Instituto Mexicano Madero, plantel Centro: Saludo Navideño

El Salvador nació en Belén y nace en mí corazón

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Isaías 9:6

Dando el tema en una de las actividades de Adviento en nuestra capillita de la escuela, una pequeña emocionada me preguntaba si hubo niños el día que Jesús nació en Belén. Con una gran expectativa en sus ojos, aún sin esperar la respuesta ella empezó a brincar de gusto,-como anticipando lo que le diría-.

Saltando con alegría decía -¡Yo quiero estar ahí en Navidad! ¡Quiero estar junto al niño Jesús!

Los demás niños se acercaron con curiosidad por la actitud de su compañerita.

Me apresuré a decirle, pues no paraba de brincar: Tal vez no pudimos estar ahí, y seguramente a Él le hubiera gustado verte. Pero te tengo una Buena Nueva: Cuando lo recibes con amor y crees en Él, el niño Jesús nace en ti, lo mismo sucede en mí y en todos ustedes cada Navidad. Por eso debemos conocer esta hermosa profecía que fue dada varios siglos antes de su nacimiento. “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro” (Isaías 9:6).

Y hoy, Él ha decidido quedarse en tu corazón. Emanuel es el nombre que anuncia la visita de Dios para quedarse con nosotros, tal como el Nuevo Testamento lo proclama, en la persona de Jesús. DIOS CON NOSOTROS. Es el significado de la Navidad.

La niña suspiró de emoción. Como sintiendo en su corazón el calor del pequeño pesebre que acunaba sus sueños, sus sonrisas, sus esperanzas en un bebé llamado: “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Ninguna pregunta es simple para el alma que desea que Jesús nazca en su corazón en esta Navidad. Vayamos hacia el pesebre de Belén y tomemos las manos de nuestros niños y jóvenes para lograr ser un eslabón de generaciones que expanden las Buenas Nuevas del Reino, y que al igual que los ángeles anuncien:

¡Gloria a Dios en las alturas,Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

“La humildad y sencillez con la cual nació el niño Jesús, en medio de un pesebre, nos demuestra que no hay nada más importante que el amor. ¡Feliz Navidad para todos!”