Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México

javniaJAVNIA

Por Oscar G. Baqueiro

Este es el nombre hebreo de una comunidad en el territorio de Judea. Es citada repetidamente por Josefo, el gran historiador judío, en su historia. El lugar salta a la notoriedad a partir del año 66 de nuestra era cuando los judíos se rebelan de  nuevo ante la severa dominación de Roma, que en materia religiosa era muy liberal y respetaba las creencias de los pueblos sometidas al imperio.

Roma envía a su general Vespasiano para someter a los reincidentes judíos, acompañado por su hijo Tito. Vespasiano hace una campaña lenta, el dilema estaba en conquistar la ciudad de Jerusalén y destruir su famoso templo a Jehová. Josefo dice de él “el dios invisible”, diferente a todo el panteón de divinidades griegas, romanas, egipcias, etc.  Es un dios único.

Entre tanto Tito recibe de su padre la delegación de conquistar Jerusalén con el templo reconstruido de manera colosal por Herodes Agripa, impuesto por Roma en años anteriores. Entonces aparece Yojanan ben Sakai, un erudito rabino quien solicita a Vespasiano les den un espacio al colegio rabínico para asumir la importancia indiscutible del templo, amenazado de desaparecer. Se les concede Javnia.

Sin templo el pueblo judío se ve reducido a la práctica litúrgica y a la permanencia de la Palabra contenida en sus Escrituras, ya para entonces traducida desde Alejandría,  del hebreo al griego y al latín con el trabajo de 71 eruditos, razón por la que se llamó la Septuaginta. Tito destruye el templo pero la fe debe continuar. El rabinato de Javnia llenará la necesidad de punto de unión entre los judíos que en el año 70 se dispersarán por 18 siglos por todo el orbe.

Al colegio de Javnia lo llamaron universidad y era presidido por el sabio Gamaliel ya destacado desde los días de Jesús, como consta en Los Hechos, del Nuevo Testamento, parte no canónica del texto judío. Ya se llama a las Escrituras Biblia, palabra griega, lengua cultural de entonces. Javnia ocupa mucho tiempo para establecer un canon, ya que circulan muchos escritos “apócrifos”.

El cánon hebreo quedó en 39 títulos para el Antiguo Testamento: los de Moisés, (Pentateuco), los históricos, los poéticos o de sabiduría y los proféticos, mayores y menores. Ese criterio fue seguido en la Reforma del siglo XVI. Javnia se llama ahora Jamnia y aparece en los mapas del actual Estado de Israel surgido en mayo de 1948.

oscar-g-baqueir