Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico
LA CREACIÓN DE DIOS, EN EL PROCESO DE RESTAURACIÓN
(segunda parte)

Cuauhtémoc Meneses Stama

Ante la pandemia que estamos viviendo en el mundo, que nos mantiene encerrados en nuestros hogares, con el eslogan mundial “Quédate en casa”, debemos dar gracias a Dios de que nos ha mostrado Su voluntad, al permitir que se propague el coronavirus y los beneficios que no podemos vislumbrar en este tiempo: La unidad familiar (en tiempos actuales estamos viviendo en el mundo una crisis de valores, que está destruyendo familias enteras) y su Creación (el hombre ha contribuido a depredar la Creación de Dios).

Sobre la Creación de Dios, como buen mayordomo de Dios, les comento mis convicciones sobre cómo tener éxito en la mayordomía cristiana y que Dios me reveló cuando fui maestro en el Seminario Juan Wesley, enseñando la materia de “Mayordomía Cristiana”.

El propósito de analizar y estudiar los principios bíblicos de la creación de Dios es enseñar la condición del mundo creado por Dios. Al terminar el estudio el mayordomo de Dios y el discípulo de Jesús habrán aprendido a “razonar y comprender las tres perspectivas que debe tener el mayordomo de Dios, con relación al mundo”.

Aprenderá cuatro deberes del mayordomo de Dios en cuanto a la Creación.

I. LA CREACIÓN ESPERA UNA RESTAURACIÓN

En la cápsula anterior estudiamos la creación de Dios en su perfección, así como fue hecha por Dios, y la creación hecha imperfecta por la caída del hombre.

Por lo tanto, la creación y el hombre, esperan una restauración al estado perfecto en que Dios lo creó todo.

¿Qué espera la creación? Una restauración al estado perfecto en que Dios lo creó todo.

Pablo explica bien esta esperanza de restauración en Romanos 8:21, “porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de la corrupción, a la libertad glorioso de los hijos de Dios”. Sin embargo, los mayordomos de Dios y los discípulos de Jesús, no debemos ser pesimistas, porque tenemos la esperanza de un futuro glorioso.

II. EL HOMBRE COMO AGENTE EN LA RESTAURACIÓN

  • El hombre mismo que ha contaminado la creación de Dios, tendrá que trabajar para su restauración.
  • Esta es la responsabilidad de los hombres restaurados (creyentes – mayordomos de Dios – Discípulos de Jesús).
  • El Salmo 8:6-8 (leerlo) Dios dio a la humanidad una autoridad tremenda: estar a cargo de toda la tierra, pero junto con la gran autoridad viene la gran responsabilidad.• El hombre, tiene la responsabilidad de trabajar para la restauración del mundo. En particular todo creyente, por ser un hombre restaurado, debe reconocer dicha responsabilidad de trabajar personalmente y como miembro de la Iglesia, en la restauración de la creación, para entregarla a Dios otra vez.
  • Además tiene la responsabilidad como individuo y como Iglesia de hacer consciente de esta responsabilidad a todo el mundo, incluyendo a las personas no creyentes.

III. LA CREACIÓN DEMANDA, UNA NUEVA PERSPECTIVA DEL MUNDO

  1. ES UNA PERSPECTIVA CONSTRUCTIVA Y NO DESTRUCTIVA: El hecho de que somos mayordomos de Dios, implica que nuestra relación con la creación de Dios, debe ser constructiva y no destructiva. Por ejemplo, después de cortar 15 árboles, debemos plantar 20 más. Si estamos abusando de la creación, tenemos que adoptar una nueva perspectiva constructiva.
  2. ES UNA PERSPECTIVA DE DOMINIO DELEGADO: El dominio que tiene el hombre sobre la creación de Dios, no es un dominio propio, sino un dominio delegado por Dios mismo.
    • Trabaja en nombre de Dios y no en su propio nombre.
    • Trabaja para los fines de Dios y no para cumplir sus propios deseos.
    • Por lo tanto, el dominio del hombre sobre la creación de Dios es un dominio delegado.
    • Génesis 1:28-30 (leerlo) según estos versículos ¿Quién es el Dueño? DIOS ¿Quién es el mayordomo de la creación de Dios? EL HOMBRE.
    • Salmo 8:6-8 (leerlo) ¿Quién puso todo bajo el dominio del hombre? DIOS, entonces, el dominio que tiene el hombre sobre la creación de Dios, ¿es algo que el hombre toma por sí mismo o es algo que el hombre recibe de otro? Es algo que el hombre recibe de Dios, dominio delegado por Dios, de toda la creación, el hombre es dueño de nada, pero responsable de todo.
  3. ES UNA PERSPECTIVA DE SERVICIO:
    • Somos mayordomos de Dios y Discípulos de Jesús, para servir y no para ser servidos.
    • Nuestra actitud hacia el mundo debe ser de servicio y no de manipularlo para nuestros propios intereses.
    • Nuestro dominio como mayordomos de Dios, entonces, es de servir y no de dominar.

IV. CUATRO DEBERES POSITIVOS
La perspectiva correcta de nuestra relación con el mundo, implica cuatro deberes positivos.

  1. SABER DE ESTE MUNDO:
    • El buen mayordomo de Dios, debe preocuparse por entender cómo funciona este mundo en que vive. El saberlo, le ayudará a servir bien como un mayordomo de Dios responsable.
    • Debe saber algo de las relaciones entre todas las cosas del mundo natural.
    • Si rompemos la cadena de relación, sufrimos las consecuencias.
    • Por ejemplo, si cortamos los árboles de un bosque, debemos saber que resultará en la erosión de la tierra negra y como consecuencia no tendremos tierra fértil para sembrar las semillas; o si contaminamos los ríos. Se mueren los peces, y no tendremos pescado que comer.
    • Así, que es muy importante para todo mayordomo de Dios, saber cómo funciona este mundo.
    • 1Tesalonicenses 5:21 “Escudriñarlo todo; retened lo bueno.” – si confrontamos con cuidado cómo funciona el mundo actual, aceptaremos lo verdadero y rechazaremos lo falso.
  2. PENSAR EN LAS CONSECUENCIAS:
    • Nuestro dominio de la creación no debe ser egoísta.
    • Debemos usar la creación de Dios en formas eficientes, evitando afectar tanto al mundo mismo, cómo a otros seres humanos.
    • Por ejemplo, el quemar la tierra para mí, quizá es la forma más rápida para preparar la tierra para la siembra, pero no es la forma más constructiva para la tierra, ni para mi vecino que tiene que respirar el humo de mi incendio.
    • Debemos anhelar, el satisfacer nuestras propias necesidades de comida y habitación, sin que otros sufran las consecuencias negativas.
    • Debemos analizar si lo qué hacemos, afectará a la creación de Dios, o al estilo de vida de otros.
  3. TRABAJAR PARA HACER REFORMAS:
    • Como mayordomos de Dios, debemos interesarnos individual y colectivamente, para que haya reformas y leyes que protejan al mundo y prohíban las prácticas que afectan negativamente a la naturaleza.
    • Debemos ser objetores de la consciencia ciudadana, en cuanto a las malas prácticas que poco a poco están destruyendo el mundo que habitamos.
    • La Iglesia debe hacerse presente en contra de los abusos y depredación de la creación de Dios.
  4. BUSCAR LA JUSTICIA:
    • No solamente tenemos la responsabilidad, como mayordomos de Dios de influir para hacer reformas, sino también debemos buscar la justicia, dondequiera que haya injusticia.
    • Individual y colectivamente, debemos trabajar para levantar la consciencia ciudadana, en cuanto a las injusticias que nos rodean.
    • La Iglesia debe participar para alivias las injusticias.

FE EN ACCIÓN
Querido/a hermano/a, mi recomendación es que en esta semana medites en los principios bíblicos sobre la Creación de Dios, y llegues a la convicción de que, como mayordomo de Dios y discípulo de Jesús, de reconocer tu responsabilidad de ser objeto de consciencia para que el mundo crea en la Creación y no en la Evolución. Sobre el tema del origen del hombre, en mis debates que tengo con amigos, familiares y personas que les interesa el tema, escucho y respeto sus puntos de vista, pero termino con la siguiente declaración: Yo, Cuau, prefiero creer que fui hecho a semejanza de mi Dios y Señor y no que mi origen está en un chango. Por último, te exhorto a que después de analizar con cuidado, los principios bíblicos sobre la “Creación de Dios”, firmes y declares la siguiente dedicación de tu deber como mayordomo de Dios.

DEDICACIÓN DE MI DEBER COMO MAYORDOMO DE DIOS
“Creo que es el plan de Dios, que gobiernos humanos ejecuten la justicia en la tierra, que preserven la creación de Dios, que defiendan los derechos humanos, que castiguen a los malhechores y velen por el bienestar de todos los ciudadanos. Siendo los gobernantes servidores de Dios y como mayordomo de Dios y discípulo de Jesús, debo respaldarlos. Me responsabilizo ante Dios, por la elección de las personas que mejor cumplirán con un cargo público, prestar mi servicio voluntario en actividades de servicio social, formar parte de la consciencia colectiva del país, si me llaman para servir a la causa de la justicia, le pediré a mi Dios y Señor, valor y fe para hacer frente a las tentaciones y ser fiel. Buscaré la dirección de Dios para que mi voto y mi vida contribuyan para el bien de mi Patria y la gloria del Señor”.

La Palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Mayordomía Cristiana y de compartir mi experiencia con Dios, como mayordomo de Dios y discípulo de Jesús.