Cimientos de la Independencia (a la usanza metodista)

Cimientos de la Independencia (a la usanza metodista)

Luis Reza Franco, Simón Chairez Gamboa y Edgar Avitia Legarda *

Chihuahua, Chih.  Septiembre 16, 2020. El Gobernador de Chihuahua Javier Corral Jurado encabezó la ceremonia de Homenaje a los Líderes Insurgentes que acompañaron a Miguel Hidalgo y Costilla al momento de su aprehensión en las Norias de Acatita de Baján el 11 de marzo de 1811. La ceremonia se realizó en el espacio que comprende la Iglesia Metodista “La Santísima Trinidad” y el Parque “Abraham González”, anteriormente el Panteón de San Felipe en donde originalmente dieron entierro a los Líderes Insurgentes.

Mientras que los cuerpos decapitados a golpe de machete del Generalísimo Miguel Gregorio Antonio Ignacio HIDALGO Y COSTILLA Gallaga Mandarte y Villaseñor; del Teniente General Juan José Marcos Gaspar Antonio de ALDAMA y González; del Generalísimo Ignacio José de Jesús Pedro Regalado de ALLENDE y Unzaga; y del Capitán General José Mariano Ignacio de Santa Elena JIMÉNEZ Maldonado Zapata; fueron trasladados con pompa y honor a la capital del país doce años después de su infame ejecución, los restos de casi una veintena de sus hermanos insurgentes permanecieron en el olvido hasta hace relativamente poco tiempo sepultados en la Villa de San Felipe el Real de Chihuahua.

Por otro lado, como muchas y muchos sabrán, el templo de la Iglesia Congregacional La Santísima Trinidad o Santa Trinidad (para ser más precisos) en 1919 se tornó por convenio en una iglesia metodista episcopal suriana.  Su celebérrimo pastor, el Rev. James Demarest Eaton, en su autobiografía “Life Under Two Flags” (o “Vida entre Dos Banderas”) alude un suceso singular:

“La excavación de las zanjas para los cimientos [de tal iglesia] sacó a la luz el contenido de tumbas antiguas; pues el sitio formaba parte del primer cementerio de la localidad… … Mantuvimos fuera de la vista, en la medida de lo posible, los restos humanos y pedazos de ataúdes, y los enterramos de nuevo en la base del muro de cimentación.  Sin embargo, dado que la tierra que fue tomada de tales cimientos tomó forma de adobes para su uso en la estructura, es literalmente verdadero que algunos de los restos de los primeros habitantes… …quedaron en los muros de la Iglesia La Trinidad.”

Pues bien, de lo anterior podemos inferir que nuestro templo -y nos atrevemos a decir lo mismo de la iglesia- fue fundada en gran medida sobre los mismos valores de INDEPENDENCIA, LIBERTAD Y JUSTICIA de nuestros héroes, valores bien habidos dentro de nuestra usanza metodista.  O sea, INDEPENDENCIA del yugo opresor (del pecado que nos esclaviza y del pecado de la esclavitud misma), LIBERTAD plena e integral para todos (en su favorecer teológico del libre albedrío) y JUSTICIA para las naciones (en su ejercicio de santidad social como proceso de santidad y vida).

Este pasado 16 de septiembre La Santísima Trinidad lució flamante, arropada con el lábaro patrio, al auspiciar las celebraciones de independencia nacional.  Hizo resonar las campanas -que originalmente fueran fundidas para la Catedral de San Patricio en la ciudad de Nueva York- mientras que las autoridades civiles y militares ofrecieran coronas de honor a los homenajeados en el Parque Abraham González de enfrente donde se entiende yacen parte de los sepultados. Y para cerrar con broche de oro, dando conocido e histórico testimonio a la sociedad chihuahuense por medio de la música, con los tubulares del órgano de “La Trini” en altavoz e hinchió el civismo de las y los presentes con el Himno Nacional.

En las celebraciones representó muy dignamente a La Santísima Trinidad su pastor titular el Pbro. I. Luis Reza Franco.

Como el Dr. Gonzalo Báez Camargo tradujera en el Himno Mi México, mi México:

“Mil héroes viste combatir, peleando hasta el morir.
Y conquistar con dignidad tu santa libertad.
Mi México, mi México, BENDÍGATE el Señor. 
Su GRACIA de hasta rebosar, del uno al otro mar”.

* Equipo para el desarrollo de una historia local de la Iglesia Metodista La Trinidad.