Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico
TESTIMONIO CRISTIANO

Cuauhtémoc Meneses Stama

Antes de seguir con el “cómo del discipulado”, Dios ha puesto en mi corazón compartir con ustedes, que son mi Iglesia Metodista de México, lo que Dios me ha revelado a través de su Palabra sobre el Testimonio Cristiano, siendo este una de las tareas más importantes del discípulo que es testificar de Jesucristo. Para comprender de una manera más significativa lo que se debe entender por testimonio a continuación daremos algunos conceptos y definiciones para que nos coloquen en el área de entendimiento de esta palabra:

  • TESTIGO: persona que da testimonio de una cosa, o la atestigua.
  • TESTIMONIO: aseveración de una cosa / prueba, justificación y comprobación de la certeza o verdad de una cosa.También es testimonio la actitud de la persona que compromete su vida enteramente en la verdad y el valor primario de lo que afirma.
  • DAR EVIDENCIA DE TUS VALORES Y CREENCIAS. El máximo testimonio de Dios es su Palabra revelada a través de los profetas y la historia del pueblo de Dios e inspirada por el Espíritu de Dios.

Su culminación es Jesucristo por su excelencia “testigo fiel”. Para que el testimonio de Cristo pueda alcanzar a todas las personas, ha de pasar por el testimonio de los Apóstoles.

Existen varios tipos de testimonio personal:

  1. TESTIMONIO RELACIONAL: Compartir a Jesucristo con familiares y amigos.
  2. TESTIMONIO DE TU ESTILO DE VIDA: Compartir a Jesucristo con personas de nuestras actividades diarias.
  3. TESTIMONIO DE VISITACIÓN: Visitar a alguien intencionalmente con el propósito de compartir a Cristo.
    ¿Recuerdas lo que significa la palabra “Testimonio”?
    a. Alguien que proporciona evidencia.
    b. Testificar no es predicar, es dar evidencia.
    Como discípulo de Jesús tienes la evidencia de una vida transformada porque Cristo mora en ti. ¿Cómo dar evidencia de una vida transformada?

Testimonio básico de salvación
Tomaremos el ejemplo bíblico del Apóstol Pablo: El apóstol Pablo sabía cómo poner su testimonio en palabras. Aprovechaba cada oportunidad que tenía, con cada persona que lo escuchaba (lea Romanos 1:16). En Hechos 22:1-15 y 26:9, 20, encontramos el registro bíblico de dos ocasiones en que Pablo puso su testimonio en palabras. En ambos casos, Pablo usó su experiencia de conversión como evidencia de su testimonio. En ambos casos mencionó cuatro hechos acerca de dicha experiencia:

A. MI VIDA Y ACTITUDES ANTES DE SEGUIR A JESUCRISTO: El propósito de esta parte no es tanto confesar su vida de pecado, sino, compartir las cosas buenas, como las malas.

B. CÓMO ME DI CUENTA QUE DIOS ME ESTABA HABLANDO: El propósito de esta parte de su testimonio, es decir, como Dios comenzó a mostrarle su amor, aun cuando todavía era incrédulo.

C. CÓMO LLEGUÉ A SER CRISTIANO: En esta parte del testimonio se debe compartir como confió su vida a Cristo, quizás en este punto los términos eclesiásticos aparezcan con más probabilidad.

D. LO QUE SIGNIFICA SER CRISTIANO PARA MI: En esta parte del testimonio tener cuidado de no afirmar que el ser cristiano resuelve automáticamente todos los problemas o que nunca ha tenido dificultades. Compartir su estilo de vida que, como discípulo de Jesús, le agrada a Dios.

Mi recomendación para los discípulos de Jesús
Conviene recordarles que el testimonio del discípulo de Jesús es único e irrepetible. Necesitan poner su testimonio personal de salvación en palabras, para que, a través del mismo, digan a los demás, quién es Cristo, lo que Él ha hecho en su vida y cuánto significa Él para el discípulo. Recuerden que estará preparando su testimonio para personas no creyentes.

El testimonio que vives
Nuestro testimonio personal es único e irrepetible y, el contarlo a otros, es una responsabilidad que no debemos tomar a la ligera. Dios ha confiado en cada uno de nosotros con la posibilidad de afectar a personas que nos observan a diario. A veces no sabemos la influencia que tenemos, pero la gente nos mira, en espera para ver si nuestras palabras coinciden con nuestras acciones. Usted probablemente ha sido influenciado por algún otro testimonio. Tal vez ese estilo de vida diferente, habló claramente a su corazón sobre la necesidad de un Salvador. De la misma manera, usted puede impactar a otros, incluso cuando no tienes idea de que te están mirando. Mi iglesia puede crecer ¡Sí! Atrévete a ser valiente y con valor y fe comparte tu testimonio personal de salvación.

Mi Dios y Señor, ha puesto en mi corazón compartir con mi Iglesia Metodista de México y con ustedes, mi testimonio personal de crecimiento, a partir de que le entregué mi vida a Jesucristo y ser transformado a un discípulo verdadero y bíblico de mi Maestro Jesucristo.

Testimonio del hermano Cuau

Mi nombre es Cuauhtémoc Meneses Stama y soy una prueba más de que Dios sólo tiene hijos.

Pertenezco a una familia que por más de cuatro generaciones ha sido cristiana, crecí en la Iglesia Metodista de México (Iglesia de Getsemaní), conociendo y aprendiendo la Biblia aún antes de saber leer, con coritos e historias de la escuela dominical.

Doy testimonio de que los mejores años de mi niñez y juventud, los pase en mi querida Iglesia de Getsemaní.

Obediente al mandato de mi Dios y Señor de que no me atara a yugo desigual, Dios proveyó para mi vida un maravilloso regalo, a mi amada esposa Martha, quien también asistía a la misma Iglesia y nos conocíamos desde niños.

Mi Dios y Señor siguió cuidando de mí, y después de andar disfrutando los placeres de este mundo por más de quince años, el Señor utilizó a mi familia para tener un reencuentro con mi Salvador y Señor personal. Esto ocurrió en un culto dominical por la tarde. en donde volví a sentir un arder en mi corazón y soy una prueba más de que Dios responde a la oración de fe de una esposa e hijos; y de que es fiel a sus promesas. Ese día volví a buscar al Dios que conocí de niño.

No fue fácil, tuve que despojarme de mi yo interno, tuve que comerme mi orgullo en distintos aspectos de mi vida, tuve que pagar un precio; pero fui marcado para siempre como un verdadero discípulo de mi Señor Jesucristo.

La historia no termina ahí, fue solo el comienzo de una renovada relación de amor, real, personal, verdadera y de obediencia, con mi Dios y Señor.
Mi vida fue transformada en un giro de 180 grados, en donde pude comprobar que las bondades y misericordias de mis Dios y Señor son nuevas cada mañana.

Desde entonces, le entregue todas las áreas de mi vida a mi Señor y Salvador, produciendo en mí el fruto de un corazón obediente, entendido y dispuesto a servirle, conforme a mis dones de: servicio cristiano, enseñanza, exhortación, profecía y pastor- maestro.

Mi Dios y Señor ha bendecido mi vida con una amorosa esposa, cuatro hijos y cuatro hijas hermosos; y diez nietos maravillosos. Ellos saben que yo amo sobre todas las cosas a mi Dios y Señor y el experimentar tenerlo a Él en el centro de nuestras vidas y hogares, es la bendición más grande que Él me ha dado.

Y, puedo declarar bajo la autoridad de la palabra profética más segura, que no hay mayor gozo el ver que mis hijos y nietos anden en la verdad, el mayor como ministro del evangelio y, los demás, participando con sus dones en los diferentes ministerios de su iglesia local.

Fe en acción
Querido/a hermano/a, unámonos en mismo sentir e intercedamos en oración para que cada miembro de nuestra amada Iglesia Metodista de México, se entregue completamente a Dios y pueda reflejar el amor de Dios a todo aquél que no ha creído. Y también orar con fe, para que cada miembro de la Iglesia Metodista de México, comparta su testimonio personal de salvación, proclame el santo evangelio de la paz, formen discípulos espirituales, discípulos reproductores, discípulos colaboradores y que otros puedan conocer al Dios padre y al Dios Hijo Jesús, como su Señor y Salvador personal.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Discipulado Bíblico y de compartir mi experiencia con Dios, como discípulo de Jesús.

Un comentario sobre “Cápsulas de Discipulado

Los comentarios están cerrados.