Mensajes Pastorales

 

mensajes pastoralesLos siguientes párrafos fueron entresacados de la constante comunicación por la vía electrónica que sostiene de manera semanal el Pbro. Gerónimo Rafael Murillo Paniagua con su congregación. Podremos advertir el tono pastoral y el calor fraternal de un pastor en su comunión con su iglesia. Hacemos esta publicación por nuestra iniciativa debido a que nos pareció podría proporcionarnos un momento inspirador y edificante a todos nosotros, a pesar de tratarse del pastoreo brindado a una iglesia específica.

Les comparto con gozo el boletín del próximo domingo 19 de marzo del presente a fin de informarles y motivarles a unirse en la adoración, desde la semana anterior estamos publicando las Regles Generales que tenemos como pueblo metodista y destaca en las Reglas Negativas, “el profanar el día del Señor, haciendo en él trabajo ordinario, o comprando o vendiendo en él”. lo anterior no es sugerencia o simple recomendación, es mandato de Dios en el Decálogo, y no es simple ley, todas las leyes de Dios son incuestionablemente para nuestro bien. Tengamos muy presente en nuestra consciencia, la obediencia en los cristianos evangélicos metodistas, no es movida por el terrorismo espiritual del castigo, sino un imperativo interno de gratitud a Dios por todas sus bondades.

 Este domingo reviste un elemento muy especial, estaremos sesionando como Conferencia de Cargo pastoral, a fin de involucrarnos más plenamente en los retos y oportunidades que Dios nos está presentando para este año 2017, contaremos con la presencia de nuestra Superintendente de Distrito Pbra. Zabdiel Campos Muñoz quien presidirá estos trabajos y nos ministrará con la Palabra de Dios.

 Estamos en tiempo de Cuaresma, este es tiempo de reflexión, arrepentimiento, consagración y compromiso en obediencia, evitemos irnos con la influencia social de hacer planes en este tiempo y en Semana Santa para el esparcimiento y el desenfreno, hay cristianos que llaman a esta témpora “tiempo de guardar”, observemos la mano de Dios al través de los medios de gracia, particularmente en la oración y el ayuno, estemos abiertos al raudal de bendiciones que Dios nos puede y quiere dar y que fluyen de los veneros bíblicos en los relatos históricos de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Salvador.

 Casi todas las religiones practican el ayuno, algunas lo hacen, buscando de esa manera aminorar la ira de Dios, y “ganarse” el perdón. Se practica también como un auto castigo, en remordimiento por la maldad que atormenta al pecador (penitencia). Otras muchas ocasiones, creyendo que de esa manera se forzará a Dios a conceder alguna petición o favor que se le está solicitando. Esto último se incrementa cuando se aísla o separa el ayuno de la oración, convirtiéndose de manera directa en una “obra de supererogación”, práctica que como metodistas no aceptamos.                                                       

 El domingo 9 de abril celebraremos la Entrada Triunfal de Jesucristo a Jerusalén. Este es un tiempo de singular importancia para revisar de manera responsable los elementos fundamentales de nuestra fe y hacer nuestras las múltiples bendiciones que fluyen de los veneros bíblicos en los relatos históricos de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Salvador. Los paganos usan ese tiempo para esparcimiento y aún para desenfreno. Para el pueblo cristiano son oportunidad de acrecentar la devoción y el amor a Dios, al través de la reflexión, arrepentimiento, consagración y compromiso.

 Anexamos un documento extraído de El Evangelista Mexicano “La tristeza que es según Dios”. Accedamos a esta página en la web.

 Continuemos orando por nuestros hermanos que padecen enfermedad, Dios ha mostrado su gran misericordia de manera constante, de manera especial clamemos a Dios por la salud de nuestra hermana Panchita Alanis de Hernández (Viuda del pastor Ulises Hernández) quien se encuentra hospitalizada desde hace dos meses y con un diagnóstico reservado, envía saludos con gran afecto a todos los hermanos.

  Les comparto un hermoso poema:

La Gratitud

La gratitud es una cualidad moral susceptible de cultivo y de desarrollo.

Es la esencia perfumada del alma.

Conceptuase como aquella apreciación profunda de los favores que hemos recibido y de los cuales nosotros no somos dignos.

Es el inteligente reconocimiento de la generosidad que caracteriza a otras almas:

El responso psicológico de nuestro ser en presencia de aquellos estímulos externos que se expresan en actos de bondad.

¡La gratitud es una exhalación emergida de las oceánicas profundidades de nuestro ser…!

Los cristianos somos amonestados a “dar gracias en todo”.

Se nos incita a “alabar al Señor por todos sus beneficios”.

 

Por: Ismael Mauro García 

    Saludos con afecto fraternal.

Dios les bendiga con su presencia, proteja y prospere en todo.

 rafael-murillo-paniagua