Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico
LA PERSONALIDAD DEL DISCÍPULO: ¿QUIÉN ES USTED?

Cuauhtémoc Meneses Stama

Estamos compartiendo “el cómo del discipulado bíblico”, como fruto de mi experiencia con Dios en el “Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de mi Dios y Señor”.

Las evidencias de tener la personalidad del discípulo-cristiano espiritual son:

  • Cristo vive en el mundo por medio de usted.
  • Su ser interior está integrado y tiene la paz de Dios.
  • Se nos llena continuamente con el Espíritu Santo, y el discípulo reboza de regocijo, amor, paz, alabanza y gratitud.
  • Por nuestro ser fluyen ríos de agua viva hacia los demás, como testimonio en el nombre de Cristo, quien vive en su interior por medio del Espíritu Santo (Juan 7:38,39).
  • Leer 1 Tesalonicenses 5:23, 24.

Comentario del Hno. Cuau
Mi experiencia con Dios al caminar en obediencia a su Palabra y haciendo su voluntad, es que el material del “Plan Maestro de Discipulado Cristiano que estamos compartiendo, de una manera inductiva nos transforma para estar en paz con todos y andar en santidad para ver a mi Dios y Señor cara a cara.

El Maestro Jesús le pregunta: ¿Quién es usted? Su Dios y Señor le hace esta pregunta, para evaluar su propia vida:

1. ¿Es usted un hombre natural con su espíritu muerto? Como hombre natural, por medio de su naturaleza pecaminosa (carne), el mundo y Satanás tienen el control de sus sentidos físicos y de sus deseos naturales.

2. ¿Es usted un cristiano carnal que ha permitido que Cristo entre en su vida por medio de una relación personal con su Dios y Señor, pero sigue dominado por los deseos de la carne? ¿Acaso le domina todavía el “yo-yo” y sigue siendo egocéntrico? ¿Quién tiene el control de su vida, el “yo-yo” o el Gran YO SOY?

3. O, ¿es usted un cristiano espiritual que ha sido crucificado con Cristo y cuya vida ha sido transformada a un estado Cristocéntrico y Serviocéntrico, para ser un verdadero Discípulo de Jesús? ¿Le ha dado el control de su vida a su Dios y Señor, por medio del Espíritu Santo que mora en usted?

Cuando ha adquirido la personalidad del discípulo espiritual, debe comprender que todavía no es perfecto, pero diariamente crucifica la carne para alcanzar la victoria en Cristo.

Conscientemente permite que el Espíritu Santo lo llene, y esto es una acción continúa en la vida del discípulo, para alcanzar la personalidad y el carácter de su Maestro, Jesucristo.

Cuando es tentado, en oración pide a Cristo que llene su vida y cierre la puerta de la carne y ha Satanás, y confiesa diariamente sus pecados.

Cuando peca, pide el perdón de Dios y su presencia para que le ayude a vencer a sus tres enemigos: Su naturaleza pecaminosa, el mundo y Satanás; y vencer las tentaciones del padre de mentiras.

Acciones para tener una vida de victoria en Jesús:

  • Pida a Dios que le ayude en su determinación de hacer lo correcto (Filipenses 2:13)
  • Abra la puerta de su espíritu al Espíritu de Dios pidiéndole que lo llene (Efesios 5:18)
  • Cierre la puerta de la carne a Satanás, confesando sus pecados y señalando que su carne está crucificada juntamente con Cristo (Gálatas 5:24).
  • Renueve su mente saturándola de la Palabra de Dios (Romanos 12:2; 2 Timoteo 3:16,17).
  • Permita que el Espíritu Santo domine sus emociones, produciendo el Fruto del Espíritu en su vida (Gálatas 5:22, 23).
  • Presente su cuerpo al Señor como instrumento de justicia (Romanos 6:12,13).
  • Ame al Señor su Dios con todo su corazón, y con toda su alma, y con toda su mente, y con todas sus fuerzas (Marcos 12:30).

FE EN ACCIÓN
Querido hermano, la personalidad del discípulo contiene muchas verdades bíblicas que son prácticas en una diversidad de situaciones, como consejería bíblica le recomiendo usarla para aprender a hacer la presentación de la “Personalidad del Discípulo”, y compartirla con otros.

  • Úsela para evaluar su crecimiento espiritual.
  • Sea ejemplo de las enseñanzas bíblicas, para obtener la victoria en su vida personal: Úsela cuando confronte una tentación, para vencer las debilidades de la carne y a Satanás.
  • Úsela en oración al dedicar toda su personalidad al Maestro. Ore por cada parte de la misma.
  • Úsela para repasar los versículos de memoria, relacionados con la vida victoriosa.
  • Diagrámela ante amigos para ayudarles a evaluar si son personas naturales, carnales, o espirituales y demostrarles cómo ponerlas por obra en sus vidas.
  • Úsela con un inconverso para explicarles cómo puede llegar a ser un seguidor de Cristo. En tal caso diagrame y explique el “Hombre Natural” y pase a diagramar y explicar el “Cristiano Espiritual”.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.

Tomado y adaptado del libro “El Plan Maestro para el Discipulado Cristiano” y de compartir mi experiencia con Dios.