XXVII Asamblea Federación SMF, CAO

XXVII SMFCRONICA DE LA XXVII ASAMBLEA ANUAL DE LA FEDERACION DE SOCIEDADES MISIONERAS FEMENILES DE LA IGLESIA METODISTA DE MEXICO A. R.  CONFERENCIA ANUAL ORIENTAL

DEL 9 AL 11 DE JUNIO, 2017, EN SALTILLO, COAH.

“¡…Que la unción y el mover del Espíritu Santo que está en este lugar, llegue hasta ti!”, fueron las palabras de bienvenida a esta XXVII Asamblea Anual de la Federación de Sociedades Misioneras Femeniles de la CAO, con el Lema “Llamada y Apartada”, basado en 1:1 de Romanos: “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios.”

En la ciudad de Saltillo, Coahuila, en el Templo El Mesías, ubicado en la calle Victoria No.413, zona centro, nos reunimos 190 mujeres de las distintas ciudades y estados que conforman esta Federación, para llevar a cabo los trabajos de esta Asamblea, y en punto de las 15:00 horas del día 9 de junio, 2017, la hermana Martha Garcia Reyes declaró oficialmente inaugurada dicha Asamblea.

Inmediatamente se nombraron Comisiones temporales, pasando luego a la lectura de informes de la Presidenta, Coordinadora General y Tesorera, respectivamente, donde pudimos conocer un poco del trabajo que se realiza durante todo el año anterior a esta Asamblea.

También contamos con la visita de la Representante de la Federación de la Conferencia del Sureste, la hna. Maria Inés Meza Mota, a quien tuvimos el honor de darle la bienvenida y disfrutar durante estos días de su amable compañía.

Asimismo, nos acompañaron el Obispo Fernando Fuentes y su esposa, el superintendente Jesús H. Rojas Cano y su esposa, así como pastores del área local.

Estuvieron compartiendo la palabra de Dios los pastores Jesús H. Rojas Cano, José Luis Rodriguez, hna. Norma Martinez y nuestro Obispo Fernando Fuentes.

Durante las dinámicas de la Carta a los Romanos tuvimos oportunidad de aprender, entre otras cosas, que hemos sido injertadas en el cuerpo de Cristo para llevar mucho fruto.

Se entregaron reconocimientos a las sociedades femeniles destacadas por su cumplimiento en las metas establecidas, y se hizo el llamado a las nuevas femeniles para que hagan el esfuerzo de cumplir en tiempo y forma con dichas metas.

Este fue un tiempo de enseñanza y ministración del Espíritu Santo a nuestras vidas que nos exhortó a que seamos portadoras de la gloria de Dios, llamadas y apartadas para el servicio de la obra misionera de Dios, somos mujeres más que vencedoras en Cristo Jesús porque si tenemos el Espíritu de Cristo en nosotras, somos valoradas, amadas y aceptadas.

La palabra final que Dios trajo a nuestras vidas: “Entramos a este lugar para adorarle, pero salimos de aquí para servir.”

Atentamente,

Cronistas: Ma. Magdalena Alvarado y Graciela Rivera Barrientos.

Saltillo Coah., 11 de junio de 2017