Un Lamento con Esperanza para Afganistán

Un Lamento con Esperanza para Afganistán

En 2011, Kim viajó a Kabul, Afganistán, para asistir al funeral de su cuñado tras un atentado. Muchos misioneros con los que habló cuestionaron su misión en un país donde sentían que no estaban haciendo una diferencia.Le recordó las actitudes similares de los misioneros en Corea hace décadas que nunca esperaron que la capacidad del país prospere como lo ha hecho.

Thomas Kim

En abril, el presidente Joe Biden anunció la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre . Después de que comenzara la retirada a gran escala de las fuerzas estadounidenses en julio y menos de dos meses después, el gobierno afgano anunció un traspaso pacífico del poder a los talibanes el 15 de agosto, mucho antes de lo que todos esperaban.

Las noticias informan que miles de personas están en una lucha desesperada por escapar de Afganistán. 

Mientras miraba las noticias, recordé el día que tuve que ir a Afganistán en 2011.

El 6 de diciembre de 2011, hubo un bombardeo en Kabul, la capital de Afganistán, que mató a 59 personas e hirió a más de 200 . En ese momento, no sabía que había ocurrido tal incidente o que la capital de Afganistán era Kabul. Incluso si lo hubiera sabido, lo habría considerado simplemente un incidente que ocurrió en un país lejano al otro lado del mundo, donde la guerra y el terror siempre han sido constantes.

Luego descubrí que uno de los miembros de mi familia era una de esas víctimas.

Mi cuñada, que estaba sirviendo en su iglesia con su esposo y sus dos hijas pequeñas en Michigan, realizó un viaje misionero a corto plazo a Afganistán. Poco después de regresar, vendió su clínica médica, su esposo renunció a su trabajo y se llevaron a sus hijos a Afganistán para comenzar el trabajo misionero brindando servicios médicos y enseñando inglés y habilidades informáticas.

Me preocupaba que ella fuera con niños pequeños a compartir el Evangelio en ese lugar difícil. Al final, no le di una palabra de caluroso aliento y solo objeté.

Apenas 40 días después de llegar al país, mi cuñado murió en un ataque con bomba antes incluso de comenzar su ministerio. No pude quedarme en casa en Chicago después de escuchar la trágica noticia, así que fui a Kabul para asistir a su funeral.

Durante mi estadía, descubrí algo sorprendente mientras charlaba con los misioneros allí.

Aproximadamente 3.000 coreanos solían visitar Afganistán cada año como equipos misioneros a corto plazo. De hecho, un equipo misionero de la Iglesia Saemmool fue capturado en 2007 y dos de ellos fueron ejecutados por los talibanes . Pero los afganos pensaron con bondad en estos coreanos que construyeron escuelas y casas, cavaron manantiales, hicieron prótesis de piernas para quienes perdieron extremidades a causa de las minas, trataron a los enfermos, todo sin pedir nada a cambio. Los afganos sintieron pena y vergüenza de que su gente matara a gente amable.

Sin embargo, los misioneros no siempre están satisfechos con su misión. Todos los misioneros que conocí en Kabul eran miembros laicos y comenzaron a compartir las dificultades, frustraciones y dolores que experimentaron, y parecían querer ser consolados por el único clero allí. Nos quedamos despiertos toda la noche hablando de varios temas, algunos demasiado difíciles para compartir aquí.

Los problemas más desalentadores y agotadores para los misioneros fueron los sentimientos de que “la gente no es honesta, no es buena para cumplir sus promesas, es perezosa y desvergonzada”. Cuando tuvieron ese tipo de experiencia repetidamente, se preguntaron por qué estaban allí, cuestionaron su llamado y se preguntaron si era hora de empacar y regresar a casa.

Después de escuchar tal historia, mi corazón estaba apesadumbrado por mi regreso a Chicago, dejando a mi cuñada, que había perdido a su esposo, y sobrinas que perdieron a su padre allí. Mientras pensaba en esto en el avión, recordé los informes de un misionero estadounidense que había leído durante mi seminario.

Fue más o menos algo como esto:

“Los coreanos son vagos, buenos para mentir, adictos a la bebida y al juego, y los eruditos o los ricos tienen concubinas. Los coreanos son dóciles y educados, pero tienen todas las malas costumbres posibles, excepto que no consumen opio”.

Así era Corea hace unos 150 años.

La península de Corea se dividió en Norte y Sur tan pronto como se liberó del dominio imperialista japonés en 1945 y luego sufrió la Guerra de Corea, que destruyó todo lo que quedaba durante tres años desde 1950 hasta 1953. Así que se secaron todos los recursos humanos e intelectuales. hasta.

Los coreanos saben que el columnista del periódico británico Norman Taylor escribió sobre la situación en Corea durante ese período, “esperar que la democracia florezca en Corea es como esperar que una rosa florezca en un cubo de basura”.

El 2 de julio de 2021, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo elevó el estatus de Corea de una economía en desarrollo a una desarrollada. Ese tipo de movimiento fue el primero de la agencia desde que comenzó en 1964.

Corea, que había sido devastada en su totalidad, ocupó el puesto 85 entre 100 países en términos de exportaciones en 1950, pero saltó al 26 en 1980. En 2020, exportó $ 526,9 mil millones, ocupando el sexto lugar en el mundo.

Este desarrollo no tiene precedentes en la historia. Si tiene algún interés en Corea, es posible que sepa que el progreso milagroso se ve no solo en la economía, sino también en la política y las cuestiones sociales, incluidos los derechos humanos, la cultura y la religión.

En los últimos 30 años, Corea ha dado la bienvenida a 33.000 desertores de Corea del Norte, que los estadounidenses creen que es uno de los países más peligrosos y terroristas del mundo.

Hay muchas razones para el notable crecimiento de Corea, y creo firmemente que al menos algo de crédito pertenece a los misioneros que difundieron el Evangelio de Jesús y sembraron el espíritu cristiano en las mentes coreanas, y que envían pan sobre las aguas , los coreanos. Península, a pesar de que en ocasiones se sintieron decepcionados durante 150 años.

Eclesiastés 11: 1 dice: “Envía tu pan sobre las aguas, porque después de muchos días lo recuperarás”. Obviamente, “enviar el pan sobre las aguas” es un acto desesperado, inútil y sin ánimo económico. Pero Dios nos dice que enviemos tu pan sobre las aguas.

Para ser claros, el hecho de que Afganistán tenga una historia similar a la de Corea, que ha sufrido numerosas penurias y colonialismo, no significa que Afganistán será como Corea.

Quizás Afganistán sea hoy un país sin expectativas ni esperanzas, y desear un cambio puede ser como “esperar que una rosa florezca en un cubo de basura”.

Pero las personas que me preocupan y me preocupan no son los talibanes con armas que cometen actos extremos, ciegos y aterradores en nombre de la religión, sino afganos inocentes.

Creo que es hora de que las iglesias coreanas y los coreanos que se han beneficiado del Evangelio piensen en lo que pueden hacer por los refugiados afganos. Al mismo tiempo, les pregunto a los cristianos apasionados por el Evangelio: ¿No es hora de que nuestra iglesia piense y ayude a los refugiados que han arriesgado sus vidas para escapar del país?

¿Quién puede decir que Afganistán no prosperará y crecerá como la Corea de hoy? Rezo y espero que algún día los afganos sean testigos de que han vivido enviando pan a las aguas. ¡Porque Dios vive, todavía soy optimista!


REFERENCIA

Kim, Thomas. (2021). A lamentation with hope for Afghanistan. Septiembre 1, 2021, de UM News Sitio web: https://www.umnews.org/en/news/lamentation-with-hope-for-afghanistan