XXXIV CASE, Crónica

XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones de la Conferencia Anual del Sureste | Crónica

Antonio de Jesus Arellano Ordoñez [1]
Comisión de crónica de la XXXIV CASE

En la presente crónica se expone, en un primer momento, un breve contexto histórico muy general de San Juan Acozac del municipio de Los Reyes de Juárez, Puebla y del metodismo en sus primeros años en Acozac, para así, continuar con una amplia crónica del XXXIV Periodo ordinario de sesiones de la CASE. La congregación metodista del templo “El Mesías”, en el presente año 2019, ya hacía los preparativos correspondientes para recibir con mucho amor a los miembros de la Conferencia Anual del Sureste [2] de la Iglesia Metodista de México Asociación Religiosa [3] en donde en el mes de junio se llevaría a cabo el XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones de la CASE.

Entre la historia y el evangelio: San Juan Acozac

San Juan Acozac es un campo virgen para la historia ya que, no existen trabajos de investigación histórica o eso es a lo que mi ignorancia respecta; únicamente existen algunos materiales de divulgación o de “datos curiosos”. ¿Y por qué no aprovechar está crónica del XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones de la CASE para dar una pequeña premisa de la historia del pueblo de San Juan Acozac que dé apertura a la investigación histórica de dicho lugar? Al fin de cuentas, de la Iglesia Metodista han surgido destacados escritores como Gonzalo Báez Camargo, Hombono Pinales, Epigmenio Velasco, L. B. Newberry; cronistas como Manuel Flores historiadores como J. Trinidad Ramírez, Vicente Mendoza, Juan Nicanor Pascoe, Andrés Angulo Ramírez, José Donato Rodríguez y Romero, los miembros de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México y Armando Díaz de la Mora, quienes han dado sus aportes para la historia no solo de la Iglesia Metodista de México. Además de la fe en Cristo y el entusiasmo en la labor del extendimiento del reino de nuestro Dios que nos distingue como metodistas, la contribución a la construcción del conocimiento también es parte de nosotros. Me disculpo de antemano si en la anterior mención falte alguien.

Acozac, topónimo del náhuatl atl, que quiere decir agua, coztic [4], amarillo, y el final locativo ac. Por tanto, Acozac, lugar de amarilla agua, quiere decir, lugar de agua amarilla. Lo anterior se debe a que los antiguos habitantes de Acozac en tiempos prehispánicos le llamaron así a éste lugar donde los escurrimientos de agua provenientes de la Sierra Madre Oriental del norte del Estado de Puebla, del Matlalcueyetl de Tlaxcala, del Citlaltepetl, el Cofre de Perote y del Iztaccihuatl-Popocatepetl [5], lo que permite que Acozac sea un lugar con abundante agua. Aunado a ello, el suelo de Acozac está conformado en su gran mayoría de tepetate lo que, al mezclarse con el agua que se estancaba en Acozac (antes de que la mancha urbana dejase enterrados los terrenos de tepetate y los cuerpos de agua) se tornaba en un tono amarillento. Sin embargo, no debemos pasar por alto que no se refiere exactamente al color amarillo que conocemos actualmente, si no al tono de color que da la combinación del agua con el tepetate, pero se traduce como amarillo, debido a que ha sido la interpretación occidental que se ha dado de la palabra coztic. Cerca de Acozac existen algunas cuevas donde emana el agua y ocurre esta mezcla, donde también se han encontrado vestigios de los antiguos habitantes del hoy municipio de los Reyes de Juárez, Puebla [6].

Durante el proceso de restauración de la República, en 1867 comienza la construcción del templo católico en Acozac, dedicado a San Juan Bautista. Seguramente las condiciones que el Imperio de Maximiliano de Habsburgo y el crecimiento de la feligresía católica en Acozac dieron pauta para la edificación de dicho templo; las futuras investigaciones que surjan a partir de ésta crónica nos esclarecerán lo anterior.

El evangelio, con el favor de Dios, por medio de la labor de la Iglesia Metodista Episcopal, había llegado a tierras de San Juan Acozac y, para el año de 1889, ya se contaba con un número regular de metodistas que habían construido un templo. San Juan Acozac sería un polo del metodismo que extendería sus redes de predicación por Cuapiaxtla, la Concordia, los Reyes, Mimiahuapan y Ometepec [7].

San Juan Acozac, la tierra que vio crecer y ser a la Pbra. Rebeca Chávez Domínguez, quien nació en la Ciudad de México y a sus tres años de edad llegó a aquella tierra de su amado padre, al lugar del agua amarilla un 28 de enero de 1951.

Con fecha del 3 de agosto de 1975 se consagró un nuevo templo metodista en San Juan Acozac, siendo obispo el Dr. Alejandro Ruíz Muñoz, el Pbro. Josue Osorio Ortega, superintendente de distrito y el pastor de San Juan Acozac, el Pbro. Anastacio Ponce Bautista.

Dr. Gonzalo Báez Camargo, Juárez y Pensador Mexicano son el nombres de las calles que rodean el templo metodista “El Mesías”, testimonio de la infruencia del metodismo, partidario de la libertad de culto en México durante el siglo XIX y del libre pensamiento con el uso de la razón como una de las fuentes teológicas del metodismo y la libre interpretación de las Sagradas Escrituras, así como de la educación del ser humano para formar buenos cristianos. El edificio de la IMMAR de Acozac alberga salones para la educación en el evangelio, un salón social y oficinas de las diferentes áreas y organizaciones de la IMMAR de Acozac.

XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones CASE

Era jueves 20 de junio de 2019 y comenzaban a reunirse por la mañana los ministros de culto de la IMMAR CASE, quienes habían llegado un día antes. Poco a poco se iban incorporando hermanos y hermanas, quienes habían sido elegidos como delegados propietarios y suplentes de las 95 Iglesias de la CASE [8] que con mucho amor y afecto se saludaban entre hermanos en la fe, así como con tanta alegría apapachaban a los ministros de culto que generalmente llamamos pastores.

Dieron las 11:00 horas y los hermanos y hermanas, ministros y ministras de culto eran llamados para arrancar el XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones alabando a nuestro Dios, el creador de todo cuanto existe, el eterno, a quien y por quien los metodistas debemos tanto por la gracia y misericordia que ha tenido para con nosotros desde que el movimiento metodista emergió en el siglo XVIII de Inglaterra hasta nuestros días. Fue así que dio inicio el primer culto dentro del marco del XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones.

Predicó en el pulpito del templo “El Mesías” la Pbro. I. Raquel Balbuena Osorio, segundo obispo mujer en la historia de la IMMAR después de Graciela Álvarez Delgado hace 25 años, quien nos compartía y nos hacía reflexionar aquella mañana del 22 de junio al respecto al libro de las revelaciones, Apocalipsis 3:20 y 2:29:

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo [9].

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias [10].

Así, motivado con el mensaje de Dios por medio del obispo Balbuena, el pueblo metodista, el pueblo de Dios, alababa y loaba el nombre de nuestro Dios con tanto fervor con el himno “Iglesia metodista” [11]:

Ante el trono de Dios elevemos
nuestras preses fervientes de amor,
a su nombre inmortal consagremos
dulces himnos de grato loor.

Fuimos acompañados con el hermano Abimelec García Serrano en el órgano y piano, así como en este culto participó el coro “Wesley” de la iglesia anfitriona. Alrededor de las 11:30 el culto concluía con el favor y dirección de Dios por medio de su Santo Espíritu quien moró con el pueblo metodista en aquellos momentos históricos, como lo hace hasta hoy.

Se procedió a dar inicio a la Primera sesión plenaria: Reglas parlamentarias dentro del templo, como tradicionalmente se ha hecho. La sesión estuvo a cargo del obispo de la CASE, Pbro. I. Raquel Balbuena Osorio y fueron nombrados secretarios del XXXIV Periodo Ordinario de Sesiones el Pbro. I. Gerardo González Soriano, ministro de culto en Apizaco y el probando Ulises Hernández Luna, ¡qué grato y qué honor desempeñar tal labor y servicio que hace 89 años realizó J. Trinidad Ramírez, secretario de la Primera Conferencia General celebrada en la Ciudad de México! La Primera sesión daba fin alrededor de las 12:54 horas.

A las 13:17 horas, tras un breve receso, se convocaba a los delegados y ministros de la CASE a reunirse una vez más en el templo, ahora para dar inicio a la Segunda sesión: informes. Comisión de estudio, análisis y evaluación de informes. Se unían voces al sonar del órgano en manos del hermano Ulises Pérez, con el himno número 24. “Grande gozo”. Durante la Segunda sesión fueron presentados los informes del obispo, del gabinete conferencial de la CASE, de la comisión de programa conferencial, del área de finanzas y administración, de desarrollo cristiano, de testimonio cristiano, así como se presentó la estadística conferencial.

Finalmente, la obispo felicitó a cada una de las diferentes áreas y comisiones de la CASE por su gran labor y desempeño en sus respectivos cargos. Durante la sesión, destacó la participación del hermano y profesor, Isaías Hernández Chávez quien, en mi punto de vista personal, es un metodista objetivo, respetuoso y crítico que bien ha de contribuir al fortalecimiento de la Iglesia metodista como muchos hermanos y hermanas. Hay que recalcar que cada hora, los miembros que integraron la asamblea del XXXIV Periodo ordinario de sesiones CASE estuvieron en oración por diferentes peticiones. Esta segunda sesión culminó alrededor de las 14:00 horas y fuimos bendecidos con una rica comida que, con mucho cariño, prepararon nuestras hermanas y hermanos, desde niños y niñas hasta adultos, de la congregación de “El Mesías” Acozac.

Una vez saciados del alimento material, el pueblo metodista se fue congregado aquella tarde en el templo “El Mesías” para recibir el pan espiritual. Se cantaba a las 15:30 horas “La canción del Espíritu” y el himno número 233. “Sembraré, sembraré”. Así, procedió la superintendente del Distrito Suroriental, la Pbro. I. María Enriqueta Razo Utrilla del Distrito Suroriental, a impartir un valioso estudio titulado “Introducción al libro de Apocalipsis” el cual, fue de gran bendición para todos los presentes.

A las 17:00 horas, de manera puntual, se procedió a iniciar la Tercera sesión: programa. No he de olvidar mencionar que, para ese momento, asistieron 73 miembros en la barra y 49 como cuórum. Fue así que dio inicio a su gran y excelente exposición el predicador suplente de tiempo completo (PSTC) José Rodrigo Salas Barrientos. En una breve entrevista, Salas Barrientos comentó:

Estoy al frente de la comisión conferencial de programa y, gracias a Dios, es una oportunidad para servir al Señor, porque sobre esta comisión recae todo el programa de la Iglesia, con lo que tiene que ver con las tres áreas básicas: desarrollo cristiano, testimonio cristiano y finanzas y administración. Para esto, nosotros tenemos reuniones periódicas para ver el avance y también proyectar las metas para el año siguiente, como lo comento, las metas que se programan son para cuatro años, y cada dos meses nos reunimos para que cada área informe y comisiones que tiene cada área y, a través de ellos, nosotros vamos viendo si vamos bien o vamos mal, y sobre estos aspectos, cuando vamos retrasados, creamos nuevas estrategias con cada miembro del área y con cada miembro de comisiones.

También, sobre nosotros recae elaborar el calendario de actividades que lo elaboramos cada año y empezamos desde este momento para ver las fechas y lo entregamos en el mes de diciembre. A través de este calendario se controlan todas las actividades de la Conferencia Anual del Sureste que va desde Puebla hasta Cancún. En las 95 Iglesias locales se tiene que implementar este calendario, pero sobre todo a través de las tres áreas damos seguimiento a las 95 Iglesias locales que tenemos en la conferencia.

Es muy importante que nos apeguemos estrictamente al programa de nuestra conferencia, al programa nacional, pero sobre todo en el servicio a Dios. Cuando nosotros le servimos a Dios, le servimos con alegría, le servimos sin condiciones, porque a veces nosotros condicionamos al Señor […] que sea incondicional nuestro servicio al Señor y éste servicio debe ser con gozo, siempre con gozo, así ni nos cansamos.

Le servimos, primeramente, a la Iglesia, pero también a la comunidad. Tenemos que hacer servicio a la comunidad con testimonio y, cuando nosotros decimos “soy cristiano” es porque estamos sirviendo a la comunidad, porque Dios me mando también a eso, a servir a la comunidad y que vean que somos cristianos diferentes. Con nuestro propio testimonio podemos decir “soy hijo de Dios” [12].

Quiero compartirles a todos nuestros hermanos y hermanas que han de leer ésta crónica que, en mi carácter como cuasi-historiador, a lo largo de mis investigaciones sobre el metodismo desde sus tiempos más remotos en el siglo XVIII y su llegada a México, incluso a mi amado Apizaco, antes Barrón-Escandón, había notado que los metodistas, a lo largo de la historia, han sido cristianos críticos, en el real sentido de la palabra de lo que consiste el ser y pensar de manera crítica sin caer en la trivialidad de ser criticones, sensibles a las problemáticas internas como comunidad religiosa y, por ejemplo, en el caso mexicano, atentos a las problemáticas sociales de nuestra nación, hasta podríamos mencionar una larga lista de metodistas que, como decimos en historia, son seres humanos adelantados a su época pero, ¿ello por qué razón? Sin lugar a dudas que la gracia de Dios y su poder se manifiesta en su pueblo, así como el rey Salomón que no pidió riquezas ni poder político, sino que pidió un, llamémosle poder en el sentido que se le dio a la palabra desde el Renacimiento hasta la Modernidad y la Ilustración: sabiduría.

Así, muchos cristianos metodistas han pedido a nuestro Dios su dirección y sabiduría; la historia científica da testimonio de ello y, quien me considere mentiroso, échele un vistazo a los libros de historia científica, objetiva y crítica escritos por aquellos historiadores académicos que, sin ser metodistas, al buen lector, demuestran lo que afirmo en éste párrafo. La CASE no es una excepción de ello, y vaya que tenemos en pleno siglo XXI hombres y mujeres dirigidos por nuestro Dios que colaboran fielmente para el extendimiento del reino de Dios y el fortalecimiento de la Iglesia de Cristo como el profesor Isaías Hernández Chávez, el PSTC J. Rodrigo Salas Barrientos, el Pbro. I. Manuel Hernández Ramírez, el Pbro. I. Cruz Hernández Vargas, el Pbro. I. Gerardo González Soriano, el Pbro. I. Narciso Cortés González, el Pbro. I. Jarid Limón Xicohténcatl, la Pbro. I. Juanita Panecatl Hernández, el Pbro. I. Noé Sánchez Molina, el Pbro. I. Miguel Ángel Villa Bravo y sin duda, nuestra obispo, la Pbra. I. Raquel Balbuena Osorio. Pido una gran disculpa de antemano si me ha faltado mencionar algún nombre.

A Dios gracias por tener como metodistas, comunidad cristiana, un espacio como los Periodos ordinarios de sesiones para exponer, presentar, pensar y discutir situaciones diversas en relación a la Iglesia metodista tanto interna como exteriormente. Claramente somos seres humanos en busca de la perfección por medio de nuestro Señor Jesucristo y estamos constantemente trabajando por ser mejores cada día con Dios mismo y con el prójimo. Nos dieron las 17:54 y llegaba el tiempo de oración; las peticiones fueron agradeciendo a nuestro Dios por la congregación anfitriona y el Pbro. I. Hilario Juárez Mejía, pastor de la congregación “El Mesías” de Acozac, así como pidiendo bendición sobre todos y cada uno de ellos. Así, fuimos dirigidos en oración por la Pbro. I. Juanita Panecatl Hernández. De manera satisfactoria, culminó la tercera sesión en punto de las 18:00 horas y se procedió con la Noche de ministerio, a cargo del Seminario “Gonzalo Báez Camargo”. Después de la cena, procedimos todos a descansar, guardando en nuestros corazones lo que dice el salmo 4:8.
El día viernes 21, en punto de las 7:00 horas comenzó el culto matutino. Dirigió el joven seminarista Isaac Flores Rosas, oriundo de Acozac, así escuchamos de labios del seminarista Gerardo Becerril Guzmán, mi paisano tlaxcalteca de la tierra de Marcos Hernández Xolocotzin, Amaxac de Guerrero. Reflexionamos entorno al Apocalipsis 1:3 y finalizó dicho culto a las 7:50 horas.

Después de haber desayunado, bendecidos por el Señor, a las 9:00 horas dio inicio la Cuarta sesión: dictámenes de comisión de relaciones y continuidad. Estuvimos presentes, 65 en la barra y 44 en el cuórum. Tras haber dado lectura el Pbro. I. Gerardo González Soriano de las tres actas constitutivas hasta ese momento, a las 9:35 horas fue aprobada por la honorable asamblea.

Alrededor de las 9:45 de la mañana, se hizo una mención especial por los 41 años de servicio del Pbro. I. Cruz Hernández Vargas. Siendo así, la obispo de la CASE llamó al frente a Cruz Hernández para que pasase al reclinatorio a doblar sus rodillas para hacer una oración de gratitud a nuestro Dios. A la obispo le acompañaron en oración los tres superintendetes de distrito, Razo Utrilla del Suroriental, Cortés González del Tlaxcala y Limón Xicohténcatl del Oriente. Una vez terminada la oración a las 9:50 horas, Cruz Hernández dirigió unas palabras muy emotivas a la Conferencia Anual del Sureste representada por todos los presentes en el templo “El Mesías”, agradeciendo, en primer lugar, a Dios por sus 41 años de servicio, así como agradeció públicamente a su familia, su esposa e hijos y a todo el pueblo metodista.

Ser pastor no es un título es uno honor que viene de Dios y es un ministerio donde no podemos rezongar. Yo, aprendí a respetar a mis autoridades desde que ingresé, y aquí tengo dos veteranos, Isaías y Manuel. […] López, Josué Alvares, Ulises, Cervantes […] de ellos aprendimos muchas cosas y estas cosas que aprendimos nos las llevamos en nuestro corazón [13].

Ilustración 1. De izquierda a derecha, el Pbro. I. Narciso Cortés González, superintendente del Dtro. Tlaxcala, Pbro. I. , superintendente del Drto. Suroriental, Pbro. I. Raquel Balbuena Osorio, obispo de la CASE, Pbro. I. Cruz Hernández Vargas, Pbro. I. Jaird Limón Xicohténcatl, superintendente del Dtro. Oriente.

En 1978, el Pbro. I. Cruz Hernández Vargas ingresó al ministerio metodista en Jiliapan, Hidalgo, de la ahora la Conferencia Anual Septentrional. Fungió como superintendente del distrito Tlaxcala durante el periodo 2010-2012, obispo de la Conferencia Anual del Sureste durante el periodo de 2014-2018 y muchos otros cargos en lo que ha servido al Señor.

El Pbro. I. Cruz Hernández Vargas me compartió las siguientes líneas concerniente a sus 41 años de servicio al Señor y su jubilación:

Mi jubilación no es para apagarme el deseo de vivir, sino al contrario, el pastorado nos da la fortaleza y experiencia de servir a Alguien que es Vida abundante y esa vida es para siempre. Mi inicio no fue fácil, tuve derrotas y sin nada de experiencia y una mínima preparación, Dios me puso en la iglesia metodista de México y allí el me dio la oportunidad de prepararme y servir. Tengo de dos carreras que Dios me otorgo en este servicio (administración y la teología), que sirvieron en cada parte de mi ministerio y ¡divina experiencia de gratitud por 41 años! ¡estoy agradecido y Cristo me hace feliz! [14].

Alabado sea nuestro Dios por la vida y ministerio del Pbro. I. Cruz Hernández que, 41 años se dicen fácil, pero para mí son prácticamente dos vidas ya que tengo 22 años de edad. Recuerdo con gran cariño al pastor Cruz cuando nos visitaba a la congregación de Apizaco, Tlaxcala, especialmente en los cultos de acción de gracias por un año más de la vida de la Iglesia metodista de Apizaco. ¡con cuánta solemnidad y con cuánta gallardía nos compartía el mensaje de Dios en el pulpito!

Era yo tan solo un niño adolescente ingenuo de 14 años de edad cuando el Pbro. I. Hilario Juárez me presentó con el Pbro. I. Cruz allá por el 2011, de quién recuerdo haberme aconsejado no dejar mi preparación académica y ¿quién diría que ese jovencito de 14 años desfilaría en las filas de la ciencia histórica? Dios es fiel y nos sorprende en el camino que Él tiene preparado para cada uno de nosotros.

Igualmente, se anunció en la cuarta sesión los ordenamientos ministeriales de los probando Ulises Hernández Luna y Noé Machorro Hernández como presbíteros itinerantes de la Iglesia metodista. Se guardó un minuto de silencio por la Pbro. I. Rebeca Chávez Domínguez y el misionero Héctor Lugo Briseño que ya descansan en la presencia del Señor; solamente se escuchaba el canto de las aves. Concluido el minuto, el Pbro. I. Gerardo González Soriano elevó una oración a nuestro Dios en acción de gracias por sus vidas y ministerio y en petición por sus familias, concluyendo así la cuarta sesión a las 10 horas con 11 minutos para proceder a que todos los miembros de la asamblea comenzaran a organizarse para la captura de la fotografía oficial del XXXIV Periodo ordinario de sesiones de la CASE.

Previo a la Quinta sesión: estado de la Iglesia, la asamblea cantaba el himno número 59 “Quiero tu ayuda” a modo de petición a nuestro señor Jesucristo para continuar con su dirección los trabajos del XXXIV Periodo ordinario de sesiones. Se procedió a dar tiempo para presentar los Logros y avances conferenciales, siendo el hermano Gustavo Rojas García, presidente del área de Finanzas y administración de la CASE quien dio una amplia exposición concerniente a su área la cual, se puede consultar en el Anexo del Acta del XXXIV Periodo ordinario de sesiones CASE.

Alrededor de las 12:20, después de un breve receso, se dio paso a la Quinta sesión: estado de la Iglesia (estadística) a cargo del hermano Jorge Salas Galindo, comisión de estadística de la CASE 2018-2019, año conferencial, quien presentó una interesante exposición que mostró de manera pública una ardua recaudación y organización de datos plasmados en tablas y gráficas que, sin el apoyo de las iglesias que integran la CASE, a quienes invitamos se mantengan de manera constante en la presentación de sus planes de trabajo de acuerdo al Formato único de la IMMAR y de los demás requerimientos que el gabinete conferencial de la CASE lo solicite. Salas Galindo señaló que en el año de 2018 se tiene registro de la existencia de 95 iglesias que integran la CASE de Puebla a Yucatán con cifras que superan los 11 mil miembros que, de manera general, integran la feligresía metodista de la CASE. De igual manera, Salas Galindo presentó datos que muchas veces se pasan por alto y que, para la historia es de mucha utilidad en trabajos que analizan cómo ciertos materiales (que se encuentran de manera impresa) impactan en cierto sector de la sociedad y, concerniente a ello, Salas Galindo presentó los porcentajes del aprovechamiento de materiales como el Himnario metodista y los de Escuela Cristiana de Vacaciones, elaborados y editados por la Iglesia metodista, datos que se pueden consultar en el Acta del XXXIV Periodo ordinario de sesiones CASE. En una breve entrevista Jorge Salas compartió lo siguiente:

[…] Fui el año pasado asignado para la comisión de estadística a nivel conferencial. Gracias a Dios, y tomando la base de la estimar que es la nacional, trabajando con ellos, las seis áreas trabajamos, para la encuesta que se realizó en enero de éste año que, son estadísticas del año 2018. Gracias a Dios, desde mi punto de vista ha crecido tanto en feligresía como en las organizaciones, ha habido un incremento del 2017 al 2018, comparando esos años, en poco, pero gracias a Dios ha ido aumentando y, le doy gracias a Dios por esta comisión de estadística [15].

Aprovecho este espacio para felicitar a nuestro hermano contador público, Jorge Salas Galindo quien ha sido bendecido con la responsabilidad que nuestro Dios y el pueblo metodista así han dispuesto dar a nuestro hermano con el área de la Tesorería Nacional, por cuatro años y la Tesoreria Conferencial de la CASE, en el año conferencial 2019-2020. La quinta sesión concluyó a las 14:06 horas.

Una vez más, a las 15:30, en el templo “El Mesías” se escuchaba al pueblo metodista, cantando con tanto fervor y compromiso ante Dios, el himno número 233 “Sembraré, sembraré”:

Sembraré, sembraré
mientras viva, simiente de amor.
Segaré, segaré
al hallarme en la casa de Dios [16].

Así, siendo las 15:38 horas, comenzó la Sexta sesión: Organismo rector. Resumen: estado y trabajo de las instituciones. Quiero comentar que en cada sesión se realizó el protocolo correspondiente, iniciando siempre con el pase de lista de los miembros de la asamblea; pero en esta sesión, la obispo señaló que el pase de lista se realizaría de acuerdo a la lista de la Comisión de relación que integra los nombres de los ministros de culto que han fallecido, descansando así en presencia de nuestro señor y salvador Jesucristo. La obispo solicitó a la asamblea que, cuando se mencionase el nombre de algún ministro ya fallecido, se dijese, al unísono: “presente en la patria celestial”. Los ministros fallecidos fueron la Pbro. I. Rebeca Chávez Domínguez y del misionero Héctor Lugo Briseño. ¿Quién lo diría? En San Juan Acozac, el lugar en donde se crio la pastora Rebeca Chávez, el pueblo metodista se uniría en una sola voz para afirmar que ella ya hace presente en la patria celestial.

Lamentablemente no conocía ninguno de los dos hermanos pastores; solo recuerdo haber escuchado hablar a mi tío Juan Ordoñez Meneses sobre la pastora Rebeca Chávez, con quien entabló una estrecha amistad cuando él era joven y estaba estudiando en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. De aquellos bellos recuerdos que mi tío tiene de la pastora es que él, al asistir a un culto de adoración en día domingo en el templo de “El Divino Salvador” en la colonia de Azcarate, Puebla, dice- fui recibido como un miembro nuevo, para mí fue bastante curioso ya que yo no me consideraba un miembro nuevo debido a que mis padres, Ester y Porfirio, a mí y a mis hermanos, nos habían llevado desde la infancia al templo metodista de Apizaco. Los hermanos me saludaron al sonar de los boletines, lo que me hizo sentir en casa, en la casa de Dios. Yo estudiaba arquitectura en la buapachosa y a la pastora le gustaba trabajar mucho en levantar templos más grandes [17]- Que la historia nos permita aprender cada día más de aquellos que hoy descansan y que vivieron conforme a Cristo; que nos sirva de enseñanza y motivación para continuar firmes en la fe y siguiendo a nuestro señor Jesucristo, velando los unos por los otros y alcanzar la vida eterna.

Posteriormente, se presentó la comisión de candidatura, presentando las comisiones que podrán consultarse en el acta, como: Interpretación de la disciplina, Jaird Limón Xicohténcatl; Asuntos migratorios, hno. Ulises Rojas Quintero; Ecología, la hna. Angélica Gutiérrez y la Comisión de liturgia, Enrique Machorro Ledo. Se procedió a las exposiciones de los Presidentes de patronatos y A. C., comenzando con el hno. Jorge Chávez Leyva, órgano rector de éstas. Así, se hicieron presentes con sus exposiciones el Dispensario Médico “Eben-Ezer”, de Tochimilco, Puebla, por el hno. Médico, Germán Samuel Vázquez Luna, Proyección Humana de México, A. C., por la hna. Mirna Mendoza Gómez, la Clínica de Asistencia Médica “El Buen Samaritano”, de Tatoxcac, por el hno. Antonio Zeno Tamanis.

Mi reconocimiento y felicitaciones para cada uno de mis hermanos que trabajan arduamente para continuar en las labores en beneficio a la sociedad a modo de testimonio cristiano de la IMMAR CASE y aprovecho para unirme al llamado que hizo el hermano Jorge Chávez Leyva a todos los hermanos y hermanas que integramos la CASE a contribuir y fortalecer las instituciones que ésta tiene en la medida que nos sea posible, así como estemos en constante oración por ellas.

Para culminar la sexta sesión, la obispo Balbuena Osorio solicitó al Pbro. I. Cruz Hernández hacer la oración final de esta sesión y por los Predicadores Suplentes de Tiempo C., P. y F. S., Arcelia Caltenco Rosales y J. Alberto Rodríguez García con motivo de sus cumpleaños, culminando así a las 17:15 horas. Prácticamente el día concluyó con la conferencia Todos participando, por el superintendente del distrito Tlaxcala, el Pbro. I. Narciso Cortés González. Al final de dicha conferencia, se realizó una mención especial del hijo del pastor Josué Álvarez(†) quien el éste Periodo ordinario compartió con los asistentes material de divulgación teológica, doctrinal y demás. Esperemos continúe con esta bella labor; hermano, si nos lee, ¡muchas gracias!

El sábado 22 arrancaron las actividades con el Culto matutino de las 7:00 horas. Dirigió Moserrat Flores Muñiz, predicó Jocabeth Padilla Jiménez con el sermón “Toma tu corona” y la cita fue Apocalipsis 3:11. Siendo las 9:00 horas dio inicio la Séptima sesión plenaria donde se respondieron las siguientes interrogantes: ¿cuáles son los planes y programas para el año nuevo conferencial?; ¿cuál es el presupuesto para el nuevo año conferencial?; ¿cuáles son los proyectos de ley que han sido recibidos para su aprobación en esta conferencia?; ¿cuáles son los proyectos relacionados con la Legislación General? Y fueron presentados los Dictamen de comisión de relaciones. La sesión concluyó a las 10:46 horas, haciendo un reconocimiento al hermano Teófilo Roberto Santiago López de la Iglesia “Éfeso” de Oaxaca capital por su labor de composición musical con enfoque doctrinal y bíblico.

La Octava sesión plenaria iniciaba alrededor de las 11:20 horas se señaló la estadística del año 2019, así como de manera democrática se eligió a Tatoxcac, Puebla, como sede de la XXXV Periodo ordinario de sesiones de la CASE 2020. Quedó acordado que el Gabinete Conferencial se encargaría del comunicado oficial de las actas del XXXIV Periodo ordinario de sesiones de la CASE, cerrando así a las 12:20 horas la sesión.

El XXXIV Periodo ordinario de sesiones de la CASE culminó con el Solemne culto de ordenaciones y nombramientos 2019-2020, a cargo de la obispo de la CASE y los superintendentes de los tres distritos: Tlaxcala, Oriental y Suroriental. El sermón “Atendiendo a su voz” fue impartido por la obispo Balbuena Osorio; se hizo lectura de Apocalipsis 2:29. La dirección del culto estuvo a cargo de los superintendentes distritales. Finalmente, la Pbro. I. Panecatl dirigió unas palabras de agradecimiento por parte de la asamblea dirigidas a la Iglesia local de “El Mesías”, a quienes por este medio reitero mis más sinceros agradecimientos por todas las buenas dádivas y atenciones que tuvieron para con todo el pueblo metodistas, pidiendo a nuestro Dios, bendiga a cada uno de ustedes, hermanos y hermanas de Acozac, así como a todos los suyos.

Agradezco Dios por la bendición de servirle con esta crónica; a todos los lectores, así como a quienes a lo largo de mi desarrollo como cristiano y académico han confiado en mí y me han tenido en sus oraciones: a mi madre que siempre ha estado a mi lado, al Pbro. I. Narciso Cortés González, al Pbro. I. Gerardo González Soriano, al Pbro. I. Manuel Hernández Ramírez, al Pbro. I. Cruz Hernández Vargas, a los hermanos que tuvieron a bien confiarme la crónica y a mi obispo de la CASE, Pbro. I. Raquel Balbuena Osorio a quien cito para concluir ésta crónica que, espero sea de bendición para todos los lectores: “Con el favor de Dios, si Cristo no viene antes…” espero saludarles con tanto amor en Cristo Jesús, señor nuestro, deseando que su bendición sea derramado sobre todos ustedes y la Iglesia metodista.

Amén.

Fotografía oficial del XXXIV periodo de sesiones de la CASE.

NOTAS

  1. Antonio de Jesus Arellano Ordoñez, miembro en plena comunión de la IMMAR Apizaco, Tlaxcala.
  2. En adelante la Conferencia Anual del Sureste será mencionada con las siglas CASE.
  3. En adelante la Iglesia Metodista de México Asociación Religiosa será mencionada con las siglas IMMAR.
  4. Rémi Simeón, Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana, Siglo XXI, México, decimonovena reimpresión 1977, p. 130.
  5. v. http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/pue/territorio/relieve.aspx?tema=me&e=21 .
  6. v. https://mx-fiesta.com/puebla/los_reyes_de_ju_rez/santiago_acozac/vervideo/P2gVNHPK80o .
  7. María Eugenia Fuentes Bazán, II. La obra misionera de la Iglesia Metodista Episcopal en el Estado de Tlaxcala, 1875-1910, en El metodismo en el Estado de Tlaxcala (1875-1929), tesis de licenciatura en historia, UNAM, México D. F., 1992, pp. 73-74.
  8. Según datos del año 2018 de la comisión de Estadística de la IMMAR CASE.
  9. El Apocalipsis 3:20, en La Santa Biblia, Holman Bible Publishers, Corea, 2009, revisión 1960, p. 1625.
  10. El Apocalipsis 2:29, op. cit., p. 1624.
  11. José Trinidad Ramírez, 282. Iglesia metodista, en Himnario metodista. Edición especial, CUPSA, México, sexta reimpresión, 2017.
  12. Entrevista con el predicador suplente de tiempo completo (PSTC) José Rodrigo Salas Barrientos.
  13. Palabras del Pbro. I. Cruz Hernández Vargas. 21 de junio de 2019 en el templo “El Mesías” San Juan Acozac, Puebla.
  14. Por Pbro. I. Cruz Hernández Vargas. Correspondencia vía Facebook entre usuario Cruz Hernández Vargas y Tonny Arellano (Antonio de Jesus Arellano Ordoñez). 22 de junio de 2019, 21:44 horas.
  15. Entrevista con Jorge Salas Galindo.
  16. Abraham, Fernández, 233. Sembraré, sembraré, en Himnario metodista, op. cit..
  17. Entrevista con Juan Ordoñez Meneses.