Tetimonio de gratitud: Un cambio en mi vida

Un cambio en mi vida

Hoy quiero compartir con ustedes algo que trajo un aliciente a mi vida, entendí que Dios está conmigo y con mi familia. Hace unos años atravesaba un duelo interminable que provocaba que mi vida se apagara y que cada día pasara sin gozo, sin esperanza y con mucha tristeza. En esos meses sentí el llamado para asistir a una plática programada por el Departamento de Consejería del IMM Zavaleta. Casi al término de la plática, la Consejera citó un versículo bíblico que me hizo recordar quién es mi creador:

“… y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Isaías 9:6

Ese mismo día, con el versículo en mi mente y corazón, fui a la Consejería buscando consuelo a mi dolor; a la distancia, puedo ver que la persona que ingresó ese día a la Consejería era una persona vacía, sin luz, sin gozo y sin esperanza. Fui cariñosamente recibida, orientada y animada a recordar que, a quienes amamos a Dios, todas las cosas nos ayudan para bien; que Dios nos conoce y sabe de todas nuestras necesidades.

Poco a poco esa persona, a quien describo hoy, fue recobrando la esperanza y confianza en que Dios lo es TODO.

Es Admirable, fue obediente hasta la muerte.

Es Consejero y maestro, que sirvió aún al más insignificante.

Es Dios Fuerte, para liberar de cadenas y esclavitud.

Es Príncipe de Paz, que sobrepasa todo entendimiento.

Hoy mi vida es distinta, llena de luz y de esperanza; estoy cierta de que a pesar de cada dificultad que se presente en mi vida, la mano de Dios me sostiene, ahora sé que su amor es inquebrantable, que soy su hija, conozco y reconozco a mi Padre, mi creador. Amén.

Gracias infinitas a Dios por estar presente en cada momento de mi vida, gracias al IMM ZAVALETA y gracias a la Consejera Mechita.

Gabriela Velázquez Castro
Madre de familia