EDITORIAL

EDITORIAL
Pensar (en serio) y actuar

“Pero, en cuanto a las opiniones que no atacan los fundamentos del cristianismo, ‘pensamos y dejamos pensar’. De manera que, sean lo que sean, ciertas o equivocadas, no constituyen ‘marcas distintivas’ de un metodista.”

Sermón ‘El carácter de un metodista’, John Wesley

La frase “pensar y dejar pensar” ha sido usada hasta el cansancio como uno de los lemas del metodismo y, con toda razón, ya que sintetiza de manera genial el pensamiento religioso wesleyano. El metodismo, a través de los siglos, se ha caracterizado por modelar su actuar a través de la propia experiencia y de la elaboración de una teología práctica: una fe expresada en acciones de amor.

En esta edición de El Evangelista Mexicano, trataremos algunos temas referentes a la sexualidad humana. Temas que suelen ser tabú, pero que consideramos conveniente analizar y difundir, a través de la discusión y contrastación de argumentos. Esperamos que la argumentación profunda, ilustrada y motivada en el Evangelio, nos conduzca a un enriquecimiento de nuestro actuar como Iglesia Metodista de México, a través de nuestras fuentes teológicas declaradas: la Palabra, la razón, la tradición histórica y la experiencia.

La Iglesia, a lo largo de los siglos, ha sido siempre tentada por imponer restricciones a la libertad de la conciencia y de castigar y perseguir a quiénes sostuvieran ideas diferentes a las establecidas. No pocas veces, se ha convertido en un poder de facto que se ha aliado con otros poderes “morales” de la sociedad para oprimir, castigar y enjuiciar.

El principio de la empatía y la compasión es hacer conexión con las emociones y las necesidades del otro. Así lo enseñó el Señor Jesucristo en la práctica, en casos como los de la mujer samaritana o la mujer adúltera, entre muchos otros. Muchos de los problemas de violencia y discriminación social comienzan con la emisión de juicios. Eso no genera empatía ni compasión. Por eso, la enseñanza del Evangelio es clarísima:

“No juzguen, para que no sean juzgados. Porque con el juicio con que juzguen serán juzgados, y con la medida con que midan se les medirá”.

Mt. 7:1-2

Una de las lacras que vive México actualmente es la violencia, en todos los ámbitos y niveles. La violencia es un síntoma de nuestra enfermedad social. Un síntoma que sólo refleja los antivalores que permean en el pueblo, que se centran en la imposibilidad de comprender, en serio, que el amar al otro es la forma más sublime de crecer como individuo. Y eso se refleja en el mensaje y en el discurso que generamos, ya sea verbal o escrito. Debemos cuestionarnos, hoy, si como metodistas promovemos la violencia social al no centrarnos en los sentimientos y necesidades de nuestro prójimo, sólo opinando desde la posición de privilegio que gozamos.

Los metodistas destacamos la libertad y condenamos la persecución, como cualquier gesto de violencia sobre el que piensa diferente. Sin embargo, cuando creamos una cultura de “amigo-enemigo”, de “buenos contra malos”, de “amado-odiado”, sólo generamos polarización y, eventualmente, discriminación y violencia. La violencia se evita, cuando aprendamos a “ver” a los demás.

Jesús nos enseñó la importancia de la “otredad”. Jesús terminó con el YO o el TU, y nos invitó a comenzó a pensar en el NOSOTROS como un todo. En que seamos UNO, como Jesús y el Padre son UNO.

Desde El Evangelista Mexicano, queremos hacer un llamado a los metodistas mexicanos, a ponernos a pensar (y a escribir), en serio y de manera profunda, sobre los retos que nos imponen los sentimientos y necesidades de nuestra sociedad mexicana del siglo XXI. Esta realidad que a veces nos rebasa, nos sobrecoge y nos abruma. Pero que vivimos todos los días, siempre bajo la esperanza del advenimiento del Reino de Dios sobre esta tierra. Pero que también nos exige el reto de llevar la Buena Nueva a aquellos “pobres de espíritu, a los mansos, a los que lloran, a los que tiene hambre y de justicia”. Sin mensajes de violencia ni discriminación.

¿Aceptamos el reto? Hagamos oír nuestra voz. Pero, sobre todo, escuchemos la voz de Dios, a través de la Palabra, la razón, la tradición histórica y la experiencia. Necesitamos oír la voz de pastores y laicos, de jóvenes y adultos, de mujeres y hombres, de todos; de los misericordiosos, de los limpios de corazón, de los pacíficadores. En suma, de todos aquellos que se han decidido por el discipulado responsable y que sufren por causa de la justicia del Reino.

“No condenen a quien no piensa como ustedes. Permitan que cada uno disfrute completa libertad para pensar por sí mismo. Que cada persona juzgue según su criterio, dado que cada uno deberá rendir cuenta a Dios por sí mismo. Aborrezcan toda actitud o tendencia al espíritu de persecución. Si no pueden razonar o persuadir a alguien respecto a la verdad, nunca le fuercen a aceptarla. Si el amor no le convence, déjenle con Dios, el juez de todos”

Sermón ‘Consejos al pueblo metodista’, John Wesley

2 comentarios sobre “EDITORIAL

  1. Estoy de acuerdo en la iniciativa de contrastar; lo que no comparto es incluir artículos tales como “Una sola Carne y el matrimonio igualitario”, pues el autor no es ni metodista ni mexicano; si se quiere tratar el tema “pro-gay”, que sea un autor de entre nuestras filas que presente argumentos, y que podamos sentarnos a charlar sobre el tema, pero incluir a un autor que está a favor de la inclusión de la ideología LGBTIQ+ y que está fuera del contexto metodista mexicano, solo por “contrastar”, definitivamente no creo que sea el camino a seguir.

    Me gusta

  2. Estimado Martín Larios
    Excelente trabajo
    Ocupare alunas expresiones en el Libro que estamos formando Iniciativas para los próximos 25 años.
    Un abrazo a la distancia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s