todo es posible” Lucas

1:37.

Orar es amar, amar a Dios y amar a aquellos por los que intercedemos.

Orar es sufrir por otros, tener empatía por nuestro prójimo.

Orar nos permite ser fieles.

Orar es la línea del teléfono rojo, directo a Dios, Jeremías 33:3.

Orar debe ser sin tregua, sin cesar, 1a Tesalonicenses 5:17.

Orando se abren los cielos Hechos 7:54-59.

El que ora recibe, Marcos 11:20-24.

Simplemente, oremos, ningún conocimiento o definición sustituye el delicioso, placentero,

arte de ORAR.

Ora parado, sentado, acostado, postrado, PERO ORA… mejor dicho, OREMOS.


ARREPENTIMIENTO POR LA MISOGINIA

Cantar de los Cantares 4:01 “He aquí que tú eres hermosa, amada mía, he aquí que tú eres hermosa”.

Hoy que es el DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER es un buen día como todos los días para honrarlas.

“Buenas mujeres, YO, como quien representa a la población masculina ante ustedes confesamos nuestro pecado como género en contra de ustedes. No las hemos honrado de diferentes maneras. En general, confesamos nuestra tendencia a minimizar su IMPORTANCIA, VALOR Y BELLEZA, y a ejercer nuestro propio poder de maneras que son injustas para ustedes. Específicamente, confesamos haberlas devaluado a través de la burla, la falta de atención, en menosprecio a sus capacidades, del deseo y pecado sexual y los ataques físicos y verbales, considerándolas como un objeto, dudando y sospechando de ustedes cuando en verdad simplemente no las comprendíamos y no las comprendemos aún y no entendiendo que nuestro trato áspero, critico tiene como raíz nuestra propia inseguridad.

Rogamos su perdón también por las maneras en que hemos fallado en ser legítimamente hombres para ustedes; sea por la cultura, o por determinismos sociales, en nuestro quebrantamiento, hemos ayudado a reprimir la virtud de lo femenino en ustedes. No las hemos visto como ayudas, compañeras y amigas, sino como rivales y las hemos abandonado.

Pedimos perdón a Dios y a ustedes por las maneras en que hemos velado la belleza de su feminidad a través de nuestro pecado. Mientras que Dios continúa revelando nuestra misoginia (odio a las mujeres) y nos manda a arrepentirnos, pedimos que la gracia que buscamos en nuestro pecado sea la gracia que ustedes nos extiendan también a nosotros HOY.

Son la Imagen de Dios juntamente con nosotros, no puede haber IMAGEN DE EL PERFECTA, sin ustedes a nuestra lado y en nuestra convivencia. Son un vaso frágil, y como tal debemos tratarlas, No podemos NUNCA, menospreciar el instrumento de vida que Dios nos dio a través de ustedes.

Hoy Dios quite todo menosprecio, devaluación, violencia, comparación y crítica. El AMOR y PODER SANADOR DE DIOS SEA CON USTEDES.

Los anteriores mensajes breves no fueron redactados para su publicación en este órgano informativo, sino localizados y rescatados de diferentes comunicados que el Obispo Fernando Fuentes Amador envió mediante las redes sociales a su área episcopal (CAO). Es iniciativa de este periódico su publicación, ya que su contenido tiene un valor pastoral aprovechable para todos nosotros.

fernando-fuentes