Cápsulas de Discipulado

16) Capsula de DiscipuladoLA CRUZ DEL DISCÍPULO (TERCERA PARTE)

DE PERMANECER EN CRISTO A LLEVAR FRUTO

El tercer mandamiento declarado en Lucas 9:23 tiene que ver con seguir a Cristo. Si el discípulo permanece en Cristo, producirá en su vida cristiana mucho fruto. El fruto del discípulo no necesariamente se produce al instante, sino que crece continuamente y da cosecha a su tiempo. “Llevar fruto” es el resultado normal de una vida que tiene a Cristo en el centro de su vida. Nuestra vida en Cristo debe continuar en el desarrollo normal del proceso discipular.

Llevar fruto también se relaciona con el fruto del Espíritu: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5:22,23). Mientras aumenta el fruto del Espíritu en la vida del discípulo, va adquiriendo la personalidad y el carácter de nuestro Señor Jesucristo, y alcanza a otros por medio de su ministerio y servicio de toda clase.

Agreguemos dos líneas en forma de flecha a las puntas de la cruz, para simbolizar que nuestro llevar fruto debe seguir creciendo hacia cinco ministerios:

10. Capsula de Discipulado

  1. El vivir la Palabra lleva a un Ministerio de Edificación por medio de la enseñanza y predicación de la Palabra de Dios.
  2. Orar con fe lleva al discípulo a un Ministerio de Adoración / Intercesión.
  3. El compañerismo con los creyentes lleva al discípulo a un Ministerio de Nutrición, de cuidado de los miembros de la Iglesia.
  4. El dar testimonio en el mundo nos lleva a un Ministerio de Evangelismo.
  5. El testimonio al mundo y comunión con otros, guían al discípulo, al servicio cristiano a través de un Ministerio de Servicio, Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”

Observe que la barra horizontal de la cruz, representa el testimonio al mundo y el compañerismo, resaltando en la vida del discípulo su relación con los demás. Estas cinco esferas del Ministerio resumen todo el ministerio de un discípulo y de la Iglesia de Cristo.

La meta del discipulado se expresa en 2Timoteo 2:21 “Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.” El discípulo necesita crecer en los cinco ministerios para poder entra a una vida verdaderamente preparada para ser útiles al Maestro y tener una vida de obediencia a la Gran Comisión. Al desarrollar estas disciplinas espirituales, la vida del discípulo tendrá un equilibrio deseado y será fructífera.

Para recordar la ilustración de la cruz del discípulo, y compartirla con otros, declaramos lo siguiente

Un Señor: como la primera prioridad de su vida.

Dos relaciones: Vertical con Dios y Horizontal con los demás.

Tres deberes: negarse así mismo, tomar su cruz cada día y seguir a Cristo.

Cuatro recursos para que Cristo sea el centro de su vida: Palabra, Oración, Comunión, Testimonio.

Cinco ministerios que se desarrollan a partir de los cuatro recursos: enseñanza y predicación; adoración e intercesión; cuidado mutuo; evangelización y servicio.

Seis disciplinas del discípulo: dedicar tiempo al Maestro; vivir la Palabra; orar con fe; tener comunión con los creyentes; testificar al mundo y ministrar a otros.

FE EN ACCION: Querido hermano(a) lo invito a meditar en la presentación de la Cruz de Discípulo y decídase a ser un verdadero discípulo del Señor Jesucristo, para comprobar que a través de esta enseñanza de principios bíblicos del discipulado, desarrollará una relación más profunda con Cristo (permanecer en Cristo) y podrá ser útil en el servicio al Maestro.

  • Comparto segmentos de:

Vida Discipular, y de mi experiencia personal con mi  Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor. 

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses