Los Valores Éticos y Morales

Los valores éticos y morales

Abner Alaniz Rangel

El Presidente de la República se ha enfrascado en una lucha en contra de la corrupción, que se ha hecho un estilo de vida en nuestro país, como parte de la cuarta transformación. La corrupción ha invadido todos los estratos sociales. Por supuesto, ni la iglesia cualquiera que sea su denominación, se escapa.

Para quienes profesamos una fe y hemos aceptado al hombre que vino a pregonar los valores éticos y morales, que son signo de la armonía entre el hombre y su entorno social. Se habla de una crisis de valores: el desarrollo tecnológico, la globalización de los mercados y de la cultura, la relevancia de la información y del conocimiento de los procesos productivos y sociales, modifican las maneras de entender el mundo y bosquejan nuevas formas de relación entre las personas.

Por eso, en aquí comentaremos ¿Qué es la ética? ¿Qué son los valores? Valores… ¿Para qué? Y cuáles son las características de los valores. Vivimos en una sociedad en donde la impunidad y la corrupción ya forman parte de nuestra cultura. La falta de una cultura ética y moral, y la falta de patriotismo, nos obligan a cambiar nuestro comportamiento. Vivamos con ética. Pero eso tiene que comenzar con cada uno.

Necesitamos desarrollar valores, capacidades y habilidades generales que permitan el dominio y la creación de nuevos conocimientos. El eje de todo esto se encuentra en la educación, en el seno de la familia. En la vida, no basta con ser inteligente para alcanzar el éxito. Es necesario adaptar un método basado en valores y principios éticos, que seguidos paso a paso, nos conduzcan a la meta que nos hemos trazado.

¿Qué es la ética? Es la ciencia que se ocupa de lo que es bueno o malo, de lo que es justo o injusto.

¿A qué llamamos normas morales? A los principios que en una sociedad regulan el comportamiento de los seres humanos, en función de lo que se considera bueno, justo, correcto. A la ética también se le llama filosofía de lo moral; y ésta tiene como objeto el estudio de la conducta humana, pero solo cuando es susceptible de juzgarse moralmente.

Los principios son aquellos valores que recibimos en la primera infancia, inculcados por nuestros padres, maestros, religiosos y por la sociedad. Estos valores no los cuestionamos, pues forman parte de la esencia misma del criterio y de la conciencia individual

Los valores éticos o morales son principios con respecto a los que las personas sienten un fuerte compromiso “de conciencia” y los emplean para juzgar lo adecuado de las conductas propias y ajenas.
En nuestra época, podemos identificar valores que son aceptables como: el derecho y respeto a la vida, la verdad, la libertad, la equidad, la fraternidad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, etc.

El valor moral, perfecciona al hombre en cuanto a ser hombre: en su voluntad, en su libertad, en su razón. Los valores perfeccionan al hombre de manera que lo hacen más humano. El valor, la honradez, la fidelidad, la lealtad, la bondad, la tolerancia, la empatía, el respeto, el libre albedrío, la modestia, la solidaridad, la responsabilidad y la justicia.

La fidelidad es una noción que en su nivel más abstracto implica una conexión verdadera con una fuente o fuentes. La fidelidad es la capacidad espiritual –el poder o la virtud– de dar cumplimiento a las promesas. El que es fiel cumple la promesa a pesar de los cambios en las ideas, las convicciones y los sentimientos, que pudiera provocar el tiempo. Es la decisión de crear su vida en cada instante conforme al proyecto establecido en el acto de la promesa.

También se puede decir que la fidelidad es la capacidad de no engañar, de no traicionar a los demás. Es un valor moral que faculta al ser humano para cumplir con los pactos y compromisos adquiridos. La fidelidad es entonces el cumplimiento de la palabra dada.

Bueno estimados hermanos, se nos ha terminado el tiempo por ahora. Mándeme sus comentarios o sugerencias, para los temas que quieran que vayamos tratando, por lo pronto no se pierdan la siguiente cápsula. Pero mientras tanto hágame un favor: ¡Sea feliz!

Con mi afecto y respeto.

Pastor Alaniz