Historia del Deportivo Metodista en CDMX

historia deportivoBREVE HISTORIA DE LA CLAUSURA DEL DEPORTIVO METODISTA, A.C.

Por Raúl Ruiz Ávila

Durante mi gestión episcopal en el Área Episcopal del  Centro, (1986-1990) cuando no tenía la IMM reconocimiento legal; me llegó la noticia de que el Deportivo Metodista estaba en peligro de ser invadido por el Sindicato de Petroleros, cuyas viviendas rodeaban el deportivo. Este aviso me llegó vía telefónica, por una miembro del coro de Gante quién era abogada y vivía en esa zona, a quien los petroleros le pidieron orientación legal para quedarse con la propiedad. En ese entonces el Patronato del Deportivo Metodista, tenía el problema con la vigilancia nocturna por no tener recursos suficientes, observando que algunos individuos se metían por las noches a utilizar las instalaciones del deportivo, dejando latas y botellas de cerveza y basura. Se suponía que eran los vecinos del Sindicato de Petroleros los que cometían este abuso.

Inmediatamente consulté esto con el Obispo Miguel Hernández Sánchez (Obispo del Área Episcopal del Norte) y el C.P. Carlos García Piña, quien a la sazón era el Coordinador de Obra Institucional de la IMM, vía telefónica, para tenerlos al tanto. En asuntos que afectaran a la obra de la IMM en los diferentes niveles, nunca tomé decisiones solo, siempre lo hice en consulta con el Obispo Miguel Hernández Sánchez, el Gabinete General, el Gabinete Conferencial y la Obra Institucional.

Al otro día  me llegó a la oficina episcopal un miembro del Patronato del Deportivo Metodista, A.C., acompañado por un miembro del Sindicato de Petroleros. Dado el antecedente, supuse que querían corroborar que el Deportivo Metodista pertenecía a la Iglesia Metodista, esto para invadirlo. Yo les contesté que la A.C. pertenecía a la IMM, pero el terreno pertenecía a una Sociedad Anónima llamada: Educadora SERMET, S.A. con quien teníamos un contrato de comodato. Les envié a la oficina del presidente de SERMET.

Le hablé al presidente de SERMET para advertirle que iban en camino a su oficina y lo puse en antecedentes. Él manejó muy bien la situación y les dijo que la Sociedad Anónima no tenía interés en vender pero que si el Sindicato de Petroleros tenía interés en comprar, hiciera una propuesta por escrito y le dio un plazo de tiempo. Mientras tanto, convoqué al Gabinete General y al Director de Obra Institucional para analizar la situación y tomar acuerdos juntos. En esa junta se acordó mandar hacer un avalúo del Deportivo y se descubrieron varias cuestiones: Que el Patronato no había pagado impuestos al IMSS, ni a la Delegación, que no se habían hecho los deslindes para construir la Casa del Anciano, que el Patronato había vendido acciones que incluían la propiedad del Deportivo, etc. Estas, y otras anomalías ascendían a varios millones de pesos que la IMM no tenía para cubrir.

Cuando se había vencido el plazo que le había otorgado SERMET al Sindicato de Petroleros, respiramos con alivio, y mientras buscamos la manera de resolver el problema económico del deportivo. Una semana después llegó la propuesta del Sindicato. Entonces se acordó subir el precio del avalúo varias veces.

El Sindicato de Petroleros acordó pagar todos los impuestos pendientes de la propiedad porque, según ellos, tenían buenas relaciones con el gobierno, especialmente con la Delegación. Entonces, aceptaron el precio que Educadora SERMET estableció y llevaron  un cheque por la mitad del precio, solicitando que se les diera permiso de entrar a la propiedad para acondicionarla, lo cual se les concedió. Todo esto se hizo por escrito.

Al poco tiempo, cayó en prisión el líder sindical la Quina y los directores de la Delegación. Entonces el Gabinete General y Obra Institucional nos pusimos a orar. Dios respondió. Meses después, al entrar los nuevos líderes del Sindicato de Petroleros, se presentaron en las oficinas de SERMET llevando un cheque por el saldo del contrato de compraventa.

También, debido a que los petroleros tuvieron problemas para deslindar el terreno del Asilo de Ancianos, se tomó el acuerdo de hacer un avalúo del Asilo y vender la propiedad al Sindicato. Esto nos acarreó muchos problemas con la Directiva de las Sociedades Misioneras Femeniles, quienes tenían razón por el esfuerzo que había significado para ellas el construir la Casa del Anciano llamada Casa Bethania.

Por otra parte, ya que el Patronato del Deportivo había vendido indebidamente acciones como dueños de la propiedad, después de la notificación legal, se convocó por los medios masivos a los socios para ser indemnizados. Acción cumplida en los que se presentaron a cobrarla. Cómo mencioné anteriormente, la desaparecida Educadora SERMET era la dueña del terreno.

Posteriormente, el Gabinete General tomó el acuerdo de que con los  recursos  adquiridos por  la venta del terreno del Deportivo Metodista, A.C., se restituyera a las Sociedades Misioneras Femeniles construyendo la Casa Bethania en Teotlalzingo, Pue. También se acordó restituir a las Ligas Metodistas de Jóvenes del Área del Centro, construyendo deportivos en lugares estratégicos del D.F. Acuerdo este en que no me tocó intervenir por el término de mi gestión como Obispo del Área del Centro.  También se acordó comprar las casas episcopales de la CAS, de la CASE, de la CANSEN y de la CAO, debido a que a partir de 1990 se estructuró la IMM en seis Conferencias Anuales, asignándoseme el privilegio de participar en la compra de la casa episcopal de la CAS, como Obispo de esa área durante los años 1990 a 1994. 

Confío en que esta información servirá para aclarar los movimientos financieros de la ahora IMMAR, que se manejaron honestamente y con trasparencia, no tomando decisiones unilaterales de mi parte, durante los periodos episcopales a mi cargo (1986-

Atte. Presentado

Raúl Ruiz Ávila

raul ruiz avila