Pensamientos Episcopales

pensamientos espicopalesUN POCO DE LEVADURA, LEUDA TODA LA MASA. 

Queridos y amados pastores, anda en boga en versión supuestamente “cristiana” del canto Despacito; bajo ninguna circunstancia y bajo ningún motivo permitan que se entone en nuestras iglesias; recordemos que, la iglesia es como un barco, el barco tiene que estar sobre las aguas, PERO, no debemos, no podemos, permitir que el agua entre al barco porque nos hundimos.

Nosotros somos la levadura que leudamos la masa, no la masa a nosotros, la luz en las tinieblas resplandece y no al revés; si la sal pierde su esencia, ¿cómo será salada?

P.D. Si lo permitimos, a alguien se le va a ocurrir un baile sensual y erótico en la iglesia, en lugar de danzar.


DIOS AMA AL PECADOR PERO NO AL PECADO. 

Esta frase ha causado incomodidad en algunos sectores de la cristiandad, ellos dicen: ¿Qué acaso el que peca no es pecador? Luego deducen que si Dios odia el pecado, por lógica elemental, odia al pecador. La palabra de Dios dice en Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, CRISTO murió por nosotros”; la misma Escritura dice: “Nadie tiene mayor amor que el que pone su vida por sus amigos” (Juan 15:13). Se interpreta que si Cristo murió por nosotros, entonces NOS AMA, el hace una diferencia entre lo que SOMOS y lo QUE HACEMOS, nos ama como personas, como seres humanos, como entes vivos, obra de su creación; pero no ama en algunas ocasiones lo que hacemos; pues la misma palabra pecado, que viene del griego hamartía, es “errar el blanco”, cuando nuestras acciones hierran, van para un propósito y un plan que no están conformes a la voluntad de Dios, entonces y sólo entonces, es cuando podemos experimentar y ver que Dios nos ama, pero que aborrece lo que hacemos o dejamos de hacer que está en su Palabra.

Su voluntad es nuestra santificación, nuestra consagración, el apartarnos para él y andar en las obras que él DISEÑO, para que anduviésemos en ellas. Así que a caminar en los diseños divinos de Dios, en sus Planes Perfectos, en su Voluntad perfecta para nosotros, y esa voluntad está en su palabra que es LA BIBLIA. 


Los anteriores mensajes breves no fueron redactados para su publicación en este órgano informativo, sino localizados y rescatados de diferentes comunicados que el Obispo Fernando Fuentes Amador envió mediante las redes sociales a su área episcopal (CAO). Es iniciativa de este periódico su publicación, ya que su contenido tiene un valor pastoral aprovechable para todos nosotros.

fernando-fuentes