Cápsulas de Discipulado

capsulas discipuladoMODELO BÍBLICO PARA HACER DISCÍPULOS

Muchas personas piensan que los discípulos se hacen a medida que se sientan en un salón de clases o toman un estudio. Si ese es su concepto respecto a hacer discípulos, se sorprenderá. Considere los siguientes preceptos que respaldan un modelo bíblico para hacer discípulos.

Discipular aunque su vida este colmada de prioridades.

EL DISCIPULADO ES UNA RELACIÓN Y UN PROCESO-

El discipulado es una relación y un proceso. No se puede crear un programa o estructura que forme discípulos.

El discipulado no es un curso. Generalmente se define el discipulado como un contenido. Algunas personas piensan que están discipulando a otros al enseñar un estudio bíblico. El contenido es importante, con la Biblia como fuente reveladora. Sin embargo, piensan que si comunican ciertos hechos, la persona ya es un discípulo. Incluso la doctrina, como parte vital del discipulado, no es suficiente. Tampoco se hace un discípulo dándole solamente a estudiar cada estudio del discipulado.

Jesús dijo: “En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y fariseos” (Marcos 23:2). Jesús siguió este precepto: “Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; más no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen” (Mateo 23:3). En la Gran Comisión Jesús dijo: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros” (Mateo 28:20). Jesús fue más allá del conocimiento de los mandamientos, y los llevó a la práctica. El discipulado implica poner en práctica los mandamientos de Jesús para toda la vida.

En Juan 17 Jesús revelo sus intenciones en la última oración que tuvo por sus discípulos antes de ir a la cruz. Jesús declaro que como el Padre tenía comunión con ÉL, ÉL tenía comunión con sus discípulos. En esta relación, Jesús les enseño la Palabra de Dios, pero también les mando a obedecerla. ÉL enseño y oró por sus discípulos. Discipulamos a las personas a medida que se relacionan con Jesucristo, y no mediante un cumulo de conocimientos.

El discipulado no es un programa ni un método. No existe un discipulado que funcione por igual en todos. Aunque se use una secuencia o un proceso de crecimiento que sea lógico y progresivo, no podemos dar un procedimiento, paso a paso, que sea suficiente para todos, que sea eficiente para todos. Entonces, quizás se esté preguntando: ¿Cómo podemos usar Vida Discipular para discipular a otros? Considere Vida Discipular como una herramienta que relaciona a la persona con Cristo, quien es el discipulador. Úselo para ayudar a los discípulos a relacionarse con Cristo de una manera personal, y hacer el compromiso en sus vidas de ser obedientes a sus mandatos para toda la vida.

Vida Discipular enseña la obediencia de muchas maneras diferentes, incluso con las tareas que deben realizarse cada semana. Si los participantes no cumplen con su pacto de Vida Discipular y no ordenan su tiempo estableciendo prioridades para poder completar las tareas, recuérdeles que la obediencia es una actitud que nace del corazón y un compromiso de obedecer la Palabra de Dios en su totalidad.

Como el discipulado se basa en relaciones, nuestra relación con los nuevos discípulos es un factor clave para formar discípulos. Como líderes del grupo de discipulado, debemos ser flexibles y reservar tiempo para desarrollar una relación personal con cada miembro del grupo. Quizás este pensado: ¿Cómo puedo ser un buen líder? Invite a los nuevos discípulos a salir con usted a ministrar o a trabajar en la obra del ministerio. Esté listo para discipular en cualquier momento mientras ministra, durante salidas recreativas y en celebraciones familiares.

Dios busca tener con sus hijos una relación personal obediente y duradera. Ayude a los nuevos discípulos a mantener en perspectiva una relación progresiva con Cristo, que crezca continuamente hasta mucho después de ser formado como discípulo de Jesús.

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a) Dios está trabajando las 24hs del día, buscando establecer una relación personal, real, verdadera y llena de su amor contigo y el primer paso es recibir en tu corazón a su Hijo Jesucristo, declarando con tus labios que Jesús es el Señor y creyendo con el corazón que Dios lo levanto de los muertos; y recibirás la promesa de salvación. El siguiente paso de compromiso es empezar tu proceso de discipulado estableciendo y manteniendo en tu vida una relación con tu Dios y Señor y empezar tu obra de crecimiento espiritual aplicando los principios de vida compartidos en él: QUE, POR

QUE y COMO del discipulado cristiano. ¡ANIMATE HERMANO(A)!

Salmo 63:5,6

CUANDO EL DISCÍPULO MIRA A DIOS, PIENSA Y MEDITA EN ÉL. CUANDO EL DISCÍPULO ESTA CONECTADO EN EL MISMO CANAL CON SU DIOS Y SEÑOR SU ALMA ES SACIADA COMO “de meollo y grosura”, ES DECIR COMO EN UN BANQUETE.

 

  • Comparto segmentos de:

Vida Discipular, y de mi experiencia personal con mi  Dios y Señor, en el Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor.

Hno. Cuau. 

cuauhtemoc-meneses